• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5790 Artículos. - 92737 Comentarios.

Personas transgénero e intersexuales

Es el mejor artículo que he encontrado sobre el problema de personas con problemas de identidad sexual y de género. El miedo a que una legislación abierta lleve a adolescentes a considerar como un capricho o juego su pertinencia a un género no puede condenar vidas humanas concretas. No os perdáis el c aso real con que termina el artículo. Y expresad aquí vuestra opinión. AD.

La Iglesia Católica debe escuchar a las personas transgénero e intersexuales

El binomio hombre / mujer conduce a la discriminación y el acoso

Cuando los fariseos se quejaron de que Jesús recibía a los pecadores y comía con ellos, él respondió con una parábola. “¿Qué hombre de vosotros, que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la que se perdió, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso “( Lucas 15: 3-6 ).

Argumentamos – contra la carta del ex arzobispo de St. Louis Robert Carlson ” Compasión y desafío ” y un documento de febrero de 2019 de la Congregación del Vaticano para la Educación Católica, ” Hombre y mujer los creó “, que abordan la “ideología de género” – que las personas transgénero y las personas intersexuales no son pecadores, sino que son ovejas perdidas en el desierto católico.

El término transgénero describe a las personas que han nacido con anatomías típicas femeninas o masculinas, pero cuya experiencia personal las convence de que su identidad de género real no coincide con la identidad de género asignada al nacer. Se contrasta transgénero con cisgénero , personas cuya identidad de género coincide con su identidad de género asignada al nacer.

Un estudio de UCLA en 2016 reveló que hay alrededor de 1.4 millones de adultos en los Estados Unidos que se identifican como transgénero, una pequeña minoría perdida en los abrumadores millones de personas cisgénero.

También se pierden en el desierto de la Iglesia Católica, que continúa afirmando solo el binario femenino-masculino que acepta como creado por Dios y absoluto y al que atribuye un género inmutable.

Las personas intersexuales, las que nacen con genitales ambiguos, a menudo luchan con preguntas similares sobre la identidad de género que las personas transgénero. Las personas transgénero e intersexuales difieren en sus estructuras anatómicas al nacer, y la mayoría de las personas intersexuales se identifican a sí mismas como mujeres o hombres, pero a menudo sufren el mismo dolor por el rechazo familiar, la intimidación y la discriminación tanto en la sociedad como en la iglesia.

Esa discriminación se basa principalmente en la aceptación incuestionable del binomio sexual femenino-masculino y el aborrecimiento, incluso el odio, de cualquier arreglo sexual o de género que lo desafíe. El desgarrador resultado de ese acoso y discriminación se informó en un estudio de 2019 de la Academia Estadounidense de Pediatría: el treinta y cinco por ciento de los adolescentes transgénero informaron que habían intentado suicidarse en el último año, más del triple del número de adolescentes cisgénero.

Los padres, las familias y las iglesias pueden comenzar a reducir esas estadísticas al conocer los hechos sobre las personas transgénero. Quizás incluso podrían aprender a escuchar a Jesús en su declaración final en su parábola del buen samaritano: “Ve y haz lo mismo” ( Lucas 10:37 ), es decir, ve y muestra misericordia.

Los cuerpos de las personas intersexuales no serían ambiguos y preocupantes, sugerimos, si la sociedad y la iglesia escucharan su afirmación de que constituyen un tercer sexo minoritario.

La realidad biológica de las personas intersexuales puede dar una idea de la compleja realidad de las personas transgénero y proporcionar una dirección para la respuesta moral de la iglesia a ambos grupos. Un análisis rápido de la literatura médica revela que aproximadamente dos de cada 1000 nacimientos humanos vivos (0,2%) son niños intersexuales.

Ahora, el 0,2% es una frecuencia pequeña, pero es casi el doble de la frecuencia del nacimiento de niños con síndrome de Down, que merecidamente reciben atención y respeto en nuestra sociedad. Seguramente los niños intersexuales, perdidos y llorando en el desierto social y católico, merecen la misma atención y respeto que los seres humanos creados por y a la imagen misteriosa del Dios misterioso.

Sus cuerpos intersexuales son preocupantes para sus padres, su sociedad y su iglesia por una sola razón: se les considera biológicamente sexualmente ambiguos en comparación con el binario dominante femenino-masculino. Sugerimos que no serían ambiguos ni preocupantes si la sociedad y la iglesia escucharan su afirmación de que constituyen un tercer sexo minoritario.

La capital de la nación, Washington, DC y 11 estados, incluidos Arkansas, Colorado y Minnesota, ya reconocen esto mediante una anotación en las licencias de conducir de las personas intersexuales. Creemos que el amor y la preocupación que merecen las personas intersexuales debe extenderse a las personas transgénero y a aquellas con un género psicológicamente ambiguo.

En la víspera de su retiro como arzobispo de St. Louis en julio de 2020, Carlson emitió una carta, “Compasión y desafío”, que trata específicamente sobre mujeres y hombres transgénero y las actitudes que los católicos deberían tener hacia ellos. A pesar de su enfoque en las personas transgénero y su tratamiento, la carta tiene implicaciones también para las personas intersexuales y su tratamiento.

 La carta enseña que los católicos deben ser compasivos con las personas transgénero (y seguramente también con las personas intersexuales), pero que “hay límites sobre cómo debemos manipular nuestros cuerpos”. La instrucción de ser compasivo es decididamente católica, pero no tanto.

Carlson habla del sentimiento y el deseo de pasar de un género a otro y argumenta, correctamente, que no se puede permitir que los sentimientos, de los cuales tenemos una multitud diaria, controlen exclusivamente nuestra identidad. Sin embargo, no hace una distinción entre querer psicológicamente estar en un género diferente y necesitar fisiológicamente estar en un género diferente porque el género al que se le asignó a uno al nacer se experimenta a sí mismo como el género equivocado. Esa autoexperiencia en curso es una realidad personal mucho más fuerte que un sentimiento o deseo pasajero, y puede descubrirse y verificarse mediante un análisis psicológico.

A pesar de la enseñanza del Papa San Juan Pablo II de que “la iglesia valora la investigación sociológica y estadística” ( Familiaris Consortio , 5) y su lamento de que los teólogos no utilizan los datos de la ciencia al explorar cuestiones teológicas, Carlson afirma que la iglesia prohíbe cualquier intervención médica. para las personas transgénero sin reconocer la distinción entre simplemente querer y necesitar personalmente una transición de género.

Sin embargo, señala que la iglesia “reconoce que es necesaria la atención médica adecuada en esos raros casos de trastornos genéticos o físicos del desarrollo sexual”, es decir, en esos raros casos de intersexualidad. Un ejemplo más de la preferencia de la iglesia en su ética sexual por un fundamento físico y anatómico en lugar de un fundamento humano personal.

Carlson estaba siguiendo una línea marcada por el documento del Vaticano “Hombre y mujer los creó”. El subtítulo del documento, “Hacia un camino de diálogo sobre el tema de la teoría de género en la educación”, sugiere que podría estar interesado en el diálogo, pero carece seriamente de escuchar a las personas transgénero e intersexuales. La “intersexualidad”, en efecto, se menciona sólo entre comillas, como si no se tratara de una población real con experiencias reales y dolorosas, sino sólo una población con una aberración fisiológica por resolver.

El problema a resolver no es un problema de “aberración fisiológica” en los que nacen intersexuales o de deseo ilícito en aquellos que hacen la transición de género, sino un problema de encontrar un marco más allá del binario aceptado entre mujer y hombre para hablar de todas las personas humanas y los significados de sus cuerpos.

También está el problema del error que cometen tanto el documento del Vaticano como Carlson, al confundir y combinar el sexo físico inmutable con el género socialmente construido cambiante. Una vez más, el diálogo entre las autoridades eclesiásticas y los científicos sociales contemporáneos aclararía enormemente un problema turbio.

El arzobispo declara que “varón y hembra los creó” ( Mateo 19: 4 ; Génesis 1:27 ), interpretando este pasaje de las Escrituras en el sentido de que Dios creó solo dos sexos, femenino y masculino. Esa interpretación, común entre las autoridades de la iglesia que no son eruditos bíblicos, ignora la regla católica establecida por el Vaticano II para interpretar el significado de las palabras bíblicas de Dios para nuestro propio tiempo y cultura ( Dei Verbum , 12).

El problema a resolver es el de encontrar un marco más allá del binario aceptado entre mujer y hombre para hablar de todas las personas humanas y los significados de sus cuerpos.

Lo que el escritor sagrado del Génesis realmente expresó es “varón y hembra los creó”, no ” sólo varón y hembra los creó”. La intersexualidad, tal como la entiende la ciencia hoy en día, no fue reconocida en la época y la cultura del escritor, por lo que el escritor no podría mencionarla, insinuarla o pronunciarse sobre ella. Presentar Génesis 1:27 como prueba de que solo hay dos sexos establecidos al nacer y que el género está ligado a esos sexos es una mala lectura y un mal uso de la palabra bíblica de Dios.

Mientras que algunas iglesias cristianas afirman y dan la bienvenida a las personas transgénero e intersexuales, las iglesias católicas y evangélicas conservadoras todavía están tentadas a seguir a los médicos victorianos que, para apuntalar el binomio tradicional mujer-hombre, buscaron “corregir” médicamente lo que percibían como ambigüedad sexual. Protestamos contra y rechazamos cualquier procedimiento médico en adultos transgénero y niños intersexuales más preocupados por defender las normas sexuales religiosas y sociales conservadoras que por respetar la dignidad, integridad y agencia de las personas transgénero e intersexuales perdidas.

Los padres, el personal médico y los líderes de la iglesia deben aprender a permitir que las personas transgénero tomen decisiones cruciales sobre sus propios cuerpos y esperar hasta que los niños intersexuales sean lo suficientemente maduros para tomar sus propias decisiones sobre sus propios cuerpos, y abstenerse de cualquier suposición de que son incapaces de hacerlo. hacerlo responsablemente. Protestamos contra cualquier “corrección” quirúrgica de un niño intersexual.

La “ambigüedad” biológica de los cuerpos intersexuales, externa e internamente, dificulta la asignación de un sexo / género particular a una persona intersexual a través de la intervención médica, ya que la ciencia contemporánea ha reconocido que el género y sus expresiones están determinados no solo biológicamente por cromosomas, hormonas y genética, sino también por la crianza y la cultura. El género puede ser discernido por todas las personas, heterosexuales, homosexuales, transexuales e intersexuales, solo cuando adquieran experiencia, conocimiento y comprensión de sí mismas y de sus cuerpos en la vida que viven.

La ciencia que rodea al género cuestiona la afirmación ingenua del documento del Vaticano de que los médicos pueden determinar la “identidad constitutiva” de un individuo simplemente identificando o reorganizando su sexo biológico.

La montaña de testimonios de adultos intersexuales que fueron “corregidos” quirúrgicamente en la infancia deja en claro que, a su juicio, su “corrección” perjudicó en lugar de mejorar su florecimiento humano. El testimonio similar de los adultos transgénero sobre la “corrección” psicológica que se les ha impuesto es igualmente convincente.

El documento “Hombre y Mujer los Creó” tiene razón: escuchar los testimonios de las poblaciones transgénero e intersexuales es absolutamente necesario si se quiere promover su dignidad humana y erradicar el acoso y la discriminación contra ellos. Las personas transgénero e intersexuales, no menos que cualquier otra persona, son creadas a la misteriosa imagen y semejanza del misterioso Dios. Si fueron creados por Dios iguales a cualquier otra criatura humana, preguntamos, ¿por qué son una amenaza y están perdidos en la Iglesia Católica?

Solo porque, respondemos, de la adhesión incuestionable de la iglesia al binario sexual femenino-masculino estadísticamente dominante.

Un caso paradigmático para concluir

Una persona famosa sexualmente “corregida” puede servir como ejemplo de todos. Sally Gross nació intersexual de padres judíos en Sudáfrica en 1953 y, aunque nació con “genitales ambiguos”, se le asignó un sexo / género masculino y se le dio el nombre de Selwyn. Gross siempre supo que era diferente, y en la pubertad, cuando su impulso sexual nunca se desarrolló, decidió que era simplemente una célibe natural. Eso la movió a ser bautizada en la Iglesia Católica, que valora el celibato. Se unió a la Orden Dominicana, fue ordenada sacerdote en 1987 y enseñó teología moral en el Dominican College de Oxford, Inglaterra.

A principios de la década de 1990, regresó a Sudáfrica, donde continuó enseñando y donde, le dijo al periódico The Natal Witness en 2000 , finalmente tuvo tiempo para considerar las tensiones en su vida. “Había dos áreas de tensión: estaba el tema de mi identidad judía / cristiana y el tema de la corporalidad y el género, aunque pensé que era secundario”.

En Sudáfrica, Gross encontró un consejero competente que la ayudó a reconocer que le habían asignado el sexo / género incorrecto y debería considerar un cambio de sexo / género.

A Gross se le concedió una licencia de un año de los dominicos para considerar un cambio de sexo / género y, bajo su voto de obediencia, se le prohibió hablar sobre su condición a sus padres, sus hermanos dominicos o sus amigos. También se le negó injustamente cualquier apoyo material o moral. Cuando sus superiores superiores se enteraron de su condición congénita y la posibilidad de un cambio de sexo / género, la trataron como una amenaza para la orden y la iglesia y recomendaron que la destituyeran del sacerdocio.

Un rescripto del Vaticano la destituyó del sacerdocio y la “redujo” al estado laico. Gross luego optó por una reasignación de sexo / género y se convirtió en Sally Gross y una activista por los problemas intersexuales.

Gross escribió que una “cristiana teológicamente sofisticada pero fundamentalista” le dijo que, basado en Génesis 1:27, “una persona intersexual como yo no satisface el criterio bíblico de humanidad” y también es “congénitamente no bautizable”.

Basándose en su educación judía y católica, Gross confiesa encontrar este comentario “bastante cómico” e ignorante, dado que la tradición rabínica sugiere que el ser humano original era hermafrodita, hombre y mujer, antes de que Yahvé apartara a la mujer del lado de Adán.

Gross concluye con un fundamento teológico legítimo: “Soy una criatura de Dios … Soy creado, y las personas intersexuales [y transgénero] son ​​creadas, no menos que cualquier otra persona, a imagen y semejanza de Dios“.

Creado por Dios igual a cualquier otra criatura humana, sí, pero aun así cruelmente perdida y una amenaza para la Iglesia Católica y su incuestionable binario sexual femenino-masculino.

La misión de Jesús en el mundo fue y es buscar el alma perdida, pecador o no, hasta que la encuentre ( Lucas 19:10 ). La misión de la Iglesia Católica, que dice ser su cuerpo, no puede ser diferente.

Hay poblaciones transgénero e intersexuales no pecadores perdidas en el desierto moral católico, y ya es hora, de hecho ya es hora, de que la iglesia vaya a buscarlos, los encuentre, los afirme y respete, y deje de acosarlos. y discriminarlos. Al hacerlo, sugerimos que las personas transgénero e intersexuales crearán, como dijo Jesús, “más gozo en el cielo” porque la iglesia habrá “encontrado mi oveja que se había perdido” (Lucas 15: 6-7).

[Todd A. Salzman es profesor de Teología Católica (cátedra Amelia y Emil Graff) en la Universidad de Creighton. Michael G. Lawler es profesor emérito de teología católica (cátedra Amelia y Emil Graff ) en la Universidad de Creighton. Son los autores de  Introducción a la ética teológica: fundamentos y aplicaciones  (Orbis Press, 2019) y el próximo  Papa Francisco y la transformación de la ética católica en el cuidado de la salud  (Georgetown University Press, 2021).

137 comentarios

  • Jorge Felip Fernández

    Ludovico, una primera cuestión que planteas es el porqué convenimos “todos” en una serie de enunciados, no matar, abuso de menores, … Tu respuesta es que nuestra razón nos dicta que no es conforme con la naturaleza de las cosas. Mi respuesta es que no es verdad que “todos” convenimos en los mismos enunciados morales, ni siquiera en nuestra propia cultura, y si nos trasladamos a otras sobre todo del pasado, pues la cosa resulta patente. ¿Necesitas ejemplos o confirmaciones? Y te pregunto ¿qué significa la naturaleza de las cosas? ¿qué cosmovisión o filosofía propone tal concepto? Para mí es un concepto propio de un sistema de pensamiento hoy en desuso, obsoleto. ¿Los enunciados morales son universales? Este universal al que te refieres ¿admite excepciones?, ¿cuántas hacen falta para considerarlo no-universal? Es que es un principio que contrasta fuertemente con la realidad mejor es abandonarlo.

    Si por relativismo moral te refieres a no admitir universales en lo moral, entonces me considero relativista. Pero este relativismo nada tiene que ver con el extremo de que todo comportamiento moral es igual a otro cualquiera. La razón moral busca el “mejor” comportamiento en una ética de máximos para la excelencia humana, y en una ética de mínimos busca el “mejor” que sirva para una convivencia pacífica, sin daños colaterales.

    La segunda cuestión se refiere a la opción libre por la castidad, junto a la pobreza y obediencia, los votos explícitos de religiosas/os. Y estos votos me parecen bien y más aún necesarios para el buen funcionamiento de las comunidades de monjes y monjas, que reflejan sabiduría moral. No estoy seguro de que la ordenación sacerdotal vaya unido a estos votos. Me parece que no. Que estos votos tengan apoyo en las Escrituras como consejos evangélicos, y desarrollados en abundante teología, me parece que están unidos a una interpretación un tanto particular y laxa de las mismas. De ningún modo puede entenderse que el mejor seguimiento a Jesús sea desde la pobreza, ni tampoco desde la obediencia y sumisión, ni tampoco desde la castidad. Y la cita que mencionaste de los eunucos por el Reino, por supuesto que requiere interpretación, pues entenderlo a pie de la letra como Orígenes, pues resulta un tanto extravagante por no decir otras lindezas.

    Pero insisto ¿es la castidad una virtud? ¿la obediencia? ¿la pobreza? ¿están en línea con la Causa del Reino? No veo la relación por ninguna parte. Por la Causa del Reino se puede elegir una comunidad religiosa que lleva implícito los votos, pero por sí mismos ¿funcionan por la Causa del Reino? Pues en mi opinión no, y además pueden suponer una carga innecesaria.

    • Ludovico

      Indicaba que aquello en que convenimos, que acordamos, y que se ha dado en llamar ética de mínimos, son una serie de enunciados que nos parecen bien. ¿Por qué nos parecen bien? Porque son concordes con nuestra visión de las cosas, como una suerte de gramática generativa chomskyana que lleváramos impresa en el cerebro y, con la edad, fuera desarrollándose, lo mismo que el habla en el niño.
      Que esos memes, vayamos al lenguaje de Dawkins, hayan evolucionado y refinado en su aplicación es connatural a la naturaleza racional del hombre. Por ejemplo, los contraejemplos a los que usted alude, supongo: violencia infantil, sacrificio de los deficientes, etcétera.

      Por relativismo moral entiendo, en efecto, la negación de criterios objetivos de moralidad. Lo que no significa que iguale todos los pronunciamientos éticos. Relativista es también el emotivista, el que confina la moral a los sentimientos. Sobre esos criterios morales se consideran hoy tres teorías principales: iusnaturalista, utilitarista y kantiana. La primera y la última pueden considerarse objetivas, aunque en grado distinto. La segunda, vigente hoy en muchos comités de bioética y en normativas, es de un consecuencialismo letal.

      Sobre los consejos evangélicos los Sinópticos tienen páginas bellísimas. Sobre los tres votos. El sacerdote no tiene votos, pero tiene obligación del celibato. Y el Evangelio, los Hechos y las Cartas paulinas le aconsejan austeridad de vida.
      Orígenes se autoeviró, parece. No creo que nadie más haya interpretado de esa manera la expresión del Señor. Al menos a mí no se me pasaría por la cabeza.

      • Javier Peláez

        El iusnaturalismo o la naturaleza de las cosas es falaz.No puede servir de fundamento de ninguna moral porque el salto del ser al deber ser es insalvable…Si nos referimos al tema que nos ocupa,y si nos referimos a la sexualidad,lo cierto y verdad es que hay homosexuales,lesbianas,bisexuales,transexuales,intersexuales…Ciertamente son minorías,pero la nayuraleza es así…Cierto hay curas,curas castos,curas no castos,curas pedófilos,curas puteros,curas homosexuales…La naturaleza de las cosas…Yo no soy relativista moral:desprecio la pedofilia…Me parece de lo peor,ya lo dijo Jesús…Tampoco soy emotivista,aunque si creo que la empatía es uno de los sentimientos más nobles…En general,en mi vida he tenido empatía por un pedófilo,la tenga por sus víctimas…Y si el pedófilo es cura creo que es de lo peor…No soy partidario de la pena de muerte ni tan siquiera de los pedófilos…

        • Ludovico

          Javier la falacia que tú denuncia es la llamada falacia naturalista, denostada por Moore a principios del siglo XX. Pero el iusnaturalismo no tiene nada que ver con ello. El derecho y la ley naturaleza señalan qué es concorde con la naturaleza humana racional. Es la que parte, como un axioma, del bien hay que procurarlo y el mal evitarlo. Va tomando cuerpo con los derechos asociados a la dignidad del hombre. En ningún parte la ley natural niega la existencia de determinadas inclinaciones y no digamos determinadas condiciones genéticas, cromosómicas y endocrinas allí donde realmente se den, que es lo que hay que demostrar, por otro lado. Y por supuesto inscríbeme en la carencia de empatía con pedófilas y en mi adhesión a los que se oponen a la pena de muerte. Voy más allá. La pedofilia no es sólo abuso sexual. El abuso del niño adquiere muchas formas. Yo no eximiría de esos abusos a determinados comportamientos y declaraciones de actuales gobernantes.

          • Javier Peláez

            Ludovico llamar pedófilo al actual gobierno es una completa desmesura,pero ya puuestos a oir disparates…

          • Javier Peláez

            De todas maneras mi reflexión sobre el ser y debe ser es un clásico de la filosofía del derecho. Yo soy positivista,no creo en la ley natural,me parece un camelo…

        • Ludovico

          Javier, es obvio que me refería al abuso de los niños, que no sólo es de orden sexual (pederastia). Ni siquiera es sólo el mobbing escolar. Es dictar leyes que atentan contra la libertad e igualdad de oportunidades de todos los niños. No intentar ahormarlos que es lo que ha ocurrido con la ley Celáa, cuyas consecuencias no traerán bien alguno. Y no sólo la ley Celáa. Hoy salía la calificación del rendimiento escolar de los niños españoles en comparación con otros países. De vergüenza. Una distancia que se ahondará. Se les borra del horizonte cualquier estímulo, cualquier esfuerzo. ¿No es eso un amor pervertido a los niños?

        • Ludovico

          Sí, para los positivistas la ley natural es un camelo. Por eso, lo sabes mejor que yo, cambiaron a instancias de ellos, la asignatura de Derecho Natural (vamos el Corts Grau) por Filosofía del Derecho (los apuntes de Peces Barba). Así ha sido en España, mientras que en otros países, tras el giro que le impulsó Anscombe, ha vuelto con fuerza la ética iusnaturalista, o ética de virtudes. Como suele decirse con retranca en las facultades de ciencias, una teoría se extingue cuando se muere el último defensor, no por lo que utópicamente se cree de cambio de paradigma. Igual ha pasado en España con el derecho natural, extinguido cuando subieron al poder, a la cátedra, Elías Díaz, Gregorio Peces-Barba, Virgilio Zapatero y tutti quanti. Para otros, inclúyeme, no hay derecho positivo sin derecho natural.

          • Javier Peláez

            Yo a Peces Barba no lo tuve de profesor,aunque leí alguno de sus libros…Yo tuve a Fco.Laporta de la escuela de Elias Diaz…y que me prologó el único libro que he escrito y dirigió la tesina que produjo el libro.Un buen hombre sin duda.

  • Javier Peláez

    Yo he tenido algún pleito que se ha defendido un transexual así misma contra la sanidad pública y sólo pensar el lío jurídico en que se metió para defender que se le  pagara la intervenciòn….Determinada gente tiene la vida demasiado complicada como para complicársela más con chorradas del Génesis,texto de un machismo tremendo…Lo único relevante para mí de ese texto :no es bueno que el hombre este sólo…Hoy deberíamos leer que la persona este sola….o discriminada…Van a venir con monsergas los curas que sexualmente son un sindiòs….Toda esta escolástica católica es para los entendidos,aunque hace muchísimo daño a determinados seres humanos porque se la meten en la cabeza a los padres y familiares de toda estos seres discriminados por su sexo,orientación sexual ,cuando no se la meten directamente en la cabeza a los propios afectados….Yo lo tengo clarísimo que a mí ningùn cura,Iglesia,católico,protestante….me va a meter en la cabeza que desprecie a estas personas en dificultades o que impida que las leyes les respeten….y si el cristianismo impide esta actitud,que no creo,tiro el cristianismo al cubo de la basura….En mi opiniòn,me puedo equivocar,corría a hostias a algunas curas,jerarcas,Iglesias….obviamente tb a mí,yo de eso no me libro….

    • Javier Peláez

      El final:”En mí opinión si Jesùs viniera corría a hostias….”.No es que yo los corra a hostias,es que a Jesús nos iba a correr a hostias…A unos por UNOs razones; a mí por otras…Si bien visto,del cristianismo la parte màs fàcil es la del respeto de las opciones individuales….No digo yo que el sexo sea un asunto fàcil…A mí en términos generales para un burgués como yo me resulta mucho màs difícil el respeto a las enseñanzas de moral social de Jesùs que creo que ,aùn no siendo lo único que le preocupò,si fue lo que los moralistas llaman su opción fundamental….lo que le distingue y por extensiòn lo que nos debiera distinguir…

  • M.Luisa

    Ludovico, no sé si tendrá intención de entrar de nuevo aquí, en cualquier caso como la aclaración que he de hacer es muy importante con respecto a lo que nos salió al paso de nuestra charla el otro día  y no tan sólo en este sentido, sino  que también lo considero  muy importante   porque al esclarecerlo  puede arrojar  mucha luz, pienso,  sobre todo el arco  temático que tanto preocupa   en ATRIO.

    Hará un par de días trasladé el ápice de este  problema a otra página  precisamente porque  en el caso de proseguir  no desvirtuara   lo que aquí en esta se está tratando,  pero se ve que a alguien sin la previa lectura  de aquello que motivaba su queja  le pareció a aquel lugar también inapropiado y como siempre suele ocurrir  venció la precipitación.  Por eso ahora vuelvo  aquí esperando de que haya suerte  y le llegue a usted.

    Mi intención no es polemizar, pero sí  poner las cosas en su justo término.

    De una cosa sí creo  se estará de acuerdo y es  que en todo filosofo  a lo largo de su vida sufre variaciones en su pensamiento, de ahí por ejemplo que se diga de Heidegger, el primero y el último, también de Wittgenstein se dice,  el primero y el segundo, etc., etc., Lo mismo pasa con Zubiri. Y en este sentido fue cuando usted me llamó la atención  con respecto al concepto de Inteligencia Sentiente.

    En efecto,   este concepto sufre modificaciones de interpretación precisamente teniendo en cuenta esta frontera por la que atraviesa este antes y después de todo pensador. Cuando Zubiri tres años antes de morir en 1980 se hallaba escribiendo la trilogía del conocimiento lo único que hizo con la  descripción noológica de la aprehensión humana, es afirmar   que esos dos elementos , el sentiente y el intelectivo se dan siempre juntos, es decir, son inseparables, cosa que en toda la tradición había sucedido lo contrario.

    Los cambios que hay que introducir en la doctrina zubiriana de inteligencia sentiente viene dados por el abandono   de postulados   que median entre dicha frontera.  Por lo pronto en ella el término de alma  queda sustituido por el término psiquismo   en el que  sus notas psíquicas son un subsistema del único sistema real, el sistema sustantivo  en que consiste la realidad humana.

    Ese cambio operado en su pensamiento cómo no va a repercutir en todos sus escritos anteriores?  Lo crucial del tema se ve con claridad cuando da sus últimos retoques   a su redacción  sobre los escritos  “ La Génesis Humana”

    La cosa  seguiría, en efecto  porque sólo con lo hasta aquí expresado  el problema no queda resuelto, pero al menos  con estos  apuntes   mi  humilde propósito queda cumplido.

     

    • Ludovico

      Muchas gracias, doña M. Luisa, por emplazarme. Con todo, no creo que sea este post el lugar adecuado. En lo que a mí respecta, creo que no es pertinente alejarse de la cuestión del género. Brevemente, la indisolubilidad del conocimiento y el sentido es un tema viejísimo de lo que los escolásticos llamaban psicología racional. Hasta el punto de convertirlo en aforismo: nihil in intellectu nisi prius fuerit in sensu. Es el escolasticismo del que Zubiri quiso liberarse, sin lograrlo, salvo con innovaciones terminológicas.
      Más que la gnoseología al uso, me interés se centra en los correlatos neuronales de la conciencia. Eso sí que es imbricación entre inteligencia y sentido. Por personificar, los trabajos de Crick (y su heredero Koch) y de Penrose (al que acaban de conceder el Nobel de física), con muchos más, unos ateos como Churchland, otros creyentes como Eccles. Doña María Luisa, por deformación profesional, no me muevo con alegría entre los filósofos verbalistas. Son muy pocos los que, como Popper, han aportado algo a la ciencia. El decía que era el único, con su principio de falsación.
      Un placer.

  • Santiago

    Pero es, queridos amigos, que la sexualidad humana, lejos de ser simple, es extremadamente compleja, contra los que predican el machismo o feminismo radical y absoluto.

    No solo existen factores cromosómicos, anatómicos, biológicos, genéticos y psicológicos,  sino que también intervienen el género (que es adquirido), el comportamiento del género o sea el papel que nos toca desempeñar, la conducta sexual y la orientación sexual, entre otros.

    En medio de esta compleja diversidad está la individualidad por la que cada individuo desarrolla una manera diferente de expresión sexual aún dentro de lo que predomina, ya sea masculino o femenino o intersexo.

    No se puede hablar de absolutos por tanto no se trata de determinismo total. Todavía prevalece en cada persona el poder orientar su sexualidad de acuerdo con principios morales tanto si es predominantemente heterosexual, homosexual, bisexual o pan sexual. La tendencia -como cualquier otra- nos impulsa, pero no asegura nuestro último comportamiento que está regido por nuestra voluntad que la que decide en ultimo término..

    Por tanto, no se puede etiquetar la conducta humana exclusivamente por la orientación sexual o por la identidad de género. Y así las categorías no son fijas y reflejan un “continuum”  en cuanto a la orientación del sexo desde los puntos opuestos hetero vs homo sexualidad puesto que existen grados entre estos extremos, y variantes hacia atrás o adelante,y donde hay que añadir el papel que juegan también las fantasías, el estilo de vida, la auto identificación de la orientación, y la manera de escoger el grupo de amistades de soporte emocional, y social etc etc

    A todo esto no se le puede llamar solamente genético o de causa anatómica cerebral o influencia prenatal hormonal o del desarrollo del sistema nervioso central sino que existen también factores sociales, de ambiente, de educación infantil, como traumas, fijaciones, reprensiones y regresiones que entran dentro del complejo etiológico de este problema. Por tanto como todo lo que es humano no es perfecto y es sujeto de cambios que mejoren la calidad de vida. Necesitan ayuda psicológica los que manejen con dificultad su situación puesto que no todos pueden resolver por sí mismos los problemas y las exigencias de la sexualidad humana de la misma manera que cada uno de nosotros tiene que enfrentarse a los problemas existenciales que conllevan nuestra vida en el Cosmos.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

    • carmen

      Por supuesto que necesitan ayuda los que tienen ese jaleo en la cabeza. Pero ayuda. No domesticación.
      No debe de ser fácil ayudar. Porque como usted dice , hay muchos factores que influyen porque el ser humano es muy complejo. Y la sociedad ni le cuento. Impone sus normas.

      Lo único que sé es que es muy importante acertar con los profesionales que van a tratar a la persona en concreto. Y el resto, tenemos que respetar esa realidad, porque si les hacemos sentirse bichos raros, lo único que hacemos es contribuir a agravar el problema.
      Eso creo.
      No sé.

      • carmen

        Fíjese. Creo que la causa biológica, según he leído y he debido de entender más o menos bien porque un biólogo ha dicho que parece ser que eso dicen las últimas investigaciones, aunque esa sea la causa biológica, luego el feto nace, ya es un bebé y cuando el bebé crece, entonces empieza el jaleo. Luego la sociedad es muy muy importante.

        Desde mi profunda ignorancia en este tema porque es que hace una semana ni me había planteado el porqué una persona decide cambiar de sexo. Porque claro. Dices, no les gusta el suyo. Punto. Pero esa no es la respuesta. La respuesta sería saber el porqué no están de acuerdo con su propio cuerpo. Es que es muy fuerte el tema.
        Pues desde mi absoluta ignorancia lo único que intuyo que mi persona puede hacer es tratarlos con todo el respeto que se merecen. Como me gustaría que me tratasen a mí , si hubiese nacido así. Porque como dice mi hijo , en lo único que tenía razón El Maestro, es en eso de trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti.
        Y dice que el cristianismo es para personas ingenuas como yo…madre miiiiiiia. Si esa es la clave. Yo me parto de la risa con mis hijos. No saben ni lo que saben.

        Siga cuidándose.

        • Santiago

          Exactamente..Primero se trata de valorar cuan doloroso es en estas personas aceptar su realidad existencial con estos problemas. Sólo los padres, educadores, médicos y personal de la salud con experiencia etc pueden captar el sentido verdadero de sus sentimientos y frustraciones. Y entonces comprender y ayudar.

          Por su complejidad y por ser temas tabús del pasado, la ignorancia sobre la sexualidad humana es bastante generalizada. No se ha interpretado ni mucho menos enseñado correctamente, cayendo en extremos donde la promiscuidad y el fanatismo, que son extremismos, se tocan. Entonces hay que educar correctamente para cambiar la mentalidad y lograr una mejor valoración de este tipo de conducta, sin etiquetas de ninguna clase.

          Puede existir la base físico-biologica en el caso de la confusión de identidad de género como en el de la orientación sexual, sin embargo existen otros factores ambientales que influyeron en la compulsión o en la fijación. Podemos nacer con una predisposición genética hacia ello pero se necesitan otras circunstancias que precipitan el conflicto.
          El análisis de las profundidades psiquicas logra muchas veces desenredar la “madeja”, aunque si estoy de acuerdo en que cualquier clase de intervención ha de estar en manos de un profesional experto en estos temas, cuya moralidad y honestidad se haya medido ante la comunidad y su buena reputación sea del dominio público. Por supuesto para un psiquiatra no existe la “normalidad” pues todos tenemos algún “desajuste” en alguna parte de nuestra vida psiquico-espiritual. Por otro lado los diagnósticos psicológicos son susceptibles de cambio puesto que los desórdenes evolucionan o se hacen más claros con el transcurso del tiempo. Pueden cambiar con el tiempo.Lo que para un “laico” es absoluto para un profesional del comportamiento humano es sólo una fase. A veces el paciente sólo pide un alivio, una mejoría para poder sobrellevar la vida.

          Un saludo cordial
          Santiago Hernàndez

        • carmen

          Es que , claro, para mí la homosexualidad no es ningún problema. No se puede hacer una idea de lo que leí cuando hace tres años mi hijo me dijo que tenía una pareja, pero que lo que iba a tener no era una nuera, sino un yerno. Ahora me río cuando lo cuento. Mis amigas se tronchan. Pero yo sé cómo me sentí. Sabe lo primero que me vino a la cabeza? Cómo no me he dado cuenta? Lo he dejado solo. Totalmente solo. A la fuerza lo ha tenido que pasar mal y no me he dado cuenta. Dios, menuda sensación de culpabilidad. Aún la tengo, pero mucho menos. Fue su decisión el no pedir ayuda. Algo no hice bien. Ve? Ya estoy otra vez. Uuufffff.
          El caso es que leí, leí, leí y entendí. Claro.
          Eso para mí manera de ver , según ya le digo, lo que leí, es un problema no del individuo, sino de la sociedad respecto a esas personas. No le voy a contar a usted nada de lo que aprendí. Seguro que lo sabe.
          Mi hijo y mi yerno son una pareja normal, están felices y ojalá su amor les dure mucho tiempo. Porque se protegen el uno al otro. Porque su vida tiene un grado de dificultad añadido. Y han tenido la enorme suerte de que las dos familias los queremos a los dos un montonazo. El problema es de la sociedad hacia ellos.

          Pero claro, la transexualidad es otro tema diferente. O no. Es que no lo sé. Leo, entiendo de qué va, pero me da miedo que la sociedad en nombre de la moral o la religión o la política los destruya psicológicamente. Porque los psiquiatras a veces destruyen. Y la religión. Y la sociedad…

          Es un tema que me desborda. Si uno de mis nietos presentase ese problema, no sabría que pensar, que aconsejar, no sabría hacer otra cosa que quererlo más de lo que aún los quiero. Aunque no sé si es posible .

          No es un tema de esos de sobremesa que hablas un par de horas y ya está. No. Qué va. Y me he dado cuenta esta semana. Es un problema que hay que abordar, porque genera mucho sufrimiento, porque ha dejado de ser tabú. Está sobre la mesa. Ese es el primer paso.
          En fin.
          Buen día.

          • Santiago

            Del pasado sólo podemos aprender..Si hay algo que reparar y se puede, lo haremos en el presente. No se puede mirar atrás constantemente..sino que se trata de nuestra actuación en el momento actual y en el futuro.

            No es necesario que cambiemos nuestra manera de pensar ni nuestra personalidad. Nunca podremos vivir la vida de nuestros hijos. Ellos son ellos y nosotros somos simplemente sus progenitores y los que velamos siempre por ellos.

            Ellos se volvieron adultos y esto quiere decir que han hecho decisiones libres. Nosotros hicimos o no hicimos lo que creímos que era lo mejor para ellos pues los padres aman siempre a sus hijos entrañablemente e incondicionalmente. Y esto va a continuar hasta el final. Por eso debemos estar tranquilos. La complejidad de estas condiciones impide pensar que existe una sola causa porque más bien es un conglomerado de factores.

            La p a z de la familia se encuentra en la continuación de este amor que pone armonía y coherencia en las relaciones y proporciona la estabilidad necesaria para todos.Con la seguridad de que ellos pueden recurrir a nosotros tanto en la prosperidad como en la tribulación, y que siempre vamos a escucharles y ayudarles en lo que esté a nuestro alcance.

            Saludos cordiales
            Santiago Hernández

          • carmen

            Es que si hay que cambiar de opinión, sin miedos, si tu conocimiento de algo concreto aumenta, a la fuerza modifica tu opinión. Aquí en Atrio he aprendido muchas cosas. No sólo por lo que leo, que también, sino por la curiosidad que me han despertado determinados temas, determinados nombres que ustedes citan sin cesar. Es curioso, casi siempre son los mismos. Eso me ha hecho leer por mi cuenta. Y he modificado opiniones.
            Por ejemplo. Les entiendo infinitamente mejor. Ya sé la línea de pensamiento de cada uno de ustedes. Y eso me ayuda a entenderles.
            Tiene razón en lo que dice. Nuestros hijos son seres independientes. No somos individuos como los corales, que tienen un esqueleto común. No nos reproducimos por gemación. Sino de dos seres diferentes. A la fuerza el que nace tiene que ser una mezcla de los dos al cincuenta por ciento.
            Pero ellos nos pueden enseñar tanto o más que nosotros a ellos. Depende.
            No sé puede ni imaginar lo que he aprendido de mis alumnos. Te enseñan sobre todo a darte cuenta de que hay mil preguntas y mil respuestas diferentes a cada una de ellas y cada niño o niña tiene una manera de reaccionar diferente. Aprendes un montonazo con ellos.
            Y eso me sucedió con mi hijo. Lo único que me reprocho es el porqué el crío no confío en su madre y me lo contó. Pero fue su decisión. Y una cura de humildad para mí, enorrrrrrme.
            Bueno.
            Gracias por escuchar.
            Un abrazo.

    • Jorge Felip Fernández

      Comparto los comentarios tanto de Santiago como de Carmen. Creo que los que sufren por problemas de género o de orientación sexual, harían bien reconociendo el problema y si les sobrepasa en su gestión personal buscar ayuda de expertos que puedan entender, acoger y dar pautas o soluciones adecuadas a cada caso, que disminuyan su sufrimiento o mejor lo eliminen. No hay razones para que las personas soporten sufrimientos cuando existen terapias para eliminarlos. Por otro lado, para mí es cierto que el comportamiento humano está fuertemente condicionado, pero no determinado. Siempre hay margen de libertad, para tomar decisiones de comportamiento personal en cualquier circunstancia, que incluye la sexualidad, y en este campo guiarnos por una moral sexual con la que estamos de acuerdo y nos comprometemos a seguirla. De ahí nuestra responsabilidad.

  • carmen

    Perdón.

    Es la última vez.

    Aunque mi profesión ha sido la de profesora, me siento profundamente alumna. Cuando leo u oigo algo que despierta mi interés, me muero por saber el porqué de, pues de todo.

    Jamás me había planteado el porqué de la transexualidad. Y al leerles , uf. Por qué?

    Ayer por la tarde leí muchos artículos, porque mis preguntas no fueron contestadas. No saben ustedes la frecuencia con lo que me ha sucedido esto a lo largo de mi vida. Si, pero, por qué? Y me dejan por imposible, por cabezona, por cortedad mental…hay todo tipo de razones.

    La clave me la dio alguien que dijo lo de la testosterona en los primeros meses de embarazo. Busqué, busqué y encontré una línea de pensamiento que me produce tranquilidad mental. Por ahí andará la respuesta.

    Es una linea muy sencilla. Algo sucede en el embarazo, cuando se está produciendo la maduración de lo que va a ser el cerebro del bebé. Parece ser que a través de la placenta hay una serie de filtraciones que interaccionan con todos los componentes necesarios para  la  formación del cerebro y que hará que cuando  ese bebé nazca no  se sienta de acuerdo con sus sexo biológico. Algo no sale bien.

    Que el cerebro todo lo coordina no es una invención mía. Luego algo tiene que ver con este asunto. Fijo. Para mí al menos.

    He leído muchas cosas sobre si hay un cerebro masculino y otro femenino. Por supuesto hay quien niega esto radicalmente. Y seguramente , vamos, no hay duda de que son iguales, salvo pequeños matices. Ahí está la cuestión, para mí al menos. En el matiz. Lo conozco? Pues no, pero tiene que haberlo.

    Habrá mujeres orgullosas de serlo, pero no más que yo. No soy como un varón. De ninguna de las maneras. Soy mujer. Con los mismos derechos, los mismos deberes, pero mujer.

    Cuando la evolución natural escogió la reproducción sexual en casi todas las especies de seres que empezaban a ser complejos, su razones tendría. Supongo que lo saben. Pera ello hacen falta individuos diferentes. Quiere eso decir que un tipo de individuo es superior a otro por el hecho de tener órganos sexuales de un tipo u otro? Obviamente no.

    Quiere esto decir que si todos tenemos la misma categoría, por decirlo de una manera sencilla, a la fuerza somos iguales en todo? Pues tampoco.  Porque somos biológicamente diferentes. Eso, a la fuerza tiene que influir en nuestro comportamiento. Que tiene una fuerte factor cultural y educativo? Eso es indiscutible. Que todos podemos realizar los mismos trabajos? Estoy segura.

    Pero, mi cabeza, la mía, me dice que todo está coordinando por el cerebro. Luego si una persona no está de acuerdo con su sexo, habrá que buscar las causas en el cerebro. Más que en el cerebro, en su formación que ha hecho posible nada más y nada menos que tú papel en una función vital, la reproducción, te la cuestiones. Esta función vital es la que asegura la permanencia de la especie.

    No es un tema sin importancia. Es un tema que para las personas afectadas les trastoca su vida entera. Porque, insisto, afecta a una función vital.

    Ha sido un tema tabú. Ahora ya no lo es, gracias a Dios. Hay opiniones para todos los gustos  y desde diferentes disciplinas científicas. El tiempo dirá.

    Mi opinión es que hay que investigar mucho, hay que ayudarlos en la medida de lo posible, respetarlos y ,sobre todo, sobre todo dejarlos que decidan ellos mismos. No sé cómo va eso de los fármacos, pero si no se considera una enfermedad mental, no llego a entender el porqué de utilizarlos. Si entiendo que si están sometidos a un stress brutal porque nosotros, los ‘ normales’ les hacemos sentir bichos raros, pues supongo que algún ansiolítico no les vendrá mal. Y a nosotros’ los normales’, un poco de información. Olvidarnos de la ética salvadora, de la lucha de sexos, de políticas de pensamiento único, de religiones que condenan lo que a ellas le apetece y centrarnos más en el problema real. Y es que hay personas humanas que no saben ni siquiera qué son porque no se ajustan a nuestros clichés. Menuda injusticia social.

    Me da igual que piensen que creo en los gambusinos de colores. Ojalá pudiera creer, pero mi mente no me lo permite. Y lo siento.

    Y eso es todo, amigos.

    Gracias a este artículo he podido leer y reflexionar sobre este tema.

    Has el próximo.

    No voy a entrar en discusiones donde se intente dejar mi pensamiento como retrógrado, infantil, absurdo, machista y todas esas cosas bonitas.

    Sé cómo soy. Para mí es suficiente.

     

    • Jorge Felip Fernández

      Carmen, me impulsa a contestar tu comentario por la última frase, el intento de dejar tu pensamiento como retrógrado, infantil, absurdo, machista, … ¿Cómo puede ser si lo que denuncias es una injusticia social sobre las personas que sufren por no ajustarse a la norma del comportamiento sexual? Nada tiene esto de retrógrado, infantil, absurdo, machista, …, sino todo lo contrario.
      Aunque es cierto que hay trabajos científicos del pasado reciente que trataron de apoyar la existencia de un cerebro masculino, diferenciado del femenino, incluso también homosexual, …, en la actualidad han sido refutados, sin embargo, hoy se están publicando trabajos en neurociencia sobre las diferencias matizadas referentes al sexo. Y como dices el matiz es lo importante. Y es que los niveles de hormonas sexuales en sangre, que dependen de la actividad de regiones específicas cerebrales y por tanto también genética, presentan variabilidad por lo que hay sexualidades muy definidas masculinas o femeninas, y otras no tanto, depende.

      Hace poco más de un año, en un ciclo de conferencias en la sede de Ciencias Religiosas sobre la “ideología de género” (¿¿??) salí con un cabreo descomunal pues el ponente principal cargado de títulos afirmaba que la culpa de los trans y homosexuales la tenía la educación paterna y materna, junto con amistades poco recomendables. Los trataba como enfermos que necesitaban terapia y para colmo recomendaba comprensión y acogida para estos “desgraciados”. ¡¡Intolerable!!

      • Isabel

        La cuestión no es negarse a normas de “comportamiento sexual”. Es negar rotundamente que la adhesión a estereotipos de género es lo que nos identifica con independencia del sexo, eso es lo retrógrado y reaccionario.
        La asociación Chrysallis, en uno de los materiales que difunde para menores y familias, afirma acientíficamente que existe una “identidad de género” y que los gustos y preferencias de una niña o niño no conformes con los estereotipos atribuidos a su género pueden indicar que ese menor es “trans”.
        Decir a las niñas y a los niños, a chicas y a chicos, que los estereotipos sexistas son los que definen el sexo de las personas, atenta contra la ciencia, y consolida el machismo más rancio que sostiene que existen comportamientos, ropas, o expectativas reservadas a hombres o mujeres. Afirmar que el sexo no es biológico sino una característica construida socialmente, consolida el género, que es precisamente la herramienta cultural que justifica la desigualdad estructural entre mujeres y hombres por tanto, el machismo.
        Las niñas disconformes con los roles de género que se les asignan, las que se sienten incómodas con los cambios que conlleva la pubertad, son las primeras víctimas de la ideología Queer que convierte la rebeldía de las niñas y su disconformidad en signos de la conocida como «disforia de género». Decir que la disconformidad con el género, implica  «haber nacido en el cuerpo equivocado» es profundamente reaccionario y antifeminista.
         En distintas CCAA de todo signo ya existen leyes y protocolos de obligado cumplimiento tales como estos entre otros:
        * Introducen un pensamiento dogmático y acientífico, que niega la realidad empírica del sexo y mitifica el género, llegando a afirmar que niñas y niños nacen en cuerpos equivocados si éstos no se corresponden con su “identidad sentida”, que se basa en la observación conductual sesgada desde el adultocentrismo..
        * Se elaboran materiales de contenido sexista que sustituyen a los que fomentan la co-educación en todas las etapas educativas.
        * Se exige que el profesorado abra investigación, por posible maltrato infantil, en los casos en los que sospeche o verifique que los padres, madres o tutores legales del alumno menor de edad se oponen a los deseos de los menores a iniciar una transición que implica en muchas ocasiones la toma de bloqueadores de la pubertad. Pasando así el profesorado a cumplir con competencias de otros especialistas para los que la mayoría no tiene formación, y dando por hecho la mera palabra de los menores, pese a que para tal validación se requiera una evaluación específica.
        Pretender que todo esto que está promoviendo el activismo transqueer es un bien para los menores cuando está dando lugar al aumento exponencial sobre todo de niñas a las que confunden, a transicionar, es un error de graves consecuencias que ya se puede ver en jóvenes arrepentidos/as que denuncia ante la Justicia el trato y tratamientos de la “ciencia”.
        Y no deja de ser curioso tu rechazo a una terapia psíquica y ni una palabra a la reconversión irreversible del cuerpo de un menor por un “sentir” que con muchas probabilidades no más es una confusión inducida por propagandas perversas que le dicen que se puede nacer en un cuerpo equivocado.

        • Jorge Felip Fernández

          Creo Isabel que me has juzgado mal o no me has entendido o no me he explicado bien. Entiendo que por justicia social hay que dirigirse hacia la libertad y la igualdad disminuyendo en todo lo posible el sufrimiento de las personas. En consecuencia, todo aquello que potencie la diferencia entre los roles sociales masculinos o femeninos oponiéndolos entre sí, me parece que va en sentido contrario a la justicia, porque afecta gravemente a determinados colectivos, aunque sean minoría. A mí me parece que la dirección adecuada es rebajar precisamente la “identidad de género”, y no potenciarla como dices asume el movimiento queer. La identidad de género o del sexo ¿es elegible? Pues biotecnológicamente lo es, ya se hace. Sin embargo, no por disponer de esa tecnología hay que tomarla a la ligera según el capricho de los afectados o de la decisión de padres o tutores. Debería dicha decisión reservarse a un comité de expertos, médicos, psicólogos, …, que determinen cada caso, pues sus consecuencias pueden ser graves e irreversibles y en lugar de disminuir sufrimientos los agraven.

  • carmen

    Uuuuuufffffff

    No vean lo que me ha costado.

    No vean lo que me hacen trabajar cuando no me contestan porque se creen que pregunto tonterías.

    Efectivamente. Parece ser que todo este jaleeeeeeo enorrrrrrme que hay con la identidad de género, los trans, los queer, los sheboy, los de sexualidad líquida… uuuuuufffffff, qué de cooooosaaaas hay.

    Pues parece ser que dicen que, efectivamente, algo pasa durante la gestación del futuro bebé y , para que Isabel me entienda, el cerebro que tiene que ser rosa, se vuelve un poco tirando a azul, algo así como un fucsia avioletado. O el azul se vuelve un poco rosa. Algo así como un violeta con tintes rosados.

    Como los colores del atardecer.

    Pues eso dicen los que saben de las posibles causas por las que las personas pueden tener un buen jaleo mental con su sexo biológico.

    Vaya una tarde que llevo.

    Me duele la cabeeeeza. Pero he encontrado la respuesta. Bueno, lo que se dice a día de hoy.

    El tema de la moralidad y la política con los trans, el cielo y el infierno, eso es cosa de ustedes que saben de eso.

    Buenas noches. A los hetero, a los homo, a los bi, a los trans, a los sólidos, a los líquidos y a los gaseosos.

    • Isabel

      No, parece ser que no es lo que dices.

      “The Gendered Brain: The New Neuroscience That Shatters the Myth of the Female Brain” [El género del cerebro: La nueva neurociencia que destruye el mito del cerebro femenino] de Gina Rippon (Bodley Head, 2018)  
      Rippon es investigadora en el campo de la neurociencia cognitiva en el Centro del Cerebro Aston de la Universidad Aston, de Birmingham.

      Un libro válido también para lectores/as no científicos.
      La creencia en un cerebro femenino es más o menos una bobada.

      • carmen

        Que va…
        Además, ya me he cansado del tema.
        Ya me he aclarado.
        Buenas noches.

      • carmen

        A veces creo que , con todos mis respetos, el que falla es el cerebro masculino. Pero habrá opiniones. Y si no, mira el vídeo de ese señor que hablaba del femit como algo que no tenía ni causa ni fundamento.
        Pues bueno.
        Yo lo dejo ya. Tenía duda de si todo esto es genético, aprendido o fisiológico. Por lo visto los tiros van por la formación del feto hasta llegar a ser un bebé. Y como me parece lógico,me lo creo.
        Pero vamos. Nadie más lo tiene que creer.

        • Isabel

          No dices nada, de qué tiros hablas? Si te apetece creer esos tiros estupendo, como si crees en los gamusinos del desierto. Por supuesto, yo no tengo porqué creerlo, ni eso ni que hay cerebros de colorines, me aclaro con razones fundamentadas.

          • carmen

            Me alegro.
            Yo soy de letras

          • Isabel

            ¿La lógica no funciona para las letras?

          • carmen

            Tengo mis dudas.
            A mí me van los teølogos clásicos, las humanidades en general, la magia y los gambusinos de colores.
            Son superbonitos. Y traen muy buena suerte,sobre todo si los ves brillar por la noche. O eran las luciérnagas? Mira, de ciencias, ni una palabra.
            De verdad, lo dejo.
            Cómo ha dicho Ludovico.
            Por mí parte doy por terminado el asunto.

  • oscar varela

    Hola!
     
    A las importantes consideraciones de Jorge Felip y Ludovico
    referentes a SEXUALIDAD e IGLESIA CATÓLICA, aporto lo siguiente
    (creo que en su momento ya lo hube compartido)
    ……………………..
    Solo agrego ahora que en torno al ABORTO (Interrupción Voluntaria del Embarazo = ILE),
    cuyo Proyecto de Ley el P. Ejecutivo argentino presentó para ser tratado en el Congreso Nacional, enfrentaría la posición “tradicional” de la I.C.
    ……………………..
     
    Iglesia y sexualidad: los graves efectos del celibato y la abstinencia
    Por Claudio Ibáñez S. (21 Agosto DE.2018)
    https://ciperchile.cl/2018/08/21/iglesia-y-sexualidad-los-graves-efectos-del-celibato-y-la-abstinencia/
     
    * Las creencias de la Iglesia Católica sobre sexualidad y las prácticas que promueve
                – (castidad, virginidad, abstinencia y celibato) no son inocuas,
                – sino “tremendamente negativas y
                – destructoras del mejor funcionamiento de las personas”.
                – es un adoctrinamiento que genera
                            – inmadurez socio-emocional,
                            – deprivación sexual y
                            – una lucha culposa entre
                                       – la realidad sexual humana normal y
                                       – el ‘deber ser sexual’ inalcanzable, mítico y fantasioso”.
    * La incapacidad de la Iglesia para manejar el comportamiento sexual de sus consagrados
                – se mantendrá mientras no cambie los supuestos falaces
                            – sobre sexualidad que su doctrina contiene,
                – e incorpore una visión positiva de la sexualidad humana
                            – basada en el mejor estado actual del conocimiento psicológico.
     
    IGLESIA Y SEXUALIDAD
    * En el Catecismo están sintetizadas sus creencias acerca de la sexualidad
    – la castidad (abstención del goce sexual) es una virtud y
                – todos los bautizados deben abstenerse de practicar la sexualidad,
                – las relaciones sexuales están permitidas solo entre casados y
                – nada más que con fines reproductivos y de unión.
    * El personal consagrado (sacerdotes, religiosos y religiosas)
                – debe practicar la abstinencia sexual de por vida.
    * Esta visión restrictiva descansa en dos supuestos:
                – la abstinencia sexual es clave para la perfección personal y espiritual y
                – es posible practicarla de por vida.
    * ¿Cuál es el grado de verdad que estos supuestos poseen
                – a la luz de la ciencia psicológica contemporánea?
     
    Final del formulario
    PSICOLOGÍA, SEXUALIDAD Y SUBLIMACIÓN
    * La represión (de la libido) acarrea grandes trastornos mentales.
    * La sublimación no cuenta con respaldo en la psicología empírica contemporánea .
                – los impulsos motivacionales no son sublimables;
                – para cada impulso existen satisfactores específicamente apropiados.
                            – para el hambre la comida,
                            – para la sed el agua,
                            – para el amor el afecto,
                            – para el sexo el apareamiento.
     
    LOS IMPULSOS Y SU FUERZA
    * Los motivos primarios (hambre, sed, respirar, dormir, sexo, crianza, etc.),
                – se sustentan en complejos mecanismos
                            – homeostáticos, neuroendocrinos y cognitivos.
    * La fuerza de un motivo o impulso solo se puede observar cuando está
                – insatisfecho o “deprivado”.
     
    * La abstinencia incrementa y exacerba
                – la fuerza de los motivos o impulsos.
     
    LA ABSTINENCIA SEXUAL
    * El impulso sexual es una necesidad fisiológica básica
                – tanto o más potente que el resto de las necesidades porque
                – de este impulso depende la supervivencia de la especie.
    * Además ¿es posible la abstinencia sexual sostenida en el tiempo?
    – En 1948 Alfred Kinsey informó
                – que la abstinencia sexual permanente prácticamente no existía.
                – en lugar de disminuir el embarazo adolescente lo incrementan.
     
    MOTIVACIÓN Y AUTOACTUALIZACIÓN
    * Las necesidades humanas se ordenan en una jerarquía de predominio relativo.
    – En la base de la jerarquía están las necesidades fisiológicas
                – (sed, hambre, respiración, temperatura, sexo, etc.).
                – La insatisfacción de cualquiera de estas necesidades básicas
                – no solo la transforma en predominante, sino que
                – la vida de la persona comienza a girar en torno a la necesidad insatisfecha,
                – lo que impide el avance hacia la maduración.
    * La satisfacción, al menos parcial, de las necesidades básicas, incluida la sexualidad,
                – es clave para el desarrollo de la personalidad y
                – el avance hacia la madurez, (Maslow denominó autoactualización.
     
    SEXUALIDAD EN EL CLERO
    * La Iglesia cree y ha hecho creer (sin un solo estudio que lo demuestre)
                – que la mayoría de sus consagrados son sexualmente abstinentes y
                – viven de manera ejemplar su castidad.
    * El abuso de menores es solo la punta del iceberg de la incontinencia sexual del clero.
    – Otras prácticas, al no ser delitos, no salen a la luz pública y
                – quedan ocultas en los confesionarios.
    – Los abusadores de menores representan solo el 6% del clero.
                – Entre el 80% y el 90% se masturba y
                – el 50% de los sacerdotes practica relaciones sexuales adultas,
                            – tanto hetero como homosexuales.
     
    EL CELIBATO
    * La mayoría de quienes ingresan a la vida religiosa lo hacen en plena juventud,
                – ilusionados con su vocación,
                – pero psicosexualmente inmaduros y
                – desconocedores del impacto que tendrá en ellos,
                            – la abstinencia sexual de por vida y
                            – la carencia de una relación de pareja.
                – muchos llegan a ser intelectual y físicamente adultos,
                            – pero social, emocional, afectiva y sexualmente inmaduros,
                            – transformándose en furtivos transgresores de la continencia sexual.
    *¿Dónde están, entonces, los beneficios
                – de la abstinencia sexual y
                – del celibato planteados?
     
    CONFESIONARIOS DE VIDRIO
    * En muchos colegios católicos han llegado a vidriar los confesionarios o
                – a reglamentar las confesiones en ambientes de mirada pública .
     
    LA CUESTIÓN FUNDAMENTAL
    * Creer que la abstinencia sexual es
                – el camino a la perfección humana y espiritual y
                – que es posible practicarla de por vida,
                            – no es una creencia inocua, sino
                            – negativa y destructora de las personas.
    * Los teólogos tienen la palabra… Pero no solo ellos.
    – Debido a los trascendentes y generalizados impactos negativos que el paradigma sexual de la Iglesia tiene, su cambio debe ser exigido
                – por los propios consagrados,
                – por sus víctimas y
                – por las comunidades y
                – gobiernos de países en que la Iglesia Católica opera.

    • Isabel

      No se puede hablar de la pederastia como una “práctica sexual”. Además de un delito es una perversión que afecta no a cualquier persona sino a menores. No lo puedes poner en el mismo plano como haces que la masturbación que sólo afecta a quien la practica y allá él, es su exclusivo problema si lo considera pecado.
      Y como siempre y en tantos temas, las mujeres como si no existiesen, cuando resulta que también hay muchas mujeres religiosas y no, quizá más que hombres, célibes y no por eso les da por manosear niños. Deberías además de culpar a las normas de la Iglesia mirar qué pasa a los hombres, por qué hacen lo que hacen.

    • Jorge Felip Fernández

      Aquí suscribo todo cuanto dices Oscar, y enfatizo el cambio profundo que debe realizar la moral sexual de la IC, es urgente y necesario. Es que resulta que la moral civil de mínimos asumidos por consensos o convenios como los derechos humanos, está muy por encima en calidad ética que la que sigue predicando la Iglesia. La plenitud de la sexualidad no puede estar en la castidad y la abstinencia, es como afirmar que la alimentación mejor es el ayuno y no una alimentación variada, sana y satisfactoria.

      • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

        Jorge, a mi juicio, ese consenso del que hablas en la moral civil de mínimos, es de mínimos de justicia, no de cualquier cosa o antojo, a esto aspira y es su valía; y, ¿cómo?, mediante una argumentación de razón que otros puedan entender, cuestionar, negar o aceptar, y que se sustentará en una concepción de ser humano como persona, no según cualquier cosa o antojo. No hay otra manera de decir esto es bueno y esto es malo, moralmente hablando para todos, en una sociedad laica. Como todo lo humano, las certezas racionales sobre esa concepción antropológica y su desarrollo ético son a la medida humana -no somos dioses que sabemos la verdad incondicional en su principio y concreción-, pero siempre reconocemos al otro que habla como sujeto digno, le prometemos honestidad en nuestra propuesta y se la exigimos en la suya. O sea que un interlocutor que diga: postulo lo que “me da la gana” y “porque lo valgo”, no aporta nada en antropología y en moral. La ética es principios y procedimiento argumentativo digno. Tan valioso y exigible es ser éticos en uno como otro polo de la cuestión, y nos podemos perder en cualquiera de ellos por pragmáticos (vale lo eficaz), por irracionales (filosofar es alienarse), por fe (Dios nos lo da todo esto resuelto para todos), por elitismo (el que sabe que hable), por egoísmo (es bueno lo que me beneficia, allá cada cual), etc.

        En esa experiencia refleja de una sociedad sobre la persona, y sus derechos y deberes fundamentales, los agentes vamos a coincidir o no en aspectos sustantivos (derechos o deberes humanos que no los vemos todos como tales o del mismo modo), y sobre ello seguiremos hablando argumentativamente -¡al menos que se entienda de qué hablamos y que lo hacemos con honestidad intelectual y moral en los más discutidos!-, porque no queremos engañar a nadie para llevarlo al bien ni obligarlo contra su conciencia y leal entender. Por eso, aquí viene la ley, justa es lo que quiere, pero que no garantiza siempre lograr lo bueno a la medida de la moral de todos. Es otro plano (el de la ciencia, el de la filosofía, el de la moral, el de la religión, el de la ley). La ley realizará el bien posible en cada caso, lo amará con ahínco, tiene valores compartidos en una sociedad democrática, ¡no es incrédula moralmente!, pero si la discusión moral es máxima en la sociedad en su concreción, buscará fórmulas que preserven la libertad, es decir, no equivocarse contra la libertad fundamental de nadie, y sobre todo de las minorías o más frágiles, en distintos aspectos de la vida pública. Es todo el problema de la regulación de determinados derechos humanos en discusión, la despenalización de determinados comportamientos y la penalización de otros, la objeción de conciencia que puede y debe ofrecer en supuestos de regulación discutida, etc. Pero ella, la ley civil, no dice esto es bueno y esto es malo, siempre y para todos, sino esto es legal o ilegal porque según el parecer más compartido de la sociedad plural de la que emano como ley, ¡obligada a respetar la dignidad, la libertad y los derechos de todos! Y así, prosigue, tal interpretación argumentada de este o aquel derecho y deber humano es más aceptada que la otra, y la asumo como ley común. Como ley. El debate moral fundamental sigue abierto. Este alcanza, debería, ¡todos sabemos cómo es la vida social en sus condicionamientos!- el juego democrático que es el que ha de resolver otra forma de convenir la ley que a todos nos obliga.

        Tan clarificador, para mí, es este proceso, que la moral de máximos de perfección o plenitud cristiana (la santidad) recorre este camino de la moral civil compartida como mediación histórica propia, ¡sin abandonar su argumentación, nuestra también!, y postula algunas precisiones “morales”, ¡no tantas!, peculiares, que la razón humana a la luz de la Fe religiosa cree y argumenta como mejor interpretación de esos derechos y deberes en discusión sobre la persona. Pero en ese argumentar creyente, de la razón iluminada por la Fe, ella sabe, debe saber, que incorpora una vía de conocimiento “moral” que no puede hacerle abandonar el razonamiento común a los humanos, ¡siempre y todos somos humanos!, sino reconocer honestamente que está añadiendo una luz que solo en la fe es creíble y que como tal, las certezas morales absolutas que de ahí se deriven, o su interpretación peculiar, son dignas de ser contadas a todos y obligan a los que participan de esa fe (dejando a una lado el supuesto de la libertad de conciencia y el debate moral en la Iglesia). Más aún, es legítimo postularlas para todos como mejores, y contar por qué, si bien esto deberá verificarse, finalmente, en el espacio de la razón común, pues nadie puede esperar entre los creyentes que los demás ciudadanos nos han de reconocer una primacía en el conocimiento moral con razones de fe. Nadie debería despreciar la aportación creyente, pero su peso final viene por la argumentación de la razón moral compartida en su plano de conocimiento: el ético. Dialogo de saberes, sí, sustituciones, no. De otro modo, habría ciudadanos en una democracia que tendríamos, por la fe, una posición de privilegio para acceder a la moral del ser humano, si se quiere, a la moral natural. Esto sería una inmoralidad en el procedimiento y la pretensión. Imposible en una sociedad democrática y laica. Inasumible en una concepción del ser humano con igual dignidad racional. Hay que resolver la aportación de la fe de un modo que no ofenda a la igual dignidad del conocimiento moral de todos los humanos, en concreto, de los ciudadanos. Lo medito así. Disculpas por la extensión y el enredo. Un saludo a todos.

        • mª pilar

          ¡No he comprendido nada!

          ¿Pregunto?
          Se respetaran (guste o no, a nivel personal o de iglesia) el sentir de cada persona en su propio SER?

          Otra cosa muy distinta es:

          Su llamada “libertad” ante procedimientos que puedan dañar a otras personas.

          Para eso, se supone que existe la ley, y desde ella, se dilucidará los comportamientos que dañen.

          Las iglesias como tales, deberían poseer, la capacidad de comprender a quienes viven en su propia piel la ¿diferencia? y no castigarlos por sentirse diferentes.

          Ya se ha hecho muchísimo daño por esa mirada “superior y cuasi perfectísima” que creen tener.

          Bastante dolor han sembrado con sus “razones divinas” que nada de Divinas poseen.

          Un abrazo entrañable.

        • Jorge Felip Fernández

          Lo que dices José Ignacio lo comparto plenamente: la razón iluminada por la fe no puede abandonar el razonamiento común de los humanos, es legítimo formularla para todos como mejores y entrar en el porqué, plantearla de modo que no ofenda a la igual dignidad del conocimiento moral de todos ni pretender primacía, … Pero intuyo que te dejas en el tintero precisamente la cuestión que apunta Mª Pilar el grave daño causado por la moral de la IC, por su pretensión de ser revelada y por tanto con absoluta primacía y obligado cumplimiento.

  • Jorge Felip Fernández

    ¿De qué tiene que hablar sobre sexualidad una ética de máximos? Pues para mí sin duda de plenitud de la sexualidad y no de represión o sublimación de la misma. Por ello no es la mejor perspectiva el celibato de los sacerdotes y éstos deberían escuchar con atención y respeto a los laicos, porque hablan de la experiencia personal de la que ellos carecen o dicen o pretenden carecer, que a menudo ocultan con sombras.

    Desde una ética de mínimos ya se reconoce que la práctica de la sexualidad no puede causar daños a las personas, ni al que practica ni a otras personas, y por tanto descarta el maltrato sexual y personal, exigiendo el respeto y el consentimiento mutuo, siendo indiferente al tipo de prácticas o de relaciones que se realicen, siempre y cuando sean consensuadas o consentidas.

    Desde una ética de máximos una ética de mínimos se supone cumplida por exceso. Y la dirección a la que apunta es hacia la plenitud humana como horizonte, por tanto a Dios, en la práctica de la sexualidad. La práctica de la sexualidad en ética de máximos tiene que tener los rasgos de la plenitud humana y potenciar por tanto el amor, la unión, la entrega, la comprensión, …, y la práctica del sexo puede potenciar esos rasgos de plenitud.

    Desde esta perspectiva no entiendo problemas considerados por la IC como pecados, aberraciones o anomalías sexuales, cuando de hecho no son contrarias a la plenitud humana, sino que al contrario pueden potenciarla.

    • oscar varela

      Hola Jorge (“juanele” ¿te acordás?)

      1- En una Asamblea-Atrio quisiste pregunto-objetarme algunas ideas que yo exponía. No te pude contestar porque: a) soy un viejito sordina y lo que lograba entenderte eran asuntos que yo vengo exponiendo hasta con temor de cansar. Pero había ya notado tu “no-leer” lo que cae fuera de tu “ciencia” de de tu “Plenitud Humana”.

      El haber hecho el “destilado” para el Curso-Taller de tu Libro sin que haya recibido ninguna “objeción” tuya (recuerda que la premisa fundamental mía al aceptar el encargo de Duato fue: “que ‘juanele’ tenga la última palabra autorizada sobre lo ‘Destilado'”- me da crédito para decir que hube entendido tu postura.

      En todo el largo desarrollo del Curso-Taller procuré siempre comprender antes que objetar, con Objeciones que ciertamente tenía y que solo las presentaba entre signos de interrogación para tu mayor expansión argumentativa.

      2- Habíamos quedado -en la Asamblea antecitada-, que tus Objeciones me las podías hacer, sea en Atrio, sea a mi Correo personal. vostendrás las razones por qué no lo has hecho.

      3- Acá y ahora lo que me interesa es “objetar-te” (no negar-te) dos cositas:
      UNA: que “Dios” no tiene ninguna vela que arder en este esclarecimiento científico de lo humano.
      DOS: que tu “valoración” de la sexualidad es una “habitual” de-gradación al hacer de ella un instrumento “pasajero” (no voy a exagerar sacándole la “sa” integrante de esa palabreja) que se justificaría en dar-paso al amor.
      ¿Por qué no pensar que puede haber un Ideal de la Sexualidad igualmente colmado de perfección y plenitud como el del Amor sin que haya que sub-ordinarlo?
      Te lo dejo para que lo pienses.

      Abrazo!

      • Jorge Felip Fernández

        Hola Oscar
        Pues si recuerdo muy bien y con placer lo de “juanel” con el que comencé en Atrio, me gustaba ese nombre, que tuve que dejar precisamente cuando se publicó mi libro en Ed.Atrio, pues no tenía sentido para mí emplear un seudónimo en mis intervenciones. Te reitero mi profundo agradecimiento y reconocimiento a tu trabajo en las destilaciones a mi libro y sobre todo tus significativos interrogantes que me hacían repensarme las cosas. Tengo mi libro a mano y lo consulto a veces cuando me surgen incertidumbres y tus destilaciones me ayudan.

        De la Asamblea de Atrio en la que participamos salí un poco contrariado, y me tomé un tiempo de desconexión sin entrar en Atrio. Ya no me acuerdo de las objeciones que hice allí a tu intervención, si me las recuerdas hablamos, si te apetece.

        De las dos cositas del punto 3 con la primera no sé si estoy de acuerdo o no pues creo que Dios sí tiene y mucho que decir sobre lo humano. Pero por supuesto no desde la perspectiva científica, pues introduciría un sesgo en la investigación incompatible con la objetividad que pretende.

        En cuando a la segunda pregunto ¿de verdad crees que mi propuesta de-grada la sexualidad al pensar que la uso como instrumento para la plenitud? No estoy pensando en un uso de la sexualidad en función de la plenitud como instrumento o medio para alcanzarla, sino que si la vida personal tiene como horizonte la plenitud, la práctica de la sexualidad también se realiza incluida en ella y no al margen de ella.

        • oscar varela

          Ok, “juanele” (con”e” al final)!
          ¡Abrazo!

          • oscar varela

            “juanele” (con “e”) es el del poeta entrerriano-argentino Juan Laurentino Ortiz

            EN ESTE MOMENTO…

            En este momento casi perfecto de la tarde,
            ¿qué es lo que me hace un poco triste?
            ¿Es su eternidad o su fugacidad?
            ¿Es este sentimiento de estar solo en su oro translúcido, espiritual,
            o esta calidad pensativa, casi elegíaca, de pura?
            Pero si estoy en él no estoy solo.
            Estoy en las varias formas en que él se realiza:
            pájaros, aguas, flores casi volatizadas.

            ¿Es un sentimiento acaso de pecado por este éxtasis solitario, esta plenitud paradisíaca que no es de todos, pero que está cerca de todos, ¿cerca? ofrecida como una etérea música que no puede saber de la indignidad y del horror humanos?

            Canto sereno, sí, casi celeste,
            sobre un fondo de inseguridad y de angustia.
            ¿Es esta sombra la que me hace triste?

            Pero en la noche es dable escuchar melodías perfectas,
            y está, además, hermanos, la estrella de la síntesis,
            el círculo mágico del fuego
            que agrandará hasta el límite de la tierra
            sus cordiales, seguros anillos de amistad y alegría…

          • Jorge Felip Fernández

            Mi nick Oscar no llevaba la e final solo “juanel”. Juanele con la e es un nombre que funciona por ahí “juanel” no al menos no lo he visto. Es un invento de un amigo que yo utilicé. Te agradezco el optimista y profundo poema.

    • Ludovico

      Tal vez sea conveniente aclarar términos para saber de qué estamos hablando. ¿Qué entiende usted por ética de mínimos? Para unos se trata de una convención, un acuerdo o consenso sobre qué hacer y qué no hacer. No es que hemos de hacer esto porque sea bueno o malo en sí mismo, sino porque convenimos en que así sea. Por ejemplo, el sexo en cualquier situación y forma, siempre que sea entre adultos y consentido. Es lo que recogen la legislación vigente en la inmensa mayoría de las naciones, con la excepción de países musulmanes y otros pocos.

      Para otros, por ética de mínimos hay que entender lo que dicta la naturaleza humana, lo que le conviene de acuerdo con su ser inteligente, con su razón bien formada. Las cosas, de acuerdo con esa perspectiva, son buenas o malas por sí mismas. Robar, mentir, son ejemplos inmediatos.

      Los defensores de una ética de mínimos consensuada no tendrían reparo en mentir si con ello se logra un fin que se supone legítimo. Mentir incluso por sexo. Es decir, engañar al cónyuge si es un acto acordado y sin consecuencias. Pertenece al ámbito privado, argüirán.

      Por ética de máximos da usted a entender, me parece, una ética de exigencia personal y pública acorde con la doctrina del Evangelio y su interpretación en el curso de la historia de la Iglesia. Ahí entra el celibato de sacerdotes y religiosos y la virginidad de las religiosas.
      Dice usted que la sublimación de la castidad no es tal, no es perfección, sino que la perfección del hombre se da en el desarrollo de la sexualidad humana (es decir, no mera animalidad, sino acompañada de amor, ternura, etcétera). Los contraejemplos que menciona son fácilmente refutables porque la infidelidad o la pederastia no es fenómeno que acompañe al estado, sino que es causada por un grupo menor, inferior incluso a otros grupos sociales.

      El concepto de plenitud no es científico, sino filosófico. Y, aquí también, teológico. Son los eunucos por el reino de los cielos. Tan plenamente humana es la abstención, como la vida marital. En ambos casos es una opción libre. De hecho, por ser más difícil lo primero, por constituir una negación a lo largo de la vida para entregarse con libertad absoluta a los demás es por lo que castos y vírgenes constituyen un ejemplo de superación, de ser superiores. Pero esa experiencia está reservada sólo a unos pocos.

      • Jorge Felip Fernández

        Ludovico, una ética de mínimos la tomé hace muchos años de Adela Cortina incorporándola a mi pensamiento personal. Y sí, se trata de una ética derivada de consensos sociales lo más amplia posible en condiciones de diálogo democrático, o en la razón comunicativa (Habermas), que no deriva de concepciones previas como el contenido de la “naturaleza humana”, o de contenidos del bien o del mal moral, que pueden ser propios de un determinado colectivo, pero no como premisa aceptada por todos, sino que con iguales derechos y condiciones se exponga y argumente en las mismas condiciones que los demás. El supuesto de que se pueda convenir que el robar o el matar etc., puedan ser consensuados, pues depende de las condiciones sociales en las que se dialogue, y aunque pudiera darse en colectivos reducidos es del todo improbable que se diese en colectivos más amplios. No hay argumentos de razón moral que pueda darles apoyo, por la sencilla razón que produce víctimas.

        Sobre la ética de máximos que propongo deriva como es notorio de los Evangelios y de la interpretación de la Iglesia, aunque con mi reserva personal crítica. Con respecto al celibato que afecta a sacerdotes y a ciertas comunidades de religiosos y religiosas, se trata de no casarse ni tener descendencia que es una opción libre y personal y por tanto legítima, en función de una dedicación en exclusiva a la Iglesia. Esto para mí no tiene ninguna implicación en la moral sexual ni tampoco en la plenitud o excelencia ética de las personas, dado que ésta no depende del estado civil, puesto que puede ser cualquiera. Otra cosa es el voto de castidad y la llamada y exigencia de la castidad a los fieles, en particular de sacerdotes y religiosas/os que lo hacen expresamente público. Se predica la castidad como virtud y la apoyas afirmándola como ejemplo de superación. En esto opino como tú, que los contraejemplos de una castidad mal asumida no incide en el tema de su virtud, y si mencioné la pederastia en la Iglesia fue por leerla en algún comentario, que afecta a una minoría por muy significativa que sea.

        Y mi pregunta es ¿la castidad es una virtud humana, conduce a la excelencia humana? Pues en mi opinión no lo es. Para mi no es lo mejor la práctica de la ascesis, la privación, el sufrimiento y mortificación autoinfligida, la penitencia, …, esto solo lo encuentro que puede asumirse como consecuencia de las decisiones tomadas y de ningún modo como algo que se pueda buscar como objetivo. Y la castidad tiene mucho de sufrimiento, de una ética de talante estoico, de superación de metas con sus consecuencias de orgullo por sus éxitos y la culpabilidad de sus fracasos.

        • Ludovico

          En mi interlocución hace unos días con José Ignacio Calleja hablé ya de la ética de mínimos introducida por Adela Cortina en un librito de Tecnos que ha tenido mucha fortuna. Es una línea que se ha acentuado en otros escritos suyos posteriores, como “Neuroética y neuropolítica”, también publicado por Tecnos (2011). Es una suerte de moral del materialismo alemán que no comparto. Por una razón muy sencilla: ¿por qué convenimos todos en una serie de enunciados? ¿Por qué todos estamos de acuerdo en que matar es malo? ¿Por qué coincidimos en que abusar de un menor es un acto inmoral? Por la sencilla razón de que nuestra razón nos dicta que eso no es conforme a la naturaleza de las cosas. Es una aplicación inmediata del principio haz el bien y evita el mal. Los partidarios de la ética de mínimos son relativistas morales que dicen no admitir enunciados morales universales. De ahí la convención. Pero no es verdad. La mera coincidencia ya es, sin apelar al imperativo categórico kantiano, haber convertido en ley general nuestro acto. A eso se le llama moral iusnaturalista o basada en la ley natural, que no tiene nada que ver con el comportamiento de los animales, como erróneamente se cree.

          La castidad de los sacerdotes, religiosos y monjas no es mera ascesis humana, como puede ser la abstención del deportista o la que se autoimpone un sidoso. La castidad es por el reino de los cielos. Es decir, un voto por lo común, como lo es la obediencia. O la pobreza. Obedecer por obedecer no es virtud, sino sometimiento, esclavitud. Hacerlo “perinde ac cadaver”, como se dice de los jesuitas, es por absoluta entrega a la causa de Dios. La castidad del solterón no es superior a nada. Es mera opción sin búsqueda de un fin superior. Los consejos evangélicos se incardinan en el marco de la teología. No tiene nada que ver la castidad del consagrado con la abstención carnal del que no quiere comprometerse.

          Usted, que conoce el tema, sabe que en el cerebro existen circuitos cerebrales que constituyen una suerte de correlatos del comportamiento humano, incluido el religioso. Perdóneme la autorreferencia. Hace siete años publiqué en la revista de la facultad de teología de san Vicente Ferrer (Escritos del Vedat, vol.43) un trabajo, “Introducción a la neuroteología: una aproximación a las bases neurales del fenómeno religioso”, donde intentaba recoger la investigación sobre la activación nerviosa durante los momentos de éxtasis y otras circunstancias similares. Quiero decir, que hasta en los momentos de mayor abstracción terrenal, el cerebro actúa. El hombre no deja de ser hombre por ser casto. Sencillamente sublima su abstención carnal sin perder su condición.

          • carmen

            Eso de ser invisible tiene su parte estupenda. Puedo decir lo que pienso.
            Antes, de jóvenes en los veranos acabábamos siempre los hermanos , los seis, en la cocina hablando hasta las mil y una porque no hacía calor. Bueno, los hermanos y quien estuviese por allí. No sé cómo decir, ni puñetero caso me hacían. Toooodos y toooooodas eran mayores y muyyyyy listos.
            Recuerdo perfectamente una noche. Ya era como de preuniversitario o algo así. Salió este tema y dije: menuda locura que los curas no se puedan casar.
            Jolín.
            Tú no entiendes lo que es la sublimación del amor, me dijeron unos mientras otros callaban. Sublimación? Dije. Sé de la sublimación del yodo, del agua, pero del amor? No.
            Y me callé, claro.

            Pero claro, han pasado cincuenta años. Ahora mi pregunta sería. Sublimación en nombre de qué Dios exactamente? Uno que te hace nacer sexuado?
            Y seguirá : no será por el bien de la orden religiosa, de la compañía religiosa o de la iglesia en general?

            Sería curioso que se repitiera la escena cincuenta años después. Pero ya, imposible.
            Usted me la ha hecho recordar.
            Buena noche.
            Cuídese.

          • carmen

            Aunque también he de decir una cosa. Para mí el peor voto de todos es el de la obediencia. Debería de ser anticonstitucional.
            Además, con eso del celibato, en fin. Además de que todos sabemos que una cosa es el celibato y otra la castidad. Si no te puedes casar, sencillamente tus hijos son bastardos, hasta hace muy pocos años. Aunque tengas cien mil, como sal Luis.
            Y no voy a entrar en otros temas referidos a la sexualidad de los sacerdotes. Vista gorda total.

            Ahora, sálvate el voto de obediencia si eres guapo. Duras 24 horas dentro del seno de la congregación, de la compañía o de la iglesia.
            Pero vamos. Fijo.

            O no?

          • Jorge Felip Fernández

            Ludovico, te contesto en un comentario al principio de esta línea, porque planteas cuestiones que me interesa comentar con más amplitud.

  • Ludovico

    María Luisa, por mi parte pongo punto final a esta disquisición sobre Zubiri, que se aleja del contenido, de máximo interés ciertamente, del post. Se trataba de que los conceptos de Zubiri no son físicos, sino metafísicos: sustancia, sustantividad, persona, personeidad, momentos de la esencia, momentos del ser, por no hablar del quid de su obra: la religación, religión, etcétera. No son conceptos científicos. En metaciencia se habla de conceptos métricos, clasificatorios y comparativos para referirse en los empleados en las teorías científicos. A ninguno de ellos pertenecen los mencionados.

    No es lo mismo hablar de ciencia que cultivarla de forma sistemática. A lo largo de mi vida profesional he observado que hay editores de publicaciones científicas que son profesionales de la ciencia (John Maddox y todos los directores de Nature o los editores jefe de Science, que al ser publicación de la Academia Nacional de Ciencias Norteamericana, los selecciona la propia Academia entre sus miembros), y tambiénm editores que poseen un curriculum académico en esa línea del saber. Unos y otros tienen trato constante obviamente con científicos, los más eminentes. ¿Quiere decir que los segundos son científicos por ese trato? No. En Scientific American y en American Scientist había un editor que no tenía “credentials”, como él decía. Era el más brillante, hasta el punto de hacerse cargo de una sección (“column”) de matemáticas… claro que para pasar de su amateurismo superdotado tuvo que ir a … Harvard. La ciencia no entra por osmosis, aunque eso ensaba cierto catedrático de introducción a la filosofia de la Universidad de Valencia que luego lo fue de la Autonóma madrileña en sus disertaciones marxistas.

    Diego Gracia, albacea intelectual del legado de Zubiri, no fue discípulo stricto sensu, sino seguidor fiel sobre cuya filosofía escribió un libro que se proponía ser complementario de Lecciones de Filosofía del vasco.  Catedrático de historia de la medicina, es médico y teólogo de formación. Ciertamente es uno de los que más se ha adentrado en el pensamiento zubiriano. Pero no es el descubridor. Ni siquiera el primero que ha escrito sobre Zubiri con conocimiento directo. Durante un tiempo existió en España una suerte de admiración por el filósofo generalizada. Su vida en el ostracismo buscado, aunque financiado por el Banco Urquijo, las anécdotas que de él se contaban (que si cuando vino Schrödinger a España en el años 30 sólo el pudo presentarlo en la Magdalena santanderina, por ejemplo), le rodearon de una aureola que sólo comenzó a desdibujarse con la irrupción de la filosofía analítica en nuestro país en los años sesenta. Era manifiesto que esa corriente antimetafísica le había cogido con el pie cambiado.

    Y para no hablar de Zubiri, me he extendido demasiado.

     

    • Ludovico

      Erratu, corrige: Y también editores que “no” poseen un curriculum académico.

    • carmen

      Me encanta su mal genio.
      Me recuerda a mi padre. Cuando decía: hasta aquí, uf.
      Cuídese mucho

    • M.Luisa

      Sí, Ludovico, por mi parte también lo dejaré aquí antes, sin embargo, y contando con la benevolencia de Antonio, quisiera hacer alguna aclaración con respecto al tema de los conceptos zubirianos. El otro día, al referirme a ellos, esta referencia no era de naturaleza determinativamente física ni metafísica sino simplemente lo que venía a decir es que dichos conceptos contienen, son portadores de contenido físico. Es decir, no solamente el concepto es portador de ideación.

      Como usted sabrá, leer a un autor que presenta un mensaje innovador le es muy característico intentar insuflar significados nuevos a términos viejos dotándolos de una cierta ambigüedad lo cual es probable que como consecuencia de ello se le interprete erróneamente. Esto es lo que le pasó a Zubiri. Como usted muy bien dice, Diego Gracia, dada la dificultad para entender su pensamiento escribió últimamente, además del anterior que usted señala, un volumen considerable en el que nos advierte de sus carencias y sus rectificaciones y también cómo no las confusiones que dieron pie a no pocas erróneas interpretaciones. Una de ellas, por ejemplo, pudiera ser la detectada por usted mismo en Inteligencia Sentiente, tal como me señaló el otro día. Por esto, si el moderador me lo permitiese estaría encantada de llevar a cabo conjuntamente con usted en otro lugar y en otro momento un discernimiento claro sobre las luces y las sombras que presenta el tema.

      Nada más y muchas gracias

  • oscar varela

    1- Estos entrometimientos de la Iglesia con las Ciencias cercanas a la vida de la Gente,
    – hizo acordarme de cuando es­cuché a Stephen Hawking afirmar que la física llegaría muy pronto a la teoría unificada de las leyes del universo, con la explicación matemática del momento cero de la creación.
     
    “¿Qué papel quedará para Dios, en las clases de Cosmología del profesor Katz en la Facultad de Ciencias Exactas?”- preguntaba un periodista.
     
    2- Katz había estudiado en Oxford con Roger Penrose, el director de tesis de Hawking,
    – y en su breve regreso a la Argentina dictaba Cosmología como la materia final de la licenciatura en Física.
    – Pronto se había hecho famoso por la rapidez con que llenaba pi­zarrones, por la fuerza con que partía las tizas mientras escribía y por la dificultad sobrehumana de sus prácti­cas.
    – Había pedido que su ayudante de cátedra fuera un matemático graduado y Pablo Marín, que era en esa época amigo mío, había accedido al traspaso.
     
    3- Pablo se divertía contándome en el bar de Ciudad Universitaria los sarcasmos de Katz
    – y la desesperación de los alumnos frente a las fórmulas.
    – Me contaba de una chica algo mayor que los demás, que ya había desapro­bado dos veces la materia
    – y que lo seguía como una sombra a todas las consultas para preguntarle, con una fijeza obsesionada,
    – uno por uno cada ejercicio.
     
    4- El cuatrimestre pasó y llegaron las fechas de los fi­nales.
    – Pablo había fijado una última consulta una hora antes del examen.
    – Ese día, mientras almorzaba conmi­go en el bar, le avisaron desde la secretaría
    – que tenía una llamada de teléfono. Bajó demudado:
    – la que había sido su novia histórica estaba de paso por Buenos Aire y quería volver a verlo.
     
    5- Me pidió que fuera en quince minutos hasta el aula del examen para avisarle a sus alumnos
    – que no daría la clase y salió a grandes tranco hacia la parada de colectivos.
    – Dejé pasar el cuarto de hora y fui hasta el aula.
    – Sólo había una chica, que se balanceaba nerviosamente de pie, abrazando una carpeta negra:
    – la alumna de que me había hablado Pablo.
     
    6- Cuando me acerqué vi que el brazo que cruzaba la carpeta estaba crispado,
    – con el puño fuertemente cerrado, como si ocultara algo, que el mentón le temblaba a punto de castañear.
    – Tuve que decirle que Pablo no le daría la consulta.
     – Se quedó por un momento abrumada, incapaz de hablar y me miró después implorante,
    – como a una última tabla de salvación.
    – “Pero tal vez vos podrías ayudarme -me dijo-, sos también matemático, ¿no es cierto?”,
    – y abrió atropelladamente la carpeta, antes de que pudiera de­cirle nada.
     
    7- La práctica tenía un título curioso: EL SUMIDE­RO DE DIOS. Posiblemente otro sarcasmo de Katz,
    – Debajo vi las ecuaciones más impenetrables sobre las que me tocó fijarme en toda mi carrera.
    – La primera ocupaba tres renglones, y reconocí apenas dos o tres símbolos.
    – Me di cuenta de que en una hora ni siquiera lograría entender la notación.
    – Volví a alzar la vista y ella advirtió antes de que le dijera nada que su última esperanza se había desvanecido.
     
    8- Vi que temblaba y que su puño, que había quedado colgando a un costado, se apretaba con­vulsivamente.
    – Me quedé por un instante petrificado:
    – desde ese puño, por la juntura de los dedos, se formaba un hilo de sangre,
    – que empezaba a gotear en silencio al piso sin que la chica pareciera advertirlo.
    – Extendí la mano para aferrarle la muñeca y antes de que pudiera retirarla
    – le abrí con mi otra mano los dedos.
    – Lo que aquella estudiante de Física escondía y había apretado hasta incrustarse en la palma
    – eran las puntas de metal de un crucifijo.
    …………………..
    (Cuento ‘destilado ’EL SUMIDERO DE DIOS, de Guillermo Martínez en “Una felicidad repulsiva” Ed. Planeta 2014)

  • Olga Larrazabal

    Creo que Jesús habló acerca de mirar la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

    Y en ese tema la Iglesia Católica tiene un record monumental.

    ¿Por qué no resuelve primero su propio problema de  disforia sexual de su estamento de célibes, que ha sido más que ventilado en público, y no deja tranquilos a los pobres seglares con sus problemas de identidad y que los resuelvan como mejor puedan sin andar poniendo cortapisas?

    Bastante tienen las personas cargando con el peso de las convenciones sociales, para que encima les caiga la Madre Iglesia a través de algún Arzobispo, con su habitual falta de misericordia a decirles los que deben o no deben hacer con sus cuerpos y sus almas.

     

    • Jorge Felip Fernández

      Pues en mi opinión Olga, la IC no debe callarse en los temas de ética y moral sexual, sino que debería replantearse las cosas en profundidad teniendo muy presente los avances de la ciencia en las últimas décadas. Hace y ha hecho demasiado daño en estos temas durante siglos y cargada ahora de escándalos, como la proliferación de la pederastia en la jerarquía y sacerdocio y su culpable ocultación, como para que ahora guarde silencio y nos deje en paz. La IC debe proclamar un moral y una ética de máximos y sigue predicando en un sentido muy inferior a una ética civil de mínimos. Y me pregunto: ¿cómo especificar una ética y moral de máximos en el tema sexual? ¿sigue siendo la castidad una virtud sexual siendo compatible con una ética de máximos? ¿la lívido o placer sexual entra en la ética de máximos, o el sexo en su nivel máximo solo puede dirigirse a su función reproductiva? ¿…? ¿…?

      • Ludovico

        Estaba decidido a no seguir abusando con mis intervenciones, cuando leo que usted vuelve a replantear el tema en sus debidos términos. No es obligado compartir para ello ni su visión histórica de postura de la Iglesia ni la supuesta separación entre ética de mínimo y ética de máximos. Permítame introducir, sin embargo, una anotación. Es un error, como tantos atribuidos a la Iglesia, que ésta restringiera la sexualidad al mecanismo de la función reproductora. La ciñe, cierto, al matrimonio. Pero en éste la sexualidad explicita un doble fin: la reproducción y el remedium concupiscentiae, es decir, el desarrollo pleno de la vertiente sexual del varón y de la mujer. Para nuestra desgracia,es ahora cuando en santa Marta andan desnortados y lo mismo conferencia un declarado defensor del aborto indiscriminado que una activa propagadora de la ingeniería genética en embriones humanos, amén de otros autores sobre conceptos y prácticas que no se cohonestan con la moral iusnaturalista. Hace usted muy bien en volver a centrar el tema.

  • oscar varela

    Hola!
     
    1- Aparte de su verdad o su error, una teoría es un cuerpo de pensamientos
    – que nace en un alma, en un espíritu, en una conciencia, lo mismo que el fruto en el árbol.
    – Ahora bien: un fruto nuevo indica una especie vegetal nueva que aparece en la flora.
    – Podemos, pues, estudiar aquella teoría con la misma intención que el botánico cuando describe una planta:
    – prescindiendo de si el fruto es saludable o nocivo, verdadero o erróneo, atentos exclusivamente a filiar la nueva especie, el nuevo tipo de ser viviente que en él sorprendemos.
    – Este análisis nos descubrirá el sentido histórico de la nueva teoría naciente,
    – lo que ésta es como fenómeno histórico.
     
    2- Toda nueva teoría acusa ciertas tendencias específicas en el alma que la ha creado.
    – Y como un edificio científico de esta importancia no es obra de un solo hombre,
    – sino resultado de la colaboración indeliberada de muchos, precisamente de los mejores,
    – la orientación que revelen esas tendencias marcará el rumbo de la historia.
     
    3- No se quiere decir con esto que el triunfo de esta teoría influirá sobre los espíritus,
    – imponiéndoles determinada ruta. Esto es evidente y banal.
    – Lo interesante es lo inverso:
    – porque los espíritus han tomado espontáneamente determinada ruta,
    – ha podido nacer y triunfar la nueva teoría.
    – Las ideas, cuanto más sutiles y técnicas,
    – cuanto más remotas parezcan de los afectos humanos,
    – son síntomas más auténticos de las variaciones profundas
    – que se producen en el alma histórica.
     
    4- Basta con subrayar un poco las tendencias generales que han actuado en la invención,
    – basta con prolongar brevemente sus líneas más allá del recinto de la Ciencia afectada,
    – para que aparezca a nuestros ojos el dibujo de una sensibilidad nueva,
    – antagónica de la reinante en los tiempos anteriores a su aparición.
    ………………………..
     
    Así, pienso en:
    – La Teoría de la Relatividad,
    – La Teoría sobre la Evolución de las Especies.
    – La Teoría Cuántica.
    – La Teoría del Caos.
    – La Teoría de la Modernidad Líquida
    – La Teoría de la Novela como Ensayos de Ficción.
    – La Teoría de …
    ………………………..
     
    NOTAS:
    1- es de agradecer el arrojo de la REDACCIÓN de ATRIO al proponer Asuntos que llaman a la mutación mental.
    2- También a los que en este Asunto nos “actualizan” supuestos e intuiciones populares, desde su imprescindible perspectiva “científica” (“juanele” y Ludovico)
    – y la no menos necesaria de los otros y otras atrieras en su calidad de vivientes
    experienciales Comentaristas.
    3- La razón que me mueve en el presente Comentario es la de “dar cuenta y razón” del SENTIDO en que, con nuestros contemporáneos, se encuentran involucradas nuestras vidas.

  • carmen

    Pues superinteresante.

    He leído cosas sobre la transexualidad esta mañana. Y me he enterado que no se considera una enfermedad psiquiátrica. Creía que sí. Estoy encantada.

    He leído todo lo que han escrito  Ludovico, Jorge Felip y Santiago ellos son biólogos o médicos. Me han tranquilizado mucho, porque no sabía por dónde iban a salir. A veces todo lo mezclamos. La filosofía, la ética, la política, la religión…y así no me aclaro.

    Pero esta vez no. Creo que todos coinciden en que hay que ayudar en la medida en que esa ayuda no se convierta en un problema, por decirlo de una manera corta.

    Me gustaría saber la opinión de José Antonio Pastor. Creo que también sabe de esto.

    Recuerdo que hay otros que me interesaría saber su opinión, pero hace tiempo que no los veo por aquí. Y no recuerdo los nombres. Uno era psicoanalista o algo así , tiene barbita y un apellido compuesto. Y otro es alguien que escribió una vez un artículo sobre el envejecimiento y tuvo mucha paciencia conmigo cuando le pregunté sobre el alzheimer. Neurólogo o algo así era. Pero ni sé si entran en Atrio.

    Aprendo mucho con ustedes. Me refiero a la parte de biología y esas cosas. Me hacen buscar información y sobre todo me hacen pensar.

    Gracias a todos.

    Y luego está la parte religiosa o moral o política. En esa no me pienso meter. Ya he hablado demasiado y al final, me la cargo, no falla. Y no.

    Es un tema muy importante, muy interesante. O por lo menos esa es mi opinión. Ya saben que uno de mis hijos es homosexual. No saben lo orgullosa que estoy de ver el paso hacia adelante que dio hace ya tres años. Pero claro, gracias a dios, hoy día la homosexualidad no es como hace cuarenta años. Totalmente estigmatizada. Ahora no. Ha costado mucha lucha.

    Por eso me interesa tanto el tema trans. Me producen mucha ternura. Estoy segura de que llegará un día en que se normalice , pero hasta entonces, mucha gente va a sufrir muchisimo.

    En fin.

    Gracias otra vez.

  • M.Luisa

    Precisamente por eso porque al ofrecer desde la biología  pocas posibilidades  al   estudio del fenómeno que nos ocupa  hemos de decantar nuestro interés  en saber qué nos dice de todo ello una antropología actualizada  filosóficamente, y también creo que sería desde ahí que se podría lograr de estas innegables constataciones  una firme consideración y consolidación  sociológica.

    El hilemorfismo  que no acaba de desaparecer de según que mentes,  por un lado, y por otro los pocos datos que en estos casos ofrece la naturaleza biológica,  es lo que favorece sin más  esfuerzo a hablar  de compasión y misericordia. Sin embargo la unidad conceptual psico-orgánica  en sustitución  del compuesto alma y cuerpo   nos abre a una visión  más  completa de toda la unicidad de la persona y de su  dignidad.

    Aquí lo que nos interesa pues es la noción de persona y aunque en la historia esa noción ha sufrido diversas variaciones,  en nuestro tiempo  es claro que en cuanto realidad, la persona humana  no es sólo un simple sistema de notas biológicas  sino que es ante todo y sobre todo la realidad que le es propia en cuanto sentida, es decir en cuanto se la apropia sentientemente.

     

    • Ludovico

      Vamos a ver si no no dejamos llevar por juegos de palabras, por logomaquias. La antropología biológica, que se enseña en las facultades de biología –hace un montón de años, tuve por catedrático de la misma a Josep Pons, junto con la paleonatropología, muy unida y paleontología, dictada por Crusafront, a quien está dedicado el Instituto de Paleontología de Sabadell– y la antropología filosófica –que en la facultad de filosofía de Barcelona nos enseñaba Pedro Cerezo, que luego sería catedrático de Granada y senador por el PSOE– no pueden contradecirse, ni actualizarse, salvo por el avance de la propia ciencia, pero nunca porque la filosofía ponga al día nada, sino a ella misma en su confrontación con la ciencia.

      Desde Boecio, en efecto, el concepto de persona ha venido recibiendo diferentes acotaciones, en particular, la articulación de nuevas propiedades identitarias, curiosamente recibidas del campo de la ciencia (capacidad de reflexión, toma de conciencia de sí mismo). Un progreso que Xavier Zubiri quiso asumir desde sus artículos en Revista de Occidente hace muchos decenios, después de Naturaleza Historia Dios y contemporánemente a Sobre la esencia. Zubiri, que aborrecía de la escolástica, pero que, a la postre no logró despegarse de ella, gustaba de introducir novedades que para algunos eran chirriantes, como el de inteligencia sentiente, a la hora de explicar al hombre. Quería de ese modo superar el viejo hilemorfismo, pero de una manera casi exclusivamente idiomática. Sin lograr aporta nada nuevo, ninguna visión nueva del hombre, desde el cogito cartesiano.

      La conciencia de sí mismo a lo largo del tiempo, el ser uno, es, una de las notas que caracterizan a la persona. Es la que permite dialogar con la etología para saber en qué medida, por ejemplo, los bonobos, que practican la homosexualidad por mera diversión cuando no tienen problemas de sustento, son personas. Son famosos los experimentos espectaculares. Pero no basta esa nota distintiva. Si fuera cierto no serían personas los niños de teta ni los demenciados. Tampoco estos tienen sentido de su realidad. Sin ciencia no hay filosofía. Tal vez sea ésta una de las tendencias más firmes de los grandes filósofos, puesta de relieve como una novedad y llevada al extremo por los neopositivistas.

      • M.Luisa

        Vamos a ver, ningún problema en admitir es más estoy completamente de acuerdo en lo que dice sobre que la antropología biológica y la antropología filosófica no pueden contradecirse ni actualizarse salvo por el avance de la propia ciencia. ¡Claro que sí! Aquí no me canso de repetir que la filosofía, ahora, para ser creíble ha de ir de la mano de la ciencia. Y esto es lo que justamente hizo X. Zubiri. En el año 1950, escribió:

        “La filosofía se quedaría sin objeto si no tuviese una visión natural del mundo sobre el que tiene que filosofar. A esta visión natural del mundo pertenece la ciencia […]. De ahí la presencia de la ciencia dentro de la reflexión filosófica. […] Puesto que lo que se quiere averiguar es qué son las cosas en su real y efectiva concreción, es inevitable la presencia de la ciencia en la filosofía. -Xavier Zubiri (1950)”

        Veo que se deja usted llevar por tantos estudiosos de Zubiri a quien su filosofía, dicen, no ha ido más allá del escolasticismo y esto es una solemne desconsideración hacia un pensador que en su trayectoria ha reconocido errores, retrocesos y rectificaciones. Para entrar a comprender su pensamiento y no juzgarlo precipitadamente no es suficiente haberse quedado con la sola lectura de la Revista de Occidente, es necesario penetrar en toda su Obra.

        Muchos de sus conceptos filosóficos están impregnados de ciencia, como por ejemplo los de “sustantividad” “actualidad” “de suyo” ect., cuyas aportaciones son fundamentales para unos enfoques que como el que estamos tratando abren en el futuro perspectivas de enorme fecundidad.

        • Ludovico

          ¿Quién le ha dicho a usted que me he quedado con los artículos de Zubiri en Revista de Occidente? No le pregunto si conoce usted los artículos en la enciclopedia Durwan por no parecer impertinente. Ni los libros posteriores aparecidos en Sociedad de Estudios, Sobre el Hombre el pertinente a este asunto. Ni siquiera le he mencionado su traducción de Mach, o de otros textos. Financiado por el Banco Urquijo, tenía Zubiri en invierno una serie de conferencias relacionadas con temas científicos, como el tiempo, el espacio, etcétera. Los resúmenes aparecían en ABC. A Zubiri le apasionaba la ciencia. En Naturaleza Historia Dios presenta una consideración sobre las partículas virtuales, un tema sugerente en los años treinta del siglo pasado. Pero no tenía formación científica sistemática. Cuando por razones laborales tuve que preparar cierto monográfico sobre el cerebro, a finales de los setenta, se me hizo llegar, supongo que a través de doña Carmen Castro, o de alguien vinculado a Laín Entralgo, el interés de Zubiri por la cuestión y si le podía enviar un preprint. Carece de interés mi relación con Zubiri y su pensamiento, pero me parece que los conceptos de sustantividad, actualidad o de suyo nada tienen que ver con los conceptos científicos. Si por tales entendemos los que en filosofía de la ciencia2 se llaman tales.

          • M.Luisa

            Por Dios, no se me enfade usted D.Ludovico!, No he querido ser impertinente, si en el fondo, le seré sincera, le agradezco enormemente ese pequeño intercambio de impresiones con usted, aunque sí déjeme decirle y tal vez haya sido lo causante de mi extrañeza, que lo realmente innovador de su pensamiento fue posterior a esa etapa conocida por sus artículos en la Revista de Occidente que algunos se reeditaron en su primer libro publicado Naturaleza, Historia, Dios.

            Por otra parte si como dice su relación con Zubiri carece de interés es lógico que no sepa apreciar ese aporte científico que contienen sus conceptos. Así lo reconoce el biólogo y filósofo Diego Gracia que fue discípulo suyo y que en la actualidad preside su fundación. Él es también quien conoce perfectamente su trayectoria y los contactos que tuvo con destacados científicos que, naturalmente no voy ahora a enumerarlos pues la lista es enorme y no creo que sea algo que le pueda interesar, solamente he querido en atención a usted y dado lo tarde que es no dejar para mañana mi respuesta.

    • Ludovico

      Especulares, no espectaculares. Por ejemplo, el experimento del espejo en que el simio se mira y nota un lunar que antes no tenía e intenta eliminarlo.

  • ana rodrigo

    Tan sencillo como que una persona que se siente mujer en un cuerpo de hombre, o un hombre en el cuerpo de mujer, le importa un bledo toda la erudición y la ciencia que le echen encima.

    La neurociencia llega hasta donde llega, a día de hoy, así que dejemos en paz a las personas que buscan y quieren encontrase consigo mismas en el cuerpo con el que se sienten identificadas.

    • Isabel

      Bueno, bueno, Ana, ¿qué es eso de dejemos en paz? Si tú no quieres saber lo que suponen las leyes trans estás en tu derecho pero no puedes despachar esto de esa manera, es lo suficientemente importante como para debatirlo y no tapar con un dejemos en paz razones poderosas contra la ley de Podemos.
      Dejar en paz lo que se hace con menores solo se puede concebir en una sociedad decadente y enloquecida.

      • ana rodrigo

        Isabel, a ver si diciéndolo de otra manera, expresa mejor lo que quiero decir: en vez de decir “dejemos en paz”, quiero decir que deseo que las personas implicadas en esta necesidad, que vivan en paz su propia experiencia y su propia decisión y no añadamos más sufrimiento del que tant@s ya llevan a sus hombros antes de llegar a la decisión que creen deben de tomar. Eso no excluye que la ciencia u otro tipo de personas tengan sus propias ideas y puedan debatir lo que quieran.

        • Isabel

          A ver si se puede entender a qué son las críticas: a cómo el sentir se plasma en las leyes y qué implicaciones tiene; al activismo transqueer introducido en todos los ámbitos y organismos desde la medicina a la escuela creando un lenguaje y un pensamiento hegemónico irracional que al mínimo cuestionamiento lo califica de odio. Tampoco todos los trans están de acuerdo con est, así que la crítica a una persona concreta pues depende, no discriminarla no puede ser aceptar que me llame “portadora de vulva”.

    • Isabel

      Y otra cosa más, está en su mente sentir que no son lo que son, pero yo también tengo mente y no es legítimo que me tenga que callar y aceptar ni yo ni nadie lo que cualquiera sienta o crea.
      A quien hay que dejar en paz es a los menores, que al menos en el 85 % de los casos la disforia desaparece al llegar a la pubertad. Decir esto no es transfobia, más bien tener conciencia y repito, parece mentira que no importe.

      • Rodrigo Olvera

        Se repite y se repite ese “MANTRA” de que al menos en el 85% de los casos la disforia desaparece al llegar a la pubertad; sin dar referencia de dónde se saca el dato.

        El dato surgió de un estudio de Antonio Becerra-Fernández y otras personas, publicado en 2010 en la Revista Internacional de Andrología, titulado “Transexualidad y adolescencia”, visible en este enlace: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1698031X10700315

        El mismo Antonio Becerra-Fernández, junto con otras personas, publicó en 2015 una revisión sobre el tema en la Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes, titulado “Disforia de Género en la Infancia y Adolescencia: una revisión de su abordaje, diagnóstico y persistencia”, en la que se demuestra una muy significativa diferencia en la persistencia de la Disforia de Género al llegar a la pubertad; con una persistencia de 95% en la Unidad de Identidad de Género del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, en comparación con otras unidades especializadas (con variaciones de persistencia que van del 27% al 81%). Como hipótesis explicativas se mencionan el que se diagnostique falsamente como disforia de género situaciones que no lo son, o que siendo disforia de género se caracterice equivocadamente como que desaparece tal disforia por el mero abandono del seguimiento y atención. El estudio es visible en este enlace http://www.revistapcna.com/sites/default/files/14-19.pdf

        Queda claro que si bien se necesitan más estudios, lo que es cierto es que no se puede seguir afirmando como un hecho comprobado que al menos el 85% de los casos de disforia de género desaparece al llegar la pubertad.

  • carmen

    Y usted, qué piensa acerca de todo este tema de las transgenero?
    Le apetece decirlo?
    A mí sí me interesa su opinión. Porque tengo la sensación por otros comentarios suyos que sabe cosas de Biología y tal. Recuerdo comentarios suyos cuando empezó todo aquello del coronavirus, eran interesantes.
    No sé exactamente quién es usted,
    la verdad, no he entendido del todo lo que ha dicho. Bueno, no exactamente, no he entendido lo que quiere decir. Y me interesa.

    Si le apetece y quiere…
    Cuídese mucho.

    • Ludovico

      Al carecer de base biológica y resultar completamente imposible invertir los roles reproductores, más fácil sería la clonación (y se ensaya a pesar de todas las prohibiciones, de momento con fines terapéuticos), el transgénero es asunto cultural. Uno puede creerse lo que quiera. Otra cosa es que se comparta esa creencia o se justifique. No vale aducir que “Dios me hizo así”. Cierto que no es tajantemente binaria la sexualidad cerebral, sino que recorre un arco gris muy ancho. Pero lo mismo que, en genética, intentamos corregir con la plataforma CRISPR la enfermedad de Huntington, patologías oculares congénitas, la fibrosis quística, etcétera, en cultura podríamos intentar ayudar en la maduración de determinadas emociones.

      • carmen

        Ahora lo he entendido mejor.
        La verdad, creo que quedan mucho por saber, por intentar.
        Dice usted que en cultura podríamos ayudar a la maduración de determinadas emociones.

        Esa es la cuestión. Me pierdo totalmente. No sé. Solamente sé que hay personas que sufren un montón. Si supiera la respuesta, la daría, porque soy una auténtica irresponsable a la hora de hablar.
        Pero no la tengo.
        Y algo me dice que nadie la tiene.
        Nos queda como especie mucho por aprender. Pero , mientras tanto, qué se hace con los que sufren? Repudiarlos? No sé si me explico.

        Creo, me parece, opino , que el problema no está en la reproducción. No sé mucho de biología, bueno, ni de nada, pero estoy convencida de que , de momento, la mujer es la única que puede albergar un niño en su útero. Y ser capaz que de una sola célula salga un ser nuevo. Quien no ha vivido ese proceso no puede saber lo que se siente. Es pura magia cuando lo tienes dentro y lo sientes crecer. Y cuando nace y lo ves por primera vez, bueno, te sientes una especie de diosa.
        Pero las mujeres trans , a día de hoy, saben que no es posible. Solamente quieren comportarse como mujeres. Saben que la maternidad es imposible, a día de hoy, insisto. Y los varones trans, pues también sabrán que no pueden engendrar hijos. Únicamente se quieren comportar como varones.
        No le voy a decir a usted lo que hace posible la fecundación.

        Y no alcanzo a ver mal en ello. No puedo. Porque, quién soy para jugar a nadie? Qué sé de las causas por las que un varón no se reconoce como varón y una mujer como mujer? No tengo ni idea.

        Entiendo perfectamente lo que dice sobre la clonación. Pero no me gusta. Prefiero la reproducción sexual, cuando dos seres diferentes con todo su material genético heredado de cientos de miles de años de evolución, puede salir algo genial. No sé.

        La verdad. Me producen mucha ternura las personas trans. Creo que han tenido muy mala suerte. Porque , hay algo peor que no reconocerte a ti mismo? Tiene que ser horrible.

        En fin

        Gracias por su respuesta. He entendido más por lo que no dice que por lo que ha dicho. No condena explícitamente. Para mí , es suficiente.

        Muchas gracias por contestar.
        Muy agradecida.
        Un abrazo.
        Cuídese.

      • Jorge Felip Fernández

        ¿Insinúa Ludovico una terapia para “curar” culturalmente determinadas emociones tal como hace o intentan las terapias genéeticas? ¿Insinúa enfermedad, disfunción, …, en las emociones trans o intersexuales?

        • Ludovico

          Se cura lo enfermo. Del Directorio de Enfermedades Mentales quedó desterrado la homosexualidad, esa homosexualidad que resultó un estigma para Alan Turing y le llevó al suicidio. En teología se habla de curar las almas, pero en sentido metafórico. En ética no se habla de curar, salvo que recurramos también al tropo. Pero la mente se educa con la formación, la voluntad se fortalece en la contrariedad y la adversidad, con la negación a uno mismo de determinados caprichos. Siendo tan honda la imbricación entre psiquis y soma, entre mente y cerebro, los psiquiatras recetan medicamentes que al actuar de una manera en determinados receptores pueden aliviar síntomas al menos de determinadas patologías mentales. En ningún momento he pedido yo litio, valga el reduccionismo, para los trans ni para nadie.

  • Ludovico

    Cuando afirmamos que la ciencia dice hay que andar con pies de plomo. Aunque se use un lenguaje paracientífico, recuérdese el famoso artículo de Sokal, no deberíamos dejarnos seducir si no hay pruebas, que al fin y al cabo es la crux del método empírico.
    Un término que no acaba de esclarecerse es el de naturaleza. Acorde con la naturaleza, establece, como un soniquete, la moral de virtudes. En la mayoría de los casos, no siempre, puede remplazarse por lo biológico. En zoología se estudia, cuando se abordan los sistemas de los organismos, su método de reproducción. Y evidentemente los hay para todos los gustos, desde la partenogénesis hasta la reproducción cruzada, propia de los organismos más evolucionados. Abundan las monografías. Por citar una, The Evolutionh of Sex Determination, de Leo W. Beukeboom & Nicolas Perrin.
    Unos buscan la sexualidad en la genética, pensemos en Sex itself, de Sarah S. Richardson, otros inquieren en el cerebro, como Sex Differences in the Brain, de Jill B. Becker.
    La ciencia no se detiene en los libros cuajados, decantados, sino que la bibliografía aumenta por semanas. Incluso con detalles personales, verbigracia, sobre el primer científico trans (Ben Barres). Sabemos así que “no gay gene”, how do genes affect same-sex behavior”, etcétera, etcétera.
    Todo lo biológico es natural. Pero la naturaleza no es sinónimo de perfección. De hecho sabemos que estamos apedazados con innúmeras limitaciones. Todo el esfuerzo de la terapia génica es para cambiar el genoma en aquellos loci, monogénicos en su mayoría, que determinan una enfermedad letal. Se corrige la naturaleza.
    En el Génesis y en los comentarios de los Padres a ese libro, los famosos Hexameron, se atiende a la función de la sexualidad en orden al plan divino, que no es otro que el de reproducir la especie humana. Cuanto se desvirtúa de ese fin resulta en determinas teorías éticas, cuestionables y, en teología moral, pecado.
    Se comete un flaco favor a la ciencia, a la filosofía y a la teología cuando se confunden planos y se atribuyen retrasos o rémoras a lo que es, quizá, una interpretación inexacta del dato científico (por desconocimiento de la genética, en particular de la citogenética), un reduccionismo ético a una idea política y un error teológico tout court.

  • carmen

    Recuerdan ustedes la expresión mujer -mujer?

    Ese ha sido mi caballo de batalla. No quería ser mujer- mujer. Quería ser persona.

    Soy una mujer normal. Se hacer y he hecho todo lo que se pide a una ama de casa, a una hija de familia, a una madre, a una nuera, a una maestra. No lo hago todo para tirar cohetes, pero lo he hecho.

    El asunto de ser persona…en fin. Me costó casi la vida.

    Así que deseo a todo el mundo,a todos los seres humanos sin distinción de edad,sexo, afinidad política o religión, que puedan vivir siéntiendose persona. Con todos los derechos y deberes que eso conlleva.

     

    • carmen

      No he escrito raza porque estoy segura de que nadie que entre en Atrio piense que existe superioridad de una raza sobre el resto. Ni blancos, ni negros, ni chinos ni arios ni nada…

  • Jorge Felip Fernández

    No sé, pero a mí me parece que los problemas que heredamos de nuestra historia cultural deberíamos tratar de solucionarlos lo mejor posible y no agravarlos. Si en el pasado se desconocían los mecanismos cromosómicos, genéticos, hormonales, desarrollo neural y psíquico, …, sobre el sexo y la sexualidad, la concreción de los comportamientos éticos en esta materia, tenían necesariamente que provenir de otras fuentes, envueltas en ignorancia al respecto. Creo que los mejores principios éticos derivan de la dignidad de la persona humana sin exclusiones de ningún tipo, que incluye por supuesto el sexo y la sexualidad.

    Son mecanismos biológicos los que permiten y disponen de las mutaciones genéticas y cromosómicas, como esenciales para la variabilidad de los genes de una población, la cual posibilita la adaptación a un medio cambiante y la evolución de las especies. ¡No son antinaturales, un error de la naturaleza, sino todo lo contrario! Es cierto que muchas mutaciones son letales o bien presentan disfunciones a veces muy graves, que la medicina trata de resolver precisamente manipulando la biología, la genética, …, corrigiendo los mecanismos naturales. Y lo hacemos por nuestro sentido ético, por la dignidad de toda persona humana, para que pueda vivir en las mejores condiciones posibles, aunque nuestra naturaleza biológica sea indiferente a nuestra ética. Por eso con razón la manipulamos a nuestro favor, a favor de la dignidad de toda persona humana.

    No entiendo cuál es el argumento que pretende rebajar la dignidad o discriminar en derechos a las personas que no se ajustan al binomio macho-hembra. Es nuestra biología la que produce intersexos, también personas cuya estructura psíquica rechaza sus genitales, incluso en cierto sentido podría incluirse la homosexualidad, si el binomio macho-hembra se pone en función reproductiva. Rebajar la dignidad o discriminar en derechos no es un asunto de la biología sino de la ética que sostiene una sociedad y su cultura.

    La “Naturaleza” no “crea” machos y hembras heterosexuales en todas las especies, algunas cambian de sexo a lo largo de su vida, en otras es común la homosexualidad, …, tampoco lo hace como hemos comprobado en nuestra especie, aunque sea en minoría. Me encanta la maravillosa diversidad humana, en la que incluyo el sexo y la sexualidad. Me encanta la libertad humana y el respeto a las decisiones de los demás, siempre y cuando respeten una ética de mínimos en convivencia pacífica, sin daños a otros, y sin rebajar la dignidad ni discriminar en derechos a nadie.

    ¿Qué problema hay cuando una persona decide cambiar de sexo, trans, o asume su intersexualidad? No trasgrede en nada una ética de mínimos sociales, y la sociedad se debería mover y de hecho se está moviendo para su acogida, sin menoscabar su dignidad ni sus derechos. Si hablamos de una ética de máximos como al menos pretende ser la cristiana, pues resulta que debería replantearse las cosas, puesto que la ética civil de mínimos le lleva en estos temas la delantera.

    • carmen

      Totalmente
      Absolutamente
      De acuerdo.

    • Isabel

      Te leo:
      “ No entiendo cuál es el argumento que pretende rebajar la dignidad o discriminar en derechos a las personas que no se ajustan al binomio macho-hembra.”
      Es que desde luego aquí no hay tal argumento. No sé de donde puedes deducir que alguien, yo, que soy la que más ha hablado pretenda eso.

      “¿Qué problema hay cuando una persona decide cambiar de sexo, trans, o asume su intersexualidad”? El problema es este:
      “ cómo se traslada un sentimiento y su expresión al ordenamiento jurídico y qué implicaciones tiene hacerlo”.
      Y resulta que tal como se quiere plasmar en las leyes y ya se hace en otros países, atenta contra la dignidad de las mujeres. Borrarnos se hace, por ejemplo, imponiendo la irracionalidad de que también los hombres gestan y menstrúan por lo que oficialmente se hablará y ya se hace de “persona o procreador gestante”. Esto es una cosa y hay mucho más.
      Aquí mismo se repite el mantra de que somos “cis” o “trans” clasificándonos en esas dos categorías que han inventado curiosamente los mismos que hablan de una diversidad humana infinita en identidades. Que me llamen cis es un insulto misógino, significa que estoy de acuerdo con el género que me corresponde como mujer, cuando algo contra lo que luchamos las feministas es por librarnos de muchas normas de género.

      Y está la cuestión de cómo se legisla respecto a menores. Que como se quiere hacer en Suecia se permita dar bloqueadores de la pubertad a menores de 12 años es aberrante y parece mentira que tantos se apunten al discurso simplista de defender derechos a quienes no les faltan y pasen esto por alto.

      En cuanto a la ética cristiana, es absurdo que para reclamar acogida se pida el reconocimiento de un tercer sexo que no existe. No es cuestión de médicos victorianos, somos una especie de sexo binario.

      • Jorge Felip Fernández

        Isabel, no tomar en cuenta datos observados que contradicen nuestros marcos de referencia se denomina en psicología “sesgo cognitivo”. Decir que nuestra especie es de sexo binario cuando es un hecho el nacimiento de intersexos, que nacen con vagina y pene y que con cierta frecuencia son sometidos/as a operación quirúrgica con riesgos y consecuencias, o que su estructura psíquica no coincide con sus genitales, …, es claro ejemplo de ese sesgo. Decir que nuestra especie se comporta dentro del binomio macho-hembra, es también un sesgo cognitivo, pues es un hecho de que las cosas son mucho más grises y diversas. También es un sesgo cognitivo y cercano a la falsedad el hablar de procreadores gestantes, cuando es un hecho que las gestantes son siempre las mujeres, aunque es cierto que los roles de la paternidad y la maternidad se acercan entre sí en el cuidado de sus hijos/as, cosa que hace relativamente pocos años estaban rigurosamente separados.

        Afinar en cuestiones legales pues no es lo mío, no tengo la preparación suficiente. Pero en mi opinión habrá que legislar con prudencia y evitando en lo posible los daños a las personas. Entiendo la preocupación y la premura de los padres que ven a un hijo o hija que se comporta de modo marcadamente distinto al que se espera culturalmente y piensen en un cambio de sexo anterior a la pubertad para evitarle daños sociales. Esto no sería así si la sociedad asumiese y acogiese sin reserva a estas personas, varones femeninos o mujeres masculinas por sus roles sociales. Si estos roles se diluyeran las cosas serían más fáciles y en eso estamos. Reconocer la diversidad de identidades sexuales que sobrepasa el binomio macho-hembra es un primer paso en este sentido. Y esto funciona también disminuyendo la tensión entre feminismo y machismo. Otra cosa es la diferencia de derechos, deberes, situaciones, hechos, …, en los que las mujeres están disminuidas con respecto a los hombres, que hemos heredado. En esto no tengo ninguna duda de que debe y tiene que conseguirse la igualdad total, y por tanto considero que la discriminación positiva hacia las mujeres tiene que hacerse legal y socialmente, para que la igualdad real se logre.

        • Isabel

          En la segunda parte estoy de acuerdo salvo alguna cosa que voy a obviar para no enredar más esta charla.
          En la primera en absoluto de acuerdo.
          Que “ estructura psíquica no coincide con sus genitales” no es un intersexual.
          La intersexualidad es una anomalía por la que algunos individuos presentan un sexo ambiguo en distintos grados de severidad. Que deban someterse o no a intervenciones quirúrgicas dependerá de cada caso y es una cuestión médica decidir cuándo y a quien. Por ejemplo, tener testículos no descendidos, se sea intersexual o no, hace que no sean funcionales y se pueden malignizar.
          La existencia de personas con estas afecciones no cambia el hecho de que somos una especie de sexo binario y tampoco lo cambia la variedad de comportamientos y opciones sexuales.
          Me extraña enormemente que llames “sesgo cognitivo” a decir que nuestro sexo es binario. Sé cual es tu formación y yo procuro informarme antes de decir lo que digo.

        • Isabel

          “En los humanos, como en la mayoría de los animales o plantas, el sexo biológico de un organismo corresponde a uno de los dos tipos distintos de anatomía reproductiva que se desarrollan para la producción de células sexuales pequeñas o grandes (esperma y óvulos, respectivamente) y las funciones biológicas asociadas en la reproducción sexual. En los humanos, la anatomía reproductiva es inequívocamente masculina o femenina al nacer más del 99,98% de las veces. La función evolutiva de estas dos anatomías es ayudar en la reproducción mediante la fusión de espermatozoides y óvulos. No existe un tercer tipo de célula sexual en humanos y, por lo tanto, no hay un “espectro” sexual o sexos adicionales más allá del hombre y la mujer. El sexo, sí, es binario.
          Sin embargo, hay una diferencia entre afirmar que solo hay dos sexos (verdadero) y que todos los humanos se pueden clasificar claramente como hombres o como mujeres (falso). La existencia de dos sexos solo no significa que el sexo nunca sea ambiguo. Pero los individuos intersexuales son extremadamente raros, y no son ni un tercer sexo ni una prueba de que el sexo es un “espectro” o una “construcción social”. No hace falta poder asignar a todas y cada una de las personas a uno u otro sexo para que el sexo biológico sea funcionalmente binario. Asumir lo contrario, confundir los rasgos sexuales secundarios con el sexo biológico mismo, es un error categorial.”

          Colin M. Wright, biólogo evolutivo en la Universidad Penn State.
          Emma N. Hilton, bióloga del desarrollo en la Universidad de Manchester.

          • Jorge Felip Fernández

            Espero Isabel explicarme con claridad. Defender biológicamente la presencia de un tercer sexo es un error de bulto. Y como dices bien, la fecundación se produce por medio de la unión de un óvulo femenino y un espermatozoide masculino, no intervienen otras células que den pie a un tercer sexo o varios diferentes. Y esto va unido a los aparatos genitales masculinos y femeninos que las producen, no hay un tercer tipo de aparato genital. Pero en el desarrollo embrionario hay una etapa de gónada indiferenciada y se decanta por uno u otro sexo por estímulo hormonal (testosterona). El “problema” aparece cuando la señal no es lo suficientemente clara, que ciertamente se da en un porcentaje de la población muy reducido, pero a veces se da. En estos pocos casos se da un desarrollo de genitales ambiguo y variable. No pueden calificarse estos casos de un tercer sexo o más, sino de ambigüedad en la determinación sexual. Y depende de los niveles en sangre de testosterona el posterior desarrollo sexual embrionario, y después del nacimiento hasta la pubertad y más allá, pues los adultos, machos y hembras, tenemos ambas hormonas testosterona y estrógenos cuyos niveles determinan los caracteres “secundarios” masculinos o femeninos desarrollados. Pero no siempre los niveles hormonales están plenamente decantados en un sentido u otro, ni tampoco son iguales los niveles de testosterona en todos los hombres ni de estrógenos en todas las mujeres. Hay variabilidad hormonal y también genética. Se habla de intersexo en sentido anatómico solamente, no cuando se habla de estructura psíquica con ambigüedad sexual tal como dices.

          • carmen

            Jorge, perdona que me meta por enmedio. Luego en el desarrollo embrionario está la clave. Eso da lugar a los casos de nacimiento con los dos sexos, es decir, lo que entiendo por hermafroditismo, aunque he leído por aquí que ya no se denomina así en el caso del ser humano.
            Eso he entendido.
            Pero, si esos niveles de hormonas durante el desarrollo embrionario no son lo suficientemente importantes como para nacer con los dos sexos, aunque uno esté más desarrollado que otro, sí puede ser que influyan, a ver cómo lo digo, es que me falta vocabulario porque no soy bióloga ni psiquiatra ni nada de eso, puede ser que influya en la manera de que un niño, cuando empieza a tomar conciencia de su sexo y el papel que desempeña en la sociedad, bueno, en realidad nuestro concepto de sociedad es muy limitado cuando somos pequeñicos es muy limitado. Nuestra familia, y como se visten unos y otros, a qué les gusta o no jugar, con quién se sienten identificados…es posible que ese ligero desajuste de hormonas en su etapa embrionaria cuando se desarrollan las gónadas,sea la causa de no sentirse identificado con su sexo biológico?
            Por fa
            Contéstame.
            Entonces sería la causa por la que los psiquiatras se empeñarían en corregir ese desajuste con medicación y tal. Pero no creo que esa sea ninguna solución. Porque es que se ha formado así.
            No sé cómo explicarlo. Si tienes los ojos azules no los vas a cambiar a verdes por muchos medicamentos que tomes. Son azules. Sé que no es un buen ejemplo, porque el color de ojos está determinado por la unión de los genes del óvulo y el espermatozoide cuando forman el cigoto, pero por favor, haz un esfuerzo por entenderme.
            La criatura se ha formado así. Y formada está. Y tratar de cambiarla por lo que la sociedad espera de ella me parece una locura. Lo que tiene que hacer la ciencia es ayudar a que se sientan bien consigo mismos. Aunque sea únicamente a nivel de caracteres secundarios sexuales. Y con cirugía.
            Por favor.
            Dime si lo que digo tiene algún sentido o ninguno.

          • carmen

            Es que me faltan conocimientos, pero estoy segura de que ese desajuste hormonal en su desarrollo embrionario influye en la formación de su cerebro. No voy a entrar en el jaleo ese de los roles que nos ha adjudicado la sociedad. No entro ahí. En menuda me metería.
            Yo no me siento igual que un varón Lo prometo. Eso sí. Tengo los mismos derechos y obligaciones y me he dejado el alma en demostrarlo. Pero no soy igual. Porque cada una de mis células el par 23 es XX y en los varones, cada una de las suyas es XY. No somos iguales.
            Y en ese desarrollo embrionario como individuo que pertenece a un determinado sexo, si falla el perfecto ajuste hormonal, mi cabeza me dice que es la causa por la que un individuo a la hora de sentirse parte de un grupo u otro tenga o no tenga problemas.
            Por favor.
            Contéstame.
            A lo mejor estoy diciendo tonterías. Me las suelo inventar al vuelo.

          • carmen

            Cuando tengas un ratito. Y si te apetece. Si no es así, pues seguiré buscando una respuesta.

        • Isabel

          Ya, pero esto es distinto a cómo comenzaste. Y no es que lo diga yo, lo dice la biología.
          Espero también tu respuesta a Carmen, no vaya a ser que de tu escrito se deduzca y quede constancia de que la ciencia ampara algo anticientífico como la existencia de cerebros azules y rosas, que los estereotipos se deben a causa naturales o biológicas.

          • carmen

            Por mí no os preocupéis.
            Es mí sino.
            Pregunto, nadie contesta…en fin.
            Cosas de la vida.
            Yo que estaba tan contenta porque digo, esta vez me entero.
            Pero no. Ni caso.

            Esto va de lo de siempre. Que si moral,que si la iglesia, que si…
            Uuuuuufffffff.

            Pero seguiré investigando.

            Un placer.

          • carmen

            No sé de cerebros. Sí sé de cromosomas. Pero la verdad, muy poquito también.
            En fin. Cada uno a lo suyo.
            Me se da tan igual que se juegue con lo que digo…

            En el fondo es divertido ver cómo los hombres de ciencia se centran en la moral y cosas de esas. Tiene su aquel.

            A seguir bien.

  • M.Luisa

     

    Aunque parezca repetitivo también en este tema  y si cabe con más radicalidad  debe tratarse la naturaleza humana  considerándola no como una sustancia “cuerpo” sino desde el sistematismo que la engloba. Por esto el concepto que lo significa mejor es el de “corporeidad”.

    Ahora bien, no se vaya a pensar  que corporeidad sea el abstracto o el  ideal de cuerpo, sería si acaso el de corporalidad, pero no hace el caso  ni uno  ni otro, sino que corporeidad es aquel  carácter que pertenece al sistema psico-orgánico entero, lo cual al implicar en él la ciencia física  de la mecánica del átomo (Scrödinger)abre un sinfín de posibilidades para entrar y comprender estos temas como  anteriormente ha sucedido con el tema de la homosexualidad.  Por tanto, a no ser que cuando se hable de ciencia  se esté pensando sólo en  el positivismo materialista, la ciencia física de la postmodernidad sí que se preocupa y se ocupa  de lo  que pueda ser dentro de un sistema sustantivo   la realidad de la naturaleza humana la cual puede desde él  adoptar   distintas formas de ser y de expresarse  lo cual significa que es la persona de cada cual   quien  le compete vivir su identidad.

     

  • Santiago

    No hay que confundir el sexo biológico cromosómico como XX para la mujer y XY para el varón más la variedad ambigua o intersexo XO -XXY etc.

    Cada uno nacemos con un sexo biológico pero sin un “género” definido, o sea sin tener conciencia exacta a que género pertenecemos. Esta conciencia se adquiere después con el desarrollo

    Esta confusión de la identidad se produce en los primeros años de vida y se llama “disforia de género”. No es algo absoluto y debe ser tratado cuanto antes por un psicólogo o psiquiatra especialista en esta clase de problemas. No se trata de homosexualidad o bisexualidad o heterosexualidad sino un desvío confuso de quién soy, hombre o mujer de acuerdo a mis características biológicas. Muy importante el psicoterapeuta en el primer estadio del problema.
    La asignación de sexo por las anomalías biológicas hormonales o cromosomicas son difíciles y hay que tomar en cuenta muchos factores, algo que está actualmente en debate

    Un saludo cordial

    Santiago Hernandez

     

    • carmen

      Pregunto. De verdad, pregunto. No tengo ni idea. Algo recuerdo de cuando estudié genética, eso que usted ha dicho. Hay quien nace con los cromosomas sexuales alterados en su número. Cómo puede suceder en cualquier par cromosómico. Las alteraciones cromosómicas son muy fastidiadas. Mucho. Ya sabe, si falta o sobra un trocito de cromosoma , claro,los genes del trocito en cuestión o están de más o de menos y eso trae sin duda problemas al organismo. Supongo que la gravedad de la enfermedad estará directamente relacionada en cómo actúa sobre el organismo esa duplicación o ausencia de genes.
      Tengo una sobrina nieta que nació con una trisomia pequeñita en el par 20. No veas la de veces que la han operado, pero ahí está, echa una campeona, con 25 años y viviendo su vida fuera de casa.
      Mi pregunta es. Si eso se produce en los cromosomas sexuales, entonces, qué? Porque a ver quién quita o pone de cada una de las células de nuestro organismo un trocito de cromosoma.
      Esas personas tendrán un jaleo mental gordísimo.
      Y luego están los que desde pequeños no están de acuerdo con su cuerpo. Digo lo mismo que ha dicho usted, no hablo de homosexualidad,esa, para mí manera de ver es otra historia. Hablo del desacuerdo con tu organismo. Solamente he tenido un alumno que me haya enterado , con ese problema. No vea la de sufrimiento que ha traído a él y a la familia. Es un crío que además era de mis nietos, porque a los hijos de mis primeras alumnas los llamaba mis nietos.
      Qué se puede hacer? Olvídese por favor de la biblia. Hable como médico. Si un niño o niña se siente de otro género diferente. Qué se puede hacer? He leído que ha dicho que en los primeros años es importante la intervención de un terapeuta. Pero, exactamente con qué finalidad? Para convencerle de que lo mejor es estar de acuerdo con tu sexo o para buscar la manera de que esa criatura sea feliz?

      Por favor. Usted ha empezado
      No meta a Dios en esto. Si me hace el favor , le apetece y quiere, contésteme como médico.
      Gracias.
      Cuídese.

      • carmen

        Porque, querido amigo, no sabemos casi nada,es cierto que unos sabéis más que otros, pero, quién puede conocer la causa por la que una criatura no se siente de acuerdo con su sexo biológico? No ya con su sexo, porque puedes pensar, pues será homosexual…eso ya se va aceptando, pero es que el problema es diferente. Estoy segura de que usted lo entiende. Es que si es niño se siente niña o al contrario. Qué se puede hacer?
        Qué dice la medicina? La psiquiatría?
        Gracias

        • carmen

          Me he expresado fatal. Los homosexuales están plenamente de acuerdo con su sexo. Quería decir que nosotros, desde fuera podemos pensar erróneamente que ese niño o niña probablemente será homosexual. Pero erróneamente. El
          caso es diferente. Es otro caso distinto .
          Perdón.
          Sorry.

      • Santiago

        Gracias por el comentario. Claro que se trata de minorías..Se calcula que 0.25% de todos los recién nacidos y 1% de los minusválidos en instituciones tienen problemas cromosómicos. De éstos 0.35% se refieren a las anomalías en los cromosomas sexuales X y Y. No por eso quiere decir que no debemos prestarles la atención médica y psicológica que sea necesaria.
        Así existen síndromes completos como el caso del síndrome Klinefelter’s (47, XXY) con muchas anomalías y otros en que donde hay sólo un pequeño defecto fenotípico como el caso de las translocaciones o el mosaicismo.

        Estos de arriba son anomalías biológicas o sea pertenecen a defectos corporales que se alejan de la norma. Y por eso necesitan cuidados especial muchas veces de un “team”, incluyendo psicólogos,para poder tratar los defectos múltiples y ayudarles a sobrellevar la dificultad de sus vidas.

        Por otro lado, el problema de la disforia de género, no es un problema somático, sino que es un trastorno de la identidad masculina o femenina. Por diversos motivos y factores creen que pertenecen al sexo biológico contrario. Pero e l niño no puede salir solo de esta confusión. Con ayuda del psicoterapeuta la mayoría de los biológicamente varones 95% y 88% niñas logran orientarse y aceptar su sexo biológico pasada la pubertad. Es importante esta intervención pues nadie quiere estar fuera de la norma de la comunidad y sentirse excluído. Los que se recuperan en terapia consiguen un equilibrio psiquico importante. Los demás, aún sin recuperar su identidad biológica, también tienen necesidad de ayuda para poder funcionar en esta sociedad a veces llena de prejuicios absurdos. Claro qué hay padres, educadores, psicólogos de diferente opinión. Pero siempre hay que escoger lo mejor para el paciente, con la mayor probabilidad de triunfo.

        No existe duda de que todos los que presentan problemas de “ajuste” social, ya sean somaticos o psíquicos, merecen ayuda de personas que quieran su bien total, no solamente psíquico sino espiritual ya que nuestra vida fundamental se relaciona con nuestra actividad interior que es invisible. A veces es invisible para nosotros mismos. Hace siempre falta uno o una que nos quiera bien. Puesto no existe una labor más importante que participar en lograr el bienestar de los niños que representan el futuro del mundo.

        Sigamos cuidándonos hasta que todo pase.

        Un saludo cordial
        Santiago Hernandez

        • carmen

          Supongo que lo que dice es que cuando un niño o niña sufre disforia, hay en primer lugar que acudir a un especialista en estos casos, pero de los buenos, para que no vuelva loco al chiquillo o la chiquilla. Pero claro, habrá que cruzar los dedos para que no empeore el tema, digo yo, no sé, porque como le toque alguno de esos que piensan que todo es una tontería,uf.
          Y una vez pasada esa fase. Pues a aceptar la realidad. Supongo que dice esto.
          Hay que escoger lo mejor para el paciente con la mayor probabilidad de triunfo, dice usted.
          Y sabe lo que me ha recordado? Hasta los años noventa la homosexualidad se consideraba una enfermedad mental. Ya no. Porque las cabezas de los terapeutas y de los de la OMS cambian con el tiempo, con la investigación…
          Estoy convencida de que con el tiempo dejará la disforia de considerarse una enfermedad.
          Es un tema muy complejo. Trae consigo mucho sufrimiento, porque como usted dice nadie quiere sentirse extraño. Es cierto. Hasta que decide: pues soy así y tengo derecho a vivir como soy. Y entonces se abre un camino durísimo. En esas están ahora los trans, en esas estuvieron las lesbianas y los gays. Pero ya no lo están. Porque avanzamos en conocimientos.
          Quién sabe, a lo mejor dentro de años estas personas se aceptarán como un tipo de personas dentro de la normalidad. Como los hetero como los gay, como los bi. Solamente faltan los trans. Pero todo se andará.

          El tiempo dirá.
          Gracias por contestar.
          Un abrazo

          • carmen

            Y sobre todo, gracias por no haber metido a dios ni al diablo en esto. Ni a la moral ni nada. Gracias.

          • carmen

            Perdón.
            Acabo de leer que no se considera una enfermedad.
            Gracias a dios.
            Sin duda, avanzamos

          • Santiago

            En vez de enfermedad constitutiva y establecida estos son desviaciones de lo que constituye la mayoría..Por eso se habla de “minorías” sin que esto implique exclusión..

            Pero digamos que la “mayoría” llega en un momento dado a tener conciencia de su sexo biológico que es o masculino o femenino. Eso es la norma puesto que esta diferencia es complementaria para formar la unión natural familiar. Esto es el standard aunque NO se excluye a los que nacieron con ambigüedad anatomica real donde no se puede apreciar si pertenece a uno o a otro porque tiene las características de ambos sexos biológicos.

            Es interesante notar que estos “Intersexos” o hermafroditas -en la vieja nomenclatura-constituían un problema (y lo constituyen todavía). Llegado el caso había que asignarles un sexo biológico de acuerdo a las características sexuales predominantes y con la opinión de los padres. Sin embargo, muchos de ellos llegados a la mayoría de edad hubieran preferido mantenerse en esa ambigüedad intersexual hasta que ellos pudieran madurar psíquica y espiritualmente y entonces aceptar lo mas razonable y lo mejor.

            Es por eso que tanto la orientación como la identidad sexual no son absolutas e innatas sino que factores conscientes o inconscientes, ambientales e individuales, son los que determinan lo que va a predominar y lo que la persona va a vivir de acuerdo a sus principios naturales y adquiridos, de acuerdo a sus creencias y a su ética..Existen por supuesto desvíos de lo que constituye la mayoría pero no por eso esa minoría debe ser relegada o excluida. Todo lo contrario debe ser instruida, valorada, apreciada y tratada según la necesidad de un ajuste psicológico.

            Hay que tomar en cuenta que la conciencia de realidad en un niño para decidir no está presente en la infancia sino hasta bien entrada la pubertad. Por eso muchos de estos problemas se resuelven cuando los factores inconscientes profundos pasan al sentido real actual personal. Es un error creer que todo permanece fijado absolutamente en la infancia. Existen muchas variantes.

            Hay límites por supuesto al escoger.Como yo no puedo decidir y prescindir de mi estómago y sacármelo por las buenas puesto cesaría mi existencia que no me pertenece absolutamente, tampoco puedo convertirme en perro aunque yo “crea” que lo soy. Tengo que investigar para saber por qué me alejo de la norma mayoritaria.

            Saludos cordiales
            Santiago Hermández

          • carmen

            No, lo de nacer con dos sexos no es lo que planteo. No, eso ha sucedido desde siempre y con muy poca frecuencia, gracias a dios. Y si, se que el pediatra, los padres y el cirujano decidían. Supongo que lo harían con toda su buena voluntad. Pero no es eso lo que , al menos mi persona planeta.

            Es que claro, a veces nos creemos que el ser humano todo lo sabe. Y no es cierto.
            Qué lleva a un niño sentirse una niña? Qué lleva a una niña sentirse un niño?
            Eso no lo sabe nadie. Dicen que son decisiones a nivel inconsciente porque le gusta más un rol que otro. Una especie de capricho mantenido en el tiempo. Una especie de obsesión. Algo psicológico. Pero no me lo creo. Sorry. No me lo creo. Tiene que haber otra causa. Cuál? Pues habrá que poner la pregunta en el baúl de cosas que no sabemos…de momento

            Por eso me parece absolutamente injusto que se ponga todo el interés del mundo en cambiar sus sentimientos. No le voy a decir lo que dice Freud acerca de lo que puede ocasionar sentimientos reprimidos.

            Recuerde, hasta hace pocos años la homosexualidad era tratada como enfermedad mental. Psiquiatría al canto. Discriminación al canto. Ley de vagos y maleantes. Maltrato, palizas…doble vida…en fin.
            Supongo que soy sensible a este problema a causa de mi hijo. Qué hubiera sido de él si hubiera nacido hace cuarenta años? Y no vea en el hombre en el que se ha convertido. O sea… qué le voy a decir, si soy su madre y estoy orgullosa de él a reventar.

            Me angustia que este colectivo trans sufra de esa manera. En realidad son problemas parecidos.

            Creo que les asusta a la sociedad. Porque se salen de su control. La sociedad es la que es, los roles están perfectamente establecidos y cualquier cambio en ellos cuesta una lucha que me río yo de aquello de sangre sudor y lágrimas de Churchill: el rol de la mujer, la existencia de personas homosexuales y ahora los transexuales.

            Eso pienso. Eso creo. Y también creo que tienen perfecto derecho a existir en nuestra sociedad. Como todos. Pero existir de pleno derecho. Y que se siga investigando, alguna vez se encontrará la respuesta y entonces, se les aceptará, pero no como una desviación de la normalidad, sino como una realidad diferente, en minoría, pero una realidad.

            No sé.
            Así pienso. Y le prometo que esta vez no me siento extraña por pensar así.
            Gracias por contestar.
            Un abrazo
            Cuídese mucho.

    • Isabel

      Así de claro y así de sencillo.
      Saludos

      • Isabel

        No puedo estar de acuerdo en que la dominación de las mujeres por los hombres hasta el día de hoy se deba a determinismo social como en los chimpancés.
        Lo que llama feminismo posmoderno no lo es. Efectivamente, toda la razón le doy en que mejor no hable de feminismo.

      • ana rodrigo

        Mamma mía!!!! qué manera de desvariar en un tema que no tiene ni idea, por muy bien que hable y por mucho que sepa de lo que sabía, pero de feminismo, ni idea.

    • carmen

      Mira.
      Me tronchaba con los vídeos. El de arriba porque el señor es un quedón,muy rápido, mucha ironía y creo que mucha razón.
      Y el abajo, porque a lo mejor estoy equivocada, pero , en fin, me he reído un montonazo con su teoría sobre el feminismo. Creo que no ha entendido nada. Ni lo quiere entender, ni le interesa, ni cree que tenga importancia ninguna. Y se ha quedado tan tranquilo. Paparruchas. Me parto.

      No va a decir nada de los trans?
      Me interesa lo que piensa.
      Ya se desde siempre que los caracteres secundarios sexuales no cambian el sexo. Eso es obvio.
      Pero, qué problema puede haber si una persona no está de acuerdo con su cuerpo quiera tener los caracteres secundarios del sexo al que no pertenece y mediante cirugía tratar de parecerse biológicamente a un individuo del sexo al que quiere pertenecer?
      No veo el problema.
      Porque, a ver, no sé cómo andará el tema, pero no creo que se haya logrado que una persona XX, produzca espermatozoide, porque es que le falta el aparato reproductor . Y además, de dónde saca la Y… pero es que un XY , de óvulos nada. A ver cómo sacamos un óvulo Y. Suponiendo que se logre. A ver dónde metemos al cigoto, al embrión, al feto…
      No sé. A lo mejor es posible, pero eso sí que sería biología ficción.
      El problema no va por ahí. Creo, me parece.
      El problema, para mí, vuelve a ser de intransigencia social,religiosa. Si dios te ha hecho varón, varón eres.
      Pero, y si no quiere? No me refiero a que sea una cosa de esas de capricho, no. Me refiero a que no puede vivir así. No se reconoce a sí mismo.
      Qué problema ético o moral puede presentar? No lo entiendo.
      Desde luego, biológicos todos, al menos , creo, a día de hoy imposible.
      Estoy equivocada? Se pueden cambiar aparatos reproductores?
      A lo mejor me he quedado atrás, atrás, atrás…
      Cuando lea esto, si se aburre, no tiene nada mejor que hacer, no le apetece salir de casa porque hace frío y le apetece …

      • carmen

        Querido.
        Retiro la pregunta.
        Sé que no doy el nivel.
        Además, aquí lo que importa no es de ninguna de las maneras la parte que pueda haber de ciencia, importa eso de la ética, la iglesia y esas cosas.
        Me he equivocado.
        Una vez más.
        Tengo un currícula que no veas. No doy una. Porque aquí la opinión científica está totalmente, iba a decir sesgada, pero no lo voy a decir.
        En realidad este es un blog de religión.
        Así que si esto lo lees. Olvídate de esta pregunta tan absurda.
        Le preguntaré a alguna alumna o alumno biólogo. Ellos no fallan . Y les encanta que les pregunte.
        Hala.
        A seguir bien y en gracia de Dios.

        Le recomiendo el artículo sobre la autoridad que hoy pública Atrio.
        Seguro que le gusta.

    • Isabel

      Se define de “género no binario”, ni género masculino ni femenino. ¿O querrá decir ni sexo de hombre ni de mujer? ¿De algún nuevo extraño sexo? Si es trans ¿a qué ha transicionado si no es hombre ni mujer? ¿Será que es transedad o quizá transespecie? ¡Señor, Señor!

  • oscar varela

    Hola Isabel!

    Veo que tienes opinión sobre la cultura “QUEER”.

    – En Grupos de Lectura que participé en bibliotecas de Chile

    nos hicieron leer alguna Novela al respecto

    (creo que era un chico del Caribe que empezó el asunto al llegar a EEUU).

    – ¿Tienes Info como para esclarecer un poco esa “culturo” o “ideología” o como se la quiera clasificar?

     

    Gracias!

    • Isabel

      No es necesario que diga que mi opinión es de parte. Estoy en contra de postulados queer en cuanto que perjudican a mujeres y niñas.
      Mi opinión está aquí, en todo lo que se dice aquí

      Inicio

      en un intento por eliminar todas las formas de discriminación contra mujeres y niñas que resultan de la sustitución de la categoría sexo por la de «identidad de género». Es decir, soy contraria a las teorías queer según las cuales el sexo no es nada, algo así como una construcción social. El género en principio también lo es, sin embargo aquí aparece una de sus contradicciones cuando nos clasifican a las personas en “cis” o “trans” según aceptemos o no el género que nos “corresponde” y en este caso postulan el ese sí inexistente “binarismo de género”. Pero casi nadie, y menos las feministas, aceptemos todas las normas que dicen nos corresponden.
      El queerismo del que bebe el transactivismo invisibiliza el sexo y naturaliza el género, algo sumamente reaccionario por más que se presente de la manera que quiera.

      Por la otra parte, si tienes interés en saber qué dicen, en España contamos con un parece ser “genial filósofo”, Paul Preciado, (Beatriz hace pocos años) referente queer al que gusta citar Pablo Iglesias. Puedes buscar libros o artículos, aunque que sirvan para aclararte no sé yo, pero puede ser entretenido para quien disfrute con elucubraciones excéntricas que dejan en pañales a las discusiones bizantinas sobre el sexo de los ángeles.

      Cosas de Paul Preciado:

      -La heterosexualidad es peligrosa, es un régimen sexual necropolítico…

      -La solución política (a la discriminación) está en la testosterona…

      -Debatamos sobre el papel emancipador del ano…

      —No necesitamos formar familias. Necesitamos inventar formas de cooperación política que excedan la monógama, la filiación genética…

      Cosas muy “revolucionarias”, dicen, tan realistas y universalizables.

      • Isabel

        He escrito más que no ha salido, Oscar, y no lo voy a repetir. Tan solo esto, que te sugería al “gran filósofo” Preciado por si te apetece entretenerte con elucubraciones excéntricas.

  • oscar varela

    Hola!

    Aunque no se le ha sacado provecho,

    hay una aforismo en la filosofía clásica (aristotélica-tomista):

    “La ESPECIE re-obra sobre el GÉNERO al que especifica, modificándolo”.

    NOTA: en esa “filosofía” los seres humanos son un ESPECIE modificada del GÉNERO “ANIMAL” mediante la determinación específica de “RACIONAL”

    • Isabel

      Argentina. Uno de los países donde no hay manera de que las mujeres consigan el derecho al aborto. Y mira por donde en poco tiempo el transqueerismo consigue lo que quiere. Y no hay voces ni objeción de conciencia porque a una joven mujer sana se le practique una mastectomía total. A eso se le llama progreso guay.

  • Isabel

    Lo que me quedaba por leer en este tema es que es la Iglesia Católica la “culpable” de que seamos un especie de sexo binario mientras se acude a la Ciencia para defender lo indefendible. Esta gente no tiene límites ni pudor para con el absurdo, lo irracional, el oscurantismo.

    No existe ningún tercer sexo.

    https://ello.co/filosofo/post/lubqoiqamsx01y2dm1ecuw

  • Isabel

    Objeciones del PSOE a la Ley trans de Podemos
    “Argumentos contra las teorías que niegan la realidad de las mujeres”
     
    “El sexo con el que nacen las mujeres determina su lugar en el mundo, a partir del mismo se construye y delimita el espacio que ocupan y cómo lo hacen. Determina los derechos y el grado de ciudadanía con el que cuentan, y en los casos más extremos, incluso que sean agredidas, vejadas o asesinadas”
     
    “A las mujeres las matan por nacer mujeres, a las niñas les mutilan los genitales, por nacer mujeres las asignan socialmente la responsabilidad de los cuidados, por nacer mujeres las casan forzosamente y las cercenan la voluntad individual, por nacer mujeres las niegan el derecho al voto, las impiden acceder a recursos y sufren los índices más altos de pobreza o precariedad”
     
    “Y es en esa “desigualdad estructural que supone el sexo” en la que se “se basa la discriminación, la violencia machista y la ausencia de reconocimiento pleno de la ciudadanía de las mujeres y niñas”. Según subrayan, el sexo con el que nacen “determina su lugar en el mundo, a partir del mismo se construye y se delimita el espacio que ocupan y cómo lo hacen”.
     
    “el sexo es un hecho biológico y el género una construcción social”
    “el género es la construcción social del sexo biológico con el que se nace”
    En los últimos tiempos “se está generado una utilización interesada” por parte del activismo queer de los términos de identidad sexual e identidad de género que, a su juicio, están poniendo “en riesgo el propio concepto jurídico y sujeto político ‘mujer'”. (Y una utilización indistinta de sexo y género)
     
    “Es importante diferenciar entre su uso como condición de no discriminación y garantía del libre desarrollo de la personalidad y la dignidad de las persona, y el alcance jurídico del uso interesado que de dichos conceptos realizan determinados colectivos que se sienten agredidos por la palabra ‘mujer’ y que incluso pretenden su eliminación, negando la realidad de las mujeres”.
     
    Reivindicamos “el sexo como el elemento de identidad, frente a esa libre determinación del género”
    “no se trata de cuestionar” si una persona se siente hombre o mujer, independientemente de su sexo biológico o el aspecto físico que quiera manifestar, “sino cómo se traslada un sentimiento y su expresión al ordenamiento jurídico y qué implicaciones tiene hacerlo”.
     
    Socialistas y feministas somos contrarias a que “los sentimientos, expresiones y manifestaciones de la voluntad de la persona” tengan “automáticamente efectos jurídicos plenos”
     
    “Si basta con que un hombre exprese en un momento determinado que se siente mujer, sin ninguna otra consideración:
    ¿Cómo afecta a la recopilación de datos estadísticos? Las estadísticas se desagregan por sexos, y son fundamentales para conocer los problemas (la desigualdad laboral y salarial, la feminización de la pobreza, el techo de cristal, la violencia machista…) y determinar las políticas públicas para su abordaje.”
     
    )De estos usos interesados del “género” surgen leyes con grandes fallos, como en la “Ley de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia”, en la que no se hace ninguna alusión a la violencia específica que sufren niñas y adolescentes.)
     
    “Como socialistas defenderemos los posicionamientos feministas y los trasladaremos a las iniciativas legislativas durante el periodo de tramitación parlamentario”

  • Isabel

    Antonio: en este tema tal como lo publicita el activismo transqueer es muy fácil que personas de buena voluntad se adhieran a la causa. Quién va a estar en contra de que todos/as tengamos los mismos derechos sin discriminaciones. El problema está en que la mayoría de la gente se queda en eso y no sabe lo que suponen las reivindicaciones que están llevando a cabo.

    Trans e intersexuales (los antes llamados hermafroditas) cuentan con los mismos derechos ciudadanos que las demás personas y alguno más que les corresponde. En España desde creo que 2007 contamos con una Ley de identidad de SEXO que permite tras un proceso de reconocimiento médico y psicológico que acredite que una persona padece una importante disforia de sexo que le ocasiona gran sufrimiento, el cambio de sexo a cargo de la Seguridad Social.

    Podemos quiere una Ley de identidad de GÉNERO según la cual nada de esto sea necesario, que cualquier persona incluidos menores de hoy para mañana y sin permanencia en el tiempo diga, soy hombre o mujer porque yo lo digo y punto. A eso le llaman “despatologizar”. Y lo dicen los mismos que quieren tratamientos hormonales para menores cuanto antes mejor, preparándolos para cuando deseen cirugía. Demasiado poco miedo tiene la gente. Estas leyes ya funcionan en otros países sobre todo anglosajones el tiempo suficiente como para saber a qué nos enfrentamos quien quiera saber.

    Al proyecto de Ley de Podemos el PSOE presentó hace unos meses objeciones que ya veremos en qué quedan. Algo tienen que ceder a los socios y no será la primera vez en la historia que se utiliza a las mujeres como moneda de cambio.

  • carmen

    En esta no me pillaís.

    Me parto.

    Ya tuve bastante la otra vez.

    Ante las personas con   sensatez ,no me queda otra que callar. Me estoy volviendo una católica de las guay. Echaré de menos mis amigos del infierno. En el fondo son buena gente.

    Buena suerte

     

  • ana rodrigo

    Este tema incurre desde el principio en dos errores: uno atribuirle a Dios de forma fundamentalista y literal la creación directa por Dios del ser humano, cuando la ciencia rechaza el creacionismo y demuestra el evolucionismo. Admitir que Dios los creó hombre y mujer, es como admitir que Dios creo el mundo en siete días. A Dios nadie lo ha visto ni oído, dijo san Juan, y las religiones hablan de Dios como si desayunasen con él todos los días. Basta de fundamentalismos que tanto daño social y personal producen.

    Dos, el segundo error, ofensivo para el colectivo LGTBI, es tratarlos con compasión y misericordia, como si de ovejas descarriadas se tratase, cuando en realidad hay que respetar a estas personas en su dignidad y derechos, como a cualquier otra persona.

    La identidad personal es la que cada cual vive, no la que le adjudican ni su biología ni la sociedad. Todo lo demás, se llama sufrimiento gratuito a personas, sí, a personas sin apelativos dudosos.

    • Isabel

      Aquí no estamos de acuerdo, Ana. Tanto da si los creo Dios o no, es la Ciencia la que dice que somos una especie binaria en cuanto a sexo: macho y hembra, no hay más sexos. El Génesis acierta.
      Derecho a vivir la identidad personal como se quiera, perfecto. De ninguna manera y menos plasmado e impuesto por Ley que todos debamos aceptar que alguien es lo que dice por su sentir sin más ignorando la realidad material.

      • ana rodrigo

        Efectivamente, Isabel, en esto no estamos de acuerdo. Yo pienso que una cosa es ser macho y hembra en función de la anatomía corporal, y otra cosa es ser hombre o mujer cuando la anatomía no es determinante.

        Tengo una amiga trans tratada y satisfecha de su ajuste anatómico con su mente. Al igual que el resto del colectivo LGTBI, no son caprichos ni antojos. El que l@s demás los acepten como son o no, es cosa personal de cada cual.

        • oscar varela

          Hola ana!
          te leo:
          “…otra cosa es ser “hombre” o mujer…”

          Vos comprenderás la extrañeza de que te hayas expresado así.

          toma nota y aprovecha a ser comprensiva con los que así se expresan resecto al “género” lingüístico.

          Abrazo!

          • ana rodrigo

            Hola Oscar, contesto a lo que me preguntas. No sé si mi explicación es la ortodoxa, pero quise decir que, macho hembra, por ser común con los animales, es un término biológico, mientras que considerarse hombre o mujer, pertenece al yo, a la identidad de cada persona que, puede coincidir con el sexo con el que nació o no. No sé explicarlo de otra manera.

        • Isabel

          No puedes aseverar que no son caprichos y antojos porque tú conozcas a una persona. Es más que evidente que un menor no tiene capacidad ni vivencias ni conocimientos como para valorar lo que supone una transición.
          No se trata de que yo acepte o no sino como en otros temas de las repercusiones sociales que tiene. Ni tampoco de negar a una persona que se sienta como quiera, sino de los excesos a que se está llegando a cuenta de eso. No sé si sabes que en España ya hay organizaciones de homosexuales que solo quieren llamarse LGB (Lesbianas, gays, bisexuales) nada de trans y demás por no estar de acuerdo con sus ideas. Y es que esos excesos trans las y los perjudica, desde el activismo transqueer se está divulgando que el deseo y la atracción a otro/otra se debe al género, no al sexo, por lo que se las acusa de tránsfobas o de homófobas a las lesbianas que rechacen a una “lesbiana trans”, esto es, a una “mujer con pene”.
          Esto se llama imponer por todos los medios, no que me dejen a mí que sienta lo que quiera.

Deja un comentario