Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5582 Artículos. - 89077 Comentarios.

¿Tiene Trump alguna posibilidad legal de permanecer en el poder?

 Han pasado tres semanas y el emperador Trump aún no ha dado cuenta de que está desnudo. Cree que antes del 14 de diciembre o el 20 de Enero su abogado Giuliani -¡qué personaje!- o su auténtico pueblo le devolverán los millones de votos que la conspiración mundialcomunista le ha escamoteado. Y hay quienes en ATRIO aún lo esperan. ¡Cuidado! Trump desaparecerá. Pero los populismos conspiranoicos no y, sobre ellos, se basará el fascismo del siglo XXI. AD.

Artículo de Sam Levine, desde Nueva York — 

Existen temores de que el presidente y otros republicanos recurran a cualquier maniobra para quedarse en el poder. “Será una fácil transición hacia un segundo mandato de Trump”, dijo la semana pasada Mike Pompeo, secretario de Estado.

William Barr, fiscal general de EEUU, también ha autorizado que los fiscales del ámbito federal comiencen a investigar supuestas irregularidades en los comicios, una decisión que hizo que el director de la unidad de delitos electorales del Departamento de Justicia renunciara a su cargo. El martes, Trump echó a Christopher Krebs, director de la agencia federal que respondió por la fiabilidad de las elecciones de este año y que había desmerecido las infundadas afirmaciones del presidente sobre el fraude electoral.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos de Trump, es extremadamente improbable que encuentre la forma de quedarse en el poder o dar un golpe de Estado.

¿Existe un camino constitucional para Trump para quedarse en el poder?

La verdad es que no. El Colegio Electoral se reunirá el 14 de diciembre para votar al futuro presidente y casi todos los estados se basan en el voto popular a nivel estatal para distribuir sus electores. Se calcula que Biden obtendrá muchos más de los 270 votos electorales que necesita para convertirse en presidente. Su triunfo no depende de un solo estado y probablemente lleve ventajas insalvables en Michigan, Nevada, Wisconsin, Pensilvania y Arizona.

Existe una rebuscada e improbable teoría legal, presentada por los republicanos antes de las elecciones, según la cual las legislaturas de algunos estados de tendencia republicana, como Michigan, Wisconsin y Pensilvania, podrían hacer caso omiso del voto popular y designar sus propios compromisarios para el Colegio Electoral. La ley federal permite que las legislaturas estatales hagan esto si en el estado “no se ha logrado elegir un candidato” llegado el día en que se reúne el Colegio Electoral. Pero no existen pruebas de ningún fraude sistemático en ningún estado y la ventaja que ha obtenido Biden deja claro que estos estados han tomado una decisión.

“Si el país continúa como un Estado de derecho, no veo ningún posible camino constitucional para que Trump permanezca un segundo mandato en el poder, a menos que aparezcan nuevas pruebas de fallos masivos en el sistema electoral en muchos estados”, señala Richard Hasen, profesor de derecho de la Universidad de California en Irvine especializado en elecciones. “Sería una brutal y antidemocrática apropiación de poder el intentar utilizar las legislaturas estatales para eludir las elecciones de los votantes y no creo que eso suceda”.

Sería insólito que un estado decida invalidar de esa forma la clara voluntad de sus votantes y probablemente generaría fuertes protestas. Para que Trump gane en el Colegio Electoral, sería necesario que varios estados tomen estas medidas extraordinarias, algo que tendría consecuencias muy importantes y provocaría una verdadera crisis democrática en todo el país.

“Existe una fascinación extraña con varios escenarios oscuros e imaginados en los que participarían quizá asambleas estatales rebeldes, pero se trata más bien de ficciones distópicas”, asegura Richard Pildes, profesor de derecho de la Universidad de Nueva York. “La ironía, o la tragedia, es que logramos llevar a cabo unas elecciones extremadamente tranquilas, con récords de participación, en circunstancias excepcionalmente complicadas y, aún así, una gran cantidad de seguidores del presidente está convencida de que el proceso tuvo fallos”.

¿Hay alguna indicación de que los republicanos en estos estados vayan a seguir adelante con esta estrategia?

Poco después de las elecciones, Jake Corman, líder republicano del Senado de Pensilvania, aseguró que en su estado su formación “respetaría la ley“, lo cual implica darle los electores al candidato ganador del voto popular. En un artículo de opinión publicado en octubre, Corman dijo que la legislatura estatal “no estará involucrada en la elección de los compromisarios del estado ni en decidir el resultado de las elecciones”.

La semana pasada, los republicanos del Congreso de Pensilvania dijeron que querían investigar las acusaciones de fraude electoral. No existen pruebas de infracciones generalizadas en ese estado, pero la decisión es alarmante porque podría ser el inicio de un esfuerzo por socavar los resultados del voto popular en Pensilvania. Sin embargo, en un duro golpe a los esfuerzos legales del presidente, el Tribunal Superior de Justicia de Pensilvania dictaminó que los trabajadores electorales de Filadelfia no impidieron al equipo de campaña de Trump monitorear el conteo de votos por correo.

El Congreso de Michigan, de mayoría republicana, también está investigando las elecciones, igual que los republicanos de Wisconsin. En ninguno de esos estados hay indicios de infracciones generalizadas.

¿Está esto relacionado con las demandas presentadas por Trump?

Desde el día de las elecciones, el equipo de campaña de Trump ha presentado una serie de denuncias de dudosa base legal. El objetivo de estas denuncias no parece ser cambiar el resultado de las elecciones, sino intentar generar incertidumbre y prolongar el proceso de escrutinio.

Cada estado tiene su propia fecha límite para certificar los resultados de las elecciones que luego se utilizan para distribuir los votos en el Colegio Electoral. En al menos dos estados, Pensilvania y Michigan, la campaña de Trump está buscando impedir que los trabajadores electorales certifiquen los resultados.

La fecha límite de certificación es importante porque la ley federal dice que siempre y cuando los resultados de las elecciones estén antes del 8 de diciembre de este año, el resultado será “definitivo”. Esto garantiza que el Congreso, responsable de contar los votos del Colegio Electoral, no pueda poner en duda el resultado de las elecciones. Al retrasar el proceso, el equipo de Trump puede estar queriendo que los resultados no estén listos en la fecha límite y así permitir que sean cuestionados.

Pildes afirma que, incluso si eso es lo que pretende el equipo de Trump, es muy improbable que los tribunales intervengan. “En menos de 10 días, los estados van a comenzar a certificar sus resultados y las denuncias realizadas hasta ahora no tienen fundamentos para hacer que los tribunales detengan ese proceso”, aseguró.

Si los congresos estatales anulan la voluntad popular, ¿habría alguna forma de detener a Trump?

Sí. Michigan, Wisconsin, Pensilvania y Nevada son estados con gobernadores demócratas que se negarían a aprobar electores de Trump si el voto popular en el estado muestra claramente que ha ganado Biden. Lo que harían sería otorgarle a Biden los electores que le corresponden como ganador del voto popular.

Luego, el Congreso nacional, encargado de contar los votos del Colegio Electoral, tendría que decidir qué hacer. La ley que define la forma en que el Congreso debe manejar una disputa sobre los electores de un estado es muy confusa, pero los expertos creen que la lista respaldada por el gobernador se considera válida legalmente. Una teoría opuesta afirma que el presidente del Senado, Mike Pence, manejaría el proceso. El peor escenario posible sería una disputa entre la Cámara de Representantes y el Senado, en la que tendría que intervenir el Tribunal Supremo.

Al margen de cuánto se prolongue una posible disputa, la Constitución sí establece una fecha límite. Incluso si sigue el escrutinio, el mandato del presidente y del vicepresidente termina al mediodía del 20 de enero. Si llegada esa fecha no se ha alcanzado un resultado definitivo de las elecciones, la líder de la Cámara de Representantes, actualmente Nancy Pelosi, se convertiría en presidenta interina.

Traducido por Lucía Balducci

22 comentarios

  • Me imagino que los lectores de ATRIO esperan una respuesta mía relacionada a las declaraciones de Antonio Duarte y de Oscar Varela. Les refiero a mi blog “Pour une société au service de l’husain”. No se preocupes, lo he escriton en español. No quise llevar esta disuputa en RD donde tengo un blog también. Podrán colocar sus comentarios aqui mismo.

    http://humanisme.blogspot.com/2020/11/mi-respuesta-las-alegaciones-de-antonio.html

    Gracias a todos y a todas por su comprensión y indulgencia.

  • Román Díaz Ayala

    Aunque el actual presidente  ha faltado a la costumbre  de cortesía institucionalizada de que el presidente saliente invite a su opositor en las elecciones de reunirse con él en entrevista en la  Casa Blanca, el  equipo de Joe Biden  aterriza con los nombramientos de lo futuros cargos ejecutivos.

    Es un gesto, una manera, de señalar públicamente que no acepta legitimidad alguna al nombramiento de presidente al vencedor demócrata. Me recuerda de forma paralela  mutatis mutandi a las estrategias de las derechas en el parlamento español con la investidura de Pedro Sánchez. Se les niega a ambos el pan y la sal de los comicios.

    Y así. en esos nombramientos, ya sabemos que  Alejandro Mayorkas se asigna para la seguridad interior y que tendrá a su cargo la recuperación de la apertura hacia Cuba iniciada por Obama y que había dejado en la isla muestras visibles de alivio para las penurias del pueblo cubano. Incluso se llegó a incluir en la Constitución Cubana de 2019 el reconocimiento de la propiedad privada y las actividades económicas en el régimen de autónomos y no dependientes del Estado (cuentapropistas en el argot cubano)

    Todo aquello quedó parcialmente estrangulado por las medidas represivas de Trump, con el puntillazo final de la pandemia de COVID-19, la ausencia de turismo y de viajes de cubanos a La Habana. Ahora Cuba está en una situación de bancarrota no declarada. Una situación que no se conocía desde la época del “Período Especial”, años noventa tras el colapso de la antigua URSS.

    Alejando Mayorkas es cubano, nacido en La Habana, hijo de judío sefardí de ascendencia mallorquina, que ya había actuado en la política de Obama sobre Cuba y que demuestra que no todo el exilio cubano es trumpista.

  • Isidoro

          Ayer salía en Atrio, subrepticiamente, el tema del apocalipticismo, y el amigo Duato, denotaba cierto resquemor a tocar ese tema, me imagino que por “seriedad”, y porque puede ser desprestigiador del foro. Pero yo quiero meter un poco el dedo en la llaga.
     
         Hay momentos en la historia, en los que se presiente la inminencia de un enorme cambio radical de todo, de un terremoto, que va a poner patas arriba todo, y va a crear un mundo nuevo de golpe.
     
         Hay una sensación de que estamos en los pre-liminares de “algo”, (limen= umbral), de una “revolución” nueva, que es instalar una cultura nueva a la antigua humanidad. Estamos funcionando dentro de un “zeitgeist” anticuado, como un software, trufado de “virus”, que nos llevan al vacío, el absurdo, y a la angustia.
     
        Pero nos da pánico cambiar. Como decía Luis Racionero: “Hemos de crear una nueva cultura,.. Pero miramos atrás con ira, adelante con miedo; hacia dentro no nos atrevemos a mirar”.
        “La resistencia a nuevas ideas, es proporcional al cuadrado de su importancia”, como decía Bertrand Russell. Y por ello estamos frenados, inmovilizados, pero eso sí, muy preocupados por si la rueda de la bicicleta está un poco baja o no.
     
       Toda la fuerza, se nos va por la boca, y en una nueva reedición de los galgos y los podencos, nos gastamos en si la culpa la tienen los unos o la tienen los otros, y mientras, se va a cercando una gran sombra sospechosa y muy preocupante.
       
        El psiquiatra junguiano, sacerdote mercedario, D. Antonio Vázquez Fernández, (fallecido de covid, en la primavera), en su artículo “El espíritu en Jung”, https://summa.upsa.es/high.raw?id=0000000854&name=00000001.original.pdf, señalaba que a nivel colectivo:
         “Para Jung el gran determinante de por qué, en un individuo o en toda una sociedad, en un momento dado, predomina una concepción espiritualista o materialista, es el Zeitgeist o «espíritu de la época».
          Por Zeitgeist entiende algo que afecta al individuo de forma mucho más profunda, por hacerlo a un nivel transpersonal:
          «Equivale a una religión, mejor dicho, a una confesión o credo cuya irracionalidad no deja nada que desear, y que a la vez reúne la desagradable condición de pretender ser considerado como la medida absoluta de la verdad».
          Viene a ser como «una inclinación determinada por el sentimiento, una deriva sentimentalmente determinada, hacia la dirección intencional de la energía psíquica, y que por causas inconscientes, ejerce una poderosísima sugestión sobre todos los espíritus débiles, arrastrándolos consigo».
        Por eso, el «pensar por cuenta propia», es considerado no sólo raro, sino socialmente peligroso”. (La bastardilla es de Jung, lo normal de Vázquez, la negrita, mía).
     
       Es la hora del estallido de un nuevo zeitgeist, de una contracultura. Señalaba Francisco Umbral, que, “la historia de la cultura es realmente la historia de la contracultura hecha con retraso.
        Porque las sucesivas ortodoxias, poco creadoras —la ortodoxia no crea, sino que diseca lo creado— han ido tomando préstamos retardados a la heterodoxia. […] Lo que no es contracultura es pedagogía”.
           Y como decía Durkheim: Los dioses antiguos envejecen y mueren y no han nacido aún otros nuevos. No hay ningún evangelio que sea inmortal, ni existe tampoco razón alguna para suponer que la humanidad sea incapaz en el futuro de concebir otro nuevo”.
          Y existe la sensación de que está llegando.

  • Santiago

    Como dice Román el proceso electoral en USA es difícil de comprender en su totalidad. Las fechas que señala la Constitución americana y sus addendums son fijas y no se pueden cambiar. Estos datelines hay que cumplirlos sin posibilidad de prórroga.

    Para el 8 de Diciembre ya todos los Estados de la Unión americana tienen que haber terminado las certificaciones del conteo de votos tabulados. Y todas las disputas electorales resueltas..Y el día 14 de Diciembre el Colegio Electoral tiene que ELEGIR al Presidente y Vice Presidente.

    Si NO fuera posible hacerlo a traves del Colegio Electoral por diferentes problemas  como por faltas e irregularidades en las “certificaciones de los votos contados”  o por otros motivos, entonces la elección del Presidente y Vicepresidente  se realizaría en la Cámara de Representantes teniendo cada Estado sólo un voto.

    Por tanto, el título verdadero de Presidente-electo -NO pueden proclamarlo los medios informativos como la AP-  sólo lo pueden realizar los ELECTORES porque la elección en USA no es directa por mayoría absoluta popular. Cada Estado tiene un número de electores republicanos y demócratas. Cada Estado ganador de la mayoría es el que nombra los electores. Por ejemplo Florida tiene 29 votos electorales. El candidato que gane  el voto popular del Estado tiene 29 electores a favor de su partido. Así gana la elección el que llegue a los 270 electores o pase esta cifra. Sólo entonces puede llamarse con propiedad Presidente-electo.

    A pesar de que no existe una ley federal o constitucional, la mayoría de los electores en cada Estado se comprometen a votar por el candidato de su partido pero algunos “desobedecen” y votan por el candidato contrario y son los “rogue electors”. Aunque esto es inusual la historia nos dice que ha pasado ya en elecciones pasadas de USA. Actualmente algunos estados imponen sanciones a estos “electores infieles”.

    Por otro lado, debido a la mentalidad legalista  de USA y sus futuras implicaciones, el Presidente Trump tiene que proseguir con el proceso en las cortes para determinar la naturaleza del fraude ya que los Demócratas cambiaron las reglas de la elección permitiendo el voto “por correo” a gran escala, sin solicitación,  donde al conteo no se verificaban la identidad del votante, y millares de difuntos aparecieron como activos en las urnas, también se “cosecharon” legiones de votos forzando al voto demócrata a comunidades enteras, existen miles de testigos que han firmado declaraciones juradas dando su testimonio de éstas y otras irregularidades, además los ordenadores fueron programados funcionalmente 28 Estados para revertir al candidato demócrata. Claro que los interesados lo niegan.

    Por supuesto, los medios informativos jugaron un papel principal en el fraude electoral mintiendo acerca de las cifras de sondeo antes y después de las elecciones, y las cortes primarias demócratas han desestimado cualquier demanda de los abogados de Trump. El único camino ahora es si esto puede llegar a la Corte Suprema y los magistrados aceptan el reto como en el litigio entre Gore y Bush. Ahora parece que ni siquiera pudiera existir esa mediación.

    Es evidente que los cubanos, exilados por querer vivir en libertad en USA, han tenido que rechazar el extremismo demócrata después de vivir la dictadura comunista de Cuba que lleva 6 décadas sin ninguna esperanza de cambiar y donde la persecución existe si uno siquiera piensa diferente al régimen.

    Pero el Partido Demócrata de USA, con Biden a la cabeza está dispuesto a terminar con “la democracia” americana  sometiendo el poder judicial al ejecutivo como han hecho todos los dictadores totalitarios incluyendo a Castro, Chávez, Maduro etc en este caso, aumentando el número de magistrados de este partido para que la Corte Suprema aumente su número de 9 jueces actuales hasta 13 o 15. Sería entonces mayoritariamente del partido en el poder y junto con otros cambios todo apunta a un totalitarismo mal disfrazado de “democracia”

    Pero el mundo entero parece querer avanzar a un sólo sistema global que de por sí es auto-destructivo, aparte que toda la represión de la libertad va contra el derecho natural y toda dictadura -sea de derecha, de centro o de izquierda- viola la libertad y la verdad individual y colectiva de todos los ciudadanos. Es una imposición a los derechos humanos utilizando la mentira, el engaño y la fuerza basada en una falsa filosofía de la existencia  humana.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • Román Díaz Ayala

      Veo que te has apuntado a las varias teorías conspirativas que se alimentan de bulos sistemáticamente desmentidos por los hechos y que la “prensa seria”, la “Mainstream informativa” se encarga de poner al descubierto. Trump y su equipo ( cada vez más reducido en lo que atañe a los cargos de confianza) se van rindiendo las evidencias, pues su estrategia no es la de protestar ante lo que creen o hacen creer sea un fraude masivo, sino un posicionamiento previo a las elecciones del 3 de noviembre pasado de desestimar los votos populares hasta invalidarlos ( La hemeroteca es cruel)
      Menos mal que la ciudadanía americana es “muy legalista”, y toda la maquinaria institucional, a pesar de los muchos fallos del sistema electoral, que no ha podido ser adaptado convenientemente en el transcurso de los tres siglos que han pasado desde los tiempos de las diligencias de caballo y sin carreteras modernas, pues, esta maquinaria tiene unos filtros que imposibilitan, o corrigen en su caso, las irregularidades que pudieran concurrir en el proceso. Jueces y maquinarias estatales han funcionado correctamente para desesperación de Trump, quien se ha tenido que rendir ante la evidencia, tras los resultados definitivos de Pennsilvania.
      Pero el mal ya está hecho, y los objetivos cumplidos. Aunque el partido republicano al completo denuncie las maniobras de Trump, la sombra de la duda ha calado hondamente dentro de sus seguidores ( que son muchos ) haciendo cada vez más perceptible la división de esa nación, el estado de crisis. Mucho miedo, Estados Unidos es un país donde la ciudadanía está “provista libremente de armas de fuego”. Sólo frena hasta ahora el sentido de “la legalidad y “la confianza” para con las instituciones.”

      • Santiago

        Realmente Román yo no me he rendido ante nadie, ni defiendo a ningún partido ni a ningún candidato. Ni suscribo ninguna teoría absurda o irreal. Sólo expongo los testimonios de testigos presenciales que han dado su declaración jurada a montones, y a la evidencia que los mismos medios pro-Biden han publicado.

        Si las elecciones en USA hubieran sido “normales” no hubiera sido posible establecer protestas y demandas. Como en elecciones pasadas la noche de Nov 3 o 4 se hubiera aceptado y “concedido” la derrota. Sin embargo, la evidencia televisada de impedir a observadores autorizados comprobar la legalidad de las boletas, el que a la vista de todos se detuviera a las 3 am el conteo de votos “presenciales” para sustituirlos por los votos “por correo” ya preparados, la comprobación de cientos de votos preparados traídos en camiones a los centros de votación, el conteo de por lo menos 100,000 votos todos con el nombre consecutivo de Biden sin uno solo para Trump, los ordenadores de Dominion preparados de antemano para revertir el voto para los demócratas, el intenso bloqueo de jueces demócratas confesos y partidistas declarados en contra del Presidente a las claras, la negación acérrima de los medios de comunicación vendidos de antemano suprimiendo cualquier información de fraude electoral etc etc hace pensar que esto NO es una mera teoría conspiratoria inventada por la “derecha”, sino una evidencia con muchos visos de probabilidad si no de certeza.

        No sólo han sido los Estados de Michigan, Wisconsin, Arizona, Georgia, Pennsylvania los sujetos de irregularidades sino se están incluyendo otros 28 o más. De esta manera ahora se inicia esta investigación legal que, dada las circunstancias del momento actual, puede ser bloqueada por jueces demócratas que dominan las “cortes” menores. Sin embargo, sabremos más si esto logra llegar más allá de la 3a Corte de Circuito que de ahí sería la misma Corte Suprema de USA

        De otra manera cabe que exista litigación en las legislaturas estatales después del 8 de Diciembre y que no sea posible nombrar los electores en algunos estados. Entonces no podría elegirse a cabalidad al Presidente y Vicepresidente y tendría que hacerlo la Cámara de Representantes en una elección especial.

        No creo en la política, ni a ningún político sea de la tendencia que sea. O sea que sólo contemplo los acontecimientos que me permiten discernir donde se encuentra la mentira más grave. Escojo el mal menor puesto que el mayor conduce a la ruina total. Si es menor, será más fácil salvarme a mi y conmigo a mi familia. Mi experiencia me lo dice todo y fue bastante triste. Pero al final es “la Verdad la que nos hace libres”. Todo lo demás es humo y falsedad. Huyo de la mentira institucional porque la he vivido a cabalidad.

        Un abrazo. Gracias por tu fidelidad al diálogo
        Santiago Hernández

        • Román Díaz Ayala

          El sistema de las votaciones ha tenido muchísimos fallos más por errores del sistema que por intencionalidades y maniobras. Fallos que se han podido solucionar o paliar sobre la marcha, y otro que han quedado en manos de los jueces cuando éstos han sido admitidos a trámite, menos de los que cierta prensa airea.
          como bien dices, las aguas volverán a sus cauces una vez que se cumplan los plazos y procedimientos, y los análisis a posteriores con el sosiego que da el buen juicio creo sinceramente que aconsejaran una reforma urgente y a fondo del sistema electoral, máxime cuando la nueva sociedad está demandando “el voto popular” y el acortamiento de los plazos para el recambio presidencial.
          Ahora tanto tú como yo, solo estamos dando testimonios “de parte”, ante el encanallamiento de la política en Estados Unidos y las exigencias de mejor trato civil de las minorías norteamericana. Dentro de pocos años los así llamados “blancos” según el censo americano serán una minoría más en aquel “melting pot” social.

          Yo también me alegro de poder compartir contigo, sin prejuicios y en total franqueza.

  • Román Díaz Ayala

    Cuando un imperio entra en crisis son las periferias las que se llevan la peor parte. Se están observando desinversiones de empresas españolas en América del Sur y América del Norte. ( México en el norte y Brasil en el sur son las excepciones)  Al parecer estas empresas imitan las retiradas de otras inversiones de otras empresas de fuera del Nuevo Continente.

    El Informe de perspectiva de la economía mundial – octubre 2020 pronostican para los Estados Unidos una caída del 4,3% de su producto, para la zona Euro del 8,3% (España tendrá una caída del 12,8%)

    Sin embargo según el mismo informe la República Popular China cerrará el año con un incremento del 1,9%

    Una vez llegado a la Casa Blanca el presidente Donald Trump ordenó la salida del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) iniciado por el anterior presidente Barak Obama. Luego inició la guerra comercial con China en una clara ofensiva “soberanista” de su Gabinete (“America First”)

    Por el contrario China lideró  hasta  conseguir hace unos días el “Acuerdo de Asociación Económica Integral Regional (RCEP, siglas en Inglés) de quince países del Sureste Asiático y Oceanía. India, sinedo miembro de la ASEAN queda en standby por razones de interés nacional (la competencia de manufacturas chinas y de productos agrícolas de Nueva Zelanda y Australia)Las empresas que hasta ahora miraban hacia América ahora estudian nuevos mercados en el Pacífico.

    Por otro lado y sin ánimo de salirnos del tema, algunas teologías emancipadoras, como las teologías de la liberación, tiene todas ellas un fuerte tirón apocalíptico, en la construcción de un Reino (intramundano) que está por venir., y una Revolución Cubana que se refleja como el espejo de lo debería ser en cuanto el camino en lo político y emancipador, pero después de 61años (dos generaciones y una tercera que ha perdido conexión con el pasado y no tiene ya sueños de futuro) tiene que mantener fuertes efectivos armados para mantener la disciplina  social que no alcanza ni siquiera a una economía de subsistencia, sin turismo, y en medio de una pandemia. Quienes tienen dólares estadounidenses tienen acceso libre a las tiendas MLC (divisas libremente convertibles) tiendas que ya no buscan al  turista extranjero, sino a quien tiene un familiar exiliado. Doble economía, dobles sufrimientos.

    Vivimos tiempos apocalípticos.

     

  • Román Díaz Ayala

    He leído el artículo de Oscar Fortín: “Francisco, ¿El último papa?” insertado en Religión Digital, y coincido en la opinión de no sea  aconsejable su publicación en Atrio dadas las circunstancias especiales  que sufre este medio, de transformación y autoanálisis. Sin embargo este trabajo de Oscar Fortín ofrece un esfuerzo divulgativo sobre lo que en el ciberespacio se ventila sobre las profecías apocalípticas, especialmente con Nostradamus y el Papado.

    Pero bien mirado, aunque Oscar no hace tesis, sino que informa, aletea en todo ello  el clima de miedos e incertidumbres que se ve acentuado en el ánimo colectivo por la pandemia con sus muertes y el escenario de crisis económica generalizada.

    ¿Realmente una época axial, o un período intermedio entre el ciclo de protagonismo occidental y  europeo y otro orden mundial más alejado de los anteriores centros de poder ? ¿Estamos asistiendo al fin de la religión católico romana y su institución del papado y episcopado monárquico? ¿No será más bien que el Cristianismo no ha podido desprenderse de su revestimiento cultural greco-romano y civilizatorio y carece de los encajes suficiente ante un mundo  que ofrece mayoritariamente fundamentos culturales muy distintos, no tanto por su evolución endógena, sino por los golpes en las puertas de otras civilizaciones y culturas que trastornan los pa´ramentos occidentales?

  • Antonio Duato

    Espero que la ya inaplazable decisión de la administración Trump de iniciar la colaboración con el presidente electo Biden, aunque haya sido acompañada con el tuit-pataleta “pero el vencedor legal he sido yo”, dé por terminada esta cuestión. Las últimas semanas han dejado de manifiesto que esa gran conspiración en la elección, imaginada en el millonario despacho del abogado Giuliani, no tenía base alguna de indicios que pudieran ser tomada en consideración por ningún juez.

    El trasvase de la cuestión a Bolivia no tenía razón de ser. Y menos el acusar a Atrio de no haber protestado.  No solo el post aducido por Oscar Varela. Hubo otros SIETE artículos más en noviembre de 2019, que se pueden ver en esta lista:  https://www.atrio.org/category/america/latinoamerica/bolivia/ . Entre ellos se incluye uno de quien tiene las puertas de ATRIO abiertas para denunciar las injusticias en Nuestramérica, cosa que siempre agradecemos. Allí pudo él criticar el silencio de los obispos bolivianos. ¿Por qué ahora nos acusa de no haber tratado con fuerza y pasión el golpe de estado en Bolivia?

    Pero lo que más me ha preocupado en este tema y, por eso, quise publicar este nuevo informe de eldiario-The Guardian (ninguno de los grandes poderes mediáticos) es el influjo que la propaganda trumpista puede tener sobre algunos que han aparecido hasta ahora críticos. ¿No habrá en el fondo un deseo subconsciente en que cuanto peor vayan las cosas en Usa, sobre todo si se desencadena allí una guerra civil, es mejor para los oprimidos? ¿Y no será ese mismo deseo respecto a las cosas de la Iglesia que le ha llevado al mismo Oscar, tan admirado por mí por su objetividad y valentía, a publicar en RD un artículo sobre las profecías de Malaquías, el anticristo y el fin del mundo, relacionándolo con Francisco? Es un artículo que también me envió a mí y que, como le dije, no lo publicaba por respeto a él mismo.

    Mientras yo sea moderador, no esperéis que ATRIO contribuya a difundir teorías conspiranoicas o visiones apocalípticas, aunque tenga que cargar con el sambenito de censurador.

    • oscar varela

      Hola Antonio!
      Dos cositas:

      UNA: Para el Tocayo (Oscar Fortín) me tomé el laburito de averiguar la acusación a Atrio y atrieros “al voleo”.
      Cité el Link del 1er. Artículo dejando señalado expresamente los unos cuántos más que le siguieron.

      DOS: tené cuidado de no exponer a “confusión” a quién de los 2 Oscar te referís; basta agregar el Apellido (Fortín o Varela) identificatorio.
      Lleva “confusión” cuando escribes:
      -“¿Y no será ese mismo deseo respecto a las cosas de la Iglesia que le ha llevado al mismo Oscar, tan admirado por mí por su objetividad y valentía, a publicar en RD un artículo sobre …”-

      No para todos los atrieros resultará claro que te estás refiriendo al Tocayo Fortín, no a mí (Varela)
      ¿Es así, no?

      Más aún cuando en tu Comentario no nombras en ningún momento a “Fortín”, peo sí a Varela.

      Abrazo! … extensivo al Tocayo que siempre termina sus “decires” con el “diplomático” de “CON TODO RESPETO”

      • Equipo Atrio

        Es evidente que solo me refiero a ti cuando digo “Oscar Varela”. El otro Oscar que cito, que ha escrito en RD sobre “Francisco, ¿el último papa?” es sin duda Oscar Fortin. Perdona no haber aclarado más esto que a mí me parecía evidente.

  • Olga Larrazabal

    Respecto a Bolivia, a Luis Almagro de la OEA que refrendó la idea de fraude en las elecciones de Bolivia, le han dicho de todo y quedó claro que era un peón. Y las elecciones actuales de Bolivia dieron la razón a que no hubo fraude y ganó el partido de Evo, y la doña se fue para su casa.
    Pero tambien Evo, a quién aprecio, había querido tirar la cuerda presentándose a elecciones cuando había sido aprobada alguna norma impidiendo la repetición en la presidencia por más de ciertos períodos.

  • Román Díaz Ayala

    El mecanismo de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos es tan particular que necesitan un esfuerzo de comprensión para quienes mantenemos otros mecanismos y formas de gobernanzas.

    El caso es que los votos populares, aunque eligen cada uno a los presidenciables, que siempre son dos, pues el bipartidismo está fuertemente institucionalizado terminan siendo votos delegados  en un colegio electoral de 538 compromisarios, quienes sí, de forma directa  proclaman al vencedor de la contienda. Tienen como fecha tope los diferentes Estados para enviar a “sus compromisarios” el día 8 de diciembre cuando se reúnen en colegio electoral, y seis días más tarde, el a4 de diciembre, para comunicar su decisión.

    Pero el presidente Trump seguirá  en funciones y con plenos  poderes ejecutivos y de representación hasta el 20 de enero de 2021 si se produce el relevo, acepte o no el resultado de las urnas, y el dictamen del colegio electoral.

    El presidente Andrés Manuel López Obrador, muy conocido tras el acrónimo de su nombre AMLO está actuando con mucha prudencia y sagacidad política esperando los resultados oficiales dadas las especialísimas relaciones de su país México con el vecino norteño  dentro del marco de los acuerdos regionales, con este país y Canadá, una economía muy interdependiente, tres mil ciento ochenta y cinco kilómetros de frontera común y una población mejicana transfronteriza de quizás 60 millones, de los que 35 millones están oficializados en los censos. Los mejicanos estadounidenses según el Estado donde residan votan republicano o demócrata indistintamente.

    El caso de los cubanos es distinto. Se habla de una población de cerca de hasta un millón ochocientos mil, pero ahí se incluyen  una segunda y hasta una tercera generación, los nietos de los primeros refugiados, bilingües y transculturales. Cuba se les presenta ante sus ojos como la tierra irredenta necesitada  de una fuerte intervención norteamericana aunque  esto suponga hasta la anexión. Por eso votan en su mayoría republicano. Engrosan las filas del trumpismo y se alimentan ideológicamente del “ciberpoder” en los medios.

    Están las vistas puestas en las elecciones de 2024, con Trump o sin él, pero con la ayuda del trumpismo que buscará instancias de poder  como un movimiento de ultraderecha  apoyados con las euforia de sus votos en las recientes elecciones. Por eso Trump es algo más que la figura  retórica de un presidenciable.

  • En todas elecciones pueden suceder fraudes disfrazadas de muchas maneras en 2019. En Bolivia, en las elcciones que dieron Evo Morales ganador, fueron declaradas falsificadas por el Secretrion general de la OEA, sostenido en eso por una prensa neo-liberal, lo que dio camino abierto para el golpe de Estado. Especialistas del mundo volvieron analizar todos los datos de esta elección y concluyeron que todo se habia realizado conforme a las reglas electorales y que Evo Morales habia ganado esta elección.  No me acuerdo de intervenciones particulares de Religon digital, tampoco en ATRIO para denunciar con fuerza y “pasión” el robo de las elecciones que el pueblo había dado al candidato Evo Morales.

    En el caso de las elecciones recientes, poniendo Trump y Biden en lucha para conseguir la presidencia por lel proximo mandato, el cuestionamiento de fraudes electorales se ha presentado, lo que era previsible. El problema no es de saber quien tiene la razón, sino que se haga todo lo nesesario para que sea el voto autentico del pueblo que cuente.

    Para mi, que sea Biden o Trump que sea declarado ganador, las politicas exteriores de E.U. ,tanto en A.L. como en el resto del mundo van a seguir igual. El Imperio seguira mandando.

    Todo lo que pido, es que sea el voto regular de los ciudadanos y ciudadanas que decida. Me parece que es el camino autentico de la verdadera democracia.

    Con todo mi respeto.

    oscar fortin

    • Aprovecho la ocasion para dar en referencia, en complemento a mi comentario, el articulo que escribi sobre este tema, hace mas de una semana.

      https://www.religiondigital.org/humanismo_de_jesus/democracia-voz-pueblo-impone_7_2285841398.html

    • oscar varela

      Hola Tocayo!
      Te leo:
      No me acuerdo de intervenciones particulares en ATRIO para denunciar con fuerza y “pasión” el robo de las elecciones que el pueblo había dado al candidato Evo Morales.
      …………………………..
      Alzheimer

      Se consumó el golpe en Bolivia: renunció Evo Morales


      y variedades siguientes de Links atrieros!

      • Gracias tocayo para recordarnos que el tema del golpe de estado ha sido objeto de discusión en ATRIO, discusión razonable sin esa pasión, insistiendo en el reconocimiento de la victoria de Evo Morales y en la denuncia clara de los que le robaron la victoria.

        Que bueno tenerlo cercano, estimado tocayo, para hacer luz en lo que sucede.Con mis 80 años puedo contar con su presencia para recordarme ciertos olvidos o incertidumbres, lo que fue lo que sucedió en este caso.

        Gracias por todo, lo aprecio mucho. Me propongo una cita con mi medico para mi alzheimer. Espero no olvidarlo.

        Con todo mi respeto

        • oscar varela

          Así espero que sea ¡Tocayo!

          En especial le recomiendo que consulte a un especialista
          (cualquier hijo o sobrino alcanza) para que no quede colgado hablando al cuete en las Asambleas de Atrio, por no tener micrófono en condiciones.; lo cual no fue una solo vez sino siempre, terminando haciendo café en su cocina y a la vista de todo el mundo atriero!
          ¡No se OLVIDE!

          • Gracias tocayo por su comentario que me recuerda la ultima enciclica del papa Francisco “Fratelli Tuti”. Suerte y que Dios lo bendiga.

            Mantengo un lindo recuerdo de las mujeres que dan vida a ATRIO por sus comentarios siempre bien sentidos y respectuozos. Larga vida a ellas.

            Con todo mi respeto

            Oscar Fortin

    • Olga Larrazabal

      Respecto a Bolivia, a Luis Almagro de la OEA que refrendó la idea de fraude en las elecciones de Bolivia, le han dicho de todo y quedó claro que era un peón. Y las elecciones actuales de Bolivia dieron la razón a que no hubo fraude y ganó el partido de Evo, y la doña se fue para su casa.
      Pero tambien Evo, a quién aprecio, había querido tirar la cuerda presentándose a elecciones cuando había sido aprobada alguna norma impidiendo la repetición en la presidencia por más de ciertos períodos.

Deja un comentario