Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
7150 Artículos. - 109062 Comentarios.

Contra el fundamentalismo religioso

¡Con qué facilidad tantos hoy, incluso entre los asiduos a un portal como ATRIO, dan el carpetazo a la cuestión de Dios como un constructo imaginario  construido por el homo sapiens hace milenios y hoy absolutamente anticuado! ¿Los mayores talentos filosóficos de la historia se han cuestionado en vano el hecho religioso? Con lo sencillo que es pasar de la religión a la espiritualidad, como se propugna hoy incluso en tantos ambientes cristianos. Y así todos tranquilos. Por eso es de agradecer más que nunca el esfuerzo hecho a lo largo de toda una vida por un filósofo crítico de la religión, discípulo y amigo de Hans Küng. Lo presenta aquí Alfredo Fierro y lo cuenta Manuel Fraijó en Religión Digital. AD.

Son malos tiempos para las religiones y las filosofías; y, sin embargo, hay quien se atreve con unas y otras a la vez, como Manuel Fraijó en su Filosofía de la religión (editorial Trotta, 2022). En sus 580 páginas cumple con creces todo lo que promete en subtítulo “Historia, contenidos, perspectivas”. [Ver índice completo].

En cuanto a historia la recorre con generosidad, demorándose en los tres filósofos mayores que en lo que fue siglo de oro de esa rama filosófica la abordaron en explícitos tratados todavía hoy influyentes: Hume, Kant, Hegel. No olvida a otros grandes que abordaron la religión desde la filosofía: Spinoza, Feuerbach, Marx, Nietzsche, Ernst Bloch; ni tampoco a pensadores menos conocidos, como Kolakowski. Se detiene en españoles que también filosofaron sobre el tema,  como Zubiri y Unamuno, o sobre lo sagrado, como María Zambrano. Y dedica un muy interesante capítulo al interés no marginal que Ortega y Gasset mostró hacia la religión.

En cuanto a contenidos son destacables dos coordenadas que ponen orden, una en la variedad de las religiones, otra en la diversidad de enfoques para examinarlas. En la primera ordenación sobresale el acierto con que se perfilan tres familias de religiones: las proféticas, las místicas y las sapienciales. En otro orden Fraijó sobrepasa los límites de la filosofía, entre el positivismo y la fenomenología de la religión, para atender también a la sociología y a la psicología.

En fin, en cuanto a perspectivas, Fraijó es cauto en comprometerse en posiciones controvertidas o polémicas. Su libro puede, por eso, funcionar muy bien en la enseñanza universitaria de esa disciplina filosófica, y se deja leer sin reparos tanto desde una creencia cristiana arraigada, cuanto desde otros credos y desde la increencia. No es poco mérito.

Por otra parte, sí que toma posiciones al menos en un par de puntos. Uno es el de la memoria respetuosa y seguimiento de quien fue su maestro y amigo, José Gómez Caffarena (1925-2013), presentado en un epígrafe dentro de un capítulo sobre selectos pensadores, además de mencionado a menudo a través de todo el libro. Otro, en epílogo, contra los fundamentalismos y, de paso, contra los absolutos. Fraijó anota que quizá el cristianismo –versión fundamentalismo bíblico- es el credo religioso peor dispuesto a verse relativizado; y señala el papel que la filosofía de la religión ha tenido y debe seguir teniendo en desactivar los fundamentalismos y en animar a las religiones a no beber solo de su propio pozo, antes al contrario, quedar abiertas a las verdades de los demás.

17 comentarios

  • M. Luisa

    … Acabo de leer el primer punto del artículo que hoy nos presenta Salvador Santos, pero  me he detenido en él (seguiré por supuesto) para considerar con quienes así lo deseen (dialogando) las afinidades que dije había encontrado entre su exquisita exégesis y mis anteriores balbuceos filosóficos.
    Dejemos los balbuceos de lado y fijemos la atención en lo que a través de la ciencia nos dice la nueva física. Que algo de ello se comentó en el Post. de Antonio Zagasti, sobre lo observable de la realidad (tema que aún tenemos fresco) lo cual no voy a repetir, pero sí recordar que a partir de ahí, como ya señalé, la teoría es la que se subordina a la experiencia… El Padre ha cedido protagonismo en favor de sus hijos (se lee allí S. Santos)      El misterio con la observancia atenta se desvanece (también se lee allí) pero nos queda (añado) el sobrecogimiento que es lo más real (físicamente) y, por tanto, lo que nos hace avanzar. La distancia ya no es alejamiento…    Desde la ladera del monte se puede experimentar la cumbre…

  • Francisca Balaguer Nadal

    Por no repetir, estoy de acuerdo con todos Luis Troyano? De Troia.?
    Gracias a todos y a mi.

  • M. Luisa

     ¡Justo lo que me vengo temiendo! No he leído todos los comentarios solo una pequeña parte del comienzo de uno de los últimos, pero ha sido suficiente para pronunciarme en lo que sigue.
    1.    Se está retornando a la concepción dual de la realidad al admitir como falsa la premisa “Todo lo que hay en el Universo es físico”
    2.   Para mí la falacia está en equiparar lo físico con lo existente.
    3.   ¿Hay alguna escisión entre lo que hay en el universo y el amor humano?
    4.   ¿Lo que llamamos conciencia existe como tal? ¿O más bien lo que existe son actos consientes y actos inconscientes?
    En fin es lo que me temía, todavía se sigue  escindiendo la realidad en dos zonas de cosas…

    • Antonio Llaguno

      No en dos.

      Hablar de dualidad, a mi juicio, es limitar mucho la realidad.

      La realidad es multiple y al mismo tiempo indeterminada.

      La teoría de cuerdas, que si bien es solo una especulación porque no es falsable y por tanto no científica, sí resuelve teóricamente las incertidumbres que aún tenemos en la física, necesita de 16 dimensiones para poder describir lo que los físicos llaman realidad.

      Y por “fisico” yo entiendo lo que puede ser descrito por medio de leyes físicas (y por lo tanto matemáticas y experimentales) que es a lo que se refería el comentarista anterior al que yo responda.

      Eso, en caso de que haya algo llamado realidad y/o materia, que está por ver.

      • M. Luisa

        Es la realidad en su unidad lo que siempre ha sido objeto de estudio, Antonio. El carácter de múltiple les concierne a las cosas “en” ella. En esa realidad que lo abarca todo.
         
         Lo que históricamente con respecto a la realidad ha sucedido, al menos hasta la modernidad, es que se la ha interpretado a veces como realidad “en sí” idealismo y otras como realidad “en mí”subjetivismo. Y lo que el indeterminismo nos ha venido a decir es que la realidad es de suyo lo que es. Una alternativa que en virtud de la termodinámica y el electromagnetismo, las cosas en general, en ese campo, las personas, (me lo hago venir bien, ahora aquí) son antes de que cualquier mente las relacione, respectivas entre ellas, (hermanas, según le leo a S. Santos). Si hay relación, es decir, convivencia entre ellas, es porque con anterioridad son de suyo respectivas.
        Un saludo    

        • M. Luisa

          … Ya sé que estas cuestiones se hacen muy complicadas, pero voy a intentar darles un poco de luz acercándome a lo que expresé en el Post. titulado “El Dios cuántico”. Allí, al tratar ahora de los observables, la física da un vuelco, de manera que si en la anterior, la filosofía subordinaba la experiencia a la teoría, con la nueva física es la teoría la que se subordina a la experiencia. Para la ciencia el objeto de lo observable es el fenómeno, pero para la filosofía lo observable no es el objeto, sino el modo cómo se nos hace presente el objeto en el fenómeno, es decir, va al fundamento y, por tanto, tiene que comprobarlo por propia experiencia. Adviértase que comprobar no es demostrar sino probar, experienciar, saborear, es decir, probar lo que conforme a la probabilidad científica nos es posible probar, experimentar, que es más que la posibilidad antológica del pasado…
          Lo que ahora nos es posible es conciliar la filosofía de la realidad con la excelente exegesis que nos presenta Salvador Santos.

  • Santiago

    En sentido estricto el fundamentalismo consiste en adoptar una postura intransigente en cuanto a lo que creo es verdad…Pero si se trata de “fundamento”vemos que existe una “base fundamental” para todo…Por eso el relativismo de “verdades” NO es válido porque entonces navegamos en un mar caótico de posibilidades utópicamente impensables e irrealizables con el consiguiente caos “existencial”…

    Pero el cristianismo como religión no puede ser relativa…porque ésta basada en la Persona de Cristo que es el fundamento de toda verdad…y Cristo no es una verdad relativa…

    No se trata pues de “múltiples verdades” ontologicas sino la aproximación gradual a una sola Verdad que lo fundamenta todo…porque la Trascendencia para seres finitos mortales como nosotros escapa a nuestra total comprehensión en esta vida…Nuestra visión está oscurecida por nuestra naturaleza falible…de ahí las diferentes “escuelas” filosóficas y teológicas existenciales que intentan negativa o positivamente encontrar  la Verdad..porque este es su objeto..porque todo ser racional consciente o inconscientemente de una manera necesaria e irresistible se propone buscar la Verdad que se identifica con su propia felicidad permanente..

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • Alberto Revuelta Lucerga

    Servidor siente una perplejidad creciente con tendencia al aburrimiento ideológico y a la indignación por las ofensas de doctos a miles de millones de gentes del mundo, muertos o vivos que no alcanzan sus cotas de visión. Miles de millones de pobres gentes, de hundidas gentes, de gentes con posibles, de intelectualmente dotados seres humanos, de generosas personas que han vivido desde los albores de Lucy en África y seguimos viviendo ahora el tramo temporal que nos permita la vida, creemos en un Absoluto con mil nombres y luces que nos permiten soportar los sufrimientos y afanes de la aventura humana. Todos nosotros desde esclavos vendidos por mercaderes árabes a blancos tratantes ingleses, españoles, otomanos a médicos que se han derramado ayudando a vivir a sus enfermos sostenidos por cientos de numinosas voluntades y a innominadas seres  silenciados por los poderosos, los generales, los dictadores, los papas y los mullhas somos unos necios estultos porque no pensamos como otros seres humanos más listos, más capaces, más ilustrados que saben que no hay dioses, ni eternos, ni absolutos, ni cristos, ni profetas. No hay sino vacío y horror. Los poderosos tienen razón. Ellos nos mantienen aherrojados por las creencias y las religiones. Pobres necios que seguimos creyendo que la luz y la razón consolidan las esperanzas de días mejores y años de luz. Pues a un servidor toda esa palabrería fruto de circunloquios vertebrarles iguales que los míos me merece respeto, claro, pero me suena a sonsonete repetido y me aburre soberanamente.

  • Casi sin querer he leído entera la entrevista al académico M. Fraijó N. y la encuentro es una tibia exposición de las amenazas que se ciernen sobre el cristianismo de corte romano. No toca con claridad la base de la realidad o lo que es igual la Verdad.
    “Incluso Lutero avisó de que, si se suprimen los dogmas, se acabaría con el cristianismo. Pero el dogma se puede defender de forma no dogmática, es decir, con rigor argumentativo, crítico, abierto.” 
    Se puede argumentar con rigor  también “que los elefantes vuelan…” una manera absurda de gastar energías defendiendo el absurdo.
    A un dogma se le puede sacar punta pero siempre será especulativamente, no científicamente. Porque la ciencia tiene mucho que decir del campo subjetivo o metafísico. Los antiguos sabios griegos lo sabían, nosotros por avatares de la historia hoy por hoy lo tenemos olvidado. Para los sabios griegos la palabra KOSMOS lo abarcaba todo, lo físico y lo metafísico. Luego si lo metafísico forma parte de la realidad como deduzco yo también, también está sujeto a las leyes naturales, y no pueden haber “verdades” fruto de la fantasía de “profetas”.
    Mirar con la lupa de la ciencia, también subjetiva, el cristianismo romano, sería como arar un campo lleno de maleza. Esta institución moldeada por el poder político ya inicialmente como hizo el emperador Constantino y cuyo credo de Nicea aún nos lo enseñaban en el colegio de primaria. Pues bien, esta institución no aguanta un análisis científico ni por asomo. Opino que es todo fantasía preracional. Como el centro de gravedad de muchas muchas sociedades hoy día es la racionalidad, pues sencillamente se pongan como se pongan los creyentes residuales, su querida Iglesia está sencillamente llamada a desaparecer. Creo que podrá haber quizá una reconversión parcial del cristianismo hacia lo racional y lo transracional,  pero ya no será el cristianismo que aún conocemos hoy a pesar de su decadencia.
    De esto que apunto deberían tratar los estudiosos, si pisaran firme…, el mismo Papa Francisco está pidiendo ideas para salir del atolladero. El Vaticano como potencia económica y política es una cosa, por cierto, de discutible moralidad. Pero como autoridad espiritual ya no sirve, si alguna vez ha servido.
    “Sería, por ejemplo, un trabajo ímprobo distinguir o separar lo filosófico de la teológico en la obra de Platón.”
    Esto corrobora lo que decía arriba. Que para los sabios griegos lo metafísico es la otra cara de la misma moneda.
     
    (Mas cosas podría decir de la entrevista. Pero ya me cansa. Con leerme dicha entrevista, ya es mucho…)

    • Antonio Llaguno

      De la Real Academia de la Lengua:

      Ciencia: 1.f Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y comprobables experimentalmente.

      De donde se deduce que la ciencia no tiene NADA que decir del campo subjetivo o metafísico y por lo tanto analizar científicamente postulados religiosos (y por lo tanto metafísicos) no solo no tiene sentido sino que, además, es irrelevante

      Lo más que podemos hacer respecto a la relación ciencia y religión es establecer si los postulados particulares que defiende determinada religión y que son posibles de analizar por medio de un análisis científico, son o no son compatibles con el estado actual de la ciencia.

      Por ejemplo si queremos creer que Josué detuvo el Sol y la Luna (Josué 10, 12-13) creámoslo pero la Ciencia te dirá que el Sol no se puede detener porque su movimiento relativo con la Tierra ya es nulo y la Luna tampoco porque si se detuviera, las alteraciones meteorológicas y gravitatorias serían catastróficas; luego es un relato mítico y luego llegan los buenos exégetas (como Salvador Santos por ejemplo) y analizan el texto en hebreo y arameo (O griego o latín o catalán; el idioma en que se haya escrito) y deducen (o no) que en el fondo lo que están es relatando un eclipse anular de Sol. Y así establecer si ese relato es compatible con el estado de la Ciencia actual. Evidentemente el que escribió el libro de Josué no tenía la más mínima idea del movimiento de los astros, de la mecánica gravitatoria y relativista, ni de que pugnetas es un eclipse solar.

      Lo mismo pasa con los dogmas.

      Otra cosa es lo que ocurre cuando es la religión la que se mete en camisa de once varas y trata de establecer por el Artículo 33 del dogma que determinados asuntos científicos son de una forma concreta “Porque la Tradición lo dice así”.

      La más famosa es la controversia con Galileo, que es empleada abundantemente en estos casos (Mal empleada porque Galileo se equivocaba en su postura y el papa no; pero eso es otra historia y ya ha sido explicado en otros artículos), pero hay más como por ejemplo la de la Selección Natural y la Evolución de las Especies (También empleada falazmente tanto por teólogos como por algunos científicos como Dawking) en la cual la religión, NO TIENE NADA QUE DECIR.

      Pero el colmo es ya tratar de justificar ciertos “conocimientos arcanos” que no resisten el más mínimo análisis metafísico o filosófico con el pretexto de que son científicos y la religión católica romana no. No lo son ni los unos ni la otra.

      Y eso sin entrar en que el que una cosa sea proclamada por la Ciencia no le confiere veracidad ninguna. Precisamente para que una argumento sea científico debe ser posible falsarlo, es decir debe haber un procedimiento que permita demostrar su falsedad (Que lo consiga o no es otra historia) y siempre existe la posibilidad de que conforme la ciencia avanza vaya destruyendo los modelos que se consideraron ciertos antes.

      El ejemplo más claro fue como Planck y Böhr con su mecánica cuántica contradijeron a Einstein que con su relatividad especial y general había contradicho a Newton y así hasta Aristóteles.

      “Para los sabios griegos la palabra KOSMOS lo abarcaba todo, lo físico y lo metafísico. Luego si lo metafísico forma parte de la realidad como deduzco yo también, también está sujeto a las leyes naturales, y no pueden haber “verdades” fruto de la fantasía de “profetas”.”

      Pues vale, pues muy bien; pero es que los sabios griegos sabían de Ciencia menos de lo que sabe hoy un  chiquillo de 8 años (y si es chiquilla ya ni te cuento, que suelen ser más listas).

      Quien afirma eso está haciendo una falacia ad verecundiam, es decir como los griegos eran muy listos (y para su época lo eran) lo que dicen (y yo me apoyo en lo que dicen) será verdad, sin entrar en que lo que sabían los griegos clásicos de física compleja se reduce al principio de Arquímedes y poco más.

      En fin que en ocasiones estos debates exigen un poco más de nivel (empezando por mi mismo), porque el tema es muy complejo y es mejor no apelar a una de las máximas más conocidas de D. Groucho Marx, que afirmar estar en posesión de la Verdad generalmente es siempre falso.

      • Luis Troyano Cobo

        Sr. A. LLaguno:

        Todo lo que hay en el Universo es físico. O no es físico que podamos con un telefonito hablar con alguien en las antípodas. Y al mismo tiempo es no-físico.

        El método científico es: prescripción, experimento y falsación o comprobación de que es replicable.

        La ciencia de lo subjetivo admite el método científico también. La falsación se hace por apreciación intersubjetiva de los pares.

        Un ejemplo ilustrativo: no hay unanimidad entre los pares estudiosos del tema de la existencia histórica de Jesús. Así que no es científico el que se asegure que camino por la Tierra. Creer se puede creer lo que sea, pero de ahí a afirmar categóricamente hay una muy considerable diferencia.

        • Antonio Llaguno

          Su afirmación, Sr. Troyano, es una falacia.

          Es una falacia porque parte de una premisa completamente falsa: “Todo lo que hay en el universo es físico”

          Eso simplemente no es verdad. El amor que le tengo a mi mujer existe. Hay pruebas de ello. Es verificable, revisable y comprobable. ¡¡Pero no es físico!! (Bueno, también es físico pero de otro tipo de “físico”, ya me entiende usted).

          Y hay muchas otras cosas que no son físicas y existen, como la conciencia; que la ciencia lleva años tratando de situar en alguna parte recóndita del cerebro con menos éxito que el Atleti ganando la Champions.

          O la estupidez, que tampoco es física y D. Alberto Einstein decía que junto con el Hidrógeno era lo más abundante del Universo (Aunque no estaba seguro de la preminencia del Hidrógeno).

          De la misma forma que, antes de afirmar que “Todo lo que existe es físico”, deberíamos plantearnos previamente ¿Qué es lo “físico”?

          Porque si se refiere a lo material solamente, está cayendo en un materialismo ya desacreditado por la Ciencia, que reconoce no tener la más mínima idea de lo que es la materia (En caso de que exista la materia, que también está en duda).

          Le pongo una cita literal de Max Planck (Alma de la mecánica cuántica): “Como hombre que ha dedicado su vida entera a la más clara ciencia superior, el estudio de la materia, yo puedo decirles, como resultado de mi investigación acerca del átomo, lo siguiente: “No existe la materia como tal” Toda la materia surge y persiste debido solamente a una fuerza que causa que las partículas atómicas vibren, manteniéndolas juntas en el más diminuto de los sistemas solares: el átomo.  Debemos asumir que detrás de esta fuerza existe una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda la materia”

          Y si por “físico” se refiere a algo inmaterial, es imprescindible llegar antes a esa definición porque podemos caer en el error de usar una premisa que no tenga ninguna relación con las consecuencias que se deducen de ella.

          La ciencia de lo subjetivo, no existe. Existe lo subjetivo y existe la Ciencia pero son caminos que discurren paralelos y no se cruzan. Lo subjetivo es especulación, que puede ser razonable e incluso razonada, pero nunca es científica.

          Y su ejemplo, es precisamente un ejemplo de lo contrario a lo que usted defiende. Efectivamente, no hay consenso científico sobre la existencia de Jesús (Aunque sí una relativamente importante seguridad, aunque no certeza). Por lo que todo lo que reflexionemos sobre su existencia o lo que deduzcamos de ella no se puede catalogar de científico, pero eso no impide que se pueda reflexionar, razonar y obtener conocimiento de esa reflexión y ese razonamiento. Simplemente, será un conocimiento NO CIENTÍFICO, pero puede ser MUY IMPORTANTE, a pesar de ello.

          Y no pasa nada. Usted sabe muchas cosas que no ha adquirido por medio de la Ciencia y cualquier ser humano también (En especial quienes estudiaron en la Universidad de las Trincheras). 

          Yo no soy filósofo, pero en el COU, me enseñaron (Luego debe ser una parte muy básica de la filosofía), que existe una parte de la filosofía llamada “Epistemología” que se encarga de estudiar los principios, fundamentos y extensión del conocimiento humano y no todos son científicos. Kant de eso, sabía un egg.

          Un saludo

      • Luis Troyano Cobo

        Sr. A. Llaguno:

        Si los sabios griegos eran muy “listos” hasta el punto de ser pilares de nuestra civilización. Pero como citas de autoridad en el caso que nos ocupa, puedo añadir lo referente al pensamiento de mi mentor Ken Wilber.

        ¿Todo lo que cite Vd. procede de su cosecha?

        • Antonio Llaguno

          No.

          No puedes.

          A Ken Wilber le reconoces autoridad tú, y puede que un señor de Murcia muy interesado en sus escritos mientras que los filósofos griegos, cuna de la democracia y de occidente, son reconocidos por  el consenso general, a pesar de que hay reflexiones de esos filósofos griegos que ya no pueden ser tenidas en cuenta porque el avance de la ciencia y de la filosofía ha superado los principios y los argumentos de dichos filósofos.

          Lo que yo cito no procede de mi cosecha. Puede usted leer cualquier manual básico (De hecho muy básico)de filosofía de la ciencia y verá que son puntos de partida muy elementales. Las reflexiones de más “enjundia” se las dejo a los especialistas profesionales como el Sr. Santos o el Sr. Torres Queiruga o el Sr. Haya.

          Y las citas científicas, o bien son también propias del más elemental conocimiento de la historia científica (como las relativas a Planck, Böhr, Einstein y Newton) o bien han sido profusamente tratadas en ATRIO (Como la de Galileo. No hace mucho, esté verano, recomendé un libro gratuito que la trata con muy buena documentación, aunque como no es de Ken Wilber, su mentor, usted no lo habrá leído. Ni tiene obligación).

          En cuanto a la cita bíblica y la del mejor marxista de la historia (A mi juicio), el amigo Julius Henry Marx (Groucho) están señaladas su procedencia.

          Yo no tengo mentor, Sr. Troyano. Tengo mucha gente de la que aprender y aprehender y mucha de la que aprendí y aprehendí. Sería ocioso señalarlos aquí a todos y además, no los conocería usted porque la mayoría son gente humilde (Más que yo) que no escribe pretendidos “best sellers”.

          Un saludo

           

  • oscar varela

    Hola!

    ¿Por qué será que ATRIO se pone nervioso?

    Veamos:

    1- cree que con dos palabritas ‘mágicas’ (‘religión’ y ‘espiritualidad’)

    puede camuflar su zozobra.

    2- recurre a un texto de Fierro donde no se ve claro que esté de su lado.

    3- desconoce la insoslayable preocupación- de al menos un 80%-

    acerca de los problemas que le importan de verdad a la gente de a pie,

    que no son ni la religión ni la espiritualidad

    sino la”inseguridad” de las 3T,

    y de la vida misma.

    Iam hora est surgere de somno

     

     

    • oscar varela

      La chica del Vaticano: El caso Orlandi, la nueva apuesta de Netflix
      La plataforma de streaming estrenó este mes la serie que trata sobre la desaparición de la estudiante de música Emanuela Orlandi en la Santa Sede. La familia de la joven apunta contra los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI por encubrir a los responsables.

Deja un comentario