Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5572 Artículos. - 88921 Comentarios.

Indignidad

     Dice el señor Casado, que a pesar de la barba sigue sin dar la talla, pero que lo aparenta lo mejor que puede, que el pacto de Sánchez con Bildu es una indignidad, porque son los herederos de ETA que causó más de novecientas muertes (cuarenta de ellas de políticos) y que ni siquiera han pedido perdón. Apoyándole, el señor López, consejero madrileño de estricta observancia pepera, elevó la cosa a indecencia.

      Cabría preguntarle tanto a Casado como al jurista de cabecera de Ayuso, que quienes son los herederos del franquismo, al que nunca acaban de renunciar, aunque puede que diga que son los de Vox, en cuyo caso habrá que preguntarles a ambos si eso no es indigno o indecente.

      Porque resulta que el franquismo, aparte los centenares de miles muertos en la guerra, violó todos los derechos humanos que se le pusieran por delante y asesinó y persiguió a cuanto oponente político pudo pillar (paseos, cortes de pelo, tribunales militares, campos de concentración, TOP, informes de buena conducta y de adhesión al régimen, torturas en los cuartelillos, censuras varias, educación controlada, brazo en alto, misa obligatoria, expropiación de bienes, licencias de importación, etc.) . Y no solo no han pedido perdón por tanto crimen y tanta fechoría, sino que se permiten la cobarde felonía de atacar hasta las imágenes y esculturas de los que sí lucharon por la legalidad y la democracia.

     

69 comentarios

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Después de leer el artículo de Juan y los comentarios que siguen, y  ver que, a mi parecer, todos tienen una parte de razón -aunque no siempre coincida en algunos aspectos-, me parece que lo mejor es callar. Sin embargo, voy a expresar mi opinión, aunque más bien se trata de una convicción.: Los asesinatos, sobre todo de inocentes, nunca (o casi nunca) pueden ser justificables, y más si se realizan por ideas de libertad, por parte de una minoría, no precisamente tan oprimida.

    Ética es respeto a una jerarquía de valores, y la revindicación de libertad política de una minoría -aunque se trate de una minoría mayoritaria, que no es el caso- debe tener ética, y por ello nunca debe ocupar el primer puesto en esa jerarquía. El hombre, la mujer, un niño es más importante que la libertad política o que la diversidad que quiere autoafirmarse. Y no se le puede secuestrar o eliminar por no compartir “mis ideas”. Cada uno tiene derecho a reivindicar su diversidad y su libertad, personal o de grupo, incluso a ponerla en primer lugar, si lo desea; pero no a costa de derechos más fundamentales, como es la vida… Y reconocer este principio es el principio de humanización. (Al hablar de reivindicación de libertad, no excluyo las manifestaciones de libertad, tan necesarias en muchos países, como ahora en Bielorrusia etc. etc.)

    Es verdad que en todos los tiempos se ha procedido sin observar esa jerarquía, en la que debe ocupar el primer lugar el ser humano y la vida; pero ya es hora de asumir esa jerarquía, si queremos proceder y convivir con ética, como seres humanos racionales, no viscerales, sin intereses bastardos, ni etnias ni lenguas discriminadoras… Ya es hora, digo, y porque ya es hora no debemos “fijarnos” en ideas viejas que deben superarse, si queremos avanzar como seres humanos. (Lo que digo vale para políticos españoles de hoy que apuntan a los otros sin mirar su propia historia y sus alianzas… y sus restricciones o inmersiones exageradas, sin respetar derechos del niño, por ejemplo. Esto es simplemente hipocresía o puro interés político muy añejo, pasado…, impuesto a cualquier precio, sin jerarquizar valores.)

    La Declaración de los Derechos (y Deberes) Humanos nos pueden ayudar a establecer ese orden de prioridades. Sin un orden bien establecido y consensuado se pueden cometer -y justificar- barbaridades… Por eso es importante comprender el pasado de nuestro desarrollo poco humano, pero no olvidarlo ni falsearlo. Reconocer y aceptar los errores personales o de grupo no debería humillar, sino engrandecer. Fallar es de hombres. Reconocerlos y superarlos es humanizarse. Es hacerse más grandes y más libres, más libres interiormente, sobre todo. Y también más auténticos y más iguales.

    (Espero no haberme metido en un berenjenal. En este caso, excusas.)

  • Olga Larrazabal

    Me desayuno con eso de que ETA nació en el Seminario.

    Según lo que oí decir mi familia, se decía  que Julen Madariaga Aguirre, abogado graduado en Cambridge y uno de los  fundadores de ETA,  había sido influido por el modelo irlandés de la IRA, quienes tenían una causa y un imaginario que se asimilaba de algún modo a la cuestión vasca y parte de las idea provenían de esa fuente.

    Y el que contaba esto era un tío mío, empresario vasco, conocido de Madariaga y que sabía bastante del tema. Jamás le escuche lo de los seminarios.

    Después, desencadenados los demonios, seguramente los seminarios y los curas sufrieron la misma tragedia que el resto del pueblo y cada uno, supongo , tuvo su interpretación particular del tema.

    Así como la causa impactó en Latinoamérica, la causa irlandesa encendió la imaginación de muchos.

    • Román Díaz Ayala

      Tiene mucho de verdad histórica lo que señalas. Los movimientos surgen sobre corrientes profundas de pensamientos y sentimientos que dominan una sociedad circulando en ella de individuo a individuo. No todas las corrientes son fácilmente reconocibles y escapan hasta ante los de los estudiosos. Era fácil imaginarse las similitudes con la sociedad nordirlandesa con los antecedentes de la república del sur y su componente religioso en su cultura.
      Igualmente también explica, primero un ejercicio de comprensión de las realidades latinoamericana, de las causas de sus injusticias crónicas, luego con un acercamiento a algunas opciones de resolución e identificación con las mismas. El estamento clerical nunca renunció a una función rectora, también en la acción y en el pensamiento.

  • Ludovico

    Calleja, me ha pillado usted con un problema bioético entre manos, el de la edición genómica. Existen tres teorías fundamentales sobre la manipulación embrionaria: ética de virtudes o ley natural, ética utilitarista o consecuencialista y ética deontológica o kantiana, por abreviar. Hay más y con múltiples variaciones.

    Dice usted que no hablo de ética sino de juicios. Los juicios son enunciados. Los enunciados morales articulados constituyen una doctrina ética. El asesinato reconoce usted que es un mal absoluto. Luego parece que no es tan absoluto por sus consecuencias (tesis utilitarista). Si mato por Euskadi soy un gudari, porque el ejército (el estado) me reprime mis derechos y, por tanto, lo hago por un bien resultante, no porque sea bueno  o malo en sí mismo. Sí esa es la tesis de algún obispo vasco, de muchos pseudoteólogos moralistas vascos. Pero es obvio que no es lo que dicta la ley natural (la moral de los diez mandamientos).

    Sigamos, dice usted que la interpretación de la acción de los separatistas del procés es un juicio político, no moral. Me parece que Utz escribe en la Mater et Magistra, como usted recordará quizá fue uno de los redactores de esa magnífica encíclica, describe muy bien la naturaleza de la moral política. El procés no es un asunto aséptico de política partidista, es un acto directo contra el principio de subsidariedad, núcleo de esa encíclica y de la que Pablo VI escribió al respecto. Etica nuda. De ley natural. No puedo extenderme, pero si quiere relatamos todos los puntos en que objetivamente los pasos dados en el procés constituyen una agresión directa contra el bien común, que como usted bien sabe, es el quicio de la ética social y política. Etica nuda. Otra cosa es lo que digan los pseudomoralistas vascos en Vitoria, en Lumen, en las parroquias…

    • Román Díaz Ayala

      Gracias por traer al encabezamiento este interesante intercambio con José Ignacio. Tratar con extensión los términos éticos del asunto significa que se apela a los valores y principios por los que se debe conducir una sociedad sana y abierta. Y ya que las cuestiones han venido a ser centradas en el Procés catalán, bueno es recordar el tratamiento que se le dio en lo que se vino en llamar la judicialización de la política queriendo así indicar que la ética política cedió su posición y prerrogativas para confiarla a una ética jurídica.
      Pero la sociedad civil no, y la Señora Sardá, que en paz descanse, fue una digna representante de la misma, pues los valores constitutivos del Estado de Derecho son los principios y valores que rigen para la sociedad civil. No un mero ejercicio de discernimiento y juicio, pues, repito, comporta un valor y además democrático.

    • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

      He dicho, Ludovico, que no sólo habla de “ética nuda” en varios supuestos de los que alega; para mí es claro que habla de ética nuda y de ética aplicada por usted en varias concreciones, y, por ende, razonable, más no absoluta como ética nuda. No he defendido tesis contrarias a las suyas, ya lo ve, pero sé que no son ética nuda en todos los pasos o momentos de la concreción que usted ofrece.

      No creo que la ley natural esté a mi disposición para dar por cerrada cualquier discusión moral desde los principios a su concreción. Sigo los pasos con mi interlocutor y le digo donde veo tierra muy firme, “ley natural”, y, después, en otro nivel moral, por qué mi concreción me parece mejor; pero como no le puedo obligar a estar de acuerdo, ni él a mí, porque somos libres de no verlo, pienso con él en qué mínimos morales en todo caso nos deben obligar a lo dos en la diferencia. En el asesinato no hay alternativa, en otros problemas y conflictos sociales, sí. Y sí es verdad, sé poco y razono mucho, y cuido diferenciar la nuda ética en sus principios y en sus concreciones. Lo veo necesario. Yo respeto a quien no lo vea, pero no comparto lo que ve y cómo lo ve.

      Y los comentarios sobre obispos vascos y “otra cosa es lo que digan los pesudomoralistas vascos de Vitoria, en Lumen, en parroquias…”, tampoco vienen a cuento. Lo mezcla todo. Es una pataleta personal. Un juicio general que desmerece de su razonamiento. Está muy herido, tendrá razones sin duda. Pero no deberían decidir su juicio. Quizá sepa que yo dirijo Lumen. Por ese camino no entro ni sigo.

      Un saludo. Paz y bien.

      • Ludovico

        Calleja, ya hemos pasado del mero juicio político a la concreción de la ética. Algo vamos avanzando. Una concreción en la que parece usted militar de ética de mínimos que asocia a la ley natural. No diría yo tal. La ética de mínimos que introdujo Adela Cortina entre nosotros es más convencionalismo que iusnaturalismo, aunque la materia moral pueda ser compartida. En ningún momento dije que la aplicación de la ética, de suyo ciencia práctica desde la Etica nicomáquea Etica Eudemia y Magna Moralia de Aristóteles, tuviera la misma fuerza coercitiva que la ley universalísima de partida (Hacer el bien y evitar el mal). Es lo que se da en lo que se llamó durante siglos, por ejemplo, derecho de gentes: la graduación o derivación de las conclusiones. Lo explica de maravilla un libro ya añejo, incluso cuando lo compré hace cuarenta años en una librería de viejo de la Calle la Nave de Valencia, El derecho de gentes, de Santiago Ramírez. No tener la misma fuerza coercitiva que ese principio universalísimo no implica que no se mueva en el terreno de la ética.

        Me parece obsceno hablar de pataleta cuando hay sangre por medio. Usted puede sentirse ofendido por solidaridad con el clero vasco, y lo entiendo (sinceramente no esperaba otra cosa). Pero la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. Fue Juan Mari Bandrés el que afirmó, supongo que conocimiento de causa, que ETA nació en un seminario. Dijo más. Los defensores del “conflicto” han sido profesores de sus centros de formación. Y la exposición de esas ideas corrosivas con resultado de muerte han sido las publicaciones diocesanas. El último testimonio, las desgraciadas declaraciones del cura ese que ha sido invitado a abandonar la parroquia por el obispo de Bilbao. Si la Iglesia en el País Vasco no hubiera prestado munición teórica y abrigo al delincuente nos hubiéramos ahorrado muchas víctimas.

      • Román Díaz Ayala

        El conflicto vasco reconducido por los caminos de la ética da mucho de sí como problema aparentemente todavía no resuelto. No se puede decir con propiedad que se haya convertido en un problema “histórico” y que la realidad presente no quiere darle el finiquito. Tendríamos que preguntarle a la sociedad vasca en su conjunto qué piensa al respecto. No puede pensarse del siglo XX como una hoja caída del calendario. Hay quienes dirán que ahí están las encuestas, las concurrencias a las urnas, las corrientes y movimientos que asoman cristalizando en fuerzas y partidos políticos.
        Sin embargo, es reconocible el grado de madurez de nuestros hermanos vascos, con gestos y hechos notorios, por ejemplo, durante el conflicto catalán y los desafíos presentes de los nacionalismos neofascistoides escondidos en populismos de ultraderecha que escalan puestos en las instituciones.
        Con respecto a la Iglesia, que ha ido por libre y daba una imagen pluralista en muchísimos aspectos durante el final del tardofranquismo, durante la agonía del régimen y en el período democrático que siguió después hasta hoy albergaba en su seno una corriente una “teología de las realidades terrenas” con muchísimas incidencias en variadas formas de “teologías políticas”. Los debates “doctrinales” encierran “ideologías” y algún que otro conflicto con los problemas de la ética.

  • Román Díaz Ayala

    Las sociedades occidentales están sumidas en una grave crisis civilizatoria y por el alto grado de interdependencia actual España no es ajena a la misma. Aquí también se están dando los síntomas, los mismos que se están mostrando de forma evidente con motivo de las recientes ( y actuales ) elecciones presidenciales en los Estados Unidos.

    Todas las corrientes que asoman en conflicto en el panorama español, desde la ultraderecha hasta los movimientos que se sitúan en sus antípodas buscan puntos de referencias con corrientes de pensamientos y conflictos en el exterior tanto de país de Europa como de América.

    Esto que parece una distorsión de lo que he venido comentando no es tan ajeno a las categorías mentales reflejadas en los debates e informaciones varias que aquí se están desarrollando.

    • Iñaki SS

      Hola Román
      Se agradece tu discurso sosegado, paciente y en todo momento conciliador, muy español pero, al fin y al cabo, del siglo XXI. Contrasta con posicionamientos, mas bien cerrados y poco constructivos, como los de nuestros amigos Ludovico e Isabel. Está visto que hemos de darle tiempo al tiempo para que las aguas vayan yendo a su cauce.
      Saludos a todos

      • Ludovico

        Resulta curioso Iñaki que nos tache de a doña Isabel y a mí de retrógrados. No sé lo que usted ha hecho por modernizar España, lo que he hecho yo, y no voy a ufanarme, pero tampoco a silenciarlo, ahí está. Pero no se trata, aunque pretenda reducirlo a ello, de política, sino de ética, de vergüenza, de honradez, de dignidad. Sí, ha habido en este país asesinos y partidarios de asesinos. Como hay y sigue habiendo anuladores de derechos de los niños en las escuelas catalanas. Y hay personas que de ello se han beneficiado y se siguen beneficiando. El mal no ha desaparecido. No es cuestión de derechas, izquierdas, ni mediopensionistas. Ni es cuestión de enfoques, de sensibilidades, puntos de vista. Ni de foto fija o pasar página. Un asesinato es un asesinato. Una privación de un derecho es una privación de un derecho. ¿Por qué hablar de amor cuando se trata de sexo? Una vez más, Woody Allen tenía razón.

        • Carmen

          Perdón Ludovico. Diría que esa película es española. Woody Allen es mucho más sutil que todo eso.

          Dice usted que no es cuestión de sensibilidad, que un asesinato es un asesinato. De acuerdo. Si piensa un poquito el señor Fraga Iribarne Garay era ministro del interior en las últimas sentencias de muerte que firmó Franco.
          Perdóneme. No soy partidaria de la pena de muerte. Creo que es un asesinato legal. Pero no tengo ninguna objeción a que dicho señor interviniese en que se alcanzase a firmar la constitución del 78.
          Dice usted que no es cuestión de sensibilidades, en plural. Y si no es cuestión de sensibilidad de qué es entonces? De leyes? Pues están en el parlamento legalmente.

          No sé.
          A lo mejor es que soy una mujer con una sensibilidad absurda y trasnochada que piensa que hay que mirar al futuro y no al pasado. Seguramente.
          Pero permítanos que discrepremos de lo que usted afirma las personas de mi estilo. Somos muchos, muchas, los españoles y españolas y no todos-as pensamos igual.
          Cosas de la diversidad.
          Un abrazo.

          • Ludovico

            Carmen, repase la bibliografía de y sobre Groucho Marx. De ahí lo copia Woody Allen. Y, por supuesto, la españolada de la Sardá, que falleció hace unos meses. Por cierto, una prueba de honradez: Rosa María devolvió a la Generalidad de Cataluña la medalla Sant Jordi, máximo galardón de la entidad, por el daño que el gobierno autonómico separatista estaban creando a los propios conciudadanos y, por supuesto, al resto de los españoles. Rosa María Sardá era socialista. No se trata de derechas ni de izquierdas. Etica nuda.

          • Carmen

            Leí un libro de Groucho Marx. Pero hace muchos años. Era divertido, bueno, como él era. El rey del humor absurdo, pero con sentido.
            Se lo de Rosa María Sardá, me gusta mucho más que su hermano.
            Y si. Es cuestión de ética. Pero cada cual tenemos nuestro sentido de la ética.
            Y luego está la política. Leyó El Príncipe? Pues no espere mucha ética en Política .Lo que creo, me parece, importa, es la ética personal.
            Y luego , cada cuatro años como mucho, pues a votar y a respetar resultados. Es Muy poquito, es cierto, pero de momento es lo que hay.

            Y durante esos cuatro años, pues a decir lo que pensamos. Pero sin acritud. Recuerda a Felipe González? Era algo que repetía mucho. Decía lo más grande y luego añadía: lo digo sin acritud.
            Pues eso.
            Un abrazo.

          • Carmen

            Perdón por mi cabezonería. Soy muy cabezoooona. Creo que he visto todas o prácticamente todas las películas de Woody Allen. Me gusta porque retrata todo ese mundo de la depresión, de la inseguridad, de las manías en general como nadie. Me encanta y además vez en cuando hace unas películas preciosas.
            Pero no recuerdo ninguna con este título. A lo mejor es una frase que dice en alguna película. Ya me ha dejado con la tecla.
            A ver vi lo encuentro.

          • José Ignacio Calleja Sáenz de Navarrete

            Ludovico, “por el daño que el gobierno autonómico separatista estaba(n) creando a los propios conciudadanos y, por supuesto, al resto de los españoles… No se trata de derechas ni de izquierdas. Ética nuda”, eso es un juicio, un discernimiento y juicio de la señora Sardá, y suyo, y de muchos otros. Pero un juicio, no ética nuda. Un juicio que otros no compartirán, o porque no ven el daño o porque lo consideran menor en relación a otro mal mayor, para ellos, probado. No ética nuda. Un daño “y por supuesto al resto de los españoles”, es otro juicio, con un doble supuesto; uno ético, el que da por supuesto el daño ya explicado y, otro político, “al resto de los españoles”. ¿A qué resto les hacemos daño, le dirán muchos, si no somos españoles? En ética nuda, le dirán que no lo son. En legalidad que no aceptan, ni ven cómo cambiar, sí. O sea, que usted se apropia de “la ética nuda” para su percepción de España y su valoración moral. Y que coincida con la señora Sardá en esto -o conmigo si así fuese y yo con usted-, no es ética nuda, sino ética en contexto social de bienes y daños morales en juego. (Otra cosa es la ética nuda ante un asesinato que siempre es una mal absoluto; pero la política tiene que recomponer un camino que respete la memoria de ese juicio, pero esa política no está determinada a un solo modo de sacar consecuencias hoy (Carmen). Usted llama nuda ética a todo, a los principios, a los juicios inmediatos y a las políticas que pueden elegirse. Sin duda exagera. Los quiere éticos, pero de ningún modo lo puede lograr con esa evidencia en todos los tiempos y planos. Lo veo así. Por eso es posible la política y tan arriesgada, además de criticable siempre. Lo veo así. Paz y bien.

      • Román Díaz Ayala

        Gracias, Iñaki
        Calificar de posicionamiento cerrado las intervenciones de Isabel y Ludovico sigue siendo un testimonio de parte, pues las negaciones absolutas son las que nos traído a este clima de confrontación que reina en España. Fíjate que comparadas las periferias con Madrid, hasta Euskadi, para no ir más lejos, nos está dando al resto de España la imagen de un oasis de convivencia. Durante muchos y dolorosos años esperábamos la “reconciliación vasca”. No saber disfrutar la paz es morir después de la guerra, o de la dictadura del odio.
        Las muertes, los asesinatos, tienen el componente execrable del odio. Se asesina por odio. Si esto, el odio mismo, permanece es que no se ha alcanzado la paz.
        Creer que matar es un acto de justicia y la justificación del odio en su nombre, fue una constante de nuestro siglo XX español creadora de guerras fratricidas y de una larga dictadura también.

      • Carmen

        Sosegado no es. Lo que es , es educado. Y es totalmente del siglo XX. Y mejor nos callamos. Bueno, al menos yo me voy a callar.
        Un abrazo

        • Carmen

          Creo que me he hecho un jaleo.
          Esto es para Iñaki.
          Pero da igual.
          Fin
          De verdad.
          Fin

          • Iñaki SS

            No te calles Carmen que yo al menos te echaría de menos. Para mi, como que tu discurso brota del corazón del pueblo soberano.
            Un abrazo.

          • Isabel

            ¿De qué pueblo? De lo que a ti te parece que es el pueblo, el que a ti te gusta y apropiándote y adjudicándole el término soberanista, el resto, lo que no te interesa no es pueblo.
            Y eso que supongo ya sabes que todos se hacen representantes y poseedores de saber qué quiere “el pueblo”, que como tú se erigen en conocedores del verdadero pueblo, se agencian para sí el nombre pueblo, aquel con el que tienen algo en común.
            Eso se llama populismo y muy constructivo como que no parece.
            No tengo más remedio que recordarte que todas y todos somos pueblo soberano, con derecho a libertad de expresión por el momento.

      • Carmen

        Gracias Iñaki.
        Así me siento.
        Te acuerdas de aquello de la transición? Habla pueblo , habla, tuyo es el momento. No dejes que nadie apague tu voz.
        Pues eso.
        Que se oiga la voz de una persona del pueblo, en el mejor sentido de la palabra. Sin más pretensiones de que se oiga la voz de un montonazo de gente que piensa así.
        Ya sabes que me refiero básicamente a todo este jaleo de la iglesia, el cristianismo y tal.
        Es en lo que más intervengo.
        Cuídate mucho.
        Me acaban de poner la vacuna de la gripe y me duele un montonazo el brazo. Y en cuanto salga la del covid, me la pondré también, así se me caiga el brazo a trozos.

        Ánimo. Podremos con esto.
        Un abrazo.

  • Román Díaz Ayala

    Los principios y valores de la suma de los individuos son los principios y valores de una sociedad toda, y si tales son alterados la sociedad misma sufre un proceso de transformación.

    Si queremos volver a un punto de partida, ¿Por qué no referirnos al momento histórico de la Transición con la que terminó la década de los setenta del siglo pasado?

    ¿Llegó el consenso a todos los elementos vivos de la sociedad de entonces? – Indudablemente no, aunque en aquellos momentos la disidencia nos pareciese residual o marginal. En el ámbito de “los vencidos de la guerra civil” y “los opositores al régimen”, el Partido Comunista de España (PCE), el Partido Obrero Socialista Español (PSOE), otros partidos “de izquierdas”, así como partidos  periféricos de tinte “nacionalista” se avinieron al juego democrático protagonizando  un gran consenso  constitucional en torno a la unidad de la Nación Española y las nacionalidades y regiones que la integran y a la conformación del Estado en una Monarquía  Parlamentaria. Luego vinieron grandes pactos de Estado con las fuerzas políticas y sociales (Pactos de la Moncloa) con los que España encaró decididamente el futuro y su papel en el concierto de las de naciones del mundo.

    En el horizonte los nubarrones negros de quienes alentando la violencia y el terrorismo, nostálgicos de un lado y del otro, tanto de la legalidad republicana como del régimen dictatorial que acabábamos de superar.

    Dentro del nacionalismo democrático se alimentaba también la llama de lo que sería un gran incendio para la convivencia dentro de lo que vendría a llamarse  “los nacionalismos excluyentes”, un deseo de romper las reglas  consensuadas y se sucedieron en el tiempo el llamado “Plan Ibarretxe” y luego el “Procés Catalán”. La iniciativa vasca recorrió una vía institucional de la mano del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y el segundo  provocó un grave enfrentamiento con las instituciones del Estado, cuyas consecuencias, aún no resueltas, ha heredado el actual Ejecutivo Español.

    El posicionamiento  de los muy diversos partidos y de sectores de la sociedad civil frente al conflicto catalán y vasco, una vez que quienes apostaban por la violencia han abandona ésta introduciéndose en las vías constitucionalistas vascas  es lo que ha provocado el clima de enfrentamientos partidistas y ciudadanos de los que Atrio en este mismo hilo  se hace eco.

    Añadamos el revivamiento, como brasas recientemente removidas de los nostálgicos de la república y los del franquismo.

     

    • Carmen

      En mis palabras no hay ánimo
      de enfrentamiento, sino todo lo contrario. A lo mejor estoy dando esa impresión, sobre todo si no se lee lo que escribo despacio. Tampoco soy una maestra del lenguaje. Es posible que de esa impresión. No sé

      La alternativa es el silencio y dejar que se digan cosas escritas con el ánimo de enfrentar?

      Adelante pues. Me callo.

      Pero que quede clarísimo que no es mi interés el enfrentar a nadie. No lo llevo en mis genes, lo que si llevo es el ánimo de analizar los problemas, me encanta. Pero sé por experiencia que eso siempre se toma por enfrentamiento. No entenderé jamás el porqué la inmensa mayoría de las personas interpreta la discrepancia como desacato a la autoridad de la persona que habla. Para mí es un misterio.

      Pero no es lo único que no entiendo, tengo una lista larguísima.

      • Román Díaz Ayala

        Carmen, la que está polarizada es la sociedad y los enfrentamientos se observan en los partidos políticos, lo cual quiérase o no se tiene que reflejar en toda intervención como un trasfondo que no nos abandona.

        • Carmen

          Bueno, verás no todos tenemos la misma forma de ir por la vida.
          Y no voy de buena, en absoluto. Sé entrar a matar perfectamente. Pero eso no es el camino.
          Hablar no es estar polarizado, polarizada. Es, sencillamente hablar, analizar. Acertar y equivocarte. Sin más.

          Y con esto ya me despido de este hilo. No tengo nada que añadir.
          Un abrazo.

          Otro abrazo señor Ludovico, no se me enfade.

          Y uno muy fuerte para ti, Juan.

  • Román Díaz Ayala

    Revanchismo, ¿es de izquierdas  o de derechas ?

    Le pasa lo que al populismo:  ¿Qué más da?

    Lo malo es que prevalece una lectura e interpretación errónea de lo que que significó la Transición Política y el espíritu de concordia ( reconciliación) que quedó cimentado en el hecho constitucional ( Constitución de 1978)

    Si no se acepta la legalidad constitucional, y, sobre todo, el espíritu de consenso iconografiado en un “abrazo” de todas las fuerzas políticas, ¿Cómo podremos protagonizar la reconciliación plena de la sociedad vasca y de ésta con el resto del pueblo español?

    Entonces le estaríamos brindando un triunfo a una ETA después de muerta.

    Si se ha aceptado la democracia nacida en 1978, que no fue una revancha contra el franquismo, sino la búsqueda de una reconciliación y de restituir ya en democracia los derechos de las víctimas varias mediante el ejercicio de las leyes, ¿Cómo no felicitarnos de la entrada en las instituciones del Estado y del uso del juego democrático de todas aquellas instancias que antes optaban por la violencia?

    Volver al “laberinto español” nos sitúa en la casilla de salida de hace cien años.

    • Ludovico

      Román, ¿y si ponemos la imagen especular de lo que usted afirma? ¿Y si resulta que el deshonor, la indignidad, supone justamente la victoria de ETA? Andreotti permitió la muerte de Aldo Moro antes que ceder al chantaje de los brigadas rojos. A los alemanes se les suicidaron en la cárcel los integrantes de la cúpula de la famosa fracción del ejército rojo más conocido por Banda Meinhof. Un estado de derecho no puede permitir que unos asesinos se arroguen ningún poder legítimo… salvo en el régimen de Sánchez-Iglesias.

      Román con la democracia llegó la ley de amnistía. Se amnistió a los franquistas con delitos de sangre incluidos y a los etarras con delitos de sangre, incluidos nada menos que Wilson y sus cinco compinches del asesinato de Carrero Blanco. Como es lógico, se acabó la amnistía porque entrábamos en democracia. En democracia las penas los imponen los jueces. Jueces de un estado democrático. Los crímenes de ETA cometidos desde la aprobación de la Constitución son crímenes de unos asesinos más, como los de los violadores, pederastas, proxenetas, narcotraficantes, etcétera. No hay crímenes políticos. Todos son crímenes comunes.

      Si nos importa la vida, el derecho, la dignidad de la persona, no podemos excusar a nadie porque haya dejado las armas. Tiene que responder ante la ley de sus actos. No hay que premiar al ladrón por dejar de robar, ni felicitar al asesino porque ha dejado de matar. Por cierto, ni siquiera han entregado las armas, ni han ayudado a esclarecer cientos de asesinatos. ¿Revanchismo? No, dignidad. Una cualidad que, desgraciadamente, falta a nuestro gobierno.

      • Román Díaz Ayala

        Buena respuesta, porque abre muchísimas interrogantes (algo que está faltando, porque todo el mundo opina, dice, se pronuncia, pero carentes del esfuerzo reflexivo de un preguntarse)
        Una pregunta: ¿En el sistema jurídico español quien ha sido juzgado, condenado y
        satisfecho las condenas, pierde también sus derechos políticos? ¿Si no pueden ser amnistiados los crímenes, cosa lógica a mi parecer, pues sus crímenes son “comunes” ante la ausencia del “crimen político” deben ser erradicados de la vida pública en general y de la institucional en particular?
        ¿Se puede acusar de asesino a quien antes defendía la acción violenta y hoy no lo hace? ¿Existe el delito de opinión? ¿Las ideas son perseguibles judicialmente?
        ¿Puede un ciudadano ante la sospecha de que alguien sigue siendo un terrorista ( no juzgado, pero terrorista al fin y al cabo) acusarle de asesino ? ¿Puede una organización que ya no existe, y que ya carece de sus miembros activos, hacer entrega de lo que tuvieron y escondieron en el pasado? ¿Puede alguien en derecho actuar contra sigo mismo?
        La dignidad en estos casos y los descritos por mí anteriormente es un concepto muy manoseado.

        Y siento un profundo dolor por las victimas y sus familiares.

        pero insisto: ¿somos de verdad demócratas, o también lo hemos manoseado el concepto hasta hacerlo desaparecer?

        El tema es bueno que se trate, y oportuno que sea aquí, pero necesitamos un poco de sosiego, no sea que nos quedemos tan sólo con algunas de sus punzantes aristas.

        • Carmen

          Lee el artículo seis de la LOREG.
          Se puede presentar a diputado o senador todo aquel que no tenga un impedimento legal. Describe muchos casos de incompatibilidad.
          Para el caso que planteas No se puede presentar una persona que esté cumpliendo condena por una sentencia firme.
          En caso de terrorismo no hace falta que haya una sentencia firme sencillamente con que haya un procedimiento abierto, lo inhabilita.
          Pero, pero, una vez juzgado, sí ha cumplido su condena de prisión y no ha sido inhabilitado por un juez expresamente en una condena, puede presentarse.

          No es un opinión. Es una ley que estuve ayer buscando como dos horas.
          Luego todos los que se sientan en el Senado o en la cámara de diputados, cumplen todos los requisitos legales.
          Las críticas al juez que no inhabilitó, si es que alguien cree que sabe más que ese juez en concreto.
          Yo, ingenua y mujer, creo en la justicia de un estado de derecho, y creo que España lo es. Al menos así está reconocido mundialmente.

          Cosas de las leyes.

          Pero, pero, pero…si saben una manera democrática de eliminar a un partido legal en España, por favor, que alguien me diga lo que tengo que hacer, porque intentaría que Vox saliese del parlamento español.
          Cada uno tiene sus gustos particulares, pero la ley es igual para todos. Por eso mismo estamos todos protegidos, en teoría, claro.
          A mí me gusta esa teoría.

          • Carmen

            Y aquí , en Atrio, la media de Edad es muy alta.
            Todos hemos vivido cosas. Todos.
            Todos hemos leído la historia de nuestra guerra civil. Todos hemos vivido los años de ETA. Y hemos sentido horror e impotencia cuando entraban hasta en la universidad a asesinar a personas a bocajarro. Todos recordamos a Carrero Blanco, Todos recordamos a Miguel Ángel Blanco. Hubo víctimas por toda España. Tb recuerdo Los Gal.

            Aquí sabemos todos muchas cosas y como dije una vez, unos sabéis más que otros, pero tontos no somos ninguno.

            Y después está la manera de enfocar la vida cada persona. Sobre todo los que se llaman a si mismo cristianos y dan lecciones de Odio y Revanchismo.

            Que cada cual elija su camino. Porque una cosa es hacer un comentario y otra cosa es destilar violencia.
            Fin.

          • Isabel

            No nos descubras el Mediterráneo, Carmen. Por supuesto que pueden presentarse a diputados y de hecho ahí están ejerciéndolo. Otra cosa es hacer pactos para que “entren en la dirección del Gobierno” según Iglesias y según Otegui para “ir a Madrid a romper el régimen del 78”. Unos pactos absolutamente despreciables cuando existen otras posibilidades.
            No está bien que califiques las opiniones con las que no estás de acuerdo de violencia y odio, es hacer juicios de intenciones y eso sí que sirve al enfrentamiento.

          • Carmen

            Sin comentarios.

        • Ludovico

          No soy jurista de formación. Las únicas asignaturas cursadas vinculadas con el foro fueron derecho natural, filosofía del derecho, ética, sociología, en la Universidad. (Aunque pro pane lucrando redacté todo un capítulo, de negro, de un famoso vademécum que se llamaba El abogado en casa.) Si un individuo ha satisfecho las penas supongo que recobra todos sus derechos civiles, como elegir y ser elegido. En algunas legislaciones está prohibida la existencia de partidos separatistas, no es el caso español. Por eso desde hace muchísimo tiempo están en el Parlamento Nacional todos los partidos que quieren destruir España y han recogido número suficiente de votos para ocupar escaños.

          Se puede acusar de asesino a quien ha colaborado con asesinos, aunque ahora no defienda la violencia. Lo mismo que al que ha matado se le puede llamar asesino, aunque haya cumplido la pena.

          No existe en España el delito de opinión. De hecho es contrario a la misma esencia de la democracia. Recuérdese la famosa frase de Churchill, que dijo estar dispuesto a dar la vida para que su oponente pudiera defender sus ideas.

          Acusar a alguien de asesinato sin pruebas está penado en España. A Echenique, el de Podemos, le acaba de caer una multa de 80.000 euros por llamar violador a un individuo sin pruebas.

          España cumple todas las condiciones, absolutamente todas, de un país democrático.
          No entregar las armas ni ayudar a la justicia a desentrañar trescientos asesinatos pareciera que debería ser una autoinculpación, a la que nadie está obligado. Cierto. Pero una cosa es la no autoinculpación y otra la certeza de que en ese nicho político saben muy bien dónde están las armas y quiénes tuvieron el gatillo fácil.

          Compadrear con ese círculo es humillar al estado. No podemos decir que sentimos dolor por las víctimas si cerramos los ojos ante el vituperio que, para ellas, supone ver a los que aplauden el asesinato de Blanco, de Mújica, de Ordóñez, de tantos, niños incluidos, en abrazo con el gobierno de su país. Además con el recochineo de que “vamos a acabar con el régimen”. Hay que tener cuajo para no sentir removerse las tripas cuando el sujeto que lo facilita todo es nada menos que el presidente.

          • Román Díaz Ayala

            Extraordinario!!!
            Tanto por lo que dice Usted como por lo que informa Carmen más arriba.
            creo que el plátano se come una vez quitada su cáscara. Tenemos que hace ese esfuerzo de desintoxicación con las noticias y las informaciones que nos llegan por los medios. No deberíamos formar opiniones sobre la base de todo lo que se argumenta. Aparte de ayudar a alimentar la ceremonia de la confusión polarizaremos más a esta sociedad que está a punto de encontrarse profundamente dividida.
            La política siempre ha sido ocasión para un uso puramente instrumental de promociones personales, ambiciones espurias y fines inconfesables.. Pero lo que se da a nivel individual también puede obedecer a estrategias de partidos antisistema para minar desde dentro las instituciones.
            Con una galaxia de partidos como el que tenemos, ¿Quién es capaz de defender que la atomización del actual parlamento obedece a loables ideales de construcción de la sociedad civil?

            Por otro lado: ¿Cuándo se perdió el sentido de Estado que debe regir la trayectoria de cualquiera personalidad política? ¿Por qué la sociedad civil no los detecta y le ofrece su voto en las urnas?
            ¿Por qué no se tiene esto en cuenta a la hora de establecer alianzas, acuerdos o coaliciones?

            y por último, y no menos importante: ¿Hemos perdido el sentido de la ética?
            ¿A quién o quienes culpamos desde la sociedad civil?

          • Carmen

            Toda la razón.
            Por eso mismo usted opina y yo también.
            No tengo absolutamente ninguna asignatura cursada de derecho. Pero existe internet. Y todas las leyes están publicadas. Y se leer. Y cuando no sé algo procuro informarme, pero no por opiniones, estoy cansada de que se me desinforme. He tenido algún problema que otro en la vida, como todos, y aprendí, pues eso que le digo, que las leyes están publicadas. Y una vez leídas , sobre el tema que me interesa, ya puedo opinar con abogados, notarios y demás. Opinar. Pero no te llevan y te traen por dónde quieren, porque estoy segura de que ya sabe que la vida no es fácil.

            Y ayer se me ocurrió la pregunta. Puede un asesino ser diputado? Y busqué hasta que encontré. No fue fácil, porque en internet hay muchiiiiiiisimos artículos de opinión. Hasta que llegué a esa ley que ni sabía que existía. Pero existe.

            Y eso es todo. No hago juicios de valor. Solamente digo lo que me gusta o no. Pero la ley es la ley.

            Un abrazo.
            Cuídese.

  • Ludovico

    No veo por ningún lado que, doña Isabel, a quien no tengo el gusto de conocer, ni un servidor hayamos defendido ningún crimen. Por ningún lado se nos puede tildar de defensores de ninguna dictadura. Intentar confinarnos a un dominio en el que ninguno de nosotros dos ha dado señales de pertenecer, resulta muy barato e injusto. Un recurso dialéctico deleznable.

    Por lo que doña Isabel manifiesta y defiendo yo creemos que es vileza e indignidad blanquear una banda de asesinos, prout sonat. Banda de asesinos. No sólo blanquearlos, sino convertirlos en directores del estado. Quedan trescientos asesinatos por desentrañar. El gobierno miente más que habla. Marlaska decía ayer que cumple la ley penitenciaria. Mentira. Es potestativo llevar los asesinos al país vasco. No lo manda la ley, por decir un ejemplo de un actitud sin honor ni vergüenza,

    • mª pilar

      El problema no está en Vds.

      Sino, en que no podemos olvidar, que también están en el poder los seguidores de asesinos confirmados, en la triste historia de este país.

      Si “podemos” defender a unos, no deberíamos, defenestrar a los que personalmente no nos gustan.

      Eta, de ninguna manera es defendible, se o puedo decir con claridad porque hemos pagado con sangre de nuestra sangre; pero de la misma manera, pagamos con otras dos vidas asesinadas por el dictador o sus ciegos seguidores; y esto duró… y aún está presente hoy en nuestro entorno político.

      No soy quién para acusar ha ninguna persona de nada, pero también tengo derecho a opinar, porque lo padecimos en piel propia.

      Vds. piensen lo que quieran; solo pedimos moderación y respeto, para las personas que pensamos de manera diferente.

      Y sobre todo, no usemos cualquier canal para defenestrar a los contrarios; porque gracias a eso, de alguna manera, se podrá frenar la triste historia…de toda ella…cuando solo unos mandaban y el resto:

      ¡Mal vivía…si les dejaban!

      De momento eso, todavía hoy se puede frenar, gracias a las personas, que mantienen la balanza equilibrada.

      Todo el poder en una sola mano, ya nos ha enseñado la historia a donde nos lleva.

      Es mi manera de mirar y ver lo que me rodea.
      Un saludo cordial.

      • Isabel

        Si llamas moderación a decir “los dos iguales” no puedo estar en más desacuerdo. Esa postura de la moderada que se queda fuera, ni con unos ni con otros, no es la mía. Como en el caso del terrorismo islámico ser moderada te coloca en un bando en el que yo no estoy. Cuestión de elección.

  • Isabel

    “ El lugar donde ocurrió existe. Y los que hicieron lo que hicieron, los que se organizaron para matar, siguen viviendo allí. Sobre eso hay que reflexionar. Sobre qué significa que estén integrados en la política o que la mayoría no muestren ningún tipo de arrepentimiento.”

     

    https://www.vozpopuli.com/paisvasco/inaki-arteta-bajo-el-silencio_0_1407760039.html

     

  • Isabel

    Otegui fue de ETA militar, una organización terrorista, fundamentalista, que intentó imponer sus objetivos por la fuerza, quienes han pertenecido a ella son tan culpables como los que disparan. Cuando pidió perdón lo hizo a medias estableciendo diferencias entre unas y otras víctimas y en la actualidad los exetarras y los que continúan blanqueándolos hacen homenajes a los terroristas que salen de la cárcel. Además no tienen ningún interés en lo español y su Estado.

    Son indignos y como no voy a ser yo quien los blanquee les tiro las piedras que sea menester.

    • Carmen

      Pues no seré yo quien tire una piedra.

    • Juan García Caselles

      Ya lo tengo. A los que mataban en nombre de ETA no se les debe perdonar nunca. Y a los que mataban en nombre de Dios o de la patria, según los casos, ¿tampoco?

      • ana rodrigo

        Tienes razón, Juan, y con los franquistas se pactó y se hizo la Constitución. ¿O es que Fraga no tuvo nada que ver con el franquismo? ¿Y la infinidad de cargos ocupados por franquistas durante la transición? Y no ocupaba un alto cargo en el franquismos el mismísimo Adolfo Suárez? Y todos pactaron para salir del atolladero y la dictadura franquista. Y aún siguen en las cunetas miles y miles de asesinados por el franquismo.

        La historia sigue, una vez que ha desaparecido el terrorismo, ya fuese de estado o de cualquier otro tipo. A ETA se le pedía que defendiera sus ideas con la democracia, no con las armas. Dejaron las armas y muchísimo dolor detrás, miremos hacia adelante con la ley y el respeto a los derechos humanos por delante, y todo nuestro reconocimiento y com-pasióna a las víctimas de ETA.

        Haya paz, por dios.

      • Isabel

        Lo malo de esto, Juan, son esas equiparaciones, si unos hicieron lo que hicieron ¿pues qué?
        Mezclar con Fraga, las cunetas, como si ETA fuesen luchadores antifranquistas es falso, su único interés ha sido siempre uno, imponer por la fuerza la independencia. Le recuerdo que siguieron asesinando en democracia con un Estado de Derecho por mucho tiempo.

        • ana rodrigo

          El golpe de estado de Franco, también se dio en una democracia, y la guerra civil se dio entre los golpistas contra los demócratas.

          Lo importante es que en este momento, no matan ni los franquistas ni los etarras, ¡vivamos, pues, en democracia!

          • ana rodrigo

            Ah, y Franco y su sistema dictatorial, estuvo asesinando hasta la víspera de morirse, y en el sistema estaban (¿cómplices?) muchos de los que pactaron la paz y trajeron la democracia. Viva la democracia!

          • Isabel

            ¿Sabes cuándo murió Franco? ¿Sabes desde cuando no mata Eta?
            Sería impensable que el PSOE pactase con herederos del franquismo, sin embargo está bien con los más que herederos de ETA que según Iglesias van a formar parte de “la dirección del Estado”.
            Tu defensa de la Democracia es de un partidismo atroz que una vez más blanquea a asesinos.

          • ana rodrigo

            Los últimos asesinados por Franco, tuvieron lugar en Septiembre de 1975. Franco murió en noviembre del mismo año.
            A finales de 1978 ya teníamos una Constitución pactada.

            En las cunetas se calcula que quedan los restos mortales de unos 150.000 asesinados por Franco, y sus descendientes está pidiendo justicia actualmente.

            Vivamos en paz con quienes no matan por mucho que no nos guste como piensan. Pensar no es delito.

      • mª pilar

        ¡¡¡Cierto Juan!!!

        Y fueron muchos, muchos miles, los asesinados, y unos sufrimientos terribles, realizados por sus ciegos seguidos, ebrios de poder y fuerza.

        Fueron tan cueles, que no se pueden describir, y mucho menos premiar; como lo están haciendo algunos de nuestros políticos, para vergüenza nuestra …como país…de pandereta y banderas… que sin desearlo, estoy empezando ha detestar, por lo que están representando de un tiempo a esta parte.

        Gracias Juan, un abrazo entrañable,

      • Carmen

        Me estoy asustando.
        Pensaba que todo esto del franquismo, de ETA…pensaba que había pasado, pero por lo visto estoy equivocada, para variar.

  • Carmen

    Pregunto.

    De verdad, pregunto.

    Puede un asesino , pero de los que ha dicho un juez que lo es, puede ser diputado en nuestro sistema democrático?

    Es que no lo sé y no me apetece buscarlo.

    Me refiero a un asesinato en concreto, o varios, pero no así en general, no por el hecho de decir: eres de tal partido, luego eres un asesino.

    No sé si me explico.

    A mí no me gusta nada Vox, que antes lo he escrito mal. Pero nada. Y… mire usted por dónde aquí los tengo en Murcia, decidiendo con su voto…

    Es que la democracia tiene unas bromicassss.

    En fin

    • Carmen

      Llevo un montón de tiempo, pero lo he encontrado en la loeg o algo así, en el capítulo 6.
      Después de un montonazo de cosas que no pueden ser compatibles, dice que no podrá presentarse a las elecciones aquella persona que haya sido inhabilitada para ello.
      Pues sí.

      Y digo yo, pienso,y por eso a veces noto como que existo un poquito, que digo yo que un señor que ha asesinado a otra u otras personas en un atentado terrorista, lo primero que dictará el juez será una condena de los inhabilitación para ser diputado.
      Eso también es obvio.
      Digo, no sé.
      Vaya usted a saber.
      Pero eso es lo que dice la ley.

  • Celso Alcaina

    La coalición EH BILDU está formada por:

    Sortu, Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternativa.

    Está claro. No todos son herederos de etarras.

    Y los “herederos” no son culpables,

    Los culpables detectados han cumplido su pena,

    Se esperaría un arrepentimiento público,

    Tenemos lo que hay. Y hay mucho: ETA no existe. No mata.

    Nadie es perfecto. El que esté libre de culpa…

    Aprovechemos lo positivo, aunque sea parcial.

     

  • Iñaki SS

    Me suena mejor la música de Juan, Giordano, Carmen…que la de Ludovico.

    Cada uno tenemos nuestra batallita que contar pero….quizá mereceria la pena intentar evolucionar hacia un futuro más abierto y constructivo, esforzándonos en empatizar, TAMBIEN, con quienes no piensan como nosotros.

    Un saludo cordial

  • Ludovico

    Voy a meterme en un jardín. Javier Pelaez, en su interior, encontrará argumento para enviarme al averno del fascismo. Quizá su vida, su experiencia, señor García Caselles, avala cuanto afirma. No lo pongo en duda. Pero muy otra ha sido la mía, mi experiencia, aun procediendo de unos orígenes anarco-comunistas, del anarquismo campesino andaluz, que tan bien describió otro sureño, exiliado. Durante la guerra, en el 36, parte de mi pueblo se refugió, con el capitán Cortés, en santa María de la Cabeza. Los que atacaban al santuario eran milicianos del mismo pueblo. En la casa de los trinitarios, unos guardiaciviles y paisanos atacados resistieron a unos atacantes con quienes días antes habrían concedido en el bar y esperaban disfrutar juntos la feria patronal de septiembre.

    Mi padre luchó con Líster. Mis tíos maternos con el Campesino. Mientras estaban en el frente, la patrulla de Pancho Villa, así se autollamaban unos bandoleros gubernamentales, saqueó el cortijo que mi abuelo tenía en aparcería. Es decir, era el que sembraba, cosechaba, trillaba, recogía la aceituna y la llevaba a la almazara. Con mi madre. Mis tíos y mi padre en el frente.

    A dos casas de la mía, avanzados los cuarenta, la guardia civil acabó con una partida de maquis. Esta capitaneada por Cencerro, el héroe de la novela de Almudena Grandes. Si conoceré bien el lugar, convertido en ruinas, que recuerdo haber encontrado un tintero de aquellos que había en las mesas escolares en los que mojábamos la plumilla.

    La persecución contra mi padre, multa va, multa viene, le obligó a coger carretera y manta. Lo convenció un amigo catalán que había salvado en la batalla de Teruel, nadando en un Turia helado. A mi padre le tocó lo más guapo de la guerra: Belchite, Teruel, el Ebro. Siempre con Líster. Cuando fui a la mili –en el cuartel general de la División Maestrazgo de Valencia– me aconsejó, el pobre, que nunca pidiera primera línea de frente, porque te matan los otros, ni el último escalón, porque te matan los tuyos. Líster mataba a los que reculaban.

    Nadie le obligó nunca ir a Misa. Casados por poderes en plena guerra, fue un matrimonio civil hasta los sesenta. A mi madre no le cortaron el pelo. No me dejaron ir al Frente de Juventudes, sin explicarme la causa, con lo que a mí, niño de diez años, me gustaba el uniforme y la boina. Los franquistas mataron a un tío mío juez.

    Mi padre me contaba cómo se cazaba al médico, al veterinario y, no digamos, al cura. Mi madre tragaba saliva cuando veía, ya en Cataluña, a las que habían obligado a la mujer del médico a limpiar las letrinas del pueblo.

    Cuando has visto y vivido de todos los colores, no hace falta ser del PP para denunciar la indignidad, la falta de ética de un contubernio entre el gobierno de tu país y los que se declaran herederos de asesinos, tout court. El hombre de estado de Bildu, aparte de factótum en la banda terrorista, tuvo parte directa en el atentado contra Cisneros. En los colegios catalanes la persecución del castellano es agobiante. No hablo a humo de pajas.

    España necesita toneladas de ética, de honradez, de integridad. Empezando por lo que gobiernan. Mal andamos con un doctor falso, que miente cada vez que abre la boca.

    Me cayeron chuzos de punto cuando, en marzo, indiqué en este mismo portal, que esta gente nos llevaba al desastre con la pandemia. Que tenían que retirarse y dejar el control a un equipo de expertos. Es lo que esta semana han pedido todos los Colegios de Médicos de España, dada la incompetencia del gobierno y su equipo de sanidad. Nueve meses más tarde. Eso es también indignidad.

     

     

    • Carmen

      Ay Ludovico.
      Tenemos todos mucha historia detrás.
      Hay que mirar hacia el futuro.
      No me gusta ni Bildu ni Voz, no entendí absolutamente nada con aquel jaleeeeeeo en Catalunya.
      Mi Tierra, Murcia es de las más olvidadas y somos tan tontos que dejamos que nos gobiernen personas que han sido responsables de la muerte del Mar Menor, por ejemplo.
      Pero el juego democrático tiene eso. Que hay cosas que te gustan y cosas que detestas. Pero el país no puede seguir con los presupuestos del 2018.
      Así pienso.
      La vida tiene que seguir.
      Que en vez de tanto bloqueo, se dediquen Todos a llegar a acuerdos.
      Todos.

      Un abrazo

    • Isabel

      Empatizo con lo que dices, Ludovico. Los dirigentes de Bildu no es que sean herederos, hijos o nietos, es que ellos mismo eran ETA y no hace falta ser del PP para llamarlos indignos. Se puede decir aún recociendo la necesidad de llegar a acuerdos, decisión del doctor fake que ya veremos cómo resulta.

    • Juan García Caselles

      “Mal andamos con un doctor falso, que miente cada vez que abre la boca.”
      Perdóneme, Ludovico. ¿esto que dice Vd. del Dr. Simó, lo ha averiguado Vd. por sí mismo, o se lo han contado?

      • Ludovico

        No sé de dónde deduce que yo digo que Simón miente. El mentiroso compulsivo es el jefe, y usted lo sabe, de quienes Simón llama “mis superiores”. No me importa si Simón hizo o no el MIR. Si se sacó o no el doctorado. O si éste lo obtuvo por acumulación de trabajos publicados en revistas de primera línea o so lo hizo por tesis doctoral. Aunque ya que nombra usted a Simón, por dignidad tendría que haberse retirado tras aquellas palabras infaustas que produjeron consternación en el mundo de la política sanitaria y epidemiología: “Si mi hijo me pregunta si debo ir a la manifestación (el fatídico 8-M), le diría que hiciera lo que le viniera en gana”. O tras los resbalones sonoros sobre la previsible evolución en España del coronavirus cuando ya Italia había cerrado Lombardía. Por dignidad tendría que haber dimitido. Ha sido un rosario de patinazos gravísimos que le han echado ahora en cara los Colegios de Médicos. Uno, que es viejo zorro, conociendo el percal (me tocó lidiar con el aceite de colza, con el sida), pedí que los políticos gobernantes se alejaran, que dejaran paso a expertos reales. A usted y a muchos les mintió el falso doctor cuando en su charleta habitual decía aquello de “de acuerdo con los expertos, con los científicos, como no podría ser de otra manera”. Era mentira. Ni había expertos, ni era lo que dictaba la ciencia. No les importaba que murieran a chorros, por mucho que Navajas alegue ahora ignorancia. Lo sabían hasta en letras capitales.

        • Juan García Caselles

          O sea, que el falso doctor es e Ministro. ¡Ah, caray!

          • Ludovico

            Lo siento, pero no le entiendo. El falso doctor, el de la charleta, es obviamente el presidente Sánchez, el que plagió la tesis y puso los recursos del estado a una defensa de un asunto privado, lo que en román llamamos prevaricación. Y no ha tenido la vergüenza de dimitir. Es el que repite que actúa de acuerdo con unos expertos inexistentes, el mismo que viaja a cuenta del estado con sus amigos sí existentes y, a cuenta del estado, usa con ellos las casas de recreo. Por cierto, ahora que nombra a Illa, la formación de este sujeto no pasó de la licenciatura en filosofía, todo un aval para dirigir una pandemia. ¿No le parece indecente e indigno todo ello? ¿Mentir a la población el presidente del gobierno en infinitas veces, poner al frente de una crisis epidemiológica a un sujeto que no sabe ni quién es Koch, ni siquiera Ferrán, que lo tenía más a mano? ¿No le parece todo ello inmoral? Nos sobran recursos, pontificó Illa, al principio de la crisis, cuando los países del entorno se habían ya avituallado de respiradores y epis. Con un par. (Mi hija, que está en esa trinchera, tuvo que protegerse con una pantalla de… soldador, que se procuró ella.)

  • GIORDANO BRUNO

    Qué sabrá de dignidad semejante ser ¡¡¡¡.Un trepa aventajado en la asignatura de los franquistas cuyos méritos están en las aulas que nunca pisó¡¡¡¡ Ha vivido siempre de aquel felón y sus cuatro ideas mal digeridas, que pretende ilustrarnos, desde el insulto como base ideológica…..    No se puede olvidar hasta que los más de cien mil españoles, sigan mal enterrados en fosas, pozas, a más de 20  metros de profundidad y cunetas de caminos que ya no existen. ¡¡¡Pero eso lo ignoran, estos políticos,  que presumen de no dejar ni un euro para buscarlos, mientras han desvalijado a medio país¡¡¡¡      Gracias amigo, Juan Garcia Caselles. Un codial abrazo.

     

  • Carmen

    De verdad.

    A ver si olvidamos de una vez el pasado negro.

    Hay que mirar al futuro.

    No entiendo en absoluto al señor Casado. Bildu es un partido constitucional, votado por españoles exactamente igual que Vox. Te pueden gustar más o menos, pero el presidente Sánchez tiene derecho a sacar sus presupuestos adelante.

    Apoyar es lo que debían de hacer para salir de esta.

    Ya está bien de utilizar los muertos. Anda que no ha habido en España desde el 36.

    Hay que pasar página de una santa vez.

    Es que de verdad, uuuuuufffffff, menudo cansancio de clase política.

    Un abrazo

Deja un comentario