Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5444 Artículos. - 86504 Comentarios.

Varufakis

infolibre_logoEn Grecia, Tsipras, obligado por el principio-yugo de realidad, está haciendo lo que Europa le ha dictado, aun a costa de hacer trizas su partido Siryza y perder dignidad ante sus conciudadanos. Luis García Montero, en este artículo de InfoLibre, nos descubre por qué Varufakis fue rechazado por la cumbre de Europa como la peste. No por pedir demasiado para Grecia, sino por querer analizar a fondo el sistema suicida que rige en Europa. Por ser un político-ciudadano.

El dinero manda, nos convierte a los seres humanos en mercancía y a nuestros derechos civiles en negocio. Se privatizan la sanidad, la educación, el agua, la información, los servicios de limpieza, las cárceles… Y, sobre todo, se privatiza la política. Sí, se privatiza un partido político igual que un hospital o un colegio.

Los partidos políticos que diseñaron la arquitectura de Europa trabajaban como organizaciones privatizadas al servicio de la banca y las multinacionales. El horizonte fue la cultura neoliberal y su trampa íntima: no se trataba de desmantelar el Estado, sino de concebir un Estado al servicio del dinero. Más que desregulación, hay una ingeniería política y social capaz de convertir en deuda pública las pérdidas privadas de los bancos y de la economía especulativa.

Los acreedores han sustituido así a los políticos en la toma de decisiones, un proceso puesto en evidencia hasta la saciedad en la crisis griega. En vez de preocuparse por la gente (sus salarios, sus pensiones, su hambre, su dignidad, su desempleo), los acreedores se empeñan no ya en cobrarlo todo –porque hay deudas que no se pueden cobrar enteras–, sino en que no se rompan las reglas de juego que han provocado sus ganancias, la deuda, el desempleo, el hambre y el maltrato de la gente.
El comportamiento de los políticos-banqueros y de la prensa-banquera durante el referéndum griego ha sido un espectáculo indecente. En nombre de la solución económica de un problema grave han intentado, a base de calumnias y amenazas, devolverle el poder a los mismos partidos tradicionales que contribuyeron a crear la situación crítica (por seguir los mandatos del BCE y del FMI) y derribar al Gobierno elegido por los ciudadanos para resolver sus problemas.

La lección importante del dinero, claro está, es que los ciudadanos no tienen derecho a resolver a través de la política sus problemas. Las urnas son un peligro. El comportamiento de las instituciones europeas se mueve así en el oleaje de la cultura neoliberal dominante que desacredita la política. Le compramos con facilidad su cultura al enemigo cuando decretamos el fin de la política, las listas electorales sin políticos, la corrupción de todos los políticos, el todos son iguales, porque esa dinámica sólo sirve para dejarle las manos libres al dinero. Como advirtió Antonio Machado hace muchos años, conviene cuidarse de quien aconseja que no nos metamos en política, porque eso significa que quiere hacer la política sin nosotros.

Nos conviene matizar y no dar la política por perdida. Frente a la puerta giratoria del político-banquero o del político-acreedor, resulta necesario consolidar la imagen del político-ciudadano, es decir, del representante de los ciudadanos. En medio de todas las tristezas de la crisis griega, hemos tenido la alegría de comprobar la dignidad humana de Yanis Varufakis, catedrático de Economía de la Universidad de Atenas y exministro de finanzas. Su comportamiento de político-ciudadano ha causado irritación en el foro de los políticos-banqueros.

No nos engañemos: Varufakis no es un ejemplo de las dificultades que hay entre las promesas electorales y su posterior realización, sino de la correlación de fuerzas que existen entre las mentiras del poder del dinero y la ciudadanía. Una ideología es dominante cuando consigue hacer creer a la gente su mentira: el poder real no reside en la mayoría oprimida, sino en la élite opresora. Como recuerda Varufakis en su libro El Minotauro global (Debolsillo, 2015), este proceso se conoce en la historia del pensamiento como el secreto de Condorcet.

El deseo de denunciar el secreto de Condorcet convirtió a Varufakis en un político-ciudadano. Este economista no es un demagogo y miente mucho menos que los representantes de las instituciones económicas y políticas europeas. Su libro analiza con inteligencia la situación de Europa dentro de la economía especulativa mundial. La imagen del Minotauro, una fuerza cruel, pero capaz de mantener equilibrios, alude a los mecanismos por los que Estados Unidos decidió a partir de los años 70 disparar su déficit como fórmula para alimentar la capacidad de exportación industrial de Alemania, Holanda y China. Las ganancias de estos países volvían después a Wall Street convertidas en dinero especulativo.

El hundimiento de este mecanismo, reconocido por el propio Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de EE.UU. durante 20 años, ha descompuesto el proyecto europeo. El diagnóstico de Varufakis es claro: “Europa se está desintegrando sencillamente porque su arquitectura no era lo bastante sólida para soportar la onda expansiva provocada por los estertores mortales del Minotauro”. Yanis Varufakis no iba a la mesa de negociaciones con propuestas radicales y demagógicas, sino con un análisis económico que obligaba a construir Europa, a repensarla, a poner las instituciones –empezando por el BCE- al servicio de los ciudadanos. Y por eso era recibido como un marciano por unos políticos-banqueros que hablan mucho de Europa, pero que no sienten como suya una identidad que obliga a vivir en primera persona las dificultades de los griegos, los españoles, los portugueses o los italianos.

Varufakis no piensa que los banqueros sean unos malvados insaciables, ni que haya una trama capitalista pensada por alguien para hacer el mal. Piensa que el capitalismo es un monstruo que se desarrolla sin control y que puede convertir en pobreza y autodestrucción propia sus movimientos de extensión. Por eso es imprescindible tomarse en serio unas instituciones con capacidad de control.

La precariedad democrática de Europa es una evidencia. El conflicto griego es el conflicto de Europa. O transformamos el invento ideado por los políticos-banqueros o estamos condenados a una larga agonía de injusticias y desintegración.

13 comentarios

  • oscar varela

    Alexis Tsipras advierte que el único partido que puede morigerar el ajuste es Syriza
    http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-281128-2015-09-07.html
     
    El líder del partido izquierdista griego defendió la firma del tercer rescate realizada por su gobierno, argumentó que los conservadores de Nueva Democracia hubieran traído “medidas aún más duras” y reivindicó la pertenencia de su país a la Unión Europea y el acercamiento a Rusia durante su gestión.

  • h.cadarso

    Perdona, Eloy, yo diría más bien que el sistema financiero en boga no pasa olímpicamente de los problemas que crea al personal, y a los países enteros, exponiéndolos a las privaciones y la miseria. No, no pasa, su objetivo es precisamente ese: DESPOJAR Y DESVALIJAR A TODO BICHO VIVIENTE Y APROPIARSE DE TODA LA RIQUEZA EXISTENTE.
    Africa entera, practicamente entera, si exceptuamos a Sudáfrica y algún otro país, está a merced del FMI, que actúa como padrino y BWANA del continente. Y ya ves cómo le va a Africa, Eloy. Las riquezas que se explotan en Africa se las apropia el sistema financiero internacional, y las que no le interesan al FMI o prefiere guardarlas para regular los mercados, no benefician a nadie…
    Y en Europa pretenden exactamente lo mismo. Lo de Grecia no es algo como eso que llaman “daños colaterales”, no; es el objetivo principal del tratamiento que se le da a Grecia, y que continuarán aplicando al resto de la Union Europea, mejor dicho, a las clases trabajadoras y las que llaman clases medias de Europa. El neoliberalismo se propone reducir al mínimo el número de ricos y aumentar al máximo sus riquezas, y aumentar al máximo el número de pobres y hacerlos cada vez más pobres.
    ¿Por qué no llamamos a las cosas por su nombre de una p. vez?

  • Pascual

    Por otra parte, la cuestión o la madre del cordero queda manifiesto/a en el rico material que aporta el siempre oportuno Óscar.

  • Pascual

    ¡Venga ya, Luis y quien se crea a Luis! Hasta sus versos son falaces; es que no conoce la lógica de la verdad.

  • Antonio Duato

    Magnífica documentación la que aporta Oscar sobre las referencias a Varoufakis que aporta la revista PiensaChile.

    El asunto de Grecia no acaba aquí. Animo a leer y comentar también el post de las declaraciones de Habermas que acabamos de publicar en la columna central. Las presiones financieras pueden hacer añicos la democracia en Europa. Pero un cambio de política en las instituciones europeas, forzada por fuerzas democráticas unidas como un núcleo duro dentro de Europa podrían variar el curso de la historia. Y Varoufakis ahí sigue políticamente vivo.

  • oscar varela

    Hola!
     
    LA TROIKA: UNA PUTA MADRE QUE PARIÓ LOS PARAÍSOS FISCALES.
    ………………………….
     
    ¿Título atrevido?
     
    Se trata de poder escuchar el ruido que no escuchamos
    porque nos es en-sordecedor (in-audito) de tan grande que es.
    ………………………….
     
    Recibo el siguiente Correo:
     
    Nos han querido hacer creer que son los Estados de Bienestar los responsables de su propia quiebra, porque son ineficientes, y que el único sistema posible es uno con estados mínimos que no ofrezcan ni educación, ni salud ni pensiones ni nada, y que las quiebras hay que remediarlas con recortes de pensiones e inversión estatal en salud y educación. Y que Grecia quebró porque eran flojos y los alemanes trabajadores.
     
    ¿No será porque cierto estrato de la población que ganaba muchísimo montó una máquina como la de Penta (Chile), y sacó todo su dinero a Paraísos Fiscales, amparados por ciertos estados?
     
    ¿Por qué Suiza nunca entra en guerra cuando Europa se mata?
     
    Porque es un paraíso fiscal a conveniencias de los países que están metidos en la guerra donde los ricos de los países solidariamente tienen metidos todos sus dineros y no pagan impuestos en ningún lado.
     
    Y hay ciertas convenciones que están por sobre la guerra.
     
    Como ser Inglaterra y USA, que son aliados, pueden pelear con Alemania porque Hitler era impresentable, pero a la hora de los perdonazos los alemanes eran buenos chicos y les perdonaron las reparaciones de la 1ª. y de la 2ª. Guerra Mundial. Y no les cobraron nunca la cagada que dejaron en Grecia.
     
    ¿Pero los Griegos? ¡Que se jodan! A esos fuera de robarles todos los monumentos, estatuas etc. no se les perdona nada.
     
    Y tampoco a los rusos, o a los españoles, ni a los italianos, llegado el caso.
     
    Y a los argentinos, menos, y no sabemos qué pasará con los chilenos llegado el caso, si se llevarían los ventisqueros al hombro, hasta la última brizna de pescado incluyendo el fondo marino, y el Litio gratis, por camionadas.
     
    http://piensachile.com/2015/07/los-80-000-millones-que-necesita-grecia-estan-en-suiza-y-son-griegos/
    ……………………………
     
    NOTA particular: El Asunto de los PARÍSOS FISCALES ya tuvo –hace poquito- un Post en Atrio.
    NOTA general: ¡¡¡ES EL SISTEMA, ESTÚPIDO!!!

  • ELOY

    Pregunta Oscar: 

    “¿Te parece seguir yendo todavía?”

    Y respondo: ¡¡¡ Sí Oscar !!! ¡¡¡ Adelante!!!

  • Román Díaz Ayala

    Dice Pepe: “Todavía no he leído en ninguno de estos artículos que van de pregresistas que la deuda pública se puede interpretar como el más perverso mecanismo de privatización de lo público”
    No puedo estar más de acuerdo.
    Casualmente Luis García Montero escribe aquí mismo:  “Más que desregulación, hay una ingeniería política y social capaz  de convertir en deuda pública las pérdidas privadas de los bancos y de la economía especulativa”.
    Recuerdo que Antón Losada ( “Los piratas de lo público”) viene denunciando estos hechos desde un primer momento y no pierde ocasión en sus columnas periodísticas, en su labor de comentarista de radio y de televisión. Podría citar a José Carlos Díez (Hay vida después de la crisis) y su análisis de cómo en un primer momento, cuando se hablaba de “refundar el capitalismo” parecía de sentido común dejar caer a las entidades financieras  contaminadoras. Así en los Estados Unidos, y en Islandia, sin ir más lejos, aunque arrastrasen a muchos particulares, pues las deudas  estaban en el ámbito privado. (Pobres metidos a capitalistas por libre acceso al crédito)
    ¿Qué ha pasado en  Europa?
    Nos hemos movido por condicionamientos muy particulares. La ideología ha jugado un pésimo papel con unos cargos europeos-funcionarios de muy baja capacidad política y en manos de los expertos.
    En definitiva: una concertación. Y estamos pagando los más débiles.
     
    pero esto no responde a lo que de fondo quiere decir Pepe: ¿Por qué no reivindicamos a Zapatero?  Nuestra democracia “es representativa, lo era hasta la llegada de los emergentes y lo sigue siendo a pesar de los emergentes ( lo mismo en Grecia) y había un fonde legitimador en su iniciativa por la reforma constitucional que afectaba a la deuda pública. ¿Qué pudo existir un más amplio consenso?  El clima político actual en España demuestra que nó y que tuvo que lidiar el toro de la crisis en solitario. (Lo mismo le está pasando ahora a Tsipras, pero no por convencimiento, sino por necesidad)
     
    A propósito; el artículo de  Luis García Montero está cargado de intencionalidad política en clave española , ¿No lo véis?

  • Antonio Rejas

    Aunque Varufakis no lo piense y a pesar de la diferencia entre sus conocimientos y los míos, yo estoy convencido de que los banqueros son unos malvados insaciables (la profesión lo exige) y que existe una trama neoliberal pensada para que la situación actual perdure y evitar cualquier posibilidad de volver al anterior estado de bienestar que  iba peor para sus intereses. Realmente el llamado estado de bienestar nunca fue global porque siempre existió la pobreza extrema, causada a lo largo de la historia por las élites económicas y políticas del momento, antes de la llegada del sistema capitalista estructurado en la actualidad para conducir a la miseria a los productores de la riqueza que se reparte entre una minoría. Y esto no es demagogia barata porque los hechos demuestran lo dicho.

  • oscar varela

    Hola ELOY!

    ¡Eso! Tienes razón!

    Nosotros (el Patido Solidario “Psol”) proponemos que lo financiero sea un SERVICIO financiero. Y ese concepto de Servicio en terminología legal quiere decir al que TODOS tienen DERECHO”.

    Así p.e. el acceso al AGUA. Son los casi ninguneados BIENES COMUNES.
    …………….

    Sin embargo nos hacen pagar por el uso del SOL y del AIRE y del ESPACIO.

    Se nos quiere venir encima EL GRAN HERMANO, que no es una TECNO-CRACIA sino una PLUTO-CRACIA ¿no?

    ¿Te parece seguir yendo todavía? – Óscar.

  • ELOY

    Las finanzas no son – no debieran ser – más que un instrumento de la economía.

    Así entiendo la definición de “sistema financiero” como conjunto de normas, instituciones y recursos orientados a la financiación de una economía, es decir, a la satisfacción de las necesidades de un conjunto determinado de personas. (País, grupo de países, asociación, zona geográfica …) 

    El liberalismo reciente -neoliberalismo – desgraciadamente ha convertido,  el “sistema financiero” en un “mercado financiero” autónomo y  sin otra finalidad que sí mismo en beneficio de los que en él operan y al margen de las necesidades de la economía real, es decir al margen , de las necesidades de las personas.

    El lema de este “mercado financiero”, que se tiene como objetivo a sí mismo, por encima de cualquier otra finalidad o consideración, viene a ser algo así como:  “manténganse mis reglas aunque se hunda el mundo”, es decir aunque se hunda la economía real, aunque se hundan las personas.
     

  • pepe blanco

    Empiezo a estar un poco harto de leer supuestos análisis de supuestos expertos supuestamente escritos desde la izquierda sobre la situación actual de Europa y sobre las políticas de austeridad.
     
    Mucho bla, bla, bla, pero, en general, ninguno incide en el problema de fondo: la deuda pública. Muchas personas de estas que ahora critican las políticas de austeridad supongo que fueron las mismas que criticaron duramente a Zapatero por la reforma constitucional que afectaba a la deuda pública.
     
    Todavía no he leído en ninguno de estos artículos  que van de progresistas que la deuda pública se puede interpretar como el más perverso mecanismo de privatización de lo público.
     
    Tampoco he leído en ninguna parte que la deuda pública estructural y aquella cuyo vencimiento se extienda más allá del período ordinario de una legislatura, provocan situaciones absolutamente antidemocráticas, pues hipotecan la labor de gobierno de unas personas que son elegidas para un período de tiempo determinado, personas que ni tienen por qué pagar las deudas de quienes les precedieron en sus cargos, ni tienen ningún derecho a hipotecar las decisiones de quienes las sucedan.
     
    Cualquier ama de casa sabe que, si tiene unos ingresos X, los gastos tienen que ser, como máximo, X. Y si gasta más, se endeuda.
     
    Pues exactamente lo mismo ha pasado con las administraciones públicas: si gastan más de lo que ingresan, se endeudan. Y la deuda hipoteca el futuro. Y, lo que ha pasado en ciertos países europeos en crisis, es que el nivel de ingresos de los estados u otras administraciones públicas, ha disminuido mucho, lo cual ha obligado, por fuerza mayor, a reducir gastos, so pena de aumentar la deuda pública a límites insostenibles.
     
    Es cierto que al reducir los gastos del Estado se contrae la economía. La salida no pasa por un mayor endeudamiento, sino por la inversión productiva. Pero eso no es nada fácil ni inmediato. En un país como España, cuyo tejido industrial y comercial dependía sobre todo de la construcción, al entrar ésta en crisis, el tejido se rompe. Hilar otro nuevo, no es una tarea para cuatro años.
     
     

Deja un comentario