Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

noviembre 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
7143 Artículos. - 108903 Comentarios.

Sin educación en igualdad no nos liberaremos de la violencia machista

Una amiga me ha enviado una entrevista de una exdiputada de Podemos Unidas en la anterior legislatura, que considero muy apropiada para comentar la celebración de ayer sobre un tema que debe ser recordado todos los días por todos: la violencia contra las mujeres y estrategias para su eliminación. Y aprovecho para citar también el texto de un manifiesto muy completo que pubicó estos días el FORUM DE POLÍTICA FEMINISTA.  Este este es una tema que debe comprometernos a todos quienes soñamos una humanidad mejor y vemos algunas preocupantes tendencias en jóvenes, adolescentes y nuevos políticos negacionistas del problema. AD..

 

Saavedra: “Sin educación en igualdad no será posible una sociedad libre de violencia machista”

Entrevista en Castellón Plaza a Marisa Saavedra.

CASTELLÓ. Con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, vuelve la pregunta: ¿en qué punto estamos como sociedad? Para perfilar esta búsqueda de respuestas y de análisis dialogamos con la compañera Marisa Saavedra, trabajadora social en el ámbito socioeducativo y colegiada del COTS Castelló.

Una reflexión que Saavedra arranca con una convicción férrea: la del papel que la educación, y las y los profesionales que integran el sistema educativo, juegan en la sensibilización de la población más joven sobre la necesidad de conseguir una sociedad igualitaria y libre de violencias machistas. “Los datos que tenemos en relación a la aceptación y justificación de la violencia de género entre la población más joven son muy preocupantes”, advierte.

Pregunta.- Marisa, entonces, este 25N, ¿dónde tenemos que poner el foco para que la lacra de la violencia de género cese?

Respuesta.- Hay que entender que es una cuestión de derechos humanos que nos afecta a toda la sociedad, que todas las personas y todas las instituciones tienen que implicarse, tienen que trabajar para acabar con las violencias machistas. Y es muy importante la prevención. Es esencial educar en igualdad, acabar con la normalización de conductas machistas, muy generalizadas en la sociedad, también entre la gente joven.

P.- Desarrollas tu labor como trabajadora social en el ámbito socioeducativo. ¿La lucha en favor de la igualdad y de la no discriminación empieza en las aulas?

R.- Sin duda. Si no educamos en igualdad no será posible una sociedad de iguales y libre de violencias machistas. Esto supone preparación por parte del profesorado, transversalidad, y aplicar la perspectiva de género a toda la actividad del centro. Poco a poco tenemos más herramientas legislativas, protocolos de actuación en el ámbito educativo… pero queda mucho para hacer y el reto es enorme para el conjunto de la sociedad.

Tenemos un problema serio cuando hay quien plantea que esta cuestión pertenece al ámbito familiar, que la escuela no tiene que abordar estos temas, o que los padres pueden negarse a que sus hijos e hijas sean educadas en igualdad y aceptación de la diversidad, como se pretende con el llamado ‘pin parental’, que es una barbaridad. Privar a los menores de ser educados en esta dimensión vulnera su derecho en una educación integral, de calidad, que favorezca un desarrollo sano y feliz, y es negativo por la sociedad.

El papel de la educación y el trabajo social

P.- Teniendo en cuenta que la erradicación de las violencias contra las mujeres es un tema complejo que requiere de un plan de acciones multidisciplinario e integrado, ¿qué papel juega la educación en todo este programa de acción la sensibilización entre la población más joven?

R.- Es importantísimo. Los datos que tenemos en relación a la aceptación y justificación de la violencia de género entre la población más joven son muy preocupantes. Hay que hacer un trabajo sistemático de sensibilización y de detección y deconstrucción de patrones machistas que se reproducen en la sociedad y en las relaciones; ayudar a detectar los micromachismos, las violencias de baja intensidad que a menudo continúan estando normalizadas.

LOS DATOS QUE TENEMOS EN RELACIÓN A LA ACEPTACIÓN Y JUSTIFICACIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO ENTRE LA POBLACIÓN MÁS JOVEN SON MUY PREOCUPANTES

Hay que tener muy en cuenta el papel de los medios audiovisuales y las nuevas tecnologías, agentes socializadores de enorme influencia en estas edades, e impulsar programas de alfabetización audiovisual, de análisis y reflexión crítica de los contenidos, de los patrones de género o modelos de relación que reproducen, etc.

P.- Desde el punto de vista del Trabajo Social, la educación es un pilar necesario en esta lucha, junto a la intervención directa con las víctimas y la reparación. Se habla poco de la investigación. La Universidad de La Rioja ha puesto en marcha un Laboratorio de Investigación de las Violencias Machistas desde el Trabajo Social, integrado por docentes y trabajadoras sociales. ¿Qué pueden aportar experiencias así?

R.- Son iniciativas muy valiosas para conocer la realidad e impulsar buenas prácticas. El Trabajo Social es una disciplina fundamentada en la defensa de los derechos humanos, de los valores democráticos y de igualdad, en el empoderamiento de las personas por que puedan vivir en libertad y superar situaciones de acoso, de vulneración de sus derechos, sometimiento, violencias… y entiende estos problemas como del conjunto de la sociedad. Problemas a los que tiene que dar respuesta de manera colectiva.

 

La realidad en los centros educativos

P.- ¿Qué realidad se vive, respecto a la igualdad de género, en los centros educativos? ¿Cuál es la realidad de la provincia en este momento, tomando como referencia el alumnado con el que trabajas, con el que intervienes?

R.- La situación ha cambiado en los últimos años. Hemos avanzado en conciencia por parte de los y las profesionales, en herramientas educativas de prevención, detección e intervención, aunque la realidad es muy desigual, siempre dependiente de si las personas que tienen que impulsar este trabajo lo tienen interiorizado como una cuestión esencial, transversal, y no como actividades puntuales. Los cambios culturales su lentos, pero vamos avanzando.

Y hay que decirlo claro: no ayuda en este sentido el hecho de que fuerzas políticas con responsabilidad en las instituciones sean negacionistas de la violencia de género, y que sus mensajes y decisiones contribuyan a la normalización y minimización de las violencias machistas, llegando a eliminar recursos para hacer frente a esta lacra.

P.- Uno de los lemas para el 25N este año es ‘Nunca es tarde para salir de la violencia de género’. Por tu experiencia profesional y trabajo diario con población infantil y adolescente, ¿cada vez se cae más pronto en este tipo de violencias machistas?

POR ESO ES FUNDAMENTAL, COMO HABLÁBAMOS ANTES, ABORDAR DE MANERA SERIA, Y YA DESDE LA INFANCIA, EL TRABAJO EN RELACIÓN AL USO DE LAS REDES SOCIALES Y EL MUNDO AUDIOVISUAL EN GENERAL. EN LA FAMILIA Y EN LA ESCUELA

R.- Sí, sí, en buena parte por el uso que se hace de las redes sociales o el acceso a la pornografía, cada vez en edades más tempranas, que en muchos casos está propiciando la normalización, la imitación y la revictimización de las víctimas al multiplicar el daño de estas conductas publicitándolas. Por eso es fundamental, como hablábamos antes, abordar de manera seria, y ya desde la infancia, el trabajo en relación al uso de las redes sociales y el mundo audiovisual en general. En la familia y en la escuela. No podemos dejar la educación afectivosexual de los niños y niñas en manos de estas herramientas.

P.- Los principios del Trabajo Social conectan no sólo con la denuncia de las desigualdades sociales sino también con la transformación de las mismas de cara a la consecución de una sociedad basada en la justicia social. Desde tu ámbito de actuación, ¿qué aporta el Trabajo Social en la consecución de una sociedad libre de violencias machistas?

R.- Nuestra presencia en los centros, y el trabajo cotidiano con la comunidad educativa, tiene que aportar sin duda esta perspectiva, propiciar una intervención más allá de momentos puntuales, y poner al servicio de los centros nuestro conocimiento de los recursos socioeducativos externos que pueden facilitar esta tarea, y exigirlos donde no existen o no resultan suficientes.

ATRIO es un Lugar de Encuentro, aconfesional y laico, para buscadores de sentido. Su acceso es libre y sin publicidad. Se mantiene y mejora gracias a la generosa ayuda de usuarios.

  APORTACIONES

20 comentarios

  • Carmen

    Luego el problema es político.El problema es quiénes ganan las elecciones.Para la violencia machista y para infinitas cosas más. El pin parental creo que ya está en Murcia. No lo sé, prefiero ni enterarme. Es una lucha por la escuela. No es un problema por el machismo, va mucho más allá. Porque se quiere controlar a la escuela. Como siempre. Desde que se descubrió hace siglos. Educa a los niños y tendrás hombres con tu ideología. Eso lo sabe mucha gente. Y nosotros, los que fuimos escolares durante el franquismo lo tenemos meridianamente claro.No . El problema no es educar únicamente en igualdad en la escuela. Va mucho, mucho más allá.

    Habrá entonces que luchar por muchas cosas, entre ellas por una educación igualitaria en muchos, muchos aspectos. Y eso interesa a todos, a todas las personas? No sé. Porque qué hacemos entonces con la enseñanza de la religión, por ejemplo? Por poner un ejemplo, se pueden poner mil diferentes.Y eso creo, pienso, opino. 

  • oscar varela

    Buenas tardes!

    • oscar varela

      Para los niños españoles (José Ortga y Gasset)
      es un texto vivaz y directo, que se reeditó póstumamente en más de una ocasión
       
      “El porvenir de España depende enteramente de vosotros los niños españoles. Y dentro de vosotros, niños españoles, depende enteramente de que aprendáis o no aprendáis una cosa. ¿Sabéis cuál? Esto que habéis de aprender y cultivar en vosotros exquisitamente, niños españoles, es lo que en mayor grado faltaba a nuestros padres y nuestros abuelos. ¿Sabéis qué es? ¡Ah!, una cosa que parece muy sencilla. Ésta: distinguir entre personas.
       
      No ignoráis que con el ejercicio y el adiestramiento consigue el hombre perfeccionar incalculablemente su capacidad de distinguir. El pintor llega a notar la diferencia entre colores que a los demás parecen iguales. El músico distingue las más leves divergencias entre los sonidos. Para el que es catador de vinos, como lo fue el padre de Sancho Panza, no hay dos vinos iguales. La palabra “sabio” significó en un principio el que distingue de sabores.
       
      Pues bien, la vida de una sociedad y más aún la de un pueblo depende de que sus individuos sepan bien distinguir entre los hombres y no confundan jamás al tonto con el inteligente, al bueno con el malo.
       
       Mirad: a la hora en que escribo esto para vosotros hay en España, desgraciadamente, muy pocos hombres inteligentes y de corazón delicado. Sólo esos hombres puros, espirituales, profundos y nobles podrían mejorar a la patria. Pero no logran que se les atienda.
       
      Porque los españoles que ahora forman nuestra sociedad no saben distinguir entre hombres y, acaso de buena fe, creen que son inteligentes los que son más necios, que son buenos los que son más farsantes. Ya sabéis que hay enfermos de la visión los cuales ven grises los objetos azules. Una cosa parecida nos acontece hoy a los españoles: padecemos una perversión del juicio sobre personas. Se juzga inteligentes a esos vanos charladores que llaman “políticos”. Se cree que es buen poeta, buen novelista, buen profesor el que más lugares comunes dice, el que mejor halaga al público repitiendo las tonterías que éste pensaba veinte años hace.
       
      Y en tanto los mejores, los que verdaderamente valen son poco conocidos, nadie les hace caso o, tal vez, se les combate en todas formas.
       
      ¿Veis cuán importante sería que vosotros llegaseis a la madurez con una exquisita sensibilidad para distinguir entre el valer verdadero y el falso?

      A este fin yo os recomendaría, entre otras, cuatro reglas o criterios:

      1.ª No hagáis nunca caso de lo que la gente opina. La gente es toda una muchedumbre que os rodea -en vuestra casa, en la escuela, en la Universidad, en la tertulia de amigos, en el Parlamento, en el círculo, en los periódicos. Fijaos y advertiréis que esa gente no sabe nunca por qué dice lo que dice, no prueba sus opiniones, juzga por pasión, no por razón.
       
      2.ª Consecuencia de la anterior. No os dejéis jamás contagiar por la opinión ajena. Procurad convenceros, huid de contagiaros. El alma que piensa, siente y quiere por contagio es un alma vil, sin vigor propio.
       
      3.ª Decir de un hombre que tiene verdadero valor moral o intelectual es una misma cosa con decir que en su modo de sentir y de pensar se ha elevado sobre el sentir y el pensar vulgares. Por esto es más difícil de comprender y, además, lo que dice y hace choca con lo habitual. De antemano, pues, sabemos que lo más valioso tendrá que parecernos, al primer momento, extraño, difícil, insólito y hasta enojoso.
       
      4.ª En toda lucha de ideas o de sentimientos, cuando veáis que de una parte combaten muchos y de otra pocos, sospechad que la razón está en estos últimos. Noblemente prestad vuestro auxilio a los que son menos contra los que son más.”

      • Juan A. Vinagre

        No pensaba escribir hoy más. Pero al leer esta aportación de Oscar, citando palabras de Ortega y Gasset dirigidas a los niños españoles, me cuesta pasar de largo. Y es que -me parece- Ortega se dirige a niños y grandes, bajando a éstos del pedestal… y exigiéndoles más madurez, humana y política. Cuando contemplamos lo que sucede hoy -año 2023- en la política y en la prensa etc., uno llega a la conclusión que nuestro cacareado progreso es más tecnológico que humano. Lo que dice Ortega para los españoles vale para todos los países…  Y también para la Iglesia, más ritual y canónica que evangélica.

  • Antonio Llaguno

    Es posible que ya las conozcáis pero por si acaso os pongo su web.Es de un colectivo muy interesante que llevo siguiendo un tiempo y donde milita una buena amiga mía y antigua carecúmena.

    Algo debimos hacer bien. https://www.revueltamujeresenlaiglesia-alcemlaveu.com/

  • carmen

    José Ignacio. Lo último que digo o van a empezar a llamarme la atención con no sé qué de WhatsApp.

    Por qué crees que me encanta hablar con Santiago? Jugamos a lo mismo. Vale, habla, que verás como lo rebato. No me creo que piense todo lo que dice, se lo he dicho mil veces, ahora, debatiendo es único. Hasta ha logrado sacarme de quicio y le he dicho alguna cosa. Nada.  No se inmuta. Deja pasar un tiempo y… A seguir.

    Es un maestro. Y no importa quién lleve o no razón. Todo tiene una parte de error y otra de verdad. Me encanta. Porque no hay verdades únicas. Lo sabe perfectamente. Ahora, admitirlo? Jamás.Pero aquí, en Atrio hay mucha formalidad. Así es. Así queréis que sea. Y me parece genial. 

  • carmen

    A ver.Recibía cada año a sesenta niños nuevos de doce años. Multipliquen por cuarenta y un años. Añadan unos cuantos más, porque he recibido durante aaaaaños, a más de ochenta. El récord lo tenemos en 46 niños por aula. Como era bilineal, 92 por promoción.

    Los acompañaba durante dos cursos, cuando la eso. Y tres durante la EGB. Ciencias naturales, matemáticas, dibujo lineal que luego se convertiría en plástica. Dentro de las ciencias, física, química, Biología, geología… Durante dos cursos hay tiempo para mucho. Y también para hablar con ellos, pues de todo. Y ya, cuando me dieron unos años ciudadanía porque por la licenciatura en letras podía darla…pues al dedillo los conocía.

    Y a los padres, bueno, no es cierto, a las madres. La cantidad de entrevistas, sobre todo con los alumnos de mi tutoría y los que tenían dificultad con las matemáticas.Creo que es un buena muestra para estudiar. Pues mi conclusión es que la escuela poco puede hacer en cuestión de educación, no hablo de aprendizaje . Los niños, las niñas vienen educados de casa, la sociedad educa. La sociedad enterita. Porque sus padres viven en la sociedad, no en un centro educativo. Y ellos son los que educan, y a su vez, ellos están educados en una determinada sociedad.Anda que no he visto cambios. Desde el 76 hasta el 2017. Increíbles.

    Anda que no he visto a los niños creer en todo y después un cambio brutal. Los parámetros educativos en el colegio respecto a la religión, eran los mismos. Inútil. Porque es la comunidad en la que vives la que te trasmite los valores.Que la educación es un arma política, a ver, lean a ese señor citado por el señor Elzo, Durkheim. Lean a Puelles. Lean la guerra del siglo 19 por controlar la educación. Observen la guerra actual entre pública y privada. La privada, mayoritaria en manos de la iglesia.

    Eso es así. A lo mejor porque yo lo digo… pero no únicamente lo digo yo.Y el machismo, el feminismo, que es el caso que me ocupa, no depende de la escuela, claro que influye, cómo no va a influir…pero utilizarla como arma política, es que me indigna. Ya está bien. El tema es social. Y por supuesto, educativo, pero quién educa, la escuela o los padres, la familia, la sociedad?Pues eso pienso. 

  • carmen

    Qué risa, Juan Ignacio.Vaya un retrato fiel que has hecho. Por lo visto lees lo que escribo.

    Pues sí, eso es lo que es. Así soy. Cabezona hasta la muerte. Digo lo que siento, lo que pienso. Muchas personas me dejan como por imposible. Están convencidas de que no me voy a mover un milímetro de mi posición. Es cierto y no lo es . Cierto porque en la sesión en que se de el encontronazo dialecto, no me mueve de ahí nadie. Pero vamos, ni con una grúa, porque esa es la gracia de la discusión. Argumenta, querido, argumenta, que encontraré uno en contra. Pero existe el día de después, la semana de después, el mes de después, el año de después… existen.

    Es un juego que no entiende prácticamente nadie. Se practicaba muuuucho en mi familia. Los seis hermanos, agotadores, unos más que otros, y superdivertido. Es algo que nadie entiende. La frase mítica de mi padre: ‘porque usted lo diga ‘ se oía siempre al principio. Así de sencillo. Solamente había que decir, porque tú lo digas… Y empezaba la función.

    Pues sí. Así soy.Sorry.Y sí, no resisto el silencio. No. Algún motivo tendré.Que pase un buen día.

  • M. Luisa

    No me explico cómo no se ve que a este problema le es del todo insuficiente ser tratado por  los límites de la política. Estoy de acuerdo con el punto de vista de Orestes . Su horizonte ha de ser el filosófico. ¿Por qué no se preguntan por esa resistencia a impartir filosofía en la educación? Pues porque desmontaría por  su función liberadora los roles sociales establecidos. Hay que ir, sin temor, al fondo de las cosas. En otro orden de ellas, por ejemplo, cuando ahora nos preguntamos por el futuro de Atrio, por dónde deberá seguir, el balance tampoco resulta muy satisfactorio. Y es que, a mi modo de ver,  ha sido en gran parte por no dejar de usar  aquellos conceptos  en los que  se tenía la satisfacción  de que al menos aún  quedaba encerrada en ellos las ideas más confortantes. Consecuentemente, ha sucedido  que a lo largo de los años al ir entrando gente nueva en el foro ha sido un continúo de  ir marcha atrás repitiendo  las mismas cosas   con una desoladora inercia  sin posibilidad alguna de novedad, pues cuando la ha habido se la ha frenado…  Muy buenos días!

  • Orestes

    “Perfecta igualdad que no admitiera poder ni privilegio para unos ni incapacidad para otros”,  John Stuart Mill.

    • Orestes

      La igualdad hay que  llevarla a la práctica de una forma efectiva. Y es eencial no utiliza el feminismo en las guerras culturales de nuestra época, pese a la enorme tentación que para algunos partidos políticos supone, que usan y utilizan hay por hoy, por un lado y por el otro. Como ocurre con la educación, el futuro de nuestros hijos y de nuestras hijas es demasiado importante para convertirlo en moneda de cambio de pequeñas luchas partidistas.

      • Orestes

        A mi me preocupa especialmente el bullying, el acoso escolar, un problema social que afecta a niños, niñas y adolescentes.  Un comportamiento agresivo e intencional, que se produce repetidamente en el tiempo con agresiones verbales y psíquicas, que tiene consecuencias graves para la salud mental y física de los menores, así como para su rendimiento académico y su calidad de vida en general, y como está sucediendo con suicidios, cada vez es más alto el número de suicidios por esta causa, al que hay que añadirlo a la principal causa de muerte entre adolescentes y jóvenes.

        El número de suicidios consumados en España en 2022 fueron 4.097, 345 suicidios en menores de 30 años: de 0 a 14 años fue de 12; 72 adolescentes de 15 a 19 años; 128 de 20 a 24 años; 133 de 25 a 29 años. hay que añadir el numero escalofriante de intentos de suicidios no consumados. Algo pasa.

  • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

    Carmen, qué tal, creo que meteré la pata, pero tampoco es el fin del mundo. Lo hago porque a veces medito el tema. Te quejas a menudo de que recibes muchos silencios a tus reflexiones. Siento que te duele, aunque luego dices que no, y también te creo. Asimilas pronto el conflicto y los superas, creo. Ana Rodrigo te dice que no es para tanto lo de los silencios y reúne algunos ejemplos. Yo creo que tienes una expresión  fresca y sensata como pocas al pensar y decir. Probablemente seas de las voces más leídas en Atrio, por más que repitas también que como no eres una doctora en algún saber rimbombante, no te apreciamos los lectores. No llevo cuenta de estos porcentajes, allá cada cual. Creo que esto mismo tampoco te acaba de importar, aunque nadie te cree cuando adelantas que lo tuyo no va a ser importante en la cuestión. Yo lo tomo como una humildad irónica y descreída. Cada uno es como es y tú eres muy firme y fiel en tus posiciones. Ahora bien, vuelvo a tu queja por los silencios que dices que recibes y te hago caer en cuenta, si quieres y acierto en algo, que lo pones difícil. Mira, si se trata de enseñar, eres maestra y es tu tema y no vas a aceptar así como así debatir, más bien resoplas y te contienes; si se trata de niños, bueno, ni tocar el tema por los demás, que su trato y educación han sido tu espacio vital; si se trata de jóvenes, los has conocido de un modo incuestionable y no es fácil sorprenderte en algo sobre ellos o crítico con ellos; si se trata de la mujer, qué te van a decir a ti a estas alturas de tu experiencia vital de lucha y denuncia; si se trata de la historia, dices que es evidente el devenir que está tomando en los lugares de conflicto porque siempre se repite en su mayor medida; si se trata de Dios, dices que no es lo tuyo ni sabes qué decir de “eso”, ni quieres, porque es dar palos de ciego, pero sabes que entendido Dios a tu modo, sí es algo muy querido y valioso; si se trata del catolicismo, que si no se reforma en una humanismo de la justicia y la fraternidad universal no tiene salida, que es un derroche de potencialidades para el bien y punto; si se trata de la fe que no puedes creerte que alguien crea en serio las afirmaciones del credo y lo preguntas cuando ya has dicho que no lo vas a creer; si se trata de la fe que legítimamente es la vida práctica junto a tu Jesús, y que no ves otra posibilidad provechosa de la fe para la experiencia seria del ser humano…; si se trata de la Iglesia, que si los jesuitas y los curas que has conocido en Murcia- querida Murcia, de verdad- te han hecho comprender cómo está y es el paño… y todo esto es repetido una y mil veces con tal seguridad que el lector dice… qué le puedo ofrecer si varios temas los tiene “cerrados o casi”.  Estoy mucho más cerca, estamos mucho más cerca de ti de lo que te puedes imaginar, te leo con ganas siempre, y tengo un compartir críticas y valoraciones hasta más duras sobre la fe y la iglesia, y la sociedad, pero no es fácil seguir un diálogo con temas casi “cerrados”. Yo te pido perdón si me estoy equivocando, si no viene a cuento, si es demasiado personal lo que digo, si es impreciso… lo que sea que falte. Es verdad que ahora intervengo muy poco y este es mi futuro, y por lo mismo, a lo mejor, lo podía evitar y punto, pero sería otro silencio. Mañana me arrepentiré de haberlo mandado. Seguro. Con afecto, créeme

  • ana rodrigo

    Efectivamente, cuando vi en atrio un artículo que no fuera escrito por mí en, como venía siendo costumbre en los días y temas dedicados a la mujer desde el año 2010 con ocasión del viaje de Benedicto XVI a España que decía (en plan protestón, como siempre): “Protesto porque el Papa haya humillado de forma estentórea a las mujeres haciéndolas presentes en actividades de limpieza, al mismo tiempo que las aconsejaba a realizarse en el hogar además de en el trabajo, sin que este mismo deseo fuese también para los hombres. Machismo puro y duro.” La protesta de una mujer cristiana. Ana Rodrigo, 14-noviembre-2010.

    Cuando esta tarde vi la publicación del presente artículo en atrio, intuí que algo nuevo teníamos a la vista, de un problema tan poliédrico como el machismo.

    La desigualdad se da desde la edad escolar y, si no se aborda lo antes posible, el problema seguirá la ley de la gravedad, cada vez caerá más bajo, hasta la máxima miseria como estamos viendo todos los días. Como todo el mundo atriero sabe, yo he sido docente de vocación, funcionaria del ministerio de EDUCACIÓN y Ciencia. Para mí, la educación fue siempre la estrella que guiaba mi trabajo.

    Ni qué decir que, además de los valores clásicos, a partir de mi pertenencia al partido político de Los verdes (desde que existió como partido en España, como movimiento ecofeminista), lo que a mi alumnado más le llamaba la atención, por la novedad, eran precisamente la ecología y la igualdad. La ecología les parecía “un chiste” irrealizable e innecesario, pero con el tema del feminismo ocurría que las alumnas lo captaban a la primera, mientras que entre los alumnos, había mucha resistencia, resistencia militante y activa, sencillamente, les aburría. Yo les decía a las alumnas: nunca os emparejéis con alguien que os limite vuestra libertad, y a los alumnos les decía: como no espabiléis ninguna chica os va a querer, porque ellas van por delante de vosotros en conciencia de igualdad.

    Yo hace 14 años que me jubilé y por entonces sólo existía twitter,  nada que ver con las redes sociales en el momento actual. Entonces la escuela la patriarcal la encontraban en  la familia  donde veían lo contrario de lo que les decíamos en el Instituto. Ahora, como dice la autora de este artículo, quien manda en su cerebro, son las redes sociales y el acceso al porno, un porno vejatorio de la mujer y de un machismo aberrante. Y, por lo que me cuentan mis antiguas compañeras y compañeros, la educación en la igualdad y respeto en la actualidad está muy difícil. Cada pocos días tenemos noticias de bandas de menores que han violado a una menor, que queda destrozada para toda su vida.

    Es evidente que todas mis reflexiones las he centrado más en las mujeres adultas y la violencia ejercida contra ellas, pero ahora, como acabo de decir, estos problemas se están adelantando de forma muy peligrosa en edad muy temprana. De lo que deduzco que, aquí en atrio nos hemos preocupado, por lo menos yo, poco y tarde de este aspecto de la juventud actual.

    stamos viendo que la violencia en mujeres adultas,  no tiene edad, son mujeres de todas las edades, niñas, jóvenes, de mediana edad y mayores. Aunque, socialmente hay más conciencia y se denuncia más, lo cierto es que el mapa de la violencia, las agresiones y las violaciones, abarca todo el espectro social en edad o en condición social, es decir, está incrustado en lo más profundo de la estructura social.     

    Si todo esto me preocupa muchísimo, no menos me preocupa que surja a nivel mundial una ultraderecha política con capacidad de legislar y que niegan la violencia de género o impongan el “pin parental”. Resumiendo, cuando parecía que íbamos avanzando en concienciación, ahora aparece el monstruo de los responsables políticos, vuelve a alimentar aún más, si cabe, la gravedad y la extensión de un problema inmenso. Estos días he escuchado y leído cifras espeluznantes a nivel mundial. En España VOX dice que la violencia de género es un invento de la izquierda. Así que, allí donde VOX tenga el poder, la igualdad se hunde en el fango añadido de la política. 

    • oscar varela

      Hola!
       
      Leo:
      “POR ESO ES FUNDAMENTAL YA DESDE LA INFANCIA, EL TRABAJO EN RELACIÓN AL USO DE LAS REDES SOCIALES Y EL MUNDO AUDIOVISUAL EN GENERAL. EN LA FAMILIA Y EN LA ESCUELA
       
      ¿Y –por qué no ‘también’- LOS CLUBES?
      ………………………………….
       
      Por ejemplo: una actividad que se promueve en mi Localidad (Tigre – Pcia. Bs. As.)
      me hace pensar en
      – una POLÍTICA EDUCACIONAL
      que aproveche la experiencia de las “Colonias de verano
      DÁNDOLE CONTINUIDAD EN LA CURRÍCULA ANUAL DE LAS AULAS.
       
      https://www.facebook.com/sroccacivetta/posts/pfbid0v9c8NvHZAqwvnxsitrdtb9PfYQ5vupVzLoXER5JAmQjA3BoWmz9vqHvsme5yJRHnl
       
      Una colonia de verano con un enfoque en los ” Valores” donde
      – a través del juego,
      – el deporte,
      – talleres y diferentes actividades lúdicas,
       
      trabajaremos los valores, como
       
      – la empatía,
      – inclusión,
      – juego limpio,
      – amistad,
      – solidaridad y
      – las emociones que constituyen los pilares más importantes del deporte y de la formación integral de los niñ@s.
      ………………………..
      Gracias!

  • ana rodrigo

    Gracias, Antonio, me alegro que artículos nuevos nos aporten situaciones del momento actual. Mañana, intentaré participar con lo que pueda. Gracias. Y os pido perdón por ponerme tan pesada con este tema al que tanto tiempo, estudio y dedicación le he dedicado a lo largo de mi vida.

  • carmen

    No voy a leer el artículo.Solamente digo una cosa que parece cierta. No lo sé. Personalmente lo creo. Soy maestra, recuerdan?

    Parece ser que la educación en la escuela, no digo el aprendizaje, digo la educación, tiene una repercusión en el alumnado de un diez por ciento. Y no me gustan los números interpretados. Me gusta la matemática en sí misma. Pero sé lo que es la estadística aplicada. Soy pedagoga , en educación especial, según mis optativas elegidas. Recuerdan? Estudié estadística en la carrera. No se pueden ni imaginar lo que es una clase de estadística impartida por un pedagogo . Solamente una pregunta. Educa la sociedad o educa la escuela? Educa la llamada   secundaria obligatoria hasta los  dieciséis años ?

    Pregunto. No sé.Me indigna que la educación, una vez más, sea utilizada. Me indigna absolutamente. Totalmente.Los maestros hemos luchado contra corriente siempre. Antes, ahora y supongo que así seguirá por los siglos de los siglos. Porque los maestros, maestros , no licenciados con licencia para impartir clases en secundaria. No. Los maestros somos vocacionales. Todos? Pues no sé. Debería de ser. Como un médico, como un sacerdote. Es siempre así? Pues no sé. Pero estoy convencida de que a una persona a la que no le gustan los niños, no tiene como elección principal estudiar Magisterio.

    Por favor.Ya está bien. De todo. Ya está bien. Ven por qué no quiero hablar de esto?Pues eso pasa.

Deja un comentario