INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6542 Artículos. - 101814 Comentarios.

¡¡¡Más madera!!! No…

Desde hace tiempo Luis Troyano nos está invitando a buscar agua y fuerza interior para hacer la revolución eficaz y pacífica. Ver La revolución de la serpiente. Esto será siempre bien recibido en este Atrio de encuentros, si no viene acompañando de diatribas a otras espiritualidades. Sobre todo si lo hace como hoy en una parábola de las crisis globales sacada de una película de los hermanos Marx. AD.

A los del pelo blanco nos suena esta exclamación, a los jóvenes no sé.
Groucho Marx pedía madera exaltado que le suministraban los hermanos destrozando los coches de pasajeros de un tren para alimentar la caldera de una locomotora disparada a toda velocidad.

Moraleja: Para impulsar la locomotora, destruían el tren…

Antonio Turiel es un científico y divulgador licenciado en Física y Matemáticas y doctor en Física Teórica por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabaja como Investigador Científico en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, ubicado en Barcelona.

Pues bien su último libro lo titula “Petrocalipsis” (ed. Alfabeto) y explica el porqué de lo adecuado de este título con respecto a la realidad del mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=52CO7N3WRVI

Nos dice en su libro que el petróleo, el gas, el carbón y el uranio, con que se genera el 90% de la energía primaria que consumimos. Ha sobrepasado ya su índice de máxima disponibilidad y comienza a decrecer, y el gas calculan que para el 2030… Nos dice que la curva descendente y depende de que hagamos será esta curva más o menos abrupta. Que las compañías petroleras desde 2014 han desinvertido hasta un 60% porque el petróleo que queda es cada vez más difícil y caro extraerlo. Y las palabras sacrosantas… “no es rentable…”

Nos dice también que desde hace décadas se sabe que pasaría esto que nos pasa y que no se ha hecho nada, confiando los hijos de Adam Smith en que el mercado lo equilibraría y solucionaría todo. Un proceder estúpido, pues si fallan las fuentes de energía es como si un frutal del que recogemos sus frutos y comerciamos con ellos, pues este frutal sencillamente se seca. ¿Qué dice  Adam Smith para esta situación?.
El capital es asimilable a Groucho Marx como maquinista de la locomotora enloquecida ¡¡¡más madera!!! pero ay… se acaba la vía…”Petrocalipsis…”

No sale en los medios, todos domesticados por el poder “popular”, pero en nuestra España hay colas del hambre ya, y en muchos países las hay las han habido y desgraciadamente se esperan colas del hambre quilométricas. Los desastres que han hecho hasta hoy mismo los poderes económicos que son los que cuentan, pues los   “lideres” políticos bailan al son que toca el capital ¿o no…? Todos los políticos de grado o por fuerza se han de plegar, de lo contrario desaparecen de la foto.
Ahora nos llegan de golpe todos a la vez por diferentes frentes distopicos, las consecuencias de una general distopia hasta agotar a la Madre Tierra y además convertirla en “un calcetín sudado.”

Producir, producir, rentabilidad… los valores humanos no rentan… así efectivamente con el capital imperante el hombre se ha convertido en “un lobo para otro hombre” esclavitud camuflada de muchas maneras y el pueblo fagocitado hasta dejarlo en los huesos. La culpa no es solo del capital económico, es de todos, porque todos somos igual de barbaros, unos tienen éxito y se encaraman y otros van o vamos a parar al fondo del embudo social, a la parte estrecha.

Los que “lo saben todo” en realidad no saben qué hacer con el desastre dantesco a que nos ha llevado la “ciencia económica” no han mirado más que el producto interior bruto de los países y sobre todo, no han mirado más que a su patológica codicia.
El cuadro dantesco repito es el de una población mundial hambrienta y sedienta… y guerras y desastres “naturales” de los que somos responsables y unos necios estúpidos pretendiendo robotizarnos e hibridarnos con la inteligencia artificial, y además “profundamente preocupados” pretenden reducir la población planetaria y quedarse solo con sus sirvientes.

No, no propongo como hiciera en su tiempo Ramon Maria del Valle-Inclan de “una guillotina eléctrica…” porque los pobres necios que tenemos como parasitos a la espalda son eso, pobres necios. Como el rey Midas desean que todo lo que toquen se convierta en oro y de paso configurar las sociedades humanas según su necio saber. Simplemente le concederíamos un derecho, el de bañarse en el rio Pactulo…

“Odia el delito, y compadece al delincuente” pues eso… además… con matar al uno por ciento del uno por ciento de la población que son los que nos esclavizan, no ganamos nada. Porque por cada uno que ajusticiaramos se postularían diez para hacer lo que el ajusticiado. Y el problema en el que nos han metido, lo seguiríamos teniendo.

La pregunta del millón. QUE HACER.

Pues bien. Para gestionar las colas del hambre y para gestionar todo tipo de escasez, creo que por su historia e ideología lo mejor es un socialismo democrático. Pero… para producir bienes los mejores son los hijos de  Adam Smith los liberales puros. ¿El Estado? Lo justito justito para que pueda operar y organizar el socialismo democrático.
Si…algo como hace China. Pero allí lo hacen a lo bestia con campos de concentración incluidos y dictadura pura y dura.

Por otra parte: nada haremos “a derechas” sin contar con el interior subjetivo del individuo.

La historia de la humanidad alguien dijo que es como una morcilla. Hecha con sangre. Pues bien, para salir del atolladero hemos de mirar hacia el futuro sin poner la lupa en los culpables los cuales nos han metido en este atolladero, y menos en los desaparecidos culpables históricos. Quizá quizá a alguno vivo si le pudiésemos dar su merecido por un comportamiento criminal generador de sangre, sudor y lágrimas, que esto no es baladí. Pero miremos al futuro pensando en los jóvenes y en los tiernos infantes.

Me decía una linda dependienta de un supermercado. ¡Es que estamos en el Infierno! le respondo, si, pero de tu piel para adentro puedes vivir en el infierno, pero también en la gloria, depende de ti.

Lo bueno es que cuando consigues vivir interiormente en la gloria, esta gloria solo con vivir en el mundo la derramas al tejido social. Ergo. ¿Qué necesita el mundo?. De gloria. Pues empecemos a hacer la revolución desde nuestro interior que seguro es un buen camino para hacer la revolución mundial. Ya está…, sin sangre y sin trincheras…

La gloria interior es como un riachuelo que en su recorrido se junta con otros riachuelos y pueden llegar a formar  un gran rio. Pero para formar un gran rio lo primero es el agua. Si no hay agua-gloria interior. ¿Qué rio quieres formar?. De forma natural el agua-gloria interior se une por afinidad. Pero repito, lo primero es que haya agua…

¿Cómo transformar mi infierno interior en gloria?

Lo primero es tu libre albedrio y tu autoempoderamiento. Después desde este autoempoderamiento puedes buscar el método transformativo espiritual que más te cuadre, hoy con el Internet podemos elegir. Yo por ejemplo, elijo el Zen.

Entonces el poderoso rio que formáramos unidos por afinidad, podría hacer:

                                                “La Revolución de la Serpiente”

                                                   Sin pisar “ni la flor ni la zarza”

Hecha sin muerte ni destrucción. Reptando como serpientes, y como guerreros Sioux…

                       “Mansos como palomas y astutos como serpientes…”

17 comentarios

  • Isidoro García

    Amigo Luis, lo de la conciencia integral no es creación de Wilber, él lo ha popularizado. El origen es del padre de la teoría de la evolución de la conciencia humana, Jean Gebser, en su libro seminal, “El Origen siempre presente”, y que poco antes de morir en 1973, lo explicó en un articulito, https://www.nodualidad.info/articulos/conciencia-integral.html.

    Y una reseña interesante de su libro principal, es https://www.zendalibros.com/origen-y-presente-hacia-una-mutacion-de-la-conciencia-moderna/ .

    Una idea muy curiosa e iluminativa de Gebser es la de que las cinco grande tipos de conciencia humana, (1) la estructura arcaica, (2) la mágica, (3) la mítica, (4) la mental/racional y (5) la estructura integral de conciencia, permanecen presentes en todo momento en el inconsciente colectivo humano, una de ellas desarrollada, y las otras cuatro en forma latente y arquetípica.

    La forma arquetípica es esquemática, sin desarrollar sus detalles, es solo un patrón indicativo, latente, hasta que se dan las circunstancias cognitivas, que hacen inviable e ineficaz la conciencia anterior, y se empieza a desarrollar la siguiente.

    En esa situación estamos actualmente. La conciencia racional, ya lleva tiempo demostrando que es incapaz de resolver los graves problemas que tenemos, y por eso a la humanidad, le está entrando el picor y la desazón que les sucede a las serpientes, cuando “notan” que su piel está vieja, y necesitan cambiar a una nueva que les permita crecer.

     

    Ahora bien, como muy bien dices, la catástrofe es tan inminente, que no nos da tiempo a completar la evolución de la nueva conciencia, a tiempo.

    Por eso, no nos queda mas remedio, que arriesgarnos a realizar ese cambio, mediante la tecnología ultramoderna de la I. Artificial y el transhumanismo.

    Estamos muriéndonos, y necesitamos vender nuestra alma al “diablo”, y solo nos cabe confiar en que al final, cuando todo se ponga muy negro, y se acerque nuestra extinción como humanos integrales, el instinto de nuestro “espíritu”-inconsciente colectivo sabio, sea capaz de revertir el peligro, y que al final saldrá el sol.

    Desde luego con sermoncitos morales, no salimos de esta.

     

    • Hola Isidoro:

      (Del articulo del enlace.)

      “El desarrollo de una nueva conciencia integral es importante, incluso decisivo, para nuestros tiempos, ya que es un tema de alcance universal, que abarca a toda la humanidad. Como tal, merece ser tratado como un todo coherente, ya que el destino común de Asia y Occidente depende en gran medida del grado en que esta nueva conciencia sea realizada.”

      Nadie se moja. Mucha teoría a veces acertada y otras desastrosa. Mucho “posteismo” pero en Occidente parece que haya pudor de hablar de practicas espirituales. Y no ya los científicos, sino por parte de los profesionales del mundo del espíritu. ¿Qué teólogo nos sugiere que nos sentemos a meditar etc.?
      Practicas espirituales ineludibles si queremos desarrollar una nueva Consciencia Integral. Sino, que digan los posteistas por ejemplo, como. Lo importante son los resultados, Para teorías hoy tenemos a Google. pero para elevar nuestra consciencia si o si es un trabajo exclusivamente personal, y los grandes magnates con sus yates obscenamente grandes y lujosos pagarían millones para vivir en un estado consciencial que en principio todos y cada uno podemos alcanzar, sin que nos cueste dinero…

      Debes saber de la Psicología Transpersonal, y probablemente sepas que la Psicología Integral es un paso mas depurado de la ciencia psicológica. Gebser posiblemente le pusiera el nombre Integral y seguro que el Pandit (en India sabio estudioso) Wilber leyera a este autor pero en definitiva Psicología Integral va ligada a Wilber.

      NO a la robotización del ser humano. antes muertos.

      El ser humano puede elevarse tan alto que pueda ver a sus congéneres cono puntos diminutos. Y eso se puede conseguir naturalmente. Que la ciencia avance por ahí.
      Injertar al humano con la inteligencia artificial es cosificar a este ser humano. Además seguro seguro que este injerto o hibridación seria perverso en vistas a quienes son “los amos del mundo”. Cuando gasten sus fortunas a erradicar el hambre en el mundo etc. me merecerán alguna confianza y todavía así habría que discutir que “prótesis” nos implantan.
      hace poco lo comentaba: la robótica y la inteligencia artificial nos puede permitir filosofar. No a lomos de esclavos como A. Machado apuntaba respecto a Platón. Sino a  lomos de los avances tecnológicos.
      Pero ¿Qué pretenden nuestros “benefactores? Que nosotros mismos seamos biorobots y ellos a nuestros lomos. No filosofando, sino contando su dinero. Y además los que dejaran de entre nosotros para su servicio.

      (Muy buenos los enlaces que has puesto. Los recomiendo.)

  • Santiago

    No parece que la Revolución material pueda cambiar el mundo…tampoco las revoluciones técnicas, y robóticas, los progresos industriales, ni sociales, ni los experimentos de colectividades etc han podido causarnos “la felicidad perenne” que el corazón humano ansía y por la que luchamos en esta vida

    Nuestros graves defectos humanos -particularmente el centrismo antropomórfico- que equivale a una desmedida soberbia de carácter y empecinamiento ideológico han provocados serios conflictos en masa incluyendo genocidios..y guerras fratricidas sin fin desde el comienzo de la vida racional en el Universo..

    Por eso, nada de lo que intentemos desde una perspectiva humana puramente egocéntrica va a volver al mundo mejor…La experiencia nos ha enseñado que solo ese “cambio de corazones” que experimentamos desde dentro puede lograrse si accedemos a  creer en los valores que son trascendentesque van más allá de nuestros subterfugios y manipulaciones basados en nuestro ego y que pueden transformarnos a nosotros.

    Por esos “líderes” que han querido erguirse como dioses todopoderosos ante el mundo es porque tenemos este panorama del Universo  que parece irse al abismo por momentos en un sin fin de constantes conflictos y tribulaciones.

    Como dice Gonzalo “no ceguemos” los pozos del bien trascendente. Provoquemos la Revolución del Bien que no pueda morir ni escapársenos, ni nos reduzcamos y sirvamos a “señor que se pueda morir” y desaparecer en la nada. Escojamos un “camino mejor”

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

     

    • Hola Santiago.

      Evidentement. Hemos visto el estrepitoso fracaso de las revoluciones sangrientas “redentoras del genero humano” y materialistas…
      Por ejemplo, China el “gigante dormido” después de millones de muertos han tenido que recurrir a la economía de mercado. Porque esto evidentemente también ha demostrado que encuanto a producir riqueza es eficaz. Lo que ocurre es que ni mucho menos todo se reduce a producir de todo. hay otros importantes parámetros que hay que considerar. Ejemplo, las condiciones de la vida del trabajador, la Tierra y el medio ambiente, el reparto de la riqueza producida y suma y sigue.
      El nuevo liberal podrá pugnar por tener ganancias con su actividad, a condición de que respete estos parámetros que digo.

      Los alimentos transgénicos son un descubrimiento de alguien, no recuerdo el nombre, que ha posibilitado que millones de personas puedan comer, en todo el planeta. Pero ¡ay la empresa siniestra, Monsanto acapara la producción transgénica. Esto lo pongo de ejemplo al respecto de la robotización y la inteligencia artificial. ¿En manos de quien está? ¿Quién paga a los científicos? eso tenemos que averiguar para saber en manos de quienes estaríamos.

      (Aquí paro Santiago, que me alargo demasiado.)

      Saludos cordiales

      • Santiago

        Gracias Luis. Te leo con atención y pondero lo que expones con claridad ante el cambio mundial que todos estamos presenciando “por momentos” pues todo parece estar desarrollándose vertiginosamente y muchos ya hemos despertado del sueño utópico hace muchos años, aunque algunos se estén desayunando ahora “en Belén con los pastores” como reza un antiguo adagio español. La pregunta es crucial y se refiere como dices ¿quien es o quiénes son los que pagan? Y ¿a quien les interesa mantener el status quo?

        Un saludo cordial

  • Isidoro:

    “Y esta cosmovisión moralista, es la consecuencia de una conciencia racionalista, que se inició hace unos 3.000 años, y culminó con la Ilustración y la Modernidad, y que está en pleno proceso de cambio a una conciencia integral.”

    “Integral” es el nombre que se da a todo lo que ha salido del cerebro de Ken Wilber. Efectivamente una Conciencia Integral nos eleva por encima del moralismo bueno-malo. De la dualidad. Nos situamos en el mismo lugar que el Sol que lo ilumina todo, y en la Tierra hay Sol y sombra, pero esta sombra no es mas que ausencia de luz.
    La angustia es que creo nos falta tiempo para sencillamente evolucionar y ocupar el sitio no dual del Sol. Pero espero un milagro…

    Una precisión: una cosa es catastrofismo. Y otra presenciar una catástrofe con visos de que sea mayor hasta alcanzar proporciones bíblicas. Quien anuncia una catástrofe es diferente del catastrofista. Denominarlo así, catastrofista, es matar al mensajero. Al final el critico y bien informado que anuncia la catástrofe, lo meterán en el mismo saco de los “conspiracionistas…”

    Siento curiosidad por saber que entiendes tu por consciencia integral.

  • Isidoro García

    Quería comentar algo sobre el catastrofismo tan al uso. Y no porque crea que el catastrofismo está injustificado. Todo lo contrario, estamos abocados a una enorme catástrofe.

    En marzo de 2011, la revista científica Nature anunció lo que ya mucha gente sabía, que hay indicios claros de que la Sexta Extinción Masiva del mundo ya está en marcha.

     

    El catastrofismo, es plenamente coherente con la cosmovisión moralista del humano, de que hay buenos y malos, y que si los malos no se hacen buenos, todo funcionará fatal.

    Y esta cosmovisión moralista, es la consecuencia de una conciencia racionalista, que se inició hace unos 3.000 años, y culminó con la Ilustración y la Modernidad, y que está en pleno proceso de cambio a una conciencia integral.

    Si la razón es el faro y guía únicos del humano, y nos dice lo que debemos hacer, entonces lo que hay que hacer es tener voluntad de hacerlo. Y si lo hacemos somos buenos, y si no lo hacemos somos malos.

     

    Pero desde que hace 150 años, se empezó a vislumbrar la existencia y la enorme importancia funcional de la mente inconsciente, este planteamiento moralista ha hecho aguas.

           “El Yo, enajenado del Universo por la divinización de la Razón, ha de reencontrar la armonía con el Universo; esto es la premisa necesaria para una nueva moralidad”. (Hölderling, Hiperión).   

    Hoy sabemos que el yo, y la máquina racional consciente, ocupan un papel muy secundario en los procesos de percepción, interpretación, discernimiento, y en la conducta humana, trufada de emociones y conductas instintivas involuntarias.

    La “voluntad” ha sido muy degradada, a solo un componente racional, no decisivo, en el proceso conductual humano.

    “Ojalá existiera la gente mala en un sitio, cometiendo malas acciones, y solo fuera necesario separarles del resto de nosotros y destruirles.

          Pero la línea que divide el bien del mal, corta por el medio del corazón de cada ser humano. ¿Y quién quiere destruir una parte de su propio corazón?”. Aleksandr Solzhenitsyn, (El Archipiélago Gulag).

    Y por eso esas filosofías maniqueas, de buenos y malos, en estos tiempos “integrales”, se ha demostrado muy simple y primitiva. “La moral corrige al instinto, (en tiempos racionalistas –mío): y el amor corrige a la moral”, (en tiempos integrales –mío), (J. Ortega y Gasset).

    Y los sermones morales son muy poco eficientes. La conciencia humana, es un poco como un huevo.

    George Weinberg lo señala: “Debido a la forma del huevo, un animal que lo golpee desde el exterior tendrá grandes problemas para romperlo y abrirlo. Pero el más ligero toque desde el interior del cascarón puede hacerlo añicos cuando el polluelo está preparado. 

            Del mismo modo, un paciente, (cualquier persona), golpeando incluso muy ligeramente, puede lograr más cambios en su personalidad que incluso el mejor terapeuta, (o moralista), trabajando sólo desde el exterior”. 

     

  • Antonio Llaguno

    Dicen que la diferencia entre el optimista y el pesimista es que uno ve la botella medio llena y el otro medio vacía (perdón por el topicazo) y tengo claro que el Sr. Troyano y yo vemos el miso mundo pero con cristales de color diferentes delante de los ojos.

    El mundo en que hoy  vivimos es infinitamente mejor que cualquier otro momento de la historia. Eso no es una opinión, es una realidad.

    Hay hambre sí, pero mucho menos que hace solo 100 años donde en la propia España (por ejemplo en las Hurdes) se moría de hambre.

    Hay guerra sí, pero no es el estado natural del mundo como en los pasados 1900 años anteriores.

    Hay opresión sí, pero hay muchos hombres y mujeres libres que hace solo 70 años.

    El mundo ha cambiado o mejor dicho está cambiando y de nosotros (Privilegiados súbditos de un país desarrollado, moderno, y libre) depende el que cambie para bien o para mal. Es lo que Jesús quería decirnos (en mi opinión) en la parábola de los talentos, que el que más talento recibe es quien tiene más responsabilidad de devolver al prójimo lo que Dios le dio. Y me la pela (Mis disculpas Sra. Rodrigo) que Dios sea el que hay. de existir uno o es AMOR y sólo AMOR o ni mi interesa ni tiene la más mínima lógica su existir. En caso de que no sea AMOR paso de su Salvación. Como diría Víctor Manuel: “Déjame en paz que no me quiero salvar”

    ¿Distopía? Ni de coña. Tráete al siglo XXI a un siervo de la gleba del siglo XII y muéstrale un grifo de agua corriente. Verás si se siente afortunado. Cuéntale que la mayoría de las mujeres no mueren en el parto (Ya se que en Sudan mueren muchas pero es que hay más Mundo además de Sudán y ¿Has hecho tú – genérico – algo por mejorar eso? ¿No? Pues no les insultes mencionándoles). Dile a un muchacho de la calle del Turín de D. Bosco que si te echan del curro tienes derecho al desempleo (Ya se que en USA no existe ese derecho, pero en España sí y no somos el país más civilizado del planeta). Dile a Mohandas Gandhi que en Sudáfrica ya no hay Apartheid, Dile a Luther King que hoy en día si insultan a un negro se arma la mundial, dile a Sidharta Gautama Buda o a Bartolomé de las Casas que no hay esclavos, dile a los firmantes de la Carta de los Derechos Humanos que es mayoría los países donde esa carta es ley escrita.

    Podemos ser pesimistas pero no debemos estar ciegos. Y si optamos por ello, seamos coherentes y sigamos los consejos de Camus o Sartre (que ellos no siguieron) y suicidémosnos.

    De nosotros depende que el cambio del planeta sea para bien, cada uno a la medida de sus posibilidades. Los cambios empiezan por lo mas cercano y sencillo y si tenemos veleidades pesimistas la pregunta es clara ¿Qué estoy haciendo para cambiarlo? Si la respuesta es “nada” no tendremos derecho a quejarnos.

    Y entiendo que cuanto mayores nos hacemos y vemos que el mundo que dejamos sigue sin ser satisfactorio, lo mejor  sentarse ante la realidad objetiva y ver como el mundo es mucho mejor que cuando nacimos, y sonreír satisfechos.

    Los judíos dicen: “El hombre piensa. Dios rie”

    Sonriamos. Riamos a carcajadas y parezcámonos a Dios

    ¿Distopía? Ni de coña

    • Sr. Llaguno:

      La realidad del mundo es poliédrica, con muchas facetas. Unos miran por una faceta y ven esta realidad objetivamente y otros miran por otra y la ven de color de rosa.
      Si veo la botella medio vacía y no medio llena. No lo voy a discutir con Vd. me cansa… defender lo evidente.
      Que sea feliz en “el mundo de Yupi”.

      • Antonio Llaguno

        Sr. Troyano (Maestro Zen)

        La realidad (En caso de existir eso que llamamos realidad que hay quien lo discute y con argumentos muy fuertes) es la realidad y solo hay una, sin aristas ni caras. No es poliédrica. Si lo fuera no sería “realidad” sino otra cosa que no se como llamar ni definir (Yo no presumo de saberlo todo. De hecho lo que sé, solamente creo saberlo y puedo estar equivocado. Usted también, aunque no le guste y le encante aparentar suficiencia cognoscitiva).

        Lo que es, es relativa y como todo en la vida (físico, biológico, metafísico, o mediopensionista), su percepción depende del observador que la percibe.

        Por eso usted percibe una cosa y yo otra completamente opuesta. Porque los “poliedros” los ponemos nosotros y no la realidad.

        La gran diferencia es que usted pretende tener la razón absoluta (Fruto supongo de alguna de sus reflexiones “transformativas” que yo, humildemente, considero supercherías engañabobos) y yo admito que todos tienen parte de razón (Incluso usted. Fíjese) y usted pretende ser el poseedor de la misma.

        La historia llama a los poseedores unilaterales de la razón de muchas maneras (Inquisidores, tiranos, dictadores,  fanáticos, talibanes, y un montón de etcéteras) pero yo incluso a ellos les reconozco que aunque sea un diferencial matemático (Una parte de algo tan pequeña como sea capaz uno de imaginar) tienen una parte de la razón.

        Ese es uno de los cristales poliédricos que nos diferencia.

        Le diré también que yo no me canso de discutir, ni con usted ni con nadie. Cuido mi cuerpo y mi mente, los ejercito y cada día tengo mayor resistencia física y mental. Le aconsejo que practique la discusión retórica (eso sí que es una “práctica transformativa”). Lo mismo así se cansa menos.

        Aunque mi experiencia, más corta que la de algunos pues soy algo menor en edad que muchos de los que aquí escriben, pero no por ello despreciable, me dice que quienes se cansan de discutir suelen ser quienes se quedan sin argumentos o son incapaces de  convencer a su interlocutor y eso les produce frustración.

        Por lo demás, si usted piensa que vivo en los “Mundos de Yupi” es libre de pensarlo, pero dado que le atrae tanto la meditación (como para ponernos una foto suya meditando) le sugiero que medite esto: Nací en un país civilizado, relativamente próspero, en el primer mundo, donde hay agua corriente, seguridad social, habeas corpus, seguridad jurídica, educación y sanidad pública aceptablemente decentes, cuartos de baño, hamburgueserías y playas preciosas con bandera azul. Nací en el seno de una familia cristiana, decente, que se gasto un pastizal (y mucho tiempo de mis padres) en mi educación, que me protegieron de niño, me aconsejaron de joven y me respetaron de adulto, y sobre todo me dieron toneladas de amor del bueno. Me casé con una mujer maravillosa, mexicana, guapa, inteligente y sobre todo buena persona, que me tiene completamente “domesticado” (al estilo que Antoine de Saint Exupery en la conversación entre el zorro y el principito) y que me transmite más amor, aún, del que yo soy capaz de transmitirle a ella. Y Tengo y conservo un trabajo que me permite expresar toda mi creatividad, realizar proyectos de los que sentirme orgulloso y poder ayudar a la gente a vivir mejor (Y que me pagan razonablemente bien. De hecho si por el Partido perroflauta fuera me tendrían que subir los impuestos).

        ¿De verdad cree que no vivo en los “Mundos de Yupi”?

        Si sigue creyéndolo es que es mucho más ignorante de lo que le suponía.

        Lo que pasa es que esos padres y maestros que me educaron y protegieron, me enseñaron que tener todos esos “talentos” (Mt 25, 14-30), disfrutar de esos regalos que Dios me dio de manera generosa, me exige hacerlos producir, que debo ser como el empleado al que el jefe le dio 10 talentos y los puso a trabajar y que tener esa suerte me obliga a devolver a mi prójimo 100 por 1, porque es lo justo, porque es lo bueno y porque es lo que Dios quiere y mi responsabilidad.

        Hablando en el tono que usted habla (distopías, pesimismos, y demás zarandajas) me recuerda mucho al empleado quejica que recibió un solo talento y que dejó que su miedo le llevara a enterrarlo bajo tierra.

        Ya se que el mensaje de fondo del cristianismo le producen desazón y que prefiere otras filosofías centradas en uno mismo y su “mismidad”, como el Zen, el Budismo y resto de pseudoreligiones orientales.

        Yo las llamaría profundamente egoístas, pero usted lo consideraría peyorativo y se sentiría insultado, sin darse cuenta que egoísta es precisamente eso “ego” “ista”, es decir centrado en el yo, en el interior de uno y que al centrarse en el “yo”, en vez de en el “tu”, por lo que me limitaré a no considerarlas aptas para yo sentirme responsable y agradecido a Dios por el inmenso regalo recibido y nada más.

        La gran diferencia es que usted aspira al vacío, al nirvana, a la calma total; yo aspiro a la plenitud, a la felicidad, en resumen al Reino de Dios y eso solo lo puede conseguir centrándome en el “tu”, en los otros, en mi prójimo.

        Vamos, que “mucho lirili y poco larala”, que dirían en mi pueblo.

        Y no pienso decirle como lo hago. En el fondo a usted eso no le importa  y a mi me importa mucho más aquello de que “tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha” que dijo un antiguo rabí judío allá por el año 30 dC

        Un amiguete mío, que tiene el dinero por castigo, me decía hace años: “Mira Antonio, yo llevo toda la vida buscando (metafóricamente hablando) un camello microscópico o una aguja enorme. Espero que Dios sepa, al menos, reconocer el esfuerzo”

        Pues yo hago lo mismo aunque a pequeña escala.

        Lo que usted defiende, no solo no es evidente. Ni siquiera es real. Ni siquiera es responsable, Ni siquiera es razonable. Ni siquiera es bueno.

        Y aunque haya una parte diferencial en su pensamiento de usted, cosa que le reconozco, si algo no es real, ni responsable, ni bueno, ni razonable; me parece una pérdida de tiempo practicarlo.

        Siga quejándose de este infierno distópico en que vivimos, según usted, en vez de tratar de cambiarlo; pero le aseguro que a los “negritos del Sudán”, los oprimidos de América Latina, los muertos de Ucrania y los discriminados y desfavorecidos de cualquier parte del mundo, les debe resultar insultante que personas tan favorecidos como nosotros nos comportemos como plañideras de salón, cuando los que de verdad sufren son ellos.

        Si no lo quiere pensar por ética, hágalo por estética, que no es poco.

        No le desearé que sea feliz. Su felicidad depende exclusivamente de usted y si quiere ser desgraciado (O vacío de toda emoción y sensación placentera, lleno de nirvana… y de nada más), lo será toda su vida. Le deseo que quienes le rodean no se contagien de su pesimismo y frustración, que el undécimo mandamiento es “No estorbar”

         

        • Sr. Antonio Llaguno:

          Vd. tiene el vicio de argumentar tocando… la moral…

          ¿De donde saca que soy maestro Zen?

          Otra de días atrás. ¿De donde saca, quien ha dicho que estoy próximo al Nirvana? Tocar… la moral…

          Mire Sr. yo dialogo desde el respeto. Cuando alguien se dirige a mi con ironía fanfarrona, pincha en hueso. Y ni Vd. es el mas listo de la clase. Ni los demás somos tontos.

          • Antonio Llaguno

            Jamás pensaría de usted que es tonto a pesar de escribir usted la tontería de los mundos de Yupi.

            Y dadas sus “prácticas transformativas” más próximo que yo, a quien como a todo cristianó, considera usted cómplice de los crímenes de la Iglesia, sí se encuentra usted al nirvana. Y más Maestro Zen que yo  que no soporto la superchería oriental, también.

            En cuanto a la ironía, tengo mucha y más que fanfarrona, lo que es es sarcástica que ko es lo mismo. Y me encanta. D. Francisco de Quevedo es una de mus referencias de cabecera. Me resulta mucho más divertido que Buda, Lao Tse o Confucio (Que aburrido era Confucio).

            Además me resulta apasionante ver como se enfada usted cuando cualquiera le pone a usted en evidencia.

            Pero recuerde que “El hombre piensa  Dios ríe”.

            Medítelo si quiere en la postura del loto… o haga usted lo que le de la gana.

            Total, para lo que le va a servir…

  • Gonzalo Haya

    Lo verdaderamente eficaz es la revolución de los corazones, y creo que a lo largo de veinte o cincuenta siglos esos pequeños ríos han ido confluyendo y han mejorado la faz del mundo; pero aún faltan muchos ¿siglos? y muchos riachuelos para transformar el mundo. En todos los corazones hay un pozo que quiere brotar; no ceguemos esos pozos;  entreguemos generosamente y canalicemos el agua hacia los ríos que ya recorren la Historia.

    • Gonzalo. mal iríamos si en lo negro no hubiese blanco, entonces si que de metáfora el Infierno seria literal.

      Pero… ¿Estamos en una sociedad distopía, hoy por hoy? o no.
      Referente a los ríos que recorren la historia, dejando de analizar Oriente. En Occidente. Gandhi decía de los occidentales que éramos como cantos rodados de un rio. Pulidos por fuera pero con el núcleo de piedra dura. ¿Qué Institución o que, nos ha dado por milenios “asistencia espiritual…”?

      De todos modos lo que propongo vale tanto para Occidente como para Oriente.

  • carmen

    Hola.

    Este verano he estado leyendo a Marx, por supuesto el manifiesto comunista, en una edición de este Año, con comentarios y tal. Una de las personas que escribe es la ministra Yolanda Díaz. Creo que no me equivoco en el nombre. También he leído otras cosas de Engels , del siglo 19 en Alemania, en Inglaterra…y el principio del 20, aunque sobre eso ya sabía cosas.  Algo sobre Smith…No voy a entrar a discutir contigo nada de eso. Pienso de otra manera y ya está. Ya he dicho varias veces que todo ha quedado, bueno, pues en el siglo XX. Estamos en el XXI. No está mal. Casi doscientos años. Pero no hay problema. Ni caso me hace nadie. No voy por ahí. Lo que va por ahí es la realidad.

    Sé que esta entrada la va a leer gente. Y, perdóname, pero quiero decir una cosa: estoy desolada con el resultado de las elecciones en Italia. Totalmente desolada. Dios, Patria y Familia. Me pregunto qué Dios, qué Patria y qué Familia. Desolada. Totalmente desolada y muy preocupada.

    La señora se ha presentado como mujer, algo obvio, madre, por lo que la felicito y le deseo lo mejor a sus hijos. Trabajadora , pues claro. Y como cristiana. Y ahí me han saltado todas las alarmas. Todas. Absolutamente todas.

     

    Entendemos por qué digo que al cristianismo hay que no nombrarlo en política? Lo vamos entendiendo?

    No quiero ni enterarme a dónde ha ido el voto católico. Prefiero no saberlo.

    Y eso quería decir. Perdóname por robarte un trocito de espacio.

    A mí también me gustan los hermanos Marx. Sobre todo Harpo.

    Un abrazo

     

     

    • Hola Carmen.

      Marx el gran estafador que nos embarcó con su febril pensamiento a “transformar el mundo” desde lo objetivo material, desde fuera de la subjetividad individual.

      Lo que tiene dentro de su cabeza el individuo es lo que se plasma en el mundo, y tanto ayer como hoy nuestra mente es como un jardín pero con mucha maleza. Así no se puede transformar el mundo. Primero hay que cuidar el jardín, que lo demás viene solo.

    • Antonio Llaguno

      ¿Has estado leyendo a Marx en vez de ver un telenovela mexicana o irte a la playita?

      Te vas a condenar, Carmen

      🙂

       

       

Deja un comentario