INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6630 Artículos. - 102774 Comentarios.

El Dios Cuántico

Dios es el misterio insondable en el que los seres humanos jamás llegaremos a penetrar. Pero a lo largo de los siglos y las culturas las personas que han creído en la existencia de ese ser supremo han necesitado servirse de imágenes  o representaciones de ese Dios transcendente. Para la Biblia era el Señor todopoderoso que reina en los cielos, una región sublime, muy por encima de este cambiante mundo en el que habitamos los humanos.

Cuando la ciencia nos ha descubierto un cosmos inmenso en el que este planeta no es más que una minúscula partícula perdida entre los miles y miles de millones de estrellas y planetas que pueblan un espacio inabarcable, la vieja imagen del Dios de los Cielos se derrumba, y con más o menos fortuna,  se intentan nuevas imágenes para representarnos al Dios que está detrás del misterio. Quizás lo más justo sería quedarnos en silencio, en muda admiración ante el poder que está detrás de ese cosmos asombroso,  pero los seres humanos somos seres sociales que necesitamos expresarnos y comunicarnos, por eso buscamos nuevas formas de referirnos a Dios.

La ciencia ha seguido avanzando y hoy no sólo ha descubierto la inmensidad del cosmos, sino que se ha vuelto al microcosmos, y la Física Cuántica ha penetrado en lo más íntimo de la materia. Aquí rige el principio de complementariedad de Niels Bohr sobre la existencia de la dualidad onda-corpúsculo de la luz y la materia.  Esta dualidad a mí me sugiere una nueva imagen de Dios. El principio de Bohr dice que, según el experimento que se haga, la luz se presenta como un chorro de partículas subatómicas, los fotones, o como un mar de ondas que llenan todo el espacio. Creo que nadie ha encontrado una explicación para esa dualidad onda-corpúsculo, pero es un hecho que ahí está haciendo presente el misterio.

Esta dualidad me vale como una sugerente imagen de Dios. Dios es la onda que todo lo abarca, su luz va llamando a la existencia a los infinitos seres del universo, y los mantiene en una danza asombrosa.  Pero también es un corpúsculo, el Dios que se hace pequeño, que se hizo presente en un hombre, Jesús de Nazaret. Toma la forma del amigo que se pone a tu lado en todo momento, que te habla quedamente al fondo de tu alma, te guía y te acompaña, que te da la mano cuando vas a caer. En unas culturas patriarcales también es la figura de un Padre cercano, protector. Para Jesús el abba, el papá. En nuestra cultura, que trata de salir del patriarcado, podemos hablar de Dios también como la Madre, la Mamá en cuyos brazos te refugias cuando la fuerza del viento te supera.

Así, nuestra vida  puede ser un caminar confiado y seguro  entre el Dios tremens de la onda inmensa, y el Dios alliciens  de la amistad cercana.

25 comentarios

  • M. Luisa

    … Digamos, al menos, como yo lo expresaría, que en Einstein se encuentra la frontera entre la física clásica y la física cuántica. La matemática es todavía en la física de Einstein la estructura formal de la naturaleza iniciada por Galileo. Nada tiene sentido físico si no es una magnitud mensurable cósmicamente prescindiendo de los cuerpos en ella.  Que aunque, es verdad, que en Einsten la naturaleza y la materia se funden, la persona queda fuera de ella.
     
    En cuanto a medición y considerándolo desde el punto de vista filosófico, es la diferencia que existente  entre los posibles y los observables. Sin embargo, aquí y siéndonos ya sugerido por Antonio Zugasti se está hablando de observables, y en este sentido me remito a lo que dije en mi primer comentario, aunque si bien puedo expresarlo de otra manera: Mientras en la física clásica se articula el fenómeno dentro de la estructura espacio – temporal, para la nueva física el fenómeno se articula en el campo de claridad en el que se nos hace visible y gracias al cual es observable.
     
    Esta idea fue muy bien interpretada por el matemático André Weil quien creyó posible eliminar la referencia al movimiento de los cuerpos para hablar, en su lugar, de una simple variación del campo en que se hallan.  Pareciera que ahí ese “llegar a ser” en el que tanto ha insistido la ontología pierde todo su sentido…

  • carmen

    Por favor.

    Una pregunta.

    En quién se apoyaba Einstein cuando hace cien años le dieron el premio nobel de física?  Por qué se lo dieron? En quién se apoyó cuando aseguró y demostró mediante su ecuación la relación entre la masa y la energía, es decir, que en realidad la energía es una concentración de masa? En quién se apoyaba cuando aseguró que la fuerza gravitatoria era una deformación del espacio tiempo producido por la masa? La célebre partícula de Dios,  predicho hace cincuenta años por el  físico Gibs, en qué se basaba?

    Pregunto.

    No sé quién es Tamames, recuerdo a un señor llamado así, creo recordar que era economista o algo así. Pero sí conozco algo de Einstein. Definirlo como un científico de hace cien años , no sé yo. De momento tenemos una amenaza de guerra nuclear. Algo tiene que ver con la energía desprendida en las  reacciones nucleares debida a la conversión de masa en energía . Por cierto, Einstein se opuso a la operación Manhattan.

    Por favor. Un científico del pasado?

    Pues lean las declaraciones del premio nobel de física de este Año. A ver qué piensa sobre la célebre segunda revolución cuántica.

    De verdad.

    Por favor

    Este blog lo lee mucha gente.

  • M. Luisa

    Es necesario recordar que de los datos ofrecidos por la nueva ciencia lo que de ella nos ha de servir es esa complementariedad descubierta entre onda y corpúsculo. Lo cual desde este punto de visa lo visible para el observador es el fenómeno en el que ambos momentos se articulan, pero no buscando ninguna explicación fuera de él (fenómeno), sino atendiendo a la descripción de esos sus dos elementos formales que muestran una sola y misma “realidad física”.
     
    Realidad física desde la cual ha de partir nuestro conocimiento.  De ahí que sea un error que a esta realidad absoluta se la considere   como ser supremo. Lo que el observador observa no es precisamente un ser supremo. Esto es más bien fruto de un juicio para así imaginarse lo que conceptualmente representa.
     
    Esta idea del ser supremo todavía persiste de manera pertinaz en las mentes actuales, a pesar del tiempo transcurrido desde que la nueva física nos abrió a nuevas alternativas. Nos quejamos del mal en el mundo y no movemos un ápice para dar entrada a ese nuevo paradigma. Paradigma que sin renunciar a los utillajes de los que en el pasado nos sirvieron, no podremos posibilitar   la entrada de los que la física cuántica en el nuevo nos ha traído.  

  • Santiago

    Es muy interesante leer vuestros comentarios sobre la fisica cuántica, sobre todo, como frontera  paso o transición hacia lo que constituye la verdadera trascendencia. Sin embargo, lo que vemos en lo cuántico es la expresión y huella de Dios en el mundo sub-atómico. Porque la física cuántica es solamente una imagen de una realidad física. Pero Dios ha de trascender y de hecho trasciende TODA realidad física por su propia naturaleza divina que es distinta del mundo meramente físico..

    El mundo de las maravillas sub-atómico se encuentra entre dos realidades que parecen superponerse pero que de hecho son diferentes. Porque para venir a la existencia los fotones fueron objeto de una creación inteligente de naturaleza exquisitamente superior. Lo físico recibió la capacidad de organizarse sin poseerla “en si mismo”  sino que le fue otorgada gratis…

    Si, es verdad que Dios está presente en las cosas y en las personas…”mora trinitariamente en el espíritu del justo” y tambien “mora” en el amigo, en el pobre, en el desvalido, en el enfermo…y le da vida y sustento a todo lo que vive y permanece…y por eso es que se dice que “penetra toda la realidad” pero Dios No ES esa realidad físico-biológica en esencia sino que solamente la posee y la sostiene.

    Por eso Dios es Creador e inmanente al mismo tiempo…”El Dios que hizo el mundo y todo cuanto hay en el,,,,,no se halla lejos de cada uno de nosotros….Porque en El vivimos, nos movemos y existimos..¨(Hechos17: 24-28) Porque  El es el que ES y el que ESTÁ porque se diferencia de Su creación…aunque se encuentra muy cerca de ella…

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

  • oscar varela

    PULSIONES del Dios cuántico:
    De la cólera en los tiempos del amor
     
     *Eis
     
    1- Hay una raíz indoeuropea para nombrar pasiones específicas como
    – la ira (ghrem), o para desear vehementemente (las-), amar (leubh-), odiar (od-).
    *eis es sin duda la más diversa y misteriosa, de una complejidad fascinante y enigmática.
    – Sus significados fonéticos abarcan nociones tan diversas como
    – el movimiento y la velocidad, lo sagrado, la sexualidad, la ira y la ins­piración poética.
    -¿Cuál sería el vínculo de lo pasional con lo dinámico, lo sagra­do, lo sexual, lo iracundo y lo poético?
     
    2- La raíz *eis aparece relacionada en primer término con verbos que designan impulso, ímpetu, movimien­to:
    – nuestro verbo ir, descendiente del latín iré, tiene como antepasado una raíz *ei.
    – *Eis señalaría la energía que fue necesaria a los pueblos nómades indoeuropeos (Asia y Europa).
    *Eis designa un movimiento ante todo veloz.
    – En griego y en védico las palabras que derivan de esta raíz –hiarós, isirah
    – significan lo vivo, vigoroso y alerta, “cualidades del orden de lo divino“.
    – Caracterizan también al viento, al caballo, a una bailarina o a las banderas;
    – también al espíritu ardiente del que ofrece sacrificios.
     
    3- La velocidad es prerrogativa de la divinidad entre los antiguos.
    – La ciencia occidental explica el movimiento en relación con el espacio físico y geométrico.
    – El origen de la ciencia moderna estuvo focalizado en la cuestión del movi­miento de los astros.
    – Una propiedad observable de estos pla­netas era la de atravesar corrien­do el cielo de la noche,
    – como lo hacía el carro del Sol durante el día.
    – El verbo thein significa, precisamen­te, correr.
     
    4- Un vástago de *eis en griego es hieros, que significa lo sagrado, lo tocado por los dioses.
    hieros aparece en términos como hierático (sagrado), hierofante (iniciaba los misterios de Ceres), je­rarca (jefe superior eclesiástico), jerarquía (orden o gra­dación de personas o cosas) y jeroglífico (signo sagrado esculpido).
    – con el advenimiento de la cultura clá­sica, hay una lenta sedentarización de los dioses,
    hierático connota cierta inmovilidad o rigidez.
     
    5- Del mismo *eis del que desciende hieros en griego descienda también la ira latina,
    – propia del Dios vengador del Antiguo Testa­mento,
    – La llíada arranca con la menis o cólera de Aquiles;
     – Pero se trata de una ira inspirada por los dioses y cantada por las Musas,
    – la ira de la justa venganza que identifi­ca y justifica al héroe como tal,
    – defensor de su propia vida y de la super­vivencia de su grupo y de su estirpe.
    La ira, como pro­tección contra la amenaza de sumisión total al enemi­go, y
    la venganza, como reintegración de la libertad propia del héroe,
    – así se justifica la cólera que lo lleva a la venganza y a la destrucción total del enemigo.
    – Los he­breos muestran la ira como uno de los atributos más temibles de Yahvé,
    – su venganza contra los infieles y su celoso enojo contra su propio pueblo.
    ………………………………………
     
    6- Hay otra deri­vación de *eis en griego, representada por ois-tros, como delirio profético,
    –  en latín oestrus: estímulo que inspira a los poetas, frenesí, tábano, moscardón.
    Oistrao es estar furioso; oistrelateo es poner furioso, excitar la pasión.
    estro es el período de ardor sexual en los mamíferos, de donde proviene estrógeno,
    – hor­monas que controlan el desarrollo de los caracteres sexuales y órganos sexuales femeninos.
    – ¿por eso las Musas son deidades exclusivamen­te femeninas?
     
    7- Algunas de estas nocio­nes adyacentes parece prolongarse hasta nuestros días.
    – El Eros y la ira siguen vinculándose naturalmente en las lenguas modernas:
    volver loco a alguien significa sacarlo de sus casillas o bien enamorarlo perdidamente;
    estar caliente es una ex­presión para indicar tanto excitación sexual como intenso enojo.
    (No olvidemos que fornicar viene de furnus, horno en latín.)
    Bramar es dar gritos de dolor, y también expresa el celo de ciervos y otros animales salvajes.
    – Cupido, el niño dios de los ojos vendados, nos enceguece:
    – decimos ciego de amor como ciego de ira.
     
    8- El deseo sexual parece avecinarse más a la cólera que al placer o al amor.
    – Parece entreverse un dinamismo de violencia cercana a la ira en la pulsión erótica,
    – ya desde la creación misma de las palabras que se refieren a esta esfera,
    – manifiesta en los casos donde aparecen la ira (*eis en su derivación latina)
    – y los (es)trógenos (de­rivación griega trasmitida al latín) por otra.
     
    9- El universo de la raíz *eis, sería un microcosmos de estallido latente a través de los siglos,
    – una suerte de Big Bang lingüístico y epistemológico que va a caracterizar a la especie,
    – donde se generan la cólera, el deseo y la inspiración
    – no como subsidiarias de otras pulsiones
    – sino pulsión ella misma, irrefrenable.
    ………………………………………..

  • oscar varela

    Hola!

    Juan V. nos dice que también él “Algunas veces se ha preguntado si la física cuántica estará ofreciendo nuevas pistas para entender un poco mejor (o menos mal) el misterio de Dios”;
    Para al fin preguntarse: “¿En la física cuántica se intuye algo más?
    …………………………..
    Se hace eco de los 3 pasos que da A.S. en el Artículo de atrevido Título: “El Dios cuántico”:
     
    1- “las personas que han creído en la existencia de ese ser supremo han necesitado servirse de imágenes o representaciones de ese Dios trascendente
     
    2- (la Física cuántica), “con esa dualidad onda-corpúsculo, es un hecho que ahí está haciendo presente el misterio
     
    3- “Esta dualidad me vale como una sugerente imagen de Dios
    ………………………….
     
    Por su parte, A.D. nos señala que por ese camino de la ‘Ciencia’
    anduvieron ‘hacia Dios’, hombres como Légaut y Grothendieck.
    Dice A.D.: “tal vez haya una analogía con eso que llaman física cuántica”,
    dejando en claro solo “tal vez”.
    …………………
     
    Yo pienso que estos arrebatos bien intencionados, vienen con un atraso de, por lo menos, 100 años, cuando las ‘Ciencias” intentaban utópicamente saltar fuera de su sombra, superar su fatal y nativo término.
    – Actitud con la que cada cual aspiraba a ser ilimitada,
    – a ser lo que eran las demás y ella no era.
     
    – Por ejemplo, era el siglo en que una música —la de Wagner—
    – no se contentaba con ser música, sino sustituto de la filosofía y hasta de la religión
    – es el siglo en que la física quiso ser me­tafísica,
    – y la filosofía quiso ser física,
    – y la poesía pintura y me­lodía,
    – y la política no se contentó con serlo,
    – sino que aspiró a ser credo religioso
    – y, lo que es más desaforado, a hacer felices a los hombres.
    ……………………

    • Juan A. Vinagre

      Amigo Oscar: ¿Estás seguro de que esos “arrebatos bien intencionados vienen con un atraso de al menos 100 años”?    ¿Vienen con retraso o reflejan intuiciones muy razonables de futuro?  Este tema lo estudia y analiza extensamente R. Tamames en su más reciente libro: “Buscando a Dios en el Universo”. Es un libro muy meditado y documentado, que instruye y hace pensar y también repensar…

      • oscar varela

        Hola Juan!
         
        Tamames “busca a DIOS en el Universo”.
        Tamames “busca SENTIDO en el Universo”.
        La existencia de un PRINCIPIO RESPONSABLE de toda la evolución
        (parece ser avalada por la ciencia –piensa Tamames).
         
        Pero vino Einstein, y pateó el tablero.
        Los Principios “ABSOLUTOS” sufrieron un “lógica-emotus”
         
        Desde entonces, la Ciencia dejó de buscar “Absolutos”:
        y no le ha ido tan mal.
         
        Sin embargo, la “Teología” sigue tercamente empeñada;
        p.e.: la “TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN”
         
        Gracias!

        • Juan A. Vinagre

          Amigo Oscar: Permíteme una pequeña aclaración, no con ánimo de “agonía” sino solo de contrastar opiniones, que  clarifiquen algo, si es posible. (Y corrígeme, si te parece bien, pues estoy dispuesto a revisar) El tablero que “pateó” Einstein hace ya más de 100 años con su nueva -relativamente, pues se apoyaba en otros colegas contemporáneos-; con su nueva teoría -digo- y sus ecuaciones posteriores, sugería la física cuántica, cosa que él en un principio no admitió (su mundo era estático), porque “Dios no juega a los dados”. Solo más tarde reconoció -cuando la física cuántica era ya una evidencia- que su postura en contra había sido el mayor error científico de su vida. El Universo y sus leyes lo impresionaban tanto que (según interpreto) tenía como una experiencia-vivencia espiritual, que le hacía elevarse o intuir algo Absoluto… (Hay citas de E. que avalan esta interpretación.)

          Tamames es un hombre sabio de hoy (no de hace 100 años), que sigue preguntándose, aprendiendo y buscando, abierto a algo Absoluto. Un Absoluto que dé sentido profundo a la vida y a este maravilloso -científicamente-Universo, que nos rebasa y cada día nos asombra más… Un abrazo, Oscar. Y gracias por darme la oportunidad de volver a reflexionar sobre este gran tema.

          • oscar varela

            Gracias Juan!

            1- Me basta con lo que dices desde tu punto de vista.
            2- El mío ya lo tienes en lo que puse ayer.

            Abrazo!

      • oscar varela

        Antes de ‘ponerse los zapatos’
        hay que mirar si las ‘medias’ no están al revés.
        …………………..
        ¿Por qué no pensar que el SENTIDO (DIOS)
        no es Algo ni Alguien que anda ‘por ahí’,
        PUESTA delante;
        sino una PERSPECTIVA
        que debemos PONER
        para VER el Paisaje en el que
        “nos movemos, existimos y somos”?
        (alezeuontes en tes agapes)

  • Juan A. Vinagre

    Algunas veces me he preguntado si la física cuántica estará ofreciendo nuevas pistas para entender un poco mejor (o menos mal) el misterio de Dios.  Eso de que una “partícula” subatómica -lo más elemental- esté y no esté a la vez en el mismo lugar, o de que la luz sea (se comporte como) onda y la vez corpúsculo, ¿no se parece, o evoca de alguna manera, al Dios trascendente y al tiempo inmanente?   ¿La luz, corpúsculo-onda no es (en el diseño evolutivo) un paso previo -y sugerente-, a la aparición del homo que, aunque con muchos errores, piensa, se pregunta y busca sentido -nosotros-, compuestos de materia y de algo más importante -surgido de las neuronas-, pero que ya no es materia?  Pues bien, ese “algo” que no es materia y está entre nosotros…..,  ¿qué sugiere?   (A mi juicio, para plantear bien el problema del sentido, es necesario partir claramente de la realidad evolutiva general, incluido el ser humano y su inteligencia, y el modo de comprender y de expresarse,  que la evolución humana -maduración progresiva- conlleva inevitablemente.)

    Volviendo a otro comentario reciente, ¿el éter, que liquidó Einstein y que hoy reclaman, al menos algunos físicos, ¿no tendrá nada que ver con ese “algo” más que no vemos -ni interfiere en el desarrollo del Universo-, pero que parece (a algunos expertos, al menos) que lo sustenta y cohesiona? (En este caso,  ¿serían aplicables aquí las palabras de que “en él nos movemos y somos”?  En otros términos, ¿entre los grandes “pucheros” del universo también está esa gran onda que inunda, cohesiona y sostiene?       Creo que estas preguntas son intentos razonables de aproximación a un misterio que trasciende.   En otras palabras, ¿el misterio se asoma (¡”Dios a la vista”!, dijo un día Ortega) en la física cuántica?  ¿En la física cuántica se intuye algo más?

  • M. Luisa

    … En cuanto observadores ya no sirve el esquema espacio – temporal de la física clásica, pues en la nueva estructura física cuentista entra la imprescindible visibilidad, con lo cual el supuesto de toda fenomenalidad es la luz en el sentido de claridad. En ella se articula el fenómeno en el que lo visible se nos manifiesta. De todo ello se desprende una importante observación, la visibilidad no depende de las condiciones subjetivas del observador, sino de la presencia de las cosas en la luz. Precisamente por estar él mismo en ese campo de claridad es por lo que le son observables…  

    • M. Luisa

      …planteada así la cuestión naturalmente que es de la impresión asimétrica de la realidad (ver ese punto en el Post reciente de Ellacuría) de donde se ha de partir, pero al incluir en ella, por su inteligencia, al observador mismo,   en ella, en esa intelección se le actualiza la realidad en la que él (el observador) consiste.  Que al ser sustantiva-unitariamente y no sustancial-dual, ya no cave hablar de maduración-evolutiva sino de capacidad real.

  • oscar varela

    Pongámonos VISCOS (TURNIOS) y veamos qué pasa
    – Con un ojo en el PADRE NUESTRO de Salvador Santos (en otro Post)
    – Con el otro ojo en el Cap. 12 de “LO SANTO” de Rudolf Otto (1917)
    …………………………….
    Cap. 12. Lo numinoso en el Nuevo Testamento Lo numinoso en el Evangelio.
     
    -“En el Evangelio de Jesús se consuma y perfecciona la aspiración a
    – racionalizar, moralizar y humanizar la idea de Dios
    (sobre todo en los profetas y en los salmos y que iba enriqueciendo y colmando lo numinoso cada vez más con los atributos de valores sentimentales, claros y racionales)
     
    . Así se llegó a la forma insuperable de la «CREENCIA EN DIOS PADRE».
    – Pero sería un error pensar que esta racionalización significa la eliminación de todo sentimiento numinoso.
    – Este es un equívoco a que conduce la denominación de «Creencia en Dios Padre», que de seguro no corresponde al espíritu que dominó en la primitiva comunidad.
     
    – El Evangelio del Padre y del Hijo pareció yugo más suave y peso más liviano.
    – Y de este sentimiento habían de impregnarse necesariamente las parábolas, los discursos y las predicaciones de Jesús.
    – Pero siempre persiste en ellas como la paradoja más fuerte y digna de adoración, que hay un «Padre nuestro», que está «en los Cielos».
     
    – Este contraste de
    – un ente misterioso y terrible que está en los cielos,
    – y que, sin embargo,
    – es la eterna y suma voluntad misericordiosa;
     
    – este contraste resuelto, solucionado, es el que constituye la armonía del verdadero sentimiento cristiano.
     
    – Es significativo, y a la vez evidente, que la primera plegaria de la comunidad cristiana empieza diciendo: Santificado sea tu nombre.
    – En algunos casos suenan también en la predicación de Jesús entonaciones que hacen vislumbrar algo de aquel extraño espanto y temor ante el misterio de lo supracósmico.
     
    – Véase, por ejemplo, el pasaje de San Mateo, capítulo X, versículo 28:
    «Temed antes a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.»
    – El sonido espantable y tenebroso de esta frase se hace sentir por sí mismo
    – Es la misma nota que resuena plenamente en esta frase de la Epístola a los Hebreos, capítulo X, versículo 31
    «Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo
     
    – Y esta otra, de la misma Epístola, capítulo XII, versículo 29:
    «Porque nuestro Dios es fuego consumidor».
    que transforma la frase del Deut., IV, 24: «Porque Jahveh tu Dios es fuego consumidor»
    – ofrece un contraste que estremece y penetra de horror.
     
    – Y cuando la ocasión lo exige, también retorna en la predicación de Jesús
    – la «venganza» del Dios del Antiguo Testamento, sin embozo, al descubierto, tal como ella era. Véase San Mateo, XXI, 41: «A los malos destruirá miserablemente
    ……………………..

    • oscar varela

      Es bueno prestar atención a las primeras frases de Otto que recién señalé,
      Porque vuelven a retomar –una y otra vez en todo su estudio- la idea de “EVOLUCIÓN
      Decía: “En el Evangelio de Jesús se consuma y perfecciona la aspiración a racionalizar, moralizar y humanizar la idea de Dios
       
      A tal punto es una ‘clave’ en al planteamiento de Otto esa idea, que termina dedicándole un Capítulo, el 14: Evoluciones Evolución de la numinoso en sí. – Su transformación en lo santo.
       
      – Esto no debe significar su enturbiamiento o mitigación. Pues sin lo racional, sin los claros componentes morales, lo santo no sería lo santo, en el sentido en que lo entiende el cristianismo.
      – Según la plena significación de la palabra «santo»,
      – tal como se encuentra sobre todo en el Nuevo Testamento, y
      – tal como ha sido establecida definitivamente en nuestro sentimiento religioso,
      LO SANTO no es nunca lo meramente numinoso en general ni aun en sus grados más altos,
      – sino siempre
      – LO NUMINOSO, PENETRADO Y SATURADO POR COMPLETO DE ELEMENTOS RACIONALES, PERSONALES Y MORALES.
       
      Con el fin de que se entienda con claridad la evolución histórica, necesitamos insistir de nuevo en esto:
      – Lo que el sentimiento religioso primitivo comprende bajo la especie de pavor demoníaco;
      – lo que después se despliega, eleva y ennoblece, no es todavía, algo racional, ni tampoco moral,
      – sino algo peculiar, justamente irracional;
      – algo a que el ánimo responde adecuadamente con los reflejos sentimentales específicos
      – Y este elemento sufre en sí mismo
      (aun prescindiendo del proceso de racionalización y moralización que ya experimenta en su primer grado)
      – un movimiento evolutivo.

  • oscar varela

    Hola!
    Dos decires de A.Z.:
     
    1- “Esta dualidad me vale como una sugerente imagen de Dios”
     
    Lo “sugerido” parece similar a lo estudiado por Rudolf Otto:
    LO SANTO LO RACIONAL Y LO IRRACIONAL EN LA IDEA DE DIOS
     
    1. Racional e irracional
    2. Lo numinoso
    3. Los aspectos de lo numinoso
    4. Mysterium tremendum
    i. el aspecto de lo tremendo
    ii. el aspecto de la prepotencia («majestas»)
    iii. el aspecto de la energía
    5. El misterio
    6. Himnos numinosos
    7. El aspecto fascinante
    8 Correspondencias (Santo y sublime)
    9. Lo santo como valor numinoso
    l0. Medios de expresión de lo numinoso
    11. Lo numinoso en el Antiguo Testamento
    12. Lo numinoso en el Nuevo Testamento
    13. Lo numinoso en Lutero
    14. Evoluciones
    15. Lo santo como categoría «a priori»
    ……………………………
     
    El Cap. 7 comienza retomando los anteriores (resaltado mío):
    “EL contenido cualitativo de lo numinoso – que se presenta bajo la forma de MISTERIO – está constituido de una parte por ese elemento antes descrito, que hemos llamado TREMENDUM,
    – que detiene y distancia con su MAJESTAD.
     
    – Pero, de otra parte, es claramente algo que al mismo tiempo atrae, capta, embarga, fascina.
     
    Ambos elementos, ATRAYENTE Y RETRAYENTE, vienen a formar entre sí una extraña armonía de contraste.
    – Este contraste armónico, este doble carácter de lo numinoso, se descubre a lo largo de toda la evolución religiosa
    ( por lo menos a partir del grado de pavor demoníaco).
    – Es el hecho más singular y notable de la historia de la religión.
     
    – En la misma medida que el objeto divino-demoníaco pueda aparecer horroroso y espantable al ánimo, se le presenta otro tanto como seductor y atractivo.
     
    – Y la misma criatura, que tiembla ante él en humildísimo desmayo,
    – siente a la vez el impulso de reunirse a él y apropiárselo en alguna manera.
     
    – El misterio, no sólo es para él maravilloso, sino además admirable; de suerte que, al efecto del numen que conturba y trastorna los sentidos,
    – se añade el efecto dionisíaco que capta los sentidos, arrebata, hechiza y a menudo exalta hasta el vértigo y la embriaguez.
    ………………………………………..
     
    2- Así, nuestra vida puede ser un caminar confiado y seguro entre el Dios tremens de la onda inmensa, y el Dios alliciens  de la amistad cercana.
     
    Tal conclusión: “caminar confiado y seguro”
    no parece desprenderse del escrito;
    – sino que “hay que andar con pie de plomo … y por las piedras”, pues
    – como dice el hombre del campo- “¡UNO NUNCA SABE! ¿VIO?

  • M. Luisa

     
    Si hemos de considerar la función que desempeña el observador en este tema al que nos introduce Antonio Zugasti en mi opinión, entonces habríamos de comenzar no tanto representándonos, cómo en tiempos pasados imaginábamos ese misterio, sino en cuanto observadores hoy con qué medios contamos.

     

    Contamos con los datos que nos proporciona la ciencia y con ello se agranda el horizonte del observador. Pero en él no se trata de cambiar de imagen porque ya no hay nada que imaginar, pues todo está a la vista del observador mismo. Él está formando parte de esta realidad física que lo envuelve todo. El autor lo expresa apelando a ese espacio inabarcable. 

     

    En cualquier caso viene a ser lo mismo, pero ya no es cuestión de dejarse llevar por la imaginación representativa del misterio, porque como observador este le es presente. Frente a él, el observador, antes de cualquier intención que lo lleve a imaginar, ahora se encuentra tenso, está en tensión, porque ahora ya no se trata de algo que esté detrás o más allá, sino de tender desde donde está hacia lo profundo …

  • Gonzalo Haya

    Aunque sé muy poco de física cuántica o no cuántica, comparto esta nueva imagen de Dios como onda energética, y del universo, incluida la Humanidad, como los corpúsculos en que colapsa la onda. El corpúsculo es una manifestación de la misma onda, pero ningún corpúsculo, ni la suma de todos los corpúsculos, agota la capacidad de la onda. La ola es el mar, pero el mar es más que la ola”.

  • Antonio Llaguno

    Interesante punto de vista y nunca mejor traída la expresión “punto de vista” porque lo que implica la declaración de Copenhage de la que Neils Böhr es padre comunitario no es solo que la luz se puede comportar como onda y como corpúsculo, sino que además ese comportamiento que afecta a su esencia más íntima, depende ¡¡¡Del observador!!!

    Y yo creo firmemente que también Dios depende del observador. Se nos presenta a cada uno de una forma diferente y con un rostro distinto y todos esos rostros son Dios y Dios es todos esos rostros.

    Como escribió León Felipe (Poema mío de cabecera)

    Nadie fue ayer,
    ni va hoy,
    ni irá mañana
    hacia Dios
    por este mismo camino
    que yo voy.

    Para cada hombre guarda
    un rayo nuevo de luz el sol…
    y un camino virgen Dios.

    • Antonio Llaguno

      Perdón por el desajuste del poema.

      Cuando lo escribí estaba ordenado por versos y sus espacios interlineales

      (Una prueba más de que todo depende del observador)

      • Antonio Duato

        He intentado arreglar el poema. Porque León Felipe se lo merece.

        Felicito a Antonio por aportarlo aquí. Resume todo el camino de Légaut en su libro “El hombre en busca de su humanidad” y “Llegar a ser uno mismo” que tanto impresionaron a  Grothendieck. Si el camino se sigue con autenticidad es único e irrepetible, pero a la universal porque va al común sentido de realidad. Pero no “general”, que se pueda imponer a otros como un reglamento de búsqueda con pasos definidos por otros. Y -ahí no entro pues no es mi campo- tal vez haya una analogía con eso que llaman física cuántica, que está en el corazón de toda realidad pero no es resumible a normas claras y distintas para todos los casos y circunstancias.

Deja un comentario