Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

abril 2014
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
7201 Artículos. - 109733 Comentarios.

Reintegrarse en el espacio y en el tiempo

BoffDesde los años 70 del pasado siglo, quedó claro para gran parte de la comunidad científica que la Tierra no es solamente un planeta sobre el cual existe vida. La Tierra se presenta con tal balance de elementos, de temperatura, de composición química de la atmósfera y del mar que solamente un organismo vivo puede hacer lo que hace ella. La Tierra no contiene simplemente vida. La Tierra está viva, es un superorganismo viviente, denominado por los andinos Pachamama y por los modernos Gaia, el nombre griego para la Tierra viva.

La especie humana representa la capacidad de Gaia de tener un pensamiento reflejo y una conciencia sintetizadora y amorosa. Nosotros los humanos, hombres y mujeres, damos la posibilidad a la Tierra de apreciar su lujuriante belleza,  contemplar su intrincada complejidad y descubrir espiritualmente el Misterio que la penetra.

Lo que los seres humanos son en relación a la Tierra lo es la Tierra en relación al cosmos por nosotros conocido. El cosmos no es un objeto sobre el cual descubrimos la vida. El cosmos es, según muchos cosmólogos contemporáneos, (Goswami, Swimme y otros) un sujeto viviente que se encuentra en un proceso permanente de génesis. Caminó 13,7 miles de millones de años, se enrolló sobre sí mismo y maduró de tal forma que en un rincón suyo, en la Vía Láctea, en el sistema solar, en el planeta Tierra emergió la conciencia refleja de sí mismo, de dónde viene, hacia donde va y cuál es la Energía poderosa que sustenta todo.

Cuando un ecoagrónomo estudia la composición química de un suelo es la propia Tierra la que se estudia a sí misma. Cuando un astrónomo dirige el telescopio hacia las estrellas, es el propio universo el que se mira a sí mismo.

El cambio que esta lectura debe producir en las mentalidades y en las instituciones solo es comparable con el que se realizó en el siglo XVI al comprobar que la Tierra era redonda y giraba alrededor del sol. Especialmente la consideración de que las cosas todavía no están terminadas, están  continuamente naciendo, abiertas a nuevas formas de autorrealización. Consecuentemente la verdad se da en una  referencia abierta y no en un código cerrado y establecido. Sólo está en la verdad quien camina con el proceso de manifestación de la verdad.

Importa, antes de nada, realizar la reintegración del tiempo. Nosotros no tenemos la edad que se cuenta a partir del día de nuestro nacimiento. Tenemos la edad del cosmos. Comenzamos a nacer hace 13,7 miles de millones de años cuando empezaron a organizarse todas aquellas energías y materiales que entran en la formación de nuestro cuerpo y de nuestra psique. Cuando eso maduró, entonces nacimos de verdad y abiertos siempre a otros perfeccionamientos futuros.

Si sintetizamos el reloj cósmico de 13,7 miles de millones de años en el espacio de un año solar, como lo hizo ingeniosamente Carl Sagan en su libro Los Dragones del Edén (N. York 1977, 14-16), y queriendo solo destacar algunas fechas que nos interesan, tendríamos el cuadro siguiente:

El 1 de enero ocurrió el big bang. El 1 de mayo la aparición de la Vía Láctea. El 9 de septiembre, el origen del sistema solar. El 14 de septiembre, la formación de la Tierra. El 25 de septiembre, el origen de la vida. El 30 de diciembre, la aparición de los primeros homínidos, abuelos antepasados de los humanos. El 31 de diciembre irrumpieron los primeros hombres y mujeres. Los últimos 10 segundos del 31 de diciembre inauguraron la historia del homo sapiens/demens del cual descendemos directamente. El nacimiento de Cristo habría sido precisamente a las 23 horas 59 minutos y 56 segundos. El mundo moderno habría surgido en el segundo 58 del último minuto del año. ¿Y nosotros individualmente? En la última fracción de segundo antes de completar media noche.

En otras palabras, hace solamente 24 horas que el universo y la Tierra tienen conciencia refleja de sí mismos. Si Dios dijese a un ángel: “busque en el espacio e identifique en el tiempo a Denise o a Edson o a Silvia”, con toda seguridad no lo conseguiría porque ellos son menos que un grano de arena vagando en el vacío interestelar y empezaron a existir hace menos de un segundo. Pero Dios sí, porque Él escucha el latir del corazón de cada uno de sus hijos e hijas, porque en ellos el universo converge en autoconciencia, en amorización y en celebración.

Una pedagogía adecuada a la nueva cosmología nos debería introducir en estas dimensiones que nos evocan lo sagrado del universo y el milagro de nuestra propia existencia. Y eso en todo el proceso educativo, desde primaria hasta la universidad

Después, es menester reintegrar el espacio dentro del cual nos encontramos. Mirando la Tierra desde fuera de la Tierra, nos descubrimos como un eslabón de una inmensa cadena de seres celestes. Estamos en una de los 100 mil millones de galaxias, la Vía Láctea. A una distancia de 28 mil años luz de su centro; pertenecemos al sistema solar que es uno entre miles de millones de otras estrellas, en un planeta pequeño pero extremadamente favorecido por factores propicios a la evolución hacia formas cada vez complejas y concientizadas de vida: la Tierra.

En la Tierra nos encontramos en un Continente que se independizó hace cerca de 210 millones de años cuando Pangea (el continente único de la Tierra) se fracturó y adquirió la configuración actual. Estamos en esta ciudad, en esta calle, en esta casa, en este cuarto, y en esta mesa delante del ordenador desde donde me relaciono y me siento ligado a la totalidad de todos los espacios del universo.

Reintegrados en el espacio y en el tiempo nos sentimos como diría Pascal: una nada delante del Todo y un Todo delante de la nada. Y nuestra grandeza reside en saber y celebrar todo eso.

Traducción de MJ Gavito Milano

4 comentarios

  • pepe blanco

    Me satisface comprobar que el comentario de olga refuerza mi punto de vista. Está claro que un mito tradicional como el de la inmeculada concepción de la virgen María no engaña a casi nadie. Es más, a una persona inteligente como olga no puede sino parecerle oscurantista, bárbaro e insultante.
     
    Sin embargo, mitos contemporáneos, como este que divulga Boff y que afirma que la Tierra es un superorganismo viviente que tiene en los seres humanos su órgano de intelección, y a pesar de ser igual de falso que la inmaculada concepción de la virgen María, es lo suficientemente atractivo como para que incluso personas inteligentes como olga, les parezca estupendo y disfruten con él.
     
    Por todo lo dicho, discursos como este de Boff me parecen muchos más dañinos que un sermón sobre la inmaculada concepción.

  • olga Larrazabal

    Me parece interesante el cambiar la mirada y verse como parte del organismo Tierra y parte contribuyente al organismo cósmico que es el Universo.  Haciendo una especie de existencia-ficción he llegado a pensar que nuestra vida humana es la experiencia en 4 dimensiones de un gran organismo del cual formamos parte.
    Todo esto no quita tiempo para regar las plantas y lavar la los platos de la cocina, y es bastante más bonito que el cuento de la virginidad de ninguna mujer, que me parece de un oscurantismo bárbaro y un insulto para mi género.

  • George R Porta

    Soy bastante abierto a cualquier cosa nueva y a las innovaciones pero pocas veces he visto tanta ciencia ficción entremezclada con teología-ficción. Es más, me pregunto si lo segundo no sea un especie de redundancia y lo la mezcla de ambos simplemente locura.
     
    El espacio de la Tierra ya está dañado y no es posible deshacer esos daños. Así la partícula “re” delante de “integrarnos” carece de sentido.
     
    Como el envejecimiento del cuerpo en escala mucho menor, mirando a las mismas estrellas, el proceso de cambio de lo natural ni puede, ni tiene y muchos menos debe ser detenido o cambiado. El Universo o el multiverso, lo que sea esta situación en la que nos vivimos ya es lo que es y si ha sido dañada, que lo ha sido, no puede deshacerse el cambio. Las estrellas que estallaron solamente presagian el estallido de la Tierra en su momento y parece que ese sea el curso natural de la vida.
     
    De hecho la opinión de que la hayamos dañado el ambiente es más el resultado de la vieja y ridícula pretensión de que las cosas debieron ser diferentes como si supiéramos cómo debieran haber sido, que ninguna otra cosa.
     
    En moral el pecado se define asumiendo que sabemos lo que no debió ocurrir pero en la percepción amplia de las cosas, la muerte es, para el muerto/la muerta moralmente equivalente lo mismo si resulta de una cuchillada infligida por un criminal, un cirujano negligente, un suicida que se la administra o un vidrio cortante en el transcurso de un accidente. Lo que quiero sugerir es que ahora solamente resta vivir en este espacio que ya es lo que es, ha perdido aquello que haya perdido y no podrá ser mucho de lo que pudo ser si su historia hubiese sido diferente porque la única historia que ha tenido es esta que transcurrió.
     
    Como dice el refrán, agua pasada no mueve molino. Adán y Eva hubieran podido vomitar la manzana que habían comido pero ese gesto de arrepentimiento no hubiera cambiado los hechos. (Hablo mitológicamente, desde luego).
     
    Este enlace conduce a un reportaje ilustrado del continente plástico que se ha formado en el Pacífico: https://revistarumbos.lamula.pe/2013/10/23/el-continente-de-plastico-sigue-flotando-en-el-pacifico/rumbos/. No sé qué querrá hacer Boff con ello pero dudo que pueda ser de alguna utilidad.
     
     
    Como no soy un tipo brillante, lo único que se me ocurre es no dejar de reciclar la basura de mi casa, ahorrar papel, y tratar de cuidar las plantas de mi jardín y no arrojar basuras en las calles ni utilizar fertilizantes en mis parterres aunque las rosas no sean grandes y los claveles no huelan tanto.

  • pepe blanco

    Casi prefiero los sermones sobre la inmaculada concepcion de la virgen María. Por lo menos, los mitos tradicionales ya no engañan a nadie.

Deja un comentario