Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7198 Artículos. - 109694 Comentarios.

Las falsedades de Feijóo


Antonio Zugasti es un hombre tranquilo, sindicalista jubilado y socio promoor de la cooperativa de viviendas Trabensol, desde donde lleva muchos años escribiendo en ATRIO sobre hechos actuales a través de su experiencia. Estoy seguro que ha leído con atención todos los comentarios susctados por su anterio artículo aquí. Creo que este nuevo artículo que nos envía es su pausada contestación a todas ellas. Si alguien quiere contradecir, ruego se haga referencia a algún o algunos punto(s) concretos. AD.

Siguiendo con el tema de las mentiras de la derecha, envío la recopilación publicada en eldiario.es de las mentiras de Feijóo en el debate con Pedro Sánchez;

  •  Alberto Núñez Feijóo: “Teníamos un pacto de Estado (contra la violencia de género). Lo habíamos firmado todos, todos salvo Podemos”.
  • Falso. Es justo al revés. El único partido que no está en ese pacto de Estado es Vox, no Podemos. Algo fácil de imaginar, teniendo en cuenta que Vox niega siquiera que exista la violencia machista y hasta se sale del minuto de silencio cada vez que matan a una mujer.
  • Feijóo: “El PP ha votado a favor del incremento de las pensiones por el IPC”.
  • Falso. Votó en contra.
  • Feijóo a Sánchez: “¿Qué ha pasado con el Pegasus? ¿Con el móvil? ¿Qué información tienen de usted? (…) Hoy el juez ha archivado el caso por falta de colaboración de usted”.
  • Falso. El juez ha cerrado la investigación, y cito textualmente, por la “absoluta falta de colaboración de Israel”.
  • Feijóo: “Entre el año 2018 y 2019 fueron calificadas más de 2.500 viviendas protegidas en Galicia”.
  • Falso. Fueron apenas una decena. Y en los últimos diez años de Feijóo al frente de la Xunta, apenas 300 en total.
  • Feijóo: “España es el último país en recuperar el PIB prepandemia con la República Checa”.
  • Falso. Alemania está hoy por debajo del PIB de antes de la pandemia, y España no. Y en el primer trimestre, España tuvo un crecimiento interanual del 4,2%: cuatro veces más que la media de la UE. Mientras Alemania está en recesión.
  • Feijóo: “La excepción ibérica no la voy a derogar yo, la va a derogar la Unión Europea”. 
  • Falso. La Unión Europea ha ampliado este mecanismo hasta el 31 de diciembre de 2023 –un año menos de lo que pedía España–, pero Bruselas en ningún caso ha planteado derogar este medida, que ya ha supuesto un ahorro de 5.000 millones de euros para los consumidores españoles.
  • Feijóo: “Soy el presidente de una comunidad autónoma que menos ha incrementado la deuda de toda España”.
  • Falso. Feijóo llegó a la Xunta con una deuda del 6,8% del PIB –3.594 millones– y la dejó en el 18,5% –11.175 millones de euros–. En comparación con las demás , Galicia tiene más deuda que una decena de comunidades autónomas. Y solo hay 17 autonomías.
  • Feijóo: “No se puede gobernar perdiendo”.
  • Falso. En un sistema parlamentario –como el español– gobierna el que más apoyos consigue, no la lista más votada. Por eso en 2019 Ayuso gobernó en Madrid perdiendo frente a Ángel Gabilondo, o Juanma Moreno gobernó en su primera legislatura en Andalucía perdiendo frente a Susana Díaz. O José Luis Martínez Almeida en la ciudad de Madrid, perdiendo en 2019 frente a Manuela Carmena.
  • Feijóo: “Nosotros no gobernaremos perdiendo”.
  • Falso. María Guardiola gobernará perdiendo. Y el PP gobierna con Vox en decenas de ayuntamientos en toda España –como Burgos, como Elche, como Valladolid– donde tampoco ganó las elecciones.

Este martes comienza el debate de investidura en Canarias. Donde gobernará Fernando Clavijo (Coalición Canaria) con el apoyo del PP, frente al candidato más votado, que fue Ángel Victor Torres, del PSOE.

 

  • Feijóo: “Usted era consejero de una caja y la quebró. También quebró usted Caja Madrid”.
  • Falso. Y de todas las mentiras con las que Feijóo ha embarrado el debate electoral esta, probablemente, ha sido la más obscena. Y la más tóxica. Porque todo bulo se basa siempre en medio gramo de verdad.

Pedro Sánchez nunca estuvo en el Consejo de Administración de Caja Madrid. Nunca. Formó parte de la Asamblea General durante su época como concejal del Ayuntamiento de Madrid, un órgano con 323 miembros donde estaban representados todos los municipios de la región, también la capital. Allí los vocales del PSOE pintaban aún menos que un diputado de la oposición en el parlamento de la Comunidad de Madrid, donde Ayuso tiene la mayoría absoluta.

Quien lideró Caja Madrid durante las dos décadas que condujeron a su quiebra fue, en solitario, el Partido Popular. Primero Miguel Blesa, el amigo de Aznar. Después Rodrigo Rato, el vicepresidente de Aznar.

El colapso de Bankia –donde Caja Madrid se fusionó con varias de las cajas controladas por el PP– ha acabado costando a los españoles más de 25.000 millones de euros.

 

  • Feijóo: “Un consejero de Caja Madrid dándole lecciones al presidente de la Xunta sobre el problema financiero de las cajas de ahorro. Es el mundo al revés”.
  • Falso. El candidato del PP también tuvo un papel muy relevante en la gestión de las cajas gallegas como presidente de la Xunta, es cierto. Pero con un resultado que no fue para presumir. Feijóo lideró su fusión en una sola entidad, argumentando que así sería más solvente. La Xunta incluso pagó un millón de euros a la consultora KPMG por un informe que defendía esta fusión como la mejor opción. El resultado fue justo al revés: la caja fusionada, NovaCaixaGalicia, acabó quebrada. Aquel pufo costó a los españoles más de 9.000 millones de euros, de los que solo se recuperaron 1.000. Y un auto de la Audiencia Nacional señaló a la Xunta como responsable de esta quiebra, por su empeño en incluir a Caixa G

17 comentarios

  • Monica

    Hoy es día donde toda la campaña queda atrás, con sus verdades y mentiras, y el protagonista es el votante. En mi comunidad, en mi provincia, hay incertidumbre por quién llevará más diputados al congreso de Madrid. La buena gestión de un partido histórico que mucho ha hecho por la democracia y la gobernabilidad del Estado, a pesar  de tener que aguantar gobernar en coalición con un socio poco leal,  o la mala gestión de los que ponen palos en las ruedas de la convivencia, además estamos a un año de las lecciones a nuestro parlamento. 

  • carmen

    Hola.Si quieren a alguien que no cambie de opinión y diga clara…mente lo que va a hacer, voten al señor Abascal. No se va a mover un milímetro, llueva, truene o relampaguee .Esto ya es un poco una locura.

    Y, sí, estoy muy preocupada por el resultado de mañana. Mucho .

  • Monica

    El elector por lo general se siente protagonista  del procedimiento, pero no necesariamente presta atención del contenido, es decir que toma una decisión en base a un proceso que le hace sentir bien, pero no porque ha hecho un esfuerzo racional para elegir mediante la lectura de los programas electorales las políticas que le parecen más correctas  para resolver sus problemas. El acto de votar, esto es elegir una papeleta e introducirla en una urna, incluye una reflexión que va más allá de los gustos y afinidades políticas.  En el juego político preelectoral, los mensajes, el marketing político de los candidato, los sentimientos y los eslóganes, influye más que  la competencia o no de los candidatos, las propuestas, los discursos y su retórica, la información y la educación de los votantes. El voto es una responsabilidad que con madurez cívica, conciencia y compromiso se debe ejercer, lo deseable sería dar sentido a nuestro voto. No ayuda el marketing y los eslóganes,  los  políticos están más interesados en crear frentes y rivalidades, en que se bote a, no que votemos. 

  • Isidoro García

       Yo, como todo el mundo tengo mis gustos políticos. Y hablo de gustos en lugar de opiniones, porque la política se genera en un 90 %, en la mente inconsciente, y responde mucho más a intuiciones instintivas, que en opiniones racionales. 

    Y por eso no me gusta exponer mis gustos en un medio “serio”, (sí lo hago en la barra del bar con los amigotes), pues ya es sabido que sobre gustos no hay reglas, y cada uno tiene los gustos que tiene, no los que quiere.

    Ese es el gran error que se trasluce en todos los desencuentros en opiniones políticas. Es un caso concreto más, del gran error “original”, que como su pecado homónimo, arrastra la Modernidad.

    Seguimos todavía, camino del 2º cuarto del siglo XXI, con la falacia de que el cartesianismo de que el humano se rige por la razón.

     Frédéric Lenoir, en su libro “Las Metamorfosis de Dios. La Nueva Espiritualidad Occidental”, habla de la razón abierta y de la razón cerrada.

    La razón cerrada, que ha dominado estos tres últimos siglos, puede definirse así, en la medida en que se demuestra incapaz de hacerse cargo de la problemática de lo imaginario, lo sagrado y la subjetividad. 

     Y la razón “abierta”, más contemporánea, ha surgido en el marco del cambio de paradigma científico.  Se considera más abierta, más consciente de sus limitaciones, de su finitud.

    Y Lenoir cita a Edgar Morín, que dice sobre la razón “abierta”: “A diferencia de la visión demente de un mundo totalmente racional y de un hombre solamente racional, ve en el mundo un juego de orden/desorden/organización, y concibe al homo, no sólo sapiens, sino sapiens/demens. 

    La razón abierta reconoce lo arracional, es decir, lo que no es ni racional ni irracional, como el ser y la existencia que, sin razón de ser, son.        
    La razón abierta también reconoce lo sobrerracional, e intenta concebirlo, (así, toda creación supone algo de sobrerracional que la racionalidad puede en su caso comprender después).
     
    La razón abierta reconoce que hay realidades a la vez irracionales, arracionales y sobrerracionales, como los mitos, mientras que la razón cerrada sólo ve errores, tonterías y supersticiones”.

     Pues resulta que el humano que en el mundo cultural y filosófico, quizás reflexiona sobre la base de la complejidad de la razón “abierta”, como un humano “universal”, luego en el terreno de la política tribal del aquí y ahora, reflexiona como un humano unidimensional de Marcuse, digno sucesor de Descartes, y de su proyecto de leer el conjunto de lo real a través del método matemático y la ratio.                   

    Y de esta forma no se puede dialogar. Porque el problema de las ideas, es que como señalaba Carlos Ruiz Zafón, no hace falta comprender algo, para sentirlo. Y para cuando la razón es capaz de entender algo, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas. Esa comprensión llega tarde. Ya solo se comprende lo que previamente se sintió.

    Un cambio epistemológico muy interesante, sería considera que en vez de la actitud maniquea de verdadero-falso, deberíamos calificar las ideas como en diferente grado de procesamiento, (de cocinado), y en vez de la dialéctica bueno-malo, sería mas ajustado a la realidad, el criterio gastronómico, de: crudo, en su punto, o pasado.
    Muchas ideas “erradas”, solo son, que les falta, (o a veces les sobra), un segundo o tercer proceso de “cocinado”.

    Y acabo con una cita del maestro Sequeiros, (ya que no lo dice él, lo digo yo):

    “Con frecuencia, los seres humanos somos esclavos de nuestros esquemas. Creemos que nuestros esquemas mentales, nuestras convicciones, nuestras creencias, nuestras posturas, nuestros valores son la verdad absoluta que debe marcar la verdad de los demás. 
    Y a veces tenemos la convicción de que el diálogo tiene como finalidad acomodar, (estirando o recortando), las ideas y propuestas de los demás para que quepan en nuestro lecho de Procusto particular. La convicción de que hay esquemas mentales inconmovibles nos dificulta el diálogo. 
     
    No es fácil en la práctica aceptar que vivimos en una sociedad plural y multicultural en la que existe un pluralismo epistemológico. La rigidez – con frecuencia – de los esquemas mentales nos dificulta el diálogo, la empatía y la aceptación del pluralismo”.
      

    (El amigo Duato, debería reflexionar, qué quiere hacer con Atrio. Porque seguir pensando que todos somos racionales, pensamos en racional, y que los datos que manejamos son inconmovibles, y que lo evidente para nosotros, es cierto por esa única razón, no lleva más que a convertir Atrio, en un Campo de Agramante, en el que (como todo el mundo lo hace, o lo va a hacer), podemos soltar todos, nuestro neandertalismo tribal, con los instintos más  agresivos, sectarios, y maniqueos, para demostrar que nosotros llevamos la razón y los contrarios, no. Y eso sinceramente, no creo que sea lo que se pretende). 

  • ELOY

    La joven periodista Ana Iris Simón (n. 1991) nos invita hoy en un artículo publicado en la sección Opinión de el diario El País a hacer memoria, en un texto que quizá ayude a contextualizar el texto de Antonio Zugast.  El artículo de Ana Iris Simón se titula “Nos cuentan que viene el lobo“. 

    Puede verse en el siguiente enlace:

     https://elpais.com/opinion/2023-07-22/nos-cuentan-que-viene-el-lobo.html  

  • mariano alvarez valenzuela

    Cando las mentiras de uno son destapadas intencionalmente como excusas para tapar o compensar las mentiras de otro, ésta sí que es la mayor de las mentiras, es la reafirmación de la mentira, es el eco de sí misma. No creo que artículos como éste cumplan el fin propuesto en Atrio como Lugar de Encuentro, por muchas razones que se puedan y quieran dar siempre van a parar al mismo sitio… “Y tú más…”

    La política es más el ámbito del poder que el de la razón y ésta siempre cojeará. El poder es presuntuoso y la razón sencilla y humilde cuando busca la verdad.
    Lo siento. 

    • ELOY

      Hola Mariano.

      Me extraña sobremanera tu siguiente opinión: “No creo que artículos como éste cumplan el fin propuesto en Atrio como Lugar de Encuentro”  //     

      Como participante en ATRIO desde hace muchos años sé que los participante tenemos muy distintas opiniones sobre la vida en general y también, lógicamente sobre la vida política en particular. Por eso ATRIO quiere definirse como un  lugar de encuentro para el dialogo. Y eso es bueno , porque si todos opináramos lo mismo sería un aburrimiento.

      No sé hasta que punto tu comentario es una sugerencia a la censura de los artículos en ATRIO.

      Efectivamente en ATRIO existe un moderador.. Pero creo poder decir que más que de contenidos, el moderador intenta mantener el respeto entre los participantes y la veracidad genérica que debe de tener toda afirmación que se hace pública. Cuando alguien considera que lo dicho no es verdad, el resto de los participantes o el moderador pueden intervenir, parad decir lo que a ellos le parece la verdad. ando alguien falta al respeto, embarra el debate y actúa de forma tortuosa y con falta de lealdad a los fines de ATRIO, el moderador, creo que ya lo ha hecho alguna vez, pone condiciones al interviniente o incluso le cierra la posibilidad de intervenir en ATRIO.

      Yo te digo todo esto, como un simple participante más que soy, únicamente como fruto de mi experiencia de muchos años en ATRIO. Tú verás si es acertado poner en cuestión que este artículo vaya contra eso no me parece acertado poner en cuestión que el contenido de este artículo vaya en contra el fin propuesto en ATRIO como lugar de encuentro. De se así, se estaría en la situación de hacer un llamamiento al ADMINISTRADOR para que interviniese.

      Un afectuoso saludo

    • Antonio Duato

      Estoy de acuerdo con lo que dice Eloy. También a mí me ha extrañado que Mariano opine que este artículo no entra en los fines y estilo de ATRIO. Todo lo contrrario, es una aportación a entender cómo en el debate a dos, con el estilo que impuso el canal del cara a cara y los consejos que, conociendo seguramente ese tipo de debate, el asesor, MAR, dio al presidente Sánchez, dejándole tan desconcertado que solo pudo decir “No, No es verdad…” sin calma ni tiempo para desmentir como hace este artículo.

      A Sánchez se le ha dicho que es “mentiroso compulsivo”, pero no se han expuesto mentiras concretas. Y creo que es un servicio a España y al diálogo poner blanco sobre negro la verdad de esas acusaciones. Como en EE.UU. es un servicio a la democracia aclarar lo que hay en esas acusaciones de Trump a la presidencia demócrata y no es un simple “y tú más”.

      Tal vez el arranque de esa equivocación de Mariano, con toda la buena vluntad seguramente, estaría en el pre-juicio que indica Mariano sobre Zugasti y el medio en que se inspira: que intencianalamente se quiere destapar unas falsedades para tapar las propias. Con lo que se supone que los otros tienen por los mesnos tantas falsedades que encubrir.

      De ayer era este último incidente. Freijóo en su último mitin dice que los datos que dió la vicepresidenta Díaz eran “maquillados” pues en maquillaje ella era una experte. Y Yolanda, sin hacer caso de la mala baba que tenía la alusión a su condición le diijo: “Señor Freijóo: aún hay iempo. Le invito a reunirnos en algún medio público y que tratemos de los datos que he dado en la televisión pública para que me diga en concreto en qué estaban maquillados mis datos”.

      En Atrio no queremos nunca rechazar el contraste, por duro que sea. Sino que en esos encuentros domine la puesta sobre la mesa de datos y argumentos veraces, el respeto y la escucha del otro, la ausencia de insultos o descalificaciones y la búsqueda de acuerdos psibles y progresivos.

      • José María Valderas

        Mentiras de Sánchez: no podría dormir tranquilo con Podemos en el poder;

        jamás gobernaré con Bildu.

        No habrá indultos.

        No habrá eliminación del delito de sedición

        No habrá rebajas de penas por prevaricación

        No habrá contraprestaciones con los proetarras,

        Rufián desmiente: hemos sacado a los presos de la cárcel, hemos eliminado el delito de sedición y la próxima vez, que habrá una próxima vez, será legal, les hemos obligado a eliminar la inspección de educación.

        Otegui: hemos conseguido traer todos los presos al País Vasco. Hemos conseguido para muchos el tercer grado. Hemos conseguido eliminar la Guardia Civil del País Vasco.

        Cierto no son mentiras. Son actos de traición. Si queremos ser rigurosos.

        Durante la pandemia: No hay riesgo y a las venticuatro horas de decirlo, para justificar el 8-M, se ordena el confinamiento general. Hay epis de sobra. Hay un consejo científico asesor. Tenemos respiradores sobrantes.

        Cierto, estrictamente hablando, no son mentiras. Son actos que comportaron decenas de miles de muertes.

        No es mentiroso compulsivo.  Si llega a serlo. No hay datos concretos… si llega a haberlos.

         

         

        • ELOY

          Hola José María, como sabes, Pedro Sánchez dio explicación a sus cambios de opinión, porque una opinión en un momento determinado es una opinión o una creencia o un propósito o incluso una promesa, pero no la falsedad de un hecho.

          Pero cuando uno se enfrenta a la realidad y las circunstancias son otras, y hay que tener que tomar decisiones en función de las circunstancias, y esa decisión puede favorecer o perjudicar a la ciudadanía  o puede, en su nuevo contexto, resultar justa o injusta, conveniente o inconveniente, de ser “buena” e abstracto, pasar a ser “mala” en lo concret, entonces no estamos ante mentiras (en relación a hechos) sino en cambios de opinión en función de las necesidades   y de lo que en conciencia se considera mejor.

          Por lo tanto una cosa es mentir y otra muy distinta cambiar de opinión., aunque esa opinión, expresada en un momento determinado, fuera acompañada de una promesa de hacer eso que en ese momento se piensa.

          Lo que llamamos “tomar conciencia” consiste en eso, en tomar conciencia de la realidad que nos obliga ,no solo a cambiar nuestras opiniones y creencias (esto último muy difícil) .

          Pero en definitiva lo que importa no es tanto lo que dijimos, equivocados o no. Lo que importa es lo que hacemos, incluso contra nuestras opiniones o creencias abstractas, cuando de hacerlo o no depende un bien superior que está por encima de la opinión o crencia de cada uno.

          Y ahí puede incluso jugar la teoría del “mal menor” . Decía mi profesor de Filosofía del Derecho que el fin del Derecho es la paz social, no la justicia en abstracto, por eso se dice “summo ius, summa iniura”: la aplicación estricta de la norma, lleva, o puede llevar a la mayor injusticia.

          Si algunas decisiones que ha tomado el Gobierno, como por ejemplo los indultos a los catalanes procesados, pensando que había que pacificar el clima existente en Cataluña, donde muchos catalanes consideraban injusta la sentencia, y consideró el Gobierno que eso era un bien mayor que una aplicación estricta del castigo de cárcel derivado de la sentencia, porque eso podría contribuir decisivamente a mejorar la convivencia cívica en Cataluña y a conservar la paz social, bien ha hecho. Porque esa no era una decisión fácil (le iban a insultar y a llamarle traidor por ello) , pero pese a ello el Presidente Pedro Sánchez y su Gobierno, creo que hizo más caso a su conciencia que a su interés personal de ningún tipo. He hizo, en mi opinión, bien. La historia valorará esos esfuerzos de luchar por la convivencia, con independencia del grado en que hayan podido fructificar; frutos que al parecer ya se están viviendo en Cataluña.

          Un saludo cordial

          NOTA: Cuando yo estudiaba Derecho en Compostela , era obligatorio en esa Facultad, asistir a clase con corbata.  Cuando terminé la carrera me prometí a mi mismo que jamás volvería a usar corbata. Uno de mis primeros trabajos, en una entidad financiera, me obligó a llevar corbata y, la verdad hasta que me jubile, por una u otra razón , no pude tirar las corbatas que tenía en mi armario.

          • José María Valderas

            Cuando existen datos no es bueno seguir en los prejuicios. Si las circunstancias hubieran aconsejado modificar el compromiso preelectoral, se le expone a la ciudadanía. Porque si no, se está mintiendo. Miren, ciudadanos, yo prometí que jamás habría indulto. Mas ahora veo que es bueno pro bono pacis. Hago un referendum y ustedes me lo aprueban o no, porque lo primero fue una promesa electoral. Y así los demás. Si no, no sólo es mentira, sino traición,

            Y fue traición porque no hubo tal cambio de opinión. Lo han dicho los protagonistas. Más. le preguntaron a a Sánchez qué opinaba de lo que acababa de afirmar ERC de que le obligaron a indultar si quería seguir en el gobierno, y el traidor, pese al dictamen en contra del Tribunal Supremo, los indultó. No era summum ius, summa inuiria, sino felonía tout court.

            Más. De pacificación, nada. Hoy la prensa publicaba el prinunciamiento de diversas instituciones catalanas de cómo no se había logrado nada en punto a pacificación. Seguimos en la voluntad de referendum, ahora, decía anteayer la portavoz de ERC, con la legalidad que nos hemos dado obligando a Sánchez a eliminar la ley de sedición. Todo acaba sabiéndose.

            El propio Otegui, de la mano de Rufián, acaba de anunciar que si Sánchez les necesita, la apuesta subirá. En plata, lo han dicho literalmente, quieren un doble referendum conjunto de independencia, uno para el País Vasco y otro para Cataluña.

            ¿No saben ustedes que Batet, a la que Sánchez puso al frente de las Cortes, es partidaria, firmante, del referendum? No hay más ciego que el que no quiere ver.

            ¿No saben que Illa ha firmado con ERC la ley contra la enseñanza en español la parte mínima requerida por el TSJC? No hay más ciego que el que no quiere ver.

            ¿No saben que en el programa de Sumar va incluido el derecho de autodeterminación? No hay más ciego que el que no quiere ver.

            No es cambio de opinión. Esa salid de pata de banco está aducida para incapaces de pensar por su cuenta que se creen las mentiras de Sánchez. No son cambios de opinión, que son movimientos internos, sino imposiciones que vienen de fuera. Todas contrarias a los intereses de España. Todas acatadas por un gobierno traidor.

             

  • Monica

    Las ideologías  justifican o censuran, dependiendo  de que los actos a valorar sean propios o del rival ideológico. Por eso ese sesgo ideológico impide ver la realidad de forma imparcial. Esto sucede en el caso que debatimos, si se pretende ser justo no se puede censurar una parte, además erróneamente, la que nos interesa, y omitir lo que no nos interesa del afín ideológico.  

  • Antonio Llaguno

    Se lo advertí.

    Hoy saldrian la relación  de mentiras de Feijoo.

    Por eso esta mañana, Carlos Herrera estuvo media hora hablando de las mentiras de Sánchez.

    Ambas cosas esperables y ambas cosas prescindibles.

    Nada nuevo bajo el sol.

    • mariano alvarez

      Hola ELOY, si te fijas bien en mi anterior respuesta a este artículo en ningún momento me estoy refiriendo a censura alguna, estoy dando mi opinión que por lo visto no te gusta, y además  la apoyas en una presunción y que por supuesto no  comparto. Creo sinceramente que te has excedido en dicha presunción, pasando a que tome el protagonismo en tu respuesta, precisamente porque en todos mis escritos me expongo a esa crítica de los lectores de Atrio de la cual me retroalimento siempre positivamente. Jamás se me ocurriría pensar que mi razón está por encima de cualquier otra. Como te digo toda crítica me pule, lo cual agradezco, incluso hasta ésta que tú me acabas de hacer, que me interpela a expresarme  más exquisitamente intentando evitarle al lector presunciones equívocas. Siempre aprendo de mis errores y de los demás.

      A partir de aquí siéntete libre para para sugerir al editor lo que tú creas pertinente.

      Sinceramente y cordialmente un saludo ELOY.

      • ELOY

        Gracias Mariano. sólo decirte que todo lo que digo lo digo aquí, y que jamás se me ocurriría sugerir nada al  Administrador, que no diga aquí.

        En modo alguno, por otra parte quisiera entrar en discusión. Respeto tu opinión tanto o más que la mía propia.

        Hubo tiempos en que en ATRIO  había, a mi entender, desacertadas discusiones e improperios entre tertulianos, pero esa tapa hace tiempo que quedó lejos. Y de eso pienso que debemos alegrarnos.

        Pero si se alude al fin propuesto por ATRIO como lugar de encuentro, parece evidente que podemos hablar de ello y explicitar qué es lo que pensamos cada uno de nosotros tranquilamente sobre cuales son o deben ser esos fines.

        Un afectuoso saludo

  • Monica

    La demagogia en política es el arma del embustero. Y sí, hay muchas falsedades y medias mentiras, pero en todos y cada uno de los partidos políticos, la de unos es más descarada y la de otros cuestionable. Lo que afirma el señor que escribe el artículo indicar que cada una de sus afirmaciones rebatibles, unas por equivocadas y otras porque son muy cuestionables.  Por ejemplo en la primera afirmación es cierto que Podemos fue el único grupo del Congreso que no firmó el pacto en contra de la Ley de Violencia Género y se abstuvo en el Congreso, Vox era un partido extraparlamentario en 2017.

  • José María Valderas

    *Es prueba de sectarismo equiparar falsedades. Del elenco de falsedades que atribuye a Feijóo ninguna hay que pueda equipararse a la traición contra España perpetrada por el sanchismo. Hoy mismo, em el telediario de las tres se nos anunciaba que esa traición socialcomunista contra España fue obrada por presión de ERC y Bildu. Por gentes que han dado un golpe de estado y tienen delitos de sangre, muchos delitos de sangre, en sus alforjas. Lo acaban de repetir. indultos, delito de sedición y voluntad de repetirlo. Lo acaban de decir mofándose de España. Gracias al aplauso del PSOE. Por si acaso, lo lleva Sumar en su programa.

    No soy partidario de defender ningún partido, sino de defender mi patria y sus ciudadanos, que son mi patria. Me parece ofensivo a la dignidad nacional que se silencie las principales traiciones y se quiera esconder semejante acción falsedades posibles o reales de índole partidista.

    No Zugasti. No me parece ético. Y no voy a abundar en si Feijó se equivocó cuando confundió a Vox con Podemos en determinada votación o si el PP firmó a favor o en contra. No me parece honrado ni ético comparar esos comportamientos. Y, por supuesto, si Feijóo mintió, denúnciese. Pero sin callar que Sánchez traicionó a su patria y envió a muchos conciudadanos a la morgue, por desestimiento a los médicos, por triaje infame, por falta de respiradores. Y a muchos les ha impedido nacer siendo sujetos plenamente configurados. No me parece honrada la equiparación. Por muy sectario que se sea. 

Deja un comentario