Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5426 Artículos. - 86305 Comentarios.

Oración y resistencia

 Me ha parecido muy oportuna esta columna del corresponsal en EE.UU. de un importante revista estadounidense, que traduce y presenta hoy ATRIO. AD.

Trump, Gingrich y otros “teleapostantes”[1] necesitan nuestras oraciones

El Papa Francisco recuerda a los cristianos su deber de rezar por los líderes del gobierno, incluso “aquellos que no piensan como nosotros” o “nos cierran la puerta en la narices”.

Robert Mickens. En La Croix international
Ciudad del Vaticano, 3 de julio de 2020

“Es inútil, incluso tedioso, que los cristianos pierdan su tiempo quejándose del mundo, de la sociedad, de todo lo que no está bien. Las quejas no cambian nada”.

Esa es solo una de las frases entresacadas de una extraordinaria homilía que el Papa Francisco pronunció el 29 de junio para la fiesta litúrgica de los santos Pedro y Pablo, los “fundadores” de la Iglesia en Roma.

“Recordemos que quejarse es la segunda puerta que nos cierra del Espíritu Santo, como dije el domingo de Pentecostés. La primera es el narcisismo, la segunda el desánimo, la tercera el pesimismo. “, continuó el Papa.

” El narcisismo te lleva al espejo, a contemplarte continuamente; el desánimo, a las quejas; el pesimismo, a la obscuridad. Estas tres actitudes le cierran la puerta al Espíritu Santo. “, explicó.

Francisco luego se dirigió a asuntos relacionados con la división dentro de la Iglesia. Y no sería una pérdida de tiempo para todos nosotros leer lo que dijo y meditar más cuidadosamente en sus palabras.

Orando por los que gobiernan

Pero también tenía el papa algo que decir, al menos brevemente, que es pertinente al desorden sociopolítico actual que muchos países de todo el mundo están experimentando actualmente.

“San Pablo exhortó a los cristianos a orar por todos y, en primer lugar, por los que gobiernan (cf. 1 Tm 2,1-3)”, dijo el papa jesuita de 83 años.

“Pero este gobernante es…” y los epítetos son muchos; no los mencionaré, porque este no es el momento ni el lugar para para indicar los calificativos que se oyen contra los gobernantes”, dijo.

“Que los juzgue Dios, nosotros recemos por los gobernantes: necesitan oraciones”, repitió el papa.

“Dios espera que cuando recemos también nos acordemos de los que no piensan como nosotros, de los que nos han dado con la puerta en las narices, de los que nos cuesta perdonar”, insistió.

Cuando se trata de aquellos que gobiernan, todos podemos pensar en presidentes y primeros ministros, –y en aquellos que los representan, hacen su voluntad y les brindan respaldo–, que han hecho cosas peores que simplemente cerrar la puerta en nuestras narices; aquellos que han hecho (o dicho) cosas que aparentemente son imperdonables.

En esta 244 º aniversario de la independencia de los Estados Unidos de América, muchos de nosotros –y no sólo a los ciudadanos de los Estados Unidos– pueden tener dificultades para orar por un presidente que ha convertido en una nación que una vez fue un faro de esperanza y libertad en el lugar más narcisista, desalentador y pesimista.

El Vaticano convoca a los embajadores de Estados Unidos e Israel sobre los planes de expansión de Cisjordania

Ciertamente, debemos rezar por todos los líderes e incluso por Donald Trump. Pero también debemos actuar concretamente y hacer todo lo posible para evitar que hagan cosas que creemos que son injustas, ilegales y potenciales catalizadores para más disturbios y conflictos sociales.

Y por eso, antes de que ni siquiera pasaran 24 horas desde que Francisco predicó esa notable homilía, su Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, convocó a los embajadores de Estados Unidos e Israel al Vaticano para protestar contra los planes patrocinados por Estados Unidos para extender la soberanía israelí sobre el territorio palestino en Cisjordania que está siendo ocupada por colonos judíos.

El cardenal italiano podría haber rezado simplemente por Trump y Benjamin Netanyahu. Y seguramente lo hace. Pero también tiene un trabajo que hacer.

Entonces llamó al Callista Gingrich y Oren David, los respectivos enviados de los dos presidentes, al Vaticano para reuniones separadas.

Uno podría sentir lástima por estos dos embajadores por tener que representar a líderes mundiales tan conflictivos y apoyar públicamente sus políticas racistas y nacionalistas. Pero la pena estaría fuera de lugar, especialmente en lo referente a la Sra. Gingrich.

Mientras que el embajador David es un funcionario y diplomático de carrera, ella no lo es. Ella es simplemente la esposa de Newt Gingrich, el hombre que allanó el camino para el escenario político en el que ahora gobierna de manera errática y brutal Donald Trump.

Por supuesto, la embajadora rubio platino es solo una hoja de parra impecablemente peinada que Trump está usando para tratar de hacer que su grotesca administración aparezca como algo respetable ante el Vaticano.

Newt Gingrich: el verdadero embajador de Trump en la Santa Sede

Pero con cero calificaciones políticas o diplomáticas, ella es embajadora solo en apariencia y funciones ceremoniales. De facto, los ojos y oídos reales de Donald Trump en el Vaticano es su esposo Newt, el ex presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Todo esto se presentó en una columna mía como esta hace casi tres años.

Y el Sr. Gingrich disfruta de ser el poder detrás del trono. De hecho, él no solo es el poder detrás de Callista, sino que también es el arquitecto de la política conflictiva, denigrante y de tierra quemada que Trump usó para ganar la Casa Blanca.

Trump envió a los Gingriches a Roma y el ex presidente de la Cámara de Representantes está utilizando esta percha, –con el dinero de los contribuyentes estadounidenses–, para promover la división. Lo hace en podcasts y entrevistas programadas regularmente en Fox News, organizadas desde la residencia del embajador.

Él arroja sus teorías de la conspiración y continúa derribando a los rivales políticos de Trump con palabras que son tan insultantes o incluso peores que las del presidente.

Newt promocionando su loca cosmovisión en la moneda de diez centavos del contribuyente estadounidense

Recientemente, Newt presentó una teoría cockamamie sobre cómo los demócratas estaban planeando robar las elecciones presidenciales de 2020, descartando “hechos” tan dudosos que hicieron que las burlas más escandalosas de Trump parecieran pequeñas mentiras piadosas.

E hizo todo lo posible para superar al presidente al proponer adjetivos peyorativos para Nancy Pelosi y el senador Chuck Schumer, los líderes demócratas en el Congreso de los Estados Unidos.

Eso fue en una entrevista con Sebastian Gorka, un nacionalista húngaro de extrema derecha nacido en Gran Bretaña con dudosas credenciales académicas, que se desempeñó brevemente como asesor militar y de inteligencia de Trump.

En el mundo de Newt Gingrich y Donald Trump nunca es el momento ni el lugar para este tipo de maldad.

Después de todo, Newt introdujo esta estrategia en la política contemporánea de los Estados Unidos hace casi 40 años y The Donald la ha estado implementando con una tenacidad y sed de sangre nunca antes vistas en un presidente de los Estados Unidos.

Entonces rezaremos. Pero Lady Liberty llora.

 

[1] La expresión utilizada por el autor es “blankedy-blanks”, “espacios en blanco”, un famoso juego telesivo creado en Australia y que pasó después a EE.UU., donde participaban personalidades en busca de popularidad.

26 comentarios

  • GIORDANO BRUNO

    Al final,¡¡¡ el del Caudillo de España “POR LA GRACIA DE DIOS”, ¿De qué Dios, el los 300.000 mil millones de pesetas a CARRERO BLANCO? Gran tajada a tantas ORACIONES o eran las armas de Hiitler y Mussolini?. ¡¡¡Que oraciones en forma de balas cañones y aviones?-Todavía recuero aquella carta de los obispos (no todos), de l937 a sus ” hermanos obispos del mundo). Nunca jamás he leído tanta MENTIRA DE TANTOS MENTIROSOS¡¡¡¡

  • GIORDANO BRUNO

    no lo sé OSCAR, pero desde luego bastante menos que a la iglesia española, convencer a los españoles que estaban bajo su total YUGO, que España tenía un ENEMIGO MORTAL EN ELCOMUNISMO, con los diputados que habia sacado l6 diputados en las elecciones de l936¡¡¡¡-(confesionarios, novenas, misas, púlpitos, miles de panfletos) y el 30% de ANALFABETOS) pensanndo que iban a quitarle la educación pot la que nada había hecho. Ya se sabe (aquel que se salva sabe, y el que no NO SABE NADA, y los privilegios que disfrutaba a manos llenas del rey el dictador Primo de Rivera. Si alguien quería la guerra era LA IGLESIA.

  • GIORDANO BRUNO

    no lo sé OSCAR, pero desde luego bastante menos que a la iglesia española, convencer a los españoles que estaban bajo su total YUGO, que España tenía un ENEMIGO MORTAL EN ELCOMUNISMO, con los diputados que habia sacado l6 diputados en las elecciones de l936¡¡¡¡-(confesionarios, novenas, misas, púlpitos, miles de panfletos) y el 30% de analfabetos) ownaNSO

  • GIORDANO BRUNO

    Hay algo más inutil que la oración?. ¿De verdad alguien se cree que puede tener la pretensión de dominar a Dios, es decir de inducirle a El a nada?. ¡¡¡Cuanta soberbia!!! Solo faltaba eso¡¡¡De tener a Dios a su servicio?. Pues, eso nos ha contado la iglesia, esa institución creada por Saulo, ese visionario que fue escogido desde el vientre de su madre y que no recibió el evangelio de ningún hombre ¡¡¡Faltaría más¡¡¡

  • oscar varela

    DIOS A LA VISTA
     
    1- En la órbita de la Tierra hay perihelio y afelio:
    – un tiempo de máxima aproximación al Sol y
    – un tiempo de máximo alejamiento.
     
     Un espectador astral que viese a la Tierra en el momento en que huye del Sol,
    – pensaría que el planeta no había de volver nunca junto a él,
    – sino que cada día, eviternamente, se alejaría más.
    – Pero si espera un poco verá que la Tierra,
    – imponiendo una suave inflexión a su vuelo,
    – encorva su ruta, volviendo pronto junto al Sol,
    – como la paloma al palomar y el boomerang a la mano que lo lanzó.
     
    2- Algo parecido acontece en la órbita de la historia con la mente respecto a Dios.
    – Hay épocas de odium Dei, de gran fuga lejos de lo divino,
    – en que esta enorme montaña de Dios llega casi a desaparecer del horizonte.
    – Pero al cabo vienen sazones en que súbitamente,
    – con la gracia intacta de una costa virgen,
    – emerge a sotavento el acantilado de la divinidad.
    – La hora de ahora es de este linaje, y procede gritar desde la cofa:
    – ¡Dios a la vista!
     
    3- No se trata de beatería ninguna;
    – no se trata ni siquiera de religión.
    – Sin que ello implique escatimar respeto alguno a las religiones,
    – es oportuno rebelarse contra el acaparamiento de Dios que suelen ejercer.
    – El hecho, por otra parte, no es extraño;
    – al abandonar las demás actividades de la cultura el tema de lo divino,
    – sólo la religión continúa tratándolo, y
    – todos llegan a olvidar que Dios es también un asunto profano.
     
    4- La religión consiste en un repertorio de actos específicos
    – que el ser humano dirige a la realidad superior; fe, amor, plegaria, culto.
    – Pero esa realidad divina tiene otra vertiente,
    – en la cual se prenden otros actos mentales
    – perfectamente ajenos a la religiosidad.
     
    – En ese sentido cabe decir que hay un Dios laico,
    – y este Dios, o flanco de Dios,
    – es lo que ahora está a la vista.
    ……………………………….
     
    5- Podrá sorprender esta periódica aparición y desaparición de la divinidad
    – a quien crea que basta con que algo exista
    – y sea visible para que nosotros lo veamos.
    – No se advierte hasta qué punto es condición para que veamos unas cosas
    – que nos ceguemos para otras.
     
    6- La mente humana es angosta;
    – en cada momento caben en ella sólo algunos objetos.
    – Si quisiéramos tener presentes todas las cosas visibles
    – que hay ante nosotros en la habitación donde estamos,
    – no lograríamos percibir ninguna.
    – No podemos ver sin mirar, y mirar es fijar unos objetos con el rayo visual,
    – desdeñando, des-viendo los demás.
    – La mirada va dirigida por la atención,
    – y el atender una cosa es, a la par, desatender otras.
     
    7- Como con la mirada acontece con toda nuestra mente.
    – El foco mental ilumina un objeto gracias a que sumerge los demás en las tinieblas.
    – No basta, pues, que algo se halle ante nosotros para que lo percibamos;
    – es menester, además, que el órgano receptor lo busque y se acomode a él.
    – El ojo se acomoda a la visión lejana o a la próxima,
    – a lo que está a la derecha o a lo que está a la izquierda.
    – Pero, a su vez, esta acomodación muscular de los ojos
    – es consecuencia de la acomodación atencional de nuestra conciencia entera,
    – órgano integral de la percepción.
     
    8- Como un inmenso panorama se halla el Universo todo,
    – patente siempre ante nosotros;
    – pero en cada hora sólo una porción de él existe para nosotros.
    – La atención del hombre peregrina como el reflector de un navío
    – sobre el área inmensa de lo real,
    – espumando de ella ahora un trozo, luego otro.
     
    9- Esa peregrinación del atender constituye la historia humana.
    – Cada época es un régimen atencional determinado,
    – un sistema de preferencias y de posposiciones,
    – de clarividencias y de cegueras.
    – De modo que si dibujamos el perfil de su atención habremos definido la época.
    ………………………..

  • Santiago

    Estoy más de acuerdo con Antonio D que con Francisco. Creo que la oración tiene que estar abierta a la acción por nuestra parte. Puesto que si pedimos algo tenemos nosotros que actuar lo que podamos para dar y contribuir a la eficacia de nuestra peticion. Tenemos también que dar y darnos en la oración.

    Claro que debemos pedir los bienes espirituales y los buenos temporales para todos, inclusive para los que más nos disgustan, para los que nos molestan y particularmente para  los que se muestran como nuestros enemigos, ya sean personales como sociales. Los  s a n t o s.  encontraban y encuentran  en esto una gran oportunidad de seguir a Cristo que decía que no vale sólo “amar a los amigos” puesto que “los paganos” hacen lo mismo. La virtud de Cristo consiste en sobreponernos y negarnos “a nosotros mismos” amando a nuestros encarnizados enemigos.

    Saludos cordiales

    Santiago Hernandez

    • carmen

      No creo que sea necesario amar a tus enemigos, con no odiar es suficiente.
      Me la cargué por todo lo alto por decir esto mismo en unos ejercicios espirituales. Pero sigo pensando igual. Para mí es un logro personal enooooorme no odiar a determinadas personas. Me ha costado mucho entender que allá cada cual. Que tú eres responsable únicamente de ti misma. Y lo que hagan los demás, cosa suya es. Y que alguna razón habrá de esas que no hay quien la entienda . No sé. No me importa ya tampoco demasiado. Y el error está en esperar reciprocidad. Eso, en matemáticas se cumple, en las relaciones humanas es muy difícil encontrarla.

      • Santiago

        El amor a los enemigos ha de ser una gracia puesto que naturalmente es una dificultad casi imposible de conquistar. Pero el no odiar creo que está ya aún negativamente en el camino verdadero del cristiano aunque sea solo parte de un humanismo ascendente.
        Pero estos valores son los que son apreciados cuando existe una verdadera conversión a la fe. Estos valores se transforman en perlas preciosas de autenticidad. Y carecemos de auténticos cristianos que sigan el verdadero camino que El mismo nos trazó. Se trata de ser honestos, auténticos, sinceros y buenas personas ¿no?

        Un saludo cordial
        Santiago Hernández

      • carmen

        Es sincero amar a tu enemigo? Sincero? Vamos, anda.
        Una cosa es no desearle ningún mal, o no querer hacerle daño o no hacerlerselo incluso si tienes la posibilidad.
        Pero , amar? Pues tendremos que definir amor, si es que eso es posible. Desde luego soy tan incapaz de definirlo como de sentirlo por un enemigo.
        Estas cosas, estas cosas tan tan tan raras son las que apartan a las personas de hoy día del cristianismo. Suena a falsedad absoluta. No digo que usted no esté convencido de lo que dice. Pero por favor. Es como pedir celibato a los sacerdotes, voto de castidad a toooodo el mundo dentro de su estado social o hacernos sentir mal a las mujeres porque no somos vírgenes ni queremos serlo.
        No sé si me explico
        En fin.

        Y le aseguro que, gracias a dios, no conozco el odio. La rabia y la impotencia las conozco a fondo.
        Pero si me piden que ame a mis enemigos, me desapunto. Bueno, creo que ya hay un montón de personas que me han borrado de la lista. Qué le vamos a hacer…

        Estoy de frases vacías y huecas hasta la mascarilla.

      • Santiago

        Claro que queremos sentir..y disfrutar de los sentidos…Pero no necesariamente tenemos que sentir para poder amar..En definitiva no se trata de “como” yo siento sino como sienten otros.. Como médico puedo no sentir amor sensible por algunos de mis pacientes debido a su personalidad, sin embargo, he de amarlo o amarla como es, por mi deber profesional y mi compromiso al aceptar su cuidado. No es amor sensible pero si es amor, puesto que amar es buscar el bienestar del “otro/otra”

        El cristiano debe imitar a Cristo que amó a todos sin distinción alguna, dando su vida voluntariamente por amor..No nos amó por nuestras cualidades humanas muchas veces terribles como el del ladrón en la c r u z, la samaritana, Judas el traidor, Leví Mateo el esbirro de los invasores romanos, Zaqueo el defraudador, Simón el hipócrita fariseo.. Si queremos seguir a Cristo tenemos que perdonar las imjurias y amar. De otra manera haremos como hacen “los paganos”…Y para la praxis de Jesús no podemos “quedarnos” ahí sino que tenemos que avanzar hacia la verdadera dignidad humana que es capaz de sacrificio y elevarse, con la gracia, por encima de toda nuestra propia miseria e indigencia.
        Un saludo cordial
        Santiago Hernandez

    • carmen

      A usted Francisco no le gusta. Se nota un montón. A mí tampoco. Pero por causas muy diferentes, para usted se pasa y para mí, no llega.

    • carmen

      Ok
      Sorry.
      Ayer tuve un día de esos de ira.
      Me alegro por usted si es capaz de todo eso.
      Desde luego para mí, con no odiar es suficiente.
      Buen día.
      Cuídese

      • carmen

        Solamente un apunte.
        No es mi intención seguir a Jesús. Intento seguir mi camino y apoyarme en persona que para mí son un referente y sin duda Jesús de Nazaret es una de ellas. Porque para mí Jesús no es Dios, es una persona que me encanta. Y claro, como murió tan joven no le dió tiempo a desencantarme como muchas personas han hecho.
        Porque los líderes esos increíbles, suelen morir jóvenes. Cuando todavía no han descubierto que hay cosas imposibles. Esa es su magia. Y ya, si mueren por su coherencia personal, eso ya los hace eternos.

      • Santiago

        Yo tampoco me considero capaz de superar los sentimientos o pasiones…sin embargo, el cristianismo es un intento de no “ir para atrás”..
        Ya el no odiar, el no quejarse, el aguantar a los demás, el devolver amablemente el saludo, el ser cortés etc etc… parte del e s p i r i t u divino que Dios ha infundido en nosotros al darnos la existencia.

        No importa que no sigamos a Jesús conscientemente porque ya lo estamos haciendo en la práctica. Jesús perdonó a la mujer que, en el banquete de Simón, el fariseo, “llevó un frasco de alabastro con ungüento..y empezó a llorar y a mojar con sus làgrimas los pies de El. También besaba y ungía con el ungüento sus pies” (Lc 7:36-50). Dice el Evangelio que Jesús la perdonó “porque amó mucho”.

        Sin duda muchos de los que empezaron a seguir a Jesús no supieron al principio su verdadera identidad. Pero mas tarde cayeron en la cuenta. Y “hoy como ayer”. La fe es uno de los grandes y reales misterios del cristianismo y con esto no me refiero a nadie en particular, sino del simple seguimiento de Jesùs y sus modalidades.

        Un saludo cordial
        Santiago Hernández

  • Asun Poudereux

    Destaco del título resistencia, porque la unión con el primer término, el de oración que ha abarcado cualquier otra posibilidad de buscar prácticas soluciones a la vida injusta durante demasiados siglos. Y porque así se ha creído lo quiere Dios.

    Aunque llega demasiado tarde este reclamo desde  el Vaticano, quizá haga reflexionar y tomar decisiones personales a diferentes niveles  en que otro mundo es posible, empezando por la humanidad que hay en todo ser que se siente humano y aspira a que se vean cumplidos objetivos que reconozcan a los abandonados y despreciados.

    Lo que somos de fondo se va descubriendo a través de diversas vías. Hay quien le va  orar y meditar. La vía del conocimiento lleva también a su comprensión. Y por supuesto la acción incondicional y desprendida de la persona para sí misma y a favor de múltiples otras,  ya sean cercanas, ya lejanas.

    La supuesta verdad de unos pocos ha dejado sin activar la acción, acciones en beneficio de toda la Humanidad. Por otra parte el ansia de dominio y poder ciega a la persona, a la autoridad, al poder establecido  despreciando a toda otra alternativa que pueda limitar e impedir ver realizados  sus deseos.

    Los hechos son los que  cuentan finalmente. Y ahí están. Así han hablado y dejado su  testimonio durante milenios, lo que viene a llamarse Historia de la Humanidad.  En la medida de lo posible,  y si se toma conciencia de ello, habrá algún modo de ir haciendo todo al revés, si es preciso,   para hacer girar y  cambiar el curso de la historia personal y colectiva.

  • oscar varela

    1- Un amigo ingenuo me confesó que él había nacido sin el prejuicio religioso.
    – Y esto me lo decía, poco más o menos, con el tono y el gesto que hubiera podido declararme:
    “-Yo, ¿sabés?, he nacido sin el rudimento del tercer párpado.”-
    – Semejante manera de considerar la religión es profundamente chabacana.
     
    2- Porque hay un sentido religioso,
    – como hay un sentido estético y
    – un sentido del olfato, del tacto, de la visión.
     
    – El tacto crea el mundo de la corporeidad;
    – la retina, el mundo cambiante de los colores;
    – el olfato, hace dobles los jardines, suscitando, junto al jardín de flores, un jardín de aromas.
    – Y hay ciegos y hay insensibles,
    – y cada sentido que falta es un mundo menos que posee la fantasía, facultad andariega y vagabunda.
     
    – Pues si hay un mundo de superficies, el del tacto, y un mundo de bellezas,
    – hay también un mundo de realidades religiosas.
    – ¿No compadecemos al hermano nuestro falto de sentido estético?
     
    3- A este ingenuo amigo mío le faltaba la agudeza de nervios requerida para sentir,
    – al punto que se entra en contacto con las cosas,
    – esa otra vida de segundo plano que ellas tienen,
    – su vida religiosa, su latir divino.
    – Porque lo cierto es que sublimando toda cosa hasta su última determinación,
    – llega un instante en que la ciencia acaba sin acabar la cosa;
    – este núcleo trascientífico de las cosas es su religiosidad.
    …………………………………
     
    4- Hay dos grandes corrientes en la vida moderna.
    – En realidad, no se dan aparte una de otra:
    – son dos momentos de una fuerza única, que,
    – manando de los fondos inagotables que hay en el hombre,
    – va expandiéndose veloz y poderosa por los ámbitos creyentes, y
    – va rodando fecunda por todas las torrenteras de la tradición.
    – Es preciso que el viejo mundo de la fe y el nuevo mundo de la ciencia
    – encajen perfectamente para formar la esfera del universo espiritual.
     
    5- Es menester determinar de qué cosa hablamos cuando hablamos de religión.
    – La emoción de lo divino ha sido el hogar de la cultura y probablemente lo será siempre.
    – De la mera curiosidad, del frívolo diletantismo no ha surgido nunca nada robusto ni orgánico;
    – la estricta necesidad apenas crea otra cosa que lo estrictamente necesario.
    – La gran cultura es precisamente el esfuerzo anticipador de lo superfluo.
    – «No sólo de pan vive el hombre», decía Jesús,
    – y con esa otra cosa, que no era pan,
    – quería significar el lujo del henchimiento espiritual.
     
    6- La cultura radica, por definición, en una actividad suntuaria
    – y que caracteriza al hombre como el animal para quien es necesario lo superfluo,
    – mientras que el último animal económico fue el antropoide.
     
    7- La emoción religiosa es el respeto.
    – Algunos espíritus groseros podrán confundir el ateísmo y la irreligiosidad:
    – sin embargo, han sido y seguirán siendo cosas distintas.
    – Todo hombre que piense: «la vida es una cosa seria», es un hombre íntimamente religioso.
    – La verdadera irreligiosidad es la falta de respeto
    – hacia lo que hay encima de nosotros y a nuestro lado, y más abajo.
    – La frivolidad es la impiedad, la «asebeia» maldita, asesina de razas, de ciudades, de individuos;
     
    8- Aspiramos a un tiempo más sutil y profundo que el nuestro en que,
    – perdonándole al Diablo todas sus jugarretas en lo concupiscible,
    – se le execre tan sólo porque es un ser frívolo.
    – Dadme una raza respetuosa y os prometo una cultura floreciente;
    – Siquiera un puñado de hombres que se vayan pasando,
    – de mano en mano, con secular tenacidad, la fecunda tradición del respeto,
    – que cultiven el respeto los jóvenes, a quienes es aún lícita la esperanza de salvación.
     
    9- La criatura liviana y de ánimo fofo piensa que el mundo,
    – en su tremenda fatalidad, es un inmenso juguete, una diversión metafísica, nada más:
    – con esta disposición de espíritu lo sumo que puede el hombre producir
    – es una conducta ingrávida, sin densidad y sin nervio,
    – algo así como realidad pómez, toda ella poros y adjetiva, a que nos vamos habituando.
     
    10- El hombre respetuoso piensa, en cambio, que es el mundo un problema,
    – una dolorosa incógnita obsesionante y opresora que es preciso resolver,
    – o cuando menos aproximarse indefinidamente a su solución.
    – ¿Qué otra cosa es la cultura sino la labor paulatina de la humanidad
    – para acercarse más y más a la solución del problema del mundo?
    – Vemos, pues, cómo la cultura nace de la emoción religiosa.

    • ana rodrigo

      Querido Oscar Varela, tu último escrito se asemeja a un listado de titulares de capítulos de una Summa antropológica con raíces absolutamente religiosas.

      Es cierto que para cualquier ser humano (hombre o mujer), normal o de alto nivel científico, llega hasta donde llega, y ahí se para; alguien, desde siempre se ha ido a lo religioso-divino buscando explicación, pero cada vez más personas se quedan allí donde han llegado, es decir a preguntas sin respuesta, en que hay cosas que no tienen explicación pero, no por ello, participan de la emoción religiosa, y no, por ello, sentirse mutilados. Es como quien se queda sentado a ver si pasa Nabucodonosor por delante de ell@s, sin ninguna otra emoción que no sea fruto de su imaginación.

      Y, otra cuestión, una cosa es nacer sin la emoción religiosa y otra cosa en crecer y ser educado sin esa emoción y, quizá nunca lleguen a ella, pues para ell@s la vida es nacer, crecer-vivir con conciencia (a diferencia de los animales) y morir.

      Yo, en lo que a comentar tu escrito, no llego a más. Son muchas ideas, muy complejas y un tanto espesas para mis capacidades mentales.
      Un abrazo

  • Jose Antonio Pastor M.

    Después de todo este pupurri de ideas, me quedo con una cosa que no comprendo del papa Francisco al que he defendido en muchas ocasiones en distintos foros católicos y no católicos de España, pero que empiezo a tener mis dudas en algunos aspectos. Lo primero que alguien dentro de la iglesia católica debería haber tachado de blasfemia que el presidente Trump saliera con una Biblia después de los acontecimientos de protestas acaecidos en EE.UU. Un presidente no puede utilizar la Biblia así como lo ha hecho. Pero el problema como insisto, es que nadie ha calificado de blasfemia ese hecho. Me hubiera gustado alguna declaración de la conferencia episcopal Española al respecto. Pero lo que no comprendo del papa Francisco es que diga que se perdone y se rece por incluso nuestros enemigos (algo muy del evangelio, perfecto) pero que no quiera venir a España porque aquí la jerarquía Española supuestamente no le quiere. Y no seré yo quien defienda las contradicciones de esta jerarquía eclesiástica Española. Santo padre, mire desde aquí le hago una propuesta. Quítese sus miedos con respecto a España, intente perdonar a los que no le quieren aquí, (que eso esta muy feo, que no le quieran y le critiquen), lo entiendo, pero si soluciona esas dos cosas, podremos disfrutar de usted aquí en España, una nación que necesita mucho aliento para salir de este pesimismo existencial que tenemos. Usted lo agradecerá también por que le hará mucho bien. Denos una alegría y acérquese hasta aquí. Salud y paz.

    • carmen

      Estupendo. Que venga cuando quiera y así conoce la tierra del jefe de su compañía. Lo único que pediría es que no saliese tan cara como la del Papa emérito. Todavía hay quien anda quejándose. Y, claro, de nada valen las quejas.
      Y ya me callo. Lo prometo.

  • Antonio Duato

    Veo que ya hay tres comentarios a esta entrada. Cada uno refleja cómo se ha leído el artículo de La Croix International y (tal vez) la homilía de Francisco.

    O. Fortín ha aplicado lo de las quejas a los obispos de Venezuela y, sobre todo, al cardenal Porras.

    A Ana Rodrigo le ha bloqueado el tema de la oración que es una cantinela continua de Francisco. Ana tiene razón en decir que si se toma la oración de petición a pie del concepto, rechina en nuestro tiempo. Y, menos mal, que no se han declarado rogativas y procesiones públicas pidiendo el fin de la pandemia. Parece que Trump ha blandido más la Biblia que los obispos en esta ocasión. Pero la oración como autoconciencia profunda de la realidad, deseando el bien mayor en todo el complejo sistema de átomos, moléculas y personas que constituyen esa realidad, no parece un mero resto cultural anacrónico.

    Y es curioso que sea Oscar Varela quien más ha sintonizado con el complejo montón de hechos e ideas que me removió ayer tarde la lectura de este artículo. ¿Deseo en el fondo que Trump y Bolsonaro se empecinen en su absurda política y que a fuerza de muertos inocentes se derrumbe totalmente la estatua de su poder como la de Nabucodonosor? Porque si deseo que cambien pronto de mente y se ahorren esas muertes -cosa que Jonás no quería respecto a Nínive- es que ya estoy orando en verdad por ellos. Así he leído yo la alusión a la frase de Pablo que aporta Francisco en su homilía.

    Pero… “con el mazo dando”. Como bien señala Mickens ese dejar quejas y orar en sentido profundo debe ir acompañados de acciones claras de protesta y denuncia, cada uno según su responsabilidad. Y la que tiene Francisco y su aparato Vaticano es enorme. Y no será suficiente una llamada a los embajadores. Puede y debe hacer denuncias más graves y detalladas, aunque se granjee la enemistad de grandes oponentes. Y ahí es dónde mi oración por Francisco debe ir acompañada de algo más, lo quiera o no lo quiera. No la queja ineficaz a la corrupción sexual y económica que siguen presente enla cúspide de la Católica. Sino poder al servicio de una denuncia más concreta y valiente que nunca las fuerzas y medios de que dispongo. Por eso el artículo de ayer leí y me detuve en traducir y editar me ha hecho pensar en seguir con la tarea de mejorar y dinamizar más ATRIO.

    ¡Ojalá, con vuestra ayuda y ánimos u oraciones enviadas desde dentro, podamos hacer cada día de ATRIO un instrumento más eficaz para ayudarnos a vivir y actuar en estos años veinte, que aún nos quedan diecinueve y medio y no los podemos  malgastar en simples quejas! 

     

    • carmen

      Te entiendo, creo que te entendemos todos perfectamente,
      Pero hay otros que , en fin, tenemos otro concepto de oración diferente al que normalmente se identifica con eso que se llama rezar. No me gusta que me digan que tengo que rezar, ni por qué es necesario que rece. Solamente puedo y se pedir fuerza para mí, no creo que pueda rezar por otro, por otra. Para mí orar como tú dices es otra historia. Tampoco me gusta la palabra orar, ni pedir. No sabría decir la palabra. Pero se lo que no vale. Para mí no tiene validez lo que llaman oración de petición. Coloca a Dios en un plano tan diferente al mío que deja de interesarme. Me tengo que sentir parte de algo para que algo me interese. No tengo nada que pedir por otros a un dios lejano y que otorga sus favores según su antojo.

      No sé si me explico. No sé hablar muy bien,escribiendo soy confusa y ya en estos temas es que ni encuentro palabras. Pero tú me das mil vueltas, por fa, haz un esfuerzo por entender el porqué para personas con cabeza como la mía,estas peticiones de que hagamos oraciones de petición no nos valen de nada. Y ya hasta se gastan bromas por pura impotencia, de pura desesperación.
      Dices que necesitas aportaciones para los años veinte. Pues aquí tienes la mía. Hay que cambiar la forma, el lenguaje, a veces nos sentimos mal.
      Y si quieres mi opinión muy sesgada supongo, el autor del artículo tiene un línea de pensamiento parecida a la que indico, aunque, claro, jamás lo dirá. Salvará del Papa lo salvable,como se hace por un sector de la iglesia. Y se intentará aclarar cuáles son sus intenciones y la finalidad de sus acciones. Pero muchos, muchas, muchísimos, muchísimas estamos ya cansados y cansadas de este juego.
      Un abrazo
      Cuídate y descansa esa cabeza.

  • ana rodrigo

    Este cóctel de rezos, quejas y culpabilidades ajenas a un@ mism@, son falacias y, como tales, son inútiles, absurdas e ineficaces.

    Nunca el mundo ha sido perfecto ni lo será, y tanto los errores como los aciertos son consecuencia de la acción humana, no de la acción de los dioses por mucho que les imploremos para que intervengan.

    El Papa Francisco comenzó su papado pidiendo que rezásemos por él, y veo que insiste el que la oración de petición sirve para algo. Si Dios fuese todopoderoso y misericordioso, como se suele rezar al dirigirse a él, la humanidad no hubiese sufrido tantas barbaridades, porque, si algo ha sido una constante en la historia de la humanidad, han sido las súplicas a todos los dioses para que nos libre del mal. Pero no parece que haya servido para nada, pues la historia de la Humanidad ha sido esa mezcla de brutalidades y sufrimientos, junto a tantos sacrificios y oraciones a los dioses. Ahí están los cardenales castrenses, la bendición de las arma, un Dios bíblico belicoso de parte, abriéndoles el mar Rojo a los israelíes para que le quitasen la tierra a otros seres humanos que la habitaban, los judíos actuales que, en nombre de Dios echan a l@s palestin@s de su tierra porque es la tierra que dios prometió a Israel, etc. etc.

    Creo que no deberíamos utilizar el nombre de Dios en vano y nos pongamos nosotr@s mis@s manos a la obra.

  • oscar varela

    1- Los magistrados de Roma antes de ejecutar ningún acto civil o bélico,
    – tenían que consultar los auspicios; muy en serio, ocuparse en observar
    – los vuelos de las aves, su apetito o desgana y el temple vario de su canto.
    – La ingenuidad superlativa del rito deja de manifiesto cuál es su inspiración.
     
    2- Al auspiciar, el hombre reconoce que no está solo, sino que en torno suyo,
    – no se sabe de dónde, hay realidades absolutas que pueden más que él y
    – con las cuales es preciso contar.
    – En vez de dejarse ir, sin mas, a la acción que su mente le propone,
    – debe el hombre detenerse y someter ese proyecto al juicio de los dioses.
     
    3- Que éste se declare en el vuelo del pájaro o en la reflexión del prudente,
    – es cuestión secundaria;
    – lo esencial es que el hombre cuente con lo que está más allá de él.
    – Esta conducta, que nos lleva a no vivir ligeramente, sino comportarnos con cuidado.
    – con cuidado ante la realidad trascendente,
    – es el sentido estricto que para los romanos tenía la palabra religio,
    – y es, en verdad, el sentido esencial de toda religión.
     
    4- Cuando el hombre cree en algo,
    – cuando algo le es incuestionable realidad, se hace religioso de ello.
    Religio no viene, como suele decirse, de religare, de estar atado el hombre a Dios.
    – Es el adjetivo quien nos conserva la significación original del sustantivo, y
    religiosus quería decir “escrupuloso”;
    – por lo tanto, el que no se comporta a la ligera, sino cuidadosamente.
    – Lo contrario de religión es negligencia, descuido, desentenderse, abandonarse.
    – Frente a relego está nec-lego; religente (religiosus) se opone a negligente.
     
    5- Los auspicios representaban la creencia firme y común sobre el Universo
    – que hizo posible las centurias de gran concordia romana.
    – Por eso eran el fundamento primero de aquel Estado.
    – Existía tanta trabazón entre éste y aquellos, que
    – auspicio vino a significar “mando”, imperium.
     
    6- Estar bajo el auspicio de alguien equivalía estar a sus órdenes.
    – Y, viceversa, la palabra “augurio” (de que viene nuestro agüero, “Bon-heur”, mal-heur)
    – había significado sólo aumento, crecimiento, empresa.
    – De ella proceden auctoritas y augustus.
    – Pues bien, augurio llegó a confundirse con auspicio y a significar presagio.
    – Los conceptos de creencia y de Estado se compenetran.
     
    7- En la política hay épocas
    – de religión y épocas de negligencia,
    – de cuidado y descuido,
    – de escrupulosidad y de frivolidad.
     
    8- ¿Qué puede pasar cuando falta
    – una creencia firme y común sobre quién debe mandar?
    – La sociedad reclama mecánicamente la función imperativa,
    – y si no se sabe quién debe mandar, se renuncia a una auténtica institución
    – y se recurre a …

    • Antonio Duato

      Oscar: Te agradezco que hayas aportado este destilado de Ortega (supongo que ese es su origen que os une a don José y a ti en un único autor real). Yo no tengo ningún autor de cabecera, a no ser el desconocido Marcel Légaut, cuyos textos me vienen continuamente al recuerdo y a quien estaría continuamente citando como hacía en 1987 ese “loquito” matemático Grothendieck desde que leyó y entendió sus libros.

      Ahora estoy leyendo a Zizek, un filósofo esloveno de moda. Leí su breve libro sobre la Covid-19 que me ha llevado a su última obra sistemática “El Sexo y el Fracaso del Absoluto” .

      Te regalo una frase, a ver si la encajas con tu cita de Ortega: “Entonces, ¿qué es el absoluto? Algo que se manifiesta ante nosotros en experiencias fugaces, esto es, a través de la sonrisa amable de una mujer hermosas, o incluso en la sonrisa cálida y atenta de una persona que de otro modo parecería fea y ruda; en esos momentos milagrosos pero extremadamente frágiles otra dimensión atraviesa nuestra realidad. Como tal, el absoluto es fácilmente corruptible, y hemos de tratarlo con tanto cuidado como si de una mariposa se tratara”.

  • Me parece que lo que pide el papa “Es inútil, incluso tedioso, que los cristianos pierdan su tiempo quejándose del mundo, de la sociedad, de todo lo que no está bien. Las quejas no cambian nada”. puede aplicarse, entre otros, al episcopado venezolano que se dedican a culpabilizar al gobierno de todo lo malo que sucede en Venezula. El cardenal Porras sabe mucho al respecto.

Deja un comentario