Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

enero 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
7156 Artículos. - 109131 Comentarios.

Mi ‘Última Cena’

Tengo 92 años, y un cáncer que me acecha. Desearía que mi Última Cena, como “La Cena del Señor”, fuera una acción de gracias (eucaristía) con mi familia y amigos, dirigida al Padre común, que nos hizo a todos hermanos, iguales en dignidad. Y una acción de gracias a la madre tierra que, junto con el sol, la lluvia, y el trabajo humano, nos alimenta.

        Tendría muy presente a Jesús, que “pasó haciendo el bien”, dedicando su vida al alivio de los enfermos, compartiendo la comida con miles de judíos y paganos, y enfrentándose a la muerte por liberar al pueblo de las injusticias sociales y religiosas, que lo mantenían encerrado en su pobreza.

        Desearía que esa pequeña convivencia en la cena fuera una semilla más de amor y paz, y un impulso para construir el mundo mejor que Jesús proclamaba, abierto a la esperanza, ahora y más allá del tiempo y del espacio.

        Marana tha, ven Señor, Jesús.

        Gonzalo Haya

28 comentarios

  • M. Ángeles Elices

    A Gonzalo Haya siempre lo he admirado como una de las personas más competentes de Atrio, sus artículos, para tomar nota.Rezo con mucho afecto. 

  • carmen

    Óscar.Qué significa exactamente dormirse en laureles religiosos?Para coincidir con la idea que quiso, o creo que quiso transmitir Jesús, hay que ser un laurel, religioso o no? Únicamente se vale luchar a brazo partido o escribir libritos o libros ?

    Se vale hacer lo que creas que tienes que hacer, honestamente, o hay que hacer notar que luchas activamente? La acción individual no vale? Por qué? Porque sería como el joven rico? Ese muchacho no tuvo entrada en el Reino de Dios aquí, o tal vez allí?

    Entonces tendria razón el señor .Elzo cuando dijo en un comentario que estaba intranquilo porque no había vivido sumido en la pobreza? Acaso el señor Haya tiene que justificar algo ? Somos o no Libres?Es que tengo un liiiiiio.

  • carmen

    UuuuuufffffffMenos mal.Pues ya sabes. A celebrar todas las cenas que puedas, como si fuera la última.A un amigo de mi padre, hace muuuchos años, le gastaron la bromica de publicar su esquela en el periódico La Verdad, de Murcia. No veas la que se lió. Qué risa y qué risa. Estaba indignado.

    Pues me has alegrado la noche.Mucha paciencia y mucha suerte. Y lo que te dice Antonio es cierto, esas cosas van muy lentas en personas mayores.Un abrazo.

  • Gonzalo Haya

    Agradezco a todos vuestros afectuosos comentarios, pero quiero aclarar que no es que yo vea próximo el final, porque parece que esto va despacio; es que quería hacer un formato de celebración eucarística en términos de la vida diaria, pero lo que me salió fue esto. Así son las cosas. Disculpad si no era oportuno.

    • Antonio Duato

      La ventaja que tenemos los viejos es que las mismas agresiones neoplásicas actúan más calmadamente y retrasan más su acción destructiva. Habiendo hablado contigo recientemente, dudaba si habría nuevas alarmas. Me alegra que no haya sido así y que se nos conceda más tiempo de caminar juntos. aunque la consumación de nuestras vidas ya no puede estar lejos. Y no está mal ser conscientes de ello con lucidez y serenidad como tú.

    • oscar varela

      ¿Conociste lo de los jesuitas en La Chimba (al lado Norte de Antofagasta), donde estuvo Felipe Berríos?

      No sé si sigue estando luego de su renuncia a los jesuitas por no ser bien defendido por su Provincial.

       

      Más jovencito que Uds. está el ahora fundador de otra teología: “de los Signos de los tiempo”; Jorge Costadoat – le dan prensa en Religión Digital.

      Chau!

      Abrazo!

      • Antonio Llaguno

        No se la dan solamente.

        Se la tiene bien ganada, que no paran de acosarle

        • oscar varela

          Sí Llaguno; Jorge es un tipo muy sencillo y trabaja “en Equipo”; Con un Grupo que se conecta en la Universidad Jesuita “Padre Hurtado” en Santiago de Chile compila y edita en libritos lo que consideran “Signos” de nuestro tiempo una manera de estar atentos y no dormirse en laureles religiosos.

          Acerca de “acoso” no es nada raro en n/tiempo ¿lo habrán compilado en el vademecum? Karadima en la Iglesia del Bosque se llevó las palmas.

          Por mi parte lo conecté para que diera la charla espiritual e inaugural al “Movimiento de Curas Casados de Latinoamérica” en su Asamblea trianual. No sé en qué quedó eso.

    • oscar varela

      Gonzalo, por lo visto -y por suerte-, en efecto: “no fue oportuno”.
       
      Olvidado de ello
      – ¿no hay que “echar de menos” la diferente interpretación que se le sigue dando a “La Ultima Cena”,
      comparada con la aparecida en ATRIO (junio de 2019)?:
       
      https://www.atrio.org/2019/06/l-cena-1a-parte-traicion-y-deslealtad/
       
      https://www.atrio.org/2019/06/la-cena-segunda-parte-invitacion-al-compromiso/
       
      en cuyo final se lee:
       
      “12. El Galileo exigió entrega leal; nada de liturgias
       
      Este relato que cierra el tríptico descarta la indefinición y las medias tintas.
      – La entrega individual sin fisuras al reinado de Dios poniendo toda la carne y hasta la sangre en el asador figura como tema central.
       
      – Entender esta narración como la institución de dos sacramentos por parte del Galileo
      – disfraza de religión su última invitación a ser leales a ese proyecto de sociedad alternativa.
       
      – La simulación ha quedado al descubierto.
      – Aparentar adhesión mientras se persiguen otros objetivos se llama deslealtad.
      – Fingir ser de los suyos y actuar en connivencia con el sistema
      – que ajustició a aquel hombre de Nazaret
      – no es otra cosa que traición.”
      …………………….

  • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

    Creo que puede gustar este texto de Pierre Teilhard de Chardin;

     «Oh sí, Jesús, yo lo creo y lo quiero gritar desde los tejados y en las plazas públicas: Tú no eres solamente el Dueño exterior de las cosas y el Esplendor incomunicable del Universo. Por encima de todo eso, Tú eres la Influencia dominadora que nos penetra, nos sostiene, nos atrae por la médula de nuestros deseos, los más dominantes y los más profundos; Tú eres el Ser cósmico, que nos envuelve y nos completa en la perfección de su Unidad. ¡Es así, y por esto yo Te amo por encima de todo!  Abrasado de un deseo en apariencia contradictorio, yo tengo sed, Señor, de ser todavía más yo mismo, saliendo de mí mismo, y eres Tú, fiel a tu promesa, el que me apaga la sed con el Agua viva de tu Esencia preciosa, en la cual aquel que se pierde encuentra su alma y las de todos los otros unidas con la suya…He aquí todavía que, por la condescendencia suprema a mis deseos de actividad y de cambio, este Mundo superior y definitivo que Tú concentras y cobijas en Ti, me lo presentas inacabado de manera que mi vida pueda alimentarse con la satisfacción intensa de darte un poco de él a Ti. He ahí el gran interés, absoluto y palpable, que yo sueño en asignar, como fin e ideal, a todos mis esfuerzos humanos: ¡el promover y ganar el reino de Dios! Tu cuerpo, Jesús, no es solamente el centro de todo reposo definitivo, es también el vínculo de todos los esfuerzos útiles. En Ti, junto a Aquel que es, yo puedo amar apasionadamente a Aquel que llega a ser. ¿Qué me falta para que la paz definitiva se extienda sobre mi alma satisfecha, de una manera inesperada, en las más inconcebibles aspiraciones de vida cósmica?[1][1] Udías, 26-27; (La vie cosmique, 60-61)  

  • ana rodrigo

    Cuando yo me jubilé, hace casi 15 años, puesto que yo vivo en Granada y mi familia vive de Despeñaperros para arriba, incluido algún país europeo y alguna isla canaria, les hice el siguiente comunicado: ” dado que es la última celebración de la que voy a estar consciente, (Estaba pensando en los funerales donde se nos dicen tantas cosas bonitas sin que nos enteremos) os comunico que el 26 de Junio, me jubilo”. Pues vinieron cincuenta. Dado que el día de antes lo había celebrado con el profesorado, y el día antes me hicieron otra jubilación la Asociación de padres y madres, más el alumnado del Instituto,  más otra de mis amig@s de Almería, más otra de mis amig@s de Murcia, pues yo me daba la impresión de que con estas celebraciones y lo que me manifestaron l@s presentes y l@s  ausentes, me llevaba a una acción de gracias, como dice Gonzalo. En mi discursito a mi familia, le dije: “Soy partidaria de que es en vida cuando tenemos que manifestarnos nuestros mejores sentimientos;” Así que, a pesar de que él aún está bastante bien, (hoy he hablado con su mujer) aprovechamos para decirle a Gonzalo, cuando él nos puede leer y enterarse de lo que lo queremos, que quienes le conocemos celebramos su vida desde todo el cariño de nuestro corazón.

    Abrazos fuertes..

  • M. Luisa

    Muy hermoso deseo, estimado Gonzalo!  De eso trata precisamente el posteísmo, de esa semilla de amor  y de paz y de su prolongamiento a lo largo de la historia. Si me permites, pues, qué mejor sitio que este más que el del propio artículo para expresarte como opinión última mía lo que pienso sobre el Posteísmo.   El posteísmo no es una alternativa al teísmo, sino su  posibilidad misma en el curso de la historia. Lo cual quiere decir que, en virtud de la realidad que envuelve tal concepto, hacerla posible   a la altura de los tiempos. El posteísmo no se opone al teísmo, sino que más bien lo nuevo traído por él ya estaba en el teísmo latiendo.  Nada se pierde en su irrupción histórica, al  contrario, su aporte por ser real -experiencial  es de algún modo consolidativo de aquello que por el paso del tiempo hubiera podido resquebrajarse para las  nuevas generaciones. Un fuerte abrazo!

  • Juan A. Vinagre

    Amigo y hermano Gonzalo: Me ha impactado algo tu “Ultima cena”. Me uno también yo a quienes te  envían un afectuoso reconocimiento. Dejar un buen recuerdo, como tú, me parece una muy buena obra de caridad. El concepto que tengo de ti es que eres una buena persona: has pasado por la vida haciendo el bien de palabra y con obras. Volveré a leer tu libro: “LEER LA BIBLIA con fe adulta”. Por eso, más que lamentar un próximo fin, diría contigo: ¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a celebrar la gran cena en la casa del Señor!   Allí nos encontraremos, ya mutados y renacidos. ¡Como tú, también yo creo en la Esperanza!  Creencia que no es una ingenuidad, sino una APUESTA concienciada muy razonable, llena de confianza.  Un afectuoso abrazo.

  • salvador santos

    Te mando un fuerte abrazo, Gonzalo

  • También yo me uno a esa Cena, yo que presiento la meta, sin necesidad de cánceres.

    Gracias, Gonzalo, por tu maestría. He aprendido mucho de tus escritos y de tu actitud ante la vida.  

  • Santiago

    Gonzalo, me impresiona mucho tu deseo -en el que también quiero participar – al unirme tambièn con mis compañeros a esa celebración de Acción de Gracias por el privilegio de tu vida ya que Dios dirige todas las cosas al bien de los que Le aman. Y sin lugar a dudas tu estás incluido en ellos. Dejèmoslo todo en las Manos misericordiosas del Señor. El nos dará todo en el momento y de la mejor manera posible. Y nos regalarà la felicidad y la paz para lo que hemos sido destinados en esta vida,…que es sólo un destello de lo que Jesús nos ha prometido para la eterna. En ese festín nos encontraremos. Hasta entonces y con un abrazoSantiago Hernández 

  • oscar varela

    ¡Hola Gonzalo!

    • oscar varela

      Varias veces nos has dicho el “credo en que crees
       
      Y ahora… ¿qué creo que creo? (15-marzo-2018)
       
      Y ahora… ¿qué creo que creo? /II. Jesús de Nazaret (19-marzo-2018)
       
      Y ahora… ¿qué creo que creo? y III. (28-marzo-2018)
       
      Lo que creo que creo, II (21-octubre-2021)
      …………………
       
      ¿Podrías decirnos cómo ves tu “credo” luego de 6 años?
       
      ¿Cómo fue que viniste a Chile?
      – ¿de qué año a qué año?
      – ¿en qué lugares estuviste?
      …………………
       
      En cuanto a “ultimidades”:
      yo con 6 años menos que vos,
      el 5 de noviembre de 2023 estuve “del otro lado”
      durante unos 5 minutos, (nada de Cenas), sin “desayunar” siquiera,
      yendo a Mendoza (a 1200kilómetros de mi casa).
      Dicen que pegué unos gritos y “volví”.
      Tal vez para preguntarte estas cositas de hermanos;
      O para corroborar el final de mi “curriculum” en el “Perfil” de ATRIO:
      “Y ahí ¡sigue yendo todavía!
      ¿Cuánto le quedará de cuerda?”
       
      ¿A qué apresurarse, no?
       
      Abrazo!

      • Gonzalo Haya

        Estuve en Chile aproximadamente de finales de 1968 hasta principios de 1974, como director del departamento de teología de la Universidad Católica del Norte en Antofagasta, y participé de las primeras reuniones de Cristianos por el Socialismo en Santiago. Tuve que volver por la presión militar en la universidad y personal.

  • Alberto Revuelta Lucerga

    De momento “mementisime” , mañana  cuando comamos de este pan y bebamos de esa copa anunciaremos la muerte del Señor hasta que venga, y entre tanto, Gonzalo, kbrindo por ti y por la vida. Abrazo cordial

  • ana rodrigo

    Ufff, Gonzalo, aunque hablo con frecuencia contigo, me has estremecido. Tú cena con tu familia y con quien quieras, sea la última, la antepenúltima o la que sea, sé el que siempre has sido y el que eres, una persona maravillosa, una instante es una vida. Qué suerte tiene tu familia, ¡¡enhorabuena!!! No le pongas adjetivo numeral a tus encuentros con los demás. Sabes que te quiero mucho,  y con este cariño te mando un fuerte abrazo para ti, para Gloria y para tu familia 

  • ELOY

    Hola Gonzalo, recuerdo que coincidimos en la primera reunión de ATRIO en la que yo participé, en Madrid. Creo recordar que también estuvo Lola Cabezudo y algunas personas más que no recuerdo ahora con exactitud. 

    Ya de antes, pero más desde  entonces, te he tenido siempre en gran consideración: siempre razonable, amable, claro en la exposición, abierto al diálogo, nunca con vanos alardes ni agresividad de ningún tipo.

    Me conmueve lo que hoy nos cuentas de tu salud, por lo que quiero ante todo enviarte un grande y afectuoso abrazo. Sabiendo que la enfermedad tiene distintos procesos y situaciones y desde mi ignorancia de los procesos médicos, déjame decirte que no dejes de alentar la esperanza. El encuentro en una cena con tu familia siempre será un acto emotivo y propicio a desbordar afectos. No puedo sino unirme a los deseo e ideales que manifiestas recordando tus palabras:

    << (..)   Tendría muy presente a Jesús, que “pasó haciendo el bien”, dedicando su vida al alivio de los enfermos, compartiendo la comida con miles de judíos y paganos, y enfrentándose a la muerte por liberar al pueblo de las injusticias sociales y religiosas, que lo mantenían encerrado en su pobreza.  >>                                                                                                                                                                  :   

    • ana rodrigo

      Sí, Eloy, allí te conocí a ti, a Román y que después estuvimos tomándonos una cerveza y hablamos de varias cosas, también conocí a Gonzalo, del que después he sabido más de él por otras circunstancias y hasta ha estado en mi casa en Granada con su mujer. Es que atrio, tiene estas cosas….

  • carmen

    Estoy profundamente conmovida.Por favor. Deja hacer a tus médicos. Ellos saben.Y cena con tu familia, con tus amigos.Un abrazo fuerte.

  • Román Díaz Ayala

    Me uno a esa cena que no es última  sino de acompañamiento y anticipación  de esa otra comida que Jesús  nos tiene preparada en la casa del Padre

    Marana  atha, ven Señor Jesús.  .

Deja un comentario