Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4986 Artículos. - 80000 Comentarios.

26 comentarios

  • Javier Peláez

    Creo que lo dijo Groucho Marx con su habitual cinismo/ironía sobre la política en general encaja a la perfecciòn con la política española:” la política es el arte de buscar problemas,encontrarlos,hacer un diagnòstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Para mí los políticos españoles,o los líderes principales,estàn perfectamente definidos…No me extiendo porque no quiero escribir una tesis doctoral sobre grouchomarxismo ni tampoco daros un máster de la materia….doctores tiene la Iglesia!!!!

  • Roman Díaz Ayala

    Cuando Pedro Sánchez estaba siendo entrevistado ayer en la Sexta TV tuvo un arranque de gran sinceridad hablando de lo que le quitaba el sueño durante las arduas negociaciones con el equipo de Unidas Podemos durante las fechas anteriores al 25 de julio. No cabía un gobierno bicéfalo (Nos estábamos jugando los españoles algo más que el estreno en democracia de un gobierno mixto, sino de un gobierno dentro  de otro gobierno y un presidenciable limitado en sus funciones) Con  indiferencia  de cómo se conforma un Gabinete, está en las funciones de su Presidente el  nombrar y cesar a  sus ministros.

    Un Gobierno no puede tener dos políticas distintas, y que no hablo de dos culturas políticas diferenciadas según la ideología propia de cada partido,  algo que queda resuelto en un programa común, sino de las profundas diferencias de fondo con respecto  a Cataluña y el procés; y, por extensión, al  concepto mismo de nación, donde el fenómeno Podemos ya desde sus inicios, y con fuerte críticas a nuestra realidad constitucional, han venido manifestando, tanto su líder Pablo Iglesias como otros señalados líderes de las confluencias de Podemos. En  estos  puntos ni Pablo Iglesias  ni su equipo negociador mostraron signos de  alcanzar un punto de entendimiento. A lo sumo llegaron a decir que ellos  serían leales a la política del presidente, aunque no fuese “la suya”.

    Así, que yo ruego encarecidamente que no se renuncie al noble ejercicio de pensar. “Ya son muchos quienes están confusos y acomplejados, han dejado de pensar hace tiempo”…Tal cosa escribía Francesc Carrera en mayo de 2018 en un periódico. Esto lo decía por los partidos de izquierda, pero es perfectamente aplicable a  nuestro momento histórico.

    La verdad y el poder no están reñidos ni tampoco es sano intelectualmente  hacerlos incompatibles. De una dictadura o desde los condicionamientos de los antiguos regímenes  políticos el poder no se pierde en las democracias modernas, ni en la nuestra, sino que es transferido a la sociedad civil, al pueblo español. En el pueblo reside la soberanía nacional y el fundamento del poder. La clase política, sus cargos electos en sufragio popular administran en nuestro nombre y representación dicho poder.

     

    • Carmen

      Efectivamente. Eso dijo. Gobierno bicéfalo. De dos líderes de izquierda dentro del mismo gobierno. Pero no tenía inconveniente en que entrase su mujer. Su mujer. Y segunda de a bordo. Miedo entonces a las ideas o a la persona?
      Dice que no hubiese dormido tranquilo, y propone entonces un gobierno de coalición? Hay muchas causas que quitan el sueño. A lo mejor esta noche duerme bien. Me alegro por él.
      Mira. Lo voy a volver a votar. Creo que , a día de hoy, no tengo una opción mejor.
      A no ser que se presente un partido de Errejøn en Murcia. Pero no creo.

      Porque ya los cantos de sirena, como que no. Y tampoco voy a caer en el error de hacerle el juego a la derecha no votando. Porque a ellos no le interesamos ni siquiera de refilón.

      • Román Díaz Ayala

        Esta mi respuesta no es para que cambies de opinión, dado que estamos en el terreno de lo opinable, y ya sabez que cada cual tiene la suya.El PSOE había preparado previamente un programa social y económico dentro de su programa político con hasta un total de 370 propuestas, algunas de ellas usando la misma terminología que usaban UP en su programa electoral con que concurrió a las elecciones de abril.
        El ofrecimiento de una vicepresidencia para los asuntos sociales junto con algunos ministerios era un intento claro de no caer en la bicefalia de la que venimos hablando. Una oferta extremadamente generosa, pero que a mi entender también peligrosa, pero pesaba más el sentido de la responsabilidad de llegar a un acuerdo definitivo para la investidura. Los hechos que siguieron protagonizados por el equipo negociador de UP a traves de los medios y los gestos de Pablo Iglesias posteriores y en el pleno mostraron muy a las claras que no era éso lo que pretendían ( tocar el cielo con las manos)
        A mi también me quitaron el sueño esos días. Me sentí aliviado tras el rechazo de Pablo Iglesias.
        El PSOE mostró un gran sentido de de la responsabilidad ante la ciudadania aclarando y diciendo taxativamente que esas oportunidad quedaría cerrada definitivamente.

      • Carmen

        Opiniones.
        Un abrazo

    • GIORDANO BRUNO

      Roman, siento no coincidir en tu opinión, pero pienso que PEDRO sANCHEZ sólamente dijo verdades cuando le entrevistó Jordi Ebole en la entrevista que este le hizo,cuando le habían defenestrado, sus “amigos” y “compañeros” del Partido Socialista, y se rebeló contra ellos recorriendo las ciudades y los pueblos de España. Y acusó a los poderes fácticos y el poder de los mismos los que le habían echado. Aprendió mucho desde entonces.Por ejemplo cuando esos militantes le gritaban la noche del “triunfo” :!!!Con Rivera no. Con Rivera no¡¡¡. Sí aprendió mucho. Tal vez demasiado. Un saludo cordial.

      • Román Díaz Ayala

        Pedro Sanchez como cualquier político en brega ha cometido y comete y previblemente cometará muchos aciertos y desaciertos; unas veces crasos errores y otras por lo inoportuno de sus manifestaciones públicas.
        Para mí su mayor error en sus acciones de gobierno fue no convocar elecciones inmediatamente después de la moción de censura. Eso no se lo echarán en cara, o se lo reprocharán por lo bajini, los partidos que se vieron beneficiados con el retraso en las elecciones, ni quienes gozaron de alguna forma de participación en el poder mediante acuerdos durante casi un año de gobierno (p.e. UP)
        Que haya dicho una obviedad en cuanto a la realidad de los poderes fácticos que operan en España, y que tal cosa se haya repetido ad infinitum por las redes y los círculos varios de tertulias políticas, no significa que su poder sea determinante. La política es un juego de intereses varios y el buen político es quien sabe moverse sobre las olas. Pecó de bisoñez y lo está pagando muy caro.

  • Carmen

    Me hace gracia la palabra encuentro.  Entre quiénes?

    Hace tiempo que empecé a sospechar que las personas que no tenemos poder, ni político ni religioso en realidad no importamos como personas. A unos le importa nuestro voto para luego manejarlo a su antojo y a los otros nuestros sentimientos para hacer lo mismo. Lo del poder económico todavía no tengo claro si es por contar dinero como el tío Gilito o para alcanzar otro tipo de poder. Tampoco me importa demasiado.

    Ahora , conforme voy acumulando años y experiencias, esa sospecha se va transformando en algo parecido a una certeza, que no una verdad.

    Y claro, siempre me he rebotado ante esa sospecha, pero conforme se va transformando en certeza me reboto menos porque estoy aceptando esa realidad. No importamos, nos utilizan. Qué hacer entonces? Pues pensar que en realidad lo que importa son las personas, sobre todo las que te rodean. Ahí si que puedes aplicar todos esos pensamientos que los grandes dicen que hay que tener y que ellos ponen únicamente sobre el papel. A no ser que seas un héroe o heroína y pongas tu vida al servicio de una ideas. Pero esos no están en los despachos, cuanto más grande y lujoso es un despacho,más peligroso es. Porque tú no importas, ni nadie. Se importan ellos a ellos mismos y a su poderosa clase.

    Una vez que he medio aceptado esto, los rebotes son mucho más esporádicos, aunque sigo teniendo, pero de otra manera. Porque en el fondo empieza a darme todo un poco igual. Salvo las personas.

    Que no forman gobierno? Pues no. Porque no podrían dormir por la noche? Es una frase para la historia. Pero es su problema, el de todos los políticos de España en este momento. Convencer. Para qué? Para que le demos nuestro voto y volver a jugar con el. Y por cierto fatal, porque los faroles los vemos venir de lejos.

    Por eso entonces no voy a votar? Pues claro que voy a votar, a aquellos que creo que , de refilón, van a poner más fácil las cosas a las personas.  Creo que debo hacerlo. Pero no porque me convenzan, ya he pasado esa fase. Lo haré porque quiero hacerlo, porque si creo que la democracia es el mejor sistema

    Ya de la iglesia. O sea. Ya ni hablo. Ni me interesa. Me hace gracia la palabra encuentro. Encuentro? Entre quiénes?

    En fin.

     

    • GIORDANO BRUNO

      cARMEN. Has hecho un comentario verdaderamente inspirado. Quiero felicitarte por que ahí has puesto una sinceridad templada y serena. No votaremos a los mismos, pero es igual mi felicitación.

  • GIORDANO BRUNO

    Yo me atrevo a cambiar la palabra, VERDAD, por la palabra PODER. Y creo que lo que aquí  se está debatiendo no es la primera, sino el de la segunda. Y como resultado de esto, quien dice tenerlo, quiere tenerlo TODO , es el señor del partido socialista. Y aún más , con la benevolencia y humillación del que pide, el señor de podemos. ¿Se puede tener un verdadero y autentico diálogo dada la diferencia de los poderes que cada uno representa?. Y acabado lo que nunca empezó, se ha declarado la VERDAD de lo que nunca fue un encuentro:ni podía serlo nunca : NUEVAS ELECCIONES, es decir; ¡¡¡Quiero TODO EL PODER!!!

  • Alberto Revuelta

    En el prólogo de su novela El negro del Narcisus , el escritor Joseph Conrad afirma: “El artista habla a esa parte íntima de nuestro ser que no depende de la sabiduría, a lo que es en nosotros un don y no una adquisición…….Habla a nuestra capacidad de alegria y de admiración, se dirige al sentimiento del misterio que rodea nuestras vidas, a nuestro sentimiento de la  piedad, de la  belleza, del dolor, del sentimiento que nos vincula con toda la creación y a la convicción sutil, pero invencible de la solidaridad que une la soledad de innumerables corazones, relaciona a cada hombre con su prójimo y mancomuna toda la humanidad, los muertos con los vivos, y los vivos con aquellos que aún han de nacer “. Me parece necesario recordarlo.

    • Carmen

      Conrad es único hablando de sentimientos profundos e inexplicables. Eso sí, necesita toda una novela para poder acercarse a expresar lo que piensa. Que en realidad es lo que siente.
      Tiene una novela espectacular, bueno muchas, pero hay una que me encantó. Como en varias de sus novelas, el prota que es el narrador, cuenta su experiencia en un barco. Hay una tormenta horrible y durante unas cien páginas repite sin censar la frase, ah, juventud. Con eso le intenta trasmitir que la fuerza, la confianza, la fe en sí mismo , la capacidad de lucha de una persona joven es imparable.
      Pero hay que leer toda la novelita para llegar a entender lo que él piensa acerca de la etapa de la juventud de una persona.
      Porque hay cosas que no es fácil expresar. Hay que ser un maestro. Y conrad lo es.

      Perdón, pero ya sabe que suelo salir por peteneras. Intento decir que es muy, muy difícil teorizar sobre determinados temas. Porque algunos van de sentimientos. Se puede teorizar sobre un sentimiento? Diría que no. Pero teológos tiene la iglesia… Pues que nos digan cómo tenemos que sentir, por qué tenemos que sentir determinadas cosas y que nos convenzan de que lo contrario no se vale.
      En política, en religión y en lo que haga falta.
      Un saludo

    • ana rodrigo

      Alberto, puesto que hablamos de encuentros y desencuentros, no olvido tu “profecía” de que el desencuentro político nos llevaría a las elecciones. Yo no quería creérmelo porque me parecía imposible, casi obsceno, pero ha sido contra toda esperanza.

      A partir de aquí me temo cosas peores, como es que el estado de ánimo tan enconado entre las izquierdas, como dejó claro ayer Sánchez, nos lleve a la catástrofe de un gobierno de las tres, sí, de las tres, derechas. Y quisiera volver a equivocarme.

      • mª pilar

        Querida Ana, habría otra solución..:

        ¡¡¡Votar en serio a la izquierda de este país, representada ahora por IU!!!

        Ninguno de los dos se merece nuestro apoyo ¡¡¡ninguno!!!

      • Carmen

        Pero izquierda unida es la unida de podemos.
        Es un error enorme de Garzón. Iglesias lo ha diluido. Y él se deja diluir porque cree que le interesa. Al final todo es interés. Por el bien común? No sé yo. Diría que por el personal.

  • Honorio Cadarso

    Amigo Zúñiga: Yo siempre he maldecido la poesía del que no toma partido, partido hasta mancharse.  Yo no digo que cuando uno se come los tres cuartos de un pollo y el otro los huesos, entre los dos se han comido un pollo. Tampoco digo que de los dos, el uno tiene razón y el otro no. Y podía haber dicho que el empresariado está a muerte con el uno, y aborrece al otro, que es del domino público. Pero tú ya veo que no te mojas, no tienes por qué, pero puesto a analizar lo que está pasando, podías ser un poco más explícito

    Hay políticos y políticos, pero todos no son iguales, y muy pocos están del lado de los débiles, y en nuestro país los pobres son cada vez más en número y em pobreza, y los ricos cada vez están más lejos de ellos. No hace falta ser podemita para saber eso…

    • Antonio Gil de Zúñiga

      Amigo Honorio: También debe existir pluralidad a la hora de “mojarse”, pues, como dice también tu paisano Blas de Otero, “Si he perdido la vida, el tiempo,…Si he sufrido la sed, el hambre… Me queda la palabra”. Mi “palabra” ha sido siempre de izquierda (mi voto siempre ha sido de izquierda, aunque ahora no voto a Podemos) y por eso, más de una vez, en tiempo de la dictadura franquista he tenido a los “grises” corriendo detrás de mí y de otros en la Universidad Central de Madrid. No quiero caer en aquello de Pablo de Tarso: “si otros presumen de títulos humanos, yo también”; pero voy a darte alguna pista. Trabajé con Tierno Galván dentro del PSP,a quien conocí en la Universidad de Salamanca (yo, como estudiante de la Pontificia), pero me retiré cuando se unió con el PSOE, no quería ser “político-político”, como, por ejemplo, Bono; me gusta más el trabajo político del hombre de la calle, aunque no me ha pasado como a tu paisano, quien “un buen día bajó a la calle, entonces/ comprendió: y rompió todos sus versos”; a mí ya me viene desde la infancia en una familia pobre. Amigo Honorio, no temas por mí; soy de izquierda y voto a la izquierda, aunque ahora no a la que representa Podemos.

  • Román Díaz Ayala

    Suelo eludir hacer comentario alguno cuando el tema trata sobre clero,  de la Jerarquía Católica, porque considero que se ven a sí mismo y se manifiestan como una clase aparte y que gozan de una jurisdicción sobre el pueblo laico en general, algo que me parece muy alejado de la doctrina del Evangelio y las enseñanzas del Nuevo Testamento que si hablan de Autoridad, ésta es esencialmente moral y circunscrita a la pertenencia al Cuerpo de Cristo por la fe en el Resucitado.

    ¿Amenaza de cisma por un desencuentro?

    ¿Disenciones en la Alta Jerarquía? ¿A propósito de la Doctrina?¿Podemos aplicar eso de la igualdad, la verdad y el diálogo? Si nos movemos en un plano “secular”, entonces sí. Eso es la Iglesia vista como una sociedad homologlable con la sociedad civil.Y cabe entonces el rearme ético del encuentro.

    Pero no es así, sino que debemos adentrarnos por el tercer territorio sólo para el pueblo creyente.

     

  • Antonio Rejas

    Como dice Machado, la Verdad, con mayúsculas, solo hay una y muy pocos están en posesión de ella. La verdad con minúscula abunda mucho, exagerando podría decirse que cada uno tiene la suya, pero ésta no vale, también según  Machado y que yo acepto. Pero los seres humanos solo creen en su verdad y no anhelan buscar la VERDAD porque ésta anularía el contenido de todas las verdades individuales. Éstas, quizá, rocen de alguna manera aquélla, pero muy parcialmente porque están basadas en intereses particulares de personas o grupos. En religión y sobre todo en política hay tantas verdades como grupos ideológicos y, además, entre ellos también hay diferencias. Es necesario buscar la VERDAD entre todos, como también señala Machado, pero esto no interesa. Es tarea árdua encontrarla porque no todos la quieren. Es utópico porque todos consideran que la suya se escribe con mayúsculas.

    Por este motivo hace falta una “ética del encuentro”, pero ésta resulta harto difícil en la sociedad y en la Iglesia porque la igualdad es inaceptable para todos los que están en la cúspide del poder. Es necesaria la ética del encuentro entendida según Laín Entralgo, cuyo pensamiento cita Gil de Zúñiga. Para llevar a cabo el encuentro es necesario dialogar, pero se hace lo contrario: acusaciones de todo tipo tanto en política como en la Iglesia.

    Discrepo ligeramente con la afirmación “la amistad hace posible la solidaridad humana”. Pienso que la amistad aumenta la solidaridad, pero no debe ser su base fundamental, sino que debe extenderse a toda la humanidad, aunque los seres humanos más necesitados deberían ser el objetivo prioritario de dicha solidaridad.

  • Antonio Gil de Zúñiga

     

    Agradezco vuestras intervenciones. Intentaré aclarar algunas de ellas. Lo hago en una sola respuesta, aunque diferenciada, para no multiplicar “los entes sin necesidad”.

     
    Comienzo por las damas. Ana Rodrigo, estoy muy de acuerdo con tu comentario y también de que a pesar de todo hay que votar a la izquierda, porque lo contrario sería la victoria de la derecha, pues ya los obispos se encargarán de ello con sus repetidas recomendaciones de que hay que votar a los partidos que defienden la vida (¿hay alguno en la derecha?). Y que la tarea de la ética del encuentro no es tarea fácil. Carmen, me refiero a “nuestro Atrio”, sobre todo a los últimos artículos de I. Escolar y de L. Ángel Aguilar (este último lo veo desde posiciones de lo que yo llamo hooliganismo político y partidista).
     
    Ahora los caballeros. Javier Peláez, ¿tú crees, como dices en el comentario, que con las nuevas elecciones nos vamos a librar de “los incapaces”?  Vendrá la derecha y no creo que ésta sea más capaz de mirar a los pobres, a la escuela y sanidad públicas, de erradicar la corrupción, etc. Creo que el consejo de Ana Rodrigo es razonable. Honorio, amigo, no sé si tu posición podemista te empaña la visión. Meto en el mismo saco a Pedro y Pablo, porque ambos han estado negociando y no han conseguido el acuerdo, no han llevado a cabo el encuentro tan deseable. Y esto no es derrotismo, sino objetivar un desencuentro. Y por eso creo que el voto es necesario, como ya he dicho antes; de las experiencias negativas se sacan cosas positivas. Mi referencia al Papa y lo que ocurre con las posiciones antipapa creo que era necesario y oportuno señalar este desencuentro, que no es banal dentro de la Iglesia, sobre todo por las posiciones tan canonistas de echar mano de la “verdad divina”, cuando conviene, ¡claro! Roman Díaz, aunque parezca mezclar churras con merinas, se trata de poner el dedo en llaga humana de que el “encuentro” no es tarea fácil y, como dices muy bien, son “ingredientes para una elaborada cocina”. Creo que en tu segunda intervención aclaras algunos de los “ingredientes”.
     

  • Roman Díaz Ayala

    Leer con atención la  tesis del autor sobre la Ética del encuentro (¿Ha sido un planteamiento nó ético el resultado en desencuentro?)  resulta muy difícil  porque tendríamos que simultanear con cada reflexión el resultado de desacuerdo para la investidura presidencial del candidato  Pedro Sánchez ( actual presidente en funciones) con las amenazas de cisma que está padeciendo el papa Francisco. Situaciones distintas y distantes que exigen  análisis por separado.

    Por otro lado, en cuanto a  los dos territorios (uno el homo hominis lupo, el otro homo politicus) añade un tercero que también necesita desarrollo complementario: la  fe en el Resucitado, más propio del problema eclesial.

    el autor nos pone los ingredientes para una elaborada cocina.

    • Roman Díaz Ayala

      El autor habla de la necesidad de al menos tres actitudes para una ética del encuentro mencionando que la verdad (segunda de orden) debió estar en medio de las argumentaciones esgrimidas por PSOE y Unidas Podemos, es decir, en una equidistancia de dos posturas extremas y que se convirtieron en irreconciliables.
      Que tendríamos que ir a nuevas elecciones era una posibilidad que aquí se trató profusamente dos meses atrás y que incluso se la tildó de profecía (A. Revuelta dixit) ¿Tenemos que tachar por ello de inverecundia a los actores políticos por muy grande que sea el enfado general?
      Nuestra democracia está muy amenazada; no se necesita dar explicaciones al respecto. Ha entrado en un proceso de indefensión progresiva. Y esto viene ocurriendo cuando tras la crisis económica de 2008, la Unión Europea, de la cual formamos partes, proporcionó falsas salidas a la misma y que aquí los gobiernos de M. Rajoy aplicaron disciplinadamente cargando la responsabilidad de la recuperación a las clases más vulnerables aumentando la desigualdad en la sociedad civil. Lo principal era salvar un programa social y económico, y unos nuevos presupuestos generales de Estado rectificadores del rumbo.
      El cambio político-social nos trajo en un breve lapso de tiempo dos nuevas realidades. El pueblo español se encontró con nuevos actores políticos de personalidades y de representación. No obedeció tan sólo a un cambio generacional, sino una ruptura. Los actores políticos tienen una media de edad de 30 a 40 años en el liderazgo de partidos y en Las Cortes Generales.

      El Parlamento Español se ha visto fraccionado en una variedad muy plural de partidos, cinco de ellos, mediante alianzas y concertaciones con posibilidades de formar Gobierno (el Ejecutivo) o de bloqueo en el disentimiento. ¡Y vaya si no han hecho lo segundo! Muchos de sus líderes han entrado en el sede de la representación popular sin una experiencia previa de Gobierno, ni contacto con las Administraciones varias del Estado; ni ellos, ni sus partidos de nueva creación.
      Se ha omitido aquello que dimos en llamar el Consenso y que había dado paso a los grandes pactos de Estado alumbradores de nuestra actual democracia. Aquel “consenso” inicial había dado durante un período de cuarenta años y trece legislaturas a “la centralidad” (ese término medio del que escribe Antonio Gil de Zúñiga en este artículo) y que no es otro que buscar el bien común, o “los derechos de la polis” y que rebasa las pretensiones de los partidos cada uno por separado.

      El pueblo es sabio, la sociedad civil ha madurado, por lo que las próximas elecciones serán un acto de pedagogía ciudadana y no las elecciones del cabreo.

  • ana rodrigo

     

    Un tema muy complejo como para poder encontrar fórmulas matemáticas que den repuestas exactas a cada situación, ya que en la relaciones humanas se dan tantos casos y matices como seres humanos ha habido y hay en la condición humana.

    Antonio Gil plantea tres niveles: el político, el religioso y el individual.

    El tema político es lo que es porque cada grupo político tiene sus ideas, sus verdades, que se las creen aun cuando falseen la verdad y mienten explícitamente, pero esa es su razón de ser. Alguien de VOX cuando dicen que hay tanta víctimas de género en hombres como en mujeres, se lo cree. Cuando Cs dice que Pedro Sánchez quiere romper España porque está de acuerdo con los independentistas, intentar el diálogo cuando alguien no quiere admitir otros datos u otros argumentos, es perder el tiempo. El lamentable espectáculo que han dado los negociadores de izquierdas es vergonzoso, denigrante para la inteligencia de sus votantes y deprimente para taparse la nariz y volver a votar, aunque nada más sea para que no nos gobierne la derecha-VOX., que es lo que yo me temo.

    Respecto a la falta de entendimiento entre las diversas jerarquías de la iglesia católica, es más difícil, porque ahí cada cual cree ser el auténtico intérprete de lo que Dios quiere. La diferencia con lo político es que no afecta al pueblo, en tanto en cuanto, son opiniones internas por un lado y, por otro, no es obligatorio pertenecer a la Iglesia y creer lo que dicen uno u otros. Eso sí, si se dicen seguidores de Jesús, diríamos que tendrían una obligación intrínseca a su opción de ser cristianos que les debería llevar a la fraternidad.

    Y, en cuanto al diálogo individual, es más fácil de trabajárselo, pero aquí sí que es más complejo porque depende de cada persona, del tema, de la proximidad familiar, etc. La mayor parte de las veces es mejor dejar de lado el poder llegar a un acuerdo, porque, se dice, que es preferible la paz a la verdad.

    El resultado es que somos muy complicados, y el diálogo y el entendimiento es un objetivo a perseguir siempre, y a conseguir cuando sea posible. Es muy grave en el caso de los políticos a quienes votamos y no saben o no quieren negociar, porque sus decisiones ponen en riesgo a toda la ciudadanía, y sus acuerdos o desacuerdos nos afectan a tod@s.

     

  • Javier Peláez

    No creo que el desencuentro entre Pedrito y Pablete tenga que ver con la búsqueda de la verdad.Si así lo pensara yo me inclinaría votar en las próximas elecciones.Yo tengo bastante claro quién es el principal responsable de que vayamos a nuevas elecciones.Cuántos diputados tiene el PSOE:1,2,3…Efectivamente este es el Un,dos tres,responda otra vez..Lo que pasa que aquí alguno se puede llevar una calabaza,una Ruperta…Lo que pasa que a mí no me da la real gana de que me manden responder otra vez.Que me trasladen la responsabilidad otras personas.A mi nadie me va a hacer responsable de que gobierne el trifachito,o de que UP a la que siempre voté no pinte nada…Me voy a abstener por primera vez porque quiero que vengan otros a gestionar esto porque los actuales  son unos inútiles…También porque no tengo ninguna garantía(por mucho que lloren y anden “mendigando” el voto) de los que han cometido notables errores de negociación se vayan a su casa y en definitiva para que cada palo aguante su vela…Cierto que esto lo sufre la sociedad y yo mismo,pero la vida da muchas vueltas y hay nuevas elecciones rápido librándonos previamente de los incapaces..

  • Honorio Cadarso

    Amigo Zúñiga: Metes en un mismo saco a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias e incluso a los obispos y cardenales en desacuerdo con el Papa Francisco. Perdona, no es justo meter en un mismo saco a Pedro y Pablo, y mucho menos meterlos a los dos con los que critican al Papa. Eso es derrotismo, fomentar la abstención, la línea de Podemos está a muchos años luz de la de Sánchez. Puestos a escribir, creo que deberíamos hilar más fino…

  • Carmen

    Qué quiere decir exactamente eso de Atrio? De refiere a este Atrio o a otro Atrio? Al de los gentiles quizás?

    Estoy ojiplåtica.    Traduzco: no entiendo nada.

     

Deja un comentario