INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6397 Artículos. - 100302 Comentarios.

Josep Antoni Comes Ballester, un creyente entregado hasta el final

Una vez más cumplo con el doloroso y gozoso deber de hacer memoria de un amigo y compañero a lo largo de una vida que en él se ha consumado con su definitiva ida al Padre.

En cada una de las muertes, como la de José Antonio la mañana del miércoles 3 de agosto de 2022, siento que se consuma una parte de mi propia vida, tan entretejida y deudora a la de mis amigos. De alguna manera la muerte se apodera un poco más de mí, como de tantos que hoy reconocerán y celebrarán lo mucho que deben a quien ya se ha ido definitivamente.

Pero en el caso de José Antonio, ese entrelazamiento vital y espiritual de nuestras vidas es especialmente significativo y creo que serán muchísimos quienes, en toda España, pero sobre todo en nuestro país valenciano, sentirán lo mucho que deben a la evangélica vida de Comes.

José Antonio y yo coincidimos en el seminario de Comillas, en los grupos de Jesús Obrero que allí se formaron con Pepe Vila y que nos pusieron en contacto decisivo con Cardinj, con la JOC y con su fenomenal método de la Revisión de Vida. Después coincidimos los dos en Roma como vicepárrocos en sendas parroquias de periferia. Y vivimos cinco años tras el Concilio en equipo sacerdotal, con otros sacerdotes y militantes. Fue el famoso piso de Salamanca, 2, fragua de los movimientos apostólicos en Valencia durante el posconcilio.

Después él fue director de Iglesia Viva, salvándola de su desaparición pues tras el secuestro del número 41/42 (1972) se exigió (ley Fraga) para su dirección un periodista titulado. Comes se había sacado el carnet en Madrid, donde –junto con Torrella, Urbina y Albarrán– participó en el nacimiento de la revista “Pastoral Misionera”. Siguieron años de compartir en Valencia día a día los trabajos de redacción, anidando también desde el piso de calle Garrigues el nacimiento de SAÒ, la revista decana de las publicadas totalmente en valenciano, de la que fue su primer director.

Dotado de gran inteligencia analítica, de una sólida formaciónen filosofía y teología y de un magnífico estilo literario, nunca escribió nada para lucirse con su firma, sino solo para servir a los demás, muchas veces sin firma o con una firma colectiva. Y ese mismo espíritu de servicio tenían sus homilías, charlas e intervenciones en todo tipo de reunión. Siempre humilde servidor del evangelio y de las personas. ¿No es esto lo que nos deja Josep Antoni a todos los que lo conocimos y tratamos?

Con fe y fidelidad inquebrantable a Jesús y a al pueblo de Dios, estaba abierto a todos los progresos teológicos y morales, siempre cómodo en la izauierda social y política más auténtica. A veces solía decirnos: estoy con todos los nuevos planteamientos, pero, por favor, no me quitéis ese metro cuadrado de base firme que necesito para no hundirme en los torbellinos del relativismo. Era su fe en el Dios de Jesús y su Evangelio.

En su bonhomía y humildad, yo no dejaba nunca de ver al hijo del banquero Comes, un hombre extraordinario a quien llegué a conocer muy mayor ya en los años sesenta. José Comes Martí, hijo de un trabajador de la marina alicantina que compró terrenos para hacer pasas que gustaban a los ingleses, fue enviado por su padre a buscar los mejores precios en Londres para exportar directamente la mercancía. Muy listo como era  aprovechó su estancia allí para conocer todo sobre servicios bancarios y exportación. Y así se le ocurrió fundar por su cuenta el “Banco Comes” que ayudaba a todos los pueblos de la Marina a financiar y gestionar sus exportaciones de productos agrícolas y juguetes. Tras la guerra civil tuvo interés en que sus hijos fueran a colegios de Valencia. Y en el de los jesuitas, a José Antonio se le despertó su vocación al sacerdocio, frustrando tal vez las expectativas de su padre al irse al seminario de Comillas cuando acabó el bachillerato. De la generosidad de José Antonio y su hermana Clemen dan testimonio las donaciones inmobiliarias hechas al pueblo de Pedreguer, para centros de asistencia y cultura. [Ver detalle en La Marina Plaza (2018)].

Él ya se ha ido. A Clemen, la acompañamos en su dolor desde aquí.

El jueves, 4 de agosto, a las 12 h. será la Misa funeral en la parroquia del Olivar de Alaquás, su última parroquia. Después sus restos serán trasladados a Pedreguer, donde será enterrado.

Descansa en paz, buen amigo.

7 comentarios

  • Julián Díaz Lucio

    Querido Antonio: Hace ya tiempo  que me había preguntado qué habría sido de Comes, como lo solíamos nombrar entre los de Comillas. Recuerdo especialmente los contactos y encuentros con él por motivos de Pastoral Misionera y la JOC. Recuerdo especialmente un encuentro con él y Albarrán en el día de San José, en que él Pagó la consumición por ser tal fiesta. Se van yendo nuestros maestros, al menos para mí, como Urbina, Chente,  Albarrán, etc. Pero hay que seguir caminando en esperanza constructiva, como tú lo estás haciendo muy bien. Un gran abrazo. Julián

  • carmen

    Ay, Antonio.

    Qué difícil es despedirse de los amigos.

    Lo siento.

    Por lo que has escrito parece que su vida ha  merecido la pena ser vivida.

    Pues eso.

    Un abrazo.

  • Alberto Revuelta Lucerga

    El padre Comes nos facilitó a Antonio Lujan y a mi mismo, un espacio de iniciar la Joc e muchas declas poblaciones obreras del entorno  de la capital y en la empresa metalúrgica en cuya escuela de aprendices ejercía de capellán. Me parece que era MACOSA. Lo recuerdo en su casa en un verano que hacía de la umbría facilitada por los muebles de madera y las persianas para evitar el resol hablando y escuchando con timidez y sonriendo al blues humor de narraciones y hechos contados por unos y otros. Siempre amable y cuidadoso, siempre con respetos a los que llevábamos la organización, nos ganó el corazón y la memoria. Como el padre Anargós eran, en la oscuridad y en la adoración a Dios en la vida, dos pilares De la Iglesia en valencia en medio de la superabundancia de funcionarios ritualizados bien asegurados con El dios Mamon y sus entresijos. Personas así, curas así, Cristiano as así, han sido para mi lumbreras por años y , hoy al conocer su muerte, un apunte para penetrar cuando toque en el Silencio mayor del Señor del Universo.

  • oscar varela

    Hola Antonio!

    Por ese “consumo” andamos la mayoría de atrieros.

    No me importa si viene “sin dolor“.

    Me importa responder a esto: ¿A qué “dedico” mi vida?

    Abrazo!

  • Gonzalo Haya

    Gracias, Antonio, por compartir con nosotros este testimonio de quienes nos han precedido y facilitado los cambios que estamos viviendo. Siento tu desgarro, pero tienes la satisfacción de haber convivido y compartido estas actitudes de adaptación del evangelio a la vida actual. Un cordial abrazo

  • mª pilar

    Cuanto lo siento querido Antonio, por lo que nos dices está tu vida verdaderamente tejida con la de este hombre todo un ejemplo de ser fiel al Proyecto de Jesus, como tú lo eres.

    No te angusties demasiado comprendo tu dolor que desde ahora se convertirá en otra manera de sentirte acompañado y sobre todo muy querido, llegara nuestra hora cuando sea el momento y tenemos que estar preparados para ello tú dejas un gran campo de acción por donde has caminado entregándote a el totalmente y a cuant@s hemos podido beber y alimentarnos en una parte de toda tu vida:

    ¡Atrio!

    Nos has entregado todo aquello que necesitábamos y nos has dado tu cariño, acogida y ese gozo que trasmites en todo cuanto haces.

    ¡¡¡Gracias por todo ello gracias muy querido y respetado Antonio!!!

    Un gran abrazo muy, muy entrañable y agradecido de todo corazón.

  • ana rodrigo

    Lo siento por tí, Antonio, y porque te haya dejado una gran amigo. La vida es así y no podemos hacer nada cuando nos llega el momento. Te deseo mucho ánimo vital que somos much@s quienes te queremos, te valoramos y te necesitamos.

    Un abrazo

Deja un comentario