INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES61 3159 0063 5629 2677 0716 -Bizum a 34-609 51 08 62

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2023
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
6966 Artículos. - 105953 Comentarios.

 A vueltas con las Elecciones Generales

Las últimas entradas dedicadas al Se acabó y al feminismo, no creo que nos distraigan de las importantes semanas quee estamos viviendo tras las elecciones del 23 de julio. Entre el montón de artículos en espera para esta semana y con el deseo de que vayamos perfilando las mejores propuestas políticas para este país, elijo hoy este análisis progresivo de Román. AD.

        Nuestro sistema electoral no estipula una segunda vuelta en sus elecciones ni tampoco premia con un número de escaños extras la candidatura que haya obtenido más votos, sino que cada escaño individual es válido a la hora de elegir la presidencia del Ejecutivo. Los actores políticos de la Transición optaron por un sistema electoral proporcional, el sistema d´Hondt, que excluye las candidaturas que no llegan a un 3 por ciento, lo cual premia a las otras candidaturas más votadas. Corregido, a su vez el sistema mediante la circunscripciones provinciales con la asignación mínima de dos escaños cada una.

        Así que sí es cierto que tenemos un sistema que marca algunas diferencias entre los escaños asignados en el Congreso de los Diputados y los votos de las urnas por un sistema proporcional dentro del marco de 50 circunscripciones electorales y un porcentaje mínimo de votos del 3 por ciento para tener opción. Tal cosa explica lo del bipartidismo, pero que también ha favorecido hasta ahora a partidos nacionalistas o regionales, particularmente a los nacionalistas vascos y catalanes. Ha perjudicado al PCE y luego a Izquierda Unida por ser partidos medianos y ampliamente distribuidos a lo largo de la geografía nacional.

        El candidato del PP Alberto Núñez Feijóo acudió ante el Rey para ser investido por el Congreso de los Diputados contando con 172 votos asegurados de los 176 necesarios, los de su propio partido más los de Vox, UPN y Coalición Canaria. Puede especularse que su rival y también candidato del PSOE Pedro Sánchez tampoco tuviese la oportunidad de reunir los votos necesarios (hasta ahora sólo se asegura los del PSOE y Sumar) y que nos veamos abocados a otra convocatoria de elecciones que sería como una segunda vuelta. Parece como si tales fuesen los objetivos buscados por Núñez Feijóo. Abona esta hipótesis la escenificación de apoyos mutuos entre el PP y Vox. Esta vez sin la ceremonia de firma de acuerdos ante las cámaras de los medios informativos tal como vimos con el representante de Coalición Canaria. El rechazo generalizado a los acuerdos con la extrema derecha impide a los restantes grupos políticos ajenos a este acuerdo sumarse a ellos y facilitar con sus votos la investidura del candidato popular.

        Pero el candidato Núñez Feijóo va de gestos y ha ofrecido a Pedro Sánchez la firma de otro acuerdo que contiene seis pactos de Estado con la promesa de una legislatura corta de dos años. Un Pacto PP-PSOE (258 síes en el Congreso) que le garantizarían el Gobierno. Lo interesante es el argumentario de las explicaciones dadas ante las cámaras después de su reunión: España necesita una regeneración democrática, hay que enderezar el país en lo institucional, político, económico y ante la amenaza separatista, para que la sociedad civil española, el 94 por ciento de los españoles no se vea rehén de un 6 por ciento de separatistas.

         Es como si el reloj político del Partido Popular y su calendario se hayan detenido en las elecciones del 20 de noviembre del 2015, cuando se cumplían los 40 años de la muerte del dictador.       

         Una vez cumplimentados los trámites correspondientes con la Jefatura del Estado y del Congreso de los Diputados el candidato del PP tiene de plazo hasta el 26 de septiembre próximo en calidad de candidato designado por el rey para reunir todos los votos necesarios hacia la investidura en primera o segunda vuelta en el Congreso. Y si no lo consigue, tener las expectativas de un fracaso en la gestión socialista para ir a una repetición de elecciones. Todo parece indicar que sus acciones son como actos de campaña frente a esa eventualidad que le salven de perder su liderazgo de partido. Así la propuesta de reunir a todos los presidentes autonómicos.

        Tenemos, por tanto, un plazo de algunas semanas para ir discutiendo y reflexionando en el análisis de esta coyuntura política mientras el PSOE y Sumar continúan en su silenciosa actividad negociadora con los restantes grupos de representantes públicos del Hemiciclo. Lo hemos observado en la elección de la presidencia y la mesa del Congreso, y luego en la composición de los grupos y portavoces.

        Hoy, que se nos quiere mantener instalados en la confrontación, en la dialéctica de amigo-enemigo, las exclusiones o el corporativismo cómplice, tenemos que esforzarnos para expresar con eco inconfundible la verdad humana, como dijo Antonio Machado.

        Las derechas selladoras entre sí de un acuerdo previo se dicen respetuosas y defensoras de nuestra Constitución, pero nos la están mostrando como una mercancía averiada que necesita reconstrucción para restar competencias a las comunidades autonómicas y re-centralizar el Estado, y así hacer valer el concepto de que no existe ninguna otra nación en España que la nación española. No sé cómo encaja UPN, partido que nació en Navarra en 1979 para defender el régimen foral y su identidad propia y diferenciada. Esta derecha no quiere reconocerse como provocadora de que el propio concepto de España haya entrado en crisis, debilitando la fragilidad propia de una joven democracia.

        El Partido Popular de Nuñéz Feijóo quiere reeditar pactos, sin querer percatarse de que ha sido precisamente este partido junto con Vox, y antes con Ciudadanos y más atrás con UPyD de Rosa Díez quienes con sus disentimientos fueron abonando un mutuo disenso sobre el pacto constitucional fracturando un relato compartido de España. Tampoco quiere asumir sus responsabilidades de partido y de gestión de gobiernos con respecto a la crisis catalana que hizo explosión en 2017.

        Tras la salida de Rajoy, la oposición de Casado y ahora la de Nuñez Feijóo nos han estado vendiendo la idea de que España se rompe por culpa de la política de acuerdos de Sánchez con partidos nacionalistas, acuñando el término sanchismo. En las últimas elecciones su campaña electoral era un plebiscito para derogar tal sanchismo y la búsqueda de una mayoría absoluta de las derechas dominadora de las decisiones parlamentarias. Pero el resultado de las elecciones de 2023 no han sido como las del 20 de noviembre del 2015, que le permitió al entonces presidente en funciones Mariano Rajoy alargar los plazos hasta agotarlos para ir a una nuevas elecciones.

         Pero estamos inmersos en un nuevo ciclo político iniciado en 2016 que ha ido encontrado soluciones a los problemas, saltando obstáculos, resolviendo crisis y recreando, en definitiva, una nueva normalidad democrática. Con un estancamiento notorio en aquellos asuntos que necesitan el concurso de la Oposición del Partido Popular, por ejemplo; los nombramientos en los órganos de gobierno de la Justicia.

        Lo interesante es que no se necesita abrir el melón constitucional para emprender las reformas y medidas que están demandando los grupos políticos dentro de los posibles apoyos de investidura, sino volver al clima de consenso básico que ha estado envolviendo el ejercicio político de nuestra democracia. En esa línea se manifiesta otra vez el lehendakari vasco Íñigo Urkullu volviendo a proponer una convención constitucional que sin modificar el texto de la Constitución y ofrezca nuevas claves de interpretación. Interesante iniciativa que podría tener éxito si consigue despejar el fantasma de una propuesta confederal. Igualmente el concepto de una España “plurinacional” no puede ser la suma de varias naciones incluyendo entre ellas la nacionalidad española, pues opino que no se ajusta al espíritu de los constituyentes de 1978.      

42 comentarios

  • carmen

    Me alegro de que decida quedarse.Va  a estar superbien.Da el perfil de las personas que aquí gustan.Suerte.

  • carmen

    Pues aquí estoy con otra de mis cosas, con la venia.

    Como Esto va de elecciones, allá voy.O sea. Yo voto, no? Y voto al PSOE. Vale? El señor Feijóo tiene que presentar su candidatura a presidente de gobierno el próximo martes y  tiene un partido que se llama PP. Pues su partido pide el voto de algunos diputados del PSOE para investir a Feijóo, porque dice que o Feijóo o amnistía. Es decir, la destrucción de España.

    No salgo de mi asombro. Qué amnistía? Pues si no quieren a Pedro Sánchez de presidente de gobierno, pues que no lo voten cuando Pedro Sánchez se presente. Pero si ya, el martes o el miércoles algún diputado del PSOE se abstiene o vota en contra por salvar a España, si eso es así, entonces es cuando pensaré que Mi País no tiene solución. Pues ya leen, una de mis cosas raras y que no tienen actualidad ni nada que ver con él artículo. Son cosas que pasan en la calle.

    Alguien dijo suficiencia intelectual? No será la mía.Pues eso.

  • M. Luisa

    Llevo unos días desconectada de este hilo y ahora, al entrar impulsada por una extraña paradoja que expondré a continuación, me ha sorprendido muy negativamente la despedida de José Miguel. Piénseselo  bien por favor, sus opiniones pueden dar ese empujón que es tan necesario aquí. Lo paradoxal que decía está en la noticia de ayer, según la cual el TEDH ha decidido  juzgar a España por la posible vulneración de derechos fundamentales a los expresos políticos condenados por la sentencia del procés en 2019. ¡A ver si ahora con la amnistía puede salvarse hasta  Manuel Marchena y todos los magistrados del Supremo!   

  • carmen

    Interesante, José Miguel, lo que has dicho. Suficiencia intelectual?

    Si te vas a tomar esto muy en serio, lo más prudente es lo que vas a hacer.Aquí también estamos cada loco con su tema, que sobre gustos no me acuerdo, y baja las escaleras como quiere.

    Te digo lo que me dijo Román hace unos años. Somos como grillos en una noche de verano.A mí las suficiencias me van entre poco y nada. Pero me gusta ver cómo piensa la gente. Es como una sociedad en pequeñico. Claro, que a lo mejor estoy en el grupo de los suficientes. La vida está llena de sorpresas.

    También tienes mis mejores deseos. A lo mejor entre los  pocos telediarios que nos quedan hay alguno bonito. Ya te digo, la vida es pura incertidumbre, está llena de sorpresas.

  • José Miguel Lertxundi

    La tolerancia ilimitada debe conducir a la desaparición de la tolerancia. Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropelías de los intolerantes, el resultado será la destrucción de los tolerantes y, junto como ellos, no significar, por ejemplo, que siempre debamos impedir la expresión de concepciones filosóficas intolerantes; mientras podamos contrarrestarlas mediante argumentos tusk racionales y mantenerlas en jaque ante la opinión pública, su prohibición sería, por cierto, poco prudente.

    Veo que en atrio hay una intolerancia intelectual, y una crítica a quien no piensa lo mismo, tú que eres de los míos si discrepa no te entiendo. Esto es muy español, en España hay que madurar mucho, el franquismo,  no solo en personas mayores está muy presente, y es una losa. Lo siento, este es mi última participación en atrio.org, al final como dice la canción de Serrat cada loco con su tema, y sería muy positivo ser mas humildes, por mucho que lo expresemos y nos lo creamos, no, esa  supuesta suficiencia intelectual es una deficiencia ente . Yo soy nadie, o así me considero, aunque he tenido un curriculum muy  extenso, pero me formaron de otra manera, y mi origen no era muy ilustrado, todo lo contrario. Seamos coherentes y dignos al final de nuestra vida, aquí participamos  gente muy mayor, que nos quedan dos telediarios. Mucha suerte y felicidad, lo hago de corazón, son mis mejores deseos. 

    • ana rodrigo

      José Miguel, siento muchísimo que abandones atrio, no sólo por tus aportaciones tan valiosas, que también, sino por las razones que dices y, si yo he podido haber sido responsable de lo que tú denuncias en atrio, lo siento el doble. Siempre he procurado cuidar el diálogo, desde la discrepancia y el respeto a quien no piensa como yo. Afirmo que atrio.org también ha cuidado mucho este aspecto cuando las cosas se han salido de esta manera de relacionarnos, que ha ocurrido, como es lógico en una comunidad humana diversa.

      Repito por tercera vez, lo siento mucho, pero, si esa es tu percepción y tu decisión, hasta ahí llego. Agradecida por tus comentarios, te deseo lo mejor para ti y te mando un abrazo cordial.

    • Isidoro García

      Amigo José Miguel, no sabes como comprendo tu actitud. Yo también he tenido varias “rabietas” de impotencia, ante la enigmática dirección de este Blog-Foro, (o quizás sea una dirección que no acabo de comprender).

      Y por eso he decidido también salir del ambiente tóxico en que estamos convirtiendo entre todos, (posiblemente yo el primero) este foro, que debía ser un oasis de pluralismo.

      Pero luego he pensado en la existencia de personas como tú, o como Antonio Llaguno, (del que se echa mucho en falta su bonhomía y sensatez), o Ana, o Juan Antonio  V., o Román, o la misma Carmen con sus cosas, (y me reduzco a los asiduos), y he pensado, que no debíamos dejar el campo libre a los intolerantes, y agresivos, con el eufemismo de “combatividad”.

      Los que conocen mi trayectoria, saben, que aunque haya tenido tropiezos y torpezas, (de los que he pedido oportunas disculpas), tengo muy claro la diferencia entre tolerancia y pluralismo.

      La tolerancia es el mínimo minimorum de cortesía convivencial. Mientras que el pluralismo es la convicción científica de que la mente humana de cada uno es imperativamente subjetiva, y que por ello estamos condenados a un babelismo conceptual de una forma irremediable.

      La tolerancia es el mínimo, y el pluralismo es el óptimo.

      Yo creo que vivimos en una sociedad que nos genera  a todos enfermedades sociales, y esta nos causa el sectarismo, el puritanismo y la rigidez mental.

      Hoy día entre gente “educada”, vemos normal, el insulto, el desprecio y la descalificación personal, los “cordones sanitarios”, la cultura de la cancelación y el despido y expulsión del grupo o de su trabajo, del disidente, las cacerías humanas, las máquinas de picar honras…

      Y todo esto lo asociamos a firmeza de convicciones, combatividad, exaltación del activismo social, etc. transmutando vicios en virtudes, en un ejercicio impúdico de “eufemismo milagroso” para la autoestima.

      Siempre recuerdo la vieja frase de “No estoy de acuerdo con lo que dice, pero defenderé con mi vida su derecho a decirlo”, atribuída a Churchill y a Voltaire, que según Google dijo Helvetius, o Schweitzer, contemporáneo de Voltaire.

      ¿Hemos degenerado tanto?.

      Las redes sociales, que tanto nos socializan y acercan en un mundo solitario, nos generan el síndrome del puerco-espín, del que hablaba Schopenhauer. Nos acercan tanto que acabamos pichándonos mutuamente con nuestras púas, y enfermamos del espíritu.

      Amigos José Miguel, y Antonio Llaguno, os necesitamos, y de verdad que no es un decir.

      • Isidoro García

        Quería hacerme una auto-enmienda a mi comentario de ayer, sobre el tema de la libertad de expresión.

        La subjetividad nos ciega la poca vista de que disponemos. Y como no nos gusta que nos contradigan y que nos señalen nuestros errores y defectos, cuando esto sucede, se nos genera situaciones muy desagradables y negativas, que solemos descalificar como “tóxicas”, que es una palabra que está muy de moda, y se lanza indiscriminadamente a todo lo que nos molesta personalmente.

        Y claro, lo de sentirse ofendido, no significa necesariamente que haya una objetiva ofensa real. Cuando algo nos duele, a lo peor no es por el “golpe” o el “roce” recibido, sino porque nosotros tenemos una herida no cicatrizada, y nos duele.

        Y en esta cultura del “victimismo”, en el que vivimos, surgen quejas de esto y de lo otro, algunas por ofensas reales, pero muchas otras porque nos supuran heridas emocionales, propias de nuestra personalidad o biografía.

        Y al final, la convivencia civilizada se vuelve imposible.

        La libertad de expresión, no es libertad de ofender. ¡Pero es tan difícil hoy día, que en expresiones públicas no haya quien se ofenda!

        Hay personas, con un gran equilibrio psicológico personal, con un lenguaje tranquilo y tranquilizador, como aquí en Atrio, Santiago, o el mismo José Miguel Lerchundi, o Juan Antonio V., o Ana y varios más, que tienen ese gran don personal.

        Pero luego existimos otros, como yo, que vamos un poco a nuestro aire, sin autocontención, y sin ser conscientes, vamos soltado dicterios emocionales, bajo capa de sinceridad y lenguaje natural, que pueden herir, especialmente a los susceptibles, que lo somos todos, cuando sentimos que nos tocan lo nuestro. Y vamos generando mal ambiente.

        (Quizás ahora empiezo a comprender mejor la dirección callada de Duato).

        El “escándalo”, es una grave tentación social, entendiendo por escándalo la subjetiva interpretación de nuestras palabras y obras. Porque el miedo al escándalo paraliza, y nos hace estériles. Pero el desprecio al escándalo, hiere, y causa “toxicidad” en las relaciones.

        Es una gran paradoja, que es necesario superar. Quizás por eso Jesús dijo: «Bienaventurado el que no se escandalice en mí”.

        • José Miguel Lertxundi

          Primero quiero pediros perdón por haber creado este hilo sobre un comentario mío que hoy entiendo excesivo. Quizá, el intolerante, o mejor dicho, el poco tolerante, soy yo mismo. Os agradezco vuestros comentarios todos sinceros y amables hacia mi. Gracias a Carmen, M.Luisa, Ana, Salvador, a Isidoro con el que coincido en sus comentarios. No creo que mis aportaciones sean muy significativas, llevo poco tiempo en atrio.org y hasta me he atrevido a criticarlo, en gran parte injustamente. Seguramente pido algo que yo no doy, aunque de verdad mi intención sí es darlo,  coherencia, equilibrio, aportar el poco conocimiento que tengo, la experiencia que es mucha, y respeto no solo por las opiniones de los demás, sino especialmente por sus creencias, ideologías que son firmes y maduras y, dede luego, el aporte intelectual de los hilos muy elaborados y eruditos.

          Si la salud me lo permite intentaré seguir colaborando de una manera sencilla, intentando aportar algo a cada hilo en donde intervenga, sin críticas ni debates, dando mi humilde opinión. Siempre me gustó la sencillez y la humildad que me transmitieron mis padres, y después la de aquellos frailes de hábito marrón y cordón blanco que me acogieron desde pequeñito y con los que tanto aprendí y que muy bien me formaron. Ahora aunque soy un ex profesor cascarrabias, me reconozco en el niño y joven de entonces.

          Gracias y perdonad a este cascarrabias, feliz padre y abuelo.

          • ana rodrigo

            Gracias, José Miguel, siempre he tenido una visión muy positiva y coincidente con tus comentarios. Seguiré leyéndote. Un abrazo

    • Antonio Llaguno

      Contesto a este comentario porque creo que la mía, es una inquietud parecida.

      Ya he comunicado personalmente por teléfono mi decisión a Antonio Duato yeste será mi último comentario sobre temas políticos que haré en este entorno.

      He reflexionado mucho si continuar en el proyecto o no porque veo que no es posible promocionar un “Lugar de Encuentro” donde la discrepancia se contempla exclusivamente cuando se discrepa de los demás y se coincide con el “pensamiento único”, en especial cuando ese pensamiento afecta a posiciones interesadas y aspiraciones personales de terceros que, en vez e confrontar ideas y opiniones, deciden imponer las suyas.

      Será pues mi último comentario “político” y me ceñiré al área de mi interés que es la religiosa y que parece que mi discrepancia no afecta a los deseos, aspiraciones e intereses de nadie y por lo tanto no desata la inquisición política.

      Iba a decir más cosas pero sería volver a cometer el error de pensar que se puede hablar aquí de política sin despertar el monstruo de la intolerancia.

      En este sentido, adios.

      Supongo que María Luisa no me echará tanto de menos como a José MIguel

      • M. Luisa

        Te equivocas, amigo Antonio, no puede haber límite en el contraste de opiniones, todas quedan abiertas para irlas perfeccionando respetuosamente. Mi estimación por ti está en paralela proporción con el amor que le tengo a mi hija  que es votante de Vox.

        Un abrazo!

  • carmen

    Pues sí me considero Española. Y de Murcia. El colmo ya. También se ríen de nuestra forma de hablar. Ay, ay, ay… qué pesadumbre que me da.Pero leer que con Felipe González se inauguró en España el terrorismo de Estado, no sé, recuerdo a un señor llamado Francisco Franco.A veces me pregunto si eso de tener memoria cuando ya se llevan muchos años vividos es bueno, malo o regular. Me acuerdo de vez en cuando del personaje Funes el Memorioso.Sí. Efectivamente. González, a mí juicio, práctico terrorismo de estado. Aunque se la cargara su ministro de interior. Eso le costó las elecciones. Gracias a Dios. Y es una frase hecha.No voy a volver a entrar en este tema.Pero no me quedo sin decir algo que me ronda la cabeza hace ya un par de semanas o tres. Quizás si se hiciera un estudio de esos estadísticos de la edad de los votantes españoles que votan al PSOE, quizás saldría una media bastante alta. No sé. Tengo esa idea. La gente joven que vota izquierda quizás vote a otros partidos. Lo digo porque sería bueno tenerlo en cuenta por parte de los que van a dirigir las negociaciones para lograr la investidura.Pues eso pienso.Lo siento. Pero sigue costándome mucho trabajo callar . No sé cuándo aprenderé. A lo mejor nunca. A los mayores nos cuesta mucho aprender cosas nuevas.Eso dicen.

  • Mónica

    Con González nació en España el terrorismo de Estado: unas cuantas decenas de asesinatos y algún que otro secuestro. También, la financiación en negro de los partidos políticos: entre otros muchos e ingeniosos mecanismos, el cobro de tasados porcentajes sobre sus beneficios, que los constructores estaban muy contentos de pagar a quienes decidían acerca del uso edificatorio –o no– de sus terrenos. La Sevilla familiar de Alfonso Guerra fue el laboratorio privilegiado de tan sutil ingeniería: al frente de ella, el hermano de «mihemmano». Aquello fue el inicio de la corrupción sistémica, de la cual no hay ya manera hoy de salvar a la nación descuajeringada, en la cual hemos acabado por convertirnos. ¿Sánchez? Sánchez es hoy el hombre que consuma aquel proyecto, haciéndolo pasar a su fase conclusiva: destruir consensuadament el estado. Pudre, con ello, la conciencia de cada ciudadano: lo que queda de ella. Y persevera en la misma corrupción que inventaron sus mayores: el que obedece, rico; el que no, a la calle.

    Sanchez es González al extremo, y además un ignorante y un psicópata, de mal en peor. Yo no me reconozco como española, pero siento vergüenza por un estado tan deficiente y con dirigentes tan mediocres y sinverguenzas. Y el PNV igual por mucho que me cueste decirlo.

    • ana rodrigo

      Mónica, yo pienso que debemos denunciar lo que se hace mal y todo aquello que no se debe haber hecho o se ha omitido, pero ¿todo y siempre se ha hecho y se hace mal en democracia?  ¿todo y siempre ha sido sólo el partido socialista el que ha hecho las cosas mal (que las hecho)? Llamar al señor Sánchez ignorante y sicópata, me parece excesivo.  Como no mencionas a nadie de otros partidos, salvo al PNV, da la impresión que los otros partidos son y están inmaculados. Parece que la única alternativa impoluta  sea PP-VOX, o bien la dictadura.

      Perdona, pero, al igual que tus otros escritos tuyos me gustan, éste no me pega que lo hayas escrito tú. Con toda legitimidad, por supuesto, por supuesto.

      Hay demasiada agresividad en el debate político y en la sociedad, no quiero ser yo la que contribuya a ello. Eso es lo que procuro, evitar el “y tú más”, carente de argumentos, quizá me equivoque, pero no deseo conscientemente hacerlo. No porque lea “entre peluquería y peluquería” como decía Guerra de una responsable política, sino por mero sentido común y por el bien común.

      Te mando un abrazo cordial y vamos a ver si echamos una mano constructiva al bien común, como lo es la democracia

      • Mónica

        Ana, claro que pienso que casi todo se ha hecho mal en “democracia”, si lo quieres llamar democracia. Y, evidentemente, critico a los partidos políticos supuestamente democráticos, no a otros de la espera más a la derecha, que aun tiene que demostrar su desvinculación con practicas franquistas. Y sí el PSOE es un partido que ha superado con creces la corrupción y la represión, yo he sido testigo de esa represión y de las torturas,  y en eso, perdona, no admito discusión.  Y el PNV es el responsable de haber metido en las instituciones vascas a un partido político, con una historia tan negra,  que dinamita la convivencia y desleal con tal de estar en el poder. El ejemplo claro es el actual portavoz en el congreso  del PSOE que ejerció, desgraciadamente,  de lendakari durante un tiempo gracias al apoyo del PP.

        Y sí Sánchez tiene una personalidad psicopática, que es un rasgo de la personalidad nada peyorativo, no es un patología, y lo afirmo como profesional, lo de ignorante lo digo por su currículum y por su forma de actuar y hablar.

        Siento Ana que no te agrade lo que digo, en estos asuntos reconozco que soy combativa. Y ojala fuéramos todos más solidarios y dejásemos nuestros interese e ideologías personales, pero no puedo soportar tanta hipocresía, tanto prejuicio. Una sana y respetuosas convivencia es lo más deseable. Quiero lo mejor para mi país, que es Euskadi, que tiene retos difíciles con el actual panorama político, y que duda cabe lo mejor para todo el Estado, para todas las comunidades somos una unidas política, y nos tiene que ir bien a todos.

        Un fuerte abrazo Ana, y no te enfades, no es mi intención, pero soy vasca y combativa.

        • José Miguel Lertxundi

          Estoy en parte de acuerdo con Mónica. Yo estoy alejado de estas cuestiones políticas. Y sí te doy la razón sobre los socialistas y sobre Sánchez. Del PNV pues mejor no hablar, nunca me fueron simpatéticos,  son lo qe tu dices de desleales de los socialistas.  La verdad que como he vivido fuera me desvincule de la política, no me interesa, valoro a los buenos gestores y en España poco hay de eso. De joven fui simpatizante de la Eta política que no tenia delitos de sangre,  y abandoné toda simpatía cuando un querido profesor y maestro de teólogos me confeso que en una ocasión un miembro de eta se fue a confesar al confesionario diciendo que tenia que matar a una persona y el fraile no supo que decirle,  pues imperaba el derecho de los pueblos sobre la vida, ese fanatismo me saco de toda ideología.

        • ana rodrigo

          Mónica, yo no soy vasca y soy muy combativa desde que tengo uso de razón, cada cual sabe sus batallas y sus circunstancias personales, tú, desde tu profesión, sabrás muchas historias más que yo, pero cada personas somos un mundo y yo sé del mío y de muchos otros.

          Sobre la expresión ignorante, así, tal cual, sin matices, reconozco que, en este caso, yo soy super ignorante, así tal cual, ajustada a concepto que tú utilizas. Si embargo he conocido a varias personas en la cumbre de la ciencia, con varios títulos académicos superiores, un coeficiente intelectual que rompía la raya y, en cambio, no sabían qué hacer en el día a día, en cuestiones que mi madre, con enseñanza básica, les daba cien vueltas.  ¿Quién no es ignorante en algo? Ahora bien, si el calificativo se le aplica a alguien concreto en su totalidad, pues yo sí lo considero irrespetuoso.

          Respecto a lo de sicópata, como en este momento tú y yo estamos hablando en castellano, la definición que da la RAE dice: “Anomalía psíquica por obra de la cual, a pesar de la integridad de las funciones perceptivas y mentales, se halla patológicamente alterada la conducta social del individuo que la padece.” Cada cual que juzgue si es peyorativo o no.

          Es obvio que en la lucha contra eta, por parte del Estado español se cometieron delitos tan aberrantes como los que quería combatir y ahí está la historia, no es discutible.   

          Se dice que “la democracia es el sistema de gobierno menos malo de los posibles”, y, por tanto, es imperfecta, claro;  pero, a partir de ahí, es desde donde tenemos que luchar para mejorarla. Después vienen las interpretaciones de cada cual, y aquí es donde viene el berenjenal en el que andamos.

          Pero de eso a  decir que casi todo se ha hecho mal y que no hemos avanzado, digo yo, que siempre hay un término medio. Yo que nací en 1942 y me tragué más de treinta años de franquismo, ¿Cómo no voy a reconocer que desde que se fue el dictador no hemos avanzado casi nada?  Lucharé, como lo he hecho hasta ahora, para que las cosas siempre vayan a mejor. 

          No me enfado, Mónica, es que, como se sabe aquí en atrio, yo, como he dicho, soy muy combativa. Procuro no faltar al respeto a nadie, espero que siempre haya sido así.          Un abrazo

          • Mónica

            Ana, sobre la psicopatía, el DSM ( manual diagnóstico y estadístico) de la asociación de psiquiatría americana que  avalan La Asociación Española de Psiquiatría (AEN), la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), la define como una  alteración de la personalidad caracterizada por el narcisismo, la impulsividad y las conductas de control y manipulación, creo que el caso que no ocupa es evidente. La característica principal de estas personas es que tienen anestesia afectiva, no sienten culpa, por lo tanto, ellos no son los que sufren, pero sí las personas de su entorno. Las emociones que sí pueden sentir son cólera, ira o tristeza, cuando las cosas no son como ellos quieren. Solo los mueve su propio interés y para llegar a ello, que es obtener dominio y poder sobre su ambiente, pueden llegar a simular, “no a sentir”, sentimientos sólo hasta conseguir sus objetivos. Pero esto lo hago extensible a muchos políticos de diversas ideologías.  Fíjate, algunos especialistas aseguran que los rasgos de personalidad psicopáticos a menudo son  deseables en el entorno del liderazgo, pero investigaciones recientes sugieren que pueden hacer más daño que bien, yo también lo creo. La RAE, pues así está, la psicopatía no es un patología ni es asocial, los sociópatas tiene unos rasgos distintos.

             

            Sobre ignorante, retiro la palabra y me disculpo, le llamaría  necio poco ilustrado, tiene un amplio desconocimiento del lenguaje, de las formas, y esas carencias se las atribuye a sus rivales políticos en modo de insulto.

             

            Yo sí pienso que, en gran parte, se ha hecho la transición, mal, y que llamar democracia al régimen que tenemos en el Estado español es una exageración. Claro que no podemos compararlo con el franquismo, eso es obvio, es infinitamente mejor. Según los estudios, baremos y valoraciones de The Economist Intelligence Unit, España es un democracia defectuosa, muy alejada de las democracias completas, eso sí, por encima de los regímenes híbridos y los autoritarios.

            El franquismo lucho en contra del pueblo vasco no contra Eta, y sí la respuesta fue Eta, y  fue totalmente equivocada y es un vergüenza y un lastre que tenemos los vascos, y los gobiernos del psoe actuaron de la misma manera que el franquismo, fueron muchos los torturados y varios asesinados que no pertenecían a la organización, y no solo con la utilización de las fuerzas policiales, sino con sicarios contratados miembros de las más reprobables mafias del crimen organizado.

            Un abrazo Ana, y sigue combativa.

             

  • Antonio Llaguno

    Creo, aunque puede ser solo mi propia esperanza, que la sociedad española está harta de esta situación.

    Si los filo nazis de VOX no hubieran decidido escindirse y presentarse a las elecciones, tendríamos gobierno hace semanas.Y como siga exhibiéndose este despropósito tengo la impresión que ni VOX va a impedir que en las próximas esto cambie de una vez.

    Aprovechen los nacionalistas esta legislatura porque no van a tener oportunidad como esta. Sánchez pasará a la Historia como el presidente del gobierno que rompió España o como el que perdió la oportunidad de gobernarla con una mayoría estable de verdad pactando con el PP y acometiendo la gran reforma necesaria para que el futuro del país no se hipoteque a los caprichos de nacionalismos excluyentes, racistas e interesados.

    La Historia lo dirá, porque entrar en ella está entrando. Yo no querré entrar así. Pero el personalismo egoísta del personaje hace pensar que le importa muy poco. Estoy seguro de que en el PSOE hay mucha gente que piensa así, pero es lo que tenemos. Es lo que hemos votado y hay que aceptarlo.

    Después de mucho reflexionar, creo que el culpable de la situación es VOX. Sin ellos no estaríamos así. Bueno de VOX y de la actitud de los dos líderes principales que parecen una pareja de divorciados beligerantes en vez de un par de líderes comprometidos con el progreso y prosperidad de España.

  • José María Valderas

    Aunque la muestra es demasiado exigua para ser significativa, vale la pena leer el post y los comentarios para intentar comprender el comportamiento de un sujeto deleznable desde el punto de vista de la ética pública y la interpretación que de su conducta hacen los que le votan.

    ¿Por qué digo que Sánchez es personaje deleznable?

    1. Fusiló parte de sus tesis, fraude académico que, en Alemania, supuso la caída inmediata de los ministros de defensa y de educación. Merkel no dudó ni veinte segundos. Era un pésimo ejemplo para la juventud. Aquí preside el gobierno de España. Una humillación y una deshonra. Coincidió con la presidencia del Senado de las Cortes Españolas de Manuel Cruz, otro amante de la propiedad intelectual ajena, en este caso de D´Abagnano. Si Sánchez no dimitió no iba a hacerlo el presidente socialista del Senado. Otro ejemplo de indecencia pública por lo visto compartida por los que le votan. 

    2. Conociendo la gravedad de la pandemia que podía explotar, y acabaría explotando, instó la manifestación del 8 de marzo, pese a las advertencias en contra de la autoridad médica europea y española. Dio orden a las ministras de no besarse. Al resto, silencio. Y del resto muchas contrajeron el COVID. Dejó a los sanitarios sin epis. Muchos sanitarios murieron. Indicó el triaje, con lo que muchos ancianos se quedaron si respirador y murieron. Pero sólo le importó que las críticas fueron acalladas y envió a la guardia civil a perseguir las redes sociales. Lo dijo un General de la Guardia Civil que le costó el puesto. Para sus votantes la muerte por su culpa debió de ser un invento. Eran nuevas realidades con mediadas audaces, según el vocabulario que aquí se repite también. Con esos prenotando está demás preguntarse por un voto acorde con la ética. 

    3. La entrega del Sáhara a Marruecos, dictada por el monarca alauita, pues de él salió la nota y a través suyo nos enteramos. ¿Dónde está la dignidad del pueblo España con semejante borrón?. Inevitablemente surge como razón el espionaje del móvil de Sánchez. ¿Qué contenía ese móvil? Parece obvio que no eran avisos de recogida de las niñas del colegio o de llevarlas a actividades extraescolares. No sabemos todavía lo que contenía y, como en el caso del Conde don Julián, de Goytisolo, la traición flota en el ambiente. La traición no la inventó Sánchez, aunque parece un maestro en su uso. Baste leer a Shakespeare o el libro mencionado del novelista barcelonés, o volver al Romancero con Bellido Dolfos. Tiene ilustres precedentes de la ignominia. Por que traición es dejar inerme al estado, como ha declarado el Tribunal Supremo a propósito de la eliminación del delito de sedición. España queda como un harapo y el prófugo de Waterloo, que siguen llamando “presidente” los que no aceptan la Constitución, porque de acuerdo con la Constitución fue despojado de su autoridad, el prófugo de Waterloo sigo ha dicho que volverán a la carga unilateral cuando les dé la real gana. ¿Cómo queda España en este esperpento? Como un guiñapo. Pero los seguidores de Sánchez hablarán de su capacidad para abordar cuestiones espinosas inéditas. A la traición desnuda la seguirán llamando audacia o resiliencia, según. Creo haber descrito las posturas partidarias de un sanchismo quebrantador de la igualdad entre españoles, humillante de España ante los países europeos. No sería nada excepcional si no fuera porque eso trae repercusiones económicas. ¿Qué dirían esos votantes de Sánchez, si alguien le pregunta, y no es retórica ni situación hipotética,  si debe invertir en España, si vemos el futuro claro, si hay seguridad jurídica, si es cierto que va a depender de los separatistas y filoetarras, a los que saben que les importa un bledo el bien de España y de los españoles? Me gustaría saber qué dirían. Uno no confundiría al personal hablando de edades y de nombres como si fuesen del aplauso común. No tengo a González en ningún altar y de Guerra conozco dos versiones, la de Fernando Abril, segundo de Suárez, a quien Guerra le dio los Astilleros del Grao, y la de Miguel Boyer, éste compañero un tiempo en empresas de Explosivos Rio Tinto. Abril, lógicamente, era amigo suyo, pero Boyer, aunque correligionario político, lo despreciaba porque no sabía leer el Financial Times. Esos reduccionismos resultan a veces exasperantes, por ayunos de apoyatura y solidez en su construcción.Cuanto hecho de menos para mi país la experiencia de mi primer viaje a París. La gente leía en el metro. Leía libros de ensayo o de narrativa, Bernanos, Julien Green, Sapir, Camus… Aquellos livres de poche que podías comprar por fracciones de franco en aquellos almacenes de libros en las calles del Barrio Latino, en particular del Boulevard Sant Germain. Entendías que soportaran la lectura de aquellos periódicos de un número descomunal de páginas, Le Monde, Le Figaro… Con esas mentes críticas, unidas a su sentido patriótico no admitirían nunca un plagiario como Sánchez en El Elíseo. ¿No estará en la falta de ejercicio crítico alimentado por la lectura donde radica el mal de España?

    Valdrá la pena seguir leyendo las opiniones. 

  • carmen

    Y, con esto, lo dejo. Que se apañen como puedan. Solamente sé que si hubiese mañana elecciones, me abstendría.

    Es complejo y sencillo a la vez, como todo. Creo que el resultado de las elecciones del 23 de julio, en gran parte fue debida a la reacción que tuvo el gobierno de la comunidad Valenciana. Nos pasmó a todos más de lo que estábamos.

    Creo, pienso, opino que la gestión de la señora Díaz ha propiciado que el señor catalán se haya venido tan arriba. Me parece genial. No soy catalana, pero sí española. Las elecciones futuras generales veremos a ver qué sucede. Porque les han dado una alas a la derecha que no veas.

    No se puede tramitar por la vía de urgencias algo que nos ha tenido implicados a todos. Murcianos incluidos. Entiendo perfectamente que es importante la investidura de Pedro Sánchez ahora. Por supuesto que lo entiendo. Pero el cómo, pasa factura. Y se lo han puesto muy fácil a la derecha.

    Eso tiene que ser el Resultado de la negociación, no puede ser paso previo a la negociación. Por lo menos público no puede ser. Una cosa es el resultado de una negociación y otra cosa es si no lo haces , no me siento.Pues, querido, no te sientes.Esa es mi lectura. Porque aspiro a que la izda gobierne muchos años. Y por temor a la extrema derecha. El señor Feijóo no me da ningún miedo. El PSOE y el PP no son tan diferentes.

    Pues eso. Lo dejo.Ahora está todo el mundo haciendo encaje de bolillos. Me temo que no paso de hacer un dobladillo o coser un botón.Un abrazo.

  • carmen

    Perdón. Se me ha olvidado.

    En clave catalana lo veo. Bueno, intento verlo. Soy murciana.Hablo del PSOE en el territorio de lo que hasta día de hoy, se considera España.

    Me da exactamente igual que los catalanes se queden o se vayan. Igual que los vascos. No es mi problema. Siempre seré murciana y estoy acostumbrada a que Murcia sea, pues Murcia. Me encanta.Sencillamente, opino. Y, sencillamente, no me gusta nada Puigdemont. Sorry. Y creo que Yolanda Díaz se ha equivocado si aspira a ser presidenta de España. Porque le han ganado por la mano.

    Opiniones.

  • carmen

    Román.Cogí lo mejor de la  Transición. Tenía 22 años cuando murió Franco. Una época maravillosa de, pues de todo. Una ilusión que no veas.Me encanta Suárez, el gran Traidor, como muy bien dices para algunos. Y el Rey de entonces, espectacular.Tenía 30 años y un bebé de nueve días cuando el 23 F. Cuando salió a las doce de la noche a hablar, pude dormir. La región o lo que sea Murcia pertenecemos al señor Milan del Bosch. Tanques en Valencia. Lorca, descompuesta. Yo me moría. Mi padre por poco se muere del infarto. De repente salió por el pasillo gritando: tiros en el parlamento, comprad leche y azúcar para los niños. Pobrecico y pobrecico. Lo oyó directamente en la radio y tenía a su hija pequeña en su casa con su nieto de nueve días. Su mujer había muerto en julio.Sé lo que fue la transición. Seguí al milímetro todas las noticias. Todas. Y así sigo.Un abrazo 

  • M. Luisa

    En esta situación insólita en la que se encuentra la política española, es indudable que el presidente Puigdemont  ayer    actuó no movido  por la transitoriedad que mueven a los líderes, sino llevado más bien a actuar movido por la ética de la responsabilidad, aquella que los acaba modelando como estadistas. Sería muy largo ahora detenerme  a comentar los entresijos de su conferencia, pero en mi opinión, uno de los puntos más fulminante de los planteados  con más amplio espectro democrático  fue el expresado así: Estamos hablando de que si hay acuerdo ha de ser una acuerdo histórico, un compromiso histórico como el que ningún régimen ni gobierno español no ha sido nunca capaz de hacer realidad  desde la caída de Barcelona el 11 de septiembre de 1714.  La naturaleza de estos acuerdos no existe y, por tanto, se habrán de crear, van más allá de la mera y tan trasnochada convivencia. El independentismo no es ni  ideología ni busca el logro de ningún fin como el tal llamado  separatista.  Contrariamente, el independentismo  respecto al evolucionismo democrático media precisamente como herramienta para    una mejor y más honda compenetración entre países.  

    • Román Díaz Ayala

      Ayer Puigdemont habló para sus socios de partido y sus votantes, para las otras fuerzas que abrazan el independentismo, su gran rival Esquerra Republicana, y para el Gobierno y Las Cortes Españolas. Lógico que resaltes lo que a ti te atañe. Tenía que marcar diferencias con Esquerra su gran competidor y justificarse ante Junts pel Si de por qué el diálogo ahora omitiendo hábilmente lo del Referéndum.  La Cataluña de 2023 no es la de 2017 y él no es ya un galo irreductible.

      Aprovechó muy bien el encuentro con Yolanda Díaz en un escenario perfecto. En Bruselas, la capital Europea, pues la vicepresidenta del Gobierno de España le brindó el marco perfecto y hasta el atrezzo para que se escenificara.

      Y ahora yo me pregunto si es que no puede ser que dentro de unas semanas te sentirás algo defraudada. Está reduciendo la negociación, tal como lo ha planteado a un mero trámite de soluciones personales.

      Bueno, mejor esperemos. Todavía son conjeturas.

      • M. Luisa

        Acabo de llegar a casa y no tengo tiempo más que para decirte que estoy preparada, como no!, para  el fracaso…  ¿la experiencia debe servir para algo no?

  • carmen

    Román: Me gusta el PSOE . Me gusta Yolanda Díaz. Cuando se enfrentó al señor Abascal creo que hasta aplaudí.

    Pedro Sánchez, pienso, que pasará a la historia de España como el presidente con más capacidad negociadora que hemos tenido. Como un luchador que da la sensación de no conocer el desaliento. No recuerdo a quién llamaban el tahúr de Mississippi, pero creo que Sánchez es un jugador de primera. Por supuesto que nos puede sorprender. No para de hacerlo.

    Eso no quita que piense que la reunión con Puigdemont ha sido un error. No porque no tuviesen que reunirse con él, vamos a ver, si la investidura depende de sus votos porque la vida es caprichosa. Ha sido un error que de repente la prensa pueda decir que Pedro Sánchez no sabía nada de esta reunión. Y el número que ha montado Puigdemont es que lo he visto en directo. Creo que ha sido un error. Porque ahora a ver qué hacen. Decir: hemos bajado la cabeza? Por favor. Esas cosas hay que hacerlas con discreción. Y discreción, ninguna. Pienso que al señor catalán se le ha dado una oportunidad de salir ante las cámaras, algo que le encanta , y dárselas de imprescindible. Lo vi en directo, insisto. Eso no es serio.

    A ver cómo arreglan esto. Porque todos vimos en directo aquello de la proclamación de independencia de Cataluña. La huida de película de algunos, el jaleo enorme que se formó en Cataluña. La declaración de prófugo de la justicia, el jaleo enorme que se formó. Nadie nos lo ha contado. No es que sea como las guerras carlistas que hay que ir a los libros de texto. No. Lo tenemos muy reciente.

    Ese señor es un provocador. Y lo que es un error es facilitarle las cosas para sus números personales. Insisto en que pienso que su intervención era básicamente dedicada a su país, como él lo llama. No al resto de España. Bueno, sí, también, dijo cosas muy desagradables.

    Creo que la señora Díaz ha tenido un resbalón importante. Y porque soy bien pensada. No quiero pensar que llevada por un subidón de autoestima pensase, verás, esto lo arreglo yo. Por eso creo que es mejor que piense que es una ingenuidad. Esta señora viene de Podemos. Y a veces, muchas veces, se equivocaron.

    Ojalá llegue el día en que la vea presidenta de Gobierno. No creo, pero me gustaría. Pero creo que se ha equivocado en esto. En la forma. Por supuesto que hay que hablar con Puigdemont, por supuesto. Pero un buen jugador lo primero que tiene que saber es cómo es su contrincante. Se analiza cada gesto de la cara, la expresión corporal, el movimiento de las manos, la mirada… todo.Y ella no ha jugado bien. Y eso pienso. Y soy la votante media del PSOE. No creo que sea la única que así piense.

    Un abrazo 

    • Román Díaz Ayala

      Por tu edad haces ese tipo de valoraciones, no pudiste ser protagonista en primera persona de los hechos de la Transición. Aquella fue una generación extraordinaria y pocas veces repetibles en la historia. Ensalzar a alguien sería desmerecer al resto, pero yo destacaría, por ceñirme a tu comparación a Adolfo Suárez, el gran traidor para la derecha franquista y que recibió el “elogio” de “tahúr del Mississipi” salido de la lengua afilada y bastante desvergonzada de Alfonso Guerra.

      Gracias a aquellos actores, los sucesos actuales con los los que nos estamos enfrentando obedecen a una situación de normalidad democrática, aunque estemos envueltos en problemas extremadamente graves.

      Para valorar mejor las manifestaciones de ayer de Puigdemont, te conviene verlo en clave catalana y muchas de tus piezas sueltas encajarán perfectamente.

  • carmen

    Pues sí. Tiene usted razón, señor Valderas. Cada uno es muy libre de pensar, siempre honestamente, como pueda.

    Mi opinión es como votante del PSOE. Votante. Porque en la iglesia da un poco igual, si se vacían las iglesias, ya se llenarán con otras personas. Pero la iglesia no es una democracia. No importa lo que piensen los de abajo. Buscan otros, insisto, y…Claro, en una democracia sí importan los votos. Porque si no te votan pues no hay diputados. Es que, mire, ayer se hizo público el acuerdo de gobierno de mi , no sé qué es, autonomía? Porque país no creo que sea, ni queremos. Pero, ya sabe, descompuesta estoy. Y aquí no puedes decir nada, no vea usted. Miedo da. La gente guarda silencio y eso es siempre mal augurio.Llevamos dos días con un polvo del desierto que me río yo de los peces de colores. Como me dan episodios de EPOC, a ver quién sale a la calle. Y he visto al señor este catalán.  Puro aburrimiento. Y  Uuuuuufffffff.

    Y como sé que a Román no le importa que hable… Pues sí, tiene usted razón. Puedo creer en los peces de colores. Pero se da la circunstancia de que tuvimos en mi casa un acuario enooooorme. Imagínese quién acabó dando de comer a los pececicos del señor. Pues no vea, cuando volvía del colegio me desesperaba, unos se comían a otros. Al final quedó uno solo. Un escalar horriiiiible. Se comió a tooooodos. No ve las peleas a través del cristal. Inútil.  Por eso digo con alguna frecuencia: me río yo de los peces de colores. Es literalmente cierto.

    A mí me gustan las mariposas. Y solamente por la magia de la metamorfosis. Una tontería quizás, porque, a ver, sencillamente se transforman fuera del huevo. Pero me encanta que de una larva salga una mariposa y eche a volar.

    Gustarme hasta el punto de querer ser en mi próxima vida, las ballenas.

    Y eso pasa. No sé si le entrarán a contestarle, a lo mejor no. Le aseguro que no me intimida en absoluto, porque me siento libre, como una mariposa. Seguramente porque soy una irresponsable. Mil veces me lo han dicho. Y discrepo. Sencillamente digo lo que pienso. Rarita que es una.

    Insisto. He hablado desde donde, creo, me corresponde. Votante del PSOE.

    Un abrazo.Román. Un abrazo. Ya me callo.

  • Román Díaz Ayala

    Por amor a la claridad debo tener un exquisito cuidado en el uso de las palabras. Considero que una persona novata no tiene que ser necesariamente ingenua. Novato es quien no ha adquirido la experiencia suficiente, o que no alcanza a hacer un uso adecuado con sus experiencias en el ejercicio de su actividad.

    Yolanda Díaz pertenece a esa más reciente promoción de gobernantes. Sánchez Gobernó con el PSOE tras la moción de censura de 2018, y en enero de 2020 entró U.Podemos en el Gobierno tras un acuerdo de coalición siendo Pablo Iglesias el líder del partido asociado con una vicepresidencia. Yolanda Díaz entró como ministra de Trabajo. Fue en 2021 cuando sustituyó a Pablo Iglesias, con un partido recién creado (más bien una agrupación) sin una experiencia previa de Gobierno..  Del otro personaje, Puigdemont, no es necesario reseñar aquí su biografía política, ni sus protagonismos.

    Tampoco debemos despistarnos con el otro personaje, el actual presidente en funciones. Hasta ahora viene demostrando que podemos esperar muchas cosas de él, y llevarnos alguna sorpresa. Sabe muy bien, es decir, parece conocer y moverse con soltura por los escenarios nuevos de la vida nacional.

    • José María Valderas

      ¿Qué entiende usted por moverse con soltura por los escenarios nuevos de la vida nacional? Hasta ahora, la soltura es la mentira, o el cambio de idea, según dice, pese a que se presentó a las elecciones con un programa en el que no existía tal cambio, y por tanto engañó, y los nuevos escenarios es darle entrada al separatismo y la partida filoetarra. González pudo pactar con separatismo y no lo hizo, por ética. Cambió de idea con la incorporación a la OTAN, pero convocó un referendum para aprobar ese cambio de idea. No acabo de entender los esfuerzos en disolver la felonía y la traición.

      • Román Díaz Ayala

        Cuando viajamos en el tren el paisaje parece moverse todo a nuestro derredor, pero ya sabemos que sólo es un efecto.  Felipe González, y supongo que Alfonso Guerra también, andan asustados al ver cómo los nuevos niños de la guardería del PSOE que le han sustituido parece como si estuvieran jugando con las cosas de comer.  El caso es que nosotros vamos en el tren y a “esos niños”  no se les mueve el paisaje. ! Hay¡ Felipe González más de una vez se quejó de cómo condujo en el PSOE y en el seno del Gobierno el asunto de la OTAN

        Si aquella generación de la Transición , de un perfil joven, y casi todos sin experiencia de Gobierno ( ni siquiera política, a no ser lo que le permitía la clandestinidad) hubiera tenido un referente, como esta generación lo tiene ahora,  los libros de historia tendrían muy distintos registros y hasta relatos.

        Lo de Sánchez, lo dejo para cuando vayáis agudizando la mirada. (aunque puedo estar equivocado)

        • ana rodrigo

          Querido Román, entro en atrio a las 23, 35h. y el primer comentario que me encuentro es este último tuyo. Ya sabes que no me gusta mucho hablar de política en atrio, pero en este caso no me puedo resistir y felicitarte por este comentario. Es genial esto que dices, el paisaje se queda, el tren sigue. Esto tiene nombre conservadurismo y progresismo, siempre mirando hacia adelante. A ver cuando miramos atrás en la historia para ver que el tren ha seguido siempre contra viento y marea, por eso estamos donde estamos, y no seguimos en el Paleolítico. No entiendo por qué el mundo conservador siempre está en clave apocalíptica. El tren sigue, señor González, señor Guerra, ustedes mismos rompieron barreras que impedían avanzar. Dejen en paz a quienes están haciendo lo mismo en otro contexto. Ustedes abrieron puertas para que entrase aire fresco, y ese aire hay que renovarlo constantemente. No sólo el mundo no se acaba, sino que se abren nuevos mundos. Un abrazo

          • Román Díaz Ayala

            Podríamos emplearnos en pensar por qué nos cuesta tanto hablar de política. Parece un hecho impuesto. Aparte de nuestras subjetividades, tienen que existir algunas razones objetivas.

            Negarse a dar cabida a la política evidencia la desafección que tenemos a los políticos en ejercicio, pues vemos en ello una clase que asume el papel de representación de una forma corporativa que tiene en sus atribuciones el pensar y decidir por sus representados.

            El caso es que la política nos envuelve, y en algunos casos, como ahora, nos golpea y nos obliga a pensar en conciencia. Y en democracia tenemos la libertad de expresarnos.

            El gran triunfo de la selección femenina de fútbol no ha sido el gol contra el Reino Unido, sino la fuerte sacudida a la sociedad civil para que entendamos que el feminismo no es un mero asunto de ideologías, sino al contrario un valor civilizatorio y si fracasamos en ello sería un gran fracaso histórico.

             

  • carmen

    Pues, señor Valderas, pienso como Román. Creo que Yolanda Díaz ha patinado a lo grande. Me gusta la señora, no creo que quiera destruir España. No entiendo las causas por las que una parte  de la sociedad de Catalunya, Cataluña en mi idioma, tiene esa obsesión con independizarse de España. Lo único que se me ocurre, en el siglo 21, es que les pase por la cabeza ser un país independiente y convertirse en un paraíso fiscal. No creo que sea un movimiento de izquierda radical, sería demasiado romántico y ya no creo mucho en los romanticismos y muchísimo menos en el romanticismo político. Tiene que haber una causa.

    Sé que lo que digo es un poco una locura, me lo han dicho alguna vez. Si Yolanda Díaz le ha querido hacer un favor a Pedro Sánchez, yendo por delante como si fuese cosa suya, es una ingenua. Pero si ha confiado por un solo momento en la discreción del señor catalán, pues no sé qué pensar ya. La palabra ingenua se queda corta.

    El problema de todo esto, para variar, es que las elecciones se ganan o se pierden gracias a los votos. Y si los que votamos al PSOE no entendemos nada, ya me dirán de dónde van a sacar los diputados en las próximas elecciones. Porque las elecciones no se ganan o pierden en el tribunal constitucional. No. Sea o no constitucional lo que pide Puigdemont, si hay una amnistía después de la que se lió, con la cantidad de personas que hay implicadas, con los cargos de los que todavía tienen que responder ante la justicia como por ejemplo la malversación, le aseguro que van a perder muchos, muchos votos.

    No. Si eso se hubiese llevado de otra manera, si se hubiese llegado a un acuerdo de esos de los que Nadie dice ni mu y después… Ohhh, resulta que la amnistía es constitucional…pues a lo mejor hubiese tenido un pase. Porque no nos vamos a meter toooodos a estudiar los entresijos de la constitución. Pero tal y como ha salido Puigdemont, vamos…

    No lo entiendo. Creo que es un juego interno. Dedicado a recuperar liderazgo en el independentismo. No me gusta como actuó. No me gusta el jaleo que montó en Europa cuando salió de extrangis.  No lo veo un gran líder político, me parece  un megalómano. Esta es mi opinión como votante del PSOE. Nada más que como votante. Los. Políticos, ellos sabrán. Pero las elecciones antes o después, llegarán. 

    • José María Valderas

      Carmen usted es muy quien para hacerse una imagen angelical de Yolanda Díaz. Es muy quien para convertir en “petonada” el beso y las riscas compartidas de la Vicepresidenta del Gobierno con un prófugo de la justicia española. Usted es muy quien para creer en los peces de colores. Pero los hechos son los hechos. Nos han mentido y siguen mintiendo los socialistas al afirmar que iba en nombre de Sumar. Como si por la mañana jugara a vicepresidenta y por la tarde se transmutara en política de partido, cuando lo que busca es mantenerse en el poder.

      ¿Hacerle un favor a Sánchez? Assens, recordaba yo esta mañana, que es el intermediario con Puigdemont y del partido de la señora Díaz, declaró que Sánchez no sólo estaba al tanto, sino que le escribió al final de la reunión. Ya adelantó ayer que los que le iban a votar, es decir, los separatistas de todo el espectro, eran “hombres de estado”. No toda la izquierda se traga ese sapo que está siendo edulcorando por El País y otros medios sanchistas. Lo que sí digo es que los que apoyan a Sánchez saben perfectamente lo que están perpretando. Es decir, que la izquierda catalana, que ha avalado multitud de medidas contrarias al interés de los ciudadanos que se siente españoles en Cataluña, no son menos sepoaratistas, menos contrarios a España que puedan serlo Puigdemont o Aragonés.

      Es una situación de especial tragedia para España. Jamás ha estado tan vilipendiada. Tan deshonrada. Con el aplauso de votantes que jamás pensó uno que perderían de manera tan humillante para ellos su propia dignidad. Me crié en un pueblecito de la Alta Garrotxa, realicé mi formación en ciencia y en filosofía en la Universidad de Barcelona. Estudié el catecismo en 1952 en catalán, en un manual del obispo Cartañá, escrito en catalán. Pero nunca olvidé mis raíces, ni admití lisonjas vanas para que renunciara a mis orígenes. En la Universidad, durante el franquismo, tuve varios altercados con separatistas del… PSUC y de ERC que querían ya eliminar toda docencia en castellano cuando un número elevado de alumnos procedía de otras regiones de España. En particular, recuerdo que me las tuve tiesas con otro garrotxí, que ante la solicitud de un canario –no había en el archipiélago entonces la especialidad en cuestión– de que las clases de prácticas se dieran en castellano, miró de reojo a los demás con un despectivo !que es foti”, en castellano popular, “que se joda”. Por supuesto que no me callé. Pero muchos sí, muchos bajan la cabeza y votan al PSC aun cuando sea arquetipo de partido que se burla de sus bases, acostumbradas a bajar la cabeza. Paradigmático es el caso de Santa Coloma de Gramanet, donde Pujol se bajó del coche oficial para abroncar a unos ciudadanos tildándolos de analfabetos maleducados y de nos respetar el país que les daba de comer. Hoy el candidato de ERC a la alcaldía de Santa Coloma es un tal Rufián, hijo de aquellos humillados.

      En el secesionismo hay derechas, centro e izquierdas. Pero los que se hallan moviendo los hilos como nunca son los sanchistas, con El País al frente. Hablar de panoli en Yolanda Díaz es un acto de buena voluntad. Pero no se ajusta ni de lejos a la realidad mostrenca.

  • carmen

    Pues allá voy.Este señor catalán ha dado una rueda de prensa que me ha retrotraído a hace unos años. Pocos. Y mira que han pasado cosas, pues como si nada. Menudo jaleo tienen en Cataluña entre ellos mismos,  porque  tengo la impresión de que las declaraciones iban dedicadas a los suyos. Es imposible que fuese dirigido a toda España. Nos ha puesto bonicos. Alucinante.

    Opino que las negociaciones deben de ser discretas y esto ha sido de todo menos discreto.Me van a dejar sin poder votar como esto siga así. Y mira que es difícil. Pero no imposible. Quiero que mi voto sea útil. No voy a acabar votando a un partido que no sé ni qué dice porque tenga un nombre bonito.

    Pues bueno.Y que pienso que este señor catalán tiene un problema de megalomanía? Como que quiere pasar a la historia o algo así…Pero claro…a lo mejor es que no entiendo nada. Bueno, seguro que es eso. En shock . Como soy española y de Murcia…pues claro.  

    • Román Díaz Ayala

      La amnistía es un acto de perdón que nada tiene que ver con un borrón y cuenta nueva a una mala acción del poder judicial en una democracia plena como la española. No tiene que ver nada con las arbitrariedades de una dictadura y sería todavía más delirante considerar a España como un “Estado opresor”. Estaríamos situados ante los hechos que nos llevaron al 1º de octubre de 2017.

      Yolanda Díaz ante la propuesta de un encuentro con ella por parte de Núñez Feijóo, en calidad de candidato oficial a Presidente de Gobierno declinó el ofrecimiento hacia su portavoz de Partido en el Congreso. Yo entendí que en aquel momento sopesó cuidadosamente su papel y su figura como vicepresidenta de Gobierno en funciones y máxima representante en él de su grupo U.Podemos en la coalición.

      Por lo mismo no entiendo que en su encuentro personal con Puigdemond en Bruselas haya olvidado su papel institucional de representación nacional después de los cuatro años en el ejercicio del poder gubernamental y que se haya mostrado como una novata ante un perro viejo ( y apaleado) de la política y con un bagaje de experiencia que otros políticos quisieran para ellos.

      • José María Valderas

        Si de verdad nos interesan lo débiles, Román, deberíamos ser menos ingenuos. Si de verdad nos interesan los expulsados de la sociedad, deberíamos ser menos ingenuos también. Si de verdad nos interesan los niños que sufren violencia, no sólo sexual, deberíamos ser menos ingenuos. Los débiles, en Cataluña, y de rebote, en el resto de España, son los pobres. Vaya usted a un hospital en el extrarradio barcelonés, sea Bellvitge, sea el Valle Hebrón, por citar los dos mejor dotados, con el Clínico y San Pablo. El personal, en general, le atenderá con suma atención, pero los rótulos, las indicaciones se hallan sólo en un idioma que a muchos les cuesta, cuando es obligatoria hacerlo en bilingüe. A mi edad, frecuento a menudo uno de los citados. No es justo el trato en ese aspecto que recibe parte importante de la población. Y tras eso, están, muy a menudo gentes de la io¡zquierda separatista, que va desde ERC hasta Sumar o Podem. Es mentira que la izquierda esté con los débiles. Es mentira que sean ingenuos. Repase el elenco de responsables, desde el Conseller de Sanitat hasta la chica enfermera esa de Cádiz a la que expulsaron tras un juicio de tenebroso nazismo.

        Si de verdad nos interesaran los expulsados de la sociedad deberíamos ser menos ingenuos. Usted podría pensar que expulsados de la sociedad serían Montilla, Iceta o Illa. No le habla de Colau o de Assens, aquellos socialistas, podemitas éstos. Ni Montilla ni Iceta poseen formación universitaria, habiendo podido hacerlo, el primero por indolencia, el segundo por una sucesión de cates que abochorna a todos menos a su presidente que es falso doctor. Pese a no tener formación Montilla fue el presidente de la Generalidad que con más saña se opuso al cumplimiento de las leyes y las sentencias judiciales a favor de la enseñanza del español. Illa acaba de firmar una ley de la Generalidad en el mismo sentido. Es ingenuo pensar que la izquierda se ocupa de los débiles en Cataluña. Son tan separatistas como la CUP, no menos. Y no sólo los socialistas catalanes. Sánchez, acaba de revelar Assens, el teórico muñidor de la reunión con Puigdemont, que Sánchez estaba al tanto de la reunión que le envió un mensaje a Yolanda Díaz al final de reunión. A usted Roman le parece ingenua la postura de Yolanda Díaz. Si viviera en Cataluña vería que no es más que un acto más del comportamiento de la izquierda.

        La izquierda es plenamente consciente y lo hace adrede. El otro día, mi hija invitó a casa a unos conocidos socialistas del Principado. Estaban presentes también unos ingenuos, esos sí, que trabajaban en una fundación para la promoción de países deprimidos del Tercer Mundo. Salió en la conversación la ética política. Alguien quiso sacar como modelo de falta de moral la elección de un presidente plagiario, contraponiéndolo al comportamiento de Merkel con sus dos ministros, de Defensa y Educación, que los fulminó ante las dudas de la tesis. Los socialistas no le dejaron acabar. Otro, en un momento distinto, puso de relieve la intención de pactar con un prófugo de la justicia por el atentado a la democracia que eso supone al cuestionar la independencia del poder judicial. Tampoco le dejaron acabar. Es decir, Román, que la izquierda sabe perfectamente qué es lo que hace, sin ingenuidad, Maldad, deshonor o traición, como quiera llamarlo.

        No, no hay comportamiento ingenuos. Hay una voluntad directa de destrucción de la nación. Dese un garbeo por Cataluña. Viva la vida diaria. Abra los libros de texto escolares. Intente solicitar plaza oficial de lo que sea. Mucho mejor que yo lo expuso el dibujante Mingote en los tiempos en que Otegui, otro hombre de estado en la terminología sanchista, tenía lista la 9 mm parabellum. El gobierno vasco había iniciado una campaña de turismo con el eslogan “Euskadi, ven y lo cuentas”. Se produjeron unas grandes riadas, Mingote, cogió el lápiz y dibujó a un guardia civil salvando del ahogamiento a un adolescente del País Vasco”, y le puso la misma frase. Por ironía de las cosas, cruel ironía, el joven salvado mataría años después al guardia civil salvador.

  • carmen

    Creo en el diálogo. Y en Política, sobre todo. En la iglesia ya me he rendido.

    Hoy , ya sabrán, ha habido una reunión con el señor este catalán que tanto quebraderos de cabeza nos ha dado. A mí no me hace ninguna gracia. Pero, si soy partidaria del diálogo no puedo estar únicamente a favor de los diálogos que me gusten.

    España se juega muchísimo. Sobre todo el colectivo LGTBI y El feminismo mal entendido. Y en la aceptación del problema del cambio climático y…en fin. Seguro que saben más que yo de algunas cosas.

    Pues creo en el diálogo. Sorry.Por eso acepto el resultado de la negociación que ha llevado al Poder en mi Murcia a un partido que detesto. Las cosas son como son.

    Espero que ese acuerdo no sé haga nunca realidad en el Gobierno general, no sé si se dice así, de mi país. Y si se repiten elecciones y se llegase a ese acuerdo, pues qué quieren que les diga. El diálogo tiene eso. Pero nunca , nunca, nunca, jamás con mi voto.

    Puedo hacer algo más?

  • carmen

    Desde luego, a mí no me han distraído ni un poquico.

    Hoy tenemos por fin el acuerdo que nunca se iba a cerrar. PP preside y Vox la vicepresidencia de mi Murcia.

    Distraernos la atención? No será en Murcia.

    En fin.Uuuuuufffffff. 

Deja un comentario