Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7249 Artículos. - 110594 Comentarios.

Atrio para avanzar hoy en Fe y Secularidad

Artículo editorial. Programa y buzón de sugerencias.
Editoriales anteriores .

        Hace casi cuatro años nos planteábamos ya en ATRIO lo difícil que iba ser vivir con responsabilidad y esperanza los años veinte del siglo XXI: Atrio se prepara para los años veinte (oct 2018)

        Han seguido diversos editoriales que eran como llamadas a renovar continuamente el proyecto-misión de Atrio:

Atrio, encuentro de seres ínfimos y efímeros, pero necesarios (mar 2019)
Atrio, lugar de encuentro donde maduran frutos con semillas de vida humana para el futuro (jun 2019)
Atrio, lugar de realismo, consciencia y esperanza (oct 2019)
ATRIO, para un renacimiento personal y global (dic 2019)
ATRIO, para una vida responsable en los años veinte (sep 2020)
ATRIO, donde acogemos todas las primaveras para fortalecer fe y esperanza en la vida (mar 2021)
Atrio propugna más Fe para defender los derechos humanos en la actual sociedad global (nov 2021)

        Repasando los títulos y los contenidos de los anteriores editoriales encontramos el día a día de ATRIO, con el esfuerzo colectivo de ir profundizando en la búsqueda de sentido y fundamentación de valores en la vida personal y global.

        Tras repasar algunos de esos editoriales-programa he vuelto a constatar la vigencia, quince años después del  Proyecto ATRIO, que fue firmado por treinta y ocho personas.

        Recomiendo releer ese documento que sigue teniendo valor fundacional y donde queda claro que ATRIO no pensó dejar de prestar atención al hecho religioso como algo sin futuro (paradigma posreligioso, posteista…) sino reorientar la fe y la fidelidad, presentes en las tradiciones religiosas y en las laicas, en nuevas propuestas globales de convivencia en justicia y paz para el futuro.

        Siguiendo con los mismos objetivos, para el momento actual y próximo futuro, propongo hoy estas dos palabras unidas por una importante copulativa, no como alternativa u oposición:

Fe Y Secularidad

        Fueron empleadas para identificar un Instituto y unas actividades que en la segunda mitad del siglo pasado se pusieron al servicio de la novedad del concilio Vaticano II y de la transición democrática de España. Hoy muchas cosas han cambiado. Hay nuevos e insospechados problemas y amenazas. Hay nuevos paradigmas científicos y culturales. Pero, en la deriva hacia una cultura líquida, dominada por lo “post” y lo ”trans” (postmodernidad, postcristianismo, posteísmo, transhumanismo, transpersonal…), no debemos resignarnos a ser manejados por la dominante religión global del poder y el dinero que orienta los avances técnicos hacia el eclipse del sujeto humano, capaz de auténtica decisión. Necesitamos hacer apuestas decididas por unos valores universales y para ello necesitamos una fuerte FE en ellos, expresados en contenidos y propuestas depuradas y profundizadas hoy por un realismo crítico secular.

  • FE:

        Se trata de una FE, religiosa o/y secular, depurada y repensada hoy como un acto humano, consciente y libre, de confianza total en Algo o Alguien que se postula y acepta como sentido último de la vida propia y global, aunque no sea evidente (es decir, probado científicamente) para quien hace el acto de fe. Esta fe es muy plural en diferentes personas y sociedades (en la madre, en el maestro, en el notario…) pero generalmente en cada persona domina una fe suprema que suele coincidir con el fundamento de verdad y moralidad para cada persona. Este acto humano de fe tiende a hacerse más consciente y libre, más personal, pero está presente con diversas expresiones y contenidos en la mayor parte de poblaciones y culturas de la Tierra.

        Hoy no se trata de suprimir la fe o el posible carácter religioso en poblaciones tradicionales o en los más lúcidos e informados individuos, sino de encontrar el núcleo común de todas y poder expresarlo en valores seculares de mejoras reales para personas y sociedades. Puede cambiar el contenido imaginario o conceptual de la fe (las expresiones de fe o creencias), pero si se mantiene una fe suprema, se mantendrá un sentido de la vida y una fidelidad a la propia misión.

  • SECULARIDAD:

        Secularidad o secularización es, ante todo, un concepto sociológico para describir una sociedad y una cultura que no esté primordialmente organizada y marcada por las referencias religiosas. Las leyes y costumbres, los valores dominantes no están marcados ya en esa sociedad y en esa cultura por las instancias religiosas. En la modernidad y en las sucesivas posmodernidades, la ciencia y la técnica son los principales preceptores de conocimiento y la democracia es la única legítima forma de ejercer los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.

        ¿Puede la fe personal y comunitaria, es decir, el hecho religioso fundamental, subsistir en clima de secularización? ¡Claro que sí y de forma más viva y provechosa para la persona y la sociedad! No serán válidas creencias o dogmas, normas y legislaciones, instituciones y señoríos que provienen de estados pasados de la cultura u organización social. Por ejemplo teocracias, vengan legitimadas por el cristianismo o el Islam, lecturas literalistas de textos fundadores o decretos contrarios a los derechos humanos reconocidos universalmente. Pero la fe bien depurada, aunque provenga de raíces antiguas, puede no solo crecer sino hacer avanzar en la secularidad de hoy y del futuro valores universales como libertad, igualdad y fraternidad, como amor, justicia y paz.

  • Y:

        Por tanto, no una disyuntiva de opuestos, como muchos en ambos lados quisieran, entre fe y secularidad, sino una conjuntiva en seguimiento de los mejor de instancias religiosas (el Vaticano II y los diálogos interreligiosos) y seculares (el humanismo integral, auténticamente laico y abierto).

        Para ese encuentro y ese diálogo nació ATRIO y por ahí va a seguir, mientras vosotros sigáis apoyándolo.

* * *

        Y me queda solo decir que espero de todos los lectores y visitantes una respuesta acomodada a sus posibilidades, para que seamos muchos los que tiremos del carro, mejoremos este portal como sitio de referencia y aseguremos su futuro.

        Para ello:

  1. Ofrecimiento de artículos propios o ajenos en los que se desarrollen estos temas de sentido y valores de fondo.
  2. Comentarios en los diferentes hilos abiertos en los que se aporten nuevos datos o nuevas perspectivas. Para ello es válida la estructura de blog que tenemos. No está pensada para la agilidad comunicativa de otras redes sociales. Pero tampoco para comentarios excesivamente largos, repetitivos o propongan nuevos temas que deberían ir a la columna central. Poco a poco se va formando un modelo virtuoso de comentarios, y, abiertos a la máxima libertad de todos, por ese camino mejoraremos.
  3. Ofrecimiento de proyectos y visiones creativas de cómo se podría institucionalizar y autogestionar mejor ATRIO, para integrar mejor todos los diversos aportes de personas y grupos, asegurando así su futuro por encima de contingencias personales.
  4. En cualquier caso, tanto para seguir marchando como para enfocar el futuro con una nueva institucionalización, ATRIO necesita en este momento más aportaciones, con donaciones y apoyos bien eficaces, cada cual según sus posibilidades. De todo damos cuenta detallada en nuestra página APORTACIONES, que se puede abrir en la parte superior de la columna izquierda. El detalle se hace con indicación solo de iniciales, pero se da por supuesto que esas aportaciones serán tenidas en cuenta tanto en la historia como en el futuro de ATRIO.

        Presente y futuro de ATRIO que está en vuestras manos tanto como en las de este moderador, que queda esperando vuestra respuesta tanto en comentarios como en mensajes directos.

Antonio Duato. Antonio.duato@atrio.org 34-609510862.

227 comentarios

  • Isidoro García

    Muchas gracias Antonio, por tu cariño. Yo creo que no es necesario, señalar a cada momento, que aunque cada uno vamos por nuestro camino personal, (lo que además de obligado, es enriquecedor), todos llegamos al mismo punto de convergencia, (y no es por casualidad, ni por buenismo).
                   En estos años de mi acogimiento en Atrio, si he sacado algo importante en limpio, es la gran dificultad de expresar la Realidad, a una pluralidad de personas tan dispar en gustos, tendencias, preferencias, perspectivas, caracteres, y personalidades.
                  Por eso, una cosa que admiro, y sigo reflexionando sobre ello, es la gran dificultad de Jesús, de explicar una Realidad que él sin duda sabía, a un grupo de personas, tan dispar y heterogéneo, con unas cosmovisiones y unas categorías cognitivas tan distintas y opuestas.
                 Y de ahí, la necesidad de una constante actualización y reinterpretación de las palabras de Jesús, que son toda una selva cognitiva a desbrozar, separando, -primero lo espurio de lo auténtico en los escritos que nos han llegado, – luego comprendiendo las cosmovisiones de la gente de la época, a las que Jesús debió adaptarse para ser medianamente entendido, – y luego incluso, comprendiendo que el mismo Jesús, el mejor y mayor de los nuestros, pero humano al fin y al cabo, (en mi opinión), también debió tener sesgos y distorsiones cognitivas, propias del espíritu de su tiempo.
             (Por cierto, hace tiempo quería yo confesar aquí, que a mí no me cuesta mucho creer en Jesús-Dios, solo que con un concepto de “Dios”, diferente del tradicional del “Dios”-Creador, absoluto.
                  Para mí, “dios” es una categoría cognitiva, que es sinónimo de Jefe, Rey, Mando Supremo, de un colectivo determinado.
                 Y por eso, mi insistencia, en que en el Universo, hay un solo “Dios” o Principio creador y director, pero múltiples “dioses” locales. Así para mí Jesús, sería el “Dios” de los humanos).
                 Y volviendo al tema anterior, no pienses que yo me he quedado sentado en el gran escalón de la escalera, que supone el descubrimiento seminal de Jung, del inconsciente colectivo universal, estructurado en forma de arquetipos.
                Jung es de hace 100 años, y la vida sigue, y cada vez sabemos más, incluso muchas cosas que Jung, aunque intuyó, no llegó a conocer por su tiempo. Pero marcó una dirección a seguir, como Teilhard.
                 Nosotros, somos enanos subidos a hombros de gigantes, y por eso, se nos exige llegar más lejos, porque si no lo hacemos así, seremos reos de la parábola de los talentos.
                Decía al principio, de la gran dificultad de Jesús para enseñar la Verdad, a un colectivo tan dispar y plural como el humano.
                    Y si soñáramos alguna vez en resolver ese gran problema-conflicto para la humanidad, la única solución adecuada para ello, sería, colocar en cada humano, una especie de “asistente personal” programado con el conocimiento sobre la Realidad del Universo, que sería como un gran embudo cognitivo, que recondujese, todo el abanico de ideas y alternativas plurales que nos caracteriza a la humanidad, y las “unificase”, en un mismo camino: el de la Verdad. 
                 Por ello, cuando uno sueña con ese gran “dispositivo” unificador de tanto pluralismo, resulta, que hace más de cien años, unos psiquiatras, en su consulta, mediante su trabajo de campo con sus pacientes, encuentran que en la mente, hay “algo” parecido, que hace que personas de todo tipo y condición, sin relaciones culturales y personales entre sí, tengan una serie de sueños, y de proyecciones intuitivas subconscientes calcadas unas de las otras.
                Lo de Jung no fue una elucubración personal suya, sino un intento de explicación de una realidad empírica, que él veía una y otra vez en los sueños, e intuiciones de sus pacientes.
                  E intrigado, y con la genialidad, de saber que estaba ante un buen hueso que roer, siguió investigando en los alquimistas, en los gnósticos, en los “apócrifos”, en las sabidurías orientales, y en todo tipo de “místicos” religiosos, y en general en todos los integrantes de la “filosofía o sabiduría perenne”, que justo es la expresión cognitiva de esa sabiduría que tenemos almacenada dentro, de fábrica en forma genética.
                 Él, una vez constatada esa “realidad humana”, elucubró, cual sería su origen, y ahí se equivocó, (como todos los genios), y habló de una memoria ancestral de experiencias humanas del pasado.
                Él, que era cristiano creyente, hijo de pastor, no quería meter al “Dios” personal, directamente en el tema, porque eso le perjudicaría científicamente.
                 Pero es que él no sabía nada ni de los genes, ni de la evolución emergente, ni del equilibrio autopoyético de los sistemas, ni de la complejidad. Llegó hasta donde llegó.
                   Hoy día pocos dudan de que detrás del diseño, dirección y despliegue del Universo, existe una Gran Inteligencia, llámale “Dios”, llámale “Espíritu”, llámale genéricamente “Universo”.
                   Es a nosotros a los que nos toca, aprovechar ese gran descubrimiento, que unifica la ciencia con la espiritualidad, en la forma de la “trascendencia” humana, que se nos abre ante nosotros, como el gran territorio a explorar para llegar a comprender el futuro que debe recorrer el ser humano.
                 Perdón, porque me he enrollado demasiado. Solo quiero señalar algo muy importante.
                    Toda nueva hipótesis sobre las leyes de la naturaleza, y su conocimiento, no va en contra de las antiguas, solo las engloba y supera. Son mas amplias y contienen las antiguas, como elementos comportamentales y cognitivos, aún vivos, aunque quedan en “hibernadas”.
                En la evolución de las conciencias, las antiguas, la “mágica”, la “mitológica”, y la “racional-reflexiva”, no son destruías por la “integral”, que las supera a todas, sino que permanecen en stand by, y solo se activan en casos muy concretos de necesidad.
                 Por eso, la “espiritualidad” del futuro, no excluye a las religiones organizadas, que aún son muy útiles, para las personas que las necesiten.
                Como creo que decía Tony de Mello, una manta lo que tiene es que abrigar, y si lo que sea, abriga y no tienes algo mejor, pues adelante.
                    Pero desde Atrio, debemos preocuparnos por iluminar un poco el camino hacia el futuro de los jóvenes. Nosotros, ya estamos amortizados. Y hay que mostrarles que hay otras alternativas, entre la religión tradicional, y el materialismo moderno alienante y enloquecedor. Son ellos los que importan.

  • Roman Díaz Ayala

    Isidoro: El Evangelio no consiste en unos textos, aunque sí hay Evangelios escritos, que se pueden estudiar con mayor o menor intensidad y dedicación para construir una religión. Primero porque el Evangelio incluye unos textos que no se pueden desprender de la predicación y del anunciante.  Añade entonces que el anuncio de la Buena Nueva, que es una Buena Noticia, porque es salvadora produce dos efectos siempre que se la recibe en aceptación en el receptor que se hace su beneficiario, que son una apertura de la mente y una acogida del corazón. Entra por las más altas facultades de la persona; mente, voluntad y conciencia y así podemos atestiguar que vemos al Dios que no se ve y que somos visto por Dios cual somos en verdad.Dado que mencionas el protestantismo, aunque algo del mismo como fenómeno histórico dije en el comentario anterior, pues entonces como ahora la religión estaba ahogada por el fariseísmo y la fe interior apenas veía  cauces para exteriorizarse hasta sentirse ahogada entre tantos falsos cristianos. El trigo y la cizaña han sido y son una constante en el granero de Dios hasta el momento de la siega.  Lo leemos constantemente de los Evangelios, lo vemos en la historia de la Iglesia, pero ahora no lo llevamos a cuenta y de así nos va en nuestros juicios.En tu comentario dices no aceptar otra fe que la fe humana, la credulidad que nos tributamos unos a otros (confianza humana, en unos humanos) y acusas de que disfrazamos la fe en la Iglesia y de ahí que solo podamos aceptar la interpretación de los Evangelios que hacen sus dirigentes. Tus palabras son una negación a toda fe que pueda venir de arriba, de más allá del ser humano. Bien, pero esa religión laica que haces tuya, no es la que aquí explico ni siquiera en su periferia. No puedo criticar a la Iglesia como algo ajeno de mí porque pertenezco a ella. Creo en la Iglesia como una verdad de fe, porque así nombraron los Evangelios al rebañito de Jesús, porque Jesús me incorporó a ella y porque aquella primera generación de  cristianos desarrolló una teología profunda de la Iglesia como Cuerpo de  Cristo. 

  • Román Díaz Ayala

    Respuesta  al comentario de Isidoro del 15 de mayo:

    Partiendo de los hechos no se puede decir sólo que el cristianismo dentro de quienes se tienen por personas  militantes es diverso, también  apuremos más  y aceptar que el Catolicismo Romano ya no ofrece esa imagen monolítica  de tiempos anteriores.

    El Concilio Vaticano II hizo un esfuerzo por encontrar un nuevo lenguaje más  comprensible  a la sociedad  para el anuncio  del Evangelio.  Lo que tenemos hoy para bien o para mal, pues no es asunto  de valoración, son  una diversidades  de teologías. No me extraña que afirme que teniendo “TODOS una misma fuente cada uno tenemos una idea distinta del estatus de Jesús  (entiendo de ti que de una condición  también divina o meramente humana), y del Espíritu Santo”. Fíjate si lo que pretendiéramos fuese abarcar las ideas propias de una cultura cristiana, o de quienes están  fuera del Catolicismo e incluso de quienes son hasta críticos con las religiones.

    Escribo con demora, pero justo cuando coinciden en lo eclesial y lo político un momento de cruces de fechas que determinan un antes y un después. En lo eclesial el 2023, año del Sínodo y que pronto  se podrá  señalar alguna fecha clave. En lo político el 29 de mayo con el anuncio del adelanto de las Elecciones Generales. Me recuerdan aquel 8 de diciembre de 1962 cuando echaron a las papeleras vaticanas y sin promulgar todos los documentos preparatorios realizando una nueva organización  de trabajo. Así nació  el Concilio que conocimos posteriormente.En lo político  quedó  para la historia el 9 de abril de 1977 cuando la audacia de Adolfo Suárez  legalizó  el Partido Comunista Español (PCE) de Santiago  Carrillo dándole  el verdadero carácter  a la Reforma  Politica de la Transición. Europa en particular, y el catolicismo universal por la actual mundialización,  está  afectada por una profunda  crisis  religiosa  solo comparable a la mayor crisis religiosa europea de los siglos  XV y XVI. Entonces se produjeron extraordinarios cambios políticos y guerras con la religión  como excusa.

    Las diferencias  de entonces con la actual se plantean en el ámbito del pensamiento  y que no trascienden más  allá  de una guerra de los espíritus,  pero sufre la tentación  constante de las ideologías  políticas,  y será  causa en el interior comunitario  de una escisión  de comunidades dentro de unos mismos pueblos.

    Cuando uno se rebela contra lo que sabe que está  mal y se busca lo perfecto ( sale la palabra de marras)  puede que nos envolvemos en errores. El secularismo practico propio de nuestro tiempo es una versión  moderna del mismo mal que aquejaba a la cristiandad europea hace unos siglos; es ritualismo propio  de una religiosidad  exterior.Me alargo   El tema solo lo he rozado   Tengamos paciencia.

  • Santiago

    Isidoro, no creo que en la actualidad exista una sola forma de lenguaje universal porque no sólo existe el lenguaje científico moderno sino el filosófico, metafísico, teológico en nomenclatura moderna.

    Porque lo que importa es el sentido y el contenido esencial. Por eso, la forma del lenguaje de la Revelación de Dios puede cambiar a través de los tiempos pero el sentido y el contenido de la esencia debe permanecer inmutable porque se refiere a la Verdad eterna que es absoluta.

    Por eso, la VERDAD  es lo que corresponde a la REALIDAD o sea a los “hechos” y “dichos”..O éstos hechos son “ciertos” o son “falsos” o sea que existe la ley de la “no-contradicción” donde “ambas” proposiciones no pueden ser “ciertas” y “falsas” al mismo tiempo.

    Por eso las opiniones y creencias son subjetivas y personales pero los “hechos” no lo son: o se cometió un “asesinato” o fue simplemente un “montaje” , o se cometió un “fraude” o fue una acusación “falsa”…porque ambas opiniones no pueden ser ciertas a la vez, y la verdad es sólo una. Por eso existe la última Verdad a la que nosotros nos dirigimos gradualmente si la queremos buscar y encontrar.

    Por eso, no creo en un forzado “nuevo enfoque” sino el natural desarrollo y apertura del conocimiento en este foro caracterizado por la libre expresión desde siempre.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Isidoro García

    ¡Ay, amigo Santiago, todo evoluciona… o sea lo que es susceptible a evolucionar!.

    Tu comentario, me sirve para proseguir mi anterior comentario de hace cuatro días. Desde entonces… silencio total… solo la mención de Duato de que “pronto” aclarará la situación actual. Pero independientemente de los trámites organizativos internos, yo creo que urge saber el nuevo enfoque, si lo hay. Y el impasse es notorio y evidente.

    Y además de eso, reflexiono que quizás se me entendió mal. Yo no dije que los eclesiales, del Templo, no salgan al Atrio a dialogar y a cooperar en encontrar soluciones a los problemas. Sino, justo eso, que salgan, y salir supone cambiar de lenguaje, y adaptarse al lenguaje civil, del común de los mortales.

    Los viejos, por nuestra educación tradicional en la infancia y juventud, conocemos las claves religiosas, pero a la gente joven y mediana, ya no se le puede hablar con citas evangélicas, que desconocen.

    Y hoy día, el lenguaje franco, es el científico, incluyendo naturalmente las ciencias humanísticas y antropológicas. En temas humanos, no se puede citar como autoridad a Jesús, y menos al Jesús evangélico, del que muchos albergan serias dudas de autenticidad plena.

    La moral humana, es la Ciencia del comportamiento humano adecuado. Adecuado ¿para qué?. Pues yo creo que para ser medianamente feliz, y llevar una vida equilibrada y sensata. No para salvar su alma, que eso es otra cosa. (De ahí mi referencia anterior al tema).

    ¿Y quién se ocupa de dar datos, experimentos y teorías sobre la naturaleza del comportamiento humano?. La Psicología, que como toda actividad humana, no dispone de una Verdad, sino de muchas verdades. La verdad es la suma de todas las interpretaciones de los hechos, del pasado y del presente.

    De esta situación se aprovechan todos los poderes, pues como decía Foucault, el poder sencillamente es la capacidad de instalar una propia interpretación como verdad general, y totalizarla como verdad general.

    Y eso es lo que pretenden los mayores poderes ideológicos que hay en la actualidad: las Iglesias, y los partidos políticos totalitarios.

    Por eso sus miembros de buena voluntad, deben hacer un esfuerzo para poder realizar un diálogo con el mundo, sin contar con la seguridad de la posesión de la Verdad sobre la única realidad trascendente. (O por lo menos, dialogar como si no se tuviera).

    Esto significa no utilizar argumentos autoreferenciales indiscutibles: “Esto es así, porque lo dice la S.M.I., porque asegura que dispone en exclusiva de la Verdad”. Si esa tesis eclesial es la Verdad, habrá estudios y trabajos e indicios “neutrales”, que lo apoyarán, que se podrán mostrar.

    Y ese es el lenguaje que hay que utilizar en el Atrio de los Gentiles, el atrium gentiun, “una apuesta interinstitucional que busca generar un debate respetuoso e intelectual acerca de las diferentes realidades coyunturales de la actualidad social. Un espacio que todos podían atravesar y en el que podían permanecer,…”

    Eso supone hacer un esfuerzo de evolución, desde los tiempos del catolicismo tradicional, anterior al último Concilio, (que ya se hizo con 200 años de retraso). Y eso supone cambios en nuestra estructura mental, o cosmovisión personal, cambios, que sé que son muy difíciles para personas que ya no tiene ganas de mucho lío.

    Pero es que se supone, que aquí estamos gente que nos gusta “el lío”, por utilizar palabras del Papa.

    Justo la iniciativa de reflexión del no-teísmo, (que tan poco gusta al jefe Duato), trata de eso. Ana, citaba a “Concha de Zaragoza, que dijo que había abandonado la esperanza de encontrar respuestas al misterio”.

    Justo ese el quid. Hay que encontrar nuevos enfoques, nuevas tesis, que hagan coherentes y compatibles, lo que sabemos de la Realidad por el conocimiento civil, con el “conocimiento” personal religioso.

    Pero todos sabemos que la iglesia no va a cambiar, o si lo hace lo hará dentro de 300 años, (en que se hará el C. V. III). Y por eso todo intento actual de síntesis, será desde la heterodoxia, más o menos explícita.

    Y en eso están ellos, y mucha gente más. ¿Y nosotros en qué estamos?.

            “Lo peor del momento presente es la larga y penosa espera que requiere su actual y profunda metamorfosis. Y el que quiera morir respirando naftalina, que así lo haga”. (Vicente Verdú).

     

  • M. Luisa

    Quizá el psiquiatra Thomas Szasz, quedara muy satisfecho tras decir lo que dijo, pero ¿toca este planteamiento la raíz del problema  en el cual nos encontramos?   Porque lo crucial no es la oscuridad, sino el oscurantismo  y este no se resuelve más que asumiendo  a quienes toca las responsabilidades pertinentes.

     

    Por otro lado, la complejidad humana es dimensionalmente capacidad. No es un complejo, no es algo que se pueda medir porque el ser humano sea capaz de esto o de lo otro  y sacar en consecuencia que por  todos estos actos, en suma, pueda concluirse que el ser humano es muy complejo,  no, no es eso. La complejidad humana no es extrínseca, sino intrínseca a la realidad que somos, por eso es un dar de sí  constitutivo y dimensional. Es la propia realidad humana realizándose… por esto necesitamos luz a nuestro alrededor….    Algo que quedó muy claro en la reunión del sábado…¿Por qué no hablas también de ella Isidoro? Tú que dices que de mí no tienes opinión, allí puse un comentario que aunque breve si lo lees    te la podrás formar.

     

  • Isidoro García

    Decía el psiquiatra Thomas Szasz, que parece razonable ante la obscuridad, encender una vela, en lugar de maldecir la obscuridad y echar la culpa de ella a alguien.

    Pero el ser humano es muy complejo, y es capaz de a hacer el bien por vicio, y viceversa, pues el ego, es muy traicionero y muy retorcido. (Se podría justificar psicológicamente, la traición de Judas, con motivos humanitarios o del bien de la humanidad).

    Porque permanecer en la obscuridad, maldiciendo a un chivo expiatorio, nos proporciona una justa indignación en la que une se siente víctima, y al tiempo, te evita la necesidad de afrontar el problema de lo que tendrás que hacer una vez hayas encendido la vela.

    Esta reflexión viene a cuento, de que en estos pasado días, se ha producido en Atrio, una conjunción de planetas, muy significativo. Resulta que los amigos Santiago, Juan Antonio V. y Antonio Duato, concuerdan en su visión “eclesiástica” de la situación de la humanidad, y además detrás cuentan con el apoyo tácito de los amigos Valderas, Antonio Llaguno, (¿ya eres concejal?), Mariano, y seguro que Román, (en silencio). (De M. Luisa no tengo ni idea de lo que opina de este ni de ningún tema, y solo Ana Rodrigo, me imagino que está igual de estupefacta como yo).

    ¿Quo vadis Atrio?. Estamos saliendo poco a poco del atrio, y estamos traspasando la puerta del templo, y estamos a punto de mojar los dedos en la pila del agua bendita.

    La línea editorial, con la ristra diaria de artículos eclesiásticos, marca evidentemente la dirección a seguir, y el contrapoder equilibratorio de los comentadores habituales, se va decantando en esa misma línea de manera avasalladora. Parece que se ha tocado a rebato.

    (Los lectores silenciosos son un misterio, aunque visto el panorama, me imagino que los no “eclesiásticos”, huirán al ver el panorama).

    Y es una lástima. Porque aquí, no se trataría de hacer apologética y “apostolado”. Aquí lo que se debería tratar es de estudiar los problemas de la humanidad en su conjunto, y ver cómo la Iglesia, puede ayudar a resolverlos.

    Lo importante son los problemas de la humanidad, y si para resolverlos, la Iglesia, debe transformarse en algo muy distinto de lo actual, bienvenido sea. Sería la metamorfosis de la larva-gusano que se arrastra por el suelo torpemente, a mariposa que vuela por el cielo.

    Todos somos muy viejos, y estamos prontos a palmarla. Y aquí no se debería tratar de salvar nuestro culo, (o nuestra alma), sino de hacer el último sacrificio en aras del bien de la humanidad. Y nadie ama mas que el que da su vida por el otro.

    Y muchos, hasta a lo mejor darían su vida, pero no están dispuestos a cambiar ni un ápice de su ideología tradicional, si se considerara necesario una transmutación significativa y no de detallitos. (Todos el mundo quiere cambiar, pero siempre que se siga como antes). (El añorado Oscar hablaría de Lampedusa).

    Como anunciaba de broma, El Mundo Today: “Un hombre alcanza la edad en la que ya nunca volverá a cambiar de opinión”. Pero «el progreso es imposible sin el cambio y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada”, decía, George Bernard Shaw.

    • Santiago

      Pero Isidoro tu que eres evolucionista sabes que todo evoluciona…o sea lo que es susceptible a evolucionar.

      No importa la evolución si atravesando el atrio, obtenemos una bendición y entramos en el Templo de la Verdad. Ella, la Verdad, es UNA y absoluta. Lo demás son  aproximaciones o no a la única REALIDAD trascendente y así evitamos persistir en la Babel confusa del mundo actual.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • M. Luisa

    Repasando los comentarios  de algunos enlaces editoriales que se señalan  aquí,  quisiera preguntarles a quién lo sepa   ¿Cuál es el video de referencia al que se supone ser el objeto de los comentarios?.  Se trata del último de los enlaces “Atrio propugna más Fe para defender los derechos humanos en la actual sociedad global”pues Antonio no me lo dice en su réplica, y yo francamente no lo sé ver en ninguna parte. Muchas gracias.

    Ah! Rodrigo, amigo mío, yo no lo conocía, pero si para ti ha sido una pérdida grande, sin duda que habrá sido una gran persona!!

     

     

  • Rodrigo Olvera

    Me acabo de enterar que ha fallecido Victor Codina. Es una pérdida grande para mí personalmente.

    Que su memoria sea eterna.

  • Isidoro García

    Leo en una reseña de Javier Sampedro, nos enseña que el filósofo estadounidense John Perry dijo: “Si te dedicas a pensar en la consciencia el tiempo suficiente, o te conviertes en pampsiquista o te metes a administrativo”. 

    (“El pampsiquismo sostiene que la consciencia es una propiedad fundamental del universo, como la velocidad de la luz o la carga del electrón, (una ley del Universo más, -mío), y que por tanto está presente en todas las cosas, desde las piedras hasta los átomos de cesio, en mayor o menor medida”, aclara Sampedro).

    Y lleva mucha razón Perry. Porque la humanidad se divide en dos clases de personas: los platónicos y los aristotélicos. Los que ven el Universo como un gran reloj regido por las leyes de la causalidad aparente, (los materialistas-cientificistas-aristotélicos, los prosaicos “administrativos” de Perry), y los que ven el Universo, como un Ente supercomplejo y de una naturaleza muy desconocida y difícilmente accesible para nosotros, (los platónicos).

    Yo, naturalmente estoy con los buenos, con los platónicos, los que miran a las estrellas, y no andan siempre con la cabeza baja, mirando el suelo, a ver si se encuentran una monedilla perdida de un euro. (Decía Lichtenberg: “¡Pobres de los que necesitan darse un coscorrón, para ver las estrellas!”).

     

    Ahora hablando en serio, yo creo que este tema está detrás de muchas de nuestras dudas y perplejidades, en todos estos temas de la espiritualidad y la religión.

    Porque hoy día la cultura imperante es materialista, por causa de una valoración incompleta y simplificada de la Ciencia, y eso son malas noticias para la minoría que ya sea por razones culturales biográficas, o porque tienen activada en su carácter, la emoción de la “trascendencia”, y se sienten una parte del Universo.

    Porque aquí se puede parafrasear la frase de Jesús, de que “no se puede servir a dos señores a la vez: el sentido de la “trascendencia”, y el materialismo rampante en el que nos movemos.

    Porque Pablo cita un poema del cretense Epiménides, cuya primera parte aparece en Tito 1,12, y la segunda en el discurso de Pablo en Atenas, que dice que “en él vivimos, nos movemos y existimos”, (Hch 17,28).

    Ambos, (Epiménides y Pablo), se estaban refiriendo, al “Viento Cósmico”, (el “Gran Espíritu”, como se le personifica), que rige el Universo, a través de unas Leyes que van mucho mas allá de las simples leyes físicas.

    Pero en realidad hoy día toda persona moderna, vive, se mueve, y existe en una concepción del Universo, inerte, sin dirección alguna, plenamente aleatorio, y sin ninguna intervención en el devenir del ser humano, más allá de tenernos sujetos a la Tierra, mediante la fuerza de la gravedad.

    Y todo esto a las personas con sed de “trascendencia”, les sume en una contradicción atroz. Tiene que conciliar, su trascendencia, con un materialismo rampante, que acusa de “milagrosismo”, a todo lo que no se mide y se pesa, y se le puede hacer una foto.

    La salida de esta contradicción, que nos tiene tan perplejos, es la comprensión difícil y resbaladiza, de la enorme complejidad del Universo, donde “hay más cosas en el cielo y en la tierra, de las que han sido soñadas en tu filosofía”, le hace decir Shakespeare, a Hamlet a su amigo Horacio.

     

    En el Universo, además de las leyes físicas de la materia inanimada, y las leyes biológicas de la vida, casi seguro que existen un tercer conjunto de leyes: unas leyes de la Inteligencia y la Información, que en estos momentos estamos empezando a vislumbrar, por ejemplo, cuando empezamos a intentar comprender la naturaleza de la conciencia-consciencia.

    Y esas terceras Leyes, son el campo cognitivo fundamental en el futuro que ya está aquí. Necesitamos saber las reglas del juego, para entender algo del mismo, porque si no las conocemos, vamos a ciegas y dando tumbos.

    La reconversión del cristianismo a los tiempos actuales, pasa inevitablemente, por comprender y aceptar, que el cristianismo tradicional, de origen greco-romano, además de unas creencias religiosas, (dogmas), y una estructura organizacional concreta, está basado en una concepción sumamente atrasada del ser humano, y en donde se ignoran y rechazan, todas las investigaciones de la naturaleza psicológica del mismo.

    Con una moral, (análisis del comportamiento humano ideal), en el que se ignora toda la influencia de los aspectos biológicos y los del aprendizaje en la conducta, (cultura), en dicho comportamiento humano. Y todo lo reduce al primitivismo de las  tentaciones del “maligno”, o a la “carne”.

    Se ignoran conceptos como el temperamento, como el elemento que integra el funcionamiento de los sistemas biológicos. El temperamento es un reflejo de las emociones del individuo y se entiende como el foco emocional de la personalidad.

    O el carácter, que es el resultado del aprendizaje cultural que se adquiere a lo largo del ciclo vital, y permite que una persona se relacione consigo misma y con el mundo de forma voluntaria, a partir de lo que ha aprendido de las experiencias vividas.

    Y se ignora su síntesis, la personalidad misma: la síntesis de la interacción entre el temperamento y el carácter. O sea, entre el ser emocional y el ser cognitivo o mental.

    Toda esta ignorancia práctica conlleva el imperio de una moralidad basada en el pleno libre albedrío, la culpa, el pecado y la necesidad de “redención”: el reino de la voluntad, que tanta neurosis nos genera. Y la causa de la mayor parte de los sufrimientos evitables que padecemos, son las ideas insuficientes.

    • Rodrigo Olvera

      Casi desde que empezó a comentar Isidoro en Atrio, le comenté un patrón en sus intervenciones: toma frase sueltas -sin dar referencia suficiente para poder verificar si lo que dice que dice la frase es como él lo dice – y termina torciéndolas para que se ajusten a su propia creencia, con frecuencia haciendo que digan lo contrario de lo que realmente dicen.

      Después de ese intercambio, en donde me quedó claro que Isidoro seguiría intencionalmente usando ese patrón, simplemente dejé de comentar en sus comentarios salvo excepciones. Hoy es una de esas excepciones.

      Isidoro usa una frase suelta de John Perry para aplicar maniqueamente una descalificación del materialismo (los malos aristotélicos) frente a los metafísicos (los buenos platónicos); y claro, sin referencia alguna para poder verificar que John Perry con su frase descalifica el materialismo.

      Bueno, la referencia es el libro de John Perry Knowledge, Possibility and Consciousness (Conocimiento, Posibilidad y Conciencia) del año 2001, en donde Perry defiende su postura filosófica del Fisicalismo (todo fenómeno es un fenómeno físico, no hay nada “arriba” ni “abajo” de la realidad física). El fisicalismo es una variante del materialismo que usa los avances en las neurociencias para explicar los fenómenos mentales como la conciencia desde fenómenos físicos en el cerebro.

      Usar una frase aislada de un fisicalista (variante del materialismo) como Perry para descalificar el materialismo, ya dirán ustedes lo que es.

       

      • Isidoro García

        Amigo Rodrigo. Ya te lo expliqué en su momento, pero no me importa volvértelo a explicar.

        Yo en mis comentarios, no estoy haciendo una glosa o reseña sobre el pensamiento de un autor, (el que sea). Esto no es un análisis de textos, ni una reseña de un pensador, ni un trabajo académico. Yo lo que intento hacer, (que ya me cuesta bastante), es redondear y presentar mi pensamiento, el mío.

        Y entonces las citas que hago, son de unas frases, (un texto), que a mí, personalmente, me ha resonado interiormente, y que me ha estimulado a conformar y rematar, el pensamiento que me surge, (y que puede estar acertado o no, así es la vida).

        A mí en el fondo me importa un pito lo que pensara Perry al escribir sus frases, autor al que no he leído, ni tengo el gusto de conocer, más que con un ligero vistazo que he echado a la Wikipedia.

        No soy nadie para criticarle ni para darle mi apoyo, que no necesita para nada, y que además, siendo una persona anónima, no sería significativo en absoluto.

        (Estoy hablando de citas accidentales, no de citas de personas, tipo Jung, Teilhard, o Thomas Merton, a los que mas o menos acertadamente, considero como maestros intelectuales míos, y a los que procuro divulgar,  lo que no les exime de alguna crítica cuando lo considero oportuno.

        Cuando cito a estos “mis maestros”, se me  puede criticar si los interpreto bien o mal, que siempre es posible, pero aún en ese caso, será “mi” interpretación, criticable, naturalmente.

        Incluso en estos casos, a veces se me ha criticado que Jung o Teilhard, no dijeron eso exactamente. Siendo que puede ser así, muchas veces yo expongo mi pensamiento continuador al de ellos, y expongo “mis” opiniones, que es de lo que se trata).

        Yo, modestamente, intento ser un pensador, no un glosador, ni un crítico. El pensamiento, (al menos para mí), es difícil, y laborioso, a no ser que recurra uno a las ocurrencias. Y por ello, su realización, mejor o peor, exige de métodos y “trucos” que lo estimulen y faciliten.

        El lector solo lee, el resultado final, pero no sabe la mecánica interna que hay detrás de cualquier obra intelectual.

        Y detrás de muchos poemas, o artículos, hay mucha mecánica y artificio, y en el fondo, el ser escritor, consiste en eso: en encontrar el método más adecuado para cada uno. Cada maestrillo tiene su librillo.

        Eso de que se escribe “del tirón”, es un mito. Se lee de un tirón, pero desgraciadamente, no se escribe de un tirón.

         

        De todas formas, amigo Rodrigo, gracias por leerme, pues siempre cuando uno escribe piensa que al menos tendrá un lector: y ya veo que tú eres el mío. Puede ser el inicio de una buena amistad.

        Sólo que me gustaría que criticaras el fondo de las tesis que expongo, (que seguro que son muy criticables), y no la forma de escribirlas, que yo procuro sea lo mas claro, legible y entendible que pueda, como amabilidad que debo el lector, (y cree que me esfuerzo en ello).

        (Soy consciente de que hemos tenido diferencias en el pasado, pero eso no es óbice para que se eternicen. Yo por mi parte “pelillos a la mar”).

        • Rodrigo Olvera

          Efectivamente, Isidoro, el que a tí “te valga un pito” distorsionar lo que otro escribió no me parece un método ético de usar lo escrito por otra persona, aun cuando no sea un ambiente académico.  Es todo.

          Después de señalar éso, cada quien siga el camino y los métodos adecuados a la persona que elije ser.

           

  • Isidoro García

    La meditación, es en general, todo proceso de activación del “espíritu” personal, para promover intuiciones sabias y axiales, y el flujo de energía vital y emocional que precisamos.

    Hablo de intuiciones “axiales”, o “perspectivales”, porque no son unas intuiciones cognitivas simples, que esas las genera nuestro procesador mental inconsciente, sino esas “nuevas visiones de la realidad”, que suponen un cambio de perspectiva, y que son las que nos iluminan de verdad, y que fluyen de nuestra biblioteca de imágenes sabias universales, que tenemos todos.

    Esas provienen del “espíritu”, que actúa, (seamos conscientes de ello, o no), pero al que hay que “cuidar” para que actúe más a menudo, a ser posible permanentemente. Y luego escucharle y hacerle caso, (que muchas veces no lo hacemos.

     

    Porque muchas veces nos sentimos atascados. Nuestro planteamiento vital, no nos acaba de satisfacer, y genera en nosotros un malestar indefinido.

    Tenemos la sensación a veces, de bordear el “colapso” del sistema, de que estamos perdiendo velocidad de crucero a ojos vista, y que no vamos hacia ningún sitio. De que la “caldera” pierde presión, y de que no vamos más allá.

    Normalmente, cuando vamos en una bicicleta frenada por roces indebidos, y claramente vamos perdiendo velocidad, nuestro impulso normal, es apretar los dientes, y pedalear más fuerte.

    El “voluntarista” que todos llevamos dentro, nos dirá, que todo es culpa nuestra, que somos unos flojos, y “pecadores”, y que hay que seguir pedaleando.

    Los que siguen un plan ascético religioso preestablecido, además de realizar más esfuerzo, pedirán a “Dios”, que les de fuerzas. Y “Dios”, a través de su altavoz, el “espíritu” personal, les ayudará mediante esas intuiciones “axiales” del sistema.

    Pero esas intuiciones sabias, suponen algún cambio de perspectiva respecto a nuestra presente cosmovisión adoptada.

    Y si nos negamos a todo cambio, porque el sistema está atornillado y aherrojado, rechazaremos toda nueva perspectiva, por ir contra nuestros actuales principios. Y seguiremos apretando los dientes…

     

    En la vida, la flexibilidad y adaptabilidad lo son todo. Y hay que buscar intuiciones sistemáticas, generativas de reconducción de las situaciones. Necesitamos parar, recalibrar el sistema, reconducir la dirección, y proseguir el camino.

    Y una vez recalibrado el sistema de dirección, volvemos a utilizarlo concretamente, para todos los aspectos de nuestra vida. Y nuestra marcha será más ligera y gozosa.

    Un ejemplo de este tipo de intuiciones, es el del equilibrio general: la tan traída y llevada, superación de contradicciones.

    Quizás, nuestra vida debería referirse por un equilibrio constante. Un equilibrio inestable, pues siempre hay que adaptarse a las nuevas circunstancias diarias.

    Y luego lo aplicamos, por ejemplo, a nuestro compromiso y responsabilidad, con la mejora del mundo. ¿Vivir sanamente nuestra vida, o volcarse obsesivamente hacia los demás?.

    Toda obsesión, es peligrosa. Ni Perico el de los palotes, ni muy ilustrísimo y excelentísimo Don Pedro.

    En nuestra mente hay toda una serie de sistemas neuronales autónomos y temáticos, algo así como “arquetipos conductuales”, “papeles teatrales”, o “personalidades” independientes, muchas de ellas contrapuestas a otras, que son adoptadas o no, según las circunstancias.

    Sirven para automatizar la conducta, y al tiempo, mantener un cierto nivel de coherencia interna.

    Esos “arquetipos”, son como zombis, que amenazan con poseernos, si nos descuidamos. “El zombi es un “muerto vivo”, algo que posee vida, pero no conciencia de sí mismo”, (Traver).

    Y el peligro es que ese “papel” que nos sirve para encontrar un sentido a la vida, y para lograr un buen nivel de coherencia interna, nos domina, y nos posee, como le pasó al bueno de Alonso Quijano.

    Dice el psiquiatra Francisco Traver: “Los procesos obsesivos en una persona se caracterizan por el perfeccionismo, la exigencia, la necesidad de control, la disciplina… 

           Suelen ser personas con unos principios y valores muy arraigados, dispuestas a sacrificarse o posponer las gratificaciones por un bien mayor, muy cuidadosas, formales, temen mucho los errores o se sobre-responsabilizan de las cosas. 

           Sienten que de ellas depende que todo mejore, preocupadas porque se hagan las cosas como “deben” ser”.

    ¿Es buen modelo de vida “Don Quijote de la Mancha?.

  • ana rodrigo

     “Estamos necesitando ahora ideas frescas y renovadoras, pero al parecer nadie se atreve a lanzarse al foro, sin estereotipos”. (Román).

    Isidoro, voy a hacer mi comentario sintonizando con lo que tú dices partiendo de las palabras de Román, aparentemente muy “inocentes” y estimulantes, pero que, cuando profundizas, entras en pánico, pues si prescindes de los estereotipos que han estructurado una mente, una sociedad, una religión, y empiezas a escarbar, descubres que las estructuras mentales que te habían consolidado y que habían dado seguridad a tu existencia, no son válidas o no son las únicas. Prescindir de una seguridad basada en mitologías, creencias, simplificaciones a-racionales o irracionales, o provenientes de subjetividades colectivas sumadas, avaladas por la sencilla razón de que siempre se ha pensado así o siempre (dentro de dicho estereotipo) se ha hecho así, o que nuestros antepasados, los propios, no los de otras épocas o culturas, no pueden haberse equivocado, o que Dios lo ha revelado, etc., prescindir de estas seguridades, repito, nos mueve los cimientos de nuestro pensar y sentir y, entonces, no antes, vemos el precipicio, nos deja al desnudo, porque, en realidad, nunca nos habíamos enfrentado a nosotr@s mism@s.

    Entonces puedes pensar o que la crisis es demoníaca y apartarte de ella, o bien, puedes pensar que es una crisis de crecimiento.

    Así que entre el conformismo, la seguridad que nos da el entorno del que nos hemos alimentado, o salir de este proteccionismo, cual adolescente, y encontrar tu propio camino, supone un estimulante, indefinido y una arriesgada decisión.

    Son las religiones las que tienen un gran problema, mientras la sociedad va evolucionando y cambiando constantemente.

    Siempre y ahora también, tiene problema las ideologías políticas en sociedades que votan inmovilismo frente a las novedades de otra parte de la sociedad más dinámica.

  • Isidoro García

        “Estamos necesitando ahora ideas frescas y renovadoras, pero al parecer nadie se atreve a lanzarse al foro, sin estereotipos”. (Román).

     

    Yo recuerdo, una experiencia personal, (que seguro que ha sentido mucha gente), en que en medio de la euforia de una reciente “conversión”, tras unos ejercicios espirituales, vislumbraba un camino de “santidad”, continuamente ascendente, hacia arriba, hacia arriba…

    Esa “varicela” espiritual infantil, es producida, por la falsa idea que trasmite la Iglesia, de que la Gracia de Dios, es automática, todopoderosa y mecánica: cuantas más comuniones, más Gracia, y más crecimiento personal, empezando ya con el Bautismo donde uno se “transforma” automáticamente, como el que da vuelta a un calcetín. Y así nos hacemos “adictos” al sacramentalismo mecánico y milagrero.

    Es una idea muy bonita y muy grata, porque nos gusta lo fácil y lo efectivo. El sacramento, como una aspirina o como el antibiótico contra el “pecado”. ¡Qué potito, qué potito!.

    Por eso si hay algo que odia, la ascesis transformadora y la espiritualidad eclesiales, son las crisis personales. Todo lo que suscita dudas, todo lo que suscita recelos, todo lo que suscita pensamientos autónomos, todo lo que suscita incertidumbre, es fruto de la tentación demoníaca o de la soberbia personal, de las que hay que huir.

    Nos han hecho creer la maledicencia y difamación a “Dios”, de que la “noche obscura” sanjuanista, es producto de la “prueba” o “tentación a Job”, de Dios, que se dedica a ponernos zancadillas en el camino, para probar nuestra “fortaleza”, como si “Dios” se dedicara a sabotearnos, (con una mano te lo da, y con otra te lo quita). ¡Pero qué locura!.

    (Todo eso pasa, porque la psicología que subyace en la antropología eclesial, es una psicología humana de la época greco-romana).

    No. Las crisis de fe, personales y existenciales, son el producto psicológico natural de todo crecimiento y de toda maduración. Las ideas hay que ir reestructurándolas continuamente, para ir acercándonos poco a poco a un mas nítido conocimiento de la Realidad.

    Esa actitud, de un continuo reenfoque de la Realidad, es lo que diferencia al humano viejo, del humano nuevo. 

    En esos tiempos vertiginosos, el que no avanza, retrocede, y no hay refugio seguro donde parapetarse, y no podemos atrincherarnos en el rebañismo, de pensar, que si somos un millón, no podemos caer todos al precipicio.

    Pues, sí. Una a una se precipitan un millón de ovejas por el precipicio, todas detrás de la primera. (No se si habéis visto un vídeo en que unos renos, circulaban días y días indefinidamente en círculo, cada uno, detrás del que tenían delante).

     

    Y en estos momentos de cambios frenéticos, en que nos sentimos arrollados por el tiempo, que nos atropella y nos desconcierta, sentimos la necesidad urgente de ideas frescas y renovadoras, como dice muy bien Román.

    Y no solamente, no hay que enfrentarse a la “tentación” de replantearnos una y otra vez, nuestras ideas, sino que hay que agradecer esa llamada de nuestro espíritu personal, que nos incita a ello.

    Pero para eso, hay que sentir esa urgencia instada por el “espíritu”. Y hay gente que no la siente, o bienintencionadamente la reprime como si fuera una tentación demoníaca.

     Thomas Merton, en su Diarios, I, de 18 de marzo de 1959, escribía:

    “Para el ‘hombre viejo’, todo es viejo. Él lo ha visto todo, o piensa que lo ha visto todo. Ha perdido la esperanza en cualquier cosa nueva. Lo que a él le gusta es ‘lo viejo’, a lo que se aferra, temiendo perderlo, aunque por otra parte esto no lo hace feliz.

          De este modo, él mismo se mantiene ‘viejo’ y no puede cambiar. No se muestra abierto a ninguna novedad. Su vida está estancada y es vana. 

           Sin embargo, puede moverse mucho de un lado para otro, aunque se trata de cambios que no llevan a ninguna parte… (Mientras más cambia la cosa, más es la misma cosa).

         Para el ‘hombre nuevo’ todo es nuevo. Incluso lo viejo es transformado en el Espíritu Santo y se conserva siempre nuevo. No hay nada a lo que aferrarse. No hay nada que esperar de lo que ya forma parte del pasado… 

          El hombre nuevo es aquel que es capaz de encontrar realidad donde ésta no es visible con los ojos de la carne, donde no lo es todavía, donde la realidad se hace presente en el momento en que él la ve. Y donde la realidad no existiría (al menos para él), si él no la viese.

           El hombre nuevo vive en un mundo que siempre está en proceso de creación y renovación. Vive en este ambiente de renovación y creación. Vive en la vida”.

    Ante la pregunta de si se puede arreglar a la persona sin arreglar la sociedad, James Hillman, decía: “No creo que nada cambie hasta que no cambien las ideas. No podemos cambiar nada hasta que tengamos ideas frescas, hasta que empecemos a ver de modo diferente los mismos viejos problemas”.

    Pero para que las nuevas ideas entren tienen que salir las viejas. El mayor inhibidor al cambio y la innovación, son las ideas ortodoxas y preconcebidas que nadie se ha atrevido a cuestionar.

    Hará 20-30 años, que la extinta CAJASOL, sacó un cartel-anuncio publicitario, que decía una frase profética:

    “Cuando las cosas se vuelven demasiado complicadas, a veces es necesario empezar desde el principio, y simplificar. Y para eso estamos aquí”.

  • Isidoro García

    Amigo Román, no es por contradecirte, sino para aclarar un tema que siempre queda colgando, y hay que aclarar de una vez.

    Dices: “La Persona del Espiritu Santo también  para mi es clara, pues soy receptor del Evangelio  de Jesús,  o lo que es lo mismo; del Jesús  de los Evangelios”.

    Y quiero señalar que TODOS los culturalmente cristianos, conocemos a Jesús, por los Evangelios, pues no hay otra fuente del mismo. Y sin embargo, aún leyendo la misma fuente, cada uno tenemos una idea distinta del estatus de Jesús, y del estatus del “Espíritu”.

    Se podría aducir que no todo el mundo lo lee con la misma intensidad y dedicación. Es verdad. Pero piensa que por ejemplo dentro del mundo protestante, hay teólogos y eruditos, tan respetables, o más que los católicos. O sea que no solo es cosa de que unos son mejores estudiosos que otros.

    ¿Qué ocasiona entonces las diferencias?.

    O nos acogemos al sectarismo del apoyo y guía exclusivo del Espíritu” a unos, y excluyendo al resto, o lo intentamos explicar cómo yo he intentado explicarlo psicológicamente, lo que sé que piensas que no es procedente.

    Decías en un comentario de hace días: Si las manifestaciones del espíritu se reducen a mecanismos de la mente, ¿Por qué tenemos que creer en un Creador y religarnos a Él?”.

    Yo creo que es comúnmente aceptado por la teología católica, que excepto situaciones excepcionales y muy escasas, (“milagros”), “Dios” actúa en el humano, según la naturaleza.

    Y si “Dios” le quisiera comunicar alguna idea cognitiva o sentimiento, lo haría por la vía de la mente, y sus dinámicas, que es el órgano que tenemos para percibir y entender las cosas.

    Y todo esto, ¿por qué?. Porque no queréis reconocer, que disfrazáis la fe en la Iglesia, (que no deja de ser humana), con apelaciones a la fe en Jesús, o incluso a la fe en Dios, como si los demás no creyéramos también en ambos, (cada uno a su manera), y no fuéramos también “hijos de Dios”.

    Muchos habéis puesto, con todo vuestro derecho, vuestra confianza personal, en la interpretación de los evangelios, que unos señores dirigentes de la Iglesia, hicieron históricamente, a trancas y barrancas, durante cuatro siglos, con múltiples disensiones y excomuniones, y hasta asesinatos por medio.

    Y a eso yo no lo llamo fe, que es fe en Dios, sino “confianza” humana, en unos humanos. No encontráis razones históricas para la menor sospecha, cuando mucha gente encuentra cientos.

    Y estáis en vuestro derecho. Quizás por la necesidad psicológica de seguridad. La incertidumbre es muy dolorosa. Y estáis en vuestro derecho, en otorgar esa confianza, lo que no es criticable.

    Yo comprendo que el pluralismo de ideas, que genera el sistema universal de “iluminación” a los humanos, que ha montado el “Espíritu” en nosotros, y que explicaba en mi comentario de la mañana, (como hipótesis, que se puede aceptar o no), ese pluralismo, genera confusión y desconcierto.

    Y que parecería que hubiese sido mucho mejor, una revelación clara y unívoca, que hubiera provocado una unidad de pensamiento religioso, siempre grato. Pero “Dios” no lo ha hecho así, y sus motivos tendrá, (y no le vamos a enmendar la plana nosotros). Dios escribe derecho con líneas torcidas.

    Y es evidente, que los Evangelios son 5, (si sumamos los 4, con las cartas de los apóstoles), y las interpretaciones en gente bienintencionada y muchos de ellos, muy estudiosos, son MILLONES.

    Eso es parte del misterio de Dios, que habrá, primero que aceptar, y segundo, que buscarle las causas inmediatas de la dinámica psicológica que produce ese pluralismo universal en el humano.

    Porque conocer como funciona la comunicación de “Dios”, con el humano, nos ayuda a entender el fenómeno, y a minimizar confusiones. 

    Esa es nuestra naturaleza, y la tenemos que aceptar. Y que no se reduce a estos temas, sino a TODOS, los temas de la cultura humana. (“Cuatro españoles, cinco opiniones”)

    Dicho lo anterior, con el cariño y aprecio que sabes que te tengo. (Los “fans” del “Espíritu” escasean, pues está muy ninguneado por la misma Iglesia, y tenemos que cuidarnos entre nosotros).

    • Román Díaz Ayala

      Tus observaciones  son un buen empiece  y tengo la intención  de comentar varios puntos  que señalas. Pero ne tienes que dar tiempo  porque nos llegado  un trabajo con fecha fija de entrega. Pero te adelanto que mis observaciones están  dentro de un contexto muy determinado que es el de los católicos y católicas que mantenemos un vínculo  muy fuerte y nos reunimos en grupos  y comunidades y ese vínculo nos hace poner toda nuestra atención  al Sinodo.

      Así que catolicidad, vinculo  de Pueblo  de Dios y Asamblea sinodal  serán las vertientes de entendimiento . Agradezco a ALE (ATRIO, lugar de encuentro) y a la buena comprensión  de quienes se sientan ajenos.

  • Isidoro García

    Toda frase corta o aforismo es equívoca, tiene varios sentidos. Porque suele expresar una verdad universal, que siempre son de naturaleza arquetípica. Son verdades escritas en letras en negativo, en huellas, (tipos), y en esas huellas, o zapatos, se pueden meter muchos pies distintos.

    La pícara actriz Mae West, parece que dijo que: “Solo vives una vez, pero si lo haces bien, una vez es suficiente”. No es difícil imaginarse a qué se refería la famosa “come-hombres” Mae. Pero la idea universal es de una profundidad tremenda: No hace falta estar todo el día picando piedra, basta con una, pero muy bien hecha.

    A ese concepto creo que se refiere lo de la “perfección”, aunque a mí me gusta más el concepto de “excelencia”, que es menos absoluto que “perfección”, y que por eso parece como más referido a “Dios”.

    Esa naturaleza arquetípica de las verdades universales, que tenemos almacenadas en un “recetario de imágenes útiles para todas las estaciones”, en el inconsciente colectivo, es la razón, de que la Voz del Espíritu, sea tan equívoca, y que expresando siempre lo mismo a todos los humanos, luego cada uno la interpreta de una forma totalmente diversa.

     

    Este concepto es fundamental, para interpretar todas las cosas religiosas y espirituales. Las personas sencillas, creen que las palabras son inequívocas, con un sentido único: el suyo naturalmente.

    Pero eso no es verdad. Y menos aún, cuando uno se expresa en formas de imágenes, que es el lenguaje del subconsciente. Aquí, entra en juego el efecto “test de Rorschach”. Cada uno con sus obsesiones, sus creencias y su cultura, ve en las láminas, de todo, desde mujeres “voluputuosas”, a nubes angelicales. (Un ejemplo semanal lo tenemos con las líneas del VAR en el fútbol).

    Porque hay una idea equivocada de la Voz del Espíritu, o del daimon, o de la conciencia personal, o del “testigo”.

    En su origen, el “espíritu”, lanza a la mente subconsciente, la imagen sabia adecuada, y la mente subconsciente, la “traduce” a palabras, según su bagaje mental personal, y de ahí, pasa a la mente consciente, que la recibe como una “intuición” o un “darse cuenta”-awareness más.

    Hay muchos que les gusta pensar que el “Espíritu de Dios”, les habla al oído, por lo bajinis. Pero eso, desgraciadamente posiblemente no sea así.

    La Voz del Espíritu, es una imagen proveniente del “espíritu” personal (igual en todos), pero traducida a palabras por cada humano, lo cual ya puede ser cualquier cosa.

    Las personas sencillas, creen que si una cosa tiene una interpretación, no puede tener otra. Hay que ser un poco escéptico o si se quiere hasta cínico, para comprender que todo es del color del cristal con que se mira. Y que el agua adopta la forma de la vasija que la contiene. 

    Y que por ello, el apoyo del Espíritu a la Iglesia Católica, es el mismo que el mismo Espíritu hace a los mahometanos, a los budistas, o a los ateos. Y a los conservadores, a los progresistas y a los medio pensionistas).

    Dios hace llover para todos, y cada suelo recibe el mismo agua, y florecen las plantas con ella.

    Negar esa evidencia es hacerse reo de sectarismo paletoide. Impropio de cualquier persona medianamente lógica y razonable.

    Si no se comprende o no se acepta este concepto, se acaba en las “capillitas”, y en las sectas más o menos grandes, lo que es un contrasentido en este mundo tan universal, con la humanidad como conjunto.

    Por eso las “religiones” particulares son un escándalo, y generan un rechazo instintivo en mucha gente.

    ¿O es que aún aspiramos a la “paletada baturra”, de que todos se conviertan a nuestra religión, que es la única verdadera?. (Con perdón para los aragoneses).

    • ana rodrigo

      Isidoro, de acuerdo con lo que dices. Si personalizamos al Espíritu a nuestra imagen y semejanza, lo equiparamos a un objeto fuera de nosotr@s que actúa  como si de alguien se tratase, como actúa un médico en un quirófano mientras el o la paciente está anestesiado. Los sujetos activos, no pasivos, de nuestros actos somos nosotr@s.

       

       

       

      • Román Díaz Ayala

        Hola, Ana

        Sé  que tu escrito va en consonancia con el comentario de Isidoro ( Hoy es su día  en Madrid, aunque es posible que  no, y sea Isidoro de Sevilla)

        Lo que mencionas  del Espíritu Santo,  con mayúscula,  lo haces coincidir con el daimon de los filósofos griegos . Las ideas de Isidoro paea mi son claras. La Persona del Espiritu Santo también  para mi es clara, pues soy receptor del Evangelio  de Jesús,  o lo que es lo mismo; del Jesús  de los Evangelios.

        Estamos en el año sinodal (2023-2024) y a punto de celebrar  el Pentecostés. Mucho me temo, cada vez tengo más  indicios  de que uno de los resultados no deseados será  que se formarán  sectas  dentro del Catolicismo, y no algunos grupos marginales  que van a su aire, como hasta ahora. ¿ hasta dónde se puede estirar el chicle?

        Estamos necesitando  ahora ideas frescas y renovadoras, pero  al parecer nadie se atreve a lanzarse al foro sin estereotipos .

        Bueno, esto lo digo porque este hilo puede  ser el adecuado, tendríamos que empezar por definirnos un poco más.¿ a tí que te parece?

         

  • Roman Díaz Ayala

    Dice Isidoro que hay que saber lo que para Jesús significa ser perfecto. Me voy a calzar los pies con las sandalias de Jesús para caminar con ellas un rato.

    Dice el Salmo 19,8 :  ” La Ley de Yahvé es perfecta ” En Deuteronomio 4,8: “Y, ¿qué nación hay tan grande cuyos preceptos y normas sean tan justos como toda esta Ley que yo os expongo hoy?” Claro que se trata de la perfección moral, ¿a qué otra perfección puede aspirar el  ser humano, sin que sin ello no se sienta degradado? Todos somos llamados por igual a esa perfección de la Ley: ” Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre del cielo” (Mateo 5,48)

    Hay un momento clave para dar respuesta a las reflexiones de Isidoro. Está en Mateo 19, 16 cuando un joven se acercó a Jesús preguntándole : “Maestro, ¿qué cosas buenas debo hacer para alcanzar la vida eterna?” En un momento de la conversación le dijo Jesús: “Si quieres ser perfecto…” y le muestra una perfección que la Ley no podría darle, sino entrando en la nueva economía de la gracia  instaurada por Jesús; ” y tú ven y sígueme”   (“No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolirlas,  sino a darles su cumplimiento” Mt 5,17)

  • Isidoro García

    Yo sí que creo que Jesús, dijo que deberíamos ser perfectos. Pero claro, habría que entender que significa ser perfectos, para Jesús, y para todos.

    En el Universo, del que formamos parte, todo es perfecto. Porque “perfecto”, es seguir cada uno, nuestra naturaleza. Y por eso un humano “perfecto”, es el que es un buen humano, lo que solemos decir un humano “maduro”, que ha conseguido desplegar y desarrollar su naturaleza intrínseca.

    Por eso, cuando algunos dicen que lo de querer madurar o auto realizarse es algo solipsista y egoísta, yo creo que estamos hablando de cosas muy distintas.

    Y por eso las Iglesias, o cualquier otra institución humana, deberían tener como principal objetivo, no llevarnos al cielo, sino ayudarnos en la no fácil tarea de maduración y auto realización humanas, (y luego ya veremos). (Dice un adagio del Talmud, (creo), que en el cielo, el que no se trae la merienda de abajo, poco va a comer).

    Y aquí entra la diferencia entre ser perfectos y ser perfeccionistas. El bienintencionado perfeccionista, es el que se esfuerza mucho por alcanzar esa meta de madurez. Lo cual en principio no está mal, lo que pasa es que si no se hace conociendo la dinámica del asunto, puede ser contraproducente.

    Esto es como subir un sofá por una escalera estrecha. Se necesita fuerza, sí, pero sobre todo se necesita “maña”: que los dos o tres que lo suben sepan, cuando hay que girar, cuando hay que empujar, cuando hay coordinarse, etc.

    No es cuestión solo de fuerza bruta. Ponía yo, hace días el ejemplo de subir la cuerda: no se trata de hacerlo todo a fuerza limpia, así no llegamos muy lejos.

    Hay una frase que creo que es de Fritz Perls, que dice “No empujes el río, (fluye solo)”, que da título a un libro de Barry Stevens, psicóloga americana, (amiga de Bertrand Russel, Huxley y Perls), y colaboradora de Carl Rogers, lo que no es casualidad, pues justamente Carl Rogers, tiene esa misma idea.

     

    La clave de la espiritualidad, tanto laica como religiosa, es comprender, que los humanos no estamos solos y abandonados en este pequeño pedrusco cósmico. Sino que contamos con el apoyo de unas leyes del Universo, que van mucho más allá que las ya muy conocidas leyes físicas.

    Todo ser del Universo, tiene un reloj biológico interno, que automáticamente va desplegando a su paso, todo un complejísimo algoritmo de instrucciones internas, que desarrollan nuestra naturaleza, sin que nosotros tengamos que hacer nada.

    La semilla que cae al suelo, “sabe”, cuando debe germinar, y cuando no, y cuando se dan las circunstancias adecuadas, “se autoinicia”, y así empieza un proceso de desarrollo, que culmina, (si las circunstancias son propicias), hasta un gigantesco árbol, o un pequeño arbolito, según su naturaleza.

    Es lo que Rogers llamaba la tendencia a la actualización, que actúa en nosotros automáticamente.

    Por eso “no hay que empujar al río”, no hay que hacer nada, solo ponernos en la corriente del río, y dejar que fluya. Lo que pasa, es que no es tan fácil.

    Porque nos desarrollamos solos y sin esfuerzo, pero hay que procurar eliminar posibles frenos, y procurar no desviar el rumbo, porque si nos alejamos de la corriente central y nos desviamos a las orillas del río, el agua fluye mas despacio, e incluso, podemos meternos en un remanso, o en un culo de saco, donde el agua se estanca.

    Ese es el peligro del “perfeccionismo”, que si no conocemos la dinámica del río, remar por remar, puede ser inútil y peor aún, contraproducente.

    Como en todo, la clave es conocer. El que conoce, entiende, y el que entiende, sabe lo que hay que hacer en cada momento. Porque no hay reglas fijas, hay que adaptarse en cada momento.

    Para ello el humano, cuenta con una ayuda adicional fundamental: su “espíritu”, “conectado” de una forma u otra con el gran Espíritu-Director del Universo, que nos va aconsejando en cada momento lo que debemos hacer, y sobre todo, lo que no debemos hacer.

     

    Uno de los frenos para nuestro desarrollo son las creencias limitantes. Barry Stevens, era muy negativa con las “creencias”:

     “Las creencias me traen problemas. Son rígidas. No evolucionan con los cambios que están constantemente ocurriendo.

        No se adaptan. Tampoco sirve cambiar de creencia, ya que me traería los mismos problemas. La creencia excluye toda nueva evidencia, aunque sea o no acertada en un momento dado.

         Lo que tiene sentido para mí, es la “tentatividad”, que es la forma en que caminan los elefantes, que antes de colocar su peso sobre el terreno, lo prueban para ver si los sostendrá, o no”. 

    Lo malo es que cuando las creencias, se convierten en convicciones, las incorporamos a nuestra persona. Somos lo que creemos.

    Y aquí entra en juego la maldición psicológica, que descubrieron los chinos, y popularizó Jung: “Cuando la persona inadecuada, usa los medios adecuados, estos actúan inadecuadamente”. 

    Las creencias son muy limitantes, generan muchas líneas rojas, muchos apriorismos, y te maniatan de pies y manos, y así, poco se puede hacer. Nos hacen inadecuados para maniobrar. Y eso nos conduce a ralentizaciones y paralizaciones del proceso de desarrollo personal.

    Y si subimos el pesado sofá por la escalera estrecha con los cordones de los zapatos atados, ahí nos quedamos con el sofá.

    ¡Qué difícil es ser un “niño”, cuando tienes más de 75 años, y vas camino a la tumba!.

  • Román Díaz Ayala

    Buen aldabonazo el de Isidoro

    La ansia de perfección  radica  en cada personalidad que se precie y los pueblos no avanzan sin el afán  del desarrollo. La idea de perfección  es inherente al ser humano, pues somos exploradores inquietos. Es un rasgo de nuestra espiritualidad  insatisfecha.

    • Isidoro García

      Solo quiero apoyar tu comentario, Román, recordando, que Jesús nos instó a ser perfectos, pero no “perfeccionistas”, que parece igual, pero no lo es.

      (La verdad, es que todo es mas complicado de lo que parece, y uno muchas veces duda de disponer del nivel necesario, para afrontarlo todo como se debería. Pero hasta donde llegamos, llegamos. Y seguiremos aprendiendo hasta el último día).

      • Román Díaz Ayala

        No hay de qué.  Dices que la palabra felices se nos hace peligrosa. Jesús  en su discurso inaugural de su vida de predicador empezó  por “felices”… y así  hasta ocho o nueve veces . Anunciaba que nos traía  la felicidad  ¿ Po qué  sería?

      • Román Díaz Ayala

        También  resulta curioso que cuando Jesús  en Mateo nos pide que seamos  perfectos, en realidad nos dice que no lo podremos alcanzar  porque perfecto  solo es Dios y nos está  incitando a que nos miremos no con nuestros propios ojos sino desde la perspectiva divina, aunque sabe que nosotros siendo malos  a veces tendemos a cosa buena, ¿ Quién  de vosotros si su hijo que pide pan le dará  un escorpión…?

         

    • Antonio Llaguno

      Cada vez que escucho, para diferenciar los extremistas de las personas centradas y responsables, una palabra terminada en “ista” me parece que no centramos el tiro.

      Me pasa con la dualidad islámico/islamista, moderno/modernista y también con perfecto/perfeccionista.

      Y es que no creo que Cristo quisiera que fuéramos perfectos, al menos en lo que hoy entendemos por perfección.

      Si por algo se caracterizó la vida de Cristo fue por estar rodeado de  imperfectos.

      Y creo que precisamente esa es una de las mejores aportaciones que ATRIO puede aportar a la Iglesia.: Ser un lugar de encuentro donde se manifieste todo lo bueno de las imperfecciones que tenemos, iba a decir los cristianos pero creo mejor decir las personas.

      El mundo cambia y con el el ser humano y esa es la riqueza de las religiones.

      Eso y poner de manifiesto el verdadero mal que la religión proporciona a la Humanidad: la intolerancia, las tentaciones inquisitoriales, la dictadura del pensamiento único.

      Por eso ATRIO me gusta.

      Por eso siento a ATRIO mi casa.

      Gracias Antonio.

       

       

      • Roman Díaz Ayala

        Antonio, el problema que se plantea es un poco complejo.

        Por ejemplo, no es lo mismo una crítica desde afuera que una que sale de los propios implicados y miembros de una institución. Las de afuera suelen ser duras, pero pueden ser objetivas.

        Las críticas pueden ser bienintencionadas, amables o por el contrario ásperas y desafortunadas.

        Las críticas desde dentro pueden tener muy variadas causas; o bien se desea una reforma o enmienda buscando el bien común, o bien se hace desde una herida, un agravio, o por una cuestión de ideologías, lo mismo que ocurre en una nación en la concurrencia de varios partidos políticos.

        La Generación del 98 en España fue muy crítica y parecían tener un sentimiento en común que se reflejaba en una frase ; “Nos duele España”.  Que a pesar de todos sus afanes no llegaron a nada bueno y así pasamos del conflictivo 1917 a una dictadura, la de Primo de Rivera, a un cambio de sistema, el republicano, a una guerra civil y a otra dictadura, todo ello en un espacio de tiempo de 40 años.

        • Antonio Llaguno

          Si es demasiado complejo, malo.

          Este domingo, leí en mi táblet que D. Urs von Balthasar pensaba que si Dios es creador y Padre de todos los seres humanos, el conocimiento de Dios debía estar al alcance de todos los seres humanos y no estar formado por oscuros y complejos razonamientos solo al alcance de unos pocos instruidos.

          Lógicamente no se si será verdad o no, pero si no lo es, al menos está muy bien razonado.

          Da igual que una crítica esté bien o mal intencionada. De toda crítica es posible extraer algo bueno.
          Obviamente, cuando yo (Sólo puedo hablar en mi nombre) critico a la Iglesia y aunque lo hago desde mi consideración de hereje, lo hago desde dentro, como un miembro más de Ella, aunque un miembro rebelde, disidente y que ansía reformas.

          Exactamente igual (Salvando las distancias) que Cristo hacía cuando desde su punto de vista heterodoxo, criticaba la religión judía a la que pertenecía.

          Porque igual que a la Generación del 98 le dolía España, a mi me duele la Iglesia. Me duele mucho la Iglesia actual. Me duele que a millones de cristianos sin formación se le sigan enseñando supersticiones absurdas y en muchas ocasiones dañinas en nombre de la sacrosanta tradición y del “Siempre se enseñó así”.

          Y no es porque me encuentre herido o me sienta agraviado. No puede haber (Se que suena poco humilde pero es la puritita realidad) persona que se sienta tan agraCiado por los “talentos” que Dios le dio al nacer como yo. Como mucho igual pero más es muy difícil. Y eso me hace sentir una enorme responsabilidad.

          No hay herida, no hay agravio, pero sí hay dolor.

          Con las criticas desde dentro se aplica el principio de “los Huevos con Chorizo”.

          Te lo explicaré: En un plato de huevos con chorizo, la gallina está implicada pero el cerdo… el cerdo está comprometido”

          Y así me siento yo en la Iglesia como ese cerdo del plato.

          Pero me consuelan personas capaces de ver más allá, como el gran poeta Pere Casaldáliga que escribió:

           

          “Si en medio de la Iglesia.

          Te sientes hoy hermano

          como un leproso antiguo.

          ¡No atropelles el tránsito

          ni dejes el camino!”

           

           

          Un abrazo

           

           

           

  • Isidoro García

    “El deseo de perfección espiritual que se nos ha inculcado desde el principio de nuestra formación religiosa, ha aguzado peligrosamente nuestro sentido de crítica, autocrítica primero, y crítica universal después, y ese mismo sentido crítico es el que ahora nos impide avanzar y que dejemos avanzar tranquilos a los otros”. (Tony de Mello).

    Aunque a muchos, (y con mucha razón), les parecerá un desahogo personal, a mí me dan mucha pereza, toda la serie de críticas a la Iglesia, y concretamente en este caso a la Iglesia Católica.

    Me suenan a la queja y el lloriqueo, (con todos los respetos), del marido/mujer, que o se acaba de  separar de su cónyuge o está a punto de hacerlo.

    Todo son quejas por los defectos del susodicho/a, para justificar su decisión y encontrar cierta coherencia interna.

    Pero se obvia, lo fundamental, y es que el susodicho/a ya era así cuando lo conocimos, y va a seguir siendo así, y que el mayor problema de la situación, es que nos hemos dejado seducir por un/a tal.

    O sea el problema principal no lo tiene el otro, lo tienes tú. ¿Qué vas a hacer para no volver a cometer otro error igual, porque la vida sigue adelante, y tienes que tirar por tu cuenta, solito?. ¿A quien le vas a echar la culpa ahora?.

     

    Ya sabemos, que la Iglesia, (todas), es humana, y que como tal, siempre va a cometer “humanadas”. ¿O a lo peor es que no os habíais enterado, y os habíais creído que el Espíritu, le garantizaba patente de acierto pleno? ¿No será que a lo peor, habéis pecado de ingenuos, de creeros los reclamos comerciales del vendedor a comisión?.

    Si la sandía te sale verde, después de consultar al frutero, la culpa no es del frutero, sino tuya.

    En resumen: ¿qué se propone para el presente y el futuro?. Porque aquí no tenemos mas que dos opciones: o puerta grande o enfermería.

    O caemos en el materialismo frustrante y miope, donde vamos topándonos con toda la realidad que se nos cruce en el camino, o investigamos y descubrimos una nueva forma de trascendencia laica y adaptada a los tiempos actuales y futuros, con la que vivir lo que nos queda de vida, medianamente felices.

     

    (¡Perdón, perdón, que se me ha escapado, y he dicho una palabra “peligrosa”: “felices”.

           Ya se que querer ser felices, es algo solipsista, individualista y egoísta, y más cosas terminadas en “ista”. Pero es que ya sabéis, que la cabra tira al monte, y el humano a la felicidad!. 

         ¡Mira que estamos mal hechos!. ¡Desde luego si Dios, hubiese tenido el buen criterio de pedir consejo a muchos, eso seguro que no habría pasado!).

     

    He empezado con Tony de Mello, y voy a acabar con él:

    “Lo malo de los ideales es que, si vives obsesionado con arreglo a todos ellos, resulta imposible vivir contigo”.

     

    • ana rodrigo

      Isidoro, lo siento, pero en este caso no opino lo mismo que tú. Debe ser porque yo sí critico mucho a la Iglesia-institución, lo que no quiere decir que no haga autocrítica de mi pobre persona. Yo soy responsable de mí misma a título individual, pero la Iglesia es la responsable de transmitir a la humanidad el mensaje universal, el de Jesús, a buen recaudo, con sus limitaciones, en los evangelios. Y cuando se desvía de este reto, vive institucionalmente lo contrario de lo predica, traiciona al evangelio y a quienes somos discentes, porque el clero siempre se auto considera docente, sin escucharnos a quienes no lo somos.

      Como dice Castillo, lo mejor que ha hecho la Iglesia es guardar y hacer llegar a nosotr@s los escritos que conservan la vida y el mensaje de Jesús. Si algo o mucho hace la Iglesia en contra de esta misión, está traicionando al propio Jesús, no a título individual, sino a título institucional. Lo hemos visto, por ejemplo, en el reciente artículo de Antonio Gil solamente en dos temas, pero se podría ampliar a muchísimos otros.

      Creo que quienes intentamos a tropezones seguir el proyecto de Jesús, debemos denunciar a la Institución-Iglesia, como parte de ella, y yo así lo hago. No me considero una llorona ni me excluyo a mí misma de hacer lo que debo, lo que no es incompatible con lo que hace la Iglesia, no se trata, en términos gramaticales, de una adversativa, sino de una copulativa. Sólo falta que esta iglesia masculina, machista, patriarcal, amiga del poder y a riqueza, enmascarando el proyecto de Jesús en ritos, jerarquías, arcaísmos, falta de conexión con la sociedad actual, dogmatizada, alejada en muchos lugares y aspectos de l@s más vulnerables, y un sin fin de etcéteras, que nos callásemos quienes estamos en el mismo barco. Las conductas individuales, son individuales, las representativas atañen a todas las personas representadas. Así que, de silencio, nada de nada. De colaboración, aunque sea con la denuncia, lo que haga falta

      Perdona si no te he interpretado bien.

  • ana rodrigo


    Es un podcast de Antonio Piñero muy muy interesante.

  • Isidoro García

      Quiero señalar aquí, un artículo muy bueno de Juanjo Becerra, sobre el efecto pernicioso y perverso, que tienen las mediciones de toda actividad humana, especialmente en el mundo social y político.
    https://www.elmundo.es/tecnologia/innovacion/working-progress/2023/04/30/644d3fcefc6c8301178b456f.html
     
         “Lo que no se evalúa, se devalúa, y lo que no se mide, acaba por tener una desmedida tendencia a empobrecerse”.
     
         Pero en este campo, “sucede algo parecido al principio de incertidumbre de Heisenberg, que habla de cómo la observación de la realidad interfiere con las partículas que pretendes observar y las modifica».
     
         «Las métricas, y más aún con el big data, que es el nuevo petróleo, dominan la sociedad e incluso se pueden manipular sentimientos, opiniones, rankings…»
     
        “Ponerle número a todo nos hace creer que vivimos en un mundo medido y bajo control, cuando en realidad se trata de una ficción paralela. A menudo, manipulada”.
     
          “En sociología se conoce como Ley de Goodhart, Ley de Campbell o efecto cobra”. «Las ciencias sociales, incluida la economía, jamás serán como las naturales, porque no pueden hacer predicciones, sino profecías, que son puntos de vista con sesgos políticos».
           «Eso no es malo en absoluto, peor es creer que es una verdad objetiva y que no lo sea».
     
          «Introducir KPIs, (indicadores clave de rendimiento, por sus siglas en inglés) en la medicina puede llevar a que un médico no quiera asumir un caso muy grave porque si se le muere el paciente durante la operación empeoran sus KPIs y su valoración profesional».
     

     
        Artículo muy recomendable.

  • Que sirva esto de justificación de mi solicitud de disculpas por lo mal que todavía se me da esto de dictar al ordenador  o de mi terquedad. https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4f/Resurrezione_Piero_della_Francesca_post_restauro.jpg

    • Rodrigo Olvera

      Gracias amigo, por la imagen, por los deseos pascuales, y por tu perseverancia en comunicarte con esta comunidad a través de los medios al alcance.

       

      Feliz Pascua

  • Rodrigo Olvera

    Hoy es Viernes Santo, en la tradición católica. Amerita contar la historia de un milagro. Les contaré esta historia tal y como me la contó mi padre, tal y como a él se la contó su padre.

     

    Un hombre se encontraba desesperado con la actitud de su joven hijo. No mostraba interés alguno en la escuela, ninguna materia parecía atraerle. Tampoco mostraba interés en el negocio familiar, que ese hombre esperaba heredar a su hijo. Intentó entonces buscarle algún oficio, pero tampoco éso funcionó. El hombre se sentía perdido, al no ver señal alguna que le ayudara a entender la vocación de su hijo.

     

    Entonces el sacerdote del pueblo le dijo: “trae a tu hijo a la iglesia esta tarde, y rezaremos para que Dios ilumine su alma y le muestre su vocación”. El hombre así lo hizo. Llevó a su hijo al templo esa tarde y esperó. Varios minutos después, su hijo se acercó al hombre con el rostro iluminado y le dijo: “padre, ya sé que quiero hacer cuando crezca, quiero ser como él”, y señaló una imagen del Santo Entierro.

     

    Milagro de Viernes Santo!!!!! Ese joven encontró su vocación en el templo. Jajajajaja

     

    (Primera nota: Pongo aquí esta historia, para no secuestrar con esta humorada el hilo sobre Viernes Santo de Olga. Espero que nadie se ofenda con un poco de humor. Como Freud y Adler nos han enseñado, el humor nunca es sólo humor, una broma nunca es sólo una broma. Ya la sabiduría popular nos decía que entre broma y broma, la verdad asoma. En este caso, detrás de esta historia jocosa hay una verdad: no hay una sola forma de interpretar el significado de la muerte de Jesús. Aunque yo comparto la mirada de Olga, sé que muchas personas pueden llegar a conclusiones distintas sobre el Viernes Santo, como el joven de esta historia que les comparto).

     

    (Segunda nota: realmente mi padre me contó que su padre le contó esta divertida historia. Yo tenía unos 10 años, estábamos visitando la Catedral de Puebla y justo pasábamos frente a una imagen del Santo Entierro).

  • Isidoro García

    Se nota y mucho que estamos entrando en la era del “espíritu”.

    La mente cuenta con dos motores o fuentes cognitivas. Por una parte la razón, que elabora la cultura, y por otra el “espíritu”, que nos guía y nos asesora.

    La erudición, es un sistema de adquirir conocimiento, claramente racional, en el sentido de que la razón discursiva fomenta el coleccionismo de ideas, el conocimiento: el “entender”, mas que el “comprender”, que decía ayer.

    Mientras que el “espíritu”, conectado con el gran “Espíritu” del Universo, o dotado con una biblioteca de imágenes ancestrales sabias, lo que proporciona es la sabiduría. El conocimiento es saber muchas cosas, la sabiduría es saber lo importante.

    Las imágenes ancestrales sabias, no son directamente cognitivas, sino que son esquemas, patrones, estructuras, donde ordenar y colgar los conocimientos adquiridos culturalmente y poner un orden entre ellos.

    Porque nuestra cosmovisión personal, está construida sobre una red estructural de ideas-base, que la soporta como la estructura de un edificio. Porque no todos los conocimientos, sirven para ello, pues muchos de ellos son superfluos y secundarios.

    Y si es importante tener en nuestra cosmovisión la menor cantidad de errores, en las ideas-base es crucial, pues las ideas-base erróneas, son como vigas defectuosas, y entonces se producen  contradicciones internas, que nos lleva o a la paralización y la crisis desintegrativa, y/o al desastre total.

    Es un riesgo que nos amenaza a todos. (Y esa es la causa profunda de muchas crisis existenciales en la actualidad, que intentamos curarnos con pastillas).

    Por eso el “espíritu”, directamente, o mediante conexión con el gran “Espíritu”, es el único órgano humano disponible, para conseguir, (si sabemos conectar, escuchar, y entenderle), que las ideas-base, que estructuran nuestra cosmovisión, se acerquen lo mas posible a la Realidad.

    Porque la razón es ciega, (es como el motor de un coche, y el “espíritu” es, los ojos y el volante), y solo se apoya en esa línea cognitiva estructural de que dispone, especulando y discriminando las informaciones y conocimientos en función de ella, y especula, siempre tirando para adelante, vayamos hacia donde vayamos.

    Antes de iniciar un camino que siempre es largo y trabajoso, hay que discernir, que camino tomamos. No por mucho caminar te acercas a la meta. Por eso fomentar el caminar por caminar, es absurdo.

    Hay que elegir bien el camino a seguir. ¿Y cómo hacerlo?

    Y si no utilizamos el espíritu, o lo hacemos ahogados con la esclavitud, y obediencia debida hacia una erudición racional, muchas veces errática, y/o envenenada con ideas culturales tradicionales de Instituciones de tiempos pasados, nunca interpretaremos adecuadamente la voz del “espíritu”. Seremos ciegos guiando a ciegos.

    El camino cognitivo del “espíritu”, no es ni fácil, ni garantiza el acierto, pues como todo instrumento, hay que saber manejarlo, y luego hacerlo bien, y la mente humana tiene muchas trampas internas.

    Pero siempre es un camino proceloso. Y el “espíritu” es como una brújula. La puedes utilizar mal o bien, pero siempre es mejor utilizarla, que guiarnos a ojo, con la razón, que solo es muy buena y útil en lo suyo.

    Pero eso no es lo suyo. Parodiando a Torrente, la razón es lo mejor en lo suyo, lo malo es que sabemos muy bien que guiar no es lo suyo.

    Porque cuando solo utilizamos la razón, creemos que andamos mucho, y hacemos muchos kilómetros, pero en el fondo vamos como pollos sin cabeza, dando vueltas y vueltas y vueltas.

    Y se pueden escribir millones de libros, tesis y artículos sobre todos los temas, y de hecho así se hace en un mundo académico, donde se fomenta la erudición gregaria de molino de grano, en vez del pensamiento crítico auténtico, con creatividad personal, asumiendo riesgos, y arriesgándote a que te critiquen, (unas veces con razón y otras sin ella), y te llamen de todo, solo por pensar. Porque para algunos si estas equivocado, tus ideas no merecen respeto.

    (¿Pero desde cuando a uno se le exige el éxito pleno en su labor? ¿No basta con intentarlo honradamente? ¿Y eso no es digno de respeto? ¡Tampoco estamos postulándonos para el premio Nobel, ni para presidente de la Onu!).

    Por eso, el diálogo entre un erudito académico, y una persona que se arriesga a pensar por su cuenta, y a equivocarse, es imposible. Porque se hablan en lenguaje totalmente distintos. Es como las antiguas cintas de video, VHS y Betamax, son incompatibles.

    (Es verdad que hoy todas están caducadas, como nos pasará a todos nosotros, pero unos son VHS, y otros se quedan en la ya en su tiempo obsoleta Betamax).

    Por cierto, que casi todos los resquemores sobre la I.A., y su plasmación concreta con los GPT, proviene de esa cuestión. Para muchos es el anuncio de que se les acaba pronto el pesebre académico. (¡Qué suerte ha tenido Sr. Valderas, de jubilarse, porque la labor que  hacía, ahora lo va a hacer mucho mejor y mucho mas barato, un “programita”!).

    Pues ya se ve claramente, que para erudición, no va a haber nada mejor que los programas de I.A., y que lo que es verdadera labor humana, es la creatividad, el encontrar nuevos caminos en el pensamiento, para salir de los problemones, ante los que la mucha erudición académica gregaria, nos ha dejado.

    Ya se puede vislumbrar el triste futuro que les espera a muchos eruditos académicos, en no mas allá de un año, cuando alguno de los GPT, este ya incorporado a Windows, y Google o Microsoft nos faciliten magníficos artículos hechos sobre cualquier tema).

  • ana rodrigo

    Anselmo Borges: “Si hubiera mujeres en la cúspide de la Iglesia, la pederastia no hubiera tenido este alcance” (religiondigital.org)

     

    Una entrevista muy interesante donde trata distintos temas: el celibato, la pederastia, las mujeres en la Iglesia, el escándalo del dinero que cobran los cardenales, además de vivir gratis, el no menor escándalo de los millones que cuesta la visita del Papa a Fátima, los mil obispos en la celebración, los cinco millones que cuesta el altar negación de las apariciones, etc.

  • ana rodrigo

    Muy recomendable, en Religión digital, con algún fallo….
    Carta al obispo de Roma: “¿Sacerdotisas o constructoras y cuidadoras?

  • ana rodrigo

    Mi recuerdo a una de las más grandes  personas que he conocido en mi vida, Enrique de Castro, cura de San Carlos Borromeo, inigualable en su ejemplo de vida, de entrega y de luz para  los más, los más necesitados, con su corazón siempre abierto a acogida de las “causas perdidas” para la sociedad y para las instituciones, y que tanta humanidad derrochó con su gran generosidad, siempre con las puertas abiertas a quienes nadie se las abría. Ojalá los templos y las casas de los párrocos, fueran ese lugar en el que siempre hay alguien que les dé lo que la vida no les dio. Descanse en paz.

  • Javiierpelaez

    RESPETO A NUESTROS VECINOS MUSULMANES: Como al parecer anda diciendo Feijóo,a propósito de lo de Algeciras,que un católico no se qué…que no lo he leído,conviene recordar que yo que resido en Barrio de la Concepción alrededor de la mezquita,que en nombre del cristianismo tb se ha matado mucho…Que nuestros vecinos musulmanes no han sido los que han manchado el mural feminista,sino los de VOX que intentaron cargárselo en la Junta Municipal de Distrito…No desconozco dónde se detuvieron a algunos de los autores del 11M (en la calle Virgen del Coro,…y otras cosas más)…pero mis vecinos musulmanes,con los que no tengo mucho trato pero los veo por las calles,son gente de bien…Tampoco conviene minimizar ,aunq los jueces determinarán el alcance de este asunto,que el pavo de Algeciras apunta trastornos psiquiátricos no tratados…. Aquí se mata por muchas razones (el ser humano tiene una inventiva para matar que mejor no detenerse),pero conviene no andar diciendo sandeces ..

    • Javiierpelaez

      Lo que dijo Feijoó fué no verá UD un cristiano matar en nombre de su religión….Me descojono…Podríamos hablar no sólo de la violencia entre particulares que hay ejemplos sobrados de cristianos que no practican las enseñanzas de Jesús sobre envainar la espada,sino de la violencia entre Estados que para que nos vamos a engañar a los soldados les sermonean los curas antes de la batalla…Menudo chorras el Feijoó

  • Isidoro García

    (Yo también aprovecho para felicitar a Antonio por su santo y su cumpleaños. Eres un privilegiado que mantienes la cabeza fresca y firma a tu edad. ¡Ojalá nos pasara a todos lo mismo!).

     

    Estaba yo reflexionando, sobre varios temas, como es el de la confusión entre posverdad y fake news, que son muy diferentes.

    Porque la posverdad, o concepto de la verdad en la Postmodernidad, se la define como “la subordinación y reorganización de los hechos, desde ideologías específicas y voluntad política a partir de las emociones políticas o religiosas”.

    Y es por ello totalmente un error cognitivo no intencionado, debido a la subjetividad natural e inevitable de la mente humana a sus emociones y convicciones. Y es universal, en mayor o menor medida.

    Mientras que la fake news, supone una fabricación organizada de mentiras, para el interés económico o político propio. Solo lo hacen los que se aprovechan de ello, y es claramente intencional.

     

    Todo esto viene a cuento, de que en el mundo cultural, existen varios “puntos ciegos”, que ignoramos plenamente, y donde no vemos nada.

    Y uno de ellos, es el de la salud y equilibrio mental de las personas. Todos, sabemos que existe una crisis endémica de salud mental, pero luego cuando nos ponemos a dialogar con alguien, nunca valoramos, que a lo mejor o a lo peor, esas ideas que el otro expone, son delirantes en mayor o menor medida.

    Y exactamente lo mismo pasa con nosotros. No es que estemos locos, es que somos humanos, y no damos mas de sí.

    Mejor dicho, como dice Traver, “No hay creencias delirantes, sino sólo sujetos que deliran. 

    Por extravagante, exótica o bizarra que nos parezca una idea, jamás esa idea en si misma podrá ser catalogada de psicótica, de patológica, pues no está en la palabra –en la creencia- el delirio, sino en la posición que ocupa el sujeto en ese delirio –en esa cadena de significante”-.

    Decir que 2 + 3 = 8, no es una idea delirante, sino es un error. El que delira es que lo sostiene, si no tiene argumentos suficientes que lo sostengan.

     

    La consideración del delirio, como muchos otros conceptos psiquiátricos, está generalizándose al campo de la actividad normal diaria. Antes la sociedad se dividía en dos campos plenamente separados.

    Por una parte, estaban los locos, que solían estar en el manicomio, y por otra parte, estábamos los sanos. Si a alguno de los sanos, se le ocurría matar a alguien, o ponerse un embudo en la cabeza, se le mandan al manicomio.

    Pero hoy día, (en un proceso que se ha ido sucediendo progresivamente desde hace cincuenta años, con los DSM americanos, -catálogos de disfunciones mentales), estamos en el mundo de los trastornos de la personalidad, de los que todos arrastramos alguno o varios, en mayor o menor medida.

    Esa es la barrera teórica entre los psicólogos y los psiquiatras. Los psiquiatras tratan cuando ya la disfunción es mas severa, y se necesita medicación.

    (Hoy día ya hay medicación para casi todos, lo que pasa es que los médicos, pelean por su monopolio, -muchas veces injustificado-, de la prescripción farmacéutica).

    Aparte de la psicosis, uno de los efectos universales de todo trastorno de la personalidad, es el pensamiento delirante, (una visión tergiversada de la realidad), y es una fuente de los endémicos errores y sesgos de la mente humana.

    (Existen sesgos mentales que son sistémicos de la arquitectura evolutiva deficiente de la mente humana, pero a ellos se añaden y agravan, los sesgos individuales, producto de nuestra organización mental personal).

    Total, que antes, se consideraba el buen discernimiento, como el mayor tesoro que podía tener un pensador. Y es verdad que el buen discernimiento proviene, primero del conocimiento. Pensar, sin conocer, es muy propicio de errores.

    Pero ignorábamos y seguimos ignorando, que aparte de eso, existe ese estado mental del pensador, que inevitablemente, le produce sesgos, de los que él es absolutamente ignorante.

    Con el agravante, de que ese deterioro mental, suele ser progresivo, y producto de la entropía mental, en muchos casos, se va agravando con la edad. Todos sabemos la proliferación de los deterioros cognitivos, pero nunca lo aplicamos a los pensadores y gente de relieve.

    (El hijo de Robert Graves, se extrañaba, de que a pesar de que su padre, sufrió de ello los últimos 20-30 años de vida, ningunos de las muchas personas que le visitaban hacían ninguna mención a ello). Y con papas, obispos, y demás pasa igual).

     

    Yo no soy psicólogo, solo un aficionadillo. Pero estoy convencido que los psicólogos y psiquiatras terapeutas, que están todo el día escuchando los discursos de sus pacientes, cuando leen cualquier escrito de cualquiera de nosotros, no podrán evitar hacer un somero diagnóstico, y relativizar los asertos, no juzgando sino comprendiendo muchas de las opiniones.

    Y esto vale para todos. Yo en muchos políticos, y religiosos, profesionales o aficionados, veo enseguida muchas “costuras”,

    -mucha herida emocional no cerrada,

    – mucha inseguridad personal, (fuente del fundamentalismo),

    – mucha necesidad de “certidumbres”, (fuente del excesivo “moralismo”, y juicio a los demás),

    – mucho resentimiento, (fuente del victimismo patológico y del conspiracionismo delirante),

    y todo ello disfrazado y travestido en ideas y valores magníficos.

     

    Parece ser que Belmonte decía que “uno torea como es”.

    Y en parte estoy convencido de que ahí radica, el origen de ese punto ciego de ignorar los avances psicológicos. Tememos mas que a un nublao, que alguien nos recuerde nuestras miserias personales, y que nos vean con el calzoncillo sucio. Pero casi todos tenemos nuestra “pedrada”, y vamos con los calzoncillos sucios.

     

  • Javiierpelaez

    Lo mismo digo Antonio por tu santo y cumpleaños.Agradecido por la existencia de atrio

  • ana rodrigo

    Querido Antonio D. te deseo todo lo mejor con ocasión de tu santo y de tu cumpleaños y que pases unos días días  muy feliz. Siempre agradecida por este regalo que nos haces de poder entrar en este atrio de reflexión y encuentro.

     

    Si algún otro atriero con el nombre de Antonio, celebra hoy su onomástica, igualmente le envío mis mejores deseos y de felicidad.

    Un fuerte abrazo

  • ELOY

    Este post está archivado, además de en otros, en el tema “Nueva Democracia”.

    Por ello es aquí donde me parece más oportuno recordar las graves tensiones políticas y los movimientos tácticos que se están produciendo para paralizar la labor legislativa de las Cortes que representan al pueblo español, titular constitucional de la soberanía, de acuerdo con la Constitución de 1978.

    La última noticia que en estos momentos publica el diario El País, es la siguiente:

    << Sesión plenaria, en directo | Pleno de alta tensión en el Congreso: la derecha pide suspenderlo y los grupos se cruzan duras acusaciones

    La Cámara baja debate ya la reforma para renovar el Constitucional y modificar la sedición y la malversación. (…) >>

     

     

  • Isidoro García

    Amigo Luis, no suelo ver yo videos de mas de una hora, pero este lo he visto, un poco a saltos, pero hasta el final. Y del final hablaré luego.

    La mirada del futuro, y de la tecnología moderna, es un poco complicada, y necesita varios puntos a modo de propedéutica-contextualización, porque si no, se acaba convirtiendo el diálogo, en un debate entre un iluso optimista, y unos pesimistas conspiranoicos.

    *

     

    “Quien mira hacia afuera, sueña, (o tiene una pesadilla); quien mira hacia adentro, despierta”, (Carl Jung).

     

    1.-¿Cuál es la situación actual?. ¿Estamos en el cielo, y no hay que tocar lo que ya funciona?.

    Todos los análisis de la situación actual, nos dicen que el humano con su conciencia-zeigeist actual, es incapaz de resolver los graves problemas que ya tenemos y que nos amenazan.

    Aún existe un alto porcentaje de humanos que están en una conciencia mágica y/o mito-lógica, y la mayoría en el mundo mas desarrollado, (incluido el cristianismo), se encuentran en la fase de conciencia racional-autoreflexiva, la Modernidad, que es incapaz ni siquiera de conservar el planeta vivible, de parar el exponencial crecimiento demográfico, y de garantizar un mínimo para todo humano.

    El actual modelo de conciencia-cosmovisión, exclusivamente racionalista, ya no es eficiente para los problemas que la nueva situación tecnológica nos presenta, y por eso la alternativa de una moratoria tecnológica, o sea quedarnos como estamos, además de no ser viable funcionalmente, (pues no tenemos un gobierno mundial con poder mundial para imponerlo), sería instalarnos en la ineficiencia y el caos: acabaríamos comiéndonos unos a otros.

     

    2.-Para afrontar problemas nuevos, necesitamos una nueva y superior conciencia, la llamemos como la llamemos, (integral, etc…).

    Y sobre todo que complemente la racionalidad de la conciencia anterior, con una atención a las intuiciones que nos surjan de la mente inconsciente, (las imágenes primordiales sabias del “espíritu”), con atención especial a unas nuevas perspectivas sobre todo.

    Somos incapaces de solventar las contradicciones que las nuevas situaciones nos presen-tan, porque estas no se pueden solventar racionalmente, como dice también Jung:

    “Los problemas más grandes y más importantes de la vida son, en el fondo, todos insolubles; deben serlo, pues expresan la polaridad necesaria que es inmanente a todo sistema autorregulativo. Jamás pueden llegar a ser resueltos, sino solamente sobrepasados”.

    Y solo se “sobrepasan”, mediante la adición a nuestra conciencia, de nuevos elementos cognitivos, que nos induzcan una nueva “mirada” de todo.

    Y estos elementos nuevos, (conocimientos actualizados de todo), deben ser organizados y estructurados mediante las imágenes primordiales sabias surgidas del “espíritu”, que se traducirán como ideas a la conciencia, mediante símbolos.

     

    3. La clave de la respuesta al video, justo está en el final. Se habla del “amor”, como una fuerza en el Universo, que genera una tendencia, un telos, un direccionamiento, y que es una manifestación del “Espíritu”, la “Inteligencia” que diseñó el Universo de la forma como es, y está conduciéndolo día a día en su despliegue y desarrollo.

    Eso que llamamos “amor”, (palabra muy equívoca y gastada, y que habría que sustituir), es una fortísima corriente profunda y ancestral que nos marca la dirección en la que tenemos que desplegar y desarrollar nuestra naturaleza.

    Y eso no se produce por casualidad. Es el mismo Universo, el que mediante sus Leyes directrices y a través de la evolución biológica emergente, nos ha dotado en el interior de nuestra mente, de un instinto tan poderoso como el hambre y la sed del cuerpo.

    Y si no los seguimos, nos morimos de “sed”, y nos bebemos la arena: “Los sueños de la razón, producen monstruos”.

    Dice Jung, en su Prólogo a “La Flor de Oro”: “La conciencia más elevada y más amplia, sólo surge de la asimilación de lo nuevo. (…)

           Cuanto más vigorosa e independiente se hace la conciencia, y por ende la voluntad consciente, tanto más es empujado lo inconsciente hacia el trasfondo, y tanto más fácilmente surge la posibilidad de que la formación consciente se emancipe del prototipo inconsciente, y ganando así en libertad, haga saltar las cadenas de la mera instintividad, y arribe por último a un estado de falta de instinto, o de oposición al instinto. 

            Esa conciencia desarraigada, que no puede ya referirse a la autoridad de las imágenes primordiales, es por cierto de una libertad prometeica, pero también de una Hybris sin dios”. 

     

    4. ¿La solución?. Pues hay que tener esperanza en el Universo. Los “espíritus” que tenemos cada uno en nuestra mente inconsciente, actúan mucho mas activamente, en situaciones de grave crisis personal, y de eso andamos bien sobrados.

    Porque cuando el “espíritu” inconsciente se ve arrinconado e ignorado, protesta enérgica-mente y actúa en nuestra mente, mediante todo tipo de crisis existenciales y de problemas mentales: depresiones sin aparente sentido, caos interno, perplejidad generalizada, adicciones autolíticas, delirios generalizados, cegueras insensatas ante los problemas, epidemia de suicidios, etc. El catálogo completo.

    Confiemos en que además empezarán a afluir generalizadamente a la mente de los humanos, esas imágenes primordiales sabias del “espíritu”, y produzcan una generalización de una nueva conciencia ampliada. Solo tenemos que abrir los oídos: despertar.

    Dice Jordan B. Peterson: “El Homo Sa-piens tiene una capacidad única para enfren-tarse a lo desconocido. 

          La capacidad para crear nuevos comportamientos y categorías de interpretación, en respuesta a la emergencia de lo desconocido, podría ser considerada como el rasgo distintivo primario de la consciencia humana.

          Eso le permite hallar respuestas, y estas respuestas son el significado de las cosas, que en su forma más sutil y trascendente, es transmitido al conjunto de la sociedad, me-diante contenidos simbólicos, y eso son los “mapas de significado”. Un símbolo es “un signo que representa una idea””.

     

    5. Además de confiar en el instinto sabio que todos llevamos dentro, yo personalmente, confío en que las inteligencias del Universo, que hayan surgido también en el mismo, y que ya hayan resuelto estos mismos problemas de crisis de crecimiento y maduración, propias del despliegue de la Inteligencia en el Universo, nos echarán una mano y nos guiarán sabiamente.

    Y ese sería un fenómeno claramente “religioso”, en el sentido de que seres extrahumanos nos ayudarían a completar el trayecto evolutivo de maduración, sin grandes traspiés, aunque seguro que habrá todavía mucho dolor, hasta el final.

     

    En resumen, estamos cayendo al vacío desde un avión sin motores, con un paracaídas muy defectuoso. No podemos quedarnos en el avión. Hay que intentar arreglar el paracaídas en el aire mientras caemos. ¿Nos echamos a llorar?, ¿A maldecir al piloto o al del paracaídas?.

    Eso son victimismos e infantilidades. Espabilemos con nuestro ingenio, y que Dios nos pille confesados.

    • Gracias Isidoro por haber atendido mi sugerencia y ver el video. Creo que estamos esperando lo mismo, una clase de humanos con consciencia mas evolucionada que sean los pioneros que nos lleven a la nueva Tierra prometida. Debes saber lo que decía Einstein (mas o menos)

      “Ningún problema puede ser resuelto desde el mismo nivel de consciencia en el que se creo.”

      Un cuchillo se puede utilizar para bien o para mal. Seria estúpido por mi parte posicionarme en contra del fulgurante avance de la ciencia y la tecnología. Pero el transhumanismo que conocemos y que despunta siniestramente es como un cuchillo en malas manos. Y de eso si me quejo.

      No se puede celebrar “lo que viene” porque está dirigido contra la integridad y la dignidad humana.

      Pero afortunadamente como siempre, tenemos las leyes de la vida con la vida que somos nosotros. para los científicos apesebrados y miopes representa un desafío infranqueable penetrar con su biotecnología el océano que representa la consciencia humana. Ahí se dejan los dientes…
      La vida se dejará jirones de ella por el camino. Pero al final. Estas criaturas ignorantes y en un numero impresionante compradas que saben algo del saber y por eso presumen de científicos, ni por asomo podrán dominar con su torpe pensamiento la vida que somos. Como es arriba es abajo. Y nosotros somos Kosmos (con K) en pequeñito y ellos, los científicos endiosados en su conocimiento materialista pero torpes torpes espiritualmente. Si fueran realmente sabios estarían marginados en lugar de servir al Diablo.

      Resumiendo: Nada, nada tienen que hacer si pretenden controlar a su antojo la vida. La vida es una enorme pirámide y ellos aún con su saber, una pirámide pequeñita igual que cada uno de nosotros. Y somos mas “piramiditas” que ellos…, los científicos y los que les pagan.

  • Luis Troyano Cobo

    PARA TODO EL MUNDO. Pero sobre todo para Isidoro Garcia Gomez.

  • ana rodrigo

    10 de diciembre: Día de los Derechos Humanos.
    Artículo 1.-Todos lo seres humanos nacen libres e iguales…
    2.Todas las personas Tienen todos lo derechos y libertades proclamados en esta  Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole…..

     

    • George R Porta

      Quizás eso no sea tan de lamentar. En algún momento la «Iglesia» tomará cuenta de su desaparición y se abajará (o subirá) a escucharless. Ojalá no tarden demasiado por su propio bien más que por el de los jóvenes. Buena Pascua, Ana. Un aludo cordial.

  • carmen

    Ha muerto Pablo Milanés.

    La canción Yolanda es de las más bonitas en castellano que he escuchado en mi vida.

    Que la tierra le sea leve y descanse en paz.

    Amén.

  • Javiierpelaez

    IMPRESIONANTE MANIFESTACION POR LA SANIDAD PUBLICA: Vuelvo con el pie derecho escangallado porque tengo la planta derecha jodida y porque llevaba una semana conteniéndome de andar para ir a esta manifestación (la he cagado hoy en toda regla,de andar),pero vuelvo sinceramente emocionado por la cantidad de gente que se ha movilizado…Casi me echó a llorar cuando he oído por los altavoces el Resistiré del confinamiento y he pensado que la gente vuelve a aplaudir a los sanitarios…Para mí que llevo tbjando desde el año 1994 en la sanidad de Madrid como abogado sucesivamente del Insalud Madrid y luego el Sermas y aunque he estado en bastantes manifestaciones de la Marea Blanca ,manifestante esquizofrénico, a veces porque he tenido que defender en los tribunales algunas cosas contra las que me he manifestado… Próximamente en enero próximo dan matarile al Servicio Jurídico del Sermas al que pertenezco(por oponerme a esto me cesaron en julio de coordinador),desconozco si a partir de enero defenderé más pleitos de sanidad,pero me quedo con el espectáculo glorioso que han visto hoy mis ojos …Muy feliz estoy la verdad…

  • oscar varela

    CHINA ANTE LAS TORMENTAS GEOPOLÍTICAS
     
    – Reportaje de un periodista chino sobre el rumbo del gigante asiático tras el XX Congreso del PCCh.
     
    – Luego de erradicar la pobreza extrema, el país persigue la modernización socialista y busca una nueva diplomacia, basada en la cooperación y la gobernanza global.
     
    https://www.padrescasados.org/archives/112737/a-china-diante-das-tempestades-geopoliticas/

  • oscar varela

    LAS MUJERES QUE CUBRIERON LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA
     
    Acaba de editarse en España una gran investigación que da cuenta de las casi 200 periodistas, fotorreporteras, colaboradoras de prensa y autoras de memorias que, entre 1936 y 1939, viajaron a tierra ibérica desde sus respectivos países para informar sobre la Guerra Civil. 
    https://www.pagina12.com.ar/496247-otra-mirada-las-mujeres-que-cubrieron-la-guerra-civil-espano
    ……………………………
     
    – Corría 1936, y la periodista francesa Renée Lafont -enviada especial del periódico socialista Le Populaire– cubría un combate en Alcolea, cerca de Córdoba, España, cuando cayó en una emboscada. Tras ser capturada por las tropas fascistas… la fusilaron. No llegó siquiera a escribir un párrafo sobre la Guerra Civil Española.
     
    – Al año siguiente, la desgracia alcanzó a la fotorreportera alemana Gerda Taro en la línea de fuego: en la batalla de Brunete resultó fatalmente herida durante un frenético repliegue republicano. Taro (que originalmente también fue “Robert Capa”: compartía el seudónimo con su pareja, André Friedmann) tenía tan solo 26 años.

Deja un comentario