INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6367 Artículos. - 99618 Comentarios.

La Iglesia del fin del mundo

Preámbulo

Cuando Jorge Bergolio, cardenal de Buenos Aires, Argentina, fue elegido Papa en 2013, inmediatamente fue llamado Papa “del fin del mundo.” Los especialistas de Nostradamus y del monje Malaquías del siglo XI que predijó, en los años 1143-1144,  los 112 Papas à venir, pusieron de relieve el hecto de que el Papa Francisco era el ultimo papa de la lista y que respondia bien ,como papa jésuite, a las predicciones de estos dos profetas de que, él sería el último Papa.

Con la llegada del Papa Francisco, la imagen de una Iglesia Santa Católica y Apostólica, sin olvidar la llamada infalibilidad, fue rápidamente reducida a una realidad que puso de manifiesto los escándalos, las manipulaciones, las omisiones sobre muchos hechos que estas mismas autoridades preferían decir nada. Lo que permaneció oculto pronto salió a la luz. Fue la toma de conciencia de abusos sexualles  por parte de varios integrantes de esta institución. Fueron también los escándalos relacionados con la gestión del Banco del Vaticano y manejados por cardenales y obispos sin escrúpulos. Nos queda siempre sin respuesta las causas de la muerte del Papa Juan Pablo I, cuya muerte queda con interrogantes. A esto se suman las alianzas del Vaticano y varios episcopados con la gran potencia, Estados Unidos, que controla el mundo y es generoso con quienes cooperan con él. Habría toda una historia que contar sobre estas diversas alianzas donde “los pastores, en todos los niveles, se transforman en figuras políticas, detrás de la imagen que los presenta como representantes de Dios”.

Hay que reconocer, en el Papa Francisco, el coraje que tuvó para que salgan a luz esos escandalos. Muchos cristianos y cristianas  denunciaron, públicamente, toda esta doble vida, protagonizada por quienes dirigen la Iglesia: sacerdotes, obispos, cardenales y sin olvidar a la Curia Romana, una verdadera CIA del Vaticano. En la misma línea, muchos creyentes alzan la voz para denunciar a estos personajes de doble cara. Todo esto lleva al Pueblo de Dios a desvincularse cada vez más de estos personajes en los que habían depositado toda su confianza. La credibilidad que podrían haber tenido en ellos se deteriora día a día. Atrás quedaron los días en que se les permitía cualquier cosa. La fe, don de Dios, se basa ante todo en el testimonio y el mensaje que Jesús de Nazaret dejó a todas las personas de buena voluntad. No se puede servir a dos maestros a la vez, nos dice Jesús Nazareno.  El “dejarlo todo para seguir a Jesús” no se nota mucho cuando vemos a estos personajes, vestidos de tejiddos finos, con aire patriarcal.

Al lanzar el gran movimiento de la Sinodalidad, a nivel de la Iglesia universal, el Papa Francisco abre la puerta a todos los cristianos del mundo para que ellos mismos se hagan cargo de la organización de su propia vida de fe con todos los recursos y poderes que el Evangelio de Jesús de Nazaret pone a sus disposiciónes. Ya, Él y su Espíritu están presentes en cada persona. También tienen los mismos poderes que Jesús confió a Pedro: “lo que atares en la tierra quedará atado en el cielo y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”. Este mismo poder se da también a la comunidad de los cristianos, unidos en la fe. A estos Jesús les dijo las mismas cosas que le dijo a Pedro.

Mateo 16,19: a Pedro: “A ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos.

Mateo 18,18: al Pueblo “De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. “

 

LOS PRIMEROS PASOS DE LA IGLESIA DEL FIN DE LOS TIEMPOS

Ya, sólo en esta etapa, la Iglesia como institución que conocemos en las jerarquías católicas y los poderes del Estado Vaticano está en vía de desaparecer sin  que sea para los creyentes el fin de la fe cristiana y del Pueblo de Dios .De una Iglesia institucional unipolar pasamos gradualmente a una Iglesia multipolar, rica en toda la diversidad humana, sostenida por el Resucitado y animada por su Espíritu que distribuye sus dones como le parece. Esta presencia viva del Resucitado y de su Espíritu es el fundamento de nuestra fe y la fuente del cumplimiento de la voluntad del Padre, más atenta a nuestra fraternidad que a rituales que no la tienen en cuenta.

Estamos pasando de una Iglesia unipolar a una Iglesia multipolar. Esta ultima ya no se basa en la Institución de la Iglesia que hemos conocido durante siglos, sino en las centenares de comunidades de todas las partes del mundo. Esta última deja espacio a las comunidades locales de creyentes que deciden por sí mismas del camino a seguirpara testimoniar del Espíritu de Jesús de Nazaret en su propio entorno. El ““Amaos los unos a los otros” es el mandato mas importante de Jesus a sus disciples.” Este mandato se aclara con lo que nos dejò Jesus, poco tiempo antes de ser crucificado, al saber sobre que seremos jusgados. 

El juicio sobre las naciones” Mateo 25: “el culto que más agrada al Padre”

31 “Cuando venga el Hijo del hombre rodeado de esplendor y de todos los ángeles,j se sentará en su trono glorioso.k 32 Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros como el pastor separa las ovejas de las cabras. 33 Pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.l 34 Y dirá el Rey a los de su derecha: ‘Venid vosotros, los que mi Padre ha bendecido: recibid el reino que se os ha preparado desde la creación del mundo. 35 Porque tuve hambre y me disteis de comer,m tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me recibisteis, 36 anduve sin ropa y me vestisteis, caí enfermo y me visitasteis, estuve en la cárcel y vinisteis a verme.’ 37 Entonces los justos preguntarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? 38 ¿O cuándo te vimos forastero y te recibimos, o falto de ropa y te vestimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?’ 40 El Rey les contestará: ‘Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicisteis.’n

41 “Luego dirá el Rey a los de su izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos: id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.ñ 42 Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, 43 fui forastero y no me recibisteis, anduve sin ropa y no me vestisteis, caí enfermo y estuve en la cárcel, y no me visitasteis.’ 44 Entonces ellos preguntarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o falto de ropa, o enfermo o en la cárcel, y no te ayudamos?’ 45 El Rey les contestará: ‘Os aseguro que todo lo que no hicisteis por una de estas personas más humildes, tampoco por mí lo hicisteis.’o 46 Estos irán al castigo eterno, y los justos, a la vida eterna.”p

Si hay una moral que obliga a cualquier persona de buena voluntad, es la de este Juicio Final. Nadie puede escaparse de ella que indica el camino a seguir para entrar en la casa del Padre como nos revela el libro del Apocalipsis:

“21 1 Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe más. 2 Y vi la ciudad santa, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, dispuesta como una novia ataviada para su marido. 3 Y oí una gran voz desde el trono que decía: ¡He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres! Él morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos. 4 Enjugará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, y no habrá lamento, ni llanto, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron. 5 Y dijo el que estaba sentado en el trono: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y él dijo: Escribe; porque estas palabras son ciertas y verdaderas. 6 Y él me dijo: ¡Hecho está! Soy el alfa y el omega, el principio y el fin.

 

CONCLUSIÓN

Al partir del momento que se anticipa el paso de una Iglesia unipolar a una Iglesia multipolar al partir de las decisiones resultadas del Pueblo de Dios, a traves la sinodalidad, todas la autoridades de la “Institucion ecclésial” no son mas necesarias en la Iglesia multilateral. Lo que estamos viviendo actualmente nos obliga a asumir por nosotros mismos la cotidianidad de nuestra fe que nos conduce a la solidaridad con todos y todas que sufren de lo que esta sucediendo. El amor de los unos con los otros se impone mas que nunca. “Yo les reconoceré no por lo que dicen sino por lo que hachen” 

En la fe, tenemos el privilegio de contar con Jesús de Nazaret, el Hombre que venció la muerte y a quien, el Padre le dió ltodos los poderes para abrirnos las puertas de la casa del Padre. Nunca olvidemos que él está siempre en el corazon de nuestra vida y con el cual podemos hablar con toda confianza.

La humanidad, creada al imagen de Dios Padre, debe recuperar su verdadera naturaleza, a la que nos conduce Jesús, el salvador de nuestra humanidad. En él nos espera un mundo nuevo, liberados de las fuerzas del mal, para experimentar plenamente la gran fraternidad humana en la persona del Resucitado. Para los cristianos y las personas de buena voluntad, la muerte no es aniquilamientosino renacimiento a la imagen del Padre y del Hijo.

Detrás de los sufrimientos que vivimos está la esperanza de un nuevo día y un nuevo mundo que nos llenará con la plenitud de una eternidad de felicidad.

Óscar Fortín

 version en frances:

https://humanisme.blogspot.com/2022/01/leglise-de-la-fin-des-temps-preambule.html

13 de enero de 2022

31 comentarios

  • M. Luisa

    Ya se me disculpará  pues  ya veo que el momento álgido del diálogo ya pasó, pero si se me permite, independientemente  de que  mi entrada a destiempo  propicie a reemprenderlo cosa   que no es mi intención, déjenme  aunque sea  decir algunas pequeñeces.

    Sigo refiriéndome a lo comentado por el amigo  Isidoro sin que por ello, naturalmente,  espere respuesta alguna. Solo lo dejo en el aire.

    Si afrontamos el problema con la hondura del tiempo  entonces  en él  habremos de incluir, además  del fenómeno lingüístico,   también el cambio fenoménico  que en el tiempo  ha sufrido  la física en general.  La cual cosa  si el tema del contexto es igualmente importante como nos recuerda Isidoro,  entonces en esta  inclusión  estarán dadas las condiciones para afrontar el problema unitariamente, el lingüístico y el físico

    Ahora bien, como ejemplo,  también yo  al igual que  Isidoro  me valdré del término “salvación” pero en ambos sentidos no solamente en el lingüístico sino también en el físico.

    Y digo esto porque  el valor de la salvación  no se lo da  la especie humana como tal,  sino el modo de ser de lo humano.

    ¿Acaso las personas a las que Jesús se dirigía con sus actos (excelencia ética)      no tenían   individualidad propia?   No se trata, por tanto, de seres individuales sino de la distancia   que la persona con su tenencia individual ha de recorrer  para realizarse como tal.  Y es en esa realización no grupal (suma de individuos) sino realización  social y humana   en lo que consiste la salvación.    Es decir,  no solamente en su consideración conceptual o lingüística del término sino también en su sentido físico. Que es en donde recae todo el potencial transformador  del recorrido en cuanto seguimiento  y no en cuanto  mera imitación.  La iglesia se la juega en función  de una o de otra opción.

    Una vez más,  mi agradecimiento

  • M. Luisa

    ¿Me pregunto  si   el único sujeto que cuenta e importa en la dinámica del  Universo son las especies?

    El Universo en efecto puede tener esa dinámica  especial, pero también posee un dinamismo  propio  ¿Qué quiero decir con esto? Que si la dinámica es fuerza de producción  el dinamismo  es energía propulsora.

    Esta distinción tal vez sirva  para  dar a comprender  a la vez  el sentido que hay que darle al término “maduración” que tanto nos sale al paso como en este tema en el que Isidoro nos dice que “O, alcanzamos la maduración  y desarrollo de nuestra naturaleza o simplemente desaparecemos”.

    El alcance de la capacidad humana  va más allá  de una mera dinámica    lo cual eso significa  que si hay que madurar es porque se está previamente capacitado para ello  y esta es la razón  de la maduración.  La maduración no consiste en tener que madurar (perspectiva exógena)  sino ser autosuficiente (capacidad) perspectiva endógena-funcional  viviendo la experiencia de la maduración como energía propulsora   para realizarnos como humanos y no solo como especie.

    • M. Luisa

      Pienso que lo que nos viene a decir el autor es que lo que prevalecerá será la excelencia de la ética evangélica y con esto sí que estoy de pleno acuerdo con él

      ¡Un saludo y muchas gracias!!

  • GRACIAS A ANTONIO DUATO Y GONZALO HAYA POR HABERME PERMITIDO Y MOTIIVADO PARA  COMPARTIR CON TODOS USTEDES LA REFLEXION DEL PRESENTE ARTICULO. ME QUEDO AGRADECIDO POR TODOS LOS COMENTARIOS. LA VERDAD SALE DEL COMPARTIR DE LOS UNOS CON LOS OTROS. Gracias…

    • Román Díaz Ayala

      Gracias te doy a ti, Oscar  Lo hago en calidad de lector de Atrio  y comentarista ocasional.

      Nos has traido un tema que es fuente de nuestras preocupaciones  de creyentes actuales inmersos en el proceso sinodal

       

  • Román Díaz Ayala

    El Protestantismo nació policéfalo y parcialmente multipolar. La reforma iniciada por Martín Lutero en Alemania inmediatamente se fue  contaminando de diferentes ópticas, La idea troncal permanecía en hacer un recurso  a las Sagradas Escrituras (Scriptura sola) como ahora se apela a una reducción a los Evangelios ( los Sinópticos y el Jesús histórico) y en la justificación por la fe, como ahora se introduce la razón científica como principal o única fuente de conocimientos.

    La apelación a la autoridad civil, según la línea iniciada por Lutero produciendo así las fuertes iglesias nacionales de Alemania (Norte y Este), también en la Península Escandinava, con el anglicanismo en Inglaterra, Zuinglio en Zurich y el presbisterianismo de Escocia. Pero al mismo tiempo existieron fuertes movimientos radicales e independientes en general de las autoridades pública. Estos apuntaban a la institución de la Iglesia y a sus sacramentos suprimiéndolos casi en su totalidad.

    De ahí que las primeras conservaran  la estructura de una jerarquía tradicional ( sin el papado). Otras, poniendo su énfasis en el sacerdocio universal de los creyentes, suprimían la jerarquía provocando que los ministerios y los órganos de gobierno emanaran de la comunidad.

    Con el tiempo el protestantismo ha creado sus propias tradiciones perdiendo cada vez más la unidad de la doctrina, todas supuestamente basadas en las Escrituras.

  • Román Díaz Ayala

    Me gustaría volver una vez más a la sustancia del razonamiento expuesto por Oscar Fortín:

    “La Iglesia como institución que conocemos en las jerarquías católicas y los poderes del Estado Vaticano está en vía de desaparecer sin que sea para los creyentes el fin de la fe cristiana y del Pueblo de Dios. De una iglesia institucional unipolar pasamos gradualmente a una Iglesia multipolar”.

    Quizás  parezca  que los tiempos son nuevos, porque por primera vez nos planteamos esos problemas. Además, quienes acepten esto, puede que piensen que su novedad radica en su radicalidad. Pero sigue siendo una cuestión de perspectiva.

    Hasta el año 1054 la religión cristiana era una, pero desde entonces la cristiandad se vio escindida por un desacuerdo entre el papa León IX y el patriarca Miguel I, obispo de Constantinopla. Aquello se llamó el Cisma de Oriente y la iglesia cristiana oriental comenzó a llamarse Iglesia Ortodoxa. La fe cristiana no desapareció y el único Pueblo de Dios tuvo su continuación.

    Hubo que esperar a 1520 para una conmoción igual con los “escritos reformadores ” de Lutero y el nacimiento oficial de la Reforma Protestante.

  • ana rodrigo

    Pienso que la larga historia de la Institución-Iglesia se debe a su estructura jerárquica-piramidal. Mantener la ortodoxia y la acumulación de tradiciones (la mayoría obsoletas), ya sea en teología, exégesis, normas morales, Derecho canónico, es decir leyes, etc. etc., solamente se puede mantener con una sola cabeza en la cúspide, el Papa, que a su vez, va delegando supongo que con “voto” de obediencia real, a quienes le siguen de forma jerarquizada, muy importante, como son los cardenales, arzobispos, obispos y el resto del clero.

    El miedo que tienen los enemigos de Francisco es lo que puede suponer este control casi unipersonal, el del Papa, y que si entra el pueblo de forma democrática o multipolar, se vaya a producir el caos: así que nada de pluralidad. Alguien dijo hace unos días aquí en atrio, algo así como que la Iglesia tiene su parte divina que deben dirigirla los sucesores de los doce apóstoles, y una parte humana que formaríamos el resto del Pueblo de Dios.

    El quitar capacidad y calidad a lo que podamos pensar quienes no somos clérigos, es un insulto grave a la vez que básico, de menospreciar a inmensidad de creyentes, por no decir a la mayoría de creyentes a quienes Dios no nos ha concedido la capacidad de pensar, de reflexionar, de estudiar, de argumentar, etc. etc., por lo que termina siendo una ofensa a Dios que discrimina a las personas según sea su oficio, clérigo o no clérigo, poder sagrado o masa humana, poderes divinos o humanos vulgares…

    Y en parte, tienen razón, pues ahí tenemos las diversas iglesias protestantes por no tener una única cabeza directriz de mantener la unidad. Pero, pienso yo, que alguna otra opción habrá que evite esta división y siga la unidad dentro de la pluralidad de nuevas investigaciones aceptables por ser evangélicas, que es el nexo indiscutible del Cristianismo, Jesús como referente desde una buena exégesis.

    • ana rodrigo

      En este párrafo quise decir:El miedo que tienen los enemigos de Francisco es lo que puede suponer este control  ” “lo que puede suponer perder el control”

  • Isidoro Garcia

    Perdonad que sea pesado y contreras. No es que los primeros cristianos se inventaron una Iglesia, sino que interpretaron mal las palabras recordadas de Jesús. Las palabras tienen un significado, pero también pueden tener varios en función del contexto.

    Y si se utiliza un sentido u otro, una misma frase, adquiere un significado totalmente distinto. (Ese creo yo que fue el problema de la interpretación de las palabras recordadas de Jesús, en los primeros tiempos del cristianismo).

    Por ejemplo, la “salvación”, tiene un  significado totalmente distinto, si se refiere a los individuos, o a la especie humana.

    Los judíos, tenían una religión fundamentalmente tribal, no individual, y el contrato con Yhavé era que este cuidaría del pueblo judío, no de cada uno de los individuos aisladamente.

    Luego con la helenización a partir de Alejandro, empezaron a entrar influencias helenísticas, del alma individual de Platón. Pero es muy posible que Jesús, que era bastante tradicional judío, no tuviera en cuenta esa acepción, sino la clásica judía.

    Y así, todas las referencias de Jesús, a la salvación, quizás iban en la línea de la “salvación” de la Humanidad, o sea de su desarrollo y triunfo evolutivo, en el contexto de la Vida del Universo.

    Y así frases como las citas por Román: “Gracias al Padre, que os hizo capaces de participar en la luminosa herencia de los santos”, y que está en Colosenses 1,12, pueden ser referencias a la participación individual en el éxito general de la Humanidad.

    Incluso la idea de la “Comunión de los Santos”, abunda en esa idea, y habla de que el “la excelencia” de unos pocos, beneficia a todos los humanos, pues en realidad, el único sujeto que cuenta e importa en la dinámica del Universo, son las especies, y no los individuos. (Cuando España gana un partido de fútbol, lo ganamos todos, no los 11 futbolistas).

    Con estos planteamientos, que creo que no son nada exagerados, ni excéntricos, todas las frases evangélicas referentes a juicios y castigos individuales, pueden no haber sido mas que fruto de una consecuencia coherente, de una mala interpretación inicial de la “salvación”.

    La Humanidad en su conjunto, se enfrenta a un juicio cósmico, para dilucidar si somos aptos para la convivencia entre las especies inteligentes del cosmos, (el Reino de Dios), y ahí sí que nos la jugamos: O alcanzamos la maduración y desarrollo de nuestra naturaleza, o simplemente desapareceremos.

    Todos los problemas que tenemos que afrontar, los ecológicos, los de convivencia pacífica y no agresiva, y la lucha contra el sufrimiento humano, y por lograr una autoorganización mínimamente justa y razonable, serán los que dictaminarán nuestro futuro.

    Por eso es bonito suponer que existe una Organización directiva humana, que dirigidos por un “Cristo”, y sus ayudantes, (los “santos”, el “Cuerpo del Cristo”), en la sombra, velan y nos protegerán ante los muchos y graves peligros futuros de extinción de la Humanidad, en medio de un océano de sufrimiento.

    Esa organización invisible sería la verdadera Iglesia de Jesús, mientras que la visible, no es más que un torpe remedo, una parodia que señala el camino, pero a la que sus pobres fuerzas humanas, no le dan para más, e incapaz de una verdadera autocrítica, intoxicados y borrachos por una interpretación cultural errónea de las palabras de Jesús.

    Al final, todos aprenderemos las cosas. Y los primeros en aprender debemos ser, los últimos en llegar en la historia. Los últimos seremos los primeros en entender.

    • ana rodrigo

      De acuerdo contigo, Isidoro, es en lo que yo tanto insisto, exégesis y más exégesis. La literalidad de los textos pueden descontextualizar el sentido y el contenido de lo que se dice en los mismos.

      Unos evangelios que se escribieron decenas de años después de Jesús, de boca a boca, es muy difícil repetir literalmente las palabras atribuidas a Jesús en texto y en su contexto, hasta sacar conclusiones totalmente diferentes según se lea de una manera o de otra, es decir, lo que dijo y lo que quiso decir. Además de lo que los evangelistas quisieron que dijera, pues escribían para sus comunidades.

      Especialmente después de que Pablo de Tarso hiciese su interpretación a partir de un Cristo resucitado, Mesías del pueblo judío, y que , dejó escrito, que a él no le importaba el Jesús humano. Así que toda su teología partió del Cristo resucitado, el Mesías esperado por Israel. Aunque tuviese el mérito de ampliar el mensaje de Jesús a los gentiles, a los no judíos y otro muchos valores. Pero sí condicionó mucho el futuro de la Iglesia (algunos dicen que fue el auténtico fundador de la Iglesia-Institución).

    • Santiago

      No se trata, Isidoro, de “palabras mal interpretadas”…Si fuera así jamás hubiera habido la unidad de la FE, porque a pesar de las diferencias todos los Apóstoles y Evangelistas concuerdan en que Jesús era el Mesías y prueban que todas las profecías del AT coinciden asombrosamente en EL…Hay que leer el NT en el contexto de toda la Escritura para darse cuenta que no pudo existir ni invención, ni mala interpretación…Además según el evangelista,historiador, e investigador Lucas (ver Prólogo Lc.1:1-4) en los Hechos de los Apóstoles afirma que Jesús mismo “desde un principio hizo y enseñó” e “instruyó en el Espíritu Santo a los Apóstoles…despúes de Su Pasión…y se había presentado vivo, con muchas pruebas evidentes, dejándose ver de ellos dentro del espacio de cuarenta días y hablándoles de las cosas referentes al Reino de Dios”……mas  recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos así en Jerusalén como en toda la Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1: 1-8)

      Los Evangelios no son mas que la predicación oral apostólica puesta por escrito.  Los autores son testigos contemporáneos de los “hechos públicos” de la vida de Jesús de Nazaret…Todo el siglo I del cristianismo está dominado por el testimonio de los TESTIGOS……..Son los testigos-mártires los que dan ese TESTIMONIO de la VERDAD del Evangelio…No se pueden  “deformar” los hechos, ni inventar mitos falsos, ni mentir y reconstruir acontecimientos y situaciones cuando todavían viven los testigos que según el apologista Quadratus muchos entroncan con el siglo II…Los testigos de Cristo saben lo que escriben, y mueren por confesar lo que han visto o conocen por testimonio directo de los testigos presenciales…Es por fuente directa que conocen y escriben sin embellecer ni exagerar “los hechos”…En la mayoría de los casos se limitan a narrar sobriamente…Unánimamente mueren mártires confesando la doctrina de Jesús…A quien ve lo que escribe o predica y se deja matar libremente por mantener lo que ha escrito o predicado, ya se le puede creer…mucho mas si el testimonio es “unánime” como el de los Apóstoles que presentan la prueba “testifical” a favor de la verdad del Evangelio …Máxime si los Evangelios -llamados Las Memorias de los Apóstoles- se leen en las reuniones litúrgicas de los cristianos y sus citas se propagan entre las comunidades cristianas…concurridas por supuestos por los seguidores de Jesús que “lo vieron y lo oyeron” ya que “grandes muchedumbres seguían al Maestro…No cabe la “mala interpretación”, está fuera de lugar entre la multiplicidad de testimonios veraces…

      Existe un aforismo en ética que dice: “Nemo gratix mendax” o sea “Nadie miente sin interés”. La psicología de la mentira es siempre interesada. En nuestros autores no se prueba qué interés pudo motivar la mentira. Y ni siquiera la “mala interpretación” de los que vivieron íntimamente al lado del Maestro y “se recostaron en su pecho” porque Jesús no hablaba en términos filosóficos o teológicos, sino en parábolas fáciles de interpretar y empleaba el lenguaje “claro” y honesto del pueblo para explicar Su doctrina de salvación tal y como se puede comprobar leyendo los Evangelios en su verdadero contexto…no solo el exegético sino en el conjunto de la historia apostólica derivada de la predicación oral del kérigma primitivo de la Iglesia..No se trata de “literalidad” sino de “veracidad”

      Como los Evangelios y su verdadera interpretación a la luz de los Apóstoles no han podido ser destruídos y hoy en en día existen millones de ediciones mundiales, no es posible esperar que desaparezcan…porque en ellos se expresa la VERDAD del testimonio de Cristo….Son los libros mas atacados por los hechos que relatan y los que tienen mas referencias y citas muchas de ellas que llegan hasta el siglo I, mas ahora con las nuevas técnicas y descubrimientos arqueológicos…Solamente con las citas en grafitti y en piedra podríamos reconstuir TODOS los Evangelios…que es señal de la extraordinaria autoridad y veracidad que han irradiado desde todos los siglos.

      Isidoro, muchas gracias por tu interés y tu perseverancia.

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández 

       

       

  • Gonzalo Haya

    Destaco especialmente la contraposición Iglesia monopolar o multipolar, y me quedo con el calificativo de multipolar en el sentido de que la Iglesia es el pueblo de Dios, el conjunto de Iglesias locales (domésticas). En cuanto a “La Iglesia del fin del mundo” creo que juega con el equívoco del fin temporal o el fin espacial; del fin temporal no sabemos nada (aunque Jesús, o sus cronistas, lo creían inmediato); en cuanto al fin espacial ya dijeron desde su coronación de que Francisco venía del fin del mundo.

  • Santiago

    El origen directo de la Iglesia no fue producto de la invención humana como “se ha puesto de moda decir” ahora, en esta confusa era,  para negar la principal VERDAD que reside en Cristo…Porque si Cristo no “edificó” Su Iglesia sobre los Doce, a quien El llamó expresamente entonces ¿Quien fué?…puesto que no sólo el NT afirma a Cristo como el fundador de Su Iglesia, sino que también dan testimonio de ello las fuentes no cristianas, como el historiador judío Flavio Josefo (37/38-100 DC): “Por este tiempo vivió Jesús, un hombre sabio. Fue autor de obras increíbles y el maestro de todos los hombres que acogen la verdad con placer. Atrajo a muchos judíos y paganos…..Y aunque Pilato lo condenó a morir en cruz a causa de una acusación de los hombres principales entre nosotros, sus anteriores adeptos no le fueron desleales. Y hasta el día de hoy existe el linaje de los cristianos, que se denominan así en referencia a el” (Testimonio Flaviano, (18,63)

    Y asi podemos citar a Tácito (55-125) sobre los cristianos…”Aquel de quien tomaban el nombre, Cristo, había sido ejecutado en el reinado de Tiberio por el procurador Poncio Pilato…la execrable superstición ..irrumpía no sólo por Judea…sino tambien por la Ciudad..lugar en el que de todas partes confluyen (los cristianos) (Ann XV,44,2-3)   

    y a Plinio el Joven (61-113) en su correspondencia al emperador Trajano sobre la persecución de los crisitianos donde hacía referencia a las costumbre de la “comunidad cristiana” que se reunía “antes del alba  y cantar a coros un himno a Cristo como si fuera un dios” etc (Penna Ambiente Histórico-Cultural de los orígenes del cristianismo, trad. de Lera, Bilbao, 1994, 326) Y podíamos seguir con citas de Suetonio, de Frontón,  de Luciano de Samosata etc…Y tambien multiples fuentes judías 

    Por eso el fundador del cristianismo  fue, sin duda, Jesús de Nazaret…Así lo afirman las comunidades de la Iglesia de Antioquía y Jerusalén..DE hecho la investigación exegética ha puesto en evidencia el carácter arameo y tradicional d las formulas y confesiones de fe que encontramos en las cartas de Pablo. Lo que el transmite lo ha recibido como tradición sagrada de los Apóstoles seguidores de Cristo (1 Cor. 15,3)

    Cristo Dios es UNO y Su Verdad que el vino a dar como testimonio es la Iglesia que es de El y es UNA y ES el Cuerpo que el ha destinado para enseñar esa Verdad que reside en un sólo Cuerpo…Por eso, si fuera mas de UNO toda la enseñanza cierta sobre la Revelación de Cristo desaparecería…De esta manera, podemos discrepar en cuestiones no esenciales a la FE, pero las verdades enseñadas por Cristo son las únicas que identifican a los cristianos como tales..La Iglesia de Cristo seguirá siendo la de El mientras exista la UNIDAD en la FE, y no fuera de Ella. 

    Un saludo cordial

    Santiago Hernandez

  • El contexto de esas palabras al Pueblo:Si tu hermano te ofende, habla con él a solas para moverle a reconocer su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano.k 16 Si no te hace caso, llama a una o dos personas más, porque toda acusación debe basarse en el testimonio de dos o tres testigos.l 17 Si tampoco les hace caso a ellos, díselo a la congregación;m y si tampoco hace caso a la congregación, considéralo como un pagano o como uno de esos que cobran impuestos para Roma.
    18 “Os aseguro que todo lo que atéis en este mundo, también quedará atado en el cielo; y todo lo que desatéis en este mundo, también quedará desatado en el cielo.n
    19 “Además os digo que si dos de vosotros os ponéis de acuerdo aquí en la tierra para pedir algo en oración, mi Padre que está en el cielo os lo dará.ñ 20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.”oscar

  • Isidoro Garcia

    Amigo Román, en mi especulación, (que no es original mía, sino que hay confesiones religiosas que lo mantienen así), no es que yo crea en la vida futura solo para los “excelentes”, más bien creo que quizás no haya nada.

    Solo que la idea de la vida futura de los “excelentes”, es una hipótesis intermedia, entre la hipótesis del castigo a todos los que somos “escasos”, que considero injusto e impropio de la generosidad y misericordia de un Dios para el siglo XXI, y la oportunidad un cierto reconocimiento merecido hacia aquellas personas que han sido de gran utilidad y ejemplo a la Humanidad.

    Sería algo así, como un museo de personas ejemplares, una especie de Wikipedia, o antigua Larousse o Enciclopedia británica, donde colocamos a las personas que se han distinguido por su vida. Es de cierta justicia poética.

    Lo que pasa es que en el futuro próximo, en vez de una simple reseña escrita y una foto, se podría “reconstruir” la personalidad, en realidad virtual, con su pensamiento y voz, y hasta poder dialogar con ellos, como se hace hoy día con los asistentes personales.

    Y si solo el argumento para creer en la versión clásica es la fe literal en la versión escrita de las supuestas palabras de Jesús, me parece muy bien, pero no olvidemos, que por las razones que sean, Jesús, se equivocó, (según estos escritos), profetizando un inminente fin del mundo en su época.

    ¿No deberíamos utilizar la inteligencia que Dios nos ha dado, para interpretar personal y subjetivamente, las palabras de Jesús?.

    Es verdad que nos podemos equivocar en esa reinterpretación, pero también se pudieron equivocar los primeros seguidores, muchos de ellos, no fueron testigos directos de dichas palabras.

     

    Respecto al amigo Oscar, perdona que me enrollara ayer demasiado, y no fui al grano de tu artículo. Muchas veces se me va la olla.

    Pero tu idea de la multipolaridad, es un poco idealista. No tiene en cuenta la pluralidad del pensamiento humano.

    Dices que se necesitan “polos“, o representantes del pensamiento de cada comunidad. ¿Pero que sucede, si en una comunidad cristiana, como es lo habitual, hay un porcentaje que son integristas y fundamentalistas, otros que son progresistas, otros semiheréticos o herejes del todo, y otros protestantes y evangelistas?. Hay que dejar de ser “capillitas”, y abrirse a la universalidad y al pluralismo.

    Cada uno, piensa y cree lo que quiera, (o más bien, lo que puede), y posiblemente, ninguno está en la verdad completa. Si no caemos en el sectarismo simplificador, que dice que aquí la verdad la llevo yo, o el Comité Central, que somos cuatro, es como gobernar un autobús de locos. Pero el volante lo tiene que manejar uno solo, si no, nos vamos por el barranco.

    Las comunidades que no son ideológicas, y muy pequeñas, (partidos políticos, y así y todo siempre hay muchas disidencias), son una olla de grillos, muy difíciles de representar.

    Con un sistema de multipolaridad, si ahora hay una lucha por el poder en Roma, habrá cincuenta mil luchas por el poder, una en cada parroquia, y eso llevaría pronto a que hubiera cien mil parroquias. Muy complicado lo veo.

    • Isidoro, en tu intervencion, hay una frase que me reveló el hombre humide con mucha intelligencia

      :Respecto al amigo Oscar, perdona que me enrollara ayer demasiado, y no fui al grano de tu artículo. Muchas veces se me va la olla.

      Bien dia y muchas gracias

    • Román Díaz Ayala

      Isidoro, ya sé que tu especulación no es tuya, y no solamente por lo que dices que es propia de alguna otra confesión cristiana, sino también, porque el tema tal como lo iniciaste es moneda  algo  frecuente en  gente que interviene en Atrio. El posicionamiento en cuanto a este gran tema de las postrimerías. Nos viene tratado por la teología pues son cada uno de los novísimos del ser humano y que se explican como  muerte, juicio, infierno y gloria. En la exposición de Oscar Fortín es cosa que debemos dar como asumidas, al menos como sabidas en nuestro contexto católico, y rechazada por quienes no crean en ellas, cosa que tú has hecho con elegancia.

      Abusando de tu paciencia, quienes no creen en una vida después de la muerte no militan en cristiano, sino que se sitúan fuera aceptando el cristianismo, si acaso sí como un hecho o valor cultural. Dentro del protestantismo los adventistas, o sea la Iglesia de los Santos de los Últimos Días consideran que no hay infierno, sino que quienes mueren fuera de la fe dejan de existir consumidos por el fuego purificador, que es a lo que queda reducido ese infierno, pero nunca un lugar de tormento. Los testigos Cristianos de Jehová, no que sean una secta marginal del protestantismo, sino que rechazan cualquiera identificación con él, coinciden con los adventistas en cuanto al destino de los réprobos.

      • Román Díaz Ayala

        Isidoro, perdona me traicionó la mente:  Adventista del Séptimo Día (guardadores del sábado) es como debí escribir, y no a los mormones que  se denomina Iglesia  de los Santos de los Últimos Días, y que tienen su Mesías y sus libros sagrados.

        • Isidoro Garcia

          Amigo Román, llevas razón en que los que somos reacios a seguir la interpretación del mensaje de Jesús, que dió la Iglesia Católica, en los primeros cuatro siglos, formalmente no somos cristianos de carnet.

          Pero es normal, porque tampoco reconocemos que Jesús fundara ninguna Iglesia, y por ello menos aún, que le diera poder de expedir carnets de cristiano.

          Pero eso no importa. Para mí cristiano es aquel seguidor del mensaje humano de Jesús, lo que o exclye que se recononozca como “Señor” de la Humanidad, (un título como sería el de Jefe o Presidente, o Rey -que se utilizaba mucho antes), nombrado por quien tiene poder para nombrarle.

          Y a lo mejor, quizás la frase, “lo que atares en la Tierra será atado en el Cielo”, se refiere al mismo Jesús, y a su Organización de seguidores, y es la fórmula de reconocimiento como dirigentes de la Humanidad en la Tierra, y representante de esta, ante las instancias celestiales”, que quizás están menos lejanas de lo que creemos.

          (Ese sería el Jesús – Cristo cósmico, que seguro que le gusta a Luis Troyano. Son sueños esotéricos, muy bonitos, esperanzadores, y esclarecedores de muchos nudos indesatables cuando se está desierto).

  • Santiago

    “Jesús llamó a sus discípulos, y escogió entre ellos Doce, a quienes dió el nombre de Apóstoles” (Lc 6:13-15) y “llamando a sus Doce discípulos les dió potestad sobre los espíritus impuros para lanzarlos y para curar toda enfermedad y toda dolencia” (Mt. 10: 1) Y solamente a los Apóstoles va dirigido el poder de “atar y desatar” que es un término jurídico. Es por eso que para el ministerio ordenado solamente se dirige Cristo despues de resucitado a sus Apóstoles, los Once y les dice: 

    La Paz sea con vosotros. Como el Padre me ha enviado también os envío a vosotros. Esto dicho sopló sobre ellos y les dice: Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes los retuviereis, quedan retenidos..(Juan 20: 21-23) Este versículo va ligado al poder de “atar y desatar” de Mateo 18:18 que se refiere al Colegio de los Apóstoles, con Pedro a la cabeza….La Iglesia primitiva lo entendió correctamente desde el Concilio de Jerusalem pasando por la liturgia sacramental que estuvo siempre presidida por un ministro ordenado por la “imposición de las manos”…

    Cristo elige a Sus Apóstoles como levadura del Reino, como la sal de la tierra, y les dice SOLO a ellos “Id y enseñad todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñandoles todo lo que Yo os mandé que guardareis. Y sabed que Yo estaré con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos” (Mateo 28: 16-20)

    Por eso no puede existir una Iglesia de Cristo “plural”..porque Cristo es UNO y UNA es la Fe…No la “libre interpretación de la FE” sino la expuesta por los Apóstoles en la Iglesia Apóstolica…Jesucristo ruega por los Apóstoles que van a transmitir la FE:

    “No ruego por éstos solamente sino también por los que crean en Mi por medio de su palabra, que todos sean UNO como Tu,  Padre en Mi y Yo en Ti, que también ellos en nosotros sean UNO, para que el mundo crea que Tu me enviaste. (Juan 17: 20-22) La UNIDAD es en la FE del Evangelio que es apostólica…

    El que ama a Cristo y al prójimo es el que guarda Sus mandamientos, Jesús mismo lo afirma y la primera condición para seguirle es “creer” en El y en su filiación divina……esta es la FE de la Iglesia de Cristo….

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

  • Román Díaz Ayala

    Para una mentalidad judía, de la que esta inmersa la pequeña comunidad de Jesús, la Iglesia, Comunidad Mesiánica, era para el final de los tiempos. Para Juan el Bautista, él último del Antiguo Testamento, la historia apuntaba a la consecución del Reino de Dios que sería inaugurado por el Mesías ( el Cristo) que habría de venir y él era su precursor.

    Entonces la Iglesia toda es para el final de los tiempos, desde el siglo I hasta la consumación de los tiempos, “Cuando l Hijo del hombre venga en su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso” (Mateo 25,31) Jesús tomará entonces posesión de su Reino, mediante un juicio. Jesús, hombre glorificado y con sus atributos divinos hará de juez. Nadie escapará a su destino final. (Ya veis cómo el hombre es justificado por la obras, y no por la fe solamente, Santiago 2,24)

    Partiendo de un error bastante frecuente en algunos críticos del cristianismo, Isidoro García, en su primer comentario, nos atribuye el concepto de inmortalidad solo para el grupo de los elegidos, pensamiento que es totalmente ajeno en la vida del creyente y que le da pie a otra de sus brillantes elucubraciones. Adán, alma viviente y en él todo el linaje humano, está sujeto a la muerte y después el juicio. Nos permitimos creer en la muerte física porque todos estamos inmersos en esa ley inexorable, pero nos permitimos dudar, negar o elucubrar sobre una existencia para después de la muerte. Pero no la persona creyente, porque la fe, don de Dios, se base ante todo en nuestra confianza puesta en la persona de Jesús, y por ello en su testimonio, siendo el más glorioso su resurrección, y luego en el mensaje que Jesús de Nazaret dejó a todas las personas de buena voluntad. (Felices, dichosos, bienaventurados)

  • Isidoro Garcia

    Amigo Oscar, me preguntas si es mejor la Iglesia unipolar o multipolar. Y es como si me preguntas que a quien quiero más a mamá o a papá.

    Todas las cosas, están ligadas a otras, como cerezas con rabo, que se enganchan unas a otras. Se  atribuye a Galileo Galilei, que «Las cosas están ligadas por lazos invisibles: no se puede arrancar una flor sin molestar a una estrella». 

    Humberto Maturana y Francisco Varela, consideran a la vida en un constante proceso de autopoiesis, donde el individuo constantemente reorganiza su estructura para mantener su organización vital, donde el ambiente provee “perturbaciones” en las que el organismo y el exterior funcionan como un sistema, y el organismo está en continua producción de sí mismo.

    Esto se une a una concepción del conocimiento como una característica de todos los seres vivos, considerado como un proceso permanentemente activo de construcción de hipótesis y teorías acerca de la realidad por parte del sujeto, en constante interacción consigo mismo y con el mundo como la autopoiesis. 

    O sea que todo es dinámico y se está moviendo, y no hay soluciones estables para siempre.

    La conciencia del ser humano, va evolucionando y ampliándose, en círculos. En la primera fase, estábamos inmersos en la tribu, y funcionábamos con el arquetipo tribal, y la comunidad lo era todo.

    Gracias a la evolución y perfeccionamiento del lenguaje, entramos en la segunda etapa en el camino de la maduración, (etapa de la que estamos empezando a salir ahora), estamos en plena era de la mente individual autoreflexiva, y es el individuo el que tiene que analizar, y discernir su situación en el mundo.

    Y de una forma inconsciente, movidos por la autopoiesis de Maturana, o por nuestro Cristo interior, (o por el “Espíritu de Cristo”, según seas teísta o no teísta), nos encaminamos hacia la tercera fase, en que las mentes individuales, autónomas y maduras, deben encontrar su plenitud total, de nuevo en la comunidad, esta vez en la Super Humanidad, la Mente global o Noosfera de Teilhard.

    El neuropsicólogo Vittorio Guidano, explicaba un proceso, en donde el pensamiento autónomo y autoreferencial, del humano, indirectamente le genera una conciencia de separación, y de ser distinto al resto de la naturaleza.

    Le genera una sensación de aislamiento, y de soledad existencial, que le causa angustia vital, y para combatirla y remediarlo necesitaba un mayor soporte emocional, y una mayor consistencia afectiva, para lo que se precisaba que los vínculos con el grupo se afianzaran y se volvieran aún más fuertes.

    Es la conocida necesidad de arraigo o de pertenencia, que señalaba Simone Weil. 

    Total, que de una forma u otra, el aumento de la conciencia personal individual, genera indirectamente una necesidad de una mayor estabilidad emocional, ligada a una relación emocional fuerte con la tribu.

    Lo expresa muy bien Quentin Bell: “quien piensa mucho, es forzosamente un hombre solitario, en tanto que las grandes e irracionales emociones de la humanidad, nos transportan a un sentimiento de gloriosa hermandad con nuestra especie”.

     

    La soledad existencial es el punto de partida, no el de llegada. Esla fuente inconsciente de todo este proceso.

    El individualismo exacerbado consigue que la gente se sienta sola y desorientada. Se quieren a sí mismos en función de cuánto aman su identidad de grupo, porque el espejo les devuelve una imagen miserable de sus propias vidas, (Juan Soto Ibars).

    Hay una pugna ideológica por configurar la “nueva tribu” emergente, que nos estabilice emocionalmente.

    Hay muchos candidatos: Iglesias, clubes de fútbol, nacionalismos, grupos referenciales, (feministas, ecologistas, grupos raciales, etc.), partidos políticos,…

    Pero en este mundo cada vez mas globalizado parece que  debemos configurar la Humanidad como una verdadera comunidad de humanos, como una comunidad sagrada.

    La Iglesia Católica, como el resto de Iglesias, son una especie de microcosmos, de germen de la Humanidad entera, como la semilla de roble que crece y se expande.

    No debería tener vocación de “capillita” tribal de una minoría de humanos, por muy excelentes que fueran.

    Entonces la Iglesia, como germen de una humanidad de seres maduros, tendría que articularse como un conjunto de individuos autónomos y autoreflexivos, que al mismo tiempo mantengan, con el resto de componentes de la humanidad, una fuerte interconexión cognitiva y emocional.

    Pero recuerdo que las emociones son instintos comportamentales involuntarios, y no son objeto de la ética, más que para refrenarlas o activarlas un poquito. (Los sermones valen poquito, lo que vale son los conocimientos, y experiencias).

    El pluralismo, natural y constituyente de la diversidad humana, debe ser respetado y “negociado”, para ser más fuente de riqueza, que fuente de problemas.

    Esto será posible, porque la ampliación de la conciencia personal de cada uno, (conocimientos y experiencias), nos hará más tolerantes, menos sectarios, más conscientes de que nuestros conocimientos e ideas, no son más que hipótesis y teorías acerca de la realidad, que podrían estar equivocadas.

     

    Entonces el paso de una Iglesia unipolar a una iglesia multipolar, será bueno, si acaba bien. Pero sobre todo, y antes de todo, debe tenerse claro, cual es el objetivo básico que debe cumplir la Iglesia: Qué servicio va a prestar a los humanos. 

    (Porque si modernizamos la organización, y persistimos en lo de las ovejas y los cabritos, y la mano derecha y la mano izquierda, que hoy en día, es antipsicológico y anticientífico, y lo peor, anti-Dios bueno en el s. XXI, entonces, ¿para qué?).

    Decía el otro día el amigo Alberto, que la estrategia es saber lo que hacer cuando dudamos qué hacer, y la táctica es hacer bien lo que hay que hacer. Lo primero es decidir la estrategia, y luego ya vendrá la organización concreta para lograr esa estrategia, y se verá si es mejor centralizar o descentralizar.

         (¡Si hay que ir, se va, pero si es pa ná!).

    • Muchas gracias Isidoro por su intervencion relacionada a lo unipolar y a lo multipolar. Yo entiendo el unipolar como un poder dominante de ciertas personas que décident del mundo ou de la Iglesia. Yo entiendo el multipolar como la expression diversificada de las personas y grupos que expresan a su manera lo del evangelio y de los mandatos de Jesus para seguirlo. No responden a un poder dominante, sino al llamado comunitario de Jesus tel como les nace en los medios en que viven.

      • Román Díaz Ayala

        Con el permiso vuestro, de Oscar y de Isidoro me gustaría abundar en los conceptos unipolar y multipolar que enriquecen el mensaje de Oscar Fortín y que sin duda ya habréis notado que lejos de ser un término de origen teológico ha sido acuñado procedente de la geopolítica. Durante la Guerra Fría se hablaba de un mundo bipolar, con dos centros de poder y de toma de decisiones confrontados entre sí. La Iglesia en su Jerarquía vista como un centro de poder y de dominación sobre el conjunto de quienes formamos parte del Pueblo de Dios.

        En el seno de la Iglesia, la comunidad o asamblea de la que se habla en Mateo 18 (todo el capítulo que incluye Mt 18,18) se están mencionando otros poderes los que el conjunto de quienes somos debemos asumir en el sentido de servicio. En la Iglesia los poderes son funciones de los que la teología clásica los clasifica en tres aspectos. Litúrgico o de santificación (sacerdotal, De enseñanza o Magisterio que es el profético y el jurisdiccional, que el el de dirección y guía y que destaca el aspecto de servicio.

        El agente es el Espíritu Santo. Jesús así instruyó a sus discípulos, a aquella pequeña comunidad de hombres y mujeres que permanecían fieles tras la Resurrección : Cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, recibiréis una fuerza…(un poder) Hechos 1,8

  • mª pilar

    Personalmente…dejando aparte las citas evangélicas…

    Me uno, al enorme deseo de que llegue el final de una iglesia ¡vacía! del espíritu de Jesús el Galileo de Nazaret, y de comienzo ha una iglesia:

    ¡Multipolar!

    Donde tome parte, toda persona de buen corazón, como fruto de cuanto Jesús dejó en nuestras manos.

    Entonces, podría hacerse realidad en todo lugar, la atención a las personas doloridas y esclavizadas ha causa de los comportamientos de una minoría poderosa que obtiene cuanto desea ha cualquier precio.

    ¡Por que nada les importa el dolor y abandono que siembran con sus actos y deseos!

    Gracias Oscar Fortin, por este tema tan esperanzador para quienes estamos añorando y sufriendo el deterioro de esta iglesia poder.

    Un abrazo entrañable.

  • ana rodrigo

    Sin entrar en los textos del NT que citas, que, como apunta Isidoro, darían para iniciar otros temas teológicos muy complicados.

    Yo me conformaría con que, en vez del fin del mundo, que no depende de nosotr@s, se produjese el el fin de un tipo de iglesia que en estos tiempos se hace incomprensible para la cantidad de ex-creyentes que la han abandonado y la cantidad de jóvenes, que son el futuro, no le interesa.

    Un abrazo, Oscar

  • Isidoro Garcia

    El concepto de inmortalidad solo para una élite, ha calado en la cultura mucho más de lo que parecería. Por ejemplo Bernard Shaw, en su libro “Hombre y superhombre”, opinaba que el infierno no es un establecimiento penal, sino un estado de la mente, que los pecadores muertos eligen, por razones de íntima afinidad entre ellos, como a su vez hacen los bienaventurados.

    Seguía en este tema a Swedenborg, al que se lo contaron así, los ángeles que se le aparecían de forma cotidiana, como expresó en su obra “Del Cielo y del Infierno”, publicado en 1758.

    La verdad es que la imagen infantiloide del cielo y el infierno tradicionales, es muy poco generosa con la Trascendencia, y da a Dios una imagen de vengativo e inmisericorde, incapaz de comprender lo que los psicólogos de hoy día ya comprenden, que el humano está sometido a fuertes impulsos y fuerzas emocionales cuasi irresistibles, sin la madurez necesaria.

    Y pone a Dios a los pies de los caballos de la racionalidad. Hasta el punto que le hace exclamar al seráfico Juan Ramón Jiménez:¿Y cuándo, di, señor de lo increado, / creerás que te queremos?”.

    La figura del Dios inclemente, le hace decir a James Mill, (padre de John Stuart Mill): “Pensad en un ser con la presciencia infalible, que creara un infierno, y creara a la raza humana, por tanto con la intención de que la inmensa mayoría de ella fuera destinada a tormento horrible y eterno”.

    Por eso Lin Yutang, con su sensatez oriental puede afirmar: “Todo lo que sé es que si Dios me ama solo la mitad de lo que me ama mi madre, no me enviará al Infierno”. 

    Y Omar Khayyam afirma: “No existen verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes. Si quienes aman el vino y el amor van al Infierno, vacío debe de estar el Paraíso. Y una voz serena me advirtió: “El Cielo y el Infierno están en tí”.

    Por eso el denominado infierno sería el no “resucitar” sin más, como mantienen mormones y Testigos de Jehová entre otros. Y por eso la idea del infierno tampoco gusta nada a los místicos.

    Por ejemplo el amor desinteresado a Dios es uno de los pilares del sufismo. A Rabia al-Adawiyya de Basora, del siglo VIII, se le atribuye una anécdota en la que la santa mística fue sorprendida mientras caminaba con una tea encendida en una mano y un cubo de agua en la otra, pues pretendía quemar el Paraíso, y apagar las llamas del Infierno.

    De esa manera, pensaba, los creyentes amarían a Dios sin miras a posibles recompensas o a tormentos del más allá.

    Y lo mismo pensaba Teresa de Jesús, que era una gran cantora de la Misericordia de Dios. Ella escribe: “Cuando así os hallareis, (abrumados por nuestras miserias personales), atajad el pensamiento de vuestra miseria lo más que pudiereis, y ponedla en la misericordia de Dios”. (CV 39, 2-3).

    Menos Dios justiciero, y más Dios misericordioso. A ver si cambiamos el chip de una vez.

    (No sé si sabéis, que según la Cábala de Isaac Luria, Lucifer y los ángeles rebeldes, eran la facción más justiciera y más intransigente de la Corte divina).

  • Román Díaz Ayala

    Un pequeño apunte:

    Se entiende perfectamente la argumentación, que comparto, de Oscar Fortin en cuanto a la presencia activa del Espíritu de Jesús ( Espíritu Santo) en la comunidad de creyentes, agente actuante en la voluntad de los creyentes a la que accede el Padre ( mi Padre dice Jesús)

    Lo que no se entiende, y puede causar algún malentendido que citando a Mateo 18,18 se entrecomille “de cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo y  todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo”

    Porque, sencillamente, no es lo mismo. Ya existen multitud de citas y lugares en el Nuevo Testamento que resaltan las atribuciones del Pueblo de Dios, que es la Iglesia de Cristo.

Responder a oscar fortin Cancelar comentario