Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5027 Artículos. - 80676 Comentarios.

Trinidad, relacionalidad y no-dualidad

Enrique

Evangelio de Juan 16, 12-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
― Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora: cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.
El me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.


“Trinidad” es otra forma de hablar de “No-dualidad”. Y todavía podemos nombrarlo de otro modo: “Relacionalidad”.

Entre esos términos –también ellos, como todos los conceptos y todas las palabras que usamos, mentales-, no solo no hay oposición, sino que resultan equivalentes.

Lo que sucede, una vez más, es que cuando los leemos o intentamos captarlos desde la mente, y a falta de una experiencia personal de no-dualidad, los empobrecemos radicalmente, tergiversándolos, al separar y fracturar lo que, en realidad, es siempre no-separado.

De ese modo, una lectura mental del misterio cristiano de la Trinidad lo reduce a un enigma que, en categorías filosóficas griegas, se formuló como “tres personas en una sola naturaleza” o “tres personas y un solo Dios”.

En la práctica, sin embargo, dio lugar más bien a un triteísmo, ya que el Padre, el Hijo y el Espíritu se pensaban –la mente no puede hacerlo de otra manera– como tres “seres” separados, a los que el creyente podía dirigirse de manera independiente.

Sin embargo, a lo que apunta el llamado “misterio de la Trinidad” –que, por cierto, la tradición hindú también conoce, en lo que llaman la “Trimurti”: Brahma, Visnú y Shiva– es precisamente a la relacionalidad o no-dualidad.

El misterio viene a señalar que lo que existen no son realidades “sustantivadas” –pensadas luego como “objetos” individuales-, sino una pura y admirable Relación.

Nosotros no somos, tampoco, individuos separados, como cree nuestra mente, que nos identifica como yoes o egos. Eso es solo una forma que la relacionalidad toma, al objetivarse en el proceso mental. Somos la Realidad Única, que es Relacionalidad y se expresa en formas particulares.

Sin querer considerarlo como “prueba” de nada, no deja de resultar significativo el hecho de que, en el mundo de las partículas elementales, la física cuántica observa algo similar.

En la realidad subatómica, no existen “objetos” –partículas delimitadas-, sino pura y simple relación entre probabilidades de existir que, en un momento dado, debido a la intervención del “observador”, colapsan, ahora sí, en partículas objetivas.

Puede decirse de otro modo: La cognición no-dual se parece en todo a la ecuación de onda de Schrödinger: la voluntad del observador fracciona la simultaneidad no-dual, al igual que la voluntad del observador colapsa la función de onda que define la expresión energética de una partícula subatómica.

En el campo de la física cuántica, una partícula, antes de ser observada, “ocupa” todos los espacios y todos los tiempos: es pura probabilidad de existir. Es el investigador (observador) quien, al observarla, provoca el colapso de la función de onda, haciendo que aquella adopte solo una forma y una posición determinadas.

Del mismo modo, a nivel cognitivo, si acompañásemos cualquier percepción sin intentar modificarla, el objeto acabaría mostrándose tal como es: una infinitud de informaciones que interactúa con todas las demás. El objeto se nos mostraría en su infinitud.

La Trinidad, desde una lectura no-dual, apunta al hecho de que todo lo Real es un permanente Darse (Padre) y Recibirse (Hijo) en un Dinamismo (Espíritu) eterno.

Y en ese “movimiento” se halla incluida –no podría ser de otro modo– toda la Realidad, que es Relacionalidad, en un Abrazo no-dual que unifica las “dos caras” de todo lo existente: lo invisible y lo manifiesto.

En esa belleza relacional, todo se halla en todo: hay un único Fondo –como tantas veces dijera el Maestro Eckhart– que se manifiesta como relacionalidad en infinidad de formas que, sin embargo, participan siempre de aquel Fondo original que las constituye para siempre.

Desde este punto de vista, venimos a constatar que el misterio de la Trinidad está hablando de nosotros. Y nos hace caer en la cuenta de que nuestra verdadera identidad no puede ser nunca el yo objetivado –del que solemos vivir esclavos, encerrados en los barrotes que nuestra mente ha construido-, sino aquel mismo Fondo, Consciencia amorosa o Presencia consciente que se halla en el origen y en el núcleo de todo lo Real.

A ese Fondo se le puede seguir llamando “Dios”, siempre que no caigamos en la trampa (mental) de objetivarlo, separándolo. Para eso, necesitamos “salir” del pensamiento y abrirnos al Misterio de Lo que es, de un modo directo, inmediato, experimentando que, si no lo pensamos, ya nos descubrimos en (y como) Él.

Enrique Martínez Lozano

39 comentarios

  • M.Luisa

    Hola Oscar:

    Ante todo  gracias amigo! Pero me has tenido largo tiempo pensando en cómo  y por dónde retomar el asunto,  pues de la  reflexión  en la que me  preguntaba por    tu desacuerdo   con   lo expuesto en el artículo   sobre la “relacionalidad”  o la no-dualidad, vas  tú y me cambias el paso  diciéndome   que  te cuente  mi proyectito de vida! Bien,  eso poco importa  ahora,  en cualquier caso  sí es cierto que ya desde  muy joven lo tuve  y con tenacidad,  a su modo, lo logré.  No deseo  más!  ahora vivo  del proyecto,  lo valoro y lo cuido.
     
    Me imagino que  venía esto al  caso  por el hecho de haberme remitido  a cuando  se trató aquí del evangelio  de Marcos que  por eso hablé del Proyecto de Jesús,  pero lo hice  solamente  para  recordar que  tampoco allí y muy a pesar mío, por cierto,  tu  planteo no me convenció  del todo y por eso  ambas situaciones  me dan que pensar   no fuera que  hubiera  algo aquí en lo que profundizar, y en eso estoy,   porque a lo mejor  puedo  que sea  yo la que al finalizar   mis reflexiones haya  que darte la razón.
     
    Dicho esto, me pasó por alto  el otro día,  bueno, a parte de que también  luego me di cuenta   que en algo sí  veo que te avienes amigablemente con el autor,  pero  a lo que iba me pasó por alto el siguiente párrafo tuyo:

    “Sigo pensando que el “modo de pensar” del Autor quedó encerrado en el “idealismo” de Husserl: “Tener conciencia de una conciencia sin objeto” ¿Cómo no darse cuenta que la mera “conciencia de” (sin objeto)
    * NO ES un “tener conciencia sin objeto”
    * sino que ES “tener conciencia de una ‘conciencia sin objeto’”
    * dicho de otra manera: esa postulada “conciencia sin objeto”, eso es su objeto”

     
    Es todo lo contrario,  Oscar! Es cierto como ya dije en otro hilo que la fenomenología de Husserl  derivo en idealismo  por eso Heidegger y Ortega se desentienden  pero a lo que se refiere el autor en su articulo  es  al “realismo”  ni idealismo ni realismo ingenuo.  Es por lo  que pienso  que   se esfuerza  tanto, antes de entrar en materia ,  en aminorar la importancia  que se le ha dado a   la mente,  porque en ese  mismo irla  despojando  de su  erróneo privilegio  histórico va sobresaliendo   cada vez más  en lo humano  lo  realmente   aprehensor de la realidad, que no es a primera instancia  la conciencia  sino  nuestro   humano sentir. Este humano sentir, dice un   discípulo de  Ortega, por ser humano es a la vez intelectivo. Por eso pienso  que Lozano va por ahí al decir que la realidad se nos da de forma inmediata y unitariamente. Inmediata porque     nuestro sentir es impresivo  y por tanto abierto, y unitariamente  porque en él, en esa impresión lo que impresiona tiene autonomía propia, es decir, es de suyo lo que es, por esto no se trata de   un objeto de conciencia porque a ese nivel la conciencia no opera, no hay comprensión ahí sólo hay impresión, pero por serlo  de realidad no sólo  nos deja impresionados   sino que  por ese modo de presentársenos   es por lo que el sentir humano es incoactivamente  intelectivo. En la impresión se expresa el eidos o figura de la cosa, no el eidos ideal como pensaba Husserl sino  el real.
     
    Lo dejo aquí porque el trabajo que tenía entre manos estos días  se me hará eterno.
     
    Un abrazo

  • oscar varela

    Hola María Luisa!
     
    ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Te veo comentando con gusto.
     
    Por ejemplo, entre muchas cosas que nos contás, te leo:
     
    – “no es la vida sino la realidad del proyecto (el Reino) en la vida  de Jesús lo que dignifica toda  vida y no sólo la cristiana.”-
    ………………
     
    Suele ocurrir muy a menudo –digamos ¿casi siempre?-
    que los Proyectos los tienen los seres humanos.
     
    Los “tienen” y –aunque a veces les vaya la vida en ello- se empeñan en “sos-tenerlos”.
     
    Hay una persistente Tradición que señala que los “Proyectitos” que nos hacemos (ser lindo-a, ser médico o talabartero, ser casado o “tiro al aire”, ser papa y/o papá, ser …) se comprenden dentro de un Proyecto que no-tenemos, sino que somos.
     
    A ese Proyecto, que inseguramente pre-sentimos ser, lo llamamos “Vocación” porque sentimos una “vocesita in-sobornable” que nos está como señalando el Norte de nuestro Camino, cuyas “andaduras-paso-a-paso” son aquellos “Proyectitos” (acertados o no).
     
    Esta persistente Tradición en la que parece raigar el Sentido (orientación) de la vida humana nos viene hablando un Lenguaje “científico” que hoy vamos llamando “Carta Astral” (no confundir con Horóscopos, ni olvidar que “Los Astros conducen, no arrastran).
     
    Oscar, como María Luisa, tenemos c/u nuestro Proyecto; somos un Proyectil lanzado al mundo para realizar la nada fácil Trayectoria a la que estamos “vocados” en y desde nuestra intimidad: “llegar a ser lo que somos”.
     
    Sería lindo que nos contaras cuál “proyecto” de vida sientes que te está persistente y voluptuosamente llamando.
     
     
    Abrazo amiga, que ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • M.Luisa

    Seguiré mis reflexiones  proporcionadas por la  objeción que de la lectura del presente artículo  hizo  el amigo  Oscar a quien,  para no sentirse obligado a dialogar  si no quiere,  me dirijo a él, como es  bien notorio  de forma indirecta. Con todo,  también quiero agradecer a Antonio Duato que me conceda esta oportunidad de reflexión  a costa de pasar por alto los artículos que se van sucediendo en portada, aunque  del placer de leerlos   no me privo.
     
    Ahora bien, lo importante para mí a estas alturas  es aprovechar  el fruto  de tantos  comentarios  en el tiempo  en que nos ha permitido establecer  diferentes esferas de visión de  quienes los ostentan  y  se pueda  por ello barruntar  a que causa responden  y a donde tiene el origen  esa  conflictividad en la que tal situación  ha derivado. ¿No es la relacionalidad  lo propio que nos constituye?
     
    Siguiendo pues  con la reflexión de mi comentario anterior  y según las objeciones señaladas por Oscar, pienso en voz alta:
     
    Es lo mismo que me sucedió a propósito del  taller   ofrecido por S. Santos  en su estudio exegético    sobre el evangelio de Marcos. Allí aunque  la anuencia  de Oscar  respecto  a la exégesis presentada era total,  siempre  al leer sus comentarios   me quedaba en la sospecha  de si,   para  que realmente eso fuera  así, es decir  de que ambos puntos de vista coincidieran, por un lado la  actualizada exégesis sobre el evangelio de Marcos  de S.S  y por otro su adecuación  referenciada por Oscar al   vitalismo orteguiano, no sería   insuficiente  este horizonte vitalista?
     
    Porque como ya se sabe  vida y realidad  se vinculan en Ortega,  es decir,  plantea su idea de la vida como clave fundamental de toda la realidad, pero yo pienso y lo he expresado aquí cantidad de veces que  en esta visión lo que se logra es objetivar  la realidad,   reducirla a mero sentido para la vida. Por lo que si ahora este enfoque lo trasladamos a   la vida de Jesús interpretada por Marcos  vemos que no es la vida sino la realidad del   proyecto (el Reino) en la vida  de Jesús lo que dignifica toda  vida y no sólo la cristiana.  A mi modo de ver esto es esencial para  evitar  dejarse llevar por la ambigüedad subjetiva del vivir de cada cual. Visión que ha favorecido más bien al desencuentro que al encuentro ya que por la  subjetividad misma  que encierra toda vivencia se le llenó a la de Jesús  de un contenido doctrinal  que le hizo perder  toda su esencia…de momento lo dejo aquí…
     
    ¡Bon día!

  • M.Luisa

    Cuando tanto cuesta encontrar la clave para desenredar el atasco en el que   tan difícil se nos hace   el coincidir  aunque sea mínimamente,     no    es cuestión de desperdiciar el alcance   del presente  artículo.  Por eso y sin tampoco   desperdiciar, aunque sea negativa  la lectura que del mismo      hace   Oscar,  aprovecho sus objeciones porque  en esta ocasión    me han hecho ver  con más claridad    de dónde cojea  el  distanciamiento de nuestros planteos.   Porque    si  de lo que se trata no es de renegar de nuestra  raíz cristiana sino de volver  a lo esencial de ella  entonces   este enfoque  no-dual   de la realidad según el cual parte el autor  ha de ser ,en mi opinión,    el adecuado. Pero  no sólo eso sino que además   es desde  donde    también,    pienso,   para tratar el mismo asunto,  parten los autores posmodernos más conocidos. Intentaré  pues  sobre el escrito y   sin  ánimo de  ofender     hacer  algunas  reflexiones.
     
    Leo de Oscar del pasado  27 de mayo lo siguiente. Habla él del artículo
     
    Leo: “Lo que sucede, una vez más, es que cuando los leemos o intentamos captarlos desde la mente, y a falta de una experiencia personal de no-dualidad, los empobrecemos radicalmente, tergiversándolos, al separar y fracturar lo que, en realidad, es siempre no-separado”
     
    El autor me configura como:
    -empobrecedor
    -tergiversador
    -separatista
    -Fracturador
    ¿Por qué?
    ¡Porque  yo no tuve una experiencia  personal de  no-dualidad!
     
    A ver,  creo que aquí se da un malentendido  al pensar  que  esa experiencia  no-dual proporciona a algunos privilegiados  ya de entrada  un conocimiento y eso no es así sino todo lo contrario.  Ahí  en esa  experiencia “sólo” se nos da la realidad de forma directa y unitaria es lo primero que hay que decir para evitar toda concepción dualista  que es la que ha prevalecido  por las propias ansias humanas de querer saber.  Esa forma  en parte negativa de expresar el carácter de esa experiencia (sólo)  envuelve y  en el fondo supone  algo  positivo y es que  como a  este nivel no hay comprensión  y consecuentemente no hay saber pone en marcha a la inteligencia   a sucesivas y mejores intelecciones  pero  cuidado! no de otra,  sino  de  esta misma realidad y de esta  su  primigenia experiencia. Es decir,   así como tradicionalmente  esa  negatividad  ( la expresión del  “sólo”, entiéndaseme bien) provocaba  ya de entrada a distinguir   mentalmente   el aquí y el allá  dando lugar así  a la nefasta   dualidad,  pues bien, ahora   mediante todo el aporte científico del cual sobre una pequeña muestra   reflexiona el   autor,    sin salirnos, como decía  de esa totalidad la inteligencia  en un intento de saber, de conocer, se sumergirá en ella.
     
    Reconozco que al interpretar este escrito no he podido evitar hacer un paralelismo partiendo de categorías  zubirianas  y es que,   aunque éstas  no queden reflejadas nítidamente,  se les intuye.
     
    Así por ejemplo el autor no habla de inteligencia sino de “captar desde la mente” “nivel cognitivo”  etc., sin embargo desde una  perspectiva ya   depurada de  la inteligencia  en la que   no se la concibe como facultad  a menos que forme  unidad con  nuestro sentir humano,  entonces,   si es así claro   que estará facultada  para aprehender intelectivamente la realidad  lo cual será esta primigenia experiencia   aquella primera   ya mencionada. Es lo que inspirada en el pensamiento zubiriano  suelo distinguir entre inteligencia concipiente, es decir aquella que distingue sujeto-objeto  y por tanto hace recaer una sensibilización sobre el objeto, el objeto se torna sensible, manipulable, e inteligencia sentiente.  por lo que en  vistas al conocimiento  y en virtud de esta unidad estructural  previa  es lo que hace  que la inteligencia y la realidad sean congéneres, es decir,   que  una no tenga sobre la otra ningún tipo de prioridad.
     
    Por otra parte, dice  Lozano “En el campo de la física cuántica, una partícula, antes de ser observada, “ocupa” todos los espacios y todos los tiempos: es pura probabilidad de existir. Es el investigador (observador) quien, al observarla, provoca el colapso de la función de onda, haciendo que aquella adopte solo una forma y una posición determinadas”.
     
    Esto me lleva,  con respecto a la relacionalidad  de la que él mismo nos habla,   a   volver  a incidir sobre lo que en tantas ocasiones  y contando  precisamente con esta   nueva manera cuántica de observación,  con el tema de la causalidad     pues ésta desde este nuevo punto de mira se ha de ver  no desde la causa-efecto sino desde  la funcionalidad de lo real, es decir desde su propia ínter-actuación.
     
    Conclusión, es la dualidad, o sea el hecho de separar  la realidad en sujeto –objeto lo que propicia  las calificaciones con las que no está de acuerdo el amigo Oscar. No olvidemos que el “intuicionismo” husserliano  no así si se pudiera éste  parangonar con la “aprehensión primordial  zubiriana” derivó en idealismo por eso     Heidegger y  Ortega  posteriormente se desentendieron  aunque a decir verdad, en mi opinión, Ortega derivó en lo mismo. Sin embargo  Zubiri  igualmente se desentendió de Husserl  pero  siguió  escudriñando.

  • Santiago

    Roman,  te agradezo el interés que has puesto en este tema tan interesante..Yo creo que Pablo es el que estaba mejor preparado para entender la verdad del cristianismo…Su vertiente no es solamente doble, como tu señalaste…sino triple….El es el doctor de la ley, discipulo de Gamaliel, conocedor como nadie del Antiguo Testamento..Pero es en el Nuevo Testamento donde se cumplen las promesas y donde se establece un Nuevo Orden: la Nueva Alianza…Todo lo “antiguo” esta realizado en lo “nuevo”, y lo nuevo esta centrado en Jesus..que es la culminacion de la Revelacion del Padre, pues El es la “imagen perfecta” y “consustancial” de la Primera Persona de la Trinidad… Por tanto, intelectualmente es Pablo, el Apostol de los Gentiles, la persona mejor preparada para “entender” y “predicar” el misterio de Cristo….que ya estaba presente en las escrituras pre-cristianas….Pero Pablo fue llamado “primero” y “especialmente” al ministerio en un golpe súbito…cuando Cristo le estaba esperando en el camino a Damasco….y despues de su conversion fue cuando esta llamada al ministerio, que fue excepcional en su forma y fondo, se completó cuando Saulo de Tarso conocio a Cefas y a los demas apóstoles..El recibio la tradicion verdadera….la “version” de los hechos reales directamente de los testigos presenciales…de los apostoles…No vale aqui decir que ocurrió una “deformacion” personal de la experiencia del Cristo de la fe y del Cristo histórico…No estamos en presencia de un “gnóstico”…Pablo fue el apostol de la verdadera tradicion apostólica…por eso habla siempre de lo que el “recibió”, de “lo recibido” de los apostoles…de los que conocieron personalmente a Jesus…los portadores de la verdad del cristianismo transmitido esencialmente hasta nosotros por medio del magisterio de la Iglesia.
    Por eso, Pablo puede profundizar en la teología cristiana…el, como instrumento humano, era el ideal….y asi su cristología escrita fue anterior a la de Marcos, Mateo, Lucas y Juan…Sus cartas a las iglesias fueron escritas y dirigidas muy poco despues de la muerte de Cristo..Pablo no era un extraño…ya conocía a Cristo, primero como enemigo, perseguidor de los cristianos…despues “misticamente” en su conversion…y por ultimo a traves de los testigos directos de los “hechos y dichos” de Jesus que conservaron en su memoria los apostoles…no solamente Cefas…a quien el conocio personalmente al “subir” a Jerusalen…sino a los demas…seguramente que la memoria de los testigos de aquellos hechos de Cristo quedaron grabados indeleblemente y con detalles en todos aquellos discipulos tan cercanos a Cristo, especialmente Juan, el ultimo apostol, el que reclino su cabeza sobre el corazon de Cristo…Como no parece que el evangelio de Juan y sus cartas tengan “lagunas” mentales…sino una maravillosa coherencia teologica..es de pensar que los largos años en los que vivio Juan le sirvieron para profundizar en el misterio…creando una escuela teologica en Efeso…como expresan los críticos modernos…por el contexto de su evangelio y de sus cartas..y por su larga vida.
    Por eso, por estas fuentes externa e internas, que ningun documento de la antiguedad posee con tantos detalles y tantas fuentes, es que el movimiento anti-cristiano desde hace siglos, y especialemente desde el siglo XX, se concentra en destruir la figura de Pablo..pues desacreditanto a tan colosal figura…se cree que se puede cambiar la “estructura” misma de la esencia del cristianismo..Pero esto no es posible…pues la historia es como ocurrió y no como “nosotros” queremos que hubiera sido….La vision beatífica solo ocurre en la otra vida…En esta tenemos que llevar la cruz…la misma de Cristo…El la cargó y la aceptó primero..para que nosotros aprendamos a enfrentarnos con el sufrimiento…en la misma realidad de la vida, en los misteriosos designios de la voluntad del Padre,…que es un conjunto de penas y alegrias..pero que no  es mas que un transito a la otra vida, la verdadera, que es eterna….Es por eso, porque Cristo habla de la puerta “estrecha” por lo que no podemos cambiar la esencia del cristianismo…La interpretacion de los testigos de la historia y del magisterio es la que mas se aproxima a la verdad de Cristo..y su vida es la que tenemos que imitar…pues esta conduce al camino real
    un saludo    de Santiago Hernández

  • MARIA LUISA MACHADO B.

    Descontextualizo y parafraseo algunas citas de Enrique Martínez Lozano,  en su Art.  titulado:   Trinidad, relacionalidad y no-dualidad,  y algunas otras de  Leonardo Boff, por todas las interpretaciones y cuestionamientos que produce, sobre : “Sólo un Dios puede salvarnos” , para interpretarlos en conjunto  y expresar mi comentario:
    Enrique Martínez Lozano:
    “…una lectura mental del misterio cristiano de la Trinidad lo reduce a un enigma que, en categorías filosóficas griegas, se formuló como “tres personas en una sola naturaleza” o “tres personas y un solo Dios”.
    “…a lo que apunta el llamado “misterio de la Trinidad”… es precisamente a la relacionalidad…… viene a señalar que no son realidades “sustantivadas” –pensadas luego como “objetos” individuales-, sino una pura y admirable Relación.
    Nosotros  tampoco somos individuos separados, como cree nuestra mente, que nos identifica como yoes o egos. Eso es solo una forma que la relacionalidad toma, al objetivarse en el proceso mental. Somos la Realidad Única, que es Relacionalidad y se expresa en formas particulares”.
    “La Trinidad… apunta al hecho de que todo lo Real es un permanente Darse (Padre) y Recibirse (Hijo) en un Dinamismo (Espíritu) eterno”…Y en ese “movimiento” se halla incluida… toda la Realidad, que es Relacionalidad, en un Abrazo… que unifica las “dos caras” de todo lo existente: lo invisible y lo manifiesto”.
    En esa belleza relacional, todo se halla en TODO: hay un único FONDO …que se manifiesta como relacionalidad en infinidad de formas que, sin embargo, participan siempre de aquel Fondo original que las constituye para siempre”.
    … constatamos que el Misterio de la Trinidad está hablando de nosotros. Y nos hace caer en la cuenta de que nuestra verdadera identidad no puede ser nunca el yo objetivado… sino aquel mismo FONDO, CONSCIENCIA AMOROSA o PRESENCIA CONSCIENTE que se halla en el origen y en el núcleo de TODO LO REAL”
    A ese Fondo se le puede seguir llamando DIOS, siempre que no caigamos en la trampa (mental) de objetivarlo, separándolo. Para eso, necesitamos “salir” del pensamiento y abrirnos al Misterio de Lo que es, de un modo directo, inmediato, experimentando que, si no lo pensamos, ya nos descubrimos en (y como) Él..”
    (en algunas citas “me como” las comillas -valga el redundar-, porque me sirvo de esas notas para expresar lo que entiendo e introduzco  frases y  palabras propias para tratar de hacer también más entendible mi comentario. No sé si lo logro…)
    Leonardo Boff:
    “La crisis de nuestra civilización científico-técnica exige más que explicaciones históricas y sociológicas”…(también filosóficas y  teológicas)…
    … el mundo natural y la humanidad corren riesgo cuando se dejan absorber totalmente por la lógica intrínseca de este modo de pensar y actuar (relacionado con la tecnociencia) y  que interviene y manipula el mundo natural hasta sus últimas capas, para sacar beneficios individuales o sociales…
    “… dos tradiciones de la filosofía occidental: la platónica de cariz idealista transfigurada por la orientación cristiana, y la aristotélica, más empírica, que es la base de la ciencia…Nos separamos del mundo natural para entrar profundamente en el mundo artificial. Hemos perdido la relación orgánica con las cosas, las plantas, los animales, las montañas y los propios seres humanos…”
    (hay que)…remover lo que cubre lo habitual y lo cotidiano de la vida…”lo que nos rodea y que constituye…nuestro ser-en-el-mundo-con los demás y con el paisaje, con el cielo azul, con la lluvia y con el sol… Y dejar que las cosas se vean tal como son; no nos oprimen, sino que están, tranquilas, con nosotros en casa…”.
    “…Estamos tan cerca del abismo que no podemos volver atrás. En su última entrevista a Der Spiegel en 1976 publicada post-mortem dice: “Sólo un Dios puede salvarnos.”
    AGREGO:
           Según algunas Lecturas de las Sagradas Escrituras:
    –          DIOS ES EL QUE ES  (EX. 3:13-15)
    –          EL ALFA Y EL OMEGA…EL PRIMERO Y EL ÚLTIMO…EL  PRINCIPIO Y EL FIN… (Apoc. 22:13)
    –          “EN EL SOMOS, NOS MOVEMOS Y EXISTIMOS” (Hech. 17:28)
    ENTONCES:
       Mezclando  todos  esas citas e ideas de  Martínez Lozano, de Boff,  la Biblia y lo que entiendo, creo que:
    Si DIOS ES:
       Esa TRILOGÍA-MISTERIO (PADRE-HIJO y ESPÍRITU SANTO): CONSCIENCIA AMOROSA o PRESENCIA CONSCIENTE que se halla en el origen y en el núcleo de TODO LO REAL”; que apunta al hecho de que todo lo REAL es un permanente Darse (PADRE) y Recibirse (HIJO) en un Dinamismo (ESPÍRITU SANTO)…Y en ese “movimiento” se halla incluida toda esa  REALIDAD, que es RELACIONALIDAD, en un ABRAZO, incluyéndonos a nosotros y a todo lo habitual y lo cotidiano de la vida…lo que nos rodea y que constituye…nuestro ser-en-el-mundo-con los demás y con el paisaje, con el cielo azul, con la lluvia y con el sol……, que unifica las “dos caras” de todo lo existente: lo invisible y lo manifiesto”…y que en esa belleza relacional, todo se halla en TODO: en ese único FONDO: DIOS… “SOBERANO AMANTE DE LA VIDA”  (Sb 11,26)”.  (CUESTIÓN DE FE)
       Entonces:  ¿Por qué temer? Ese DIOS nos SALVARÁ de cualquier abismo…; de todos los reveses del mundo, de las circunstancias de cualquier tipo, de los errores de la tecnociencia…(Claro! teniendo en  cuenta, la  cita de San Agustín: “El que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. Somos hacedores con el HACEDOR…) ¿Cómo?…En algo nos ayudarán la FE, la ACCIÓN, el AMOR  y la ESPERANZA…
    CONCLUYO:
    Cualquiera que sea la IDEA , y consecuentemente, la CREENCIA que tengamos en  DIOS;   según la forma  en que a cada uno  nos lo hayan presentado, lo hayamos “aprehendido; lo “veamos”, lo imaginemos, lo  “sintamos” espiritualmente, o lo intuyamos…como: un PADRE, que tiene la “FUNCIÓN” de CREADOR y DADOR dentro de esa Trilogía (Padre-Hijo y Espíritu Santo), como PERSONA, como la NATURALEZA, como ENERGíA, como  FUERZA ESPIRITUAL que nos mueve a tener FE de alguna manera en ALGO o ALGUIEN…, creo que en definitiva:  DIOS ES EL QUE ES… EL ALFA Y EL OMEGA… EL PRINCIPIO Y EL FIN…EN EL VIVIMOS, NOS MOVEMOS Y EXISTIMOS…
    Dice VOLTAIRE: “Si DIOS no existiera, habría que inventarlo” Tanto así, tenemos la necesidad de creer en un SER SUPREMO…aunque ese SER, “aparentemente”,  no sea tangible…
    Dicen las Sagradas Escrituras, que hemos sido hechos a imagen y semejanza de DIOS (respeto que en esto hay un mundo de interpretaciones),  según lo que creo, la diferencia es que, su INTELIGENCIA es INFINITA; nosotros tenemos una gran capacidad creativa y de racionalidad, pero somos  limitados para  comprender con nuestra mente y  pensamiento la INFINITUD; tal vez somos atrevidos (y no es que esté mal, pues con la razón se nos dio el afán de  curiosidad,  y el ansia de descubrir el “quid”, el fondo o fin de todo lo que nos interesa conocer…)cuando a través de  la física cuántica, la química, el átomo, la materia, pretendemos explicar o negar la existencia de DIOS… Siempre caeremos en el MISTERIO, por mucha Teología, Filosofía, o Ciencias que estudiemos… Los que DUDAN o no tienen FE, quizás,  solucionan más “fácilmente” el cuestionamiento de sus creencias,  diciendo que son “ateos” o realistas, porque “creen sólo en lo que ven”…Yo les desmiento… A veces,   por soberbia y falta de reconocimiento, hay  quienes  se niegan a “sentir”, a “ver” y a “escuchar”, desde el fondo de su alma, de su espíritu, de su mente y de su corazón, a ese DIOS en quién “no creen”. Es cuestión de revisarse…Pienso  que una de las “devociones” que con más fuerza  debemos seguir y enraizar en nuestro interior , es la “DEVOCiÓN A LA VERDAD” ,  y eso pasa por ser sinceros con nosotros mismos, hasta en cuestión de  FE .
    Dice S. Mateo, en su Evangelio: “¡Te doy gracias, Padre, Señor del Cielo y de la Tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla!…(Mt. 11, 25).

    Tal vez tengamos que ser un poco más humildes para entender las COSAS DE DIOS
     
     

  • roman diaz ayala

    Gracias, Ana, por la precisión.
    empecé la lectura de Castillo. pero me he encontrado con una dificultad
    inicial, por cuanto, establece una tesis previa haciendo una diferencia entre la expericiencia carnal, o conocimiento humano del Jesús histórico y el Jesús que se le aparece, ya glorificado, en el camino a Damasco.
    Parte, pues de dos vias paralelas: los testigos que convivieron con Jesús, y Pablo perteneciente a los demás adscritos quienes no pudieron tener contacto físico con Jesús.
    Esa tesis es muy discutible, creo que muy floja en su agumentación y condiciona todo el análisis posterior.
    Dos conclusiones .
    a) este tema ha tomado identidad propia y tenemos que considerarlo fuera de este bloque.
    b) tengo que estudiar más a Castillo en su texto. (Es muy útil tu referencia a otros autores.)
    Seguiremos en contacto . No lo dejaré.
    roman

  • ana rodrigo

    román, un adelanto del texto de Castillo y que responde, en parte, a tu pregunta ¿qué es la fe?:
    “Por último, si hablamos de la relación entre “fe” y “religión”, es claro que Pablo entiende la fe como la respuesta del creyente al kerygma, la predicación cristiana. Así, en Rom 13, 11; 1 Cor 3, 5; 2 Tes 1, 10. Pero, sobre todo, en el conocido texto de 1 Cor 15, 1-18, donde Pablo insiste en que la fe no es sino la aceptación del mensaje anunciado, en el que la resurrección ocupa el puesto central. En los evangelios, sin embargo, la fe no tiene nada que ver con un cuerpo de doctrina previamente aceptado. Por eso Jesús elogia la fe de personas que ni siquiera eran israelitas, ni por tanto podían tener las mismas “creencias” religiosas que un judío practicante. Es el caso del centurión romano (Mt 8, 5-13 par), de la mujer cananea (Mt 15, 21-28) o del leproso samaritano, que, siendo un disidente de la religión “oficial”, es elogiado precisamente por su fe (Lc 17, 19).
     
                Está claro, por tanto, que el problema de la fe se plantea (y se resuelve) desde puntos de vista muy distintos, en el caso de Pablo, por una parte, y en la mentalidad de los sinópticos, por otra. Pablo ve la fe como un acto religioso y trascendente, en tanto que Jesús (según los sinópticos) entiende la fe como una experiencia humana, que no depende ni de la ortodoxia o rectitud de las creencias, ni de la condición de persona justa o pecadora, ni de la búsqueda de la salvación que escapa al juicio y la condena de Dios. Cuando Jesús habla de la fe, su preocupación es la confianza y la convicción que tienen los que sufren, los excluidos y despreciados, de que precisamente en Jesús encuentran el remedio para sus penas y, en general, para la dureza que con frecuencia tiene la vida para el común de los mortales.”

    Eso sí, estas afirmaciones hay que contrastarlas con otros autores e investigadores de Pablo, como los que he citado en otro comentario anterior. Se complementan y se entiende mejor todo lo que hasta ahora hemos ido repitiendo rutinariamente sin saber lo que decíamos ni siquiera, como diría Santiago (el apóstol) para saber dar “razón de nuestra esperanza” 
     

  • roman diaz ayala

    Prometo que leeré y estudiaré con sumo cuidado lo que Castillo escribe sobre Pablo.
    Su lectura ( la de los textos paulinos) para la Iglesia actual es crucial, porque es el punto de inflexión entre la vivencia del Misterio Pascual de la Iglesia nacida con Jesús ( sus seguidores más cercanos) y la nueva generación que se abre camino desde Palestina hacia la diáspora (tanto aramea como helénica) Que Pablo haya pertenecido al rabinato fariseo no le desmerece, sino que  añade un gran mérito al naciente cristianismo. (La falta de comprensión de Pablo y sus expresiones vienen por ahí de inicio, pues pertenecemos a la cultura gentil grecorromana)
    Los católicos hemos configurado nuestra fe en un esquema de verdades, como de cosas sabidas o que debemos aprender. En este nuevo orden de cosas esto ya no nos vale.
    Que el autor racionalice su fe en las verdades heredadas obedece a esa tensión. Busca nuevos moldes para guardar sus pensamientos de siempre. Por eso a nosotros tampoco nos valen sus razonamientos, al menos a todos esos que aquí se han manifestadoen contra. Quizás a alguien les valga.
    ¿Por qué no empezamos de manera más sencilla?
    ¿ Que es la fe?
    cuando una persona, hombre o mujer, admite en su fuero interno que alguna explicación habrá para su reconocimiento de que no ha podido darse la existencia a sí mismo/a y que el Autor del género humano es alguien, ya existe la fe. Antes de la fe existe la duda, la incertidumbre o la negación, todo lo cual es una etapa previa que puede durar toda una vida o la-no-fe
    El camino de la fe es muy difícil, pero revelador y gratigficante
    Quienes decimos que tenemos fe, y lo afirmamos con tanta contundencia, no es porque hayamos apostado por una serie de verdades ( una doctrina) sino porque Dios de alguna manera que a veces no sabemos explicar se nos ha revelado. Él ha hecho revelación de símismo en el fondo de nuestro corazón. La fe es confianza, es lo mismo que siendo niño nos dejásemos acunar por los brazos de nuestra madre. Entonces decimos que la fe es una experiencia,
    Todavía más; es una experiencia salvadora
    Porque no sé por qué motivo, Dios nos enfrenta con todos los conflictos de nuestro corazón, que son muchos. ( Yo tampoco te condeno. Vete y no peques más”)
    román

  • ana rodrigo

    En la página de Redes Cristianas de hoy ofrecen un artículo de Castillo que hace un tiempo publicó Iglesia Viva sobre Pablo y la cristología. Son 30 páginas, pero muy ilustrativas del porqué Pablo elaboró una teología concreta y no otra. Os lo recomiendo si no tenéis tiempo hoy lo copiáis y lo archiváis para otro momento).
     
    Dice Castillo que Pablo no conoció al Jesús humano, sino que, según Pablo, conoció al Cristo resucitado. A partir de ahí la teología de Pablo será una teología especulativa, vamos, lo que entendemos por teología actual, ya que a la Iglesia le ha interesado más utilizar la de Pablo como fundamento único de su existir, que de los evangelios de donde tendrían que tirar del hilo de Jesús humano y de su praxis y de sus parábolas, y de la gente que conoció y cuáles eran sus amigos, sus amigas, sus preocupaciones por la salud y la alimentación, y la amistad, y la traición, y el quebrantamiento de la ley, etc. etc. Ésta sí la entenderíamos todo el mundo, mientras que la salvación para el otro mundo se ha convertido en opio real y desviación por derroteros, en ocasiones, muy evasivos de nuestra realidad y de nuestros compromisos.
     
    Claro que, después, lees a Borj y Crossan explicando a Pablo, y entiendes muchas cosas que, perfectamente manipuladas por teólogos posteriores, nos han llevado a absurdos que poco o nada tienen que ver con lo que Pablo dijo y quiso decir.
     
    En fin, que estamos en pañales en cuestiones de conocimiento cercano a los autores de los libros “”sagrados””

  • h. cadarso

      A mí lo de la Trinidad no me da mucha devoción que digamos…El evangelio de San Juan tiene en ciertos momentos aciertos muy logrados en la interpretación de la religión, en el retrato de la persona de Jesús, en um montón de cosas. Pero muchos otros momentos en que dice cosas difíciles de entender, como los párrafos que encabezan el texto de Martínez Lozano.
       Me pasa lo mismo con los textos que se atribuyen a Pablo de Tarso, que me suenan excesivamente a discursos de las escuelas de rabinos en las cuales anduvo metido Pablo toda su vida. Lo cual no significa que todo lo que dice Pablo me parezca despreciable o banal, hay cosas que me parecen grandes aciertos, y todos los textos me merecen un gran respeto.
       Si de mí dependiese, la fiesta de la Trinidad quedaría borrada del calendario litúrgico, y relegada a estudios históricos sobre aquellos tiempos en que emperadores y clérigos de alta categoría se dedicaban a discutir sobre el sexo de los ángeles.Desde esta perspectiva, el tema de la Trinidad me merece todos los respetos, porque ha tenido un eco en la historia de la cultura occidental, pero nada más.
      Tiene razón, para mi gusto, el que dice que Martínez Lozano intenta salvar el interés del dogma de la Trinidad con un planteamiento novedoso de signo moderno y racionalista en clave de civilización del átomo y de la cultura digital, lo cual tampoco me produce ningún arranque de devoción, y de alguna manera reconoce así Martínez Lozano que el rollo clásico de la Trinidad que usábamos antes carece de todo sentido.
     Dios Padre, Jesús Hijo único de Dios, el Espíritu Santo, para mí son distintas formas de nombrar a Dios y diferentes intentos de explicar su presencia y acción en nuestro mundo y en nosotros. Pero lo cierto es que de Dios, de su existencia o no, de su verdadero ser, solo tenemos ideas muy remotas, oscuras y aproximadas…Agustín de Hipna se preguntaba una vez, según cuentan: ¿Quién puede meter toda el agua del mar en la palma de su mano?
      Así que me gustan más las opiniones que vierteis aquí los que reconocéis nuestras limitaciones a la hor de hablar de Dios, que las de aquellos que creéis estar muy seguros de lo que decís y opináis. Con mis respetos a todos, por supuesto.

  • Carmen (Almendralejo)

    No es España un pais para viejo… y a todo esto solo recuerdo una Trini, la de la copla, ¡Ay, Trini, mi Trini mi Triniá!
    Somos esos tres, quiero, deseo y no puedo…

  • ana rodrigo

    Bien, Pepe, ¿Y quién te ha dicho que yo crea en este y otros dogmas? Ya la palabra dogma me repugna intelectualmente, y los dogmas que la Iglesia impone, lo hace precisamente porque racionalmente no hay quien sostenga tales afirmaciones. Allá cada cual de quienes crean en ellos. Yo no, por dos razones fundamentales: una porque son atentatorios a la razón y/o al sentido común (por ej. la infalibilidad del Papa), y dos, porque la mayoría de ellos ni añaden nada a la fe, ni quitan nada si se anulan. Son el farragoso resultado de teologías hechas por hombres ociosos que ante el aburrimiento de no tener otra cosa mejor que hacer, se ponen a especular sobre imposibles para darle un toque más inasequible a la fe que ellos manipulan para someter a las masas. Hasta ahora  todos los teólogos han sido hombres y clérigos, cuya profesión es esa, mirar al cielo en vez de a la calle. ¡Menuda limpieza necesita la teología actual…! ¡Cuánta humanidad aportarían referentes vitales de origen religioso cargados de vida y de ética!

  • pepe sala

    Pues vale, Ana, pondré un ejemplo de ” mayor envergadura” ( por donde han  “discurrido” personajes de la mayor relevancia socio-religiosa) y estoy casi seguro de que no tendrás problemas de conciencia por NEGARLO ROTUNDAMENTE por lo absurdo del Dogma.
    Espero acertar esta vez en el paralelismo entre absurdos, pensando en tu feminismo.
    —-
    “”  Y el día 8 de diciembre de 1854, rodeado de la solemne corona de 92 Obispos, 54 Arzobispos, 43 Cardenales y de una multitud ingentísima de pueblo, definía como dogma de fe el gran privilegio de la Virgen:
    «La doctrina que enseña que la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer instante de su Concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano, es revelada por Dios, y por lo mismo debe creerse firme y constantemente por todos los fieles».””
     
    ( Súmale el Dogma de la Inmaculada Concepción y rebusca en la ” metafísica”, o en la ” cuántica ésa”.)

    —-
     
    Yo tampoco necesito hacer ningún master ni entrar en asuntos de metafísica para saber que ESTO ES IMPOSIBLE.  Y si una persona de relevancia intelectual trata de convencerme de mi supuesto ” error” de interpretación, me hará pensar que , o bien tiene algún interés en hacerme creer lo que él  mismo no se cree, o bien ha adquirido su fama de intectual de forma poco convincente…
     
    ” Coge la fama y échate a dormir”, dirían en mi pueblo.
     
    Bueno, pues.

  • ana rodrigo

    Pepe Sala, como ves, cuando he manifestado mi actitud expectante ante cuestiones que no entiendo, no he mencionado a la santísima trinidad. Sobre ello ya hable en comentarios anteriores y no precisamente en sentido crédulo, aunque sí argumentando a la medida de mis entenderas.

    Sobre lo que tú mencionas, no hace falta que te diga que no me refería a eso, sino a cuestiones de mayor envergadura, especialmente cuando quien discurre sobre alguna de ellas me da qué pensar.

  • pepe sala

    Bueno, bueno, Ana;
     
    Hay cosas que no se necesitan estudiar para saber con son ABSURDAS.
     
    Supongo que todos-as hemos creido en el Ratoncito Pérez y sus convenientes regalos cuando se cae un diente; pero no creo necesario entrar en la ” cuántica ésa” para saber que   el tal ratoncito y sus regalos tiene algo de trampa conveniente EN SU MOMENTO.
     
    Lo mismo podríamos decir de los famosos Reyes Magos y de otro montón de camelos con loos que se nos ha saturado. Y no creo necesario hacer un master para llegar a la conclusión de que el asunto de la ” santisima trinidad” es un camelo más inverosímil que lo del ratoncito Pérez.
     
    Y lo digo absolutamente convencido, Ana, a pesar de no haber hecho nunca un master de teología o similares..
     
    Bueno pues.“

  • ana rodrigo

    Yo sí ando algo colapsada con estos conceptos de no dualidad y otras cosas más del texto. Pero cuando me encuentro en situaciones semejantes, siempre pienso, antes de negar nada, que la causa está en mi ignorancia o en mi no capacidad para entender las cosas. Mi reacción es: Ana, sigue estudiando y pensando, a ver si es cierto que la causa está en mí o, por el contrario, lo que se me dice es un absurdo.
     
     
    PD: Pepe Blanco, hablar del tiempo tiene una ventaja, y es que es muy cambiante y da mucho de sí, y una desventaja, que todo el mundo habla de lo mismo cuando no tiene otro tema del que hablar y se hace muy aburrido, jajaja. Que no nos falte el sentido del humor.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
     
    – “En esa belleza relacional, todo se halla en todo:
    – hay un único Fondo que se manifiesta como relacionalidad en infinidad de formas”-
    ………………..
    belleza relacional : ¡Ok! También me sirve para ir amigándome con el Autor.
     
    Hay un modo,  previo e in-mediato, de “ver” la Realidad: su ESTÉTICA
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
     
    – “Trinidad” es otra forma de hablar de “No-dualidad”. Y todavía podemos nombrarlo de otro modo: “Relacionalidad”.
     
    RELACIONALIDAD: ¡Ok! Me sirve para ir amigándome con el Autor.
     
    He aquí LO ABSOLUTO: TODO ES RELATIVO
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
    En la realidad subatómica, no existen “objetos” –partículas delimitadas-,
    – sino pura y simple relación entre probabilidades de existir que, en un momento dado,
    – debido a la intervención del “observador”, colapsan, ahora sí, en partículas objetivas.-
    …………………..
     
    Ahora no, porque ya estoy viejo para estas cosas;
    Pero no puedo negar que una vez “observé” a mi esposa.
    Y tiene razón el Autor: “colapsó” un hijo que acaba de cumplir 40 años.
     
    Pero no puedo convencerme que mi hijo sea un “colapsado”.
     
    A mí no se me da lo “no-dual”, sino todo lo contrario; y no me quejo para nada!
     
    Nota filosófica: Créanme que me he esforzado en comprender este “modo de pensar” sin lograrlo hasta ahora.
    Algo me aclaró la configuración del Autor y que comenté anteriormente:
    que soy una especie de “imbécil”.
     
    Sigo pensando que el “modo de pensar” del Autor quedó encerrado en el “idealismo” de Husserl: “Tener conciencia de una conciencia sin objeto” ¿Cómo no darse cuenta que la mera “conciencia de” (sin objeto)
    * NO ES un “tener conciencia sin objeto”
    * sino que ES “tener conciencia de una ‘conciencia sin objeto’”
    * dicho de otra manera: esa postulada “conciencia sin objeto”, eso es su objeto.
    ……………….
     
    En fin, pienso que los “objetos” no son unos “colapsados” sino nuestros compromisos.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
     
    – “Lo que sucede, una vez más, es que:
    a)  cuando los leemos o intentamos captarlos desde la mente,
    b)  y a falta de una experiencia personal de no-dualidad,
    c) los empobrecemos radicalmente, tergiversándolos, al separar y fracturar lo que, en realidad, es siempre no-separado.”-
     
    El Autor me configura como:
    – empobrecedor
    – tergiversador
    – separatista
    – fracturador
     
    ¿Por qué?
     
    ¡Porque yo no tuve una experiencia personal de no-dualidad!
     
    ¿Qué le vamos a hacer?
     
    ¡Habrá que remediarlo, ¿no?! Y Seguir todavía – Oscar.
     

  • roman diaz ayala

    oscar,
    me satisface mucho que hayas recogido tal informe sobre el evangelio de Juan.
    Efectivamente, los comentaristas han vuelto a resituar la fecha de su redacción final dentro del siglo I ( hacía la década del 90) después de que lo hubieran identificado con  los escritos gnósticos de  la segunda mitad del siglo II  e incluso en el siglo III.
    Les condujo a esta rectificación el testimonio inequívoco de que el redactor, o amanuense, tenía que tener los datos de un testigo directo y presencial ( ¿el propio Juan?)
    Además todo encaja en los datos más recientes sobre el rápido desarrollo del grupo de cristianos entre los judíos de la diáspora helenística ( algo igual pasó en la provincia romana de Siria, pero con los judíos de habla Aramea)
    Éfeso era la capital de la provincia romana de Asia, y era lógico que se convirtiese en un lugat estratégico, siguiendo el plan de moverse en los centros urbanos y en el aprovechamiento de las comunicaciones del imperio. Juan, no cabe duda, tuvo allí su asiento Era el más joven de los discípulos ( posiblemente de la misma edad de Marcos, el otro evangelista) y muy querido y cercano a Jesús Todo eso es ccomprobable por los datos que tenemos.
     
    Sin embargo, las consideraciones que hace tu fuente, sigue manteniendo unas reminiscencias gnósticas, muy útil para cuando el racionalismo de los pioneros de los métodos histórico-crítico, querian a toda costa establecer su tesis en la mistificación ( pero aquí no cabe hablar de esos temas)
    gracias por tu aportación al diálogo
     
    roman

  • oscar varela

    Hola!
     
    El Post parece tener dos Reflexiones en Tiempos históricos diferentes:
    1.-  La de un Texto “disparador” (Jn. 16,12-15) – Siglo I d.C.
    2.-  Una Consideración Moderna (volumen del Art.) – Siglo XXI d.C.
    ………….
     
    Ad 1.- Un amigo a quien le pregunté me informó lo siguiente: El texto del cuarto evangelio (muy diferente al de los sinópticos) es la reflexión sobre el Proyecto de Jesús de un grupo de seguidores.
     
    La reflexión está realizada desde una perspectiva de más de sesenta años desde los hechos.
    Las reflexiones se han volcado en discursos, diálogos, diatribas, sentencias… puestas en boca de Jesús con el fin de darles autoridad.
     
    En este evangelio es muy difícil encontrar palabras pronunciadas por Jesús.
     
    Por su diferencia con los otros evangelios, su estructura, lenguaje, fuerte simbología, el de Juan exige otro modo de leer.
     
    Vayamos al texto:
     
    a. La comunidad que escribe este texto ha comprendido que hay mucho por indagar en el Mensaje (“tengo todavía muchas otras cosas que decirles, pero por ahora no las podrán comprender” -v. 12)
    El Proyecto se va realizando en la historia. A medida que la vida avanza, la comprensión y el encuentro con nuevas circunstancias va haciendo transparente el mensaje y mostrando su actualidad.
     
    b. La fuerza vital (Espíritu) de la Comunidad irá mostrando en cada momento cómo ir constuyendo la Sociedad alternativa y como interpretar las nuevas circunstancias históricas (“pero cuando vinieren aquellos tiempos, el Espíritu de verdad los guiará hacia la verdad que aún falta, porque no hablará de lo que se le antojare, sino de lo que escuchara, y entonces les interpretará lo irá pasando” v.13).
     
    c. Esa fuerza vital irá desvelando el Mensaje de Jesús, la gran verdad de su persona (“él me glorificará, porque sacará de mi Proyecto y se les irá mostrando su vigencia” v.14).
     
    Su gloria es la plenitud de amor y lealtad. Leemos Jn 1,14:
     
    “Así que el proyecto se hizo humano,
    acampó entre nosotros
    y hemos contemplado su gloria,
    la gloria que un hijo único recibe de su padre,
    plenitud de amor y lealtad”
     
    d. Como plena realización humana, Jesús es quien más se parece al Padre (eso es ser hijo, uno que se parece a su padre).
    Según la reflexión de la comunidad que escribe este evangelio, el anhelo del Padre es la plena realización humana que se realiza en Jesús.
    Por eso entiende que la Comunidad tiene a Jesús como fuente de interpretación de la historia.
     
    Entiende el mensaje de Jesús como un regalo de Dios a la comunidad (v.15).
    …………………..
     
    Ad 2.-  Una Consideración Moderna (volumen del Art.) – Siglo XXI d.C.
     
    ¿seguiré? Entonces ¡hasta luego!
     
    Oscar.
     

  • pepe blanco

    Solamente una sonrisa (de momento…):
     
    Con lo fácil que es hablar del tiempo, ¿por qué se empeñan en hablar de la Trinidad y de Física Cuántica…?

  • ana rodrigo

    Román, para que no se convierta esto en un diálogo a dos, pues me gustaría más intervinientes, sólo diré que, ya que todo de lo que estamos hablando ha estado cerrado con innumerables llaves de cerrazón ortodoxa no siempre justificada, sería conveniente que se permita abrir lo que hasta ahora ha sido indiscutible, venga del judaísmo, venga de culturas de otros tiempos y sociedades, etc.,  a las nuevas realidades. Los siglos no pasan en balde.

  • roman diaz ayala

    Ana,
    Para ganar tiempo y no aburrir, empecemos por reconocer que tienes  toda la razón en lo que dices. Puede haber matizaciones, y algunas objeciones parciales, pero no enturbian el fondo de lo que comunicas.
    Ahora bien, un poco de historia nos viene de gran ayuda.
    Si por sacralización del texto se entiende que las Escrituras encierran la Palabra de Dios, sin de inspiración divina, eso es algo qu no pudo fabricar la tradición, sino que heredamos del propio Judaísmo post-exílico. Jesús no sólo la aceptó, sino que lo legitimó. Es más se erigió en intérprete de la Ley de Moisés.
    Luego hay otra cuestión: la escuela racionalista.
    Empezó en el campo protestante  encontrando un gran apoyo en los estudios y análisis históricos críticos. Digamos que la ideología llegó primero condicionando  el rumbo de las investigaciones posteriores..
    Al principio, para poder tener una base más firme en sus postulados, intentaron retrasar al máximo las fechas de creación de los escritos novotestamentarios. Si hubiesen sido confeccionados en fechas contemporáneas o muy cercanas a los hechos, existiría una generación testigo de los mismos y muchos que habían conocido personalmente a los personajes, incluso al mismo Jesús. Entonces no se podría sostener que la primitiva comunidad cristiana fuese algo así como una comuna hippy donde todos alucinaban.
    Ahora cuando las ciencias critico-históricas están de vueltas de muchos de sus postulados, en el campo católico de los que no pueden sostener por más tiempo la teología tradicional porque es contraria a sus vivencias cristianas y las exigencias del Evangelio han creído encontrar respuestas para llenar el vacío que ha dejado la inoperancia de la Doctrina.
    Así que andamos de forma cauta, revisando todo, para poder retener lo bueno y desechar lo malo
    ¿No te parece?
     
    roman

  • pepe sala

    n, Román… ¿ qué tu dios me habla a mí??
     
    Ni cuando estoy en el huerto ( cuando tengo la hazada en la mano y la frente sudorosa no se atreve a hablarme ” ni dios”.) ni cuando estoy con mis nietucas , ni cuando disfruto de la Naturaleza, ni… ” no hay dios que se atreva a molestarme”.
     
    Y cuando creo necesario reafirmar mis ideas a la luz de otros pensamientos ( uno no es perfecto, Román, ni siquiera los fontaneros) leo cosucas como ésta y me quedo tan satisfecho que no necesito  la famosa ” FE” para nada.
     

    Iglesia y franquismo, de nuevo, ocupan las aulas


     
    ” Vade retro” a la famosa ” FE” y que mi confianza en los humanos sea cada vez más  fuerte.
     
    Aunque, todo sea dicho, soy muy partidario de la famosa frase: ” Cuanto más conozco a los humanos, más amo a mi perro”.
     
    De ningún modo cambiaré mi propia ” FE” en los humanos ( la Naturaleza) por la ” FE” de los católicos ni ninguna otra ” FE” religiosa. Ni siquiera me llama la atención la ” FE” de los Islamistas, que por cierto la demustran con más convencimiento que los católicos.
     
    Cada loco con su tema.

  • pepe sala

    Vega, Román… ¿ qué tu dios me habla a mí??
     
    Ni cuando estoy en el huerto ( cuando tengo la hazada en la mano y la frente sudorosa no se atreve a hablarme ” ni dios”.) ni cuando estoy con mis nietucas ni cuando disfruto de la Naturaleza, ni… ” no hay dios que se atreva a molestarme”.
     
    Y cuando creo necesario reafirmar mis ideas a la luz de otros pensamientos ( uno no es perfecto, Román, ni siquiera los fontaneros) leo cosucas como ésta y me quedo tan satisfecho que no necesito  la famosa ” FE” para nada.
     

    Iglesia y franquismo, de nuevo, ocupan las aulas


     
    ” Vade retro” a la famosa ” FE” y que mi confianza en los humanos sea cada vez más  fuerte.
     
    Aunque, todo sea dicho, soy muy partidario de la famosa frase: ” Cuanto más conozco a los humanos, más amo a mi perro”.
     
    De ningún modo canbiaré mi propia ” FE” en los humanos ( la Naturaleza) por la ” FE” de los católicos ni ninguna otra ” FE” religiosa. Ni siquiera me llama la atención la ” FE” de los Islamistas, que por cierto kla demustran con más convencimiento que los católicos.

  • roman diaz ayala

    Querido pepe:
     
    haces muy bien en no creen en la trinidad.
    Es más; haces muy bien en no creer
    El mundo está lleno de pobres, porque su vida es un continuo creer en los demás y en la bondad humana. (De eso tienes mucho, ¡ya lo creo!)
    Pero la fe de la que hablamos ( algunos)  es algo así como un regalo, algo inmerecido y ajeno al nivel intelectual
    Se tiene o no se tiene. No hay nada más detrás de ello.
    Sin embargo Dios está muy cerca de nosotros. Quizás te habla desde el huerto y tú no lo oyes. (Quizáss sí lo oyes, pero es tan inefable, que no lo sabes explicar)  Oro por todos nosotros.
    román

  • ana rodrigo

    Román, creo que hay dos cuestiones a dirimir: una ha sido y es el haber sacralizado los textos escriturísticos hasta adjudicarles la autoría al mismísimo Dios, y otra, el considerar intocable, también desde una sacralización absurda, la Tradición.
     
    Y se desacralizan estas dos fuentes de conocimiento del Jesús histórico, se podría investigar con criterios científicos, los textos, los contextos, quiénes pudieron ser sus autores y porqué unos autores le dieron más énfasis a algunas cosas que otros, porqué la Iglesia con el paso de los siglos se ha ido quedando con interpretaciones literales de algunos textos y olvida a conciencia, como si no estuviesen en el NT, otros más comprometedores, etc. etc. etc. Y no hablemos del olvido y silencio de los textos y evangelios apócrifos.
     
    Y no digamos sobre la sacralización de la Tradición, que, por el hecho de algún santo hubiese pronunciado alguna teoría,  o por haber sido el resultado de acumulaciones varias, ya se convierte en irrebatible, ¡como si las ciencias, el análisis, conocimiento y estudio, así como, y sobre todo, la sociedad, no hubieran avanzado nada…! Y especialmente el que la tradición haya llegado a los Dogmas integrados aún más, si cabe, en una santa tradición intocable sin resquicio alguno; aquí, ni siquiera se puede investigar ni darle interpretación alguna que no sea lo que afirma el dogma.
     
    Pienso que hay teólogos y, especialmente teólogas, que no dicen cosas diferentes a lo conocido porque se les ha ocurrido. Los estudios serios y libres de las escrituras, son de gente seria (pueden equivocarse, claro), pero no hablan por hablar. Fundamentan lo que dicen o escriben dando credibilidad a sus análisis. También hay quien dice tonterías, pero no más de que las que se dicen oficialmente.
     
    O que pasa es que a la ORTODOXIA oficial, primero no le interesan estos estudios, segundo, los rechazan, tercero, los condenan y, cuarto, desacreditan, desprestigian, humillan y descalifican urbi et orbe a estos teólogos (como siempre digo, con las teólogas ni siquiera se molestan en tenerlas en cuenta, ni para condenarlas). Así que la ortodoxia oficial rueda que rueda sin parar, pero sin moverse del mismo sitio.
     
    Si se abriera las puertas y ventanas a tener en cuenta la libertad  teológica desde la seriedad “científica”, las cosas serían diferentes. Pero interesa más lo misterioso, la magia, el engaño, el insulto a la inteligencia (como dice Pepe Sala), y la sumisión de las masas a la autoridad que se dan a sí mismos los maestros-teólogos-clérigos-representantes e intermediarios de Dios.

  • pepe sala

    Evitando echar más leña al fuego ( y por si las moscas…) he evitado comentar el enlace de Eloy Isorna del tablón. El que habla de los insultos)
     
    Utilizo el artículo del enlace de Eloy y digo:
     
    En mayor insulto que se puede hacer a alguien es INSULTAR SU INTELIGENCIA.
     
    Viene muy bien para el asunto de la ” santísima Trinidad” que se comenta en este hilo.
     
    ¡¡ Manda güevos!!, que díria el del Opus, que en la época de internet y en el siglo XXI traten de insultar nuestra inteligencia con asuntos como el que se muestra en el artículo. No acabo de entender al autor ( es obvio que no lo entienda, puesto que yo me considero medianamente inteligente) en su decisión de dejar el sacerdocio.  Con sacerdotes que dejan el ministerio de ésta forma, no hace falta que los neocatecumenales y los del Opus Dei se esfuercen tanto en convencer a la sociedad de ciertos DOGMAS INFUMABLES.
     
    Ni dual, ni trino ni leches, coño, el rollo de la ” santísima Trinidad” es un insulto a la inteligencia de los demás.
     
    Pues éso.

  • roman diaz ayala

    El autor de este artículo non dice que una lectura mental del misterio cristiano de la Trinidad se reduce a un enigma formulado en categorías filosóficas griegas.
    Entonces emprende el camino de explicárselo y explicarnoslo, desde la racionalidad. Es decir, que no le vale la explicación tradicional de la teología y propone nuevos caminos.
    Sin embargo los últimos comentarios abundan en enjuiciarlo desde un punto de vista escriturístico. ¿Está o no contenida la Trinidad en las Escrituras?  ¿ Y qué valor le damos a las Escrituras habida cuenta de que no reflejan al Jesús histórico, que debemos rescatar de la teología y la tradición para seguir la praxis cristiana, el seguimiento de Jesús?
    Una cosa que vengo notando, cada vez con mayor relieve  consiste en que hay una aceptación casi generalizada de una lectura muy particular de los Evangelios y de todo el Nuevo Testamento ( los libros cristianos)
    Apartarse de esa línea genera muchas controversias
    Pero yo lanzo una pregunta. ¿Obedece a una lectura-relectura de determinada corriente ideológica que se dá por asumida, o es un hecho de experiencia de fe?
    román

  • Santiago

    Si dejamos atras la posibilidad de que hay algo por encima de nosotros, algo mas grande y mejor…estamos renunciando al verdadero cristianismo…que no es solo “practica” sino adherencia a una persona y a una verdad…Pero Cristo no representa solamente la fraternidad que predican los filántropos…ni es un pacifista al estilo Ghandi, si fuera asi, su memoria, la memoria de Cristo, no hubiera despertado tanto interes por tantos siglos…pero es por lo que “hizo y dijo” por lo que todavia esta vigente y sigue siendo controversial NO importa que nosotros no lo queramos aceptar en su verdadero sentido….su mensaje es  único..porque es trascendente…capaz de iluminar completamente la miseria humana…y transformar el mundo en la esperanza que “salta” hasta la eternidad…La Trinidad es un misterio…y sin embargo nos representa a nosotros los seres humanos, no como metáfora o similitud, sino como relacion real..pues fuimos hechos a “imagen” de ese Dios triuno….pues en EL reside la individualidad, pero tambien la comunidad…y el amor….No es explicable ni logico que “el amor” provenga de la materia, ni de la organizacion de las neuronas por mas perfectas que sean….por su incapacidad de crear el espíritu…y es por eso apropiado que Juan, el discipulo amado de Jesus, dijera en sus cartas que el “amor proviene de Dios”…fue infundido en nosotros…ya que nosotros no podemos propiamente crear nada…solo trabajamos con materia “pre-existente”…..como bien dice Roman nuestra existencia fue solamente “recibida”…no creamos nada…Por lo tanto, en nuestra “nada” la esperanza trascendente en nosotros significa la profundidad verdadera del amor que Dios nos tiene y nos tuvo desde el misterio de su eternidad
    un saludo cordial   de Santiago Hernandez

  • ana rodrigo

    El final de mi comentario es “Así andan las cosas”.

  • ana rodrigo

    Claro, Román, todo lo escrito son reflexiones, hasta los mismos evangelios, en medio de relatos históricos, llevan implícitas ciertas reflexiones pensadas para aquellas comunidades a las que el autor se dirigía. No digamos las cartas de algunos autores del NT, como, por ejemplo Juan, que escribió después de muchísimos años de haber ocurrido los hechos de Jesús partiendo de unas bases ya indiscutibles arraigadas en las comunidades tras tantos años de elaboración “teológica”.
     
    El que Juan dijese que a Dios nadie le ha visto, no hace falta ser una lumbrera, es una constatación al alcance de cualquiera. Por otra parte, yo no recuerdo ninguna frase atribuida a Jesús en donde él mismo dijese yo soy Dios. Y cuando le dice a Felipe “quien me ve a mí, ve al Padre”, es como cuando yo digo “es que ver a mi nieta es ver a su padre”.
     
    Tampoco recuerdo que de lo escrito en los evangelios se deduzca que Dios son tres personas. Ponerle el artículo a Espíritu nos ha llevado a cosificarlo y convertirlo en persona, pero es un constructo mental.
     
    Todas estas cuestiones son cosas de las elucubraciones mentales de hombres “iluminados”, de concilios y de teólogos que han querido rizar el rizo con eso de “lo más difícil” todavía, que queda muy bien en el circo, pero con Dios no se debería jugar tan frívolamente. Recuerda las consecuencias del filioque  que supuso la división de la Iglesia, sin olvidar la cantidad de condenas por herejías que con el tiempo han pasado al mundo del ridículo, pongamos por caso a Galileo Galilei.
     
    Si toda la energía que han gastado en declarar cosas extrañas y ajenas a las necesidades del ser humano, se hubiesen dedicado a hacer aquello que hizo y dijo el fundador del movimiento cristiano, Jesús, el mundo sería bastante mejor.
     
    Recordemos a Rouco, en el siglo XXI, buscando exorcistas, en vez de salir a la calle a condenar las injusticias y el sufrimiento de las víctimas de la crisis. Así andan las cosas.

  • mª pilar

    El problema sobre este tema y tantos otros referente a la religión, es:

    “Lo torpemente que las iglesias lo definen”

    Creo que es muy sencillo, pero no hay manera de que cambien ese estilo “misterioso”… de discernir, enseñar, para que toda persona lo pueda experimentar y gozar.

    El lenguaje de algunos teólogos y sobre todo, los pensantes… y enseñantes de la doctrina; la mayoría… no encuentran un camino sencillo, racional, como  Jesús lo hacía.
     

    Por esa razón decían de Él,  que enseñaba con autoridad y sus mejores “alumnos” y admiradores oyentes:
     
    ¡los sencillos de corazón!..

    Pudieron descubrirlo, comprenderlo, amarlo.

    mª pilar

  • roman diaz ayala

     
    Ana:
    no tengo nada que objetar a tus conjeturas, todas ellas tan llenas de sentido  común, algo que a veces nos falta junto con el sosiego necesario cuando tratamos estos temas.
    Me gustaría tan sólo algunas precisiones, que alguien pueda no ver implícitas.
    Por ejemplo cuando citamos a Juan, no debemos olvidar que precisamente hace una reflexión ( todo su Evangelio es una reflexión), para que comprendamos los creyentes que antes no habíamos podido conocer a Dios, pero que ahora lo podemos conocer, porque Él, e  l Unigénito, es el Revelador del Padre ( nos lo ha dado a conocer).
    Una cosa es la expresión de una verdad, y otra cosa muy distinta,  la realidad misma que se pretende señalar. El Misterio de la Trinidad es una expresión cultural (para nuestra mentalidad ya sin ningún éxito) de una vivencia cristiana (Cómo veían y sentían aquellos cristianos y cristianas lo revelado por Dios en Cristo) No era tan exacto, pero les servía.
    Se abusa mucho de la palabra misterio, que tiene un origen muy antiguo  (persa) y que en las diferentes culturas sucesivas fué adquiriendo distintos sentidos.
    Misterio no es lo desconocido, ni siquiera aquello que no se puede conocer.
    En todo el Nuevo Testamento, y no es necesario que busquemos lugares, porque tenemos cultura suficiente para saber donde encontrarla, esta palabra señala, aquello que estaba escondido en Dios y  a lo cual hemos tenido acceso por medio de Jesucristo. Es significativa la forma en que  Pablo termina su carta a los Romanos.
    Los cristianos que alimentamos nuestra fe sabemos que en Dios hay una comunidad, cuya manifestación nos descoloca. Pero si miramos a nuestro interior, en lo más hondo de nuestro ser; cuerpo, alma y espíritu, experimentamos algo de lo mismo. Por algo somos la imagen de Dios.
    roman

  • ana rodrigo

    Dice el autor: “Desde este punto de vista, venimos a constatar que el misterio de la Trinidad está hablando de nosotros.” Y pienso que, efectivamente, el autor nos explica más y mejor quiénes y cómo somos nosotros que quién y cómo es Dios.
     
    La teología cristiana, lo que ha ido haciendo con el paso del tiempo, ha sido complicar cada vez más lo inexplicable, olvidándose de aquello que dice Juan que “a Dios nadie lo ha visto”. El objetivar a Dios, el trascendente por antonomasia, en tres personas, siendo un mismo Dios, no es que sea un misterio, es un absurdo para atontar a la gente con tanta magia en la que hay que creer, haciéndonos creer que, con decir que es un misterio, está todo resuelto.
     
    Yo me rebelo contra este absurdo aún a sabiendas de que alguien se pueda escandalizar de lo que digo. A la gente que va a misa hoy y el cura de turno le quiere hacer tragar con ruedas de molino a través del misterio de la Santísima Trinidad, no le llegan las explicaciones de Enrique Martínez Lozano. Y sí se les repite que eso es así, y punto.
     

    Es cierto que somos muchos millones de seguidores de la praxis y del mensaje de Jesús el Galileo, porque creemos que vale la pena. Jesús fue una parábola de Dios en tanto en cuanto hizo y dijo lo máximo que un ser humano puedo hacer. Y su espíritu, su legado sigue vigente, pero no como persona de la Trinidad. Y lo de Dios es otra cuestión para quien lo necesite y crea en ese a partir de diferentes caminos, uno puede ser lo que se dice en este post “Consciencia amorosa o Presencia consciente que se halla en el origen y en el núcleo de todo lo Real.
    A ese Fondo se le puede seguir llamando “Dios”, siempre que no caigamos en la trampa (mental) de objetivarlo, separándolo”

  • roman diaz ayala

    Dios, que es la existenciaen sí misma es el todo,
    mietras que nosotros que somos una existencia recibida, estamos llamado a la participación de ese todo.
    Jesus nos comunica el Espíritu, que le mantiene en íntima comunión con el Padre, ( la figura protectora)
    Jesús está anunciando  la Iglesia (quienes seríamos tras el velo traspasado de su cuerpo, Su Pueblo)
    Sólo de esta manera podremos entender que Jesús fue el fundador de la Iglesia  (Santa y espiritual – del Espíritu)
    roman

Deja un comentario