Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5396 Artículos. - 85911 Comentarios.

¿Qué teología y para qué?

A los 24 años, en plena ebullición espiritual e intelectual y en medio de todas mis dudas, en aquel Arantzazu de 1976, tuve una firme certeza interior: quería estudiar y enseñar teología. No sabría distinguir con claridad lo que aquella decisión tenía de verdadera fidelidad a lo más hondo de mí o de huida de mis propios miedos y sombras. Sea como fuere, entonces creía saber mucho más que hoy sobre Dios, Jesús, la Iglesia, el pecado y la salvación, la muerte y el más allá, sobre el Credo entero.

Se me había dado una verdad que enseñar, la respuesta última de todas las preguntas sobre lo divino y lo humano, y eso deseaba ofrecer a la nueva sociedad urbana, moderna, secular de aquel tiempo. Las “dudas de fe” me asaltaban a menudo, pero a mis 18 años alguien me descubrió –¡qué liberación aquella noche en Olite!– que tal era la condición del creyente, inherente a la fragilidad humana, que bastaba decir como el hombre del evangelio, padre sufriente de un niño enfermo: “Creo, pero ayúdame a creer más”.

Me liberé de la angustia de la duda, pero no del concepto de fe. Todavía seguí pensando que la fe conllevaba la profesión de unas creencias, por extrañas que pudieran parecer. Eran los años del Postconcilio y se nos planteaba el reto de ser creyentes modernos, de profesar una fe compatible con la razón, aunque a menudo hubiera que hacer encaje de bolillos para hacer “creíbles” dogmas como la concepción virginal de Jesús, su muerte expiatoria, su resurrección física, la inmaculada concepción de María o la infalibilidad del papa. Justamente, la teología se había definido desde antiguo como “intelligentia fidei”, inteligencia de la fe. Y esa era la misión del teólogo en la Iglesia y en el mundo: justificar –más que criticar o depurar– los dogmas, entenderlos de manera “razonable”. Esa tarea me apasionaba como vocación personal, más aun, como reto cultural.

¡Cuán cerca queda todavía todo eso, y cuán lejos ya! Y no reniego de nada, pero, ya desde finales de los años 80, estoy en otro mundo. Simplemente, hablo otra lengua, el lenguaje de la verdad estallada, del pluralismo irrenunciable, de las ciencias innovadoras, de la relatividad o relacionalidad de todo con todo, del conocimiento acelerado y de la incertidumbre creciente, la “gloriosa incdertidumbre”. Otro mundo, otra teología.

Ahí me sitúo, abierto a todas las preguntas. Hoy, tras haber dedicado 40 años a estudiar y enseñar teología, tengo muchas menos certezas y creo en mi saber mucho menos que cuando empecé. He desaprendido todo lo que creía, todo menos lo esencial, así lo creo. He aprendido que ninguna creencia es esencial ni necesaria, pues todas dependen de la visión que tenemos de la realidad en general, y de la lengua que hablemos. He aprendido que lo esencial del “creer” no es la creencia, sino la “entrega del corazón”, como sugiere la propia etimología del término latino credere, que viene de kerd (corazón) y dheh (entregar). Entrega el corazón: todo lo demás son añadiduras.

He ahí también lo esencial de la teología, que viene del griego y significa “palabra o discurso sobre Dios” (theos, logos). Dediqué mucho tiempo a estudiar el griego y el latín, e incluso hebreo, y no me arrepiento, pero acabé por descubrir lo evidente: que el Dios Ente Supremo, celeste, de los hebreos, griegos y latinos no existe. Que “Dios” es lo que su etimología (deiv) evoca: luz. Simplemente Luz. Fondo de luz invisible de todas nuestras sombras. Gloria del puro Ser de cuanto es. Fuente, Alma, Corazón latiente del mundo. Hoy busco nuevas palabras para evocar el Misterio, reanimar la Llama, librarnos de tanto miedo y asfixia planetaria, respirar y vivir más humanamente. Eso es teología.

Y eso es lo que he querido hacer durante los últimos 13 años, a petición del Grupo NOTICIAS, en esta columna, semanal primero, quincenal después. Ha sido un placer y un privilegio, y me siento profundamente agradecido a los Diarios y a las lectoras y lectores. Pero hay un tiempo de empezar y un tiempo de acabar, y me ha parecido que era tiempo de poner fin a esta etapa, tan crucial para mí, y de abrir otra, llena de interrogantes: en septiembre abriré una página web (www.josearregi.com), llamada Umbrales de luz, cuya portada puedes ver ya en esa dirección.

Si nos encontramos allí para seguir caminando juntos hacia los umbrales de la Luz de la que todo brota, será un placer. Te deseo paz y bien, como gustaba de decir el hermano Francisco, el Poverello de Asís.

(Publicado en DEIA y en los Diarios del Grupo NOTICIAS el 21 de junio de 2020)

 

18 comentarios

  • Santiago

    La LUZ verdadera es Cristo.,.nosotros poseemos La Luz irradiada de Cristo..El la posee en su humanidad y en su divinidad propia..la posee “en Si mismo” y no “prestada” como nosotros que vinimos “de la nada”, seres contingentes, que necesitamos “de Otro” para venir a la existencia y sostenernos en ella

    POR eso Pablo hablaba desafiando a los “varones atenienses” griegos porque ellos “veneraban AL DIOS DESCONOCIDO” (Hech. 17:23) Pero Pablo hablaba del Dios conocido: “Porque en El vivimos, nos movemos y existimos” (Id 28)

    No es el Dios panteísta o panentrísta  del evolucionismo, puesto que NO existe ninguna abstracción en Jesús de Nazaret con su naturaleza humana asumida por la divinidad puesto que El fue un personaje de la historia, real y específico, concreto y tangible que pudo transformar al mundo y crear una nueva “era” a perpetuidad

    Porque Pablo habla de Cristo como Hijo  d e  Dios “a quien ha destinado, poniendo al alcance de todos la FE con el hecho de haberle  r e s u c i t a d o  de entre los muertos” (Id. 31) PERO Pablo no era capaz de inventar nada. El era doctor de la Ley judía, discipulo del gran Rabino Gamaliel, perseguidor de los cristianos y un converso a Cristo. El formó parte del Colegio de los Apóstoles,…  y de los Once dice el mismo que “recibió” la doctrina de Cristo que el predicó hasta morir por defenderla. Pablo es el mejor intérprete del cristianismo y el que pudo ver cómo todo el Antiguo Testamento se cumplió en la Nueva Alianza que es en Cristo en Quien todo se recapituló. Nada existe en Pablo que se encuentre fuera de Jesús.

    A Jesús no le basta nuestra mediocridad puesto que “Quien no está Conmigo, está contra Mí…Y aconseja a Sus discípulos a “Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto”…Y para entrar “en la vida eterna” le aconseja al joven rico: “guarda los Mandamientos”…de la Ley,  inscritos en la piedra del Sinaí..Y a la “vida” se entra por la “puerta estrecha” y no por la ancha de los vicios y adicciones. Hay que amar y hacer el bien…No podemos persistir en el Mal Nosotros “pasaremos” y nuestras palabras con nosotros, pero La Palabra de Cristo jamás pasarà sino que permanecerá más allà de nuestra muerte.

    Por eso Cristo es LA LUZ…nosotros reflejamos esa luz..Y el que tiene la suerte de seguir a a Jesus “no anda en tinieblas” porque lo tiene a El y puede dar esa luz a los demás.

    Impresionantes  e interesantes todos vuestros comentarios.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

     

  • tobias

    Los conceptos de Dios, espiritualidad, religión, iglesia, ideología, laicidad, laicismo… son muy ambiguos, porque son conceptos abstractos, generalizaciones de experiencias que durante siglos, se han ido cristalizando, pero también evolucionando, y ahora no responden bien a las experiencias actuales, y menos aún a las experiencias personales.
    La decisión última sobre religión o laicidad está en la conciencia individual. La conciencia asegura una base de espiritualidad, porque nos viene de fábrica, de nacimiento. Potenciarla, con o sin religión, es cosa nuestra.
    La religión no es necesaria para lo que llamamos “salvación” o “plenitud humana”, pero tampoco son necesarios el arte o la música, y sin embargo todos los pueblos los crean porque necesitan expresar sus sentimientos.
    Sea o no necesario expresar esa percepción de trascendencia en términos religiosos, parece que en general los pueblos tienden a socializar sus sentimientos y creencias mediante explicaciones, normas comunes, y protocolos festivos (doctrinas, preceptos, ritos); es decir, en una especie de religiones laicas (bodas, entierros, y hasta bautizos laicos). Algunos incluso han visto el capitalismo como la “religión del dios dinero” que tiene su “templo” en los Bancos, sus “principios económicos” y sus liturgias comerciales en navidad o en los días del padre o de la madre.
    Son muchos los que encuentran lo trascendente en su compasión, en su solidaridad, en su conciencia ética, en su sentido de justicia, en la belleza, en la armonía… Creo que esto le bastaba a Jesús.

  • carmen

    Señor Arregi. Algo ha cambiado en su cabeza. Usted sabrá. Pero en el vídeo que publicó Atrio hace unos meses, un poco antes del confinamiento, se le veía como una determinación, no sé decirle. Era algo diferente.

    Le deseo toda la suerte del mundo. No va a ser fácil ni corto el proceso que me ha parecido entender que quiere usted empezar. Le van a decir de todo, pero es algo que no le cogerá de nuevas. Al principio le dejarán solico,  pero si tiene suerte, si acierta, si sus compañeros pierden el miedo , puede ser algo estupendo. Usted no verá resultados, pero quizás sus sobrinos, los hijos de su mujer, ,mis nietos y todos los que vengan después, quizás si . Ahora va todo muy deprisa. No sé.

    Mucha suerte.

  • Santiago

    Como dice Arregi, no podemos aceptar el  D i o s  de los filósofos Greco-romanos…Indudablemente ellos habían llegado hasta “lo primero”, hasta el “primer motor”, al  Acto Puro, el concepto más alto que puede alcanzar la mente  pero que circula cerrándose en “si mismo” sin alcanzar al ser humano y que ha excluído, neutralmente y fríamente cualquier relación con lo que cambia y con lo que es contingente..

    PERO el Dios de los cristianos es mucho más que el de los filósofos, porque El no es solo pensamiento, ni solo la eterna matemática del Universo, sino el Dios del ser humano que se nos muestra cómo el Amor Creador.

    Pero eso dice Arregi que Dios es “Luz” ..”luz verdadera, la que ilumina a todo ser humano que viene a este mundo…en el mundo estaba y el mundo fue hecho por El…Vino a lo que era suyo y los suyos no le recibieron..Mas a los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les dio el poder de ser hijos De Dios” (Juan 1:9-12)  La FE en El es entrega y es también fuego que arde y se propaga.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • carmen

      De acuerdo. Pero luego todo lo que se construyó a su alrededor fue al modo y manera de la cultura grecorromana. Porque era la cultura imperante. Ese es el problema. Esa construcción teológica ya no nos sirve a la mayoría de las personas. No podemos aceptar determinadas cosas. No queremos hacer encajes de bolillos. Eso es lo que plantea Arregi. Eso mismo es lo que pienso, pero claro, no soy teøloga, no tengo ninguna fuerza. Pero el señor Arregi puede empezar algo renovador. El solo tampoco podrá, pero a lo mejor otros que están calladicos hablan. No se. Veremos. Puede ser el principio de algo que si sale bien, puede ser estupendo.
      No crea que va contra el cristianismo. En absoluto. Va de actualizarlo para que tenga cabida un montonazo de gente que no puede ya aceptar determinados aspectos. Y quien quiera seguir creyendo en todo lo todible, que siga. No se trata de ir contra las creencias, se trata de que aunque no creas que la madre de Jesús sea virgen o que Jesús es el mismo Dios, tengas cabida en el movimiento cristiano. Y que cada cual decida.

      No se si me explico. No soy una experta en estas cosas, pero sí se lo que pienso. No tenga miedo. No es cosa del anticristo. Es evolución del pensamiento.
      Lo importante es el amor, no? Pues eso.
      Cuídese mucho.

    • Jose Antonio Pastor M.

      El Dios Greco-Romano que los cristianos acabamos aceptando es el Dios que impuso Pablo después de la resurrección de Jesús…creo que el teólogo y ex-jesuita Jose Maria Castillo, al que también admiro, lo explica muy bien en muchas de sus charlas grabadas y que circulan en internet. El Jesús histórico, la humanidad de Jesús, ahí creo que esta la clave del ejemplo a seguir, porque esto se hunde irremediablemente…y pienso que la referencia y la luz tiene que ser como ese farolillo que lleva el Ermitaño del tarot de Marsella. Tenemos que portar la luz a los rincones más oscuros de esta creación y para eso cada uno de nosotros tenemos que llevarla dentro para apagar la oscuridad que cada uno también portamos. Luz y oscuridad, yin-yang, los dos opuestos, la vida, el tao, el camino.

      • carmen

        He leído muchos artículos del señor castillo. Su opinión sobre la humanidad de Jesús es fantástica. Pero me desconcertó totalmente con su apoyo incondicional al Papa actual. Porque le he leído decir mil veces que el problema no es el Papa, es el papado. Luego si no es el problema, tampoco puede ser la solución. Porque no es cuestión de personas, es de estructuras. Eso pienso.

        Tuve el santo valor de ir a un congreso de teología a Madrid únicamente para verlo hablar. Loo admiro profundamente, pero no acabo de entender.
        O si.
        Quizás si lo entiendo a él como persona. Un luchador enorme. Pero …

  • María Isabel

    Lo único que puedo decirle José es GRACIAS de todo corazón por el enorme consuelo y luz que ha sembrado en su vida. Un gran abrazo y bendiciones en su nuevo camino.

  • oscar varela

    1- “A un ciego ab­soluto no se le puede comunicar lo que es el cromatismo del mun­do,
    – para nosotros tan evidente.
    * Sería, pues, un error desdeñar lo que ve el místico, porque sólo puede verlo él.
    – Hay que raer del conocimiento la democracia del saber, según la cual sólo existiría lo que todo el mundo puede conocer.
    – No; hay quien ve más que los demás, y estos demás no pueden correctamente hacer otra cosa que aceptar esa superioridad cuando ésta es evidente.
    – Dicho en otra forma: el que no ve tiene que fiarse del que ve.
     
    2- Pero se dirá: ¿Cómo podemos certificar que alguien ve, en efecto, lo que no vemos?
    – El mundo está lleno de charlatanes, de vanidosos, de em­baucadores, de dementes.
    – El criterio en este caso no me parece de difícil hallazgo;
    – yo creeré que alguien ve más que yo cuando esa visión superior, invisible para mí, le proporciona superioridades vi­sibles para mí.
    – Juzgo por sus efectos.
     
    3- Conste, pues, que no es la inefabilidad ni la imposible transferencia del saber místico lo que hace al misticismo poco estimable.
    – Mi objeción frente al misticismo es que de la visión mística no redunda bene­ficio alguno intelectual.
    – Por fortuna, algunos místicos han sido, antes que místicos, geniales pensadores —como Plotino, el maestro Eckhart y el señor Bergson.
    – En ellos contrasta peculiarmente la fer­tilidad del pensamiento, lógico o expreso, con la miseria de sus averiguaciones extáticas.
     
    4- El misticismo tiende a explotar la profundidad y especula con lo abismático;
    – por lo menos, se entusiasma con las honduras, se siente atraído por ellas.
    – Ahora bien, la tendencia de la filosofía es de dirección opuesta.
    – No le interesa sumergirse en lo profundo, como a la mística, sino, al revés,
    – emerger de lo profundo a la su­perficie.
     
    5- Contra lo que suele suponerse, es la filosofía un gigan­tesco afán de superficialidad,
    – quiero decir, de traer a la superficie y tornar patente, claro, perogrullesco si es posible, lo que estaba subterráneo, misterioso y latente.
    – Detesta el misterio y los gestos melodramáticos del iniciado, del mistagogo.
    – La filosofía es un enorme apetito de transparencia y una resuel­ta voluntad de mediodía.
    – Su propósito radical es traer a la superfi­cie, declarar, descubrir lo oculto o velado.
     
    6- en Grecia la filosofía comenzó por llamarse alétheia,
    – que significa desocultación, revela­ción o desvelación; en suma, manifestación.
    – Y manifestar no es sino hablar, lógos.
    Si el misticismo es callar, filosofar es decir, descu­brir en la gran desnudez y transparencia de la palabra el ser de las cosas, decir el ser: ontología.
    – Frente al misticismo, la filosofía quisiera ser el secreto a voces.”

    • Alberto Revuelta

      Sólo para sonreír en esta despedida de la columna de Arregui, un anuncio de un librito : Introducción a la Cábala (eBook)
      Con Introducción a la Cábala: Una visión general del mecanismo de las Diez Sefirot y su funcionamiento [ebook], descubre las ideas centrales del misticismo judío de una forma metódica e inteligente, minimizando la terminología difícil y alejándote del sentido de lo incomprensible.

      En este eBook encontrarás además el Ensayo inédito ¿Qué es el alma?, de Rav Noson Weisz, en el que se analiza en profundidad qué es el alma, cuál es su función en este mundo y cuál es su estructura.

      Descubre qué es la Cábala, cuál es su historia y qué son las Diez Sefirot en esta imperdible obra ahora disponible para el público hispanoparlante. ¡No te lo puedes perder!

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
    – “poner fin a esta etapa, y
    abrir otra,
    llena de interrogantes”-
     
    Si le descascaramos el camuflaje literario
    nos quedaríamos con que
    “ya los tiene respondidos”
     
    (nadie se lanza al “vacío”)

  • Jose Antonio Pastor M.

    Paz y bien hermano. Como Franciscano Seglar de España, te admiro desde hace un tiempo que empece a leer tus artículos que descubrí en internet y he seguido tus luchas personales, y tu valentía ante los reveses y avatares de la vida. Seguramente te siga en tu nuevo espacio virtual y si alguna vez nos vemos por los caminos del Señor te saludare. Espero que tengas éxito en tus proyectos. Salud y paz que también solía decir el pobre de Asís, nuestro hermano universal, el que lavaba a los leprosos a los que nadie se acercaba y cantaba alegre con la creación.

  • GIORDANO BRUNO

    Mi satisfacción, al leer a este poverello de Asís, que sabe tañer músicas tan elevadas y y acordes tan penetrantes que calan, como lluvia fina; tengo la sensación de que se guarda para sí, unas ideas, unas intuiciones por miedo a herir a los que no han desaprendido tanto. Lo que queda después, pues sin duda “el error y el horror al vacío tiende a ser ocupado casi automáticamente…..Que hay ahí…..si se puede saber. Tantas gracias.amigo.Y un fraternal y telemáticoarazo.

    • carmen

      Cuando se aburra un poquito y le apetezca, teclee en Google videos José Arregi Fe adulta. Hay varios. Verá con qué delicadeza desmonta dogmas, sin tratar de herir a nadie, pero con una claridad abracadabrante. Ya ve como escribe, pues igual.
      Los descubrí hace un par de años. Hay que verlos de uno en uno y con algún día por enmedio .

      Había leído muchos artículos suyos. Lo descubrí en una página que se llamaba Lamiarrita. Exactamente en octubre del 2010. Estaba en pleno jaleo con su obispo, Munilla. Le mandaron callar unos meses, su orden, los franciscanos. Acató la orden, dijo que iba a estar en silencio pero no aguantó. Se fue de los franciscanos, según sus propias palabras por no ponerlos en una situación embarazosa. Creo que fue la mejor decisión de su vida. Porque pudo vivir en libertad, de acuerdo con lo que pensaba.
      Fue un proceso apasionante. O a mí me lo pareció. Tenemos más o menos la misma edad, nací en el 53.
      Se dió la circunstancia de que meses después, un año quizás, tomé la decisión acabar mi matrimonio después de 35 años, mi hijo mayor se había casado un mes antes y el pequeño se fue a trabajar a Madrid. Sigue a día de hoy en la misma empresa. Di por terminada una etapa de mi vida. No fue fácil. Nada fácil. Pero lo hice. A veces hay que luchar contra el miedo al vacío y luchar por tu libertad personal.

      Porque , sabe qué? Si te tienes a ti mismo, a ti misma, no existe el vacío.

      Le gustarán.

  • ana rodrigo

    Personalmente me veo reflejada en todo lo que dice Arregui, hemos recorrido el mismo camino y hemos llegado a este momento liberador de tantas creencias que, entonces, sostenían nuestras vidas, pero que con el paso del tiempo se hicieron totalmente inútiles obligándonos a salir del atolladero en en que estábamos atrapad@s y buscar otros derroteros más “vivibles”.

    Pero la realidad es que hay ingente cantidad de personas que aún siguen necesitando de un Dios Todopoderoso en el que confían esperando que le resuelva dodos sus problemasy en el que encuentran consuelo, unos mandamientos y unos ritos que le dan seguridad, y una Institución-Iglesia que sigue predicando lo mismo. Si gran parte de la sociedad abandona la religión, para ésta será la sociedad la equivocada, pero su teología y sus dogmas seguirán intactos e inamovibles, que para eso son dogmas. Y esto no tiene solución, porque en ninguna homilía nadie dirá jamás que María no era virgen o negará la asunción, máxime cuando es la fiesta mayor de tantas poblaciones en España. Como diría alguien, si nos quitan esto, u otras tantas creencias, ¿qué nos queda? Pues quedará la religiosidad popular. Yo conocí a un cura de un pueblo que no estaba de acuerdo con una procesión, entonces era el pueblo el que la llevaba a cabo y el cura lo acompañaba como uno más.

     

    • carmen

      Arregi , creo, no habla de presente. El presente es como es. Arregi habla de futuras generaciones. Habla de futuro. No de presente. Nadie puede mover las creencias arraigadas de las personas. Ni tiene por qué hacerlo . Cada uno sobrevive como puede y está en su derecho. Pero esas creencias no pueden, ni deben , hipotecar el futuro.

      Eso creo. Eso estoy diciendo hasta quedarme sin fuerzas desde hace muuuuchos años. Hace falta una teología nueva para tiempos nuevos.

      Ojalá ese nuevo camino para nuevos tiempos y nuevas cabezas sirva para ayudar nuestros jóvenes y a nuestros niños y niñas, a encontrar las respuestas que todos y todas nos hemos hecho.

      Una postura valiente. Demuestra que aún cree que las cosas pueden mejorar. Envidiable. Le deseo toda la fuerza del mundo.
      Y te aseguro que iré a recibir a mí virgen de la Fuensanta y a despedirla, siempre, siempre, siempre que pueda.

  • carmen

    Pues usted desde lo alto y mi personica desde abajo hemos buscado lo mismo. Posiblemente mi camino haya sido más solitario, pero el suyo habrá sido muchísimo más largo y tortuoso, como dice la canción de los Beatles, preciosa por cierto.

    Tengo la sensación de  que está nueva etapa que usted ha decidido empezar va a ser superinteresante y que quizás ayude a personas que decidan buscar luz,  quizás les ayude a no sentirse tan extrañas y tan solas. Muchas , muchísimas personas abandonan la búsqueda al principio , sencillamente lo ven todo tan absurdo , tan extraño que vuelven sobre sus pasos y buscan caminos nuevos. A lo mejor es lo mejor. No se.

    Seguiré leyendo en septiembre.

    Buen verano.

    No se olvide: mascarilla, dos metros y gel de manos.

    Gracias por todo.

     

Deja un comentario