Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5646 Artículos. - 90137 Comentarios.

Moncloa para jubilatas

  Esto va de emigrantes extremeños de los años 50 en el siglo pasado, vecinos de un pueblo medio rural medio industrial del cinturón de Bilbao. Día a día se reúnen en la plaza del pueblo de doce a una, y se han constituido en Moncloa por sus c..

A uno de ellos, nacido en 1942, se le murió la madre escardando trigales desangrada, ella y su bebé no nacido. Y su tío fusilado en un campo de refugiados de la guerra civil, por balas de Hitler o de Petain… Y luego a los diez años el padre lo llevó de peón de un carpintero, para que aprendiese algo. Y luego de mayor a Alemania a trabajar, y volvió y se vino a Euskadi. Comunista, claro, y ateo. Y en su pueblo de origen, vecino de Fernández Vara, el rico del pueblo que siendo pepero de corazón se disfrazó de socialista para alcanzar la presidencia de la Comunidad extremeña… Y se hablan cuando él vuelve al pueblo, de aquella manera… Como el de la milana bonita y su patrón de la película aquella de los Santos Inocentes.

Bueno, casi todos son ateos y comunistas, excepto uno que esconde discretamente su fe cristiana y sus misas…

Y la Moncloa está situada en un lugar de paso donde se cruzan todas las “palomas” y “tortolitas” despertando de paso los comentarios y los chistes de color muy muy subido.

Y, “rara avis” acude a esa Moncloa de jubilatas también un  excura que no logró pasar de peón en su vida laboral, el cual les saluda al cruzarse con ellos con una bendición a estilo obispo, una cruz al aire, y el paisano le levanta el brazo izquierdo con un puño cerradísimo, y el excura cambia la bendición anterior de la mano derecha por un puño izquierdo en lo alto de su brazo izquierdo…

Y entre chiste y chiste y piropo y piropo a las “palomas y tortolitas” hay comentarios sobre la solidaridad internacional, la ayuda mutua, Podemos y el  PCE-IU,  y dios no existe, (porque ellos solo conocen al dios de Trump y el que ahorcó el tonto de la milana bonita en la película. Y al de Atahualpa que “come en la mesa del patrón”).

Y claro, en esas condiciones, el excura tiene que limitarse a sus bendiciones  episcopales por la calle, a la solidaridad y la lucha obrera, a la lucha por las pensiones dignas… Vamos, una teología para analfabetos o con el certificado escolar por todo lo conocido. Y acordarse de que Jesús decía que su Padre revela esas cosas a los pobres y los ricos ni las huelen.

O sea, teología para analfabetos y graduados escolares, para los que no han pasado por Salamanca ni por Lovaina ni Munich. El fondo y el mensaje es el mismo, evangelio envuelto en papeles de lujo y discursos rebuscados y altas filosofías. Y parábolas, como la que estos extremeños protagonizan en esta Moncloa baserritarra de gentes sin patria, apátridas desde la cuna hasta la tumba.

Y encima, el que perdió a su madre en un sembrado desangrada y estuvo en Alemania confiesa que tiene simpatía por los judíos…

3 comentarios

  • Honorio Cadarso

    Olé vuestros dos comentarios, coleguis! El caso es que a mí me pareció al escribirlo que no cabía en Atrio, era solo un desahogo con mi amigo Duato. Pero ya veo que estamos en la misma onda. Esto es como otra onda de poesía, porque hay muchas formas de poesía, y la poesía tiene muchas cosas que decir…

  • ana rodrigo

    No nos vendría mal un buen lavado, con centrifugado incluido, de la teología oficial, heredada, administrada en dosis suficientes para olvidarnos de lo terreno, sellada con el dogma para que no se escape nada, constructora de nada, alimento de una Iglesia poderosa y rica dedicada a la vida de después de la muerte, porque la muerte en vida, no sirve a los altos intereses religiosos. Mucha purga necesita esta religión de toda nuestra vida en la que estamos involucrados tant@s millones de creyentes, unos de una manera y otros de otra, aunque la vida real, como la de estos inmigrantes, no haga demasiadas elucubraciones teológicas para vivir la vida.

    Como dijo Jesús a Nicodemo y como dice Moingt, la Iglesia y su religión, o nace  de nuevo, es decir,  o parte de cero, o poco tiene que decir a esta sociedad laica, racionalista y humanista.

  • Juan García Caselles

    Si hubiera (o hubieses) una Moncloa tal cual por aquí, me haría socio ya mismo. Y haría de monaguillo si fuere necesario, a ver si así me redimo de lo de la teología.

Deja un comentario