• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5974 Artículos. - 95171 Comentarios.

El proyecto de Jesús, madurando en el tiempo, 17

A VUELTAS CON LA MAGDALENA 1/2

1 La que dejaron fuera de la foto

      Salvo en los evangelios, en ningún otro escrito del NT encontramos el nombre de la Magdalena. La mujer que con inigualable coraje consiguió desencallar el ánimo de los espantados y encogidos seguidores masculinos y zarandearlos hasta ponerlos en marcha fue sorprendentemente ignorada en esos textos. Pero, ¿por qué?

      La ausencia de la de Magdala se nota. Origina un enorme hueco que manifiesta una carencia esencial. Da la impresión de que ella, nada más acabar su decisiva actuación, hubiera desaparecido. ¿O tal vez se empeñaron en que no apareciera? ¿A qué se debió ese silencio? Tal vez se pensó que la Magdalena estorbaba. Es muy probable que, en un contexto dominado por hombres, el hecho de ser mujer fuera considerado un impedimento insalvable para concederle el lugar que le correspondía. Porque -¡y ya es extraño!- ni siquiera se la menciona… de pasada. Sea como sea, su falta produce un vacío que dura ya demasiado tiempo. Y es que cerca de veinte siglos después de que se escribiera el último de los evangelios, la Magdalena parece una figura disimuladamente camuflada en algún rincón perdido de la estantería de las piezas ornamentales. No es de extrañar que más de uno haya llegado a pensar: “mejor será quitarla de en medio, no vaya a ser que trastoque las tradiciones sobre las que se asienta nuestra estructura y nos desbarajuste el orden del escaparate”.

      En el triple artículo que dedicamos a María la Magdalena (1/3 Personaje incomprendido ,  2/3 Una mujer de rompe y rasga y 3/3  El fabuloso Argumento que dejó María, y aún nos convoca ) solo faltó por citar uno de los textos donde se nombra. La omisión fue hecha intencionadamente por razón de que dicho relato, escrito alrededor del año 100 y perteneciente al cuarto evangelio, exige un tratamiento especial. Se lee así:     

25 “Estaban presentes junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María la de Clopás y María Magdalena.
26 Jesús, entonces, viendo a la madre y, al lado de ella, a su discípulo predilecto, dijo a la madre:
      – Mujer, mira a tu hijo.
27 Luego dijo al discípulo:
Mira a tu madre.
      – Y desde aquella hora la acogió el discípulo en su casa” (Jn 19,25-27).

 

2 ¿Quiénes estaban presentes en la crucifixión?

      A primera vista, la mención de María Magdalena en este trance no parece tener más valor que el de su presencia allí. Está, pero no habla, no actúa, carece de protagonismo. Queda en segundo plano. Su nombre se cita unido y a continuación del de una mujer desconocida, María la de Clopás, nunca mentada en ninguno de los evangelios. Se diría que la comunidad autora del cuarto evangelio quiso homenajearla incorporándola a un cortejo de mujeres imaginadas junto al Galileo en el momento culminante de su vida. Ella no podía faltar. Ahora bien, la situaron como simple figurante sin más papel que el de estar.

      Sin embargo, esa es una mirada completamente superficial propia de la observación del evangelio desde un ángulo muy estrecho. Cabe pensar si esa posición en segundo plano no es sino mera apariencia. Para penetrar en las profundidades del relato conviene antes de nada contemplarlo desde una posición con amplia perspectiva. Resulta, pues, necesario el conocimiento del marco real donde ocurrieron estos hechos y la comparativa de esta escena con la que nos presentan los otros tres evangelios para ver qué nos aportan sus coincidencias y sus divergencias.

      La crucifixión era el método de ejecución de los reos juzgados y condenados por sedición contra el orden establecido por el imperio romano. Suponía un inapelable escarmiento público, un severo aviso al pueblo en general y, en especial, a quienes rumiaran propósitos de usar la violencia contra el poder invasor. Encrucijadas de caminos y montículos eran lugares apropiados para que los reos pudieran ser contemplados a distancia como muy seria advertencia. No se permitía el acercamiento al lugar de la ejecución. Y nadie se atrevía a hacerlo para no ser identificado como seguidor o cómplice del condenado. Hay que suponer de entrada que la mención de la presencia de unas mujeres junto a la cruz donde ejecutaron al Galileo invita a comprenderla desde el sentido figurado. Carece por completo de historicidad.

      2.1 Según Marcos

      El texto más antiguo, el de Marcos, lo confirma al escribir respecto al tema:

      “Había también unas mujeres observando aquello DE LEJOS, entre ellas María Magdalena, María la madre de Santiago el Pequeño y de José, y Salomé…;…y además otras MUCHAS que habían subido con él a Jerusalén” (Mc 15,40.41b).

      Marcos habla de mujeres, de muchas. Pero solo aporta tres nombres. El primero, el de María Magdalena. Y ni menciona a la madre del Galileo ni a una hermana suya ni a la nunca citada María la de Clopás. Además, indica con precisión que observaban la escena “desde lejos” (en griego: ἀπὸ μακρόθεν).

      2.2 Según Mateo

      Mateo sigue a Marcos. También avisa de la presencia de muchas mujeres. E igualmente cita el nombre de solo tres de ellas. María Magdalena figura en primer lugar.

      “Estaban allí mirando DESDE LEJOS muchas mujeres que habían seguido a Jesús desde Galilea, para asistirlo, entre ellas María Magdalena, María la madre de Santiago y José, y la madre de los Zebedeos” (Mt 27, 55-56).

      Mateo utiliza idéntica expresión que Marcos (ἀπὸ μακρόθεν = “desde lejos”) para indicar la posición de estas mujeres: alejada del lugar de la ejecución, como estaba establecido. Y, al igual que él, tampoco cita ni a la madre del Galileo, ni a su hermana ni a la tal María la de Clopás.

      2.3 Según Lucas

      Lucas, por su parte, después de hacer una ingente labor de indagación histórica:

      “…he resuelto yo también, después de investigarlo todo de nuevo con rigor, ponértelo por escrito de forma conexa, excelentísimo Teófilo” (Lc 1, 3),

      hace uso de la misma precisión que Marcos y Mateo para aludir a la posición de las mujeres respecto a la cruz (“desde lejos”; en este caso, se ha traducido: “a distancia” = ἀπὸ μακρόθεν), aunque Lucas no da ningún nombre:

      “Todos sus conocidos se habían quedado a distancia, y también las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea y que estaban viendo aquello” (Lc 23, 49).

      Lucas aportará tres nombres más adelante, en la escena ante el sepulcro. El primero de ellos será, como en Marcos y Mateo, el de María Magdalena: “Eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago” (Lc 24, 10).

 

3 Las coincidencias de Marcos, Mateo y Lucas

      En estos textos se dan dos coincidencias. Que las mujeres estaban distanciadas de la cruz y que la que ocupa el primer plano es María Magdalena. Los tres evangelistas, Marcos, Mateo y Lucas ratifican, además, que durante la ejecución del Galileo nadie se acercó a él; ni las mujeres que lo habían seguido ni ninguno de los discípulos, de los que, por cierto, no se dice ni palabra.

      Estos datos demuestran como errónea la idea de considerar el texto de Juan como el relato de un hecho histórico. Por consiguiente, se impone plantear: ¿Qué ha querido transmitir con esa narración la comunidad autora del cuarto evangelio?

 

4 Buscando entender lo de Juan

      Para ver las entrañas de este relato de Juan no nos queda más remedio que colocarlo sobre la platina del microscopio. En una primera observación captamos que se designa a algunas personas por relaciones de parentesco (‘la madre’, ‘su hermana’) o afinidad (‘el discípulo predilecto’). Sin embargo, solo aparecen dos nombres propios. Dos mujeres unidas por un mismo nombre, María: “María la de Clopás y María Magdalena”. Llama la atención que habiendo sido nombrada siempre en primer lugar, incluso teniendo el papel de protagonista en los relatos de la resurrección de Juan, ahora aparezca en segundo término, detrás de otra mujer, cuyo nombre –es importante reiterarlo– nunca ha sido citado salvo en esta ocasión: María la de Clopás. ¿Quién es y qué importancia tiene esa tal María la de Clopás para ser mencionada ahora precediendo por única vez el nombre de la de Magdala?

      Una mirada panorámica al conjunto de los personajes nos permite advertir su organización siguiendo un esquema de parejas:

1ª Pareja: Su madre La hermana de su madre
2ª Pareja: María la de Clopás María Magdalena
3ª Pareja: La madre El discípulo predilecto

      Ahora fijémonos en la estructura del texto. Consta de tres partes:

1ª Presentación: Lugar, momento y personajes (v. 25).
2ª Acción: Jesús interviene al ver a dos personas (v. 26-27a)
3ª Colofón: Actitud de respuesta a esa intervención (v 27b)

      El original griego nos ofrece la posibilidad de captar el detalle de la correspondencia entre las personas nombradas. El autor la ha establecido mediante la conjunción ‘y’ (en griego: καί). Veamos el mapa de personajes en la presentación y la acción:

a) En la presentación:

εἱστήκεισαν δὲ παρὰ τῷ σταυρῷ τοῦ ᾽Ιησοῦ
Estaban presentes junto a la cruz de Jesús

 

ἡ μήτηρ αὐτοῦ καὶ ἡ ἀδελφὴ τῆς μητρὸς αὐτοῦ,
su madre y la hermana de su madre

 

Μαρία ἡ τοῦ Κλωπᾶ καὶ Μαρία ἡ Μαγδαληνή.
María la de Clopás y María Magdalena

 

b) En la acción:

᾽Ιησοῦς οὖν ἰδὼν
Jesús, entonces, viendo
τὴν μὴτέρα καὶ τὸν μαθηὴν παρεστῶτα ὃν ἠγάπα
a la madre y al discípulo al lado de ella su predilecto

 

      La conjunción ‘y’ (καὶ) determina las tres parejas.

5 ¿Cómo engarzar todas estas piezas? ¿Y qué sentido encierran?

      En primer lugar se habla de la madre del Galileo. El pronombre lo confirma (“su madre”; ἡ μήτηρ αὐτοῦ). Unida a ella (“y”; καὶ), a “la hermana de su madre” (ἡ ἀδελφὴ τῆς μητρὸς αὐτοῦ).

      Su madre apareció en el relato de la boda de Caná (https://www.atrio.org/2020/10/el-proyecto-de-jesus-madurando-en-el-tiempo-7/), al comienzo de las señales dadas por su hijo:

      “Esto hizo Jesús en Caná de Galilea; como principio de las señales manifestó su gloria y sus discípulos le dieron su adhesión” (Jn 2, 11)-

      Allí representaba al resto fiel de la Antigua Alianza. Ella, consciente del descalabro de ese Pacto, supuso que tal vez podría tener arreglo, pero el Galileo no estaba por la labor. Nunca pensó en reformas. Y le dejó claro que aún no había llegado su hora:

      “Todavía no ha llegado mi hora” (Jn 2, 4b).

      Una vez llegada su hora, el evangelista también la sitúa en ese momento crucial representando, como en la boda de Caná, a la Antigua Alianza. La cruz es la hora. Pero no significará un apaño para recomponer antiguos desarreglos. La cruz señala a la vez: caducidad e inauguración. Determina el fin de la Antigua Alianza y ratifica el arranque de la Nueva. Son dos realidades históricas entre las que no cabe la enemistad, sino el hermanamiento. Junto a “su madre” (Antigua Alianza), “la hermana de su madre” (Nueva Alianza). Antigua y Nueva Alianza están representadas por dos figuras femeninas. A la primera la identifica el autor del texto como madre del Galileo. A la segunda, la mantiene velada bajo la expresión “la hermana de su madre”. La fórmula contiene el mensaje a transmitir y no explicita de momento ni la personalidad de la mujer ni su relación con el Galileo. Lo que importa en primera instancia es el vínculo familiar entre las dos figuras femeninas.

      En la presentación, lo que parece un apelotonamiento de cuatro figuras femeninas se reduce simplemente a dos mujeres denominadas de formas diferentes por razón del sentido que les da la narración.

      A la madre de Jesús se le llama en la segunda pareja por su nombre: María, seguida del patronímico (“la de Clopás”) para identificarla por la rama familiar a la que pertenece, (probablemente el nombre hebreo de su padre: Clopás). Junto a ella se nombra a la seguidora fiel del Galileo. Se la designa igualmente por su nombre: María, acompañado en este caso de su lugar de procedencia: Magdala. Ambas mujeres poseen un nombre en común: María. Una, conocida por sus raíces hebreas, la de Clopás, y por ser madre del Galileo; la otra, sin estar asociada a ningún hombre, será conocida por su lealtad al Proyecto y por la aldea de pescadores de donde había salido, Magdala, para adherirse a la propuesta de aquel que le descubrió la auténtica ruta a la libertad y la vida.

      Las dos Marías se corresponden a las dos hermanas antes citadas: “Su madre” y “la hermana de su madre”. Si “su madre” se presentó como figura de la Antigua Alianza, ahora se descubre a la mujer que mejor podía representar a la Nueva: María Magdalena, la mujer cuyo amor leal fue capaz de superar todos los obstáculos. Su relación familiar con el Galileo no tiene dudas. Se entiende desde las palabras recogidas en el evangelio de Marcos:

      “Mirad a mi madre y a mis hermanos. Cualquiera que cumpla el designio de Dios, ese es hermano mío y hermana y madre” (Mc 3,34b-35).

      Aunque representan a las dos Alianzas, se trata de personas reales. Poseen vida propia. El autor del evangelio colocó allí, en ese momento culminante, a las dos mujeres hermanadas también por el mismo nombre para descubrir el papel que correspondía desempeñar a cada una de las comunidades vivas e históricas que esas mujeres representaban

38 comentarios

  • Santiago

    La figura extraordinaria de Juan Apóstol ilumina el final del siglo primero de nuestra Era Cristiana. Habiendo sido “el discípulo amado” uno de los tres íntimos de Jesús, ya que Pedro es distinto a él y Santiago fue martirizado bajo Agripa pues el “otro” discípulo ….es Juan..

    Juan, según las fuentes, presenta su Evangelio a fines del siglo I. Después de Pentecostés evangeliza en Jerusalen y los Hechos lo sitúan en Samaria. Después reside en Éfeso. Desde allí bajo Domiciano es llamado a Roma para ser martirizado. Como sobrevive regresa  Éfeso donde vive largos años hasta su muerte cerca del 100 ac bajo Trajano.

    Ni Marcos, ni Mateo, ni Lucas fueron testigos presenciales del Evangelio. Juan da exactos detalles cronológicos, topográficos y personales que sólo un testigo íntimo y personal puede ofrecer. El mismo escribe que es un testigo ocular (Jn 19:35; 24; 1 Jn 1:1-4)

    La larga evangelización de Juan en Éfeso formó con los “intelectuales” cristianos adoctrinados por Pablo en el principio una Iglesia local que fue una escuela teológica. Juan ofrece una visión teológica profunda del Verbo de Dios, Jesús, pero no con la simple narrativa de los Sinópticos. Indudablemente que Juan sin salirse de los “hechos históricos” nos ofrece una meditación de las palabras del Maestro asimilándolas hasta sus últimas intuiciones y deducciones. El pensamiento de Cristo es correctamente explicitado por Juan que es el “director” exegético  y espiritual de esta Iglesia que el ha ampliado y perfeccionado de acuerdo a su autoridad como TESTIGO apostólico e histórico de primer orden. Juan es Mártir espiritual de la Verdad que es Cristo.

    Por otro lado es correcta la interpretación de las 4 Marías divididas en 2 grupos que nos presenta Juan.
    Stabat Mater, la Madre biológica de Jesús.

    Y la hermana de Su madre que es Salomé, la madre de los hijos de Zebedeo puesto que Marcos la presenta en la Crucifixión…”Había …unas mujeres entre las cuales estaban Maria Magdalena, y Maria de Cleofás o Clopás…y Salomé” (Marcos 15:14). Y Mateo nos dice que ésta es la madre de los hijos de Zebedeo (Mateo 27:55-56)

    Tambien es identificada Maria de Cleofás como la madre de Santiago el Menor y Jose ( Mateo 27:55-56 y por Marcos 15:40)

    Maria Magdalena está plenamente descrita en el Evangelio.

    Un saludo cordial y ratifico mi deseo para un Feliz Año 2021.

    Santiago Hernández

     

  • oscar varela

    Hola!
     
    El Item 4: “Buscando entender lo de Juan”
    no es de fácil digestión.
    A Salvador, se le ven los Sistemas nerviosos y musculares de la exégesis.
     
    La cosa no resulta fácil ¡ni mucho menos!;
    entre otras cosas, porque, y pregunto
    ¿algún atriero o lector oyó alguna vez algo semejante?
     
    Me pregunto:
    – ¿cómo se justifican las y los que dicen satisfacerse con tener
    “su” virgen-madre o “su” Jesús?
    – ¿qué hacen con esta exégesis de Salvador?
     
    Se equivoca quien piense que des-estimo tales ideas de aquellos “las” y “los”
    ¿por qué negarles el mismo derecho -el de interpretación “propia”-, que otorgamos
    a los Escritos sagrados, a los Padres y Teólogos,
    a Salvador Santos, a “las” y “los”, a “cada cual”?
    …………………….
     
    Acá, Salvador se planta “propiamente” y, entonces, se plantea:
    El ítem 5: ¿Cómo engarzar todas estas piezas? ¿Y qué sentido encierran?
    acerca de las “personas reales” figuradas (“papeles”, “representaciones)
    [notemos la “dramatización – teatral”]
     
    -“Aunque representan a las dos Alianzas, se trata de personas reales.
    – Poseen vida propia.
    – las dos mujeres [“María la de Clopás y María Magdalena”]
    – para descubrir el papel que correspondía desempeñar
    – a cada una de las comunidades vivas e históricas
    – que esas mujeres representaban
    …………………….
     
    ¿Será éste uno de los “sentidos fructificantes” de estos Artículos?

    • oscar varela

      Dicho lo dicho:
      no le quito un ápice a la exégesis de Salvador Santos,
      PORQUE:

      1- no es ésta una Interpretación “suelta”,
      2- sino de una “coherencia” en el “modo de pensar”,
      3- que se auto-justifica en el conjunto de su posicionamiento,
      4- se inscribe dentro de otros traductores reconocidos,
      5- se me presenta como más verosimil, en cuanto a “dar razón”.
      6- etc.

      Por lo que es de:
      – tratar de entender,
      – agradecer y
      – difundir.

    • carmen

      Pues yo tengo Mi Jesús imaginario que gracias a Dios no es el de la iglesia.
      Mi virgen de la Fuensanta

      Y a veces me siento totaaaaallllmeeeente identificada con María la de Magdala.

      Y si. Antes había oído algo parecido. Si. En artículos sueltos y sobre todo en el libro de Saramago.
      Y en una iglesia de París, dedicada a María Magdalena. Me lo explicó muy clarito la encargada o lo que fuese esa señora. Porque como soy española y no lo puedo negar, pues estaba convencida de que me iba a escandalizar y a hay algún sortilegio.
      Cosas de los prejuicios.

  • carmen

    Si.

    Queda mucho por hacer. Pero esto es ya un movimiento de masas. Y no hay quien lo pare.

    La clave está, creo, opino, en el acceso a la educación por parte de las mujeres. Eso ha sido definitivo.

    Cuando empecé a trabajar el colegio era solo de niñas. Gente trabajadora, de barrio, de huerta. Solamente venían las madres a hablar con la tutora, porque casi todo éramos mujeres. La preocupación de las madres era, está nena tiene que estudiar, y seguir estudiando luego. Que no le suceda como nos sucede a nosotras. Tienen que valerse por sí mismas y no depender de nadie.

    Lo teníamos clarísimo, las madres y las profesoras.

    Luego cambiaron las cosas y empezaron los chicos. Era superdivertido, el ambiente de la clase varió. La magia fue que los niños y las niñas se sabían iguales. Peleas, discusiones, amistades… iguales.

    Ahora, treinta años después , diles tú a estas jóvenes que el varón no se qué y la mujer no sé cuántos.

    O sea. Imposible. Ni caso.

    Por eso mismo esto no hay quien lo pare.Estoy absolutamente convencida. Entre otras cosas porque nuestro voto cuenta exactamente igual al de un varón.

    Al menos eso pienso

    • ana rodrigo

      Carmen, esa es otra asignatura pendiente que tienen las religiones, es decir, la sociedad va a años luz de diferencia con la sociedad actual en este tema (y en otros) de reconocimiento de la igualdad de hombres y mujeres en la práctica, porque teóricamente nadie lo niega. La Iglesia sigue siendo cosa de hombres mientras las mujeres no estén en los órganos de decisión, es decir el clero. Si bien, aunque parezca paradójico, no quiero que las mujeres accedan a este tipo de clero.

      Si Jesús y su significado, no hubiese sido hombre y ese mismo papel lo hubiese ocupado una mujer, su mensaje se hubiese quedado en nada, como en nada se han quedado tantas mujeres valiosas que en el mundo han sido.

      Como tú dices, el nexo de este tema es el machismo o el patriarcado o el antropocentrismo o el masculinismo. Cualquiera de estas acepciones han marginado a la mujer, cosa que no hace el feminismo que pide la igualdad por encima de todo entre hombres y mujeres.

      • ana rodrigo

        Errata, donde dice “la sociedad va a años luz de diferencia de la sociedad actual” debería decir que “las religiones están a años luz con la sociedad actual.

      • carmen

        En este tema y en otros, porque en cuanto a la homosexualidad, anticonceptivos, disolución del matrimonio, fecundación asistida, aborto legal, eutanasia legal, familias monoparentales, matrimonio homosexual, libertad de pensamiento en los escritores, libertad de cátedra, celibato opcional…en fin. Bueno, en un sinfín de cosas, también se las trae.
        Y a las mujeres en nada de todo ese sinsentido nos pueden responsabilizar. Es un asunto de varones.
        Anda que sí. Anda que se pueden lucir.

        Entiendo que no te apetezca nada entrar en ese círculo de poder, es como para salir corriendo.

        Feliz año

  • ana rodrigo

    Los evangelistas, hombres de su tiempo, hijos de una sociedad patriarcal imponente, no pudieron librarse de esa fuerte influencia de filtrar la vida como hombres, es natural. Somos hij@s de nuestra sociedad, y ellos lo eran.

    He pensado en muchas ocasiones, cuál no sería el trato de Jesús con las mujeres como para que estos hombres, al hacer el relato de la vida de Jesús no pudieran evitar hablar de las mujeres de las que hablan, haciéndolas protagonistas en momentos tan decisivos, como darles crédito como testigos, por ejemplo en la resurrección, ya que el testimonio de las mujeres en aquella época, no era tenido en cuenta. Y lo mismo podríamos decir siempre que se habla de Jesús y las mujeres. Habría que saber lo que se callaron.

    Y, la prueba de que las mujeres no interesaban como sujetos sociales y religiosos, es que, inmediatamente, después de las primeras comunidades, desaparecieron del mapa cristiano, quedando en manos de los hombres todo que había que decir de Dios, es decir, la teología y el poder sagrado. Y, con el poder sagrado han ido moldeado a su forma y manera la idea de Dios todopoderoso y omnipotente, así como han concretado hasta el más mínimo detalle cuál era su voluntad.

    Es decir, el cristianismo se ha configurado como cosa de hombres, célibes y, por tanto, sin mujeres. Eso sí, siempre servidos y cuidados por mujeres, como objetos de usar y “tirar”.

    Y lo mismo diríamos de otras religiones. El otro día escuché, vía telemática, a una serie de mujeres que resaltaban todo lo que los textos sagrados de todas las religiones hablaban en favor de las mujeres, pero todas ellas -las religiones- se masculinizaron y olvidaron esos textos.

    Queda mucho por hacer.

    • oscar varela

      “Queda mucho por hacer”
      ¡Ok!

      Y al mismo tiempo, pa’que haya lugar:
      “Queda mucho por DES-hacer”.

    • mª pilar

      Y tristemente:

      ¡Así le ha ido a la iglesia, empantanada en sus “especialidades únicas e irrevocables!

      Si ahora, el entrar las mujeres a tomar parte en ella, con los comportamientos de siempre:

      No se ganará nada de nada; todo seguirá igual y las mujeres harán lo que hasta ahora están haciendo los hombres.

      Se vestirán igual, los mismos ritos el mismo lenguaje; todo igual; para eso, no se necesita que las mujeres entren en la iglesia “poder”; ya conocemos como actúan los hombres.

      ¿Van a seguir el mismo camino ellas?

      Sé, que no tomaré parte en esta ¿nueva? y posible etapa.

  • carmen

    Es que no es fácil.

    Entiendo que no entendieran. Porque los discípulos varones esperaban una libertad del yugo del imperio romano. Siempre han estado con la misma historia. Siempre. Y ahí está la ópera nabuco y el coro de los esclavos. Siempre culpando a otros, a los poderosos. Siempre con su queja eterna. Siempre con su plegaria, sálvanos dios. Somos tu pueblo elegido. Mándanos a un libertador, como mandaste a Moisés.

    Pero Moisés no está claro que , en fin.

    Las mujeres deseaban otro tipo de liberación y los ciegos y los que estaban muertos en vida. Esos si entendieron el mensaje de Jesús. Porque en realidad iba dirigido a nosotros. Levántate y anda. Todos tenemos la misma dignidad. Quién esté libre de pecado que tire la primera piedra. Ese pasaje es fantástico. Absolutamente fantástico porque puso al varón en el mismo plano que la mujer.

    Eso los varones que andaban tan estupendamente, que no tenían problemas de salud física, que veían como halcones…no podían entender a Jesús. Imposible. Y además eran los que tiraban las piedras.

    Y claro, entendieron después o vieron un filón en la resurrección?

    No sé.

    Tampoco me importa demasiado. La idea de Jesús ha calado profundamente en la sociedad. Y no por la resurrección precisamente, sino porque muchísimas personas grandes que se convirtieron en grandes líderes mundiales, también pensaban como Jesús. Todos somos iguales, todos pertenecemos a la misma especie. Todos, todas, deberíamos de tener los mismos derechos, seas blanco, negro o indio.

    Eso es lo que ha realmente calado en la sociedad. La resurrección nada tiene que ver. Hay muchísimas personas que desde su lugar luchan a por un mundo mejor y no les importa nada la resurrección.

    A mí desde luego no me importa lo más mínimo. Pero es la piedra angular de la iglesia.

    Pues allá la iglesia. No sé cómo explicarlo.

    Pero no es fácil. A veces las fuerzas fallan. No es fácil. Tampoco ha dicho nadie que lo fuese. Es una guerra continua, de desgaste . Llega un momento que dices, pues bueno.

    No sé.

     

    • carmen

      Y la iglesia como institución en vez de ayudar a los débiles, refuerza a los poderosos. Es un sinsentido total. Y no es nuevo, no, hoy me he dado una vuelta por los primeros concilios.

      Me encanta cuando dicen: es que en la iglesia hay muy buena gente. Por supuesto. El mismo tanto por ciento que en los que no formamos parte del clero. Por supuesto que hay buena gente. Es que somos una mayoría aplastante de gente normal, buena dicho en el mejor sentido de la palabra que diría Antonio Machado. Manuel, no sé.

      Es que ese es precisamente el mensaje de Jesús. Pero no os dais cuenta? Juntos podremos. Ese es el auténtico mensaje. Ese es el mensaje que han recogido otros grandes líderes. Los grandes líderes mueven masas, porque aunque no les guste a algunos filósofos, la masa , es decir, todos, entre todos podríamos conseguir lo que quisiéramos. Pero no tirando bombas, no matando a nadie. No destruyendo. Al personalmente sería incapaz de hacer daño a nadie. Ni en nombre del mismísimo Dios sería capaz de matar a nadie. Desde luego, en defensa propia o de otra persona, me tendría que ver en la situación.

      Pues claro que en la iglesia hay gente buena. Por supuesto.

      Y…?

  • Veronica pojmaevich

    Hay un pozo de sabiduría en la historia de Jesús, como la hay en la historia de Ghandi, de Martín luther king y de rosa parks; seguimos sacando joyas de sabiduría de ellos y lo importante va a ser siempre ampliar, sacar joyas de sabiduría de otros contextos, de otras personas, incluso contemporáneos; si uno mira desde más arriba ve la totalidad: histórica y geográfica, y en esa totalidad hay tantos pozos de sabiduria, también en las mujeres. Otra cosa es lo q se cristaliza en la historia y las noticias, filtrando y excluyendo. Y eso empobrece, y vulnera. Mientras más amplia la mirada más recursos uno encuentra para resolver en la vida. Me gustó la mirada “con distancia” de José Luis Tamayo en esta entrevista q encontré en cetr estos días, ando buscando sitios c diversas tradiciones: https://cetr.net/entrevista_a_juan_jose_tamayo/

    por lo pronto el lema q me guiará 2021 es el de María Inés Mato:  nadar en aguas abiertas…

    • Veronica pojmaevich

      “Si nosotros hemos creado la imagen de la divinidad, entonces podemos cambiarla. No se trata de desafiar lo que existe, sino de mostrar lo que hemos excluido, lo que hemos olvidado y abandonado. Esa es la razón por la que he escrito tanto sobre María Magdalena, porque si se hubiera reconocido su matrimonio con Jesús, lo cual está bastante claro en los libros del Nuevo Testamento, nuestra cultura habría sido completamente distinta, porque tendríamos una pareja en el origen del Cristianismo. Por eso, parte de mi trabajo es volver a traer el arquetipo femenino a nuestra consciencia nuevamente. Lo femenino tiene que ver con la Naturaleza, con la tierra y con el alma, pero no solo con el alma humana que habita en nosotros, sino también con el Alma cósmica, en la que estamos inmersos y de la que somos parte.
      –¿Qué tiene Sophia, la sabiduría, para enseñarnos en estos tiempos?
      –Toda la tradición de la Sabiduría fue conducida por Jesús y María Magdalena y eso es precisamente lo que ellos vinieron a traer de nuevo a nuestra consciencia, porque había sido eliminada después de la primera caída del Templo de Jerusalén, en 621 a.C., cuando el principio femenino fue prohibido por los sacerdotes. Las tradiciones sapienciales nos llegan directo desde la tradición hermética en Egipto, a través de la Edad Media con la Iglesia del Santo Espíritu y la búsqueda del Santo Grial. Luego continúa con la Alquimia entre los siglos XV y XVII y los Rosacruces, personas que mantuvieron vivas esas tradiciones para nosotros. Hay mucho de eso vivo en la Iglesia Ortodoxa griega, aunque no escuchamos mucho de esto aquí.”
      Tomado de https://www.sophiaonline.com.ar/anne-baring-el-coronavirus-traspaso-las-fronteras-y-hoy-todos-somos-uno/?fb_comment_id=2914653491962561_2916661391761771
      Los varones han puesto los reflectores sobre los varones, y a veces como digo yo con esta impronta de “pavos reales”, se sentirse los más importantes, únicos, dioses, etc. Considero a mi papá un capo, pero no sé si él hubiese tenido el desarrollo que tuvo sin la afectividad de mamá. La pregunta entonces es “¿cuánto influenció María Magdalena a Jesús?”, porque tengo amigos que me han influenciado con sus ídolos masculinos, pero yo sé también que les vengo señalando películas con tinte femenino. Unos me enseñan los misterios de la religión con sus autores y yo les presento mis autores con los misterios de la Ciencia. Es una influencia mutua, una sinergia. Todos somos iguales y diferentes, cada uno con su mensaje, Jesús es Jesús, Buda es Buda, Ghandi es Ghandi, no son otros Cristos, y los considero tan importantes como a Jesús (y no estoy poniendo ejemplos femeninos que considero par); Como dice Ariadna Labate: zazen es Patrimonio de la Humanidad, y nos lo mostró Buda, no Jesús. http://espanol.buddhistdoor.net/nuestro-verdadero-cuerpo-es-el-cosmos-entero-entrevista-con-la-maestra-zen-ariadna-dosei-labbate/
      Ella también plantea esto de que si un maestro zen habla se le escucha, en cambio no sucede así a las mujeres maestras zen. Quizás María Magdalena fue tan capa como Jesús, pero solo nos llegó todo proviniendo de boca de Jesús…
      Perdón por la disonancia cognitiva que pueden generar mis palabras, pero es que de un tiempo a esta parte, he cuestionado todo…

  • oscar varela

    Hola!
     
    1- ¡Digan los atrieros si en las exégesis de Salvador
    no hay una captación y narración de estilo “DRAMÁTICO”!
    Solemos encontrar estructuraciones “TEATRALES”,
    como “ACTOS”, “ESCENAS”, “PERSONAJES”, “DIÁLOGOS”, etc.
    …………………….
     
    2- Algunas preguntas acerca de “lo que hace” la MAGDALENA:
     
    2.a- producido el vacío por la Muerte de Jesús,
    la Magdalena “de-construye” ese “vacío”
    con el mismo concepto transliterándolo
    del exangüe ánimo cordial al sepulcro “vacío”.
    Preguntas:
    2.a-a) ¿Hay en la literatura de la época figuraciones similares?
    2.a-b) ¿a qué “modos de imaginar” clasifican esos Relatos?
    2.a-c) ¿qué grado de similitud con “la realidad” le otorgan?
     
    2.b- el Relato de la de Magdala dice haber alcanzado,
    luego del “vaciamiento”, el trato presencial con el “matado” Jesús.
    Preguntas:
    2.b-a) ¿qué grado de “presencialidad” aduce ese Relato poético-creador?
    2.b-b) ¿de “qué” o de “quién” sería esa “presencia” con que se tiene “trato”?
     
    2.c- El Relato neotestamentario sigue SIN la Autora Magdalena.
    Sigue con “Apariciones”, “Auto-subida”, “Gestiones trianguladas” y “Envío de Delegado”.
    Preguntas:
    2.c-a) ¿qué pito tocó la Magdalena en esa “secuencia”?
    2.c-b) ¿supo de esos “corolarios”?
    2.c-c) ¿acordó con ellos?
    …………………….
     
    Pregunta impertinente, de color y humorística:
    3-a ¿los “herederos” de la Magdalena siguen cobrando ($$$) Derechos de Autoría?
    3-b ¿acaso los está cobrando ($$$) la “Sucesión apostólica”?

    • Salvador Santos Pacheco

      Hola Oscar

      Voy a tus preguntas:

      A las de 2a: Desconozco si en la literatura de la época se describen acciones similares a las realizadas por la Magdalena. Su actuación no fue algo puntual. El desarrollo de sus movimientos está señalado por los cuatro evangelios desde Marcos a Juan.

      Algunas mujeres de las que siguieron a Jesús, encabezadas por la Magdalena, se negaron a aceptar que la muerte de Jesús fuera definitiva. El hombre aquel que deshizo todos los moldes y les descubrió la grandeza de la libertad y la Vida no podía acabar en el estrecho lugar de la muerte. Su convencimiento fue a mayores. Lo sentían tan vivo como cuando caminaban a su lado. Pero el miedo a expresar su convencimiento les llevó a callarlo. Marcos, escrito en una época temprana, formulará esos hechos con la idea de una tumba vacía y terminará su texto de manera abrupta:

      “…y no dijeron nada a nadie del miedo que tenían” (Mc 16,8b).

      Los dos apéndices (Mc 16,9-13 y Mc 16, 14-20) son añadidos posteriores al texto de Marcos para tratar de suavizar ese seco a insólito final (literalmente: “…tenían miedo, pues”).

      Mateo ofrece un avance en el movimiento de las mujeres. El sentimiento de la Vida supera al miedo. Y abre paso a la alegría. Los términos ‘miedo’ y alegría’ se repiten en el relato de Mt 28,1-10. Rompen la barrera del temor al lanzarse a comunicar su experiencia a los discípulos. Entienden su anuncio como encargo del Galileo. Y eso les da fuerzas. Parten de la idea de recomenzar el Proyecto. Solo poniéndolo en marcha tendrán la experiencia que les ha movido a ellas.

      En Lucas se da un paso más. Las mujeres comunican la noticia a todos los discípulos. Los discípulos, en cambio, piensan que son fantasías:

      “…pero ellos tomaron sus palabras por delirios y se negaban a creerlas” (Lc 24,11).

      Únicamente dando los primeros pasos empezará el colectivo de seguidores a descubrir la razón de las mujeres.

      Fueron LAS MUJERES con la de Magdala a la cabeza quienes relanzaron el Proyecto. El evangelio de Juan dará máximo protagonismo a la Magdalena. Le asignará el papel que le corresponde.

      A las de 2b: A mi juicio no hay presencia, sino experiencia. La Magdalena, como se expuso en los artículos dedicados a ella, fue una mujer rebelde, opuesta al sometimiento y enfrentada al poder del imperio dominante. Sin embargo, seguía anclada en el orden injusto y esclava de la violencia usada como método de liberación. El Galileo le descubrió el acceso a la libertad y la Vida con su Proyecto de sociedad alternativa. La de Magdala entendió entonces que la resurrección empezaba aquí ¡sin juicio ni esperar a un momento posterior a la muerte! Esto se dirá en el cuarto evangelio de diversas maneras:

      “…quien escuche mi mensaje, y así da fe al que me envió, posee vida definitiva y no está sujeto a juicio: ya ha pasado de la muerte a la vida” (Jn 5,24).

      La resurrección se puede comprobar. Es posible constatarla antes de la muerte física. La Vida compartida con amor leal fue la base de esa experiencia y del empuje de la de Magdala, que comprendió que ninguna barrera detiene la Vida definitiva.

      A las 2c: La Magdalena zamarreó a los discípulos y dio el impulso definitivo al reinicio del Proyecto. Los evangelios fueron escritos gracias a su energía. Desde Marcos a Juan se fue precisando el movimiento activo que desencadenó la alegría descerrajando los candados del miedo. Su ímpetu no decayó hasta el punto de que el cuarto evangelio recogió su experiencia vital y la propuso como la mejor representante de la sociedad alternativa. Quienes lo escribieron dejaron constancia de lo que la Magdalena tuvo el valor de exponer. Se significó, por tanto, como autora.

      A la 3ª: Los herederos de la de Magdala son quienes han recogido su antorcha. Su gran herencia es el amor y la lealtad.

      A la 3b: La que llamas sucesión apostólica imagino debe ser la que mantiene esa antorcha del amor leal. No me parece que haya otra sucesión.

  • oscar varela

    I- LA QUE DEJARON FUERA DE LA FOTO
    https://www.atrio.org/2020/12/el-proyecto-de-jesus-madurando-en-el-tiempo-17/#more-19140
     
    1- Salvo en los evangelios, en ningún otro escrito del NT encontramos el nombre de la Magdalena.
    – La mujer que con inigualable coraje consiguió desencallar el ánimo de los espantados y encogidos seguidores masculinos y zarandearlos hasta ponerlos en marcha fue sorprendentemente ignorada en esos textos.
    – Pero, ¿por qué?
     
    2- La ausencia de la de Magdala se nota.
    – Origina un enorme hueco que manifiesta una carencia esencial.
    – Da la impresión de que ella, nada más acabar su decisiva actuación, hubiera desaparecido.
    – ¿O tal vez se empeñaron en que no apareciera?
    – ¿A qué se debió ese silencio?
    – Tal vez se pensó que la Magdalena estorbaba.
     
    3- Es muy probable que, en un contexto dominado por hombres,
    – el hecho de ser mujer fuera considerado un impedimento insalvable para concederle el lugar que le correspondía.
    – Porque -¡y ya es extraño!- ni siquiera se la menciona… de pasada.
    – Sea como sea, su falta produce un vacío que dura ya demasiado tiempo.
    – Y es que cerca de veinte siglos después de que se escribiera el último de los evangelios,
    – la Magdalena parece una figura disimuladamente camuflada en algún rincón perdido de la estantería de las piezas ornamentales.
    – No es de extrañar que más de uno haya llegado a pensar: “mejor será quitarla de en medio, no vaya a ser que trastoque las tradiciones sobre las que se asienta nuestra estructura y nos desbarajuste el orden del escaparate”.
    ……………………………………………………….
     
    II- LA QUE QUIEREN BORRAR DE LA FOTO
    [¿Quiénes son los que odian a Cristina Kirchner?]
    (por Sandra Russo)
     
    1- Los que:
    – le contaban las carteras,
    – le criticaban el maquillaje,
    – la diagnosticaban por tevé,
    – repetían “dos PBI”;
    – hablaron de doble comando con Néstor,
    (porque a una mujer alguien tenía que estar diciéndole qué hacer),
    – la acusaron de chorra, de hybris, de bipolaridad, de traición a la patria.
     
    2- Los que:
    – la acusaron a ella y al ex canciller Héctor Timerman, cuya muerte quedó a cuenta del lawfare,
    – marcharon el 18F acusándola de haber matado a Nisman.
    – escribieron y leyeron y creyeron esa narrativa barata que incluyó comandos multiculturales.
    – fiscales y jueces trabajan en equipo con los grandes diarios
    – hacen perforaciones en la Patagonia con retroexcavadoras,
    – hicieron creer que los ladrones peronistas levantan el parquet para dejar plata enterrada.
    (mientras desaparecían 44.000 millones de dólares que obtuvieron del FMI).
     
    3- Los que:
    – afirmaban que, como se había robado todo, tenía plata enterrada,
    – asistían con total indiferencia al desmantelamiento educativo, científico, sanitario.
    – creyeron que Milagro Sala también se robaba todo,
    – decían que Alberto era un títere de Cristina,
    – repiten todas las mentiras que les proveen los medios, que ellos saben que mienten,
    – anidaron un odio profundo, visceral, salvaje.
    – saben a quiénes quieren sacarse de encima, manchar una manera de pensar este país,
    – durante el tremendo año que recién terminó obstruyeron los cuidados colectivos,
    – instigan desde los medios a que se rompan las reglan, los que las rompen.
    – intoxican y los intoxicados,
    – dicen que la vacuna Sputnik alterará nuestro ADN, y la pandemia una forma de control de la natalidad,
     
    4- Los que:
    — se sintieron agredidos por una ley que no obliga a nada.
    – luchan por obligarnos a todos a vivir de acuerdo a lo que piensan ellos.
    – siguen inventando noticias y los que las escriben y las editan.
    – atentan contra la salud colectiva para desgastar a un gobierno,
     
    5- Los que:
    – sabotean el ánimo general escondiendo lo alentado.
    . privan de la libertad a ex funcionarios que ayudaron a dar pasos de equidad como pocos,
    – creen que el amor a la patria, que la lealtad y el compañerismo son excusas para robar,
    – soportando la cárcel se negaron a declarar mentiras,
    – se oponen a la felicidad del pueblo, combaten a quienes pueden hacerlo feliz,
    – quieren judicializar la política porque la Justicia todavía está bajo su mando,
     
    6- Todos esos, los que:
    – concentran el odio para seguir concentrando el dinero, son irreductibles,
    – no salen de la nada sino de una línea histórica que produjo las desgracias más hondas.
    – nadie los convencerá de nada,
    – son los mismos y como siempre están dispuestos a todo.
    ……………………….
    * Si no se comprende lo inevitable de algunas peleas,
    – se puede perder esta enorme oportunidad popular
    – para restaurar EL AMOR Y LA IGUALDAD.    
    ……………………….

    • mª pilar

      Y todas las personas, que las utilizan:

      Tanto para ayudarse a si ¡mismos!
      Como las que las utilizan para agrandar lo que “ellos” no podrán tener jamás.

      Gracias Oscar, por poner cara a las mujeres de hoy.
      Un abrazo.

  • carmen

    Lo tengo, lo tengo, lo teeeeennngooi.

    Me acaba de poseer el espíritu de Agustín de Hipona.

    Ya sé cómo se transmite el pecado original, a través del ADN mitocondrial de la madre. Cómo somos malas malísimas y seguidoras de la serpiente, pues eso.

    Genial.

    Puedo aspirar al Nobel de teología en la categoría de pecado original?

    No me digan que no es una idea estupenda. Así al varón lo dejamos libr de toda culpa, como se merece.

    Por eso no nos admiten en puestos directivos de la iglesia. Y jamás, jamás podrá haber una mujer sacerdote.

    Y es que Agustín de Hipona era un genio.

    Por eso mismo era un misógino irredento. Con toda la razón del mundo .

     

    Buen día a todos. Vuelvo a mis fogones , que es donde tengo que estar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¡Confirmado en las Redes!
    Se ha hecho “viral” la tendencia de “resurrecciones”
    por parte de la Mujer.
     
    Dicha tendencia demuestra que la Magdalena “arrasa”
    ………………………….
    P.e. en ATRIO se lee:
     
    1- “Ustedes no han entendido nada de la resurrección.
    Es que la gente no muere mientras se le recuerde.”
     
    2- “Pienso lo mismo:
    Mientras estén en nosotros:
    ¡Viven!

     
    3- en este “hilo” –hasta ahora- van ganando 8 a 2
    ……………………………
     
    ¿Habrá alguna comprensión del “hecho”?

    • oscar varela

      (sigo)
      ¿Acaso una “pista” para la comprensión
      estaría en que la “SUCESIÓN genético-biológica” de la vida humana
      radica en la línea femenina (no en el masculina)?

      Si al concepto de “sucesión” hacemos el esfuercito
      de radicarlo en el “propio” humano de “HERENCIA”,
      tal vez la “pista” rinda mejores frutos.

      • oscar varela

        (sigo y termino)
        Queda por comprender el “NINGUNEO” hacia la Mujer.

        Me oriento por esta adjunta “pista”:

        1- prenotanda: bien que la planta se muestra en su “tallo y hojas”,
        está sos-tenida en las raíces.
        La evolución no ha sido tan tonta de poner su existencia
        en partes tan “cambiantes”.

        2- La Vida “biológica” se hizo cargo de la vida “zoológica”
        (notita: “bios” es el modo humano; “zoo” es el modo animal)
        y asumió la pre-ferencia de la raíz materna (no tanto la paterna).

    • carmen

      Mira.
      No me gusta la bromica de las redes. No pertenezco a ninguna red social. Me asustan . Hay mucho loco suelto.

      En cuanto a lo que dices de la herencia, bueno, ahí está el ADN mitocondrial que solamente se transmite por la mujer.

      Pero vamos a dejarnos de tonterías. Esto es hablar por hablar. He leído a muchos hombres que me han abierto muchas puertas de mi cabeza. Muchos. Abierto. No que me hayan dicho lo que tengo que pensar. Si he podido llegar sola a unas cosas tan elementales como que no podía creer en el dios que me decían que era, ya es imposible . Porque abrir una ventana y darte cuenta de que existe vida fuera de tu habitáculo, eso ya no hay quien lo pare.
      Pero eso no quiere decir que tengas razón . No. En absoluto. Es sencillamente la libertad que has adquirido de poder decirlo. Pero claro, te tienen que dejar. Y Antonio Duato es un maestro en eso de permitir hablar. Y no piensa como muchos de los que hablamos aquí, porque él también tiene derecho a pensar como quiera y pueda.

      Lo enorme de Atrio es precisamente eso. Que puedes hablar.
      Y como ha dicho , no recuerdo el nombre soyundesastreparalosnombres, pues todo lo que se lee aquí, ayuda a pensar.
      Sin más pretensiones.
      Al menos así pienso. Pero me equivoco con mucha frecuencia. Gracias a dios.
      Paz y bien, hermano americano.

  • carmen

    Pues es que veo normal que los discípulos, en realidad los varones que lo seguían que seguramente eran más de doce, porque me ha parecido entender que  doce es un número de esos mágicos que quiere decir algo, supongo que comunidad o pueblo o algo de eso. Porque doce hijos tuvo Jacob, creo y no puede ser casualidad. O Israel. Las doce tribus de Israel. Que por cierto me enteré hace poco tiempo ese cambio de nombre de Jacob a Israel. Menudo jaleo tenía con los dichosos doce hijos y las doce tribus. Resultaron ser lo mismo.

    Entiendo que los varones desaparecieran. Para ellos era una especie de líder político, iba a liderar una insurrección. Y siempre, siempre, siempre, cuando coge a un líder de estas características el Poder político, los demás se esconden. Eso es así.

    Pero a La Mujer se le ofrecía otra cosa, su liberación personal. Le brindó dignidad. Ante eso no te puedes esconder, porque entonces vuelves a la indignidad. A la Nada.

    Son cosas muy diferentes.

    Y también los varones y las mujeres somos muy diferentes. Nuestros valores son otros. Coincidimos en muchos, pero hay otros valores que nos diferencian, entre ellos el que hizo que esas mujeres no se escondieran y llegasen hasta donde físicamente les permitieran llegar. Y luego seguir y decir: muerto? Ni hablar. Mientras que siga su pensamiento vivo en nosotros, él seguirá viviendo.

    Creo que esa fue la venida del espíritu Santo que dicen en la fiesta de Pentecostés, creo que es esa. Los varones entendieron lo que decían Las Mujeres.

    Por eso mismo no puedo entender cómo acabaron otra vez ninguneadas. Bueno, un poco sí. Aparecieron hombres sabios que sabían mucho de cosas absurdas  pero no entendieron nada del mensaje de Jesús. Absolutamente nada. Y en nombre de Jesús, ya convertido en Dios nos volvieron a relegar al papel de siempre. Madre, esposa, con voto de obediencia y se sacrificio continuo. Al rol de sufridoras eternas.  Uffffffff. De verdad que…

    Pues bueno.

    Aquí estamos, dos mil años después, dispuestas a la batalla para que se reconozca nuestra dignidad plena como personas.

    Y esta vez no nos va a parar nadie, porque muchas, muchísimas mujeres hemos tomado conciencia de ello. Y no nos asustan los sabios que en el mundo han sido. En absoluto. Porque hasta el mismísimo Jesús de Nazaret, líder indiscutible de muchas cosas, lo gritó a los cuatro vientos. Tenemos la misma dignidad. Y lo sabemos.

    Estoy convencida de ello.

  • Pedro Bosch

    Me ha encantado ver que has continuado El proyecto de Jesús con este tema de los presentes en la cruz. Me ha costado durante muchos años el intentar demostrar que los evangelios no se pueden leer al pie de la letra. y mucho menos quererlos comprender de igual forma. Evidentemente en la cruz solo estaban los ajusticiados, por sediciosos, los bandidos.

    Como no sabemos lo que para el evangelista representaba “lejos”, podemos aceptar que estuvieran las mujeres, pero muy lejos tenía que ser. Pero los cuatro evangelistas nos quieren decir lo mismo, cosa rara en una sociedad tan machista como aquella, que las mujeres habían experimentado la crucifixión del Galileo, de forma muy distinta a todos los Apóstoles y discípulos.

    Jesús de Nazaret les había devuelto su dignidad de mujeres y de seguidoras suyas, lo que en aquellos tiempos era imposible conseguir para una mujer. Por eso, nos dicen, lo ven desde lejos. No podían estar más cerca. Los hombres, todos ellos, hasta los que lo iban a defender hasta la muerte, habían huido.

     

  • Alberto Revuelta

    Jesús de Nazaret, Jesús el Galileo, hombre de carne y hueso, lleva la marca de su madre en este mundo y, si existe, en el otro para toda la eternidad. Marca física, fisiológica, genética y espiritual. Cuidado y criado por su madre, regañado por ella cuando se decide a anunciar otra sociedad posible y asustada en los meses hasta que de lejos lo ve morir. ¿Segundo plano el de esta mujer?. La marca de su madre le quema el tuétano y la entraña. Las demás disquisiciones son músicas celestiales que suenan bien a quien las quiere oír y mal a quienes piensan de otra manera. Pero los hechos hablan: una mujer concibe, esa mujer pare, esa mujer cuida un zagal y le hace un hombre y cuando ve lo que ese hombre hace y quiere hacer le entra miedo y le riñe y se ve alejada por el. Y cuando le dicen que lo van a matar se llega para, de lejos, llorar por él y por ella, con otra mujer al lado. Esa, y no otra, es Nuestra Señora del Mayor Dolor. Al menos la mia.

    • carmen

      Y la mía
      Una mujer a la que la vida le fue todo menos fácil.
      Menudo hijo le tocó.
      Menudo desconcierto
      Menudo sufrimiento pensando: se lo cargan, fijo.
      Y así fue.
      No la envidio en absoluto.
      Ni creo nada de lo que cuentan de ella. Salvo que fue a buscar a su hijo para decirle. Pero hijo, sabes en lo que te estás metiendo?
      Yo lo hubiese hecho igual.
      Y me hubiese muerto con él al pie de la cruz, como sin duda murió una parte muy grande de ella.

      Pero bueno. Lo que crea o deje de creer es asunto mío.

    • ana rodrigo

      Pues yo pienso que María fue madre de Jesús como la inmensa mayoría de las madres: quererlo, cuidarlo, intentar educarlo, sufrir con su hijo o su hija hasta la muerte, con un amor incondicional, etc.. El problema es reducir a una mujer a ser sólo madre, mientras que a los padres se les da la posibilidad de ser otras muchas cosas en la vida. Eso se llama patriarcado, reducir a una mujer exclusivamente a su función de madre.
      Yo soy madre de cuatro hijas, abuela y bisabuela, pero, además he ejercido una profesión y he hecho lo que he podido en bien de la sociedad además de mi maternidad.

  • carmen

    Es que somos judíos con mesías y sin rizos. Tal cual los judíos ortodoxos.

    El Templo manda. El Templo de ahora tiene una riqueza que me río yo de la del templo de Salomón. Porque estamos en posesión de la Verdad, como ellos. Porque tenemos por sagrados por lo menos cinco libros suyos. O más. Porque pensamos igual, bueno no, hemos añadido el concepto de culpa porque el mismísimo Dios tuvo que hacerse hombre para salvarnos. Y menuda salvación. Un Sacrificio de su primogénito. Menuda obsesión con los primogénitos.  Y por supuesto, hijo de una virgen, vaya a ser que un poco de humanidad no lo pudiese soportar.

    Pues fíjate entonces para qué sirve la mujer. Para vientre de alquiler? Pues bien que la iglesia se indigna con ese tema. Bueno, y con todos.

    Anda y anda.

    Demasiado bien nos ha ido. A ver si nos espabilamos  todos y todas y hacemos de este planeta un mundo mejor, más justo, sin discriminación por color de piel, sexo, orientación sexual, credo…

    De verdad que nos hemos equivocado un monazo. Todos y todas. Así que a espabilar tocan.

    Y ya me callo.

    Buenas noches.

    Hoy tengo un día reivindicativo. Qué se le va a hacer…

  • carmen

    Por más que trató de entender, me es imposible. Y es que claro, me faltan conocimientos a manta.

    Por qué este papel de la mujer en la sociedad ? Es únicamente en las sociedades cuyo libro sagrado es la biblia? Cómo es el rol de la mujer en otras culturas?

    Por más que trato de entender algo , es imposible. Leo lo del paso de la sociedad de cazadores a la de cultivar la tierra. Eso lo entiendo. Y ya, me pierdo. Por qué La Mujer ha consentido llegar hasta donde hemos llegado, que nos matan porque son más fuertes y si no eres mía no eres de nadie? Por qué hemos dado por bueno a lo largo de la historia que tenemos que estar sometidas al varón? No lo entiendo.

    Esto sucede únicamente en las culturas en el que la biblia ha sido un referente religioso, lo que llaman las tres religiones grandes del libro? Es así en todas las culturas o solamente en las que conozco? Porque es que no sé casi nada o directamente nada de otras.

    Por favor. Cómo hemos aguantado tantísimo siglos? Leí en el evangelio de Jesucristo, de Saramago que José, el novio o marido o lo que fuese de María la madre de Jesús, que su primera oración al levantarse era algo así como gracias dios porque no soy mujer.

    No puedo explicar lo que sentí. Es un libro fantástico. De los que te engancha desde el principio, sobre todo si es ese principio: gracias, porque no soy mujer.

    Y me pregunto. Por qué lo hemos aguantado? Porque estamos hablando de una oración ritual como cinco siglos antes de que naciese Jesús.

    Pero es que Jesús, nace, lo matan , y todo sigue igual? Por qué hemos permitido semejante aberración? Porque lo hemos consentido. Todos y todas. Por qué? No logro entenderlo. Veinticinco siglos así?

    Pues no es por nada, pero la sociedad ha perdido durante todo este tiempo una parte fundamental para la sociedad. Y es la visión de la mujer. Que ya me pueden llamar machista irredentos, no es la misma que la del varón. No lo es. Y ha sido una perdida irreparable. Y no entiendo el porqué.

    Por la religión? Tanta fuerza tiene?

    No entiendo.

    Pero las cosas empiezan a cambiar. Espero. Y mucho tienen que cambiar. Porque si cuando el Lowell aquel, el del telescopio , aquel señor que tenía mucho dinero y se dedicó a estudiar marte , hizo un mapa y todo de su superficie con , según él, canales hechos por marcianos. Pues sí eso hubiese sido cierto y hubiera venido un señor de Marte, cómo se le habría explicado este tema de la marginación de la mitad de los seres humanos porque son del sexo femenino,?

    Menudo jaleeeeeeo se haría el pobre. Las antenas se le habrían enredado. Porque es realmente alucinante. Y sus amigos verdes le preguntarían, y cómo lo consienten? Y él diría, pues, mira, creo que hay un libro muy gordo…El de Petete? No, otro que dice que…

    Realmente no entiendo tampoco nada. Cómo lo hemos consentido?

  • ana rodrigo

    Parece que queda claro que en los momentos más duros de la vida de Jesús, su crucifixión, los “famosos” doce apóstoles estaban escondidos y muertos de miedo, en cambio los cuatro evangelios coinciden en que había mujeres a su lado, salvo el cuarto evangelio que habla de un discípulo que, qué casualidad, es al que se le atribuye ese mismo cuarto evangelio.

    También parece claro que en la resurrección, fueron las mujeres las primeras en vivir esa experiencia.

    Y ahí se acabó (con alguna excepción en las primeras comunidades) digo que ahí se acabó la historia de las mujeres en la responsabilidad de lo que después fue la Iglesia.

    Sin comentarios.

  • mª pilar

    Al leer este nuevo art. pienso en las mujeres a lo largo d la historia:

    ¡Que poco valor se les otorgaba!

    Lo impresionante de esta realidad es:

    ¡Que jamás se escondieron por temor!

    Aquellas que recibieron una fuerza especial, no dudaron en ponerla al servicio de la sociedad que les rodeaba.

    Y no podía ser de otra manera, ante el Proyecto del Galileo;-.

    Como era de esperar, algunas mujeres lo comprendieron y no dudaron en ponerse en camino; no solo con su “admiración” sino, compartiendo sus vidas y sus bienes… aquellas que los tenían.

    ¿Cómo no las iban a ocultar?

    A ellos les costó mucho más caer en la cuenta; y no solo eso, también hubo…a pesar de haberlo escuchado al Maestro y Señor…desacuerdos ante el posible poder, que cada cual podría conseguir, totalmente alejado de lo avisado y repetido por el Galileo Jesús.

    Muy interesante, descubrir, el porque hasta hoy, las mujeres en la iglesia católica, tienen un puesto de…¿mantenimiento?…

    Para nada quiero nombramientos como los concedidos a los hombres, para seguir como hasta ahora.

    Y mucho menos, sus ropajes, sus fatuidades, sus riquezas etc.

    Para eso, no es necesario ningún cambio; porque todo seguiría igual.

    Gracias Salvador; es para pensar y entrar de lleno, en el espíritu de este hermoso Proyecto de Vida que nos ofrece el Galileo Jesús.

     

Deja un comentario