Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
7268 Artículos. - 110875 Comentarios.

Fronteras, 28/5/24

Campaña CIES-NO en VALENCIA

En ATRIO cada domingo desvela Alberto sangrantes problemas en África y vergonzosas injusticias en políticas europeas de frontera. No está solo. Como en otras ciudades, en Valencia todos los último martes de mes hay manifestación de CIES-NO a la puerta del antiguo cuartel de Zapadores convertido en campo de concentración. Ayer Joan Sifre, ex secretario de CCOO y miembro de CC Populares, pronunció el siguiente manifiesto. Yo ya no puedo ir, pero estoy con los manifestantes. AD.

Buenas tardes, amigas y amigos. Gracias por vuestra solidaridad e implicación en defensa de los derechos de las personas aquí encerradas y de los derechos de todas nosotras, puesto que los DDHH son indivisibles. Gracias por vuestro apoyo a la Campaña por el cierre de los Centros de Internamiento de extranjeros, CIEs.

Estos centros de internamiento y otros semejantes (CETIs, CATs…) continúan siendo los principales instrumentos y la gran apuesta de las políticas europeas para conseguir “un mundo más seguro”; así lo entienden. No escatimarán dinero para esta seguridad: muros, fronteras, Frontex…sospecha, miedo, racismo preventivo…

El 14 de este mes de Mayo, el Consejo Europeo adoptó el Pacto Europeo sobre Migración y Asilo (PEMA) que se justifica en “el intento de conseguir una gestión ordenada de las llegadas, crear procedimientos eficientes y normalizados, asegurar el reparto equitativo de la carga entre los Estados miembros de la Unión Europea”. Como podéis ver en la exposición de motivos no hay ninguna referencia a la solidaridad, la acogida, la justicia, la aportación necesaria de la inmigración en nuestras sociedades envejecidas, ni cualquier otra consideración positiva de la inmigración.

En resumen, tal como se decía en el comunicado de prensa posterior al Consejo, el PEMA garantizará un “sistema migratorio” más justo, más reforzado, más eficaz, más seguro, más solidario…(entre los Estados-miembro y al servicio del mercado del Norte Global). La solidaridad sólo la entienden así.

Sí, cuando se habla de solidaridad en el PEMA se refiere exclusivamente a la relación entre Estados: Que éstos puedan evaluar rápidamente las solicitudes, que tengan claro de quién es la responsabilidad de resolver los procedimientos, que se produzca un reparto más equitativo de las “cargas” entre ellos…Todo ello se conseguirá, dicen, con un nuevo reglamento de gestión de asilo y migración, que atienda las situaciones de “crisis migratoria” de “fuerza mayor”, actualizando las bases de datos de las personas que vienen y su registro para un mayor control o creando una nueva agencia de asilo, que mejore, dicen, las condiciones de acogida al establecer un nuevo marco de asentamiento para toda la UE.

Bajo estas declaraciones subyace el mismo modelo, mejor organizado, para aplicar las mismas políticas. Nosotras y nosotros no queremos esta Europa y hemos de confesar que un cuarto de siglo después de Tempere (1999) el resultado no puede ser más descorazonador: Dejan en manos de los diferentes gobiernos y las relaciones entre ellos lo que debería ser una política comunitaria europea alternativa, de vías seguras y de acogida de la inmigración. (Un ejemplo claro de “intergubernamentalismo” sustitutivo de un compromiso común del conjunto de la “Unión”. En cuestiones consideradas “molestas”, sálvese el que pueda).

Resulta curiosa la hipócrita mala conciencia de la UE. Si vamos a sus orígenes, por ejemplo a la “Declaración Schuman” del 9 de Mayo de 1950, uno de los textos fundacionales de lo que con el tiempo llegaría a ser la “Unión Europea”, allí se decía que “Europa se hará gracias a realizaciones concretas que creen una solidaridad de hecho”. Hoy, parafraseando este texto, podemos añadir: “también es cierto que Europa se deshará con realizaciones concretas que nos alejen de la solidaridad de hecho”. El PEMA es una de estas concreciones que nos alejan de la solidaridad que nosotras y nosotros defendemos.

La existencia de los CIEs es un caso flagrante que manifiesta que nos alejamos y vamos en sentido contrario de lo que es justo, de la dignidad de todas las personas, de la solidaridad y la acogida, del trato humanitario.

Estas últimas semanas hemos visto cuán lejos estamos ya de aquel deseo de paz, de renovación de las bases de convivencia y democracia…al convertirnos en sede de la ultraderecha mundial y europea, de la internacional “negacionista”. Son los mismos que hacen de las personas migrantes culpables de todos los malestares y fracasos de nuestras sociedades y no tienen más programa que recortar aquello que nos iguala.

Estos partidos que “aspiran a gobernar” ponen en duda los valores sobre los cuales se asienta nuestra débil convivencia y nuestras libertades, la tolerancia y el respeto, los avances sociales que, no lo olvidemos, podrían ser peores y deberían ser mejores.

Estamos aquí ante la puerta del CIE y nos encontrarán igualmente enfrentados a las políticas de inmigración y asilo que pisoteen los derechos humanos. Nos encontrarán enfrente de la violencia.

Decía Bernanos, “Ninguna persona debería de ignorar aquello de lo que es capaz el odio paciente y la vigilancia de los mediocres y timoratos”. El odio va calando y las instituciones mediocres y timoratas no sienten, ni son próximas, a las personas que sufren. Miran hacia otro lado y pasan de largo… Pues todo tiene consecuencias! “Nunca un derecho se ha ganado para siempre, como tampoco está asegurada la libertad frente a la violencia, que siempre adquiere nuevas formas” (S. Zweig).

Estamos convencidas y convencidos que si no se superan, como decía Deme, las “fronteras mentales”, cada vez será más difícil que se abra paso la solidaridad. Y, si me apuráis, nuestra concepción de Europa, contrahegemónica respecto de la oficial.

Nosotras no podemos dejar de mirar la realidad desde el Sur Global, solidarizándonos con los pueblos largamente oprimidos por el colonialismo, el capitalismo, el patriarcado. Nos hacemos “próximos” y agradecemos de todo corazón el aprendizaje que con las personas aquí encerradas hacemos cada día de visita: sobre sus experiencias, su voluntad de vivir, su resiliencia, su confianza esperanzada.

Gracias por acompañarlos haciéndoles sentir que no están solos, que hay personas comprometidas en su defensa, la de sus derechos y de su dignidad.

Es tremenda la responsabilidad de que con nuestra fe (como cada cual la entienda) seamos soporte y sobrellevemos juntos la de los demás.

Gracias por tratar de abrir esta puerta infame. Aunque no lo consigamos mantendremos abierta la puerta de nuestra solidaridad que hace mejor el mundo.

Qué queremos? El cierre de los CIEs.

Para cuándo lo queremos? Ya, ya, ya.

Tancarem, tancarem el centres d’internament.

 

Un comentario

  • oscar varela

    “Yo ya no puedo ir, pero estoy con los manifestantes. AD.”Yo tampoco, Antonio,Pero, al menos, abrazar al Sr. Joan Sifre

Deja un comentario