Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5695 Artículos. - 91239 Comentarios.

El republicanito

 Nuestro Alberto Revuelta también cumple con misión de invitar a pensar críticamente en otros medios. No podíamos dejar de pasar est columna en Diario de Sevilla. El subir en responsabilidad con los votos de la izquierda exige mucha coherencia en declaraciones como la que ha hecho estos días nuestro presidente segundo. AD.       

Un político en el ejercicio del poder, y, se supone, de sus plenas facultades mentales ha asimilado el exilio de miles de ciudadanos españoles republicanos de diversos partidos, perseguidos por las huestes franquistas y expuestos por ello a penas de muerte, de cárcel, de depuraciones, trabajos forzados o sentencias del “Carnicerito de Málaga”, un tal Arias Navarro que fue presidente del gobierno español muerto Franco, al de Carles Puigdemont que se fue del país por su voluntad para evitar ser citado por un tribunal, detenido en su caso, juzgado con posibilidad de recursos diversos y se ha aposentado en Europa. 

El señor Puigdemont, exiliado, diputado español en el Europarlamento, cobra por ello 8.757,70 euros mensuales. Más 4.513 euros mensuales en concepto de dietas. Más 24.943 euros mensuales para pagar hasta tres asistentes personales como diputado. Si mis cálculos a mano y recordando la escuela son ciertos, 468.566 euros anuales.

Basta ver los documentales cinematográficos del exilio español en Francia o Bélgica, o leer los informes y libros sobre tal exilio, o el habido en muchos países latinoamericanos para los más pobres de los que hubieron de huir, para comprender la astronómica diferencia de ambas situaciones y poner en solfa las afirmaciones de un pretendido intelectual, doctor en todo.

J.T. es una nigeriana que lleva 11 años en España, familia monoparental, con un niño nacido y criado en este país, de 9 años, que vive en las 3.000 viviendas y que se sustentan ambos gracias a que J.T. hace de guardacoches en una rotonda de una avenida sevillana.

J.T. solicitó hace meses el Ingreso Mínimo Vital que propició, entre otros, el político e intelectual que entiende que 468.566 euros anuales que cobra un político que no desea ser juzgado en España es lo mismo que pasar hambre en un campo de refugiados francés en el año 1940. A J.T. no le contestaron y tras algunas peticiones ha recibido anteayer una resolución de la Administración que rige, entre otros, tal político en ejercicio, diciéndole que le deniegan la prestación. Que le deniegan “la vital” que es como se conoce en las 3000 esa prestación.

¿Por qué?. No se lo dicen. La Administración que rige, entre otros, el caballero comparador de exilios varios viola el articulo 35 de la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo que obliga a motivar las resoluciones como la que ha recibido J.T.

¿Sabía la infraestructura que ayuda al tal caballero lo que le ocurría a J.T. para pedir la vital?. Sí, desde el 3 de diciembre de 2020. Quien firma esta columna se lo había hecho saber y por ventanilla única del servicio universal postal. ¿Ha hecho algo?. Sí, hablar con Gonzo. ¿Y a J.T.?. Que la zurzan con hilo negro.

 

59 comentarios

  • h.cadarso

    Hola, Revuelta: Los dos hemos bebido de la misma fuente.:.Y desde luego nos toca elegir nuestro camino hacia lo concreto. A lo mejor un día podríamos hablar sobre teología de la liberación, sobrfe ese mandamiento de “No tomarás el nombre de Dios en vano…

    Total, que me he pasado en las preguntas,  perdóname.  Un abrazo. Rezo todas las noches la oración a Jesús Obrero de la JOC. Te meteré en ella, a ti y a todos los atrieros.

  • h.cadarso

    Bueno, se me olvida lo más importante, lo de esa cena junto al pozo de Vinagre me mola un montón. Pedro estamos de punta a punta de esta piel de toro

    • Alberto Revuelta

      Cuando caiga el viento de la Covid-19, en Abades. No hay distancias para viejos rockeros, inclusiva rockera murciana.

    • carmen

      Pues vosotros lo diréis en broma, pero si queréis, cuando estemos vacunados y haga bueno, busco una casa de esas rurales a mitad de camino, centradica, y el que quiera se apunta dos días y una noche. O un día. Según la distancia, los viajes y las ganas
      Lo podemos pasar en grande.
      Se tienen que fiar un poco de mí, eso sí. He organizado mil cosas y siempre lo hemos pasado genial. Y otros compañeros también han organizado cosas. Todavía seguimos hablando de ellas. Hasta nos hemos perdido literalmente por los cerros de Úbeda, en una de estas. Llovía y llovía y no dábamos con la casa.
      Pero esta vez no nos perderíamos. Prometido.

  • h.cadarso

    Amigo Alberto Revuelta: Para profundizar en este debate, he hecho un esfuerzo por conocer los orígenes y la ideología del periódico sevillano en el que tge has fijado. Su fundador, exminisro de la UCD y fundador de no sé qué partido, proclama que entre los principios del periódico que ha contribuído a fundar figura el de ser totalmente ajeno al marxismo.

    Bueno, yo no puedo compartir ese principio, entiendo que en el marxismo hay aciertos y errores, como en Palo Iglesias y en casi todos los humanos. Me pregunto hasta qué punto compartes ese principio del fundador de ese periódico.

    Y perdóname si es indiscreta mi pregunta. Te contaré que otro asiduo de Atrio, Arregui suele colaborar con el diario órgano del  Pnv vasco Deia. Hay otros diarios vascos más cercanos a la izquierda, pero Arrregui no loes frecuenta. !Lagarto lagarto!

    • Alberto Revuelta

      Escribo semanalmente en confidencial-andaluz. Y cuando me piden artículo en el Diario de Sevilla, en el blog de Juzgado de guardia. Lo que firmo es lo que pienso y lo voy a seguir haciendo, con lagarto o con culebra. Nos ha costado mucho decir lo que uno quiere, sin censores. Luego cada comentarista escribe lo que quiere. Nunca me siento ofendido ni me ofenden las opiniones de los demás. Todo lo que escribo y publican es sin remuneración.

      • Alberto Revuelta

        Por no dejar sin responder a mi opinión sobre el marxismo:1/ me formé en marxismo con don Ricardo Alberdi y con don Gregorio Yurre y creo conocer medianamente la teoría, 2/ tanto en la clandestinidad como después siempre he colaborado con los compañeros y amigos del PC, y continuo haciéndolo, 3/ no soy marxista, ni menos estalinista, ni siquiera leninista de 1904 y menos de 1918; 4/ combato el capitalismo reinante y los partidos que lo impulsan y practican, y lo combato, desde chaval, orgánizadamente y disciplinadamente. Et expecto resurrectionem mortuorum et vitam venturi saeculum.

  • M.Luisa

    Ante calificaciones  tan agresivas  e intransigentes que se leen en algunos comentarios se hace imposible    que en ellos pueda mediar  esa característica tan propia de la democracia como  es el  intercambio respetuoso de opiniones.

    Cuando no se escucha se sentencia.  Claro que no es lo mismo  la forma de  exilio que sufrieron  los que huyeron de la dictadura   que la forma de  exilio al que se refirió P. iglesias   cuando  en su entrevista se lo atribuyó al expresidente  Puigdemont.

    Son dos conceptos de exilio que  albergan realidades distintas, una cruenta y otra incruenta, pero  las dos comparten un componente común:  la libertad.

    Pero aquí también me temo que habrá un malentendido. Por libertad no me refiero a salvar el pellejo   ni aun teniendo en cuenta que por aquellas fechas era frecuente escuchar el “a por ellos” no, con el tiempo se ha visto el sentido o el efecto que ha tenido aquella opción, ir en busca de justicia. La cual con el precedente de aquel “a por ellos” que resonaba en diferentes lugares de  España, se hacía del todo necesario e imprescindible dudar de ella.

    Sí, la espera será larga, desde luego, sin embargo de momento  no hay ni rebelión ni sedición y esto ha sido un gran revés para la justicia española. Libertad tampoco la piden para ellos los presos políticos, sino como han dado buena prueba  de ello,  para la construcción de un país más libre y más libre para todos.

    En cualquier caso y  ahondando un poco más con las diferentes formas que abarca el concepto de exilio  puedo hablar de él a modo de experiencia personal  pues  yo también vivo una forma de  exilio, el exilio vivido fuera de la iglesia católica desde hace años y lo vivo en  libertad, en la libertad  que testimonia el Evangelio.

    No me explico  como os cuesta tanto después de tantos años de ser críticos con la iglesia institucional   no ver el freno que  causa a los derechos y a la libertad   esta anuencia que siempre  ha habido en España entre el Estado y la Iglesia,   es un nudo   que hasta que no se desate del todo  no puede hablarse ni de libertad ni de derechos.

     

    • Iñaki SS

      Hola M. Luisa
      He estado un poco ausente de ATRIO unos cuantos días y se me había pasado este animado post. Al leer lo de las cincuenta y tantas intervenciones le he echado un vistazo y así he tropezado con tus siempre, para mí, acertadas puntualizaciones. Una vez más, totalmente de acuerdo contigo.
      Confieso que yo no me escandalicé tanto por las palabras de Pablo Iglesia, porque las consideré como una especie de crítica abierta a hecho de la pervivencia de la justicia franquista, en la España, en pleno siglo XXI. Los que hemos tenido exilados en familia y sabemos lo que es eso, aunque para algunos haya habido un final menos infeliz. En todo caso, no podemos admitir comparaciones tan absurdas en personas con cierta preparación. En muchas ocasiones, la literalidad en la interpretación de determinadas palabras suele esconder intereses sospechosos. La realidad es que tanto en Euskal Herria como en Cataluña, demasiada gente tenemos la impresión de que la justicia española, al menos en la cúpula, deja bastante que desear. El hambre y la miseria son terribles….pero la impotencia ante la injusticia también,
      Un abrazo

      • M.Luisa

        Amigo, Iñaki, de pronto surges de improviso como agua de mayo en primaver!! Dos días he estado sin conexión en la red y ahora me encuentro con tu amable comentario, tus palabras me acompañan y esta sensación es impagable! de todas maneras si alguna vez discreparas conmigo o crees que merezco alguna advertencia, objeción o reprimenda, no dudes en hacérmelo saber pues estaré siempre abierta a la escucha y dispuesta a repensar mis reflexiones.

        Un abrazo!!

  • h.cadarso

    O sea que aquí no se puede decir lo que uno piensa, que algunos se creen con derecho a llamar bocazas a los que no piensan como ellos… No es lo mismo desear que el PP recupere el poder que sugerir que ciertas posturas pueden  facilitarle el acceso a ese poder, aunque no lo deseen los que tienen esas posturas.

    Vuelvo a presentar mis disculpas, pero reivindico mi derecho a decir lo que pienso, y a que se me responda con el mismo respeto. De todos modos, si veo que molesto en este sitio, no se preocpen, tomaé las de Villadiego.

    • carmen

      Ni se te ocurra tomar las de Villadiego. Por fa.
      Un abrazo fuerte.

    • Juan A. Vinagre Oviedo

      Honorio: digo lo mismo que Carmen. Sigue expresándote fiel a ti mismo. Lo que aquí reflexionamos son opiniones más o menos fundadas. La verdad, como creo que decía un filósofo presocrático, está en el fondo de un pozo… Por eso, la diversidad puede enriquecer… El respeto siempre. Un abrazo

    • Alberto Revuelta

      Honorio, Rodrigo Olvera abrió la montería en este hilo llamándome falaz y ruin. Hay que aprender del bombero torero en la semana grande. Mantengo la invitación a almorzar para Rodrigo y, si te apuntas, hay cubierto para ti y allí seguimos debatiendo sobre el pozo de Juan A. Vinagre que puede traerse la soga para bajar.

      • Juan A. Vinagre Oviedo

        Gracias, Alberto, y agradezco tus palabras, porque me has hecho reír. Lo que es importante en estos tiempos tan coléricos, que invitan a ser humildicos.

    • carmen

      Pues si admiten a una republicanita , puedo llevar unos pastelicos de carne.

      O no se valen mujeres?

    • Isabel

      Siento que se haya dado por aludido, no he pensado en usted cuando he escrito bocazas.
      En lo demás me reitero. Efectivamente no es lo mismo sugerir que ciertas posturas pueden facilitarle el acceso al poder al PP, que desear que el PP recupere el poder, como usted atribuye a los críticos, en mi opinión, algo que excede el derecho a expresar las propias ideas.

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    No deseo entrar mucho en las palabras de Pablo Iglesias, que, pese a lo inteligente que a veces -a veces- parece, en esta ocasión su razonamiento es impreciso, no coherente, por no decir tramposo.  ¿Y esto por intereses, por fijación ideológica, por más de lo mismo…?  No lo sé.

    Pero a mí -y ahora- me interesa destacar ese sueldo astronómico, que por una u otra razón, destaca Alberto. Unas retribuciones así, no son un ejemplo de moderación razonable. Con tales retribuciones, ¿cómo se puede pedir a los trabajadores -y a los mismos gobiernos de la Unión Europea-, que aprieten el cinturón?  Un saludo a todos los y las comentaristas, que habéis hecho interesante este “debate”.

  • Javier Peláez

    La comparación es un disparate.Pero el Ingreso Mínimo Vital lo gestiona Escriba, ministro designado por Pedro Sànchez,designado porque no es ni  militante del PSOE y era más bien de derechas,un independiente.

  • h.cadarso

    Empiezo a pensar que a Atrio no le cae demasiado bien Pablo Iglesias ni su idea de una España en la que las autonomías trazan por consenso un nuevo mapa en el que una España UNA, GRANDE y libre se transforme en una España “una, grande y LIBRE. Y quizás desearían que Pablo Iglesias y su proyecto saliese del gobierno del Estado y el PP recuperase el poder que perdió precisamente gracias al empeño del “melenas”.

    Por supuesto que hay exilios con unas características muy crueles y hay exilios muy bien pagados con dinero del contribuyente y con condiciones muy parecidas a las que disfruta el rey emérito. El sueldo de Puigdemont es, diría yo, un problema que tienen que resolver los catalanes. Desde su lugar en el organigrama político actual, Pablo Iglesias ajeno a ese problema, y es responsable del problema de llevar a España a un esquema de un estado autonómico de verdad en el que el Estado y las Autonomías ocupen el lugar que les pertenece. Y además de ese problema, está asumiendo como un león indomable el avance en temas como la vivienda, el salario mínimo, las pensiones y otros muchos, luchando a brazo partido y con la debida discreción contra otros miembros del gobierno que preferirían tener de socio, en vez de Unidas Podemos, a Ciudadanos o al mismo PP.

    Dicho sea todo esto con el debido respeto a las opiniones de todos los atrieros.

    • carmen

      De acuerdo.
      Pero no sé si lo está haciendo bien. Creo que a veces se equivoca. Se mete en unos jardines de los que quizás le cueste trabajo salir.
      Es mi opinión. Pero ya te digo, no entiendo mucho de esto

    • Isabel

      No es que tenga que dar explicaciones a su acusación, quiero decirle que sus palabras son ofensivas. Jamás he votado al PP ni lo haré así es que se equivoca usted de plano.
      Añadir al final “con el debido respeto” no neutraliza la falta de respeto que supone atribuir a quienes somos críticos con PI deseos de que el PP recupere el poder. Tantas veces como se habla de polarización, por supuesto culpando a los otros, y usted, en Atrio, repite el esquema sectario de tantos otros, cualquier foro: o haces una defensa cerrada a todo lo de Podemos o eres como el PP, como Vox o peor.

      Había dicho el otro día cómo se era de melifluo y defensor en medios progresistas con este asunto. Hoy sí he encontrado un artículo que lo trata como merece. Y de PP nada de nada, señor Cadarso, de una izquierda que ya podría aprender algo el bocazas Iglesias. Y muchos otros y otras.

      Ni en nuestras peores pesadillas

    • Ludovico

      Don Honorio, un personaje nada sospechoso de flirtear con la derecha, en un periódico nada sospechoso de alabar a Casado, hoy justamente abundaba en su ataque incesante a la derecha, al margen de cualquier deontología, de dignidad incluso, aparecía un artículo de Muñoz Molina que tildaba de vileza las palabras de Iglesias. Muñoz Molina es un escritor muy partidario de Sánchez y sus políticas, por decirlo de alguna manera, lo mismo que su mujer Elvira Lindo. No sé si usted recuerda la “pavana” que le dedicó un Nobel español, que a mí me pareció una acto vergonzoso e injusto. Pura envidia de un consagrado a un joven que pisaba fuerte. Beneficiado por la ayuda de la izquierda gobernante, el jienense ha llegado a académico y a representante del Instituto Cervantes en Nueva York. Vileza las palabras del coaligado.

      Los catalanes que no comulgamos con las ruedas de molino del separatismo por razones jurídicas, históricas y, sobre todo, éticas, no podemos olvidar que el león del casoplón, con sueldo astronómico sin siquiera una oposición, completado por su compañera en otros miles de euros (hasta sumar casi veinte mil mensuales del erario público) dijo en el balcón del ayuntamiento charnego de Santa Coloma de Gramanet, una ciudad de aluvión de inmigrantes, “Visca Catalunya Lliure”. ¿Sabe usted lo que eso significa en educación, en vivienda, en trabajo en derechos?

      No es cuestión de derechas o izquierdas, de catalanes y no catalanes. Don Honorio, “de catalanes”, que diría el vicepresidente de Gónzalez, Narcis Serra, hay muchos y de muy distinta opiniones. Pero los asuntos de España son de todos los españoles, y el golpe de estado es un asunto nacional.

  • Ludovico

    El caso de los golpistas condenados por sedición y la justicia europea. A propósito de la fuga del golpista y sedicioso Puigdemont, aducen sus defensores que la negación de la justicia alemana y belga a entregar a tales sujetos es una prueba de su inocencia y, por extensión, del franquismo de la justicia española. Dos disparates de aurora boreal en un mismo enunciado. Puede discreparse de la sentencia del Tribunal presidido por Marchena, de hecho un eminente socialista como Sala, ex presidente del Constitucional y del Tribunal Supremo, no estuvo de acuerdo y no digamos partidarios de la secesión como el catedrático de la Universidad de Sevilla, el comunista Royo,  y algunos más. Es bueno y formativo leer su argumentación. Ninguno de ellos, sin embargo, que me conste defendió la intromisión de los jueces alemanes y belgas en la jurisdicción española. No se les pedía que opinaran sobre la sentencia de Llarena. No les asistía derecho alguno, sino si, de acuerdo con su legislación nacional, país de acogida del fugitivo, esa figura penal estaba recogida. Tal vez no esté demás leer los comentarios al respecto del catedrático emérito de derecho penal, doctor honoris causa por la Universidad de Munich, Enrique Gimbernat, quizás el análisis más fino que se haya hecho de la impertinencia de los jueces europeos que se han negado a la extradición.

    Pero de eso no quieren oír hablar nada ni nadie aquí, en Cataluña. Pero es propio de un filósofo no dejarse guiar por las emociones. Las emociones ciegan interesadamente. Por eso, los golpistas y sediciosos se han acogido a las palabras de Iglesias como un clavo ardiendo. Y no se trata de mera estrategia electoral. Es contumacia en la voluntad de demoler las estructuras del estado. Estrategia electoral pudiera ser la de Ada Colau afirmando que discrepa de tales declaraciones, porque se acerca el 14-F y tiene miedo a perder votos. Estrategia electoral es el silencio de Assens. Pero las palabras de Iglesias, compartidas.2d en numerosas ocasiones por Colau y Assens, no son fruto de ningún calentón, de una improvisación, ni de un cálculo aritmético. Lo hace justamente en el momento en que se examinaba en el Parlamento Europeo la situación penal de Puigdemont.

    Vuelvo a Gimbernat, a la razón, al estudio. La inteligencia es consoladora. Lo decía Boecio.

  • M.Luisa

    Nunca, Pablo iglesias ha sido santo de mi devoción  ni aun cuando aquí  en Atrio y en pleno  furor del 15 M, tantos le dieron confianza esperando de él  un giro  en la política española.

    Pero en fin,  ahora yendo al asunto pienso  que  P. Iglesias  respondió a la pregunta  sin tener en aquel momento  ninguna cifra en la cabeza y menos biografías personales, sino un hecho de más trascendencia como el de compartir una misma convicción política  y con la misma tenacidad  a pesar de  mediar en ella muchos años.  Qué mejor prueba la existencia de un problema en la política española  que el tener que exiliarse  ante los ojos de todo el mundo.

     

    • Isabel

      Estás poniendo en la cabeza de Pi lo que te parece y atribuyendo convicciones políticas a voluntad, identificando ser republicano con secesionista para legitimar a estos.
      Pero si aquí hay alguna equiparación posible es más bien la de los hechos ocurridos en octubre del 17 con el golpe de Franco, ambos saltándose las normas constitucionales.
      No sé en qué sentido llama Revuelta exiliado a Puigdemont, si es irónico o no, pero yo lo voy a decir con toda claridad: ni él ni los demás son exiliados, son políticos fugados de la justicia.

      • Alberto Revuelta

        Perdón el párrafo a qué se refiere está entrecomillado y no es mío. Es de Enric Juliana hoyuelos en La Vanguardia. Saludos cordiales

        • Isabel

          Me refería al segundo párrafo de su artículo: “ El señor Puigdemont, exiliado, diputado español en el Europarlamento, cobra…”
          Es donde dudé un poco si sería irónico.
          Un saludo.

          • Alberto Revuelta

            Sí totalmente irónico. Ser diputado español en un parlamento de 27 Estados nacionales y exiliado es recia cosa para digerir.

    • Ludovico

      Doña María Luisa, aprendió Zubiri en Alemania a buscar en las raíces de las palabras un significado que a primera vista parecía oculto. Usted ha mostrado a menudo su devoción por el filósofo vasco. Supongo que sabrá que fue un exiliado… de los desmanes de la República. Lo mismo que Ortega. Lo mismo que Marañón. Zubiri pasó la guerra en París, dando clases para vivir en el Instituto Católico, un puesto que le procuró el buen hacer de un fraile escolástico que enseñaba teología moral en Friburgo. Ortega, exiliado también de la República que había traído (¿Le suena “no es eso, no es eso”?), pasó el trago en Lisboa. Marañón, exiliado en Suiza, fue beligerante con la República de la que había huido y que se había hecho con todos sus bienes. De hecho, Marañón apareció en los periódicos de Madrid (ABC expropiado, etcétera) como un traidor. El grueso del exilio, sin embargo, llegó al final de la guerra, cuando caravanas de famélicos y hundidos cruzaron la frontera y fueron confinados en campos de concentración vigilados por senegaleses. Otros, los menos, huyeron desde Alicante. No todos los exiliados del contingente gerundense quedaron a la intemperie. Por ejemplo, Odón de Buen, uno de nuestros grandes ecólogos marinos, cuyo hijo estaba al frente de la farmacia militar de la República, no sólo fue canjeado por… Sánchez Mazas, sino que vivió en buenos pisos requisados de Barcelona. Pero eso fue la excepción.

      No sé si usted conoce, doña María Luisa, que el abuelo de Puigdemont, fue exiliado… de la República. Huyó por los Pirineos y recaló…en Cádiz, donde acudió también su hermano sacerdote.

      Esos eran exilios, en el sentido primigenio de la palabra y que permite entender el concepto jurídico. Lo de Puigdemont es fuga, huida de la justicia. No repetiré el argumento de don Alberto.

      No conviene a la filosofía retorcer el significado de las palabras. Porque, si no, ¿de qué estamos hablando?

      • Ludovico

        He escrito de intento que el abuelo de Puigdemont huyó de la República. Para ser más exacto tendría que haber escrito que huyó de la Generalidad de Cataluña, porque Madrid quedaba lejos y aquí (en las cuatro provincias catalanas) mandaba Companys. La historia tiene a veces esas ironías.

      • M.Luisa

        Don Ludovico, veo que usted mezcla mucho las cosas teniendo en cuenta lo escueto de mi comentario, hasta da usted por hecho mi devoción por el filósofo vasco cuando nunca por nadie ni por nada la he sentido. Confunde usted devoción por respeto a lo que por lo visto tampoco es de extrañar que confunda exilio con huida.

        Mi comentario no daba para tanto, ni tan siquiera en él acabo mencionando ningún nombre a no ser el de quien desencadenó la polémica. Me limito sólo a conciliar ideas. Pero ya de paso le diré una cosa, usted habla del exilio de Zubiri, pero no es así exactamente, Zubiri por aquellas fechas si se encontraba en Roma era para gestionar su secularización y poderse casar. Esto le dio la oportunidad, en efecto, de contactar allí con personas de gran relieve en la iglesia catalana cuyo carácter abierto y conciliador lo ayudararon para su propósito.

        La filosofía no sólo no retuerce el significado de las palabras sino que hace de antídoto para ello. Las escarba para encontrar en ellas al menos un mínimo de realismo. Mire, le voy a poner un ejemplo. Usted quiere darle o devolverle al término exilio su verdadero significado y capacidad jurídica pero yo me pregunto si realmente la justicia española tiene esta capacidad cuando viene arrastrando desde el franquismo una falta de actualización entre sus miembros.

        Sin ir más lejos estas últimas fechas se está dando la absolución a personas que fueron acusadas y juzgadas de terroristas. Aquí si que se puede hablar no ya de retorcer el significado de las palabras sino de algo mucho más grave como el de poner al descubierto el caracter inquisitorial de la justicia que retuerce la realidad de los hechos en beneficio propio y abusando del poder. Esto es lo que pondrá en evidencia algún día la justicia europes, de ahí que ciertos pasos y decisiones sean tan importantes.

        • Ludovico

          No me consta que a acusados de terrorismo ninguna instancia superior les haya absuelto del cargo. Otra cosa es que haya dado la razón al demandante por algún defecto de forma, por mera razón procesal.No confundamos. ¿Dónde confundo exilio con huida? Zubiri pasó la guerra civil en París, en el Instituto Católico. Pese a estar unido a Carmen Castro, hija de don Américo, tuvo miedo por su vida, como la tuvo García Morente, como la tuvo Ortega, como recordé. Quien no la tuvo, por seguir en la misma facultad, era el de Lógica, don Julián Besteiro, por razones obvias y quien, al final de la contienda, tampoco quiso exiliarse. Disculpe si lo de devota no le hace justicia. Era un epíteto que se deducía de su constante apelación a la filosofía zubiriana, incluida la monografía que le dedicó Diego Gracia, médico, no biólogo, y que quería ser un apéndice a las “Cinco lecciones de filosofía” del propio Zubiri. Lo que pondrá en evidencia algún día la justicia europea, no lo sé. No aventuro futuros. Los únicos futuros que se cumplen son, en cualquier caso, los científicos y ésos, en contadas ocasiones. Que yo recuerde el más preciso fue el de Faraday cuando la reina le preguntó para qué servía la electricidad en la Institución Regia de Londres y éste le respondió que no lo sabía pero que seguro que algún día Su Majestad cobraría impuestos por ella. Hoy por hoy los golpistas no parecen contar con mucho aplauso, y no digamos después del espectáculo del Capitolio.

          La vinculación de Zubiri con la Iglesia catalana no la conozco. Y me gustaría saber algo. La única vinculación de Zubiri con Cataluña que a mí se me alcanza fue su estancia en la Facultad de Filosofía y Letras. Una estancia muy corta. Se marchó en cuanto pudo a Madrid. Pese a tener asegurado el sueldo aquí terminada la guerra, no parece que encontrara su ambiente. No conozco que hiciera amistades duraderas en la Ciudad Condal. Por cierto, yo tuve como catedrático a un alumno suyo en la misma facultad. La Universidad de Barcelona ni ha tenido nunca ningún acto de reconocimiento de su paso.

          • M.Luisa

            No le consta a usted la absolución de estas personas activistas que fueron juzgadas como terroristas, algo parecido con el caso de Alsasua, porque raras veces a nivel oficial la justicia da cuenta de sus retracciones y más aún si éstas hacen referencia al país Vasco o a Cataluña, y por tanto la mitad de España ni se entera.

            Dice usted que no aventura ningún futuro con respecto a las esperanzas puestas en Europa por parte de los exiliados políticos cosa que no me extraña nada si usted mismo los acusa de golpistas, algo que por otra parte, si así lo hubiera entendido la justicia europea ¿no cree usted que los hubiera ya entregado en la primera petición de extradición puesta por el magistrado Llarena?

            Tal lógica, por tanto, no sirve acaso también sin restarle por ello a la ciencia esa exclusividad que usted le atribuye, para fundamentar lógicamente esa esperanza, esa confianza puesta en la justicia europea y no sustentarla en el vacío como así lo cree usted.

            Por otra parte, con respecto a esa constante apelación a la filosofía zubiriana que usted me atribuye déjeme decirle, primero, que no es cierto. Es verdad que incorporo reflexiones y pensamientos que bien pueden dar esa impresión, pero es porque una gran mayoría de artículos están sustentados por ella, se encuentra en sus bases. Y segundo, mis referencias a la filosofía zubiriana no digo que no sean hechas a menudo, pero se trata de frases puntuales, de pequeñas orientaciones ocasionales, algo que dista mucho y no tiene punto de comparación con las largas sábanas orteguianas que tan a menudo se exponen (ahí queda eso) y sin apenas posibilidad de comentarlas.

            Ah! me doy cuenta de que queda todavía la cuestión sobre la vinculación de Zubiri y la relación con la Universidad de Barcelona, pero si no le importa lo dejaré para otro momento pues me duele un poco la espalda.

  • Isabel

    Desde el pasado lunes en distintos medios que se dicen progresistas, solo he visto cuando menos, intentos de relativizar lo dicho por PI y cuando más una deriva que lleva abiertamente a equiparar la dictadura franquista con el Estado de Derecho actual.

    No quiero echarme a un lado. Apoyo absolutamente lo dicho por Revuelta y creo que es muy beneficiosa su defensa de la verdad ante tanta patraña. Sin estas defensas ¿qué pueden creer? ¿En qué estado de confusión quedan aquellos que no saben qué fue aquello del franquismo?

  • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

    La comparación fue desafortunada, netamente electoral y partidista. Pero yo creo que estáis sacando las cosas de quicio. A mi juicio, no da para tanto, a menos que el país viva una situación de cazadores en busca de presa en la confrontación diaria como creo. Eso es España ahora mismo, una batida de cazadores en busca de presa política e ideológica. Allá cada cual, no me echaré a un lado, pero no lo aceptaré. Paz y bien.

    • Román Díaz Ayala

      Ya me gustaría decir que estoy plenamente de acuerdo con tus palabras, porque tienen mucho de verdad, pero no se trata de una comparación desafortunada, n de uno de los muchos lapsus que comenten los actores públicos. Aquellas fueron una respuesta muy consecuente dentro de unas tácticas de mandar mensajes dentro de una estrategia, no sé si en este caso personal o de la dirigencia de U-Podemos de cara a la confrontación, el escenario político de Cataluña. Ya lo hemos vivido en otros momentos electorales nacionales y autonómicos.
      El caso es que está incluido cuando el Sr Iglesias ostenta una de las representaciones más alta del Estado y no es un simple cargo de un partido político. Si añadimos a esto que su labor de consorte dentro de un Gobierno de coalición cuando la política la dirige el Presidente del Ejecutivo, del cual es un ministro le debe influir para no causar enfrentamientos con sus socios de gobernanza.
      Pero para el populismo la Política de Estado no existe. Lo hemos visto con Trump.

      • Román Díaz Ayala

        En definitiva, que estoy de acuerdo contigo, pero has elegido un mal ejemplo.

        • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

          Pero yo no he dicho SOLO que “fue desafortunada” su comparación, sino “netamente electoral y partidista”; lógicamente, como parte de una estrategia. No he dicho la palabra más profunda, lo sé, pero me sorprende que en las respuestas veo que lo “desafortunada” es lo único a lo que se atiende, cuando la fuerza de lo que digo está, en “electoral y partidista”. Me sorprende que se deja de lado principal. Lo veía así, pero seguramente no es tan claro. De hecho lo que me orientó en este sentido es ver que muchos periódicos de derechas y plumas de la misma posición mostraban un respeto por el exilio republicano que yo no conocía en ellos, lo que confirmó que había también mucho de “electoral y partidista” en su interés (presumiblemente). (Por cierto, y no era necesario decirlo, todo lo contrario, Iglesias no es “santo” de mi devoción en sus planteamientos de antropología, cultura, libertad y sociedad. Pero es igual). Saludos.

          • Román Díaz Ayala

            cierto, mea culpa. tienes toda la razón. Una muestra de lo inquietos que están los ánimos en la política española y que no aquieta ni el coronavirus.

    • carmen

      Posiblemente tenga usted razón, José Ignacio. Fue desafortunado. Y es que empiezo a pensar que el señor iglesias seguramente será un gran profesor de universidad. No sé. Pero no es un gran político. Creo que no ha sabido aprovechar su popularidad y su posición dentro de la política. O está jugando muy fuerte. Pero se equivoca. Somos muchos los que recordamos todavía muchas cosas.
      Pero él es de otra generación. De este tipo de jóvenes que creen que analizan las cosas desde el punto de vista correcto. Inflexibles. Pero claro, debería de echar un vistazo a la edad de la población. Hay mucha gente mayor con memoria. Tendrían que esperar . Pero no. Y se equivoca. Creo. Me parece. Opino. No sé.

      • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

        Pues mira, Carmen, creo que estás muy cerca de cómo funciona la cabeza de Iglesias. O yo lo creo así como dices. Él tiene su condición republicana grabada a fuego, pero no en general, “una república nueva”, sino la que conecta con la de 1931. Nada ha pasado legítimo desde entonces, para él, y recuperarla con todos sus signos y reconocimientos sería la cumbre de su vida. Es su “Fe”, y como tal funciona. Espera, así, que los mayores vayamos perdiendo peso (eufemismo de “muriendo”) y los jóvenes se identifiquen con la “República Federal de Naciones de España”, algo así. Por eso se ha puesto como loco (“típico estilo de asamblea universitaria en los 60”) con lo de “lecciones sobre el exilio, a mí, ninguna, NINGUNA”. O sea, que comparto lo que apuntas.

  • ana rodrigo

    Yo siento vergüenza ajena de que un vicepresidente del gobierno haya hecho unas declaraciones que se prestan a interpretaciones distintas o que haya que utilizar el diccionario para adivinar las sutilezas de su lenguaje. Lo que la mayoría de la gente común hemos entendido es que asemeja el exilio de los perseguidos por una dictadura con el autoexilio de alguien que no ha querido someterse a juicio conforme a las leyes de España.

    El señor Pablo Iglesias no necesita enemigos ajenos, él mismo se los genera y se los gana a pulso.

    Visualizo a l@s exiliad@s republicanos en pleno invierno, cruzando los Pirineos, sin ropa adecuada, con niñ@s en brazos, andando por veredas y caminos hacia otro país, porque sus vidas corrían peligro sin juicio previo ni ninguna otra consideración humana, más lo que en Francia se encontraron, etc. etc. Y todo porque defendían la legalidad de una república legal y legítima y votada democráticamente.

    Mientras que el señor Puigdemont, sabemos porqué, de qué forma huyó de un país democrático y cómo vive en Bruselas.

    Siento repugnancia por las declaraciones del Iglesias.

     

  • Juan García Caselles

    Por la boca muere el pez, que decía mi santa madre. No lo puede remediar, siempre larga más de la cuenta.

  • Gonzalo Haya

    Adelante, Alberto. Hay que bajar a lo concreto, hay que echarse “al ruedo”. Criticar lo criticable sean quienes sean los afectados. “Una cosa es predicar y otra repartir trigo”.

  • carmen

    También vi a Gonzo. Me gusta ese muchacho. Creo que sí tiene un poco de suerte y le dejan, llegará a ser no digo un gran periodista, que ya lo es, sino un periodista grande y reconocido.

    Usted, Rodrigo ha dicho que algunos latinoamericanos tienen memoria. Nosotros los Españoles, también. No entiendo de política, pero tengo una vaga idea de lo que es un imperio. Un imperio necesita riqueza para mantenerse y materia prima para sus armas. Ustedes pertenecen a una parte del planeta que aún no está esquilmado. Y eso lo están pagando muy caro. Da igual quién sea el presidente de EEUU, pero dentro de eso, supongo que unos serán más bestias que otros.

    Nosotros somos de los países más antiguos de Europa. El imperio romano ya puso sus ojos en nosotros. No nos quedan recursos, porque, además, en nuestro subsuelo no hay bolsas de petróleo. Solamente tenemos una situación geopolítica muy interesante. Y fíjese lo que sucede con Gibraltar . Y con las bases americanas.

    Pero hubo una guerrera civil. Tenemos la historia muy muy muy reciente. La conocemos y todavía no la hemos olvidado. Por favor, que no se compare a ese señor catalán con los exiliados republicanos. Por favor. No somos tontos ni estamos ciegos, que diría Pink.

    Porque todos somos sensibles a Lo Nuestro.

    Un abrazo.

  • Alberto Revuelta

    Para completar lo que hay detrás de comparar y asimilar, este párrafo de Enric Juliana en La Vanguardia de hoy, que explica el porqué del por qué: “ El viejo surco ha cambiado. Pablo Iglesias es un leninista pop y Ada Colau tiene el retrato de Federica Montseny en su despacho. La historia rima ahora con versos saltarines: el amigo de los nacionalistas catalanes está en Madrid y sus compañeros de Barcelona son tachados de españolistas en los medios soberanistas. Iglesias acaba de obsequiar a Carles Puigdemont con el título de “republicano exiliado”, mientras Junts per Catalunya presentaba una moción municipal para desaprobar a la alcaldesa de Barcelona.”

    • Alfonso Yániz

      Alberto, las “razones de Estado” no entienden de los problemas reales de las personas. Los “estadistas”, tampoco. Su teoría les parece eterna, inmutable, omnipotente, omnisciente, divina. Es su ideología. Me ha llevado años atendiendo a muchas J.T. descubrirlo. Y esa realidad molesta a muchos. La burocracia que les envuelve les parece un manto de protección sobrenatural. Es su religión.

      También la aporofobia se extiende allí por donde la propaganda de Estado domina. Aunque la propaganda que sacan en TV diga lo contrario.

      Pero llevarse un abrazo de un guardacoches, como me ha ocurrido, vale más que los 400 y pico mil de un cobarde.

  • Ludovico

    Vamos a ver, don Rodrigo, vamos a ver. Se compara, y se asimila, se identifica inclusive, cuando se le llama exiliado político a un sujeto que ha huido de la justicia. Don Alberto es abogado y no voy a meterme en su jardín. Le hablo desde el punto de vista de un ciudadano normal, jubilado, padre de familia y uno de cuyos hijos ha tenido que buscarse la vida fuera de su país, porque, pese a estar capacitado (es catedrático de universidad inglesa, experto de la OMS y no diré más porque le quiero mucho y podría excederme). Eso a diferencia del señor Iglesias y su cohorte, que ni siquiera es funcionario del ministerio de educación por oposición, sino que posee una bicoca, vulgo un enchufe. Y con él, otros más que no vienen al caso de su cuerda. (Y de otras cordadas, por supuesto).

    Tan viles y arteras, ruines por usar sus palabras, fueron las declaraciones que le sirven al fugado para exculparse ante urgencias judiciales o políticas. Con absoluto descrédito de la judicatura española, que está investigando a Iglesias, no lo olvide, por causas muy rastreras.

    Don Alberto se ha prestado,se infiere, a utilizar su expertise jurídica para auxiliar a la nigeriana. El caso es flagrante. Por supuesto que tiene toda la responsabilidad Iglesias en el abandono de esa señora. Tuvimos un presidente del Constitucional, asesinado por los amigos de Iglesias, esos que han entrado en la dirección del estado, que sentó jurisprudencia cuando declaró la responsabilidad del gobernante in vigilando.

     

    • Román Díaz Ayala

      El jardín de don Alberto tiene un bonito mirlo. Lo leí en el Confidencial Andaluz en días atrás. Un saludo para él y para Ud.

  • Alberto Revuelta

    Comparar y asimilar para defender lo que me parece indefendible, es opinable. Las capacidades mentales omiten relatar las condiciones del sujeto comparado y lo que está en juego en todo el entramado electoral que es lo que está detrás de la asimilación. Es reforzar el estatus. De falacia nada. Cuando se ha avisado y solicitado intervención en un asunto tan penoso, lo falaz es no contestar y no intervenir., desde hace unos meses llevo la defensa jurídica de dos directivos mejicanos de Neurona en el procedimiento contra Podemos y conozco, para mi asombro y decepción algunos estilos similares al del olvido de JT.

  • Rodrigo Olvera

    He visto la entrevista en la Sexta. Es falso que Iglesias haya asimilado ambas situaciones; es muy distinto “comparar” que “asimilar” dos situaciones. La insinuación de afectación de capacidades metales es muy visceral y ruin. Insinuar responsabilidad de Iglesias en la denegación de “la vital” a J.T. tremenda falacia.  Lo que extraña en lo cuidadosa que es normalmente la redacción de Alberto. Aunque no extraña tanto, si se hace una análisis histórico de las publicaciones de Alberto sobre este caso y este personaje catalán.

    • Alberto Revuelta

      Y la responsabilidad no la insinuo. El aviso fue directo al político al que nos estamos refiriendo.

    • mª pilar

      Lo siento amigo muy querido, Rodrigo:

      ¡Pero no estoy de acuerdo!

      El Sr. Iglesias, siempre sabe lo que dice, como lo dice y que busca con ello; no es un político “limpio” de polvo y paja…siempre… barre hacia su parterre personal.

      Lo que de verdad siento es, que el partido que representa, y que es muy amplio, le hayan nombrado “jefe”, después claro, de ir cargándose a personas que podían hacerle sombra.

      No sé conque intención lo dijo; además avisó, que ha muchas personas no gustaría su razonamiento; pero también sabe, que de momento está en el gobierno, y eso tiene mucha fuerza.

      Como muchas veces digo…un puesto de poder tira con tanta fuerza, que nubla la capacidad de servicio que posee.

      Gracias Alberto, como siempre, despertando nuestras neuronas, con ejemplos extraordinarios para pensar en ellos, gracias de corazón.

Deja un comentario