INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6373 Artículos. - 99700 Comentarios.

¿Hay pruebas científicas de la existencia de Dios?

Dos libros recuperan el viejo argumento de existencia de Dios basada en los datos de las ciencias:

Muchos de los seguidores de Atrio nutrieron su fe juvenil con la lectura del libro del jesuita padre Jesús Simón, A Dios por la ciencia. Estudios científico-apologéticos. Frente a los ateos, el docto autor pretendía demostrar que Dios existe basado en argumentos científicos.

El llamado argumento del diseño, el argumento teleológico o “argumento del diseño inteligente”, se ha propuesto en teología durante siglos. ​ Se puede resumir brevemente como «Donde existe un diseño complejo, tiene que haber habido un diseñador; la naturaleza es compleja; Por lo tanto, la naturaleza debe haber tenido un diseñador inteligente” (Sentencia contra el Diseño Inteligente, juzgado de Dover, 2005). ​

Tomás de Aquino lo presentó en su quinta prueba de la existencia de Dios como un silogismo. En 1802, William Paley presentó en Teología Natural ejemplos de propósito intrincado en organismos. Su versión de la analogía del relojero argumentó que, de la misma manera que un reloj ha sido evidentemente diseñado por un artesano, la complejidad y la adaptación observada en la naturaleza debe haber sido diseñada, y la perfección y la diversidad de estos diseños muestran que el diseñador es omnipotente, el Dios cristiano. ​

Al igual que la ciencia de la creación, el diseño inteligente se centra en el argumento religioso de Paley del diseño, ​ pero mientras que la teología natural de Paley está abierta a un diseño deísta a través de leyes dadas por Dios, el diseño inteligente busca la confirmación científica de repetidas intervenciones milagrosas en la historia de la vida. ​

La ciencia de la creación prefiguró los argumentos del diseño inteligente de la complejidad irreducible, citando incluso el flagelo bacteriano. En los Estados Unidos, los intentos de introducir la ciencia de la creación en las escuelas llevaron a juicios que fallaron que es de naturaleza religiosa y, por lo tanto, no puede enseñarse en las clases de ciencias de las escuelas públicas. El diseño inteligente también se presenta como ciencia y comparte otros argumentos con la ciencia de la creación, pero evita referencias bíblicas literales a cosas tales como la historia del Diluvio, la historia del Génesis o el uso de versículos de la Biblia para datar a la Tierra. ​

 

¿El regreso de la apologética?

Los autores: Michel Yves Bolloré es el hermano mayor de Vincent Bolloré, líder del Grupo del mismo nombre. Ingeniero de formación, administrador de empresas, miembro de la organización católica Opus Dei (que nada tiene que ver con el nombre, con la secta estigmatizada por Dan Brown en la famosa novela El Código Da Vinci ), es hoy administrador de empresas e instituciones de educación superior. en Londres.

Olivier Bonnassies es un hipergraduado: politécnico, Instituto HEC, ¡licenciado en teología! Emprendedor, es también autor de una veintena de libros, videos, escenarios, artículos, boletines y agregador de contenidos en Internet sobre temas a menudo vinculados a la racionalidad de la fe.

Los dos libros que comentamos se incluyen dentro del género apologético. La defensa de Dios basada, en este caso, en argumentos científicos. ¿Dios existe? Después de que la fe en fuerzas superiores, múltiples o singulares, haya moldeado la historia de los hombres, la ciencia se ha esforzado por racionalizar el mundo, tanto el comportamiento de los astros como el de los hombres.

Desde Galileo y Copérnico se ha buscado comprender mecanismos que ya no dependieran de lo divino, de la magia o de un orden inmutable; al comprender mejor el mundo, las estrellas y el cosmos, la ciencia ha hecho retroceder la idea misma de un Dios que diseñó el mundo y ordenó nuestros destinos.

En el primero de estos extensos ensayos, abundantemente documentado e ilustrado, Michel Yves Bolloré y Olivier Bonnassies nos llevan tras los pasos de los descubrimientos de los últimos 150 años, en astronomía, física, química, biología, matemáticas, lógica, en los debates que han generado. en filosofía, no para señalar que “Dios ha muerto”, sino para testimoniar que abren nuevos argumentos, incluso pruebas, sobre el origen del universo y el significado de la vida.

Este conocimiento parece venir a consolidar las lecturas históricas y simbólicas de la Biblia, a testimoniar el destino excepcional del pueblo judío, tanto las analogías propuestas a nuestra reflexión hacen converger observaciones científicas y mensaje bíblico. “Hay libros sobre las pruebas científicas de la existencia de Dios, de otros sobre pruebas filosóficas y otros más sobre pruebas religiosas. La singularidad de nuestro trabajo es haber ofrecido deliberadamente un panorama variado, alternando cosmología, filosofía, moral, historia, milagros y enigmas históricos. Esta diversidad fue posible porque las pruebas de la existencia de Dios son tan numerosas que las hay, de hecho, en todos los ámbitos”. Si el libro niega ser militante, ¡el tono está fijado!

Claramente, leer este ensayo es fascinante. Dependiendo de tus intereses, quizás seas más receptivo a atravesar décadas de descubrimientos científicos, desde lo infinitamente grande a lo infinitamente pequeño, o a las “verdades humanamente inalcanzables de la Biblia”, al destino del pueblo judío, a los razonamientos sobre la identidad de Jesús y la fuerza increíble de la difusión del mensaje evangélico. Más abstractas, la filosofía, la lógica y las matemáticas también tienen su lugar en la abundante presentación de argumentos de los que los autores deducen con convicción a partir de numerosas pruebas.

Una de las fortalezas de este ensayo es que parece un archivo de alegatos. A priori, todo está ahí, argumentos, contraargumentos, autores -en gran parte premios Nobel-, fuentes, tesis y antítesis… para desarrollar razonamientos interesantes y sólidamente sustentados. También se puede leer en orden y desorden, aunque igual los invito a seguir el orden lógico, ya que comienza con un interesante y útil capítulo sobre “que es una prueba en ciencia”.

En el campo bastante objetivo de la ciencia, aprendemos mucho sobre la comprensión progresiva de las leyes del universo, del consenso ahora ampliamente aceptado del Big Bang, un término acuñado originalmente para desacreditar la tesis de su autor sobre el tiempo cero del nacimiento simultáneo de materia, tiempo y espacio, sobre la expansión del universo y el increíble ordenamiento de la materia y la vida. Sus leyes ahora más conocidas, tan precisas (“la sintonía fina del Universo”), las teorías recientemente demostradas por observaciones astronómicas (la radiación fósil del Big Bang en particular) o microscópicas (la increíble singularidad, complejidad e inteligencia de la genética código) precisamente ponen en duda el azar y la necesidad en el surgimiento de la vida y la conciencia. Un llamado a la reflexión, liberada del dogma materialista, sobre las “pruebas de la existencia de Dios”, de un dios o un ente superior, creador del cosmos y de las leyes de la vida.

“Durante siglos, el progreso de la ciencia ha reforzado la creencia materialista de que Dios no existe, – explica Olivier Bonnassies, coautor del libro, en una entrevista- . Pero desde hace un siglo, nuevos conocimientos han demostrado que no solo es posible que Dios haya creado el universo, sino que incluso es necesario.»

Sin quitar nada al interés de la pluma de los autores, este ensayo se nutre de numerosas citas, en el texto (unas 300), al pie de página (¡559!), de grandes científicos, filósofos, teólogos, figuras políticas y periodistas. El físico Paul Davies, profesor de la Universidad Estatal de Arizona, también confiesa su malestar: “ Pertenezco al número de esos investigadores que no suscriben una religión convencional pero se niegan a creer que el Universo es un accidente fortuito. El Universo físico está arreglado con tal ingenio que no puedo aceptar esta creación como un hecho en bruto. Debe haber, en mi opinión, un nivel más profundo de explicación. Si queremos llamarlo “Dios” es una cuestión de gusto y definición .” P 177

 

La perspectiva del jesuita François Euvé

En La ciencia ¿es una prueba de la existencia de Dios? Respuesta al libro Dios, la ciencia, las pruebas

Jesuita, doctor en teología, profesor de las Facultados jesuitas de París (Centre Sèvres). Desde 2013, es redactor jefe de la revista Etudes. Luego de una primera formación en física, estudió filosofía y teología. Sus áreas de interés son la teología de la creación, la ecología, la relación entre ciencia y religión, el pensamiento de Teilhard de Chardin y las cuestiones antropológicas.

Es el autor de los libros Penser la création comme jeu (Paris, 2000),Crainte et tremblement. Une histoire du péché (Paris, 2009) y Théologie de l’écologie (Paris, 2021)

¿Qué es lo real? ¿Comenzó el universo? ¿Cuál es el lugar del hombre dentro del cosmos? Estas cuestiones filosóficas y metafísicas nos muestran que las teorías científicas más recientes no han logrado explicarlo todo. Es en este mundo más complejo, incluso más misterioso de lo que pensábamos, donde reaparece la “hipótesis” de Dios. Según el P. François Euvé sj, primero debemos preguntarnos de qué Dios estamos hablando.

Más ampliamente, debemos cuestionar los principios en los que se basa la ciencia moderna y sus presupuestos filosóficos y teológicos. Sin ceder a la tentación del concordismo, la fe y la ciencia pueden dialogar y darnos acceso a una verdad que no defiende ni el materialismo cientificista ni la irracionalidad fideísta. Si la ciencia puede purificar la religión de la superstición, a la inversa, la religión puede ayudar a la ciencia a purificarse de falsos absolutos.

Si se desea profundizar en los argumentos de Euvé, recomendamos la lectura del debate que tuvo lugar hace unos días.

El 9 de junio, el Priorato de Mont Saint Michel organizó un debate entre Olivier Bonnassies y el P. François Euvé, sj autor del libro “La ciencia, ¿la prueba de Dios? publicado “en respuesta a Dios, ciencia, evidencia”. Ofrecemos a continuación todos estos intercambios muy interesantes.

La perspectiva del estudio de Euvé es diferente del libro de Olivier. “Es más amplio, más ambicioso, porque se trata de un área más grande, dijo Euvé. Si queremos volver a lo básico, con una fuerte dimensión histórica, porque… yo en realidad tengo formación científica, muy pronto me interesé por dos cuestiones.

Para Euvé, el libro de Bonnassies y Bolloré se basa en una epistemología desfasada, más cercana al viejo positivismo de Comte que de la moderna epistemología.

Y se pregunta: Primero, ¿qué es la ciencia? ¿Qué es el método científico? ¿Qué distingue a la ciencia de lo que no es ciencia? Proposición: la Tierra gira alrededor del sol, el electrón es estable… o Dios existe. Hay diferentes propuestas. ¿Qué es ciencia? ¿Qué no le pertenece? Esto ha dado lugar, podemos volver a esto, a muchos estudios filosóficos muy interesantes.

Y un segundo elemento también, un segundo campo que me interesó mucho, es la historia de la ciencia. No tanto por curiosidad, sino porque percibí que, de hecho, la ciencia tenía una historia. La ciencia tiene una historia, lo que es para nosotros, los europeos del siglo XXI, los científicos, no lo era necesariamente para nuestros antepasados ​​de la Edad Media o la Antigüedad.

¿Podemos “probar” la existencia de Dios? A priori no, ya posteriori de estas 577 páginas, afortunadamente, no. Por otro lado, sí, este ensayo entrega argumentos inquietantes. Si no logra convencer, enriquecerá a los entusiastas de la ciencia y a los curiosos sobre los orígenes de la vida. Bien construido, muy bien documentado, bien escrito, a veces un poco difícil, testimonia un afán de precisión, de exhaustividad, de pedagogía que debe matizarse con la indisimulada convicción de los autores de que Dios existe. Tenemos que admitir que las leyes del cosmos y de la vida son tan precisas que una variable de 10 -30 (diez potencia menos treinta) después de la coma en la composición de la materia, los átomos, las moléculas habrían esterilizado el universo, o simplemente no habrían permitido que existiera. La increíble improbabilidad de la aparición del universo y la vida de una “sopa primordial” entregada al azar de un mundo sin principio ni fin es ciertamente un argumento, pero no una prueba.

Sin embargo, asistidos por un equipo de más de 20 investigadores y científicos movilizados durante tres años, Michel-Yves Bolloré y Olivier Bonnassies contribuyen a demostrar que el nihilismo y el materialismo no son las únicas lecturas posibles del Universo, del destino de los hombres o del “sentido de la historia”. Y así que si el Universo tiene un principio, ¿cómo podría aparecer y ordenarse según leyes que el hombre va descifrando poco a poco?

Sobre estas importantes preguntas existenciales sin respuesta formal, puede leer con interés Worlds from Elsewhere ,  el ensayo publicado en mayo de 2021 por el astrofísico Trinh Xuan Thuan. 

44 comentarios

  • Isidoro García

    Yo también he leído el artículo del amigo Sequeiros, sobre la supuesta incompatibilidad entre el azar y la necesidad, que explicitó Monod en su famoso libro sobre el Origen final de la Vida.

    Yo no creo que el azar y la necesidad sean dos conceptos contradictorios per se, y que no puedan coexistir juntos en un algoritmo inteligente.

    Yo veo este tema con la perspectiva de que existe en el Universo un gran algoritmo inteligente Director, en el que interviene el azar solo como un integrante del mismo, como el motor dinámico.

     

    Pongamos el ejemplo del Juego de la Oca. Los juegos de mesa, en los que interviene un componente aleatorio, (tirada de dados recurrente), son un buen ejemplo del funcionamiento del Universo.

    Quizás por eso son unos juegos sapienciales-existenciales, con gran resonancia interna de sabiduría arquetípica.

    El algoritmo del Juego de la Oca, determina una situación diferente, para cada casilla, por la que vamos pasando. Unas son positivas, seguimos hacia adelante hasta nuestra meta final, incluso podemos avanzar más rápidamente.

    En otras, hay frenos y dificultades, retrasos, retrocesos, hasta incluso hay la posibilidad de tener que empezar de nuevo en la casilla de salida.

    La meta, es llegar a un lugar ideal, y su consecución es segura, está determinado así, o sea el juego es finalista y determinista. El juego te lo asegura, y en el juego de mesa, gana el que llega en menos tiempo. Pero con el tiempo suficiente, la llegada es segura, sean las que sean las veces que tienes que reintentarlo de nuevo.

    Y el azar interviene en que es el motor de esta dinámica. Nuestro movimiento por la cadena de posiciones, está impulsado por el azar de los dados.

    Es un ejemplo claro de que el azar y la necesidad no necesariamente deben ser incompatibles, cuando el azar es modulado por una serie e instrucciones predeterminadas, que dirigen y conducen el proceso.

    Es un efecto más, que tenemos que ir descubriendo, sobre el Mundo de la Inteligencia, y sus nuevas leyes directoras, en el que estamos a punto de entrar.

     

    Este tema me ha recordado la anécdota del ejemplo del mono y El Quijote. Un mono tecleando aleatoriamente una máquina de escribir, ¿podría mecanografiar el Quijote, sin la más mínima falta de ortografía?.

    Evidentemente, si lo dejamos en manos exclusivas del azar, es algo no solo imposible, sino impensable.

    Ahora bien, si a la máquina de escribir le incorporamos capacidades informáticas y le cargamos con un programa algoritmo, de tal forma que tenga en memoria todo el texto del Quijote, y unas instrucciones de que si aprieta la tecla de la primera letra/espacio, en cada momento, imprime y corre espacio, y si no coincide, entonces, no hace nada, con el tiempo suficiente, y el tiempo es muy largo, el mono escribirá el Quijote sin una sola falta.

     

    Entramos en una nueva Era y en cada Era rigen Leyes distintas, y sucesivamente mas complejas, (aunque todas son derivadas de las Leyes primigenias del Universo). Y necesitamos descubrirlas lo mas pronto posible.

    Esperamos impacientes la aparición de los nuevos guías de esta Nueva Era, paralelos a los Newton y Einstein de la Era de la Materia inanimada, y de los Darwin, y Pasteur, de la Era de la Vida.

    Freud, Jung, y toda la plétora de grandes psicólogos han sido los adelantados en esta nueva Era de la Inteligencia, en la que estamos entrando, pero aun nos queda descubrir y plasmar todo el Conocimiento de esta nueva Era, con sus principios y leyes.

  • carmen

    Perdón, se me ha olvidado decir que a ver si ahora el único Dios que se va a aceptar es el del diseño inteligente. Miedo le tengo a esa teoría. Porque es más de lo mismo. Y si no diseña, si no interviene y todo lo dirige no existe algo que le llamamos Dios desde todos los siempres?

    Pues no sé por qué.

    Ahora, si me piden una explicación, lo tienen claro: como no sé lo que es, pues no lo puedo explicar. La ventaja que tienen los y las que saben lo que es, es que lo pueden explicar. Y ahí está la Teo-logia.

    Fin.

  • carmen

    Hola señor Sequeiros.

    He leído su artículo publicado en Redes cristianas. No entro casi nunca, no me gusta, pero si alguien de aquí cita un artículo publicado ahí y dice que es interesante y conozco al autor, entonces entro y lo busco. Lo ha nombrado Javier Peláez en otro hilo.

    Pues si somos producto del azar, pues somos productos del azar. No veo problema alguno. Eso qué tiene que ver con la existencia de Dios? Tendrá que ver con la existencia de un Dios creador, pienso, no sé. Para mí no supone ni una novedad ni un problema. Como no sé qué es Dios, pues no sé si es o no creador, principio y fin de todas las cosas, que recordaba ayer el artículo del señor JJ Tamayo.

    En cuanto a qué hacemos? Pues lo de siempre. Ahí tenemos grandes referentes humanos, por ejemplo, Jesús de Nazaret. A mí me encanta y como para mí no es Dios ni nada, pues no me afecta eso de la casualidad.

    De todas maneras, sigo pensando y pensaré hasta el día en que me vaya al sitio de donde procedo, que él no saber el porqué de las infinitas cosas que suceden en el universo, no quiere decir que sean producto de la casualidad, sino que, casualmente no lo sabemos. Qué quiere que le diga. Tenemos una soberbia como demasiado grande. Sigo y seguiré estando con Einstein. Dios no juega a los dados. Por lo visto me he quedado en el siglo pasado, Natural por otra parte. Soy hija de mi tiempo. Hija del siglo XX.

    Y por supuesto que tenemos que estar agradecidos por haber nacido. Somos, todos los seres vivos, únicos e irrepetibles, que hemos podido nacer gracias a una serie de circunstancias tan numerosas que tienden a infinito. Pero aquí estamos, no? Pues vivamos y disfrutemos la vida, si podemos, claro.

    Fíjese. Mi madre era Rh negativa, tuvo once embarazos , cinco abortos y somos seis hermanos . Por supuesto que soy hija de la combinación de una serie de factores enormemente numerosos. Perfectamente podría no haber nacido, según las estadísticas un 50 por ciento de posibilidades. Pero se da la circunstancia de que también soy negativa. Posiblemente ello me haya permitido llegar a nacer. No entendían por qué tenía un embarazo a termino y el siguiente abortaba. Luego se descubrió lo del Rh, bueno, lo descubrieron mis padres, la ciencia lo sabía antes.

    Entiende lo que le quiero decir? El no entender cómo funciona el universo no quiere decir que todo sea pura casualidad. Eso lo ha traído la moda científica de la teoría cuántica de la que todo el mundo habla como si entendiera. Pero es sencillamente una teoría física que trata de explicarlo todo, y claro, ha llegado a la conclusión de que no hay quien sepa nada del origen de nada y todo es debido a la casualidad.

    Pues bueno.

    Un saludo cordial. Me apetecía decírselo.

  • carmen

    Santiago.

    Es usted el rey de las tangentes. Pero hay que reconocer que el segundo párrafo le ha salido precioso. Ve cómo si podemos acercar posturas? Usted sabe lo que ES, y yo únicamente dónde , a veces, lo puedo encontrar. Para mí es suficiente. No necesito demostraciones.

  • José María Valderas

    Por honradez intelectual, hemos de reconocer. en quién nos inspiramos y a quién copiamos. Sobre el diseño chapucero es de justicia citar a Ayala, Sequeiros. Personalmente creo que Ayala, por cierto protector de Tendencias, aún ha habiendo estudiado teología en San Esteban de Salamanca, confunde diseño con proyecto perfecto al modo humano. Ayala tiene páginas preciosas sobre la evolución del ojo humano con argumentos que esgrimió en su disputa con los padres del equilibrio puntuado, es decir con Gould a propósito del modo y el tempo de la evolución. Hay libros que vale la pena leer.Por ejemplo el de Dodds , Unlockind Divine Action. Evitaremos muchos dislates. En particular, el capítulo Design, desde la página 148. r

  • ana rodrigo

    Acabo de escuchar Los jueves de RD y, cuando ya se terminó la charla entre varios teólogos y una teóloga italiana, es decir después de más de una hora, creo que 1,21h, habló Pepa Torres. Para quien no entendía porqué apoyábamos la frase de Rodrigo sobre el sufrimiento y la justicia, quizá les pueda aclarar bastante este rato de charla de Pepa Torres. Muy, muy interesante, porque lleva las elucubraciones mentales teológicas a la calle, a la gente que sufre, a las personas marginadas, etc. Aquí os dejo el enlace, si no queréis escuchar toda la hora, esperad a que termine y entonces habla Pepa Torres.

    XXXVIII Jueves de RD: El futuro de la Teología – YouTube

    • Gracias, Ana. Muy bueno el comentario de Pepa Torres.. Lástima que quedó relegado al “fuera de juego”…. Pero creo que sería muy interesante un debate sobre EL FUTURO DE LA TEOLOGIA…entendida como la reflexión interdisciplinar sobre la racionalidad de nuestras creencias en el contexto de una sociedad multicultural..

  • carmen

    Gracias, Nicolás.

    Un abrazo fuerte

  • carmen

    Ay, Santiago, me estoy riendo sola de pensar la pregunta que le voy a hacer. Qué piensa del principio de incertidumbre? Según ese principio que empezó diciendo que es imposible determina el Spin de un electrón, el otro día leí que había partículas, no sé si se refería a un electrón o a un famoso quanto, supongo que a electrones, no lo sé. Algunos sostienen que una partícula puede estar el Dos lugares a la vez. Repito. En dos lugares a la vez.

    Yo me troncho. Por supuesto que todo , dicen ellos, que el universo es resultado de la casualidad. Ayyyyyy, dios… pero si le añades lo de los dos sitios a la vez, jolín.

    Mire. Yo estoy con Einstein. Dios no juega a los dados. Pero dicen que Einstein está superando y que no logró entender el gran avance de lo que suponía la física cuántica. Es que me parto. Y lo dicen con total impunidad.

    Así que, que sepa usted que la ciencia no busca la perfección. El cumplimiento de una serie de leyes. No. Eso está superado. Ahora se lleva la incertidumbre.

    Pero para formarse un solo cristal de sal, de cloruro sódico, la sal común, más abundante en el agua del mar, o sea, no hay. Bueno, pues habrá mucha incertidumbre, pero los iones cloruro saben a qué vértice del cubo ir y los iones sodio, también. Por no hablar del cuarzo, por ejemplo. También sencillo. Sílicio y oxígeno. Y no puede ser más sencillo, y tampoco puede ser más bonito.

    Entiende por qué diga lo que diga la ciencia no va a cambiar mi idea de Dios? Bueno, mi idea de que no sé qué es. Pero Estar, Está.

    En fin. Me apetecía decirlo.

    • Santiago

      La vida es incertidumbre…es por eso que estamos en “búsqueda constante”…Buscamos esa perfección que nos falta en todo,  pues se trata de lo Absoluto que solamente se encuentra en ese Dios que se nos escapa a cada instante porque no se deja atrapar ni manipular por nosotros, y que está presente y es a la vez. el gran ausente…y que se percibe por la vía positiva como por la negativa. El que ES y El que NO ES..

      El que se define como El Que Es pero que también es El que Está porque se encuentra misteriosamente entre nosotros en el silencio, en la atracción instantánea, en los augurios, en las coincidencias, en las corazonadas, en los demás, en el eco, en el sueño, en la intuición infusa, en la impresión mental, en la llamada súbita de atención, en el milagro, en los murmullos angélicos, en la premonición, en el presagio, en la reacción visceral, en la sabiduría interior, en la íntima serenidad, en el amor agapé, en los pobres de espíritu y en todos los seres humanos de buena voluntad…

      Y si podemos rendirnos y aceptar Su gracia podremos verlo en Jesús de Nazaret reflejo perfecto del Padre junto con el amor del Espíritu Santo. Ante la incertidumbre de la vida tenemos la gracia de la fe y de la esperanza. Ellas nos llevarán a la caridad. La vida del cristiano se basa sólo en las 3 virtudes teologales. Es la Verdad..

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • Isidoro García

    Amigo Juan Antonio, dices, “la aparición de la vida humana ha sido un admirable salto cualitativo de la energía-materia. Salto que tal vez no sea el último”.

    Yo lo ampliaría y en vez de la dualidad energía-materia, (que se ha demostrado que son dos estados de lo mismo), hablaría de la dualidad materia/energía – información. Ambos serían algo similar a lo que podríamos llamar, hardware y software. El hardware o materia/energía, sería algo así como la base del esfuerzo creativo del Universo.

    Ahora bien, ¿qué es esa información?. Sería un “paquete de instrucciones, que da forma a esa base, y que serían unos cuantos de “inteligencia” destilada, cosificada y concretizada, constrituyendo la cara B del fruto de esa fuente desconocida de creatividad, de acción creativa.

    Sería una especie de densificación, de “materialización” o encapsulación  de la inteligencia. Y se manifiestaría como una serie de leyes formales y relacionales de la materia primigenia.

     

    (Como corolario, esta hipótesis daría un sen-tido nuevo a las primeras líneas del Evangelio de Juan, cuando dice: “En el principio existía el Logos y el Logos estaba con Dios y el Logos era Dios”. La traducción del “Logos” griego que figura en el original se ha traducido tradicionalmente como Verbo o por “Palabra” personificando el concepto.

    Pero hay muchos lingüistas que lo traducen por sentido, idea o quizás por “información”. En cualquiera de estos conceptos se trataría de un producto de la “Inteligencia”).

     

    El gran misterio cósmico, es conocer cual es la fuente u origen de este maravilloso depósito general de información, desde donde se iría incorporando acumulativamente en todos los organismos que surgen del despliegue del Cosmos.

    Aunque todo apunta a que al ser la cara A y la cara B de una misma moneda, ambas tienen un mismo y común origen desconocido, (¿Dios?), con el conjunto de la materia/energía originarios.

    En resumen, que toda la evolución del Universo, desde el momento 1, hasta su final, supone una incorporación progresiva de cuantos o módulos de “información” a la materia/energía originaria, que permanece fija.

    Pero además del origen misterioso de dicha información, existe el misterio del mecanismo de su paulatino despliegue e incorporación en el tiempo a lo largo del proceso evolutivo.

    En el mundo cultural hay controversia, con varias hipótesis distintas sobre si esa totalidad de la información del Universo, se hallaba ya desplegada, o se va desplegando paulatina y misteriosamente, mediante unos mecanismos autoevolutivos emergentes.

    Estas hipótesis pueden ser:

    – Está latente en la información de los primeros quarks y gluones de la sopa originaria, (diseño inteligente originario), y va concretándose en cada nivel evolutivo, mediante procesos emergentes autónomos de sistemas de información, que van generando las “diez mil cosas” de los taoístas;

    – o se encontraba en un platónico mundo-campo de información, al estilo del propuesto por Sheldrake, (campos morfo-genéticos);

    – o si la complejidad del proceso exige la intervención contínua en cada escalón evolutivo de una Inteligencia Originaria, (diseño inteligente continuado = Dios Creador clásico).

    La segunda hipótesis, la neoplatónica, hace proceder ese flujo de información como una emanación divina.

    El Neoplatonismo, indica que del Dios Crea-dor, el Dios Uno, se producen unas emanaciones, o hipóstasis, en un proceso ontológico que Plotino compara con la luz que se aleja gradualmente de una vela hasta que termina desapareciendo en la oscuridad.

    A partir de lo Uno, surge el Intelecto divino o Nous, la sabiduría omnipresente del universo que contiene las Formas o Ideas arquetípicas que son la causa del orden del mundo.

    Del Nous surge el Alma del Mundo, (las Leyes Generales del Universo = el Tao), que contiene y anima el mundo, y origina las almas de todos los seres vivos, (las leyes y la naturaleza de las cosas = el Te taoísta), que constituye la realidad intermedia entre el Intelecto espiritual y el mundo de la materia.

    Las tres «hipóstasis» -(de lo Uno, emana el Intelecto y de este, el Alma del Mundo)- no son literalmente entes, sino más bien disposiciones espirituales, de la misma manera que las Ideas no son objetos distintos, sino diferentes maneras de ser de la Inteligencia divina.

    El “Alma del Mundo”, o Anima Mundi, es lo que podemos asociar a esa estructura de flujo o de “campo” de “Información”, que se va asociando sucesivamente en el proceso evolutivo, a la Materia informe inicial primero, y luego a las cosas surgidas, y va dotando de forma y naturaleza a cada cosa, a lo largo del proceso evolutivo del Universo.

     

    Sea como sea, en el Universo funcionan simultáneamente dos grandes fuerzas. Por una parte están las fuerzas de la entropía que tienden a una homogeneización y uniformización global.

    Por otra parte, y en sentido contrario a las anteriores están las fuerzas de la Evolución, que impulsan un proceso de complegización organizativa, que tiende a crear agrupaciones y organismos individuales cada vez más complejos y sofisticados.

    Ambas fuerzas antitéticas juntas componen la organización que dirige el despliegue global del Universo, desde el mismo inicio del mismo, y podríamos decir que son quizás la fuente de los principios del Yin y el Yang, las dos perspectivas del Tao.

  • Juan A. Vinagre

    La lectura de los dos artículos, tan documentados, de L. Sequeiros, me ha llevado a recordar a otros autores (Lain Entralgo, Fortea Laguna,  Flew, Tamames, Battaner…), que, de una u otra forma, abordan el tema “Ciencia, vida, leyes, ajustes finos, azar, logos, inteligencia superior (Dios”, y uno llega a la conclusión -provisional?- de que racional y científicamente no podemos negar la posibilidad de una Inteligencia superior, diseñadora del Universo. En este sentido, respecto a esa Inteligencia superior programadora, racionalmente puedo decir que es posible y hasta probable, pero poco más. Solo sé que no sé nada o casi nada. Sin embargo, aunque no pueda demostrarse con claridad, me parece que puede intuirse, al menos por parte de algunos o muchos…   La razón no tiene capacidad para alcanzar otra dimensión que la trascienda. Y si Dios existe tiene que ser trascendente, o no sería Dios. (Esto es capaz de entenderlo la razón.) Aunque la Ciencia quizá pueda un día abrir-facilitar el camino que despeje oscuridades y haga entrever algo de luz= intuir… Porque el ser humano es más que solo materia (ahora mismo con estas palabras estoy expresando ideas-pensamientos que ya no son materia…)  El ser humano cuando piensa y busca sentido, de alguna manera se está trascendiendo; y en cuanto se trasciende está tratando de superarse… Y así llevamos milenios: buscando sentido que nos explique y eleve…  De manera que, como dice Fortea Laguna en su libro “En el umbral de la inteligencia”, “lo nuestro parece ser una incógnita sobre lo inmaterial”. es decir, una incógnita de tipo espiritual.

    Creo que no exagero si digo que la aparición de la vida humana ha sido un admirable salto cualitativo de la energía-materia. Salto que tal vez no sea el último. (Estoy convencido de que nos espera, al menos, otro salto cualitativo que trascenderá la materia…) La energía-materia humana lleva en sí virtualidades inmateriales que la trascenderán.  Algunas de esas virtualidades se están descubriendo en las últimas décadas… Y, para algunos, quizá ya muchos, son sugerencias… que invitan a buscar más a fondo… (Quizá el llamado “milagro” no consista en más que saber llevar las leyes naturales hasta sus últimas posibilidades… En este sentido el milagro no sería nada contra las leyes naturales que rigen el universo…)

    Pero hay una cuestión que chirría mucho en el tema Ciencia y desarrollo humano. La Ciencia ha hecho grandes progresos -sobre todo en física y en tecnología-, pero ha avanzado muy poco en el desarrollo y maduración del ser humano. Hemos avanzado mucho más en tecnología que en humanidad. Dominamos más la materia-energía que nuestra mente y nuestros sentimientos-emociones… Las guerras, tan salvajes, de las últimas décadas, nos dicen que nuestra capacidad de crear estructuras sociales más humanas, reflejan un desarrollo muy elemental, muy inmaduro del hombre. Esto es necesario reflexionarlo serenamente, a fin de cambiar esos modos bárbaros de pensar y de actuar. En humanidad -hablo en general- sí que andamos desnortados y exhibimos una gran inmadurez, psíquica y social.  Ojalá que la ciencia también nos ayude a madurar y a renacer.  Renacer, como sugería Jesús de Nazaret. Entonces se entenderían mejor nuestro concepto humano de Dios (que se purificaría) y la función humanizadora de la ciencia. Ambos unidos nos harían comprender mejor la verdad completa.                             (Con esta reflexión no sé si me he desviado demasiado del tema que nos propone L. Sequeiros. Espero que no. En cualquier caso, gracias, Leandro.)

    • Gracias, Juan, y felicidades en el dia de tu santo.. Creo que a los cristianos “ilustrados” (o con las posibilidades de formación) nos va a hacer falta una formación INTERDISCIPLINAR… Te recomiendo (igual que al resto de amigos) estos libros gratis:
      SABER MÁS. Aproximación epistemológica. – Bubok
      https://www.bubok.es › libros › SABER-MAS-Aproxim…

      11 feb 2022 — Autor: LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN; Estado: Público; N° de páginas: 442; Tamaño: 150×210; Interior: Blanco y …

      Valoración: 10/10 · ‎1 voto

      LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMAN – Libros de este autor
      https://www.bubok.es › autores › metanexus

      LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN (Sevilla, 1942). … En un libro anterior mantengo que es conveniente “SABER MÁS” para “CREER MEJOR”.



      SABER MÁS PARA CREER MEJOR (2) Debate abierto
      https://www.bubok.es › libros › SABER-MAS-PARA-C…

      9 feb 2022 — Autor: LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN; Estado: Público; N° de páginas: 444; Tamaño: 150×210; Interior: Blanco y …

      Valoración: 10/10 · ‎1 voto



      SABER MÁS PARA CREER MEJOR (1). Reflexiones de …
      https://www.bubok.es › libros › SABER-MAS-PARA-C…

      7 feb 2022 — Autor: LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN; Estado: Público; N° de páginas: 452; Tamaño: 150×210; Interior: Blanco y …

      Valoración: 10/10 · ‎1 voto



      LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMAN – Bubok – página 8
      https://www.bubok.es › autores › metanexus

       

      Uno de los debates más fecundos en la alfabetización científica se centra hoy en responder a la pregunta de “qué significa saber […] Ver libro.

  • La muerte del Dios antropomórfico:
    ¿Dios existe? si y no…
    Es sabido. El humano ante la grandiosidad y diversidad del mundo manifiesto, en su mente se imagino un Gran Padre, y primero fue una Gran Madre.
    Las madres traen vida al mundo, son las que paren y en una sociedad humana cazadora recolectora era lo más grande pues traer hijos cuantos más mejor era deseado.
    Al pasar a la agricultura y la ganadería y con el invento del arado se pasó al Dios Padre y al patriarcado por una sencilla razón. Las mujeres eran débiles para manejar este arado y además sufrían abortos. El hombre se hizo lo más importante y desplego su tiranía sobre la mujer. Y claro el Dios antropomórfico no podía ser más que Padre…
    Pero… en la India y desde hace milenios no sé porque motivo pero surgió una ciencia de lo interior subjetivo del humano que ha sido cuna y cima de la autentica espiritualidad por ser la más evolucionada en todo el Planeta y todavía hoy.

    Esta ciencia del espíritu no reconoce Dios alguno si acaso una metáfora de Dios. Para los yoguis esta el mundo manifiesto y el Vacío y además todo es Uno la dualidad es para la mente pensante pero hasta a Plotino le llego la “onda”, que todo es Uno.

    Lo más importante es que esta ciencia del espíritu daba herramientas para trabajar tu interior de modo que trascendieras la mente dual y llegaras a abrazar la Unidad del Kosmos (con K).

    Para el milenario yoga de la India existen los cuatro elementos del mundo manifiesto Tierra, agua, fuego, aire y un quinto elemento que es el fundamento de todo este mundo manifiesto. El AKASHÁ que es algo que no es pero que es. Es el Vacío fundamento y bastidor donde se bordan las maravillas del mundo a partir del sonido o vibración. Ya lo decía el gran Tesla. Todo en el mundo es vibración y vibración que procede del Vacío. Ahora a este Vacío que no es pero que es. Y es pero no es. Ponle el nombre que quieras. Mientras que no le faltes al respeto. Porque “es el mismo Dios”.

    Y esto nos lleva a hacernos la pregunta. ¿El Oriente es ateo?. NO.

                                     ES CIENTIFICO

    Al respecto Occidente todavía y “gracias” al cristianismo de matriz romana estamos a día de hoy en pañales y en lo espiritual lo que hacemos son “caquitas.” Afortunadamente comenzamos  a aprender de los que saben, los orientales. Lo falso o distorsionado desaparecerá inexorablemente. Pueden pasar milenios pero la Verdad siempre se impone…

    Oriente tiene desarrollada la ciencia de lo subjetivo del humano lo “metafísico”. Occidente tiene desarrollada la ciencia de lo material.

    Si agarramos lo mejor de Oriente y lo mejor del Occidente.

        Tendremos la más alta expresión de la vida humana.

    Decídselo a los transhumanistas…

    Ya por ultimo: no existe el Dios de la mente. “Dios” es inimaginable. Existe la experimentación de la divinidad que llevamos dentro gracias a METODOS transformativos, (que afortunadamente es lo que se están imponiendo.) “Dios” no es para pensarlo, es para experimentarlo. Y se sabe fácilmente que existe “Algo” no es necesario doctorarse en teología. ¿Qué energía misteriosa impulsa tu corazón?

  • carmen

    Pero, Nicolás. En qué Dios? En un Dios creador? En un Dios que nos crea por Amor? No lo sé.

    Y los científicos no tienen respuesta para ello. Te podrán decir lo que ellos a nivel personal piensan, pero no se podrá demostrar que el Dios de los judíos se vale más que Alá o ese jaleo de Dioses que tienen en La India.

    Creo, pienso, opino que cuanto más sabes, bueno, saber es un decir, cuanto más piensas en la grandeza del universo, o de un ser vivo, o de una célula o hasta de un virus ARN que nos acaba de poner en jaque a todos, más te maravillas de todo. Cómo es posible? Y esa es la pregunta que cada religión trata  de dar. Cuál es válida? Cual no? Depende de la cultura? Entonces?

    No. Eso de Dios es otra historia. Y que cada cual encuentre su respuesta. A mí me gusta mucho la de spinoza y la de Einstein. Pero no existe La Respuesta. Como tampoco hace falta caer de rodillas, al menos eso pienso. Porque mi Dios, el de mi cabeza, no permitiría que nadie se arrodillase delante de Él? Ves? Distintas cabezas, distintas respuestas

    Pues los científicos igual. Pero es interesante leer lo que piensan, lo que dicen. Al menos lo encuentro interesante. No sé.

    En fin.

    Digo que lo dejo pero es que es algo en lo que nos estamos jugando tanto…

    Por favor. Dice el moderador que hay cinco mil entradas o no sé cuántas. Por favor. Entren a escribir. Es imposible que tres o cuatro personas únicamente piensen como yo. Es imposible. Porque entonces las iglesias seguirían llenas. Claro, que también es posible que esas cinco mil personas sean las que quedan dentro de las iglesias.

    Por favor. No es justo. Por favor. Entren. Escriban. Mientras nos dejen, claro. Este cambio no lo puede realizar gente de ochenta o noventa años, por muy joven que se sienta. Por muy luchador o luchadora que sea. Ya lucharon bastante en los sesenta, en los setenta. No es justo que se les pida más. No es justo. Demasiado han hecho ya.

    Se necesita gente joven, porque el futuro está en la juventud. Nosotros os hemos preparado el camino. Por favor. No se limiten a leer. Entren. Mientras el moderador lo vea oportuno, claro.

    Me resisto a pensar que soy un perrico verde, aunque a veces me sienta así. Por favor.

    • Amiga Carmen, con menos de 70 años de edad, estás en plena tercera juventud. Con el afecto que te profesa este grupo te decimos que, mientras viva Atrio, no nos digas que “ha llegado tu tiempo de silencio”. Tu voz escrita, con tu peculiar estilo, siempre es apreciada, esperada y comentada, aquí en este rincón del mundo allende los mares.
      Sí, creo que es el gran problema: de qué Dios estamos hablando aquí?…Pienso que cada ser humano tendrá una idea una imagen de “su” Dios. ¡Qué problemón! ¿verdad?. Y si decimos que hablamos de un ser que dé sentido a este universo a esta realidad, de inmediato nos asaltará la pregunta ¿De qué sentido del universo estamos hablando?…¡Hay tantas teorías del sentido del universo!…Bueno todo esto es para marearse…lo dejo ahí … Yo me quedo con lo que expresa el amigo Luis Troyano: “No existe el Dios de la mente…Dios es inimaginable …Existe la experimentación de la divinidad que llevamos dentro…Dios no es para pensarlo es para experimentarlo”

  • carmen

    Rodrigo. No sé si tienes razón al sentirte molesto. Te recuerdo que también soy mujer y luchadora hasta que no pueda más, que estoy muy cerquita.

    El tema no era el Dios cristianos. El tema es si la ciencia puedo no determinar la existencia de Dios. Pero no el de Jesús de Nazaret. Ese es otro tema. En el que crea que muchísimas cristianas y cristianos comparten tus ideas.

    Mira. En este momento, en Europa , no se da una puntada sin hilo en todo esto de Dios, porque si se aborda el tema de qué es Dios, quizás, entonces, a lo mejor, se podrá cuestionar el concepto de Dios en el cristianismo. Y quizás, entonces es posible que se llegue a la conclusión a la que tú has llegado. Enhorabuena. Porque creo que despojas a Jesús de su divinidad, no porque no la tenga, no entro ahí, sino porque no nos hace falta para nada a muchas personas, y sí nos hace falta su parte humana. Al menos eso entiendo cuando leo lo que escribes. Pero eso traería consigo un lío monumental en la iglesia. Eso lo sabemos todos. Porque aquí no hay ningún tonto y , menos aún, tontas.

    Este blog quiere ser un lugar de reflexión profunda , de personas con prestigio intelectual reconocido y que no haya sobresaltos de esos que da la vida. Y tiene perfecto derecho a ser así. Últimamente no hay discrepancias. Solamente enhorabuenas y qué bien hablas. Pero eso es vivir una irrealidad. No conduce a nada. Las cuestiones se profundizan hablando, pero el decir lo que piensas, el discrepar, el contestar con ironía, el discutir, se toma como una falta de respeto, como de alguien que no es digno de estar en este blog porque no da la talla, no ya de pensamiento, sino de comportamiento. Eso es así.

    Pero es tan tan tan importante lo que hay en juego, a mí juicio, puede repercutir tantísimo en la civilización europea, que es a la que pertenezco y no veas lo orgullosa que estoy pese a nuestros innumerables fallos o como se le quiera llamar, que me es imposible callar.

    Porque, quizás, si cambiamos en nuestra cabeza el modelo de Dios, quizá, entonces las cosas cambiarían. Es una apuesta personal y quizás sea una apuesta propia del país de los unicornios blancos. Pero es mi apuesta.

    No sé si tienes razón al molestarte porque alguien diga , no se habla de eso. Eso no es nada para lo que pueden llegar a decirte. Te lo prometo.

    De todas formas me siento muy mayor, tengo casi 70 años pero me siento como si tuviera casi 140. Pero de vez en cuando me entra esa cosa que me hace pensar: pero, te vas a callar? Y creo que ya ha llegado mi tiempo de silencio. Que la gente que lee Atrio, si quiere, que entre. Y si no, pues no. Ya está bien.

    Y, no tengas miedo. Lo que tú dices aquí es palabra de Rodrigo. Estás haciendo lo que dice, repito, dice el Papa que hay que hacer: lo importante es el evangelio, el amor y tal. Pero él sigue siendo jefe mundial de la iglesia católica. Con este Papa no vas a tener problemas aquí. Lo defienden a muerte. Lo que no sé es cómo te habrá ido con otros jefes de la iglesia. Con otros obispo y tal. Pues todo eso es así por el modelo de Dios oficial que defiende la iglesia. Digo oficial. Santiago lo representa maravillosamente. Por eso lo valoro tanto. No se corta un pelo. Defiende la oficialidad de la iglesia. Y eso es justo lo que mucha gente quiere cambiar, el Modelo de Dios. El Modelo. Nadie quiere cambiar a Jesús. Nadie. Quieren volver a lo que decía. Pero no es sencillo desdecir al menos casi 18 siglos ya, sobre todo con la riqueza y el poder acumulado.

    Querido Rodrigo. De verdad te crees que lo que dices no lo comparte un montón de gente? Por supuesto. Pero el fondo, fondo de la cuestión, lo que plantea el artículo es otra cosa.  Cambiemos el modelo de Dios, dejemos libertad para que cada cual tenga en su cabeza el modelo de Dios que pueda tener. Hablemos de qué pensamos sobre Dios. Y, quizá, entonces, tal vez la iglesia como tal, es posible que empiece a cambiar.

    No sabes lo cansada que estoy. Cansada de que el contestar, el opinar se considere algo fuera de lugar. Estoy muy muy cansada. Mucho . Y, vosotros de mí. Luego está clara la solución, no? Que cada cual pontifique sobre lo que quiera.

    Un abrazo fuerte.

  • Vaya el tema en el que nos embarcó el amigo Leandro “Las pruebas científicas de la existencia de Dios”…Tenía algunas interrogantes sobre el asunto, pero ahora me ahogo en un mar de dudas y más interrogantes. Este maravilloso universo antes de hacerse realidad ha tenido que estar en la mente de alguien como un gran  proyecto, un diseño inteligente, nos decía un joven sacerdote cuando finalizamos nuestros estudios de secundaria. Pero después reflexioné que aquí se habla de un antes y de un después, es decir se habla del tiempo y espacio…pero a   Dios no se puede enmarcar dentro del tiempo y el espació…Dios es presente eterno: “Yo soy El que Soy”.  Esto quiere decir que en este momento “Dios está creando o sigue creando  el universo? Sigo con la duda…Si la ciencia puede presentar pruebas de la existencia de Dios ¿por qué el gran científico astrofísico llamado el Einstein moderno Stephen Hawking no presentó esas pruebas?…O no los encontró esas pruebas. Esto querría decir que solo algunos científicos encuentran esas pruebas de la existencia de Dios otros científicos no…¿Por qué??…Yo humildemente pienso que una cosa es encontrar pruebas de la existencia de Dios y otra cosa es tener FE en ese Dios…Pienso que todos los científicos de una u otra forma encuentran pruebas de la existencia de un ser supremo que dé sentido a toda esa maravilla del universo, y lo que les falta es la humildad, la buena voluntad para ponerse de rodillas y decir ¡Dios mío yo creo en Ti!!

  • Santiago

    Coincido en la imposibilidad de la demostración científica de Dios, un concepto que es lo mayor y más perfecto que se pueda pensar en este mundo y por tanto es, en la realidad, lo más cierto, pero que escapa por definición a todo proceso experimental. Es por eso que si la fuente principal de toda ciencia -como conocimiento- es una sola y reside en Dios, ésta nos puede acercar intelectualmente a lo que es y constituye el fundamento del Universo..

    Por eso, la ciencia en general, inseparable de su fundamento,  nos aproxima a esa Suma Verdad  a pesar de que su limitación le impide demostrar con certeza absoluta lo que es trascendente por el mismo hecho de “SER trascendente”…

    Por tanto, cuando la ciencia, en los últimas años, ha penetrado más profundamente y  con más preparación técnica en el “misterio cósmico”  ha ido descubriendo la prolijidad de procesos inteligentes que se suscitan por  doquier en  ese diseño inteligente presente regularmente en el Cosmos y que no es dependiente del azar, y .que nos aproxima a esa Suma Perfección que buscamos todos los seres humanos para el alcance de la felicidad..Consiste en un destello verdadero  aunque tenue ante la magnitud infinita de la divinidad..Es una aproximación real a la Trascendencia ya que la fe se actúa en el sustrato humano iluminando el entendimiento para que la voluntad realice e l  paso final, que es el asentimiento de la voluntad a la Verdad Trascendente.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

  • carmen

    Perdón.

    Y ya me callo.

    Toda persona se ha planteado alguna vez a lo largo de su vida: será cierto lo que me cuentan acerca de Dios? Me apuesto lo que sea que cualquier ser humano al que le guste pensar, se lo ha planteado alguna vez en su vida. Pero desde que apareció el primer brujo de la tribu. Desde tiempos inmemoriales. Y echo un órdago a la grande . Me apuesto lo que haga falta. Qué tiene entonces de extraño que los científicos se lo planteen y busquen pruebas en un sentido u otro? No son seres humanos a los que les gusta pensar? Es que lo veo algo inevitable. Dicen las conclusiones a las que han llegado y después, quién los lea, sacará las suyas, si también le gusta pensar.

    La ciencia no es una religión, entre otras cosas porque está en continua revisión. Pero, tendrán derecho a opinar, digo yo. No sé. Y que cada cual, decida.

    Buenas noches.

  • carmen

    Título del artículo: Hay pruebas científicas de la Existencia de Dios?

    No va de cristianismo. No va de religión. No va de teología. Va de si se puede demostrar o no científicamente la existencia o no de Dios. De cualquier Dios, Alá, El Dios de los Judíos, El de los cristianos, El de otras Religiones que no conozco porque todo lo confundo, creía que Buda era un dios, con eso lo digo todo,  un Dios teísta, no teísta, el  politeísmo…

    De eso va el tema. Pero como muy bien leí en un artículo, siempre se mete Procusto por enmedio.

    No va de Religiones. No. Va de Dios. Y, efectivamente, no es lo mismo.

    Y no hay ciencia que pueda demostrar lo indemostrable, porque como dijo San Agustín, si alguien lo puede demostrar, se equivoca, fijo.

    Y luego, están las religiones. Esas demuestran lo que haga falta porque nada hay imposible para eso que llaman Fe. En Dios, en el Papa o en lo que haga falta.

    Al menos eso he entendido.

     

  • Javiierpelaez

    El debate ciencia/religión es interesante,pero no creo que sea la causa principal de la increencia,en mi modesta opinión…Durante la pandemia se decía la ciencia cura,la religión,no…Yo no tuve nunca la idea de que la religión curara en sentido médico…Yo veo compulsivamente House y me divierte,médico abiertamente ateo…Suelo decir que ojalá tuviéramos muchos House que no tendríamos pleitos de negligencias médicas…House acabó con aquel principio de responsabilidad patrimonial de que la ciencia médica es de medios,no de resultados…El tío los cura a todos los que le llevan… Probablemente cuando leo este artículo sea un ignorante como de tantas cosas….Yo lo leo,me entero de lo que cuenta,entiendo las preocupaciones de Sequeiros y otros científicos religiosos y no estoy cualificado para emitir una opinión sobre 10 elevado a menos 30…Y por tanto,habló de lo que se me ocurre,sin ton,ni son…

  • Jose ramon jimenez

    Buen artículo, Leandro. Sobre los que dan su opinión diciendo que no les interesa el tema ciencia y religión o les preocupa más la pobreza, los entiendo pero el artículo va de lo que va. También puede escribir alguien que le preocupa más cuando serán las mujeres sacerdotisas o cuando llegará el nuevo obispo a la diócesis que sea, pero el artículo es del tema ciencia religión y creo, con todos mis respetos que hace un poco más difícil seguir el tema de las respuestas sobre el articulo

    • ana rodrigo

      José Ramón, dices en este comentario (los otros dos que has hecho me han gustado más): pero el artículo es del tema ciencia religión”. Perdona, el artículo va de ciencia y Dios, no religión, que, aunque no lo parezca son cosas, en ocasiones, muy diferentes. Ser cristiano es ocuparse de cosas que están a nuestro alcance, como el hambre en el mundo o la injustica, lo que hizo Jesús en su praxis cotidiana. 

      La religión, como dice Castillo ha marginado el Evangelio y ha hecho un Dios cada vez más antropomorfo (esto ya lo digo yo)en función de su poder, todopoderoso, omnipotente, como decía el catecismo de Astete que premia a los buenos y castiga a los malos. Y como esto no funciona, por eso, reiteradamente, aparece la cuestión de la racionalización desde la ciencia del concepto Dios.

      Un abrazo sororial

    • Rodrigo Olvera

      Vaya con la intolerancia, José (si no se opina como pienso que se debería opinar, entonces se hace difícil seguir las respuestas).

      Un detalle. Jamás dije que no me interesara el tema de ciencia y religión. Dije que jamás me ha interesado demostrar científicamente la existencia de Dios. Son dos cosas muy distintas.

      Mi postura es una postura dentro del tema “ciencia y religión”, por lo que no sale del tema de esta publicación: a) abordar la relación entre ciencia y religión no requiere probar científicamente la existencia de Dios, ni requiere probar científicamente la no existencia de Dios, se puede y se suele tener una colaboración muy rica entre las comunidades científicas y religiosas sin necesidad de tal demostración; b) pretender que se ha demostrado científicamente la existencia de Dios (como hace el primer libro reseñado en esta publicación) no es eficaz como estrategia apologética ni evangelizadora; c) para fines apologéticos y/o evangelizadores, hay  estrategias más eficaces como enfatizar los puntos en común rentre creyentes y no creyentes, como es la lucha contra el hambre, la pobreza, o la injusticia.

      Finalmente, me parece muy significativo que banalices el asesinato y desaparición de los cadáveres de dos sacerdotes jesuitas en el contexto de miles de asesinatos y  desapariciones, al ponerlos al mismo nivel de la preocupación por cuándo llegará un nuevo obispo a una diócesis.

      Si. Fue un error pretender compartir este dolor y esperar empatía por nuestro duelo (salvo las excepciones de mensajes de empatía de Pili, Ana y María Luisa, mujeres las tres). No debí distraerte en el seguimiento de las respuestas con semejante expectativa.

  • Javiierpelaez

    Creo que es lógico que los científicos se pregunten si se puede probar científicamente que Dios existe…Se nota que “creen” bastante en la ciencia…Como no tengo una formación científica amplísima,la ciencia no me plantea serios interrogantes a mi fe ..Tampoco mi fe que surgió de experiencias en la adolescencia entre seres marginales (ahí dije yo quiero ser cristiano,con todas mis imperfecciones que llevo constatando hasta hoy que voy a cumplir 60 tacos) necesita de muchos argumentos científicos…Yo tengo la convicción que la fe es una apuesta y que nos podemos equivocarnos totalmente…A mí sinceramente me plantea muchos más problemas la teodicea(la presencia del mal) que el origen del universo…Pero sobre gustos los colores…

  • oscar varela

    Hola!
    ¿Hay pruebas científicas de la existencia de Dios?
     

    Y si las hubiere
    ¿nos dirán de qué “SEXO“?

     

    porque he visto y oído que hay quienes aseguran que hay
    Dios PADRE
    Dios MADRE

     

    ¿Habrá llegado al Cielo la “reforma” del bi-sexualismo?

     

    Gracias!

  • carmen

    No entiendo nada.

    Entonces, cómo podemos afirmar que Jesús es Hijo de Dios, que es él mismo una persona de un Dios Trinitario, que resucitó al tercer día y tantísimas cosas más?

    Porque estaré llena de contradicciones, pero hay quien me supera. Si entiendo algo, que me maten. Hay por ahí un paradigma que se denomina no teísta y cuando se nombra en este blog, o sea, el silencio es brutal, salvo por parte de los que no están de acuerdo porque son teístas y van a muerte con en teísmo y en su derecho están, sobre todo dentro de nuestra religión que más teísta, o sea, imposible. Y ahora aquí todo el mundo dice que claro, que no sabemos nada, que qué importa si existe o no cuando lo que tenemos que hacer es buscar la justicia para todos, por decirlo de una forma rápida. Pues, vamos a ver, qué he entendido yo que dice el modelo no teísta? Yo he entendido que no sabemos qué es y lo que importa es organizar un planeta donde todos podamos vivir con una serie de garantías y no haya tantas desigualdades. Pensemos como pensemos, tengamos la idea de eso que llamamos Dios que tengamos. Eso es lo que entendí al principio de que se empezase a hablar aquí del modelo no teísta y sobre todo de lo último que publicó Atrio, por amistad, de una convocatoria que hizo Santiago Villamayor.

    Pues eso he entendido. Y no debe de ser eso . No puede ser eso. Se le tildó hasta de ir contra el cristianismo porque el cristianismo defiende un modelo teísta.

    Si entiendo algo, que me maten.

    Y, no vean lo que me alegro de coincidir en un pensamiento con el célebre obispo de Hipona. Porque, efectivamente, el día que entendamos lo que es Dios, ese Dios se escapará como agua de lluvia en las manos. Un segundo antes. O debo de decir un cuanto de segundo antes?. Aunque luego él continua asegurando que Dios ES Amor. En esa segunda parte no coincido en absoluto, o que me defina antes qué es Amor y qué significa SER, del verbo ser. Creo que su concepto de Amor nada tiene que ver con el mío. Y el que sepa algo de la vida de este gran Santo me entenderá perfectamente. Por eso tenía ese concepto que tenía acerca de… bueno, mejor lo dejo. Anda que no hizo daño. Ya hace mucho menos, desde que la educación se ha convertido en un derecho universal.

    Si. Si. Si.

    Ya me callo otra vez.

    Lo prometo.

    • Jose Ramon Jimenez Cuesta

      Estimada Carmen: pienso como usted. Cada vez soy más no teista y más cristiano. Y en mi caso, llego al no-teismo por la ciencia, soy físico y el teismo cada vez lo veo más incompatible con la física que es la ciencia que estudia el Universo (todo?). Pero hay mucho lío, sí, entre otras cosas porque un gran porcentaje de población cuando habla del tema ciencia-religión, argumenta con filosofía las cosas de la ciencia (experimental), cuando eso, especialmente para  la física, lleva a pocos lados…..

       

      • carmen

        Pues que mi Dios, que no sé qué es, pero no vea la fuerza interior que me da, porque no me siento amada, no de la forma que entiendo el amor, pero sí sé que me da a veces una especie de luz interior y una fuerza que no tengo, pues que ese Dios, le bendiga.

        Gracias.

        Me canso muchísimo de ser un perrico verde . Muchísimo.

  • ana rodrigo

    Como dice Rodrigo, “¿de qué sirve discutir si existe o no existe Dios, cuando sabemos que la pobreza, el sufrimiento y la injusticia sí existen?”

    La existencia o no existencia de Dios no entra dentro de mis preocupaciones, porque si nadie sabe nada ¿sobre qué elucubramos? ¿Sobre ideas y conceptos de otros?

    Leandro, yo te escuché presencialmente en dos ocasiones en Granada hablar sobre este tema, una en Comunidades y otra en el centro Suárez, ahora te leo y sigo con la misma conclusión: si la ciencia ya hubiese podido demostrar la existencia de Dios, no estaríamos hablando de esta cuestión, y si Dios es cosa de científicos y de intelectuales, pues ¡vaya dios! Y, sobre todo, ¿de qué Dios estaríamos hablando si nadie lo ha visto ni oido?

    Vamos a dedicar nuestras energías a lo que ya existe y está en nuestras manos resolver, y dejemos a Dios o lo que sea, en paz. Nosotros ni quitamos ni ponemos nada a ningún Dios puesto que, al situarlo en la trascendencia, ahí nadie podemos llegar y, como decía Agustín de Hipona, si estuviese a nuestro alcance mental, ya no sería Dios.

    A quien tenga experiencias místicas sobre Dios, todos mis respetos, cada cual puede hacer lo que quiera sobre su mundo interior.

    Rodrigo, un fuerte abrazo.

  • carmen

    Perdón, quiero decir que con Santiago he hablado mil veces sobre el Diseño Inteligente. Y a mí me parece en creacionismo de la biblia, pero en vez de en seis días, en los periodos de tiempo que haga falta.

    Y donde digo que no me va el pésimo, quiero decir que no me va el pesimismo. , Eso ha sido cosa de mí corrector. Ese programa que piensa por mí y no da una.

  • carmen

    Ha estado usted muy ocurrente con la aclaración de que el Opus Dei nada tiene que ver con la secta estigmatizada de la novela de el código da Vinci. Creo que todos sabemos lo que es el Opus Dei. No sé exactamente qué tiene que ver la novela, creo que es el personaje ese de pelo albino que era un poco Bestia y se ponía cilicios o no sé qué. La novela va del ocultamiento de  María Magdalena por parte de la iglesia católica. Y si, es una novela. No hay duda. Aunque no me gustó demasiado. Y la película, menos.

    En el otro artículo únicamente quise decir que literatura apocalíptica ha habido siempre. Y algunas obras maestras, como el apocalipsis de Juan, lo oí explicado en audios por Juan Mateos. Precioso.

    Bueno, el mismo Jesús era un profeta apocalíptico. Y Juan el Bautista, me encanta: arrepentiiiiiioooossss.

    No sé puede vivir pensando que vamos a acabar con nosotros mismos. Usted es geólogo, creo. Sabrá que una especie dominante se expande incontroladamente hasta que las cosas cambian. Y en esas estamos. En un gentío brutal. Pero, qué quiere que le diga, no me va el apocalipsis. Es que soy un poco irresponsable. Eso sí, el alcalde de Murcia ha recibido a mí colegio como veinte veces el 5 de junio, día del medio ambiente. Incluso una vez fue y puso una placa y todo. Porque los profesores de ciencias, somos verdes desde los años 80. Creo en la acción y no en el pésimo.

    En cuanto a la teoría del creacionismo, anda que no he tenido diálogos con Santiago sobre el tema. Él vive por allí, por EEUU y es defensor a ultranza de esa teoría que, personalmente me parece el creacionismo de la biblia actualizado al siglo XX. Juraría que no es aceptada como teoría científica. Pero es que no se ha demostrado , digo demostrado, ni el origen del universo ni mucho menos el origen de la vida. Hay teorías que puedan tener más o menos aceptación en un momento dado. Así que la demostración de si Dios existe o no, tendrá su aceptación por unos y por otros, pero científica, a ver. Usted sabe muy bien que es imposible.

    Y luego están las creencias personales.

    Un saludo muy afectuoso.

     

     

     

     

  • mariano alvarez

    Muy bien amigo Sequeiros, me encantan tus artículos por el carácter eminentemente pedagógico que entrañan y que como en este caso, lo haces presentando un tema de siempre actualidad, con sus actores, sus opiniones y argumentos contrapuestos para que sea el lector de Atrio quien manifieste su libre opinión al respecto, pues como suele decir otro amigo nuestro (C. Diaz) “Hasta que no escribes lo que sabes, no sabes lo que escribes”.

    En este sentido me tomo la libertad de aportar mi opinión al respecto, partiendo del principio antropológico de que la persona no es una realidad neutra ni neutral, el más mínimo movimiento, la más mínima palabra, incluso antes de pronunciarla, ya en su pensamiento, tiene una carga intencional previa. Su praxis, su logos, ya viene condicionado, aunque no determinado, a donde quiere ir a parar y éste le acompañará más o menos inconscientemente a lo largo de su argumentación. Así, resulta que, cuando se pregunta por la cuestión planteada en tu artículo ya parte con un horizonte y buscará aquellos argumentos que le convenzan o no de su intención primordial, lo que ejercerá inevitablemente una atracción en la que su responsabilidad deberá tomar parte pues es hija de su libertad. En cualquier acto que la persona realiza por efímero o trivial que sea, siempre irá acompañado al menos inconscientemente de estos dos atributos, libertad y responsabilidad, atributos privativos de el hombre, la persona, atributos antropológicos primordiales.

    Por otra parte, la propia razón científica nos evidencia lo que denomina por niveles dimensionales de la realidad, con lo que nos viene a decir que sólamente podemos mirar, ver, objetivar y predecir los estados de realidad que están en un nivel inferior al del observador. Un ejemplo de esto lo tenemos en las matemáticas visuales, que es el pensamiento lógico de lo concreto y a punto de materializarse visualmente a través de la geometría, en la que el punto no sabe nada de la recta, ni ésta del plano, ni éste del espacio y así sucesivamente.

    Como tú, prefiero dejar esta cuestión abierta para que otros sigan opinando, argumentando y enriqueciendo la reflexión propuesta.

     

     

     

  • M. Luisa

    Ciertamente, la existencia de Dios por necesidad constituye una creencia muy loable en la fomentación de valores. Y el caso de estos dos sacerdotes mexicanos, cuyo enlace nos ha facilitado Rodrigo, es un ejemplo de ello.  No obstante, si la existencia de Dios ha de basarse solo en necesidades, estas las habrá también que harán de agarradera a auténticos contravalores, como así lo ha demostrado la historia de la iglesia. No, la necesidad no es condición suficiente para la existencia de Dios.
     
    Abrazos llenos de esperanza, Rodrigo 

  • Gonzalo Haya

    Soy analfabeto en ciencias, pero como cualquier adulto interesado en un conocimiento asequible sobre Dios, creo que racionalmente tan creíble es afirmar la necesidad de la existencia de Dios como negarla. Como dice Rodrigo Olvera, lo que rompe ese equilibrio lógico es la experiencia de los valores morales: existe algo que supera las leyes físicas, y a ese algo tradicionalmente le hemos llamado Dios, aunque cada pueblo y generación lo ha revestido a su gusto con atributos más o menos acertados.

    • Jose Ramon Jimenez Cuesta

      Estimado Gonzalo: soy un fiel admirador suyo en los temas de biblia y otros, pero permitame decirle algo como cristiano y científico que no cuadra: “existe algo que supera las leyes físicas y a ese algo….”. Es mezclar peras con manzanas, y difícil de entender lo de que “hay algo que supera las leyes físicas” cuando estudian el Universo. Serán cosas distintas, pero superar…..Un saludo de un admirador suyo.

  • José María Valderas Gallardo

    Seguramente ando equivocado, pero el artículo, Sequeiros tiene un tufillo de parti pris, por no llamarlo sectario, que tira para atrás. No faltan los reduccionismos, el libro del Opus es desfasado, el de la SJ es ambicioso y conoce mejor la epistemología moderna. Es decir, el concepto de ciencia y de método científico sería fetén el esgrimido por el director de Etudes y escolástico el del ingeniero seguidor de Escrivá.

    Por supuesto, apologéticas fuera. No hay que ser propagandista, Francisco dixit. Claro que éste dice cada cosa que tiembla el basto.

    Lo que llama usted sintonía y en el campo solemos decir ajuste, porque de eso se trata, no es un elenco caprichoso de constantes elegidas al azar. Y la teología, obligada a atender todos los loci, todos los lugares teológicos, tiene que bucear en ella para buscar apoyo racional en su explicación del misterio revelado. Como tiene que buscarlo en la epistemología. Una episteomología a la que ha contribuido un filósofo nada menor, como Agassi, y un doctor en físicas y en filosofía, amén de en teología, como Mariano Artigas.

    Decir que la existencia de Dios no puede probarse a partir de uno de sus loci es abdicar de su munus a priori. Una cosa son las cinco vías expuestas al modo medieval, con una física aristotélica y una astronomía geocéntrica, y otra muy distinta negarse a hacer un esfuerzo de codos y buscar la actualización de esas cinco líneas maestras de razonamiento que nos llevan a la existencia de Dios.

    No quisiera ser obsesivo, Me parece que el jesuita de la controversia se deja guiar por otra apologética nada sancta. Defender la postura de Francisco lo mismo en ecología que en otros ámbitos. Nada hoy que produzca más vergüenza y escarnio que lo que está impulsando Francisco en la Academia de Ciencias y en la congregación sobre la Vida, con asesorías y conferencias de personas sectarias en capítulos nucleares del progreso de la genética.

    Me parece tortuoso y torturante armar un argumentario para defender una postura tan insostenible como el abandono de la apologética.

    Es un tema que merece mucho estudio y atención. La Universidad de Sevilla promovió un ciclo de conferencias en 2014 sobre el ajuste fino en la naturaleza. Eran los tiempos en que el tema andaba en plena ebullición. A un servidor le cupo hablar sobre “Ajuste fino y origen de la Vida”. No me sentí capaz de llegar a la trascendencia teológica de la cuestión. Que la tiene.  Entonces la discusión era sobre los fundamentos, sin tomas de partido previos de diseñadores, de agnósticos ni de ateos.  ¿Qué son las constantes físicas? ¿Existe el ajuste fino en el universo? ¿Es una falacia? Con libros de título cauto, como el de Amir D. Aczel “Why Science does not Disprove God”, autor más conocido por su obra sobre el último teorema de Fermat.

  • M. Luisa

    Desde un tiempo a esta parte venimos dando vueltas a lo mismo. Después de haberme leído de buena mañana el artículo, en unas líneas del mismo que ahora no localizo, se rescata una idea en forma de pregunta que ya salió aquí anteriormente y que por necesidad se impone cada vez que se tocan estos temas: ¿De qué Dios estamos hablando? ¿No era este enfoque el que le interesó a Nietzsche tras abrir la caja de los truenos? 
     
    Tiene que haber necesariamente una depuración de todos sus conceptos históricos para retomar   la investigación de su posible realidad. Por otra parte, yo me pregunto ¿Es lo mismo probar que demostrar? Lo que pretenden estos autores es demostrar la existencia de Dios naturalmente con pruebas científicas, pero es que a día de hoy se oye decir que ni las matemáticas son científicamente apodícticas.
     
    ¿Entonces? Claro que el ser humano quiere saber, pero entiendo que todo saber es un saber aproximado, nunca apodíctico o dogmático.
    Además, con todo, me cuesta ponerme de acuerdo según voy leyendo en esto que dice sobre la comprensión progresiva de las leyes del Universo.
     
    Ya opiné sobre esto en otro hilo y aquí diré lo mismo. Son los científicos que siendo la realidad el objeto de su estudio (G. Bryant) son ellos, pues, quienes   formulan las leyes del Universo. Pienso que lo que hay que comprender habrá que fundamentarlo en lo que tienen de progresivas las propias leyes extraídas precisamente de esta   dinamicidad en la que se encuentran.  

  • Rodrigo Olvera

    Nunca me ha interesado demostrar científicamente la existencia o la inexistencia de Dios.

    Si algo ha podido alguna vez acercarse a una argumentación apologética relevante para mí, ha sido la vida de hombres y mujeres como el Padre Morita y el Padre Gallo, asesinados ayer por tratar de auxiliar a un hombre perseguido por integrantes del crimen organizado, quien buscó refugiarse en el templo.

    Ambos compartieron tanto la vida de la población, que comparten ahora el destino de ser desaparecidos pues sus cadáveres fueron sustraídos por sus asesinos.

    https://desdelafe.mx/noticias/iglesia-en-mexico/sacerdotes-asesinados-dedicaron-su-vida-a-atender-a-los-raramuris/

     

    Nunca me ha interesado demostrar científicamente la existencia o inexistencia de Dios. Parafraseando a Camilo: ¿de qué sirve discutir si existe o no existe Dios, cuando sabemos que la pobreza, el sufrimiento y la injusticia sí existen?

     

     

     

    • mª pilar

      Muy querido Rodrigo:

      ¡¡¡Estoy totalmente de acuerdo contigo y tu comentario!!!

      No tengo ningún interés en demostrar  nada de nada…primero porque no soy quien para hacerlo…pero confirmo la mirada que tú nos has dejado aquí y ahora.

      Lo que si renuncié hace mucho, mucho tiempo, en rechazar el “dios” de la Biblia porque lo siento aterrador, injusto, partidista, nada que ver con el espíritu que mueve a tantas personas desde el ejemplo de sus vidas entregadas gratuitamente en servicio a los que son tratados como si su vivir no mereciera nada de nada, porque ese es el sentido del poder y la riqueza que ostentan los poderosos de este mundo.

      Desde que este se rige por personas que piensan, sienten y luchan por mejorar:

      ¡No solo con su vivir!

      Sino haciendo posible otra manera de vivir y:

      ¡Ser!

      Un abrazo entrañable y siempre agradecido.

Deja un comentario