INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6620 Artículos. - 102678 Comentarios.

España camisa rota de mi esperanza

Nacho siempre ha escrito comentarios que pesaban tanto como artículos pues estaban llenos de datos bien estructurados, estuviesesn los lectores de acuerdo o no con las conclusiones. Hoy le agredecemos el haber heho este análisis completo sobre la democracia española, analizando la orientación constitucional con hechos so solo con eslóganes. Q!uisiera que nos hiciera pensar a todos y comentáramos el artículo no con adhesiones o decalificaciones globales, sino bajando al detalle de las reformas propuestas para mejorar nuestras instuciones hcia mayor democracia. AD.

1. Lo llaman democracia y no lo es:

En España no hay democracia. Todo lo más se podrá afirmar que hay un sistema de libertades y de gran prosperidad (ambas con todas las reservas correspondientes), o que las elecciones son técnicamente limpias. Antonio García-Trevijano, tan lúcido y crítico como censurado en esta España de las libertades (he aquí un ejemplo de las reservas a las que nos referíamos al hablar de nuestro sistema de libertades y prosperidad), sostenía que en España no hay democracia, sino “una oligarquía de partidos”.

Las razones, concretas y a mi parecer irrefutables, que niegan el hecho de que en nuestro país haya democracia alguna son las siguientes:

            –La ciudadanía no tiene derecho a votar al presidente del gobierno. Así, éste es votado por el Parlamento, en grave conculcación no sólo del principio de soberanía popular sino del de separación de poderes.

            –La ciudadanía no tiene derecho a elegir al Jefe del Estado. En nuestro régimen, éste es masculino, vitalicio, hereditario y no sujeto a responsabilidad penal. Además, se ha sabido, por confesión de la propia Victoria Prego, que Adolfo Suárez no convocó el demandado plebiscito monarquía-república porque sabía que lo perdía.

            –No hay separación de poderes, tal y como ha demostrado el poco sospechoso de veleidades izquierdistas César Vidal, historiador, en su libro titulado El traje del emperador. Así, el legislativo, que sí emana de las urnas, elige al ejecutivo y al judicial. Esta es la razón del bloqueo de la renovación tanto del CGPJ como del TC por parte del PP, por lo cual se habla de “jueces progresistas” y “jueces conservadores”, eufemismos que guardan las formas pero no ocultan el fondo.

            –La constitución se elaboró de espaldas a la ciudadanía, y sin participación popular: Así, no sólo no se abrieron mecanismos efectivos de participación, sino que, en rigor, y esto es muy significativo como veremos con posterioridad, no hubo proceso constituyente, sino que a unas cortes ordinarias se les otorgo a posteriori una facultad constituyente.

            –Los partidos no son cauces, sino tapones, de participación popular: Con listas cerradas, puertas giratorias, cúpulas de poder no muy distintas a la del PCUS de la URSS, dependientes de los créditos del poder financiero y del beneplácito del poder mediático, sin que los electores puedan fiscalizar la gestión unos cargos electos que sólo dependen de la cúpula del partido; se puede afirmar que los partidos, en la práctica, son la correa de transmisión de los poderes fácticos no electos (el gran empresariado y las altas finanzas, principalmente).

            En la práctica la ciudadanía no tiene derecho a decidir sobre cuestiones fundamentales: por ejemplo, los desahucios: durante varios años, según cifras oficiales, se han producido unos 600 desahucios diarios, lo que ha generado unos 3 mil suicidios (se supone que quienes expropiaban las casas eran los comunistas, no los banqueros). Frente a esta calamidad anticonstitucional (“todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”, según el artículo 47), el 80% de la ciudadanía estaba a favor de cambiar las leyes para evitar dicha lacra que tanto sufrimiento social generó y sigue generando. Pero el poder político prefirió gobernar no para los ciudadanos sino para la minoría del poder financiero, responsable de los desahucios, provocando lo que el expresidente ecuatoriano Rafael Correa denomina como “el peor de los mundos: gente sin casa que necesitan casas y bancos con casas que no necesitan casas”. Sencillamente, no se puede calificar de democrático a un sistema que permite esta situación.

 

2. El origen de este sistema no democrático:

La denominada transición ha sido presentada por algunos propagandistas (Fernando García de Cortázar, Victoria Prego, Juan Luís Cebrián, y así un largo etcétera) con más sentido apologético que crítico. Pero otros pensadores bastante más lúcidos, así Juan Carlos Monedero desde la izquierda como César Vidal desde la derecha, o Antonio García–Trevijano desde el constitucionalismo, han apuntado a un elemento clave que explica la inexistente calidad democrática de la denominada transición: ésta fue una operación a favor de los poderes facticos (principalmente las grandes empresas y la banca) para crear un sistema formalmente democrático, pero sin que ellos (los poderes fácticos) vieran lesionado su poder por dicho sistema.

Para ello, llevaron a cabo las siguientes estrategias:

            –La domesticación de la izquierda: Por la ley del péndulo, se pensaba que tras los 40 años de la dictadura de Franco, era previsible que la ciudadanía optara por un sistema de izquierda. Por ello, frente al PCE (que representaba la izquierda real, y como tal fue la oposición verdadera al franquismo), se domesticó al PSOE (que como izquierda nominal, apenas jugó papel real alguno contra la dictadura). Por ello, Ricardo de la Cierva (otro historiador poco sospechoso de izquierdismo) sostiene que la domesticación del PSOE era un proyecto ya diseñado por el Departamento de Estado de EEUU en torno a 1958; y el investigador José Luís Capilla que dicha domesticación del PSOE fue también un proyecto de la Comisión Trilateral desde su fundación en 1973.

Así se comprende, por parte del PSOE, Suresnes, la renuncia al marxismo, el acabar de integrarnos a la OTAN, las medidas económicas tendentes al neoliberalismo, las privatizaciones, la legislación anti–laboral (merecedora de hasta tres huelgas generales), el terrorismo de Estado, o la creación de las SICAVs (argucia fiscal que permite que las grandes fortunas no tributen).

            –La estrategia de la reforma versus estrategia de la ruptura: Al final de la dictadura, había dos vías para lograr la democracia que se anhelaba:

  1. La ruptura: El grueso de los partidos políticos exigirían un proceso constituyente, mediante el cual todos los poderes institucionales (el Parlamento, la judicatura, el ejecutivo, la presidencia del gobierno, la jefatura del Estado) quedarían sometidos al poder popular constituyente. Y esto es fundamental, porque de facto podría permitir el someter los poderes fácticos (la gran empresa y las finanzas) a dicho poder constituyente, pudiendo lesionar sus privilegios.
  2. La reforma: El grueso de los partidos pactarían con el poder político franquista, con la excusa de evitar que la transición fuese violenta (torpe excusa, porque la ruptura podía darse perfectamente en ausencia de violencia; y porque la reforma sí fue violenta, recuérdese el Batallón Vasco–Español, el GAL, las matanzas de Atocha y de Vitoria, los torturas de Intxaurrondo, el caso Almería, los atentados de la ETA y del GRAPO…). Dicho pacto consistiría en permitir elecciones libres a partidos hasta hace poco prohibidos, pero en el marco de un ejecutivo, una judicatura y una jefatura del Estado herederas del franquismo. Esta herencia permitiría no someter al poder popular constituyente los privilegios de los poderes fácticos.

Como es sabido, Antonio García-Trevijano, jurista institucionalista de derechas, logró en 1976 aglutinar a toda la oposición (PSOE, PCE, liberales, democristianos, socialdemócratas, carlistas…) en torno a la Platajunta, o alianza opositora que pretendía una ruptura pacifica que de haber prosperado, es más que probable que hoy gozáramos de un sistema mucho más democrático que el que tenemos.

Finalmente, se impuso la reforma, o pacto franquismo–oposición, donde no se cuestionaba ni al jefe de Estado, ni a la judicatura, ni al presidente en su totalidad (éste sí concurrió, pero de modo simultáneo al del pilotaje del proceso). Lo democrático hubiese sido que Suárez, en cuanto que puesto en el gobierno de modo no electo, delegase el pilotaje del proceso en un gobierno técnico e interino, lo cual hubiese significado la ruptura que a su vez hubiese permitido un proceso constituyente real, pudiendo someter los poderes fácticos al poder constituyente.

La reforma, por tanto, se aplicó mediante los siguientes pasos:

  •             –El rey nombra presidente a Suárez.
  •             –Suárez propone y logra que las cortes franquistas se disuelvan a sí mismas al votar la Ley para la Reforma Política.
  •             –A partir de dicha ley, se legalizan los partidos políticos y se convocan elecciones.
  •             –Gana Suárez, y al congreso, con mayoría de UCD, se otorga a posteriori de su composición, una facultad constituyente.
  •             –La constitución se elabora a partir de un anteproyecto, elaborada por los denominados “padres constituyentes”, a partir de la cual se retoca en encuentros informales, a espaldas de la ciudadanía. Finalmente, es ratificada en referéndum en 1978.

Repetimos que, al definirse la vía de la reforma y no la de la ruptura, no se permite que se someta a la ciudadanía los poderes fácticos por los siguientes elementos, los cuales le restan calidad democrática al presente sistema:

  • –La jefatura del Estado y la judicatura no son sometidas a la decisión de la ciudadanía.
  • –No se crean mecanismos efectivos de participación popular para elaborar la Carta Magna.
  • –No se convocan diputados constituyentes ex profeso, lo que hubiese dado mayor poder constituyente a la gente de la calle.
  • –No se designa una presidencia técnica e interina, de modo que el pilotaje lo lidera un presidente no electo puesto por el rey, puesto a su vez por Franco, por lo que los poderes fácticos, a través de esta línea de continuidad, están blindados ante el proceso.

 

3. El 15–M y Podemos como oportunidad perdida

A lo largo de todas estas décadas, éstas han sido las características principales del presente régimen:

  •             –Una monarquía altamente corrupta, tal y como se supo más tarde, cuando se quebró la omertá en torno a la figura del jefe del Estado.
  •             –Unos partidos altamente corruptos, gracias en parte a un sistema judicial politizado y dependiente del Parlamento.
  •             –Una sociedad próspera y modernizada gracias a las políticas de los dos grandes partidos, pero despreocupada por la pobreza y la precariedad de los más desfavorecidos.
  •             –Un bipartidismo protagonizado por dos partidos (PSOE y PP) en cuyo contenido político y modo de gobernar difieren en muy poco.
  •             –Un conflicto no resuelto entre el nacionalismo español centralista y los nacionalismos periféricos vasco y catalán, pese a la desaparición del terrorismo de ETA.
  •             –Una dicotomía entre las amplias libertades para el grueso de la ciudadanía y unas fuerzas de seguridad del Estado altamente represivas, si bien de modo selectivo (El Gal, Intxaurrondo, el caso Mengele, la masacre del Tarajal, los malos tratos en CIES y comisarías, las condenas al Estado desde Europa por no investigar posibles torturas, etc.).

La crisis de 2007 dejó patente la ínfima calidad democrática del presente sistema, por las siguientes razones:

  • –El maridaje partitocrático PSOE–PP de naturaleza ejecutiva–legislativa–judicial permitió el drama de los desahucios, gobernando a favor de la minoritaria casta financiera y en contra de sus votantes, posibilitando unos 600 desahucios diarios durante unos años, lo que generó cerca de 3.000 suicidios, y contra el parecer del 80% de la opinión pública.
  • –Durante el gobierno de Zapatero, el tándem PSOE–PP aprobó una reforma de la constitución donde se anteponía el pago de la deuda con Alemania a la inversión social, anteponiendo la sumisión a “los mercados” al bienestar de sus votantes. Se aprobó a la prisa, sin debate y justo antes de las vacaciones, con la opinión pública desactivada. Se trató de una medida totalmente antidemocrática, pero técnicamente legal.

Tras la crisis, surgió el movimiento del 15–M, tal vez la iniciativa social más transformadora y democrática de aquí a varias décadas atrás. Dotado de gran espíritu fraternal y utópico, tomó las plazas y caminos de España, y de modo asambleario, democrático y alternativo fue capaz de generar una batería de propuestas lúcidas y oportunas, avaladas explícita y presencialmente (al menos las de índole económica) por Josep Stiglitz, ex–asesor de Clinton, exdirector del Banco Mundial, catedrático de Columbia y Nobel de Economía.

Un elemento fundamental que el 15–M puso en el centro del debate fue la necesidad de un proceso constituyente para crear una nueva carta magna, clave para una novedosa arquitectura político–institucional, como marco de todas las propuestas emergidas a lo largo de las miles de asambleas desarrolladas a lo largo de los pueblos y ciudades de nuestro país.

El heredero natural del 15–M fue el Podemos de Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero e Iñigo Errejón, entre otros. Su función fue dar cauce de efectividad a la energía liberada por el 15–M, mediante una agrupación que, al menos en su primera etapa, prescindía de los bancos, la base de su poder de decisión eran los círculos, sus medidas económico–sociales apuntaban a una efectiva redistribución de la riqueza (y por tanto a la lucha contra la pobreza), y a nivel político planteaba una democratización real de la institucionalidad, contemplando la apertura de un proceso constituyente para una nueva Carta Magna.

Desde un principio, el poder se asustó por la viabilidad de su programa, lo exitoso de sus primeras comparecencias electorales (sacaron 5 europarlamentarios a los pocos meses de su existencia sin todavía tener una estructura sólida, y llegaron en algún momento a situarse los primeros en las encuestas a las generales). Y, como era de esperar, el poder reaccionó y tomó una serie de medidas, exitosas en conjunto, que acabaron con Podemos como una vía de democratización real. Las medidas fueron las siguientes:

  •                         –Creación de nuevos partidos como supuestos regeneradores de la democracia, como Ciudadanos y vox.
  •                         –El cambio generacional de líderes jóvenes (Arrimadas, Casado, Sánchez…) que sustituyeran a toda una vieja guardia (Rajoy, Zapatero…).
  •                         –La abdicación de un Borbón por otro Borbón.
  •                         –La campaña mediática–jurídico–policial (el fererrasgate, el juez Alba, el comisario Villarejo…), que ha linchado mediáticamente a Podemos, contribuyendo a su desprestigio.

Todas estas medidas surtieron efecto, junto a algunos errores de Podemos, entre ellos los siguientes:

  •                         –La pérdida de peso de los círculos, y la consecuente verticalización del poder.
  •                         –La división y subdivisión del partido en escisiones, subpartidos, marcas, etc.
  •                         –Algunos casos menores de corrupción no atajados con suficiente energía, o algunas inconsistencias de sus líderes (como la compra de la casa de Galapagar por parte de Pablo Iglesias tras pronunciarse públicamente en sentido contrario).
  •                         –El dejar de pronunciarse a favor de un proceso constituyente, si quiera como objetivo remoto.
  •                         –El pactar con el PSOE para ocupar un gobierno de coalición.

Este último punto, el pacto con el PSOE, tal vez sea el mayor error y el que, de modo significativo, apenas ha sido reconocido como tal. Tal vez el pacto se debió a que Podemos no iba alcanzando el éxito electoral que necesitaba, y en lugar de ocupar un papel opositor a la vez que acumulara poder social para una larga travesía del desierto decidió, quizá inconscientemente, renunciar a la hegemonía necesaria para transformar el país (para lo que nació) a cambio de posibilitar algunas medidas laborales (para lo que no nació), sin duda positivas, pero que probablemente los partidos del bipartidismo ya lo irían a hacer (como sucedió cuando se abolió la mili, se universalizó la Seguridad Social, se aplicó la Ley de Dependencia o se legalizaron las bodas homosexuales).

Además, el PSOE fue el agente encargado de domesticar a Podemos. Es decir, darle una parcela de poder y algunas concesiones, pero anularlo como elemento de construcción de una democracia real. Por eso hoy siguen los desahucios, la precariedad y la pobreza, las grandes fortunas sin tributar, etc. El PSOE no es (y no ver esto ha sido el gran error de Podemos) parte de la solución, sino del problema. Es el poli bueno, pero trabaja para el mismo comisario que el poli malo.

Así, el PSOE fue el agente del Departamento de Estado de EEUU y de la Comisión Trilateral. Y como tal fortaleció a la monarquía, acabó con la ya entonces ínfima separación de poderes, creó las SICAVs (argucia legal para que las grandes fortunas no paguen impuestos), nos acabó de meter en la OTAN, privatizó empresas públicas, y llevó a cabo toda una legislación anti–laboral. Con todo este prontuario, el pacto Podemos–PSOE es tan lógico de cara a implantar la democracia como el pacto del violador y el abusado para acabar con la pederastia.

Consumada la domesticación de Podemos, la vida sigue su curso: se fortalecen el bipartidismo y la monarquía, continúan los desahucios y la precariedad y los bancos hacen su agosto. Y la democracia, ni está ni se le espera.

4. A la espera activa de otra oportunidad:

            La salida de la crisis económica ha sido en falso, y es inevitable otro ciclo de descontento, de resistencia y de intentos de crear alternativas. Es decir, de que llegue otro 15–M. Se debe luchar por ello, pero aprendiendo de los errores de Podemos para no volver a repetirlos. Debemos articular resistencias y alternativas para volver a llenar las calles y plazas. Y para ver que si el disco está roto, no cabe cambiar a la cara B, sino poner otro disco.

Por ello, cuando haya hegemonía social (y ésta hay que crearla trabajando cada día), habrá que proponer un proceso constituyente para que la ciudadanía elabore de modo participativo, en proceso de ruptura pacífica, una nueva constitución de contenido democrático. Lo cual no lo será si la ciudadanía no controla de hecho un poder político que su vez de hecho controle a los poderes fácticos. Y para ello, proponemos algunas medidas que posibiliten la democratización real del país:

  • Separación de poderes real: Elecciones directas y separadas para el ejecutivo y el legislativo, y auto–renovación del poder judicial.
  • –Democratización de los partidos: Listas abiertas, primarias (esta medida en buen parte ya existe), retirada de subvenciones y donaciones, sustituir la “disciplina de partido” por una comparecencia vinculante del electo ante los electores, posibilitar candidatos sin partidos, acabar con las puertas giratorias.
  • Participación democrática: implantar la figura del revocatorio, posibilitar que la ciudadanía convoque plebiscitos vinculantes, etc.
  • Someter la monarquía a referéndum.
  • –Fomentar las asambleas de barrio, articulando el territorio comarcal, y dotándola de facultades presupuestarias (poder económico) y ejecutivas (poder político), descentralizando el poder en su mayor dimensión posible.
  • –Eliminación de la figura del SICAV: sólo esta medida posibilitará el aumento drástico de los recursos asignados a la inversión social.
  • Reforma fiscal, racionalización de los recursos y persecución del fraude fiscal: con lo que aumentarán de modo más drástico todavía los recursos asignados a la inversión social.
  • –Plan radical para la erradicación de la extrema pobreza y del abandono de los sin techo: medida técnicamente factible, y presupuestariamente viable, pero sin voluntad política para llevarla a cabo, tendrá como efecto secundario la creación de decenas de miles de puestos de trabajo para sociólogos, educadores, asistentes sociales, psicólogos, médicos, terapeutas…
  • Eliminación de las subvenciones a iglesias, sindicatos, partidos políticos, colegios privados, ongs, aristócratas rentistas, etc., pero contemplando especificidades y excepcionalidades.
  • –Creación de una ley de comunicación para redistribuir el espacio radioeléctrico, regular los contenidos éticos y estéticos, combatir los linchamientos mediáticos, y penalizar a posteriori las mentiras vertidas en los medios de prensa.
  • –Subida del Salario Mínimo Interprofesional, y del sueldo de los funcionarios, de la Renta Mínima Vital, etc.
  • Creación de una banca pública de peso para que la banca privada tenga competencia a la hora de concesiones de créditos. Y obligar, ley en mano, a que la banca reinvierta sus ganancias (desorbitadas a día de hoy) dando créditos a sectores productivos en condiciones más positivas para estos últimos. Fomento de la banca ética y el microcrédito.
  • Fomento del cooperativismo, la economía alternativa, el autoempleo, el trabajo autónomo, las ecoaldeas.
  • Eliminar los desahucios y fomentar alternativas al mercado inmobiliario. Legalización de la okupación, en según qué casos y contextos.
  • Aplicar un plan radical de repoblación de la España vaciada, aumentando la calidad de los servicios públicos (salud, educación, infraestructuras…), la exención fiscal para emprendedores rurales, importar trabajadores de otros países para trabajos no cubiertos (los cuales con su dinamismo y con sus familias reactivan la demografía y la economía rural).

 

Conclusión:

Ciertos historiadores se refieren a la España de Felipe II como la de mayor gloria de nuestra historia. Y si se refieren a batallas ganadas y números de posesiones tendrían razón. Pero triste gloria aquella que sumió Europa de cadáveres y sangre por las guerras de religión, mientras la inmensa mayoría de los campesinos españoles se hundían en la más profunda de las miserias.

“¿De qué sirve a un hombre ganar el mundo si a cambio pierde su alma?”, dice el Evangelio. Lo que en nuestro contexto significaría: ¿de qué sirve el poder de un país si sus habitantes no son felices? Y los poderes públicos tienen el deber de posibilitar dicha felicidad creando un orden social lo más justo posible para erradicar la pobreza.

En Barcelona, según datos oficiales del propio ayuntamiento, en 2012 había unos 3 mil niños desnutridos. Frente a eso, que tales niños pertenezcan a un Estado catalán o a un Estado español es más que secundario. Lo importante es que esos niños no pasen hambre.

Esperemos, conspiremos y construyamos otro 15–M. Y esta vez sí: hacer realidad el sueño de los comuneros castellanos del siglo XVI, de los arbitristas del XVII, de los reformistas del XVIII, de los constituyentes del Cádiz del XIX, de los regeneracionistas del XX…y del del 15–M del siglo XXI.

11 comentarios

  • Isidoro García

    Amigo Nacho, a cuenta de los datos estadísticos, y de los estudios realizados en Organismos internacionales, por personas con sus prejuicios ideológicos personales, hay que tener en cuenta la inevitabilidad de la posverdad subjetiva, y habría que reflexionar un poco sobre la subjetividad intrínseca de los datos.

    En la teoría racionalista, los datos son objetivos, y las opiniones que se sustentan en ellos, también. Los datos son cuantificaciones de la realidad, y por ello, disfrutan de la fama “mágica” de veracidad de los números.

    Todos tenemos entre otros muchos el sesgo numérico, por el que si cualquier condición se valora numéricamente, (y ya no digamos si se hace con decimales), su valoración adquiere un aura de objetividad y acierto. Pero para eso se inventaron la contabilidad “creativa”, y las estadísticas a gusto del pagador. (Hoy día se trabaja mucho más en variar el método de contabilización del paro, que en reducirlo de verdad).

    Ya Gregg Easterbrook, decía: “Tortura los números, y lo confesarán todo”. 

    Y Leon Wieseltier, (“Humanista jefe” de la Brookings Intitution), dijo que uno de los efectos más negativos de la mentalidad científica que nos invade, es el imperio de los datos. Las ciencias tratan de cuantificarlo todo, de reducir todo a datos.

    Y “debido a las cantidades altas de datos que generan las nuevas tecnologías, poseemos más números que nunca. Y esto suscita una cuestión básica: qué relación debe haber entre cuantificación y cultura, qué puede captar un número y qué no.

           Se les pide a los números que capten fenómenos humanos que no pueden captar. Se inventan medidas para dimensiones de la experiencia humana para la que no existen medidas: sólo palabras y descripciones matizadas, sutiles”. 

     

    El ser humano tiene una necesidad perentoria de creer que tiene el control. Y por eso se aferra a una serie de falsos postulados o verdades-eje, que le otorgue esa seguridad que tanto ansía.

    Y una de ellas, que es la base del racionalismo de la Modernidad, es que estamos dotados de una mente, capaz de conocer perfectamente la realidad, si nos esforzamos lo suficiente.

    Esto no significa que rechacemos o prescindamos de nuestra razón, que es lo mejor que tenemos, sino que seamos conscientes de sus muchas limitaciones, y no queramos ver la tele con un paellera como “parabólica”.

    Pero desgraciadamente, eso es lo que hay, y especialmente en las ciencias “sociales”: historia, sociología, psicología y ya no digamos en la política o las creencias religiosas, en las que nuestras intuiciones “estéticas” personales, (que se vehiculan a través de nuestras intuiciones), son las que marcan la dirección de nuestros “razonamientos”.

    Podemos acercarnos, un poco más o un poco menos, al conocimiento de la realidad, pero siempre deberíamos tener en cuenta la incertidumbre que rodea todas nuestras apreciaciones, y percepciones, sobre todo en estos campos del conocimiento.

     

    (Por cierto Nacho, estoy releyendo tu trabajo sobre “El paradigma cuántico y su aplicación interdisciplinar”, y me parece un trabajo muy interesante, y meritorio, (como todo lo tuyo), con la única pega de lo mismo, de que no quieres reconocer, que estos temas son 2/3 intuición subjetiva, aderezado con un 1/3, de datos y trabajos exteriores subjetivos, como no puede ser de otra manera).

    Lo cual no es nada personal, sino que es la tónica general en todas las reflexiones sobre “humanidades”.

    • Nacho Dueñas

      Amigo Isidoro, nunca he negado, y en Atrio hasta lo he argumentado, el valor de lo subjetivo. por ello jamás hablo de objetividad, sino de rigurosidad. Y no hablo de datos y fuentes, sino de datos, fuentes y argumentos, presuponiendo que en los argumentos va una gran carga subjetiva, como también lo hay en el criterio de selección de datos y fuentes.

      Ahora bien, ello no implica la invalidez de las ciencias sociales (y por tanto del trabajo de los informes organismos internacionales). si no su aplicación crítica, y reconocer que son aproximaciones a la verdad, y no la verdad misma.

      Sin embargo, ¿cuál sería sino el criterio de análisis de la realidad en las Ciencias Sociales? Por supuesto que el método científico de las mismas. Una cosa es racionalidad y otra racionalismo.

      Hay, para acabar, algo peor que afirmar con datos. Es afirmar sin datos. Y para evitar esto último están, faltaría más, las ciencias sociales, desde la racionalidad, que no el racionalismo, y con rigurosidad, subjetividad y sabiendo que las conclusiones son aproximaciones a la verdad, y no la verdad misma.

      Feliz día, y gracias por leer el artículo mío que dices.

      Nacho.

  • Nacho Dueñas

    Llaguno:

    -Decir que no te interesan los informes para saber qué pasa en Venezuela al basarte sólo en los testimonios de emigrantes es tan absurdo como decir que te basta con el testimonio del canceroso para comprender y superar el cáncer.

    -Pretender que para defender a Chávez hay que irse a Venezuela es tan absurdo como pretender irse a Chueca a buscar novio para poder defender a los maricones (uso la palabra en sentido coloquial, no el despectivo; no soy tan progre). Además, de nuevo te falla el dato: Willie Toledo estuvo varios años viviendo en Cuba.

    -No te interesan los informes serios porque ni los han leído ni dan a razón a tus opiniones. Y quede claro que absolutamente todas mis fuentes son extra-venezolanas y a menudo anti-chavistas (Centro Carter, OEA, CEPAL, ONU, Unesco, FMI, FAO, The Center From Economy and Policy Research…)

    -Te demostré, datos en mano, que en España, América Latina y Venezuela, la inmensa mayoría de los golpes de Estado los da la derecha. Ahí, casualmente, te quedaste callado. Pero yo quedo a la espera de tus datos.

    -Mi afirmación de que España carece de democracia lo afirmé con datos concretos y afirmaciones, obvias por lo demás, de expertos de derechas (Ricardo de la Cierva, César Vidal, Antonio García-Trevijano, Victoria Prego…). tú no me has dado datos concretos de autores concretos.

    -En tu último comentario me vuelves a repetir falsedades vagas, sin sustentos de datos concretos y sin al aval de expertos que lo hayan analizado, y que además ya te he refutado con datos concretos y expertos en el tema.. Una afirmación vaga sin sustento de datos ni fuentes de autoridad no tiene absolutamente ningún valor.

    -En algo hemos avanzado: antes decías que el chavismo daba golpes de Estado, y ahora dices que no los da, pero porque no los necesita. Ya hemos llegado por tanto que en Venezuela e golpista no es el chavismo.

    -Te seguiré pidiendo datos, porque no es sólo en sociólogo el que los debe usar. Todo ciudadano que opine tiene el deber de tenerlos. Pero es mas sencillo: no los das porque no los tienes, y no los tienes porque no los hay. Sencillamente, te has tragado sin más la propaganda “transicionófila” que viene a decir poco menos que esta democracia es la divina papaya.

    -¿Quién niega que aquí, en España y en Europa, se vive mejor?. Todo país desarrollado, democrático o no, tiene mejor calidad de vida que un país subdesarrollado, democrático o no. ¿Cuándo he dicho que en Venezuela se viva mejor? Lo que he dicho es que en Venezuela hay más democracia que aquí. Afirmar que aquí se vive mejor para responder a mi afirmación de que allí hay más democracia que aquí es tan absurdo como decirte que no tengo hora cuando lo que me has pedido es fuego…a menos que yo pretenda ocultar que no llevo reloj.

    -¿Alternancia? Sí, pero eso no lo decides ni tú ni yo, sino el pueblo en elecciones libres. Y si el pueblo decide que Fraga sea presidente casi 20 años o Felipe González unos 14 (no seré tan ridículo de escribir “Gonzáles” (sic) como haces tú con Chávez) se considera democracia plena, pero si Chávez está 14 años (casi los mismos que Felipe) eso es falta de alternancia. Eso se llama doble rasero consecuencia de deshonestidad intelectual.

    -Negar el bloqueo de Venezuela como causa de la gran crisis de ese país (si bien también cuenta algo de corrupción e incompetencia del oficialismo, cuando no das datos concreto ni fuente concreta no tiene validez. Y menos cuando acto seguido te mando datos concretos y fuentes concretas, contra lo que dices, sin el menor rubor, que no necesitas datos. Y digo yo: porque no existen. Y no existen porque no es verdad.

    Me cuesta creer que el mismo Llaguno que escribe con tanta lucidez en temas de eclesiología sea tan terriblemente superficial hablando de estas cosas. Sencillamente, creo que te has tragado toda la propaganda actual (con respecto al cual el no-do era es epítome de la rigurosidad y del pensamiento crítico.

    Yo aquí lo dejo, porque no hay más ciego que el que no quiere ver. Para quien cree que la tierra es plana, claro que no necesita ni pensamiento crítico, ni datos ni fuentes. Y es que, como decían los ministros de Fernando VII, “lejos de nosotros, señor, la funesta manía de pensar”.

    Por lo demás, feliz año a ti, a tu mujer y a los tuyos.

    Con afecto y respeto (pero con firmeza).

    Nacho.

     

  • Juan A. Vinagre

    En un tema tan complejo como éste, voy a exponer mi opinión, sin entrar en detalles concretos del art. de Nacho. Opinión que considero revisable…   He procurado aprender del pasado -de la II República, por ej.-, de sus sueños, de sus graves errores y de sus viscerales “dogmatismos” -viscerales más que racionales, porque se guiaron más creyendo en el poder de su ideología (a veces fanatizada, excluyente muchas veces) que en el poder de la realidad instalada y dominante-. Lo que llevó a prejuicios, a no escucharse y a divisiones internas, que tanto debilitaron la capacidad de reforma…

    Temperamentalmente -y también por convicción personal- no me gustan los extremos.  Me parecen un error, un mal camino, que lleva a enfrentamientos, a masacres, no a encuentros. Puedo ir -y creo que voy- bastante lejos en mis sueños y utopías, pero en la práctica pienso que debo ser moderado en mis actitudes, y esto por puro REALISMO…, que busca encuentros…, aunque el proceso de cambio sea más lento.  Digo realismo porque en un análisis de la realidad me topo con el Poder, casi todopoderoso, y si me enfrento directamente a él, sé que pierdo y se van al traste mis sueños. Por eso me parece más eficaz, aunque sea más lento, usar tácticas racionales distendidas (no viscerales ni rígidas), inteligentes, bien documentadas, en los encuentros con el poderoso Caballero. (No me olvido de que si veo venir un ejército más fuerte en contra, debo negociar…, pero hábilmente, con calma, persuadiendo…, consciente de que, si me derrotan, retrocedo, pierdo más. La dignidad logra ser reconocida con un esfuerzo inteligente, fino y paciente. ¿La libertad que exige “ya” es más importante que la vida…?

    Pasando ahora a casos concretos: Cuba, Venezuela, Nicaragüa… y muchos más (sin olvidar la España posfranquista y sus encuentros-consensos…)  Cuba, Venezuela, Nicaragüa etc. son pueblos que han perdido su pulso con el Gran Poder que los tenía dominados  y,  pese a sus logros sociales internos, hoy se sienten más pobres (me han informado con detalles gentes de allí o que ha vivido años allí) a causa del brutal bloqueo económico del Poderoso Caballero. El retraso de estos países más que obra de los revolucionarios  (hoy convertidos en oligarcas), me parece que es obra del Poderoso que quiere súbditos (dentro de una “democracia controlada”) Por eso, nuestras democracias son, en general, más bien una introducción a la democracia, demasiado inmaduras…  El Gran Poder tiene la facultad de bloquear -el embargo del petróleo y del comercio etc.-  como instrumento para rendir  y someter… con el sufrimiento del Pueblo. Es otra forma de bombardear y destruir sin humanidad… ¿En este caso no sería mejor consultar al Pueblo, a ver qué prefiere, si la oligarquía de casa  -que también somete-,  o la dictadura del Gran Poder que genera más hambre y muertes por hambre u obliga al destierro…?  Por eso, hay que insistir más en buscar encuentros inteligentes y persuasivos, bien documentados, que enfrentamientos…  El mayor bien no está en las ideas teóricas, sino en los encuentros que ceden y se convierten en  más solidarios…,  aunque no sea mucho.   De ahí que más que hablar de partido “domesticado”, yo preferiría hablar de realismo inteligente, que sabe adaptarse a su circunstancia para mejorar, aunque sea lentamente, las condiciones del Pueblo.

    En suma, sueños y utopías, SÍ:  y está bien exigir e incluso denunciar abusos, pero exigir-esperar con sentido realista. En esta ciscunstancia, a corto plazo, creo más en las posibilidades de las circunstancias, racionalmente bien esprimidas, que en las ideas, por mucha razón que tengan y me convenzan como utopía. Ojo, pues, al “poder popular visceral”, que puede desmadrarse…   Y también ¡ojo al poder eclesial! que en vez de convencer al poderoso para que reparta mejor, se calla, no denuncia,  o aún peor se asocia a ese poder… Esto me recuerda una anécdota real de P. Casaldáliga, invitado por el poder de la selva a una reunión-fiesta… No volvió más…

  • Nacho Dueñas

    Llaguno, yo también te tengo afecto, pero el asunto no son los quereres, sino los sanos discrepares. Como los siguientes:

    1. No es cierto que discrepemos en “en las conclusiones, ni siquiera en el planteamiento de las mismas”. Aquí la única discrepancia es ante ciertos hechos que yo asumo y tú niegas. Como las siguientes:

    -Niegas que en España no haya separación de poderes, algo que cualquier chaval de 1º de C Políticas sabe, y que tanto García-Trevijano como César Vidal (por citar a dos expertos y que ni siquiera son de mi cuerda).

    -Niegas que España no sea democrática. ¿Cómo serlo si no elegimos ni al presidente, ni al Jefe del Estado, ni tuvimos papel alguno en el proceso de elaboración de la Constitución (más que el de meras comparsas al refrendarlo a posteriori), etc…).

    -En su momento te da hasta 14 datos (y digo datos, no apreciaciones subjetivas) indicadoras de que la democracia de Venezuela es mayor que la española. Sigo esperando tus datos (y digo datos, no apreciaciones subjetivas) al respecto, esperando que no en vano, pero temiendo que sí.

    Negar datos constatados se llama negacionismo.

    2. Dices: “En tu articulo, planteas una definición de democracia que no es adecuada.”

    Respondo: FALSO. No planteo definición alguna. Te ruego sino que me digas mi definición según el texto. Lo que digo es que triste democracia es la que no se te permite elaborar la carta magna, elegir al presidente, ni al jefe de Estado, ni elevar plebiscitos vinculantes, ni poder combatir los desahucios aún teniendo al 80% de a población a favor. Todo esto sucede en España, y no en cualquier democracia mínimamente seria, como por supuesto la chavista de Venezuela.

    3. Dices: “Lo importante en una democracia son las garantías que se le da al pueblo de que se van a evitar las tiranías. Y eso se llama “Independencia”.
    Por eso en España y en todos los países democráticos, existen determinados estamentos que garantizan esas libertades (Tribunal Constitucional, Tribunal de Cuentas, CNMV, CNMT, Consejo de Estado, Defensor del Pueblo, etc…)
    Respondo: FALSO.

    Lo importante en una democracia es que el pueblo pueda decidir lo decidible, como el tema de los desahucios. una cosa es democracia y otra independencia. Y si  bien la primera incluye a la segunda, la segunda no presupone a la primera.

    Los que citas (que no son “estamentos” sino organismos), y otros ni siquiera garantizan independencia alguna:

    -El TC (parte del poder judicial) está atravesada por el tándem PP- PSOE.

    -El Consejo de Estado carece de funciones reales y de independencia

    -El defensor del pueblo se pone a dedo por el Parlamento, y carece de funciones reales,

    -El organismo electoral depende del gobierno, y como tal éste pone la fecha de las elecciones según sus conveniencias coyunturales. En una democracia normal, como en Venezuela, la CNE no depende del gobierno, de modo que éste no puede poner las elecciones cuando le plazca.

    4. Dices: “Entiendo que siendo admirador de Chaves y Maduro, que se cargaron estos contrapesos en Venezuela porque les molestaban”,

    Respondo: MENTIRA (ruego informarte un poco antes de decir barbaridades):

    -En Venezuela el CNE (Comisión Nacional Electoral) es independiente del gobierno. En España no.

    -En Venezuela el ejecutivo es independiente del legislativo. En España no.

    -En Venezuela el judicial no ha estado 4 años bloqueado por a falta de independencia con respecto al Parlamento (“jueces conservadores” y “jueces progresistas”. En España sí.

    -En Venezuela el poder electoral del pueblo en cuanto que votante (que es un importante contrapeso) puede echar a un presidente, elevar plebiscitos vinculantes o tener facultades ejecutivas o presupuestarias. Esto podrá no gustarte, pero no por ello vas a negar que el poder electoral de pueblo (en cuanto que votante) es un contrapeso esencial y de gran valor democrático (en función de criterio de soberanía popular), que Venezuela tiene y de la que España, lamentablemente, carece.

    5. Tus críticas a Podemos, las firmo. Yo rompí con Podemos cuando se fue con el PPOE. Pero se requiere poca lucidez para criticar al menos malo, y no tener ni una sola palabra para gatuperios infinitamente mayores que ha cometido el PPOE. Crítica selectiva, diría yo. Y por ello no muy honestas, intelectualmente hablando.

    6. Dices:” Lo importante es que haya libertad, seguridad jurídica, igualdad de oportunidades, no discriminación de las minorías (Tampoco de las de derechas que tan poco os gustan), protección a los más desfavorecidos (Sanidad y educación publicas y gratuitas, subsidios para los más desfavorecidos que les permitan prosperar, subsidio de desempleo, condiciones de despido dignas y justas, y reglas de juego claras y al alcance de todos).”

    Respondo: Razón de más para ser chavista, pues con Chávez:

    -La pobreza bajó del 70 al 23% (CEPAL).

    -Se erradicó el hambre (FAO).

    -Se erradicó el analfabetismo (Unesco).

    -El paro bajo del 14 al 7%

    -El PIB fue de los más altos del mundo (FMI)

    -Se canceló la deuda externa con el FMI (FMI).

    -Se cumplió, mucho antes de tiempo, los objetivos de milenio para descender la pobreza (ONU).

    7. Dices: “Lo que me inquieta es la siguiente pregunta. Cuando perdáis (Que las vais a perder) las próximas elecciones, ¿Lo vais a aceptar como hacen los demócratas de verdad o vais a hacer como los esbirros populistas de Trump, Bolsonaro, Chaves (o Maduro) u Ortega y vais a salir a la calle a romper las cosas y a tratar de imponer vuestro minoritario criterio a base de palos?”

    Respondo:

    -¿Chávez y Maduro? Te recuerdo tu negacionismo con respecto al Centro Carter y los observadores internacionales. TE RETO A QUE ME DOCUMENTES POR AQUÍ QUE LAS ELECCIONES FUERON FALSAS.

    -¿Ortega en Nicaragua? Fueron avaladas por los observadores, y con anterioridad por le OEA y creo que por la UE. TE RETO A QUE ME DOCUMENTES POR AQUÍ QUE LAS ELECCIONES FUERON FALSAS.

    -En América Latina, de cada 15 golpes, 14 los da la derecha.

    -En España, lo mismo. Todos los golpismos desde Alfonso XIII (Primo de Rivera en 1923), Sanjurjo (1931), Franco en 1936, Tejero en 1981, Operación Galaxia en 1978, otro en 1981 y otro en 1985 las dio la derecha.

    -En España la izquierda las de Fermín Galán (1930).

    Esa pregunta tuya es falta de conocimiento histórico, o de lucidez.

     

    Por lo demás, un abrazo, y el afecto es mutuo (lástima que seas abstemio, jaja).

    Nacho.

     

     

     

     

     

    • Nacho Dueñas

      En el cómputo de los golpes de Estado en España, olvidé la de Asturias, 1934. Los estudiosos no se ponen de acuerdos en si fue golpe o una revuelta social, pero asumamos que pudo serlo.

      Por ello, (cómputo no exhaustivo):

      España: 9 golpes de Estado: 7 los da la derecha y 2 la izquierda.

      América Latina: 27 golpes de Estado: 24 da la derecha y 3 la izquierda (Guatemala 56′, Cuba 59′, República Dominicana 64′, Brasil 65′, Chile 73′, Nicaragua 79′, Argentina 73, Perú 69′, Uruguay 76′, Paraguay 73′ Haití 92′, Venezuela 92, Venezuela 2002′, Venezuela 2002′ (dos golpes en  un mismo año y país), Venezuela 2004, Venezuela 2007, Venezuela 2012, Venezuela 2014, Venezuela 2015, Venezuela 2017,  Ecuador 2010′, Paraguay 2008, Honduras 2007′, Nicaragua 2018, Brasil 2023′, Bolivia 2019′, Perú 2022′: 27 golpes de Estado: 25 da la derecha y 2 la izquierda (cómputo aproximativo al escribir de memoria, pero con un margen de error menos a 10%).

      Amigo, quien da los golpes en su inmensa mayoría de las veces es la derecha, no la izquierda. Luego es una terrible falacia la pregunta de si aceptaremos los resultados, cuando la inmensa mayoría de las veces los golpes los da la derecha.

      Ruego un poco de reflexión antes de decir barbaridades, no en respeto a Chávez, sino a la propia verdad.

      • Antonio Llaguno

        El grave no, gravísimo problema de tu argumento es que la España de esos golpes de estado ta no existe. Se transformo en un país homologarlo a su entorno democrático europeo, tanto que hoy en día (Aunque por poco tiempo) gobiernan los tuyos y no pasa nada.

        Sin embargo la América Latina de los golpes de estado en especial la Venezuela del tirano conductor de autobuses bolivarianos y su pajarito fantasma es muy actual.

        Por eso España está petarda de emigrados de Venezuela (A mi me acaba de atender un traumatólogo buenísimo que salió de allá por piernas) generalmente titulados superiores y buenos profesionales que se pierden los venezolanos.

        Es triste; pero muy real.

        • Antonio Llaguno

          Petada, sorry

        • Nacho Dueñas

          Llaguno, no es verdad lo que dices.

          Datos no exhaustivos de Venezuela, pero con pequeños márgenes de error, pues escribo de memoria:

          -1989: Caracazo, o represión del “socialdemócrata ” (sic) Carlos Andrés Pérez, cerca de 5.000 muertos a manos del ejército, contra una revuelta pacífica por hambre

          -1992: Golpe de Chávez, unos 50 muertos, fracasa, exonera  a los suyos, reconoce su culpabilidad, va a la cárcel y es indultado en 1994.

          -2002: Golpe contra Chávez, cerca de 100 muertos, constan francotiradores, todos niegan su responsabilidad, montaje mediático de Puente Llaguno, el “dictador” (sic) Chávez indulta a los golpistas.

          -2002: Golpe contra Chávez, Sucesos de Plza. Altamira, y golpe patronal o lock-out para estrangular la economía y provocar un levantamiento contra Chávez, incidente del Pilín Mary.

          -2004: Golpe contra Chávez, la oposición provoca un levantamiento tras perder unas elecciones avaladas por los observadores, a la vez que se detienen a varias decenas de mercenarios colombianos.

          -2007:-Golpe contra Chávez, abortado al ser neutralizados cerca de 100 mercenarios colombianos.

          -2012: -Golpe contra Chávez, el opositor Capriles, contra el parecer de observadores internacionales, denuncia fraude pero no sigue el procedimiento administrativo de impugnación. Llama  a la gente a las calles. Resultados: 12 muertos, todos chavistas; incendios en locales del parido chavista, y médicos cubanos amenazados de muerte.

          -2014: Golpe contra Maduro: Operación La Salida, 43 muertos y centenares de heridos, Leopoldo López insta a la violencia, tras perder unas elecciones de nuevo avaladas por observadores. Es juzgado y hallado culpable, hoy es prófugo de la justicia. Se quemaron vivas unas 25 personas, todas chavistas, se degollaron ciudadanos, se prendió fuego a autobuses, centros públicos, etc, con gente dentro. Hubo paramilitares y coches bomba.

          -2015: Golpe contra Maduro: se aborta a tiempo un plan consistente en bombardear edificios residenciales, la sede de Telesur y el palacio presidencial.

          -2015: Golpe contra Maduro: La oposición, que ha ganado las elecciones a la asamblea, desoye el requerimiento del Consejo Nacional Electoral  de repetir las elecciones en 3 circunscripciones. El Tribunal Supremo de Justicia ordena, ley en mano y en función de sus atribuciones, declarar nulas y sin efectos las resoluciones de dicha asamblea hasta que celebren las elecciones en esas 3 circunscripciones. La oposición se niega y se dedica a desestabilizar. Guaidó se sube a un coche y se autodeclara “presidente interino” (sic), fórmula inexistente. A su vez, pide una invasión abierta de EEUU, y decenas de mercenarios de EEUU son detenidos  al intentar pillar suelo venezolano.

          Llaguno, lo que dices es MENTIRA. En Venezuela el golpista reiterado es la oposición. ¿Será mucho pedir  que te informes un poquito antes de afirmar barbaridades?

          Lo de la emigración venezolana: El informe de The Center From Economy and Policy Research, dirigida por Mark Weisbrot y por Jeofrey Satchs afirma que el causante de la emigración y de la pobreza la tiene el bloqueo de EEUU, causante de hasta 40.000 muertos, y susceptible de ser investigado por un Tribunal Penal Internacional.

          Rafael Correa, en esa dirección, sostiene que por el bloqueo Venezuela ha pasado a facturar unos 55.000 millones de dólares a 500 millones de dólares. No hay economía que soporte eso. Es como si tu debes mantener a tu familia y pasas de ganar 2000 euros a ganar 200 euros.

          Escribo de memoria, y puedo cometer algún error en los datos,, pero respondo de lo escrito.

          Y te digo que cometes una terrible irresponsabilidad al afirmar cosas que ni te has molestado en verificar. Ruego lectura crítica y contrastada al respecto (yo llevo años haciéndolo).

          Desde luego, creo que Cristo se acojonaría contigo en el atrio, pues con este prontuario, creo que serías de los primeros  en gritar que crucificaran a Cristo.

          ¿Maldad? No, lobotomía intelectual. El camino que lleva al infierno esta plagada de buenas intenciones.

          Quedo a la espera de tus datos. Creo que más allá de repetir lugares comunes (falsos por lo demás), y de repetir que si “tirano” (sic) y lo del “pajarito”, y lo de inventarte el apellido de Chávez (no sé tú, yo me sentiría ridículo escribiendo Gonzáles para denigrar a Felipe González). Tal vez sería más lógico usar argumentos que inventarse los apellidos, pero para eso hay que ser menos pueril y más y tirar de datos, fuentes y argumentos. Claro que para eso, hay que empezar por molestarse por buscarlos. Es más sencillo (pero más torpe) cambiar una z por una s.

          Saludos.

          • Antonio Llaguno

            Nacho, NO ES MENTIRA.

            Chaves se perpetuó (Nunca mejor dicha la palabra) en el poder hasta, incluso después de muerto (Como el  Cid) via Maduro.

            Maduro ha reprimido y encracelado sistemáticamente a la oposición con ridículas acusaciones y con la , de nuevo, sistemática, represión de las fuerzas represivas del gobierno y las milicias descontroladas de seguidores bolivarianos.

            ¿No hay golpes de estado de maduro? No los necesita. Él YA TIENE EL PODER y lo ejerce con mano dura.

            No tiene sentido discutir con quien no quiere ver las cosas, Nacho. Lo que me llama la atención (Bueno, en el fonso no me llama la atención. Es evidente por qué son así las cosas) es, como existiendo ese paraíso democrático y libertario tan maravilloso, tú insistes en seguir vivendo en un país tan opresor, tiránico y empobrecido (Según tu criterio) como España.

            Yo te diré por qué (Y si me equivoco me corriges, plis). Y además ésto responde al aasunto de la emigración.

            Es así porque aquí SE VIVE MUCHO MEJOR. Eso es incuestionable. Lo que diga Mark Weisbrot, la Fundación Jimmy Carter y/o cualquier informe que tu argumentes queda absoilutamente fuera de juego cuando hablas con cualquier venezolano residente en España.

            Hoy recogí a un amigo, residente colombiano que emigró allí desde Galicia y me cuenta lo mismo. Es imposible detener el flujo de emigrantes venezolanos a Colombia. Imposible.

            Emigrantes que huyen de la opresión, la miseria, la falta de libertad y la humillación a que les somete el régimen que les gobierna; sin ninguna posibilidad de salida.

            ¿Sabes una cosa? El gobirno de este anciano país, antes llamado España, no me gusta. Me parece el peor de los ñultimod 40 años y, probablemente, uno de los peores de la Historia, incluyendo los de Godoy, Espartero, Prim, el Conde Duque de Olivares y los Reyes Católicos, y con total seguridad, peor que unos cuantos de los de Franco; pero jamás me iría de mi país. ¿A que npo sabes por qué? porque en este anciano pais, antes llamado España ecisten las garabntías suficientes como para estar seguros de que este gobierno pasará. Habrá alternancia y llegará otro que tratará de hacerlo mejor. No importa de qué signo político.

            Goberno Felipe, y llegó Aznár ty despuñes Zapatero y después Rajoy y por último el gobieno “Sánchezstein” que nos gobierna. Es cierto que cualquiera de los anteriores (Zapatero incluido) me gusta más que el de hoy pero como ellos gobernaron se que, antes o después, llegará otro que gobierne.

            Eso se llama “alternancia en el poder” y es fundamental para la salud democrática de los países y la salud mental de los ciudadanos.

            No me pidas más datos. no soy sociólogo ni quiero serlo. Creo que las estadísticas están al servicio de quien contrata los estudios y me trae sin cuidado lo que dicen y con ellas, los informes de supeustamente neutrales organismos.

            Recurrir al “Bloqueo” gringo de la economía para justificar la pobreza de Venezuela es una estupidez indigna de tu inteligenca. Es falso y lo sabes.

            Nadie quiere comerciar con Vanezuela porque NO TIENE LA SEGURIDAD DE COBRAR. Yo mismo, en mi trabajo cotidiano, que incluye el comercio internacional, he tenido ocasion de vender mi producto (Ascensores) a Venezuela y no lo he hecho, no porque haya alguna mnano negra gringa internacional que me lo prohiba sino porque NO TENGO NINGUNA GARANTÍA DE COBRO.

            Sin embargo llevo años comerciando con bastante éxito con Chila, Colombia, Perú (Incluso en el momento difícil que vive Perú les acabo de vender 1,5 millones de euros en ascensores industriales), Bolivia y no lo hagfo con Brasil y Argentina por el desorbitado proteccionismo de su economía que hace muy poco interesante comerciar allá, pero que incluso y puntualmente he tenido alghuna que otra operación.

            En Venezuela ninguna.

            Y no necesito que me diga la Fundación Carter o rafael Corre ao cualquier otro Centro para la Ecponomía me cuente que la culpa es de loa gringos.

            La culpa es de que NO COBRARÉ y por eso no vendo. Y por eso vienen a España (Y a Colombia) tantos venezolanos. PORQUE NO COMEN, y aquí prefieren vivir  por debajo de sus espectativas PERO COMER, hasta que, como es el caso de mi médico o mi compañero Nelson (Mi “project manager”) se dan cuenta de que sean de donde sean, si trabajan buien y duro, nada ni nadie podr´ña pararles y progresarán.

            Cosa que en su tierra no harán.

            Y por eso Nacho, tú no te vas a Venezuela a vivir, como Willy Toledo no se fue a Cuba.

            Te pongo el último ejemplo.

            No me gusta el gobierno mexicano. AMLO me parece un imbécil con denominación de origen (Pero es solo mi opinión) y sin embargo, temngo muy claro que pasaré allí mis últimos días y su tierra acogerá mis restos cuando me llegue el momento. Porque con todo el narco, la corrupción generalizada, el gobierno actual (Y los anteriores) corrupto e incapaz y una importante desigualdad social, los mexicanos han sido capaces de sobreponerse a todo eso y tener un país donde es posible vivir.

            En Venezuela que no me esperen. No pienso ir ni de visita.

            Y es una lástima porque allí están los restos de mi tío Tomás (Que llevó a Venezuela por primera vez los inodoros de cerámica española Roca. No es algo muy elegante, pero son útiles) y debe ser un lugar precioso.

            O lo era.

            Sabes que es sin mala baba y sin acritud.

  • Antonio Llaguno

    Hola Nacho.

    Es evidente que no podemos estar de acuerdo ni en las conclusiones, ni siquiera en el planteamiento de las mismas y como mi postura es sobradamente conocida, no abundaré en el detalle sobre lo escrito. Simplemente decir que si esto fuera política y no un atrio sobre asuntos de religión, en mi caso tendría tremendamente sencillo redactar una enmienda a la totalidad total (“pleonásmicamente”); y con la composición del parlamento actual, nacida de las urnas y por lo tanto de la voluntad de los españoles, no te comías un colín. Ganaba la enmienda por goleada.

    Sólo hacer unas consideraciones generales.

    1) En tu articulo, planteas una definición de democracia que no es adecuada.

    Tipos de democracia hay muchos. Para empezar, la democracia original (La ateniense, que no todos los griegos la practicaban) no hubiera cumplido tus requisitos, porque solo votaban los ciudadanos varones, estando excluidos los extranjeros (Periecos), los esclavos (Ilotas) y las mujeres (Ana dirá y con razón, “pues como siempre”)

    La “democracia” romana, denominada “Republica” (De “Res Publica”, luego volveremos a ese “palabro”) era muy similar. Solo los ciudadanos romanos podían votar y conferían el “Imperium” al senado que designaba a los cargos públicos “Potestas” por delegación, pudiendo incluso designar a una persona para que que ostentara el poder de forma absoluta durante un tiempo (Al que llamaban “Dictator” (¿Te suena la palabra, verdad? Pues de ahí viene). Los, quizás, dictadores más famosos dictadores Lucio Cornelio Sila (o Sulla) y Julio Cesar y los dos salpicaron su dictadura de sangre más o menos inocente, aunque hubo más.

    Y como estas, las demás. La “Democracia ” producto de la Revolución Francesa fue rápidamente sustituida por un régimen populista denominado “El Terror”, donde se masacró indiscriminadamente a la sociedad, fueran o no aristócratas. O la gringa en la que son unos delegados designados por los dos partidos políticos principales después de las elecciones, quienes  eligen al presidente. O la británica, donde existen dos cámaras, tienen rey (O reina), y una de las cámaras no se elige por sufragio universal y tiene miembros vitalicios, entre los cuales se encuentran los 26 obispos de la Iglesia del Reino Unido de la Gran Bretaña (Anglicanos) y los nobles designados por el rey.

    Pienso que habiendo tanta disparidad de maneras de entender la palabra “Democracia”, la tuya (que en mi opinión,  honesta, pero sin más trascendencia que el hecho de ser la mía, es tremendamente simple e insustancial) es apenas una más y afirmar que es la “Verdad Absoluta” es una pretensión bastante alejada de lo que un intelecto razonable  admitiría como acertado.

    2) El que sea el pueblo quien elije al jefe del Estado, no es propio de las Democracias, sino de las Repúblicas. Es obvio que a menos que sea una confusión semántica, el interés de confundir ambos términos reside en el “prestigio” de la palabra “Democracia” respecto a la palabra “República” (En especial entre los que cojean de la pierna izquierda en asuntos políticos a quienes suele dar urticaria la mención del Partido Republicano gringo. Te reconozco  que yo también sufro esa misma alergia).

    Pero es la tozuda realidad. La elección del Jefe del Estado por sufragio universal es propio de las repúblicas y no de todas las democracias.

    3) Lo importante de la democracia, no es ni el sistema de elección, ni la limpieza de las elecciones, ni la organización del Estado.

    Lo importante en una democracia son las garantías que se le da al pueblo de que se van a evitar las tiranías. Y eso se llama “Independencia”.

    Por eso en España y en todos los países democráticos, existen determinados estamentos que garantizan esas libertades (Tribunal Constitucional, Tribunal de Cuentas, CNMV, CNMT, Consejo de Estado, Defensor del Pueblo, etc…)

    Para que haya democracia, esos estamentos deben funcionar independientemente, porque son los que, alejados del poder ejecutivo, legislativo y judicial (El TC no es poder judicial) garantizan que éstos no montan la que montaron Sila o Cesar, a pesar de haber sido nombrados legalmente (O Adolf Hitler, que llegó al poder por unas elecciones democráticas y por lo visto, limpias).

    Y es precisamente por eso que los partidos políticos, todos ellos, tratan de controlar esos estamentos.

    Y es precisamente por eso, que en la Constitución Española. Los padres constitucionales decidieron que esos nombramientos se hicieran por consenso amplio. Para que los políticos no eliminaran los contrapesos a su poder (Tentación que siempre tienen) y así garantizar la sanísima alternancia en el poder y la seguridad jurídica de los ciudadanos.

    Entiendo que siendo admirador de Chaves y Maduro, que se cargaron estos contrapesos en Venezuela porque les molestaban, tu no des importancia a eso pero te aseguro, que es lo que permite que en España se viva con muchísima más libertad que en Venezuela, Cuba o incluso Estados Unidos.

    4) Tu visión de la Transición es sesgada y propia de quien no participó (Por razones de edad) en ella y la evalúa interesadamente. No entraré más en ello. Es tan evidente el sesgo interesado de tu reflexión que se juzga por si misma.

    Y el que no la votaras no la invalida. No eres (sois) tan importante (importantes). Yo tampoco voté el código civil y no por eso es menos legal, democrático y oportuno, ni  puedo rechazarlo. Si no me gusta, hay procedimientos para cambiarlo.

    y 5) Tu visión del 15 M y de la misión de Podemos en la vida española es cuanto menos infantil, a mi criterio, y sin ningún género de dudas una exposición de tu propio deseo/interés.

    Te diré la mía, que tiene tanto valor como la tuya. Ni más ni menos. Y te lo plantearé al uso de los típicos/tópicos politólogos con que nos obsequia habitualmente la formación morada.

    Los representantes de Podemos en los órganos de gobierno español son los más incompetentes de la historia de España, incluidos Godoy, Espartero, Alfonso XIII, Franco y cualquiera de los amantes de Isabel II.

    Son los únicos que emiten una ley para proteger a las mujeres que pone a violadores y pederastas en la calle (De nuevo Ana dirá, “¡¡¡Hay que joderse!!!” Y llevará razón) con la consiguiente disminución de las garantías ese colectivo tan maltratado, las mujeres ¡¡¡Que es el que pretende proteger!!!

    Son los únicos que emiten una ley para proteger al Estado de corruptos y ladrones públicos, que hace que se reduzca la condena de éstos, en especial de los suyos (Modificación del código penal sobre la malversación).

    Son los únicos que ponen de Ministra a la Sra. del Macho Alfa de turno (¡¡Toma feminismo!!), sin más méritos que el de compartir con su “marido” (Aunque eufemísticamente lo llame compañero) cama y mantel.

    Son los únicos que consiguen que aumentando considerablemente las filas de los que no trabajan, disminuya el número de parados. Eso se llama “Ingenieria social” o “Ingenieria estadistica” y consiste en cambiar el nombre al 40% de los parados (Ahora se llaman “Fijos discontínuos”) y vocear muy alto lo buenos que somos.

    Son los únicos que en 40 años han reducido considerablemente la libertad de los españoles usando la vieja táctica de denominar “delito de odio” a todo aquello que no se corresponde con el pensamiento propio del partido (Técnica estalinista, por cierto), y ya de paso limitamos la libertad de expresión.

    Y como eso podría seguir varios días y no agotar argumentos.

    Se que no cambiaré ni tu forma de ver las cosas ni tu expectativas y/o esperanzas. No es algo que me inquiete. Tú tampoco vas a cambiar las mís.

    Lo que me inquieta es la siguiente pregunta. Cuando perdáis (Que las vais a perder) las próximas elecciones, ¿Lo vais a aceptar como hacen los demócratas de verdad o vais a hacer como los esbirros populistas de Trump, Bolsonaro, Chaves (o Maduro) u Ortega y vais a salir a la calle a romper las cosas y a tratar de imponer vuestro minoritario criterio a base de palos?

    Te lo pregunto porque esa es la pregunta pertinente.

    El hecho de que un país sea o no democrático es completamente irrelevante. En especial si se toma la definición de Democracia que tu defiendes.

    Lo importante es que haya libertad, seguridad jurídica, igualdad de oportunidades, no discriminación de las minorías (Tampoco de las de derechas que tan poco os gustan), protección a los más desfavorecidos (Sanidad y educación publicas y gratuitas, subsidios para los más desfavorecidos que les permitan prosperar, subsidio de desempleo, condiciones de despido dignas y justas, y reglas de juego claras y al alcance de todos).

    Y el que se elija o no al Jefe del Estado, a mi y a millones de españoles nos la levanta bastante poco.

    Y por eso nunca habéis sido relevantes y después de esta legislatura, nunca lo seréis.

    Y por eso (Y no por otra cosa, que siempre estáis con los mismos fantasmas) es por lo que la vieja Europa es más próspera, más justa, más libre, y mucho más interesante de ser vivida que esos otros lugares, más democráticos según tú, que tanto admiras (Aunque te quedas a vivir aquí, que afuera hace mucho frío).

    Aunque no lo parezca, te lo digo con afecto.

Deja un comentario