Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7142 Artículos. - 108874 Comentarios.

¿También se resiste la Iglesia a reconocer plenamente su culpa estructural?

La persona más valiente en la defennsa de los menores abusados, Hans Zollner, exrector del Colegio de jesuitas en Berlin, ha acabado por salirse de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores. Creo que esto pone al descubierto una carencia de conversión sinodal en la parte incluso de la curia que está renovando Francisco y que sigue sigue aclarar hechos de escándalos que afectan a clérigos poderosos, como Ouellet o Rupnick, diferentes pero ambos apoyados por los últimos papas. Creo que este artículo de María Elisabetta Gandolfi, redactora jefe de Noticias de “IL REGNO” merece ser conocido y meditado. ¿Qué clericalismo sigue impidiendo la paridad de voto de laicos y obispos en este tipo de nuevas comisiones? AD.

Menores y sinodalidad: a veces reaparecen juntos estos temas

¿Qué tiene que ver la sinodalidad con la renuncia de Mons. Hans Zollner de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores? Salvo lo que no se sabe, las razones aducidas por el propio jesuita  y la historia reciente de muchos miembros de la Comisión que con más o menos fanfarria han dimitido paulatinamente son la prueba fehaciente de que sí, estas dimisiones tienen mucho que ver con la sinodalidad como estilo eclesial .

No solo. También podemos ver la cuestión desde otro punto de vista. A los muchos detractores del Camino Sinodal alemán, que no digieren tanto el método como las conclusiones, es necesario recordar el punto de partida: el Synodaler Weg , cuyo proceso de asamblea que comenzó en 2018 acaba de terminar , partió precisamente de una crisis. provocado por el descubrimiento de que no solo los miembros de la Iglesia perpetraron numerosas agresiones sexuales o abusos espirituales, sino también que se permitió que tales actos prosperaran debido a un conjunto concurrente de factores estructurales.

 

¿Excepcionalismo alemán?

Para resaltar estos factores (clericalismo, escaso papel del laicado y en particular de la mujer, formación del clero, visión sobre la sexualidad) se realizaron estudios teológicos que luego surgieron en los documentos de los foros y finalmente discutidos y aprobados. El Reino ha hablado de ello y es el tema de los temas: el poder y su gestión. También lo abordó el teólogo Peter Hünermann, que hemos retomado en este blog .

¿No es suficiente? Quienes piensen en una especie de “excepcionalismo alemán” pueden volver la mirada hacia otro ámbito, el francés. Precisamente en estos días –lo hablábamos aquí– los laicos de las 9 comisiones que habían recibido el mandato de analizar las recomendaciones del Informe Sauvé y ponerlas en práctica (entre otros, tras la publicación de este documento ha habido numerosas revelaciones sobre obispos culpables de comportamiento sexual incorrecto). Luego, los grupos redactaron y presentaron un informe en 60 puntos para un total de 280 páginas .

 

A nivel eclesiológico

¿Los temas que surgieron ? Mayor transparencia y mejor comunicación con los fieles sobre la gestión de los abusos, mayor participación en la toma de decisiones entre clérigos y laicos y mayor profesionalización en la gestión de los órganos eclesiales.

También hay quienes han destacado otro dato: más allá de los contenidos de las propuestas (que –casualmente– se hacen eco de las que surgen en Alemania) y del tema en cuestión, la reciente Asamblea de Lourdes vio por primera vez coprotagonistas a clérigos y laicos. compartiendo una misma preocupación: cómo intervenir a nivel sistémico , dice el léxico sociológico, o eclesiológico , dice el teológico, para responder a una crisis de confianza en la institución de la Iglesia, para un relanzamiento de su misión evangelizadora.

 

El momento de la decisión

Pero el tema de cómo y si asociar a los laicos en la toma de decisiones y decisiones de la Iglesia no es apreciado por todos: no por ejemplo, por el prefecto emérito del Dicasterio para los obispos, card. Marc Ouellet, que acusó a la Iglesia alemana de haber equiparado a laicos y clérigos en los momentos de decisión de la Iglesia.

¿No es este quizás el tema general del Sínodo de la Iglesia universal que estamos preparando de cara a las dos asambleas de 2023 y 2024?

Así que volvamos a la renuncia de Zollner. El comunicado de prensa firmado por él habla de su “preocupación (…) en materia de rendición de cuentas, de cumplimiento, de accountability y de transparencia” de la propia Comisión. Poca “claridad”, dice el jesuita que ha sido un referente para la organización desde su fundación en 2014, “sobre el proceso de selección de miembros y personal y sus respectivos roles y responsabilidades”.

 

Responsabilidad financiera

Además, Zollner considera “inadecuada” la “responsabilidad financiera” de la misma. Es fundamental, continúa, que “la Comisión muestre claramente cómo se utilizan los fondos en su trabajo”. Además –concluyendo así la lista de temas críticos– «debe haber transparencia sobre cómo se toman las decisiones dentro de la Comisión. Con demasiada frecuencia, hubo información insuficiente y una comunicación vaga con los miembros sobre cómo se tomaron ciertas decisiones”.

¿Cuestión de conflictos personales? Ciertamente no pueden ser excluidos – de hecho el cardenal presidente Patrick O’Malley expresó “sorpresa, decepción y desacuerdo” con las palabras de Zollner – pero, como enseña la historia reciente de la Comisión, reconstruida en detalle por The Tablet, ahora los puntos son demasiados como para no trazar una línea de continuidad.

 

Las críticas de los demás exintegrantes

De hecho, como recordamos más arriba, otros miembros ya habían renunciado a la Comisión: en 2016 Peter Saunders, querido por Francisco para representar a las víctimas, de manera abiertamente confrontativa, porque imaginaba el cuerpo como un lugar de denuncia (escribimos sobre ello en at.2,2016,11; Reino-doc.7,2016,217); en 2017 Marie Collins , también miembro como representante de las víctimas, muy crítica con las relaciones entre la Comisión y la curia romana, especialmente la ex Congregación para la Doctrina de la Fe (sobre su dimisión y el conflicto con el entonces prefecto carné G Müller, cf. Kingdom-att. 6,2017,132).

Incluso la psicoterapeuta francesa  Catherine Bonnet renunció en junio de 2017 porque –informó ella no había sido posible invitar a grupos de víctimas o a sus representantes ante uno de los plenarios y  porque el Papa no había sido claro al imponer la obligación de denuncia. a las autoridades civiles por las eclesiásticas.

También han llegado críticas de ex miembros cuyo cargo no fue renovado después de un primer mandato. Como ocurre con Sheila Hollins, la psiquiatra infantil y baronesa inglesa miembro de la misma desde primera hora hasta 2017, que el pasado diciembre habló públicamente de una “falta de transparencia” en la gestión de la Comisión. Así también la hermana Jane Bertelsen, nombrada en 2018 pero que no figura en el organigrama actual y que acusó la falta de “un estilo de trabajo colaborativo y sinodal”.

 

La Comisión y el Dicasterio para la Doctrina

Finalmente, la cuestión de la (poco clara) reforma de la Comisión a la luz de la constitución Praedicate Evangelium, que de hecho la somete al Dicasterio para la Doctrina de la Fe, con el que ya había luchado por colaborar en el pasado, también porque, como había dicho Hollins, todos los esfuerzos por parte de la Comisión “parecían estancarse a cada paso”.

Más allá del recelo (no declarado pero practicado) del Dicasterio hacia una Comisión mayoritariamente laica, los objetivos del primero, las sanciones disciplinarias contra los clérigos culpables, no coincidían con los del segundo, que se ocupa de la prevención, el tratamiento y la curación de los víctimas

Pero, como concluyó Zollner en su declaración, todavía faltan las “reglas que rigen las relaciones entre la Comisión y el Dicasterio para la Doctrina de la Fe”, a pesar de que la constitución lleva la fecha del 19 de marzo de 2022.

En resumen, la sinodalidad debe practicarse también dentro de la curia romana.

María Elisabetta Gandolfi

REDACTOR JEFE DE NOTICIAS DE “IL REGNO”

 

Un comentario

  • George R Porta

    Si Zollner es berlinés; los jesuitas de Alemania encubrieon casos de maltato ernte 1970 y 1980, el proceso sinodal alemán ha sido difícil, tortuoso, luego las posibilidades de que haya más de un conflicto de intereses que involucre a Zollner parecen significativas.

    No se puede olvidar que de los cinco cardenales (4 + 1 en la periferia del grupo, pero muy influyentye en Roma y en su país Alemania) que firmaron la carta con las «dudas» cuando el sínodo de obispos tan fuertemente relacionado con Amoris Laetitia, dos eran alemanes y el quinto, desde la periferia (Mulle el ex Pefecto de la Congegación para la Fe) lo era también. Los otros dos, Cafarra y Burke son fascistas y esta guerra para detener a Francisco ellos saben que el factor tiempo es determinante porque Francisco ha comenzado a experimentar problemas de salud cada vez más frecuentes.  El comentario de Fancisco apenas cruzó el umbral de la Puerta del hospital al macharse fue y sigue siendo muy significativo: «¡Estoy Vivo!» cosa que todo el mundo podia observar diectamente.

    Por favor, quienes lean lo que escribe, perdónenme los errores otográficos porque no se me da bien esto de dictar a mi ordenador.

Deja un comentario