Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4991 Artículos. - 80158 Comentarios.

Por una Iglesia profética, postsecular, posreligiosa

        La difusión de las ciencias por la Universidad ha socavado o acabará socavando la cosmovisión milenaria que sostiene las creencias y las prácticas religiosas tradicionales. No podemos pensar que una divinidad preexistente creó el mundo de la nada en un pasado remoto e interviene en él cuando quiere, ni que somos el centro del cosmos, ni que habrá un fin del mundo con un juicio final y un infierno eterno para los malos. Y tantas y tantas cosas que seguimos leyendo y escuchando todavía. Todo eso ya pasó o tiene los días contados. Vivimos una época posreligiosa.

        A la vez, sin embargo, vivimos una época también postsecular. Y no porque las religiones tradicionales sobrevivan todavía e incluso ganen protagonismo político en muchos países como los Estados Unidos de América, Rusia o Brasil. Son manifestaciones reactivas y fundamentalistas, más políticas que religiosas, y han traicionado al Espíritu profético y místico que alentó sus orígenes. Vivimos una época postsecular porque los Homo Sapiens que somos (todavía…), debido a nuestro desarrollo cerebral y cultural, somos seres simbólicos –como lo fueron otras especies humanas extintas y lo siguen siendo otros primates hominoides, cada especie a su manera–. Somos más de lo que pensamos, sentimos, sabemos, tenemos. La Realidad nos precede. Todo emerge de la “materia”, que no sabemos qué es y, sobre todo, por qué es. La materia es matriz. El Misterio nos envuelve. La realidad se reencanta. Todo está interrelacionado, abierto y habitado por impredecibles e inagotables posibilidades. Todo se transforma. ¿Hacia dónde? Depende de todo, y en particular de nosotros, como sucede con el cambio climático.

        Y ¿qué tiene que ver esto con la Iglesia? También de la Iglesia depende la transformación de este planeta y de esta humanidad hacia una forma más justa y libre, más fraterna y feliz. Y la condición fundamental para que la Iglesia sea transformadora es su propia transformación profunda. Llevamos siglos de retraso: es urgente que la Iglesia deje sus formas y doctrinas religiosas tradicionales, para convertirse en Iglesia profética y mística para unos tiempos posreligiosos y postseculares. Para ser la fraternidad que soñaba Jesús, aunque nunca pensó en ninguna forma de Iglesia futura.

        Es verdad que un poderoso vendaval profético recorre la Iglesia Católica romana, mucho más de lo que nunca pensé, con el papa Francisco. Reclama una Iglesia en salida, que no sea aduana, sino “puesto de socorro para los heridos”. Pone a los pobres sobre el desarrollo, la política sobre la economía, la justicia sobre la doctrina, la persona sobre el Derecho Canónico, el Evangelio sobre la institución. Denuncia la economía que mata, el expolio del planeta, el colonialismo económico y cultural, el cierre de fronteras a refugiados e inmigrantes. Urge a una “valiente revolución cultural” que evite la catástrofe ecológica, que salve a la humanidad y a la comunidad planetaria. “Nuestra fe es siempre revolucionaria”, dijo en Bolivia. “Actuad ahora, el tiempo se acaba”, acaba de proclamar. ¡Gracias, Hermano papa Francisco!

        Todo eso es sin duda lo esencial, pero no basta para ser de verdad una Iglesia profética que sople sobre el mundo de hoy el Espíritu del Génesis y del Jubileo que alentaba a Jesús. Como no basta reformar la Curia vaticana ni perseguir la pederastia. ¡Qué menos! Como tampoco basta “ordenar” a hombres casados, y menos aún nombrar diaconisas de segundo orden, subordinadas a varones clérigos. Veo a Francisco profundamente anclado todavía en un lenguaje religioso y en un modelo clerical de Iglesia. Lo escucho predicar ideas teológicas de hace milenios: que Dios es un Señor que interviene cuando quiere, que Jesús murió para expiar nuestros pecados, que el demonio en persona actúa, que la teoría del género es “una colonización ideológica” y una “maldad”, que matrimonio solo hay uno, porque “hombre y mujer los creó” Dios.

        Todo eso ya no lo entiende casi nadie. No inspira a nadie. Para ser profética, la Iglesia ha de abrir de par en par sus viejas murallas doctrinales e institucionales, atravesar hasta la otra orilla, postsecular y posreligiosa. Allí donde viven, gozan y sufren, conversan y buscan los hombres y las mujeres de hoy. Donde sopla el Espíritu.

       

99 comentarios

  • eduardo rod

    No me parece justo el artículo de Arregi. Por un lado exalta “el poderoso vendaval” que invade la Iglesia, poniendo claros ejemplos y dando al Papa Francisco las gracias. Pero luego viene la de arena.  Y enumera cosas que ya no se sostienen, como la doctrina de la expiación,   lo del demonio o el tema del género. Y entonces niega el “vendaval” profético que antes alababa. No me parece justo.

    • Carmen

      Es que Arregi escribe así. cal y arena. Es su estilo. Normalmente da una de cal y cinco de arena. Y depende de lo que a cada persona que lee lo que escribe le guste más, la cal o la arena .

      Creo, me parece.

      Y claro, los que creemos que la iglesia más que cal, merece arena, pues nos gusta. A los partidarios de la cal, pues no le gusta lo que suele escribir.

      Opiniones.

      Un saludo cordial.

  • Jorge

    Nota: me voy de viaje a Barcelona ya a las 12 en el aeropuerto TF norte. Mi hermana mayor de 90 años ha muerto, una muerte esperada. Calculo una semana de familia, pero no tengo intención de abandonar nuevamente Atrio. Lo reanudaré a mi regreso a TF. No tengo cabeza ahora para comentar nada.

    saludos cordiales.

    • Carmen

      Lo siento.
      Da un poco igual que sea esperada o no.
      Un abrazo

    • George R Porta

      ¡Hola Jorge! Leo lo que escribes pero ya no comento algunas cosas no porque no me resulten interesantes o aprenda de ellas, sino porque con la edad me voy convirtiendo en un lobo solitario, aunque casi solo llevo implantes dentales y muy poco de mis dientes.
      Te ofrezco mis condolencias y deseo que tu familia y tu pronto puedan recuperarse. Lidiando con murientes en hospicio, me pareció que nunca se está preparado suficientemente para la muerte, aunque es cierta la manida frase de que cada persona es un mundo. Con las que experimento en mi entorno, cercanas a mi o no, no me gusta pensar-sintiendo la tristeza de la ausencia porque eso es obviamente pensar o sentir por sí mismo, pero sí recordar y agradecer por todas las cosas buenas que quien haya muerto haya hecho lo mismo si no me constan todas. Un abrazo cordial.

    • Antonio Duato

      Te acompaño en el sentimiento, Jorge, por lo de tu hermana. Y me alegra que tu intención de acompañarnos más con tus colaboración en ATRIO.

    • ana rodrigo

      Querido Jorge, lo siento, te mando un gran abrazo.

    • Asun Poudereux

      Jorge…ya sabes…aquí estamos.
      Un abrazo. Besos.

    • M* Pilar García Martínez de Aguirre

      Estamos a tu lado, un abrazo entrañable.
      m* pilar

    • Santiago

      Jorge, estimsdo amigo, también yo me uno con todos los de aquí de ATRIO en el dolor de esta partida hacia la casa del Padre de tu querida hermana. El consuelo para ti es saber que ya ella llegó a esa plenitud en la Misericordia del Señor, y se encuentra en Sus manos. Mi oración va para ella, para ti y para toda la familia en el eterno presente
      d e Dios.

      Abrazos

      Santiago Hernández

  • Carmen

    Perdón. Pero tengo sueño, voy a dormir y si no digo esto, se me va a olvidar.

    He visto una serie de cuatro capítulos de una señora inglesa, de aspecto  un poco estrafalario. Se llama Mary Beard o algo así. Genial. Va del imperio Romano. Genial, pero genial la señora. Y los romanos, alucinantes. Claro, es que de historia sé muy poco y…

    Bueno, pues esto unido a otra serie que vi hace meses sobre la historia de los Papas, bueno, de la iglesia, pues he sacado dos conclusiones.

    Tengo clarísimo el porqué el cristianismo se extendió como el fuego. Era una religión de perdedores. Hecha a medida de los perdedores. Y en el imperio romano , casi todos eran perdedores. Daba una esperanza en que las cosas podían cambiar, con una resistencia pasiva tipo Gandhi. Qué si, que dios tenía que ver, pero no.

    Y claro. Proletarios del mundo, uníos. Pues eso. Y el emperador este dijo. Ostras, con esto no puedo. Y como buen romano los incorporó a su imperio. Porque por lo visto era la forma de actuar de esta gente. De verdad, una serie alucinante, pero de esto del cristianismo no dice nada. Al menos de momento.

    Luego el Constantino y su sucesor justiniano , creo que fue, listos, pero listos. La que se dejó comprar fue la iglesia.

    La otra conclusión es que ya entiendo lo de las catedrales y esa obsesión por la grandeza de las obras. Herencia total del mundo romano. Menudo alarde hacían de poder a través de sus obras de arquitectura y demás. Y claro, pues los Papas igual.

    Ustedes lo sabrán ya, pero lo acabo de entender. Constantino hizo muy bien y justiniano, también. La que no tiene perdón es la iglesia de entonces. Bueno, ni la de ahora.

    Y eso de que la iglesia se desprenda de sus posesiones de edificios, catedrales, obras de arte y tal, imposible. Porque se han quedado estancados en el modelo imperial romano.

    Es todo como delirante.

    Pobrecico mi Jesús.

    Pero el imperio romano no pudo con él, me refiero a su idea de cómo tenían que ser las cosas , y la iglesia tampoco ha podido con el, porque entre todos lo estamos resucitando.

    Me voy a dormir.

    Buenas noches.

  • GIORDANO BRUNO

    Pues en el Jesus en el que yo creo era un ser humano, hijo de una madre soltera, que por su condición de hijo bastardo, fue un marginal. Esa condición impidió que se casara pronto, como todos los judíos, pero no lo hizo porque no había una familia que le aceptara. Trabajó en el trabajo de José, el padre de los demás hermanos.Formado en las sinagogas de su tiempo sabía las escrituras como todos. Pero pensó por si mismo . Y sacó su propias conclusiones. Esas le permitieron levantar los ojos al cielo y compensar su carencia con la del padre que los unía a unos y otros, sin barreras. Esa fue la palanca que utilizó para llevar sus pensamientos por derroteros que otros no habían seguido. Eso le impulsó un día a seguir el rastro de Juan el bautista. Oyó lo que decía, pero se quedaba corto de sus propias reflexiones. Y allí comenzó su vida publica.Predicó y encontró a l2 seguidores y luego multitudes. Se enfrentó a los poderes religiosos y políticos. Ambos poderes le juzgaron un peligro para sus intereses. Fue acusado de hereje y subversivo y lo crucificaron. No resucitó ningún día, porque los restos humanos en su tumba se quedaron. Pero nació en el mismo dia de su muerte  a otra vida espiritual, para siempre, porque el espíritu no muere. La memoria de sus enseñanzas, permitieron que de forma oral o de forma escrita, nos llegaran. Y sobre todo el ejemplo de una vida.

    • Carmen

      Por favor
      Qué bien lo ha dicho.
      Por lo visto no se casó porque no pudo, no sé. Pero deseo con todas mis fuerzas que encontrase el amor y fuese corrrepondido.
      Y si. Resucitó el primer día que murió para no volver a morir jamás.
      Y lo que más me llama la atención de los evangelios es que no odia a nadie . Detesta a los que tienen cargos de poder, porque es consciente del daño que puede hacer el poder en sí mismo, pero no odia a las personas. Es como muy empåtico con todas las que se cruzan en su camino y su , es que nunca se cómo se escribe correctamente la palabra, pero no escuentro otra mejor , su resiliencia es alucinante.

      Un comentario precioso. Seguramente porque lo comparto.

  • Jorge

    Por los comentarios de Carmen e Isidoro voy ha hacer un ejercicio de apologética en defensa de la propuesta-oferta de Jesús como Hijo de Dios encarnado y resucitado. Siento no tener un discurso claro y sencillo, no sé si conseguiré en un corto resumen expresar bien mis ideas, y me gustaría que si detectan incoherencias o errores en el mismo me lo indicaran.

    De entrada un primer problema que asumo: planteo un contenido VACÍO de Dios, de toda característica o atributo, fuera o sin relación alguna con un lugar ya sea en el hondón del alma humana o cualquier otro, ni tampoco con todo lugar y toda cosa en sentido panteísta; no tengo en cuenta el contenido de Dios como fundamento de la existencia o del ser, creador todopoderoso, ni como principio del Bien, la Belleza, lo Uno, … Sólo tomo de Dios un sentido y contenido soteriológico, de salvación para toda la humanidad y su entorno con ella, en la que cada ser humano en plenitud permanecerá con Dios para siempre en lo eterno, desbordando con ello todas las esperanzas humanas.

    Dios lógicamente tendría que tener un contenido pleno y no vacío, por lo cual y con sentido de salvación podría tener “al menos” el contenido de la Plenitud Humana. Dios sería así Plenitud Humana en lo Eterno, pero esta afirmación no describe y menos completa el contenido de Dios, porque no apunta al conocimiento sobre Dios sino sólo y exclusivamente a su sentido soteriológico.

    En mi opinión, con el conjunto y totalidad de lo que nos ha llegado sobre Jesús, es demostrable que Jesús alcanza el límite de lo humano, es un hombre en plenitud de lo humano, sin parangón con ninguna otra persona. Jesús es un hombre en plenitud constitutivamente. Todo en él es plenitud, desde su nacimiento a su muerte. No existe ningún hecho o palabra o nada en Jesús contrario a la Plenitud, al contrario, siempre la potencia y la enseña con autoridad en sí mismo invitando a seguirle, exigiendo de cada uno ir más allá de lo que tiene o cree tener, siempre a más, sobre todo en el amor y la justicia. Él es manifestación patente de la Plenitud Humana, y si ésta se corresponde con Dios, lo que tenemos es a Dios con nosotros con sentido estrictamente salvador.

    No dejo vacío el contenido de Dios en Jesús, al contrario lo lleno de Plenitud Humana, sin embargo, el contenido de Dios como Misterio Trascendente sí lo dejo vacío, a la espera de llenarlo cuando alcancemos todos y todas con Jesús la Plenitud en lo Eterno.

    El discurso sobre el Hijo de Dios, encarnación-resurrección, la Trinidad, …, lo dejo quizás para otra ocasión, pero apunto que todo ello deriva de lo que aquí he expuesto de mi particular oferta de fe.
    Saludos cordiales

  • Isidoro García

       Como se ha suscitado el tema de las creencias religiosas de cada uno, eso me ha movido a poner por escrito las mías, y he pensado en publicarlas. Perdón por mi exhibicionismo personal, pero ¿cómo íbamos a comunicarnos sin ser bastante exhibicionistas?.
       Si Jesús me hiciera hoy, la pregunta del millón que les hizo a sus discípulos: “Quién crees tú, que soy yo?, yo le diría lo siguiente.
        Creo que hay cuatro Jesús.
        Primero el Jesús histórico, real. Un hombre judío, ejecutado por revelarse contra el Imperio romano, como otros muchos más en su época. Este Jesús, para mí, tiene una probabilidad-seguridad, de casi un 100 %.
         Pero hay un segundo Jesús, que sería el Jesús sabio. Una figura de corte socrático o búdico, que enseñó a sus seguidores con una sabiduría humana altamente destacable, y más en su época.
        De sus enseñanzas, sabemos solo lo transcrito por sus seguidores, como los casos de Sócrates y Buda, aunque desgraciadamente, no tuvo un transcriptor de la finura de Platón, aunque Pablo tampoco era manco, aunque tiene el grave inconveniente de que no lo conoció personalmente en vida.
        Este segundo Jesús, el Jesús filósofo, es en cierto sentido contradictorio con el primero, que por su misma vocación “política”, debería ser un “práctico”, un “activista”, aunque quizás esa contradicción interna teórico-práctica, explicaría su fracaso político histórico.
         Su sabiduría sobre la naturaleza humana, es asombrosa, y todas sus intuiciones, han sido confirmadas por las modernas investigaciones psicológicas de gente como Maslow. Jesús sería uno más de los pocos humanos auto realizados casi plenamente, que han existido.
          Este segundo Jesús tendría para mí, un 70-75 % de probabilidad,  y ese 25-30 % de duda, lo es  atendiendo a las tergiversaciones, unas involuntarias y otras voluntarias), de sus transcriptores.
        El tercer Jesús, ya sería “esotérico” o religioso, y no solo sería un humano normal y corriente, sino que sería lo que hoy en día se define como un “contactado”.
          En este esquema, admitiríamos la existencia de inteligencia, (o Inteligencia), exterior a lo terráqueo, y habría sido elegido e incorporado, a un supuesto  plan de “salvación” de la Humanidad, de dicha inteligencia o Inteligencia.
        Este tercer Jesús sería el Jesús-dios, adoptado y elegido-designado como Jefe, (único o colegiado) de la humanidad, y la probabilidad de esta hipótesis, es muy subjetiva, en función de la apertura mental de cada uno.     
           (Apertura que en principio no tiene porqué ser buena en sí misma, pues si eres demasiado abierto de mente, hay la posibilidad de que se te caiga el cerebro al suelo).
         Este es el Jesús de mis dudas, en el yo creo un 10-20 % de las veces, y es el Jesús “divino”, en el que me gustaría creer, y en el que a veces, cuando estoy muy angustiado por el futuro de la humanidad, me acojo, pensando, que ese Plan de Salvación existe, con una esperanza escatológica milenarista.
        El cuarto Jesús, es el Jesús Dios encarnado, o disfrazado de humano, (lo de la doble naturaleza, se cuente como se cuente, huele a disfraz de Carnaval que tira para atrás).
        A mí este Jesús me parece demasiado esotérico, y  “maravillosista” y “deus ex machina”, y más propio de la mentalidad greco-romana de la época, quizás algo falto de respeto hacia la autonomía y dignidad de la especie humana, como “dueños” y responsables de nuestro planeta.
           Tendría cierta validez, para la hipótesis de que solo hubiera vida inteligente en la Tierra. Pero en la hipótesis, cada vez más extendida, de la existencia de millones de inteligencias en el inmenso Universo, debería haber un “Jesús” diferente, en cada planeta inteligente habitado. O quizás serían todos un mismo “Dios”, con muchos disfraces diferentes.

    • Ana rodrigo

      Isidoro, cuánto tiempo sin saber de ti. Me
      alegro mucho volver a “verte”. Espero que estés bien. Un abrazo

    • Asun Poudereux

      ¡¡Bien, Isidoro!! Te echaba de menos. Admiro tu capacidad de análisis y sobre todo tu sinceridad.

      Tu comentario me ha inducido a intervenir, en el sentido de ver en Jesús todo aquello que el ser humano anhela. Se dé cuenta o no. Y es, hacer pie en lo que realmente se es. Sentir y vivir la unidad en medio de tanta diversidad en la que también entra la contradicción aparente, el dolor y la incomprensión, los abusos, la violencia, el rechazo, la condena. Y que, a pesar de ello, cuesta admitirlo, sin duda nos va enriqueciendo en Consciencia, que nos alinea con la vida y tal maravilla nos despierta a la Belleza y hace que se movilice y emerja de inmediato la Bondad, o al menos vaya asomando.
      La aceptación y la humildad se cogen de la mano en lo que la vida va deparando, nada surge de inmediato, pero se entreabre la puerta a la Verdad que entraña. La atención alrededor nuestro, nos reclama, en todo aquello que concierne a todos y va en contra de la dignidad del ser humano, sea cual sea su origen, sexo, creencias y raza. Gratitud, humildad como digo, y respeto a todo lo que la vida hace posible, se participe o no directamente de ese modo de estar en el mundo. No siendo sentido ajeno.

      Jesús es magnificado al extremo. En ello ha ayudado el alejarlo al máximo de lo que tú y yo somos, y que sin embargo, tal cosa hace posible la Plenitud en el ser humano, siempre en camino, su camino, el que sea, el que le toque.

      Seguramente Jesús, hoy, no se reconocería en lo grandioso. Sí, en lo pequeño y cercano. Y creo que no dudaría en hacer lo mismo. @Nos volvería a decir “ciegos”, que por más que miráis no veis, ni queréis ver. Con todo esto intento acercar y no separar lo que la experiencia personal nos va develando y poco a poco entrelazando con toda vida, estrechamente, sin límite alguno.

      Un abrazo amistoso nada exhibicionista. Gracias, Isidoro.

    • Santiago

      Yo también me alegro de saber que estás bien, Isidoro`. Extrañaba nuestro animado diálogo y discusiones Veo y admiro que expones tus ideas con libertad…
      Y al mismo tiempo creo que Jesús es todo lo que dices ya que Jesús es histórico, es filósofo, es religioso y es el Dios encarnado…Esta es la verdad total a la cual no suele llegarse súbitamente…sino en un trabajo de toda nuestra persona y quizás de toda la vida…pero que muchos han podido, en algún momento de la vida, acceder y poseer para siempre…Existe, pues, una búsqueda, la búsqueda de la verdad que Pablo, doctor de la Ley judía, se atrevió a proclamar en medio del Aerópago entre los “sabios” de la Atenas griega puesto que después de Cristo ya no valía la inscripción “AL DIOS DESCONOCIDO” ya que ese Dios no habita solo en el Templo…sino que en “El vivimos, nos movemos y existimos”..Por lo tanto, es plenamente humano y plenamente divino…Al asumir nuestra humanidad para nada disminuyó su divinidad…No existe ninguna contradicción ni error en la Encarnación puesto que es posible…y tampoco se opone a la Creación de “otras inteligencias”…con “otras maneras” de existir y relacionarse también con su Creador…ya que el panteísmo y panenteísmo está cada día mas desacreditados..

      Un saludo, enhorabuena por tu presencia entre nosotros

      Saludos cordiales

      Santiago Hernández

    • juan antonio vinagre oviedo

      Antes de nada, un cordial saludo, Isidoro. Leo con interés tus comentarios, que siempre hacen reflexionar. Y esta vez añado: Enhorabuena, por tu sinceridad, que me parece muy auténtica. Un abrazo.

  • Carmen

    Pues me han dejado intrigada entre todos. Ya no sé qué es un profeta. Por lo visto no es el que hace profecías. Pero es que tampoco sé lo que es una profecía entonces.

    Por lo visto un profeta no es lo que creo que es. Entonces, qué es?

    Isaías y Elías y Jonás y Jeremías y toda esta gente , decían  lo que dios le decía que tenían que decir? No lo deducian ellos?

    Qué es el profetismo del evangelio? Que el reino de Dios está cerca o que el fin del mundo está cerca? Los profetas solamente hablaban cuando ellos sabían lo que dios quería que dijesen o podían también ir a su aire y sacar conclusiones?

    Menudo jaleeeeeeo tengo.

    Hay por ahí un señor que sabe muchisimisimo de esto de profetas, pero no lo conozco. Y a lo mejor hasta ya descansa en paz rodeado de esa gente, que sin duda están todos en el cielo.

    Alguien me puede ayudar, por fa?

    Qué es un profeta?

    Me costó muchísimo entender qué era un apóstol. Pero Salvador , con su infinita paciencia, me lo explicó veinte veces.

    Salvador, si lees esto y sabes lo que es  un profeta, me lo puedes explicar? Pero despacito. Soy muy, muy, lenta.

    Alguien puede explicármelo?

     

    • oscar varela

      ¿Profeta?
      Muy simple:
      Son las Madres que tienen que renegar con sus hijos para que
      – se cepillen los dientes después de comer;
      – no pongan los codos en la mesa
      – se lustren los zapatos;
      – se hagan la cama;
      – no se peleen con sus hermanos;
      – saluden como es debido;
      – “agarren los libros, que no muerden”;
      – …
      Todo en nombre de las “Buenas Costumbres”,
      para que les pueda ir bien en la vida!

      • Carmen

        Pues no lo he entendido.
        De verdad.
        He vuelto a leer lo que escribió hace poquito Román.
        Pero sigo sin entender.
        Un profeta de los de Israel, se admite , se piensa, se cree que hablaba porque Dios se lo pedía?
        Eso es así?
        Por ejemplo. Juan Bautista que es un personaje que me encanta. Decía esas cosas que decía porque estaba convencido de que dios le decía que las dijese?
        Hay un tal Jonás que se lo comió una ballena porque no sé atrevió a contar lo que le dijo dios. Y luego, la ballena azul, que es un ser maravilloso, lo dejó volver a salir. Es una historia fascinante.
        Pero todas esas cosas, se siguen aceptando como verdades o el concepto de profeta ha evolucionado?
        Qué diferencia hay entre una profecía y un augurio?
        La iglesia católica cómo considera en este momento a los profetas?
        Sin los profetas Jesús no se habría considerado hijo de Dios? O las profecías de Israel nada tenían que ver con qué un futuro Mesías tuviese que ser hijo de Dios, en el sentido de que dios es su padre de verdad? O sí?
        Anda, por fa.

      • George R Porta

        Agradezco, Oscar, este ejemplo que ofreces a Carmen y, si me lo permites, lo voy a utilizar en otro contexto. En el fondo educar o enseñar es una forma legítima de profecía, servir de medio de expresión a la civilidad y las buenas costumbres, a la cultura en cuanto es capaz de sobrevivir y adaptarse. Nada de magia o así lo entiendo. Gracias. Por otra parte pienso sobre todo en Lluis Espinal que murió a manos de los sicarios de Hugo Bánzer y pienso que de modo análogo, cuando se es «boca» y se «es» para decir y representar materialmente lo que otros que no saben, no pueden o no quieren decir lo que es necesario que sea dicho, puede ser un modo de «profetizar» o hacer «profecía». En este caso de Espinal, él fue tan auténticamente profeta que su profecía le costó la vida. Pena que sea tan poco conocido y que la prensa le haya manipulado malamente solo porque el Presidente de Bolivia Evo Morales regalara a Francisco una reproducción de la cruz entrelazada con una hoz que en su día Espinal quiso tallar en madera: Un símbolo del escultor que ha de permanecer tan elocuentemente mudo porque el autor de la talla fue silenciado sangrientamente, cuya madera reconfigurada muy bien pudiera «profetizar» mucho más que lo que la prensa le atribuyó. Un abrazo cordial. es pena también que Francisco lo recibiera en silencio y sin llegar a apretarlo entre sus manos, con cariño, en memoria de su compañero jesuita asesinado.

  • M. Luisa

    Venía a decir, ayer,  en mi comentario que para los efectos reales del seguimiento a Jesús  toda práctica resulta insuficiente. Más que práctica, viniendo del evangelio lo considero como  un principio de acción, una habitud, un modo de habérselas con las cosas los seres   humanos.

    Fue desde esta perspectiva que había enfocado  el comentario antecedente. En aquel  me atuve no a la subjetividad de cada cual  sino a aquella experiencia  que por emanar de una estructuración interna genuinamente  humana  hace que algo suceda a ese nivel.

  • Carmen

    Y ahora les voy a cantar una canción. Cuando era colegiala, había una especie de movimiento que se llamaba montañeras de santa María. Aquello era estupendo. Hacíamos lo que llamaban marchas de muchos kilómetros. Era un movimiento trasversal en el colegio, por lo que asistíamos alumnas de distintos cursos. Nada de iglesia cerrada , ni crucificado, ni nada. Ahí mandaba la virgen. Sorry. Así es. Muy buen rollo.

    Y ahora va la canción.

    Dios está aquí

    Tan cierto como el aire que respiro

    Tan cierto como la mañana se levanta

    Tan cierto como que este canto lo puedes cantar

    Lo puedo sentir, oculto entre las montañas

    Lo puedo sentir

    Tan cierto como que ahora estás aquí.

    Así que mis monjas fueron las que me hicieron entender que dios no es cuestión de iglesia, sino de mirar a tu alrededor. Ellas no se dieron cuenta de que estaban sembrado en mi cabeza una especie de panteísmo. Pero … Prefiero las montañas y demás a una imagen de un crucificado.

    Rarita? Pues a lo mejor

    No lo sé explicar mejor.

    Creo que no hay algo por ahí que no sé ni qué es, pero que conexiona todo y da sentido a todo?

    Lo puedo sentiiiiiiiiiiirrr

     

     

  • Carmen

    No los entiendo. Sorry.

    Siguen viendo que una lectura de la humanidad de Jesús se queda corto. Que en realidad esto va de dios.

    Madre mía de dios Pero qué de qué dios? Porque de Dios con mayúsculas, o sea, imposible.

    Es inútil. Todo inútil. Cada uno tiene su dios, su religión y es imposible otro enfoque.

    Me rindo. Dicen que soy incansable pero no lo soy.

    De verdad , quédense con su baño y su niño dentro. Y luego de mayor, lo cogen, lo matan, describen bien descrita su imagen destruida por nuestros pecados y a la vida eterna de cabeza.

    Prefiero morir , una vez muerta, claro. Para todos los siempres. No deseo nada más que seamos capaces de echarnos una mano cuando podamos. Que cuidemos nuestro planeta. Qué creamos que podemos entre todos hacer una sociedad mucho más justa.

    Y si para ser cristiana tengo que creer en el dios de Jesús, pues miren ustedes. No.

    Y sigan disfrutando de su religión. En su derecho están. Porque está claro que esto del cristianismo va de dios. Y de un Dios en concreto.

    Demasiado para mí.

    Me rindo.

    • George R Porta

      Estimada Carmen: Hago este comentario con mi mayor respeto, pero con miedo porque no deseo ni con mucho censurarla u ofenderla o provocar su rechazo. Siento la necesidad de hacerlo porque me parece al menos un pelín injusto exigir que los demás renuncien a sus convicciones solo porque nos parezcan erradas.
      No me atrevo a afirmar o a negar categóricamente que exista o no exista Dios o alguna divinidad ajena a la Historia lo mismo si se escribe dios o divinidad con mayúscula o minúscula. Esto no me impide respetar muchísimo que usted si haya llegado a la conclusión ―y hasta me alegra que así sea― de que no existe un/a tal dios o divinidad.
      A veces, al leerla, me parece que haya quedado usted al punto de una apoplejía. Por eso no comprendo del todo ―excepto que lo haga con todo derecho en uso de su albedrío― que no deje usted de leer y comentar a los más fundamentalistas de los atrieros y hasta parece comentar con gusto sobre aquello que escriben.
      Comprendo, por otra parte, que no le interesen o le impacienten las tonteras que escribo en Atrio porque lo son y creo que sea usted mujer de gran sentido común.
      Permítame decirle que me parezca que sus comentarios en Atrio sean importantes y que deseo y espero que continúe escribiéndolos, pero no se ofenda, le ruego, si le pido que cuando lo desee más bien insista en la imposibilidad de afirmar la existencia de una divinidad antropomórfica pero ajena a la Historia y que, para colmos, se la presente como capaz de actuar en ella como si ejerciera su iniciativa por episodios, sobre todo mirando al Mundo con las deficiencias que lo creó si es cierto que lo haya creado.
      Ha sido usted maestra por muchos años, aunque no tenga por ello que necesariamente ser una persona entrada en años. Quizás porque no poseo esa habilidad de poder persuadir debidamente de los maestros, le ruego que se sume usted, si lo desea, a la tarea de persuadir a quien quiera dejarse persuadir, de que no se puede afirmar, en un sentido o en otro, la existencia o la inexistencia, de algo que no se puede experienciar.
      Ya sabe que la estimo y la respeto y se lo ratifico.

      • Carmen

        No se preocupe por mí. Cero apoplejía. Los demás al leerme , ni idea.
        Tengo buenos amigos en Atrio, unos virtuales y otros a los que conozco personalmente.
        Entiendo que no pueda entenderme, a veces no me entiendo ni yo misma.
        Adoro a Santiago , lo digo por si de refiere a él cuando dice que hablo con gente muy conservadora. Y siento que viva tan lejos que no me compense ir a conocerlo.

        Tiene usted una percepción errónea, totalmente explicada por mi forma anárquica de expresarme. Pero si creo que hay algo que no sé ni cómo llamarlo , porque esa idea que ustedes manejan de dios o de Dios, se me escapa. Pero como soy una pura contradicción, a veces , a ver, lo voy a dejar, no creo que me entienda. Le iba a decir que hasta a veces me ha parecido como sentirlo. Pero no como una mística ni nada de eso. No, qué va. Por ejemplo, en una noche de verano con el cielo cuajadico de estrellas.
        Y eso es todo amigo.

        Adoro a mis alumnos, ya estoy jubilada, he dicho mil veces mi edad, 66 años. No sé de qué logré persuadirles, desde luego de que tenían que estudiar más, no.
        Solamente espero que no sean demasiado duros conmigo a la hora de recordarme. Hice lo que pude, lo que supe y lo que quise.
        Un saludo cordial.

      • George R Porta

        Estimada carmen: Insiste usted, aunque erróneamente, en sumarme a los que sostienen la idea de Dios y realmente no sé cómo llega a esa certidumbre. Yo me abstengo, simplemente, ni fu ni fa. Lamento que no desee conversar y me alegra que adore a Santiago. Un saludo respetuoso.

      • Carmen

        No. Digo que yo, mi persona siiiiii cree que hay algo que no sé qué es.
        Los demás no sé. Tampoco se crea que todo lo que dicen los demás que creen, yo me creo que sea cierto. Porque se puede mantener una postura ideológica y no creer en ella en absoluto.
        Un abrazo

  • George R Porta

     

    Hay atrieros que sienten una forma de disgusto por lo teórico o lo ideológico y de entrada advierto que, quien así piensa, quizás será preferible que pase de este mamotreto que sigue.

     

    No hablo, ni leo Griego, pero necesito hacer lo posible por buscar en las etimologías, de las palabras sobre todo en cuanto se refiere a estos conceptos fundamentales que están relacionados con la tradición cristiana a la que pertenezco y en la que deseo permanecer. Uno de esos conceptos fundamentales es el de justicia y debido a mi ignorancia lingüística me remito al Diccionario Exegético del Nuevo Testamento (H. Balz, G. Schneider, editores, Salamanca, Ediciones Sígueme, 1996) que me fue recomendado por un amigo griego ortodoxo que es presbítero en la Basílica de Santa Sofía en Miami (Florida) y que enseña griego en la FIU, una universidad local importante. Digo todo esto para avalar lo que voy a escribir precisamente por mi ignorancia. Aclaro que puedo haberme equivocado al copiar en los caracteres griegos las palabras en ese idioma por lo que ya dije que no lo hablo o escribo. Tampoco transcribo la totalidad de lo que el diccionario dice sino aquello que me ha parecido de importancia para comprender mejor el significado de la palabra justicia tal y como es utilizada en el NT.

     

    Esto que sigue es lo que el mencionado diccionario dice de la palabra justicia: «διϰαιοσύνη, ης, ή dikaiosynē justicia: «El sustantivo διχαιοσύνη aparece en el NT 91 veces, 57 de ellas en los escritos paulinos, 33 de estas 57 en la Carta a los Romanos. Independiente del uso paulino del término, en Mateo aparece 7 veces además de las 17 veces que se encuentra en dicho evangelio el adjetivo δίϰαιος. Añade el diccionario que el uso y significado de la palabra «justicia» o del adjetivo «justo» tiene mucho que ver con la noción de justicia y de justo en hebreo según que es usado en el AT y que el mismo designa la «recta» conducta de Dios y de los hombres , no con respecto a una norma ideal de rectitud, sino con respecto a las relaciones existenciales concretas que existen entre dos socios. En este sentido, la justicia es la característica de Dios en su conducta hacia su pueblo (Cf. Romanos 3, 5) de conformidad con su pacto. Por otro lado, Dios exige la realización de la justicia que permita a los hombres subsistir ante él (Santiago 1, 20). En este último sentido, el concepto está caracterizado en mayor grado que en el AT por el componente de rectitud moral que domina en el uso griego del término (Hechos 10, 35; 13, 10; 24, 25; 1 Timoteo 6, 11; 2 Timoteo 2, 22; 3, 16; 4, 8; 2 Pedro 2, 5). Desde luego, para todo el uso que se hace del término en el NT, la idea fundamental es que la «justicia», en el sentido original, le corresponde a Dios como Juez que es y Salvador de los suyos (ideas que se hayan en permanente tensión) y que el recto obrar de los hombres encuentra su norma en la conducta justa de Dios.»

     

    En conclusión, me parece posible ser defensor de la justicia hipócritamente, es decir sin practicar la justicia y lo mismo de la solidaridad o la compasión. Al mismo tiempo, me parece imposible ser justo en el sentido de practicar la justicia sin defenderla y lo mismo siento o pienso con respecto a solidaridad y compasión. Eso no anularía el debate teórico o ideológico de lo que tales palabras o nociones significan, pero anularía la conversación si se trata de exigir justicia cuando uno mismo no la practica si se trata de la justicia como una norma existencial. Así una persona tratada injustamente tiene derecho a ir a los tribunales y exigir la reparación correspondiente, aunque ella misma no sea una persona justa. A la luz del evangelio del Galileo esto no se sostiene igual. Me parece que la Parábola atribuida a él en Mateo 18, 21-35 ilustra bien este caso de quien espera o defiende la Justicia, pero no la practica personalmente.

  • Jorge

    Hay tendencia de que vamos hacia una sociedad de lo post-, post-religiosa, post-cristiana, post-profética, incluso post-humanista, en la que la obra de Jesús no tiene cabida. Yo me manifiesto contrario a estas tendencias, pero reconozco la validez de las críticas, asumo y acepto lo que me parece que tienen razón, incluso valoro las razones de la indiferencia y por ello no trato anclar mis razones religiosas y justificaciones de mi fe en las tradiciones del pasado, dogmáticas, sino hacia la apertura de un anclaje en lo religioso lo más fluido posible de pensamiento líquido. Huyo de lenguajes de autoridad, de verdades eternas, de relatos redondos, …, consciente de que para neutralizar esas tendencias hace falta una renovación profunda de la oferta religiosa cristiana y católica.

    En mi opinión, la mística, la recuperación de la espiritualidad religiosa, …, (que son de larga tradición en las religiones también en la católica), no van dirigidas a la renovación y profunda reforma de la oferta de fe católica, sino que más bien se sale por la tangente creando espacios de armonía y paz, como jardines de tranquilidad y serenidad quizás necesarios, entre la vorágine de esta sociedad convulsa y acelerada en la que vivimos. Y lo que yo quiero intentar es una oferta de fe justo para sociedad en la que vivimos y no para los jardines serenos de agua y flores, que es verdad que nos permiten “cargar las pilas” pero no van más allá, en la renovación profunda que necesitamos con urgencia.

    Desde hace ya bastante tiempo hay un intento de recuperar la figura de Jesús como maestro, despojando su palabra, obra y vida de toda connotación religiosa. Si se hace esto a mí me resulta evidente que se desvirtúa su figura con una visión incompleta de él. Pienso que en Jesús no sólo está la plenitud de lo humano, sino también la plenitud religiosa. Y estoy cada vez más convencido de que volviendo la mirada a Jesús, al Dios de Jesús y a la relación suya con él, que es en definitiva de lo que la religión trata y que poco tiene que ver con la mística, podemos encontrar el modo para renovar y reformar la oferta religiosa católica.

    Saludos cordiales.

  • Román Díaz Ayala

    En nuestras sociedades hace ya años dominaba un lenguaje religioso producto de nuestra educación preñada de lugares teológicos. Yo, que provengo del Caribe crecí escuchando los boleros. Este género en su letra reflejaba el sentir de las personas de entonces; los enamorados no se amaban sino que se adoraban, pues el amor más profundo siempre era una adoración, una rendición total a la persona amada, existían alternativamente cielo e infierno en el amor y el desamor, y el amor correspondido, la gloria de los amantes.

    Ahora ya se ha secularizado del todo ese lenguaje religioso que conformaba nuestro universo mental, no entendemos una salvación “para después de la muerte”, es profeta el dirigente político o lider social que sabe comunicar con las aspiraciones del pueblo, donde entra la razón, lo razonable, no hay lugar para creencias. Fe sólo es un sinónimo de tales creencias, pero ubicadas en el fenómeno religioso, que está lleno de folklorismo y costumbres heredadas. La fe llega a los aledaños de la ciencia con la provisionalidad de lo está a la espera de una demostración o explicación racional.

    En ese contexto el ministerio profético queda reducido a la denuncia de la injusticia y a la búsqueda del bien moral dentro de la solidaridad humana.

    Jesús, y el Sermón del Monte, toda su enseñanza, exigen el compromiso moral de un seguimiento para realizar lo que nos parece un proyecto cargado de un nuevo humanismo, pero nada en cuanto a  un acercamiento al “misterio de Dios”.

    Hemos lavado el lenguaje y con él su sentido, como si después de bañarlo, volcásemos la palangana con el niño dentro.

  • juan antonio vinagre oviedo

    Intervengo como un compa-amigo más, con intención de participar en este coloquio e intercambio de pareceres, que merecen atención, pues siempre o casi siempre son interesantes y aleccionadores. Si hacen pensar, ya merecen la pena.

    Efectivamente, hacen pensar; pero no sólo hacen reflexionar, sino que también obligan a relativizar el valor de nuestras -mis- opiniones, convencido de que mis opiniones, como otras de hoy y de antaño, son provisionales. Por eso la necesidad, o al menos la conveniencia, de oírnos, de escucharnos. La verdad, como la lotería, está muy repartida…

    Digo esto también porque después de leer el artículo de J. Arregi y todas las opiniones, me parece que en todas hay, al menos. una partecita de razón y de verdad. Esto me obligó a repensar más mi opinión, no sea que desentone demasiado. Por eso ahí va mi visión de un tema tan complejo, y quizá a la vez sencillo. (Así lo veo, y aunque esa visión lleve consigo algo de provisional, la cita evangélica que sigue me da más seguridad.)

    Cada día “paso” más de post-verdades, de post-secularidades, de post-religiones… (No absolutamente)  Y cada día me convence más, por su genial actualidad, la postura de Jesús de Nazaret, reflejada en la parábola -totalmente secular- del VENID, BENDITOS… En ella veo la máxima flexibilidad, flexibilidad que demanda una revisión a fondo de ciertas “verdades” o enseñanzas tradicionales, carentes de sentido profético y de compromiso con lo secular que oprime al ser humano…

    Cuando pienso en que ni siquiera exige que lo conozcan  -no digo ya que crean en él-; cuando pienso en que en ese examen sólo propone un tema a evaluar -la SOLIDARIDAD-, me parece genial y de la máxima actualidad, insisto. Por eso, no veo bien orientada a una Iglesia demasiado teórica, que no sea profética, secular, y no centre más la religión en esto tan esencial.

    Las teorías y doctrinas tradicionales las entiendo en su contexto histórico, siempre limitado, por cierto. Por eso no las magnifico. Las comprendo con sus limitaciones históricas. Pero la religión que, siguiendo esa parábola, Dios quiere y Jesús proclamó es dar CULTO AL HOMBRE.

    Para mí, éste es el criterio de verdad y de aprobado evangélico, el criterio de ir por buen camino, al final del cual estará él esperándonos. (Ésta quiere ser mi pequeña aportación al diálogo.) Saludos a todos.

    • Jorge

      ¿Me permites? Decir que Jesús proclamó el CULTO AL HOMBRE, simplemente no es cierto. Todo en Jesús hace referencia a Dios, el Padre. El culto religioso está siempre dirigido a Dios, y si se dirige a Jesús, un ser humano, es por creer también que Jesús es Dios con nosotros. No basta para ser seguidor de Jesús practicar la solidaridad, la defensa de la justicia, el perdón, la misericordia, …, aunque todo ello sea la medida de nuestra fe, esencial e imprescindible en su seguimiento, pero en mi opinión, éste no es sólo un humanismo algo así como un voluntariado permanente, ni la Iglesia tampoco es sólo una ONG solidaria, requiere una raíz religiosa.

      • Román Díaz Ayala

        ¡Caramba, Jorge! Ha vuelto hecho un lince. Espero que esta vez no nos abandones tanto tiempo.
        Sin embargo, lo del CULTO AL HOMBRE, ha de ser entendido según y cómo.
        ¿Dónde nace la Cristología? ¿En la Resurrección? ¿En el nacimiento del hijo de José y María? ¿Belén o Gólgota?
        No podemos llegar ni conocer a Dios, sino a través de JESUS HOMBRE, pues en la humanidad de Cristo se nos hace visible y conocible. ¡Adórenle los ángeles!
        Lamento no tener tiempo para extenderme un poco más.

      • M. Luisa

        ¿Me permitís a mí también, Jorge? A modo de reflexión naturalmente. En mi intento siempre para entenderte observo en esta ocasión que partes de una premisa para mí equivocada pues no se trata de practicar la solidaridad, la defensa de la justicia, el perdón, la misericordia…se trata de serlo, de ser solidarios, de ser justos, de perdonar no porque debamos perdonar sino porque nos sentimos perdonados. Qué perdón practicaríamos si no? No de practicar tampoco la misericordia sino de ser misericordiosos. Esta es la gran diferencia! No se trata de que nosotros pongamos la medida sino de abrirnos a nuestra propia dimensión humana.

      • Jorge

        Román, entiendo que es la resurrección de Jesús lo que fundamenta su divinidad, que lleva implícita su encarnación. Sin ella difícilmente podría hablarse de Jesús como Hijo de Dios. Y doy (damos) culto a Dios por medio de un hombre Jesús, al que adoro.
        MªLuisa, y ¿si no nos sale de dentro? Quiero decir ¿no tendríamos que atender, vigilar, controlar, …, en lo que podamos algunas de nuestras “tendencias” contrarias a la plenitud y también potenciar con su práctica aquellas que van hacia ella? Y si lo que nos sale o somos de natural es rencor y venganza en lugar de perdón ¿tendríamos que conformarnos con ser de los excluidos del seguimiento a Jesús? ¿O por el contrario asumir y reconocer nuestras malas tendencias tratando con serenidad de disminuirlas porque queremos ir con él hacia la plenitud?
        ¿Piensas que la apertura hacia la plenitud de lo humano es suficiente para dotarnos y hacernos humanos en plenitud por…, (quizás la gracia (¿?) sobrenatural), sin poner nada de nuestra parte? ¿O que la plenitud humana nos viene dada de fábrica y solo tenemos que sacarla? Las cosas no son tan simples y lo sabes.

      • M. Luisa

        Es la gran pregunta que me esperaba, Jorge! Pero dudaba de que se me plantease. De ahí el comentario que a modo de complemento he dejado esta mañana. Creo que puede entenderse el sentido estructuralista que le doy al problema. En cambio veo que el tuyo lo enfocas más en sentido moralista. Apelas a las tendencias humanas como si éstas no fueran aquello que según dice Arregi “ todo emerge de la materia” y yo añado, constituyendo el término formal de la voluntad.La voluntad humana es tendente ¿Acaso podríamos hablar de la voluntad, es decir, de la experiencia de su realidad si careciéramos de tendencias? Es de lo real que tenemos experiencia no de la cosa experimentada.Es ésta una idea que dejo aquí expresada muy a menudo.

        Dices: ¿Y si lo que nos sale o somos de natural es rencor y venganza en lugar de perdón? Es justo lo que ocurre cuando tratamos al otro no como realidad sino como objeto, es lo que está pidiendo a gritos la experiencia.

  • Jorge

    La fe, la confianza en personas, ideas, …, o bien religiosa, y si me apuran la conciencia, la espiritualidad, el profetismo …, son “cosas” que tenemos o hacemos los humanos. Meter a Dios como explicación de ellas lo encuentro un despropósito pues impide que alcancemos una propuesta de solución explicativa por la ciencia, pues se coloca la solución más allá de ella en un punto inalcanzable.
                                                                                                                          
    Además, la fe entendida como don de Dios, si es universal deja de ser don para ser una cualidad propia de todos y todas. No creo que esto sea así, que cada uno/a tenga en su interior la “semilla” de la fe religiosa y peor aún que dependa de la respuesta que se le dé, pues ello conduce a la culpabilidad de los que por las causas que sean no responden a ella, son indiferentes o bien la rechazan. Y en el caso de que no sea universal, sólo para unos cuantos “elegidos”, me resulta una tremenda discriminación injusta. Lo mismo puedo decir del profetismo.

    Hablar de lo que sucede en la persona que dice sentir o tener experiencia de fe como don de Dios, o aún más complejo hablar de la convicción de un hombre o mujer que dice que Dios o la divinidad le ha hablado y se ve en la necesidad ineludible de ser “vocero de Dios”, hablar como profeta, en particular cuando un grupo más o menos amplio de personas lo reconocen como hombre o mujer de Dios, con fe fuerte patente, o como profeta, lo encuentro como hechos que encajan en paradigmas del pasado por directa intervención divina en esas personas, pero no desde la modernidad que excluye estas intervenciones, tanto en la naturaleza como en las personas. Prefiero informarme de las áreas del cerebro que se activan en esas experiencias y del desarrollo que tienen por su uso continuado, de causas psicológicas y biográficas, que recurrir a causas divinas.

    Para mí no es lo importante lo que sucede en la persona con respecto a la fe, o en la “iluminación” profética, sino qué es lo que hace el que dice tener fe, y qué es lo que dice el profeta sea en el nombre de Dios o en el suyo propio. Pues en las justificaciones a mi fe no busco razones de autoridad sino argumentos, no siempre racionales o empíricos, sino sobre todo “vitales” buscando lo mejor, hacia la plenitud.

    Saludos cordiales

  • George R Porta

     

    Un científico-materialista (no hay otra clase de científicos) debiera saber que método de investigación científica, independientemente del paradigma no puede ser aplicado razonablemente a lo que pertenece por naturaleza al campo de la imaginación lingüística. Las alucinaciones auditivas, por ejemplo, se sabe que están relacionadas con las subvocalizaciones del sujeto y que parte de ese fenómenos es un deterioro de la coordinación entre el pensamiento de las ideas y su formulación lingüística, algo que Teresa de Ávila aunque ni mucho menos la única intuía aclarando que las voces interiores que escuchaba no las escuchaba auditivamente, sino en su cabeza.

     

    Teresa hoy día supiera que esas «voces» eran rumores silenciosos que escuchaba desde dentro de sí como si musitara, aunque no exactamente, aquello que pensaba.

    la publicación oficial de la American Psychiatric Association publicó en 1986 el primer artículo revisado por colegas acerca de su validez y confiabilidad sobre el tratamiento de la alucinaciones  auditivas por medios conductuales o mecánicos. Desde entonces no han cesado de aparecer más estudios confirmando el descubrimiento.

  • George R Porta

    Por alguna causa, que muy bien puede ser mi falta de pericia en escribir dictando a mi ordenador, omití en mi última entrada que la naturaleza de la fe no puede ser objeto de estudio de la teología fundamental u otra, sino de la neurología porque la capacidad de confiar, como dije es un logro mayor del desarrollo del cerebro animal, Especialmente mamífero superior. Gracias por la paciencia que requiere la lectura de mis entradas.

  • George R Porta

    Una aclaración importante es que la naturaleza de la «fe» es decir de la confianza anticipada en la posibilidad probable de lo que se considera real, no es una don de ninguna divinidad, es solo un resultado particularmente característico de la evolución del cerebro en los animales aunque se sabe muy poco por qué una semilla  lucha por la supervivencia en un lugar y en cambio la continua agresivamente en el intersticio de un tejado a pesar de la angostura disponible para crecer.

    La fe es confianza intuitiva una necesidad fundamental para adentrarse en lo desconocido y explorarlo que se puede pagar a un costo muy alto.

    Los creacionistas la atribuyen a la mano del artesano divino aunque se niegan a atribuirle los enormes defectos del producto. Estas cosas las aprendemos porque los educadores religiosos gozan de un prestigio hegemónico enorme, pero nos las han inculcado en ausencia de otra evidencia que el estúpido y absurdo dogmatismo fundamentalists que sigue prefiriendo pensar que haya evidencia material de alguna creación por parte de una divinidad ajena a la historia, pero solo a la parta mala de la historia aunque se le atribuyan todas las cosas buenas.

    Fuera solo justo que se le atribuyera, basada en la misma literalida de la Escritura Sagrada Hebrea, el crimen de haber sido autora intellectual del primer fratricidio famoso al despertar la envidia de Caín solo porque le ofreció no una víctima animal, sino los frutos de la tierra.

  • Carmen

    He vuelto a leer el texto.

    Diría que lo que el autor entiende como iglesia profética no te refiere a ninguna profecía ni del antiguo ni del nuevo testamento, sino a que tiene que ser una iglesia del tiempo actual en donde hay profetas actuales o de hace unos cien años como mucho y dicen, como sigamos así, es el fin de esto de la iglesia.

    Eso he entendido.

    Por otra parte quería decir que si pensase que dios elige a personas y le regala cosas porque son sus elegidos , a ver, como no tengo palabras para expresar lo que sentiría , voy a recurrir a Shakespeare en su julio césar: tú también, Bruto?, Entonces, muere César.

    Porque si dios también elige, pues hasta aquí he llegado. Ven como Shakespeare lo dice mejor? Y no precisamente porque me sienta julio César, qué va , sino porque en ese momento ,, César, todo un símbolo de poder se siente traicionado hasta tal punto que decide morir. Al margen de las catorce puñaladas que le pudieran dar. Cesar no decide morir por las puñaladas, sino porque hasta ahí quiere llegar.

    Pues eso. Si dios también elige a personas , entonces no merece la pena creer en él. Qué crean sus elegidos. Porque entonces, qué tipo de dios sería?

    No. La fe no es un don de Dios  No puedo serlo. La fe es la fe. Pero no puedo ser un don de Dios. Del mío desde luego  no.

    Sorry.

    • Roman Díaz Ayala

      Es comprensible esa perplejidad que experimentas por asimilar la tesis del autor, que es la parte mollar se su artículo: ¿Qué es una Iglesia profética?
      Es un término arrancado a la teología bíblica. Porque existe una teología bíblica que se diferencia bastante, por alejamiento de las fuentes, a esa teología tradicional del Catolicismo Romano que se cultivaba hasta ahora mediante la Escolástica. La Teología Escolástica y La
      Biblia Vulgata (la versión latina de San Jerónimo) han construido ese grandioso edificio doctrinal de Roma, que es la Iglesia Latina de Occidente de la que somos herederos. Una teología especulativa apoyada por un sistema filosófico, la también llamada Filosofía Escolástica.

      En algunos mentideros de los llamados progresistas dentro del Catolicismo, siguen instalados tales supuestos. Aquí mismo tienes una muestra en la continua apelación a la dialéctica entre “Razón y Fe”, las explicaciones que se dan sobre la “dogmática”, e incluso las denuncias de “gatopardismo”, a veces justificadas.
      El profetismo, como ya te he dicho parte tanto del Antiguo Testamento, con los profetas de Israel, los cuales son con libro y otros sin libro, con por ejemplo Elías o Eliseo.
      Toda religión es un constructo humano, pero existen históricamente tres grandes religiones proféticas: El Judaísmo, el Cristianismo y finalmente el Islam. Se distinguen de las otras religiones, no en la creencia en un Dios único, sino en que se sienten autorizadas y legitimadas en pronunciarse en nombre de un Dios que toma la iniciativa y se revela, actuando ellas de simples testigos.La persona profeta siente un llamado y que es elegida para realizar una misión revelando “los misterios” de Dios. Este creyente nunca escribiría el nombre de Dios en minúscula, porque su fuente no es una idea, sino que en lo íntimo de su ser siente la voz de quien se revela, y se siente como un mero instrumento de su obra salvífica.
      Algunas teologías actuales, se consideran proféticas y apelan a una Iglesia profética, pero tan sólo tomando del profetismo su sentido de “denuncia” frente a la maldad de los seres humanos. Le viene que ni pintado a quienes no ven más injusticia que la “distributiva” (de unos humanos contra otros) alegorizando todo lo que la denuncia tiene de verticalidad (el Dios agraviado) y entendiendo las palabras de Jesús de identificación con el débil como un simple acto de solidaridad humana.

      • Carmen

        Para mí, un profeta es alguien que observa la realidad que le rodea, la analiza y de alguna manera hace una especie de vaticinio: como sigamos así, veréis.
        Y claro, en los tiempos de los profetas de Israel, es que la idea de dios y del rey era como única. Solamente sería un buen rey aquel que cumpliese los deseos de dios. Había como una especie de identidad entre las dos concepciones.
        Pero los tiempos cambian. Para mí nada tiene que ver dios con un rey. Sé lo que es un rey, pero no sé lo que es dios. Sé que no es un rey.
        Entiendo que los profetas de Israel creyesen que hablaban por boca de dios. Entiendo que todo el pueblo lo creyese.
        Pero no entiendo cómo a día de hoy se puede creer eso. Los profetas eran hombres y hablaban como hombres y para los hombres. La mujer no era considerada persona.
        Lo que sucede, a mí modo de ver, es que en el fondo de todo hombre y mujer, hay una especie como de reflejo, de destello o como le quieras llamar ,divino, puesto que todos procedemos de dónde procede el mismo Dios. Luego todo aquel que observé , analice y reflexione, llegará a conclusiones parecidas, porque los problemas del ser humano se repiten tediosamente una vez y otra, porque, o sea, ni caso .
        A lo mejor soy panteísta.
        A lo mejor no he entendido nada.
        Pero es lo que pienso.
        Un abrazo

    • George R Porta

      ¡Hola, Carmen! Perdonen usted y Román Díaz Ayala porque tercie y quizás repita, pero la palabra profeta solo significaba servir de boca para expresarse a otra entidad, persona, cosa. El nuevo testamento di pie a hablar de Iglesia Profetica, como título, por la tradición judía de que los Profetas del AT eran tenidos, como los oráculos griegos lo fueron en su propia tradición, por voceros de la divinidad. Para que la palabra profeta tenga valor teológico adicional, es una premisa creer que la divinidad hable desde donde esté si está en un lugar y si puede participar de la historia humana sin quedar atrapada en ella.
      Yo no soy teísta y por lo tanto lo profético tiene un carácter sociopolítico si alguien, como por ejemplo Lluis Espinal denunciaba los crímenes cometifos por Hugo Bánzer en Bolicia contra los pobres. En sentido metafórico, Espinal puede ser llamado profeta de los pobres. Lo mismo puede decirse de Hélder Cámara, Pere Casaldáliga, Romero y por lo tanto por quienes, con una ideologías u otra, expresan lo que los/las sin voz del mundo no pueden expresar por sí mismos/as. Snowden, Assange, son profetas modernos, lo mismo si ambos son ateos o no creyentes como han dicho.
      Agradeceré vuestra generosidad.

      • George R Porta

        En la segunda línea quise escribir expresar en lugar de expresarse. Precisamente el profeta no habla solo para expresarse, aunque puede incluirse entre la membrecía del conjunto que quiere representar o expresar vicariamente. Gracias.

      • Carmen

        Si participa la divinidad en la historia humana,para mí cabeza, queda atrapada irremediablemente en ella.
        Y entonces sí que no entiendo nada. Vuelvo al punto de partida. El problema del mal. Y francamente, no me apetece.
        Etapa superada y me costó muchísimo trabajo. Pero muchisimisimo.
        Un saludo

      • Carmen

        Y ya que estamos, llevo ya unos años que cuando voy a determinados entierros parecen misa de acción de gracias. El razonamiento es el siguiente: no te preocupes, dios sabe lo mejor para nosotros. Si se lo ha llevado, bendito sea.
        Da igual la edad del que se ha ido y la forma.
        Eso hace años no pasaba. Había como una especie de resignación, pero es que ahora es como: qué suerte tiene.
        No sé yo si eso es normal. Pero a mí me resulta como poco desconcertante.
        Debe de ser que soy posreligiosa.

      • ana rodrigo

        Carmen, comparto contigo esa sensación de ridículo y poco humano, en los funerales. Son sermones aprendidos, vacíos e insensibles para el dolor de los familiares. Lo he vivido recientemente con la muerte de mi hermana, hasta el punto que tuve que subir al micrófono y hablar yo de mi hermana a pesar de que al cura (viejo amigo mío cuando era joven) no le gustó que lo hiciese, pero me dio igual.

      • Román Díaz Ayala

        Hola, George
        obervo tu interés de puntualizar los conceptos de profeta, profético, profetismo, profecía, y qué usos podamos estar dándoles aquí a tenor del artículo de Arregi.
        El uso y las costumbres con el pasar de los tiempos, aparte de los tecnicismos propios de los expertos, nos obligan a ese trabajo tuyo minucioso de aclarar y dilucidar conceptos.
        También en la propia Biblia el ´término de profeta. Así en Génesis 20,7, cuando Abrahán se aposentaba en Guerar dice Dios de Abrahán a Abimelec “…pero ahora devuelve la mujer a ese hombre, porque es un profeta”… lo cual indica que se dice de Abrahán que es profeta en el sentido amplio de persona que tiene relaciones privilegiadas con Dios.
        San Pedro en una de sus cartas,también globaliza diciendo que somos un pueblo de sacerdotes y profetas.
        Y hoy en día se entiende por profecía una predicción del futuro cuando en el mismo sentido estricto que yo usaba al referirme al profeta como una especie de mensajero o intermediario entre la divinidad y la humanidad, cabe también explicar que profecía es el don de interpretrar desde la perspectiva de Dios la historia y lo que acontecía o acontece.

      • George R Porta

        ¡Hola, Román!
        Creo que quizás dije lo mismo que dices tú si te interpreto correctamente, lo que me ocurre es que no quiero secuestrar el lenguaje como si fuera mío. Expresiones como para mí significa esto o lo otro, refiriéndose a una idea o una palabra, claro que son posibles, pero cuando se trata de una conversación pública o en público, como la que ocurre en Atrio, pues quizás fuera bueno no apartarse demasiado de las etimologías y las definiciones que como pueden estar al acceso de quienes buscan esas fuentes, ayudan a entenderse.
        Con las palabras Profeta e Iglesia se ha contaminado demasiado el discurso contemporáneos. Lo profético puede ser predecir cuando ya estamos utilizando coloquialmente el término pero en público me parece que fuera mejor un poco de mayor precision que en el ámbito colloquial. Con la palabra Iglesia, con mayúscula, los curas se han salido con la de ellos y los seglares lo hemos consentido, con la idea de que ellos son la Iglesia, en el sentido totalizante de nosotros y el resto, como en el antiguo dictum de «Roma locuta, causa finita est». Así se llega a conclusions que solo prolongan la confusión y la atrofia de la Iglesia, en conjunto. Pero , en fin, respeto que cada uno haga lo que desee o lo que le parezca mejor. Gracias por responder a mi comentario. Un abrazo cordial.

    • M* Pilar García Martínez de Aguirre

      Querida Carmen: Tienes una Sabiduría extraordinaria; y me encanta, cómo sabes poner los pies en el suelo; no la pierdas nunca, aunque no todas las personas puedan llegar a comprenderla… ellas se lo pierden.

      Un abrazo entrañable.
      m* pilar

    • Santiago

      La FE es un don o regalo, como el don de la existencia, que no ha sido merecido por nosotros, pero todo don o regalo, por serlo, en la libertad humana puede ser rechazado o aceptado por una serie de razones, válidas para mi, en aquel momento.
      Dios, por su voluntad salvífica, no niega la fe necesaria para entrar “en Su Reino”. Por tanto la fe no sólo es un acto del entendimiento que me la presenta posible de creer sino es, a la vez, una decisión de la voluntad, que la acepta.

      La elección de Dios es una llamada, no una “imposición” a la voluntad. Todos somos elegidos para creer y a todos se nos concede el DON pero no todos vamos a responder a esta llamada de la misma manera. Algunos no querrán molestarse y no se inmutarán, otros quedaran perplejos, otros rechazarán el don por diversas razones. Pero otros aceptarán el don como digno de consideración y entrega. Estos son los ELEGIDOS, que no han sido forzados, sino que ven en la FE un camino coherente para realizar nuestro último destino vital. La fe es pues camino y esperanza para el que cree.

      Saludos cordiales

      Santiago Hernández

      • Carmen

        Perdón Santiago. Pensaba que decías que la fe era un don para los escogidos. Como eso de que dios llama para el sacerdocio a determinadas personas.
        Sorry.
        He entendido mal.
        Me alegro de que pienses que es un don ofrecido a todos.
        Buen día.

      • Carmen

        Perdón otra vez. Y qué hacemos con los esquimales? Porque allí, tan lejos, no sé yo si les habrá llegado la buena noticia. A lo mejor es que ellos no están llamados. No sé.
        Pero claro, quizás haya otra opción. Y es que eso que llaman dios haya puesto dentro de nosotros un granito de mostaza para que ,sea donde sea, germine y de un árbol precioso. Esa idea me gusta más. Y entonces hay otro pero claro, en realidad da igual lo que creas o dejes de creer siempre que dejes crecer dentro de ti ese granito .
        Fíjese. Y que creo a dios le da igual lo que pensemos o dejemos de pensar de él? Debe de ser que no tengo los suficiente conocimientos teológicos. Bueno, la verdad no tengo ninguno. Teología cero. Pero algún ratito que otro sí he dedicado a pensar en cosas de éstas. Y he leído alguna cosa que otra. Pocas, la verdad.
        Y por favor. Me va usted a decir alguna cosa y con razón. Pero por favor. Piense detenidamente antes de hablar en su círculo religioso sobre este sínodo donde parece ser que se va a plantear eso de los hombres justos para que, aún casados, puedan ser sacerdotes.
        Ya sabe que no creo en el sacerdocio, pero muchas personas si. Y a lo mejor este sínodo abre una puerta a no sé qué exactamente. Pero las personas que creen en la iglesia y en el sacerdocio, se merecen un respiro.
        Perdón, perdón, perdóneme por fa. Pero creo que ustedes , los ortodoxos, tienen la llave de esa puerta.
        Sorry, sorry, sorry.
        Un abrazo y buen día.

      • Santiago

        Sigo pensando que TODOS hemos sido llamados y que voluntariamente podemos responder a esta llamada o no..No todos llegaremos..por supuesto…Eso de los escogidos no quiere decir EXCLUIR a otros..más bien es un grupo que “escogió” seguir la senda del bien delineada magistralmente por Jesús al hacer énfasis en la necesidad de AMAR
        .
        .Por esto en este seguimiento hay que distinguir los grados..Algunos solo rozarán levemente la proposición de Jesús pero otros llegaran hasta el martirio. Todo depende como respondemos a la gracia que se nos da para creer y actuar…Como toda “amistad” primero puede ser un simple encuentro y que después se va haciendo más fuerte.,
        Dios escribe diferente que nosotros y El se puede hacer presente en nosotros de la manera que “menos” sospechamos..Sigamos nuestro instinto y procuremos actuar con buena “vibra”.Esto nos dará paz y estabilidad. La ortodoxia no suele ser infusa. Ha tenido que “ser trabajada” por largo tiempo. La gracia puede deshacer todas nuestras resistencias.

        Un saludo afectuoso
        Santiago Hernández

  • George R Porta

    Llevo dos días pensando si debía de nuevo participar de este hilo porque el tema es importante e interesante.

    El giro que la conversación ha tomado hacia la religiosidad extrema y fundamental mata el deseo de participar. Mientras el debate se limita a exponer lo que cada uno piensa, sin atreverse a la soberbia arrogancia de afirmar lo que la realidad sea o ha de ser, ese tal debate es factible y prometedor.

    Una vez que toma un giro totalitario, en el que se opina en todo dogmático y magisterial, el debate se asfixia y se Vuelve cada vez menos sostenible.

    Es pena, pero es lo que hay.

    • ana rodrigo

      Mi querido George, precisamente porque valoro mucho tu criterio, tu último escrito me ha dejado preocupada. Yo hablo por mí, y reconozco que soy muy asertiva (no encuentro otra palabra más adecuada) en mi forma de escribir, porque, previamente, lo escrito lo he pasado por una reflexión personal, siempre mejorable, por lo que estoy muy atenta a sugerencias como la que haces. Pero lejos de mí el totalitarismo y el dogmatismo, más bien, expreso mis convicciones en cada momento, siempre abiertas a modificaciones que me convenzan. Por eso he cambiado tanto de muchos años acá, debrozando el camino de todo aquello que me dificulta o impide llegar al auténtico mensaje evangélico, a su esencia. Sigo caminando y abierta a mejorar. Claro que doy mis opiniones extraidas de la formación a la que he tenido acceso y en la que llevo muchos años, pero no tengo recursos teológicos, en sentido estricto, para un debate.

      Leyendo a los y las demás. he leído de todo, críticas, experiencias y propuestas.

      Por eso me tienes un poco desconcertada con lo que dices. Quizá tenga la cabeza un poco espesa. Perdona.

      • George R Porta

        Querida amiga Ana R. Gracias por comentar mi nota. No creo que escribí pensando en ti. Lo que quiero es hacer lo posible porque cambie el lenguaje en este tema. La Iglesia no es solo los curas, monjas, monjes, gente viviendo con votos, etc. Lo somos todos. Y el Galileo representa el deseo humano de una Sociedad solidaria y justa, a mi modo de ver, si hubiera alguna jerarquía estuviera encabezada por los/las más necesitadas de justicia y de solidaridad.
        Por favor, perdona mi descuido al escribir que causó que te sintiera desconcertada por lo que dices, pero si te imaginas por ejemplo al hombre del cántaro en Marcos puedes imaginarte que si era judío que quizás no lo era, para que el Galileo confiara en él tenía que ser conocido y quizás amigo y eso situaba al galileo justo en el lado opuesto del Templo, sobre todo teniendo en cuenta que ya el Galileo y su grupo estaban perseguidos.
        Me confío a tu generosidad y te ofrezco un abrazo electrónico cargado de gratitud y afecto.

      • ana rodrigo

        Gracias, George, por contestarme.

        Respecto a la Iglesia, pienso que, aunque la Católica se considere como una, sin divisiones organizativas, pienso que, entre un colectivo de más de mil millones de católicos que hay en el mundo, lo que nos une es el Evangelio de Jesús, el cómo se interpreta y se vive, es lo que produce la inmensa diversidad de comunidades que existen tan diferentes unas de otras que, en ocasiones, parece que hablamos de diferentes mensajes evangélicos. Y es muy difícil el debate cuando cada cual tiene sus propias convicciones.

        Es por eso por lo que mi participación en atrio me lo tomo como un lugar de reflexión, más que un ámbito de debate para convencer a nadie. Y compartiendo reflexiones con esta comunidad atriera es como yo me beneficio de vuestras aportaciones.

      • George R Porta

        Gracias de nuevo Ana. Te aseguro que mi intencion es participar de esta conversación publica pero no entrar en controversias. Agradezco mucho tus contribuciones que siempre leo.

      • carmen

        A mí me encanta decir todas las cosas que me pasan por la cabeza en el momento en que escribo. También creo que Atrio es un lugar de reflexión. Y aquí no sé yo si alguien quiere ser dogmático o sencillamente dice lo que siente o piensa. Porque como quiera ser dogmático, lo tiene claro. Y como somos muchas personas pues hay ideas de todo tipo. Y siempre, siempre, una idea te hace pensar. Aunque solamente sea para tratar de buscar una explicación de cómo es posible que una persona piensa de determinada manera. Acabas entendiendo.

      • carmen

        Ana. Creo recordar que tu hermana murió hace pocos meses. Aunque no te lo creas cuando pasan doce o catorce meses la cabeza te hace click y empiezas a ver las cosas de otra manera. Te lo prometo.
        Cuando murió mi hermana mayor,que ya he contado la historia, su médico y yo nos llevábamos regular tirando a mal, A veces a fatal. Porque era un cabezón y no quería ver que el problema de mi hermana estaba en la garganta, no en los pulmones. Aquello fue de película. El decía que estaba bien, yo decía que no, que se estaba muriendo a chorros, en fin, un número que duró exactamente cuarenta días. Hasta que por fin la pobre descansó.
        Bueno, pues un par de meses después me lo encontré cerca de casa, es un muchacho joven quizás cuarenta y algún año tendría , yo entonces tenia 57 y para mí era como una especie de antiguo alumno cabezón.Me paró, me preguntó como estaba y antes de que contestara me dijo: ya sabes que hasta que no pase un año no te vas a encontrar bien, esto es así. Si pasa de catorce meses tendrás que pedir ayuda. Un año es el tiempo normal de luto. Tu cabeza tiene que asimilarlo, dale tiempo.
        Oye. Acierto total. Algo hace click. No te lo sé explicar mejor. Así que paciencia.
        besos

      • ana rodrigo

        Gracias, Carmen, ya sé que las cosas son así y debo esperar con paciencia. Tengo la experiencia de mis padres y, cuando voy al cementerio para acompañar a alguna familia, aún lloro después de más de treinta años que han fallecido. ¡La muerte que nos separa de nuestros, ese gran misterio!

        A lo que yo me refería ayer era a las homilías deshumanizadas y extraterrestres de los curas en los funerales. Que, reconozco que muchas personas creyentes necesitan escuchar esas cosas, pero también necesitamos que se le dé un tono humano.

  • M. Luisa

    El profetismo  como doctrina de Cristo del cual dice Santiago que la iglesia no puede renunciar,  no es el mismo del que nos habla Arregi aquí,   pues si fuera así estaríamos admitiendo esa divinidad preexistente que él  aparta de su pensamiento nada más comenzar.

    A lo que no se debe renunciar como  caracter portador de profetismo es al Evangelio. Lo estático de la doctrina no  hace ser eterno el profetismo, más bien lo petrifica, le priva de su carácter  dinámico.

    Por tanto, a mi modo de ver,  pienso, que   somos   nosotros  los humanos que como tales,  a nuestro paso, precisamente,  le vamos dando a ese profetismo proyección  pero bajo diferentes formas.

    Bienvenido de nuevo, Jorge!!

     

    • Santiago

      Pero la Iglesia para ser profética con el Espíritu del Génesis y del Jubileo que alentaba Cristo” no puede excluir a Dios como inmanente y providente, no puede negar el sacrificio voluntario de Jesús “en remisión de los pecados”, ni excluir la personalidad del mal, hacer de la disforia de género la norma, y negar que el matrimonio entre el hombre y la mujer es la imagen común para la expresión del amor…

      Es por eso que creo que la Iglesia puede abrirse, debe abrirse, sin renunciar a los principios que le dio Quien la inició, que fue el mismo Jesucristo…No se puede destruir el modelo para construir “otra cosa”…Jesús habló a través de los testigos que todavía nos hablan en el siglo XXI…y esa esa es la Verdad sellada con sangre que no podemos cambiar…El Amor de Jesus en el Padre es suficiente para abarcar todas las tribulaciones de esta vida…La apertura es hacia la realidad del Evangelio…no para cambiarlo…La fe de la Iglesia esencialmente no cambiará…porque es la fe en el verdadero Hijo de Dios, co-igual al Padre…Esta FE se puede adaptar a los “tiempos” sin cambiar lo fundamental…puesto que la doctrina es el amor dinámico…que avanza y es capaz de transformarnos..

      Un saludo cordial
      SAntiago Henández

      • M. Luisa

        Lo primero, Santiago, un saludo cordial puesto que hace tiempo que no dialogamos, te leo, eso sí, como siempre pero no siempre me es posible detenerme en todo lo escrito. Sin embargo ahora, tras tu comentario, no me resisto a dejar apuntadas algunas objeciones.

        Advirtamos, en primer lugar, que el profetismo tiene carácter utópico. Lo digo porque empezando por ahí nos situamos en la misma línea de Arregi, que tras haber dado sus razones evita pensar en ningún tipo de divinidad. Creo que es la mejor manera de afrontar la cuestión si queremos llegar críticamente a alcanzar un mínimo de comprensión con el esquema que él nos presenta y defiende. También hacerte notar una cosa Santiago, y es que descontextualizas conceptos que a lo mejor yo he usado y les perviertes el sentido, por ejemplo cuando dices “ Esta FE se puede adaptar a los “tiempos” sin cambiar lo fundamental…puesto que la doctrina es el amor dinámico…que avanza y es capaz de transformarnos..” aquí el contrasentido lo crea el término “dinámico” que lo empleas inadecuadamente. También pudiera ser que lo hicieras con la intención de no alejarnos demasiado del tema, es decir, que las palabras que se van usando nos marcasen el camino, sin embargo, con ello lo que se consigue es que pierdan su significado.

        Verás, ni la doctrina es amor ni tiene dinamismo, ya lo comenté ayer. El dinamismo es lo propio de la realidad – es decir, en términos evangélicos, del Reino – que impele, propulsa siempre al ir hacia adelante. ¡Es la idea que buscaba! pues, con ella ya tenemos el carácter utópico del profetismo!! Lo estático es precisamente la doctrina. Por eso decía ayer que somos los humanos quienes vamos dándole actualidad constante al profetismo.
        La “apertura” otro término que uso frecuentemente y que tú has sacado a colación, pero desenfocándole el sentido filosófico que tiene. Dices:

        “La apertura es hacia la realidad del Evangelio…no para cambiarlo…”

        Expresándote así me das a entender que la apertura para ti es una concesión que nos damos las personas para cambiar las cosas a satisfacción, en este caso el evangelio. Pero no, no es nada de eso “la apertura”. La apertura es un fenómeno que cuando se manifiesta en nosotros no tiene vuelta atrás, el deseo se torna voluntad. La apertura es una característica de la realidad, de la cual, como humanos, al formar parte de ella nos determina y nos configura en lo que somos por la escisión misma de nuestro egocentrismo.

        Hay más cosas lo sé y podría alargarme pero lo dejo a petición…

        un saludo cordial

      • Santiago

        Muchas gracias por tu comentario y también te saludo aprovechando esta nueva oportunidad para el diálogo…Creo que podemos coincidir en la profundidad y diferir en la superficie..De ninguna manera intenté descontextualizar ni pervertir tu pensamiento. Simplemente lo escribí según lo percibía y lo sentía en aquel momento…

        Pero el profetismo como “Iglesia profética” no tiene por qué ser utópico si esto se refiere a algo irrealizable, algo que es sólo un proyecto teórico e imposible…Por eso este concepto no se refiere a las profecías en si, ni a la predicción del futuro…sino mas bien a la misión de la Iglesia basada en la llamada que Jesús le asignó: “Como me ha enviado el Padre, yo os envío a vosotros” (Jn. 20:21)..Es esta misión la que es profética porque anuncia el mensaje kerygmático del Evangelio hasta el fin de los tiempos…Los profetas anunciaban la venida del Mesías y su misión…En esta misión “la doctrina” no tiene por qué ser estática…la letra lo será…pero el espíritu nos lleva a poner en práctica lo que dice la letra como “amaos los unos a los otros”…Esta frase nos impulsa al dinamismo..

        Pero la “apertura” no es un simple deseo, sino una actitud actual…Podemos abrirnos mas y mas, y también volver atrás y reducirnos..La conducta humana no suele determinarse de un momento a otro..Y es cambiante y cambiable..DE la naturaleza de la vida es el cambio…Podemos salir del egocentrismo, o querer hacerlo, y desgraciadamente volver a el…Cuando hablo de apertura…lo hago en el sentido “común”…LO que dice el Evangelio es “espíritu y vida”…No cambio el Evangelio en su esencia y fundamento que es Cristo y su enseñanza, sino que pongo en práctica aquél fundamento y trato de abrirme al “ideal” e imitar a Jesús….Mi apertura es hacia la tolerancia y para descubrir toda la riqueza escondida en La Palabra…pero sin tergiversar su sentido con un “novo ordo” que le quite su contenido, fundamentalmente religioso, de Cristo Jesús…y de la misión sagrada encomendada por El a su Iglesia profética..

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

      • M. Luisa

        A ver, Santiago, lo que yo intento al reflexionar sobre este artículo es dejarme llevar por el ánimo que movió a Arregi al escribirlo, el cual percibo en unidad con el mío y con otros atrier@s que intuyo también coinciden.

        Por eso, si tenemos en cuenta las veces que en Atrio, consensuadamente, se ha llegado por algunos de nosotros al acuerdo de que Jesús no fundó ninguna iglesia y creo que Arregi de ello no quedaría al margen, fue por lo que comencé no con la afirmación “la iglesia es profética” sino tomando el sentido que dentro del titular “Por una iglesia profética” le da Arregi.

        Entiendo que planteada así la cuestión lo que se busca es encontrar en ella el profetismo del evangelio y más puesto tan en duda en tantas ocasiones. Por esto en mis comentarios prescindí de esta establecida seguridad profética que tú le otorgas y preferí atenerme al carácter utópico del profetismo y dejarme conducir por él en el diálogo contigo a ver a dónde nos avocaba.
        Pero eso sí, considerando el mismo sentido positivo que aquí tantas veces le hemos dado a la Utopía.

        Pienso que la negatividad que le concedes es porque me interpretaste que la usaba de forma adjetivada como cuando decimos que tal cosa es utópica, pero si te fijas yo me referí al carácter utópico del profetismo que es lo contrario de las características posiblemente utópicas que nosotr@s les apliquemos a las cosas, en este caso al profetismo de la iglesia.

        Pienso que entre el carácter que las cosas nos dan y las características que nosotros les aplicamos dependerá la visión abierta o cerrada que nosotros nos damos de ellas. Esta es mi reflexión sobre todo, como ves, centrada por su importancia a considerar el carácter utópico del profetismo y por tanto del Evangelio.

        Gracias por tu respuesta, un saludo cordial!

      • Santiago

        Muchas gracias por la aclaración y siento no poder extenderme mucho más ahora. Reconozco que es un tema “de moda” y que puede requerir mucha tinta sobre todo por esa “visión abierta” que debemos darle a
        l a luz brillante que proyecta sobre el mundo el Evangelio de Jesucristo.

        Saludos cordiales

        Santiago Hernández

      • M. Luisa

        Hola Santiago, gracias por tu comentario…sólo decirte una cosa que para evitar confusiones la diré a nivel general. Ciertamente que estoy dada en hacer aclaraciones pero siempre dentro del ámbito de mi pertenencia ¿quién no las haría al ser indebidamente interpretado?

        Gracias amigo, un saludo!

  • Jorge

    Hola Santiago, es un renovado placer charlar contigo.
    Das unas pinceladas de lo que a tu juicio son verdades eternas que no pueden alterarse. Y estoy de acuerdo, incluso teniendo presente mi posición particular materialista-cientificista.
     
    El memorial de la pasión y muerte de Jesús en la cruz que celebramos en la Misa, junto a su presencia real en la eucaristía, fundamento de la Iglesia y su persistencia hasta el final de los tiempos, simplemente a mi juicio no tiene explicación plausible en ningún sistema de pensamiento sea filosófico, metafísico, mágico, sobrenatural, milagroso, …, ni por supuesto tampoco materialista. Son dones de Jesús a sus seguidores y como tales los recibimos, aunque no tengamos capacidad para entenderlos y explicarlos. Nuestra respuesta es de agradecimiento y derivan de la fe en Jesús y de lo que él quiso hacer por y para nosotros.
     
    La fe en Jesús no se opone al materialismo, siempre y cuando su radicalismo no se vuelva totalitario y se empeñe en explicarlo todo desde su punto de vista. Si lo hace se queda en lo marginal y superficial de objetos y gestos sin rozar siquiera lo que en la Misa-eucaristía sucede. El materialismo no es competente, pero lo sobrenatural tampoco, pues lo único que hace es poner un nombre a lo que no comprendemos.
     
    No me gusta hablar de la Verdad con mayúscula, del Espíritu de la Verdad, porque para mí tiene una fuerte connotación excluyente. Nosotros, los míos, tenemos la Verdad y los otros no. Yo creo que Jesús como Hijo sí conocía a Dios y por tanto poseía la Verdad, el Espíritu de la Verdad, pero nosotros no somos Jesús ni podemos ser Jesús. Jesús no nos da el Espíritu de la Verdad como posesión excluyente, sino como camino, como guía hacia él, y por tanto para nada excluyente y exclusiva sólo para nosotros, al contrario, es llamada a toda la humanidad sin exclusiones que nos incluye como a todos los demás.
     
    Saludos cordiales

    • Santiago

      Gracias Jorge por tu comentario…Evidentemente la Eucaristía es un don gratis, dado por Jesús a todos los que lo acepten…Ningún don sobrenatural puede ser cabalmente abarcado por nuestro entendimiento, es una imposibilidad en esta vida de la tierra…Pero aunque nuestras explicaciones se queden “cortas” y no puedan penetrar en la profundidad del misterio, no podemos reducirlo por ésto “al absurdo”, ni excluirlo “a priori” como ha sido la costumbre de los enemigos del Evangelio desde hace unos siglos…Como dices “los recibimos agradecidos”…puesto si existe algún mérito es porque creemos en Jesús, Hijo del Padre, un misterio hecho humano, que vino a revelarnos precisamente el misterio de Dios..Y el amor de Dios es el que deseó y desea quedarse con nosotros…Por eso le dice Jesús al escéptico Tomás: ¡Porque has visto, has creído!..Bienaventurados los que no vieron y creyeron! (Juan 20: 29)…La realidad total se encuentra tanto en las cosas visibles materiales como en las invisibles espirituales…No “vemos” las últimas pero poseemos suficientes bases para “creer” en ellas…

      Cuando escribo Verdad con mayúscula me refiero a la última Verdad que es la única absoluta, y que solamente está en Jesucristo, el Hijo del Padre eterno…Sin embargo, estoy de acuerdo que no puede ser excluyente, todo lo contrario, puesto que El vino para “dar testimonio a favor de la verdad. Todo el que está a favor de la verdad, oye Mi voz” (Jn 18:37)…El sin duda es el Camino, la Verdad, y la Vida en Si Mismo…ES la Verdad Absoluta la que nos hace caminar hacia El y nos guía con Su gracia para que lleguemos hasta el final…Entonces ya no será la verdad espejismo..no veremos la imagen…sino que poseeremos la realidad total…ES por pura misericordia que El se ha revelado…para que podamos tener una experiencia tenue, pero real, de Su Amor infinito…Es por pura misericordia que podemos pensarle a El, y es misericordia habernos dado la capacidad de poder caminar hacia El, y encontrarle…

      Es esta Verdad la que todos buscamos, está abirta a todos ya que TODOS somos llamados…Nuestra conciencia nos lo está diciendo…puesto que ha de existir algo mejor que la mentira, que el abuso, que la injusticia, que el crimen, que el mal de este mundo…La Ciencia presupone la verdad objetiva..busca experimentar para probar lo que es cierto, lo que responde a nuestras indagaciones, a lo que hemos corroborado con nuestras inducciones, intuiciones, deducciones, especulaciones. Es esta Verdad la opuesta al relativismo moral y general…en el consenso universal por la búsqueda de lo que es mejor, lo que está bien…Este es el Camino en el que estamos ahora…por un mundo mejor..

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

  • Santiago

    Jorge, me ha dado mucha alegría saber de ti y leerte de nuevo…Coincido contigo en que se debe predicar la esencia del cristianismo de una manera “entendible” para los que quieran entender…ya que siempre habrá algunos que rechacen todo vestigio de la predicación cristiana en esta lucha cósmica y continua que se está desarrollando en el presente entre el bien y el mal.

    Sin embargo, aunque podemos cambiar todo lo que sea necesario y podamos hacerlo para darle sentido a nuestra realidad cristiana de hoy,…… Jesús habló para todos los tiempos…El promete que el Espíritu de la Verdad permanecerá con nosotros para siempre (Juan 14: 16-17)..Porque El mismo rogará al Padre que nos dará un Protector que estará siempre con su Iglesia…

    “No ruego por éstos solamente sino por los que crean en Mi por medio de su palabra; que todos sean uno como Tu, Padre, eres en Mi y Yo en Ti, que también ellos en Nosotros sean uno para que el mundo crea que Tú me enviaste” (Juan 17: 20-21) (las negritas son mías)…Jesús ruega por nosotros, su Iglesia, que se encuentra batallando en medio del mundo para predicar el Verdad del “enviado del Padre”..Es el mismo Jesucristo quien ha consagrado la Iglesia a la Verdad….. que es El mismo…

    Por eso, Jesus nos deja el Memorial de su Pasión antes de su muerte en la Cruz y nos ordena celebrarlo. Así en el Catecismo mas antiguo que se conoce y que data del siglo I, la DIDAJÉ se lee:

    Pero cada Día del Señor juntaos y partid el pan, y dad gracias después de haber confesado vuestros pecados, para que vuestro sacrificio sea puro” 

    Y Justino Mártir en el 155 nos da la descripción mas completa y perfecta de la Misa que no se diferencia en lo esencial de la nuestra en el 2019..

    A pesar de todas las tribulaciones y ataques el sacrificio de eucarístico de la Cruz permanecerá con nosotros hasta el final..puesto que Jesús estará con nosotros “hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28:20) y las poderes del mal jamás podrán vencer a Cristo y a Su Iglesia…

    El mandamiento del Amor permanecerá puesto que Jesús dice que el primer mandamiento entre todos es amar a Dios con todo el corazón y con toda la mente y con todas las fuerzas…el segundo semejante al primero….y la “guarda de Sus mandamientos” es requisito para seguirle y “entrar en la vida eterna”….en la Plenitud del Reino de Dios…Esto es lo que no cambia…es una verdad eterna…

    ¡Enhorabuena por tu presencia entre nosotros!. Un abrazo

    Santiago Hernández

     

  • Jorge

    Hola
    ¿Me permitís intervenir? Llevo mucho tiempo sin participar en Atrio, ocupado en otros asuntos no encontraba ocasión ni tiempo para hacerlo.
    Vamos al asunto.
    La teología tradicional se elaboró en un contexto de pensamiento mágico, en el que lo sobrenatural, los milagros, los espíritus, …, estaban presentes por todas partes. En un contexto científico-tecnológico todo ello es expresamente suprimido. En consecuencia, si queremos hacer “la misma” teología de forma comprensible y creíble, en este contexto, tiene necesariamente que expresarse con un lenguaje distinto, sin salirse del marco materialista-cientificista que se nos propone. Por ello no se trata de cambiar la realidad que propone ese marco o universo materialista del discurso, ampliándola con significados profundos o místicos como propone Arregui, sino hacer teología justo en el marco del materialismo-cientificista y no fuera de él.
    ¿Se puede hacer? En mi opinión lo creo posible tomando la Plenitud Humana como clave interpretativa, sobre la cual el materialismo-cientificista nada tiene que objetar ni qué decir. Y es que de la Plenitud Humana en Cristo puede derivarse su divinidad, su encarnación-resurrección, …, incluso la Trinidad, sin recurrir a explicaciones sobrenaturales.
    No es necesario eliminar el kerigma, lo esencial que se nos ha transmitido desde el principio que identifica la fe cristiana, como Santiago defiende. Lo que sí es necesario es elaborar un nuevo relato con otro lenguaje para decir lo mismo, sin cambios en la base de la identidad cristiana, pues el relato y lenguaje tradicional lo hacen incomprensible y de nula credibilidad, si la teología se empeña por las bravas a mantenerlo tal cual en un contexto tan diferente.
    Saludos cordiales.

    • ana rodrigo

      Jorge, qué alegría volver a leerte. Un abrazo

    • Mª Pilar García Martímez de Aguirre

      ¡¡¡Que bueno volverte e tener en este Atrio tan querido!!!

      Un gran abrazo.
      mª pilar

    • Jorge

      Gracias, Ana, MªPilar, Santiago, …, por vuestra cariñosa acogida.
      Espero responder a vuestras expectativas, al menos en Julio y Agosto puesto que en Septiembre voy con mi hermana (de 81 años con energía envidiable) a Tierra Santa y luego me quedaré con ella un tiempo, en el que lo más probable es que no podré participar en Atrio.

      • Carmen

        Hola Jorge.
        Me gusta leerte.
        No sé si sabes quién soy, pero yo sí sé quién eres tú.
        Cuando vayas a tierra santa date un cocotazo en el muro de las lamentaciones por mí. Alguna vez lo haré personalmente. Me encanta.
        Un abrazo

  • George R Porta

    Me sigue sorprendiendo esta costumbre de llamar Iglesia exclusivamente a la jerarquía, la parte corporativa, la institución o como se la quiera llamar, como si el resto no fuese parte de la Iglesia. No lo comprendo, pero viendo que tan frecuentemente esa dicotomía es la base de la conversación, pues eso, quizás es tiempo de que acepte de que el errado sea yo.

    Esta pasado Sábado fui a la cárcel del condado de Dade, al sur del de Broward donde vivo, a reemplazar a un colega que no podía ir a visitar a su paciente-presidiario o presidiario-paciente.

    Me topé con un señor de 36 años, muy alto y fornido, deprimido como una ostra que intentó el suicidio porque su hijo murió de leucemia muy poco después de ser condenado a 10 años de encarcelamiento con derecho a revisión de la condena por uno de esos crímenes de «cuello blanco» relacionado con su antigua posición en el gobierno local y una malversación de fondos.

    Me contó que siempre había sido evangélico, Bautista, y que había dejado de creer y de practicar su religión desde mucho antes de que le condenaran hace cuatro años. En la prisión conoció unos grupos religiosos que van a visitar a los presos y que los presos, cuando asisten a sus actividades, reciben una especie de reducción de la condena. Si asisten a esos cultos o actividades por una hora, pues se les reduce la condena por causa de esa «buena conducta» en esa misma proporción. Si en el mismo día van hasta a cinco cultos de cinco religiones distintas, aun así, la reducción s de cinco horas. El paciente de mi colega ya tiene un saldo de 150 horas, o lo que es lo mismo, en este momento saldría 6.25 horas antes. Eso explica la popularidad de estos actos religiosos en la cárcel. Me llamó la atención su comentario de que las menos populares son las eucaristías católicas porque los presos aborrecen a los pedófilos. En la prisión en la que estaba cuanto intentó suicidarse for ahorcamiento, se veía mal que un preso asistiera a los eventos católicos. En esta otra, en cambio, en la que se encuentra ahora que es de presidiarios con problemas mentales, la situación es más o menos la misma, pero nadie critica a nadie no importa a qué culto vaya. Es como si los enfermos mentales o considerados tales, en realidad fueran más civilizados.

    Me contó por iniciativa propia su relación con Dios y, desde luego, siendo Bautista de formación, pues creció leyendo la Biblia diariamente e interpretándola literalmente. Me función era la de escuchar hasta que nuestra conversación llegara a un punto en el que pudiera ayudarle con su pesar por la muerte de su hijo y por su culpabilidad porque no pudo acompañarle. Parte de la situación es el divorcio. Cuando lo condenaron, el abogado que lo representaba pudo salvar el domicilio de su familia y algo de dinero a base de divorciarlo de su esposa. Su hijo aún vivía y se lo reprochó y él mismo no ha podido superar la situación.

    Es un tipo religioso haya sido ladrón o no, aplastado por el peso de su existencia, de cómo la ha llevado y la lleva. Sigue pensando que no desea vivir porque se le hace demasiado cuesta arriba y, paradójicamente, lo que le detiene de repetir el intento de suicidio es que cree que éste sea un pecado tan grave que no pueda obtener el perdón de su Dios, entre otras cosas porque es lo mismo que hizo Judas Iscariote.

    Cuando salí de verle nos despedimos porque mi colega continuará tratando de ayudarle. Yo salí sintiéndome más agradecido por mi existencia, con sus goces y sombras, sus luces y angustias y, desde luego, con las horas de sueño tan similares a la muerte.

    Una cosa me quedó clara. Escucho despotricar contra la religión, lo religioso, la gente religiosa y me parece que sea justificado. Por otra parte, me alegra que este infeliz con quien posiblemente no me toparé más, esté sujetándose hipócritamente de la religión para al menos reducir su condena y salir más temprano de la cárcel, tratar de recomenzar una existencia, esperemos que mejor, y que al menos pueda ir alguna mañana a sentarse junto a la tierra bajo la que los restos de su hijo que deben estar convirtiéndose de la pudrición a la fertilidad, un proceso irónicamente comparativo al que sufre su infeliz padre.

    • Alberto Revuelta

      He leído detenidamente su texto y testimonio y como hoy he estado bastantes horas en la asesoría en las 3000 y visto y oído algunos destruidos como el amigo bautista decla carcel que narra, he recordado lo que contaba hace unos días sobre la destrucción física del Señor crucificado. Todo está relacionado pues las destrucciones han de ser asumidas para sacarlas de la oscuridad del abismo y darles calor y respeto y cariño para que recuperen dignidad, o eso pienso. No está bien visto ni entre cristianos fundamentalistas afascistados hablar de Jesús muerto y destruido en el gráfico modo en que usted lo describió. Pero ese dato real es asumido en toda su dureza para poder seguirlo si se quiere hacer del Jesús real, la estrella de la mañana y el lucero de la tarde de nuestras vidas. Lo vivo así y le agradezco que lo haya recordado con crudeza. Como vivo en medio de miserables oprimidos por los relumbrones del progreso para otros, saber que aquel que tira adelante y permite permanecer ahí puede ser pintado como usted lo hizo es de agradecer. Sinceramente

      • George R Porta

        Agradezco su comentario. Desde luego solo es justo recordar que Isaias ya había propuesto lo que ocurriría a quien tratase de ser redentor. En mi profesión e imagino que en la suya será por el estilo, veo mucha gente rota, a mayor o profundidad de sus grietas, y hace mucho que vivo convencidos que siempre quedo más endeudado con ellos/as que lo que ellos/ellas puedan tener que agradecerme por intentar ayudarles.
        Acá abunda en los templos las estatuas del Galileo resucitado y se han ido desapareciendo las cruces. Hará pronto cincuenta años que no puedo ir a pasar un rato contemplando la Antigua imagen del crucificado de la catedral de Pinar del Río, lugar donde nací, que siempre, desde niño me impresionó mucho por que es una representación muy elocuente no del sacrificio sino de lo que somos capaces de hacer cuando se trata de excederse en el castigo so pretexto de justicia.
        En fin. Gracias.

  • GIORDANO BRUNO

    Dicen los científicos: La materia ni se crea ni se destruye, únicamente se transforma.

    Dicen los científicos que la luz es onda y partícula, siendo dos términos antitéticos.

    • Carmen

      Hasta que Einstein los relacionó. Creo recordar que le dieron el Nobel por su teoría sobre la luz . Creo.
      Porque no hay más antítesis que las que nosotros creamos en nuestra cabeza cuando desconocemos la realidad.
      Por eso creo, creo, me parece que quizás la iglesia reformada desde su base , que no es otra que sus planteamientos teológicos, con la infraestructura que tiene construida a lo largo de veinte siglos, podría influir un montonazo en ‘ el descubrimiento de un nuevo mundo’
      Pero a lo mejor es pura utopía lo que digo. No sé.
      Pura Evolution.

      • Carmen

        O quizás trae cuenta que desaparezca. Pero eso es que lo veo tan, tan imposible…

        Si me dieran a elegir. Si tuviera en mi poder la varita de Harry Potter, lanzaba un hechizo a todos los obispos , cardenales, jefes de dicasterios, que por cierto no llego a entender lo que son, pues les lanzaría un hechizo de olvido y que no tuviesen más remedio que elaborar una nueva teología de acuerdo a los tiempos actuales.
        Pero no la tengo.
        Bueno, compré una en la tienda de Londres en la estación, pero cuando me la llevé a clase y le mandaba hechizos a mis críos, no funcionaba del todo. Eso sí, nos lo pasábamos genial.

  • ana rodrigo

     
    Yo creo que la Iglesia no tiene que hacer otra cosa que la que está haciendo para que la gente abandone en masa la religión tal como lo está haciendo. 
     
    Que Francisco se implique en la lucha contra el capitalismo, la desigualdad, a favor de los pobres, contra las injusticias, o contra la destrucción del medio ambiente y cuestiones de esta índole, yo diría que ¡qué menos!, lo hacen muchos y muchas líderes de otros ámbitos no religiosos. No hace falta ser Papa para implicarse en estos asuntos, que está muy bien que lo haga.
     
    Pero desmontar las creencias milenarias que la sociedad actual ya no acepta, eso no lo va a hacer jamás ningún Papa. La Iglesia-Institución seguirá por los siglos con quienes la quieran seguir así.
    Y, dentro del Cristianismo, habrá minorías y mayorías de toda índole, pero la sociedad actual mayoritariamente va por otros derroteros no religiosos.

     

  • oscar varela

    Hola!

    “pro-“

    “post-“

    “pos-“

    Ok!

    ¿Y mientras tanto: qué?

    • Asun Poudereux

      Seguir dándole protagonismo, por defecto y por exceso. Día sí, día no, me pregunto, Oscar, si da comisión por ello. Creo que le sale gratis desde hace siglos. Cuando tú vas, ha ido y vuelto…infinidad de veces…

      Y ahora mi pregunta, ¿Y por qué será?

      • Alberto Revuelta

        Esta semana hay elecciones para la junta de gobierno y hermano mayor de la Hermandad de Penitencia de la Esperanza de Triana. El cuerpo electoral está compuesto por 10.500 hermanos de ambos sexos. En una ciudad de menos de setecientos mil habitantes hay unos setenta mil personas hermanos de cofradías de penitencia. La realidad es lo que cura.

  • javier pelaez

    Estando básicamente de acuerdo con lo que dice y también comprendiendo que hay muchos tipos de iglesia católica-yo durante algunos años de mi vida pertenecí,o eso creo,a la iglesia de base,aunque yo a mí no me doy mucha importancia porque soy “culo de mal asiento” o,como decía mi madre qepd,soy inconstante o como diría Groucho Marx, “jamás pertenecería a un club del que yo formara parte”,o algo así-el problema de la iglesia institucional es que es una institución hierática.Estaba yo asistiendo este fin de semana en Alicante a las fiestas de San Juan.Estaba fuera de al concatedral esperando a una amiga que estaba rezando dentro y fuera observaba a las bandas de música que tocaban y asistían a la ofrenda floral que había en los muros externos de la catedral.Observaba lo que evidentemente es una fiesta popular porque allí tocan los instrumentos desde los tios/as más normales hasta un tio con los pelos de colores(lo de los pelos de colores lo digo porque yo observaba si eso era una fiesta de todos).Cuando salió mi amiga le pregunté,¿por qué no entran las bandas de música dentro de la catedral?.Ella me contestó:”nadie se lo prohíbe”.Respuesta no muy exacta porque la ofrenda floral se pone fuera de los muros de la catedral…Como yo tengo una vocación de tocapelotas bastante consolidada,os digo que creo que la iglesia española es una institución hierática,no conoce la alegría del pueblo(en otras latitudes no es así).No os preocupéis cuando me jubile,me postulo como obispo de Alicante…

  • Carmen

    Señor Arregi. Qué dios le bendiga. En un bálsamo para mí cabecita de mujer, limitada, como todo buen católico, observante de la ley sabe.

    Buen día.

    • Carmen

      Me ha encantado lo que ha dicho de la materia. Es rigurosamente cierto. No sabemos qué es ni por qué es. Menudo jaleeeeeeo con el bosón de Higgs. Eso fue apasionante.
      Estamos como para decir qué es y cómo es y cómo actúa y qué pretende eso que llaman dios.

      Somos una especie alucinante. Si no fuésemos tan, tan absurdamente soberbios nos iría infinitamente mejor.

  • Carmen

    Perdón Santiago. Qué es la doctrina de Cristo? Lo que dijo , que las palabras exactas no las sabremos nunca, o lo que se desprende de los evangelios?

    Sabe usted perfectamente en qué registro lingüístico están escritos los evangelios y también sabe que se escribieron hace dos mil años por hombres, hijos de su tiempo, como nosotros somos del nuestro. Ni una mujer. Otro gallo cantaría.

    El señor Arregi tiene razón, toda. Al menos para mí limitada cabecita de mujer, y digo esto porque si usted hace caso a eso que llaman la doctrina de la iglesia, está claro que soy inferior a usted, que es varón, y por ello, pues por ello mil ideas ya insostenibles.

    Usted no puede  aceptar determinadas cosas que dice la iglesia. No debe.  Hay muchísimo en juego. Su cabeza que ha dedicado tantísimo tiempo a pensar en cosas de éstas, no puede entender un montonazo de ellas. Pero está convencido de tiene que creerlas. Y en la fe no tiene por qué haber lógica.

    No sé puede imaginar lo que le respeto. Tiene usted un encaje bestial, como no he visto otro. No es fácil pertenecer a un grupo de amigos como atrio y mantener sistemáticamente y también defender una idea contraria al grupo. Y además no pierde la calma. No se puede imaginar hasta qué punto entiendo la dificultad de su postura. La dificultad.

    Por favor. Sabe que la iglesia necesita una reforma profunda, como dice Arregi una vez que acaba la loa al papa Francisco. Usted lo sabe. Por qué no colabora? No me refiero a que se vuelva a estas alturas un demonio rojo. No es eso. Se lo dije hace muchos meses, cuando me preguntaron qué perseguía cuando aquellos diálogos interminables que a veces manteníamos. Ustedes , los convencidos de que la iglesia católica es lo que es y no se puede tocar un ápice de los fundamentos teológicos, ustedes pueden hacer muchísimo por la evolución de la iglesia. Porque ustedes en realidad son los que mandan. Se imagina que sucedería si el sector más conservador de la iglesia un día sorprendiera al mundo diciendo: bueno, bueno, a ver…y soltara algo como por ejemplo , y qué más da que la virgen fuese virgen o no? Por ejemplo.

    Porque los cambios siempre viene desde dentro del grupo. Los auténticos. Los que proceden del exterior son imposiciones, no cambios .

    Por favor, estamos en el siglo XXI. Por favor, eche una mano a su iglesia.

    Un día verás lo que me va a decir. Y lo entenderé y estaré callada una temporadica.

    De momento , reciba un cordial abrazo.

    • Santiago

      Esta vez el que dice perdón soy yo por haber confundido a los autores. Sólo atenúa mi distracción que el contenido es lo que yo comenté y en eso me ceñí a lo que Arregi escribió.

      Gracias por sus palabras. El hecho de mi permanencia por aquí por tantos años en el cielo de “otra galaxia” sin duda no ha sido fácil. Sin embargo si yo quise a propósito unirme a un grupo que discrepaba y disentía, y al mismo tiempo actuar contra la corriente, a pesar de la dificultad que esto supone, ha sido posible porque mis compañeros, empezando desde arriba, me dieron la oportunidad de expresarme libremente y de muchas maneras me mostraron aprecio, tolerancia, sinceridad y respeto. Dentro de “la disensión” siempre he querido huir de una guerra personal, puesto que como personas nuestra dignidad humana merece respeto máximo. La batalla ha de ser ideológica y no emocional. Por otro lado, nadie quiere perder y por eso la guerra personal es inganable. He aprendido mucho en estos diálogos sobre todo con el estudio más profundo de la coherencia de la fe. No huyo del diálogo y no me ofendo porque no tengan mi misma opinión. Agradezco la oportunidad del encuentro para poder explicar mi postura.

      En el tema, estoy de acuerdo en cambiar lo que se puede cambiar en la Iglesia. Mi postura, a veces, puede lucir demasiado conservadora. Sin decir que esto es artificial y un simple contrapeso, el volver a las fuentes originales de los testigos mártires de la verdad evangélica,… es balancear los extremos, ya que yo creo que la base de nuestra fe católica es suficientemente fuerte como para justificar su defensa y su efectiva actuación en el
      Mundo moderno.

      Soy del Vaticano 2 en su correcta interpretación puesto que el Concilio no rompió con la doctrina sino que intentó ponerla al día para todos. Esta doctrina en su esencia es la de Cristo, Hijo real del Padre a quien El obedeció al revelarnos el camino de santidad. La repetición del KERIGMA de la comunidad primitiva fue la norma en el Siglo I. Este mensaje NO es largo y se trata de la FE en una PERSONA que es Cristo tal y como El se reveló a los TESTIGOS y no como nosotros querríamos que hubiera sido de acuerdo a nuestros conceptos adquiridos en el mundo según nuestro propio criterio. Muy pronto apareció la FE esencial resumida en El Credo y en los actos litúrgicos. No es difícil distinguir lo esencial de la fe de lo que es accidental.

      El cristiano se debe asemejar a la figura real de Jesus de Nazaret. El modelo que presenta el Evangelio en 4 versiones de los testigos es el mismo en el que debemos creer y pertenece a nuestra FE que es la misma de la del Pueblo De Dios.

      Admiro su sinceridad, interés y riqueza personal.

      Saludos afectuosos

      Santiago Hernández

      • Carmen

        Ay Santiago.
        En el fondo nos parecemos. Nos gusta discutir. A mí me viene de familia. Tengo dos amigas gemelas, de esas de toda la vida. Hace poco me contaron que en la alberca, el pueblo donde hemos veraneando siempre, ellas, vecinas nuestras y separadas únicamente por un seto de cipreses por donde los niños podían entrar y salir, ellas, por las noches se iban a su habitación que daba al porche de mi casa, a oírnos discutir. Era superdivertido, me dijeron.
        En fin.
        Aquí cada cual puede creer lo que quiera o pueda creer, faltaría más. Lo que me enerva, me descompone y a veces hace que me convierta en mr. Hyde, es que unas creencias mal llamadas religiosas, influyan poderosamente en la forma de vivir de un número infinito de personas, que pongan barreras al pensamiento , que haga que personas se sientan mal con ellos mismos, por ellos mismos y porque otros buenísimos cristianos logren convencerlos de que son pecadores irredentos y un mal para la sociedad.
        Para mí , ese es el problema.

        Y eso tiene unos fundamentos teológicos. Fundamentos elaborados hace por lo menos dieciséis siglos. Y las cabezas, querido amigo, en mil seiscientos años han cambiado graciasas a dios.
        Pero la teología no.
        Ese es a mi juicio el problema.

        Gracias por lo que dice. A ver si mi cabeza es capaz de contrarrestar esa idea que muchas personas tienen de mi. Hija, eres insoportable.
        Un abrazo

      • Santiago

        No tenemos que sentirnos mal con nosotros, sino transformar lo negativo en positivo. Seguir nuestra conciencia en lo bueno para poder sintonizar con lo mejor de nosotros. Ser cristiano es intentarlo cada día y rectificarnos cada día también lo que pudimos evitar. El examen es difícil pero útil. La gracia hace lo demás. Nada es imposible.

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

  • Santiago

    ES un grado de sumo retroceso que, según Leonardo, la palabra proclamada por Francisco, “anclada” en el anacronismo del pasado, según Boff, NO sea entendida por “casi nadie”, ni pueda “inspirar” a nadie.

    Pero esa misma PALABRA ha inspirado a millones de personas a través de los siglos que es el Evangelio, libro inspirado por la VERDAD de Jesucristo y el que en la actualidad es el más editado en el mundo. Creo que el NT es asequible al “entendimiento” de la “mayoría” de los humanos. El creer lo contrario sería algo que se opone  y pone en duda la capacidad intelectual humana.

    Para ser profética la Iglesia no puede renunciar a la doctrina de Cristo. Esta es eterna y no pasa como nosotros los humanos estamos pasando en un mundo que tuvo principio y tendrá fin.

    Un saludo cordial a todos

    Santiago Hernández

Responder a Carmen Cancelar comentario