INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6305 Artículos. - 98973 Comentarios.

Errores y malas prácticas eclesiásticas que hay que “podar”

Historiador, gramático y lingüista; Antoni Ferret, nuevo autor aquí, ha sido siempre un militante de izquierdas y cristiano progresista. AD.

He sabido que Juan Masiá Clavel SJ, en una conferencia de unos cursos de la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, dijo que la fe, como un árbol, como todo organismo viviente, se tiene que regar, alimentar, darle más vida (yo diría que con la defensa de la justicia, la práctica del bien, la plegaria, la eucaristía y el conocimiento y la recta comprensión de la Escritura), pero también, dice, se tiene que “podar”, irla liberando de cosas viejas que, con el tiempo, se han ido añadiendo, incrustando, y que la envejecen y la deforman, que le son, cada vez más, un peso muerto, que debilita su vida. Tales como errores y malas prácticas.

¿Cuáles creemos que podrían ser, los errores que se han ido arrastrando, a lo largo de más de 2.000 años, en la expresión más tradicional de la fe cristiana, y en la Iglesia?

Yo diría que son, principalmente, estos:

  • Concepción y enseñanza del infierno y de la posibilidad de un castigo tan horrible e imposible por parte del Creador.
  • Enseñanza de una supervivencia del alma, después de la muerte del cuerpo.
  • Enseñanza de la necesidad de la muerte de Jesús en cruz para obtener el perdón de los pecados de la humanidad.
  • Enseñanza del supuesto pecado de las relaciones corporales y sexuales fuera del matrimonio (salvo que sean adulterio).
  • Enseñanza de la concepción milagrosa de Jesús y de la virginidad de María.
  • Enseñanza del nacimiento de Jesús en Belén, con ángeles, pastores y reyes…
  • Enseñanza del supuesto “pecado original”, y de la supuesta naturaleza inmaculada (con carácter personal especial) de María.
  • Enseñanza de la supuesta estancia de Israel en Egipto, y de la supuesta salida triunfal, con destacada intervención divina.
  • Enseñanza del magisterio del supuesto Moisés, en lugar del del rey Josías y sus consejeros (630-620 aC, probablemente).
  • Enseñanza de la existencia de ángeles y demonios.
  • Enseñanza de la Santísima trinidad como tres “personas”, constituyendo un solo ser o Dios. En vez de decir tres “personalidades” de un solo ser.
  • Enseñanza de una supuesta infalibilidad de la dirección de la Iglesia, en determinadas circunstancias.

Toda una bella docena, no necesariamente exhaustiva, de afirmaciones que distorsionan un mensaje que, así, ni puede ser creído, ni es ejemplar.

¿Y de malas prácticas?

No me referiré a las que, a pesar de ser horribles, fueron en un pasado ya lejano, tales como:

Feudalismo, antisemitismo, cruzadas, Inquisición…

Pero las hay todavía de graves:

  • Rechazo injusto y mal explicado del sacerdocio de las mujeres.
  • Exceso de bienes materiales, muy por encima de las necesidades. Y como muestra actual y de nuestro país, tenemos la apropiación de muchos edificios (más allá de los necesarios), cementerios, terrenos…. mediante las llamadas “inmatriculaciones”.
  • Abusos sexuales, sobre todo con niños y jóvenes.
  • Manipulación en la programación de los textos bíblicos a leer en las misas, excluyendo los sociales.
  • Marcaje de una línea neta de separación entre dirigentes y “dirigidos”.
  • Enseñanza de aspectos de la Escritura de manera todavía propia de tiempos llenos de ignorancia.
  • Creerse con autoridad para decidir y prohibir actitudes de las personas en relación al propio cuerpo, la libertad de compartirlo (excepto que sea adulterio, incesto o forzar la voluntad de alguien) y la manera de tener relaciones sexuales por parte de un matrimonio. Todo cuanto han hecho y dicho las autoridades eclesiásticas en este aspecto, ha sido impostura.

Todo eso hay que podarlo.

Antoni Ferret

26 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    Respondo desde aquí a Juan, Juan Fernández y a Pío, amigos y como creyentes también hermanos.    -Vuestros comentarios me han sorprendido en algunas frases, y me llevado a reflexionar una vez más sobre el tema de la Iglesia “semper reformanda”, sobre la Iglesia necesitada de reformas y en algunos aspectos reformas a fondo. Con esto no pretendo polemizar con vosotros, sino exponer -en una especie de diálogo fraterno-, convencido de que lo prioritario, en la jerarquía de valores cristianos, es la comunión y convivencia fraterna entre las personas, no en las ideas. En las ideas puede haber diferencias y discrepancias, que pueden enriquecer. Donde no hay discrepancias es en el amor cristiano. Éste es el que persiste y no cambia con el tiempo. En esta unión fundamentó Jesús su mensaje. (No en las ideas que cambian y se perfeccionan, maduran, con el tiempo.) En las ideas y comportamientos y enseñanzas humanas eclesiásticas es donde caben las podas, a fin de que el arbol del Reino crezca más y mejor. Y esas podas deben realizarse-reclamarse mirando al Evangelio, a los principios más esenciales del Evangelio.                       -Que esta necesidad de revisión a veces requiera críticas (porque hay resistencia al cambio-conversión), no significa que quien critica (Jesús fue a veces muy crítico) no sea cristiano católico ortodoxo. Critica, denuncia, porque quiere una Iglesia más fiel al espíritu del Evangelio, que es el único modo de anunciar correctamente el Reino del Dios de Jesús. Y denuncia, critica porque está convencido-a de que es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres, como dijo Pedro a los sacerdotes y dirigentes religiosos de Jerusalén. Los hombres pueden fallar-fallamos-, empezando por Pedro… Por eso, Jesús -con previsión de futuro- dijo a Pedro: “…y tú una vez convertido, refuerza en la fe a tus hermanos”.    Sin una conversión real de Pedro al espíritu evangélico la fe de muchos se debilita. Y esto no es cosa de hoy:  Esa necesidad de conversión se viene sintiendo desde Constantino (y antes). Tal necesidad de conversión-reparación la vio Francisco de Asís y así se lo expuso al papa Inocencio III, que lo escuchó, pero nada más… Por eso la Iglesia fue a peor: recuerden Avignon…, por ejemplo. No es un buen análisis decir que los últimos 60 años la Iglesia va a peor, a causa de los “progresistas” (es decir, a causa del Vat. II) Si el hombre madura y evoluciona y la Iglesia se mantiene en sus trece (como el papa aquél) y no revisa estructuras e interpretaciones hechas en otros tiempos, la fe se debilita cada vez más… Es preciso obedecer al Evangelio antes que a doctrinas humanas, por muy “consagradas” que estén…   Las teologías abstractas, teóricas, son hijas de su tiempo, y  hoy valen menos. -No olvidar que la mejor teología se encuentra en los Evangelios (en las palabras de Jesús que no pasan), no en Pablo ni en los concilios…, que también reflejan el modo de pensar de cada tiempo…. -Cuando pienso en el “Venid, benditos…” me pregunto: ¿De quiénes estaría más cerca Jesús: de la derecha que idoliza el dinero y abusa y acumula, o de la izquierda que se preocupa por una sociedad más justa? (Digo de la izqda. que se preocupa con hechos, no sólo con palabras…, aunque también sea preciso ser realista)  Esta reflexión me lleva a Mounier, cuando decía: “Soy de izquierdas porque soy cristiano”…   Lo que pide una Iglesia más solidaria, más samaritana, que siembra paz interior, de mente y de conciencia. Aunque no estoy seguro de que, a corto plazo, siembre más paz exterior… Quien trate de cambiar el sistema, religioso o civil, se la juega… Como le ocurrió a Jesús, ejemplo de seguimiento y de pasar haciendo el bien.

  • Pio

    Interesante artículo de alguien que correctamente se presenta como militante de izquierdas y cristiano progresista, porque evidentemente no creo se puede presentar como católico, a la vista de las 12 “errores” que indica, que van contra los principios de la Iglesia Católica.

  • Alberto Revuelta Lucerga

    Millonarios americanos y europeos ordenan congelar su cuerpos y conservarlos sine die hasta que la ciencia permita a algún notario o médico decir : levántese y ande. Otros millonarios se están preparando para irse a vivir al espacio sideral en tanto el planeta Tierra se auto destruye como las grabaciones de misión imposible. Hay planes  de gobiernos para salvar a quienes tengan poder en caso de una destrucción armamentistitica nuclear mientras los pobres de Isidoro que somos mayoría nos hacemos, o nos hacen, polvo. Se preparan ya planes para almacenar en la gran nube de internet conocimientos, pensamientos, suspiros y sufrires de miles de millones de peregrinos por este mundo. Todo eso nos parece normal, posible y lo damos por hecho antes o después. Y servidor, perplejo, se pregunta : “y el Dios vivo, sin nombre, sin rostro, sin sexo, inaprensible, que he echado a rodar los universos y por entre ellos los seres humanos, no puede seguir dando vida y sosteniendo el humor y el amor que palie el horror de los millones de seres que  han sido aplastados y destruidos por quienes pretenden convencernos de que eso no importa porque han sido destruidos para siempre mientras un inútil enriquecido y soberbio les abría la barriga con su espada a sus mujeres, estrellaba a sus niños o torturaba en las cárceles de la Inquisición a pobres mujeres acusadas de brujería y para postre las quemaba vivas?. Es probable que servidor sea imbecil y carezca de seso y necesite que Nietzsche me dé un curso de cordura realista y Haideger me aclaré que solo Hitler merece mi adhesión, pero prefiero creer racionalmente en el Dios vivo de Abraham, al que amo con toda la mente y el corazón, Dios de vivos que me permita sentarme al fresco en la nueva Jerusalén cuando los judios y los palestinos hayan decidido que es mejor ver los camellos inundar la ciudad que matarse por los siglos.

  • Roman Díaz Ayala

    Primero de los errores: enseñanza del infierno y la posibilidad de un castigo eterno por parte del Creador.

    Pero Jesús  se nos presentó  como el enviado de Dios para  nuestra salvacion librándonos mediante su  entrega a los designios salvadores  del Padre del pecado, la condenación y la muerte física.

    ¿ reescribimos un nuevo Evangelio  reduciendo el desorden a un asunto de mera injusticia humana, el sef humano como actor de lo bueno y también  de lo malo que aflige a la humanidad?

    Ya existen quienes así  lo están  reescribiendo.

    ¿ LO cambiamos por  ese otro nuevo Evangelio?

    Supervivencia  del alma separada  del cuerpo. Una mentalidad y cultura griega se lo explicaría  así . Pero qué dicen las Escrituras? – Que resucitaremos con el mismo cuerpo y alma que tenemos . Jesús  fue claro.

  • Roman Díaz Ayala

    Primero de los errores: enseñabza del ingierno y la posibilidad de un castigo eterno pir parte del Crwafor.

    Pero Jesús  se nos presentó  como el enviado de Dios para  nuestra salvacion librándonos mediante su  entrega a los designios salvadores  del Padre del pecado, la condenación y la muerte física.

    ¿ reescribimos un nuevo Evangelio  reduciendo el desorden a un asunto de mera injusticia humana, el sef humano como actor de lo bueno y también  de lo malo que aflige a la humanidad?

    Ya existen quienes así  lo están  reescribiendo.

    ¿ LO cambiamos por  ese otro nuevo Evangelio?

  • Roman Díaz Ayala

    Antonio Rejas parte de una metáfora arbórea en dos secciones. La fe, algo vivo y como tal hay que protegerla, llenarla  de cuidados y ayudar en su crecimiento . “Si tenéis fe como  un grano de mostaza…”, palabras de Jesús  que recogen los Evangelios.

    El autor ve algo más  en la metáfora, pues la fe hay que podarla de todo lo que le sobra, “podarla”, pero aquí  ha corrido el riesgo según  lo veo yo de una larga ,  interpolación que desvirtúa el sentido bíblico  de la fe y tal  como la enseñaba Jesús y que se desprende de la,cita de Juan Masías  Clavel.

    Con ello, Antonio pretende  depurarla purificándola de lo que no es,fe sino  solo convicciones y asentimientos  (asertos) asi como actitudes y las prácticas  que la han deformado con los,siglos y las,diferentes culturas  disminuyéndola hasta ser reemplazada,por otras formas de creencias. Y si así  fuese yo no tendría  objeciones

    Sin embargo, una vez me adentro en la lista de supuestos  errores sobrevenidos y luego la lista,siguiente  de malas prácticas atribuibles en sí  más  a su cuerpo doctrinal y magisterial, pues no ne queda  más  remedio  que preguntarme sobre la naturaleza  de la fe de la que hace referencia  el autor.

    Es como  su tomásemos el viejo edificio de una plaza de toros y una vez reformada le reutilizamos para todo tipo  de espectáculos  con la sola excepción de celebrar  corridas y otros eventos taurinos

  • carmen

    Y es que es muy muy muy importante llamarse Ernesto. Pues ahí tienen al príncipe Andrew.

    Y ya, me callo. Hace un día precioso y lo estoy desaprovechando.

  • Juan

    Después de tanta “poda”, me gustaría saber a qué reduce el autor de este texto el cristianismo. Puestos a ser claros y honestos, yo le propondría que cree su propia religión. Al fin y al cabo, no sería la primera vez en la historia que alguien hace algo así y así se vería plenamente libre para regar, cuidar y podar todo lo que le apetezca. Pero, por favor, a los que nos sentimos plenamente identificados con la Iglesia de siempre, que nos deje en paz.

  • carmen

    De hecho a veces leo con estupor cosas que he dicho veinte veces y que he obtenido el silencio como respuesta porque no se veía de interés y si he tenido alguna algo así como: ya está esta con sus cosas, pues vete con los karmas, por ejemplo. Me imagino una sonrisa general.  Y luego veo que se aplaude como idea novedosa. Y alucino.

     

     

  • carmen

    Sé que pensáis que me precipito y cosas de esas. Pero no es cierto. Llevo pensado en estos temas mil años. Otra cosa es que se comparta lo que digo. Tampoco digo que comparta todo lo que leo. Es algo normal. Compartes unas cosas y otras no. Gracias a Dios existe la disparidad de criterios, por eso avanzamos.

    Pero , precipitarme? El algo que leo de vez en cuando. Y me pregunto. Cómo saben que me precipito? Para mí eso es un juicio de valor. Algo así  como pese a todo de vez en cuando dices cosas que no son tonterías.

    Pues bueno

  • Juan Fernandez

    Hombre, que se tengan que revisar las enseñanzas que usted propone está fuera de lugar. Más que nada, que muchas de ellas son dogmas de la Santa Iglesia Católica. Es decir, verdades que hay que creerse a pies juntillas si uno es católico. Si no le gustan, hágase protestante que ya tiene mucho de ello.

    Con gente como ustedes la Iglesia está como está. Erradicar todo lo que usted menciona es lo que se ha intentado durante los último 60 años y así vamos… de mal a peor.

  • Isidoro García

    Y ya puestos, me gustaría hacer un añadido, en esta ocasión a los errores que hay que podar, y que  está en relación también con lo de la “Iglesia de todos, Iglesia de los pobres”.

    Y lo hago porque me toca personalmente a mí. Yo creo que debemos ampliar la categoría de “pobres” a todo el que sufre. Es verdad que unos sufren más que otros, (injusticias del destino), y de forma distinta.

    Pero equiparar “pobre” con necesitado económicamente, (no tener para comer), es muy reduccionista, y por tanto inexacto e injusto. Un “pobre” es todo aquel, que no es feliz, por circunstancias ajenas a él, o por nuestra incapacidad para madurar adecuadamente y auto realizarnos humanamente.

    Es ya un tópico, que quizás en Europa, con sus pensiones, y seguridad Social, existe mas dolor y sufrimiento moral y psicológico, que en África, con sus insuficiencias materiales, y donde se ve mucha gente “feliz”.

    Es el materialismo de la modernidad, que todo lo infecta, el que le hace sentir infeliz, solo porque no dispone de los recursos que le gustaría tener.

    Yo, modesto pensionista, sin lujos, viviendo en un modesto piso de 20 metros cuadrados, (que me basta y me sobra), sin necesidades económicas básicas, me siento solidario, por experiencias propias, con los sufrientes del mundo.

    Sin caer en un victimismo que odio, (por denotar exhibicionismo de impotencia), yo me siento muchas veces vacío, agobiado, depresivo, solo, perplejo, y lleno de melancolía y tristeza. Curiosamente lo único que no me siento es viejo y cojo.

    Tengo para comer normalmente, pero ¿quién me negará mi categoría de “pobre”?. Y por ello el único Jesús que me atrae es el que me promete, aligerar mi carga, cariñoso y comprensivo, (Se me saltan las lágrimas de agrdecimiento).

    • mª pilar

      Gracias Isidoro; Cada día al llegar la hora del descanso…y otras muchas veces más…digo interiormente:

      “Venid a Mí, tod@s los que estáis agobiados, Yo os aliviaré”

      Y digo con entrega total:

      ¡Aquí estoy!

      Y me dejo envolver en toda la fuerza que esas palabras tienen; me alegra compartir ese sentir profundo.

      Un abrazo entrañable.

  • Isidoro García

    Entre las malas prácticas a podar, que no refleja el autor, y es además de ridícula, muy irritante, es la de la Papolaría: el Culto a la personalidad del papa “reinante”.

    Es similar o incluso quizás superior, a la de Stalin en su época. ¿Habeis visto “La muerte de Stalin”?. En ella todos los ejecutados debían decir antes de recibir el tiro en la nuca: “¡Larga vida al camarada Stalin!”.

    Se podría hacer otra película sobre el baboseo con el Papa, (sobre todo si es de nuestra cuerda). (Decía hace poco Jaume, (que está estos días, sembrado), que toda apología es zancadilla: ¡Pobre Papa!

  • carmen

    No entiendo bien.

    Lo único que te puedo responder es que Salvador Santos parece una persona feliz.

    Siento no poder contestar al resto.

    Y en cuanto a que no entiendo nada de nada, tienes toda la razón. Y cada vez menos, aunque parezca imposible.

    Y recuerdo que no soy nadie. Sencillamente opino. Mi opinión no es más que una opinión. Sin más.

  • carmen

    Pues yo diría que el libro del señor Elzo intenta ser un estudio sociológico de por qué las personas abandonan la iglesia.

    Y anda que lo le han dado fuerte por su intento. Todo un artículo.

    Porque por lo visto si no estás enamorado o da, de Jesús y su proyecto no se vale. Madre mía. Anda que no hay estudios sobre eso que llaman enamoramiento. Mi psiquiatra el loco que me atendió el año de mi separación, como sabía que no era mal de morir no se lo tomaba demasiado en serio y me contaba cada estudio que me tronchaba. Y  él , tan serio.

    Hay por ahí una canción que seguro conocen. El humo ciega tus ojos.

    A lo mejor eso es lo que ha pasado. El humo ha cegado los ojos.

    No sé.

    De todas formas, se debería de leer, por supuesto la firma del que escribe el artículo, por supuesto. Y también lo que dice el artículo. Pero está todo muy polarizado y creo que muchas veces los comentarios van apoyando al autor , porque   opinar cosas diferentes lo hace muy poca gente. Se guarda silencio. Y así no se puede avanzar en el diálogo. Esa impresión tengo. A lo mejor me equivoco, pero vamos, estoy diagnosticada como rarita. Supongo que se habrán dado cuenta ya

    Buen día.

    .

    • mª pilar

      Carmen, ¿de verdad crees, que aquellas personas que han hecho en sus vidas, la piedra angular del hermoso Proyecto de ¡Vida! que Jesús el Galileo proclamó: 

      ¿No nos duele en el alma…desde que tengo uso de razón…como funciona esta iglesia?

      Discúlpame ¡no has comprendido nada de nada!

      ¿Crees de verdad, que denunciando, protestando, abandonando todo aquello que nos nos gusta, conseguiríamos algo?

      ¿Crees que nos gusta ha muchas personas, quienes mandan en el mundo de hoy, quienes están creciendo en muchos lugares…como nuestra derecha y la ultra que está pegadita a ella…si pudiéramos cambiarlo?

      No te puedo comprender; desde mi niñez, he ido desmontando en mí, todo cuanto dice Antoni Ferret, y he procurado vivirlo cada día en mi entorno; no he estado parada mirando haber si caían los higos de la higuera.

      Ante una iglesia tan poderosa en medios, riqueza, y amigos poderosos que la mantienen en pie; poco se puede hacer.

      Aún así, seguiré fiel al seguimiento de ese hermoso Proyecto, y sé, que solo se puede hacer:

      ¡Haciéndolo vida, para quienes no la tienen, y se consigue, aunque no se vea!

      Lo sé, lo he comprobado, lo he vivido, y he pagado por ello.

      Pero eso no me importa en absoluto; a Él, lo mataron por ser fiel a lo que pensaba; pero su manera de hacer, no suele conseguir cambiar el mundo, porque los poderes de este…¡van por otros derroteros!

      ¿Crees que Salvador Santos lo tiene fácil?

      Crees que su voz se escucha en los lugares que ayudarían a cambiar “cosas” ¡No!

      Piensa, y luego nos dirás como funcionan estas cuestiones.

      Un abrazo.

       

      • Juan A. Vinagre

        También yo estoy en tu línea, Pilar. Comparto muchas de tus observaciones. (Y Carmen, aunque a veces quizá se precipita, me merece todo el respeto y atención. Hay momentos en que sugieres ideas interesantes.)

        Comparto también las reflexiones que hace hoy Isidoro. Tus confidencias me llevan a valorarte más. Gracias, Isidoro.

         

         

         

  • Juan A. Vinagre

    Antonio Ferrer señala aspectos que hay que podar y con buena mano, experta. Por mi parte, matizaría-añadiría estos otros:            1. Hay que podar-revisar nuestro CONCEPTO humano de Dios y de Revelación.         2. Ese concepto hay que enmarcarlo dentro del proceso evolutivo de maduración en el que se halla inmerso el ser humano. El homo sapiens -por muy sapiens que sea- no es capaz de afinar mucho más. Su maduración es progresiva, y en este sentido sus conceptos son provisionales, inmaduros y revisables.

    3. La Iglesia-Comunidad fraterna y humana se encuentra dentro de ese proceso evolutivo que va en maduración progresiva, y por ello es también revisable. Los creyentes no vemos las cosas totalmente claras desde un principio…   Por fortuna, somos seres en maduración, también en nuestras ideas sobre lo que nos trasciende.  4. Por lo mismo, nuestra comprensión del Reino de Dios no la tenemos clara desde un principio en todo, aunque por los condicionamientos históricos y por nuestras limitaciones cognitivas y morales -o por nuestra necesidad de seguridad- nos lleve a creer que sí.   Por eso, no deberíamos “fijar” doctrinas, magisterios o algunas  formulaciones conciliares como definitivas e irrevisables. Todo lo que sea humano-histórico siempre será provisional y revisable, es decir, mejorable. Y más si se trata de cosas que nos trascienden. Un poco más de conciencia humilde -igual a más  inteligente-, nos viene bien en este caso. Nuestras ideas siempre necesitarán poda, y más si se refieren a temas que nos trascienden.  Tales podas maduran.             5. Por lo mismo, nuestra fe también necesita poda -purificación-, para crecer y madurar. Poda que debe extenderse a toda la Iglesia, empezando por la clerical, al culto, al protocolo, a las estructuras  y a muchos hábitos de la tradición, a fin de poder madurar y acoger y convencer y servir y testimoniar… con sentido más fraterno real, no teórico.  Hay que podar-cortar por lo sano el poder, los brotes de poder,  en la Iglesia, empezando por los servidores que mandan, es decir, que malsirven..,  a fin de que sirvan mejor y expongan mejor, de modo más convincente, el Reino del Dios Padre de Jesús de Nazaret.

  • mª pilar

    Antonio Ferret i Soler:

    ¡¡¡Bienvenido ha esta nuestra casa de Atrio!!!

    Y Gracias por este art. claro, conciso y corto.

    Así se dicen las cosas que no tienen ninguna explicación verídica.

    ¡Totalmente de acuerdo en todo aquello que nos cita, y que ya es hora de erradicar!

    Porque si no se tala lo malo, lo inventado por intereses privados o de institución; el crecimiento es falso.

    ¡Gracias de corazón!

    No he conocido una persona tan clara, sin utilizar alguna forma de convencer. Gracias.

  • ana rodrigo

    Buen programa para la sinodalidad.

    Completamente de acuerdo en todo.

    La cuestión del alma y de la vida después de la muerte es cuestión de fe, y cada cual puede creer que el alma está en el cerebro vivo o que el alma es un ente dentro del cuerpo pero existente después de la muerte del cuerpo. Si bien estas cosas, y otras muchas, tan arraigadas en la fe, son incompatibles con cualquier sínodo o doctrina teológica.

    El futuro del cristianismo (que se aborda en otros dos post) se constata el abandono de la gente que abandona la Iglesia o la juventud que no le importa para nada la religión. Lo que no sabemos (yo no no sé), el porqué lo hacen. ¿Se ha hecho algún estudio sociológico sobre este porqué? Quizá si se les preguntasen por estas cuestiones que plantea Antonio Ferrer, coincidirían al cien por cien.

    Por eso yo decía el otro día que de nada nos sirve lamentar que el futuro del cristianismo está sobre las cuerdas, si no se va a las raíces, de mirar hacia adentro a ver qué le pasa a la Iglesia para que produzca esa indiferencia. Muchas veces se le echa la culpa a la sociedad como enemiga de la Iglesia y yo pienso que el enemigo no está fuera, está dentro.

    La propuesta de Francisco de la sinodalidad es un pasito muy, muy pequeño, pero bien encaminado.

  • Gonzalo Haya

    Breve y clarito; pero yo creo en una vida fuera del espacio y del tiempo, aunque me cueste imaginarla. El amor, la justicia, la dignidad, los derechos humanos… no están sometidos al espacio y al tiempo, ni a nuestras neuronas, ni a posibles pactos sociales. No dependen de estos factores medibles y constatables; tienen valor y vida propia. Lo certifica nuestra experiencia ética, nuestra inteligencia sentiente.

  • carmen

    Buena pregunta. Lo leí anoche y también me sorprendió. Creo que quizás se pueda referir a que no existe la separación entre alma y cuerpo. Y si hay algo después de morir pues después lo veremos. Creo que va por la resurrección de los muertos tal y como la cuentan. Porque no cuestiona exactamente otra realidad después de la muerte.

    A ver lo que contesta.

  • Antonio Rejas

    No es el primero. Por error no he firmado como siempre: Antonio Rejas.

  • Antonio Orejudo Fernandez

    Es una crítica muy completa y acertada, expresada con claridad, de todo lo que es innecesario para seguir las enseñanzas de Jesús.

    Tengo dudas sobre uno de los errores señalados: “Enseñanza de una supervivencia del alma, después de la muerte del cuerpo”.

    La no supervivencia del alma ¿elimina la esperanza de otra vida?

  • carmen

    Madre mía…!!

    No sé si me dejarán volver a escribir aquí, pero es fantástico lo que he leído.

    Buena suerte.

Deja un comentario