Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5537 Artículos. - 88134 Comentarios.

¿Nueva normalidad?

      No me gusta lo que nos pasa; no le gusta a nadie, supongo. Me refiero a la nueva normalidad que reprime el contacto y rechaza la compañía, que en vez de acortar distancias lo que hace es aumentarlas. No es natural, no es humano. Vivir es convivir y convivir a distancia es tan absurdo como comer con los ojos. El tacto es el sentido de la realidad, la vista en cambio es teoría. Si el tacto es la experiencia, ésta -la vista- abarca más y aprieta menos. Es como el amor sin obras, nada que ver con el amor al prójimo. Por no hablar del amor al enemigo, esa locura que es el colmo del amor y no excluye a nadie. Sin contacto no hay contagio, no hay infección. Ni afecto que sobreviva. Queda apenas el respeto, que es ver a distancia. Queda la abstinencia, eso sí; pero no hay cuaresma sin la pascua. Y el respeto no tiene sentido sin la esperanza del encuentro. ¿Qué significa la mortificación sin la resurrección? Nada si la carne no resucita, nada si la corona de espinas no florece en pascua florida.

      Esa distancia, esa normalidad necesaria, no es un fin en sí misma. No tiene ninguna gracia; pero vale la pena siempre que sea necesaria para la vida. De lo contrario, prefiero que el niño toque y no sólo mire el jarrón diga lo que diga mamá aunque lo rompa sin querer. La ley – la norma – está al servicio de la libertad y no al contrario. No del capricho, que eso es la libertad de las cabras, sino de la libertad de los hijos de Dios que creó el mundo porque quiso. Toda creación es libre y lo que se haga necesariamente bajo la ley ha de estar al servicio de la libertad que es muy señora.

      La valla de la ley que hay que respetar, por supuesto, está al servicio de la vida. Y por tanto de la libertad. De todos y para todos y todas, ¡faltaría más! Y por tanto de la vida nueva, no de lo que ya ha sido: del pasado que no podemos cambiar, sino de la vida y de la convivencia que va siendo desde la libertad. Del presente que se ofrece, que existe sin insistir en lo que hay. De la vida que siempre es nueva, como el agua fresca de la fuente que mana sin cesar. No de la charca que la retiene. Y que nada tiene que ver por tanto con la costumbre, y poco con la traición traicionada que la repite. La vida que se da es siempre nueva, aunque tengamos que morir se nace siempre para comenzar.

      He leído recientemente, por segunda vez, un libro que recomiendo a mis lectores titulado “Sobre la libertad, la alegría y el juego”. No se lo pierdan. A su autor , Jürgen Moltmann, le preocupa mucho que los viejos fariseos y los nuevos revolucionarios nos angustien con demasiadas normas hasta hacernos incapaces para la libertad, la alegría y la espontaneidad y por tanto para nada nuevo. Sin el gozo y la libertad -y por tanto, del amor- no se crea tampoco  nada bueno.

8 comentarios

  • oscar varela

    Hola!

    Posible NUEVA NORMALIDAD = LA COOPERATIVA

    (o LA SOCIEDAD ALTERNATIVA)

     

    P.e.: en Avellaneda – Argentina

    (hacer clic en el Usuario Oscar)

     

    https://play.cine.ar/INCAA/produccion/3607/reproducir

  • oscar varela

    TRANSICIÓN ECOLÓGICA HACIA UNA SOCIEDAD BIOCENTRADA (L. Boff)
     
    1- El coronavirus viene de la naturaleza,
    – contra la cual los seres humanos, particularmente a través del capitalismo global llevan a cabo una guerra sistemática contra esta naturaleza y contra la Tierra.

    2- Conocemos la lógica del capitalismo:
    – explotar hasta el límite la fuerza de trabajo, pillaje de los bienes y servicios de la naturaleza, mercantilización de todas las cosas.
    – Nosotros hemos roto todos los lazos con la naturaleza, convirtiéndola en un baúl de recursos, en función de un crecimiento ilusoriamente ilimitado.
     
    3- La Tierra viva ha empezado a reaccionar y a contraatacar mediante el calentamiento global,
    – los eventos extremos en la naturaleza, y el envío de sus armas letales, que son los virus y las bacterias, y ahora el de la COVID-19, invisible, global y letal.
     

    ALTERNATIVAS POSIBLES PARA EL POSCORONAVIRUS
     
    LA PRIMERA: volver al sistema capitalista neoliberal pero ahora de forma extremadamente radical.
    – El 0,1% de la humanidad, los multimillonarios, serían quienes utilizarían la inteligencia artificial con capacidad para controlar a cada persona del planeta, desde su vida íntima a la privada y la pública.
     
    LA SEGUNDA: el capitalismo verde, que ha incorporado el hecho ecológico:
    – reforestar lo devastado, conservar la naturaleza existente al máximo.
    – Pero no cambiaría el modo de producción ni la búsqueda de beneficio.
    Lo verde no discute la desigualdad social perversa y
    – haría de todos los bienes naturales una ocasión de ganancia.
     
    LA TERCERA: el comunismo de tercera generación, poniendo los bienes y servicios del planeta bajo una administración colectiva y central.
    – supone una nueva conciencia, además de no dar centralidad a la vida en todas sus formas.
    – Seguiría siendo antropocéntrico. (Zizek y Badiou).
     
    LA CUARTA: el eco-socialismo. Supone un contrato social global con un centro plural de gobierno.
    – Le falta incorporar la nueva cosmología y los datos de las ciencias de la vida, de la complejidad,
    – la Tierra como un momento del gran proceso cosmogénico, biogénico y antropogénico:
    – Tierra como Gaia, un superorganismo que se autorregula y garantiza la vida de todos los vivientes.
     
    LA QUINTA: el buen vivir y convivir, ensayada durante siglos por los pueblos andinos.
     Es profundamente ecológica, porque considera a todos los seres como portadores de derechos.
    – El eje articulador es la armonía que comienza con la familia, con la comunidad, con la naturaleza, con todo el universo, con los antepasados y con la Divinidad.
     
     
    PRESUPUESTOS PARA UNA TRANSICIÓN BIEN SUCEDIDA
     
    EL PRIMERO: vulnerabilidad de la condición humana,
    – expuesta a ser atacada por enfermedades, bacterias y virus.
     
    * Dos factores están en el origen de la invasión de microorganismos letales:
    a) la excesiva urbanización humana que ha avanzado sobre los espacios de la naturaleza destruyendo los hábitats naturales de los virus y las bacterias, que saltan a otro ser vivo o al cuerpo humano. El 83% de la humanidad vive en ciudades.
    b) la deforestación sistemática debida a la voracidad del capital, que busca la riqueza con el monocultivo de soja, de caña de azúcar, de girasol o con la producción de proteínas animales (ganado), devastando bosques y selvas, y desequilibrando el régimen de humedad y de lluvias en extensas regiones como la Amazonia.
     
    EL SEGUNDO: la inter-retro-relación de todos con todos.
    – Somos un nudo de relaciones orientado hacia todas las direcciones.
    – La esencia específica del ser humano es cooperar y relacionarse con todos.
     
    EL TERCERO: el cuidado esencial:
    – sin el cual no subsistiríamos.
    – las cuatro fuerzas que sostienen el universo (la gravitatoria, la electromagnética, la nuclear débil y la nuclear fuerte) actúan sinérgicamente con extremo cuidado sin el cual no estaríamos aquí reflexionando sobre estas cosas.
     
    EL CUARTO: la solidaridad como opción consciente.
    – está en el corazón de nuestra humanidad.
    – De esto surgió la comensalidad y el sentido de cooperación y solidaridad.
    – Nos permitió dar el salto de la animalidad a la humanidad.
     
     
    NUEVO PARADIGMA COSMOLÓGICO, BIOLÓGICO Y ANTROPOLÓGICO
     
    1- Todo se originó a partir del big bang
    – ocurrido hace 13.7 mil millones de años.
    – Todos estamos hechos de polvo cósmico.
     
    2- La Tierra que tiene ya 4.3 mil millones de años
    – y la vida unos 3.8 mil millones de años están vivas.
    – El ser humano que apareció hace unos 10 millones de años,
    – es la porción de la Tierra que en un momento de alta complejidad
    – comenzó a sentir, a pensar, a amar y a cuidar.
     
    3- Es decisivo renovar el contrato natural y articularlo con el contrato social.
     
     
    LA RELEVANCIA DE LA REGIÓN: EL BIORREGIONALISMO
     
    1- La ONU ha reconocido a la Tierra como la Madre Tierra y los derechos de la naturaleza,
    – la democracia tendrá que incorporar nuevos ciudadanos:
    – como los bosques, las montañas, los ríos, los paisajes.
    – La democracia sería socio-ecológica.
     
    2- La vida será el faro orientador y la política y la economía estarán al servicio
    – no de la acumulación sino de la vida.
    – El consumo, para que sea universalizado, deberá ser sobrio, frugal, solidario.
    – Y la sociedad estará suficiente y decentemente abastecida.
     
     
    BIORREGIONALISMO: es la configuración que ha hecho la naturaleza,
    – con sus ríos, montañas, bosques, llanuras, fauna y flora y con los habitantes que viven allí.
    – En la biorregión se puede crear realmente un desarrollo sostenible que no sea meramente retórico sino real.
     
    1- Las empresas serán preferentemente medianas y pequeñas,
    – se dará preferencia a la agroecología,
    – se evitará el transporte a regiones distantes,
    – la cultura será un importante elemento de cohesión: las fiestas, las tradiciones, la memoria de personas notables, la presencia de iglesias o religiones, los diversos tipos de escuelas y otros medios modernos de difusión, de conocimiento y de encuentro con la gente.
     
    2- La acumulación de nueva conciencia nos permitirá saltar a otro nivel
    – donde seremos amigos de la vida, abrazaremos a cada ser porque todos, desde las bacterias originales, pasando por los grandes bosques, los dinosaurios, los caballos, los colibríes y nosotros, tenemos el mismo código genético, los mismos 20 aminoácidos y las 4 bases nitrogenadas o fosfatadas.
    – todos somos parientes unos de otros con una fraternidad terrenal real como afirman la Carta de la Tierra y la encíclica Laudato Si sobre el cuidado de la Casa Común del Papa Francisco.
    – Será la civilización de la “felicidad posible” y de la “alegre celebración de la vida”.

  • Asun Poudereux

    Estoy bastante de acuerdo con lo expuesto en el artículo. Gracias.
    Hay algo que me retiene en mi manera de ver esto último:
    A su autor, Jürgen Moltmann, le preocupa mucho que los viejos fariseos y los nuevos revolucionarios nos angustien con demasiadas normas hasta hacernos incapaces para la libertad, la alegría y la espontaneidad y por tanto para nada nuevo. Sin el gozo y la libertad -y por tanto, del amor- no se crea tampoco  nada bueno.
    Habla de la angustia como algo que ha vivido  por experiencia. La angustia la induce el poder y toda persona que se otorga, sin réplica alguna, la posesión absoluta de la verdad dando las normas a cumplir para no hacer a las  demás personas  sentirse rechazadas, y por tanto,  culpables en sus propias carnes.
    La alegría, la espontaneidad, el gozo  son hermanas de la libertad y del amor que nace del ser humano y que nadie puede arrebatar por muy confinados que estemos. Tales sintientes no vienen de lo que otros nos hagan pensar e inducir a sentir.
    Qué vida tan pasiva si dependemos totalmente de lo que otros decidan. A nivel político sí lo parece y de hecho así es por más que nos repitan que esto es una democracia. Lo peor de ella es que nos digan que lo es y su funcionamiento es de partidocracia (oligarquía de partidos). Y a callar que para eso estamos nosotros (Me dicen sus caras y gestos estudiados).
    La democracia se va yendo cada día más a pique. Despertemos de una vez.
    Y lo más importante es que  los que se van quedando en la calle y sin trabajo, sí que pueden desear más que nadie una “más que normalidad” en reconocimiento, respeto, solidaridad fraterna y justicia para quedarse, que hasta ahora no parece que las normas lo consigan, si se separan del amor, que hermana y prioriza a todo lo anterior.    

  • carmen

    A mí tampoco me gusta nada. Le he cogido una manía a eso de las videoconferencias que es totalmente irracional. Uuuuuufffffff. Decían que qué bien, vamos, anda. Menudo sucedáneo, le oír decir el otro día a alguien. Como el chocolate. El chocolate es chocolate o no  se vale.

     

    Pero, usted a dos metros, y con mascarilla , y entre lo menos posible a centros cerrados. Y gel de manos o agua hermosa y jabón. Este virus jodío que decimos en Murcia, nos ha cogido una querencia a los mayores que pa qué.

  • Alberto Revuelta

    Llego al despacho hace un rato después de una larga y tempranera sesión de trabajo con el comisionado para el sector sur de Sevilla, las 3000 vaya. Analizamos las enormes barreras y dificultades que las gentes de aquí encuentran para que les orienten en en el Colegio de Abogados y peor aún en los palacios de Justicia a causa del miedo reiterado por activa y perifrastica a todas las horas del día que perjudica a los pobres, los aísla y los encierra no lime en su propio corralito. No digamos ya encontrar y visitar a los letrados del turno de oficio. Si desaparece la cercanía, el contacto, la escucha, la empatía, la compasión visible, serán los malabaristas del poder, ejecutivo, legislativo, judicial,policial,militar eclesiástico o científico y filosofico quienes construyan la nueva sociedad. El riesgo es algo más que una elucubración. Suena mal per cierto es que el aislamiento de los ancianos en las residencias y la falta de asistencia en ellas, ahorro para obtener beneficios, ha causado muertes, tantas con el virus, o así así. Leer a Bada sobre el gozo,la libertad y el futuro me ha quitado la mala leche (absolutamente murciana) que traía.

Deja un comentario