Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

febrero 2024
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  
7143 Artículos. - 108903 Comentarios.

Crónicas del búnquer (VI)

FUMUS PERSECUTIONIS

Existe una figura jurídica, que se aplica con frecuencia en Italia y que en España ha sido últimamente alegada por políticos juzgados por corrupción que se llama “Fumus Persecutionis” y se aplica a la posibilidad de que una autoridad investigadora actúe con intenciones persecutorias ante un supuesto investigado.

Recientemente y tras la publicación de la Declaración “Fiducia Supplicans” por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, se ha desatado la famosa persecución “Ad Hominem” en la persona de su prefecto, el cardenal argentino Víctor Manuel Fernández.

No trato en esta reflexión de hacer un llamamiento al apoyo al Papa y su prefecto. Para eso, ya ha abierto Religión Digital una web donde cualquier persona puede dar su apoyo público al camino y forma de ver la Iglesia del papa Francisco y seguro que llega a más gente que este pobre feligrés de a pie (Aquí os dejo el enlace por si queréis sumaros https://www.religiondigital.org/opinion/Francisco-defensa-Papa-Iglesia-rigosristas-Fernandez-DDF-apoyo_0_2632236763.html Yo ya lo he hecho), sino de evaluar como se está produciendo esta persecución y como, a criterio de un servidor, están “pinchando en hueso”.

En cuanto se hizo pública la Declaración la ultra derecha más rancia del catolicismo más supersticioso (Es decir como “La Codorniz” pero al revés (*) ) se lanzó a una campaña contra el escrito sin precedentes.

Incluso unos cuantos clérigos toledanos, que ejercen su servicio (Es un decir) en la amazonia peruana unidos a uno de los más representativos laicos del “carcolicismo“ español (Pedro M. Lera, ex director del colegio Juan Pablo II, de Cádiz, propiedad de “Educatio Servanda”, conocida fundación que mantiene varios colegios, todos con el nombre del papa polaco y que promueve la doctrina más severa, anticristiana y supersticiosa así como la educación segregada: niños con niños y niñas con niñas) hicieron una campaña para su retirada y la destitución de Monseñor Fernández.

Apuntaré que a esa campaña se ha unido el 0,014% de la Iglesia católica de habla hispana y apenas un 0,11% de los clérigos, cardenales y obispos de habla española, es decir que, como dicen en mi pueblo, pintan menos que Chafachorras en las Cortes.

Pero, tal y como nos recordaba hace poco Zugasti, ya sabemos que Goebels el comunicador de la Alemania Nazi sabía que cuanto más alto y más se repite una cosa, más posibilidades hay de que se acepte como verdad y debe haber sido muy bien aprendido por estos admiradores del Führer con uniforme del Ejercito de Tierra español trataron, sin éxito, de que esta campaña moviera la silla al papa y su prefecto.

Sin ningún éxito. Ha bastado una aclaración del propio Cardenal, otra del papa y la conciencia del resto del episcopado para que se vaya diluyendo la protesta e incluso los clérigos toledanos en Perú, reconvenidos por su propio obispo toledano, han recogido velas y abandonado la firma (Al menos publica) de la campaña.

Ustedes pensarían que con este fracaso mediático (Apenas alcanzan 400 firmas públicas en Change.org) les habría hecho desistir, pero eso es que no conocen a estos pajarracos. Al ver como decae la propuesta han sacado la artillería y el cuervo del campanario infovaticarca, más conocido como “El Cigüeño”, ha decidido terminar todos sus artículos, con un “Hay que echar al Trucho” (Trucho es como llaman a Monseñor Fernández estos analfabetos puesto que era llamado afectivamente “Tucho”, en un país como Argentina, donde el mote o apodo es habitual).

Sin éxito también. No le hacen caso ni en la Comunidad de propietarios donde vive (Aunque ahí menos, que le conocen en persona)

Entonces es cuando se ha desplegado una serie de descubrimientos, de publicaciones anteriores de Víctor Manuel Fernández (Antes de ser obispo y cardenal) que ya era llamado por el cigüeño y sus palmeros como ”El besucón” por su libro “Sáname con tu boca. El arte de besar”.

Este libro ya era conocido antes de ser nombrado obispo y tras sufrir una encarnizada persecución por el “carquerío” habitual, tampoco fue más allá de resaltar lo cursi del título (En lo cual podría estar de acuerdo) porque no se pudo encontrar en él nada reprochable; pero si pensaban que el bunker se iba a quedar caladito es que no lo conocen. Han escarbado en el índice ISBN y han encontrado más cosas.

No en vano, cuando fue nombrado Ladaria prefecto de la entonces Congregación para la Doctrina de la Fe, su resentido antecesor, el Cardenal Müller afirmó ante Sandro Magister que tenía un dossier entero y bastante voluminoso sobre incorrecciones doctrinales del hoy prefecto que podrían llevar a declararle hereje.

Pues han debido tener acceso al legajo los buitres del búnker puesto que en Caminante Wanderer, Infovaticana, y Specola (3 revistas de la web en clara oposición al Papa) que hacen referencia a un artículo de “La Busola Quotidiana” le han colgado el sambenito de “cardenal hereje y pornófago” por sus alusiones sexuales en un último libro (Publicado en 2009. Han sacado otro a la luz; pero ya el propio Víctor M. Fernández lo retiró del mercado a poco de publicarlo y no he podido localizarlo) llamado “Para liberarte de la ansiedad y la Impaciencia” (Ed. San Pablo. Colección Ser Feliz. Año 2009), donde se le acusa de hacer claras alusiones pornográficas y sexualmente explícitas, incompatibles con la “sana doctrina católica”

Como uno estudió en un Colegio Salesiano y no en uno de “Educatio Servanda”, fui enseñado a que lo mejor es acudir a la fuente, por lo que pude adquirir el libro y leerlo y

¡¡¡“Eureka”!!!

Toda la referencia que en ese libro se hace a algo remotamente relacionado con “algo sexual es un párrafo (Uno solo) donde, en su página 13, escribe: “Cuando todo nuestro ser se unifica en una sola dirección, entonces llegamos al verdadero encuentro, a la fusión, a la unión perfecta, aunque sea por unos minutos. No se trata necesariamente de quietud física, porque esta experiencia puede ocurrir incluso en medio de la excitación de una actividad muy intensa. Esto sucede, por ejemplo, en el orgasmo entre dos personas que se aman”.

Cualquiera que tenga un mínimo de comprensión lectora, puede darse cuenta de que no está haciendo pornografía, sino que está diciendo que ese encuentro (Y también el encuentro con Dios a través del encuentro con el/la otr@) NO ES UN ENCUENTRO FÍSICO, como podría ser un orgasmo, sino que debe ser algo más.

También señalan que cuando habla de algunos métodos de meditación dice: “Poner la máxima atención a un órgano a la vez». «No se trata de “pensar” en ese órgano, imaginarlo o visualizarlo. Más precisamente, se trata de «sentirlo», de percibirlo con sensibilidad. Es experimentar las sensaciones de cada órgano con calma, sin juzgar si esas sensaciones son buenas o malas, pero intentando que ese órgano se relaje y descanse.”

Esto, que es una técnica de relajación previa a la meditación, muy propia de la mística de origen budista o hinduista, NO ENTRA EN QUÉ ORGANO SEA AQUEL EN EL QUE UNO SE CENTRE. De hecho suele empezarse por la propia respiración y hay toda una oración d Anthony de Mello, sacerdote jesuita hindú, ya fallecido, en su libro “El manantial” que nos invita a centrarnos en las sensaciones que experimentamos en el espacio de carne entre el labio y la nariz (El bigote, parta ser más claros) pero la mente retorcida de estos “specoladores” “quotidianos”, “infovaticarcas” y “caminantes sin rumbo”, ¡¡¡VEN EN ESO PORNOGRAFÍA!!!.

El día que vean (Si no la han visto ya, que yo no tengo ninguna duda), cualquier película de Tinto Brass se rasgan tanto las vestiduras que las hacen hilatura fina.

Y lo mejor de todo es que, tras leer el libro (Que yo sí lo he leído, enterito, buscando esas referencias que convierten a monseñor en un “pornófago”), lo que me he encontrado es un opúsculo (Apenas 80 páginas a letra muy grande) delicioso, con consejos muy interesantes para combatir ese mal que nos ataca a todos en el mundo actual, de la ansiedad y la impaciencia.

Consejos, tan pornográficos como buscar la paz, encontrar lo bueno que Dios ha dejado en el/la otr@, perdonar, tener paciencia, ponerse en el lugar del otro o de la otra, empatizar con ell@s, orar, a meditar las cosas, a ofrecer sanamente el dolor sin buscarlo, sin echarle la culpa a Dios de que te llegue un momento doloroso, pero haciendo que tu propio dolor te lleve a entender el de quien está a tu  lado y te conviertas en sanador de dolores, a entender la muerte propia y ajena como algo natural, y en fin, a amar con mayúsculas.

Esta “Fumus Persecutionis” a Monseñor Fernández lo que ha conseguido es que yo haya descubierto un escritor sensible y lleno de la misericordia de Dios y que tenga interés por leer el resto de su obra.

Doy gracias al Papa por haberle puesto donde está.

Y no me extraña que el cardenal Müller lo odie. No solo ocupa el lugar que querría ocupar él, sino que además es todo lo que nunca será Müller y además estará mucho más cerca de ser feliz que él.

Os recomiendo leer este librito (Si alguien lo quiere me lo puede pedir y se lo mando, que el boss tiene mi correo) seguro que descubrís una firma nueva y lúcida de “hacer teología”

(*) Hago referencia a la mítica revista satírica que fue reiteradamente censurada durante la dictadura franquista llamada “La Codorniz” y que se apostillaba como “La revista más audaz para el lector más inteligente”)

(**) Las referencias que hago a Caminante Wanderer, Infovaticana, la Bussola Quotidiana y Specola se pueden leer en el artículo firmado por Carlos Esteban (Otro que tal…) en Infovaticana que se puede leer aquí: https://infovaticana.com/2024/01/24/aparecen-escritos-de-victor-fernandez-en-linea-de-su-pasion-mistica-y-sensual/

5 comentarios

  • carmen

    Y qué tiene que ver Salomón en todo esto?Uf. Es que me pierdo totalmente.Y, te aseguro que el Papa Francisco no está solo, en absoluto. Tiene a un grupo detrás impresionante. Y, además, están jugando genial.Un saludo.

    • Antonio Llaguno

      Pues que la tradición, Carmen, afirma que el cantar de los Cantares fue escrito por Salomón en persona.

      En cuanto a que el Papa Francisco no está sólo, es algo muy relativo.

      Conforme va avanzando su pontificado, hay más curiales que públicamente se significan por apoyar las reformas y el estilo del Papa, pero también, o quizás por ello, lo que se le oponen, que son casi siempre los mismos, hablan más fuerte y se les nota más.

      El apoyo económico de quienes se oponen al Papa, apoyo fundamentalmente llegado de los USA que buscan que la Iglesia católica refrende esa Teología de la Prosperidad que jsutificaría su comportamiento, es enorme y eso se nota puesto que toenen a su disposición medios de comunicación que llegan a todas partes y compran “voces prestigiosas” para apoyar su postura.

      Por eso es vital que los católicos de a pie, apoyen (Apoyemos) al Papa en este camino. Porque es el camino que nos lleva a una Iglesia católica, más cristiana, más libre, más misericordiosa y por lo tanto, más humana.

       

  • Antonio Llaguno

    Pues has encontrado el mismo paralelismo que yo me vengo preguntando desde hace tiempo.No puedo evitar que esta gente, que ve la religión como un conjunto de normas de cumplimiento literal, me recuerde a los fariseos que condenaron a Jesús.Y desde luego Juan de la Cruz o Teresa de Jesús lo tendrían bien difícil con éstos. (Lo tuvieron)Lo del Cantar de los Catares es mucho más gracioso, porque ya se han inventado que Salomón (Que no tenía ningun conocimiento de la predicación de jesús de Nazareth ni de los avatares de la Iglesia Católica Romana) lo que quería era hacer una alegoría entre el amor de Dios y su Iglesia. Dios sería el amado y la Iglesia la amada.Y el problema es que la gente sencilla que confía en los clérigos que les cuentan esas barbaridades, les cree a pie juntillas porque “¿Cómo me va a mentir el cura?”Por eso me he tomado con este celo la tarea de tratar de desenmascarar aquí en ATRIO a esta parte de la Iglesia, que aún piensa que estamos en tiempos de Torquemada, sin darse cuenta de que esta forma de entender la Iglesia, ya era erronea en tiempos de Torquemada.Me da mucha pena lo que están haciendo con el Papa Francisco. Solo hay que acudir a las redes sociales para darse cuenta uno de que probablemente y salvo  el arbitro del partido que le toque jugar al Madrid cada fin de semana (Lo siento, yo soy del Atleti), debe ser la persona más insultada del planeta.Y como le pasa a Victor Fernández, y su libro, es soolamente por animarnos a amar y a ser misericordiosos con nuestro prójimo, porque es la única forma posible de amar a Dios.Me pregunto, que haríamos cada uno de nosotros si Cristo saliera a nuestro encuentro, como hixo con los caminantes de Emaús, y nos dijera: “Necesito tu ayuda”Y la necesita. Estoy convencido de que Dios no puede hacer nada que no hagamos los humanos en su nombre.Muchas gracias por comentar, Juan Antonio. Nota a quien interese: Ya encontre el otro libro de Victor M. Fernández (La Pasión Mística) y lo pongo a vuestra disposición. Es un tratado mucho más específico, sobre la mística y hace un paralelismo entre la mística y la sensualidad. Es interesante. Me interesa mucho menos el tema que el del otro libro pero es interesante. Si alguien quiere leer alguno de los 2 libros que me lo diga por privado. 

  • Juan A. Vinagre

    Amigo Antonio Ll.:

    Gracias por el tema y por la referencia a Religión Digital. La diversidad es buena, y hasta necesaria, porque completa y enriquece; pero si degenera en descalificaciones personales o  enfrentamientos sin base, esa diversidad no es tal, es rigidez ciega revestida de “amor a la verdad” o de “celo de Dios”.  ¿Esta conducta no se parece mucho al fariseísmo que tanto rechazó Jesús?

    Si dicen eso de Víctor Manuel Fernández (y del papa Francisco), ¿qué no dirían hoy de Juan de la Cruz por algunos de sus versos, como:

    -“Entrádose ha la esposa / en el ameno huerto deseado, / y a su sabor reposa / el cuello reclinado / sobre los dulces brazos del Amado…
    -Gocémonos, Amado, / y vámonos a ver en tu hermosura / al monte o al collado, / do mana el agua pura, / entremos más adentro en la espesura… /-… y el mosto de granadas gustaremos…”

    ¿Qué dirían esos “fieles vigilantes”…? ¿Canonizarían hoy a Juan de la Cruz?

    -Y también ¿qué dirían del Cantar de los cantares? ¿Lo admitirían hoy en el canon bíblico?

    Termino con cierta pena, pero sin acritud, con esta pregunta: Los que se manifiestan contra el papa Francisco -y los suyos-, los que se manifiestan contra toda innovación, ¿no se parecen a los sacerdotes y escribas y fariseos que rechazaron a Jesús, por innovador, por no respetar la Tradición?   Con este precedente no nos queda más que el recurso a la voz crítica, como la del Maestro.

Deja un comentario