• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5891 Artículos. - 94160 Comentarios.

El colapso de la estructura monárquica de la Iglesia

 Escrito por un periodista que lleva años siguiendo lo que pasa en el Vaticano, Robert Mickens,  y publicado en una revista progresista católica, La Croix International, que sabe distinguir bien entre cúspide y base en la Iglesia Católica me parece que este este artículo de síntesis sobre los últimos decenios merece la atención de todos en ATRIO.  AD.

Implosión de la iglesia justo a tiempo

El impulso del Papa Francisco por la sinodalidad ha abierto aún más un proceso que permitirá la deconstrucción de una estructura de la Iglesia obsoleta y anacrónica.

Por Robert Mickens | Ciudad del Vaticano | La Croix International, 18-6-2021

Hace casi nueve años hablé con un grupo cívico en Cleveland, Ohio, sobre la “implosión del Vaticano” y, como resultado, el colapso prolongado y gradual de la estructura monárquica de gobierno y ministerio de la Iglesia Católica.

Argumenté que, como última monarquía absoluta en Occidente (y casi en cualquier otro lugar del mundo), la organización de la Iglesia Romana se ha convertido en un anacronismo. Tenía sentido cuando las monarquías eran una característica fundamental de la sociedad humana. Pero ya no.

Este modelo anticuado de la estructura de la Iglesia Católica ya no encarna la realidad de la experiencia vivida de los creyentes, la asombrosa mayoría de los cuales vive en sociedades que se están convirtiendo cada vez más, y en diversos grados, en democracias participativas y representativas.

Una Iglesia donde las decisiones más importantes las toma casi exclusivamente un clero célibe y donde los obispos tienen poca o ninguna responsabilidad, es insostenible en un mundo donde las sociedades patriarcales y monárquicas – a regañadientes, pero constantemente – están cediendo derechos y deberes a aquellos que no son parte de la nobleza, el clero o un género específico.

Mi charla en noviembre de 2012 se produjo durante el apogeo del llamado escándalo VatiLeaks. Durante más de un año, la filtración de documentos delicados del Vaticano y los papeles privados de Benedicto XVI había causado una profunda vergüenza al Papa alemán que aún reinaba y a sus principales ayudantes, especialmente a Tarcisio Bertone SDB, el cardenal secretario de Estado en ese momento.

El Papa Francisco acelera un colapso inevitable

Fue un desastre. Y hoy uno podría mirar hacia atrás y decir: “Claro, era fácil entonces para alguien hablar sobre una supuesta implosión del Vaticano”. De hecho, algunas personas me han dicho desde entonces que la elección del Papa Francisco ha revelado que mi análisis estaba muy equivocado. Pero casi una década después, estoy convencido de que la tesis argumentada esa mañana de noviembre en las orillas del lago Erie aún se mantiene. Porque no se basó en lo que ocurrió o no en el pontificado de Benedicto.

Incluso a pesar del kairos – el momento especial y providencial – que muchos católicos creen que hemos estado experimentando desde la elección del primer Papa jesuita, la Iglesia continúa implosionando. De hecho, de alguna manera, Francisco parece estar acelerando deliberadamente su colapso inevitable al implementar los principios y métodos descritos en Evangelii gaudium (EG), su visión y plan para la renovación y reforma de la Iglesia.

Seamos claros, no estamos hablando de la desaparición de la Iglesia Católica. Dios no está muerto y el Espíritu Santo nunca dejará al pueblo fiel de Cristo. Todos creemos en esto.

Cambiando estructuras y mentalidades a través de la sinodalidad

No, se trata del desmoronamiento de la estructura organizativa y de gobierno actual, que sigue reflejando ciertas características del Imperio Romano más de lo que refleja el modelo organizativo de vida eclesial que se encuentra en el Nuevo Testamento o que se experimentó en los primeros dos siglos. de la Iglesia Cristiana.

Francisco está sentando efectivamente las bases para la “deconstrucción” del modelo actual al plantar pacientemente las semillas para la conversión estructural de la Iglesia “bautizando” y empleando cuatro principios sociológicos clave (EG 222-237):

  • El tiempo es más grande que el espacio
  • La unidad prevalece sobre el conflicto.
  • Las realidades son más importantes que las ideas
  • El todo es más grande que las partes

En última instancia, el objetivo del Papa es hacer que las estructuras y la mentalidad de la Iglesia reflejen más el Evangelio y la persona de Jesucristo y liberarla de un sistema codificado de reglas e ideas filosóficas que todavía están profundamente vinculadas a la cultura del antiguo mundo grecorromano. .

A través del proceso de sinodalidad, abre espacios de diálogo y discusión que involucran a todo el Pueblo Santo de Dios y no solo a los clérigos. No está democratizando la Iglesia, pero está creando un foro amplio e indispensable para que todas las voces sean escuchadas a través del clásico, pero a menudo olvidado, proceso de discernimiento.

La mayor parte de lo que he escrito hasta este momento se publicó en una columna de julio de 2017 titulada ” La Iglesia Católica Romana continúa implosionando “.

Abriendo espacios para mujeres

Desde entonces, ha habido dos asambleas más del Sínodo de los Obispos: una sobre los jóvenes y la fe (2018) y otra sobre la región amazónica (2019). Cada reunión del Sínodo abrió más preguntas, aunque no explícitamente, sobre la sostenibilidad del paradigma actual de la estructura de gobierno y ministerial de la Iglesia Romana.

Y desde esas reuniones, el Papa, que ahora tiene 84 años, ha nombrado a una religiosa como máxima funcionaria en la secretaría del Sínodo. Aparentemente, le permitirá votar en las asambleas del Sínodo.

¿Quién podría haberlo imaginado? No estamos hablando solo de una persona laica, sino de una mujer laica (sí, con votos religiosos), votando en una asamblea de obispos católicos . Este es solo el comienzo de un proceso que probablemente abrirá aún más las posiciones clave de toma de decisiones para las mujeres en el gobierno y el ministerio de la Iglesia.

Ya estamos viendo movimientos en esta dirección. Los obispos católicos de Austria invitaron la semana pasada a 14 funcionarias de varias diócesis a la asamblea plenaria de la conferencia episcopal nacional. Y un obispo en Suiza en mayo pasado nombró a cinco laicos, dos de ellos mujeres, como sus representantes personales para reemplazar a los sacerdotes que habían sido sus vicarios episcopales.

Restaurar un presbiterio casado

Mientras tanto, los católicos en Alemania continúan, a todo vapor, a lo largo del Camino sinodal a nivel nacional. Esta asamblea en curso de clérigos y bautizados no ordenados está abriendo discusiones sobre temas que podrían afectar directamente el paradigma y la estructura anacrónica actual de la Iglesia.

Por ejemplo, hay llamamientos para la ordenación presbiteral de los hombres casados ​​( no la abolición total del celibato, como algunos han afirmado). Algunos tradicionalistas de la Iglesia (y aquellos que son simplemente nostálgicos) han condenado la idea como herética, diciendo que es una violación de la doctrina y la tradición católicas. ¡Total tontería! El clero casado es parte de nuestra tradición más antigua.

La Iglesia Católica siempre ha tenido sacerdotes casados, una práctica que sus comunidades orientales nunca han roto. E incluso hubo obispos casados ​​durante muchos siglos. Varios papas (¡comenzando con San Pedro!) También estuvieron legítimamente casados ​​hasta el final del primer milenio. Uno de los más notables fue Adriano II (867-872), cuya esposa e hija continuaron viviendo con él en el Palacio de Letrán después de que fue elegido obispo de Roma.

La restauración de los presbíteros casados, y eventualmente de los obispos casados, es solo cuestión de tiempo. Y un día seguirá la admisión de mujeres a las sagradas órdenes.

Un grupo poco profundo y poco impresionante de candidatos masculinos célibes

De hecho, es en el área de gobierno y ministerio de la Iglesia donde la implosión de la Iglesia es más evidente.El episcopado célibe, exclusivamente masculino, se ha negado a abordar seriamente la constante y alarmante disminución de las vocaciones al presbiterio.

En cambio, los obispos han recurrido a ordenar a cualquier hombre que prometa ser obediente a la autoridad de la Iglesia y observar el celibato. Por lo tanto, han bajado drásticamente los estándares de perspicacia intelectual, psicológica y personal entre los candidatos elegibles.

Esto ha provocado un desastre tras otro. Y una de las consecuencias más catastróficas ha sido que esto ha proporcionado una reserva de talento aún más superficial para seleccionar hombres para el cargo de obispo (supervisor).

No es de extrañar que el Papa Francisco se niegue a permitir que obispos como el cardenal Reinhard Marx renuncien y por qué muchas diócesis de todo el mundo no tienen obispo o están dirigidas por alguien que ha pasado la edad de jubilación.

¿Quiénes son los adecuados para reemplazarlos? De hecho, las cualidades teológicas y pastorales de muchos de los obispos actualmente en funciones son vergonzosamente escasas. La asamblea plenaria de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos que se está celebrando esta semana ha sido una muestra de mediocridad extremadamente desconcertante. Esa es la forma más caritativa de expresarlo.

“En este mundo que cambia rápidamente, lleve a Dios en el viaje”

En pocas palabras, toda la empresa se está desmoronando. Como debe ser.

El mundo está cambiando hoy a un ritmo más rápido que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad. Las mujeres se están convirtiendo rápidamente en socios en pie de igualdad con los hombres en casi todas las profesiones y en un número cada vez mayor de países. Esto obligará a la Iglesia a reevaluar sus estructuras y “enseñanzas” sexistas y misóginas, aunque sólo sea para evitar que se convierta en una pequeña secta exclusivamente masculina.

Luego está la revolución digital (que permitió a los obispos estadounidenses “reunirse” electrónicamente), que también está acelerando los movimientos hacia la igualdad de género y otros desarrollos aún imprevistos en la sociedad.

Esto apenas ha comenzado y continuará dando forma a la forma en que interactuamos entre nosotros y marca el comienzo de cambios sociales que nadie puede predecir. Impresionantemente, el Papa parece entender, o al menos intuir, esto mejor que la mayoría de los hombres en posiciones de autoridad en la Iglesia.

Y su objetivo parece ser ayudar a los católicos, de hecho a todos los cristianos, a navegar esta transición colosal en curso con gran agilidad espiritual / religiosa. Su insistencia en que la Iglesia se concentre principalmente en predicar y vivir el kerygma , ese credo básico de que Cristo ha resucitado, es como si estuviera diciendo: “Nadie sabe hacia dónde se dirige todo este cambio, pero asegurémonos de aceptar a Dios. el viaje.

“Otros líderes de la Iglesia, en cambio, están preocupados por apuntalar las mismas viejas estructuras en ruinas.

Si el todo es más grande que sus partes, la Iglesia no se fragmentará más si una parte de ella decide revivir la antigua tradición de sacerdotes casados, o ordenar diáconos o encontrar otras soluciones pastorales / doctrinales a problemas particulares.

La cuestión más importante es que estas soluciones “creativas”, como le gusta llamarlas al Papa, no se desvían del kerigma , el núcleo esencial de la fe cristiana. Y ese será el lugar donde comenzará la reconstrucción una vez que el edificio actual de la Iglesia finalmente se derrumbe   como, seguramente, algún día lo hará.

 

6 comentarios

  • Isidoro

    (Continúo lo de ayer)

    Una vez que lo de la “salvación” individual, es un servicio a la gente, que la gente ya no valora, se debería dar un giro, hacia la “salvación” general de la humanidad.

    Ese giro ya lo ha realizado en el pasado, constituyéndose como una especie de think tank cultural e intelectual, (aprovechándose de su gran capacidad de atracción de talentos), que sirva de guía a la humanidad, (encíclicas no estrictamente religiosas).

    Ahora bien en lo referente a la ayuda al desarrollo y maduración, a los individuos concretos, esta misión, se ve enturbiada porque dispone de un clero, muy preparado y dedicado a la lucha contra “el pecado”, y al sacramentalismo, y muy poco a la terapia y ayuda personal a los problemas de maduración de la gente.

    La gente necesita menos confesiones y más que se les escuche y recibir buenos consejos psicológicos, (no moralinizantes).

    La adaptación de las Iglesias, para ser verdaderamente útiles a la humanidad, pasa por cambiar la estructura de personal de la Iglesia, y esta pasa por los seminarios, donde se aprenda menos teología y “latines”, y mucha más psicología y antropología humanas.

    Menos misas, y más enseñanza humana sobre los problemas de la vida, (la verdadera moral).

     

    En resumen, si yo fuera el Papa, me iría a la Delegación de Hacienda, y cambiaría mi licencia fiscal, cambiándola de religión a institución docente y terapéutica. (Ya se que no es fácil esa transición).

  • Isidoro

    Sin entrar en más profundidades, sobre el tema, del que ni soy experto, ni tengo conocimientos apropiados, yo si fuese el Papa, tomaría dos medidas fáciles.

    La primera, encargaría cinco o seis informes secretos a las principales consultoras mundiales de Organización de empresas, sobre la Organización ideal de la Casa. Sería el dinero mejor gastado que hayan hecho.

    Y la segunda, en la misma línea, encargaría a unas buenas Organizaciones de cazatalentos, la cuestión de la admisión y promoción de los mandos intermedios, curas, obispos y Altos directivos. Siendo todos ellos cargos temporales y removibles, en función de las circunstancias.

     

    Por cierto eso de que la Iglesia Católica es la última Organización piramidal, y “monárquica”, es falso. Todas las grandes Corporaciones mundiales lo son, y bien que les va a muchas de ellas.

    Pero hay que volver al ideario del Ora et labora: reza a Dios como si todo dependiera de Él, y trabaja como si Dios no existiera. (Parábola del mayordomo infiel).

    Para hacer estos cambios, habría que redefinir el papel del Espíritu Santo en la atención a la Iglesia, (y de paso en las personas individuales). De esos polvos, vienen estos lodos.

    • Rodrigo Olvera

      El autor nunca dijo lo que afirmas, Isidoro: “última Organización piramidal, y “monárquica””
      Dijo “última monarquía absoluta en Occidente”.

      Hay una enorme diferencia entre una afirmación y otra.

      Las monarquías (tanto las absolutas como las parlamentarias) son formas de gobierno de Estados; por tanto no es un concepto aplicable a corporaciones privadas (sean grandes corporaciones mundiales o pequeñas corporaciones locales).

      La llamada Santa Sede (término adoptado por el Derecho Internacional) combina el ser la cabeza al mismo tiempo de a) una organización religiosa (en ese sentido, una gran corporación privada global), b) un Estado (el Estado de la Ciudad del Vaticano), y c) de un Sujeto Internacional Sui Generis (ni Dios mismo ha de entender qué sea éso).

      Es en su dimensión de cabeza de un Estado, que es una monarquía; y toda vez que el monarca de tal monarquía encarna en sí tanto la supremacía de facultades ejecutivas como de facultades legislativas y facultades judiciales, tal monarquía es una monarquía absoluta.

      La afirmación del autor, por tanto, es correcta y verdadera. Sólo distorsionando lo que dijo (como si hubiera dicho La iglesia Católica es la última Organización piramidal y “monárquica”) se puede afirmar que lo que dijo es falso.

      saludos

      • Rodrigo Olvera

        Aunque pensando desde otra perspectiva, no es correcto afirmar que la Iglesia es una monarquía, pues justo mezcla la dimensión de organización religiosa y de Estado.
        Y desde otro ángulo, sería más preciso llamarla Teocracia, más que Monarquía absoluta.

        Cuando me toca facilitar cursos de Problemas Socioeconómicos en la Universidad, hay una parte en que se entra en la cuestión de las distintas formas de organización política, incluyendo las formas de gobierno. Es frecuente que los grupos con los que colaboro piensen que las teocracias son o cosa del pasado (y entonces les llamo la atención al ejemplo más cercano a su horizonte noticioso: Irán) o cosa de Oriente (y entonces les llamo la atención al Vaticano). Las caras de sorpresa cuando ponen juntos “teocracia en siglo XXI” y “Occidente” en la persona del Papa católico me causan, en palabras de Silvio Rodríguez, un algo “entre el espanto y la ternura”. Así de naturalizado está el no aplicar al Vaticano/Papa/IglesiaCatólica las categorías analíticas que a cualquier otro Estado se aplican sin dificultad.

  • Sólo con recuperar la autentica traducción de aquella ekklessía por su original ASAMBLEA. estaría libre el camino. Y que los últimos fueron loa primeros. Nada fácil. aunque lo parezca. ¿pero quien le pone el cascabel al gato?.Hay mucha jerarquización entre los vestiduras obsoletas de los sagrados. ¿Sagrados?. Apéate majo, y bájate de la burra¡¡¡¡. Hay mucho ejército que NO PUEDE HACER lo que hizo Buxarrais calladito, colgó sus “poderes”y desapareció de lo notorio, de lo llamativo, y está donde debieran estar los demás.Bajar de los palacios a las cloacas cuesta mucho más que a la inversa. Y sin embargo NO HAY OTRO CAMINO…..empezado por lo más alto.

  • ana rodrigo

    Se puede decir más alto pero no más claro. La Institución-Iglesia es un edificio en ruinas al que no le sirve apuntalar aquello que la mantiene en pie: el clericalismo, la jerarquización y la sumisión a ciegas.

    Dice el autor del artículo: “… los obispos han recurrido a ordenar a cualquier hombre que prometa ser obediente a la autoridad de la Iglesia y observar el celibato. Por lo tanto, han bajado drásticamente los estándares de perspicacia intelectual, psicológica y personal entre los candidatos elegibles, (la negrita es mía).

    Creo que los teólogos que pujan por el progresismo, entendido como cambios hacia adelante, están fuera de las instituciones de mando y poder de decisión. Los jerarcas no son un colectivo pensante, sino obediente. Las revoluciones siempre han venido de la base, cosa imposible en la Iglesia, pues las bases, poco o nada obedientes, abandonan y se van, en el mejor de los casos, o se quedan en la fe ciega, ritual, agarrándose a las devociones populares . De ahí que la sociedades democráticas e igualitarias, han madurado y saben pensar por sí mismas, no aceptan el infantilismo de la obediencia per se, el dogma porque sí, el ser rebaño de su pastor, siempre hombre-clérigo.

    La Iglesia-Institución está a años luz de este tipo de sociedad y derribar este viejo edificio desde arriba es como ir quitando un ladrillo cada cien años, en una época en que los cambios son veloces y cotidianos. Y cuando el Vaticano II dijo cosas muy sensatas, se abandonaron muy pronto y, ahora ya se quedan obsoletas.

     

     

     

Deja un comentario