Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

octubre 2023
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
7299 Artículos. - 111321 Comentarios.

El Sínodo de los “selfies” y los medios de comunicación

Recuerdo cuando seguíamos las sesiones del Concilio Vaticano II, hace 60 años, con crónicas de Martín Descalzo en Vida Nueva o de Henri Fresquet en Le Monde. Y me ha sido difícil seguir, día a día, este Sínodo actual de Roma, que será casi tan trascendente para el futuro que un concilio. Massimo Faggioli hoy en La Croix International nos da la clave. AD. 

        Cuando estuve en Roma durante la segunda semana del Sínodo sobre la sinodalidad , tuve la oportunidad de hablar con algunos de los participantes. Cada uno de ellos ofreció alentadoras palabras de esperanza.Pero si uno quiere saber qué está sucediendo en esta asamblea sinodal, esas palabras de esperanza son prácticamente todo lo que tenemos por ahora, dado que el Papa Francisco ha elegido una política que limita el acceso de los medios a lo que sucede detrás de la puerta cerrada. reuniones.

        Pablo VI instituye el Sínodo de los Obispos en 1965 y el año siguiente emite su primer Ordo , el conjunto de reglamentos y procedimientos. Dejó claro su deseo de que las asambleas del Sínodo fueran un hortus conclusus , un momento protegido de la prensa y del escrutinio público. Sólo más tarde las asambleas sinodales se volvieron gradualmente más abiertas a la prensa y al público.Por lo tanto, la política actual de Francisco marca un extraño regreso al pasado, pero no a los días de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Irónicamente, en comparación con el “Sínodo 2023”, las diversas asambleas que se celebraron durante esos dos pontificados en realidad mostraron una mayor apertura al revelar los contenidos de las discusiones que tuvieron lugar en la Sala del Sínodo.

 

Podría haber otros métodos

        La nueva falta de apertura es problemática, porque podría impedir que la asamblea del Sínodo se convierta en la chispa que encienda la sinodalidad en la Iglesia global. El periodismo ha sido llamado “el primer borrador de la historia”, y sin más apertura y menos secreto será difícil, en los próximos años, escribir una historia de esta asamblea sinodal. Los relatos historiográficos de los acontecimientos eclesiales son diferentes –pero no separados– de la elaboración continua de la tradición en una comunidad, incluida la Iglesia.El Papa Francisco no ha sido preciso (por decir lo menos) al delinear sus expectativas sobre el papel que deben desempeñar los periodistas en la Iglesia. Por ejemplo, existen algunas diferencias entre la relación de la Iglesia con los periodistas, per se, y su relación con los periodistas católicos. El Sínodo no es un cónclave; podría haber habido otros métodos para preservar la libertad de los miembros sinodales (como alguna versión de la “Regla de Chatham House”).No es sólo el miedo de Francisco a lo que puedan decir los periodistas, de los que siempre ha tratado de hacer un uso muy atento y estratégico, lo que podría perturbar esta asamblea del Sínodo en forma de retiro. De hecho, las asambleas celebradas durante pontificados anteriores no fueron sólo de otro tipo. También estaban cuidadosamente controlados por la Curia Romana y, en cierto sentido, ya estaban programados para lograr un resultado específico. Y este Sínodo se ha estructurado más como un retiro de una pequeña comunidad eclesial que como una reunión de delegados de la Iglesia global.

 

Más fotos para mirar que textos para leer

        Esta es también una era diferente en la historia de los medios de comunicación y del uso y mal uso de los medios en la Iglesia y por parte de los católicos. Las narrativas de la “guerra cultural” han cambiado el papel de los medios de comunicación con efectos polarizadores en la conversación eclesial. Pero también hay un cambio en la tecnología que esta asamblea sinodal está evidenciando. En las más de dos semanas que llevamos en sesión, ¡nos han dado más fotos para mirar que textos escritos para leer! Existe una verdadera tentación de llamar a esto el “Sínodo de los selfies”.Es cierto que las fotografías también proporcionan una narrativa. Pero también pueden ser muy engañosos. Nuestra cultura actual se basa en imágenes, algo que no lo era la cultura de hace veinte años. Eso fue antes de que los teléfonos inteligentes y las redes sociales cambiaran nuestra relación diaria con la realidad, incluida la realidad eclesial. Ahora hay una iconografía completamente nueva: no pinturas de santos muertos, sino íconos instantáneos hechos por ellos mismos de líderes eclesiales vivos en nuestra omnipresente cultura de celebridades. Hay toda una psicología y espiritualidad de los selfies (especialmente los selfies tomados por y con celebridades católicas: el Papa, cardenales, obispos, etc.) que las políticas del Sínodo y la autodisciplina de los miembros del Sínodo podrían y deberían tener en cuenta.Por otro lado, esta política y el relativo silencio de los medios de comunicación mundiales sobre el Sínodo son extrañamente apropiados en este momento en el que tantas lámparas se están apagando en nuestro mundo. Tiene sentido que las noticias sobre el Sínodo se vean eclipsadas por otros acontecimientos mundiales como los de Israel y Gaza, sin olvidar a Ucrania y la situación en el Cáucaso.Además, la política relativa a los medios de comunicación y al Sínodo también es una falta de comprensión o apreciación de que, para que la sinodalidad funcione, la Iglesia debe involucrarse en la búsqueda de los medios de comunicación de narrativas que generen noticias de maneras que sean diferentes del pasado reciente – especialmente de la época del Concilio Vaticano II (1962-65).

 

La gran apuesta del Papa

        La sinodalidad implica redefinir los roles de los personajes en el escenario del drama religioso y espiritual que debe estar en el centro de la historia cristiana. En su cobertura de la Iglesia católica, los medios de comunicación siempre prestarán mucha atención al juego eclesiástico, es decir, a la política de la Iglesia. Pero esto no significa que la Iglesia deba proporcionar a los medios el guión habitual. Al mismo tiempo, también es importante señalar que en las asambleas sinodales que precedieron a Francisco, hubo una mayor separación entre quienes son miembros de la asamblea y quienes elaboran una narrativa mediática sobre el Sínodo.Entre los que el Papa jesuita ha nombrado miembros de la actual asamblea se encuentran personas bien conocidas por su capacidad para influir en las narrativas sobre la Iglesia tanto en los medios católicos como en los principales. Han sido bastante visibles en estos días. En esta asamblea también hay teólogos ancianos y eminentes, algunos de ellos octogenarios que han sido verdaderos padres de la teología de la sinodalidad desde los años 1970. Pero, dado que no se toman selfies como aquellos en el salón que son más hábiles con las redes sociales, no vemos muchas (si es que hay alguna) fotos de ellos participando en el Sínodo. Es casi como si ni siquiera estuvieran allí.La nueva política de Francisco respecto al Sínodo y los medios de comunicación debe verse también a la luz de la relación entre la noticia y la verdad. Nos encontramos ahora en una nueva etapa de la era de la “posverdad”. No es que no nos interese la verdad, es que muchos ahora creen que es imposible e inútil conocer la verdad, o confiar en los medios de comunicación –y otras instituciones, incluida la Iglesia– en sus presentaciones de la verdad.A través de su nueva política sinodal-mediática, el Papa ha hecho una gran apuesta sobre qué tipo de recepción sinodalidad tendrá entre los católicos del mundo durante el largo período entre la actual sesión de la asamblea sinodal y su segunda sesión en octubre de 2024. También es una gran apuesta para el papado, que ha llegado a depender cada vez más de los principales medios de comunicación para contar su historia, no la de la Iglesia, sino el Evangelio de Jesucristo.

Massimo Faggioli actualmente imparte clases en la Universidad Católica de Louvain-la-Neuve en Bélgica como ganador de la “Cátedra Francqui”. Puedes seguirlo en X @MassimoFaggioli

 

3 comentarios

  • ana rodrigo

    A Francisco no le gustan nada lo que él llama chismorreos.

    • ana rodrigo

      De todo el mundo es conocido que en la jerarquía eclesiástica hay mucho inmovilista, seguidor de la Tradición, opuestos totalmente a cambiar ni un ápice de lo ya decidido en otros siglos, en otro tiempo y en otro tipo de sociedad. Estoy segura que hasta les molesta el que en el sínodo haya laicos y mujeres.

      Por otra parte, los medios de comunicación están muy polarizados, así como los y las periodistas que intervienen en los diálogos en dichos medios. No hay nada más que ver cómo en España, la derecha política lleva días y semanas condenando una amnistía que aún no existe, sembrando muchísima agresividad social como si de dogmas se estuviese hablando, máxime cuando hay profesionales del Derecho que afirman que es legal y constitucionalmente posible, y otros afirmando completamente lo contrario. Pues no me imagino si se filtrasen los debates del sínodo que, aquí si se tratan como dogmas sagrados, aunque no lo sean, como por ejemplo el tema de la mujer, la jerarquía, los ritos, la nueva exégesis, etc. etc.

  • carmen

    Pues no sé si es igual en importancia al concilio Vaticano II. Como no entiendo bien nada, ya no sé ni lo que es un concilio, un Sínodo, una encíclica, una exhortación… nada. No hay manera, cuando creo que entiendo algo, zas, pues no es eso.

    De todas formas, diría que un concilio ecuménico no es lo mismo que un Sínodo de obispos, donde ahí va a hablar, por lo visto, mucha gente que no es obispo. Nada, que no entiendo.Lo que sí sé es la repercusión que tuvo en la iglesia católica el concilio Vaticano II. Guerra total cuando murió Pablo VI, que fue un señor entre dos aguas.En fin.