Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5237 Artículos. - 83788 Comentarios.

Aprendiendo de un virus

     Encerrado en casa por culpa de un bichito y la super-gripe que le acompaña,  me viene a la memoria  la historia del Titanic. Nuestra vieja Europa,  pilar de la civilización occidental, líder comercial en un mundo globalizado, copartícipe en avances tecnológicos tan llamativos como el desarrollo de la  todopoderosa inteligencia artificial, orgullosa de sí misma y no exenta de ciertos rasgos de prepotencia, estaría jugando el papel del famoso transatlántico. ¿Y qué le está ocurriendo, aparentemente al menos? Pues algo así como que se le ha venido encima un iceberg, en forma de una especie de marabunta, el  coronavirus de nuestros dolores, que  le está poniendo patas arriba. Un auténtico terremoto sanitario y socio-económico que tiene en vilo a todo el mundo.

     Ante lo que se está viviendo día a día, normal que la gente de a pie se haga un montón de preguntas y no acabe de entender lo que está pasando. Tiene que haber gato encerrado. En este punto, cada uno podemos dar nuestra más o menos modesta opinión, pero no estaría de más que la ciencia, de la mano de los sabios doctores,  tratara de explicarnos lo que está ocurriendo en realidad. No cabe duda de que el virus es algo malo en sí mismo,  pero no parece ser nuestro único problema. Lo que sí parece estar ocurriendo es que está sacando a la luz otros males,  igual de malos o incluso peores,  a los que habrá que prestar atención para que nos estallen en el momento más inoportuno. Habrá que tenerlo en cuenta si queremos salvar a Europa y……… de paso al mundo.

     No voy a ponerme a enumerar riesgos a futuro bien sabidos por cierto que, al parecer y hasta ahora al menos, no asustan demasiado a los poderes fácticos. Como alternativa a lo que está sucediendo, solo voy a repetir una frase copiada a alguien cuyo nombre no mencionaré, para que el “quien lo dice” no nos distraiga de “lo que dice”: es obligado que vivamos de otra manera.

35 comentarios

  • oscar varela

    Buen día!
    En torno al Curso digital “Temas de Cristología”.
     
    Hace 54 años asistía yo a un Curso de similar Asunto en la Universidad de Munich/Alemania.
    El Profe era un tal Müller.
    Creo poder resumirlo en las dos frases en que él hacía pie:

    UNA:
    la palabra PEZ (cuya imagen –dicen- era la contraseña de la secta).
    Esa palabra en griego era IXZÜS; que en acróstico es:
    I: Iesus (JESÚS)
    X: Xristós (CRISTO)
    Z: Zeus (de DIOS)
    Ü: Uios (HIJO)
    S: Soter (SALVADOR)
    que leído de corrido da el Dogma:
    “Jesucristo es el Hijo de Dios, Salvador nuestro”
     
    DOS:
    “Jesucristo no salva PORQUE ES EL SALVADOR, sino que
    Jesucristo es el salvador PORQUE NOS SALVA”
     
    La clave la ponían en el “QUÉ, CUÁL, QUIÉN” era la CAUSA (el “porqué”)
    del EFECTO producido (la “salvación”).
    ……………………..
     
    En esa Alemania campeaba la Filosofía “existencialista” de Heidegger,
    con los métodos de la “Escuela de las Formas” (Formgeschichte),
    y “de la Interpretación” (Auslage), e.d. Hermenéutica, (p.e. Gadammer)
    que aplicaron a la Teología los que hicieron “escuela”
    Rudolf Bultmann (Alemania), Oscar Cullman (Francia)
    Nota: todos Autores que yo leí en su idioma.
    ……………………..
     
    Dentro de ese círculo de investigación
    no encontré -ni a mí se me ocurrió- la sencilla pregunta de:
    ¿SALVAR-NOS DE QUÉ o DE QUIÉN?
    ¿QUÉ, CUÁL, DÓNDE, ES y/o ESTÁ EL PELIGRO?
    Nota: problema similar al que enfrentamos ante el todavía misterioso virus
    ……………………..
     
    Tal vez sea esto último lo que valdría la pena
    de arriesgar alguna averiguación,
    más que de hacer malabares cuidadosos
    para acorralar la vida a un dogma.

  • oscar varela

    Hola!
     
    (1) INFORMÁNDOME sobre los envíos de médicos cubanos a otro Países
    topé con un (2) COMENTARIO
    que me disparó alguna (3) REFLEXIÓN.
    …………………………………
     
    (1) INFORMÁNDOME:
    – “Coronavirus: Salud bonaerense evaluará la oferta de Cuba de enviar médicos “
     
    (2) COMENTARIO:
    – “Estos médicos cubanos no reciben todo el dinero que cada país le paga al Estado cubano.
    La mayor parte pasa directamente a las arcas de la Revolución”-
     
    (3) REFLEXIÓN:
    El Comentario supone:
     
    a) una ideología de “merito-cracia” mercantil.
    (que se es “Profesional” solo por esfuerzo “individual”,
    ninguneando que la Sociedad -el esfuerzo de “todos”-
    es quien le ha prestado los Medios: Profesores, Universidades, etc.)
     
    b) una ideología de aprovechamiento usurario de
    – “prestigios” existentes (no ganados individualmente)
    – sentirse “superior” a los Oficios (tareas mano-corporales)
     
    c) que no hay injusticia en escamotear el “rendir cuenta e impuesto”
    – a la Sociedad que le posibilitó su “puesto”
    – para reciclar en SERVICIO la teta de la que mamó.
    …………………………….
     
    Todo el concepto de COOPERACIÓN
    brota de este concepto de SERVICIO.

  • Román Díaz Ayala

    La metáfora del Titanic.

    Me había quedado con la mención casi obligada al Titanic que hacía Iñaki para    reflexionar sobre ello y el coronavirus, pero los comentarios seguían otras vertientes.

    Dice Isidoro que el lenguaje humano es todo él una metáfora y aquí se estaban cumpliendo las reglas. La distopía es algo recurrente cuando se pone a prueba, desmoronándola,  la idea de “progreso” que se ha instalado en  nuestra sociedad, la occidental, y que hemos llegado a  mundializar, ya desde el siglo XVII, la utopia que hemos sabido exportar desde Europa.

    El Titanic fue el orgullo del avance tecnológico que había heredado el siglo XX, un barco “insumergible”, con sus compartimentos estancos, pero que en su viaje inaugural fue a chocar contra un maldito iceberg salido de la nada.

    Aunque parezca que alguna que otra conclusión esté hilvanada con hilos hilos muy débiles, es cierto que la tragedia actual nos está enfrentando a males como el sistema de organizarnos en sociedad y no sólo en lo económico, nuestras formas de convivencia, y hasta las cosas que hemos permitido que se introduzcan en la sociedad civil.

    Una de ellas es el supremacismo con el que que hemos ido actuando para juzgar y enjuiciar actos y actitudes. Y para que no se crea que me voy por alguna determinada vertiente ideológica pongo  como ejemplo el estúpido papel que hicieron las autoridades políticas de la Comunidad de Madrid reclamando para sí determinadas ferias  en clara competencia con el Ayuntamiento de Barcelona. ¿No habíamos quedado en que  tanto Cataluña como las restantes partes de España somos todas parte de la mismo?

    Si no aprendemos nada de la lucha contra la epidemia que nos azota es que no nos merecemos como pueblo.

  • Honorio Cadarso

    Iñaki SS. paisano: Qué civilización occidental ni qué niño muerto? Me suena a un complejo de superioridad tu expresión de salida. Hoy tenemos en marcha una civilización oriental que nos ha demostado una manifiesta y descomunal superioridad en la manera de afrontar y solucionar el problema del coronavirus, que antes de esto hizo trizas la estrategia occidental del colonialismo y el opio, el sistema soviético y la teología maoísta, y sacando de su sabiduría ancestral una respuesta a los agobios de unos y de otros, nos está dando “sopas con onda”. Si no somos capaces de superar nuestro mirarnos al ombligo y dialogar de igual a igual con los indios de la Amazonía, y sumar los pensamientos y aciertos de todos los pueblos, confesedmos al menos que los occidentales somos los más analfabrutos del mundo desde sus orígenes hasta hoy.

  • ELOY

     
    En principio he de decir que Isidoro García tiene razón en su aclaración de que una cosa es el valor en bolsa de las acciones de una empresa (títulos de propiedad que se compran y se venden) , y otra el valor real de la empresa.
     
    Un ejemplo:
     
    I) Supongamos que varios hermanos son dueños de una empresa. Y uno de ellos queriendo llegar a tener el cien por cien de la propiedad, está dispuesto a comprarles su parte al resto de los hermanos.
     
    2) Unos, necesitados de dinero ( o por otras razones) dirán que sí que quieren vender por un precio x. Otros de los hermanos que no necesitan dinero en ese momento, o por otras razones, dicen que no quieren vender.
     
    3) Entonces el hermano que quiere comprar la propiedad de toda la empresa, compra la parte del que quiere vender por x .
     
    4) Y  seguidamente se dirige al resto de los hermanos y les ofrece a cada uno de ellos una cantidad superior a x, hasta que los convence a cada uno que vendan al precio x + 1 o x +2 o lo que sea.  
     
    Aquí ha habido una compra y venta de la propiedad de la empresa, y unas ganancias (o pérdidas ) para los propietarios (dueños de las acciones), pero ello “en principio” no afecta para nada al valor “material” de la empresa, ni “en principio” a su funcionamiento
     
                                                             II
     
    La empresa sigue comprando y vendiendo, ganado dinero, pagando a sus empleados y a sus proveedores. Y su solvencia y valor contable y empresarial en principio no cambia.
     
    En una compra y venta de acciones en bolsa, cambian los propietarios, pero eso, (sobre todo en las sociedades anónimas), “en principio” no afecta a la empresa.
     
                                                          III
     
    Otra cosa, es que más tarde el nuevo propietario introduzca cambios en el funcionamiento de la empresa, o que tenga fama de ser un desastre y los proveedores y clientes desconfíen de él.
     
    Porque las empresas además de tener un valor contable y material, tiene “fama” como las personas, y ese valor ” de comercio” puede verse alterado por un cambio  en los propietarios,
     
    Pero podemos decir con Isidoro,  que las compras y ventas especulativas en bolsa reflejan las “expectativas” de los propietarios de las acciones, pero no el valor real de la empresa, aunque este se tenga en cuenta para esas expectativas.
     
    Lo que sí le interesa mucho a la empresa es que cuando vaya a emitir nuevas acciones (nuevos títulos de propiedad) en bolsa, sus acciones coticen alto , para que se las paguen alto. Y entonces sí ese dinero entrará en la empresa como ampliación de capital y tendrá la empresa mayores recursos.  
     
                                                             IV
     
    Hay que saber también que varios  tipos o clases de inversores en bolsa; unos que van a la bolsa a especular buscando ganar dinero con la frecuente compra y venta de acciones de todo tipo; otros que de la bolsa solo esperar cobrar el dividendo (parte de beneficios) que les corresponda según el número de acciones de las que sean propietarios; y otros que se sienten implicados en la empresa y en la vida de la empresa, que, por ejemplo , ostentan puestos de dirección o en el consejo de administración, o aunque no los ostenten que por razones varias tienen interés personal en que la empresa vaya bien, y tienen vocación de permanecer propietarios de esa empresa y no quieren vender sus acciones salvo circunstancias de fuerza mayor (por ejemplo en empresas familiares)
     
                                                         V
     
     Pero hay otro tema de actualidad, que debe ser traído a discusión (que ya plantee en otro comentario en otro post) Y este tema interesa porque afecta a los más débiles.
     
    Me refiero a las condiciones que está imponiendo la banca a sus clientes menos pudientes. Este asunta merecería un artículo aparte, pero aquí queda esbozado.
     
    1 ) ¿somos conscientes que a las personas en paro, es decir sin nómina y si pensión , y que no cobren el paro, las entidades financieras les pueden llegar a cobrar hasta 60 euros trimestrales por el simple hecho de tener una cuenta bancaria abierta, instrumento hoy necesario para cualquier gestión administrativa y ciudadana en general?
     
    2) ¿No deberían estar obligadas las entidades financieras a permitir abrir cuentas corrientes o libretas de ahorro, sin coste alguno,  a los más necesitados,  es decir, aquellas personas que no tienen ingresos, o los tiene intermitentes (trabajo temporal) y no tienen capacidad de ahorro. ?
     
    3)  ¿Vigila estas conductas el Banco de España,? ¿Las permite? ¿Las permite aunque sean corporativas, es decir fruto de acuerdos tácitos y ocultos entre las propias entidades, con lo que se quiebra el llamado mercado libre y de competencia, para convertirse en un mercado oligopólico, en el que las entidades que en él operan imponen sus intereses ?.
     
     
     
     
     

    • oscar varela

      Pienso que el Título V
      -“Pero hay que traer otro tema …”-

      1- deja en claro que los Títulos anteriores son “ANACRONISMOS”.

      2- que la seriada de (¿?) interrogantes
      clama por una NUEVA PERSPECTIVA de lo que sea ECONOMÍA;
      no la de un mero “parcherismo” de la dominante (Mercado – Chicago Boys).

      Hay que postular una NUEVA GOBERNANZA de la Gente.

      ¡¡¡Basta de parcherismos GATOPARDISTAS!!!

      • Carmen

        Porque además, hay cantidades de sociedades opacas. Y agrupaciones de sociedades entre sí. Es que el dinero, el de verdad. El Dinero, está en manos de veinte o treinta personas que mueven los hilos de las bolsas del mundo. Y el dinero en paraísos fiscales y opacos. Es que eso es el sistema capitalista. Eso mismo. Y ahora hay libre circulación de dinero en el planeta. Si a eso le unes los bulos financieros que se inventan, pueden destruir un país. Y desde luego una empresa.
        Si es que ese es el sistema económico que tenemos. Es que tenemos las de perder los trabajadores. A ver por qué hay países que tratan sapos y culebras de países económicamente fuertes. Porque los pueden hundir. Piense en América Latina. Piense en maduro lo que está aguantando. Y piense en otros dirigentes de otros países. Se rinden al capital. Claro.
        Si es que ese es el problema.
        Por eso pienso que antes o después saldrá un sistema económico nuevo. Tiene que salir. La gente no va a aguantar muchos años más.

        Así pienso.
        Seguramente me equivoqué. No sé.

      • ELOY

        Muchas gracias Oscar por tu comentario, perspicaz como siempre.

        Espero poder darte una respuesta más amplia en unos días.

        Siempre leo todo lo que publicas en ATRIO. Gracias otra vez.

      • Carmen

        Ese pensamiento me suena

      • ELOY

        Hola Oscar.
        Estos días tenemos la cabeza nublada, los sentimientos a flor de piel y una serie de ocupaciones y preocupaciones propios de la situación de contagios del virus, enfermedad y mortandad que padecemos.
        Pero, con el corazón encogido por dichos temas, voy a intentar ultimar el comentario que comencé sobre el sistema financiero.
        Hace tiempo que las entidades financieras están llevando a cabo algunas políticas que deben ser puestas de manifiesto, y objeto de análisis sereno por parte de los ciudadanos y por parte las instituciones financieras de legislación y control.
        I
        Una de ellas es la que ya señalé de, no solo no remunerar el ahorro de los ciudadanos,(aunque ellas lo sigan prestando y cobren intereses por esos préstamos), sino de cobrar a los ciudadanos por tener una cuenta bancaria abierta con dinero depositado en ella, pero que no cumpla otras condiciones complementarias que impone el banco o entidad financiera.
        El depositante no tiene capacidad ninguna de negociar, dichas condiciones e ignoramos si las autoridades financieras las han autorizado expresamente, aunque es de suponer que las conozcan, pero que sepamos nada han dicho públicamente.
        El ciudadano, tampoco le servirá de nada intentar cambiar de entidad financiera porque ¡¡ oh casualidad !!! casi todas las entidades financieras han tomado medidas similares.
        De forma que el ciudadano se ve obligado a dejar de disponer de una cuenta bancaria (imprescindible hoy para muchas gestiones, incluso el cobro de ayudas públicas) o a perder los pocos ahorros que pueda tener porque el banco (o entidad financiera similar) se los irá quedando poco a poco con el cobro de las comisiones trimestrales, como “sanción” por no cumplir algunos de los requisitos del Banco o entidad financiera. le ha impuesto.
        Nada sé de que las asociaciones de consumidores hayan emitido opinión pública o realizado gestión que sea conocida sobre este asunto.
        . II
        Otro aspecto que interesa destacar del comportamiento generalizado de los Bancos y entidades financieras similares, es lo que podríamos llamar “derivación del riesgo”
        Se trata de que antes el dinero que los bancos tenían de sus clientes el propio banco lo negociaba invirtiéndolo en préstamos, créditos y otras operaciones financieras. Si esa operaciones salían mal el banco era el que pedía el dinero.
        Pero ahora el banco ha trasladado el riesgo a los clientes. les dice que el dinero que tienen allí depositado lo pueden invertir en este u otro producto financiero.
        Casi todos esos productos financiero (bonos, obligaciones, acciones, etc. ) son de renta variable y ,si no siempre al cien por cien, todos llevan siempre incorporada una parte de riesgo, con lo que si hay pérdida, es el cliente y no el banco el que pierde el dinero.
        Antes se decía que los bancos cobraban interese porque ese era el pago del riesgo que asumían al conceder créditos y hacer inversiones.
        Pero ahora el que asume el riesgo con los créditos e inversiones, al menos en parte y cada vez más, es el propio ciudadano depositante del dinero, que lo invierte a través del banco, pero asumiendo riesgos propios.
        III
        Tengo a la vita la comunicación de una entidad financiera:
        Para no cobrar comisiones por tener una cuenta en dicha entidad, habrá que cumplir alguna de estas tres condiciones.
        1) Tener domiciliada una nómina de más de 560 euros o pensión mayor de 275 euros.
        Recordemos que las personas que trabajan a tiempo parcial (muchas en comercios, empleados de hogar, etc.) incluso después de la subida del salario mínimo no llegan al requisito de 560 euros al mes.. No digamos ya los que están en paro y no reciben ayuda o subvención, o la reciben en cantidades inferiores a las citadas.
        2) O alternativamente a lo anterior, tener más de 20.000 euros en determinados productos.
        ¿Cuántas personas, jóvenes o mayores, disponen de ahorros de 20.00 euros para tenerlos inmovilizado en determinados productos ?
        3) Tener domiciliados 3 recibos o, alternativamente hacer tres compras con tarjeta al mes..
        COBROS DE LA COMISIÓN
        Si se cumplen esas condiciones no se cobra comisión,
        Pero si se cumple sólo el 1) se cobrará una cuota de 15 euros cada trimestre.
        Pero si no se cumple el primer requisito (por ejemplo nómina inferior a la citada o no se tiene nómina ni pensión, por estar en paro, ) la comisión será de 60 euros al trimestre.
        No figuran por escrito excepciones por causa de pobreza o cualquier otra razón.

      • oscar varela

        Gracias ELOY!
        Los 3 items (I – II y III) confirman y acentúan
        que las ENTIDADES FINANCIERAS
        son unos “hideputas” en lengua cervantina.
        ……………….
        Hace años que pertenezco a la “Comisión de Asociados”
        de una Cooperativa que es un Banco (Banco Cooperativo)
        con Sucursales en todo el País – Argentina.
        ……………….
        Desde hace años que venimos postulando una
        LEY DE SERVICIOS de las ENTIDADES Financieras.
        ……………….
        El Sistema imperante (USURA) no afloja.
        Con Macri (Neoliberalismo desenfrenado) se perfeccionó:
        1- El Banco Central de la República emite Bonos con Renta del 75%
        2- Lo compran los Bancos con los Depósitos de la Gente.
        3- A la Gente le rentan al 40%
        4- Ergo: Ganancia bancaria (sin hacer más que un carajito de 5%) = 30%

        HACEN PLATA CON TU PLATA
        En mi Barrio los llamamos CHORROS!!!

    • Carmen

      Es que las empresas no suelen ser familiares, que también las hay. Son de los accionistas. Que no tiene porqué ser familia. Y si los accionistas se asustan , venden acciones a precio bajo, la empresa se va a pique. No el accionista. La empresa. Esto estaba planeado desde el punto de vista si afectaba o no al trabajador. Y creo, opino, pienso que es el que paga en realidad con su perdida de trabajo.

      Vamos. Eso me dice el sentido común. Si las acciones de la Seat por ejemplo, caen en picado, es porque se está retirando dinero de la empresa. Los accionistas la abandonan,se van a otro sitio. La empresa quiebra y a ver quién paga el pato.
      En esos términos estaba planteado el tema. Esa es la preocupación. Que el dinero huya del parqué español. Y la preocupación no es por los accionistas, sino por los trabajadores.

      Eso es lo que entiendo.
      Sorry
      Soy muy muy muy cabezona.
      Buen día.

      A todo esto, ni idea, pero son las conclusiones a las que llego. Por eso mismo estamos en manos del capital. Totalmente.

  • Isidoro García

    Vamos a ver Iñaki. Yo he dicho y sostengo que la cotización de las acciones de una empresa en  bolsa, no influyen para nada directamente en la sanidad de una empresa. Pero lo contrario si ocurre. Es un tema de confusión entre causa y efecto. Es el famoso dilema: ¿el perro mueve la cola porque es feliz, o es feliz porque mueve la cola?.

        Naturalmente que una empresa con buenas expectativas, ya por su buena gestión o porque las circunstancias del mercado le favorecen, hará que sus acciones sean muy valoradas, y subirán de precio, y viceversa.

    Pro los movimientos especulativos de bolsa, solo afectan a los compradores en Bolsa. Ahí sí, entre los asiduos a la Bolsa, unos ganan y otros pierden, pero la empresa ni se entera, ni para bien, ni para mal. (Que por otra parte, entendí que era la duda de Gonzalo).

    Otra cosa es que como la opinión pública, (muy desinformada de las cuestiones económicas, por periodistas que no suelen tener mucha idea, o están muy ideologizados), asocian automáticamente alta cotización con la buena salud de la empresa, y a los dirigentes de estas, no les guste que sus acciones bajen. No para beneficiar a la empresa, (que repito, ni se entera), sino para presumir de buena gestión personal, e incluso cobrar bonus de gestión. (Al fin y al cabo a los dirigentes de la empresa los nombra el Consejo de accionistas, a los que les gusta que sus acciones suban). 

    Solo los bancos, para los que la confianza pública es muy importante, sí pueden resentirse de una baja cotización especulativa, pues si la opinión pública la asocia a un mal estado del banco, pueden perder la confianza de los impositores, y puede genera una quiebra. Por eso los bancos, son especiales, y por eso los Estados salvan a la banca mas que a las otras empresas. (Y también están mas vigiladas, por el Banco de España, teóricamente).      

    En resumen, que las especulaciones financieras en Bolsa, no influyen para nada en la salud de la economía productiva, en las empresas reales. Y si las autoridades intervienen a veces en la Bolsa, es para proteger a los inversores, no a las empresas, de que sean “timados”, por los tiburones financieros. Es como una partida de póker, entra el pardillo, le dejan ganar la primera para que se confíe, y le acaban desplumando.

    (Si entre los lectores hay algún economista, admito que me contradiga de mi opinión, pues quizás podría estar equivocado).

        Soy consciente que estas explicaciones no valdrán de nada para muchos. (Sé que no es tu caso, Iñaki).

    • Carmen

      No entiendo mucho de esto. Pero cualquier empresa grande cotiza en bolsa. Las empresas están formadas por accionistas, por supuesto, podrán comprar o vender a su antojo, estaría bueno, pero están repletas de trabajadores y es imposible que no influya su valor en bolsa sobre los trabajadores. Porque las empresas tienen que pagar las nóminas y no siempre se tienen efectivos en líquido , luego necesitarán financiación de bancos y está financiación a su vez se concederá o no de acuerdo con la capacidad de respuesta económica de la empresa, que a su vez depende de su valor en bolsa. Luego si se retiran los accionistas, mal asunto. Mal asunto para los trabajadores que son justo los que no importan, porque, efectivamente los accionistas se irán a otra empresa. Pero no solo eso,se irán a otra bolsa de otro país si hace falta. Y en este momento, si pudieran se irían a otro planeta. Y harían un índice nuevo: el Marte 70, por ejemplo. Libre de virus.
      Los grandes inversores nunca pierden. Pero el que pierde su trabajo, todo lo pierde.
      De ahí que todos los días se analice el Ibex 35,: que son las 35 empresas más fuertes de España. Y se analiza con una gran preocupación por cierto. Porque el paro en España es endémico también. Batimos records. Y de ahí esto de los ertes. Asegurar que cuando todo pase, se recuperen todos los puestos de trabajo. Y dar seguridad a los inversores y no salgan corriendo.

      Eso es lo que yo, mi persona, entiende, así, por encima.
      Otra cosa es el pequeño inversor. Pero a ese también lo engañan si se tercia, y si no solamente hay que recordar la palabra preferente.

      La economía, a mí manera de ver tan sencilla, es una especie de casino gigante, donde la banca siempre gana. Cuestión de probabilidad,y eso suponiendo que no haga trampas. Que las hace. Y gordas.

      A lo mejor no he dado ni una, pero me aburro un poco y…
      Cuídese.

      • Carmen

        El dinero en tiempos de crisis mundial dicen, dicen, que se refugia en el oro, en los brillantes gordos . Y a lo mejor ahora en el coltan y en el uranio. Vaya usted a saber…
        Y desaparece de los mercados.
        Y toooooodos al paro.

    • Iñaki SS

      Un par de cositas que se me han quedado en la nebulosa, amigo Isidoro.
      Para mi la pregunta de Gonzalo es algo así: ¿Es lícito abandonar las empresas productivas y a sus trabajadores, tal como lo hacen gran parte de los grandes capitales privados y financieros, para invertir y ganar más dinero, en la gran timba en que se está convirtiendo la Bolsa?.
      Licito o no, lo que parece evidente, para algunos economistas al menos, es que tiene la pinta de ser un torpedo a la linea de flotación del camaleónico e incombustible capitalismo neoliberal. Igual a mucha gente, entre ellos a Oscar, Carmen e incluso al mismísimo Eloy(cuya sencilla y detallada explicación agradezco), no les preocupa demasiado la posibilidad de este hundimiento.
      Otra cosita. No acaba de sonarme bien tu frase: “Las especulaciones financieras en Bolsa, no influyen para nada en la salud de la economía productiva”.
      Claro que el baile de las cotizaciones de una acción, a lo de ocho horas en un mismo día, no influyen para nada en el funcionamiento de la empresa. Ahora bien, considerando a la Bolsa como una fórmula de canalización del ahorro hacia la inversión productiva, que los grandes capitales mencionados jueguen al …”que inventen otros” y a poner sus dineros en manos de robotitos que realizan miles de operaciones de compra-vernta de acciones, en tiempo record, en lugar de invertirlos en empresas productivas que generan mucho más empleo, no es de recibo.
      Saludos cordiales

  • Asun Poudereux

    Suena a irónico eso que dices, Isidoro.  No todo vale. Y esto del mundo financiero una pesadilla hecha viral por su implacable deseo de hacer dinero  sin producir nada beneficioso para la sociedad.                                             
    Al contrario. Si en casa necesitamos alimentos para comer hoy, no me estoy a esperar hacer la compra mañana. Hay que cuidar la salud y vivir con la conciencia en paz de no haber abusado con las dependencias de los demás.  Otra cosa es que te guste la fruta muy madura, entonces nada que decir.            
    Hoy día vale más no azuzar ni tentar al dichoso virus, el corona y mucho menos al de las finanzas.   ¡¡¡Cuánto daño están haciendo!!! Este ultimo se las trae. Y no hay forma de erradicarlo. 

  • Isidoro García

     Amigo Gonzalo: Me imagino que lo sabes, pero de todas formas sigo adelante, porque siempre es bueno aclarar cosas.

        La Bolsa, no tiene nada que ver directamente con las empresas. El relacionarlo, es un grave error inducido por los periodistas, que en el índice de subida o bajada de la Bolsa, el IBEX, ven un chollo para explicar las cosas complicadas de forma muy fácil: demasiado fácil. Todos los días tienen una noticia: el numerito.

     Si un inversor compra o vende acciones de una empresa, y las hace subir o bajar en el mercado, la empresa, ni ve un duro, ni le cuesta nada. Solo compra o vende un trocito de la propiedad de la empresa.

        Una cosa es el precio y otra el valor de una cosa. El que suba o baje la cotización de una empresa, ni siquiera indica el grado de confianza del accionista en la empresa, sino la confianza o desconfianza en la futura cotización de la misma. 

        Hay circunstancias, como la presente, una guerra o una crisis económica grave, que hace prever que una empresa, (aunque sea muy eficiente), va a bajar de rentabilidad. Y si la empresa al final cierra, no será por culpa de los accionistas, sino de las circunstancias del mercado y de la gestión de la dirección. 

        Y no tiene nada de inmoral, que uno con su dinero, quiera comprar cosas, que no se devalúen al día siguiente: ¿tú no lo harías?. (Si vas a comprar plátanos a una frutería, y sabes, o crees, que mañana costarán la mitad, ¿no esperarías un día comprarlos?).

    • oscar varela

      ¡Bien Isidoro!
      ¡Así se muestra la pata de la sota!
      ¿Como? ¿En qué?
      ……………
      Te desnudas con esta sola irónica preguntita:
      -“¿tú no lo harías?”-
      ……………
      ¿No será que este “arbolito” tuyo
      te justifica ocultar el “bosque” en llamas?
      ……………
      Desde acá te escucho:
      ¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!

    • Iñaki SS

      Hola Isidoro
      Siempre es un placer leer a un intelectual capaz de caminar por las alturas, sin dejar de pisar tierra.
      Es cierto que, por sus bruscos movimientos, la Bolsa se parece, cada vez más, a una timba, un juego de azar, una partida entre especuladores de alto rango que manejan miles de millones de $ o €, a la caza de suculentos beneficios. A pesar de eso, yo si creo que tiene algo que ver, más o menos indirectamente, con la marcha de las empresas. Tu mismo lo das a entender, de algún modo, en el ante último parrafo.
      Fijate, por ejemplo, en la evolución de las acciones de los bancos desde la llegada de los tipos de incerés a cero. O los de las farmacéuticas cuando una pandemia como la actual hace su aparición. O la de las acciones de la espresas ligadas a petroleo, en en una crisis como la actual, desencadenada por el desencuentro entre Rusia y Arabia Saudi. Cuando cambian las expectativas de las empresas, los tiburones especulativos financieros intentan siempre hacer el agosto, caiga quien caiga.
      Ahí podría encajar el…”sálvese quien pueda” de Oscar y el…”no todo vale” de Asun.
      Cordial saludo

  • Iñaki SS

    Interesante pregunta, amigo Gonzalo. ¿Es lícito invertir en lo que se gana más y abandonar las empresas productivas y a sus trabajadores cuando rentan menos?

    Quizá no sea yo el más capacitado para responder a tus preguntas, pero mes vas a permitir algun comentario de lo que se lee por ahi.

    El virus está poniendo en evidencia problems latentes en nuestro sistema capitalista actual. Uno de ellos es, precisamente, ..”la contínua caida de la rentabilidad del capital productivo, en favor del beneficio financiero”. Ahora, con el coronavirus, ..”la crisis empresarial va a generalizarse, disminuyendo mucho más la rentabilidad del capital que mueve los motores de la economía productiva”. Esto parece querer decir que, mientras dure la pandemia, la crisis de la oferta de productos va a ser muy fuerte y va a afectar seriamente al empleo. Ya se está viento a que velocidad crecen los ERTE’S y ERE’S en España.

    ¿Qué está pasando con la Bolsa? Algo así como que el cambio de expectativas, la posibles quiebras en cadena y la intervención financiera y en materia de gasto por parte de las autoridades, pueden llegar a producir… “un caos bursatil de la mano de las operaciones automatizadas, de los algoritmos que utilizan los grandes fondos especulativos”. Las bolsas parecen ser el eslabón más débil y volátil y, si alguien no lo para, el virus va  hacer que salten sin remedio.

    Ganancias, usura, …Mientras la minoría de personas que TIENEN la mayoría del dinero y el poder, no despierten a la realidad de que, tarde o temprano, tendrán que cambiar en su forma de SER, me temo que los problemas se irán agudizando.

    Vivir para ver y procurar no perder la esperanza. Seguro que los años 30, por ejemplo, nuestros antecesores estaban peor que nosotros hoy.

     

    • Carmen

      Es que los modelos económicos se están quedando obsoletos. Es que ya no valen. Es que hacen falta una nueva visión de la economía. Una visión global, adaptada al cambio tan brutal de sociedad que estamos viviendo debido al avance de las tecnologías de todo tipo, entre ellas las de comunicación. Ni idea de lo que pueda ser. Eso les toca a las personas que han nacido en este mundo nuevo. Lo anterior no vale.
      Porque si todo un país es capaz de meterse en casa por la amenaza de un virus que no es mortal de necesidad, sino porque lo entiende necesario gracias a que la información llega a un tanto por ciento cercano al cien , qué no será capaz de hacer cuando no esté dispuesto a soportar más lo que considere una injusticia social inadmisible? Nos matan a todos o qué?

      El mundo está cambiando, el sistema este de un liberalismo económico extremo no puede durar mucho más tiempo. Veinte años? Me parece. Alguien saldrá con nuevas teorías. A lo mejor ni ha nacido todavía, pero nacerá.
      Porque, y aunque me fusilen, el comunismo tampoco es solución. También está obsoleto porque ha cambiado el concepto de trabajo, de trabajador, ha cambiado todo.
      No lo veré, pero sucederá.
      Espero. Deseo
      Buenas noches y cuídese.

      • Carmen

        Con nos matan a todos o qué me refiero a que no va a haber medida de represión que nos pare.
        Es que lo he vuelto a leer porque no me fío de mí y, efectivamente, parece que he dicho justo lo contrario de lo que quería decir

        Aaaaaayyyy

        Sorry.

        Me voy a dormir. Mañana será otro monótono día.

        En fin.
        Cuídese.

      • Iñaki SS

        Hola Carmen
        Créeme que me impresiona tu correa y tu capacidad de estar a todos los palos.
        Seguro que las cosas van a cambiar. Como bien dices, no las veremos, pero sucederá. Tu y yo, con más o menos consciencia, hemos visto lo que ha ido pasando, tanto en nuestro entorno como un poquito más lejos también, en los últimos 70 años. Un buen ejercicio para matar la monotonía de estos días podría ser, quizá, tratar de imaginar como irán evolucionando laa cosas, en todos los ordenes, en los próximos 700 años.
        Saludos cordiales

      • Carmen

        Ja ja jaaaaaaaaaaaa.
        En mi ciudad hay dos colegios de mis monjas. Mi hermana trabajaba en uno y yo en otro. Las dos dábamos matemáticas. Y a veces hacíamos cursos juntos los dos colegios. Pobrecica, cada vez que veía que iba a hablar, antes de que empezara ya se tapaba la cara con las manos.
        Ja,ja jaaaaaaaaaaaa

      • Carmen

        Una vez, cuando venía el cambio de la EGB a la Eso, uf, nos inflaron a cursos. Por entonces además estaba estudiando lo que antes se llamaba pedagogía, ahora no se, estaba de teorías de unos y otros hasta el gorro. De repente, el sabio de turno planteó lo siguiente: la educación, la enseñanza, ciencia o magia? No lo pude evitar, desde mi sitio dije a grito limpio: magia, sin duda, pura magia.
        Mi hermana no me lo perdonó nunca.
        Me parto.

  • Gonzalo Haya

    Me escandaliza ver que las Bolsas pierden miles de millones porque los inversores venden sus acciones cuando empiezan a ganar menos, y lo invierten en oro u otros valores seguros pero no productivos. ¿Es lícito invertir en lo que se gana más y abandonar las empresas productivas y a sus trabajadores cuando rentan menos? ¿Qué justifica esa ganancia? ¿Sería un préstamo con usura? ¿Se podría exigir comprometerse a las duras y a las maduras al menos durante un año? Agradecería que alguien con conocimiento y experiencia nos explicara esto.

Deja un comentario