INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6459 Artículos. - 101042 Comentarios.

DECLARACIÓN DE MONSEÑOR CARLO MARIA VIGANÒ

DECLARACIÓN DE MONSEÑOR CARLO MARIA VIGANÒ, ARZOBISPO Y EX NUNCIO APOSTÓLICO EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, SOBRE LA CRISIS RUSO-UCRANIANA.

Publicado en9 de marzo de 2022 por Brianajane 4 comentarios

Llamado a la creación de una Alianza Anti-Globalista para unir a las personas en oposición a la tiranía del Nuevo Orden Mundial .

“Nada se pierde con la paz. Cualquier cosa puede ser con la guerra. Que los hombres empiecen a entenderse de nuevo. Que empiecen a negociar de nuevo. Al hacer estas negociaciones con buena voluntad y respeto por los derechos recíprocos, se darán cuenta de que el éxito honorable nunca está excluido de las negociaciones leales y activas. Se sentirán grandes -de verdadera grandeza- si, acallando las voces de las pasiones, tanto colectivas como privadas, y defendiendo la razón, perdonan la sangre de sus hermanos y salvan de la ruina a su Patria. »

Así se dirigió Pío XII, el 24 de agosto de 1939, a gobernantes y pueblos ante la inminencia de la guerra. No eran palabras de pacifismo vacío, ni de silencio cómplice sobre las muchas violaciones a la justicia que se estaban produciendo en muchos lugares. En este mensaje de radio, que algunos aún recuerdan haber escuchado, el llamamiento del Romano Pontífice invocaba el “respeto a los derechos recíprocos” como premisa para una fructífera negociación de paz.

NARRACIÓN MEDIÁTICA

Si uno observa lo que está sucediendo en Ucrania, sin dejarse engañar por las falsificaciones macroscópicas de los principales medios de comunicación, se da cuenta de que se ha ignorado por completo el “respeto de los derechos mutuos”; por el contrario, da la impresión de que la Administración Biden, la OTAN y la Unión Europea quieren deliberadamente mantener una situación de desequilibrio flagrante, precisamente para imposibilitar cualquier intento de solución pacífica de la crisis ucraniana, provocando que la Federación Rusa encienda el conflicto. . Ahí radica la gravedad del problema. Esta es la trampa tendida tanto para Rusia como para Ucrania, ambas utilizadas para permitir que la élite globalista lleve a cabo su plan criminal.

No debe sorprendernos que el pluralismo y la libertad de expresión, tan pregonados en países que se dicen democráticos, sean diariamente desautorizados por la censura y la intolerancia hacia las opiniones que no se ajustan al relato oficial: tales manipulaciones se han convertido en la norma durante los últimos años. -llamada pandemia, en perjuicio de médicos, científicos y periodistas disidentes, que han sido desacreditados y condenados al ostracismo simplemente por atreverse a cuestionar la eficacia de los sueros experimentales. Dos años después, la verdad sobre los efectos adversos y el mal manejo de la emergencia sanitaria les da la razón, pero se ignora obstinadamente porque no corresponde a lo que el sistema quería y quiere hoy.

Si hasta ahora los medios de comunicación de todo el mundo han sido capaces de mentir descaradamente sobre un asunto de estricta relevancia científica, difundiendo mentiras y encubriendo la realidad, deberíamos preguntarnos por qué, en la situación actual, deberían encontrar de repente la honestidad intelectual y el respeto por la código de ética que han repudiado en gran medida con el Covid.

Pero si este colosal fraude fue apoyado y difundido por los medios de comunicación, hay que reconocer que las instituciones sanitarias nacionales e internacionales, los gobiernos, los jueces, las fuerzas del orden y la misma Jerarquía Católica fueron responsables – cada uno en su ámbito con el apoyo acciones o con la omisión de intervenciones contrastantes- del desastre que ha afectado a miles de millones de personas en su salud, sus bienes, el ejercicio de sus derechos e incluso su vida. Nuevamente, es difícil imaginar que alguien que ha sido culpable de tales crímenes por una pandemia deliberadamente intencional y maliciosamente amplificada pueda hoy tener una oleada de dignidad y una oleada de preocupación por sus ciudadanos y su patria cuando una guerra amenaza su seguridad y su economía. .

Estas pueden ser las reflexiones atentas de quien desea permanecer neutral y observar con desapego y casi desinterés lo que sucede a su alrededor. Pero si tan solo profundizamos en el conocimiento de los hechos y nos documentamos con fuentes autorizadas y objetivas, descubrimos que las dudas y perplejidades se transforman rápidamente en inquietantes certezas.

Aunque nos limitemos al aspecto económico, encontramos que la información, la política y las propias instituciones públicas dependen de un reducido número de grupos financieros liderados por una oligarquía que, significativamente, está unida no sólo por el dinero y el poder, sino también por la ideología. filiación que orienta su acción y su injerencia en la política de las naciones y del mundo entero. Esta oligarquía muestra sus tentáculos en la ONU, la OTAN, el  Foro Económico Mundial  (WEF), la Unión Europea y en instituciones ‘filantrópicas’ como  la Open Society de  George Soros  y la Fundación Bill & Melinda Gates.

Todas estas entidades son privadas y no rinden cuentas a nadie más que a sí mismas. Al mismo tiempo, tienen el poder de influir en los gobiernos nacionales, incluso a través de sus propios representantes electos o designados en puestos clave. Ellos mismos lo admiten, recibidos con todos los honores por los jefes de gobierno y líderes mundiales, comenzando por el primer ministro italiano Mario Draghi ( aquí ),   respetados y temidos por estos últimos como los verdaderos dueños de los destinos del mundo. Entonces, ¿quién ejerce el poder  en nombre del pueblo soberano ?, se encuentra pisoteando su voluntad y limitando sus derechos, para obedecer como un cortesano a individuos que nadie ha elegido y que, sin embargo, dictan la agenda política y económica de las naciones.

Esto nos lleva a la crisis de Ucrania, que se nos presenta como el resultado de la arrogancia expansionista de Vladimir Putin hacia un estado independiente y democrático sobre el que reclamaría derechos absurdos. Se dice que el ‘belicista Putin’ está masacrando a la población indefensa, que valientemente se levantó para defender su patria, las fronteras sagradas de la Nación y las  libertades esclavizadas pisoteado por los ciudadanos. La Unión Europea y los Estados Unidos, los ‘defensores de la democracia’, por lo tanto, no podían intervenir, a través de la OTAN, para restaurar la autonomía de Ucrania, expulsar al ‘invasor’ y asegurar la paz. Ante la ‘arrogancia del tirano’, los pueblos deben unirse, imponer sanciones a la Federación Rusa y enviar soldados, armamento y ayuda económica al ‘pobre’ presidente Zelensky, héroe ‘nacional’ y ‘defensor de su pueblo’. Como prueba de la ‘violencia’ de Putin, los medios difunden imágenes de bombardeos, redadas y destrucción, culpando a Rusia. Además, para garantizar una “paz duradera”, la Unión Europea y la OTAN dan la bienvenida a Ucrania a sus filas con los brazos abiertos. Y para evitar la ‘propaganda soviética’, Europa prohíbe Russia Today  y  Sputnik , garantizando que la información es ‘libre e independiente’.

Esta es la narrativa oficial, a la que todo el mundo se ajusta; como estamos en guerra, la disensión se convierte inmediatamente en deserción, y los disidentes son culpables de traición y merecen sanciones más o menos severas, empezando por la execración pública y el ostracismo, bien experimentados con el Covid respecto a los ‘no-vax’. Pero la verdad, si queremos conocerla, nos permite ver las cosas de otra manera y juzgar los hechos por lo que son y no por la forma en que se nos presentan. Es un verdadero  develamiento , como indica la etimología de la palabra griega ἀλήθεια. O quizás, desde un punto de vista escatológico, una  revelación , un ἀποκάλυψις.

EXPANSIÓN DE LA OTAN

Primero, debemos recordar los hechos, que no mienten y no están sujetos a cambios. Y los hechos, por más inconvenientes que sean para quienes intentan censurarlos, nos dicen que desde la caída del Muro de Berlín, Estados Unidos ha extendido su esfera de influencia política y militar a casi todos los estados satélites del mundo. Unión Soviética: hasta hace poco, mediante la anexión a la OTAN de Polonia, República Checa, Hungría (1999), Estonia, Letonia, Lituania, Eslovenia, Eslovaquia, Bulgaria y Rumania (2004), Albania y Croacia (2009), Montenegro (2017) y Macedonia del Norte (2020). La Organización del Tratado del Atlántico Norte está a punto de extenderse a Ucrania, Georgia, Bosnia y Herzegovina y Serbia. En la práctica,

Considerar la ampliación de la OTAN a Ucrania sin provocar protestas legítimas de Rusia es desconcertante, por decir lo menos, especialmente considerando que la OTAN se comprometió con el Kremlin en 1991 a no expandirse más. Además, a finales de 2021,  Der Spiegel  publicó borradores de un tratado con Estados Unidos y un acuerdo con la OTAN sobre garantías de seguridad ( aquí ,  aquí  y  aquí); Moscú estaba pidiendo a sus socios occidentales garantías legales que impidieran una mayor expansión de la OTAN hacia el este mediante la integración de Ucrania en el bloque y el establecimiento de bases militares en los países postsoviéticos. Las propuestas también contenían una cláusula para no desplegar armas de ataque de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia y para retirar las fuerzas de la alianza en Europa del Este a sus posiciones de 1997.

Como vemos, la OTAN no respetó sus compromisos o, al menos, forzó la situación en un momento muy delicado para los equilibrios geopolíticos. Cabría preguntarse por qué Estados Unidos –o mejor dicho: el Deep State  estadounidense , que recuperó el poder tras el fraude electoral que llevó a Joe Biden a la Casa Blanca– quiere crear tensión con Rusia e involucrar a sus socios europeos en el conflicto, con todas las consecuencias que uno pueda imaginar.

Como observó con lucidez el general Marco Bertolini, excomandante del Alto Mando Inter-Fuerzas: “Estados Unidos no solo ganó la Guerra Fría, sino que también quería humillar [a Rusia] apoderándose de todo lo que de alguna manera caía dentro de su área de influencia”. . [Putin] apoyó a los Estados bálticos, Polonia, Rumanía y Bulgaria: a Ucrania, que lo habría privado de cualquier posibilidad de acceso al Mar Negro, reaccionó” ( aquí). Y agrega: “Hay un problema con el control del régimen, se ha creado una situación con un primer ministro bastante improbable, [Zelensky es] alguien que viene del mundo del espectáculo. En caso de ataque de Estados Unidos contra Rusia, el general no deja de recordar que “los Global Hawks que sobrevuelan Ucrania parten de Sigonella, en Italia, que es en gran parte una base militar estadounidense. El riesgo está ahí, es presente y real”

https://www.liberoquotidiano.it/news/esteri/30597306/ucraina-generale-marco-bertolini-joe-biden-umiliato-russia-ragioni-guerra.html ).

INTERESES DERIVADOS DE LA PARADA DEL SUMINISTRO DE GAS RUSO

También habría que preguntarse si detrás de la desestabilización del delicado equilibrio entre la Unión Europea y Rusia, no hay también intereses económicos derivados de la necesidad de los países de la UE de abastecerse de gas licuado americano (para lo que, además, se necesitan regasificadores). , que muchos países no tienen y por el que tendríamos que pagar mucho más de todos modos) en lugar del gas ruso (que es más ecológico).

La decisión de ENI de suspender su inversión en el gasoducto Blue Stream de Gazprom (de Rusia a Turquía) supone también la privación de otra fuente de suministro, ya que alimenta el Gasoducto Transatlántico (de Turquía a Italia).

Por lo tanto, no es casualidad que, en agosto de 2021, Zelensky declarara que consideraba que el gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania era “un arma peligrosa, no solo para Ucrania sino para toda Europa”. Europa” ( aquí ) : al eludir Ucrania, priva a Kiev de alrededor de mil millones de euros al año en ingresos por derechos de tránsito. “Vemos este proyecto exclusivamente a través del prisma de la seguridad y lo consideramos un arma geopolítica peligrosa del Kremlin”, dijo el presidente ucraniano, uniéndose así a la Administración Biden. La subsecretaria de Estado, Victoria Nuland, dijo: “Si Rusia invade Ucrania, Nord Stream 2 no sucederá”. Y así fue, no sin causar un grave daño económico a las inversiones alemanas.

LABORATORIOS DE VIROLOGÍA DEL PENTÁGONO EN UCRANIA 

Todavía en el tema de los intereses estadounidenses en Ucrania, también vale la pena mencionar los laboratorios virológicos ubicados en el país, bajo el control del Pentágono y donde parece que solo trabajan especialistas estadounidenses con inmunidad diplomática, reportando directamente al Ministerio de Defensa estadounidense. .

También debemos recordar la denuncia de Putin sobre la recolección de datos genómicos de la población, que pueden ser utilizados para armas bacteriológicas seleccionadas genéticamente ( aquí ,  aquí  y  aquí ). La información sobre las actividades de los laboratorios en Ucrania es, por supuesto, difícil de confirmar, pero es comprensible que la Federación Rusa considerara, no sin razón, que podrían representar una amenaza bacteriológica adicional para la seguridad de la población. La Embajada de los EE. UU. ha eliminado todos los registros relacionados con el  Programa de reducción de amenazas biológicas de su sitio web  ( aquí ).

Maurizio Blondet escribe: “En el Evento 201 , que simuló la explosión de la pandemia un año antes de que ocurriera, participó (junto a los habituales Bill y Melinda) la aparentemente inofensiva Universidad Johns Hopkins, con su respetable  Centro de Seguridad Sanitaria . La institución humanitaria ha tenido durante mucho tiempo un nombre menos inocente: se llamaba  Centro de Estrategias de Biodefensa Civil. y no le interesaba la salud de los estadounidenses, sino todo lo contrario: la respuesta a los ataques bioterroristas. Es prácticamente una organización cívico-militar que, cuando realizó su primera conferencia en febrero de 1999 en Crystal City, Arlington, donde se encuentra el Pentágono, reunió a 950 médicos, militares, funcionarios federales y de salud para un ejercicio de simulación. El propósito de la simulación era contrarrestar un supuesto ataque de viruela ‘armado’. Este es solo el primero de los ejercicios que culminarán en el Evento 201  y el simulacro de pandemia ( aquí ).

También están surgiendo experimentos con el ejército ucraniano ( aquí ), así como intervenciones de la embajada de EE. UU. con el fiscal ucraniano Lutsenko en 2016 para no investigar “una ronda de financiación de mil millones de dólares entre G. Soros y B. Obama” ( aquí ).

UNA AMENAZA INDIRECTA A LOS OBJETIVOS EXPANSIONISTAS DE CHINA EN TAIWÁN

La crisis actual en Ucrania tiene consecuencias secundarias, pero no menos graves, para el equilibrio geopolítico entre China y Taiwán. Rusia y Ucrania son los únicos productores de paladio y neón, que son esenciales para la producción de chips electrónicos.

“Las posibles represalias de Moscú han llamado más la atención en los últimos días después de que el grupo de investigación de mercado Techcet publicara un informe que destaca la dependencia de muchos fabricantes de semiconductores de los materiales de origen ruso y ucraniano, como el neón, el paladio y otros. Techcet estima que más del 90 % del suministro de neón estadounidense para semiconductores proviene de Ucrania, mientras que el 35 % del paladio estadounidense proviene de Rusia. […] Según la  Comisión de Comercio Internacional de EE. UU. , los precios del neón aumentaron un 600 % antes de que Rusia se anexionara la península de Crimea […] en 2014, ya que las empresas de chips dependían de algunas empresas ucranianas” ( aquí ).

“Si bien es cierto que una invasión china de Formosa pondría en peligro la cadena de suministro de tecnología global, también es cierto que una escasez repentina de materias primas de Rusia podría detener la producción, por lo que la isla perdería su ‘escudo de microchip’ y llevaría a Beijing a intento de anexión de Taipéi. »

CONFLICTO DE INTERÉS DE BIDEN EN UCRANIA

Otro tema que no suele ser analizado en profundidad es el relativo a Burisma, una empresa de petróleo y gas que opera en el mercado ucraniano desde 2002. Recordemos que “durante la presidencia estadounidense de Barack Obama (de 2009 a 2017) el brazo La derecha con una ‘delegación’ en política internacional fue precisamente Joe Biden y desde entonces data la ‘protección’ ofrecida por el líder demócrata estadounidense a los nacionalistas ucranianos, línea que creó el irremediable desencuentro entre Kiev y Moscú. […] Joe Biden, durante estos años, continuó con la política de acercar a Ucrania a la OTAN. Quería quitarle el poder político y económico a Rusia. […] En los últimos años, el nombre de Joe Biden también se ha asociado con un escándalo sobre Ucrania, que también había balanceado su candidatura. […] En abril de 2014 Burisma Holdings, la mayor empresa energética ucraniana (activa en gas y petróleo), contrata a Hunter Biden para un contrato de consultoría […] con un salario de 50.000 dólares al mes. Todo es transparente, excepto que durante estos meses Joe Biden continuó con la política estadounidense encaminada a que Ucrania recuperara la posesión de las áreas de Donbass que hoy se han convertido en Repúblicas reconocidas por Rusia. Se dice que la región de Donetsk es rica en depósitos de gas inexplorados que han aterrizado en la mira de Burisma Holdings. Una política internacional entrelazada con una política económica que llamó la atención incluso en los medios estadounidenses en ese momento”. ( contrata a Hunter Biden para un contrato de consultoría […] con un salario de $50,000 al mes. Todo es transparente, excepto que durante estos meses Joe Biden continuó con la política estadounidense encaminada a que Ucrania recuperara la posesión de las áreas de Donbass que hoy se han convertido en Repúblicas reconocidas por Rusia. Se dice que la región de Donetsk es rica en depósitos de gas inexplorados que han aterrizado en la mira de Burisma Holdings. Una política internacional entrelazada con una política económica que llamó la atención incluso en los medios estadounidenses en ese momento”. ( contrata a Hunter Biden para un contrato de consultoría […] con un salario de $50,000 al mes. Todo es transparente, excepto que durante estos meses Joe Biden continuó con la política estadounidense encaminada a que Ucrania recuperara la posesión de las áreas de Donbass que hoy se han convertido en Repúblicas reconocidas por Rusia. Se dice que la región de Donetsk es rica en depósitos de gas inexplorados que han aterrizado en la mira de Burisma Holdings. Una política internacional entrelazada con una política económica que llamó la atención incluso en los medios estadounidenses en ese momento”. ( Joe Biden continuó con la política estadounidense encaminada a que Ucrania recuperara la posesión de las áreas de Donbass que hoy se han convertido en repúblicas reconocidas por Rusia. Se dice que la región de Donetsk es rica en depósitos de gas inexplorados que han aterrizado en la mira de Burisma Holdings. Una política internacional entrelazada con una política económica que llamó la atención incluso en los medios estadounidenses en ese momento”. ( Joe Biden continuó con la política estadounidense encaminada a que Ucrania recuperara la posesión de las áreas de Donbass que hoy se han convertido en repúblicas reconocidas por Rusia. Se dice que la región de Donetsk es rica en depósitos de gas inexplorados que han aterrizado en la mira de Burisma Holdings. Una política internacional entrelazada con una política económica que llamó la atención incluso en los medios estadounidenses en ese momento”. (aquí ).

Los demócratas argumentaron que Trump creó un escándalo mediático para dañar la campaña de Biden, pero sus acusaciones luego resultaron ser ciertas. El propio Joe Biden, en una reunión en  el Consejo de Relaciones Exteriores de los Rockefeller  , admitió que intervino con el entonces presidente Petro Poroshenko y el primer ministro Arsenij Yatseniuk para evitar que se llevaran a cabo las investigaciones del fiscal general Viktor Shokin sobre su hijo Hunter. Biden había amenazado con “retener una garantía de préstamo de mil millones de dólares estadounidenses durante un viaje a Kiev en diciembre de 2015”, informa el New York Post ( aquí ). “Si el magistrado no es despedido, no obtendrá el dinero”. ( aquí  y  aquí). Y el fiscal fue despedido efectivamente, salvando a Hunter de otro escándalo después de los que él estuvo involucrado.

La intromisión de Biden en la política de Kiev a cambio de favores a  Burisma  y a los oligarcas corruptos confirma el interés del actual presidente de EE. UU. en proteger a su familia y su propia imagen, alimentando el malestar en Ucrania, incluso una guerra. ¿Cómo puede gobernar honestamente y sin chantajes una persona que utiliza su cargo para ocuparse de sus propios asuntos y encubrir los delitos de sus familiares?

LA CUESTIÓN NUCLEAR DE UCRANIA

Finalmente, está la cuestión de las armas nucleares de Ucrania. El 19 de febrero de 2022, en una conferencia en Munich, Zelensky anunció su intención de poner fin al Memorando de Budapest (1994), que prohibía a Ucrania desarrollar, proliferar y utilizar armas atómicas. Entre las demás cláusulas del Memorándum se encuentra la que obliga a Rusia, Estados Unidos y Reino Unido a abstenerse de ejercer presiones económicas sobre Ucrania para influir en su política: la presión ejercida por el FMI y los Estados Unidos para la concesión de ayudas económicas. a cambio de reformas en línea con el  Gran Reinicio  constituye otra violación del acuerdo.

El embajador de Ucrania en Berlín, Andriy Melnyk, argumentó en  la radio Deutschlandfunk  en 2021 que Ucrania debe recuperar su estatus nuclear si el país no se une a la OTAN. Las centrales nucleares ucranianas son gestionadas, reconstruidas y mantenidas por la estatal  NAEK Energoatom , que puso fin por completo a su relación con empresas rusas entre 2018 y 2021; sus principales socios son empresas que se remontan al gobierno de los Estados Unidos. Es fácil entender cómo la Federación Rusa considera una amenaza la posibilidad de que Ucrania adquiera armas nucleares y exige que Kiev se una al pacto de no proliferación.

LA COLORIDA REVOLUCIÓN EN UCRANIA Y LA INDEPENDENCIA DE CRIMEA, DONETSK Y LUGANSK

Otro hecho. En 2013, luego de que el gobierno del presidente Viktor Janukovyč decidiera suspender el Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea y establecer relaciones económicas más estrechas con Rusia, comenzaron una serie de manifestaciones conocidas como Euromaidan  , que duraron varios meses y culminaron en la revolución. que derrocó a Janukovyč y condujo a la instalación de un nuevo gobierno. Una operación patrocinada por George Soros, como él mismo declaró con franqueza a CNN: “Tengo una fundación en Ucrania desde antes de que se independizara de Rusia; esta fundación siempre ha estado activa y ha jugado un papel decisivo en los acontecimientos de hoy” ( aquí ,  aquí  y  aquí). Este cambio de gobierno provocó la reacción de los partidarios de Janukovyč y de parte de la población ucraniana que se oponía al giro prooccidental de los acontecimientos, que no era deseado por la población sino obtenido por una revolución de color, cuya repetición había tenido lugar en la asamblea general. en años anteriores en Georgia, Moldavia y Bielorrusia.

Tras los enfrentamientos del 2 de mayo de 2014, en los que también intervinieron franjas paramilitares nacionalistas (incluidas las del  Pravyj Sektor ), también se produjo la masacre de Odessa. Estos terribles hechos también fueron informados con escándalo por la prensa occidental; Amnistía Internacional ( aquí ) y la ONU denunciaron estos crímenes al documentar su carácter atroz. Pero ningún tribunal internacional ha iniciado un proceso contra los responsables, como nos gustaría hacer hoy contra los presuntos crímenes del ejército ruso.

Entre los muchos acuerdos incumplidos se encuentra el Protocolo de Minsk, firmado el 5 de septiembre de 2014 por el Grupo de Contacto Trilateral sobre Ucrania, integrado por representantes de Ucrania, Rusia, la República Popular de Donetsk y el Pueblo de Lugansk. Entre los puntos del acuerdo estaban la retirada de los grupos armados ilegales, equipo militar, así como combatientes y mercenarios del territorio de Ucrania bajo la supervisión de la OSCE y el desarme de todos los grupos ilegales. Contrariamente a lo acordado, los grupos paramilitares neonazis no solo son reconocidos oficialmente por el gobierno, sino que sus miembros incluso reciben cargos oficiales.

También en 2014, Crimea, Donetsk y Lugansk declararon su independencia de Ucrania -en nombre de la autodeterminación de los pueblos reconocida por la comunidad internacional- y se declararon anexados a la Federación Rusa. El gobierno ucraniano aún se niega a reconocer la independencia de estas regiones, sancionada por referéndum popular, y deja en libertad a las milicias neonazis y a las fuerzas militares regulares para infligir violencia a la población, ya que considera que estas entidades son organizaciones terroristas. Es cierto que los dos referéndums del 2 de noviembre son una tergiversación del Protocolo de Minsk, que preveía únicamente una descentralización del poder y una especie de estatus especial para las regiones de Donetsk y Lugansk.

Como señaló recientemente el profesor Franco Cardini, “El 15 de febrero de 2022, Rusia entregó a los Estados Unidos un borrador de tratado destinado a poner fin a esta situación y defender a las poblaciones de habla rusa. Ido a la basura. Esta guerra empezó en 2014” ( aquí  y  aquí ). Y fue una guerra en las intenciones de quienes querían combatir a la minoría rusa en el Donbass: “Tendremos trabajo, pensiones y no ellos. Tendremos bonos para los niños, y ellos no. Nuestros hijos tendrán escuelas y jardines de infancia, sus hijos estarán en el sótano. Así que ganaremos esta guerra”, dijo el presidente Petro Poroshenko en 2015 (aquí). ( https://twitter.com/nerosolari/status/1498006809562566665 ).

La asociación con la discriminación contra los ‘no-vax’, privados de trabajo, salario, escolaridad, no escapará. Ocho años de bombardeos en Donetsk y Lugansk, con cientos de miles de víctimas, 150 niños muertos, graves casos de tortura, violación, secuestro y discriminación (aquí).

El 18 de febrero de 2022, los presidentes de Donetsk, Denis Pushkin, y Lugansk, Leonid Pasechnik, ordenaron la evacuación de la población civil a la Federación Rusa debido a los continuos enfrentamientos entre la Milicia Popular de Donbass y las Fuerzas Armadas ucranianas. El 21 de febrero, la Duma Estatal (Cámara Baja del Parlamento Ruso) ratificó por unanimidad los tratados de amistad, cooperación y asistencia mutua presentados por el presidente Putin con las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Al mismo tiempo, el presidente ruso ordenó el despliegue de tropas de la Federación Rusa para restaurar la paz en la región de Donbass.

Cabría preguntarse por qué, en una situación de flagrante violación de los derechos humanos por parte de las fuerzas militares neonazis y los aparatos paramilitares (que izan banderas con la esvástica y exhiben la efigie de Aldolf Hitler) contra la población de habla rusa de las repúblicas independientes, la comunidad internacional debe consideran reprobable la intervención de la Federación Rusa, e incluso responsabilizan a Putin por la violencia. ¿Dónde está reconocido por la comunidad internacional el tan cacareado derecho a la libre determinación de los pueblos, que tuvo vigencia el 24 de agosto de 1991 para la proclamación de la independencia de Ucrania? ¿Y por qué la intervención rusa en Ucrania está causando tanto clamor hoy, cuando la OTAN ha llevado a cabo intervenciones en Yugoslavia (1991), Kosovo (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), en Libia y Siria (2011), sin que nadie ponga objeciones? Sin olvidar que durante los últimos diez años, Israel ha atacado repetidamente objetivos militares en Siria, Irán y Líbano para evitar la creación de un frente armado hostil en su frontera norte, y que ninguna Nación propuso sanciones contra Tel Aviv.

Es espantoso ver la hipocresía con la que la Unión Europea y Estados Unidos -Bruselas y Washington- dan su apoyo incondicional al presidente Zelensky, cuyo gobierno persigue impunemente desde hace ocho años a los ucranianos de habla rusa ( aquí ), a los que incluso hablar su propio idioma está prohibido en una nación con muchos grupos étnicos, de los cuales el ruso representa el 17,2%. Y es indignante que guarden silencio sobre el uso que hacen los militares ucranianos de civiles como escudos humanos, colocando emplazamientos antiaéreos dentro de centros poblados, hospitales, escuelas y jardines infantiles, precisamente para que su destrucción provoque muertes entre la población.

Los  principales medios de comunicación  tienen cuidado de no mostrar imágenes de soldados rusos ayudando a los civiles a ponerse a salvo.