Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5537 Artículos. - 88134 Comentarios.

Galdós y Francisco al oído: “Hoy es un día de llanto”

I

     El coronavirus ha emulado ya los daños que la mal llamada “gripe española” de 1918 trajo a España. Se resienten la industria y el comercio, pero se resienten también las finanzas del Estado. Muchos hogares españoles se estremecen ante el paro que, temporal o no, ya se ha instalado entre nosotros. Muchos lloran ya a sus muertos.

     Muchos, los más, se preguntan qué hacer o como ayudar. Esa pregunta es personal, pero también es o debe ser institucional y corporativa de todos las instituciones sociales de cualquier índole.

     En este contexto estaba yo leyendo a Galdós y me parecía que más que leerlo yo, era él el que me hablaba, me susurraba al oído, con cálida voz, con palabras suaves, con sentido común; no sé si como aquel demonio del cantar de nuestra niñez: “El demonio a la oreja // te está diciendo no hagas ni eso ni esto, sigue durmiendo

     Pero Galdós no era negativo en su susurro, si no propositivo: “hay que hacer eso y esto y no estar durmiendo“. Hace días que tengo, indeciso, guardadas en un archivo algunas de las cosas que leí en Galdós o, quizá, como en un sueño, que Galdós me susurró al oído.

 

II

     Hoy traigo aquí las palabras de Galdós, no como un “tesis” o una “solución” a defender, sino como una hipótesis imaginativa que Galdós enunció en un texto el 8 de enero de 1865, en lo que llamó “Crónica de Madrid”, donde decía:

<< Si al menos la pedrería católica hiciera algo a favor del Tesoro. Si san José ofreciera su vara de plata y Santa Lucía sus ojos de oro. Si el arte de Benvenuto Cellini se sacrificara en aras de su patria… No te asustes, cristianísimo lector; esto no es una profanación, no hablamos de los vasos sagrados necesarios al culto; hablamos de esa quincalla de plata y oro que constituye la superflua opulencia de los templos, de los brazaletes, esas pulseras, esos pendientes, esas peinetas con que se presentan en el “petit comité” de un novenario las santas imágenes. (….) //

Respetamos la media luna y las estrellas de María; pero la vara de San José ¿a qué conduce que sea de plata? Si en el vestíbulo del Ministerio de Hacienda cayeran de un golpe todas las varas que hoy esgrime con mano fuerte el carpintero de Nazareth, otra sería a suerte del Tesoro. ¿De qué sirven tantos clavos de oro, tantos ramilletes de esmeralda, tantos primores de tocador? ¿Por qué han de competir los vestuarios de los santos con los vestuarios de la elegancia mundana?

Pero todo es inútil. Ni los que manejan estas cosas darían la vara de San José, ni harían caso del mismo Espíritu Santo que se lo mandara. >>

     Yo me digo que quizá sea este texto propio de este tiempo, en muchos sentidos “cuaresmal” y de “cuarentena” y para una reflexión serena y prudente.

     No se trata de “tirar la casa por la ventana”, no se trata de perder todo un bagaje de medios materiales que algún día de mayor necesidad pudieran ser utilizados, no se trata de presentarse desnudos en la Iglesia, imitando a San Francisco; se trata de racionalizar los medios y ponerlos al servicio de los más necesitados.

     Es una tarea que ha de hacerse; pero sin improvisaciones, con cabeza, quizá más lenta de lo que se quisiera para que sea eficaz, requiere una previa planificación y coordinación. Cada objeto debe dar lugar a una decisión propia y meditada.

     Habrá que definirlo. Sabemos lo que pasó con la desamortización que produjo efectos no deseados. No se trata de eso. No se busca crear una imagen publicitaria, sino eficacia de ayuda al prójimo.

 

III

     Leo en Religión Digital del 4 de octubre de 2013, un reportaje de Rocío Lancho García, sobre la vista del Papa Francisco a la Sala de la Expoliación, en Asís, donde San Francisco se desnudó, como símbolo de renuncia y entrega a los pobres.

     Llegado el momento de hablar, dice el reportaje, “El papa Francisco ha dejado el discurso que llevaba preparado para hablar de forma improvisada.”. Y sigue:

Ha comenzado señalando que estos días pasados en los periódicos se hacía ´fantasía´, sobre que el papa en Asís expoliará la Iglesia, los hábitos de los obispos, los cardenales, a sí mismo. El santo padre ha matizado que ésta es una buena ocasión para hacer una invitación a la Iglesia a expoliarse. “

     Y concluye la reportera:

<< Por eso Francisco recuerda que “si queremos ser cristianos no hay otro camino“. Así mismo ha advertido sobre el peligro de ser cristianos de ´pastelería; es decir, como tartas muy bonitas pero sin nada en el fondo. >>

     Y sigue el reportaje:

<< Al finalizar se ha dirigido a los presentes, pobres asistidos por Cáritas. El pontífice ha comentado que muchos de ellos han sido expoliados “por este mundo salvaje” que no da trabajo, que no ayuda y que nos se preocupa si la gente muere de hambre, que tienen que huir buscando libertad, “con tanto dolor vemos que encuentran la muerte como ayer en Lampedusa. Hoy es un día de llanto“. >>

NOTA: La utilización de negrita para destacar algunos textos citados es mía.

10 comentarios

  • ELOY

    Muchas gracias por tu comentario Eduardo.

    Siempre aportas matices o enfoques que hay que considerar.

    Sé que entrar en estos medios digitales te supone dejar tus habituales ocupaciones de estudio y que por muchas razones no siempre resulta fácil, así que doblemente agradecido.

  • eduardo

    Una vez más es un placer leer al “sabio y sosegado gallego” Eloy Isorna. Necesitamos esas reflexiones, más allá de  lo que imponga la coyuntura en ese momento.

    En el caso de Eloy siempre extrayendo enseñanzas de una historia, lejana , pero muy presente. Y el personaje de Galdós, valiente donde los haya, que armado de coraje apeló a una justicia distributiva de andar por casa. No hablaba de una nueva desamortización , sino de volver la mirada hacia el prójimo, hacia el próximo, con pequeñas iniciativas.

    Lamentablemente la iglesia oficial, no la iglesia de a pie, mira ante una situación grave como la que estamos viviendo , para otra parte.  Hace tiempo que tampoco permite ni plantear la posibilidad de aportar a través del IBI fondos a un estado, que los usaría con buen criterio.

    El discurso del papa Francisco, esperanzador y estimulante, tiene que sortear muchos obstáculos, salvar muchos filtros, pero es un testimonio, que hace años necesitábamos en la iglesia. Vamos a ver, si en un futuro, cuando ya no esté entre nosotros, prende la llama del espíritu en las cabezas y corazones sensibles dentro del consistorio.

    La iglesia creo que desaprovecha un momento único para ganar credibilidad entre la ciudadanía, si diera un paso al frente- incluso publicitado-  que nos convenciera de que el evangelio se está empezando a leer bien.

    Ojalá mi juicio sea precipitado . Me encantaría rectificar mañana mismo.

     

    l

  • ELOY

     
    Vuestros comentarios siempre aportan nuevos puntos de reflexión.
    Muchas gracias Alberto Revuelta, ana rodrigo, mª pilar, Asun Poudereux, Benjamín Vázquez y Román Díaz  Ayala.
     
    Estoy con Alberto en la aguda comparación que hace ente la generosidad de Don Berardelli cediendo su respirador a otra persona, y la vara de  plata de San José. Y ese reconocimiento hay que hacerlo, pues como dice ana rodrigo, ese gesto pone de relieve la existencia de un  “potente patrimonio humano de gente heroica“.
     
      Pero como dice la propia ana y ratifica mª pilar, eso no estorba a considerar que comunitariamente  u orgánicamente,  existe , en conjunto una acumulación de riqueza, que no debe quedar ante la posibilidad de poder ser utilizada en beneficio de los más necesitados.
     
    Y la propia mª pilar, pone un ejemplo bien elocuente: se construyó “una barriada de viviendas, para todas las personas que vivían en chabolas, debajo de algún puente, en la calle“.
     
    Hace alusión Ana al IBI. El Ayuntamiento de Cádiz, intentará cobrarlo; dejo aquí un enlace sobre el tema:
     
    https://www.religiondigital.org/espana/Ayuntamiento-Cadiz-IBI-Iglesia-destinara_0_2215878398.html
     
    Sigamos.
     
     Hoy, en teoría, el Estado, en cualquiera de sus manifestaciones estatales, autonómica, provinciales y locales, parece haber asumido la tarea de la construcción de viviendas para gentes necesitadas, al igual que otras obras benéficas, pero que , por desgracia pueden terminar algunas en manos de “Fondos buitres” , que dan al traste con el objetivo, y en lugar de viviendas para personas necesitadas se convierten en fuentes de rendimientos para fondos de inversión que lo que buscan es rentabilidad del dinero invertido, tanto más en estos tiempos en que los bancos no pagan sino que cobran por tener en ellos nuestros ahorros, por ejemplo si no son de la cuantía que consideran oportuna o no les compensa el depositario con la compra de seguros , domiciliación de recibos o de la fuente de ingresos (nomina pensión).
     
    Permitidme un inciso sobre las comisiones de la Banca
     
    Este asunta merecería un artículo aparte, pero ¿somos conscientes que a las personas en paro, es decir sin nómina y si pensión , y que no cobren el paro, las entidades financieras les pueden llegar a cobrar hasta 60 euros trimestrales por el simple hecho de tener una cuenta bancaria abierta, instrumento hoy necesario para cualquier gestión administrativa y ciudadana en general?
     
    ¿No deberían estar obligadas las entidades financieras a permitir abrir cuentas corrientes o libretas de ahorro, sin coste alguno,  a los más necesitados,  es decir, aquellas personas que no tienen ingresos, o los tiene intermitentes (trabajo temporal) y no tienen capacidad de ahorro. ?  ¿Vigila estas conductas el Banco de España,? ¿Las permite? ¿Las permite aunque sean corporativas, es decir fruto de acuerdos tácitos y ocultos entre las propias entidades, con lo que se quiebra el llamado mercado libre y de competencia, para convertirse en un mercado oligopólico, en el que las entidades que en él operan imponen sus intereses ?.
     
    Pero sigamos
     
    Asun Poudereux, expresa algo no nombrado, pero, como ella dice presente sin nombrarlo,: “la sensación de Trascendencia sin necesidad de pensar ni hablar de ella. “. ¿Aprenderemos?.
     
    Porque detrás de todo texto podemos leer valores, ideas, creencias, soplos del espíritu, no nombrados pero presentes.
     
    No es preciso ni bueno usar el nombre de Dios en vano.
     
    Benjamín Vázquez, no puede dejar de expresar su dolor de años sobre el asunto de las riquezas superfluas. Y entiendo que trae el recuerdo de aquella definición de la Iglesia que dice la Iglesia es el “conjunto de los fieles cristianos“.
     
    Hoy cuando se habla de la Iglesia se habla de la jerarquía y de sus decisiones, ¿porqué? ¿porque algunos hablan mucho y otros hablan poco?. Creyentes o no, muchos se duelen de la imagen negativa que muchas veces dan los poderes eclesiástico.
     
    Además Benjamín, periodista, tampoco puede quedarse insensible cuando se nombra a Galdós novelista, cronista, diputado varias veces, en alguna de ellas con la conjunción republicano- socialista: en las elecciones del 8 de Mayo de 1910, figura el primero en la lista por Madrid de la  conjunción republicano – socialista, en cuya lista figura también Pablo Iglesias   
     
    Román Díaz Ayala, conocedor de tantos temas y seguidor atento de la historia desde el siglo  XIX, hasta hoy, entiendo que viene a decirnos que Francisco cambió un modo impositivo de gobierno en la Iglesia por un modo propositivo: de ordenar pasó a invitar y hace referencia a las inmatriculaciones.
     
      Gracias otra vez por vuestros comentarios.
     
    Ya sabéis que Antonio Duato dice siempre que lo importante en ATRIO no son los artículos, sino los comentarios.
     

  • Román Díaz Ayala

    La manera más tradicional de afrontar lo problemas se da por la imposición en un ejercicio de autoridad. Otra manera surge de la cooperación entre los miembros del colectivo. Pero en toda ocasión nada se consigue sin la solidaridad.

    El Papa Francisco presentó una novedad de actuación mediante la invitación. Y así hemos leído que proponía a la Iglesia que se  expoliase a sí misma. Mientras, la Iglesia de España seguía dedicada a las inmatriculaciones. No encontró complicidades clericales.

    Dejar el asunto en la autoridad civil (revertir el sistema mediante una nueva legislación que enmiende la introducida por los gobiernos de José María Aznar) es como volver a las desamortizaciones del siglo XIX.

     

  • Benjamin Vázquez

    Ciertamente Eloy. La iglesia-institución, jerárquica porque si, porque así debe ser aunque haya jerarcas impresentables e insolidarios con los pobres; que no están para servir y reclaman ser servidos (que no han sido elegidos ni deseados por el pueblo, porque vienen impuestos desde arriba); esa iglesia-organización de pompas, lujos y oropeles, que atesora riquezas incontables; esa iglesia de “voxeros” que exhiben rosarios y se declaran católicos de toda la vida, despreciando, vejando e insultanto al pobres emigrante  (incluso al menor de edad o “mena”) que pide refugio, amparo y ayuda, esa mal llamada iglesia -con sus obispos entronizados, NO ES, de verdad, la IGLESIA-COMUNIÓN, esposa.de Cristo, tal como se proclama en las Sagradas Escrituras.Y por ende, creo que tampoco puede ser la que condena o anatematiza inflexiblemente a los que la critican o a los que no se ajustan a unos cánones creados con exigencias ajenas a la caridad, a la comprensión y la compasión. En suma, pienso que tenía razón Charles Puguy cuando, ya al final de su vida, dijo que el se sentía cristiano; pero cristiano sin iglesia.

    Ojalá que el Papa Francisco y sus seguidores puedan llevar al cabo, de verdad, su reforma en pro de una Iglesia de mujeres y hombres iguales; pobre y, por ende, al servicio de los pobres. Más allá de las palabras y las diplomacias palaciegas.

     

  • Asun Poudereux

    Me ha parecido oportuno pegar aquí esto. Gracias Eloy.
    Muy viva y presente la sensación de Trascendencia sin necesidad de pensar ni hablar de ella. En el silencio está y es reconocible una energía que nos trasciende sin exigir  nada a cambio. Solo ver lo que ha quedado escondido en nuestra vida diaria y hacer lo que nos mueve en coherencia. ¿Y para qué?
    ¿Os parece poco sentir que el ser humano, una misma,  no está sola e indefensa? Pues esto mismo no se queda en uno mismo. Ni en escritos y palabras llenas de buenas intenciones.
     Y aclaro. Hasta ahora muy poco ha ido emergiendo la consciencia-conciencia  de lo que realmente somos y es,  para que a nivel colectivo el ser humano haya puesto su atención y esfuerzo en la justicia,  solidaridad y dignidad de todas las personas.
     En cambio, no se ha parado de hablar de Dios, de mil modos, por los que solían tener sus necesidades primarias servidas, como privilegiados de otro mundo en este mundo, al tener todo su tiempo para ellos mismos, haciendo proselitismo religioso y doctrinal imponiendo e implantando normas y leyes.  Aceptando regalos y donaciones  de todo tipo, cuyo uso posterior escandaliza.
    Gracias a que como en todo grupo y sociedad hay excepciones. Benditas son.  Pero siguen todavía siendo  muy pocas y raras,  para que la religión se haya implicado realmente y así ayudar a transformar activamente este mundo en el que vivimos todos. Y no limitándose a lo que es la caridad usual  con ánimo de reconfortar conciencias. Sí siempre hay excepciones. ¿Pero en líneas generales?

      

  • mª pilar

    Estoy totalmente de acuerdo, con el art. y con los dos comentaristas.

    ¿Cómo se podría hacer?

    No solo para la iglesia sería:

    ¡Bueno y necesario!

    Este desprendimiento de tanta riqueza superflua, que está clamando a gritos, ante la crecida imparable de la pobreza.

    Cuando yo era niña, el arzobispo que regía en Zaragoza, emprendió una tarea genial, que necesitó de muchas manos para en parte, llevarla a cabo.

    Construyó una barriada de viviendas, para todas las personas que vivían en chabolas, debajo de algún puente, en la calle; muchas personas se unieron a esta labor:

    ¿Haciendo qué?

    Pues adobes al otro lado del río, que se ponían al sol para su secado, y después, ir levantando las casas.

    No sé… no lo recuerdo… cómo afrontó económicamente ese proceso; pero hay tantas maneras de hacer algo con ese tesoro tan enorme, y que es como un insulto para las personas que nada o casi nada poseen, y para todas aquellas, que llevan grabadas en sus vidas las Palabras de Jesús el Galileo.

    Sería para mí, una gran alegría que esto sucediera, y ¡a manos llenas! porque nos enseñaría, que la vida hay que vivirla:

    ¡¡¡De otra manera!!!

    Gracias Eloy, por esta suave manera de despertar nuestros letargos, deseo de corazón, que llegue al seno de la iglesia, especialmente…la de los príncipes y señores de seda y joyas de todo calibre.

    Lo deseo de todo corazón.

    Abrazo entrañable.

  • ana rodrigo

    Cuando el otro día mencioné a algunos entes de acumulación de riqueza con la que se podría evitar muchas muertes y sufrimientos en el mundo a diario y antes del coronavirus, me olvidé de mencionar la riqueza acumulada en templos, vírgenes y santos, así como museos de la Iglesia católica, invalorable monetariamente, pero, desde mi punto de vista, escandaloso sin paliativos para el mundo. Especialmente porque la vida del fundador del Cristianismo, Jesús, formó  un sencillo movimiento de gentes del pueblo y comunidades solidarias que tiene poco que ver con esta acumulación de bienes valiosísimos, única institución en el mundo con la que nadie puede competir en esta cuestión.

    Reconozco que es muy difícil gestionar este patrimonio, gran parte del cual es patrimonio de la humanidad, pero la Iglesia católica tiene un gran problema. Porque es incompatible con poner el mensaje evangélico al desnudo con el patrimonio que la respalda materialmente, al que se puede unir el que no pague el IBI de inmuebles o cobre del estado español tantos millones o compre por 30 euros la mezquita catedral de Córdoba y tantos otros inmuebles.

    Ciero, que, como dice Alberto, también tiene un potente patrimonio humano de gente heróica. Hoy hace 40 años del asesinato de Monseñor Romero, por ejemplo. Pero éste es otro capítulo.

     

  • Alberto Revuelta

    Don Berardelli, un cura de 72 años, en Lovero, Italia, ha muerto el pasado día 15 tras haber renunciado a queble facilitarán un respirador en el hospital donde el coronavirrus lo había conducido, para loutilizaran con gente más joven y que necesitará vivir para ayudar a otros. La vara de San José, Eloy

Deja un comentario