Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7202 Artículos. - 109755 Comentarios.

¿Ciudadano o arzobispo?

Lo más original de esta carta colectiva que escriben teólogas y teólogos que tanto han hecho por la renovación teológica en nuestro país. Toman conciencia de lo que ha publicado en ABC el ciudadano español Jesús Sanz Montes, resumiendo su crítica a la actualidad y sus propuestas. Sin entrar en polémica, aceptan el derecho que tiene ese señor a proclamar sus opciones en este momento electoral. Como lo tienen los candidatos de VOX. Pero dejan claro que es intolerable que lo publique como Arzobispo de una comunidad cristiana. Eso es blasfemia contra Jesús de Nazaret y la comunidad de creyentes en Él. ¿Y aún se quejan de que en masa los fieles abandonen “esa iglesia”? ¡Hace falta mucha fe depurada en el Dios de Jesus! Ayudadnos teólogas y teólogos. AD.

Carta abierta de la Asociación de Teólogas y Teólogos Juan XXIII a D. Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo, sobre su artículo “De incendios y elecciones generales”

        Apreciado D. Jesús Sanz Montes

        En la sección de Opinión Tribuna Abierta, del diario ABC del día 11/7/2023, publicó Usted, ciudadano D. Jesús Sanz Montes, un artículo con el título “De incendios y elecciones generales”, que resulta coincidente con lo que el partido político Vox propone en su programa electoral para las próximas elecciones generales del día 23J.

        Nada que objetar a que Usted, como cualquier otro ciudadano, proponga a sus lectores sus opiniones políticas. Está en su derecho. Esa es la libertad que a todos y a todas nos garantizan las instituciones democráticas.

 

CRÍTICAS

        Creemos, con todo, que son declaraciones cuya veracidad no es demostrada. Simplemente las enumera como verdades rutinarias. Usted afirma que “lo que la comunidad cristiana (sic) puede hacer o decir sufre una censura implacable al ser expulsada del paraíso de la modernidad”. Se refiere a determinadas fuerzas y posicionamientos políticos que tienen “imborrables en sus genes la sangre de sus actos terroristas o la rentable monserga de sus aspiraciones ‘indepes’, “aliñadas con secesiones y bendecidas con indultos como monedas de cambio”.

        Niega la emergencia climática afirmando que las temperaturas que sufrimos “es lo que sucede en verano con las calendas de julio, sin que lo decrete Greta Thunberg, con sus cambios climáticos y demás corifeos que la jalean”. Critica las “políticas erráticas nutridas de mentiras patentes y mucha ideología que campa” tildándolas de incendiarias. Declara que “todo eso sucumbe en el fragor de unas llamas que reducen a cenizas tantas cosas justas y necesarias”, como “el patrimonio cultural, moral, convivial, religioso que durante tanto tiempo hemos compartido”.

        Estas son afirmaciones que dibujan un panorama apocalíptico y coinciden con las que estos días han estado repitiendo reiteradamente muchos dirigentes políticos de la derecha y la ultraderecha.       

        Después de ese panorama del presente ofrece unos tintes idílicos del pasado, a pesar, eso sí, “de nuestras tibiezas indiferentes, de peleas intolerables y contradicciones que traicionan”. La herencia, a su juicio, “era bella, fecunda y esperanzadora. Teníamos una historia de siglos que nos identificaba, con unos valores que alimentaban las creencias religiosas, la relaciones fraternas y el creativo afán de construir entre todos un mundo más justo, seguro y mejor”. Aquí no parece haber nada nuevo. De hecho, las propuestas que cierta derecha presenta en esta campaña electoral parecen mirar más al pasado, para ellos ideal, que al presente y al futuro.

        Pero declarar no es argumentar. Tiene Usted el derecho a proclamarlas, pero en estos asuntos no se debiera impartir magisterio inapelable, sino razonamientos convincentes.

        Lo que realmente nos alarma de sus declaraciones políticas es que se presente Usted como arzobispo de Oviedo. Porque eso sí nos concierne como personas y comunidades seguidoras de Jesús de Nazaret. Por eso le preguntamos: ¿habla usted en nombre de la iglesia?, ¿en nombre de Jesús de Nazaret?, ¿en nombre de sus comunidades?  No creemos que pueda Usted hablar así sin usurpar sus nombres.

        Usted nos dice que “la palabra de los que creemos en Dios sin hacerlo contra el hombre es una palabra que bebe del alto testimonio del Señor Jesús, de la sabiduría que recogen los evangelios, y que se estructura en la llamada doctrina social de la Iglesia y la tradición cristiana”. Lo compartimos, pero son afirmaciones tan genéricas, que más bien parecen un recurso retórico que en ningún caso se pone en relación con las severas afirmaciones que hace en su llamamiento.

        Propone finalmente su programa electoral cuando afirma que “de esto van las próximas elecciones generales” que plantea como una cambio radical en una coyuntura que califica de “desastre trucado y mendaz”: “una oportunidad para re-estrenar lo que vale la pena, sin cansarnos nunca de estar empezando siempre”. Acaso ¿consiste el futuro en intentar repetir obstinadamente el pasado?

 

PROPUESTAS

        En cuanto a sus propuestas, señala las siguientes: “La vida en todos sus escenarios (naciente, creciente, y menguante)”: es la primera, tan genérica que nadie pondría objeción a ella. El cuidado de la vida humana en todas sus fases y formas es el centro mismo del evangelio. Ahora bien, si Usted dijera que el hambre, la enfermedad, la exclusión social, la discriminación por género, identidad sexual, etnia, cultura, clase social o religión, la violencia de género, la esclavización y humillación de los emigrantes… no son compatibles con el seguimiento del Nazareno, quizá las personas para quienes Usted pide implícitamente el voto dirían que eso es pura ideología marxista.

        La segunda propuesta: “La verdad como compromiso verificable de programas políticos que no mienten”, es tan verdadera como genérica y maleable. “La verdad os hará libres”, nos dice el Maestro, pero estamos viendo todos los días cómo se falsifican datos estadísticos para presentar un escenario político, social y económico en bancarrota y llevar a la confusión a la ciudadanía y cómo se obstaculiza la justicia para ocultar la corrupción.

        Usted mismo niega en su artículo la evidencia científica del cambio climático al ridiculizar a los que claman por colocar este tema en el centro de la agenda política, y se separa, así, de la advertencia del Papa Francisco que ha dedicado a este tema la encíclica, Laudato Si’.

        Somos testigos de cómo en nuestra propia iglesia se ha tratado de encubrir sistemáticamente a pederastas y violadores, y cómo, también en este tema tan delicado, muchos sectores de la iglesia se resisten a incorporarse a la transparencia y a la tolerancia cero que en este asunto promueve el mismo papa Francisco.

        La tercera propuesta: “La libertad en su expresión religiosa y cultural”. Hay que congratularse que en este tema nuestro país haya avanzado espectacularmente, teniendo en cuenta que, durante mucho tiempo, la iglesia practicó la censura institucional en colaboración estrecha con las instituciones no democráticas, imponiendo un pensamiento y una moral uniformes. Son los partidos de la ultraderecha los que ya han empezado a desplegar su celo inquisitorial allí donde han asumido el poder.

        La cuarta propuesta: “El respeto por la historia sin reescribirla con memorias tendenciosas que reabren heridas”. Seamos francos, señor arzobispo, esto no es un juego literario: las heridas a las que Usted se refiere no están abiertas, las verdaderas están bajo tierra, sepultadas no se sabe todavía dónde. Y esto clama a aquel que nos dijo que quería “misericordia más que rituales sacrificiales” “¿Dónde está tu hermano, tu hermana?” es un grito que, como cristianos y cristianas no podemos eludir. Y esto no es abrir heridas, es curarlas con el bálsamo de la humanidad y de la fraternidad-sororidad, que hasta ahora se les ha venido negando a las víctimas, a sus familiares y a todos nosotros como sociedad.

        Termina Usted diciendo que España necesita su cambio. Pero nos tememos que la España a la que se refiere es la construida a imagen y semejanza de sus propuestas. España, sin embargo, es plural y multiforme, variada en lenguas y culturas, diferente en creencias y no creencias religiosas y, afortunadamente, en propuestas políticas.

        No queremos darle consejos, pero sí expresarle un deseo: que se ahorme al prototipo que es Jesús de Nazaret (Pablo diría que se revista de él), quien, queriendo ejemplificar al ser humano ideal, escogió como modelo con el que él mismo quiso identificarse a un samaritano, que no dio un rodeo como los clérigos de su tiempo, ante otro ser humano caído y apaleado, y no le preguntó por su etnia, su lengua o su religión para tomarlo sobre sí, sino que practicó la compasión.

        Terminamos ya. Nos gustaría que hablara con el espíritu profético de Jesús de Nazaret, el de las Bienaventuranzas, que no logramos adivinarlo en sus proclamas.

        Cordialmente.

ASOCIACIÓN DE TEÓLOGAS Y TEÓLOGOS JUAN XXIII

 

 

 

33 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    Ya sin los quehaceres inevitables de los primeros días “na miña terra”, quiero unirme en primer lugar a la Carta abierta de los y las teólogas de Juan XXIII. La comparto y, si me lo permiten, la suscribo, no como teólogo sino como simple cristiano de base. Y al decir de base, me refiero a la base evangélica -la mejor teología-, que debe inspirar el seguimiento de Jesús de Nazaret, el Maestro.

    Respeto, respeto al ciudadano, Jesús Sanz Montes. Pero, como obispo, tu postura, hermano, me parece que deja mucho que desear. (Te tuteo porque te considero un hermano que ejerce la función de SERVIDOR-coordinador -no te digo jerarca, porque las jerarquías no son de origen cristiano-; aparte de que Jesús nos invitó a dirigirnos al Padre Abbá tratándolo de tú. El Padre de Jesús -y nuestro- no se encumbra ni se siente menos por el tuteo. El tuteo acerca más.) Digo que deja mucho que desear, porque al leer tu declaración me dio la impresión de que estaba leyendo a un seguidor de partidos ultra o casi, no a Jesús de Nazaret. Te lo digo sin ánimo de ofenderte, hermano (hermano sí, pese a todo), pues algunas cosas que dices, en mi opinión, disuenan con el Evangelio. Para seguir -y en tu caso “representar” a Jesús- hay que cambiar de mente, es decir, hay que RENACER, como dijo Jesús a Nicodemo. Si no se renace, no se lo entiende o entiende mal. Por eso digo que tu carta-declaración en algunos aspectos se compagina poco con el Evangelio. Insisto en que no deseo ofenderte, ni siquiera faltarte al respeto, hermano Jesús S. M.;  pero deberías -siempre en mi opinión- repensar tu postura y hacer alguna rectificación. Creo que rectificar o reconocer errores engrandece, no rebaja. Los errores son inevitables, también en los “pastores”, como humanos que son. Pero no lo olvides: lo que disuena con el Evangelio, con la ESENCIA del Evangelio, aleja (y crea adversarios). Aleja del Mensaje evangélico y de los hombres no poderosos o de buena voluntad, que son mayoría. Muchos de los que se alejan, se alejan del clero conservador y ultra conservador -que mal sirven en la Iglesia de Jesús-, no del Mensaje del Reino de Dios de Jesús de Nazaret. El hecho de que las iglesias se vacíen, no equivale a un alejamiento del gran Mensaje del Reino, siempre actual, sino a una presentación de ese gran mansaje en odres viejos que no sirven…  (Excusas si te parezco un poco duro). Un abrazo fraterno, muy cordial. 

  • carmen

    Perdón, Antonios. Se me ha olvidado decir que probablemente el Papa no pueda decir lo que quiera decir . Porque es el representante de la iglesia católica. El de arriba de la pirámide. Tendrá que hablar dentro de los límites que tenga. Estoy segura de que su cabeza, en este tema, va en la misma línea que la mía, que la de muchas personas. Pero quizás no pueda expresarlo.

    Y volvemos a mí tema principal. Al tema que para mí es básico. O cambia la doctrina oficial de la iglesia o nada se puede hacer. Bueno, acoger. Pero no quiero misericordia, quiero justicia.Y respecto a Santiago. Bueno. Nos entendemos muy bien. Por encima de lo que escribimos. Es una especie de juego. Él me habla a mí como si yo fuese Teófilo, pero se ha encontrado con una teófila , mujer y respondona.

    Es divertido.Gracias por publicar esta aclaración. 

  • carmen

    Antonio. Querido.

    Creo que no me has entendido. Me rindo.
    He dicho todo lo que tenía que decir al respecto.
    No quiero que se acoja a nadie , quiero que toooooodos las personas del colectivo LGTBI, no necesiten acogimiento, no más que el que necesitamos las personas heterosexuales, porque mi demanda es que se les considere iguales. Aquí en Murcia se pide mucha agua para todos. Es un bien de primer orden .

    Vale, pues yo quiero que no haya distinción ninguna entre los heterosexuales y las personas del colectivo LGTBI.  Derechos para todos.
    Y luego, cada persona , independientemente de cómo viva su sexualidad, tenga el acogimiento ese famoso que necesite . Insisto. La iglesia no debe de utilizar la palabra acogida referida a las personas del colectivo LGTBI. Debe de decir : no hay diferencia ninguna con las personas homosexuales. Es miiiiiiiii opinión. La miiiiia y lo que he tratado de expresar en este jaleo que ha movido Vox en Valencia. Y muchas personas a las que la iglesia católica le da lo mismo, ha debido de pensar algo parecido por el resultado de las elecciones. Eso creo. No sé.No digo otra cosa.Personalizar el caso de mi luisico, es un recurso literario. Quién haya leído las tonterías que a lo largo de varios años he escrito aquí, si ha prestado un poco de atención se habrá dado cuenta de que siempre parto de una situación vivida en primera persona.Mucha gente no entendió y me mandaron a escribir un libro y varias cosas muy agradables más.

    Pues bueno.Quédate tranquilo. Es un recurso literario. Además de que es un tema que me afecta directamente.

    Gracias por tu interés. Estoy feliz.

  • carmen

    Santiago. Volvemos al juego de antes. Habla, hablo. A usted le leen , a mí me leen. Estoy segura de que me entiende.

    Mire, hace un par de noches cenamos tres amigas. Sale el tema de las elecciones. Es imposible que no salga. Y como ya me conoce, soy de ideas fijas. Respuesta, venga carmen, por dios, qué tendrá que ver la iglesia en todo esto…pero si nadie va a misa ya…

    Mil veces lo he oído. O dos mil. Y como he aprendido mucho leyéndoles a  ustedes, he aprendido a hablar de otra manera, suelo decirles, cuidado, he aprendido un poquito la forma de hablar de los jesuitas.Y como quien no quiere la cosa, hablo del matrimonio católico. Me contestan que , pues bueno, allá ellos. Una de ellas dice, pues a mí me sentó fatal que se aprobase en matrimonio entre homosexuales. Porque un matrimonio es entre un hombre y una mujer. Vi el cielo abierto. Y eso? Pues porque sí, de toda la vida. Y cuál es la finalidad del matrimonio? Segundo de silencio. Tener hijos. Ya, para el cielo? Para formar una familia base de la sociedad?  Pues a lo mejor…y esa no es una idea sacada de la iglesia católica que a su vez la sacó de la sociedad romana? Ay, hija. No empieces… Es que quizás la sociedad ha cambiado, es que quizás la planificación familiar sea de una importancia definitiva porque somos un montonazo de gente, además, diría que ahora se pueden tener hijos con ayuda de técnicas de reproducción asistida, es que quizás haya que ir pensando que en dos mil años hemos podido evolucionar, es que, a lo mejor, esto hace cincuenta años era impensable, bueno, Huxley en Un mundo Feliz? Ya hablaba de esto, pero era ciencia ficción y es un género menor. No sé. Quizás habría que hacer un replanteamiento porque si la sociedad civil tiene unas ideas de acuerdo con la evolución de la sociedad, que digo que a lo mejor sería bueno que la iglesia se replantease cosas. No sé. Diría que en la configuración del pensamiento europeo la institución de la iglesia occidental ha sido definitiva. Pero a lo mejor no ha tenido nada que ver…

    Claro, Santiago. Sé lo que está pensando. La Verdad es la Verdad. Jesús dijo que…y me parece genial. Y a lo mejor es cierto que lo dijo. Bueno, usted no tiene duda alguna. Vale, admitamos que dijo textualmente todo lo que nos ha llegado, así sucedió. Creo recordar que también dijo: tú eres Pedro… Y sobre ti edificaré mi iglesia. Atención al tiempo verbal. Edificaré. No dijo queda edificada . Posiblemente dentro de la cabeza de Jesús estaba el pensamiento de que la iglesia está al servicio del pueblo de Dios. Eso creo que significa la palabra Iglesia. Y no recuerdo que dijese y tú no puedes mover un ápice de lo que digo. Porque la sociedad debe y tiene que ser estática. El pensamiento de este momento de la historia debe de ser mantenido por los siglos de los siglos.

    Yo, al menos no lo he leído. No sé si en otras Biblias…desde luego en la nueva Biblia española, no lo está escritEntonces? Pues quizás no vendría mal un replanteamiento. No sé. Eso pienso. Porque claro, no sé si se han dado cuenta los de arriba de la iglesia, y ahora hablo de ella como institución y no como pueblo de Dios, quizás no se han percatado de que en el fondo están defendiendo los mismos principios morales que lo que ahora llamamos extrema derecha.Pero claro. Es mi opinión. No sé de estas cosas, lo único que digo es que la extrema derecha está subiendo, subiendo, subiendo… En Europa y , o sea. Hay preocupación sería en nuestro horrrriiiiiible continente, antiguo y señorial, por esta subida. Le gustan Lisboa? A mí me encanta.

    Sí. También soy partidaria de que las personas hablen. Eso lo sabe muy bien el Segre de los jesuitas del anterior Padre general.Pues eso.

    Muy buen día.

  • carmen

    Que digo, Santiago, que me parece estupendo. Si jugamos a hablar, las mismas normas para todos.Porque recuerdo hace aaaños a un señor arrodillado delante de un Papa, y recibiendo una filípica por parte del Papa en cuestión que ríete tú de la de San Pablo. Se llamaba de apellido Cardenal.

    No sé si lo recuerda. La imagen dio la vuelta al mundo.O se trata de hablar siempre en la línea que defiende la santa madre iglesia? Es que, quizá lo que suceda es que la iglesia católica tenga su línea política y lo que haya que defender sea esa línea .Entonces se trata de expresar tus ideas o las oficiales de la iglesia? Tengo un jaleeeeeeo…Porque es que , salvo este artículo no he leído aquí, en España, durante esta campaña electoral eterna y que me temo no haya terminado , una opinión expresada por un organismo oficial relacionado con la iglesia, ni a un solo obispo ni nada, hablar a favor de los que defendían posturas contrarias a la derecha. Digo con carácter oficial. Opiniones personales, ya lo creo que sí.Y digo yo que si juegan , que jueguen todos en igualdad de condiciones. Porque si no, mentes horribles como la mía piensa : ahora Vox no? Pero si defiende prácticamente lo mismo que mantiene la iglesia católica…

    La otra opción es pensar que toda la oficialidad de la iglesia está en la línea de este señor obispo. Pues no sé si prefiero susto o muerte.
    Y, Uf. Prefiero no pensar más.

    Lo que está claro es que los votantes, como dice el artículo del señor Revuelta de hoy, hemos decidido que, se siente, va a ser que no queremos a la extrema derecha. No sabe la tranquilidad que supone para muchos españoles.Y, ahora, que alguien forme gobierno, si puede, y si no, pues se repetirán elecciones. No sería la primera vez. Pero ya es todo diferente. Porque no es miedo a la derecha, no le tengo ningún miedo, además, no sé diferencian tanto el PP del PSOE. Son dos partidos que su modelo económico no difiere tanto. Quizás en materia de impuestos sí, y poca cosa más. El problema no ha estado en ellos, al menos no para mí. La cuestión era otra . La extrema derecha entra o no en el gobierno del País?

    Y, hemos dicho no.Suficiente.Pues eso .

    • Santiago

      No, simplemente se trata de la libertad de expresión. El hecho que yo me exprese libremente, no implica que yo tenga razón puesto que 2 opiniones opuestas no pueden ser iguales ya que una de ellas será forzosamente falsa.

      Porque yo puedo creer que yo estoy en lo cierto pero puedo estar equivocado  y Jesús, durante su vida terrenal evangélica, fustigó duramente la mentira y doblez de los judíos fariseos hipócritas: “Si fuerais ciegos no tendrías pecado, pero como decís-“vemos”- vuestro pecado permanece” (Juan 9:4)

      Quizás está “ceguera” era a la que aludía Juan Pablo II para que este jesuíta abandonara su postura en contra de la Iglesia. Pero esto no tiene que ver con su derecho a expresarse. Yo puedo hacerlo aunque esté equivocado pero he de atenerme a las consecuencias de esta libertad que también -como toda conducta humana- tiene limitaciones. Y esto también ha de aplicarse tanto a Juan Pablo II, como a Ernesto Cardenal y a D Jesús Sanz Montes, actual arzobispo de Oviedo.

      Por supuesto, estas “expresiones” de libertad de expresión sólo suelen  ocurrir en países que no poseen un gobierno radicalmente totalitario y dictatorial donde la libertad de expresión está muy restringida. De esas dictaduras yo he sido testigo activo y presencial. Por eso estoy siempre a favor de la libertad de expresión aceptando sus consecuencias.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • carmen

    Santiago: Felicidades también. No me acordaba de que hoy es 25.

    Antonio Llaguno: Seguro que soy injusta? La iglesia católica es como es. A Atrio también lo conozco bastante bien. No he dicho nada de Atrio. Es más, escribo aquí.

    No.Tú demandas una cosa y yo otra. No quiero que mi hijo ni nadie debido a míl cosas diferentes necesiten el apoyo de nadie. Efectivamente. Mi hijo se defiende bien. Y cuántos no? Pregunto.Porque él es ingeniero de caminos y mi yerno arquitecto. Pero cuántos no han tenido esa oportunidad.

    Insisto.No quiero misericordia. Me suena una frase de hace dos mil años. No quiero sacrificios, quiero misericordia.

    Bueno, pues dos mil años después, pido justicia social, no misericordia. Seguramente no soy comparable a la persona aquella. No sé por qué me suena a Pablo de Tarso. Pero eso que mi personica demanda. Y ya está.

    Santiago, una pregunta. Bueno, después se la hago.Buen día 

    • Santiago

      Muchas gracias por la felicitación, Carmen. La devuelvo con mi más sincero afecto y cordial saludo.

      Santiago Hernández

       

       

    • Antonio Llaguno

      Carmen,

      yo estoy seguro de muy pocas cosas en la vida. Suelo decir que sólo de tres cosas: El amor de Dios, la inevitabilidad del segundo principio de la termodinámica, y la sabiduría del Cholo Simeone. Ahora añadiría una cuarta, el amor de y por mi mujer.

      Por eso tengo la saludable costumbre (Que no siempre soy capaz de seguir), de usar verbos como “creo”, “pienso”, “opino” o frases como “en mi modesta opinión” o “según mi criterio”.

      Pero sí, creo que estás siendo injusta, al menos conmigo que soy quien te contesta, en este caso.

      Porque tu hijo, que es ingeniero de caminos (Y ya sabes que el catecismo decía que “Dios es nuestro padre, creador y señor de todas las cosas, e ingeniero de caminos”: Permíteme el chiste. Es propio del hijo de un ayudante de obras públicas, que es lo que era mi padre, además de abogado) y su marido arquitecto se pueden defender solitos y no me necesitan.

      Bien. No seré yo quien se meta en jardín ajeno y donde no se le espera ni necesita; pero hay gente como tu hijo que sí necesita que se le acoja, se le ayude, se le incorpore al mundo “normal” y se le diga, a semejanza de Jesucristo: “Nadie te condena. Yo tampoco lo hago”. (Y el Papa tampoco les condena).

      Y este humilde (Aunque nada modesto) servidor, ya ha tenido que dar la cara ante un representante de un obispo para defender el derecho de un jovencito gay a formar parte de la Iglesia, como uno más y amenazando con apelar al entonces todopoderoso Rouco Varela. Y es que él (El muchacho) no era ni ingeniero, ni arquitecto sino un muchacho de 17 años con más dudas que granos en la cara (Y tenía unos cuantos) y con menos fuerza reivindicativa que yo capacidad para correr una maratón.

      Y no sólo eso. Estoy felizmente casado pero hace 5 años decidí abandonar formalmente, la asociación de Iglesia a la que pertenezco y cuya vocación conservo, por defender a una hermana de asociación que fue expulsada por casarse con un divorciado (También miembro de la asociación) y hace mucho tiempo más atrás abandoné el Consejo Inspectorial de esa asociación, en el que era responsable de formación, porque se decidió reconvenir a otra hermana por casarse con un cura que dejo la orden (Hoy el fruto de esa unión, ya ingeniera de la misma escuela como yo, estuvo de becaria mía y consiguió Matrícula de Honor en su proyecto de fin de grado que tuve el privilegio de dirigir y que consiguió que engordara 20 kilos de satisfacción, de esos que se pierden a la primera decepción).

      Me alegro de que tu hijo se defienda solo y no necesite a nadie que le apoye y le acompañe. Hacen falta gays así: sin complejos, orgullosos de lo que son y sin discriminar tampoco a quienes no somos como ellos. Pero hay otros muchos que no lo son y a los cristianos nos cabe la obligación de tratar de compensar el maltrato que han recibido, históricamente, por parte de la Iglesia.

      Como las mujeres, l@s pobres, l@s emigrantes, l@s indefens@s, l@s refugiad@s, l@s víctimas de la guerra, l@s esclav@s e incluso l@s hinchas del Atleti, que también tenemos lo nuestro.

      Esa es la tarea del cristiano y de la cristiana y es por eso que Cristo pudo decir en el Sermón de la Montaña, que todos ellos (Hinchas del Atleti incluidos, estoy seguro) son, somos, será, seremos, bienaventurados, porque todos los seguidores del Nazareno, diga lo que diga el Papa, el párroco, el cura o el “enterao” que nos hable de Dios, vamos a dejarnos las muelas en conseguir que esa gente sea dichosa. Tu hijo, también.

      A mi las cosas que escribe Santiago me ayudan mucho. Soy consciente (Y él también lo es) de que vamos a discrepar en ocasiones e incluso en otras ocasiones (Aunque menos) vamos a discrepar profundamente; pero no cabe ninguna duda de que me aporta luz y comprensión para entender lo que la Iglesia propone o propuso.

      Y teniendo en cuenta lo mal que hacen eso mismo algunos curas que conozco, una persona tan bien formada y que tan bien escribe, como Santiago, es siempre de agradecer.

      Sabes que siempre te contesto con aprecio

      Un saludo

      NOTA: El que haya abandonado formalmente la Pía Asociación de Cooperadores Salesianos, no quiere decir que no me siga considerando uno de ellos. Yo sigo afirmando que soy un Cooperador Salesiano, me sigo sintiendo un “niño de D. Bosco” y sigo creyendo fielmente en la promesa que hice cuando, allá por 1988, me uní a ella: “Emplear mi tiempo y esfuerzo, según mis posibilidades, en ser un buen cristiano y honrado ciudadano y en promocionar y defender a la juventud más desfavorecida y de las clases populares, tratando de ser entre ell@s signo y portador del amor de Dios a l@s jóvenes (A TODOS l@s jóvenes)”.

      No sea que lea esto algún hermano de asociación y me reproche el hecho de que la abandonara hace años como protesta a lo que pensé era una mala praxis.

  • Santiago

    Volviendo al tema, el que D Jesús Sanz sea arzobispo no debe impedirle expresar su opinión. Todo lo contrario la libertad religiosa y democrática hace válida su elección al querer comunicar a los ciudadanos, especialmente a los fieles católicos, lo que el cree, piensa y desea..

    Y a su vez, los que se oponen, ya sean creyentes o no, católicos o no, políticos o no, también poseen el mismo derecho a expresar su oposición y su opinión. La historia de la Iglesia Catolica desde la misma vida de Cristo ha estado llena de polémicas y controversias ya que El ha dicho que El es “la Verdad”.

    Se trata pues de libertad y democracia porque si el arzobispo “argumenta” pues yo respetuosamente lo hago en nombre de mi libre albedrío¿O es que vamos a empezar como los países totalitarios radicales y dictatoriales-que suman ya unos cuantos- y que se dedican a ejercer la coacción y persecución ideológica sistemática?

    Tanto creyentes o no, poseen sus “argumentos”, a favor o en contra. Tenemos que confiar siempre -a pesar de la pregunta de Pilato- que la Verdad existe y también está presente  la  ley de la “no-contradicción” ya que dos opuestos no pueden ser ciertos a la vez, puesto que uno de ellos es falso.Un saludo cordialSantiago Hernández

    • ana rodrigo

      Querido Santiago, muchas felicidades en el día de tu santo. Un abrazo

      • Santiago

        Muchas gracias a ti Ana por tu felicitación y también te  agradezco tu fidelidad a la amistad a través de los años en esta columna de diálogo abierto.

        Con afecto y  saludos

        Santiago Hernández

  • carmen

    Gracias.

    Es que, uf. Estoy muy cansada de hablar al vacío. Tantísimos años…no quiero seguir.He vuelto a entrar porque lo de las elecciones me ha revuelto el alma. Posiblemente por mi hijo. Posiblemente. No sé. Me parece que lo único que puedo hacer por él es lo de siempre. Lo que he hecho por mis alumnos que desde pequeños , en la ESO ya tenían problemas. Pero ahora más. Me dijo que era homosexual y tenía una pareja hace seis años, \Va a cumplir 39. No puedo entender porqué son un peligro para la sociedad . Lo siento. No puedo. Y cuando leí aquello de Vox no, me entró eso que me entra. Pero si es lo mismo que la postura oficial de la iglesia…

    Entré por mi hijo, por mi yerno, por las mujeres que abortan, por los divorciados vueltos a casar,  por los que quieren morir en paz, por mil cosas de ese tipo. Veo tan tan injusto que en nombre de mi Jesús imaginario se  discrimine así a las personas…y Antonio Duato ha tenido a bien el publicar mis comentarios. Gracias.Pero ya está.

    Aquí son partidarios de otra vía, la que dice Antonio Llaguno.  Yo no . No quiero misericordia, quiero justicia social.

    Gracias por aguantarme.

    • Antonio Llaguno

      Es que la “vía de la misericordia”, Carmen, no excluye la “vía de la justicia” más bien exige la “vía de la justicia social”.

      Yo soy felizmente heterosexual y Dios (Y mi mujer) han tenido conmigo el detalle de regalarme la compañía de la mujer más hermosa que pisa tierra española (Al menos a mis ojos), pero me dejaré las pestañas y lo que sea necesario para que tu hijo sea lo que le de la gana y ame como le salga del corazón.

      Y no sólo en la vida cotidiana y legal de este anciano país, antes llamado España, sino también en la vida de la Iglesia que no es tan Católica, pues “Católica” significa “Universal” y no se puede pretender ser de todos si excluyes a unos cuantos simplemente por el hecho de que su gusto sexual sea diferente al tuyo.

      Y de nuevo creo que estás siendo injusta. En este caso con los atrieros que nos pasamos por aquí.

      No se cuantas personas homosexuales se dejarán caer por aquí. Ni me importa. Yo no voy por la vida con un cartel que penda de mi cuello y que rece “Me gustan las señoras”, entre otras cosas porque a día de hoy sólo me gusta una, hace tiempo que me “retiré del mercado”; pero sí se que no habrás encontrado a nadie que haya dicho una sola palabra contra los homosexuales en estas páginas. Ni siquiera a los más involucionistas, religiosamente hablando, o yo no se lo he leído.

      Recuerda las palabras del Papa cuando a imagen de cuando a cristo le preguntaron por la moneda con la cara del Cesar le preguntaron por los homosexuales en la Iglesia: “¿Quién soy yo para juzgar?”

      ¿Podría haber dicho palabras más hermosas?

      Es como Cristo y la mujer adultera: “Mujer, nadie te condena. Yo tampoco lo hago. Vete y no peques más”. Francisco ni siquiera le dice la apostilla del “no peques más”, simplemente le dice “¿Quién soy yo para juzgar?”

      Pues eso. Que tu hijo no permita que nadie le juzgue, nunca, por ser quién es y lo qué es y en ATRIO estoy seguro de que siempre encontrarás (Y él también) un lugar donde sentiros libres de pre-juicios.

      Y aunque seguro que sabe defenderse solito y no soy tan presuntuoso como para pensar que podría necesitar mi apoyo. Si lo necesitara, puede contar con él y si no lo necesita con mi comprensión y “Caritas” fraterna.

      Con cariño

      • ana rodrigo

        Donde yo veo un grandísimo problema es que responsables de la acción política, no sólo en las campañas electorales, sino cuando ya están en el poder generen odio social contra las personas que a ellos no les gustan, y sabemos que sembrar odio siempre encuentra una parte del terreno abonado.

        Tengo muchos excelentes amigos homosexuales, y uno en concreto me ha confesado que tiene miedo cuando va por la calle por miedo a que lo agredan.

        VOX es un partido homófobo confeso y su presidente ha estado a punto de haber podido llegar a ser vicepresidente de un gobierno del PP. VOX le ha hecho mucho daño al PP que no ha sabido deshacerse de este partido.

        Lo mismo pasa con los racistas. En un periódico de Granada (el independiente de Granada) leo: “el concejal de juventud, Fernando Parra, del ayuntamiento se mofa del colectivo gitano y de los inmigrantes:

        Ya os podéis imaginar el nivel que hay allí……no sabían leer ni escribir….” Estos son los peligrosos, estos tipos no pueden ser votados para ejercer el poder desde donde hagan justicia y respeten los derechos humanos. De esto va la democracia, de esto van las elecciones, y esto es muy serio.

        • Antonio Llaguno

          No puedo no estar de acuerdo contigo, Ana.

          Independientemente de quién sea el homófobo, no se puede consentir que un representante político haga esas declaraciones.

          Y no solo la homofobia está presente. Yo estuve de interventor (Por nuestro pequeño partidillo político) en las municipales y al lado mío estaba uno de VOX (Otro interventor) y entró a votar un musulmán y su mujer, que venía con la cara tapada. Obviamente el presidente de la mesa, pe pidió descubrirse el rostro para poder votar y la primera vocal le ofreció ser ella quien la identificara y que el resto de la mesa (Varones) no le viera el rostro, a lo cual ella (Y su marido) accedió y pudo votar sin problemas. ¿Pues no estuvo a un pelo de impugnar por eso el de VOX la votación?

          Cuando llevábamos más de la mitad del escrutinio, vino el apoderado (De VOX) a preguntar ¿Cómo va todo? y el interventor le contó el asunto y le dijo que si querían impugnaba la mesa porque ya nos había avisado (Le escuché solo yo, porque estaba a su lado). El apoderado miró como iba el recuento y como iban mejor que en otras mesas, le dijo: “No conviene, pero bien hecho. No deberían dejar votar a esos moracos”.

          Obviamente, con esposa extranjera, les dije que si no les daba vergüenza pensar así, y simplemente se rieron de mi y el apoderado se fue.

          Cualquier nacionalismo excluyente (Y VOX es muy nacionalista y muy excluyente) es la antesala de la tiranía y la exclusión social de quienes no pertenecen a la élite. Casi todas las tiranías modernas han sido nacionalistas (Nacismo, Stalinismo, Comunismo yugoslavo, Dictadura Argentina de Videla, Régimen de Pol Pot, Franquismo, Tiranía de Idi Amin en Uganda, Castrismo, Masacre de Ruanda, etc…). Todos lo hacían en nombre de los “Elegidos de Dios” para la gloria de la nación de turno y es que es contra las tiranías contra quienes hay que luchar. del signo que sean y todas son nacionalistas.

          Por eso nos hacen tanto bien los emigrantes.

          Solo quien se ha sentido emigrante (Yo me sentí así en Sudáfrica, rodeado de negros perseguidos por los blancos de Le Klerck por todas partes y que me miraban como a un enemigo por ser blanco y cada vez que viajo a México, aunque allí me acogen con mucho cariño, pero te sientes extranjero, porque en el fondo, lo eres) sabe lo que los emigrantes sienten. Ni siquiera, por mucho amor que la tenga, puedo yo sentir el racismo en la persona de mi mujer, aunque lo sienta mucho más que en otras personas. Los emigrantes nos traen su cultura, su forma de vivir la vida, sus costumbres, su trabajo (Que no suele ser de los mejor pagados), su agradecimiento y su familia (Que en un país con crecimiento negativo es quien pagará la seguridad social de las generaciones venideras). Echar al emigrante, o denigrarlo es echarnos o denigrarnos a nosotros mismos; porque también nosotros fuimos emigrantes un día y aquí estamos.

          No justifico al musulmán, en eso de llevar a su mujer tapada hasta los ojos. No me gusta. Pero no les juzgo. Ella vive en un país libre y si quisiera no llevar el velo, podría hacerlo.

          De eso se trata. De que España sea un país donde se puede optar en libertad… incluso por llevar el velo y de que existan los estamentos que la puedan proteger si quisiera vivir de otra manera.

          Y luego que dejemos vivir al otro.

          Ciertamente eso VOX no lo entiende.

  • ana rodrigo

    La influencia de la Iglesia en la sociedad occidental viene de lejos, entre otras cosas porque habla desde lo que, según dice, Dios quiere, y, como solamente los clérigos son los portavoces de Dios, pues eso ha entrado hasta el tuétano en la propia Iglesia y en la sociedad, y ¡ahí sigue!.

    En los escritos de Pablo de Tarso se dice que la mujeres se callen en la asamblea y que sean sumisas a su marido etc. etc.. Estos textos siempre se han leído como palabra de Pablo y como palabra de Dios, hasta que en un momento determinado, (hace muy poco), dada la aberración de lo dicho, cambiaron la exégesis diciendo que eso fue un añadido posterior de otra persona distinta a Pablo. Da igual que lo dijese Pablo o fuera otra persona, porque a la Iglesia, estos textos le sirvieron para expulsar a las mujeres de la teología, de los concilios, del dogma, del sacerdocio y de todos los órganos de decisión que han configurado la inamovible e incuestionable “Santa” Tradición. Lo hecho y dicho, está para siempre, hecho y dicho por solamente hombres, con ausencia total de las mujeres: un Dios masculino todopoderoso (a imagen y semejanza de los hombres) y una fe masculina con el auxilio de este Dios masculino. Y ahí seguimos y seguiremos porque eso no lo cambia ni Dios, maniatado como lo tienen los clérigos a pesar de que Jesús hizo lo contrario de lo que se está haciendo la Iglesia.

    Otro caso. El relato de Eva como la tentadora, la pecadora y la que introdujo en el mal en el mundo por desobedecer a Dios, aún sin creérselo nadie como relato histórico ni nada que se le parezca, ha configurado una sociedad patriarcal, machista y androcéntrica, donde la mujer es “una cosa” de usar y tirar, objeto de malos tratos, de desprecio, de humillaciones -no sirven para lo sagrado-, ni hasta hace poco servían para otra cosa que la reproducción y los cuidados, y a cambio reciben agresiones y son asesinadas (29 en España este año). ¿De donde viene esta sociedad machista que hasta vota a políticos que niegan esta realidad?, Pues ya he dicho dónde están sus raíces. Lo que dice el AT en nombre de Dios contra las mujeres es horripilante, sólo hay que buscar en Google “la mujeres en el Antiguo Testamento”. Y eso se convirtió en costumbre y hasta hace poco (hasta la Ley de Género), se veía normal, y los colectivos autodenominados cristianos, como Hazte oir y otros, sean los más machistas, independientemente de que a la gente le importa poco o nada lo que dicen los curas; Y lo que ha dicho el obispo de Oviedo encuentra un terreno bien abonado en la sociedad.

    Sí, la Iglesia (y todas las otras religiones) está en la base de la estructura machista de la sociedad. 

  • carmen

    Es que no es lo que diga la iglesia católica. Es los partidos políticos que llevan en su programa los aspectos morales de la iglesia católica. Porque la iglesia católica es parte del pensamiento europeo. No puede ser de otra forma.Y todas las leyes relativas y ya lo dije el otro día, a la vida humana, desde el modo de concebir hasta el momento de la muerte, están impregnadas de pensamiento católico. No puede ser de otra manera. Y ya lo creo que influye. Y la homofobia y cosas que se inventan .

    Eso no es una apreciación personal. Ahí está Vox. Y el PP lo necesitará para gobernar. Ahí está valencia, aquí está mi Murcia. Tomada por la derecha. A ver qué se defiende en estos aspectos que acabo de decir. Iglesia católica a tope.

    Pero es que la iglesia católica está atrapada en sus principios doctrinales y si no los cambia, todo es inútil.Porque la ciencia ha cambiado. Por mil cosas. Porque ya no somos los mismos de hace siglos.

    No quiero que a una mujer se le perdone el hecho de abortar. Quiero que se le proteja. Es una decisión muy dolorosa y eso las mujeres lo sabemos. Es imposible que sea fácil. Te tienes que sentir una asesina?

    No quiero que a los homosexuales se les acoja porque somos muy buenos y comprensivos, no quiero eso. Quiero que se les considere como a los heterosexuales.

    No quiero que en nombre de Dios, porque solamente El es el dueño de la muerte, se anatematice la eutanasia.

    No quiero que graciosamente se les permita a los casados en segundas nupcias, volver a comulgar dependiendo del sacerdote. No. Hay católicos que sufren por ello . No quiero que el sacramento del matrimonio sea para siempre, porque nada es para siempre.Puedo seguir así hasta el infinito.

    Ya lo creo que hay católicos por el mundo. A MANTAS. Y votan, por supuesto que lo hacen.La iglesia está atrapada en ella misma.. y decir que no influye en la sociedad porque la gente no va a misa, por favor. Eso es una falacia.

    Así pienso. Sorry. 

  • Monica

    No obstante, en este caso y en cualquier otro, veo muy poca la influencia que puedan tener sus opiniones, quizá entre un pequeño grupo de afines, creo que a la inmensa mayoría de la ciudadanía le importa poco o nada lo que pueda decir la Iglesia Católica. Es cierto que hasta no hace mucho tiempo política y religión iban unidas, casi siempre para mal, yo soy de una comunidad en la que los curas se metían hasta el tuétano donde no les correspondía, posiblemente eran una mala influencia y por culpa, en parte, de ellos se cometieron muchos errores, algunos irreparables.

  • carmen

    Me ha parecido leer en la entrada del artículo que el señor este arzobispo, tiene todo el derecho a decir lo que crea oportuno, y se pregunta si lo hace como ciudadano, de ciudad, no quiere  llamarle ciudadano con el matiz que se le dió en la revolución francesa, no, se pregunta si lo hace como ciudadano o como arzobispo. Pero claro. Eso es separable? Un arzobispo cuando habla lo hace como una persona más o como arzobispo aunque no quiera? Santiago, recuerda determinadas declaraciones del Papa en aviones?

    Pues eso pasa.La verdad, no me sorprende nada. Tenía 22 años cuando Franco murió. Aquí lo vemos normal. No callan. Y lo curioso es que siempre hablan en la misma línea. Será para apoyar a los partidos políticos que apoyan determinadas cosas que la santa iglesia mantiene?Mire, personalmente me da un poco igual. Es como cuando sabes el truco de un juego de cartas, pierde interés. Si los españoles y españolas en edad de votar determinan que quieren que la derecha junto con la extrema derecha gobierne el país, pues adelante. Nada es para siempre. Es algo que he aprendido . Tenemos una señora llamada  Yolanda Díaz , al verla en el debate que hizo con el jefe de la extrema derecha, uf. Tranquilidad absoluta. No la van a callar. Ni a ella ni a muchos otros. No es cierto que la izquierda esté acabada.

    Siempre he mantenido que la iglesia no debería entrar en política, hasta que empecé a leer cosas de estas. Anda que no soy ingenua. La iglesia es pura política. Oye, estupendo, pero mejor todavía es tener conciencia de ello.

    En fin.Estoy muy cansada de repetir lo mismo siempre y no tener un solo comentario de apoyo. Muy cansada. En España tenemos un dicho que dice: habla chucho que no te escucho. Pues así llevo prácticamente toda mi vida. Habla, di…no te voy a contestar…hay quien a eso le llama ninguneo . Y sabe qué? Me he cansado del juego. Porque somos todos muy mayores.

    Así que, pues eso . Sé que hasta que no cambie la iglesia su llamémosle constitución, es inútil todo. Es una pregunta que he hecho a varios teølogos, muy amables, que me han contestado. Lo que digo no es una tontería. Y sin embargo…

    En fin.Buen día. Sé que estará atento mañana. Yo también.

    • ana rodrigo

      Querida Carmen, dices: “En fin.Estoy muy cansada de repetir lo mismo siempre y no tener un solo comentario de apoyo. Muy cansada.” Carmen, no sé si pecamos de falta de interacción en atrio, pero es que si yo estuviese diciendo constantemente con la cantidad de atrier@s que estoy de acuerdo, sería muy cansino para l@s lector@s.

      Aprovecho la ocasión para decirte que estoy de acuerdo contigo la inmensa mayoría de las veces que escribes. Tú, adelante, que cada lector o lectora sabrá qué debe de hacer con lo que dices. Lo bueno siempre será bueno, lo diga quien lo diga, independientemente de quien lo diga. Ánimo y adelante.

    • Nacho Dueñas

      Amiga Carmen:

      Siempre me han parecido lúcidas tus intervenciones, y (tal vez me falten datos) nunca entendí ciertas polémicas en torno a ellas en sí, no en cuanto al contenido.

      Si te sirve, yo también percibo que lo que escribo sobre Venezuela y Nicaragua pasa muy desapercibido, y tal vez lo mismo diga Ana Rodrigo sobre feminismo.

      Yo recuerdo al respecto esa canción de Mocedades que dice:

      “En la plaza vacía /nada vendía / el vendedor / y aunque nadie compraba /no se apagaba / nunca su voz”.

      Un beso y feliz finde.

      Nacho.

  • Monica

    Como ciudadanos los obispos tienen todo el derecho a opinar sobre asuntos políticos, pero cuando lo hacen representando a una institución que puede influir a sus fieles para que sigan unas  determinadas instrucciones según la ideología de cada obispo no, y sobre todo cuando se pretende dirigir, no ya a los católicos, que puede ser perfectamente razonable, sino a toda la sociedad hacia sus muy respetables teorías morales e ideológicas.   

  • Santiago

    Yo creo que el Arzobispo de Oviedo tiene el derecho como ciudadano católico que es -aunque tenga el título eclesiástico de Arzobispo- de expresar la opinión que le garantiza la Constitución vigente en España. Que estas opiniones coincidan con las de un partido político  no anulan el derecho de la “persona” del Arzobispo  a expresarse como el cree poder hacerlo. ¿O es que osamos negar la sacra libertad de expresión tan cacareada por los liberales radicales y tan básica en Derecho?

    Y si creemos los católicos que Dios está “hasta en los pucheros” y que penetra profundamente e íntimamente toda realidad la persona del arzobispo no va muy descaminada con sus opiniones y propuestas.Un saludo cordialSantiago Hernández

  • carmen

    Lo tremendo de todo es que con la doctrina de en la mano de la iglesia católica, las personas que piensan como el señor Valderas tienen razón. Eso es lo desesperante.

    Si alguien sabe de un concilio posterior a Trento donde se tratasen temas referidos a la doctrina católica, por favor, que me lo diga.

    Mientras que Dios sea el dueño de la vida y de la muerte, influirá irremediablemente en las leyes relacionadas con la vida y con la muerte.Desde la forma de Concepción, no ya la concepción, que por supuesto, desde ese momento hasta la muerte.De verdad creen que la iglesia católica no tiene influencia en Europa? Desde cuándo? Desde 2013? Por favor. La iglesia católica ha configurado Europa . Las ideas de un país no son ocurrencias de una persona o un grupo de personas, vienen de siglos y siglos de atrás. Se convierten en ideas profundas .Piensen todo lo que está relacionado con que Dios es el dueño de la vida y el que dicta las normas morales. Ese es el tema de estas elecciones. Porque económico no es. El PP y el PSOE son muy parecidos . No es ese el tema. El problema está en la ayuda que necesitan para gobernar. Vox o Sumar. Ahí está la clave. Un partido de orden o uno sindios.Todo son problemas doctrinales y ya me dirán en que se basa la doctrina católica si no es en una determinada teología .Y piensen quienes defienden esa doctrina a tope. Qué partidos?  Pues de ahí sacan su fuerza. De la doctrina de la iglesia. Que a lo mejor estuvo muy bien para poner límites al protestantismo y delimitar su territorio, no lo sé. Sé las guerras que asolaron Europa por este tema, hasta que todo se calmó. Al final todo se calma Y nos quedamos en Trento. No hemos salido de ahí. Pero es que han pasado quinientos años. La humanidad es otra. Hay que adecuar la teología a la actualidad.Y si creen que los que defienden las tesis de la iglesia son unos beatos medio analfabetos están muy equivocados. De eso nada. Son un grupo de poder afín a la iglesia. Da igual que vayan o no a misa, es que eso da igual.

    Quién piense que siendo comprensivo, empático, misericordioso y esas cosas se soluciona el problema, están en un error. Leyes, hacen falta leyes.  Pero para redactar nuevas leyes hay una lucha tremenda con  los pensamientos de hace quinientos años .  Defendidos por muchísimas personas. Ese es el problema. No es en qué Dios crees, es lo que tu religión te prohíbe hacer. Y con eso juegan partidos políticos.Y me he cansado ya.Es inútil.Inútil.Inútil…

    Espero que el domingo no gane la extrema derecha. Miedo, ninguno. A lo mejor viene hasta bien que se empiecen a derogar leyes. A ver si todos caemos en la cuenta en qué principios se basan para derogarlas.A ver si de una vez los católicos de buena fe que hay a montoooones, van a la raíz del problema.

    O noTambién podemos ser misericordiosos desde nuestra atalaya de superioridad moral.
    Es que, de verdad, uuuuuufffffff. 

  • Antonio Llaguno

    El Sr. Sanz Montes, tiene un problema. Se veía como sustituto y heredero de Rouco Varela y ha quedado en el obispo rarito que apoya a VOX.Hay alguno más, como apunta Ana. Están el de Cádiz, el de Alicante y los eméritos de Alcalá, Madrid (Sí, el “top star” Rouco Varela, no Osoro) y Almería, el auxiliar de Madrid (Mnez.  Camino), y puede que haya más.La jerarquía católica española es heredera de Rouco, Benedicto y Juan Pablo, no de Francisco y se les ve venir de lejos.

    Por eso, Francisco no quiere venir a España ni en pintura.

    Y estas no son las declaraciones más voxeras. A Munilla el otro día en su programa de radio le falto la piel de un diente para beatificar a Abascal.

    Hasta a mi, que no soy de izquierdas, me da vergüenza.

    • José María Valderas

      Señor Llaguno, no soy experto en obispos. De los que usted cita sólo conozco algo a Martínez Camino. Y lo conozco por lo que suelo conocer a las personas, por sus escritos. No he visto a ningún obispo de la categoría intelectual de Martínez Camino. Cobo, a quien je oido en alguna homilía durante el encierro de la pandemia, no le llega al calcañar. Puede usted consultar sus trabajos (del jesuita) sobre la existencia de Dios. No sé cuál ha sido su manifestación en ética social. Pero por lo que ha escrito sobre el tema que le indico le da cien vueltas a toda la asociación esa que defiende con seudoargumentos el sanchismo.

      • Antonio Llaguno

        José María…

        ¿Y a quién le importa la categoría intelectual Mnez. Camino?

        Lo que importa es su categoría como pastor de fieles que es lo que es un obispo y ésa sí la conozco yo: Escasita.

        Lo más relevante que ha hecho es presidir un funeral por el general Franco en el Valle de los Caídos, hoy Valle de Cuelgamuros (No de Culegamoros como dice ese amigo suyo de pretensiones aviares) y felizmente vacío de restos de dictador.

        No llegará más lejos de donde llegó, que ya fue mucho, y mejor que lo haga callado porque se habló de mandarle de nuncio a Nigeria y ahí si que se iva a divertir.

  • José María Valderas

    ¿Teólogos? Lo que uno infiere es un alegato socialcomunista harto burdo. Me ha recordado el artículo de Jordi Amat en El País de hoy contra Jiménez Losantos, o “Losdemonios”, como gustaba de calificarlo Felipe González. Y para que la gente de mente estrecha no se precipite en simplezas, no comparo al arzobispo Sanz con Losantos. Sí comparo al periodista subdirector de El País con los sedicentes teólogos y teólogas, que en este escrito se lucen, sobre todo en teología.

    Dicen esos especialistas en Divinidad que el franciscano con mitra es el ciudadano Sanz. Anguita llamaba “ciudadano  (aquí el apellido)” al obispo de Córdoba. Anguita, que era lector de la Historia en ocho tomas editada por Labor, creía remedar a Robespierre y su Terror, el que se llevó por delante –guillotinado– a eximios científicos, Lavoisier por ejemplo. Porque a la izquierda frecuentemente no le ha importado llevarse por delante a muchos. “Ciudadano” es la expresión despectiva que usa la izquierda para intentar degradar el carácter sacramental de miembros de la Iglesia. También Guerra hablaba del “embajador” Innocenti (él decía “Culpabili”) para designar con la misma intención al nuncio del Vaticano. Es un tosco truco de quien quiere descalificar al otro cuando no le llega a la altura del zapato.

    No podía faltar la vieja artimaña de decir que quien resalta la dignidad de la vida contra leyes asesinas in initio e in fine se olvida de otras lacras de la sociedad (pobreza, inmigración xenofobia). Una mentira gruesa para así silenciar el asesinato tout court del aborto a plazos y la eutanasia irreversible. Por no hablar del malvado triaje reciente. ¿Esos son teólogos? Por Dios, esos son socialistas militantes.

    No podía faltar la “evidencia científica” del cambio climático. Ni siquiera se han esforzado en cribar el término. Evidence es en inglés lo que en España llamamos pruebas. Pruebas científicas. Y efectivamente estamos asistiendo a un agujero de ozono que va a suponer, por los efectos que comporta en radiación, una transformación, si no una extinción de la vida en la Tierra. Pero un científico sabe que el último apoyo en que se basaría sería en el bodrio pontificio ese. Pero esa es otra historia. No le toca al Papa hablar de la concentración de CO2, ni de los gases de invernadero, ni de nada relacionado con el mundo de la ciencia como tal. Y anda que no habla. Y anda que no resbala santa Marta en asuntos de teología moral relativa a asuntos de bioética, que sí es lo suyo, pero cuya ignorancia del objeto de dicho campo de la moral le hace actuar de forma sumamente preocupante. Pero esto también es otra historia.

    Un teólogo no puede suscribir leyes del aborto a plazos. Porque es un asesinato. Por muy progresista que se autodenomine. No puede admitir unas leyes de manipulación embrionaria. Salvo que su ignorancia alcance esos niveles que en el climatología le lleva a hablar de evidencias.¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo? ¿Por qué le llaman evangelio cuando quieren decir programa contra la dignidad de la persona, de la familia de la sociedad?

    • ana rodrigo

      Valderas, menos mal que estás tú como el único sabelotodo del mundo mundial.

      • José María Valderas

        Señora Rodrigo, ¿eso es todo lo que tiene usted que decir? Aunque el dueño de la web lo propicie, no me gusta el tuteo. Nunca lo haré con usted. Pero no coja el rábano por las hojas.

      • ana rodrigo

        Uy, perdone usted Señor Valderas, afortunadamente los y las participantes en ATRIO nos tratamos como iguales, sin categorías superiores ni inferiores. Para mí nadie es superior porque así se lo crea y hace mucho tiempo que dejé de echar incienso a nadie. Que sea feliz en su atalaya.

  • ana rodrigo

    Creo que muchos de los jerarcas y bastantes clérigos piensan lo mismo que el arzobispo de Oviedo y no se atreven a decirlo en público, pero este señor, como se dice vulgarmente, si no lo dice “revienta” .

    No es ni más ni menos que un mitin político más, en este caso de extrema derecha, en cuyo caso, los miembros de la comunidad cristiana, a la que debiera representar un arzobispo, quedaría fraccionada ideológicamente. Mientras que el mensaje de Jesús debiera ser la guía de valores indiscutibles, no sometidos a criterios personales, puesto que los derechos humanos y los valores evangélicos, no son discutibles, se aceptan o se rechazan.

    Así que muchas personas seguidoras de Jesús, dirán, éste no es mi evangelio, ahí os quedáis. Como dice José María Vigil en un escrito, en RD, sobre si la Iglesia tiene libertad para actualizarse:  “Por su parte, muchos cristianos no quieren esperar más: se van, por el fondo, sin hacer ruido. Y la sangría sigue… ¿hasta cuándo?” 

Deja un comentario