INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6369 Artículos. - 99633 Comentarios.

Atrio para avanzar hoy en Fe y Secularidad

Artículo editorial. Programa y buzón de sugerencias.
Editoriales anteriores .

        Hace casi cuatro años nos planteábamos ya en ATRIO lo difícil que iba ser vivir con responsabilidad y esperanza los años veinte del siglo XXI: Atrio se prepara para los años veinte (oct 2018)

        Han seguido diversos editoriales que eran como llamadas a renovar continuamente el proyecto-misión de Atrio:

Atrio, encuentro de seres ínfimos y efímeros, pero necesarios (mar 2019)
Atrio, lugar de encuentro donde maduran frutos con semillas de vida humana para el futuro (jun 2019)
Atrio, lugar de realismo, consciencia y esperanza (oct 2019)
ATRIO, para un renacimiento personal y global (dic 2019)
ATRIO, para una vida responsable en los años veinte (sep 2020)
ATRIO, donde acogemos todas las primaveras para fortalecer fe y esperanza en la vida (mar 2021)
Atrio propugna más Fe para defender los derechos humanos en la actual sociedad global (nov 2021)

        Repasando los títulos y los contenidos de los anteriores editoriales encontramos el día a día de ATRIO, con el esfuerzo colectivo de ir profundizando en la búsqueda de sentido y fundamentación de valores en la vida personal y global.

        Tras repasar algunos de esos editoriales-programa he vuelto a constatar la vigencia, quince años después del  Proyecto ATRIO, que fue firmado por treinta y ocho personas.

        Recomiendo releer ese documento que sigue teniendo valor fundacional y donde queda claro que ATRIO no pensó dejar de prestar atención al hecho religioso como algo sin futuro (paradigma posreligioso, posteista…) sino reorientar la fe y la fidelidad, presentes en las tradiciones religiosas y en las laicas, en nuevas propuestas globales de convivencia en justicia y paz para el futuro.

        Siguiendo con los mismos objetivos, para el momento actual y próximo futuro, propongo hoy estas dos palabras unidas por una importante copulativa, no como alternativa u oposición:

Fe Y Secularidad

        Fueron empleadas para identificar un Instituto y unas actividades que en la segunda mitad del siglo pasado se pusieron al servicio de la novedad del concilio Vaticano II y de la transición democrática de España. Hoy muchas cosas han cambiado. Hay nuevos e insospechados problemas y amenazas. Hay nuevos paradigmas científicos y culturales. Pero, en la deriva hacia una cultura líquida, dominada por lo “post” y lo ”trans” (postmodernidad, postcristianismo, posteísmo, transhumanismo, transpersonal…), no debemos resignarnos a ser manejados por la dominante religión global del poder y el dinero que orienta los avances técnicos hacia el eclipse del sujeto humano, capaz de auténtica decisión. Necesitamos hacer apuestas decididas por unos valores universales y para ello necesitamos una fuerte FE en ellos, expresados en contenidos y propuestas depuradas y profundizadas hoy por un realismo crítico secular.

  • FE:

        Se trata de una FE, religiosa o/y secular, depurada y repensada hoy como un acto humano, consciente y libre, de confianza total en Algo o Alguien que se postula y acepta como sentido último de la vida propia y global, aunque no sea evidente (es decir, probado científicamente) para quien hace el acto de fe. Esta fe es muy plural en diferentes personas y sociedades (en la madre, en el maestro, en el notario…) pero generalmente en cada persona domina una fe suprema que suele coincidir con el fundamento de verdad y moralidad para cada persona. Este acto humano de fe tiende a hacerse más consciente y libre, más personal, pero está presente con diversas expresiones y contenidos en la mayor parte de poblaciones y culturas de la Tierra.

        Hoy no se trata de suprimir la fe o el posible carácter religioso en poblaciones tradicionales o en los más lúcidos e informados individuos, sino de encontrar el núcleo común de todas y poder expresarlo en valores seculares de mejoras reales para personas y sociedades. Puede cambiar el contenido imaginario o conceptual de la fe (las expresiones de fe o creencias), pero si se mantiene una fe suprema, se mantendrá un sentido de la vida y una fidelidad a la propia misión.

  • SECULARIDAD:

        Secularidad o secularización es, ante todo, un concepto sociológico para describir una sociedad y una cultura que no esté primordialmente organizada y marcada por las referencias religiosas. Las leyes y costumbres, los valores dominantes no están marcados ya en esa sociedad y en esa cultura por las instancias religiosas. En la modernidad y en las sucesivas posmodernidades, la ciencia y la técnica son los principales preceptores de conocimiento y la democracia es la única legítima forma de ejercer los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.

        ¿Puede la fe personal y comunitaria, es decir, el hecho religioso fundamental, subsistir en clima de secularización? ¡Claro que sí y de forma más viva y provechosa para la persona y la sociedad! No serán válidas creencias o dogmas, normas y legislaciones, instituciones y señoríos que provienen de estados pasados de la cultura u organización social. Por ejemplo teocracias, vengan legitimadas por el cristianismo o el Islam, lecturas literalistas de textos fundadores o decretos contrarios a los derechos humanos reconocidos universalmente. Pero la fe bien depurada, aunque provenga de raíces antiguas, puede no solo crecer sino hacer avanzar en la secularidad de hoy y del futuro valores universales como libertad, igualdad y fraternidad, como amor, justicia y paz.

  • Y:

        Por tanto, no una disyuntiva de opuestos, como muchos en ambos lados quisieran, entre fe y secularidad, sino una conjuntiva en seguimiento de los mejor de instancias religiosas (el Vaticano II y los diálogos interreligiosos) y seculares (el humanismo integral, auténticamente laico y abierto).

        Para ese encuentro y ese diálogo nació ATRIO y por ahí va a seguir, mientras vosotros sigáis apoyándolo.

* * *

        Y me queda solo decir que espero de todos los lectores y visitantes una respuesta acomodada a sus posibilidades, para que seamos muchos los que tiremos del carro, mejoremos este portal como sitio de referencia y aseguremos su futuro.

        Para ello:

  1. Ofrecimiento de artículos propios o ajenos en los que se desarrollen estos temas de sentido y valores de fondo.
  2. Comentarios en los diferentes hilos abiertos en los que se aporten nuevos datos o nuevas perspectivas. Para ello es válida la estructura de blog que tenemos. No está pensada para la agilidad comunicativa de otras redes sociales. Pero tampoco para comentarios excesivamente largos, repetitivos o propongan nuevos temas que deberían ir a la columna central. Poco a poco se va formando un modelo virtuoso de comentarios, y, abiertos a la máxima libertad de todos, por ese camino mejoraremos.
  3. Ofrecimiento de proyectos y visiones creativas de cómo se podría institucionalizar y autogestionar mejor ATRIO, para integrar mejor todos los diversos aportes de personas y grupos, asegurando así su futuro por encima de contingencias personales.
  4. En cualquier caso, tanto para seguir marchando como para enfocar el futuro con una nueva institucionalización, ATRIO necesita en este momento más aportaciones, con donaciones y apoyos bien eficaces, cada cual según sus posibilidades. De todo damos cuenta detallada en nuestra página APORTACIONES, que se puede abrir en la parte superior de la columna izquierda. El detalle se hace con indicación solo de iniciales, pero se da por supuesto que esas aportaciones serán tenidas en cuenta tanto en la historia como en el futuro de ATRIO.

        Presente y futuro de ATRIO que está en vuestras manos tanto como en las de este moderador, que queda esperando vuestra respuesta tanto en comentarios como en mensajes directos.

Antonio Duato. Antonio.duato@atrio.org 34-609510862.

29 comentarios

  • Javiierpelaez

    MOTIVO DE ALEGRÍA: Uno lee el currículum y la composición de los miembros de la Comisión de Investigación de Gabilondo(que el tío es una tortuga),algunos de los cuales le he leído algún artículo por ahí,y hay que reconocer que son verdaderos especialistas…La Conferencia Episcopal no quiere o luego si quiere porque se lo dice el Papa? La verdad que la iglesia española no hay quien la entienda ..A la jerarquía me refiero…

  • oscar varela

    Con la tragedia de Dom Phillips y Bruno Pereira, se cruzó un límite en la Amazonía: a nosotros, que estamos vivos, solo nos queda luchar. Artículo de Eliane Brum
    https://www.ihu.unisinos.br/categorias/619595-com-a-tragedia-de-dom-phillips-e-bruno-pereira-um-limite-foi-ultrapassado-na-amazonia-a-nos-que-estamos-vivos-so-cabe-a-luta

     

  • También me ha parecido iluminador este trabajo:

    La postsecularización. Un nuevo paradigma en sociología de la religión Rafael Ruiz Andrés  Polít. Soc. (Madr.)59 (1) e72876  2022

    aqui se puede descargar:
    https://revistas.ucm.es/index.php/POSO/article/view/72876
    Todo esto me está construyendo en mi mente por que “cerró” fe y Secularidad. Creo que no supieron adaptarse a una sociedad diferente..

  • He encontrado en internet este artículo de LEONARDO RODRÍGUEZ DUPLÁ. Revista Internacional de Filosofía, nº 70, 2017, 23-39. “Sobre los dos sentidos del concepto habermasiano de sociedad postsecular* Me ha parecido extraordinariamente sugerente..

     

     

  • oscar varela

    Hola!

     

    CURSO PARA MÉDICOS PEDIATRAS:

    AVANZAR EN EL CUIDADO

    VACUNARSE CONTRA EL COVID
    COVID 19
    Habilitaron vacunas para bebés!
     
    https://twitter.com/i/status/1536443134426681349

  • Isidoro García

    Hace unos días, el amigo Oscar, en un comentario, y como de pasada, dejó unas preguntas que nos deberíamos plantear los asiduos a Atrio.

    Decía que debíamos “pensar y decir “¿para qué se está en ATRIO?”, y yo creo que la respuesta es al mismo tiempo fácil y compleja al mismo tiempo.

    Yo creo que se supone que todos estamos aquí para aprender, y para aportar nuestras ideas, (que iremos perfeccionando con la lectura y la reflexión), a un acervo cultural general, del que todos podemos abrevar y nutrirnos.

    Esa es la respuesta fácil. Pero la cuestión es mucho más compleja. Porque desgraciadamente la mente humana está regida en la inmensa mayor parte del tiempo, por automatismos, que nos “facilitan” la labor perceptiva y cognitiva.

    Esos automatismos nos la hacen más cómoda y rápida, pero a cambio de múltiples errores cognitivos.

    Esos automatismos mentales, son las emociones, los sesgos mentales, y las creencias ideológicas, que nos facilitan una especie de mapa o modelo de la realidad, que lo que tiene de bueno, y es que son globales, lo tienen de malo, y es que son muy inexactos.

    Disponer de planos sencillos, (ideologías), para reflejar realidades complejas, es muy grato y nos aporta un gran “fundamento fijo y no líquido, sobre el que las personas puedan establecer un sentido y un proyecto al actuar humano”, en palabras de nuestro moderador Antonio D.

    Pero esa “seguridad” que aportan, tiene su enorme precio. Por una parte son un reduccionismo y una simplificación, lo que genera muchos equívocos y errores.

    Pero lo más grave, es que esas ideologías, a cambio de esa seguridad que nos aportan, nos colonizan, (otros dicen que nos “zombifican”, e influyen determinantemente en nuestra percepción de la realidad.

     

    De cuando en cuando, salta la polémica sobre la veracidad o no, de los datos de la realidad, aportados en un debate por intervinientes. Y una de las acusaciones más común, es la de “desinformados”. Y eso nos asombra en personas que se suponen inteligentes e informados.

    Las estadísticas y datos, y sobre todo si son numéricos, adquieren para nosotros, un aura de autenticidad. Y esto, que incluso en las ciencias físicas, ya es dudable, en el campo de las ciencias sociales, económicas y políticas, es mucho más dudoso todavía.

    Vivimos rodeados de una serie de falsas ideas sobre las capacidades de nuestra mente, que nos engañan en nuestros juicios.

    La subjetividad humana es de tal calibre, que por eso incluso en la ciencia se utilizan mucho los experimentos ciegos, doble ciegos y hasta triple ciegos, para evitar las subjetividades que asolan nuestro discernimiento.

    Para entender este fenómeno hay que comprender las características zombificantes de las ideologías, religiosas, políticas o científicas.

    S0n lo que el psiquiatra Francisco Traver llamaba como “egregores” = grandes plataformas de información, compuestas de múltiples esquemas y relatos, a su vez compuestos de muchos patrones de conducta específicos y concretos, que se comparten entre todos sus miembros = Iglesias, partidos políticos, sectas, equipos de fútbol, y fuertes tribus urbanas y grupos de fans en general.

    Una vez que el egregor ha adquirido la suficiente potencia -alcanzando su masa crítica- es capaz de materializarse en las personas concretas, aumentado su agresividad, su tristeza por las derrotas, su ilusión por ascender de categoría, y su sentimiento de pertenencia en contraste con los otros, los que no son de ese equipo, en suma movilizar distintos patrones de conducta específicos, (zombis)”.

         “Genera una mente colectiva, que toma el mando de la voluntad de sus miembros, introduciéndoles conductas inexplicables, que los psicólogos atribuyen a la alienación de la masa, sin caer en la cuenta de que esos individuos que forman la masa -a su vez- son controlados por patrones de conducta, que el egregor logró materializar en sus mentes”.

    Total, que hay dos formas de pensar en la vida: pensar por tu cuenta, o dejar que se exprese por ti, la ideología que has elegido, (pero que te ha colonizado).

    Ya sé que todo el mundo piensa que piensa lo que quiere, y que es libre de hacerlo así. Pero la peor trampa es cuando no eres consciente de tus “ataduras” y barrotes. No hay peor cárcel que la de los barrotes invisibles.

     

    Y me viene a la mente la frase de Thomas Merton sobre el tema: “Mis ideas cambian constantemente, girando siempre en torno a un centro que no dejo de observar desde distintos ángulos. Por eso, siempre me acusarán de inconsistencia, pero ya no estaré allí para oír las acusaciones”. 

    (Se supone que este final se refiere a que cuando los antiguos “compañeros”, le acusen de inconsistente, de desleal, de relativista y de veleta, él estará en otra posición nueva, que habrá adquirido en su aprendizaje continuo).

    Por eso acaba diciendo: “Aferrarse al pasado es perder la continuidad con el pasado, porque es aferrarse a lo que ya no es”.

    • oscar varela

      “Yo creo que se supone que todos estamos aquí para aprender, y para aportar nuestras ideas, (que iremos perfeccionando con la lectura y la reflexión), a un acervo cultural general, del que todos podemos abrevar y nutrirnos.”

       

      ¡Eso! (que es -sin duda- lo que tú haces.

       

      Abrazo!

  • oscar varela

    ¿Es ATRIO una NOVELA DE PUNTO CIEGO?
    https://serescritor.com/la-novela-segun-javier-cercas-2/?utm_campaign=articulo-516&utm_medium=email&utm_source=acumbamail
     
    LAS NOVELAS DEL PUNTO CIEGO
    son aquellas que colocan
    – la ambigüedad,
    – la contradicción,
    – la paradoja y
    – la ironía
    en el centro de la obra,
    para que su poder irradie por todo el texto.
     
    – Cuanto más ambigua es, más interpretaciones induce o admite
    – y más sentido es capaz de abarcar.
    …………
    LA NOVELA es un género de géneros donde caben todos y se alimenta de ellos con su carácter libérrimo, híbrido, casi infinitamente maleable.
    …………
    LAS NOVELAS sirven para hacer vivir el tiempo, para volverlo más intenso y menos trivial. Pero por encima de todo, para cambiar la forma de percepción del mundo del lector. Para decir cosas nuevas, la novela necesita ser nueva; necesita cambiar para cambiarnos: para hacernos como nunca hemos sido.
    …………
    TEORÍA DEL PUNTO CIEGO
    – El origen de la expresión remite a la anatomía del ojo. Nuestros ojos tienen un punto ciego, un lugar escurridizo, lateral y no fácilmente localizable que se sitúa en el disco óptico, que carece de detectores de luz y a través del cual no se ve nada. Ese punto ciego también existe en algunas novelas. Constituye una paradoja que precisamente a través de ese punto ciego, a través de esa oscuridad, se iluminan estas novelas.
    …………
    LA PREGUNTA CENTRAL QUE CERVANTES FORMULA EN EL QUIJOTE es
    – si de verdad Don Quijote está loco. Podemos decir que está loco y no está loco a la vez. Esa contradicción, esa ironía, esa ambigüedad constituye el punto ciego de la obra. Pero es justamente a través de ese punto ciego que la novela de Cervantes dice lo más importante que tiene que decir: que la realidad humana es esencialmente ambigua, irónica y contradictoria. No podemos olvidar que esta novela “es una invectiva contra los libros de caballerías y a su vez un homenaje a esos libros. Por ahí se revela su naturaleza esencial, su evidencia más profunda y revolucionaria, su absoluta genialidad, que estriba en haber creado un mundo radicalmente irónico, en el que todo son verdades bífidas, ambiguas, poliédricas, tornasoladas y contradictorias”.
    …………
    CERVANTES,
    – puesto hereda la irónica visión del mundo del escritor español para colocar la ironía en el centro mismo de la novela: el punto ciego.
    …………
    UN LIBRO NO EXISTE POR SÍ MISMO HASTA QUE ALGUIEN LO LEE;
    – un libro sin lector es un montón de letra muerta. Y es cuando los lectores lo abrimos y empezamos a leerlo cuando se opera una magia cotidiana y la letra resucita, dotada de una vida nueva. Es el lector y no solo el escritor quien crea el libro.
    …………

    • oscar varela

      NOTA:
      Tal vez haya atrieros que gustarán de analogar ese “punto ciego” con el “ojo del huracán” o con los “agujeros negros” del espacio.

  • Antonio Orejudo Fernández

    Me parece muy aceptable “no entrar en disquisiciones terminológicas y en distinciones ontológicas” porque algunos/as (lo digo por mí) no estamos preparados para seguirlas. Acepto como suficiente “Fe vivida realmente (o personal)”. La fe como “recuerdo histórico o creencia tradicional” carece de significado profundo, pero aceptando que hay creencias tradicionales que no son hipócritas, sino que se quedan ahí por incapacidad personal para profundizar un poco más.

  • Juan A. Vinagre

    -Aporto una reflexión, en parte redundante, a partir del programa de Antonio. Veo a ATRIO como un portal de información que invita a la reflexión, a la participación y al encuentro humano, social y espiritual, que conlleva una perspectiva de fe que trasciende; y que además trata de ser innovadora, más adulta, más madura, y a la vez más inmanente y secular. Fe y secularidad es una visión humanizadora que trasciende…   La esencia del  “Venid, benditos”  -algo  fundamental en el mensaje evangélico-  es, en mi opinión, pura secularidad y a la vez pura sacralidad.  Por eso, acomodando a  A. Machado, diría: “Caminante, SÍ hay camino, / en el hermano lo encuentras…”    Fe y secularidad se demandan, se compaginan bien. La fe en el ser humano -con quien Dios se identifica-, y el trato correspondiente, equivale en la práctica a fe en Dios.  Por eso, fe y secularidad llevan a plantear el tema  “fe  y religión”.  Dios no necesita ni desea culto para sí (no es inmaduro, no se autoendiosa). Dios quiere culto al ser humano, y lo considera como si fuera dirigido a Él.  Dar culto al hombre secular es el mejor modo de dar culto a Dios. El primer y el segundo mandamiento son inseparables. Ambos se compaginan bien.

    -Lo que no se compagina bien es Fe y Clericalismo= estratos, jerarquías, monarquías sacras, andro-centismo excluyente, inerrancias literales o doctrinales -hijas del tiempo-  etc.                     Por otra parte, hablar de fe y secularidad incluye una revalorización del ser humano como PERSONA, con derechos y deberes.  Fe y secularidad exigen que el hombre sea -y se le trate- como la cúspide encarnada de los valores, de la que se derivan otros valores humanos y sociales, como la democracia (la auténtica, que todavía no ha llegado; no la usual restrigida, oligocrática, pues el poder no permite que sea más que una leve concesión-simulación de democracia…, que sigue sometiemdo al hombre-mujer-niños…                     La democracia es algo semi-implícito, pero esencial, en el mensaje evangélico….  Lo cual supone que una fe en el marco de la secularización tiene muchos ídolos que derribar…   y mucho que reconstruir… y difundir-anunciar.   Por ejemplo, los Derechos y Deberes Humanos, bien desarrollados y jerarquizados  -que en el fondo son un evangelio secular, laico-  deben promoverse más, mucho más, pues son el criterio -Ley- y marco para que nuestra convivencia sea humana…  (Dejo esta reflexión aquí, para no alargarme. Continuaré otro día con una segunda parte.)

     

    • Juan A. Vinagre

      Continúo o reanudo la reflexión iniciada hace unos días.  Reflexión que me parece,  y muchos considerarán,  obvia.  Creo que para lograr una convivencia más humana es preciso dar -y compartir en lo esencial- un sentido profundo a la vida humana.  Porque podemos frivolizarla o banalizarla tanto que ese sentido se reduzca al mero afán inmediato y provisional de cada día. Es decir, al “carpe diem”, en el sentido más superficial.  Ese sentido profundo se enraíza en el valor de la persona: El ser humano es un fin en sí mismo. Nunca un medio.  El afán de cada día, por lo mismo, no debe reducirse a un mero pasatiempo o “divertimento”.  Pero a la vez debemos tener en cuenta que el hombre, y/en sus circunstancias históricas y culturales, es también un ser complejo en desarrollo, en maduración… Por eso debemos saber contemplar al hombre y su circunstancia con calma espiritual y también con realismo crítico, lo que nos llevará a relativizar muchas cosas, tanto religiosas, doctrinales, como seculares… Un sabio realismo crítico relativiza y corrige, no se aferra fanáticamente al pasado. Un sabio realismo crítico sabe que no todo tiempo pasado fue mejor….   (En esto podemos aprender de algunos textos sapienciales bíblicos.) Por tanto, relativizar valores y doctrinas del pasado, sean religiosas o seculares (perdonen esta expresión, porque hay mucha mala “secularidad” en las religiones), es muy sabio. Entre esas cosas a relativizar, se encuentran, por concretar un poco, las diversidades. La diversidad puede ayudar  a enriquecernos (y por ello tiene su valor), pero nunca puede absolutizarse. Absolutizar la diversidad, como absolutizar las ideas (no digo ya nada de la inerrancia) en un mundo en desarrollo, inmaduro, es un planteamiento erróneo. (En este caso los fanatismos necesitan desabsolutizarse también.)

      Volviendo a la necesidad de dar sentido a la vida -para mí- el mejor sentido es la Esperanza. Es una apertura racional-razonable a la trascendencia, a partir de nuestra secularidad, en la que algunos han advertido algo de sagrado, que va más allá…

  • Gonzalo Haya

    De acuerdo, Antonio. Lo esencial de la fe y, para los cristianos, el mensaje de Jesús en los evangelios, puede vivirse en una religión, en el cristianismo, o en la secularidad, en la conciencia, en la limpieza de corazón. Y esa es la misión de Atrio mantener la fe, la adhesión a ese mensaje de Jesús o de la conciencia, ya sea por medio de la relifión o de la secularidad. Y gracias, una vez más, por este nuevo esfuerzo de mantener Atrio, que tanto nos ha ayudado en la clarificación de nuestras ideas, en la apertura de nuestra conciencia. Un a brazo.

  • ELOY

    Avanzar sugiere la idea de camino.

    Camino de vida que siempre resulta incierto y sorprendente, aventura de esperanza, en la vida institucional, societaria y también en la vida personal.

    Y Llegada la vejez, no cabe mirar atrás al camino andado, sino para mejorar el futuro, pasito a paso, y parece ahora oportuno citar a Antonio Machado:

    “Caminante son tus huellas

    el camino y nada más;

    caminante no hay camino,

    se hace el camino al andar.

    Todo pasa y todo queda

    pero lo nuestro es pasar

    pasar haciendo caminos

    caminos sobre la mar”

    Así pues, intentemos seguir haciendo camino en medio de la espesura.

     

     

     

  • Santiago

    Es claro que debemos huir del clericalismo…Pero la Primacía de Pedro y la sucesión apostólica están afirmadas en la Escritura, en los Padres Apostólicos y en la praxis de la Iglesia “desde el principio”…por tanto, no se trata de “invención” sino de encontrar la verdad fundamental original…Por eso basta con el análisis exégetico del NT para encontrar este hecho…que Kefás fue constituído por Cristo como el fundamento de Su Iglesia organizada a modo de colegial….Desde la Epístola misma de S. Pedro donde habla de la Iglesia de Roma como la “escogida” como primera, pasando por Clemente Romano en su importante Epístola a los Corintios,  por el Testamento de Hezekiah, Ignacio de Antioquía, Policarpò, Papías, Ireneo….etc

    Así lo prueba en su importante y documentado libro “Upon This Rock” de Stephen K Ray de la Editorial Ignatius. Stephen, antiguo bautista, en su libro presenta la mas completa  recolección de datos de la Escritura y de los Santos Pades con mas de 500 notas apoyando la evidencia de la Sede Primada de Roma no sólo de Católicos, sino de Ortodoxos, Evangélicos y de no-cristianos.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Antonio Duato

    Un ejemplo de cómo la búsqueda dialogal de sentido es una exigencia en esta invasión de técnicas lo he encontrado en el último Seminario de la Fundación ÉTNOR, celebrado el pasado 23 de mayo.

    Domingo García-Marzá y Patrici Calvo dijeron, según el resumen que hace la Web de ETNOR:

    “Lo que llamamos democracia algorítmica es un sistema de organización social y de gobernanza política que tiende a la progresiva implantación de la Inteligencia Artificial (IA) y sus tecnologías en todos los procesos de deliberación, decisión y diseño institucional, tanto en el estado como en la sociedad civil.

    ¿Es un nuevo modelo de democracia?, ¿una nueva forma que tiene la ciudadanía digital de entender la realidad? ¿contribuye la Inteligencia Artificial (IA) a formar un nuevo espacio público?

    “Lo novedoso ahora la datificación, la idea de que es posible reducir toda la realidad física y social a datos y metadatos masivos que luego se reutilizarán y revalorizan en diferentes esferas, en la económica y también la política”. Esto está permitiendo, por ejemplo, seleccionar a los candidatos ideales en gobiernos municipales participativos o mejorar los sistemas de atención de las administraciones públicas.

    “La cultura logarítmica hace referencia a nuestras experiencias culturales, nuestro sentido de lo que hacemos o dejamos de hacer, de nuestras aspiraciones… cada vez más determinadas por algoritmos. Por tanto, es necesario dejar de entender los datos como neutrales y objetivos, son interpretaciones de la realidad. Los algoritmos son necesarios, asegura García Marzá, pero no lo es que ocupen todos los espacios de la vida para que puedan ser eficientes. “Los algoritmos son máquinas de creación de sentido, auténticas máquinas culturales”, asegura.

    La democracia es el único sistema político o de relación social que depende exclusivamente de que nos lo creamos, de las razones que tenemos para apoyar esa credibilidad. “Ese espacio de la opinión publica donde buscamos razones, donde podemos expresar opiniones o buscar acuerdos o legitimación del poder hoy no existe”, afirma García-Marzá. La opinión pública se conforma con la recogida de millones de datos, “somos terminales de flujos de datos y metadatos” afirma el ponente. Y, una de las mayores causas de la construcción de esa opinión publica artificial son los bots y el novedoso metaverso, apunta Calvo.

    Todo esto tiene mucho que ver con el fracaso de la democracia, con la ruptura del contrato social que garantiza la igualdad económica, la participación y la libertad, confirman los ponentes. La ciudadanía ve fracasadas sus expectativas y la democracia ha perdido legitimidad, ya no es el único sistema en juego y se habla de autocracias, democracias iliberales, dictaduras electas… Este vacío que deja la perdida de legitimidad de la democracia está siendo ocupado por los populismos.

  • Javier Elzo

    Mil gracias, Antonio, por estar ahí y ser como eres: un cristiano, en la confesión católica, abierto críticamente, esto es, con discernimiento, a todas las manifestaciones de fe, religiosa y secular. Con un doble objetivo: abrir la puerta a la trascendencia y construir un mundo más humano, más justo y más convivial.

    Creo que en esta formulación coincidimos

    Seguiremos en contacto. Con un abrazo fraterno

     

  • Román Díaz Ayala

    Un sínodo para 2023, el Sínodo  de la Sinodalidad

    Ahora más  que nunca deberíamos  estar atentos y de alguna manera  ligar las inquietudes  atrieras propuestas por Antonio  con el momento  eclesial  que también  hace sus proyectos para acometer los años  veinte.

    Aqui (por Europa) quedamos establecidos por la secularidad que condiciona nuestras maneras  de pensar. ¿Y en el amplio  catolicismo  iberoamericano?

    El protestantismo  allá está  viviendo  un momento  dulce, para ellos apasionante.  Lo están  viviendo con un un enfoque de Reforma  que llega a Nuestramérica con un notable retraso  desde el siglo  XVI. El siglo  XXI  no es el de la secularización, sino el del fruto maduro de algun pais que en los años veinte sean de mayoría  evangélica.  Sueñan con que esto se está  haciendo realidad principalmente  en Centro América.

  • m* pilar

    Gracias de corazón Antonio, una mirada abierta y opuesta a la fuerza que intenta arrastrarnos tras de sí y nos va empujando sin mirar nuestras personales decisiones; como dice nuestra querida Ana, Atrio ha sido y es para nosotras, parte importante de nuestro caminar, nos ha acogido con cariño y escucha, nos ha ayudado y ayudará en el futuro ha mantener una visión clara ante nuestros proyectos personales; por todo eso…y mucho más…a nivel personal, estoy profundamente agradecida y sobre todo: ¡Por la amistad que ha nacido de todo ello!

    ¡Gracias de corazón yo también os quiero!

  • M. Luisa

    Como hecho, lo fundamental es la fe, no la religión. La fe es lo que se va modulando desde la secularidad en su primigenia toma de confianza, en cuyo arraigo ha sido precisamente la religión, más bien causa de impedimentos. Tengo esta mañana una visita médica y no me puedo alargar, pero   esto tan brevemente expuesto es lo que más o menos en mis comentarios vengo reflejando. Nunca he cuestionado la fe.

    Nota: la religión no tiene carácter de hecho sino de fenómeno

  • oscar varela

    LA INVENCIÓN DEL PAPADO
    (por Eduardo Hoornaert)

    https://www.padrescasados.org/archives/108647/108647/

    • Antonio Duato

      ¡Magnífico artículo de Eduardo Hoornaert aportas, Oscar! Lo recomiendo, sobre todo con la traducción al español con el botón derecho del ratón, aunque se entienda el portuguñe. Y ver que no tiene carácter antieclesial sino anticlerical, que es mal hoy peristente. La red de “curas sagrados” se relaciona con los obispos en el camino sinodal y se siguen sintiendo espiritualmente dentro de la comunidad católica.

      Es el mejor resumen que he leído sobre historia crítica del papado, de lo mucho escrito sobre el tema, desde las grandes historias de Von Ranken y Pastor. Y no me descubre mucho ni me quita la fe . La crítica histórica y textual es de los mejores instrumentos que tiene la ciencia secular para depurar la fe.

      Por cierto, hoy he descubierto y he pedido por muy poco por Internet un libro que leí hacia los 18 años y que me ayudó a entrar de forma personal en los evangelios. “A propósito del Evangelio” de G. Hoornaert. ¿Le podrías preguntar a Eduardo si lo conoce y si es familia del otro belga homónimo? Yo quiero ver, cuando me llegue el librito, por qué me impactó y he recordado siempre esa presentación de los evangelios que creo nació en el clima de los primeros jocistas.

  • ana rodrigo

    Primero de todo, agradecerte, Antonio, tu energía, tu fuerza y tu generosidad de mantener vivo este atrio tan querido para mí y que tanto bien me ha hecho en mis reflexiones y en mi dinamismo y evolución interior.

    Confieso que llevo una temporadilla que, por diversas circunstancias personales (nada que ver con atrio) ando un poco “seca” de ideas, y de ahí mi parca participación con mis comentarios. Espero recuperarme pronto de este bajoncillo y poder aportar, aunque sólo sea mi opinión, en el caso de que no se me ocurra algo creativo.

    Agradecida siempre a toda la familia atriera, os mando un gran abrazo

  • Román Díaz Ayala

    Esperaba desde hace días  el nuevo editorial que nos llega en una primavera del hemisferio norte, un mes de mayo muy atípico,  quizás  por causa del cambio climático. 

    Recuerdo 2018 como si fuera ayer, y sin embargo tan lejano, por la multitud de acontecimientos sobrevenidos, por la sintesis  en lo ideológico que de quiere dar a la búsqueda iniciada por Atrio hace 15 años,  (una búsqueda  acaba en un encuentro o en la pérdida  del camino), por el escenario cambiente de los diversos y sucesivos compañeros de viaje,. Cada adiós  es una pérdida  de quien se ha ido al encuentro del Padre, o de quien cree haberse encontrado con su verdad verdadera, aunque así  se defina dentro de la,duda como sistema de vida, o de quienes, heridos o sintiéndose  rechazado cortan el cordón  umbilical con la,comunidad.

    A veces seguir en Atrio es como un acto de fe ( me apoyo en la autoridad envolvente del Otro, y sigo)

    Me siento autorizado a mi vez, para insistir:  que no, que no es asi:  que no es fe y secularidad, sino fe vivida dentro de la secularidad . Ontologicamente distintas, igual que el agua de un río  no son sus orillas.

    • Antonio Duato

      Veo que sí captaste, querido Román, como empujaba por salir este editorial que no es uno más sino un proyecto para estos próximos años, los últimos de mi vida terrestre sin duda. Espero seguir viviéndolos y trabajándolos con personas como tú y como las otras personas (Ana, Luisa y Pilar, leed esto también como respuesta a vuestros comentarios) que desde hace tiempo nos acompañan en ATRIO.

      Planteas al final una objeción que es casi a la totalidad: no es fe y secularidad, sino fe vivida dentro de la secularidad. No me gusta entrar en disquisiciones terminológicas y en distinciones ontológicas. Para mí sería suficiente si se dijera “Fe vivida realmente (o personal)”, no recuerdo histórico, o creencia tradicional o confesión hipócrita. Porque si es viva y personal necesariamente será en secularidad. A no ser que se construyan ciudadelas, guetos y reservas socio-culturales para creyentes, como los amis, que es parecido a cómo algunos quieren proteger con nuevos muros y orillas el cauce de la Iglesia. El agua del rio no son las orillas. Pero un rio es agua y cauce con orillas. En fin, matices, pero con “miga”.

      • Román Díaz Ayala

        Efectivamente,  lejos de ser una enmienda total pretendí  que fuese un toque  a esa serie de interpretaciones que buscan perpetuar una dualidad  las dos caras de una misma moneda no se pueden  ver, pero ambas son moneda.Ahi está  el grandioso misterio de un Dios-hombre Salvador. Cultivar la orilla, o seguir la corriente, pero sigue siendo río . Somos  salvados en la humanidad de Jesús, para poder reconocer que Dios es Padre.

Deja un comentario