• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6076 Artículos. - 96398 Comentarios.

Los dioses y las mujeres

Notas introductorias.

        • “Y Dios creó el hombre, a su imagen y semejanza lo creo, varón y hembra los creó” Gén.1,27
        • “Pues el hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es la imagen y gloria de Dios; pero la mujer es la gloria del hombre” ICor.11,7

Feminismo: Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres. 2. … Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

Machismo es una forma de sexismo en la que se discrimina y menosprecia a la mujer considerándola inferior al hombre. El machismo está fundado en ideas preconcebidas y estereotipos, fuertemente influenciados por el entorno social.

Patriarcado: Predominio o mayor autoridad del varón en una sociedad o grupo social.

La realidad

          Bueno pues sean dioses titulados como tales o no titulados (los hombres), todos nos echan a un lado a las mujeres, nos dejan desamparadas, mientras que los hombres, sus sucesores y representes de los dioses permanentes en una sucesión continua, han sido y son los creadores de todo y, por ende, de la estructura social de todas épocas de la historia de la humanidad. Cabalgando sobre dichos héroes y dioses tenemos el orden social que tenemos; vamos a ver si la naturaleza nos ampara un poco para poner a cada cual en su sitio.

          Zeus, el dios más grande entre los grandes, se metamorfoseaba para seducir y violar a todas las diosas que se encontraba por el camino, era un Dios violador. Uno de sus hijos “extramatrimoniales”, el gran Hércules, un día, por culpa de Hera, una mujer, la esposa de Zeus, se le nubló el sentido, llegó a casa asesinó a sus hijos delante de la madre y después mató a la madre. Nos suena, ¿verdad? Hemos cambiado poco.

          Avanzamos un poco en el tiempo, y nos encontramos con Yahvé, YHVH, sólo lo vio Moisés en forma de zarza ardiendo y se presentó como “Yo soy el que soy”, (Éxodo, 3,14) que quiere decir, YO lo soy todo, no hay nada más que hablar.

          Pues Yahvé, el Dios de los judíos y de los cristianos, creó todo, y también creó un hombre, a su imagen y semejanza, ya tenemos un Dios-hombre, y un hombre primer humano en la historia. Pero Dios, se dio cuenta que un hombre sólo no iba muy lejos, y pensó le voy a dar un complemento para que sea más grande y se ocupe de él, y con una costillita de él, hizo la mujer. ¿Mujeres no os olvidéis, somos un trozo de hombre y sin él no somos nadie!!!

          Dice Ana de Miguel en su libro “Ética para Celia”    Edt Penguin Random, 2021, pág.72. “Pero por qué no dejó Dios que los hombres se siguieran reproduciendo por el sencillo método de la costilla? No se nos explica lo principal, que Eva va a asumir el crucial papel de reproducir a la humanidad” y ahí se quedó la cuestión, “nuestros primeros padres, un hombre, y su complemento”. Pero enseguida aparece Eva como la pecadora y la causante del pecado en el mundo por los siglos de los siglos.

          Y para salvarnos de ese grandísimo pecado y aplacar a Dios, de bondad infinita, este mismo Dios envía a su Hijo, otro hombre, Jesús, a vengar el pecado de Eva y satisfacer a Dios de una vez por todas. Eso sí, para encarnarse le pide el consentimiento a una niña, una jovencita, que, ¡cualquiera le lleva la contraria a Dios Todopoderoso, dijo “he aquí la esclava del señor” Desde entonces las mujeres hemos sido las esclavas de nuestros señores respectivos. Y, Además Dios Padre, manda a su hijo a la muerte para salvarnos del pecado, Uffff, qué fuerte, ¿no?

          Después vino la Iglesia, que, a pesar de que los evangelios hablan de que a Jesús lo seguían hombres y mujeres, ellos lo obviaron y dijeron, ni hablar, si Dios y Jesús son hombres, sus únicos representantes en la tierra tienen que seguir siendo hombres: el Papa, los cardenales, los obispos, los clérigos. Sólo ellos tendrán el poder de convertir el pan y el vino en cuerpo y sangre de Cristo, sólo ellos pueden perdonar los pecados, sólo ellos tendrán el poder, todo el poder de Dios todopoderoso en la tierra. Como decía aquel cura al consagrar, “ahora Jesús se va a hacer presente aquí porque lo mando yo”. (Real, no es un cuento inventado, lo escuchó un amigo mío en una iglesia de Toledo.)

          Bueno, pues durante dos mil años, ese ha sido nuestro alimento, lo que hemos mamado. Las mujeres a parir hijos e hijas, a cuidar del mantenimiento de la especie, del cuidado de la casa para cuando llegue el guerrero (en todos los sentidos, incluidas todas las guerras) lo tenga todo a punto, y si hay algún@ discpacidatid@, personas mayores o dependientes ellas sean quien las cuide. La mujer en la casa, el hombre al mando de la sociedad. Porque, como dijo Mary Lady “si Dios es hombre, el hombre es Dios”

          Las otras religiones y los otros dioses, no se han quedado atrás. Todas las mujeres salimos de la misma costilla de un hombre.

          Bueno, pues estamos en el siglo XXI, y desde hace doscientos años las mujeres dijeron ¡basta!, no pedimos ser más pero tampoco menos, queremos los mismos derechos y pedidos la igualdad entre hombres y mujeres.

          Pues no señor, todavía tenemos que salir a la calle, mujeres y hombres feministas a pedir que no nos maten, que cuando a un hombre se le nuble el sentido como a Hércules, se vaya a tomar otros aires que le oxigenen el cerebro y el corazón. Y a “estudiar” feminismo que bastante falta hace.

          Ni una menos!!!!!!!!!!!!

PD: Perdón por mi ironía y hasta por mi sarcasmo. Es que las mujeres ya no sabemos cómo decir las cosas.

 

15 comentarios

  • ana rodrigo

    Gracias a quienes habéis colaborado en complementar mi post, esbozo de lo muchísimo que podríamos decir y de lo mucho que nos queda hacer.

    Laura Freixas, escrotora feminista, escribió un libro titulado A mi no me iba a pasar, y le pasó. Pues bien a mí también me pasó, hasta que me di cuenta y, como hizo ella, “cogí el coche” y me largué. Ahora lucho por las demás.

     

  • ana rodrigo

    Mi querido Román, ya sabes que las religiones nacen en unos contextos determinados, después el tiempo va haciéndoselas a su medida para cada tiempo. Pero lo que todas tienen de común es que los dioses, todos son masculinos y, sus representantes, continuadores y traductores de la voluntad y voceros de la voluntad de los dioses, son hombres.

    En el cristianismo, Jesús, siendo hombre, dio dignidad a las mujeres que se encontró en su vida, lo acompañaban y estuvieron con Él hasta la muerte y después de la muerte. Y este hecho debería ser de lo más creíble, porque los evangelistas, hijos de su tiempo, todos dejaron constancia de ello. De hecho las primeras comunidades siguieron este camino de igualdad.

    Pero los hombres tomaron las riendas de la interpretación de los textos y ahí las mujeres quedaron difuminadas y ocultas a efectos religiosos, pasaron de ser sujetos con Jesús, a ser complementos, como Eva. Y esta teología-filosofía penetró en la sociedad en nombre de Dios. Lo que era simbólico pasó a ser histórico y dogma. Como los doce apóstoles o el sacerdocio del que Jesús nunca habló ni quiso.

    Siguiendo con la ironía, los apóstoles se reprodujeron por sí mismos y para sí mismos, como Adam sin Eva. La mujeres se quedaron para hacer la limpieza de “la casa”, de los templos y de servir a sus señores los clérigos y sus maridos y la consiguiente prole. Y los dioses nos abandonaron a nuestra suerte o mala suerte, nos convertimos en objetos para sus antojos, y, si no lo hacemos a su gusto, pues nos maltratan y hasta nos matan. Sólo hay que escuchar las razones de un asesino  “la maté porque era mía”.

    Y, como es más fácil el mal que el bien, ahí seguimos, porque, como los hombres representan a los dioses, pues los dioses nos han abandonado.

    Esa es la regla general, y lo datos así lo constatan; después están las excepciones. No quisiera que ningún hombre se diera por aludido u ofendido a título individual, porque, como he dicho, hablo de forma global en el tiempo y en el espacio y en la actualidad.

    No quiero abrumaros con cifras, pero se pueden ver en internet fácilmente. La compra venta de niñas y mujeres está arraigado en muchas culturas…..

    EL Papa Francisco va poniendo parches de cargos auxiliares, pero no puede hacer más, se crearía un cisma irreversible.

    Un fuerte abrazo, Román.

  • Román Díaz Ayala

    Glosar los términos más básicos sigue siendo un ejercicio necesario en cuanto a lo que se demanda con muchísima urgencia a nuestra sociedad en el rol hombre/mujer. lo mismo pasa con el Génesis en la creación hombre/mujer.

    San Marcos 12, 18-27 nos da un pincelada de lo que debía ser en los valores de Reino:“¿No creéis que estáis en un error; precisamente por no entender las Escrituras ni el poder de Dios?”

    Los constructos humanos pueden crear hasta civilizaciones, lo mismo que crearon períodos históricos desde el alba de la humanización, pero  ahí está Jesús. (“Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer, ni ellas marido, sino que serán como los ángeles en los cielos.”)

    No puedo más que felicitaros por la buena marcha que ha tomado Atrio en los últimos tiempos y lo acertado del conjunto de autores/artículos (temas) que lo enriquecen.

    Es una lastima que mis actuales ocupaciones no me permitan participar más como quisiera.

  • ana rodrigo

    Gracias, Alberto, por tu testimonio personal y familiar. Esto sí que es una alegría en la que los hechos atenúan las teorías y los pavorosos datos de violencia de género.

    Debo decir que, cuando se habla de estructuras sociales y religiosas, no están referidas a individualidades, aunque sean estos escasos ejemplos los que nos animan de que vale la pena seguir peleando, porque si las feministas somos machaconas, la realidad global es insoportable. Las cifras de mujeres maltratadas, marginadas, humilladas, encerradas en su casa a la fuerza, controladas por “su hombre” y en tantísimo casos asesinadas, dan horror. Y hablo desde un país en el que la concienciación moral en relación con las mujeres, así como las leyes de género, alivian un poco la situación. Pensemos en países en los que religión y política, son la misma cosa, como el caso extremo de Afganistán, o muchos otros países islamistas, sin perder de vista muchos otros países. En Méjico de Enero a Mayo han sido asesinadas 423 mujeres, Guatemala, en lo que va de año, 302,  en los países que no facilitan datos, ni se sabe. Este problema de la violencia contra las mujeres siempre lo pienso a nivel global.

    Un abrazo y gracias por leerme.

  • Alberto Revuelta

    Mi esposa y servidor hemos trasladado por ejercicio diario no verbal, a nuestras hijas e hijo que no solo somos iguales sino que hay que ejercer esa igualdad. Creo que ese es el único camino para cambiar la presunción machacona de la prevalencia masculina. Está cambiando desde luego y entre las letradas jóvenes, jovencísimas a veces, que trabajan conmigo esa fuerza de mantenerse erguidas es una bendición y una alegria para quienes, en la antigua alianza, tuvimos la suerte de tener por madre una mujer valiente y convencida de que el acero parece doblarse, si es fino, pero retorna a su posición erguida siempre. Ana, alegra leerte, y la ironía zumbona permite sonreír. El pobre Zeus sale fatal en tu columna. ¡Menos mal que no está en el Ripalda¡

  • ana rodrigo

    Querido Juan Antonio, gracias por tu extensa reflexión sobre la evolución de las creencias y las religiones (¿?). Nunca tuve intención de hacer una reflexión ni de exégesis, ni de hermenéutica, ni de historia de las religiones, ni mucho menos de teología. Para todo esto harían falta libros y libros para lo que no soy la indicada. “Doctores tiene la santa madre iglesia…”

    Mi intención ha sido ver que todo aquello que hemos mamado de las religiones en relación con la desigualdad de las mujeres y su sitio en la historia, es la misma que la de hace 2000 o 2500 años: una sociedad antropocéntrica, machista y fundamentada en el patriarcado. Solamente hay que abrir los ojos y ver: empezando por las religiones, quienes tienen el poder absolutamente para todo, los únicos sujetos de derecho, son, siguen siendo y sin visos de rectificar, los hombres, ya sean clérigos, rabinos, imanes o dalais, todos son hombres. No digamos en política, en economía, en empresas, en organismos nacionales y supranacionales, la mayoría hombres y recientemente alguna mujer.

    Si vamos a la sociedad, sólo hay que ver la desigualdad de roles por ser hombres o mujeres. Dando un paso más, en la vida doméstica, los malos tratos, las humillaciones, los desprecios, las palizas,la doble jornada, el cuidado del hogar y sus componentes, y las trágicas cifras de mujeres asesinadas, siguen echando sus raíces en los apuntes históricos y mitológicos que he dado en mi breve reflexión y que siguen intactos, aunque la lucha esté activada y vayamos dando pequeños pasos.

    Esta situación injusta contra las mujeres ha sido el objetivo de mi reflexión, lo que tú dices, que es verdad que en la historia no se dan saltos y que la interpretación de las escrituras se debe hacer desde las ciencias sociales, no era el objeto de lo que yo he escrito.

    Según el Observatorio contra la violencia doméstica, entre Abril y Junio de 2021 han sido 40.721 denuncias de malos tratos, el 80% de las mujeres asesinadas no habían denunciado, así que los malos tratos se multiplicarían por equis. Mujeres asesinadas por violencia de género, creo que son 38 en lo que va de año. ¿Violaciones? inmensidad en solitario y en manada, aunque muchísimas no se denuncian pero se saben, sin contar las violaciones en el matrimonio.

    Acaso los hombres actuales se diferencian mucho de los Zeus y de los Hércules de la mitología? ¿Acaso hay alguna manifestación de hombres pidiendo que les demos el derecho a cuidar de los hijos, de las hijas, de las tareas del hogar, del cuidado de los dependientes? Nosotras si pedimos que nos dejen hacer lo que ellos hacen y a nosotras no nos dejan. Ser sujetos con plenos derechos para decidir en la vida pública y en la privada, ni más ni tampoco menos que los hombres.

    En la Iglesia, casi es perder el tiempo para que no se rían de nosotras otorgándonos el “privilegio” de ser lectoras en la Misa, sin que ningún clérigo sepa lavarse y plancharse la ropa o limpiarse la casa, que es lo que hacen las mujeres en el Vaticano y en otras residencias de clérigos. Y ¿quiénes han decidido la doctrina, las moral las normas los dogmas, la ortodoxia, y, hasta hace poco, la teología? Los hombres. No me digas que las cosas han evolucionado, porque el báculo lo tienen quienes los tienen y, no te descuides, no vaya a ser que te arreen.

    Perdón por haberme extendido tanto.

  • Antonio Duato

    Oscar:

    He escuchado en su totalidad tu programa en la Radio FM La Barca.
    Espero que todos podáis disfrutar y aprovecharos de ese vídeo que, aunque es para una radio local, aparece en imagen Oscar ante los micrófonos.

    Sabéis que Oscar ha sido siempre un gran comunicador, antes de los nuevos tiempos, y dedicó mucho de su tiempo a estas radios populares. Pues este programa y su continuación el miércoles que viene son una magnífica exposición, siguiendo a Salvador Santos, de lo que dice el Evangelio del Galileo sobre el hombre endemoniado del que salió legión y sobre la mujer rebelde, María de Magdala, que es quien entendió perfectamente el proyecto de Jesús y el sepulcro vacío.

    Oscar, por favor, vuelve por aquí. Y si fui yo quien provocó con alguna observación o medida de mal moderador, te pido escusas. Y te emplazo ya a una próxima Asamblea de ATRIO que pienso convocar el Día Intenacional de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre, en vísperas de la celebración de la Guadalupana. Podrás allí defender tu proyecto para la pervivencia y futuro de Atrio que yo, desbordado de trabajo y flaquezas, estoy guardando en el frigo desde hace varios meses.

    (Habréis visto cómo, sin saber por qué, no funciona el “Responder” a otros comentarios. Aún n sé por qué. Emplead como antes el formulario general con referencia a quien se contesta, si es el caso).

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Ana, te entiendo (como también a Pilar y compas -hola, Oscar!-) porque en otros tiempos también me planteaba esos temas, que disonaban tanto, y me hacía preguntas…   Hoy ya no planteo preguntas y objeciones de fondo, aunque sí dirijo preguntas y objeciones a la Iglesia tradicional conservadora, que todavía se resiste a revisar conductas e interpretaciones históricas “consagradas”… Aquí doy mi opinión, que es el resultado de una búsqueda de sentido coherente a los relatos bíblicos,  y a ciertas interpretaciones eclesiásticas, hijos-hijas de la historia en desarrollo madurativo.

    –El hombre-mujer y sus culturas, las sociedades, el pensamiento teórico, la ciencia, las religiones, la revelación bíblica, la ética  etc. deben interpretarse dentro del marco-paradigma evolutivo, si queremos entender algo mejor la realidad histórica, incluso religiosa. El hombre pasó de homínido a presapiens  y  a sapiens,  pero un sapiens inicialmente muy primitivo, que en algunos aspectos aún no ha madurado suficientemente.  Cuando elaboró el lenguaje para comunicarse, fue precisándolo progresivamente, con el fin de expresar y dar a entender conceptos  algo más “sutiles”, algo más finos o menos rupestres. Y dentro de ese proceso en desarrollo evolutivo-cognitivo, se planteó preguntas y trató de dar respuestas a esas preguntas, entre ellas encontrar sentido a la vida y a algunas aspiraciones, que iban más allá del aquí y ahora…   Preguntas que, a veces, intentaban trascender… Y así surgieron los dioses…, concebidos de manera muy rudimentaria y a “medida” del “sapiens”, es decir, de modo muy antropomórfico…   Su desarrollo cognitivo no era capaz de precisar más.   A medida que el ser humano maduraba, su pensamiento discriminaba mejor y ya no admitía tan fácilmente relatos o interpretaciones heredadas. Su pensamiento se hizo más crítico, relativamente. Tal fue el caso de Sócrates, que llegó a cuestionar esa visión de los dioses…   Los apegados al pensamiento tradicional, intocable ya, se lo hicieron pagar…    Las doctrinas “sagradas” eran irrevisables.

    –Con esto quiero decir que en materia de dioses, aunque sean antropomorfizados y muy rupestres -incluso inmorales- algunos  poderes social-religiosos son intransigentes.  El poder no se discute y la religión tampoco.   Aparte excepciones, el desarrollo cognitivo del sapiens de entonces -y también de más tarde-  no permitía más.

    –Pues bien, la Biblia (el Génesis etc.)  hay que entenderla dentro del paradigma evolutivo del ser humano y de sus ideas e interpretaciones…, si queremos comprender algo mejor sus mensajes… Por ejemplo, el paraíso y el pecado original son un relato que intenta explicar -para aquel tiempo- el problema del mal…, mal que siempre ha preocupado mucho.         Y se explicó así, sin tomar conciencia de que de esa manera se deformaba el concepto de Dios, por demasiado  antropomorfizado.   El concepto de Dios -como el concepto del hombre y de la mujer, de la ética etc., se va madurando poco a poco con el tiempo. No somos capaces de entendernos correctamente desde un principio. Necesitamos tiempo… y más maduración personal y social para poder afinar y refinar ideas, valores y conductas…,   incluso después de la venida de Jesús con su anuncio del Reino.

    –Pues bien, el concepto de Dios, de la revelación, de la sociedad y del ser humano como persona, necesita más tiempo para madurarlo en nosotros.   Lo cual está indicando lo limitado que es el “homo sapiens”, incluso culto. (Hablo en general.)  Por eso es preciso ir despacio y bien informados ante una interpretación bíblica, por muy aceptada y tradicional que sea. En otros términos, en la comprensión de la revelación hay que ir a la ESENCIA, y no quedarnos en relatos, hijos de su tiempo y del desarrollo cognitivo del homo sapens… La esencia es la que da sentido a la revelación. La revelación se concentra en la esencia del mensaje.   De ahí que interpretaciones como las de B. Russell  o  J. Saramago, por ejemplo, acerca de la Biblia no son correctas, por demasiado literales. Estos autores (y otros antes) entienden la Biblia tal como se la enseñaron de niños los homo sapiens aún inmaduros en sus conceptos (puro literalismo), y la  cuestionan desde su desarrollo cognitivo de hoy, sin matiz alguno… Así no debe entenderse la Biblia. La revelación también sigue un proceso evolutivo…

    –El error de muchos creyentes -y de increyentes, críticos con la religión cristiana- y de la iglesia jerárquica docente (hablo en general) ha sido prescindir del marco-paradigma evolutivo en desarrollo progresivo en todos los aspectos, y “fijarse” en la interpretación literal tradicional…   (Los musulmanes aún lo hacen hoy.)    En suma, fuera del paradigma evolutivo integral, (que es el Plan de Dios creador)   no es posible explicar ni comprender algo mejor la llamada “revelación”, ni tampoco hacer un buen planteamiento de la misma.

    –La revelación es ella en/con sus circunstancias. Circunstancias que a veces limitan un buen entendimiento, y deforman la imagen de un Ser Supremo -Dios- demasiado  antropomosfizado, y por ello deformado, acaso inasumible.  Lo que nos lleva a centrarnos en la ESENCIA de la revelación, que está más allá de los antropomorfismos groseros sobre Dios. Antropomorfismos que incluso se han “colado” en la redacción del Mensaje del Reino.  La mentalidad del autor no era capaz de entender de otra manera el Reino -y la imagen- de Dios. Su formación VTestamentaria se lo impedía  y   lo condicionaba a pensar  y  a expresarse así. Antropomorfismos   y condicionamientos,  que iremos superando a medida que maduremos más y mejor nuestro concepto del Dios Padre-Madre de Jesús de Nazaret.  Por eso, si entendemos la evolución histórica completa, no cabe sorprendernos ante relatos muy inmaduros… Esto es el sapiens, también el sapiens religioso.

    –En esa inmadurez  y necesidad de maduración de conceptos -y actitudes- entra el concepto de la mujer y sus funciones en la Iglesia. En la conducta de Jesús con la mujer  (piénsese en el mansaje  que Jesús encomendó a María Magdalena: “ve y díselo a mis hermanos”,   tras la resurrección) hay lugar para una reivincación muy fuerte a favor de la mujer en la Iglesia.   En la Fraternidad creada por el Señor no hay, como diría Pablo, hombre ni mujer. Todos somos iguales para servir…

    –Como este paradigma no encaja con la visión “cristiana” de los conservadores en la Iglesia, se entienden las luchas internas -incluso con el papa, si no piensa como ellos-,  y las discriminaciones… Todo esto se produce por una mala interpretación bíblica (aparte de rasgos de personalidad quizá fanática.)  En fin, que es preciso saber y aprender a interpretar mejor.

    Nota: He resumido mucho y no sé si me he aclarado suficientemente.

    Ana, aprovecho para comunicarte algo que te prometí hace ya: Está a punto de salir mi libro “En torno a la fe y a la Iglesia”, en el que desarrollo este tema un poco mejor, creo.

     

  • mª pilar

    ¡Que alegría escucharte de nuevo por estos lares, gracias!

    ¡Ah! Si se explicase así el evangelio, clarito, y con la esencia que el Galileo Jesús lo hizo, vivió y por defenderlo…lo mataron…como hacen con tantas personas que son molestas, he interfieren en que las fuerzas oscuras, crezcan sin límites.

    Un abrazo entrañable y hoy muy alegre de sentirte de nuevo en Atrio.

  • ana rodrigo

    Querida Pilar, con mujeres como tú y miles de mujeres más, junto a algunos hombres, vamos haciendo el camino, demasiado lento, sí, pero no podemos abandonar una causa tan trascendental como necesaria. Las mujeres somos la mitad de la humanidad.

    María Isabel, nos queda mucho por delante, porque las raíces estructurales del patriarcado en la sociedad siguen intactas y los hombres siguen dominando porque, en el mejor de los casos no quieren o no pueden o no saben ver sus privilegios. Como dice Ana de Miguel, “la doble verdad”, una para los hombres y otra para las mujeres.

    Así es la cosa, Isidoro, tiene razón, el sicólogo Bolinches. A ver si conseguimos encontrarnos en el punto justo.

    Gracias, Oscar, me alegro verte y escucharte. Ay, cuántas Magdalenas habrá habido en la historia del olvido al pasar página.

  • Isidoro García

    Sobe que los hombres nos hemos quedado sin repertorio para relacionarnos con las mujeres hoy, el psicólogo especializado en terapias matrimoniales, Antoni Bolinches, dice:

    “Mientras los hombres siguen buscando mujeres que ya no existen, las mujeres están buscando hombres, que todavía no existen”.     

  • María Isabel

    Ojalá Ana, más temprano que tarde, no sea necesario salir a reclamar una y otra vez lo que nos ha pertenecido siempre. No es fácil, porque los hombres se han quedado sin repertorio para relacionarse con la mujer de hoy. En fin, al menos vamos de camino. Bendiciones

  • mª pilar

    ¡¡¡Bravo!!!

    Esta mirada tuya, empezó en mi personilla desde muy joven, y siempre…calladamente…la he llevado ha cabo. Y por donde he pasado, he ido sembrando esa mirada. En mi familia, así sucedió, tod@s mis hij@s, recibieron de mí, ese: ¡ser iguales sin contemplaciones! y si los varones caían en alguna “tentación” de saltársela, no les obligaría hacer cosas sin sentido: ¡pero sí! se harían responsables de sus acciones hasta el final de sus vidas.

    Sin hacer ruido, con todo el amor del mundo, siempre he defendido sus derechos, he intentado hacer comprender a ellas, que no se dejaran avasallar…con la excusa manida…tú, me perteneces…y yo-él…cubro mis caprichos como jefe, marido, compañero.

    ¡¡¡No!!! 

    Estoy contigo Ana, no soy de salir mucho a la calle para tener su apoyo, pero jamás he dejado de actuar, ensanchando, despertando la mirada de las mujeres, y si eso es causa hasta de perder el trabajo:

    ¡Adelante!

    Y no voy ha entrar en los “dioses” eso es la mayor patraña que los hombres han defendido siempre.

    ¡Se acabó!

    Y si eso me aconseja no darles aires, no lo hago.

    Eso suele tener un precio…pues adelante siempre…cueste lo que cueste. Cono digo, personalmente, lo hago sin hacer ruido, pero si: Demostrando mis capacidades.

    No son grandes, pero en ese estrato donde he podido moverme, ha sido mi signo y seña, siempre acompañada como piedra angular de mi vivir:

    ¡El Proyecto de Vida que el Galileo Jesús proclamo!

    Desde muy niña, me atrajo de manera muy especial, y a pesar de mis limitaciones ¡jamás! le he dado la espalda, al contrario, he buscado la manera de conocerlo mejor, para, como dice Ignacio de Loyola: ¡Más amarlo y hacerlo vida en mi vivir cotidiano!

    Cuando digo “amarlo” no se refiere a la persona de Jesús, sino a su Proyecto de ¡Vida! en mi vivir.

    Gracias Ana por hacernos visibles, y demostrar una vez más, lo pequeños que pueden llegar a ser los varones, al relegarnos allá, donde sus aspiraciones se puedan sentir nubladas.

    Un gran abrazo entrañable Ana.

  • ana rodrigo

    Errata, donde dice “pedidos igualdad”, debe decir “pedimos igualdad”

Deja un comentario