Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
7268 Artículos. - 110878 Comentarios.

Teilhard de Chardin, clandestino

Hace unos días volvió a aparecer Teilhard en ATRIO. Muchos se han identificado con su advocación personal a un Dios (Teos) Alfa y Omega de una Gran Evolución. Otros creen que sus presupuestos científicos están superados y siguen prefiriendo las propuestas del maestro Ekhart o del renacentista Espinoza. Aquí se presenta un libro que detalla cómo costó que sus escritos se difundieran en la Iglesia a pesar de su humilde obediencia a los superiores. AD. 

Los “panfletos” multicopiados de un profeta de nuestros días

A partir del año 1922, el jesuita y científico Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) fue objeto de sospechas por parte de la Congregación del Santo Oficio de El Vaticano a causa de la redacción de una “Nota sobre algunas representaciones históricas posibles del pecado original”. Este documento se refería al resumen de una conferencia privada de Teilhard en París que una mano invisible hizo llegar hasta Roma. Se le acusaba de negar en este escrito el dogma del pecado original heredado de Adán y Eva y que se consideraba fundamental en la fe católica. Como consecuencia de este incidente, Teilhard de Chardin será destituido de su cátedra de Geología en el Instituto católico de París. Y algunos autores lo relacionan con el hecho de que posteriormente fue enviado a realizar expediciones geológicas y prehistóricas en China. Algunas de sus publicaciones filosófico-teológicas no obtendrán la necesaria aprobación para su publicación y nunca pudieron ver la luz pública antes de su fallecimiento.

En una Francia marcada por el anticlericalismo, mientras que la Iglesia católica sigue estando muy afectada por su parte por las consecuencias de la crisis modernista, se trata de encontrar por parte del jesuita una estrategia bordear el problema. A través de una apasionante investigación histórica y literaria, la doctora Mercè Prats nos ofrece la narración de este fenómeno de difusión de las ideas teilhardianas por el mundo.

En este libro recién publicado hay mucha información: Mercè Prats. Une parole attendue. La circulation des polycopiés de Teilhard de Chardin. Éditions Salvator, París, 2022, 253 pág. ISBN: 978-2-7067-2250-9

Mercè Prats es doctora en historia, encarga de curso en la Universidad de Reims y documentalista en la Fundación Teilhard de Chardin, alojada en el Instituto de paleontología humana de París. El trabajo minucioso de la doctora Mercè Prats permite iluminar uno de los episodios más curiosos de la historia reciente del pensamiento católico francés. Con los datos de todos los archivos disponibles, la autora de esta investigación reconstruye de manera irrefutable la aventura de la difusión multicopiada de los escritos de Pierre Teilhard de Chardin. La autora ha consultado los voluminosos expedientes relativos al jesuita en los Archivos de la Congregación para la Doctrina de la Fe (lo que era antes el Santo Oficio), y en los de la Curia generalicia de la Compañía de Jesús en Roma. Muchos de estos documentos eran desconocidos pues los archivos correspondientes al pontificado de Pío XII solo han podido ser consultados por los investigadores cuando fueron desclasificados, en el año 2020.

Teilhard siempre vivió con la angustia ante su doble compromiso: el de su pertenencia a la Compañía de Jesús y el de su fidelidad a unas ideas que creía aportarían luz a muchos científicos no creyentes sobre el encuentro entre el conocimiento racional y científico y la adhesión a la figura de Cristo, punto Omega de toda la Creación. Los escritos que se copian y se difunden suelen ser de contenido espiritual en los que – no lo dudemos – se incluyen perspectivas teológicas no muy bien vistas en esos años de la mitad del siglo XX.

Precedida de un capítulo introductorio de carácter histórico, Mercè Prats establece una cronología muy refinada relativa a la difusión por medios escritos multicopiados de los manuscritos de Teilhard. Hasta los años 1925 a 1927, estos documentos se difunden entre la familia y algunos amigos jesuitas. Después de la prohibición de publicar El Medio divino (1927) aparece una segunda fase en la difusión multicopiada de los escritos. En dos copisterías de amigos, se realizan 300 copias que se distribuyen amigos y seguidores de Teilhard. Más tarde, en una tercera etapa, al regresar de China en 1946 y, sobre todo, cuando nombra a Jeanne Mortier su heredera, la difusión clandestina se multiplica.

Organizada en tres partes, correspondientes a tres etapas en la vida de Teilhard, esta investigación histórica está sustentada en un sólido armazón documental. Es un resumen de la tesis doctoral de la autora, La teilhardianisme. Réception, adoption et travestissement de la pensée de Teilhard de Chardin, á la croisée des sciences et de la foi, au coeur des “Trente Glorieuses” en France (1955-1968), tesis defendida el 7 de diciembre de 2019 en la Universidad de la Sorbona en París.

En la primera parte (“La capillita de los seguidores de Teilhard, 1916-1938) se describe la tímida difusión de sus escritos, en especial los 22 textos enviados a su prima Margarita Teillard-Chambon desde las trincheras durante la guerra (1916-1919). La iniciativa corrió a cargo de su prima que deseaba que las noticias de Pierre llegasen a la familia y a los amigos íntimos. Aún no se planteaba la idea de publicar en imprenta un libro con los mismos.

En la segunda parte (“Una red de amigos adictos a “la causa”, 1938-1950) se describe cómo la red de receptores de los escritos multicopiados de Pierre Teilhard de Chardin se amplía considerablemente. Con la entrada en escena de Jeanne Mortier, hay una profesionalización de esta difusión clandestina. Después de su primer deslumbramiento motivado por la lectura de El Medio divino, el “choque espiritual” de 1938, Mortier se convierte en una de sus más ardientes y apasionadas discípulas. Ella querría llevar esta buena nueva a toda la humanidad. Y es entonces cuando amigos de Teilhard, como los teólogos Bruno de Solages o Henri de Lubac, con los que Pierre había confrontado sus pensamientos, procuran canalizar los impulsos de Mortier e inician esta fase de difusión de los textos teilhardianos en un círculo más amplio pero todavía con cierta intimidad.

En la tercera parte (“Leerlo como una memoria científica”, 1950-1955), asistimos la decisión de Teilhard respecto a sus escritos. Teilhard navega entre la fidelidad a sus ideas y la fidelidad a la Iglesia y a la Compañía. Su superior religioso le aconseja haga testamento en vida a favor de Jeanne Mortier que será desde ahora la poseedora de sus escritos. Organiza los textos, los va preparando para una impresión futura y organiza un comité internacional que supervise esta tarea científica que culminará cuando, tras el fallecimiento de Pierre Teilhard de Chardin el día de Pascua, 10 de abril de 1955, se inicie la publicación de sus escritos en ediciones du Seuil de París sin necesidad de nihil obstat de la Compañía ni de la Iglesia.

LEANDRO SEQUEIROS sj. Presidente de la Asociación de Amigos de Pierre Teilhard de Chardin (sección española) adherida a la WWT (red mundial de Teilhard de Chardin)

15 comentarios

  • Isidoro García

    Los humanos somos mitómanos. Desde pequeñitos, desarrollamos una fuerte dinámica de aprendizaje, y por ello nos fijamos muy intensamente en los mayores, que nos pueden enseñar a vivir en la vida.

    Pero todo tiene su precio. En este caso, el excesivo respeto, admiración y fijación por los grandes talentos del presente y del pasado, nos puede suponer un freno constante y perpetuo para nuestro propio desarrollo personal, y el avance del conocimiento.

    De todos es sabido que una de las razones del estancamiento cultural de la Edad Media, se produjo, primero con el apagón cultural general producido por los avatares políticos, pero posteriormente se prolongó, con el redescubrimiento, a través de los árabes, de los grandes talentos griegos clásicos, que se consideró, el culmen del conocimiento y la guía insuperable.

    Hoy día con los grandes avances en la difusión del conocimiento, nos puede pasar algo parecido: pensar que está ya todo pensado y que no hay nada nuevo bajo el sol, por lo que no merece la pena el esfuerzo de superarlo.

    Todo esto viene a cuento, de que seguimos fomentando la mitomanía de los grandes genios. Y este es el caso de Teilhard, como también lo puede ser de Jung, y de cualquier genio que abrió un nuevo camino al conocimiento, incluído el mismo Jesús de Nazareth, (si le despojamos de la omnisciencia por “divino”).

    Todos son admirables y muy respetables, pero no dejan de ser humanos de su época, con sus condicionantes culturales, de la zeigeist de su época, con las limitaciones que ello supone.

    Incluso la labor iluminativa del “espíritu” peronal funciona así. Por ello repito muchas veces la frase enigmática que dice Jesús en el Evangelio de Juan (16,13): “Cuando venga el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa, PERO NO HABLARÁ POR SU CUENTA, SINO QUE HABLARÁ DE LO QUE OIGA, y os anunciará lo que ha de venir”.

    (Por cierto, si pudiera ser, me gustaría que el amigo Salvador, nos hiciera un pequeño estudio sobre este versículo, que tiene muy diversas traducciones y por ello es bastante equívoco, y que tiene una gran importancia para mí, pues podría ser la clave para interpretar correctamente las iluminaciones personales del espíritu-Espíritu).

     

    Volviendo al tema de Teilhard, que duda cabe que fue un pionero de la búsqueda y hallazgo de una vuelta de tuerca al evolucionismo darwinista, (otro genio sin duda), para perfeccionarlo y para complejizarlo de los reduccionismos primerizos, necesarios en todo gran descubrimiento.

    Teilhard, murió en 1955, hace casi setenta años, y no pudo disfrutar de los hallazgos de las ciencias de la complejidad. El amigo Santiago Villamayor, reconoce su gran deuda con Teilhard, “pero no soy quién para estar a su lado….además ahora estaría más cerca de Stuart Kauffman…”.

    El estudio de los sistemas dinámicos no-lineales, conocidos, también, como sistemas dinámicos complejos, sistemas adaptativos complejos, o sistemas caóticos, demuestra que, a diferencia de otros sistemas completamente aleatorios, (las turbulencias, por ejemplo), éstos muestran patrones identificables de comportamiento, aunque, cabe señalar, que son impredecibles en el largo plazo. Pero sus resultados se someten a la selección natural

    Hay quienes afirman que: “es un hecho que, tres siglos después de Newton, la ciencia experimenta un cambio radical de perspectiva”, (Prigogine 1997, pp. 181]; “[…] reconocer la complejidad, hallar los instrumentos para describirla, y efectuar una relectura dentro de este nuevo contexto de las relaciones cambiantes del hombre con la naturaleza, son los problemas cruciales de nuestra época”, (Prigogine 1997”).

    Evidentemente, Kauffman, que se confiesa agnóstico, enfoca su trabajo exclusivamente científicamente.

    Mientras que Teilhard, realiza una labor teológica de comprender la transhistoria del Universo, y hace un intento de transformar el mundo “sobrenatural”, propio de las religiones clásicas, en un mundo “cósmico”, propio de las espiritualidades modernas.

    Como primer paso, es genial y admirable. Pero él lo hizo desde el darwinismo clásico reduccionista, porque no conocía el emergentismo de los sistemas complejos. Por eso, yo creo que hay que abandonar su barca, ya que hemos cruzado ya ese río, y en vez de Fundaciones sobre Teilhard, habría que hacer Fundaciones sobre Kauffman, Prigogine y los demás.

    Hay que mirar al futuro, no al pasado. Seguro que a Teilhard no le molestaría. Aquí me viene al recuerdo la admirable anécdota de Bernardette Soubirous, que humildemente decía, que se sentía como una escoba, que una vez realizado bien el barrido, se la coloca detrás de la puerta.

  •  

    En mi humilde opinión:

    Esta claro, Pierre Teilhard de Chardin pertenecía a una orden jerárquica militar como es la de los jesuitas. En palabras de NapoleónEn la cúspide de esta orden pseudo mística esta el General…

    Es falso en su base, cualquier movimiento espiritual que coarte la libertad de conciencia. Los jesuitas y detrás la I. Católica “crucificaron” la libertad de conciencia de Teilhard de Chardin cuyo único pecado fue obedecer.

    En mi blog escribí hace tiempo, lo que os traigo aquí. Acompañado de un enlace a un video de Jorge Guerra. Que ha desaparecido…
    ” LOS CEREBROS GRISES VISTEN DE NEGRO

    Da grima, pero indagando en quienes son los jesuitas históricamente uno puede suponer al menos de que la “araña negra” los jesuitas, según el difunto escritor Blasco Ibañez, simple y llanamente son los soldados del mismísimo Diablo.
    Personalmente creo que esta gente, los jesuitas, es brillante en todo lo relacionado con la parte del cerebro izquierdo, el de la lógica racional, de las matemáticas y en definitiva el de la razón lineal que nos lleva del pasado al futuro sin detenerse en el presente, donde únicamente podemos atrapar la vida de que nos dota el Universo.
    La dimensión humana es grandiosa, si vivimos en el presente, de lo contrario es robotica, somos zombis. Y los últimos y definitivos “amos del mundo”, son los zombis lideres que nos controlan, entre ellos los jesuitas y que pagan un personal precio alto por ello. Creo que el principal es el de no poder “legalmente” abrazar una mujer y establecer una familia. Así su vida se convierte en una vida “de plástico”. 
    Al no resonar con la vida y con sus entrañas, necesariamente han de ser brillantes cerebros grises y tristes. La creatividad y la alegría se da cuando la parte del cerebro derecho e izquierdo están equilibrados y resonando al unísono.
    Se creen muy listos, pero resulta que tienen el mismo cerebro que “el rebaño”. Luego se erigen en controladores nuestros siguiendo la meta del Nuevo Orden Mundial dormidos como el rebaño y creyéndose que alguien moralmente los legitima para conducirnos a un mundo futuro que es el que entienden desde su sueño torpe, como mejor para la humanidad. O mejor para sus torpes planes…
     
    Son dignos de estudio psicológico. ¿Qué hace que hombres con generales índices de inteligencia superior a la media. Enmierden su vida del modo que lo hacen?
    Estos jesuitas, como los que formamos “su rebaño” son dioses en potencia también. Tienen lo que se dice, “la naturaleza del Buda” también, obviamente. No entiendo nada mas que están atrapados en las garras de Satanás. Están endemoniados, luego están locos. Están en la siniestra caverna de Satanás. Su vida no puede ser plena, porque el Sol y las alegrías de la vida están fuera de esta caverna diabólica.
     
    ¿Odiarlos? NO, compadecerlos.
     
    Son brillantes cerebros grises, con el carisma de los robots, o sea ninguno. Carisma lo tiene la persona que resuena con la vida y la siente en el latir de su corazón. ¿Cuántos carismáticos jesuitas conocemos? Son “caballeros de triste figura.” 
     
    Locos que han olvidado que tienen corazón.

    Que alguien “puesto” escriba por favor el libro: “Psicología de los Jesuitas”. Eso si, desde la Psicología Transpersonal. O mejor desde la Psicología Integral. 
     Es bueno conocer al carcelero… y si nos hacemos amigos de el, hasta nos podría abrir la mazmorra. Y tienen mucho poder.
    Que se sumen a la fiesta futura que nos está esperando, y que dejen la pose de lechuguinos de tez amarillenta. Que dejen las bibliotecas, y que tomen un poquito el Sol…”

    • Antonio Llaguno

      Lo que dices es profundamente injusto con los jesuitas y además rezuma tu particular aroma a odio a las sotanas.

      Históricamente, los jesuitas, han sido muy maltratados por el poder, por su tendencia a no dejarse manipular por él (y si podían manipularlo ellos en favor de los más pobres, pues mejor).

      Desde Francisco de Javier, ejemplo de misionero en el Japón y la India, las misiones en la amazonia, de las que fueron pioneros y en cuya memoria se hizo la excelente película “La Misión”, hasta los mártires de El Salvador (Empezando por Rutilio Grande y terminando con Ignacio Ellacuría y los mártires de la UCA, sin olvidar a Oscar Arnulfo Romero, San Romero de América, que no era jesuita pero estaba fuertemente influenciado por ellos, en especial por Grande, del que fue amigo personal) siempre han estado en la brecha y enfrentados al poder  y cuando lo han ejercido (que también) les ha durado poco, por las maquinaciones de los poderosos que se veían amenazados.

      Teillhard de Chardin tuvo la mala suerte de no coincidir en la época de Arrupe , gran reformador de la Orden como Papa Negro, donde hubiera gozado de mayor libertad y difusión.

      A día de hoy, no tienen ningún poder. Lo más parecido es el papa francisco que ha renunciado voluntariamente a poder terrenal y que está siendo perseguido por la Iglesia Católica tradicional y sus lobbys de poder.

      Son Jesuitas James Martin, gran defensor de restaurar las relaciones y el trato con el mundo LGBTI+; Jon Sobrino, teólogo de la liberación de gran altura teológica; Karl Rahner o Henry de Lubac, dos de los teólogos más importantes del Siglo XX; Carlo María Martini, eterno papable, cardenal de MIlán y gran biblista, que no fue papa por progresista y heterodoxo; o Rupert Mayer uno de los más importantes líderes de la resistencia católica contra el nazismo en Alemania.

      Y sólo son unos pocos.

      Ya me gustaría conocer uno sólo en el siglo XX de los practicantes de tus “técnicas transformativas” de psicología transpersonal e integral (Parece uno de eso platos de restaurantes modernos cuyo título es más grande que el plato en sí y que me parecen uno de los fraudes modernos más extrañamente extendidos) que hubiera hecho la décima parte por la Humanidad que cualquiera de los mencionados, desde luego ni siquiera tu mentor y gran gurú, Ken Wilber a quien no se le conoce ningún mérito al respecto.

      Hay jesuitas que han dado la vida por los más pobres (Como Cristo) y otros que la siguen arriesgando hoy en día. Y eso merece un respeto que tú no tienes por nadie que no piense como tú.

      Debe ser mu triste vivir con esa ponzoña dentro. A ver si con un poco de meditación zen y yoga la curas de una vez. Serás mucho más feliz.

      Y por cierto, para tu información, el celibato (según tu escrito , origen de todos los males jesuíticos) es común a todos los clérigos. ¿Es bueno? En mi opinión no ¿Es necesario? En mi opinión, tampoco. pero no es el origen de todos los males y la Iglesia Católica, a pesar de lo mucho que debe reformar tampoco.

      Y por último, ¿Crees de verdad que NO TIENE CORAZÓN alguien que se jugó la vida en El Salvador por escribir en su libro “Jesucristo Liberador” que Cristo no había resucitado todavía en Latinoamérica y sigue crucificado en cada pueblo que sufre? Pues es de Jon Sobrino.

      Ya que tu recomiendas a Blasco Ibáñez (Político profesional, violento anticlerical de libro y escritor de mucho éxito, aunque en mi opinión bastante mediocre) yo te recomiendo que leas a Sobrino. Si quieres yo te lo regalo. Está en Editorial Trotta y no es nada caro (incluso por 4 euretes lo tienes de segunda mano)

      No es Ken Wilber pero lo mismo aprendes algo.

      (Pido perdón al resto de los lectores de Atrio por la dureza del comentario, pero creo que se debe defender a quienes en mi modesta opinión han contribuido al bien del mundo en que vivimos mucho más que quien les habla a ustedes, y desde luego mucho más que quien los injuria y sus mentores)

      • Muy buena la defensa que haces de los jesuitas, pero así como todos tenemos una sombra psicológica. los jesuitas como Institución, también la tienen. Como la tiene la I. Católica, y muy negra la sombra por cierto.
        Por cierto, las “Misiones” o “Reducciones” jesuiticas de Sudamérica, esta documentado que sencillamente fue algo horrible para los indios.
        Los S.S. nazis de donde coparon su organización? De los jesuitas. Libertad de conciencia eh!

        https://espadadelespiritu.foroactivo.com/t526-jesuitas-como-modelo-de-las-ss-nazis-segun-el-libro-hitler-y-la-era-de-horus

        Creo que aciertas al decir que odio las sotanas, por lo que significan. Pero no odio al hombre que viste esa sotana. O sea. Que no soy un “come curas”.

        Entérate de la historia de los jesuitas incluido Ignacio de Loyola, y después hablas. Si puedes…

        ¿Buena gente?. Hasta entre los nazis la había…

         

        • Antonio Llaguno

          “¿Buena gente, hasta en los nazis la había…?”

          De nuevo una falacia como argumento, en este caso de conclusión inatingente.

          El que entre los nazis haya buena gente no hace a los jesuitas comparables con ellos. Yo podría decir entre los “creyentes” en el yoga hay mucho charlatán y usted me diría que eso no hace a todos los yoguis (Oso Yogui no incluido) unos charlatanes ni a sus alumnos unos ignorantes.

          Lo importante aquí, no es si hubo, hay o habrá jesuitas “mala gente”. Ya te lo digo yo. Los hubo, los hay y los habrá. ¿Y qué? Dime un solo colectivo humano donde todo el mundo sea maravillosamente bueno.

          Lo importante es si la contribución de la Compañía de Jesús ha sido y es buena o mala para la Humanidad (puesto que es el listón que ellos mismos se ponen).

          Mi modesta opinión es que dentro de las limitaciones de una congregación religiosa, la aportación de la Compañía de Jesús es muy positiva, y desde la reforma de Arrupe mucho más.

          No es el clericalismo lo mejor que ha aportado la Iglesia católica al mundo (Modo eufemismo “on”) pero pienso honestamente que el anticlericalismo ha traído peores consecuencias. Y además, no todos los cristianos somos “clericales”; de hecho, ni siquiera todos los clérigos lo son.

          La generalización injusta es otro tipo de falacia (Como hay un cura pederasta, todos los curas son pederastas. Esto, además de tremendamente injusto es sencillamente una mentira del tamaño del ego de un político).

          Teillhard de Chardín fue un modelo de cura de su época (No solo de jesuita). Tubo que confrontar el enorme avance de la ciencia de la primera mitad del Siglo XX, avance incomparable a cualquier otro momento de la historia, incluido hoy en día, con la posición más retrógrada posible de una Iglesia que se defendía como gato panza arriba de lo que entendía “ataques contra su esencia más profunda”. Fueron los años del infausto Pio X y su juramento anti modernista y los años en que el malestar eclesial y los errores de la curia desembocaron en un Concilio Vaticano II (Que ya no pudo ver Teillhard de Chardin) que trató de reenfocar el camino y aclarar los conceptos hacia una iglesia más libre y más cercana a Jesucristo.

          Es perfectamente esperable que “esa” Iglesia recibiera las avanzadas teorías de Teillhard con rechazo e incluso con desprecio y combate. Y de ahí que la difusión de sus teorías fuera tan paranoica.

          En mi opinión, Teillhard, a quien hace muchos años que leí y admiré, hoy, no pensaría lo mismo. Seguro que su Dios cósmico, alfa y omega tendría diferencias con el que él mismo describió en “El Fenómeno Humano”.

          Pero estoy seguro de que hoy en día tendría mucho que aportar al diálogo ciencia y religión.

          Y estamos muy necesitados de buenas aportaciones a él.

          • Lo que quiero decir encuanto a nazis y buena gente es que en toda organización humana, por perversa que sea la cúpula se encuentra gente con buen corazón.

            Entre los jesuitas, el Opus Dei y las mismas Iglesias cristianas todas, o los masones. Una cosa es la cúpula directiva, que puede ser perversa, y otra “el rebaño”.
            Cierto es que poca gente buena encontraremos entre los nazis o el Ku klux klan.

            la obediencia incondicional es propia del ejercito, porque de otro modo no funcionaria la maquina de matar. Pero sea donde sea. El principio de obediencia incondicional, que duda cabe que es fascismo, lo adornen como quieran.

          • Antonio Llaguno

            Luis

            Ni siquiera Dios pide “obediencia incondicional”.

            Pide amor incondicional (esto es un pleonasmo, porque el amor o es incondicional o no es amor), que no es lo mismo, y matiza que una de sus condiciones es que sólo se le puede amar a Él amando al prójimo, que significa próximo.

            El que algunos clérigos o religiosos hagan voto de obediencia es una perversión más de la Iglesia. La Iglesia tiene muchas perversiones; pero tiene muchas más virtudes.

            Prefiero considerar las virtudes y tratar de corregir las perversiones. Sin juzgar a nadie.

            Pero esa es solo mi opinión.

        • Antonio Llaguno

          En cuanto a las reducciones jesuíticas en la Amazonía, fuero un intento de crear un “nuevo estilo de colonización” que no esclavizara ni abusara de los indígenas. Un modelo de Utopía misionera que casa totalmente con el espíritu innovador y coherente con el mensaje cristiano… con la sabiduría de la época.

          El que vistas desde hoy en día, trajeran enfermedades y “desocialización” a los indígenas y no obtuvieran el éxito esperable no es más que la constatación de que sus detractores (De nuevo el poder político e interesado) fueron más hábiles en la propaganda (Suele pasar cuando te enfrentas al Poder)

          Y es que dicen los taurinos que banderillear a toro pasado no tiene ningún mérito o dicho de manera que no ofenda a los animalistas, la predicción retrospectiva es una ciencia exacta.

    • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

      Respeto tu opinión. La expresión “Compañia de Jesús” se traduce en latin como Societatis Iesu. No se trata de una “Compañía” militar sino que se viven en un grupo de Amigos en el Señor..

  • oscar varela

     
    1- si bien el hombre tiene que existir siempre desde un sitio determinado,
    – su relación con este sitio no le es esencial ni constitutiva.
     – Cada especie animal y vegetal acontece en una región donde puede, sin más, existir.
    – Es lo que los biólogos llaman su habitat.
     
    2- Para Teilhard hay un rasgo puramente zoológico
    – que dife­rencia al hombre de los demás animales:
    – que el hombre vive en cualquier sitio del planeta.
    – Pero no advirtió que esto acontece precisamente porque no tiene ningún hábitat,
    – es decir, ningún lugar donde, sin más, pueda vivir.
     
    3- Se presta demasiada poca atención al hecho de que la tierra es inhabitable para el hombre.
    – Éste, para poder vivir en ella, necesita intercalar entre todo lugar terrestre y su persona
    – creaciones técnicas que modifican el medio y gracias a ello lo adaptan a él.
    – Y como en cada lugar del planeta puede crear técnicas diferentes de habitación
    – consigue, a la postre, poder vivir en todas partes.
     
    – Este es el lado paradójico de la relación que el hombre tiene con el espacio.
    – Precisamente porque ningún espacio le es afín no está vinculado a un espacio, determinado,
    – pero tampoco está creado por ningún espacio.
    – Está condenado a un espacio, pero es heterogéneo respecto de todo espacio.

    • LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN

      Gracias, Oscar. El libro de Mercè es muy interesante. En una Francia no solo laica sino además en ese tiempo antireligiosa, Teilhard tiene la gallardía de defender la posibilidad de ser científico, intelectual e incluso critico con la Iglesia y poder ser cristiano..

Deja un comentario