Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
7295 Artículos. - 111289 Comentarios.

Benedicto XVI. Nuestra pequeñez ante lo eterno

Entre las muchas necrológicas que me han llegado me ha parecido oportuno unirme a esta de un joven historiador y escritor italiano. La coincidencia de la muerte de Ratzinger con este último día del calendario solar nos hace pensar más que nunca en el paso del tiempo. Y afrontar el fin no solo con resignabión sino con humor, como reuerda el autor que tenía el difunto emérito. Me hace más bien recordarlo así que no en los grandes panegícos que llevo todo el fia escuchando, sobre tdo en la RAI italiana. AD.

 

31 dic 2022 10.51 por Simone M. Varisco en su blog Caffestoria

Benedicto XVI: instrumentalizado, mitificado, incomprendido y comprimido en tiempos y categorías que no explican nada. Yo lo veo como un emblema de la libertad.

“Dios es lo eterno, mientras que el tiempo es un ídolo cuando se convierte en objeto de veneración”. Esta frase, tomada de El Dios de Jesucristo, de Joseph Ratzinger, basta para trazar la parábola de una vida: la fe, la relación con lo eterno y la libertad para vivir los límites de la condición humana. El tiempo, con Benedicto XVI, ha sido generoso. Tiempo que resuena en una vida larga y plena, en comparación con la cual su primacía como el pontífice más longevo de la historia de la Iglesia se reduce a una mera nota a pie de página.

Fragmentos

Porque queda la constatación de que cualquier intento de encerrar la vida en años, así como en palabras y líneas de texto, resulta inevitablemente en una visión parcial, en un fragmento minúsculo que sólo encuentra su lugar en un diseño infinitamente mayor. Es, ni más ni menos, el destino de toda existencia humana. La pretensión de haber captado, o incluso comprendido, la esencia de un individuo está destinada, sin excepción, al fracaso.

La eternidad de Romano Guardini

Sólo el ejemplo -el recuerdo que se traduce en acción vital- puede, en cierta medida, esperar no ser del todo insuficiente y devolver la vitalidad y la memoria a los fragmentos. “Lo eterno no está relacionado con la vida biológica, sino con la persona”, escribió a principios de los años cincuenta Romano Guardini, teólogo y filósofo particularmente querido por Benedicto XVI, en su obra Las edades de la vida. “No preserva [a la persona] perpetuándola, sino que la realiza en un sentido absoluto. La conciencia de esta perpetuidad crece en la medida en que se acepta sinceramente la transitoriedad”.

Aceptar la finitud de esta vida”, como revela Benedicto XVI al periodista Peter Seewald, es el estilo de toda una existencia. La esperanza de “poder reunirme pronto” con los amigos difuntos, más que el conocimiento de que “pronto me enfrentaré al juez definitivo de mi vida”, como escribió Benedicto XVI en dos ocasiones a finales de 2021 y principios de 2022, no son piadosas declaraciones aisladas. No se trata de las esperanzas y temores improvisados de un anciano, sino de la conciencia de que “el presente, incluso un presente fatigoso, puede vivirse y aceptarse si conduce hacia una meta y si podemos estar seguros de esta meta, si esta meta es tan grande que justifica el esfuerzo del viaje” (Spe salvi).

Pero la transitoriedad se aplica tanto a las personas como al tiempo. Romano Guardini se dirige a un siglo que coincide con el de Joseph Ratzinger -el siglo XX-, un siglo a punto de extinguirse en la estación de los totalitarismos y de entrar en el rescoldo de nuevas formas aún más insidiosas de pensamiento totalizador. Lo que hace de la acumulación -de tiempo, de riqueza, de poder- la base de una eternidad efímera. Por el contrario, prosigue Romano Guardini, “la eternidad no es un ‘plus cuantitativo’, por inconmensurable que sea, sino que es algo cualitativamente otro, libre, incondicional”.

Libertad y locura

No es el recipiente lo que define una vida, sino su contenido. No el tiempo, sino su uso. Y “el comportamiento moral sólo es posible donde hay libertad”, escribe Guardini en Ética. La acción libre tiene […] un carácter especial: parte del principio interior de la vida, de la moción autónoma del espíritu, de la decisión con la que dispongo de mi ser”.

Se ha discutido mucho sobre la libertad real y “plena” de elección en la renuncia de Benedicto XVI en 2013. Pero cualesquiera que fueran las razones, ello no disminuye en modo alguno el ejemplo de libertad encarnado por Ratzinger. Libertad para despedirse de un determinado ejercicio de poder, libertad para apartarse de dinámicas asfixiantes, libertad para asumir responsabilidades.

Una libertad tan absoluta que puede confundirse con la locura. “Un orden bufonesco (Narrenorden), con el que nos burlamos de nosotros mismos y de la seriedad del gran mundo, es algo bueno. Y también por eso lo recibí con gusto”, explicó el entonces Card. Joseph Ratzinger durante la ceremonia en la que se le concedió la Orden de Karl Valentin, actor alemán de cabaret y teatro. En aquel momento, Ratzinger ocupaba el cargo de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aparentemente lo más alejado de la comedia que se puede estar.

Algunos han expresado dudas sobre si esto encaja con una ocupación tan seria como la mía. Me parece que encaja muy bien con ella, ya que, célebremente, poder decir la verdad es el privilegio de los tontos. En las cortes de los antiguos potentados, el bufón era a menudo el único que podía permitirse el lujo de la verdad. Y puesto que por mi profesión tengo que decir la verdad, me alegro de haber sido aceptado en la categoría de los que disfrutan de ese privilegio. Quien, diciendo la verdad, no se sintiera un poco payaso, se convertiría sin duda demasiado fácilmente en un autócrata”.

En tiempos de autoritarismo, a veces incluso en la Iglesia.

El pontificado, y quizá la vida, de Benedicto XVI se han reducido con demasiada frecuencia a una elección tomada hace 10 años. Sin embargo, es esa mirada hacia lo absoluto, a la vez humilde y profética, libre y loca, uno de los mayores dones de Joseph Ratzinger a la Iglesia. Un legado para todo cristiano.

 

2 comentarios

  • Jose Antonio

    Muere el traductor de Benedicto XVI al día siguiente que el papa el día 1 de enero de 2023…Giulio Colombi, eminente Teólogo e intelectual que hablaba más de seis idiomas. ¿Es posible esta casualidad? o ¿Hay una causalidad? ¿Es posible que nadie se haya dado cuenta de este hecho y nadie ni ningún medio de comunicación lo haya comentado?

  • Román Díaz Ayala

    El Papa  Juan XIII convocó el Concilio en 1959. Escribió 8 encíclicas y la última, Pacem in Terris estuvo dirigida a toda la humanidad., dos meses antes de su fallecimiento y en medio de las dos sesiones del Concilio Vaticano II.

    El Papa Benedicto XVI fue el último de una etapa postconciliar que se acaba de cerrar definitivamente.

    el Papa Francisco, que ha escrito 3 encíclicas y que ha ha hecho un gran despliegue para la preparación del sínodo de la Sinodalidad también se ha dirigido a toda la humanidad especialmente con la Fratelli Tutti. Él ha anunciado que cuando le falten las fuerzas, lo mismo que su antecesor, renunciará al pontificado.

    Así es la historia. La escribimos todos.

Deja un comentario