Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5572 Artículos. - 88920 Comentarios.

DADA CUENTA del domingo 22/11/2020

UNO.- Hoy 21 de noviembre se cumplen 75 años del juicio de Nuremberg. Arístides de Sousa Mendes, portugués de bien, nacido en 1885 en Corregal de Sal, hijo de un juez, estudiante de leyes en la Universidad de Coimbra, impresionante, bellísima, monumental y magnífica, y diplomático de carrera de la República lusitana. Se casó con su primera y única novia y tuvieron 14 hijos. En 1939 fue trasladado desde su puesto de Cónsul en Amberes a Burdeos en la misma condición. Los nazis ocuparon Francia en 1940 y Burdeos se llenó de refugiados judíos que huían de los asesinos del Reich. En julio de ese mismo año, el cónsul De Sousa Mendes facilitó entre diez mil y treinta mil visados a judíos fugitivos y les salvó la vida. Contravino las órdenes de su ministro de Exteriores y las del mando militar alemán en Francia. “Si tengo que desobedecer, prefiero que sea a una orden hombres que a una del Señor”. Lo expulsaron del servicio las autoridades del dictador Oliveira Salazar, en su país, y murió en la pobreza en 1954. En 1966 el Yad Vashem, el memorial del Holocausto en Jerusalén, lo designó Justo entre los hombres.

 Estos días, semanas ya, en que se multiplican por 1000 la llegada de migrantes a las costas Canarias y en la que anteayer en plena noche la policía del magistrado ministro Marlaska dejó en la puta calle a doscientos de ellos que habían estado retenidos en el muelle desde que llegaron, y ha habido que habilitar deprisa u corriendo un campamento militar a las órdenes de la magistrada ministra Robles para acoger a otros ochocientos, traigo aquí al señor cónsul de Portugal en Burdeos con miles de refugiados, que se sacó del caletre y del corazón una solución arriesgada que le costó el puesto y la fortuna –con catorce hijos– porque hay que obedecer al Señor, antes que a los hombres. Don Arístides estaba formado a finales del siglo XIX, nació en 1885, cuando la escolástica afirmaba, y afirma, “De Deo nihil scimus” (de Dios no sabemos nada). Pero sí conocía al Señor, al de Salvador Santos bien mascaito, como el Piyayo. Y recordaba, cosa que pocas personas creyentes saben, a san Andrés de Creta que en el año 700 escribía refiriéndose al Eterno: “Tu ternura es nuestro castigo y tu misericordia nos abrasa. Me ves llorar y vienes a mí, igual que el padre acoge al hijo pródigo”.

 El gobierno de coalición, en sus magistrados ministros citados y en los que se ocultan tras ellos con palabras vanas, ha olvidado que los migrantes están a la puerta y llaman. De nada sirvió la experiencia de la llegada masiva de cayucos en 2006. El Congreso ya tiene bastante con hablar de Bildu. El Poder Judicial con esperar el relevo. Pero los migrantes, marroquíes en un cincuenta por ciento, y negros de todas las negritudes posibles el resto están ahí, están aquí y seguirán estando y viniendo. Santa Clara que no era política, ni magistrada, ni diputada, pero veía la realidad le escribió una primera carta a santa Inés de Praga, una de las monjas de su marca de fábrica, en la que le decía y que un hombre vestido no puede luchar contra otro hombre desnudo, porque es más pronto derribado al suelo el que tiene de donde ser asido”.

 

DOS.- En Mali, en la región de Mopti que está en el centro del país, las tropas francesas de la Barkhane, mataron el jueves día 12, en Niaki a 30 miembros del GAT, grupo yijadista perteneciente al RVIM. El combate duró una hora e intervinieron mirage 2000, helicópteros de combate y comandos helitransportados. Este pasado viernes 13 el estado mayor francés anunció la neutralización (la muerte sin más eufemismo) de Bah Ag Moussa el jefe militar de uno de los grupos aliados de Al-Qaida.

 El general en jefe del Ejército australiano, en rueda de prensa, de uniforme de diario, el día 19 ha admitido que al menos 39 civiles y prisioneros afganos, entre 2007 y 2013, fueron asesinados por soldados de sus fuerzas especiales, violando las leyes y cometiendo crímenes de guerra. 19 de esos soldados van a ser llamados por la policía y puestos a disposición del procurador de la Corona, para iniciar los trámites del proceso judicial a que van a ser sometidos. Ha reconocido una cultura de la impunidad. El general Agnus Campbell se ha referido a las conclusiones y pruebas creíbles, contenidas en las 465 páginas de una encuesta independiente realizada sobre tales hechos y la presencia de las tropas de fuerzas especiales en Afganistán. Algunos de los crimines fueron cometidos dentro de ritos de iniciación de los propios soldados. Uno de los asesinatos se cometió para dejar libre una plaza en un helicóptero apara ser ocupada por un soldado australiano.

Releyendo apuntes de un seminario sobre la muerte en el que participé como alumno talludito, en 2017, encuentro una nota mía, a lápiz: Ellacuría en la presentación del libro póstumo de Xavier Zubiri (Sobre el hombre), dejó claro que para Zubiri con la muerte acaba todo el hombre o acaba el hombre del todo. Zubiri abandonó la hipótesis del alma separada del cuerpo y se adhirió a la solución de la muerte total. Moriremos, como los malienses y los afganos, pues por completo y, según Ellacuría en aquella presentación leída en el seminario al que asistí, resucitará la persona entera. Todo nos lo dieron en un artículo de esos días de abril, de Manuel Fraijó en El País que citaba a Laín Entralgo que explicaba esa resurrección de la persona entera “como un saber de creencia, no de evidencia”.

 Cavilando sobre el destino de las 30 malienses muertos en su desierto y los 39 afganos asesinados por los australianos en su propia tierra, al orar por ellos, he recordado aquellas notas y fotocopias. Hezen, un autor ruso del siglo XIX, advirtió para desnortados que “jamás se puede hacer sufrir a nadie en el presente para conseguir algo mejor para la humanidad en el futuro”. En Mozia, colonia fenicia y luego griega, en la siciliana cercanía de Marsala y de las islas Stagnone, vi hace años el tofet donde eran sepultados los niños sacrificados a los dioses. Pensé entonces en ellos como he pensado al leer las informaciones que comento aquí. Íntimamente el saber de creencia de Laín y las afirmaciones de Ellacuría sobre Zubiri me reencuentran con los niños que no pudieron crecer y con los afganos y malienses masacrados por los ejércitos imperiales.

 

CODA.- Las vacunas anunciadas en el Jordán de los medios, con epidemiólogos vestidos con pieles de camello, que han hecho subir las bolsas internacionales como Satán a lo alto del Templo, nos deben traer a la memoria a Voltaire que en sus Cartas filosóficas, describe la convivencia entre judíos, musulmanes y cristianos en el mercado financiero de la Bolsa de Londres donde unos y otros se encuentran como miembros de la misma religión. “Todos piensan que tener talento es una cuestión de suerte; nadie piensa que la suerte puede ser una cuestión de talento”. Don Jacinto Benavente.

 

5 comentarios

    • m* pilar

      ¡¡¡Gracias Óscar!!!
      Muy importante ante tanto ruido patriótico, que parece haber olvidado lo sufrido y lo que aún hoy, intentan rememorar con ruidos y banderas.

      ¡Siempre igual! Parece que no podemos librarnos de la sombra del dictador.
      Gracias. Abrazos.

  • Olga Larrazabal

    ¿Así que entre Ellacuría y Zubiri le dieron el bajo al Alma?

    Benhaiga, dijo el huaso, que gente tan sabida…

  • mª pilar

    Me ha emocionado el punto nº 1.-

    Hoy el mundo, está carente, sobre todo… en la política… de personas con el talante de:

    Arístides Sousa Mendes.

    Ahora es la “guerra sin cuartel, ante el:

    “Diferente en su pensamiento y realización de las normas o leyes” 

    Y para ello, no escatimamos, la mentira, la calumnia, el insulto, la “chulería” (disculpen la palabra) pero es que es así su comportamiento.

    Y pregunto:

    ¿De verdad no podemos hacer nada?

    ¿Cómo podemos dar por buenos esos comportamientos?

    ¿O quizá, también muchas personas, se sienten “poderosas” porque anidan en su mismo ser?

    El nº2.- Es el pan nuestro de cada día…y podemos, debemos pensar, la facilidad en la que caemos las personas, ante los cantos de “sirena” que prometen “cosas” que no son ciertas o definitivamente mentiras.

    ¿Hemos perdido la capacidad de discernir?

    Cuando existe un mal directo a otras personas, por pensar diferente; algo no está funcionando bien en nuestro vivir.

    Gracias una vez más, por mantener despierta nuestra mente, ante lo que sucede a nuestro alrededor.

    Un abrazo entrañable.

     

Deja un comentario