INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6367 Artículos. - 99620 Comentarios.

La Iglesia católica y la invasión rusa de Ucrania

La “guerra real” y la “guerra cultural” se combaten a la vez en Ucrania. Y esto puede ocasionar que no se sepa distinguirlas adecuadamente, haciendo más difícil la posición de cristianos que temen que su rechazo a la invasión de Putin, quien recibe la aprobación del patriarca Kirill, hijo del pope que le bautizó hace setenta años en semiclandestinidad por deseo de su religiosa madre, rompa la deseada unión de todos los cristianos de oriente. El análisis de Faggioli sobre este tema es profundo, pero necesario para hecerse una idea de lo que está pasando. AD.

Por Massimo Faggioli | Estados Unidos | La Croix International, 1 marzo 2022

El ataque ruso contra Ucrania que comenzó el 24 de febrero tendrá un impacto significativo en la Iglesia Católica.

Ha habido muchas guerras en todo el mundo desde la Segunda Guerra Mundial, incluso en Europa, especialmente en la década de 1990. Pero la agresión de Rusia contra Ucrania es diferente tanto por razones políticas como militares.

Desde el tenso enfrentamiento entre John F. Kennedy y Nikita Khrushchev hace unos 60 años, un presidente estadounidense y un líder ruso nunca se habían enfrentado de una manera tan dramática como la que estamos presenciando hoy.

Esto también se debe a los trasfondos religiosos y teológicos de la guerra de Rusia contra Ucrania, que aprovechan el cisma dentro de las Iglesias ortodoxas orientales y el cuasi-cisma dentro del catolicismo.

Ucrania ocupa un lugar central tanto en el cristianismo ortodoxo (marcado por las tensiones de Moscú con Kiev y Constantinopla) como en el catolicismo (marcado por la relación en ocasiones incómoda que la Iglesia católica bizantina o griega, a veces llamada despectivamente “uniatismo”, tiene con Roma.

¿Una continuación de la política de la Iglesia?

Las consecuencias de la guerra que ahora asola Ucrania probablemente tendrán repercusiones durante décadas no solo en el orden internacional y en las relaciones ecuménicas, sino también en la comunidad católica intraeclesial.

En el contexto de la globalización de las “guerras culturales” estadounidenses, los ideólogos del resentimiento religioso ven la invasión rusa de Ucrania como la continuación de la política de la Iglesia por otros medios.

A lo largo de su pontificado, el Papa Francisco ha tenido que difundir su mensaje de unidad de la única familia humana en un orden global cada vez más perturbado. Si lo que está sucediendo ahora no es el comienzo de una nueva Guerra Fría, está claro que ya no estamos en un orden mundial posterior a la Guerra Fría.

La guerra en Ucrania se produce a raíz de la pandemia de COVID-19 que comenzó en 2020, la crisis de la democracia estadounidense que culminó con el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021 y la caótica retirada de Afganistán en agosto de 2021.

Pero, lo que es más importante, tiene lugar tras las grandes perturbaciones que se aceleraron en 2016 con el Brexit, el intento de golpe de estado en Turquía, la elección del presidente Duterte en Filipinas y, especialmente, la elección del presidente Donald Trump en Estados Unidos, un hombre quien estaba enredado en una relación muy ambigua (o peor) con el presidente ruso Vladimir Putin.

Una debilidad en la percepción de la amenaza rusa

La guerra en Ucrania confirma una gran intuición del pontificado de Francisco: que actualmente estamos viviendo una Tercera Guerra Mundial ” fragmentada “, algo de lo que ya habló en 2014 en referencia al conflicto en Siria.

También corrobora la interpretación del Papa actual como un posible regreso a la década de 1930 y sus advertencias contra el retorno del populismo hitleriano , especialmente a partir de 2017.

A pesar de las innegables fallas del sistema democrático en Ucrania, la invasión rusa de un estado soberano también es parte del choque entre los sistemas autoritarios etnopopulistas por un lado y las aspiraciones democráticas de las naciones y los pueblos por el otro.

También confirma una debilidad que ha tenido este papado al percibir la amenaza rusa. O tal vez no ha sabido comunicar cómo el deseo del Papa de primar al Patriarcado de Moscú como un socio preferente en el progreso del ecumenismo y en las relaciones internacionales no ha influido en la respuesta de la diplomacia del Vaticano a las amenazas contra la paz que Putin viene planteando desde hace mucho tiempo.

Esto se pudo ver ya hace varios años.

La respuesta inicial del Papa a la invasión de Putin

El Patriarcado de Moscú sigue siendo el interlocutor indispensable a los ojos de Roma, pero estudiosos de la tradición ortodoxa oriental llevan años advirtiendo a Occidente sobre la manipulación de la Iglesia por parte de Putin al servicio de una ideología neoimperial. Esta manipulación está teniendo consecuencias que van más allá de Rusia y mucho más allá de la religión.

El Vaticano y el Papa Francisco han tratado de corregir el rumbo en los últimos días, pero entre los católicos ucranianos se puede sentir una tranquila sensación de decepción. Hay una diferencia con lo que hizo Francisco en crisis anteriores. Por ejemplo, dirigió personalmente una vigilia de oración en la Plaza de San Pedro el 7 de septiembre de 2013, cuando Estados Unidos amenazaba con atacar a Siria, algo muy diferente de las declaraciones y gestos públicos que ha hecho hacia Ucrania y Rusia.

En el período previo a la invasión del 24 de febrero, los llamamientos personales de Francisco fueron tímidos y moldeados por la renuencia a llamar a la agresión rusa por lo que era. Y hasta finales de febrero, el Papa y los medios del Vaticano han sido muy cuidadosos en evitar mencionar a Rusia y Putin.

Complicando la narrativa política general del pontificado de Francisco

Esta guerra es una prueba clave para la doctrina vaticana de la “neutralidad positiva”, como señaló el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, en un discurso en febrero de 2019, una postura que contribuye a construir un diálogo entre las partes involucradas en favor de la promoción. de derechos humanos.

La guerra en Ucrania también complica aspectos clave de la narrativa política general del pontificado de Francisco. En sus enseñanzas y gestos, el Papa argentino se detiene con razón en las faltas y responsabilidades de Occidente, por ejemplo sobre la inmigración, los refugiados, el medio ambiente.

Lo hace sin adoptar nunca la ideología del antiliberalismo, pero está claramente tratando de desenganchar el catolicismo del orden neoliberal occidental, a favor de una perspectiva global poscapitalista más alineada con los valores de la enseñanza social católica.

Pero resulta que las amenazas contra los valores de la doctrina social católica -empezando por la dignidad de toda persona humana- no provienen sólo del capitalismo occidental y de la modernidad neoliberal. También provienen de otros sistemas que el Vaticano ha sido cauteloso en criticar abiertamente, adoptados por las potencias globales emergentes o que regresan: Rusia, así como China e India.

La guerra y las trayectorias teológicas en el catolicismo global

Además, el intento de Francisco de ofrecer una alternativa al neoliberalismo occidental ahora debe tener en cuenta que, con el regreso de una confrontación directa como la Guerra Fría, el enfoque católico del mundo global también podría tener que lidiar una vez más con una nueva generación de aquellos “liberales de la Guerra Fría” que fueron un pilar fundamental del catolicismo estadounidense del siglo XX.

El Papa, en cambio, se ha alejado mucho de esta mentalidad, tanto teológica como políticamente. También es probable que la guerra en Ucrania tenga consecuencias importantes para las trayectorias teológicas del catolicismo global.

Por una parte, enseñar y hablar del Concilio Vaticano II (1962-65) se ha vuelto terriblemente complicado.

Las aspiraciones conciliares de unidad ecuménica e interreligiosa en la única familia humana parecen hoy algo perdido en el pasado, especialmente para los estudiantes nacidos en los años inmediatamente anteriores o posteriores al 11 de septiembre. Solo han conocido un mundo moldeado por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Paralelamente a esto, la guerra de Putin en Ucrania está cambiando (o podría cambiar) algunas de las suposiciones que el catolicismo posterior al Vaticano II ha sostenido sobre la paz y la guerra.

Esto no quiere decir que vaya a cambiar la enseñanza de la Iglesia sobre la paz desde Juan XXIII en adelante, sino la forma en que los católicos perciben la cuestión.

Cuestionando la “guerra justa” y la democracia

Hasta ahora ha habido un impulso para repensar la teoría de la “guerra justa” de la Iglesia, incluso hasta el punto de abandonarla oficialmente. Una conferencia de Pax Christi que se celebró en el Vaticano en abril de 2016 pidió, en cambio, una radicalización profética de la enseñanza sobre la paz.

Pero eso ahora es más difícil de aceptar, especialmente si vives en Europa del Este y te sientes amenazado por la Rusia de Putin.

Al mismo tiempo, el argumento a favor de la paz de Juan XXIII, que se encuentra en su testamento personal y en la última encíclica Pacem in Terris , es más relevante hoy que nunca.

Finalmente, la guerra de Ucrania podría y debería despertar a las Iglesias, especialmente a las católicas, de su agnosticismo moral y teológico hacia la democracia.

Es cierto que la propaganda de Putin apela a los sentimientos nacionalistas y neoimperiales de los ortodoxos rusos más que a la gente de Occidente.

Pero al mismo tiempo, hemos visto en los últimos años no solo la propagación del sentimiento pro-Putin en los Estados Unidos, sino también el aumento del resentimiento pro-Putin entre los católicos prominentes.

La fascinación del catolicismo estadounidense de derecha por Vladimir Putin

Las publicaciones más recientes en las redes sociales de los gurús del catolicismo antiliberal e integrista en los EE. UU. sobre la guerra en Ucrania son una prueba de la radicalización de esta cultura. No está solo en algunos rincones oscuros de Internet: se ha convertido en parte del nuevo establishment católico.

El asalto de Rusia a Ucrania incluye un elemento de cruzada que varios conservadores religiosos influyentes o reaccionarios encuentran entrañable. Son los mismos sospechosos que siempre han acusado al Papa Francisco de ser un populista y no un verdadero católico.

Es difícil describir la corrupción intelectual y moral de los derechistas católicos de EE. UU. que ahora se burlan de Ucrania cuando no animan abiertamente a Putin. Desde 2016, los medios católicos de derecha han apoyado ciega y regularmente a los partidarios de Putin, si no al propio Putin.

Entre los que han pagado el precio de esta corrupción intelectual y moral, también está la unidad de la comunidad ortodoxa oriental en los Estados Unidos.

Hay algunos puntos en común entre la causa perdida de Putin (“la ruptura de la Unión Soviética fue la mayor tragedia geopolítica del siglo XX”) y la causa perdida de los conservadores estadounidenses (la Guerra Civil como una “lucha noble” por los derechos de los estados).

Putin ha abierto una brecha entre diferentes frentes en las “guerras culturales” que han envuelto a las Iglesias desde la década de 1990 con el final de la Guerra Fría. Y no es una coincidencia.

La invasión de Ucrania podría ser un punto de inflexión.

“Guerras reales” y “guerras culturales”El asalto contra el Capitolio en enero de 2021 no estalló la burbuja de los católicos trumpianos, pero su apoyo a la guerra de Putin en Ucrania podría lograrlo. Esto es cierto para los católicos trumpianos en los Estados Unidos, pero también en otros países.

En Italia, por ejemplo, líderes de extrema derecha como Matteo Salvini y Giorgia Meloni han abrazado la retórica antioccidental de Putin en los últimos años.

Pero este momento no solo arroja luz sobre algunos intelectuales desquiciados y el Partido Republicano en Estados Unidos. También tiene algo importante que decir a los líderes católicos, especialmente a los obispos.

Los comentarios positivos sobre Rusia y Putin son una extensión de las guerras culturales y las políticas de agravios que han animado a la derecha católica mundial.

La popularidad de Putin es parte de un ethos de resentimiento proveniente de católicos integralistas en Occidente contra un mundo cosmopolita y secularizado. El “ecumenismo del odio” del que hablaba hace unos años la revista La Civiltà Cattolica , aprobada por el Vaticano y dirigida por jesuitas , en referencia a Estados Unidos, también tiene dimensiones internacionales.

Los cismas de la iglesia a veces siguen o incluso anuncian una guerra. Hay más de una palabra en común entre “guerras culturales” y “guerras reales”: una lleva fácilmente a la otra.

Sígueme en Twitter @MassimoFaggioli

9 comentarios

  • carmen

    Por qué no puede un país solicitar entrar en la OTAN? Otra cosa es lo que le interese a la OTAN. Es un juego político. Bueno, era. Ya no es un juego, es la guerra. Y sabe usted perfectamente lo que supondría para los bloques el que Ucrania entrase en la OTAN como miembro de pleno derecho. Aquí no hay ningún tonto. Hay muchísimo detrás , por eso mismo lo lleva intentando Ucrania años y la OTAN no da luz verde. No es una cuestión baladí. Aunque en el fondo es muy sencillo, se llama derecho a la libertad de un país a gestionarse como lo vea oportuno.

    Pero claro, soy de las que si fuese ucraniana y joven, estaría defendiendo a mí país . Los entiendo perfectamente. Claro, en la distancia.

  • JORGE TIRADO COLON

    yo lo veo de ésta manera:  si el mundo quier y desea la paz; entonces loque hay que lograr que ucrania abandone sus peticiones de pertenecer a la OTAN y putin debería aceptarlo; poroque si no, el estaría dándoles la razón a los ucranianos………..

  • carmen

    Pues no lo encuentro. Ha debido de ser de esas veces que me meto en un artículo y en otro dentro de él y otro…

    No hay manera. Llevo media hora o más buscándolo. Lo único que sé es que no era , iba a decir dos nombres, pero no me atrevo. Soy un desastre para eso.

    Si alguien lo ha leído, por fa, que me lo diga porque es tremendo esto. Lo he leído y no lo encuentro.

    A lo mejor ha sido en otro periódico. Ya no sé.

  • carmen

    Pienso que EEUU, por supuesto, y Europa, están decididos a que Ucrania sea una especie de víctima propiciatoria para calmar a Rusia.

    Lo veo todo de un cinismo tan tan brutal…

  • carmen

    Hay un artículo en El Pais, un periódico rojo para unos y cuasifascista para otros, una entrevista a un historiador, creo que es inglés. Dice estar desolado porque ha tomado conciencia de que La Historia no nos vale para nada. Piensa que su vida , dedicada al estudio del siglo XX es papel mojado. Su vida profesional es papel mojado. Así se siente.

    No sabe lo bien que lo entiendo. Y no soy historiadora , ni política, ni cristiana ni nada.

    No entendí nada hace días y sigo sin entender. Bueno, no es cierto. La historia se repite. Lo que no sabemos es cómo va a acabar esta vez. Ya lo dirán los libros de historia del futuro. Se harán documentales con la cantidad de documentos que hay hoy día, películas, se escribirán libros y en cada país se leerán unos u otros …

    Y la historia se volverá a repetir.

    También estoy desolada.

    • Antonio Duato

      ¿No nos puedes buscar esta entrevista y poner el enlace? He leído otros artículos hoy en El País sobre las lecciones de la historia, de Middelaar, Milanovic y El Hachmi, pero no creo que sean esos a los que te refieres.

  • carmen

    No eres la única que se ha extrañado al leer este texto. La verdad, no lo he entendido bien, todo mezclado y…pero me he vuelto discreta, en la medida de que soy capaz. Todos y todas podemos mejorar…y estoy un poco cansadica de ser un verso suelto. Pero me encanta leer otros versos con mi misma rima.

  • ana rodrigo

    ¡¡¡Lo que nos faltaba!!!! que las religiones y el mismísimo Papa sean copartícipes de las decisiones de un loco con patologías personales y políticas SUPERLATIVAS. Putin lleva preparando su idea imperialista desde hace mucho tiempo. Meter, como hace el señor Fragioli, un cóctel de causas que van desde el COVID19 hasta el presidente de Filipinas, no sé con qué idea, no entiendo nada. Perdonad, pero quizá yo esté un poco o muy obtusa en este momento.

    Buen día a todos y a todas.

     

Deja un comentario