Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

febrero 2024
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  
7295 Artículos. - 111301 Comentarios.

Esoterismo

Esoterismo: Conjunto de conocimientos, doctrinas, prácticas, enseñanzas y ritos de una corriente filosófica o religiosa que son secretos, incomprensibles o de difícil acceso y que se transmiten a los iniciados con exclusión de los profanos

        Carlos, mi amigo abogado, leyó mi artículo DRUÍSMO publicado en un periódico de Galicia. En él hago recuento de numerosos evidentes vestigios de esa religión precéltica. En su comentario, Carlos califica de esotéricas las ancestrales creencias religiosas de los pueblos ibéricos norteños, y cita a Galicia y Euskadi. Lo dice como si ese esoterismo ya no incumbiera a los cristianos.

        Su comentario ha provocado mi reflexión. He analizado, sin pudor, las creencias y prácticas de la religión predominante en Occidente: el Cristianismo. Más concretamente, el Catolicismo. El esoterismo está presente en todas ellas, bien entendido que hay que relativizar la exclusión de los profanos a la institución religiosa.

        La Eucaristía. En los inmediatos posteriores años a la traumática muerte de Jesús el Galileo, sus exdiscípulos y admiradores celebraban periódicas reuniones para rememorar al maestro en una cena. Era la Eucaristía (= ación de gracias). Confraternizaban. Se repartían la comida, principalmente el pan. Eso duró apenas un siglo. Luego, a lo largo de dos milenios, paulatinamente y, sobre todo, a partir del siglo IV, la Eucaristía devino en la actual misa, un cúmulo de esoterismo. Me explico.

        Desde el momento en que un personaje ataviado con toga grecorromana y tocado con mitra egipcia coloca sus manos sobre la cabeza de un varón (en el Catolicismo es nunca una mujer), este último adquiere poderes esotéricos impensables y fuera de toda racionalidad. Con cuatro palabras convertirá un trozo de pan en el cuerpo vivo de Jesús, quien a partir del Concilio de Nicea dominado por el emperador Constantino, es Dios. Con otras pocas palabras sobre el vino, precisamente vino y no otra bebida, hace presente la sustancia de la sangre viva del mismo hijo de María y José. No exagero. Es dogma. Es lo que se enseña y predica con respecto a millones de misas que diariamente se celebran en los cinco continentes.

        Ese varón – sacerdote – también se arroga el poder de perdonar pecados en nombre de una divinidad personificada. Cual chamán o druísta, es considerado sagrado y sus bendiciones son requeridas y valoradas como curativas y divinas.

        No es el caso de proseguir. El esoterismo está presente en el terreno doctrinal y disciplinar del Catolicismo: los diversos dogmas (trinitarios, cristológicos, soteriológicos y marianos), los siete sacramentos, la infalibilidad, las canonizaciones, las imágenes sagradas, las reliquias, las procesiones, las exequias, las peregrinaciones, los jubileos …¿Puede haber algo más esotérico que la resurrección de Jesús o la virginidad de María? María concibe por obra del Espíritu Santo, permanece virgen, da a luz a un dios quien asciende (?) al cielo a donde luego ella se une sin pasar por la común muerte física.

        Todas las religiones, incluidas las monoteístas, rezuman esoterismo. Los fieles, incapaces de comprender, recurren al medium al que ven cercano al Misterio. El pueblo cierra los ojos y otorga su confianza al medium quien participa de los poderes del Misterio y distribuye sus beneficios. Lo ignoto y misterioso, apenas aprehensible por la plebe, se hace presente gracias al poder del medium.

        Los teólogos cristianos, no sólo católicos, vuelven la vista a la espiritualidad druídica. El posteísmo renuncia a considerar a Dios como un ser superior, a antropomorfizarlo y analizarlo. Invoca una espiritualidad de inmanencia. Una identificación con la Naturaleza. Nuestras vigentes viejas teologías, sin excluir la visión del maestro judío Jesús, poco tendrían que ver con esa concepción espiritualista naturalista. Estaríamos ante un panteísmo vivificante y fértil. ¿Es el Druísmo? El universo, toda la naturaleza, es aliento sagrado que nos envuelve y sobrepasa.

        Una retrospectiva al politeísmo grecorromano y egipcio lleva a la conclusión de una cierta coincidencia con el Druismo y un alejamiento de la concepción monoteísta. El dios AMON-RA era algo o alguien, que vivificaba la Tierra y sus seres. El dios ZEUS era también algo o alguien natural que residía en el Olimpo y operaba mediante sus dioses colaboradores en cada uno de los sectores terrestres, incluido el humano. Ambos, igual que los dioses mesopotámicos, eran fuerzas naturales que nos envolvían, nos protegían y nos hacían soñar.

        El homo sapiens del Neolítico habría tenido una concepción y un sentimiento espirituales mucho más auténticos que el sapiens de los últimos seis milenios. El intento y logro de dominar la Naturaleza nos llevó a ilusionarnos con la aprehensión, la domesticación y el manoseo de lo Ignoto. Le dimos nombre, lo construimos y adaptamos, lo humanizamos a nuestro antojo. Una actitud soberbia propia del ser humano que no se detiene ante las dificultades y que no es consciente de su finitud.

Celso Alcaina. Dr. Teología y Filosofía

26 comentarios

  • carmen

    Sí . Literatura. Me encanta. Pero literatura. A veces plantea temas interesantes.Respecto a lo que dice, leeré el artículo. Fíjese, estoy convencida de que el estudio más profundo de la genética y del sistema inmunológico va a dar unos resultados estupendos. Y, sí, el envejecimiento es inevitable. Encuentro de locos, a estas alturas, querer encontrar el secreto de la juventud eterna. Somos como somos. Nos deterioramos con el tiempo. Cómo todos los seres vivos. Ahora, frenar y ralentizar ese envejecimiento y , sobre todo, evitar llegar a ser seres totalmente dependientes, eso sí sería un logro. Y creo que plausible.Saben la historia del robo del cerebro de Einstein? Es un documental que vi la semana pasada. Pobrecico mi Einstein. Menuda injusticia. Buen día. 

  • carmen

    Gracias Mónica.Muy interesante.Ayer me hiciste retrotraerme a mí juventud. Adoraba ese tipo de libro. Si tienes un ratito, lee Frankenstein. Te gustará. Plantea cosas muy interesantes, siglo 19. Su autora, era la mujer de shilley, el poeta. Cuentan que una noche estaban reunidos un grupo de amigos, entre los que se encontraba nada menos que Braham Stoker, y después de hablar de estas cosas, quedaron para reunirse al año siguiente y que cada uno de ellos llevaría una historia. Y Mary Shilley llevó Frankenstein. No sé si es cierto.Para mí, y mira que he leído libros de este tipo, nadie como Poe. Y es un poeta maravilloso. Alucinante. Nunca mejor dicho. Su Anabel Lee, es insuperable. Por lo visto bebía un poco bastante y… Bueno, y El Cuervo está reconocido como el poema con más musicalidad en habla inglesa. Never More.En fin.Gracias.Muy interesante.Olvidada otra vez la catalepsia.

  • carmen

    Mónica.Cómo que existe actividad cerebral después de lo que llamas óbito?Qué tipo de actividad cerebral?Me has dejado muy preocupada. Entonces, se podría revertir el óbito? O es que la muerte de una persona no se sabe con certeza cuando se produce?Uf. Es un tema que desde siempre me ha inquietado un montón. Catalepsia y esas cosas de las novelas de terror. Habrás oído hablar de Poe y otros autores. La autora de Frankenstein, uf, menuda señora. Un libro magnífico. No sé porqué me ha dado la impresión de que has leído el libro, cuando has hecho referencia a los problemas éticos que plantearía un trasplante de cerebro.

    Podrías indicarme algún estudio o artículo sobre este tema que pudiese leer? Pero uno serio. Para novelas ya tengo mis autores.Gracias. 

    • Monica

      Carmen, no te preocupes, y olvídate de la catalepsia. Ya indicaba que en el  comentario que, a día de hoy,  trasplantar un cerebro a un nuevo cuerpo no es ni remotamente posible. Yo lo que he visto es que si el cerebro no recibe sangre ni oxígeno se muere, a excepción, y no siempre, si el paciente está  conectado a un respirador. Es cierto que hay investigaciones en diversos animales que prueban que es posible establecer la circulación de los cerebros sin cuerpo,  los investigadores pudieron restaurar la circulación de estos órganos mediante un sistema de bombas, calentadores y bolsas de sangre calentadas para alcanzar la temperatura corporal, el equipo descubrió que miles de millones de células cerebrales individuales demostraron un estado saludable y la capacidad de funcionar normalmente, evidentemente no no hubo ninguna señal de que los cerebros  recobraran la conciencia, pare eso habría que realizarlo sobre personas. En mi opinión no podemos valorar esta  tecnología como una forma de evitar la muerte, al memos de momento, aqui chocamos con todos las cuestionamientos filosóficos, teológicos, etc ….

      Hay, por otro lado, e peligro que cerebros humanos sin cuerpo podrían convertirse en conejillos de Indias para probar innovadores tratamientos contra el cáncer y la enfermedad de Alzheimer.

      Pero como leo en muchos investigadores si el cerebro de una persona fuera reanimado fuera del cuerpo, ¿esa persona estaría despierta en lo que equivaldría a la última cámara de privación sensorial, sin oídos, ojos ni una forma de comunicarse? ¿Ese cerebro conservaría sus recuerdos y su  identidad? ¿Tendría algún tipo de derecho legal?  ¿Podrían los investigadores diseccionar o disponer de tal cerebro éticamente?.

      Por el contrario, un cuerpo si puede vivir sin una parte del cerebro. La hemisferectomía funcional es una de las técnicas quirúrgicas con intención paliativa que se pueden realizar en pacientes con epilepsia farmacorresistente y síndromes hemisféricos, incluso del alzheimer . Se basa en la desconexión neuronal del hemisferio afectado preservando el árbol vascular. Ademas contamos con la plasticidad cerebral es la capacidad del cerebro para adaptarse a los nuevos cambios.

      Es un tema muy largo y técnico. Y no es el lugar y tampoco dispongo de tiempo, hoy acabo unos días de descanso, por eso he intervenido.

      Saludos.

      • JM Garate

        Buenos días.

        Mónica, interesante tu comentario. Pero aunque avancen las investigaciones en el campo neurológico, aún es una quimera que se pueda mantener un cerebro sin cuerpo. No me voy a referir a cuestiones éticas. Recuerdas las barbaridades que se cometieron en la URSS con la experimentación neuronal con perros, reanimar sus cabezas  cercenadas del cuerpo fue un fracaso y la creación de perros bicéfalos un horror.  Soñar con ser Dioses y con la inmortalidad es solo es literatura, buena como dice Carmen pero nada más. El organismo humano no tiene la capacidad para evitar el envejecimiento y regenerarse a sí mismo indefinidamente. Llega un momento en el que la acumulación de daños a distintos niveles: en moléculas (como el ADN), en células, en tejidos y en órganos/sistemas termina poniendo fin a la vida, esa es la realidad.

        Sí podemos evitar un  deterioro prematuro y conseguir una mejor calidad de vida. Imagino que conocerás las investigaciones en el campo del dolor no patologico  de nuestro paisano y colega el Dr Goicoechea, neurólogo que fue del Hospital de Santiago de Vitoria, con su visión que cambio el paradigma en la atención de pacientes con dolor crónico, y sus cursos para el dolor. Importante la información, reeducar nuestro sistema neuronal para que codifique correctamente la información que recibe, tenemos un sistema sanitario en nuestro cerebro fantástico con un servicio de urgencias (el sistema inmunológico) eficaz. Ojalá podamos dejar de crear enfermos “dependientes” que no lo son. Tenemos una sociedad demasiado dependiente de la medicina y de los medicamentos.

        Un afectuoso saludo.

        • JM Garate

          He leído estos días que científicos españoles desvelan la construcción de las autopistas que transportan la información genética en la división celular. Fíjate las aplicaciones futuras de este hallazgo serían claves en enfermedades  oncológicas,  Sabemos que muchos fármacos matan las células cancerígenas, a la vez que las sanas, pero las primeras se reproducen a una mayor velocidad por lo que estaríamos hablando de que morirían antes.

        • Monica

          Hola, brevemente, efectivamente el Dr. Arturo Goicoechea tiene un programa y cursos, sí tiene una amplia experiencia en el campo del dolor no patologico, ya está jubilado del servicio de la Osakidetza, Servicio Vasco de Salud, sus videos y algunas entrevistas se pueden ver en You Tube.

          Y totalmente de acuerdo con tu comentario.

          Un abrazo.

  • Monica

    Todas las personas son respetables y todas las ideas son criticables. Esoterismo, pues bien, fe, creencias, pues vale. Pero  entre el materialismo que dice que solo hay una realidad: la tangible; y el dualismo que dice que hay dos realidades, una tangible y otra intangible o espiritual, prefiero tener  pruebas, que me demuestren  que existe esa realidad intangible y yo ya creeré. Pero si todo es una cuestión de fe, y esa fe se la da ese dios, pues entramos en un círculo vicioso, de difícil solución.

    • oscar varela

      ¿Xabier Picaza difunde los MILAGROS de Jesús en el Evangelio de MARCOS?
       
      (4.2.24.Dom 5 TO). Marcos, un evangelio de milagros (Mc 1,29-39)
       
      https://www.religiondigital.org/el_blog_de_x-_pikaza/evangelio-milagros-Mc-Dom-TO_7_2639506024.html
       
      El pasado 11.3.2023, en la Purísima de Salamanca, parroquia de mi amigo Policarpo Diaz, dirigí un pequeño curso sobre los milagros en el Evangelio de Marcos, partiendo de dos libros que he dedicado al tema: Evangelio de Marcos, VD, Estella 2012 y Comentario al evangelio de Marcos, Clie, Viladecavalls 2013.   
      03.02.2024 | Xabier Pikaza
      …………………………….
       
      ¡En Atrio hay pa´todos los gustos!
       
      Gracias!

    • Antonio Llaguno

      De hecho, Mónica, ni siquiera estamos seguros de que exista esarealidad que tu llamas “material”.

      La discusión sobre que cosa es la materia es muy reciente porque antes era obvio reconoce que la amteria existe. Se puede tocar, se puede ver, se puede oler (En especial si se descuidan los hábitos de higiene), se puede oír, se puede saborear; es decir se puede “conocer por medio de los sentidos”, pero la ciencia moderna nos dice que esos sentidos son engañosos y que lo que “tocamos” no es materia, sino los campos electromágnéticos que rodean los átomos que forman nuestra mano, y lo mismo pasa con el oído, vista, gusto y olfato. Son solo reacciones de nuestro cerebro ante estímulos creados por fuerzas y campos electromágnéticos que componen nuestra “materia”, porque estamos masicamente vacíos.

      Por lo tanto, si queremos saber qué somos, la respuesta va mucho más allá de la materia o el espíritu. No somos ni una cosa ni otra, ni las dos.

      Y es que en mi opinión, no somos “qué”, la pregunta es “quién” somos y no “qué” somos.

      ¿Qué quiero decir? Pues que la identiad del ser humano trasciende de su propia realidad y al mismo tiempo la da sentido. No hace tanto que gracias a un artículo leído aquí en ATRIO, me di cuante de que da igual que sin nosotros los humanos el Universo siga existiendo. Dejará de tener sentido porque no podremos precibirlo.

      ¿Y que tiene que ver esto con el tema del artículo? Pues que yo me guardaría mucho de juzgar las creencias de nadie, por nut supersticiosas o esotéricas que parezcan.

      Es verdad que es necesario desenmascarar a los charlatanes y estafadores que pretenden que su magia puede cambiar la vida de los seres humanos. No hay mas que ver ciertos canales televisivos para darse cuenta que estas estafas están a la orden del día y se aprovechan (Con tarjeta de crédito, por supuesto) de la credulidad y sobre todo de la necesidad de los ignorantes; pero si dejamos aparte a estos charlatanes (Algunos con sotana, casulla y mitra) prefiero pensar de Dios lo que dijo León Felipe:

      Nadie fue ayer,

      ni va hoy,ni irá mañanahacia Diospor este mismo caminoque yo voy.Para cada hombre guardaun rayo nuevo de luz el sol…y un camino virgenDios.

       

  • M. Luisa

    No nos equivoquemos, nuestra tarea humana no es la de unir lo material y lo espiritual, sino que el equívoco viene de haber separado esta unidad primigenia.   Al ir leyendo todo el artículo, pues, mi atención primera fue la de fijarme cómo aquí se entendía el posteísmo, ahora advierto lo que Celso nos quiere decir con  lo de que el Homo sapiens del Neolítico habría tenido una concepción y un sentimiento espirituales mucho más auténticos que el sapiens de los últimos seis siglos. Ahí es donde ha recaído precisamente y hemos de situar    la crítica del racionalismo.  El intento y logro de dominar la Naturaleza nos llevó , dice Celso, a ilusionarnos con la aprehensión, la domesticación y el manoseo de lo Ignoto.     Esta ilusión no ha consistido, sino,  en haber convertido   esta originaria aprehensión  cognitiva que tanto la podía tener el hombre primitivo como nosotros ahora, haberla convertido, digo, o definido como sensación, es  de ahí de donde precisamente llora la criatura  y de ahí a un paso de la inconsciente finitud que nos recuerda también  Celso Alcaina. Un saludo afectuoso!   

    • JM Garate

      No, nuestra tarea humana no es unir lo material y lo espiritual, una unidad, como usted dice,  de haberse separado en un momento concreto y de ahí que el mensaje de Jesús   es que la unión de lo material y lo espiritual es lo que asume el ser humano, y que esa suma es inseparable.

      Un cerebro sin cuerpo y sin mundo sería incapaz de realizar ninguna actividad mental. El cerebro es la estructura tangible más compleja que conocemos, pero la mente y la conciencia no pueden reducirse a la actividad cerebral. Todas las prácticas de desarrollo personal llevan a un mundo en el que la conciencia (la mente y el corazón, la atención y la intención) tienen un papel mucho más crucial que el espacio, el tiempo y la materia.

      Me he dedicado durante años con mis conocimientos, siempre escasos y limitados, por un lado a aliviar el sufrimiento físico y a combatir las enfermedades como médico,  y a  dar a conocer la palabra de Dios como sacerdote. No tiene ningún merito personal, el merito lo tiene la fuerza que me llega de la fe.

      Un saludo.

      • M. Luisa

        No vaya a pensar que mis objeciones sean de desmerecimiento a lo que de esfuerzo le haya costado a usted hacerse con la vida, cosa que ignoro, pero por eso mismo vaya por  delante de ellas mi respeto a su vital trayectoria.  Ahora bien, entrando en el tema, no veo que haya necesidad alguna de llevar a cabo,  para hacer valer esta unidad, imaginaciones absurdas como la de pensar un cerebro sin cuerpo.   Esa unidad solo quedó escindida en la cabeza pensante del ser humano y en consecuencia,  por  tanto,  su  unicidad misma habrá de ser reconsiderada  de nuevo, pero no desde la suma sino desde la inseparabilidad.   

        • Monica

          Un cerebro sí puede existir sin cuerpo, hay ya investigaciones dentro del campo de la neurociencia. Los cerebros pueden estar dañados, pero si las células están vivas, el órgano está vivo.Bien es cierto que está situado en el límite de nuestro conocimiento científico, pero no es muy distinto al de conservar otro órgano. Se conecta el cerebro a un circuito cerrado de tubos y reservorios por los que circula un fluido de perfusión rojo. Este líquido es capaz de transportar oxígeno al tronco del encéfalo, a la arteria de cerebelo y a zonas más profundas del centro del cerebro. Ahora bien, trasplantar un cerebro a un nuevo cuerpo no es ni remotamente posible ahora. Y si lo fuera habrís otras consideraciones de tipo ético.

          Lo cierto es que las neuronas perduran un tiempo tras el óbito, incluso con la falta de oxigeno, tiene una actividad que puede prolongarse durante un lapso de tiempo elevado, aunque el electroencefalograma no de señales de actividad cerebral y esté en paro cardíaco.

          • M. Luisa

            No dudo de esto que  dices Mónica, pero a lo que me he referido aquí no es  de que el cerebro pueda o no existir  independiente del cuerpo (no sé con qué finalidad lo hará la ciencia) sino a lo que con  respecto  a su función  le es propio al cerebro humano.

             

          • Monica

            Sí se a lo que te referías , pero es que es posible, entre comillas, que llegue el día que un  cerebro sin cuerpo  tenga inteligencia, tenga memoria,  produzca emociones  y procese información.

          • M. Luisa

            De acuerdo Mónica, pero dada la problemática  del racionalismo histórico y el retroceso que ha supuesto para la razón desplegar toda su  potencialidad, ¿por qué  fijarse, ahora,  en  probabilidades  futuras sin haber antes resuelto sus innatas posibilidades?

  • JM Garate

    ¿Hay parte de esoterismo en el cristianismo?.  En el siglo I el cristianismo tuvo que defenderse a capa y espada contra el gnosticismo. Es decir que la tendencia a creer en el  demiurgo, el Dios del bien y el Dios del mal, etc., es algo muy antiguo. Que los paganos, es decir los que no creen en un Dios personal aunque creen en dioses, terminen adorando a un fetiche nos parece normal, porque el hombre  necesita de lo trascendente. Los ritos, las apariciones de ángeles, estigmas y hechos extraordinarios, tiene algo de esotérico. El gnosticismo antiguo creía en una separación  total de lo material y lo espiritual, considerando drásticamente malo lo  material y sólo bueno lo espiritual. Por eso se encontraban marcados habitualmente por lo misterioso. La doctrina cristiana enseña lo contrario. En el momento en que el Hijo de Dios se encarna haciéndose hombre deja claro que la unión de lo material y lo espiritual es lo que asume el hombre, y que esa suma es inseparable. Ciertamente es esotérico quedarse en un misticismo  que nos hable de una vida cristiana llena de fenómenos extraordinarios, sin apenas ninguna virtud cristiana.

    Un saludo y feliz domingo.

  • oscar varela

    Buenas noches!

    • oscar varela

      Todos conser­vamos residuos de aquella concep­ción mágica de la vida
      con la cual últimamente se afrontaba el porvenir.
       
      Son las supersticiones. Todos las tenemos.
      Ellas tienen un logos no menos respetable que el que inventaron los griegos.
       
      En nosotros las supersticiones perduran solo en forma residual.
       
      Hoy el futuro nos presente una fisonomía muy problemática, peligrosa.
      Las cosas que nos parecían más estables, se hacen de golpe inciertas.
       
      Parecemos tener un pasado inútil, que nos cuesta respetar.
       
      Nuestra civilización sabe que sus principios están en quiebra, volatilizados,
      y por eso duda de sí misma.
       
      Ninguna civilización murió por un ataque de duda.
      Las civilizaciones perecieron por la razón contraria:
      por petrificación o arterioes­clerosis de sus creencias.
       
      No tenemos otra solución que inventar, en todos los órdenes.
      No cabe proponer tarea más deliciosa. Hay que inventar.
      Los jóvenes —muchachos y muchachas—, tienen la palabra
      ………………….
       
      Además de que los adultos nos dejemos de quejar:
      ¿qué método propondrías, Celso?

      • Antonio Llaguno

        Me ha gustado mucho esta reflexión tuya, Oscar.

        Tanto en la inevitabilidad de la invención como en lo no fatídico de la duda.

        Pero ¿Qué pasa cuando es el más viejo de todos quien tiene que inventar? Es lo que pasa en mi empresa. Es el sino de mi vida

        • oscar varela

          Hola Llaguno!
          1-“Mi reflexión” es solo un “destialdito” de

          [APUNTES SOBRE UNA EDUCACIÓN PARA EL FUTURO] OCT9,665-675
          (Estos “Apuntes” transcriben unas páginas manuscritas redactadas por el Autor en previsión de sus intervenciones en la reunión organizada por el “Fondo para el progreso de la educación” -promovido por la Fundación Ford- que se celebró en Londres en mayo de 1953 y a la que Ortega asistió invitado en unión de otros eminentes pensadores)

           

          2- ¿Qué pasa cuando es el más viejo de todos quien tiene que inventar?

          Pasa que “no sabe lo que pasa” (ya es mucho que sepa lo que le pasó)

          Abrazo!

  • ana rodrigo

    Menuda la que se armó en el universo con la aparición del cerebro en los sapiens. Si nadie se preguntara por Dios, pues las leyes naturales seguirían sus rumbo y crearían la inmensas maravillas que los sapiens le admiramos y nada se  preguntaría el porqué de los terremotos ni los volcanes ni de nada. Pero esas criaturitas infinitesimales en un infinito Universo, hemos sido capaces de hacernos preguntas que necesitan respuestas inasequibles a nuestra razón. Y, sin embargo, la necesidad de encontrar sentido y explicaciones a todo, nos ha llevado -desde que tenemos noticias de la humanidad-  a crear dioses que nos den aquello a lo que nuestro cerebro no alcanza a capturar. Y los resultados los estamos viendo. 

    Dice Celso que se va a centrar en la religión católica, y aquí empieza en “caos”, posterior al que existiría antes del universo. Cuando un católico habla del único dios verdadero y la única religión verdadera, achica su mente hasta excluir a los muuuuuchos billones o millones de seres humanos que han existido y existen en el planeta Tierra, que es lo que conocemos. Esto supone la exclusión de un altísimo porcentaje de nacidos, justamente porque no nacieron en una época o en un lugar donde  donde existiese el cristianismo, y el Dios judeo-cristiano, no le da la gracia y sus bondades, entre ellas,  “la vida eterna”.  Por lo menos, hasta no hace mucho tiempo la Iglesia católica nos ubicaba para entonces, en el limbo o en el purgatorio, o en el el infierno o en el cielo, pero ¡vaya problema que tenemos ahora en cuanto a nuestro destino eterno, cuando ya han hecho desaparecer casi todo menos el cielo.

    Ahora bien, el cerebro humano es una auténtica maravilla, si no puede conocer a Dios, se lo inventa. Una compleja máquina de crear nuevas realidades, buenas, malas o esotéricas.  La enumeración que hace Celso, merece una buena reflexión. Pero dogmas, dogmas, ummm…. 

    Cosas de la condición humana, que necesita asideros para vivir, y ahí tenemos la cantidad y variedad que hay. Nada despreciables si ayudan a llevar la cruz de la vida y de la perspectiva de la muerte. 

  • carmen

    Me gusta lo que dice.Y le admiro por seguir en la brecha. Solamente llevo unos años diciendo alguna cosa y ya no puedo más.Suerte 

  • M. Luisa

    Creo que es un error pensar que el Posteísmo invoque a una espiritualidad de inmanencia  donde por tal se entienda como una identificación con la Naturaleza.  Dios no es el Todo de la naturaleza, si fuese así estaríamos hablando no del posteísmo sino del panteísmo.  Lo que nos ha de regir para comprender su significado no es la idea de naturaleza, sino la idea de lo natural. Lo que siempre está ahí atravesando las cosas reales. Lo que de natural posean las cosas de la naturaleza que en el Universo están. El Posteísmo en una primera comprensión  nos conduce a la idea del Pan-en-teismo. Dios no es el Todo del Universo, sino la trascendencia de las cosas que en él están…ya me disculparan, pero sería inútil seguir si primero no se entiende esto.

Deja un comentario