Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

noviembre 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
7271 Artículos. - 110976 Comentarios.

Sobre la Amnistía

Es tan fuerte la crispación ante posibles leyes e investidura que proximamente se van a proponer al Congreso, que los de derecha no se contentan con llevar los altercados a la cámara, sino que adelantan el futuro debate a las redes y a la calle. Solo se nos ocurre publicar lo que nos envía Zugasti. AD.

“Es la humillación más grande en España en buena parte de sus siglos de historia”

             Alberto Núñez Feijóo.

“Sánchez es un peligro para la democracia y va a liquidar la Constitución”

              José María Aznar

“Es el principio del fin de la democracia”

                 Asociación Profesional de la Magistratura 

“La abolición del Estado de derecho”

                   Vocales conservadores del Poder Judicial.

¡Muy bien dicho!  Me dan ganas de resucitar y echaros una mano.

                    Francisco Franco

 

41 comentarios

  • carmen

    Atentos a las calles.Vamos a perder todos. 

  • Nacho Dueñas

    Y digo yo:

    • Nacho Dueñas

      -Carezco de conocimientos jurídicos para poder opinar acerca de la letra pequeña de la propuesta sobre la amnistía, aunque no creo que le falten objeciones jurídicas, políticas y éticas.

      -Sin embargo, el tremendismo de ciertas derechas (“dictadura”, “autocracia, golpe de Estado”, “ruptura de España”…es un atentado al sentido común. Peores cosas se han hecho en estos 40 años de régimen (los 5 años de no renovación del CGPJ, la reforma exprés de la Constitución en 2011 por parte del PPOE con ZP al frente, el GAL, los desahucios con sus 3.000 suicidios, el corte de luz en la Cañada Real, sin que ni a izquierdas ni a derechas parezca importarte (como si las personas no fuesen más importantes que las ideas), la corrupción del Borbón, y las del PPOE (es decir: PP+PSOE).

      -Lo único que ahora al PP le interesa es evitar -en vano- que el PSOE vuelva a gobernar, y esta reacción irracional contra la amnistía  es un modo de presionar contra ella.

      -De las concentraciones en la calle Ferraz, a mi no me parece mal. Un partido es un actor político, y como tal es susceptible de padecer escrache. Yo lo he hecho frente a algún local del PP en su momento, y estuve varias veces rodeando el congreso. E incluso diría que la mayoría de los manifestantes en Ferraz son pacíficos. Esto se le olvida tanto a las izquierdas como a la gente del PSOE.

      -Incluso, consta que los manifestantes han apartado y cuestionado a la minoría violenta y neonazi. Por ello es un error, si no un fraude, analizar esas manis como un fenómeno del auge de la extrema derecha, como ha hecho Pablo Iglesias.

      -Esas extremas derechas han sido manipulados (junto con los manifestantes pacíficos) por las dirigencias del PP y de Vox, que de modo ambiguo están provocando violencia de baja intensidad (Feijoo culpando a Sánchez y Abascal llamando a la policía a desobedecer órdenes (si bien se han desmarcado, tarde y mal, de la violencia).

      -Todo esto es una estrategia, junto con otras medidas (la declaración improcedente del CGPJ al respecto de la amnistía, el hablar de modo irresponsable de “dictadura”, “golpe de Estado”, “resistencia civil”, y las muy irresponsables declaraciones de Aznar (personaje que, si el derecho penal internacional fuese lo que debe, es posible que estuviese cumpliendo condena por criminal de guerra). Finalidad de las medidas: evitar que el PSOE gane el gobierno calentando la calle, y fomentando la violencia de baja intensidad.

      -¿Cataluña? Yo no soy nacionalista (ni nacionalista españolista”), y detesto al nacionalismo independentista catalán de derechas (el de izquierdas no, aunque apenas lo conozco). Pero la independencia es un derecho, y antes o después, vía referéndum, habrá que preguntarles si lo desean (cono se hizo con Quebec en Canadá,  en Timor con Indonesia, con Irlanda en Reino Unido, etc.

      -Y si la constitución lo prohibe, habrá que reformar la constitución, por razón no del poder, sino por ética democrática.

      Un abrazo a todas.

      Nacho.

    • José María Valderas

      Doña Elisa, he leído su colaboración. Una gozada. Luminosa, rigurosa, sólida exposición sobre un problema penal como es el del levantamiento contra la Constitución vigente. Me ha recordado los artículo de Elisa de la Nuez, abogada del estado. ¿No será usted ella? Ante la menesterosidad demostrada por quienes defienden ese atentado contra la igualdad y contra el estado de derecho, su bisturí es nítido, certero. Gracias, finalmente, por la referencia. Hay en ella un aspecto para mí especialmente grato, la opinión de Enrique Gimbernat, que no renuncia a bajar al barro del debate en las redes. Gimbernat es uno de los penalistas más sólidos del derecho español. Lo vengo siguiendo desde sus colaboraciones en el tardofranquismo en Cuadernos para el Diálogo. No es que sepa latín, es que sabe alemán hasta el punto de haber sido elegido doctor honoris causa por la Universidad de Munich, donde creo profesó. Su breve escolio al artículo es otro cuadro maestro sobre el disparate y la felonía del jefe del socialismo patrio. Produce grima la superficialidad con que se intenta reprobar su inatacable exposición. Gracias y enhorabuena. Estoy convencido que ha hecho mucho bien. La verdad y la luz siempre hacen bien.

      • Elisa

        Gracias Don José Maria. No, no soy Elisa de la Nuez, Secretaria General de la Fundación Hay Derecho, dedicada a la defensa del Estado de Derecho, la lucha contra la corrupción y la regeneración institucional, pero coincido en su defensa del Estado de Derecho y de la legalidad democrática  emanada de la Constitución. Pienso que los juristas debemos posicionarnos de forma clara  y explicar las normas jurídicas que tienen como  objetivo la regulación de las conductas humanas para lograr una convivencia armoniosa  dentro de la sociedad.

    • Isabel

      Coincido con el señor Valderas. Una auténtica gozada el artículo.

  • Isabel

    Cesiones al PNV también. Caminando hacia la quiebra de la caja común de la Seguridad Social. Y es que este pacto va de mucho más que amnistía.¿Por casualidad no conocerán ustedes algún artículo de un defensor de esta vergüenza que con un mínimo de rigor explique sus razones para ponerse de parte de pacto tan infame? Porque lo que yo leo solo sirve para abducidos.

  • Pedro Bosch

    Es que nadie se da cuenta que actualmente tenemos una Ley de Amnistía, publicada en octubre de 1977 y aprobada por todos los partidos políticos de entonces. Que no la rechazó la Constitución actual de 1978. Que se ha intentado anular dos veces, en 2010 y 2012, sin que el gobierno de entonces, con mayoría absoluta, lo aceptara. En esa ley, que sigue vigente, se protegía a todos los que durante la dictadura cometieron infinidad de crímenes, tan solo por pensar de forma diferente a los que usurparon el poder legítimo del pueblo. ¿por que ahora se nos pronostica que, poco más o menos, va a venir el fin del Estado, del Derecho y de la convivencia de todos los españoles? El único problema reside en que los que soñaban con gobernar a su antojo y sobre todos, no lo consiguieron en las urnas y ahora entre amenazas y levantamientos lo quieren lograr. Pues peor para ellos, porque no lo van a lograr.

    • M. Luisa

      Efectivamente, es así! Entre tantos despropósitos y desvaríos, la historia cuenta el hecho vergonzoso de la  resistencia en juzgar al ministro de entonces, Martín Villa. Algo se intentó pero desde Argentina!  Gracias por refrescar la memoria.

    • Román Díaz Ayala

      Hola Pedro

      El Gobierno de Rodríguez  Zapatero  fue desde 2004 a 2011. Mariano Rajoy empezó su primer mandato en diciembre  2011 a 2016.

      Me interesa lo que dices de la,amnistía  de 1977 pero no quiero confundirme antes de hacer mi valoración,  ya que mi opinión  es discordante. Todavía me confunde más  que siendo preconstitucional lo unas a la legalidad franquista

  • carmen

    Y creo que ha sido un error que vamos a pagar muy caro con derecha durante años. Porque no se puede tensionar de esa manera a la sociedad. No se puede. Es una irresponsabilidad que se ha cometido.

    Solamente hay que ver cómo empiezan a estar las calles. Empiezan.Le han servido a la derecha el triunfo en bandeja de plata. Porque la sociedad no entiendo de leyes orgánicas ni de tribunal constitucional. Desde luego no entiendo. Y tengo estudios universitarios. Además de lo que he podido leer, pero eso no importa, solamente importan los títulos.

    Porque aquí todos sabemos quién es Felipe González, ni tan siquiera nombro a Guerra, porque perdió la batalla que ganó Felipe González. Pero tener a este personaje líder del socialismo desde aquella reunión en Francia donde suprimió el término marxista, y ese detalle le permitió ser el Rey del socialismo español y ganar elecciones tras elecciones, tener a ese personaje en contra de la amnistía y no darle importancia porque es una persona del pasado, es no saber qué edad media tiene el votante del PSOE.

    A ver ahora qué hacemos.Puigdemont es una persona que no tiene palabra . En el momento que lo vea conveniente dejará de apoyar lo que crea conveniente.  Cuatro años manteniendo una estabilidad en España?Por favor.Mi lectura es otra. Mi lectura es que cuando salió este señor en aquella  rueda de prensa, al día siguiente, elecciones.

    Pero no confían en el electorado. Creen que no sabemos discernir. Y ellos nos van a salvar de la derecha, pactando con quién haga falta. Aquí no hay ningún tonto. El independentismo catalán no es únicamente Puigdemont, pero únicamente Puigdemont está dispuesto a romper la baraja. Es un problema entre los independentistas catalanes, que no entre todos los catalanes.

    Por favor. No me salven . Ya tuvimos durante cuarenta años a un Salvador. No me salven. Déjenme votar otra vez.Pero no. La masa no sabe discernir. Por ello la reacción maravillosa que hubo en Julio fue pura casualidad. Vale. Pues ya no confío en ustedes, los socialistas.Estamos en paz.

    Y no pienso ni releer lo que he escrito. Me ha salido del alma.Como no sé discernir…como no entiendo lo que es el machismo…como no entiendo lo grande que es el pspa actual…como apoyo a fascistas irredentos…pues no creo que a nadie extrañe.Fin

  • ELOY

    Como sociedad democrática que está ( o debe estar) siempre intentando perfeccionarse y cuya finalidad última es el bien común y la convivencia pacífica;  y  cuya herramienta organizativa es el voto libre y democrático de los ciudadanos, parece razonable que la ley, incluso y especialmente la Constitución, no sea más que un instrumento para la consecución de dichos fines.

    Y porque los individuos vamos despareciendo y las sociedades también se transforman y a lo largo de la historia han ido evolucionando y lo seguirán haciendo, cabe considera ese principio que recoge el Código Civil en su artículo 3º, número 1 , de que,  “las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos y la realidad social del tiempo  en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas> Es decir que aunque haya de atender al sentido de las palabras las leyes han de interpretarse, además de a otros criterios que el el citado artículo dice, atendiendo al contexto, a la la realidad social del tiempo  en que han de ser aplicadas y, (esto es importante)  fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas.

    Por otra parte, ya he comentado en ATRIO que la constitución hace una referencia genérica y amplia  a las “medidas de gracia” de las que únicamente quedan excluidos “los indultos generales“, pues en efecto dice el artículo 62 de la Constitución, en su apartado 1) que corresponde al Rey “ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley, que no podrá autorizar indultos generales” La amnistía es una medida de gracia que no está excluida ni citada en la Constitución singular ni expresamente, porque siendo una medida de gracia está ya incluida precisamente dentro de todo el conjunto de medidas de gracia que de forma genérica, cita la Constitución.Y la Constituciónque sólo menciona a lo que se excluye de las medidas de gracia y no lo que está dentro de esa expresión (medidas de gracia), sólo excluye los indultos generales.Estando pues la amnistía dentro de las medidas de gracia no está excluida sino incluida en el texto constitucional dentro de la mención genérica de “medidas de gracia”. Y perdón por insistirPorque si la expresión “medidas de gracia” tuviese otras excepciones, distintas del indulto general,  tendrían que estar expresamente señaladas. 

    Así que ahora la cuestión estaría en determinar si una amnistía se puede asimilar o identificar con un indulto general. Por lo que creo ya dije en otro articulo en ATRIO la jurisprudencia, ha determinado (según hemos podido leer en la prensa)  que el indulto general es de distinta naturaleza que la amnistía y que entre ambas  figuras jurídicas no hay diferencia de grado, sino de naturaleza

    Pero sea lo que sea, y salvo mejor criterio, la constitucionalidad o no, la determinará en el futuro el Tribunal Constitucional.

    La cuestión ha de centrarse ahora en si nosotros personalmente o como parte de un grupo social, o de un grupo político determinado, queremos o no perdonar ( la amnistía es un perdón) a un grupo e personas, en aras de intentar mejorar la convivencia y la paz social.

    Pienso que es eso lo que ahora lo que importa , sin que nos metamos en ningún problema jurídico que, en su momento, ha de resolver el Tribunal  Constitucional. 

    Y no digo que cada uno haga una cosa u otra, sino que debemos reflexionar sobre el perdón y si lo queremos o no, y porqué. Al efecto vengo recomendando, quizá con poca eficacia, la lectura del ejemplar numero 294 de IGLESIA VIVA que trata del karma y del perdón.   

  • Antonio Llaguno

    Elisa, bienvenida.
    Cuantas más personas nuevas se unan más rico será el debate.Voy a saltarme mi autoimpuesta censura sobre tmeas pòlíticos y trataré de opinar desde fuera de mi ideología que la tengo y es muy clara en este tema.

    Creo que algo tan grave como una aminstía a personas condenadas pord delitos tan graves, necesitaría un pronunciamiento del pueblo.

    Un referendum sobre el tema es lo maximo que un gobierno sensato podría comprometer.Un referendum en toda España puesto que a toda España afecta.Pero claro, ese es el problema ¿No?:) 

    • Elisa

      Gracias Antonio.

      Sí un referéndum está articulado en otros países y sería interesante plantearlo para modificar la Constitución. Pero es un grave error como plantea la amnistía el actual ejecutivo en funciones, y va a plantear muchos problemas. Veo muchas dificultades a nivel constitucional y jurídico y un anclaje imposible en la UE.

  • Román Díaz Ayala

    Esto de la amnistía lo están  convirtiendo en aquel Godot tan esperado de Samuel Becket quien nunca llegaba, pero que mostraba el tedio y el sinsentido  de la vida. Ayer los defensores de la Constitucion soltaron  a los perros de presa anticonstitucionalistas contra los medidores de la  amnistia. Viene siempre mañana, porque en realidad, solo sirve de excusa en lo positivo o en lo negativo. En lo positivo porque cierra con broche de oro la reconciliación con Cataluña y de la propia  sociedad  catalana que se empezó  a urdir con un gobierno “frankistein” con los gobiernos de Sánchez  y los indultos. HABIA QUE ROMPER EL SINSENTIDO DE LA CONFRONTACION.

    En lo negativo, porque pareció a muchos un patinazo político de un odiado Sánchez que tuvo el atrevimiento de romper con el estatus que establecido en varias décadas  tanto el de dentro del partido, como en la confrontación partidaria .

    El 20 de septiembre el tánden  Felipe-Guerra vieron la oportunidad vengativa de actuar como bomberos pirómanos, oportunidad que aprovecharon todos sus rivales políticos.  Unos para sacar ventaja de tal Godot, y otros para acabar con los planes de un gobierno que les diera la oportunidad de volver  nuevamente a las urnas.En lo negativo

  • ana rodrigo

    Hola, Elisa, imaginemos un intento de diálogo en el que tú dices: “Por ejemplo la rueda de prensa más iracunda contra la legalidad y el respeto a las instituciones fue la de la portavoz del Ejecutivo en funciones, que cargó contra el PP, contra el Consejo General del Poder Judicial y contra el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que ha imputado a Carles Puigdemont y a Marta Rovira en la causa de Tsunami Democràtic.  Y tu interlocutor o interlocutora te relatarse lo que ha dicho Feijóo, Cuca Gamarra, Ayuso, Almeida, Abascal, etc. Este intercambio de “y tú más”, ¿podríamos considerarlo diálogo? Yo creo que así no vamos a ninguna otra parte que no sea el enfrentamiento. 

    Y si esto lo hacen los que debieran dar ejemplo de cordura, nada de extraño tiene lo que acabo de ver en la manifestación de esta tarde frente a la sede del PSOE. Y todo contra una ley que aún nadie conoce.

    Esta mañana dije que me daba miedo tanto odio y, ya estamos en plena violencia.

    • Elisa

      Hola Ana

      En mi comentario me refería a la constatación de un hecho criticable realizado por la portavoz de gobierno, cuyo deber es respetar la las instituciones del Estado, y garantizar la independencia  de dichos poderes. Las criticas a la inversa que me indicas no eran objeto de mi comentario, todo lo que es criticable hay que denunciarlo y punto, no es un partido de tenis para lanzarse la pelota unos a otros, hay que asumir responsabilidades, característica que no poseen los políticos españoles.

      La violencia se ejerce desde el poder en muchas ocasiones, y tan criticable pueden ser las manifestaciones violentas  de ahora , como lo fueron las que el actual gobierno de coalición realizaba en las sedes del partido que hoy está en la oposición. La diferencia, el distinto uso que se realiza de la fuerza policial de unos de y otros. También lo mencionaba en mi comentario.

      • ana rodrigo

        Elisa, yo sólo he hablado de un supuesto a partir de lo que tú tu decías como ejemplo de que desde una de las partes quedaba explicando o justificando todo lo que está sucediendo, haciendo que tu comentario cojeara a la hora de explicar una situación concreta, dado que la realidad es poliédrica.

        El y tú más”, nunca funciona en un diálogo. Y, lo que llaman el populismo, es decir, el simplismo, llega directo a determinados colectivos del tipo de los manifestantes de ayer, insultando al rey, al presidente del gobierno (cosa que también lo hace diariamente el jefe de la oposición), deslegitimando a las instituciones, diciendo que la Constitución acaba con la nación, con la violencia consabida y presenciada en directo. A la gasolina no hay que echarle fuego, porque la gasolina es buena y el fuego también lo es, pero por separado. Me estoy refiriendo a la agresividad política, incluso antes de lo de una amnistía que aún no existe. Solamente porque Feijóo asegura que debiera gobernar el que más votos ha sacado en las urnas, mientras la Constitución dice otra cosa y, tan válidos son los votos de un partido como los de otros, a la hora de elegir al presidente del gobierno, porque todos son legales.  ¿O no ? 

        Respecto a las opiniones son libres, por supuestísimo, a la libertad de expresión, por supuestísimo, pero la última palabra la tiene la Ley y el tribunal Constitucional, lo contrario fue lo que hizo Franco con el golpe de estado. Es muy peligroso que la tercera fuerza política del parlamento, Abascal, anima a la policía a desobedecer la ley que él llama ilegal porque lo dice él. El diálogo es otra cosa desde la Constitución. ¿Alguien puede demostrar la inconstitucional de una propuesta de ley que aún no existe? Así que menos alarmismos sobre algo que aún no existe. Y cuando exista, para eso estarán los organismos democráticos competentes.

  • Rodrigo Olvera

    Cuando en el proceso legislativo y/o constitucional se propone la incorporación de una institución jurídica, y dicha propuesta es rechazada en votación,  ésto tiene tiene tanta relevancia para conocer la voluntad expresada por la representación popular como cuando la votación es a favor de aprobar la propuesta.  De modo que ante el argumento de “silencio” respecto de amnistía, hemos de ver si la voluntad del organismo creador de la Constitución fue
    a) no decir nada para que el organismo ordinario decidiera libremente;
    b) si la voluntad del organismo creador de la Constitución no dijo nada porque omitió discutir si aprobar o rechazar la figura; o
    c) si la voluntad del organismo creador de la Constitución fue rechazar la figura.  

    Tenemos varios elementos de cual fue la voluntad:
    i) habiéndose presentado propuestas para incorporar la figura en la constitución, se decidió no incorporarlas;
    ii) habiendo existido la figura de la amnistía en constituciones anteriores, no se incorpora en ésta, con lo que se hizo un acto volitivo de eliminarla de la tradición constitucional española;
    iii) existiendo la figura de la amnistía en el Código penal, con la aprobación de la Constitución se tuvo que modificar dicha norma para eliminar la figura de amnistía.  

    Políticamente considero que la ley de amnistía pudiera ser una salida adecuada. Jurídicamente considero que la Constitución del 78 expresa la voluntad de rechazar la figura de la amnistía. Personalmente considero que el tema de la ausencia de la figura de la amnistía en la Constitución del 78 es uno de los varios temas en que la Constitución del 78 requiere ser cambiada (algunas personas consideran el texto de la Constitución del 78 más sagrado e inamovible que el texto bíblico o los dogmas vaticanos, sin apertura mínima a que necesite ser modificada), pero no hay condiciones ni parlamentarias ni políticas para realizar tal modificación. 

  • Román Díaz Ayala

    Elisa:Quienes le dan valor de constitucionalidad a una posible ley de amnistía ( no olvides que antes tiene que pasar por el Parlamento, y posiblemente  también  se pronunciará  el Constitucional- no puede caber algo más  democrático) también tienen argumentos  que me parecen muy ajustados a Derecho.

    Los valores y principios  que consagra nuestra Constitucion dejaron una armadura suficiente para una materia no vedada y sujeta,al ejercicio de la creación  del Derecho en los diferentes poderes del Estado.

    Por otro lado existe el Derecho comparado y podemos legitimamente referenciarnos a los países de nuestro entorno y al ejercicio de sus medidas de gracia que incluye la amnistía. Es un placer dialogar  contigo.  

    • Elisa

      Hola Román

      Evidentemente la constitucionalidad de una determinada ley tiene que pasar por unos filtros. El actual Ejecutivo en funciones no puede presentar proyectos de ley en el Congreso de los Diputados, según los límites que establece la ley del Gobierno. De este modo, y ante la exigencia de los grupos independentistas de que la ley quede registrada antes de la investidura, queda la vía de registrar una proposición de ley, que debe ir firmada por 15 diputados o por un grupo parlamentario, de acuerdo con el Reglamento de la Cámara Baja. Una vez registrada la iniciativa, la Mesa del Congreso, con mayoría , le daría luz verde para que sea debatida en un primer pleno que decide si se empieza con su recorrido parlamentario o no. Una vez aprobada la tramitación, pasaría a la comisión correspondiente para que las formaciones políticas incluyan las enmiendas que consideren oportunas a la norma.

      Después de su paso por la Cámara Baja, la proposición de ley de amnistía será enviada al Senado. Es aquí donde se podría encontrar con un escollo: El PP ha registrado una reforma del Reglamento del Senado —concretamente el artículo 133—, para dar potestad a la Cámara para decidir si es pertinente o no aplicar el procedimiento de urgencia a las proposiciones de ley que envíe el Congreso. De esta forma se podría dilatar su tramitación por tiempo.
      Si se llega a aprobar pasaran otros filtros hasta el constitucional. No es fácil que si se forma gobierno, lo cual está muy complicado, se llegue a aprobar la Ley. Recordemos que las leyes de amnistía  viene a significar que los delitos no han existido, es decir cuestionar el estado de derecho y la misma democracia. La ley de amnistía de 1977  se aprobó después de la dictadura y afectaba a este periodo de tiempo.

      • Román Díaz Ayala

        Interesante lo que expones que corresponde a la mecánica  parlamentaria, el tratamiento que puede dar al proyecto un Ejecutivo en funciones,  las maniobras de entorpecimiento  preventivo en la Cámara  alta, los filtros posteriores, que muy posiblemente se aplicarían  caso de que la Ley salga aprobada  y luego el Constitucional limando los articulados o negando su  naturaleza

        Lo cierto es que nadie dice que esto es precisamente parte de lo negociado, que serán los negociados sumamente respetuosos con los procedimientos  y el respeto a las formas  del Estado de Derecho, lo cual significa que nada tiene que ver con el Procés de 2027. Solo se informa de los alardes de Puigdemont y camaradas para conseguir que traguen sus  votantes, no se vayan a ERC, y que sean tratados como  traidores a la causa independentista  Sufririan mayor descalabro que Esquerra

        Creo entender que no tienes fresco en la memoria que ETA estaba activa en esa Transición,  y el País Vasco buscaba también  su reconciliación. La Amnistia última abarcaba aquel presente que ya no era la Dictadura, ers una amnistía muy post-Arias 2Navarro, con el primer presidente  de la naciente democracia, Adolfo  Suárez

  • Roman Díaz Ayala

    Gracias  por tu participación.

    Echaba e menos una contribución a los comentarios en la que no tuviera yo la sospecha de que estaba siendo escrito con las vísceras  en lugar de la mente  para argumentar en contra de la introducción de la amnistía como medio político para solventar el grave problema político que tenemos en España con Cataluña.

    No soy jurista y tengo que ajustarme a términos políticos y a la memoria viva del período constituyente, pues pertenezco a la generación del tardofranquismo y la Transición política, es decir, a la generación de después de la guerra civil y que fuimos protagonistas de los acontecimientos y parte activa en la participación ciudadana cuando  estrenábamos un nuevo sistema de libertades y deseábamos ardientemente la reconciliación de todos los españoles.

    Entonces hubo dos amnistías, deseadas y rechazadas, controvertidas y discutidas en todos sus aspectos y alcances. Tenían la clara intención reconciliadora que todos anhelábamos y fueron el mejor bálsamo para la reconciliación que se hizo efectiva con hechos políticos como estos y que dieron el  carácter de firme, sincera y verdadera a la Carta Magna . Desde entonces hemos estado construyendo la sociedad civil, no sin las dificultades que todos conocemos. Aquellas amnistía no pedían el examen de conciencia de los beneficiados ni v un acto público de arrepentimiento con un olvido legal en ambos direcciones. Con ello lo que se curaba eran las heridas de la sociedad civil, para poder afrontar aquel presente con las esperanzas puestas en el futuro.

    Hoy, con tu permiso, me atrevo a afirmar que  podríamos estar en las mismas tesituras, pero hay un entramado de intereses y combinación de ambiciones y revanchas políticas individuales y grupales que lo impiden. Así ha sido cómo  el tema de la  amnistía ha sido sacado de su naturaleza  puramente jurídica para ser convertida en un arma política y en estos momentos una ruptura de la convivencia y un desafío a la armonía constitucional.

    No quiero descender a detalles más de índole política  a no ser que resulten necesarios para dar una mejor explicación a lo que tengo dicho.

    Recordaré tan sólo que entre los juristas, algunos constitucionalistas también, se manejan argumentos tanto a favor como en contra de la cabida de una ley  de amnistía para el caso catalán.

    • Elisa

      Hola, creo que se refiere a mi.
      Algunos juristas, como usted dice, afirman que el silencio en cuanto a su prohibición, la amnistía, equivale a su constitucionalidad, en la medida en que el legislador democrático tiene legitimidad para impulsar leyes en materias no vedadas expresamente por el constituyente; la amnistía sería, dentro de las distintas formas de ejercicio del derecho de gracia, una institución cualitativamente distinta a la del indulto y, por tanto, su falta de prohibición expresa equivale a su constitucionalidad. Pero creo que es una interpretación que no se ajusta a Derecho.

      • M. Luisa

        Hola Elisa, en mi opinión, es un error pensar que la amnistía como ley tuviera que provenir de la estrechez de la Constitución. Me refiero a sobre lo que del tema de la amnistía en   ella no está dicho.  Más bien creo que la constitucionalidad de la amnistía ha de venir dada por la dimensionalidad democrática de la Constitución.    El valor que se puede esperar de la amnistía en estos momentos es de un alcance que va más allá de las garantías  ofrecidas a los líderes políticos del  independentismo catalán, pues  abarcaría  también a situar de nuevo en su lugar a la justicia que obrando, en aquel entonces,  por su cuenta se saltó las reglas del derecho.

        • Elisa

          Hola M Luisa

          Hay una cosa clara. A diferencia de la posición de los ciudadanos frente al ordenamiento jurídico, en cuanto que, al gozar del principio general de libertad, pueden hacer todo menos lo que el ordenamiento les prohíbe, los órganos públicos, que respecto del derecho no parten de una situación de libertad, sino de sujeción, solo pueden hacer aquello que el ordenamiento les permite. Las Cortes Generales no escapan a ese principio: lo único que sucede es que, a la hora de legislar, su sujeción lo es respecto de la Constitución y no respecto de la ley, que pueden modificar o derogar. Y tal sujeción significa que solo pueden hacer, como legislador, aquello que la Constitución les permite.

          En resumen, no solo es claro que, jurídicamente, la Constitución no permite la amnistía, sino también que, políticamente, resulta inadmisible porque degradaría al país y a las instituciones. Es comprensible que un partido intente acceder al Gobierno, pero sería ilegítimo que para conseguirlo prometa adoptar decisiones contrarias a la Constitución y vejatorias para el conjunto de los ciudadanos que, sometidos por igual al derecho, no merecen que se premie a quienes no solo lo han quebrantado, sino más aún, a quienes jactanciosamente han declarado frente a ese derecho su rebeldía.

          • M. Luisa

             ¡Vaya noción de libertad que nos presentas Elisa!  Con la prohibición por delante no se hacen nada extrañas las imágenes ofrecidas por los informativos cuyo protagonismo lo lideran violentos nostálgicos del pasado. Los derechos se han de contemplar mirando hacia el futuro,  no sacralizándolos en abstracto. Los derechos humanos están ahí como algo debido a lo que se ha de ir conquistando y si me apuras también como  un instrumento de defensa frente al poder político. Desde ahí, la historia  de los derechos humanos se comprende no como algo cerrado a meras sujeciones emocionales que se retroalimentan,   sino como obertura  de apropiación de posibilidades. Ahora bien, en el caso que nos ocupa de la amnistía,  la cosa se complica porque en lo  amnistiado ha de entrar también el uso político, y, por tanto, ilegítimo de los tribunales…. No olvidemos que todo empezó  por aquella unilateralidad que el Tribunal español se apropió para suspender una ley aprobada por el Parlament….lo dejo aquí porque me está llegando la noticia que desde Bruselas ya hay acuerdo.  Buen día para tod@s!

  • ana rodrigo

    En este momento, la respuesta más adecuada es ésta que ha dado Carmen, Porque el tema, es de todo, menos sencillo. Además, ni sé el texto de la posible amnistía,“. Si se trata desde la ideología y/o de lo que otros dicen, se queda en opiniones. Yo, como no soy profesional del Derecho ni siquiera opino. Ló único que tengo claro es que este tipo de problemas no resuelven in secula seculorum a base de sentencias, condenas, enfrentamientos o cárcel. Me quedo a la espera. 

  • Elisa

    No caben las amnistías dentro del marco de la Constitución Española de 1978. El silencio de la Constitución sobre la amnistía, que sólo habla de la prohibición de indultos generales, y la ausencia de jurisprudencia constitucional que haya abordado directamente estas cuestiones han dado lugar a que actualmente existan opiniones diversas.   Pero si están prohibidos los indultos generales, con mayor motivo estarán prohibidas las amnistías, cuyas implicaciones son mayores.  En el proceso constituyente hubo enmiendas que trataron de incorporar la amnistía a la Constitución, pero fueron rechazadas.  Dudo mucho que fuese constitucional una ley de amnistía como la que se plantea o anuncia, existe un consenso jurídico mayoritario que entiende que cualquier ley de amnistía debe ser conforme con la Constitución y, en consecuencia, si es recurrida, corresponde el Tribunal Constitucional determinar si su contenido concreto es compatible o no. En este caso, se me antoja difícil que una ley de amnistía como la anunciada pueda superar el test de constitucionalidad, por ser contraria a los principios de igualdad ante la ley e interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos, así como vulneradora del derecho a la tutela judicial efectiva. 

    Por otro lado, a nivel político la amnistía no se incluyó en el programa electoral, ni se defendió en campaña electoral, por parte de los principales partidos de ámbito estatal que supuestamente impulsarán la reforma. Lo que supone un fraude a los electores.  Una amnistía como la sugerida supone, a mi entender, un cuestionamiento de la democracia española y de sus instituciones. Implica desacreditar la respuesta de las instituciones ante la vulneración de la legalidad constitucional. 

  • Elisa

    Me han recomendado esta web o blog de debate, y quiero hacer unas consideraciones sobre el tema que se está tratando.

  • Carmen.

    Porque el tema, es de todo, menos sencillo.Además, ni sé el texto de la posible amnistía, ni lo entendería.Alguien me lo explicará, tengo gente a mí alrededor en la que confío.Y, sobre todo, confío en la democracia de mi país, en todos los recursos democráticos de los que dispone. Y que decidan los que tengan que decidir si alguna ley es o no constitucional.Pero en la calle no me van a ‘ sentir ‘ que decimos en Murcia.Ni hablar.Pero vamos, ni mu. 

  • carmen

    De esto sí que no voy a decir ni mu.

    Me parece tan absurdo que en nombre de la democracia vuelva a oír , la calle es mía, que no digo nada. No voy a colaborar.Ni hablar.  

  • Jaume PATUEL

    Ana, totalmente de acuerdo: ES PREOCUPANTE la inoculación de odio que se está transmitiendo a través de la PALABRA QUE ES FÍSICA, pero  como es legal, no es terrorismo: ODIAD…..y la justicia lo acepta.

  • ana rodrigo

    Partiendo del derecho a  la libertad de expresión, lo que más miedo me da de la actual situación en España, es que a la agresividad social se esté inoculando el odio a quien piense diferente a mí porque solamente yo estoy en posesión de la verdad. Cierto, cada cual tiene su verdad, lo que no nos debe llevar a subir el nivel de intolerancia y hacer imposible la convivencia social. La historia de España está llena de tragedias por este motivo de odio, de insultos, de enfrentamiento, de agresiones a instituciones y personas, hasta el peligro de llegar a la guerra, a las guerras. Si en la manifestación de ayer alguien, defendiendo la Constitución (como dicen) gritaba “viva Franco”, es que algo grave está ocurriendo. Al igual que todavía much@s votantes no hayan entendido que es el Parlamento el que elige al Presidente de gobierno y que todos los partidos que están allí, lo están porque son legales. Son cosas demasiado elementales como para quedarse de brazos cruzados. Y así sucesivamente…. Es preocupante.

    • Elisa

      Yo pienso que hace tiempo que existe intolerancia política promovida por los grupos políticos, se ejerce el gobierno y la oposición de forma inadecuada en un país democrático, lo que provoca y extiende esa intolerancia a la ciudadanía.

      Por ejemplo la rueda de prensa más iracunda contra la legalidad y el respeto a las instituciones fue la de la portavoz del Ejecutivo en funciones, que cargó contra el PP, contra el Consejo General del Poder Judicial y contra el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que ha imputado a Carles Puigdemont y a Marta Rovira en la causa de Tsunami Democràtic.

      Por otro lado, las acusaciones de los sindicatos policiales contra el Delegado del Gobierno en Madrid y contra el Ministro del Interior por ordenar  cargas policiales desproporcionadas contra los manifestantes frente a la sede de Ferraz, con utilización de material ilegal como son los gases lacrimógenos, hecho que no había sucedido en  épocas pasadas.

      Pienso que hay que respetar la libertad de expresión y manifestación, conforme a la ley claro está, a las instituciones, no solo al Parlamento, sino también a los otros poderes del Estado, como es el Poder Judicial. A pesar de que el parlamento pueda apoyar y prorrogar en el poder al actual gobierno, no tiene la legitimidad suficiente entre el electorado. No lo tiene porque basa su mayoría en una  amnistía no legitimada por el electorado, no estaba en su programa de gobierno, todo lo contrario se indicaba que era inconstitucional y que en ningún apoyarían esa medida. La consulta a las bases, con una baja participación, no es significativa porque no representan al electorado, incluso se habla de pucherazo.

      Cada vez estamos pisando terrenos antidemocráticos, muy preocupantes e inadmisibles en una democracia.

  • Jaume PATUEL

    La iglesia nunca va a desaparecer, esperemos que España tampoco (Antonio ROUCO)… así andamos… DELENDA EST HISPANIA….Las dos Españas, ¿las únicas?… Cádiz 1812….

  • Mónica

    Falta una docta  frase, para que nos ilustre, de Don José María  Valderas.

Deja un comentario