Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5695 Artículos. - 91239 Comentarios.

Los católicos en el gabinete de Joe Biden

Desde la izquierda, fila superior: Tom Vilsack (Departamento de Agricultura); Marty Walsh (Secretario de Trabajo); Jennifer Granholm (Departamento de Energía.); Lloyd Austin (Departamento de Defensa). Fila inferior: Denis McDonough (Departamento Veteranos); Gina Raimondo (Departamento de Comercio); Xavier Becerra (Departamento de Salud y Servicios Humanos).

A las cinco de la tarde de hoy en España, no esperamos un acontecimiento trágico. Sino un rayo de esperanza no solo para los atormentados EE.UU. sino para todo el mundo. Importantes son los perfiles del nuevo Presidente y la nueva Presidenta en comparación con quien alocadamente ha ocupado el poder en estos últimos año, sino las personas anunciadas para formar el nuevo gobierno. NCR destaca el carácter católico de muchos de ellos. Pero lo importante es que sean católicos progresistas, seguidores de Francisco y del cardenal Gregory y no de los muchos obispos y católicos alineados con Bolton, Viganó y Trump. Como más importante aún es que mujeres, hispanos y gente de color ocupen cargos importantes. Solo señales y gestos, de acuerdo, pero esperanzadores. AD.

Por Christopher White, NCR 19-1-2021

El personal es política es un viejo adagio de Washington, y si sigue siendo cierto, entonces los católicos que se preocupan por cómo la administración Biden podría tratar a la iglesia pueden estar equivocados. Más de un tercio del gabinete entrante de Joe Biden son sus compañeros católicos.

“Nunca ha habido una administración más católica en la historia de Estados Unidos”, tuiteó Steven Millies, director del Centro Bernardin de la Unión Teológica Católica en Chicago, cuando Biden comenzó a anunciar puestos en el gabinete en diciembre.

Dado que Biden se convertirá en el segundo presidente católico en la historia de Estados Unidos, se le unirán más correligionarios que cualquier otro grupo religioso en su gabinete. Si bien Biden ha insistido en que no hace proselitismo , también ha insistido en que su administración tomará en serio a las personas de fe.

Y, por el aspecto de la composición de su gabinete, ahora está claro que también serán una parte muy importante de esa administración.

Cuando el general Lloyd Austin, el candidato de Biden para encabezar el Departamento de Defensa, supervisaba las tropas en Irak, uno de los soldados bajo su mando era Beau, el hijo de Biden. Austin y Beau Biden asistían a misa juntos todos los domingos, a menudo sentados juntos. A menudo descrito como tranquilo y modesto, Austin también ha aprovechado la oportunidad para hablar sobre su fe a grupos de hombres y ha dicho que “mi fe ha sido una parte importante de mi desarrollo a lo largo de los años”.

Denis McDonough, quien se desempeñó como jefe de gabinete de la Casa Blanca de 2013 a 2017 y ha sido nominado para dirigir el Departamento de Asuntos de Veteranos, tiene dos hermanos que son sacerdotes católicos. En una entrevista con NCR en julio, recordó haber visto a Biden rezar su rosario durante la operación especial de 2011 que resultó en la muerte de Osama bin Laden.

McDonough dijo que ver a Biden con su rosario en esa ocasión no fue un incidente aislado.

“El vicepresidente siempre tenía sus cuentas o su rosario de bolsillo, y recuerdo haberlo visto rezar con eso en muchas ocasiones diferentes”, dijo. “Es una de las cosas que me impresiona de la naturaleza firme del vicepresidente. Nunca está lejos de la oración, lo cual es una señal de un líder empático”.

Al igual que Biden, el alcalde de Boston, Marty Walsh, quien ha sido elegido para servir como secretario de trabajo, tiene un historial de ser uno de los favoritos entre las monjas . De manera similar a su futuro jefe, es un asistente habitual de misas que ha dicho que, a pesar de las diferencias en la doctrina católica en una variedad de temas, todavía se siente en casa en la iglesia y es una parte indeleble de su identidad.

“El alcalde ha luchado durante mucho tiempo por las familias trabajadoras, creando empleos y fortaleciendo a las comunidades locales”, dijo el cardenal de Boston Sean O’Malley a NCR en un correo electrónico. A lo largo de los años, los dos hombres han tenido una relación de trabajo dinámica, que incluye alimentar juntos a las personas sin hogar en Nochebuena y trabajar juntos para proteger a los inmigrantes .

“Aportará un compromiso a su nuevo rol formado por sus propias experiencias personales y un fuerte interés en promulgar políticas públicas que mejoren la vida de las personas”, dijo O’Malley, y agregó que Walsh “permanecerá en nuestras oraciones todos los días”.

Xavier Becerra, fiscal general de California y elegido por Biden para encabezar el Departamento de Salud y Servicios Humanos, puede resultar ser el católico más controvertido entre el gabinete de Biden.

Becerra, quien también se desempeñó como copresidente de Católicos para Biden durante la campaña, ha sido criticado por grupos pro-vida que creen que eliminará las protecciones de conciencia para los trabajadores de la salud y buscará obligar a las instituciones católicas a pagar la cobertura de anticoncepción para sus empleadores.

Sin embargo, la directora de la Asociación Católica de Salud ha dicho que está ansiosa por trabajar con Becerra y lo ve como un aliado para convertir muchas de las prioridades del Papa Francisco en políticas, especialmente cuando se trata de expandir la cobertura de atención médica, acoger a los migrantes y proteger a los inmigrantes. medio ambiente.

“Todos estos son temas críticos en los que el Papa Francisco se ha pronunciado con mucha fuerza, así que estoy encantada de tener a alguien que se ha expresado y alguien que tiene un historial en el avance de esas causas”, Mercy Sor Mary Haddad , presidenta de la asociación, dijo a NCR en diciembre.

Junto con Austin, Becerra, McDonough y Walsh, Biden también nombró a sus compañeros católicos Tom Vilsack para dirigir el Departamento de Agricultura (un cargo que Vilsack ocupó anteriormente bajo el presidente Barack Obama), la gobernadora de Rhode Island, Gina Raimondo, para dirigir el Departamento de Comercio, y la ex gobernadora de Michigan, Jennifer Granholm, como jefa del Departamento de Energía.

Además de los puestos oficiales del gabinete, Biden nominó al exsecretario de Estado John Kerry para dirigir su equipo climático y a la ex embajadora de la ONU Samantha Power para dirigir USAID, que supervisa la ayuda humanitaria. Ambos individuos son católicos y admiradores abiertos de Francisco.

Kerry jugó un papel decisivo en la negociación del Acuerdo Climático de París en 2015 y elogió específicamente la encíclica ambiental de 2015 de Francis , ” Laudato Si ‘ , sobre el cuidado de nuestra casa común ” como una herramienta “poderosa” para responder a la amenaza del cambio climático.

En una entrevista reciente con la revista US Catholic, Power reflexionó sobre su fe y dijo: “La idea de que cada individuo es igual a los ojos de Dios o que cada persona está hecha a la imagen de Dios, eso es poderoso. Es la base de la concepciones de los derechos humanos, sean derechos civiles y políticos o bienestar social y económico “.

Millies le dijo a NCR que una radiografía de las elecciones del gabinete católico de Biden no debería tratarse simplemente de “entregar victorias políticas y marcar una lista de cuántos católicos tenemos en el gabinete”. Está ansioso por ver cómo su “catolicidad” da forma a su “enfoque de todo en sus vidas, más que lo que hacen los domingos”.

Históricamente, los católicos han ocupado puestos en el gabinete del Departamento de Trabajo y el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, lo que refleja “el tipo de camino de los inmigrantes a través de las ciudades y la política urbana” que es común para muchos católicos en Estados Unidos, observó Millies. “Estas eran formas naturales para que los católicos encontraran su camino hacia los puestos del gabinete”.

Más recientemente, ha habido varios fiscales generales católicos, que según Millies podrían atribuirse al auge de las guerras culturales que han dominado gran parte de los debates políticos del país. Las escuelas de derecho y las organizaciones católicas han ayudado a “alimentar” a los abogados católicos en los rangos más altos del poder judicial y también han producido varios fiscales generales católicos.

Un desafío, predijo Millies, es que en su mayor parte “los republicanos católicos parecen republicanos y los demócratas católicos parecen demócratas”. Señaló que ninguno de los partidos captura la plenitud de la doctrina social católica y que la mayoría de los católicos abordan la vida política “a través de una lente que está al menos parcialmente influenciada por el mundo secular y las preferencias partidistas”.

Esto quizás no sea más evidente que con el tema del aborto, un punto de inflamación perenne para los demócratas católicos que a menudo invoca la ira de los líderes de la iglesia y ya ha creado tensiones entre algunos obispos estadounidenses y su enfoque hacia la administración de Biden.

El hecho de que haya una gran cantidad de católicos en el gabinete de Bidens, Millies dijo que no significa que vayan o deban “poner su peso como un grupo de interés”. Más bien, espera que se basen en su fe para dar forma a sus políticas por el bien común.

La historiadora Kathleen Sprows Cummings dijo a NCR que si bien había algunos miembros católicos del gabinete durante el siglo XIX, eran valores atípicos y “su catolicismo no importaba en su vida pública de ninguna manera discernible”.

El período entre 1919 y el inicio de la Segunda Guerra Mundial, señaló, marcó “una marca de máxima cooperación entre los católicos y el gobierno estadounidense, algo que no hemos visto desde entonces”.

Mientras Franklin Delano Roosevelt buscaba lanzar el New Deal, individuos como Mons. John Ryan , Agnes Regan y Jane Hoey eran figuras prominentes en el gobierno federal “en un momento en que los católicos en sus círculos pensaban muy conscientemente sobre el papel que debería jugar su religión en la vida pública”, dijo Sprows Cummings.

Ryan, profesor de la Universidad Católica de América desde hace mucho tiempo, escribió su disertación sobre el salario digno y fue el arquitecto del Programa de Reconstrucción Social de los Obispos, que ofrecía un plan para dar forma a la vida política y económica de Estados Unidos basado en la política social de 1891 del Papa León XIII. encíclica Rerum Novarum .

“Fue apodado el ‘Reverendísimo New Deal’ o ‘Monseñor New Deal’ y era un asesor de confianza de FDR”, dijo Sprows Cummings, director del Centro Cushwa para el Estudio del Catolicismo Estadounidense en la Universidad de Notre Dame.

Regan fue el fundador de la Escuela Nacional Católica de Servicio Social en la Universidad Católica de América, y Hoey trabajó en el programa de Seguridad Social recién formado como director de la Oficina de Asistencia Pública.

Ryan, Regan y Hoey aparecieron en escena en un momento en que, según Sprows Cummings, “el gobierno federal se estaba configurando para estar mucho más alineado con la visión católica de la sociedad” y, como servidores públicos, eran “mucho más conscientes en vocación de principios católicos “.

Durante la era del New Deal, no era inusual escuchar a los funcionarios públicos citar encíclicas papales y basarse en las enseñanzas sociales de la iglesia para defender su defensa de la construcción de una sociedad mejor, dijo Sprows Cummings.

En la campaña electoral, Biden ha hecho lo mismo: invocar regularmente su fe y citar a Francisco en el camino. Su gabinete, muy católico, tiene un historial de hacer lo mismo.

“Quizás ese sea uno de los objetivos de la presidencia de Biden”, supuso Sprows Cummings, “que los católicos estarían más dispuestos a pensar en lo que el Papa tiene que decir y cómo eso podría moldear la vida estadounidense”.

Christopher White es corresponsal nacional de NCR. Su dirección de correo electrónico es cwhite@ncronline.org . Síguelo en Twitter:  @ CWWhite212 .

19 comentarios

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Me uno a la esperanza, porque en este momento es quizá lo que más necesitamos. Pero no tanto porque Biden sea católico -hay católicos, incluso obispos, que apoyaron a TRUMP-, sino por algunos rasgos que hacen surgir esa esperanza. Uno de esos “rasgos” o pistas es el nombramiento del alcalde de Boston, un hombre bien valorado por el cardenal de esa ciudad, O Malley, al que conozco un poco por su ejemplaridad de vida y su entrega preferente por los más necesitados. Este dato me parece una buena pista para la esperanza. Para una esperanza moderada  -no quiero levitar-, porque ya sabemos que la política está condicionada y no siempre permite realizar, sin retoques, los programas deseñados… El poder, el gran poder, desvía muchas veces el cauce… Espero, sin embargo, que este presidente y su gabinete se interesen más por los que viven peor… Y esto ya sería una “buena noticia”…, que ojalá se cumpla.

  • oscar varela

    (leyendo otros Comentarios):
     
    1- A Kennedy su catolicismo no le impidió en absoluto propiciar intentos de invasión a Cuba como continuar activamente con la guerra en Vietnam.
    2- No importa demasiado quien es el presidente. Estados Unidos es gobernado por una élite del complejo industrial-militar- petrolero. 
    3- Y si es por religión, recordemos la devoción de Onganía en Argentina, y de Franco en España… y un largo etcétera
     
    4- La vicepresidenta es una bautista que puede llegar a tener un rol muy significativo teniendo en cuenta la edad del presidente.

    5- Importante minoría de cinco funcionarios de religión judía en cargos muy relevantes:
    – Secretario de Estado,
    – Hacienda,
    – Seguridad Nacional,
    – Fiscal General y
    – Directora de Inteligencia Nacional.

    6- Lo más fácil, en USA, es conseguir un gobierno de las corporaciones.
     
    7- La religión, de los fulanos de turno, nunca les impidió masacrar a otros pueblos.

  • Rodrigo Olvera

    Biden, como vicepresidente, abrió la puerta a los halcones, que con golpes de estado blandos y no tan blandos dinamitaron el giro a la izquierda en los gobiernos de Latinoamérica. Algunas personas no olvidamos.

  • carmen

    Y como estoy encerradica porque Murcia está invadida por los virus y las vacunas se las ponen los del PP, todos muy católicos ellos, pues he visto ese acto de jurar la constitución de Biden.

    Han visto a la sombra de Kennedy? Gran película. Un juramento impresionante el de Johnson a bordo del avión. Y su discurso cuando fue proclamado presidente , precioso.

    Y el discurso de Kennedy en su toma de posesión, un espectáculo. Ahora veo muchos documentales.

    Bueno, pues lo que más me ha gustado de este ha sido ver a lady Gaga. A  Jennifer López introduciendo el Español, y no digo castellano porque creo que la palabra adecuada en este caso es español, sorry. Y la emoción y alegría de la vicepresidenta. Eso me ha encantado.

     

    El discurso de Biden no ha sido esplendido, pero si bueno. Y , efectivamente, ha hecho un guiño total a la iglesia católica , ha nombrado a San Agustín. Ha dicho muchas cosas que me han gustado. Pero no es un líder.  Al menos no me lo ha parecido, aunque la verdad, es la primera vez que lo miro. Parece lleno de buenas intenciones. Veremos. Para mí gusto demasiado repeinado. Parece una tontería, pero el corte de pelo y la forma de peinarse dice mucho de una persona.

    Y hasta aquí llega la retransmisión. Mañana leeré la prensa, a ver qué dice.

    Ojalá acierte.

    Y saben qué les digo? Cuando lo de Bin Laden pensé. Qué diferencia hay entonces? Y lo del mar no me gustó, en caso de que fuese cierto, no me gustó. Y es que eso del rosario…no quiere decir que la persona que lo rece sea mejor o peor. Y no lo digo por nadie. Anda que no he rezado rosarios en latín, letanías incluidas con mi suegra y el Papa Juan Pablo II en la cassette aquella… pero no es garantía de nada. No sé si me explico.

    Y no se preocupen. Me callo ya. Es que las encerronas nunca nunca , jamás las he podido soportar.

    Buenas noches.

    Que dios nos bendiga a todos. Nos va a hacer falta.

     

    • carmen

      Que digo que ojalá acierte el presidente de EEUU ,si no en todo en muchas cosas. Nos jugamos todos mucho. De momento sigue siendo el imperio.
      Es que da la impresión que digo que ojalá acierte en lo que digo de la toma de posesión de Biden. Si eso no me importa ni a mí. Ni me acuerdo ya de lo que he dicho…

  • oscar varela

    Joe Biden en la Casa Blanca: ninguna ilusión
    Por Atilio A. Boron
    https://www.pagina12.com.ar/318499-joe-biden-en-la-casa-blanca-ninguna-ilusion
     
    – Hay que recordar el torrente de ilusorias expectativas que despertó el triunfo de Barack Obama en 2008.
     
    – profunda penetración del mensaje neocolonial,
     
    – los cánticos triunfalistas de la “progresía” europea y latinoamericana
    – rápidamente acallados ni bien el afro-americano puso manos a la obra
    (secundado por Joe Biden)
     
    – dedicó ingentes esfuerzos a salvar a los bancos
    – olvidándose de los millones que fueron estafados por aquellos.
     
    – parece oportuno recordar estos antecedentes
    – para no caer en nuevas y previsibles frustraciones.
    ………………………
    NOTA: entiendo que el trato con Europa será muy, muy, muy diferente
    al que empleará con Sur-américa.
    Las Titular del Fondo Monetario Internacional (FMI)
    lo acaba de confirmar:
    “Gasten mucho, y luego gasten más” (a los de Europa)
    “Gasten y lleven cuentas, porque tendrán que devolver todo” (a Sur-América)

  • carmen

    Lo siento.

    No me ha gustado el artículo.

    Sorry.

    Un presidente de EEUU no debe de ser mejor ni peor por ser católico o no serlo. Ni porque apoye al Papa Francisco I o no .

    Y que conste que creo que Kennedy fue un gran presidente, el único católico hasta ahora, pero Martín Luther King Jr era evangélico y luchó mucho por la integración racial. Por la ley de derechos civiles, que por cierto fue aprobada por Johnson porque a Kennedy no le dio tiempo. Tanto uno como otro murieron asesinados . No es cuestión de religión.

    Gandhi no era cristiano y miren ustedes.

    No. La religión no importa. Salvo como grupo de Poder. Y a mí eso no me gusta. Pero soy rarita.

    Sorry.

    • carmen

      A mí me encanta que la vicepresidenta sea una mujer y no blanca. Eso sí que es, para mí, una gran noticia.

      • Isabel

        Que sean mujeres o personas “racializadas” tampoco importa. Dependerá de lo que esas personas hagan, no creo que ningún pueblo se vaya a sentir mejor porque sea una mujer quien ordene bombardearlo.

        • carmen

          Yo tampoco lo creo. Pero me ha parecido entender que Biden es varón y es el presidente. Y el que ordena los bombardeos.
          De todas maneras, como voy a mí aire, me alegro que la vicepresidenta de EEUU sea una mujer y no blanca.
          Sorry.

          • Isabel

            Ya lo has dicho y también que un presidente no es mejor ni peor por ser católico. Sin embargo a un católico se le suponen unas convicciones que pueden ser razones para preferirlo o no, algo que no sucede con una persona por ser blanca, negra o mujer, algo que por sí mismo no dice nada de la persona, de sus ideas, planes, preferencias políticas. Ni que cuente con alguna esencia especial.
            Si digo esto es para mostrar que no todas las mujeres nos alegramos de esto de mujer por mujer…

          • carmen

            Se le supone. Tú lo has dicho. Como a los soldados. Valor: se le supone.
            Otra cosa es el campo de batalla.

            De todas maneras creo que beneficia a La Mujer el ir llegando a puestos directivos. Luego…dios dirá.

    • Antonio Duato

      Estoy de acuerdo contigo, Carmen, y así lo he expresado en mi entradilla diciendo que lo importante no es la confesionalidad sino las afinidades católicas que tienen y “más importante aún es que mujeres, hispanos y gente de color ocupen cargos importantes”.

      Pero si hubieras sufrido 4 años las proclamas de tantos católicos conservadores a favor de Trump (¿te acuerdas de aquella monja que lo iba a votar porque Trump se oponía a la despenalización del aborto o de Trump esgrimiendo la biblia contra la gran conspiración?) entenderías la importancia que la NCR da a estos nombramientos.

      O tal vez lo entiendas mejor si te atreves a leer el nuevo número de Iglesia Viva que aperecerá pronto con este título “Reformas de Francisco y oposición sediciosa” que aparecerá en pocos días.

      • carmen

        Ok
        Es que ya sabes que no me sé callar.
        Sorry.
        Un abrazo.

        • Alberto Revuelta

          Pues cuando me enterado de que pasan las cuentas del rosario ya me he quedado más tranquilo, pus las paso de madrugada y permiten rezar y pensar a un tiempo. Ya me parecía a mí que tener catolicos a bordo era mucho mejor.

          • carmen

            Yo soy puñeterica, pero usted no se queda atrás. Y encima usted es buenísimo. Y aquí, la nenica, el diablo rojo. O azul. Según quién lea.

            Pero, quién ha dicho que la vida es justa? Desde luego, yo no.

          • Alberto Revuelta

            Es que me gustan sus respuestas al pique

Deja un comentario