Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7201 Artículos. - 109733 Comentarios.

Ha muerto Pascual Pont

Estoy todo el día, tras recibir la noticia escueta de su hijo, que comuniqué enseguida a su amigo Alberto, sin poder conetarme con él y saber algo más. Ha sido un mazazo de los que desconcierta. Hablamos en Semana Santa y teníamos tantos proyectos. Era él quien cuidaba a su  mujer, enferma desde hace tiempo, como nos comunicaba él mismo al final de su último artículo. Además del enlace a todos sus escritos aquí – https://www.atrio.org/author/pascual-pont/ , os innvito a leer su autobbiografía en su blog personal en contrucción que vale la pena visitar. Seguiras con nosotros como una columna viva de Atrio, Pacual AD.

Llegamos juntos en 1959 a la Comisión Nacional de la JOC española. Estuvimos codo a codo en aquella tarea desde ese año hasta finales de 1962, si no me hace errar el recuerdo. Responsable nacional de aprendices, Pascual, responsable del “Juventud Obrera”,un servidor.

Vivimos en el piso alto de la calle de la Reina 25, en una paralela a la Gran Vía, con los cuidados algo gruñones de la  portera de la finca que era la señora Basilisa, con la que Pascual hacia las mejores migas. Pasamos luego a vivir en  la Casa de la Iglesia en Alfonso XII, en el barrio más decimononico de Madrid.

Los recuerdos de aquellos años, a veces muy  complicados, se han iluminado como la orilla valenciana del Mediterraneo de Pascual y nos han permitido continuar sesenta y tantos años siendo amigos de esos que retoman la ultima conversación con la frescura, el candor, la alegría y la belleza de una tarde de primavera al caminar hacia los Jerónimos a la misa diaria al crepúsculo. Y Rosa que ya entonces era el futuro.

La historia de cada uno de nosotros y de los demás compañeros de ese equipo tomó derroteros diversos y nos han permitido sufrir, crecer, alegrarnos y llegar hasta aquí. Su capacidad para tener intereses profundos y costosamente investigados, contrastados, iluminados y sintetizados me han admirado siempre, aunque mi radical incapacidad para las mates me hacían muy difícil seguirle. Ha pasado por momentos muy difíciles y dolorosos.

Ha superado la Maldad del príncipe de las tinieblas que no ha sido capaz de doblarle cerviz aunque sí de hacerle llorar más veces de las que merecía. De Gaulle, escribíó en sus “Memorias de guerra”: “El hombre viejo, agotado por terribles experiencias, distanciado de los afanes humanos, siente la proximidad del frío eterno ….¡pero siempre buscando en las sombras el resplandor de la esperanza!”. Hoy, con el cariño siempre nuevo al hablar con él o leerle, sé con la sabiduría que se aprende con las terribles experiencias del camino, que el resplandor ilumina, como siempre,  los claros ojos de Pascual.

Alberto Revuelta.

10 comentarios

  • salvador santos

    He sabido esta mañana que habías terminado de recorrer tu camino, Pascual. Gracias por haber dejado muy a la vista tus pisadas en una andadura tan llena de vida. Animan y ayudan a atinar con la ruta.
     
    Te mando un fuerte abrazo.

  • Por más que pasen los años; por más que acumule experiencias de pérdida y por más que me acerque a la muerte, con la certeza de que estamos llamados a ser Vida, ante una pérdida, yo suelo dar un paso atrás, porque mi dolor y el que contemplo, en tantas personas que quiero y aprecio, me causan pesar.
    No conocí a Pascual Pont, pero he leído algunos de los textos que nos ofrece Antonio Duato, así como los comentarios de todas las personas que han escrito un post a la noticia de su paso a la otra Vida, y con todos ellos me conduelo.
    Un abrazo cariñoso para todas las personas que lo añorarán, en especial a Alberto Revuelta y Antonio Duato que nos han ofrecido con sus palabras, la esencia de Pont. Y lo mejor será recordarlo y leer los textos que nos ha dejado, porque en ellos seguro que veremos que otro mundo sí es posible.

  • Santiago

    Me uno yo también a mis compañeros de ATRIO para expresar mi sincera condolencia a sus familiares y amigos por la partida de Pascual hacia la casa del Padre.

    Mis oraciones y las de mi familia por su eterno descanso en la Misericordia del Señor.

    Abrazos

    Santiago Hernández

     

  • ELOY

    Lamento mucho el fallecimiento de Pascual Pont.

    Deseo expresar mi acompañamiento en el sentimiento a su familia y amigos, entre ellos a Alberro Revuelta-

    He leído el denso texto de Pascual Pont que nos ofrece Antonio Duato en su comentario. Texto que constituye en si mismo, una lección de vida.

     

  • Antonio Duato

    A dos días de publicar aquí la noticia de la muerte de Passcual, no he podido conectar ni con su hijo Santiago ni con alguna persona íntima a la familia que me pueda informar cuando y cómo sucedió.

    Solamente una persona me dijo que se había comentado en el barrio la gran tragedia, pues en los últimos siete años había perdido a dos hijos de cáncer y unos días antes había muerte su mujer.

    Aquí en Atrio Pascual nos dejó sus últimas elevadas elucubraciones -consúltese los dos enlaces a sus escritos aquí y a su blog personal que constan en la entradilla- sino una especie de último testamento inintecionado, que nos dejó en su último comentario y escrito que conozcamos de él: https://www.atrio.org/2022/11/universo-complejo-evolutivo-6/#comment-377709

    Me parece que es oportuno copiarlo aquí, con enorme respeto por quien, al final de una búsqueda apasionada que prolongó toda su vida, se rinde ante lo que en definitiva merece dedicar toda la vida: el amor concreto a lo próximo más próximo:

    Primacia de los sentimientos

    Comentarios en Atrio

    20-11-22 – uno de Carmen, uno de Ana Rodrigo, 3 de Oscar Varela

    Agradezco mucho las muestras de condolencia de Carmen y de Ana. Su diferencia con la lógica racionalista de Oscar, confirma lo esencial de mi artículo así como lo que publiqué en Atrio el 18 de noviembre de 2014, sobre la “dualidad femenina”. En respuesta a los tres voy a intentar resumir mi trayectoria sentimental-racionalista y mi estado actual.

    Sobre mi capacidad racionalista puedo decir que desde los años 60, en que desarrollé una formulación de la unidad compleja matemática que conducía al número pi de forma mucho más clara y lógica que la esotérica de Euler, he intentado ser consecuente con la idea de que el lenguaje matemático es el lenguaje universal por excelencia, para demostrar que esa formulación contiene la esencia de la dinámica universal, pero mis demostraciones sólo tuvieron una aceptación muy parcial, debido a la escasa formación matemática del pueblo llano y a la “superioridad” de los intelectuales que tienen ya su proprio esquema trazado.

    Por eso opté por guardar lo ya desarrollado en Internet para dedicarme a explorar cómo esa esencia se cumple en todos los ámbitos de existencia, no de forma robótica, sino conjugando el azar y la libertad lo que hace que convivan las dinámicas constructivas con las destructivas. Quien quiera conocer el contenido de esa época de reflexión, no tiene más que recurrir a cualquier buscador de internet y buscar “universo complejo” pues en todos les aparecerá en primer lugar mi web, mostrada de forma clara y amplia.

    Respecto al cumplimiento de esa esencia en todos los ámbitos de la existencia, he realizado comprobaciones en todos los indicados en la lista, desde el inicio cósmico hasta el Cristal de tiempo-espacio, encontrando especialmente interesante el mundo de las algas y el de los hongos, con su desarrollo de la sexualidad y de la simbiosis.

    Aunque quizá el momento más interesante para situarnos ante el cambio actual, fue cuando hace unos 500 años, Copérnico cambió el emplazamiento de la Tierra con relación al Cielo de la época. Fue un cambio cultural que afectó principalmente a la minoría instruida dominante, pues para el común de la gente el Sol siguió saliendo por el Este y ocultándose por el Oeste, mientras que se vieron más afectados por los cambios reales que se produjeron en la Tierra por aquel tiempo,
    como fue la creación de la imprenta, el descubrimiento de América y la circunnavegación. Ahora el cambio también tiene que ser cultural y social, pero con un enfoque diferente, pues se trata de que todos los individuos asuman que comparten un entorno común, el planeta Tierra, que tienen que cuidar, aunque cada individuo lo sienta en razón de su ubicación singular en el proceso universal.

    Es en la cercanía en donde se generan los pilares de los sentimientos, y muy en concreto en el ámbito familiar, y puedo decir que mi mujer y mis hijos compartieron conmigo el sentido solidario de la existencia, especialmente mi hijo Juan, figura destacada de la ecología, de quien se puede encontrar amplia información en Internet buscando “Juan Pont Andrés”. En marzo de 2013 le detectan un cáncer, por el que le extirparon un pulmón. Parecía que iba a poder continuar su vida habitual, pero en abril de 2016 una metástasis en el sistema digestivo acabó con su vida dos meses después. El efecto que tuvo su muerte sobre los más allegados fue muy desigual.

    Su hermano Santiago es gemelo univitelino. Su gran semejanza en todos los aspectos ha provocado curiosas confusiones. Alguien ha relacionado el cáncer de Juan con el hecho de ser fumador. Santiago lo era igual y no ha experimentado ningún síntoma. Es el que con más entereza lo ha llevado, aunque su mujer dice que muchas veces lo ha descubierto llorando en silencio.

    Su hermana era dos años mayor y fue la gran ayuda de su madre cuando tuvo que ejercer de niñera de los dos gemelos. Cuando Juan ingresó en el hospital en 2013, coincidió en que a ella la operaron de varices. El cirujano le informó que había detectado unas células que había que controlar, pero ella estaba entonces pendiente de su hermano y cuando quiso prestarle atención el cáncer se había extendido por la pierna, aunque su desarrollo le permitió vivir hasta 2022.

    El efecto de la muerte de nuestro hijo sobre mi mujer, hay que verlo en dos ámbitos: el físico y el síquico. En el plano físico se ha degenerado de tal forma que tiene reconocida la condición de dependiente y discapacitada y yo la de cuidador, valoración que está en estos momentos en revisión, pues yo, con mis 85 años, ya no puedo ejercer de cuidador en lo que se refiere a levantarla, acostarla, vestirla, lavarla, y transportarla en su silla de ruedas, por lo que está con nosotros una cuidadora las 24 horas del día. Aquí interviene el plano síquico, pues está en tratamiento por esquizofrenia, que entre otros efectos le hace ver una relaciones entre la cuidadora y yo que no existen, pero que le hacen ser muy absorbente de mi persona, llamándome para cualquier cosa que precise o desee, en lugar de llamar a la cuidadora. Lo más habitual en estos casos es ingresarla en
    una residencia, pero eso significaría hundirla definitivamente, por lo que tengo que cargar sobre mí el tratamiento de rehabilitación, lo que me impide disponer del tiempo y el sosiego para desarrollar mi pensamiento como quisiera.

    Hechos son amores y no buenas razones, dice el dicho popular, y como veo que va mejorando con mis atenciones y creo que ya tengo dicho todo lo que siento esencial en la existencia, considero que es más fundamental vivirlo, que escribirlo.

  • George R Porta

    Mi «acción de gracias» por tanto bien que el Sr. Pont seguramente hizo a juzgar por este testimonio de Alberto y el de cada uno de quienes se adhieren al mismo. También mi solidaridad en la pena para con su familia y cuantos aprecian su recuerdo.

  • M. Luisa

    En esta fase de búsqueda en la que nos encontramos su ayuda se echará mucho en falta.

    Mi profundo pesar y mi condolencia a su familia.

  • ana rodrigo

    Lo siento, Antonio, la muerte siempre nos espera en un momento u otro, pero lo que nuestros seres queridos nos dejan con su legado vital siempre nos los hace presentes.

    Un abrazo

  • Rodrigo Olvera

    Que su memoria sea eterna.

    También me ha sorprendido y sacudido la noticia. Es una pérdida grande para mi persona y para la humanidad.

  • carmen

    Lo siento mucho.

    Un abrazo a su familia. A sus amigos

Deja un comentario