Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

agosto 2023
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
7201 Artículos. - 109733 Comentarios.

En la partida de Ana

Esta mañana me ha producido un estremecimiento abrir Religión Digital y encontrarme con este escrito de Enrique Martínez Lozano. No sabía nada. Nos conocíamos de hace tiempo. Coincidíamos y divergíamos en nuestra búsqueda espiritual. Por Asun Poudereux conocí sus libros. Solo una vez nos encontramos. ATRIO publicó en 2013 un artículo suyo, con 39 comentarios de atrieros clásicos. Y últimamente nos dejó un comentario muy esclarecedor sobre sexualidad. Hoy me autorizado a publicar esto. Acompañémosle en este doloroso trance y acompañémonos mutuamente en el tramo de vida que aún nos toque vivir. AD.

Queridos amigos y amigas: Al enviar el boletín de esta semana, me  resultaba imposible hacerlo como si nada hubiera pasado. Permitidme, pues, por lo  compartido durante tantos años a través de estos envíos, un “desahogo” ante un hecho que me desgarra el corazón y pone mi vulnerabilidad en carne viva.

Ana, mujer de Martínez Lozano

El día 15 de agosto, disfrutando de un paseo en bici, al atravesar por un paso adecuado con el semáforo en verde, Ana, mi esposa y cómplice compañera de vida, fue arrollada de manera violenta por un auto. Tras dieciséis horas de lucha por sobrevivir y de esfuerzos de los profesionales sanitarios por sacarla adelante, fallecía a las seis de la mañana del día 16. Tenía 57 años.

Os lo envío también, desde mi necesidad de responderos, a quienes me  habéis escrito algo. Con este compartir, quiero haceros llegar la gratitud más  profunda por vuestros correos y mensajes, hechos de cercanía y amor.  Perdonad que no pueda responderos personalmente, pero recibid desde aquí,  cada uno y cada una, mi abrazo más cordial y sostenido que nunca.

Nunca pensé que el dolor pudiera llegar a tales extremos ni que alcanzara semejante intensidad. Un dolor oscuro, ciego y pegajoso, tan agudo como  desgarrador, cargado de tristeza, soledad y abatimiento. Dolor…

Pero tampoco nunca pensé que podría encontrar la calidad, luminosidad,  y frescor del amor que he hallado en Ana. Un amor humilde, alegre, confiado,  entregado, servicial, cuidadoso, detallista, paciente, desbordante, sostenido.  Un amor hecho sonrisa, cercanía, ayuda y mimo. Un amor envolvente y  liberador. Amor…

El dolor sentido no es sino el reflejo del amor que siento haber perdido,  con la partida de Ana. ¡Es tan duro verla en todos los sitios y no poder encontrarla en ninguno!… ¡Es tan grande el hueco de su ausencia y el vacío de  su luz!… ¡Tan dura la forma violenta en que la han arrebatado! ¡Tan oscura la  frustración de sus sueños, proyectos e ilusiones! ¡Tan desgarrador y desolador  vivir sin ella! ¡Tan hiriente no encontrarla cada día ni poder estrecharla en un  abrazo como cada vez que volvía a casa! ¡Tan pesarosa la soledad sin ella!…

¡Cuánto me has querido, Ana querida! ¡Cuánto me has dado y cuánto he  aprendido! ¿Cómo no habría de doler hasta la extenuación la pérdida de tanta  luz, de tanta alegría, de tanta vida? Nos conocíamos desde un poco antes, pero  nos “vimos” en agosto de 2014 y supimos –“¡qué cosa misteriosa!”, solíamos  repetirnos- que nos habíamos estado esperando desde siempre. Y estos nueve  años han sido una confirmación cotidiana de aquella intuición primera. ¿Cómo  no sentir ahora una soledad abismal cuando ha partido tu misma vida? ¿Cómo  no sentir que me “rompo” cuando ahora mismo intento pronunciar tu nombre?

Solías decirme que veía en ti cosas que no estaban o que tú misma no  percibías. Pero sé el motivo: era justamente la presencia de tanta luz en ti la  que no te permitía ver tu belleza; eso es precisamente la humildad.

Nunca un enfado, ni una mala cara, ni un gesto displicente, ni una actitud  hostil, ni una distancia fría, ni un enfado calculado, ni siquiera un juicio…  Muchas veces me preguntaba cómo podía caber en ti tanto amor. Pero no, no  cabía; eras Amor. Por eso te echo tanto de menos y me pregunto por qué has  tenido que partir. Si fuera una persona religiosa, diría que un dios celoso te  arrebató porque te quería junto a él. Pero prefiero permanecer en silencio… y  permitir que la vida, tras esta removida que me tambalea, vuelva a tomar la  iniciativa.

Ahí encuentro tu presencia. Contemplo tu mirada eterna plasmada en  una fotografía. Y te hablo. Y descubro que, al hablarte, solo me sale una  palabra: “Gracias”; una palabra -“Eskerrik asko”- que nunca te abandonaba. Y  aun con mi sensibilidad rota, no puedo sino sentirme embargado por la gratitud, en la que fuiste mi maestra.

Y te escucho… Me desahogo contigo, te cuento lo que siento, te digo  cuánto te echo de menos, te pregunto por qué… Y me quedo a la escucha. Siento  entonces que me sonríes -como siempre lo hacías, como tú sabes hacerlo- y en  esa sonrisa me hablas: “Deja que la vida sea”… Y la paz vuelve a mi corazón.  Estoy entreviendo otra forma de tu presencia, otra manera de sentirte, un modo  nuevo de amarte.

Sigo echando de menos tu cuerpo, el contacto, el abrazo, tu mirada, tus  gestos, tu estar… Y eso me duele. A veces me siento perdido por la calle, sin tu  mano amiga. Se me hace el día interminable, sin el sonido de tu voz. Cada cosa  que veo, te recuerda, y me hace sentir una punzada aguda en la boca del  estómago. Pero vuelvo al silencio y te veo. Y ahí se me hace presente, de otro  modo, tu sonrisa, tu voz y tu presencia. Miro tu foto y, si bien es cierto que  aparece la nostalgia de lo que ya no puede ser, cobra fuerza, aunque sea entre  mis lágrimas balbucientes o desgarradas, tu presencia luminosa, radiante,  amorosa, que me vuelve a repetir: “Deja que la vida sea en ti”. Con esa sonrisa  tuya, humilde, casi tímida, pero radiante a la vez; la sonrisa luminosa y sabia  de quien, más allá de cualquier problema, sabe que, en lo profundo, “todo está  bien”.

Y llego a sentir tu voz y a percibir tu gesto que me invitan a confiar y a  entregarme. Y es en esa entrega, finalmente, donde me siento fundido contigo.  Más allá del tiempo, más allá del espacio, más allá de las formas, somos.

Ana querida, te dejo ir. Me duele enormemente pensar que se han  truncado tus proyectos, tus sueños, tu vitalidad. Pero sé que, aunque a mí me  duela y desconcierte, ya has recorrido tu camino. ¡Feliz de ti! Acojo el dolor de  tu ausencia, pero te dejo ir…

Y acojo también tu invitación a “dejar que la vida sea”, sin pretender  que se ajuste a mis planes. Agradezco a tantas personas que están aquí,  incondicionales, apaciguando el dolor y sosteniendo mi fractura y desconcierto,  desde mi querida hermana Puri -tan parecida en ello a Ana- hasta personas  anónimas y desconocidas de quienes me llega impulso, pasando por amigos y  amigas siempre fieles y siempre disponibles. No puedo no verlos a todos ellos,  querida Ana, como “mensajeros” tuyos, otro guiño de tu amor. Te abrazo como  a ti te gustaba y quedo compartiendo contigo el silencio pleno que ahora ya  eres.

7 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    También yo me uno a ese recuerdo-elegía de Enrique. No te conozco personalmente, aunque sí reconozco tu nombre.  Recuerdo-elegía, que me parece un gran canto al amor encarnado en Ana, (y en ti) No quisiera ser superficial, pero veo en ese canto tan bello -y sincero- más que prosa, poesía, y de la buena. Canto de amor y nostalgia que, a mi juicio, trasciende.  Es un placer encontrar-conocer ese amor que trasciende el “aquí y ahora”,  y se remonta… Ese amor no ha muerto, te espera, Enrique. No te instales en la nostalgia o el mero recuerdo. Sublima.  El amor profundo no muere, se consuma tras la esperanza. (Perdona, no intento dar consejos, solo expresar lo que tu canto me ha sugerido.)  Un abrazo

  • José Antonio Sánchez Gimeno

    Enrique, en estos difíciles momentos me faltan palabras para manifestarme como querría, ante tan trágica noticia. Mi acompañamiento en tu dolor. Cuando hace años te conocí en las charlas que nos dabas en Teruel pronto comprendí que había un fondo de autenticidad y deseo de ayudar fundado en una experiencia sincera. Gracias por todo.  

  • Santiago

    Me uno profundamente  y sinceramente a tu dolor, Enrique,  y empatizo contigo en esta hora. Mis oraciones  y mis sinceras condolencias, y las de mi familia, para ti y los tuyosAbrazosSantiago Hernández

  • ana rodrigo

     Cuánto dolor, lo siento muchísimo. Hace años que sigo a Martínez Lozano, además de sus artículos,  sus sesiones en vídeo de meditación, lo siento muy cercano. Le envío un fuerte abrazo

  • Monica

    Mi solidaridad con Enrique, veo que es psicoterapeuta, como compañera que se dedica a la salud mental mi apoyo, somos personas que viven su vida, esto nadie lo cuestiona, pero, al contrario de lo que pueda parecer, también tenemos nuestras preocupaciones,  y vivimos situaciones que también nos desbordan, como la pérdida de seres queridos. El hecho de conocer el funcionamiento de la mente y la conducta humanas no nos exime de sentir tristeza, quizá podamos manejarlas con mayor pericia, saber cómo intervenir y modificar nuestros pensamientos, podemos aplicarnos nuestra propia medicina, pero esto no quiere decir que siempre nos resulte eficaz. Animo y un abrazo.

  • carmen

    Ay,  Dios…Con el tiempo, todo se calma. Me lo dijeron una vez cuando estaba sumida en el desconcierto total. Y es cierto. Con el tiempo, todo se calma, quizás porque aceptamos la realidad.

    Con el tiempo…

    Un abrazo.

  • Antonio Llaguno

    No te conozco pero, te envío toda mi solidaridad, apoyo, comprensión y ánimo.

    Creemos que no se van. Que nos esperan. Y que algún día nos encontraremos con ellos/as.

    No sólo lo creo sino que te lo deseo de corazón.

Deja un comentario