Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4783 Artículos. - 76650 Comentarios.

María la Magdalena (y 3/3)

       CAPITULO III: El fabuloso Argumento que dejó María, y aún nos convoca

  1. Los Evangelios: actualizados relatos del Argumento

      Cada evangelista expondrá a su modo el proceso abierto por la Magdalena. Los mensajes salidos del sepulcro serán transmitidos de acuerdo al momento histórico en que escriben y al sentido pedagógico de sus textos. Unos personajes figurados serán los emisarios.

      15 a. Marcos

      En Marcos aparece un joven:

      “Vieron a un joven sentado a la derecha, envuelto en una vestidura blanca” (Mc 16,5a).

      El joven representa al mismo Galileo. Está relacionado directamente con aquel otro que iba envuelto en una sábana y lo prendieron, aunque escapó zafándose de la sábana. Marcos adelanta en la escena del apresamiento el final victorioso del Galileo. La mortaja podrá quedar en manos de sus captores, pero él saldrá con vida:

      “Le acompañaba un joven que iba desnudo, envuelto en una sábana, y lo prendieron. Pero él, soltando la sábana, huyó desnudo” (Mc 14,51-52).

      El joven, alguien con toda la vida por delante, se halla en posición de victoria definitiva. Marcos lo anuncia con la misma expresión blasfema (“sentado a la derecha”; Mc 16,5) que pronunció el Galileo ante el sumo sacerdote y que llevó al Sanedrín a pronunciar sentencia de muerte:

      “¿Tú eres el Mesías, el hijo del Dios bendito?
      Contestó Jesús:
      -Yo soy. Y veréis al Hombre sentado a la derecha de la Potencia y llegar entre las nubes del cielo” (Mc 14,61-62).

      El joven, un ser en la plenitud de la vida, se manifiesta en todo su esplendor (“envuelto en una vestidura blanca”).

      15 b. Mateo

      Para Mateo se trata del mensajero (‘ángel’) del Señor. Procede del mundo celestial. Como delegado, posee la máxima autoridad, de ahí que sea él quien retire la losa y se siente sobre ella en señal de dominio. Se presenta como dueño de la situación y con un porte deslumbrante:

      “El ángel del Señor bajó del cielo y se acercó, corrió la losa y se sentó encima. Tenía aspecto de relámpago y su vestido era blanco como la nieve” (Mt 28,3).

           Es el enviado que anuncia la vida. El mismo personaje que al comienzo del evangelio traerá la noticia del comienzo de la existencia del Galileo:

      “…se le apareció en sueños el ángel del Señor, que le dijo:
José, hijo de David, no tengas reparos en llevarte contigo a María, tu mujer, porque la criatura que lleva en su seno viene del Espíritu Santo” (Mt 1,20).

      15 c. Lucas

      En Lucas serán dos hombres, también con apariencia celestial. No es para menos; el tema tiene trascendencia, requiere dicha planta:

      “…se les presentaron dos hombres con vestiduras refulgentes” (Lc 24,4).

      Representan, en alusión a Lc 9,39, a Moisés y Elías:

      “En esto se presentaros dos hombres que conversaban con él: eran Moisés y Elías, que se habían aparecido resplandecientes y hablaban de su éxodo, que iba a completar en Jerusalén” .

      Las voces más autorizadas del AT, la Ley y los Profetas, están también en la mente de la Magdalena. Ella rechazó las ideas de venganza y violencia basadas en el AT y aprendió del Galileo que la Ley y los Profetas avalaban su proyecto del Reinado de Dios.

      15 d. Juan

      El evangelio de Juan hablará igualmente de dos personajes. También en este caso, dos divinos mensajeros. Ellos guardan el lugar:

      “María… …vio dos ángeles vestidos de blanco sentados uno a la cabecera y otro a los pies, en el lugar donde había estado puesto el cuerpo de Jesús” (Jn 20,12).

      Las voces imaginadamente celestiales que salen de la tumba confirman que ese no es lugar con entidad suficiente para extraer conclusiones definitivas. Resulta necesario hacer progresar el pensamiento y vencer obstáculos. Si la reflexión no avanza, la comprensión queda atascada. Pero, ¿cómo avanzar? En los primeros momentos prende el desconcierto en la Magdalena y las otras mujeres:

      “Y quedaron completamente desconcertadas” (Mc 16,6).

      La lógica se impone. Les exige salir de esa situación. Los pensamientos bullen en la cabeza de la Magdalena. Una vez segura de que él no ha sido acogido en aquel espacio baldío, resulta inoperante dar vueltas sin sentido. La tumba no es sitio donde buscar. Quien ha abierto de par en par las puertas de la vida definitiva no puede morar entre los muertos. Lucas indica esta sinrazón:

      “¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?” (Lc 24,5b).

  1. Apagar y reiniciar

      En el mundo de los muertos no hay nada que retenga la mirada. Será necesario alejarse de ese sitio. Superar el desconcierto. Y recomenzar. Salir de la capital donde se decide la muerte y volver a Galilea, el lugar del anuncio y el inicio de la sociedad alternativa. El Galileo irá delante. Él será la avanzadilla. Se requiere convencer al colectivo de los Once. A esa conclusión llegará la Magdalena y el resto de sus acompañantes. Pensará que el mismo Galileo se lo pide. Y lo tomará como su cometido.

      “Él (el joven) les dijo:
No os desconcertéis. Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? Ha resucitado, no está aquí. Mirad el lugar donde lo pusieron. Y ahora, marchaos, decid a sus discípulos y, en especial a Pedro: Va delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis, como os había dicho” (Mc 16,6-7).

      Sin embargo, en los primeros momentos el miedo frenó en seco el impulso a ser mensajeras y reiniciadoras del proyecto del Galileo. ¿Cómo convencer a aquel grupo de cobardes? ¿Cómo sacarlos de la pasividad? ¿Qué argumentos presentarles? ¿Quién las creería? Si el mismo Galileo no logró convencer a los obtusos discípulos, ¿cómo podría hacerlo un grupo de mujeres? Y hubo un tiempo en que prefirieron callar.

      “Salieron huyendo del sepulcro del temblor y el espanto que les entró, y no dijeron nada a nadie, del miedo que tenían” (Mc16,8).

  1. ¡Vamos todavía!

      Pero la incombustible Magdalena y las mujeres superaron el temor a una tarea casi imposible. Tomaron este quehacer también como un mandato que les obligaba a no quedar inactivas como los discípulos. Pasaron más de treinta años cuando el evangelio de Mateo explicó de qué forma pasaron del miedo a la alegría. El texto retoma el final de Marcos y le da alas en boca de su personaje, el ángel del Señor. Es absolutamente necesario superar el miedo:

      “El ángel habló a las mujeres:
Vosotras no tengáis miedo. Ya sé que buscáis a Jesús el crucificado; no está aquí, ha resucitado, como tenía dicho. Venid a ver el sitio donde yacía, y después id aprisa a decir a sus discípulos que ha resucitado de la muerte y que va delante de ellos a Galilea; allí lo verán. Eso es todo” (Mt 28,5-7).

      Según Mateo dejaron de estar centradas en una tumba desierta. Lo que dio paso a su alegría fue precisamente el alejamiento del sepulcro y asumir su responsabilidad como mensajeras. Ahí estuvo la clave:

      “Con miedo, pero con mucha alegría, se marcharon a toda prisa del sepulcro y corrieron a anunciárselo a los discípulos” (Mt 28,8).

      La Buena Noticia transmite dicha, no temor. Al abandonar las mujeres el espacio de la muerte y aceptar sin reservas el papel de recaderas de la vida, sentirán que el mismo Galileo les sale al paso:

      “De pronto Jesús les salió al encuentro y les saludó diciendo:
      ¡Alegraos! (Mt 28,9).

    Esa misma expresión (χαίρετε: “alegraos” o “estad alegres”) fue utilizada solo una vez también por el Galileo, al final de las bienaventuranzas:

      “Dichosos vosotros cuando os insulten, os persigan y os calumnien de cualquier modo por causa mía. Estad alegres y contentos que grande es la recompensa que Dios os da; porque lo mismo persiguieron a los profetas que os han precedido” (Mt 5,11-12).

      La alegría está justificada. La Magdalena y las mujeres han encontrado el camino que conduce a vivir: retomar el proyecto. Estarán decididas a tener enfrente la oposición del sistema injusto. Incluso la de los discípulos.

      El encargo de avisar a los discípulos para que acudan al espacio donde se inició el proyecto se mantiene. Lo asegura el mismo Galileo. El miedo debe dejar paso al anuncio. La hermandad debe ponerse en marcha. Ese es el convencimiento de la Magdalena y las mujeres:

           “Jesús les dijo:
      No tengáis miedo; id a avisar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán” ((Mt 28,10).

      La Magdalena estaba convencida de que si lograba que los discípulos optaran por recomenzar el proyecto, la praxis les llevaría a encontrarse cara a cara con el Galileo.

  1. Tirando del carro empantanado

      En la misma época que Mateo, Lucas corrobora que el grupo de mujeres, convencidas del mensaje del Galileo, llevó a cabo su compromiso de sacar de su letargo al grupo de los Once y a la totalidad de los discípulos:

      “Recordaron entonces sus palabras, volvieron del sepulcro y anunciaron todo esto a los Once y a todos los demás” (Lc 24,8).

      Lucas pondrá de manifiesto que el colectivo de las mujeres al completo con la Magdalena a la cabeza animó con insistencia a los discípulos a salir del desaliento a pesar de no encontrar en ellos más que reticencias y resistencias:

      “Eran María Magdalena, Juana y María la de Santiago; también las demás junto con ellas, se lo decían a los apóstoles, pero ellos tomaron sus palabras por delirio y se negaban a creerlas” (Lc 24,10).

      La Magdalena fue sin duda la artífice de la operación de reinicio del proyecto. El evangelio de Juan le concede absoluto protagonismo. Lo expondrá con nuevas palabras, aunque con el mismo sentido. En Juan no hay otras mujeres. Es solo ella la que acude al sepulcro:

      “…fue María Magdalena al sepulcro y vio la losa quitada” (Jn 20,1).

      También será ella la que avisa de inmediato a Pedro y al discípulo anónimo (el que representa a la comunidad fiel) de que está abierto el sepulcro. No interpretó el hecho de estar retirada la losa en clave de vida. Sí, en cambio, esa idea le urgía hasta el punto de llamar la atención de Pedro y de la comunidad fiel de seguidores:

      “Fue entonces corriendo a ver a Simón Pedro y también al otro discípulo, el predilecto de Jesús” (Jn 20,2a).

  1. Reflexión desde el liderazgo

      Ella lidera el colectivo de mujeres. Lo representa. El inocente plural del texto lo confirma. El texto de Juan no afirma que la Magdalena entrara en el sepulcro, no obstante comunica que la ausencia del cuerpo reclama buscar referencias. Son los instantes en que todo gira todavía alrededor de un cadáver. Lo indica la forma de dar la noticia La reflexión no alcanza entonces más allá:

      “Se han llevado al Señor del sepulcro y no sabemos dónde lo han puesto” (Jn 20,2b).

      Fijada a la idea de la muerte del Galileo, clavado el pensamiento en la imagen de una tumba vacía, la Magdalena se deshace en lágrimas. No halla salida a su aflicción:

      “María se había quedado junto al sepulcro, fuera, llorando” (Jn 20,11).

      Está desconsolada. El llanto no la deja avanzar. Necesita salir de esa situación dolorosa. Los dos mensajeros vestidos de blanco le instan a reflexionar en la razón de su pena:

      “Le preguntaron ellos:
      – Mujer, ¿por qué lloras?” (Jn 20,13a).

      Ella se halla aprisionada en el ideario de la pérdida definitiva; se muestra incapaz de escapar de su esclavitud:

      “Les dijo:
Se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto” (Jn 20,13b).

      Sin embargo, azuzada por la pregunta, su actitud de búsqueda le lleva a retirar la vista del sepulcro y mirar hacia atrás. El cambio de mirada produce algo nuevo. El Galileo se encuentra en dirección opuesta a la muerte. Aunque no bastará la mirada para reconocerlo:

      “Dicho esto se volvió hacia atrás y vio a Jesús de pie, pero no sabía que era Jesús” (Jn 20,14).

     El verbo griego στρέφω (en voz pasiva: “volverse”) seguido de la expresión εἰς τὰ ὀπίσω (“hacia atrás”) indica la acción de volver la cabeza para mirar en dirección contraria a la que se está posicionado. Su postura no ha variado. No identifica al que está vivo porque busca a un difunto. Ese es su error.

      Ella misma se interpela. Siente que debe animarse a reflexionar sobre su actitud y sobre qué hacer. El evangelista pone ahora en boca del Galileo la misma pregunta que los mensajeros le hicieron a la Magdalena. Él insiste en la sinrazón de que ella esté hecha un mar de lágrimas:

      “Jesús le preguntó:
Mujer, ¿por qué lloras?” (Jn 20,15a).

      La Magdalena precisa entender. Llorar resulta inútil. Ella busca equivocada e infructuosamente. Necesita orientación. Debe saber a quién buscar y dónde poder encontrarlo. Una segunda pregunta le reclama hacerlo:

      “¿A quién buscas?” (Jn 20, 15 a).

      A la Magdalena le cuesta escapar del cepo en el que está atrapada. Pensar en el carácter irrevocable de la muerte le impide reconocer la vida. Da muestras de su incapacidad para salir del referente inerte en el que se encuentra enredada. La confusión le domina:

      “Ella, pensando que era el hortelano, le dice:
      Señor, si te lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto y yo me lo llevaré” (Jn 20,15b).

  1. Coincidir consigo misma

      Solo cambiará radicalmente su posicionamiento al sentir que el Galileo le pide no renunciar a ser ella misma. Le reclama su lealtad. El recuerdo de su nombre, el que revela su identidad, en su voz inconfundible, se convierte en llamada que suena a invitación a reconocerse y a reconocerle:

      “Le dice Jesús:

María” (Jn 20,16a).

      Al reconocerse como la Magdalena, fuerte e incondicional a su Maestro, acuden a su mente infinidad de recuerdos y afirmaciones cargadas de autenticidad:

      “Quien entra por la puerta es pastor de las ovejas; a ese le abre el portero y las ovejas oyen su voz. A las ovejas propias las llama por su nombre y las va sacando; cuando ha echado fuera a todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas le siguen porque conocen su voz” (Jn 10,2-3).

      Fiel a su carácter, la Magdalena cambió por completo su disposición:

      “Volviéndose ella…” (Jn 20,16b).

      Otra vez en pocas líneas el verbo griego στρέφω (“volverse”), en esta ocasión sin acompañamiento, indica su nueva posición. Ahora no vuelve solo el rostro. Ha girado por completo en dirección opuesta a la que tenía. Al dar la espalda al sepulcro encuentra la vida ante ella. Así reconocerá al Galileo:

      “le dijo en su lengua:
Rabbuni (que equivale a ‘Maestro’)” (Jn 20,16b).

      La Magdalena se convenció de que el sepulcro vacío carecía de consistencia. Representaba la pérdida total del poder de la muerte. El fin de ese final. No merecía, pues, la pena quedar fijada en él. Pensó que la vida se encontraba al otro lado. Dejarlo atrás resultaba condición indispensable para reiniciar el proyecto de sociedad alternativa. Cuando conoció al Galileo dio un cambio a su vida. Abandonó su esclavitud a la ideología violenta para adherirse a su propuesta. Ahora ha comprendido de nuevo que la vida comienza al dejar la servidumbre. La escena del evangelio de Juan termina con la Magdalena encendiendo el ánimo de los entumecidos discípulos. Les transmite lo que nadie podrá discutirle, su experiencia:

      “María fue anunciando a los discípulos:
      He visto al Señor en persona y me ha dicho esto y esto” (Jn 20,18).

  1. La Magdalena resucitó el proyecto

      Tras la ejecución del Galileo los discípulos se habían refugiado descorazonados en el escondite del miedo y la tristeza. Desaparecieron por completo de la escena. Huyeron sin más. Ninguno de los evangelios los nombra. Se distinguieron exclusivamente por su pasividad. Vivían como muertos. Las únicas veces que inician algún movimiento lo harán a instancias de la Magdalena y el grupo de mujeres (Lc 24,12; Jn 20,3-8). La Magdalena, en cambio, sacó a relucir la bravura con la que destacó y buscó una razón para proseguir el proyecto del Reinado de Dios. A base de coraje logró movilizar al colectivo de seguidores y los condujo del miedo a la alegría y del abatimiento a la praxis. No parece que se equivocara.

91 comentarios

  • Señor Santos, perdón por salir por peteneras ahora. Pero sabes qué te digo? Que tanto Jesús como su amiga María Magdalena eran relativamente jóvenes. Porque hay que tener la fuerza de la juventud para según qué cosas. O por lo menos no ser o sentirte mayor. Llega un momento en que te cansas y piensas: pues bueno.

    Y solamente te queda el que no te convenzan de que la tierra es cúbica. En esas estoy.

    Un abrazo.

    • oscar varela

      Hola Carmen!
      Convéncete!: “LA TIERRA ES CÚBICA”!

    • Salvador Santos

      Señora Carmen

      Es bonito salir por peteneras. La petenera afina mucho en sus letras. Recuerdo una que decía:
      “Cuando eche er pie p´alante,
      mira bien donde lo pone;
      no vaya a rebalarte,
      qu´al que cae se lo comen
      Cuando eche el pie p´alante
      mira bien donde lo pone”.

      Y siguiendo con cosas del cante, Joaquín Sabina dedicó una canción a la Magdalena. Se titula: “Canción para la Magdalena”. Es una lástima que siguiera en la letra la orientación del papa Gregorio Magno. De haberla compuesto ahora y haber entrado antes en Atrio, la letra hubiera sido seguramente otra.

      Y respecto a que Jesús y la Magdalena eran jóvenes, es así, tal como dices. Tan jóvenes como proyecto al que ambos se entregaron con lealtad.

      Te mando un abrazo.

  • Amigo Salvador S., me reconozco como uno más de los cristianos que, de María la Magdalena, sabía poco más que los cuatro topicazos que mamamos desde la infancia. Me ha encantado saber un poco más y entender un poco mejor, a la Magdalena histórica, gracias a los tres capítulos que nos has regalado.

    Pregunto. ¿Podrías regalarnos algún capítulo sobre la María Madre histórica, madre de Jesús de Nazaret, el galileo.? Es decir, sobre aquella mujer de su tiempo, sobre  la persona humana  desnuda de toda la aureola y la gloria de ser considerada Madre de Dios.

     

    • Salvador Santos

      Hola, amigo Iñaki

      Me alegra poder saludarte

      Recojo tu idea sobre la madre del desobediente y rebelde Jesús de Nazaret, al que llamo el Galileo en estos artículos con el fin de acercarlo al suelo que pisó. No la olvidaré. La pongo en lista de espera. Tengo trabajos comprometidos que me llevarán unos meses. Ahora estoy con una idea relacionada con algunas de las parábolas más conocidas (la del ‘hijo pródigo’, por ejemplo). Me parece importante que se conozcan sus auténticos significados. De hecho, hasta los títulos que encabezan estos relatos han condicionado a veces nuestra comprensión y han desvirtuado el sentido del ejemplo.

      Te mando un abrazo

      • Pues acuérdate también de José, su marido, o esposo o como se dijera. Me parece un varón maltratado por las escrituras, por muy justo que se dijese que era.
        Justo. Qué quiere decir justo? Ingenuo?
        Pobre señor, siempre me ha dado ,no sé explicar, como ternura. Si hay un varón ‘utilizado’ en nuestra religión, es José.
        Pobrecico.

        Los matrimonios deben de ir juntos. Al menos eso dicen la santa madre iglesia. Así que si hablamos de la historia de la madre de Jesús, también hablemos de la del padre.
        A no ser que se acepte que no tenga padre reconocido. Esa es otra.
        A mí me gusta que tenga padre y madre. Así que , viva san José!.
        Buenas noches.

      • Salvador Santos

        Hola Carmen

        A tu pregunta refiriéndote a José: “¿Qué significa justo?”.

        Tal atribución a José aparece en Mt 1,19. Significa que cumplía con la Ley a rajatabla. Y eso le creaba un problema. Porque según la Ley María era reo de muerte por estar embarazada de alguien ajena a él:

        “…si su denuncia era verdadera, si la joven no era virgen, sacarán a la joven a la puerta de la casa paterna y los hombres de la ciudad la apedrearán hasta que muera por haber cometido en Israel la infamia de prostituir la casa de su padre” (Dt 22,21).

        No parece que en tiempos de Jesús se siguiera cumpliendo dicha norma. Pero para el desarrollo narrativo de unos hechos que nada tienen de históricos era necesario indicar que José estaba obligado al cumplimiento de esa ley para, a continuación, decir que, en vez de denunciar a María, decidió repudiarla por lo bajini. Tal decisión daba paso, entonces, a la intervención del “ángel del Señor”, que aclara a José la intervención divina en la concepción de ese niño (no hizo falta una ecografía para saber si era niño o niña).

        El texto dice así:

        “Su esposo, José, que era hombre justo, y no quería infamarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas tomó esta resolución, se le apareció en sueños el ángel del Señor, que le dijo….” (Mt 1,19-20).

        En el evangelio de Marcos a José ni se le menciona. Una cosa es lo que se dice en estos relatos imaginados de Mateo y Lucas y otra la historia real. Conviene no confundir una cosa con otra. La confusión suele despistar de lo esencial. Los poderosos la utilizan como arma de despiste masivo.

      • Creo que he entendido. Es un personaje necesario.
        Es curioso. Tiene como un halo de inutilidad este señor, cuando si no es por él, a ver cómo hubiese ido Jesús por la vida. Porque un hijo sin padre, pues es un problema.
        Y me parece haber leído que hay quien dice, me refiero a personas como tú, que sabéis mucho de estas cosas, pues hay quien dice que a lo mejor no se casó Jesús precisamente por eso. Porque no tenía padre oficial. y por lo visto a esas personas sin padre no les estaba permitido el acceso al matrimonio.
        Y esa es una explicación que dan a porqué no se casó y, bueno, si eso fuera cierto, quizás explicaría algunas cosas más.
        No me lo estoy inventando. Esto lo ha escrito uno de esos biblistas gordos. Meier o alguno de esos.Soy fatal para los nombres.
        Es que esto de la historia de Jesús lo encuentro fascinante.

    • Asun Poudereux

      Qué alegría , bueno leer, todo esto.
      Gracias a los dos.

  • oscar varela

    AZAR (OC9,587-8)
     
     ¿Qué va a pasar con el mundo? ¿Qué nos va a pasar? Vivir es estar en lo problemático ¿Qué será de cada uno dentro de un año? No lo sabemos. El porvenir es, por definición, lo inseguro.
     
    El ser humano vive pendiente de lo que le va a pasar; su vida depende casi toda de lo que va a pasar-le, lo que le está por-venir. Vivir es estar en el por venir. Por ello es que la raíz de la existencia humana es la inseguridad.
     
    Constantemente estamos proyectados sobre el futuro, atentos a él, en espera y alerta a lo que pueda venir. Porvenir, futuro es precisamente lo que no está en nuestra mano.
     
    Esta indocilidad del porvenir, esta su insumisión a nuestra voluntad, esta dolorida conciencia de que mañana puede pasarnos una cosa que otra, nos la representamos bajo la fisonomía de un poder misterioso sin figura ni personalidad, inexorable y despectivo que llamamos Azar.
     
    El Azar es el primer Dios ante el que la humanidad se encontró. Pero ese Dios primigenio, el Azar, no tiene inteligencia, no tiene voluntad, no tiene compasión ni sensibilidad alguna; en suma, no es un Dios personal.
     
    Depender pura y simplemente de un poder sobre el cual no cabe ejercer ningún influjo, que es sordo, que es ciego, que, en rigor, es …Nadie, resulta demasiado horrible y por eso los hombres tuvieron que imaginar figuras de dioses más asequibles, a quienes se pudiese llegar con la plegaria, el culto y el sacrificio.
     
    Y esas figuras de dioses asequibles fueron puestas como máscaras tranquilizadoras, sobre el Azar, para ocultar el Dios primigenio que no tiene cara.
    ·················
    El porvenir es la inseguridad. Esta inseguridad está administrada, regida por el poder irracional del Azar. Si la vida es un sistema de ocupaciones, nuestra primera ocupación es ocuparnos de nuestro porvenir. Pero el porvenir es lo que aún no es, por tanto, ocuparnos por anticipado con algo. La ocupación con el porvenir es pre-ocupación. El porvenir nos ocupa porque nos preocupa.
     
    A esto –preocuparnos- reaccionamos buscando medios para asegurar esa inseguridad. Entonces retrocedemos del porvenir y descubrimos el presente y el pasado como arsenales de medios con que podemos contar.
     
    Al chocar, pues, con el porvenir que no tenemos en nuestra mano rebotamos en él y somos lanzados hacia lo que tenemos: presente y pasado. De esta manera nacen la técnica y la historia.
     
    Pero es evidente que no podríamos hacer esto si ante la terrible inseguridad que es el Azar no hubiese en el hombre una última confianza tan irracional como el Azar: es la Esperanza.

    • Mª Pilar

      Mi buen amigo Oscar:

      ¿Y si no estuviésemos preocupados por el porvenir?

      Si la paz, la serenidad, ante una vida vivida, dando lo mejor que cada cual posee, con sus fallos, errores… haciendo lo que fue capaz en cada momento vivido:

      ¿No se llenaría nuestra alma, de esa esperanza, en espera de lo que pueda suceder?

      Quizá sea un muy…mucho… ingenua; pero aquello que no puedo cambiar, ni solucionar, porque de verdad, no poseo lo que es necesario para cambiar todo aquello que produce tanto dolor en el mundo, en mi vida, en la vida de quienes me rodean.

      ¿Qué hago, me acojo a todos los “dioses” que parece calman la inquietud de muchas personas en la faz de la tierra?

      No puedo hacerlo, intento comprender a quienes así actúan, me gustaría evitarles el temor que paraliza, o como hago, les acompaño en su caminar.

      Quizá… esté mi manera de ser, fuera de toda lógica. ¡Disculpa!
      pili.

      • oscar varela

        Lento pero viene
        el futuro se acerca
        despacio
        pero viene

        hoy está más allá
        de las nubes que elige
        y más allá del trueno
        y de la tierra firme

        demorándose viene
        cual flor desconfiada
        que vigila al sol
        sin preguntarle nada

        iluminando viene
        las últimas ventanas

        lento pero viene
        las últimas ventanas

        lento pero viene
        el futuro se acerca
        despacio
        pero viene

        ya se va acercando
        nunca tiene prisa
        viene con proyectos
        y bolsas de semillas
        con ángeles maltrechos
        y fieles golondrinas

        despacio pero viene
        sin hacer mucho ruido
        cuidando sobre todo
        los sueños prohibidos

        los recuerdos yacentes
        y los recién nacidos

        lento pero viene
        el futuro se acerca
        despacio
        pero viene

        ya casi está llegando
        con su mejor noticia
        con puños con ojeras
        con noches y con días

        con una estrella pobre
        sin nombre todavía

        lento pero viene
        el futuro real
        el mismo que inventamos
        nosotros y el azar

        cada vez más nosotros
        y menos el azar

        lento pero viene
        el futuro se acerca
        despacio
        pero viene

        lento pero viene
        lento pero viene
        lento pero viene

    • m. pilar

      ¡¡¡Gracias Oscar!!! Es oración profunda, llena de sentir… en cada experiencia del vivir íntimo, personal.

      Las tres son hermosas.
      Un abrazo profundo, entrañable.
      pili

    • Salvador Santos

      Buenos días, Óscar

      Escuché los tres audios. Respecto a los dioses de las religiones, de absolutamente todas las religiones, no tengo ninguna duda: Son todos falsos. Han sido inventados como mejor fórmula para manejarlos.
      A mi juicio, ha sido y sigue siendo un error muy grave confundir el proyecto del Galileo con una religión.

      Un abrazo

      • Genial.!!

        Habría que preguntarse, error para quiénes?

      • oscar varela

        Hola Salvador!
        Cuido de llegar más a tu oír que a tu ver torturado.

      • Salvador Santos

        Hola, Carmen

        Me parece que quienes sufren las consecuencias de este error son aquellas personas que, a través sobre todo de la familia, la escuela, los templos…, han llegado a la convicción de que hay que obedecer a rajatabla la voluntad de Dios expresada en Escrituras consideradas sagradas e, igualmente, creen a pies juntillas que al hacerlo serán merecedores en el futuro de un premio divino.

        Los dirigentes de estas religiones, intérpretes oficiales de las Escrituras, impiden la crítica y opiniones contrarias a sus intereses por todos los medios. Pero son ellos son quienes ignoran el contenido de esos escritos y defienden su posición con vocablos rimbombantes aparentemente sabios, muy extraños para la gente que somos de a pie. Así nunca habló el Galileo.

        El ejemplo de Gregorio Magno con la Magdalena está ahí. Según él, era una prostituta, una pecadora. Ni siquiera recordaba el dicho del Galileo: “Las prostitutas os llevan la delantera”. Tampoco, su afirmación de que las prostitutas serán las primeras en aceptar el reinado de Dios. Mucho menos sabía el papa que la primera mujer que aparece en el NT es una prostituta. Y la última…, aunque personaje figurado, también.

        Un abrazo, Carmen

  • oscar varela

    (otra vez)

    Mi cabeza es pobre en conocimientos históricos.

    Diré, tal vez, alguna burrada:

    1- MUJERES egregias las hubo y las hay.

    2- La MAGDALENA y sus muchachas, es emblemática y definitoria dentro del ámbito “religioso” al que se ha recluido el Proyecto de Jesús y que llamamos IGLESIA.

    3- Esta IGLESIA sigue recluida en su “religiosidad” de lo “APARTADO”, que eso quiere decir hacerse “SANTO” (del verbo latino segregor”).

    4- Acá viene mi pedido a los que saben de Historia

    A mi parecer es en este tiempo nuestro que LO FEMENINO cobra “organicidad” y, por lo tanto ORGANIZACIÓN reclamando a grito pelado ser INSTITUCIONALIZADO oficialmente.

    5- Estaríamos, entonces, ante una NOVEDAD HISTÓRICA a la que el VARÓN tendrá que cooperar para modelar NUEVOS MODOS de reciprocarse, si no quiere terminar como UN INFELIZ!

    • ana rodrigo

      Perdón por el comienzo de mi último comentario, se ve que quise modificarlo y se quedó a medias.

      Oscar, propones un tema muy interesante, pero creo que se saldría del objetivo de este hilo. Yo me he metido con la cuestión feminista por la influencia social que ha tenido la Iglesia, y porque desde la Magdalena hasta la mujer sirio-fenicia o la adúltera, Jesús fue exquisito en el respeto hacia las mujeres, cosa que olvidaron muy pronto sus seguidores que acapararon muy pronto el poder absoluto hasta llegar en el momento actual a la única monarquía absoluta en Occidente.

      • oscar varela

        Hola Ana!
        No, de ninguna manera es “salirse del tema” (creo yo)
        Cualquier cosa “significativa” que acontezca en una Sociedad NO
        es solo de una persona humana.
        Lo vengo reiterando, lo es de la Vida humana;
        y la Vida humana es la de personas (yoes) y sus Circunstancias.
        Lo de Jesús (es mi opinión) lo es no de él sino de SU VIDA.
        Es su Circunstancia (injusticias de choreo individual y sobre todo institucional -judío y romano) la que le dan cabida a sus cavilaciones y compromisos, equivocaciones incluidas.
        (ya señalé que una cosa es “equivocarse” y otra “mentir”; aquello NO ES CORRUPCIÓN, Esto Otro SÍ es Corrupción).
        La MAGDALENA confirma mi hipótesis claramente, allí se habla de “otras mujeres”.
        Lo mismo, estimo yo, ocurriría con “otros liderazgos y proyectos”.
        La cosa se asemeja a n/tiempo y es por eso que nos es tan familiar y comprensible.
        Yo no acepto una “divinización” de Jesús.
        Hubo en la historia movimientos similares; creo que una de ellas fueron las “Beguinas” o algo así.
        Tomar conciencia de esto es poner el hombro para que la Organización-Institucionalización de Movimientos emancipadores de Igualdad y Libertad no sean cooptados por las fuerzas “religiosas” donde los POBRES son los Perejiles “Por-Dioseros”, que terminan siendo funcionales al Sistema opresor.
        Tal vez ¿no?

  • oscar varela

    Hola!
    No recuerdo, ni tengo ganas de buscar, lo de Ivon Guevara,
    Pero creo que ya lo difundí en Atrio.
    ……………..
    Ahora aporto otro Enlace:
    Historización de una relación complicada
    Feminidad, feminismo y maternidad
    La autora traza un panorama de las transformaciones que sufrieron a lo largo de la historia las prácticas sociales agrupadas bajo la denominación de maternidad, como marco para entender algunas de sus particularidades actuales.
                – La autonomización erótica de la mujer,
                – la postergación del inicio de la maternidad,
                – su rehusamiento,
                – la maternidad en solitario como opción elegida.
    Por Irene Meler
    https://www.pagina12.com.ar/146308-feminidad-feminismo-y-maternidad

  • ana rodrigo

     
    Sí, ya sé que hay una cierta aversión, ya sea general o individual, con el término feminismo, y que su uso puede dar mucho. La RAE dice al respecto que es el «principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre». En la práctica cuando hablamos de feminismo recalamos
     
    el feminismo se refiere únicamente a la defensa de los derechos de la mujer de los que los hombres ya los disfrutan desde siempre y que se manifiesta en el machismo, en el patriarcado, en el antropocentrismo, etc. etc.
     
    Segunda aclaración: aplicar el término feminismo al contexto sociológico de la época de Jesús,  sería un anacronismo imperdonable, pero si, como es conocido, la mujer en la Palestina de hace dos mil años era una ser inane y un objeto de usar y tirar El evangelio de este próximo domingo lo deja en evidencia, mientras que el trato de Jesús con las mujeres debió tan significativo como para que los hombres, de su tiempo, que escribieron los evangelios no pudiesen eludir esta cuestión, así como los testimonios posteriores en las primeras comunidades. Lo que nos llevaría a la conclusión de que es totalmente procedente el que se hable de la mujer en clave feminista cuando estamos hablando del evangelio o del NT.
     
    Tercera cuestión. En el momento actual la sociedad laica que se ha apartado de la Iglesia, le da igual lo que digan los evangelios, porque, como ya he dicho muchas veces, nuestra sociedad echa mano de otras fuentes éticas no religiosas. Lo que quizá no se tengan en cuenta es que, a pesar de que el problema de la mujer es universal, en occidente en concreto, el imaginario colectivo lo ha creado la Iglesia apartándose del ejemplo de Jesús y de las primeras comunidades. Se podrían poner innumerables casos des San Pablo (aunque no sea suyo el texto, pero se ha utilizado con todas las ganas) de que la mujer se calle, que obedezca al marido, hasta la cuestión de ponernos como ejemplo a una mujer virgen y madre y otroas muchísimas cosas.
     
    Quiero decir esto para justificar el porqué yo, en este tema de la Magdalena he entrado a saco con la cuestión feminista, y a quien no le guste este término, que lo cambie por “los derechos de la mujer”
    Nota: No acabo de entender el cansancio que produce en muchas personas el tema de la mujer, viendo cómo nos están matando y, antes de ello, que es el fin, un rosario de barbaridades contra las mujeres.

     

    • Está clarísimo.
      En occidente la postura de la iglesia ha influido, pues en todo que tuviese relación con la cultura. Pero si eran los dueños absolutos. Pero es que además, en trato con Constantino fue ese: tú controla las cabezas que yo controlo el tema de la guerra y demás. Vamos a ser imparables

      Y es que claro. Pablo de Tarso era judío. Su cabeza era como era respecto de la mujer
      Y su modelo de iglesia ganó la batalla por fundar una nueva religión , basada en su idea de lo que había sido Jesús. Lo resucitó y lo remodeló según el pensaba que fue, o lo que le hubiese gustado que fuese. El problema es que ganó. Porque cada uno tenemos nuestra visión, pero no hemos fundado ninguna iglesia.
      A todo esto, dos o tres siglos después, sale Agustín de Hipona. Lo que nos faltaba a las mujeres.
      Porque no entendieron el mensaje liberador de Jesús. Porque si habia un grupo sometido era el de la mujer. Los pobres en masculino, fatal, pero en femenino , o sea, no veas.
      Por eso Jesús nos elevó a la categoría de personas igual que los hombres. Porque en su esquema de igualdad,no cabía esa diferencia. Pero eso ,quién lo entendió?
      Por lo visto María Magdalena, claro. Y el grupo de mujeres que lo seguían. Claro.
      Pero los apóstoles tampoco lo entendieron, porqué si lo hubiesen entendido, la iglesia sería otra. Pero no solamente la iglesia. Europa hubiese sido otra. Y si Europa hubiese sido otra,pues el mundo occidental enterito sería otro.
      Porque a la iglesia le ha faltado desde el momento uno, por lo menos y digo por lo menos, que quede claro, el sentido común de las mujeres. Porque tenemos los mismos derechos, pero nuestra visión de las cosas es distinta.

      Me gusta leerte.
      Un abrazo

  • M.Luisa

    Ya se lleva mucho debatido aquí y por lo que he leído en algunos  comentarios no creo que sea apropiado trasladar la problemática feminista de nuestro tiempo al contexto evangélico de M. Magdalena como si Jesús ya  lo hubiera previsto entonces. No, Jesús a mi modo de ver trató  el tema que nos ocupa no en términos de relación entre hombre y mujer   sino en términos de reciprocidad.

    Y esto, desde el punto de vista de la estructura humana en tanto realidad, esta reciprocidad es siempre  anterior  a toda limitación relacional.  Por esto, mejor en este contexto que en cualquier otro sitio, echando mano un poco de la  filosofía,    procedería recordar   que en el Proyecto de  vida humana no es el ser sino la realidad  humana la que “está siendo”: 1º en obertura a la propia realidad de un@ mismo  y 2º siendo propiamente lo que se  es como persona así lograda, desde ahí abierta   proyectivamente  hacia los demás con los que se realiza y avanza.

    Hay que entender esta dinámica, no en sentido inverso, es decir cerrados a  la arbitrariedad del ser “relacional”  con toda su limitación    a modo cómo una cosa se pone en relación con otra. Es lo que entiendo cuando le leo a Oscar decir,
    “En fin: ¡Cuándo aprenderemos que la vida humana no es COSA ni ALMA alguna sino un JUEGO de roles en el dramático escenario de un Argumento!” 

     

    Agradecimientos a Salvador Santos!

    • Asun Poudereux

      Lo que creo expresas y dices M Luisa en este comentario, Jesús va más allá de concebir no demarcación relacional en un juego de roles masculino y femenino en oposición, y en cuyo centro está el hombre.

      Entonces, la propia realidad humana es a descubrir en uno mismo en un estar siendo continuo que se engloba y abre en el siendo primeramente uno mismo, y en ese ser siendo lo que se es, la apertura a los otros no queda delimitada, constreñida, ausente, sino que le hace desplegarse y avanzar en interrelación, y al unísono, en quien realmente es.

      Supongo entonces que al no partir de dualidades dadas, sino de algo más profundo y trans-personal, trans-cendiéndolas, sigue Jesús sin ser comprendido.

      Muchas gracias. Un cariñoso abrazo.

  • oscar varela

    Hola Asun!

    Gracias por explayarte. Es bueno.

    Te escribo acá porque el diálogo ya se ha hecho una madeja en la que cuesta encontrar la punta del hilo.

    Acá quiero reconocer que no es conveniente “querer convencer”.

    A mi modo de entender no se trata de que

    * yo convenza a otros que pienso-sienten diferente,

    sino de que

    * hay una nueva Generación que apunta pa’otro la’o.

    Repito, entonces, lo que le dije a Carmen:

    que encuentren que algunos viejos hemos ido aprendiendo “otro caminar” sin morir en el intento de sacudirse el MIEDO a DES-OBEDECER lo impuesto en nombre de la Religión y sus apoyaturas teológicas.

    El “otro modo de sentir-pensar” ya viene machando en las Calles.

    La Marcha de MUJERES en Argentina tiene una trayectoria de más de 30 años. Y hoy florecen.

    En Argentina la Fuerza más potente la constituyeron unas cuantas MUJERES, Madres de Plaza de Mayo, Abuelas y hace unos años, también los HIJOS, y pronto NIETES RECUPERADOS.

    Esa Generación del siglo XXI no necesitan ser convencidas,

    sino ACOMPAÑADAS en sus gritos de

    ¡NUNCA MÁS! y de ¡NI UNA MENOS!

    Y lo lograremos!

    • Asun Poudereux

      Me alegra lo que dices, Oscar.

      Si las mujeres dejásemos de paralizarnos ante el dolor y no resignarnos, como hacen las madres y abuelas argentinas, sería enorme la Fuerza Movilizadora y de Acción en todo el Planeta, con ese cambio de actitud ante las dificultades y trampas de los poderes.

      Un abrazo

  • oscar varela

    Mi posición respecto a la MUJER no es bla bla,

    sino apendizaje de vida.

    Con mi primera MUJER (esposa) con-vivimos todo ok,

    y hasta que el hijo nuestro llegó a mayor de edad.

    Ella prefirió, entonces, independizarse profesional y vitalmente.

    Ambos compramos un Depto. donde instaló su Profesión.

    Convinimos separarnos y repartimos equitativamente y según Ley lo ganado.

    Con mi segunda MUJER (esposa) al casarme a los 60 años,

    compartimos Proyectos juntos, hasta que murió.

    Con otra MUJER (compañera) compartimos vida jubilatoria, hasta que prefirió volver al Centro-Ciudad de Bs. As.

    Con la MUJER (compañera) con que estoy en Chile compartimos proyectos e ideales. Consideramos ambos que el Proyecto a esta edad mía (81 años) conviene sea cerca de mi familia en Argentina, y ella con la suya en Chile. Ambos sin dejar de visitarnos.

    Igualdad, libertad y consenso.

    Es mi manera y la de las MUJERES con que fui conviviendo.

  • ana rodrigo

     
    Lo siento por mi admirado R Tagore, pero la cita que nos pone Oscar encierra trampa: “Mujer, no eres solo obra de Dios; los hombres te están creando eternamente con la hermosura de sus corazones, y sus ansias han vestido de gloria tu juventud.
     
    Por ti labra el poeta su tela de oro imaginario;
     
    el pintor regala a tu forma, día tras día, nueva inmortalidad.
     
    Por adornarte, por vestirte, para hacerte más preciosa, el mar da sus perlas, la tierra su oro, su flor los jardines del estío.
     
    MUJER, ERES MITAD MUJER, MITAD SUEÑO.”-
     
     Esto me suena a florero. Con mi alumnado hacíamos una visualización de la información gráfica (la otra ni existía) de las mujeres que aparecían en los libros de texto: la esposa de, la madre de, la amante de, etc., eso sí todas muy hermosas, como jarrones de flores en un salón. No digamos en la literatura…. No quiero entrar en detalles del texto porque Tagore vivió en otra época. Si bien las épocas han sido todas semejante y lo que hemos conseguido, es obra nuestra, los hombres (en general) no nos han regalado nada.
     
    A las mujeres nos sobran poemas y lirismo, ya que detrás de esta admiración, como diría Ivone Gebara, hay mucho sufrimiento, porque el ideal de mujer es la madre, la cuidadora, la ama de casa, la que limpia la iglesia, servidora de curas, cardenales y Papas, a los que les hacen la comida, les lavan la ropa, etc. El Vaticano está lleno de mujeres sí, pero, como dice Ivone, no están las mujeres que piensan, las que pueden aportar mucho a todo lo que generan los sesudos hombres, especialmente cuando normatizan para mujeres, de las que no conocen más que “son admirables, como la virgen María, la madre de Jesús, buena madre y buena mujer, pero. para pensar y decidir, están ellos.
     
     Alguien pensará “ya está Ana y su feminismo”. Es que me da igual que lo llamen feminismo o no, es que, como dice Carmen, las mujeres hemos tomado conciencia de nuestro ser personas, y las personas mujeres sabemos pensar, por lo menos como los hombres, y, además sabemos cuidarlos a ellos y a quien se nos ponga por delante. Así que menos flores y más valoración de la persona-mujer,  en su integridad con opción a la toma de decisiones. No todos servimos para lo mismo, pero todos y todas podemos vivir  la equidad, las mujeres no somos “la otra”, somos y estamos en el mundo junto a los hombres, ni por encima, ni tampoco por debajo.
    Como diría Carmen, me callo, antes de que me desboque.

    Cariñitos para nuestros hombres atrieros.

     

    • Mª Pilar

      ¡¡¡Estoy totalmente contigo!!!

      Y la cosa ha cambiado poco y tan lentamente; en algunos aspectos… creo que vamos hacia atrás.

      Un abrazo entrañable.
      mª pilar

    • Olé, olé y ooooooooooole.

      Y hay hombres estupendįsimos. Las mujeres solamente queremos que nos reconozcan que también lo somos.
      Que nos dejen.

      Vale, vale, vaaaaaaale , unas mejor que otras, como vosoooooootros.
      Besos a todos y todas.

      Gracias por este texto. Hay que ver lo que ha dado de sí. La mujer, la resurrección, nos hemos enfadado, hemos hecho las paces.
      De todo.

      Don Alberto. No me gusta que esté tan callado

    • oscar varela

      Así es Ana! (coincidente con Pili y Carmen)
      Totalmente de acuerdo.
      Mi insistencia es en la “creación lírica argumental”,
      que es la vida humana
      (no del varón, no de la mujer, ni de las cosas que que trata).

      por eso mi texto decía:
      -” … no se puede obviar la constatación de una fuerte “idealización” del varón por la “atrayente” MUJER,
      y también la recíproca”.
      (atención en igualdad al “también a la recíproca).
      Y seguí:
      Se trata de un “juego” en un Escenario de roles protagónicos.
      Ni el Varón,
      ni -sobre todo- la MUJER son COSA HECHA,
      sino maleable materia lírica”.
      ………………
      Mientras no se entienda que “la vida humana”
      * NO ES
      – ni el ser humano (sea varón, sea mujer)
      – ni lo que les circunstancia (Asuntos, Sociedad, Cosas)
      * SINO
      – lo que a cada uno de esos “yo”
      – hace y
      – le pasa
      – con y en su concreta circunstancia
      Y que
      – si no la salva a ella
      – no se salva su yo;
      andaremos viendo Canales distintos.
      …………….
      Mi posición frente a la mujer es la siguiente
      1) Cuidar de no estar DÁNDOLE “posición” (nada regalado)
      2) Cuidar de atender su “posicionamiento” (todo hay que ganarlo)
      3) Ejecutar praxis “gana gana”.
      …………………
      Tagore no llegó a eso, pero sí a entender que la Vida humana es “Circunstancia y Proyecto”.

  • carmen

    A ver si esta vez logro que se me entienda.

     

    Con todos mis respetos a los teólogos que del mundo mundial han sido o son. No tengo estudios de teología, pero no me falta osadía, si la quieren llamar así, para decir lo que pienso.

    Lo que platea Salvador son dos temas distintos y a la vez relacionados: el primero el papel de la mujer en la Iglesia de hoy, bueno, y en la sociedad. Hace dos mil años, en una cultura donde una oración ritual del varón judío cuando se despertaba, entre otras cosas agradecía a dios el no haber nacido mujer, es imposible, o sea, imposible que a maría Magdalena se le diera un papel predominante. Imposible. Entre otras cosas porque entendieron muy poco lo que quería decir Jesús, Al menos eso es lo que creo. Jesús era un defensor de los débiles, según él, de ellos será el reino de los cielos. Pues díganme ustedes si no es coherente el que tuviera discípulas con el mismo rango que los hombres. Es lógico, porque el movimiento se demuestra andando.

    Pero murió.

    Y la mujer volvió a su papel de siempre. A llorar en la distancia, a poner perfumes en los cabellos y en los pies de los hombres y a sufrir muchísimo. Porque señores, señoras, los evangelios no están escritos por Jesús. No lo hubiese consentido.

    Luego aparece Pablo con la fuerza de un ciclón y san se acabó la historia de la mujer. La mujer es causa de muchos problemas. Se llama miedo a las mujeres, y con razón. Porque en el fondo saben que de inferiores nada, pero en absoluto.

    Entonces en la historia de la iglesia, mujeres fuera o dentro de conventos y cuidado con moverte porque a la hoguera vas. Y a tener hijos, a poder ser varones. en fin, la historia la conocemos todos.

    Y luego plantea una segunda cuestión: la resurrección. ¿Cómo nos la han contado?. Menuda cuestión, porque esa es la base del cristianismo. Esa y no otra, esa. En la cabeza de por aquel entonces o  había resucitado o no. Punto. Pues respuesta.: claro que sí, estaría bueno.

    Pero los tiempos cambian, en veinte siglos fíjense ustedes si han cambiado. Y la pregunta ¿ pero resucitó o no? pasa por la respuesta: defíname usted resurrección.

    Qué sucede? que la iglesia oficial, la oficial no puede cambiar. No puede. Sería entonces otra Iglesia, otro cristianismo, otra historia. La Iglesia está atada de pies y manos por sus propios dogmas de fe. Cuando el pueblo no podía pensar, porque ni sabía leer ni escribir, todo lo que decía la iglesia iba a misa, o a la hoguera, podías elegir.

    Pero los tiempos, repito. los tiempos son otros. Las mujeres hemos tomado conciencia de nuestro ser. Y nos cuestionamos cosas. Y artículos como este del señor Santos en tres entregas son superliberadores. Porque las mujeres, señores, necesitamos referentes, como ustedes, los hombres, y ya no nos vale el  de una mujer eternamente sufriente y que menudo jaleo la pobre para tener un hijo. Porque la maternidad es lo más bonito que nos puede pasar. Y no queremos ser vírgenes y no no sentimos culpables cuando mantenemos relaciones sexuales, se siente.

    El tema de la resurrección que lo arreglen los teólogos, ellos lo montaron. Parece ser que por aquel entonces eso de que resucitara un muerto no era tan raro, Jesús resucito a alguno de ellos, pues es lógico que ¿ se resucitara a si mismo o fue su padre? miren ustedes, me da lo mismo. Y como yo millones y millones de cristianos que hay no creen una sola palabra porque no entendemos nada. Y nos vamos de las iglesias.

    Y no voy a entrar en los escándalos de la iglesia porque de eso no se habla en este artículo.

    No sé si he logrado explicarme bien:dos temas, dos. Uno, el papel de la mujer en la sociedad eclesial; dos, la resurrección.

    Menudo texto.

    Un abrazo a todos y como dice ese señor,Paz y bien.

     

    • Mª Pilar

      Carmen, una cosita:

      Jesús, respecto a las mujeres:
      ¡¡¡Fue… totalmente distinto a quienes le rodeaban!!!

      Y lo demostró en todas las amistades femeninas que le rodeaban. y las que se fue encontrando en el camino.

      Si tienes un ratito, lee con calma… y escuchando… lo que relatan quienes lo escribieron.

      la mujer con flujos: Mc.5, 24-34.
      la siriofenicia: Mc. 7/ 24,30. Igualdad del hombre y de la mujer: Mc.10, 1-11. Unción en Betania: Mc. 14,3-9. Jesús y María: Jn, 11,28-38. La adúltera: Jn. 8, 1-11.

      Esto es un poquito de la mirada de Jesús, no solo sobre las mujeres, sino en todo su mensaje.

      El Nuevo Testamento, hay que leerlo a poquitos, y repetir una y otra vez, escuchando lo que en cada caso se nos narra; y te confirmo… que la luz que está en ti misma, iluminará lo que leas.

      Un abrazo entrañable.
      mª pilar

      • oscar varela

        ¡EXCELENTE AMBAS!

      • Pues eso digo.
        Que cuando murió Jesús se volvió a la misma postura frente a la mujer. Porque Jesús ya no estaba.
        Los que quedaron , es que no entendieron bien, al menos esa impresión tengo. El mensaje, o el pensamiento de Jesús les sobrepasó. A lo mejor no podía ser de otra forma porque era totalmente rompedor con su dios, con su sociedad. No llegaron a entender el alcance de lo que decía y ya cuando lo convirtieron en dios, se terminó de liar.
        No podían aceptar a una mujer como alguien fundamental y activa en la construcción del reino. Su cabeza no podía admitir esa idea.

        A lo mejor no lo he expresado bien.
        Besos.

    • oscar varela

      ¡EXCELENTE!

  • oscar varela

    Me reitera Juanjo Tamayo, en e-mail,

    y que lo comparta con los atrieros:

    ……………………
    – “Encuentras mi opinión sobre
    – La resurreccion en “Dios y Jesús”,  ultimo capitulo, condenado x el Vaticano
     
    – Maria Magdalena en Otra teologia es posible, crtiticado x el cardenal de Barcelona.
    En ambos casos heterodoxia en estado puro. Puedes citarlos en Atrio. Yo no puedo entrar.
    Facilítame de nuevo tu dirección postal para enviarte mi nuevo libro “¿Ha muerto la utopia? ¿Triunfan las distopias?”. Eres mi mejor interprete junto Ana, Maria Luisa Maristany…
    A punto de despegar…”-

  • oscar varela

    Hola!

    Juanjo Tamayo se fue a los Ángeles a un Congreso,

    luego a Bogotá.

    No tiene tiempo ni para ir al baño.

    Manda saludos!

  • Román Díaz Ayala

    Que nos sintamos movidos a advertir que podamos estar contribuyendo a alimentar nuestros propios mitos posiblemente sin estar conscientes de ello no da pie para ningún juicio condenatorio.

    Al fin y al cabo el mito es la expresión simbólica de determinados aspectos profundos tanto de la existencia humana como la transhumana. Sí, por supuesto que es una forma determinada de encarar la experiencia.

    Mi voz de atención es para quienes ven los textos casi sólo un valor simbólico que les da pie para construir, o para reforzar nuestros propios mitos personales, nuestros convencimientos más profundos, corrientes que se convierten en movimientos sociales, como el actual feminismo, por ejemplo. No se puede suplantar un supuesto mito, con los nuestros de nuevo cuño y darle además valor de autenticidad histórica. ¿No es más claro y conciso, buscar la simple realidad histórica, la de antes y la de ahora?

    Cuando, como consecuencia de nuestra interpretación lectora de un estudio sobre unos hechos determinados a su protagonista femenino le hacemos un homenaje, es decir, damos figuradamente muestras de sumisión, veneración, respecto, la estamos sometiendo a nuestros propios mitos, en una exégesis muy subjetiva.

    no creo que sea problema del autor de este magnífico trabajo, sino del clima en que estamos envueltos ( y también condicionados, quizás empujados) los comentaristas.

    • Tiene razón en lo que dice que todo el mundo tiene derecho a decir lo que piensa. Totalmente. También hay que tener en cuenta las diferentes maneras de ser. A veces ,y hablo por mí, pues somos vehementes. Eso nos viene de fábrica. Es superdificil ser como no eres. Y las personas que son o han logrado con el tiempo, tienen una forma de hablar más pausada, pues en el fondo tienen suerte.
      No pienso como usted en muchas cosas, como otros muchos no piensan como mi persona. Tengo suerte, porque existo poquico y puedo hablar con impunidad. Pero cuando dos pesos fuertes se enfrentan, la cosa varía.
      Usted tiene buen encaje. Siga así. A veces, personas con otra manera de ser necesitamos personas como usted.

      Y luego cada uno que piense lo que quiera y pueda.
      Un abrazo.

    • oscar varela

      Gracias igual Román
      por buscar equilibrio
      en lo que tú ves posibles des-equilibrios.
      Tal vez convenga estar “a la altura” del tiempo
      más que atender en demasía las redes de seguridad
      que, ciertamente, hay que poner debajo
      de los que andamos por la cuerda floja de la vida.
      Abrazo!

  • oscar varela

    Otra cosa, referida a María la Magdalena

    en cuanto MUJER.

    Este y otro escritos de Salvador Santos constatan en realce lo que los Textos bíblicos esparcen acá y allá;

    pero no considero que se trate de un análisis de sesgo “feminista”, sino de algún secreto evolutivo de la especie “mamífera” que al llegar a la etapa “humana” se decanta hacia la imaginación lírica del apareo afectivo.

    ¿Qué nos viene queriendo decir la instalación sexuada del ser humano en su doble contextura orgánica y de órganos reproductores?

    Sea cual sea el análisis no se puede obviar la constatación de una fuerte “idealización” del varón por la “atrayente” MUJER, y también la recíproca.

    Se trata de un “juego” en un Escenario de roles protagónicos.

    Ni el Varón,

    ni -sobre todo- la MUJER son COSA HECHA,

    sino maleable materia lírica.

    Escuchemos a Rabindrnath TAGORE en el #60 de “El Jardinero”.:

    Mujer, no eres solo obra de Dios; los hombres te están creando eternamente con la hermosura de sus corazones, y sus ansias han vestido de gloria tu juventud.

    Por ti labra el poeta su tela de oro imaginario;

    el pintor regala a tu forma, día tras día, nueva inmortalidad.

    Por adornarte, por vestirte, para hacerte más preciosa, el mar da sus perlas, la tierra su oro, su flor los jardines del estío.

    MUJER, ERES MITAD MUJER, MITAD SUEÑO.”-

    ………………….

    A mi parecer, la Interpretación que Salvador Santos hace de los Textos en su con-texto histórico, toma mayor validación que otras, porque tiene la diafanía de la que otras carecen por presentarse como postulando “tiene que ser así porque Dios lo quiso así”.

    Esto dicen los mismos que después se hacen los humilditos de que a Dios no lo ha visto nadie y que nada sabemos de Él.

    En fin: ¡Cuándo aprenderemos que la vida humana no es COSA ni ALMA alguna sino un JUEGO de roles en el dramático escenario de un Argumento!

     

  • Asun Poudereux

    Ahora es cuando he podido detenerme a leer esta tercera entrega de Salvador, que diciendo poco, transmite mucho.
     
    Para ser nosotras mismas  en el Anhelo de Jesús,  haciéndolo nuestro,  no es preciso servirse de las personas que no le reconocen en quien es,  y en lo que ha testimoniado en su anhelo, sino en lo que de Jesús han construido para sí.
     
    Los hechos son los que hablan…y callan.  Sí, los hechos. Y esto es lo que tenemos. La mujer depreciada, nunca valorada y reconocida en quien es. Lo mismo se ha hecho a Jesús, en eso me reconozco bien. Es fácil.

    ….
     Y ahora.
    Vale, Vale.  No discutamos,  y tomemos las cosas con humor, porque creo que no vale la pena.
    Cada cual en su trocito de verdad, en tanto en cuanto le va dando sentido y fuerza en su vida,  haciéndole más y más coherente lo que dice con lo que hace. Sin olvidar la alegría de vivir y no devolver con las mismas armas.
     
    Y ahora. Un testimonio de mujer, nuestra Magdalena de hoy, la de siempre,  de los muchos  de  nuestra querida Pili,  que resuena en su limpieza haciendo ecos sentientes: 
    Mi voz no es importante,
    pero  quienes pasan a mi lado,
    comprenden   cuanto hago
     y  digo con mi propia vida.
     
    ¿Acaso esto mismo no se ponía en boca de Jesús?
    ¿Qué autoridad pueden ofrecernos de entre quienes han ocultado, los muchos, su  verdadera identidad, el auténtico Proyecto de liberación y Vida? 
     
    Con todo mi cariño, pues.  Felices y profundos Anhelos.
    Muchas gracias a todos. y no me preguntéis por qué.
    Lo que  es lo mismo: Un abrazo siempre agradecido.
     
     
     
     

    • oscar varela

      Hola Asun!
      Te leo:
      – ” Y ahora.
      Vale, Vale. No discutamos, y tomemos las cosas con humor, porque creo que no vale la pena.”-
      …………….
      Gracias por tu intención “calmante”.
      Pero:
      1- No sé en qué te fundamentas en considerar que el Asunto RESURRECCIÓN “no vale la pena”.

      2- Tampoco es un Asunto “teológico”,
      (como dice por ahí nuestra Cumpa Carmen),
      sino vital en cuanto que
      a) se vivió
      b) se vive aun
      con una perspectiva de “resucitar” en la “otra vida”.
      La Liturgia de las Religiones está llena de esa perspectiva,
      que considero “ideología” (todo lo respetable que sea)
      Ahí están los “Cementerios” ancestrales.
      ……………….
      Y si estas cosas “no valen la pena”
      no sé qué es algo que “valga la pena”.
      ……………….
      Conviene nota que yo no ataqué la creencia de nadie,
      pero si el DES-PISTE sobre algo que “vale toda la pena”

      • Asun Poudereux

        ¡Caramba, Óscar! Tu agudeza sigue asombrándome. Se nota de donde procedes. Ha dejado buena huella. ¿Y en quién no?

        Vuelvo a repetir: No vale la pena discutir,ÓOscar, porque no se trata de convencer, sino de ver y no hay más ciego que el que no quiere ver, ni sordo que el que no quiere oir.

        Y si no, da pie para que uno se convierta en un repetidor compulsivo, al estilo de los conversos empedernidos de aquí y allá en toda ideología. Y ahí se queda en puertas atrancadas la fuerza y autonomía, la liberación abierta y compasiva de Jesús.

        Y con todos mis respetos, si no es bien encajado esto que escribo a continuación.

        ¿Y por qué? Porque los llamados empeñados conversos no cesan en su empeño de verdad, incluso en ser más papistas que el Papa. Y por mi parte les digo: No os quitéis el sueño, en palabras y discursos. Velad siempre y dudad mucho, porque la Verdad se escapa, solo con intentar atraparla y hacerla a la medida de la mente.

        Como ves no hay DESPISTE, en decir, no vale la pena enzarzarse en el campo de la mente, no conduce a nada. Hay demasiado temor en hacer más grietas a la inseguridad en el seno de la Iglesia Institución, porque se ha alzado de continuo sobre construcciones mentales humanas y en reparaciones inútiles.

        La orfandad asumida de otro modo de ver la Resurrección, exige mucha fuerza interior que a ti no te falta, pero ponte en el lugar de los que le dan la espalda y no son capaces de mirarla de frente. Y los que hemos pasado por ello lo comprendemos. No al revés.

        Tú sabes que en realidad no hay tal orfandad, porque al adentrarse en lo que es, se vuelve fuerza consciente y lucidez para la vida que se despliega ante ti.

        Es tu experiencia que no se puede trasladar a la de los demás tan fácilmente.

        Salvador es muy preciso en lo que expresa, seguramente podría, si es su deseo, hablarnos en un tono, digamos, más personal. Cosa que agradecería un montón.

        Un abrazo conciliador, como ves, en la misma senda.

      • Salvador Santos

        Hola Asun
        Me cuesta entender tu expresión: “hablarnos en un tono más personal”.
        Un abrazo

      • Asun Poudereux

        Sí, entiendo, Salvador. Quería decir sobre tu experiencia personal, si es que se puede separar de tu análisis y estudio exegético.
        Un abrazo

      • Salvador Santos

        Hola otra vez, Asun

        Respecto a la Magdalena, escribí hace unos días que es, a mi juicio, la persona más importante del NT después del Galileo. También he escrito a algunos amigos/as que a ella se le temió y se le sigue temiendo más que a una vara verde. Salvo en los cuatro evangelios, no se la volvió a mencionar. Pero fue la Magdalena, cuando parecía que tras la ejecución del Galileo ya no había salida, la que abrió una brecha en el muro y con su empuje, dio paso a los acobardados discípulos. Era necesario reivindicar su actuación y su total protagonismo en el reinicio del proyecto y eso he pretendido. Me parece de justicia.

        Porque, por su actuación, ella consideró que la muerte no representaba el final. El final era la cobardía, la de los llamados seguidores, la que les impedía ser ellos quienes abrieran caminos. Pero la fuerza de la Magdalena explotó en valentía y en generosidad. La cobardía, mal endémico de las religiones, fue algo que esta mujer formidable nunca aceptó.

        El miedo, como explicábamos en el relato de la tempestad, deja inmóvil, mata. El miedo es lo opuesto a la fe. La fe no consiste en aceptar sin más un conjunto de creencias. La fe es adhesión al proyecto y se ve en los pies. Imagino a la Magdalena hoy, en medio de un corrillo de gente que repiten el famoso latiguillo: “otra sociedad es posible”, “otra iglesia es posible”, “otro mundo es posible”. Me la imagino levantándose y diciendo: “¡Venga, vamos a ello!” .

        Y luchó porque el colectivo de seguidores recomenzara la andadura. No era tonta, la Magdalena, no. Sabía que se trataba de poner en marcha la sociedad alternativa. No era cosa individual, sino de un grupo de personas. Eso mismo fue lo que hizo el Galileo. Cuando él decidió iniciar el proyecto empezó por conectar e invitar a algunos amigos. Y, aunque con material endeble, se puso en marcha. Eso es lo que falta hoy, tener iniciativa, rascar el muro y, en grupo, abrir camino a la vida.

        Me parece a mí.

      • Y a mí.
        Pero no todo el mundo piensa igual. Te lo aseguro.

        A veces me pregunto qué habría hecho tú amigo el Galileo con sesenta años, o setenta. Muchas veces lo he pensado. Seguiría teniendo esa fuerza ?
        Quizás se hubiese retirado al desierto para siempre.
        No sé.
        Como ya estoy totalmente excomulgada , puedo hablar y decir lo que se me ocurre.

        Ahora, una vez leído este texto y pensado a saltitos, me imagino a María Magdalena detrás diciéndole: venga, adelante, eres un número uno. Te necesita muchisimisima gente . Sería tema para un libro precioso. Saramago lo escribiría genial.

        En fin.

    • Asun Poudereux

      Muchas gracias, de nuevo, Salvador, por tu respuesta.

      Creo entender que María de Magdala comprendió a Jesús y su Proyecto, de modo que como hiciera él, puso en marcha al grupo de seguidores ya formado, la quita miedos, podríamos decir, no buscando protagonismo sino transmitir la fuerza de Jesús y la fe en su Proyecto alternativo, tanto como la propia liberación y autonomía en aquellas personas dispuestas a ponerlo en marcha.

      Por lo que su valentía fue doble, no quedarse paralizada en el dolor y sufrimiento por la muerte del Nazareno. Además, y muy importante, como mujer tampoco le impidió hacerlo en medio de una cultura patriarcal. Valía la pena hacerlo. Lo tenía claro. Pero sin duda superar y transcender esa cosmovisión impuesta en todos los sentidos, debió de ser dura y fortalecerla aún más, como mujer y ser humano completo..

      Sin embargo, el hecho de no haber tenido el valor de reconocerlo así y transparentarlo adecuadamente por mucho que pesara la tradición religiosa de la época, apunta a cobardía y acomodamiento. Ambas cosas han ido perdurando y enrareciendo las creencias, así como a la religión que dicen profesar.

      Y a través de dos milenios, han hecho callar a la mujer, en todos los ámbitos de la sociedad, dentro y fuera de la religión, a pesar de lo injusto que ha supuesto y supone para toda mujer, un ser humano minusvalorado, como poco.

      Ni el Galileo ni la Magdalena son su espejo. No se reconocen en la cobardía y el acomodamiento.

      Es también mi parecer. Un abrazo.

  • ana rodrigo

     
    Es curioso que la Iglesia se agarra a una coma o a una tilde o una “y” (recordar lo del filioque) cuando le interesa y de ahí es capaz de sacar un dogma o producir un cisma, mientras que, por otra parte, y siguiendo a Pablo que pone la Resurrección de Jesús como el fundamento de nuestra fe, ¿por qué ocurrió lo que ha ocurrido con las mujeres?. ¿Cómo se le ha pasado por alto que las receptoras de esta trascendente noticia fueron las mujeres? ¿Cómo la tradición nos ha transmitido a una María Magdalena, aunque no fuese la misma, rebozada de pecados y llena de demonios? ¿Para desacreditarla a ella y a las otras mujeres y dejarlas en la cuneta del poder, de la desigualdad y de la no participación con lo que podrían haber aportado a la Iglesia?
     
    ¿Cómo es posible que, estando tan clara la postura y la relación de Jesús con las mujeres en aquellos tiempos, hayan sido los hombres los únicos protagonistas, intermediarios y representantes de Dios en la Tierra? Cosa que no ocurrió en las primeras comunidades cristianas.
     
    Y para más inri, mirando el santoral femenino, casi todas las mujeres santas fueron vírgenes y mártires.
     
    Claro, nos pusieron como meta y ejemplo a seguir a una mujer que fue virgen y, sin embargo, madre. Despreciando, de paso, el sexo en todas las mujeres. ¡Así nos ha ido y nos va, con tantas violaciones dentro y fuera del matrimonio!. Había curas, no hace mucho tiempo que nos decían que nosotras éramos las receptoras de la semilla que Dios había dado a los hombres para contribuir con Dios en la creación. Claro, como el hombre no suelta la semilla sin placer, pues a la mujer que le den. Perdón, pero es que me cabrea mucho el machismo eclesiástico tan retorcido y tan sofisticado a fin de conseguir sus objetivos: dejar a la mujer hecha un estropajo (eso para fregar y demás labores), mientras el hombre era Dios, partiendo de que Dios es hombre-masculino.
     

  • Qué, como la magdalena. Con mucha sorna.

    Y efectivamente. Exactamente igual. Lo hubiese hecho y hubiese dicho: muerto? Vamos, anda…

    Exactamente igual.

    Pues eso.

  • Aaaaaaayyyyyyyyy , los hombres.

    Demasiado hombres para pedir disculpas. Únicos ninguneado a las mujeres.

    Aaaaaaayyyyyyyyy

    Y está clarísimo.. La resurrección la entendió una mujer. Quién si no?

    Los hombres , hombres no saben seguir cuando su mundo se derrumba. Nosotras sabemos decir: vale, pero seguimos adelante con lo que nos convence  .

    No sé qué más pruebas quieren. No hay un solo hombre capaz de hacer lo que hizo esta mujer. Pero ni uno.

    Aaaaaaayyyyyyyyy.

    Hala, sigan con sus teologías y sus cosas de hombres inteligentes. Yo me quedo con esta mujer. Una vez me dijeron: tú hubieras seguido a Jesús sin saber por

  • oscar varela

    Hola!

    Ya le escribí – pedí a Juanjo que,

    si puede,

    lea y opine.

  • Alberto Revuelta

    Por alusiones:

    1/ Salvador sabe de sobra que mi suela de zapato no puede tapar su sabiduría y capacidad de decir lo difilmente decible. Por ahí no hay cuidado.

    2/ Salvador no necesita ser gafado. Ni un servidor lo pretende. Él lo sabe y supongo que, solo con leer los hilos del último mes, pueden saberlo los demás amigos y compañeros.

    3/ dejé de recibir lecciones de prefectos y padres espirituales, autónomos, heteronomos, astrónomos y gnomos hace decenas de años y aunque procuro pensar lo que otros dicen me niego a dar valor intelectual ni moral a los insultos envueltos en criptogramas con pretensiones de otras ortodoxias. Aparentemente nuevas. Pero aherrojantes igual que las de siempre.

    4/ si Salvador se tiene por ofendido le pido perdón. Y al resto de comentaristas mártires también. Se acabó, por mi, lo que se daba.

    • Perdón.
      No sé si soy comentarista, pero lo que no soy es mártir. Seguro que se ha dado cuenta. Digo de que de mártir tengo poco. Eso de sufrir martirio en silencio no me va.

      Hala, no se enfade tanto. No merece la pena.

      Óscar se ha pasado un poco. Voy a decírselo. Gracias a dios mi móvil no es interactivo , de esos de 4D, y no podrá estrangularme. Si eso fuese posible, el otro día ya me hubiesen estrangulado

      Anda,anda…
      Buenas noches.

      • oscar varela

        Hola Carmen!
        Te leo:
        – “Óscar se ha pasado un poco”.
        Es tu opinión, no la mía.
        Parece que no conoces el por qué de la distancia
        entre Diálogo y Grito.
        ………………….
        La semana pasada, estando en Argentina, me hicieron una Entrevista -Video porque estamos en el Cincuentenario de que a mi Obispo de Avellaneda, Mons. Jerónimo José Podestá lo defenestraron de su Diócesis.
        La Entrevista duró 5 horas porque fue recorriendo los lugares en que se habían desarrollado los hechos (Catedral, Teatro Roma y Curia episcopal).
        El Asunto -a mi parecer- no era para contar chismerío ni preocupaciones, ni literaturear los hechos.
        Estando en la Escena, lo correcto no era un comportamiento “comme il faut”, sino como un vis a vis de la hijaputez Vaticana y Presidencial. Y como tal me comporté, dando razones sin descuidar las puteadas cuando consideré que correspondían.
        Tienes derecho a tener tu opinión. No es coincidente con la mía. Mis puteadas son racionales y oportunas.

      • Si. Conozco la diferencia entre diálogo y grito. Ya lo creo que la sé. El grito sale de la desesperación, de la impotencia, de la rabia por sentir que es imposible, que nada se puede hacer. Si, la conozco muy bien.
        Pero cuando hablamos y nos equivocamos en la forma. En la forma. Repito, en la forma, pedir disculpas no es dar la razón . Sencillamente es pedir disculpas porque a veces nos equivocamos en la forma de decir las cosas. La palabra histérica me ha acompañado desde que tengo uso de razón.
        Una vez, solamente una, porque no soy de las que insultan, llamé en la sala de profesores hijos de su madre a todos mis compañeros de secundaria. Sigo pensando que se comportaron como tales. Y ellos lo saben. Al día siguiente pasé clase por clase y pedí disculpas por la expresión. Por la expresión.
        Porque pedir disculpas no rebaja la dignidad de una persona. Ni quiere decir que te desdices de lo dicho. Solamente quiere decir que sientes la manera de decirlo

        Así pienso.
        Un abrazo.

      • oscar varela

        Ok Carmen!
        Aceptado tu “modo” (de las disculpas “por el modo”)
        No es mi estilo cuando se adivina más de “diplomacia” que de “veracidad”.
        Pienso que hay cosas y momentos que
        “hasta las piedras han de hablar”.
        ¡Voy -tranqui- todavía!

    • oscar varela

      Puro bla bla retórico, Alberto!
      Ni una solo “bla” al Asunto del Artículo.
      Eso no blablea nada bien.
      Y si no accedes a lo que ha sido Curso y
      hábito desde Lenaers en Atrio, es tu problema,
      que no debieras ni trasladar ni siquiera como excusa de prófugo.
      La COSA que acá se ventila es demasiado grave,
      para que se pavoneen los fugitivos.
      Reconozco tu actuar honesto,
      pero en este caso no lo es y te lo hago saber abiertamente.

  • No es un simple homenaje emotivo a las mujeres.

    En absoluto.

    • Quizás haya que pertenecer a un grupo marginado de la iglesia y de la sociedad entera hasta principios del siglo XX , para entender el alcance del artículo de fondo.
      A las mujeres nos matan . Solamente hay que estar atentos a las noticias un poco y ponerse en nuestra piel.
      Y que seamos conscientes de que el asesinato es el fin de la historia. Pero la historia empieza mucho antes, aunque no todas las historias tengan este final. Aunque haya hombres estupendos, que conozco un montón. Aunque existan parejas de cuento de hadas, que también conozco.
      Es una realidad, señores, una realidad. Habría que preguntarse el porqué se nos ha ninguneado desde hace un montón de siglos
      No te puedes salir de tu papel. Y si te sales, allá tú. Las consecuencias son imprevisibles.

      Homenaje?

      Es increíble.

  • Mª Pilar

    Creo sinceramente, que deberíamos volver al tema que nos ofrece Salvador Santos.

    La otra vergonzosa cuestión, se puede plantear en el apartado de Atrio, que nos da la fotografía que encabeza la revista, como siempre hemos hecho.

    Gafar a un compañero, que se desvive  por presentarnos un:

    ¡Mensaje lleno de Vida!

    Me parece una falta de compañerismo y amistad.

    Creo que como todas las personas que nos ofrecen sus trabajos, merecen una atención y un respeto.

    mª pilar

    • Román Díaz Ayala

      De acuerdo, Pili, que debería ser así. Pero pareceis olvidar que esto se hace siempre con el artículo que encabeza Atrio, que suele ser como un editorial, que sigue faltando esta vez. No creo que Alberto haya sido descortés, sino que n o encontró otro modo.Dejemos las intencionalidades aparte.Yo no me siento agraviado.

      • oscar varela

        Román, me dices y te leo:
        -“¿Crees que el meollo, lo que se alcanza al leer todos los hechos narrados en los Evangelios, los aquí incluidos y los otros, tras la sepultura de Jesús sea la historicidad de su resurrección o un simple aunque muy emotivo homenaje a las mujeres en la persona de María de Mágdala?
        Espero que te des cuenta de que no ando despistado.”-
        ………………..
        Andas más que des-pista’o.
        Ya te dije que andan “caga’os” de que se viene abajo la heteronomía en que están encarcelada la teología ad usum teologi. Alberto incluido, que no sabe, ante exégesis humano-científica, pa’dónde disparar. Lo mismo que le hicieron a Juan Mateos y a Alejandro Schökel.
        …………………
        Si Pablo y los que siguieron le dieron prioridad a la RESURRECCIÓN (de la Carne)
        -(pura “ideología” de las que gustan burlarse los “eclesiásticos-teólogos”)-,
        declarando que toda secuencia sería VANA (Predicación y Fe) (en mi barrio a lo “vano” lo llamamos -traducido del hebreo y del arameo antiguao-“al pedo”.
        ………………….
        Pero la cosa es clave porque hay en juego una Antropo-Epistemología inservible -y que despista- la comprensión de las cosas humanas.
        Por el contrario, los que se asustan de esta Interpretación de la “resurrección” (del Proyecto, no de la Carne) no están en condiciones de re-novar ninguna Iglesia y le hacen un flaquísimo honor y ayuda a Jesús.
        ………………….
        Creo que se puede aprovechar la coyuntura para que nuestros “frecuentes” referentes:
        * Juan José Tamayo,
        * José María castillo,
        * Antonio Pagola,
        * Xabier Pikaza
        y un etcétera a completar,
        digan su pensamiento en torno a este Artículo,
        a mi parecer divisorio de aguas teológicas.
        Que Antonio Duato use este alegato mío, si le pareciere,
        para bien de todos.
        Yo veré de preguntarle a Juanjo.
        Gracias!

      • Querido amigo.
        No te enfades tanto.
        Conozco a todo los teólogos que citas.
        Creo, pienso, diría, aseguraría que ninguno de ellos va a decir lo que tú quieres oir.
        Solamente se atrevería alguno que no has nombrado, como José Arregi. Ese lo dice abiertamente. El único. No sé cómo poensan en realidad los que citas, pero si sé lo que escriben.
        Pides demasiado. Esas cosas las pueden decir personas como yo que no existen , o personas que han decidido convertirse en herejes oficiales y a mucha honra.
        Porque esa es la esencia del cristianismo que enseña la iglesia: Dios envío a su hijo para salvarnos de la muerte eterna. Quién le siga, resucitará al final de los tiempos ,una resurrección biológica, tal y como Jesús hizo y nos prometió.

        Y quieres que las personas que han dedicado su vida a enseñar esto y a creerlo ahora se desdigan?
        Querido amigo. Nunca pidas a nadie lo que no te puede dar. Esa es una gran frase que me dijo alguien desconocido una vez.

        No sé cómo explicarte, la iglesia es lo que es y esto es hablar por hablar. Si rompemos la baraja, nos quedamos sin jugar. Sé lo que digo. Uno de mis innumerables cuñados, cuando perdía a las cartas, las tiraba a un pozo. Mantel incluido.

        Me tomáis por ingenua y tal vez lo sea, pero no soy la única .
        En fin.

      • m. pilar

        Román, no me he dirigido a nadie en prticular, puesto que yo misma también he comentado la vergonzosa actuación de la iglesia.

        Dado que este art, para mí, es muy especial, solo quería que volviésemos a el, no había ninguna otra intención, y mucho menos señalar a persona alguna en particular.
        Siento haber dado esa impresión.
        m* pilar

      • oscar varela

        Carmen!
        Estimo que te equivocas,
        las nuevas generaciones
        ya están del otro lado que el del Dogma.
        No lo considero inútil que oigan a este viejo
        decir lo que digo
        * desde la vida personal y
        * desde el pensamiento
        (razones vitales ante los problemas reales)
        y ahora tambiém
        * desde la Exégesis (Interpretación) de los Textos bíblicos.
        A mí se me compaginan esos ámbitos
        (VIDA – PENSAMIENTO – INTERPRETACIÓN).
        Gracias!

      • Pero, querido, qué me vas a contar.
        Se nota que no te molestas en leer las tonterías que digo. Y no seré quién te critique por eso.
        He dicho mil pares de veces que la resurrección es otra historia. Tal y como tú dices. Y como dice un montón de gente que no sé sus nombres.
        Mi amigo Santiago ha tenido conmigo una paciencia infinita.
        Pues claro que las nuevas generaciones no piensan como hace dos mil años. Gracias a Dios. Y muchas personas antes, y ahora y supongo que siempre. Ahí está la novela de Unamuno, san Manuel.

        Pero eso no quiere decir que personas con un estatus dentro de la iglesia estén dispuestas a decirlo, bueno, entre amigos sí, pero por escrito, pues según dónde. Se llama supervivencia.
        Y luego hay otras personas que sencillamente se lo creen . O porque se lo creen de verdad o porque piensan que si no es verdad esa resurrección, su vida ha sido en vano. No están dispuestos, no pueden aceptar ese fraude. No pueden. Y sigue siendo supervivencia.

        A eso me refiero. Leí a Unamuno, pues diría que antes de los veinte años. Me fascinó el libro. Es que para mí está clarísimo que no hay resurrección biológica, pero clarísimo . Y sin embargo existen otras personas que tienen perfecto derecho a creerlo.
        A veces me asusta un poco lo mal que me expreso, porque leo cada respuesta que me desconcierta.

        Y no veo yo que tengas actitudes de viejo. Uf, menuda fuerza, menuda fe en la vida, en que las cosas pueden cambiar.
        Así que, vamos todavía.
        Un abrazo.

  • Aaaaaaayyyyyyyyy , las mujeres.

    Siempre se nos ignora.

    Aaaaaaayyyyyyyyy.

    Aunque haya un artículo fantástico sobre una de nosotras.

    Aaaaaaayyyyyyyyy.

    Así son las cosas.

    Pues bueno.

    Y ya me callo

     

  • Se ha mandado Solo.

    Mejor.

    Menos tonterías digo.

    Salvador, un abrazo

  • No entiendo muy bien. A mí me ha emocionado hasta las lágrimas este texto. A lo mejor porque soy mujer  y sensiblera. Pero detrás de esto hay una  concepciøn distinta, pues de todo. Hemos pagado muuuuuuyy caro que a la mujer se le haya apartado de la iglesia. Carísimo. No únicame las mujeres. Todos.

    Y a estas alturas, si se creen que  espero que la iglesia se oponga a algo relacionado con Francisco Franco, generalísimo de los ejércitos y defensor del catolicismo en España, al cual, le debemos que, gracias a dios, España no cayera en manos de los rojos antidios. Y que recientemente el Papa ha reconocido su cruzada, subiendo a los altares a un montón de mártires por la causa,…

    Por favor…

    No juguemos escandalizarnos. No juguemos al despiste.

    Por favor, un poco de seriedad.

    Creo que los fallecidos y sus familiares no esperan ya nada de la iglesia. Desde hace un montón de años. Solamente desean que los restos no compartan descanso eter

  • Mª Pilar

    Esta experiencia de María la Magdalena; es un caminar, y un conocimiento interior, desde la escucha a cuanto recibió…

    Al haber tenido la dicha, de haberse topado con el Galileo.

    No es una “casualidad” es, una “vivencia imparable”.

    Cuando ha decidido optar por el proyecto de vida que el Galileo proclamó.

    ¡Y como lo comprendió!

     Sabiendo como escribían en aquellos tiempos, y dado como se escribe la Escritura… No es sencillo entrar en el meollo de lo que nos explican quienes lo hicieron.

    María de Magdala, supo comprender lo que el Maestro proclamaba, y cuando decidió seguir el camino..:

    ¡Toda su vida dio un giro total a su corazón, mente, y ser!

    Y decidió entregarla toda ella, a llevar a cabo ese proyecto, que prometía un mundo mejor, un reinado de Dios en la tierra.

    Cuando matan al Galileo, todas las personas que le seguían… en especial el grupo de apóstoles… que todavía no habían bajado a la tierra, pues aún soñaban… con ser los primeros…ocupar puestos especiales…

    ¡Todavía… no habían comprendido nada!

    María, ante el dolor que la muerte de un ser tan querido y admirado como el Maestro, está en absoluta oscuridad y desolación, y no es para menos. Y vuelve al lugar de la muerte… su alma está árida, seca, y reclama una explicación, una luz:

    ¿Donde lo has puesto?

    Entonces, es, como si una luz luminosa se encendiese en su interior, y le hace recordar sus palabras, y siente revivir la esperanza que el Maestro les explicaba..:

    ¡Volver a Galilea donde comenzó!

    Todo giró… ella giró sobre sus pasos, y corrió a los suyos, en especial a Pedro…

    ¡Esta vivo!

    Con su seguridad y decisión, enciende el corazón destrozado de los suyos… “todavía no había comprendido nada”

    Y ahí comienza de nuevo:

    ¡La Vida que Él les enseñó!

    Comienzan a recordar, se van entusiasmando, y empiezan a hacer lo mismo:

    ¡Seguir sembrando como Él lo hizo!

    Es un estudio pleno, del los pasos a dar, para llegar a un conocimiento interior, y desde ahí, hacer que la..:

    ¡Palabra se haga Vida! 

    Entonces, ahora, mañana y ..:

    ¡Siempre!

    Porque esa semilla está preñada de ¡Vida! allá donde caiga.

    Sea dentro o fuera de cualquier iglesia, movimiento, deseo y opción por llevarlo a buen puerto.

    ¡Gracias Salvador, por hacerlo tan cercano y comprensible!

    Un abrazo entrañable.

    mª pilar

     

  • ana rodrigo

    Como no sé dónde ubicar este escrito, con perdón de Salvador, me permito hacerlo aquí.
    Con los datos del Derecho Canónigo que nos aporta Alberto, ¿podríamos desde atrio abrir un hilo para recoger firmas y en enviárselas al Obispo de Madrid?
     
    Es un escándalo, es una vergüenza, y es de prever que la catedral de Madrid se convierta en un nuevo mausoleo a un dictador y un criminal a donde acudirán miles y miles de seguidores de este siniestro personaje. ¿Quién, que no sea franquista y fascista, va a considerar este lugar como sagrado y como la casa común de cualquier cristiana o cristiana que no pertenezca a esa facción criminal?

  • Alberto Revuelta

    Salvador querido, utilizó con tu permiso el sepulcro vacío de María Magdalena y tu columna para llamar la atención sobre la sabiduría cardenalicia a propósito de restos humanos en tránsito. En el Código de Derecho Canónico que se aprobó en 1983, en el Libro V, Parte III, Título I, Capítulo V, Canon 1.242 se dice textualmente: “No deben enterrarse cadáveres en las iglesias, a no ser que se trate del Romano Pontífice o de sepultar en su propia iglesia a los cardenales o a los obispos diocesanos”. El cardenal de Madrid, que ya vio a la Virgen Maria haciendo una huelga feminista hace unos meses, ha dicho que él no puede oponerse a que se entierren los restos de general Franco en la catedral de la Almudena. Y que está dispuesto a acoger a cualquiera que pida ser enterrado. ¿A gentes sin techo de Madrid  para que lo tengan al morir, también?. Cuanto sabe este señor cardenal. Quod natura non dat, Salmantica non prestat.

    • Mª Pilar

      ¡¡¡Vergonzoso, inhumano, ¿vendetta a la parte vencida? insulto a los siempre abandonados precisamente por esta lastimera iglesia… vergonzoso!!!
      mª pilar

    • oscar varela

      Hola Tocayo 2!
      Interesante lo tuyo.
      Al mismo tiempo sirve para que
      a) no te enteres, o
      b) te des-pistes, y
      c) des-pistes a otros (ej.: ana)
      de una Interpretación ABSOLUTAMENTE REVOLUCIONARIA,
      que tuvo la ADVERTENCIA inicial (Entrega I)
      de NO-DESPISTAR.
      …………….
      Entiendo que “el miedo no es zonzo”,
      y a más de un “creyente” le pase lo de la Fábula:

      La zorra y las uvas
      Era una tarde muy soleada y calurosa.
      Una zorra, que había estado cazando todo el día, estaba muy sedienta.
      “Cómo me gustaría encontrar agua”, pensó la zorra.
      En ese momento vio un racimo de uvas grandes y jugosas colgando muy alto de una parra. Las uvas parecían maduras y llenas de zumo.
      “¡Oh, oh!” dijo la zorra mientras la boca se le hacía agua. “El zumo dulce de uva sacia muy bien la sed!”.
      La zorra se puso de puntillas y se estiró todo lo alto que pudo, pero las uvas estaban fuera de su alcance.
      No queriendo abandonar, la zorra tomó impuso para alcanzar las uvas. Fue inútil, no pudo alcanzar las uvas.
      La zorra saltó y brincó una y otra vez pero no pudo alcanzar las uvas en ninguna ocasión. Al final la zorra estaba más sedienta y cansada que nunca.
      “¡Qué tonta soy!” dijo la zorra con rabia. “Las uvas están verdes y no se pueden comer. De todas maneras, ¿para qué las querría?
      Y así se marchó la zorra.

      • Román Díaz Ayala

        Hola, Oscar,
        yo también te saludo.
        Me ha parecido oportuno cumplimentar lo aquí expresado por Alberto, ya que no cabía en otro hilo (siempre con la benevolencia de Salvador y su espléndida exposición en tres entregas, siendo ésta la tercera y última)

        ¿Crees que el meollo, lo que se alcanza al leer todos los hechos narrados en los Evangelios, los aquí incluidos y los otros, tras la sepultura de Jesús sea la historicidad de su resurrección o un simple aunque muy emotivo homenaje a las mujeres en la persona de María de Mágdala?
        Espero que te des cuenta de que no ando despistado.

      • Ooooooossssscaaaaarrrr

        Te has pasado algún pueblo que otro.
        Si fuese tú , retiraría alguna palabra. Román tiene buen encaje, pero al señor Revuelta, diría que no le ha sentado muy bien.
        Aaaaannndaaaa.

        Y no te enfades conmigo. Por fa.

    • Román Díaz Ayala

      Desde un punto de vista de solución política (¡fíjense bien: digo “política”) le van a solventar un grave problema tanto al Gobierno Central como al Parlamento de la Nación Española. El Gobierno ejecutó bien, el Parlamento legisló bien y la familia del finado queda satisfecha de trasladar sus restos a un lugar de su elección y que ya tenía pagado, aunque no para este cometido. Y los gallegos del Ferrol tan satisfechos.
      La Catedral de la Almudena pertenece a la Iglesia Católica, pero al fin y al cabo, es entidad privada, pues no somos un Estado Confesional, aunque esta determinación indigne a cierto sector católico o llene de alegría a quienes sostienen aún al nacionalcatolicismo.

      • oscar varela

        Bien Román!
        Te sumas al DES-PISTE
        …………………
        En mi barrio, a los que se y des-pistan
        los llamamos CAGONES.
        Sí, CAGONES!
        Pienso que al cristiano de hoy
        (hablando de Evangelio, Iglesia, Fe, etc.)
        al que no le bulla una “PUTEADA” en su interior,
        (aunque no la exteriorice como para mi descrédito lo hago yo)
        no ha entendido en qué mundo vive.
        NOTA: el “indignaos” es un flancito bueno, pero sigue siendo un flancito.

  • De verdad, no sé cómo llegas o llegáis a estas interpretaciones, pero son fantásticas. Este capítulo es fabuloso. Supongo que los adjetivos fantástico y fabuloso se pueden interpretar de manera diferente a como en este momento los estoy utilizando, pero aunque se diera otra interpretación, no quitaría un ápice a la verdad que en él se dice: el miedo paraliza, la tristeza y el llanto también. Jesús está al otro extremo, el de la vida, el de la lucha diaria. Hay que seguir.

    He acabado llorando como una magdalena, nunca  mejor dicho.

    Gracias por tu trabajo.

    Un abrazo

Deja un comentario