Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5426 Artículos. - 86306 Comentarios.

Blog decadente 1

El sabio busca la sabiduría,
el tonto la ha encontrado
(G.C.Lichtenberg)

—Estos son escritos de la decadencia o decadentes: pero aún cadentes o con alguna cadencia.
—Yo también voy buscando un sentido que no acabo de encontrar: y que quizá esté al otro lado del espejo.
—Prosigo un camino herido: aunque aún no abatido ni batido.
—Parafraseando a M.Proust, el bienestar es bueno para el cuerpo, pero la pena o desgracia reactivan el espíritu.


—En los momentos malos no soy malo, lo estoy: solo me defiendo frente al mal, asumiendo críticamente su corrosividad.
—La religión debería ser crítica de toda idolatría: incluida la suya propia.
—Las ciencias deberían ser el conocimiento de su propio objeto inmanental.
—La conciencia debería ser la consciencia y conocimiento de su propio sujeto trascendental.
—La filosofía busca el sentido: el cual es la transignificación simbólica de lo real.
—El arte sería la trasfiguracion de lo real.
—El amor sería la trasfiguración del otro: el arte de amar.
—Y la religión debería ser la sublimación de lo material inmanental en lo espiritual trascendental.
—Por una parte no creo en el Dios exterior: por otra parte creo en mi dios interior
—En el sentido interior habita el dios: en el dios interior cohabita el sentido.
—El Dios exterior es la verdad de la razón abstracta: el dios interior es el sentido encarnado (el amor).
—El amor no hay que ganarlo: es la gracia.
—No trato de de decir la verdad abstracta, sino la verdad vivida y convivida: el sentido de la existencia en coexistencia.
—Una buena parte del personal aún no se ha enterado de la gravedad del coronavirus: deben pensar cínicamente que hay tantos virus (o quizá ninguno).
—Como dice Clarice Lispector: está la línea de misterio y fuego.
—Yo implorante, la que se lamenta, pero la que canta (C.Lispector).
—La trascendencia inmanente del gótico : y la inmanencia trascendente del románico.
—Debo ser un filósofo un poco gótico: me interesa la oscuridad mortal y su apertura en ojiva.
—Quizás soy paradójicamente gótico de día: y románico de noche.
—El filósofo como aguafiestas: me intriga hablar de la muerte (pero no del morir).
—El joven ve brillar la vida: el viejo ve brillar oscuramente la muerte.
—Morir es inmanencia rota: pero la muerte es trascendencia abierta: este es el drama humano tragicómico, negativo y positivo, dramático.
—La vida y su desahucio final: y legal.
—El morir como una maldición de la materia: la muerte como una bendición del espíritu.
—El frío mortifica, el calor vivifica: temo un cielo demasiado refrigerado.
—La existencia según Unamuno es transracional: translógica.
—La palabra era Dios: pero ahora es un daimon/demon del lenguaje secular.
—Protestamos por la vida porque en el fondo la amamos con pasión: soy su amante un tanto despechado.
—En este país no hemos tenido libertad otrora: aún se nota agora.
—El racismo global: solo hay que salir de España o adentrarse en ella.
—La Iglesia pasó de ser perseguida a perseguir, de ser juzgada a juzgar, de la caridad a la ley: de la fraternidad al patriarcado.
—En un país incultural la cultura es culteranismo: y la inteligencia es un clavo a martillear y achatar.
—Ya decía A. Ganivet que un pueblo inculto es ingobernable: incluso su gobierno si es inculto populista.
—Nuestro déficit intelectual se traduce en déficit económico y social.
—La fe en el ateísmo suele ser tan fanática como la otra fe.
—Los nórdicos piensan que los sudistas somos laxos porque nos visitan en verano o en vacaciones: pero ellos amén de ser rígidos viven y beben bien, aunque en sus casas.
—Lo mejor sería para unos y otros un gran encuentro norte-sur: ya se lleva a cabo folclóricamente con el turismo, pero debería ser más intercultural al modo Erasmus.
—En nuestras sociedades sigue habiendo forajidos del este y oeste: ahora se llaman “forrajidos” porque se forran impunemente.
—Encuentro entre nosotros, con perdón, cierto patrón tradicional: el patronazgo del tontonazgo.
—-Todos hablan de la dignidad del hombre, dónde está.
—Si el sentido de la vida es amor, entonces está en nosotros y más allá de nosotros: inmanencia y trascendencia.
—El amor dice admiración del ser-valer-valor del otro en su contingencia: axiología práxica.
—Que la pornografía evita males mayores parece obvio humanamente.
—Verde embeleso de la vida humana, loca esperanza, frenesí dorado (Sor Juana Inés).
—La naturaleza haciendo de las suyas, y el viejo Dios callado: no sea que la natura la tome también con él.
—El tiempo que me lleva y lleva al paredón: allí me pararé extático.
—La enfermera que me regaña por ser friolero y llevar tanta ropa: hago lo que quiero y puedo.
—No pienso cambiar: pero espero cambiar a algún lector y que me cambie.
—El escritor puede avergonzarse de lo que escribe: pero no debería avergonzarse el lector.
—El coronavirus nos ha trasladado del independentismo irredento a la dependencia redentora.
—Tomar consciencia de la pandemia con apertura de espíritu: aunque el cuerpo ande encerrado.
—La vida como crisis de la materia: desgarradura.
—Jóvenes que quieren vivir: viejos que quieren morir.
—En esta fase, la quimioterapia me hace de mi noche un sin-dormir y del día un sin-vivir: aunque finalmente amaina en con-vivir (hasta la próxima entrega).
—Como sabía Chateaubriand, toda crisis incrementa la vida del hombre: porque la crisis enerva el sentido.
—Sin el amor estaría en el infierno: con el amor vivo a cielo abierto (aunque se está oscureciendo).
—Todo autor recrea una idea que repite: todo actor repite ideas ajenas.
—Me contradigo porque la vida es contradictoria: ambivalente.

2 comentarios

Deja un comentario