• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5963 Artículos. - 95053 Comentarios.

Los materialistas se quedan sin materia…

 Luis vuelve sobre el tema de cómo la física moderna difumina las fronteras entre materia y espíritu. Enlaza con el debate sobre posteísmo y con viejas búsquedas. Sentiré no poder leer la opinión del amigo físico Pepe Blanco sobre la aplicación de la física cuántica a lo macro. Pero me alegraré de tener nuevas visiones. AD. 

          Al ritmo en que progresa la ciencia, diría que exponencialmente, el paradigma newtoniano y el pensamiento de Descartes están rebasados pero es que cada vez se quedan más atrás de forma vertiginosa en nuestra comprensión de la Realidad.


          La base de la investigación científica, su método, es innegable que ha sido efectivo y es. Con ese método hemos llegado a lo que vuelve locos a los científicos newtonianos que quedan, la física cuántica, y sabemos es la causa de que quede obsoleto lo descubierto por Newton.
          Basándonos en lo que perciben nuestros sentidos, con microscopio telescopio o etc. llegamos a descubrir lo más más pequeño del átomo, y asombrosamente descubrimos que este átomo el 99.999 % consta de vacío, energía vibrando y que el Universo es un inmenso campo de ondas vibratorias. O sea desde nuestra percepción empírica sensorial y materialista al modo newtoniano, con la física cuántica se nos abre una puesta metafísica. Hemos desarrollado mucho la ciencia materialista, la hemos llevado al límite, para descubrir que tal como dijera el genio Nikola Tesla, la realidad material no es material tal como la entendemos es energía, frecuencia y vibración.

          Y el ser humano es energía frecuencia y vibración con una programación genética, igual por ejemplo que una bellota de origen a un roble. O igual que una frecuencia modulada por una emisora de radio o T.V., estas obviamente no son biológicas, pero tienen la misma base. Frecuencia programada o modulada…
Cada elemento de la tabla periódica consiste de diferentes ondas vibratorias. Lo bueno es que esto ya se sabía desde el legendario Hermes Trismegisto.

          No sabemos el origen último de la materia, pero no lo sabemos desde nuestros sentidos. Investigando con instrumentos sabemos que esta no existe.

  “El Oṃ es el símbolo de lo esencial en el hinduismo. Significa unidad con lo supremo, la combinación de lo físico con lo espiritual. Es la sílaba sagrada, el primer sonido del Todopoderoso, el sonido del que emergen todos los demás sonidos, ya sean de la música o del lenguaje divino.” (De Google)

          Para los hinduistas y en general en Oriente, OM es la palabra sagrada y primordial del Gran Misterio. Esto ya aparece en las escrituras védicas, en los Upanishad. Lo que quiero resaltar aquí es que lo primero para crear nuestro mundo fue una vibración, y esto se dice por millones de personas, eruditos místicos y gente sencilla. Y hasta en la Biblia se dice que al principio fue el Verbo. Esto concuerda con lo descubierto por la ciencia puntera ahora ya global, no solamente occidental.

          Y en última instancia la ciencia no puede objetar nada al concepto de que la vibración primera procede de la NADA o lo que es igual del VACIO.

          Y la ciencia recientemente ha podido comprobar empíricamente que las dificultades que tenían para hacer chocar las partículas en el GHC o acelerador de estas partículas situado como se sabe en la frontera suiza con Francia, Se debía a que el Vacio que generaban en el interior del acelerador. REBERBERABA o sea el Vacio vibraba. Porque este Vacío está henchido de energía. Y cuando la energía está equilibrada suma o resta  –0-, no se nota esta energía, pero está latente en potencia. Por este motivo las galaxias se mueven en una suave armonía “frecuencia modulada”. Pero hemos desintegrado una pequeña cantidad de uranio, y ya sabemos lo que pasa…

          Nosotros somos parte de esa energía que se modula en las cien mil cosas, Somos pletóricos de energía misteriosa solo por el hecho de estar vivos. En potencia tenemos un tigre en nuestro pecho. Que nada ni nadie te robe tu energía, si no la reconoces en ti, que nadie te engañe y te desvié. Ni clérigos ni pseudo “salvadores” ni pseudo maestros. Es en el PRESENTE continuo cuando tenemos acceso a la Fuente Misteriosa. Que tu propia mente no te desvíe de tu propio SER llevándote del pasado al futuro. Lo que tenemos pletóricamente seguro es el instante, donde confluye el Kosmos contigo, lo demás es mente y esta mente debe ser una herramienta a nuestro servicio, no nuestra tirana.

¿DONDE ESTÁ DIOS? EN LA NADA.
PERO COMO LA NADA ES ALGO… ES EL GRAN MISTERIO…

(Paradoja ¡eh!)

 (Escribo Kosmos con mayúscula y con K. Como los sabios griegos, cuya palabra Kosmos englobaba lo físico y lo metafísico.)  

11 comentarios

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Participo en este tema, que me apasiona, pero del que entiendo casi nada. Por eso, gracias a ti. Luis, (y comentaristas) por las reflexiones que aportáis.

    Decía Feynman -uno de los grandes impulsores de la física cuántica-, que quien diga que la entiende debe rectificar, pues no hay quien verdaderamente la entienda. Pese a esa sabia advertencia, voy a opinar algo en torno, solo en torno a esa cuántica -sin entrar en ella-. Hablar de la NADA como una realidad me parece hablar de un absurdo. En un principio -el más remoto que se imagine-, no existía la NADA, esa NADA imposible. Hablar de la NADA como el principio de algo es creer en la NADA.

    Pero sí (siempre a mi juicio, una opinión provisional) existía el VACÍO, (que no sabemos explicar), pero un vacío que lo imaginamos y parece lleno de energía especial (esté en vibración o no). La teoría del éter, llenando el espacio -y por tanto eliminando el vacío-, era un intento de explicar fenómenos…   Éter que Einstein consideró innecesario, pero que hoy algunos físicos modernos lo reclaman como explicación de cosas…  El vacío no está lleno de “nada”, sino de energía no conocida, que hoy nos es extraña, misteriosa, pero que tiene que ser real, según éstos últimos.

    ¿Esa energía, vibrante o en reposo, nos sugiere el gran MISTERIO? No lo sé. Pero yo creo en el MISTERIO, no en la nada…, nada que para mí es algo imposible. La ciencia nos esclarece e ilumina, pero también nos sugiere o nos ayuda a intuir… ¿el MISTERIO?

    • Hola Juan. Vacío es lo contrario de lleno. A lo que llamamos vacío hoy se sabe que esta henchido de energía a explotar. El vacío esta diciendo “que exploto que exploto” de hay la vibración. Esa vibración creo el Universo (o los multiversos). Para mi es una paradoja evidente. Todo cuadraría si le cambiamos el nombre al vacío, y lo denominamos Energía de Punto Cero (creo que es lo mismo), y fuera controversias.
      La humanidad está aprendiendo a usar esa energía “nada”. Descubrimos el utilizar la rueda y el fuego y hoy tenemos el internet y la energía “nada” la estamos descubriendo. En mi blog tengo en el mismo post que este de ATRIO, tengo colgado un video que vale oro, y nos revela que podríamos decirle adiós a la escasez, pero a los investigadores, los matan… y después a quienes difundimos esto, los medios han enseñado a la gente a colgarnos el peyorativo estigma de “conspiranoicos”. Todos los “conspiranoicos” no cabemos en el mismo saco…

  • Comete usted el mismo error que los ateos materialistas como Dawking o Hawkings.

    El vacío (que es lo que reverbera, el vacío cuántico concretamente) y la nada, son cosas distintas.

    La nada es nada, cero, no existencia. Y de la nada, en caso de que la nada pueda existir (que es muy dudoso aplicar a la nada el concepto de existencia) no puede salir nada.

    El vacío cuántico en cambio es muy distinto. Como usted bien define son muchísimas cosas que, al estar en equilibrio no son perceptibles. Se anulan unas a otras y no podemos “verlas”, conocerlas o medirlas… ¡¡¡Pero están!!! Y en determinadas condiciones pueden “aparecer” si deshacemos el equilibrio (o se deshace por si solo mediante una fluctuación o una vibración) aunque lo normal es que en un tiempo increíblemente pequeño vuelvan al equilibrio y “desaparezcan”.

    Y la pregunta lógica es ¿De donde sale ese vacío cuántico? ¿Por qué se rige por esas reglas?

    Otra cosa es la reflexión que se deduce del título de su artículo. ¿Existe la materia? ¿Con el concepto actual de materia, cómo harán los materialistas?

    Profundice en esa pregunta. Me encantaría saber o que piensa usted.

    • Bien mirado tiene razón. Si el Vacío es algo, ya no es nada. Cabe imaginarse este Vacío como una esfera en apariencia inerte, pero repleta de energía, y esa misma energía reverbera. “son muchísimas cosas que, al estar en equilibrio no son perceptibles”. No se anulan, como Vd. dice, están en equilibrio. Si se anularan, el Yin y el Yang se quedaría en nada nada de verdad.

      ¿De donde sale el vacío cuántico?. Un maestro Zen le diría. ¿Has comido?. Si?, pues limpia los cacharros…
      Yo tengo un particular cajos de sastre para todo lo que no me puedo explicar. El Gran Misterio.
      De nada sirve calentarse la cabeza haciéndonos preguntas incontestables, cuando lo principal para todos es como neutralizar el sufrimiento que nos depara nuestra mente, que no la vida.

      Me encanta que aquello escribo, interese. Y como le veo interesado le dejo el enlace a mi humilde blog personal. Lo primero que aparece de momento es el Post de aquí ATRIO pero ampliado.

      http://artesaniaydemas.blogspot.com/

  • Oscar Ignacio

    S. Weil, como dijera en su tiempo, afirmaría que para nosotros no es importante la materia porque comemos todos los días, que le digan eso a los hambrientos y a los empobrecidos del mundo, que el alimento u otro bien material no es importante ni real. Si no existe la materia, lo más sólido y consistente, vamos a comprobarlo: probemos atravesar la pared de nuestra casa o cualquier muro con nuestra cabeza…; no lo hagan, por favor. Todo ello, y más argumentos, son más que evidencias empíricas para mostrar que lo real, aunque no se reduzca solo a materia, está conformado por partículas sólidas (materiales) que son inseparables de las ondas, de lo espiritual y trascendente.
    Las ciencias físicas, geológicas, biológicas, sociales, ambientales… dan relevancia a la condición (naturaleza) ambiental, corporal, social y humana que conforma la realidad. Al igual que el pensamiento y la filosofía de nuestro tiempo, con referentes ineludibles como el personalismo, la teoría crítica o el pensamiento latinoamericano; con sus autores como Mounier, Zubiri, Ellacuría (cf. su fundamentación biológica de la inteligencia) o Dussel que dialogan con estas ciencias o científicos, por ejemplo, con Einstein. En este sentido, no podemos caer en el gnosticismo ni en un espiritualismo desencarnado, como nos enseña lo más valioso de la teología y la espiritualidad con Francisco.
    Termino al respecto con T. de Chardin y su elogio de la materia “que, tendida por todas partes entre nuestras almas y el mundo de las esencias, nos haces consumir en el deseo de atravesar el velo inconsútil de los fenómenos”.

    • El mal del cristianismo que conocemos estriba en que en un tiempo sepulto el gnosticismo cristiano. Y claro que no podemos caer un espiritualismo desencarnado donde todo se cifra en un “encarnamiento” en el mas allá.

      • Isabel

        ¿Desencarnados aquí? No. Solo que sufriendo es como se aprende a salir del sufrimiento, a “trascender” lo bueno y lo malo y llegar a ser especiales seres iluminados ¿eh, Luis?
        No sé qué opinarán los hambrientos de la solución, si no preferirán mejor comer, esa nefasta costumbre que tenemos los humanos normales, en vez de alcanzar la “iluminación”..

  • M.Luisa

    ¿Cómo no va a afectar al conocimiento humano los cambios que a nivel científico se vienen produciendo respecto al concepto de materia? ¡Este ha sido y sigue siendo mi caballo de batalla!

    El descubrimiento del carácter cuántico de la materia   inevitablemente  produce un cambio  en nuestro modo de conocer  y sin ir más lejos es a lo que el otro día me referí  al sacar a colación el concepto de   percepción.

    La percepción le es al conocimiento como aquel elemento  que  nos viene ya educado por la cultura y por tanto no es lo primario de la cognición humana y en este sentido tal concepto reclama una revisión profunda.

    Con la física cuántica  hay que ir a momentos previos al de la percepción,  allí donde campalmente  estas vibraciones a los humanos  le son sentidas en forma  de impresión. Ambos momentos constituyen  los dos términos primigenios    a los que recurren en sus   teorías del conocimiento los últimos filósofos…  Seguiría, pero ahora mismo no puedo, gracias Luis.

  • Carmen

    Luis

    Lo he leído.

    No me atrevo a decir ni mu. Pero estoy en esa línea. Con permiso.

  • Gonzalo Haya

    La materia es un estado de la energía; materia y espíritu son dos estados distintos de la misma realidad; esa realidad puede llamarse “vacío” o “nada” porque no es algo medible o palpable. Mejor llamarla Realidad originaria o misterio. Después de muchas vueltas regresamos a la casilla de salida: Misterio que podemos captar, presentir, barruntar… mediante sentimientos de amor, justicia, com-pasión… pero no podemos explicar. Gracias, Luis, por recordárnoslo; poco a poco irá calando en nosotros.

Deja un comentario