INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6620 Artículos. - 102678 Comentarios.

Unidos Podemos Sumar Más

La unidad de la izquierda parece un objetivo bastante difícil de alcanzar, pero no imposible. Marx pensaba en una izquierda construida en torno al socialismo científico, lo que le daría una sólida unidad.  Lo que pasa es que la Física de hoy nos da una visión del mundo material inimaginable en tiempos de Marx. Hoy en el mundo científico domina la Física Cuántica, que nos presenta un panorama asombroso del universo. Naturalmente la sociedad humana y el mundo de la política se mueven en campos muy distintos del de la Física. Pero pienso que las leyes físicas actuales, las de la Física Cuántica, pueden servirnos de inspiración también en ese campo tan distinto que es el de la política.

Hoy, en el corazón de la materia, en el mundo de las partículas subatómicas, rige el  Principio de Indeterminación de Heisenberg. No se puede conocer en un instante dado todos los parámetros de una partícula. Una incertidumbre que también impera en el campo de la política: dada la enorme complejidad de las sociedades modernas no podemos encontrar posturas que tengan en cuenta todos los factores que intervienen en una determinada cuestión, y propongan una solución completa y perfecta para cualquier problema.

Junto al principio de indeterminación encontramos el Principio de Complementariedad de Bohr. Lo podemos explicar claramente analizando la luz. Según el experimento que hagamos, la luz se comporta como un chorro de partículas o como un frente de ondas. No sabemos de qué forma, pero los dos fenómenos se complementan y la luz ilumina el universo.

Igualmente en el campo de la política es imprescindible que las distintas visiones que comparten un objetivo similar no se enfrenten, sino que se complementen. Partiendo de la base de que nadie posee la verdad absoluta, ni puede señalar el camino por el que indefectiblemente se va a llegar a un final totalmente feliz, debemos buscar la complementariedad en vez del enfrentamiento.  Si se aceptara esta idea, eso nos permitiría enfocar hacia un objetivo común los distintos puntos de vista. Se crearía una rica biodiversidad capaz de potenciar la vitalidad del campo en el que las distintas visiones confluyen.

Pero no podemos olvidarnos de otro principio de la física cuántica, el Principio de Exclusión de Pauli. Según este, en el átomo existen órbitas prohibidas para los electrones. Y en el campo de la política también hay actitudes  prohibidas. No hablo ya del fulano ese del PP que reconoció que había venido a la política “para forrarme”. En la izquierda son más de temer los dogmatismos y los egos desenfrenados. Y es muy de temer que si no se consigue una cierta unidad, en vez de sumar, restaremos.

2 comentarios

  • Javiierpelaez

    La cuestión es más de egos desenfrenados…Ando yo por Twitter,que es la exposición pública del ego en toda su patología,y os digo que se tiran unas pullas entre los diversos sectores a la izda del PSOE que me da vergüenza ajena…Uno no sabe ya si es por afán de protagonismo (en una parte es así),por resentimientos de diverso tipo(que si me echaron,que….) o por la juventud de los agentes en liza o porque aquí somos todos más listos que Da Vinci o porque los españoles somos unos cotillas(sugieren cosas que dicen saber sobre otros sin que nos digan muy claramente lo que saben con lo cual permanecemos en la ignorancia)…Las diferentes perspectivas sobre un tema o sobre la verdad no impiden que la gente se entienda; sobre todo si los hechos electorales son tozudos,la división lleva a la ruina…

  • Antonio Llaguno

    Es un breve pero acertado artículo.

    Lo que yo diría es que no es aplicable solo a la izquierda, sino también a la derecha.
    De hecho, yo sería más feliz si izquierda y derecha  moderadas fueran capaces de llegar a acuerdos (e incluso gobernar juntos) como han demostrado en Alemania que son capaces de hacerlo.

    Eliminar extremismos, en mi opinión indeseables, como los que proponen Vox o Podemos y sus ramas colaterales sería bastante saludable para un país como España.

    Otra cosa son países fuertemente deteriorados por la actuación de alguno de esos indeseables extremismos (Que no solo son políticos, también los hay religiosos metidos a políticos como Irán o Arabia Saudí). Esos, seguramente, requieran análisis personalizados y ayuda internacional.

Deja un comentario